Navigation – Plan du site
Elizabeth Burgos

Le Brahmane du Komintern

De Vladimir Léon, Francia, 2007, 2h10.
[21/01/2008]

Texte intégral

1Le Brahmane du Komintern, largometraje documental del realizador francés Vladimir León, constituye un ejercicio ejemplar de investigación histórica y  de lograda factura de realización. Y, pese a no haber contado con la ayuda de ninguno organismo público, se trata de un ambicioso proyecto que cubre una amplia extensión geográfica que abarca: Estados Unidos, México, Moscú, Berlín, y la India.

2Gira en torno a una figura que tuvo en su tiempo su hora de gloria. Un bengalí, hijo de braman, la casta de mayor alcurnia del hinduismo, nacido a finales del siglo XIX, Manabendra Nath Roy, ou M.N. Roy, como solía firmar sus libros, que pese a su lugar de nacimiento, su nombre está relacionado con la historia de Mexico, pues fue en ese país que Roy, como miembro fundador del Partido Comunista mexicano, comenzó sus actividades como miembro del Comintern en donde llegó a ocupar cargos en la más alta jerarquía de la Internacional Comunista.

3 Desembarca en México en 1917, en pleno auge de la guerra de Emiliano Zapata. En México escribió su primer libro y directamente en español titulado La India, su pasado, su presente, su porvenir.

4Un nombre desconocido, salvo para aquellos familiarizados con la historia del comunismo, pese a la importancia de la acción política que desempeñó tanto en América, en Europa como en el Asia. Según lo confiesa el propio  realizador, Vladimir León, tampoco él lo conocía. Fue gracias al historiador hindú Hari Vasudevan que descubrió la existencia de tan singular personaje. Desde entonces, lo animó la pasión de exhumar la figura de M.N. Roy del anonimato; pasión, que en lugar de disimularla, le deja libre curso y agrega una nota más al logro artístico de la película; en particular, su talante espontáneo como entrevistador y la extensión de las entrevistas, - más que entrevistas, se trata de animados intercambios con sus interlocutores. A veces, la no disimulación de la espontaneidad del discurso oral, pueden sorprender, como la insólita entrevista con la que comienza la cinta, en donde vemos a un Adolfo Gilly, legendario trotskysta argentino afincado en México, bastante ebrio, ostentando una hilaridad desplazada dada la circunstancia, que en realidad parecía disimular su ignorancia acerca de la historia de Roy. Pero es el escritor mexicano Paco Ignacio Taibo II quien va a colaborarle al realizador en sus pesquisas, pues conoce la historia de Roy en México.

5Las correrías de un país al otro, de una ciudad a otra de la India, de un testigo al otro, jugando todos los papeles de un equipo cinematográfico (asistente de realización, entrevistador, etc) para ir bordando la trama de la compleja trayectoria de M. N. Roy, le imprime a la obra un ritmo de novela de aventura en la que se percibe un dinamismo lúdico, del cual el realizador se sirve con astucia, empleándolo como procedimiento cinematográfico artístico para vencer la falta de medios humanos y técnicos requeridos para un proyecto de tal ambición.

6Desde los catorce años M. N. Roy se involucró en política; adhiere al grupo Anushilan Samiti,revolucionarios nacionalistas que intentan liberar la India de la presencia colonial británica. En 1916 viaja a Estados Unidos a adquirir armas para luchar contra el poder colonial británico. Se inscribe en la Universidad de Stanford en California para obtener el estatus de estudiante que le sirva de fachada. Allí conoce a la estudiante Evelyn Trent, que le da a conocer la filosofía occidental; lo introduce a Hegel y particularmente a Marx. Obligados a huir de Estados Unidos, desembarcan en 1917 en México en pleno auge revolucionario. Allí se relaciona con el grupo socialista que dará lugar al Partido comunista en 1919 bajo la influencia de Mikhail Borodine, emisario del Comintern quien llega a México enviado por Lenin con la misión de fundar partidos comunistas en el continente y propiciar la asistencia de representantes de esos partidos al Segundo Congreso de la Internacional Comunista que debía celebrarse en Moscú en el verano de 1920. Roy acudió a dicho congreso en calidad de representante del flamante Partido comunista mexicano. Borodine se convertirá también en uno de los emisarios de la Revolución bolchevique en China. El encuentro de Roy con Borodine en México va a determinar su destino, pues estando ya en Moscú se le imparte la misión de encargarse de las relaciones con el Asia. De repente Roy se encuentra en el corazón mismo de la acción revolucionaria internacional y se convierte en miembro prominente del Comintern. Stalin lo nombra miembro del Presidium de la Internacional comunista. Durante diez años, cumple misiones por orden del Comintern en Tashkent, China, Berlin. Pero pronto comienza a sentir el peso del aparato comunista, las manipulaciones de los allegados a Stalin ; cada día se siente más criticado por su libertad de pensamiento. Logra huir de Moscú y así se libra de las purgas a las que fueron sometidos sus otros camaradas hindúes. Se instala en Berlin. Y por fin regresa a la India en 1930, junto a Ellen, su segunda esposa, una germano-americana,  en donde cae preso por orden del poder británico hasta 1936.

7Lo más fascinante de este documental  es que nos transporta a través de mundos equidistantes; y no es un artificio, esos desplazamientos reflejan la vida de Roy, pues entonces los activistas de la utopía comunista, antes del surgimiento de la mundialización, tan combatida por la izquierda, ellos la practicaban, puesto que su misión era la instauración del comunismo en el mundo. Sus peripecias nos conducen de Mexico al Kremlin, de allí a la China, luego a Berlin, y por último a la India (Nueva Delhi, Benares, Dehra Dun, en donde muere Roy en 1954). Cuando Roy logra escapar de Moscú, se afinca en Berlín en donde adhiere al KPO, (oposición comunista a Stalin).

8De particular interés son las entrevistas de los últimos sobrevivientes que compartieron con Roy sus sueños de liberación, verdaderas fuentes para la historia, como también con historiadores hindúes, especializados en el época. Apasionantes testimonios que nos dan luces inéditas acerca de los entresijos de la lucha de liberación de la India entre los puramente nacionalistas y los nacionalistas marxistas. Una facción que llegaba hasta la identificación con el nacional-socialismo y el fascismo, y la de Roy, que pese a su postura nacionalista, hace un llamado para que se apoye a la potencia colonial ingleses pues consideraba que la victoria de la Alemania nazie significaba el fin de la democracia en el mundo, y la imposibilidad para la India de lograr su independencia. Consideraba que la derrota del nazismo, era vital para la humanidad. Al final de su vida, ya habiendo renunciado al marxismo, muere en 1954, su figura cae en el olvido en la India. Hoy sólo queda la casa en la que vivió ocupada por un antiguo compañero de Roy. Unas cuantas fotografías ya borrosas, rinden cuenta del ilustre personaje que vivió en tan modesta vivienda; una de ellas recoge la escena, durante el Segundo congreso del Comintern, en donde emerge la elegante silueta del joven hindú entre Lenin, Gorki, Bukharine y Zinoviev. Ya en aquel momento, (1920) surgieron sus primeras desavenencias con la jerarquía comunista, pues para ésta, el objetivo central eran los países europeos ; en prioridad Francia y Alemania. En cambio Roy sostenía que el derrumbe del capitalismo no se daría sin antes lograr la pérdida de las colonias por las potencias coloniales.

9El documental nos muestra un destino fuera de lo común, pero también es una demostración detallada de  la intrincada madeja del funcionamiento  de las utopías revolucionarias, en particular, cuando tienen por escenario el mundo y los conflictos ideológicos que estallan en su propio seno.

10La película posee la envergadura de una superproducción internacional, pese a no haber contado con la ayuda de ningún organismo destinado a estos efectos, de allí que el mérito de Vladimir León sea aún mayor. Su pasión por el tema es uno de los logros más significativos y se traduce en la calidad estética de la obra.

11Se debe señalar, que el realizador Vladimir León no es ajeno a la historia que narra pues nació en Moscú, en donde su padre, comunista francés, era corresponsal del diario L’Humanité, y de madre rusa. El dominio del idioma ruso, como también del inglés y del español, están presentes en el intertexto de la obra, ya que al realizar las entrevistas en la lengua nativa de los entrevistados, introduce una apertura de ángulo que no hubiese logrado si hubiese recurrido a la mediación de un traductor. Un elemento poco usual del género, es dejar fluir el discurso oral, permitiendo el trabajo de la memoria mediante la asociación libre de los recuerdos. El espectador no queda con la frustración de haber escuchado versiones elípticas o truncas. Vladimir León busca en la suma de los detalles, de lo imprevisible, la explicación del bloque grueso de la historia.

12El realizador intenta reconstituir los fragmentos de una biografía dispersa y de la aventura que significó la vida de un hombre fuera de lo común. Es también un retazo de la historia de las utopías revolucionarias de comienzos del siglo pasado impulsadas por Moscú. De si mismo escribió M.N. Roy: “Concretamente, sentí que un aristócrata intelectualmente liberado de los prejuicios de su clase podía llegar a ser un revolucionario social más desinteresado y entusiasta que el más apasionado de los proletarios.”

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Elizabeth Burgos, « Le Brahmane du Komintern », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Images en mouvement, 2008, mis en ligne le 21 janvier 2008, consulté le 13 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/19213

Haut de page

Auteur

Elizabeth Burgos

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page