Navigation – Plan du site
Colloques | 2007
Redes y prácticas clientelares en el ejercicio del poder: América Latina ayer y hoy. XII Encuentro de Latinoamericanistas Españoles. Santander, 21-23 de septiembre de 2006
Pilar Ponce Leiva

Versatilidad social y poderes múltiples en la América colonial

[05/01/2007]

Résumés

Partiendo de la observación de que ninguna de las categorías de análisis tradicionales ha sido capaz de reflejar la complejidad social de la América colonial, en este artículo se propone una caracterización más dinámica de las sociedades coloniales, revalorizando el papel desempeñado por las relaciones entre individuos de diferente condición y status. Las relaciones clientelares, desde esta perspectiva, no se entienden necesariamente como elementos de inmovilismo social, como elementos propios del Antiguo Régimen que se perpetúan como rémoras en la era republicana, sino como mecanismos de gestión de las relaciones. Una visión flexible del marco social favorece, e incluso lleva implícita, una apertura de horizontes en el análisis del poder; este será entendido fundamentalmente como “capacidad de acción”, perdiendo así su carácter netamente elitista y su inevitable asociación con los conceptos de jerarquía y autoridad.

Haut de page

Entrées d’index

Mots clés :

Quito

Palavras Chaves :

sociedade colonial, redes sociais
Haut de page

Texte intégral

1. Introducción

1En la propuesta que da lugar a este Simposio partíamos de la pertinencia  de analizar conjuntamente la conformación y el ejercicio del poder y, el carácter, o el tipo, de sociedad en la cual se ejerce. Esa estrecha imbricación entre lo político y lo social es consecuencia de los nuevos rumbos que la historiografía ha ido tomando en las  últimas décadas.

2Desde el punto de vista de la historia social, una de las principales innovaciones ha sido el desplazamiento del interés desde los grupos a las dinámicas sociales; no sólo interesa entonces lo que un individuo “es” (noble, comerciante o campesino), sino lo que ese individuo “hace”, es decir, sus prácticas sociales -con quién se casa, con quien comercia, con quién se alía o a quién se enfrenta.

3La historia política, por su parte, ha resurgido convertida en historia del poder: qué tipos de poder existen, cómo se forman, cuáles son sus bases legitimadoras, cómo se sustentan, quién los detenta, cómo se ejercen, tales son las cuestiones a debatir1.

4En este ir y venir entre la historia política y la historia social, analizaré en primer lugar algunos aspectos que creo facilitan y enriquecen la comprensión de las sociedades coloniales, dejando para más tarde unas breves consideraciones en relación al poder.

2. Versatilidad Social

5Ninguna de las categorías de análisis tradicionales, basadas en el criterio estamental, el étnico, o el socio-económico han sido capaces de reflejar la complejidad social de la América colonial. Al tomar como factores de diferenciación básico el origen, la adscripción étnica, el status socio-económico, etc. se tiende a presentar una imagen excesivamente rígida, compartimentada y estática de las sociedades americanas entre los siglos XVI y XVIII. En este afán por “clasificar” los diferentes grupos sociales, se olvida que lo interesante es “caracterizar” la sociedad en su globalidad. Y si algo caracteriza a las sociedades americanas es, precisamente, su variedad, su complejidad interna, su dinamismo, su capacidad para adaptarse a nuevas situaciones y, en definitiva, su extraordinaria versatilidad.

6La aplicación del concepto de “red social” al estudio de las sociedades americanas ofrece la posibilidad de aproximarnos a tal variedad de situaciones2. En primer lugar, nos recuerda que el ser humano es un animal gregario, pero sobre todo es un animal comunicador que vive y actúa en relación con otros humanos, al margen de las diferencias que puedan separar a unos de otros. En segundo lugar, frente a la tendencia a estudiar la diferencia entre los grupos sociales, es decir lo que les separa, plantea la utilidad de analizar precisamente lo que les une, lo que les vincula- de hecho, individuos que siendo de diferentes grupos sociales, pueden estar vinculados y actuar en común. De ahí que, en última instancia, lo que caracteriza a una sociedad no son tanto las diferencias entre los grupos que la integran, como el tipo de relaciones que se establece entre sus miembros.

7En tercer lugar, el planteamiento relativo a las dinámicas sociales no sólo pone de manifiesto la existencia de intereses, identidades y lealtades en el seno de un mismo grupo social teóricamente homogéneo, sino que permite rescatar las relaciones existentes entre individuos que no pertenecían a un mismo grupo socio-económico. Esos vínculos verticales, entre desiguales, son los que me interesa rescatar por ser los menos estudiados, por ser los que mejor reflejan el dinamismo social y, por insertarse en ellos las relaciones de clientelismo que hoy nos convocan.

8El estudio de las redes sociales, en general, y de las relaciones verticales en particular interesa también por la posibilidad que ofrece de estudiar dinámicas sociales, de “cambios”, de “continuidades” y de “heterodoxias”, pero siempre entendidas como respuestas de los individuos ante las cambiantes situaciones que se les presentan. Las relaciones clientelares, desde esta perspectiva, no se entienden necesariamente como elementos de inmovilismo social, como elementos propios del Antiguo Régimen que se perpetúan como rémoras en la era republicana, sino como mecanismos de gestión de las relaciones, cuyo nivel de eficacia queda claramente de manifiesto al constatar su vigencia actual.

3. La importancia de los vínculos verticales

9En términos generales, se conoce bien cómo funcionaban las grupos de elite y cómo se trenzaban los vínculos intra oligárquicos, pero no sólo desconocemos, sino que a veces hasta negamos los vínculos entre desiguales, que, sin embargo, aparecen en la documentación con terca constancia. Esta cerrazón de los historiadores es especialmente persistente en el caso de América, donde a las diferencias estamentales se añaden las étnicas y las derivadas de la situación colonial; triple fuente de desigualdad que, teóricamente, hace aun más difíciles las relaciones verticales si no son estrictamente de sumisión y dominación.

10Dentro del planteamiento de redes sociales el clientelismo es considerado el prototipo de vínculo vertical, a través del cual se establece una conexión entre los poderosos y las capas inferiores de la sociedad. En este sentido, se trata de una relación que implica unas pautas de comportamiento, de intercambios y de obligaciones más o menos explícitos, con normas estipuladas, basadas generalmente en una situación de dominación y de dependencia3.

11Sin embargo, el  clientelismo es tan sólo una más de las posibles relaciones entre desiguales, relaciones que no siempre responden a las características antes mencionadas. A diferencia del planteamiento estructuralista, las relaciones verticales que se desarrollan cuando existe diferencia pero no distancia social4, contemplan la existencia de vínculos individuales –no necesariamente colectivos- que ponen en relación a dos individuos de igual o de diferente sexo, que pueden obedecer a una iniciativa voluntaria, espontánea, imprevisible y, que pueden –eventualmente- presentar un cambio de sentido en la situación de dependencia; es decir, convertir al inicialmente poderoso, en dependiente del antes subordinado.

12Un caso concreto nos servirá para ejemplificar cuanto afirmamos.

13En 1673 Agustín Mesa y Ayala compró el oficio de Contador Real de Quito, por 11.000 pesos. Tres años después, se encontraba inmerso en un pleito que le habían puesto y que incluía 50 cargos y, en años sucesivos, mantendría diversos enfrentamientos con el presidente y los oidores de la Audiencia por diversos motivos. En 1678 fue acuchillado por uno de los encomenderos más conocidos de Quito –al retener la entrega de 1.000 pesos que debía recibir el agresor, y un año después, en 1679, hizo dejación de su oficio de contador en Quito. Por entonces fue encarcelado en Quito acusado de haber defraudado a la Real Hacienda más de 20.000 (teniendo en cuenta que su salario anula era de 500 pesos, la cantidad mencionada es más que notable). Tras pasar más de un año en prisión, y otros dos esperando que la Audiencia dictara sentencia, en 1681 huyó de Quito embarcándose hacia España; estuvo preso más de tres años en Cádiz, Sevilla y Madrid hasta que, finalmente, en 1688 consiguió el permiso real para embarcarse hacia Santa Fe con su nuevo título de Contador Supernumerario del Tribunal de Cuentas5.

14En los 9 años que van desde 1679 hasta 1688, desde que dejó el oficio en Quito hasta que recibió el de Santa Fe, teóricamente Mesa y Ayala no recibió sueldo alguno, es decir, no sabemos de que vivía. Pero el periodo más interesante para el caso que nos ocupa, son los 3 años que pasó en Quito en la más absoluta pobreza y ostracismo social (desde 1679 hasta que huye en 1681). Cuando en diciembre de 1681 se iniciaron las averiguaciones sobre su fuga, fueron llamados a declarar “1todas las personas con quien se comunicaba con familiaridad y gente que le servía y asistía”; entre sus principales amigos figuran el mayordomo del hospital de la ciudad y un tendero llamado Navarro, -es decir, gente de procedencia social muy modesta- pero más significativas son las declaraciones de sus antiguos criados.

15La figura clave parece ser su criada Ana, india que le había servido durante 10 años, quien declara que en el pasado 1“ocurrían muchas personas de esta ciudad a visitarle y después que le quitaron el oficio se retiraron todos y, sólo esta declarante, de caridad y viendo su soledad y pobreza, le asistió sin paga alguna, más de por ser agradecida, acudiéndole en sus prisiones a remendarle sus camisas...”. Cuando el oidor Ormaza, encargado de prenderle, entró en la modesta habitación que Mesa tenía alquilada en una casa de la ciudad, de donde había salido diciendo que regresaría a mediodía (es decir prácticamente sin equipaje), preguntó por los trastos del contador, a lo que el hijo de la criada le contestó que no tenía nada, y que sólo un colchón se lo había devuelto a la criada porque era suyo”6.

16La situación del contador, por lo visto, no podía ser más desesperada ya que, según lo declarado, hasta el colchón en el que dormía era de su criada. De los testimonios se desprende claramente la labor de  ayuda, encubrimiento e incluso victimización que los criados llevaron a cabo con respecto a su antiguo amo.

17La historia de Mesa, o al menos esos dos o tres años de precaria vida en Quito, corroboran las a veces enormes distancias que había entre “lo que era” y “lo que debía ser”, entre teoría y práctica social, poniendo de manifiesto la existencia de esos vínculos verticales imprevisibles, inesperados y en los que no siempre se sigue la lógica de dominio y subordinación de arriba abajo.

18Es evidente que tales relaciones no son la tónica dominante, pero también lo es que existieron y que ofrecen una imagen ciertamente más flexible y dinámica  de las sociedades coloniales. En el caso concreto de Mesa, los vínculos verticales que el contador mantenía con su criada Ana, con el hijo de su criada, con el tendero de la esquina o con el moreno libre que había sido esclavo suyo, no pueden ser considerados como “factores de cambio social”, pero otro tipo de vínculo vertical que se dio con mucha frecuencia sí podría serlo: me refiero a las uniones consensuadas aunque no oficializadas entre hombres blancos y mujeres  de menor rango social, fueran blancas, indias, mestizas, negras o mulatas –que de todo hubo. Tales uniones, que no son necesariamente producto de una imposición o de una dominación, no sólo fueron frecuentes, sino que dieron lugar a ese “magma” multicolor y multicultural que conforma los sectores populares urbanos en buena parte de América. Sin salir del pequeño mundo que era Quito, Andrés de Amaral, sucesor de Mesa y Ayala como contador, en 1681 fue acusado de haberse casado con 1“señora conocidamente noble y de mayores ventajas a su calidad” y, tras arruinarla y pedir la nulidad matrimonial, mantener “una 1amistad ilícita con una mujer ramera pública que tiene en su casa, con el mismo desahogo que si fuera casado con ella”7. En un nivel más alto, fue muy comentado en la ciudad el romance que mantuvo el oidor Francia Cavero con una tal “Rosas”, hija del portero de la Audiencia, con la que tuvo varios hijos que se llevó con él a España cuando murió la madre8.

19Frente a la tendencia a situar estáticamente a los individuos en una posición social determinada, y en una situación en la que los vínculos siempre suponen los mismos contenidos y obligaciones, la historia de Mesa y Ayala nos recuerda que las vidas son imprevisibles -por estar sujetas a un cierto grado de incertidumbre9- y son también dinámicas, y por lo tanto los vínculos entre las personas son también cambiantes.

20El tiempo se presenta, entonces, como factor esencial, como elemento que debe ser tenido en cuenta permanentemente, ya que,

  • los vínculos, las empatías, los intereses y las lealtades son móviles

  • los vínculos entre dos personas no son, necesariamente, los mismos a lo largo de la vida,

  • un mismo vínculo no tiene siempre el mismo contenido.

21Si por un lado las trayectorias familiares ponen de manifiesto que las relaciones de parentesco no siempre son positivas –los conflictos también forman parte de la historia de la familia-10, los vínculos dependen de cambiantes referencias culturales en función del espacio y el tiempo: su fuerza, las obligaciones que conlleva, su jerarquía en relación a otros vínculos etc. cambian. Ni la amistad, ni el parentesco, ni la clientela tienen siempre el mismo contenido11.

22La importancia del factor “tiempo” resulta aún más relevante si tenemos en cuenta que, los mecanismos de actuación de las redes sociales prácticamente no cambian a lo largo de los siglos y, por lo tanto, no son suficientes para explicar situaciones históricas. Lo que cambian, son los contextos, los fundamentos económicos, sociales, políticos y culturales sobre los que se asientan los intereses que defienden los individuos y que guían sus trayectorias personales o grupales12.

23El principal problema que ofrece el estudio de las relaciones verticales es el de las fuentes. Para aplicar el método inductivo en el  análisis micro-social, es decir, para construir el conjunto de la argumentación a partir de los datos empíricos que permitan individualizar los casos, e incorporar la diversidad, la variación y la dispersión como categorías de análisis13, es imprescindible ampliar y diversificar la gama de fuentes a consultar; mientras que la correspondencia familiar, personal o profesional permite conocer con gran precisión las relaciones entre los miembros de un mismo grupo, las relaciones entre desiguales aparecen de forma muy dispersa en la documentación oficial -visitas, juicios de residencia, informes y quejas- y sobre todo en documentos notariales -pleitos, juicios, testamentos. A la dispersión, se suma el hecho de que tales relaciones nunca son el objeto central de las fuentes consultadas, sino que aparecen subsumidas, implícitas o enmarañadas  entre otra serie de cuestiones que se estiman más relevantes. Por último, cabe recordar que las buenas relaciones suelen generar poca documentación.

4. Una imagen más ajustada de la sociedad.

24En qué medida los estudios individualizados nos ayudan a construir una imagen global de la sociedad es un problema que no pretendo resolver; lo que creo es que conociendo la existencia, cantidad e intensidad de esos vínculos verticales, que dan lugar a historias inesperadas, tendremos una idea más ajustada de cómo se relacionaban los hombres y mujeres en el pasado. Quizás no podamos ofrecer una imagen global y articulada, pero cabe tener en cuenta que tan importante es saber lo que fue, como lo que no fue y, si algo no fueron las sociedades coloniales fue previsibles, rígidas, estáticas e impermeables.

25Al hacer una caracterización de las sociedades coloniales prescindiendo del enfoque clasificatorio (o estructural), aparece una imagen que nos remite a:

  • sociedades multirraciales y multiculturales, en las que se daba una estrecha comunicación y convivencia entre los diferentes grupos étnicos, aunque no en un plano de igualdad.

  • sociedades marcadamente jerarquizadas, con pervivencias de la mentalidad estamental, en sus formas externas y en el sistema de valores “público”, pero claramente influidas y condicionadas por la importancia adquirida por la riqueza y la educación como vías de ascenso social y de acceso al poder político.

  • sociedades profundamente marcadas por diferencias regionales tanto desde el punto de vista medioambiental, étnico económico y cultural.

  • sociedades notablemente dinámicas y cambiantes a lo largo del tiempo, perfectamente acostumbradas a adaptarse o a modificar cualquier cambio que se produjese en su entorno.

  • sociedades  que presentan múltiples líneas de fractura internas, que no sólo diferencian a los grupos entre sí, sino que convierten a estos grupos en colectivos heterogéneos que no presentan, necesariamente, unidad de actuación y de intereses.

  • sociedades que se encuentran marcadas por una doble relación de dominio: una heredada del Antiguo Régimen, basada en las diferencias de cuna / sangre / herencia (incluyendo la diferenciación racial) y otra, derivada de la conquista o de la condición colonial. Con la Independencia desaparece ésta última, perdurando la primera.

5. Los múltiples poderes

26Una visión flexible de las sociedades coloniales favorece, incluso lleva implícita, una apertura de horizontes en el análisis del poder.

27Por un lado, es bien conocida la existencia de diferentes poderes coexistentes a lo largo del Antiguo Régimen. 1La atención prestada al absolutismo ha ocultado la pervivencia de entidades colectivas formalizadas e institucionalizadas, como pudieron ser las comunidades territoriales, comunidades de trabajo, comunidades religiosas  o entidades comunales netamente políticas –como las Cortes, cuya influencia política y económica frente al absolutismo se ha infravalorado hasta hace muy pocos años14.

28Por otro lado, cada vez es más difundida y aceptada la imagen de la Monarquía Hispánica como sistema cuya práctica política se basaba en la negociación15. Podría decirse, entonces, que 1si actualmente el rey reina pero no gobierna, en la Edad Moderna el rey gobernaba, pero no necesariamente detentaba el poder.

29En la renovada historia política de la Edad Moderna, se ha producido un espectacular cambio de imagen del Estado centralista al Estado pactista en el que la sociedad civil, políticamente organizada conservó frente al rey, en fechas mucho mas tardías de lo que se imaginaba, un verdadero poder de negociación16. 1La autoridad se basaba en la existencia de una complicada maquinaria de pactos y reciprocidades que funcionaban en múltiples direcciones e intensidades. En consecuencia, el monarca tenía que ejercer el poder apoyándose en relaciones personales establecidas a su vez en reciprocidades, compromisos y lealtades17.

30Ahora bien, tanto la multiplicidad de núcleos de poder como la consideración del poder monárquico como un poder negociado, se refieren fundamentalmente al ámbito político-institucional, es decir, contemplan las relaciones entre individuos o grupos insertos en instituciones y en dinámicas esencialmente políticas y eventualmente económicas. Sin embargo, conviene recordar 1la existencia de múltiples tipos de poder, que se ejercen por vías o por mecanismos muy diferentes.

31Partiendo de una definición elemental del “poder”, es decir, entendiendo el poder como la capacidad de influir en la vida y en los actos de los demás, constatamos que

  • 1º) no sólo se puede ejercer tal poder sin que medien, necesariamente, los principios de autoridad, jerarquía e imposición, sino que, además,

  • 2º) existen varias clases de poder que operan conjunta o separadamente al poder netamente político.

32El poder entendido como capacidad de acción permite una consideración no elitista del mismo. Al no proceder inevitablemente del principio de autoridad, ni de una posición dada por la fortuna o el estatuto jurídico, cualquier actor social tiene cierta capacidad de acción independientemente de su posición. Este es el punto que nos interesa destacar por su pertinencia en el análisis de los vínculos verticales.

33En relación a la diversidad de poderes existente, la importancia del poder económico es de sobra conocida, por lo que no es necesario insistir en ella. El poder ideológico ejercido a través de la Iglesia (llamado entonces poder espiritual) o, el canalizado a través de la educación, la propaganda, etc. es asimismo conocido y objeto de estudios desde la historia de las mentalidades. Otro tipo de poder sería el poder social, a veces vinculado a la familia o al entorno cercano al individuo, un poder a través del cual se inculca el sistema de valores de una sociedad, lo que “está bien” y “está mal” sin que tales pautas de comportamiento procedan de normas escritas; vinculado más bien a la costumbre, a las tradiciones, este tipo de poder supone un conjunto de obligaciones  que inciden directamente en el comportamiento individual y colectivo.

34Por último, quisiera destacar la relevancia del poder afectivo, que viene siendo objeto de interés para la historia de las sensibilidades; el afecto o el desafecto, las empatías o antipatías, el amor -en todas sus modalidades- y el odio, etc.. son factores irracionales, imprevisibles y en muchos casos incontrolables, que inciden en el comportamiento de los seres humanos y que, de alguna forma, pueden ayudar a comprender situaciones en apariencia incomprensibles. Creo que esta forma de incidir en la vida y el comportamiento del otro, es decir, esta forma de ejercer el poder, resulta especialmente pertinente en el análisis de los vínculos verticales.

35Todos estos tipos de poder existen y se ejercen a través de los vínculos sociales generados gracias a la comunicación y mutua influencia entre los individuos que conforman una sociedad. No serían posibles en una sociedad integrada por cuerpos impermeables e individuos prisioneros en una jerarquía inmóvil.

Haut de page

Bibliographie

Bibliografía citada

Acosta, Antonio; “Las redes sociales, el poder y sus fundamentos”. Anuario. IEHS. nº15. Tandil. Argentina 2000

Bertrand, Michel; “Elites, parentesco y relaciones sociales en Nueva España”. Tiempos de América. nº 3:4. Castellón. 1999

--- “Los métodos relacionales de las élites hispanoamericanas coloniales: enfoques y posturas”. Anuario. IEHS. nº15. Tandil. Argentina 2000

--- “¿Grupo, clase o red social? Herramientas y debates en torno a la reconstrucción de los modelos de sociabilidad en las sociedades del Antiguo Régimen”, en Marta Casaus Arzú – Manuel Pérez Ledesma (eds); Redes intelectuales y formación de naciones en España y América Latina (1890-1940). Madrid 2005

Dedieu, Jean Pierre; “Procesos y redes. La Historia de las instituciones

administrativas de la época moderna”. En Castellano – Dedieu – López

Cordón; La pluma, la mitra y la espada. Estudios de Historia institucional en

la Edad Moderna. Barcelona-Madrid 2000

Guerra, Françóis-Xavier; “El análisis de los grupos sociales: balance

historiográfico y debate crítico”. Anuario. IEHS. nº15. Tandil. Argentina

2000

--- “Políticas sacadas de las Sagradas Escrituras. La referencia a la Biblia en el debate político (siglos XVII a XIX)”. En Quijada – Bustamante (Eds.); Élites intelectuales y modelos colectivos. Mundo ibérico (siglos XVI- XX). Madrid 2002

Imízcoz, José María; “Comunidad, red social y elites. Un análisis de la vertebración social en el Antiguo Régimen”. En J.M Imízcoz (dir); Elites, poder y red social: las élites del País Vasco y Navarra en la Edad Moderna. Bilbao 1996

--- “Introducción: Actores sociales y redes de relaciones: reflexiones para una historia global”. En J.M. Imízcoz (dir.); Redes familiares y patronazgo. Aproximación al entramado social del País Vasco y Navarra en el Antiguo Régimen (siglos XV-XIX). Bilbao 2001

--- “Actores, redes, procesos: reflexiones para una historia más global”. En  Revista da Facultade de Letras- História, III Série, volume 5, Porto (Portugal), 2004 (en prensa) (Disponible en http:// www.ehu.es/grupoimizcoz/jmimizcoz.htm)

Levi, Giovanni; La herencia inmaterial. Madrid 1990

Pérez Herrero, Pedro; La América colonial (1492-1763): política y sociedad. Madrid 2002

Ponce Leiva, Pilar - Amadori, Arrigo; "Historiografía sobre élites en la América Hispana: 1992-2005". Chronica Nova. Nº32. Granada 2006 (en prensa)

Zúñiga, Jean-Paul; “Clan, parentela, familia, individuo: métodos y niveles

De análisis”. Anuario. IEHS. nº15. Tandil. Argentina 2000

Haut de page

Notes

1 Ponce Leiva, Pilar - Amadori, Arrigo; "Historiografía sobre élites en la América Hispana: 1992-2005". Chronica Nova. Nº32. Granada 2006 (en prensa)
2 Bertrand, Michel; Elites, parentesco y relaciones sociales en Nueva España”. Tiempos de América. nº 3:4. Castellón. 1999; --- “Los métodos relacionales de las élites hispanoamericanas coloniales: enfoques y posturas”. Anuario. IEHS. nº15. Tandil. Argentina 2000; --- “¿Grupo, clase o red social? Herramientas y debates en torno a la reconstrucción de los modelos de sociabilidad en las sociedades del Antiguo Régimen”, en Marta Casaus Arzú – Manuel Pérez Ledesma (eds); Redes intelectuales y formación de naciones en España y América Latina (1890-1940). Madrid. 2005. págs. 47-64
3  Imízcoz, José María; “Comunidad, red social y elites. Un análisis de la vertebración social en el Antiguo Régimen”. En J.M Imízcoz (dir); Elites, poder y red social: las élites del País Vasco y Navarra en la Edad Moderna. Univ. del País Vasco. Bilbao 1996; ---; “Introducción: Actores sociales y redes de relaciones: reflexiones para una historia global”. En J.M. Imízcoz (dir.), Redes familiares y patronazgo. Aproximación al entramado social del País Vasco y Navarra en el Antiguo Régimen (siglos XV-XIX), Bilbao, Universidad del País Vasco, 2001 pág.25.
4 Imízcoz “Introducción…” 2001 pág.26
5 “Título de contador de Quito de Agustín de Mesa y Ayala". 1673 Archivo General de Simancas (en adelante AGS) RGM Inv.1 Leg.21 fol.93; "Pleito de A. Mesa y Ayala con el fiscal de Quito sobre que se le restituya como contador". 1677 (1685) Archivo General de Indias (en adelante AGI)EC926B; "Sentencia en la causa contra Juan Sarmiento de Villandrando por acuchillamiento del contador Agustín Mesa y Ayala. 1678 Archivo Histórico Nacional de Quito (en adelante AHNQ) Secc. Fondo Especial. Sentencias Caja 609, Exp.3; "Quejas de los OORR de Quito contra la actuación de la Audiencia". 1678 AGI Quito 20A N36; "RC al presidente Munive sobre averiguación de los capítulos contra Mesa y Ayala. 1679 AGI Quito 210 L.4 fol.328v-329v; "Dejación del oficio de contador de A. Mesa y Ayala". 1679 AGI Quito 210 L.4 fol.313v-316v; “Causa contra Agustín Mesa y Ayala". 1680 AGI Quito 210 L.5 fol.53v-54v; "RC sobre cobro de una multa impuesta a Agustín Mesa y Ayala". 1680 AGI Quito 210 L.5 fol.25v-26r; “Autos e información que los Oficiales Reales han hecho sobre la fuga de D. Agustín de Mesa y Ayala”. 1681 ANHQ. Sección Real Hacienda Caja 5 Exp.1; “Prendimiento de Agustín Mesa y Ayala” 1682 AGI Quito 210 L.5 fol.71v-72r; “Prendimiento de Agustín Mesa y Ayala” 1682 AGI Quito 210 L.5 fol.71r; "Nombramiento de A. Mesa y Ayala como contador supernumerario del Tribunal de Cuentas de Santa Fe”. 1685 AGI Contratación 5795 L1 fol.504-507.
6 Declaraciones de Juan de Alarcón, Alonso de Santos, Ana Cuenca, Pedro López Merino y Jacinto Villota en “Autos e información que los Oficiales Reales han hecho sobre la fuga de D. Agustín de Mesa y Ayala”. 1681 ANHQ. Sección Real Hacienda Caja 5 Exp.1
7 “Carta sobre `excesos´ del Cap. Andrés de Amaral, Contador de Quito”. 1681 AHNQ Secc. Religiosos Caja 5 Exp.1
8 “Interrogatorio sobre actuación del Presidente Munive y oidores Francia y Luna”. 1691. en “Autos de la visita hecha a dicha Audiencia por D. Mateo Mata Ponce de León”. 1679-1697 AGI QUITO 73
9 Sobre el papel de la “incertidumbre” en las trayectoria familiares y la imposibilidad de controlar todos los aspectos considerados como elementos integrantes de una “estrategia familiar”, véase Levi, Giovanni; La herencia inmaterial Madrid 1990 pág.62, 81-82
10 Zúñiga, Jean-Paul; “Clan, parentela, familia, individuo: métodos y niveles de análisis”. Anuario. IEHS. nº15. Tandil. Argentina 2000
11 Guerra, Françóis-Xavier; “El análisis de los grupos sociales: balance historiográfico y debate crítico”. Anuario. IEHS. nº15. Tandil. Argentina 2000 pág.119
12 Acosta, Antonio; “Las redes sociales, el poder y sus fundamentos”. Anuario. IEHS. nº15. Tandil. Argentina 2000 pág.171
13 Imízcoz, José María “Actores, redes, procesos: reflexiones para una historia más global”. En  Revista da Facultade de Letras- História, III Série, volume 5, Porto (Portugal), 2004 (en prensa) pág.5  (Disponible en http:// www.ehu.es/grupoimizcoz/jmimizcoz.htm
14  Imizcoz; “Comunidad, red social y elites…1996 pág19. Dedieu, Jean Pierre; “Procesos y redes. La Historia de las instituciones administrativas de la época moderna”. En Castellano - Dedieu-López Cordón; La pluma, la mitra y la espada. Estudios de Historia institucional en la Edad Moderna. Barcelona-Madrid 2000
15 Guerra, François-Xavier; “Políticas sacadas de las Sagradas Escrituras. La referencia a la Biblia en el debate político (siglos XVII a XIX”. En Quijada – Bustamante (Eds.); Élites intelectuales y modelos colectivos. Mundo ibérico (siglos XVI- XX). Madrid 2002 pág. 160
16 Dedieu, Jean Pierre; “Procesos y redes …” pág.19
17 Pérez Herrero, Pedro; La América colonial (1492-1763): política y sociedad. Madrid 2002 pág.132
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Pilar Ponce Leiva, « Versatilidad social y poderes múltiples en la América colonial », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 05 janvier 2007, consulté le 11 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/3231 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.3231

Haut de page

Auteur

Pilar Ponce Leiva

Universidad Complutense. Madrid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page