Navigation – Plan du site
Elizabeth Burgos

Serge Raffy, Castro l’infidèle

Paris, Fayard, 2003, 672 pp.
Référence(s) :

Serge Raffy, Castro l’infidèle, Paris, Fayard, 2003, 672 pp.

[07/02/2005]

Texte intégral

1Castro l’infidèle es una obra más próxima del género del roman-reportage popularizado últimamente por Bernard-Henri Levy en su último libro: Qui a tué Daniel Pearl? que de una biografía en el sentido clásico del término. Serge Raffy se centra en el hombre y en las circunstancias que concurrieron a forjar una personalidad fuera de lo común que ha marcado con su impronta el destino, no sólo de Cuba, sino también del resto de América, sin dejar de mencionar la influencia que ha tenido en el África, en el mundo árabe, y el papel indudable que tuvo en las instancias del poder soviético. Serge Raffy, sin haberse dedicado a una investigación propiamente histórica ofrece hechos claves que indudablemente significan una contribución al estudio de una personalidad inclinada, desde su más temprana infancia por un desmedido afan de poder, y una necesidad compulsiva de legitimidad, dotado además, de una capacidad excepcional como creador de imágenes: en ese sentido, debemos reconocer que Castro ha prestado una contribución pionera en el uso y abuso de la imagen como soporte de la acción política.

2La primera parte, la mejor trabajada y mejor documentada por cierto, (la casi total ausencia de fuentes de referencias es una de las grandes debilidades del libro) en particular el capítulo dedicado al padre, proporciona las claves que explican los rasgos más sobresalientes de la personalidad de Fidel Castro. Es indudable que Ángel Castro, el agreste, duro y metódico campesino gallego que luchó del lado de la corona de España contra las tropas independentistas cubanas, constituye el modelo y el contra modelo en la formación de la personalidad de Fidel Castro. Nada parecía predestinar a un pobre hijo de Galicia, que había ido a Cuba como soldado gracias a haber reemplazado a un señorito que mediante pago evitaba así arriesgar su vida en una isla lejana, que algún día, con el paso del tiempo, llegaría a ser, en esa misma isla, un rico terrateniente. En efecto, una vez el conflicto concluido y la pérdida de Cuba por España consumada, como muchos españoles, obligados por la pobreza, Angel Castro regresa a la isla en búsqueda de mejor fortuna, . Fortuna en efecto encontró, pese a su analfabetismo, en la provincia de Oriente, en Banes, gracias, al enemigo que había vencido a España: a la United Fruit, ya instalada en la isla.

3Angel Castro trabaja primero como obrero en la vía férrea por cuenta de la United Fruit: luego; luego provee a los cortadores de caña de azúcar, como vendedor ambulante de agua y de limonada. Actúa metódicamente : primero le alquila tierras a la United Fruit en la zona de Biran, luego, hectárea tras hectárea, va adquiriendo más tierras hasta convertirse en un sólido terrateniente. Importa mano de obra de Haiti y de Galicia. Adquiere la fama de patrón despiadado y se convierte en un hombre de influencia en la región, al punto de contraer matrimonio con la maestra de la escuela americana de Banes, a quien había solicitado le impartiera los rudimentos de la lectura y escritura, con quien tiene dos hijas. El matrimonio hace crisis cuando integra la casa una joven domestica, Lina Ruz, quien, según la costumbre del derecho a pernada, queda embarazada y da a luz a una niña, luego a un hijo. Al tercer hijo de Lina, al que don Angel dará el nombre de su mejor amigo, Fidel, a la esposa legítima se le hace intolerable la situación y decide abandonar el hogar con sus dos hijos dejándole el terreno libre a la joven doméstica. María Argota exige una separación legal y compensanción económica. La posición jurídica de Don Angel es difícil: adultero y además mantiene una familia clandestina. Corre el riesgo de perder parte de su patrimonio. Simula la ruina. Oficialmente arruinado es jurídicamente intocable. Pero la situación de los hijos ilegítimos sigue en suspenso. Lina, para sacarlos del ambiente hóstil que los rodea, y para hacerlos olvidar como prueba de delito, pues la esposa legítima exige la mitad de las tierras, decide enviar sus hijos a Santiago, además tiene ambiciones: no desea que sus hijos permanezcan en el medio rural, quiere darles una educación en buena escuela. El pequeño Fidel apenas tiene 4 años. Luis Hipolito Alcides Hibbert, cónsul de Haiti, en la ciudad de Santiago, que según el autor proveía de mano de obra haitiana a los hacendados de la región, y su esposa, Emerciana Feliú, toman a su cargo los niños. Sin pretender incurrir en facilismos psicoanalíticos, es posible imaginar el origen del empeño de Fidel Castro, de crear planes de becas masivos que obligaban, y obligan a los niños cubanos, en particular a los hijos de los campesinos, a separarse de sus familias durante su escolaridad, de igual manera, su obsesión por las campañas de alfabetización.

4El pequeño Fidel vive la experiencia de la humillación en el colegio La Salle donde está interno y tiene que soportar el mote de “judio” por no estar bautizado. (Según el autor, su condición de bastardo había impedido el bautismo.) Cuando cumple ocho años, logran que un sacerdote, en retribución de favores, acepte bautizarlo. Los tutores haitianos son los padrinos. En el acta de bautismo, por suerte producida por el autor, el niño aparece bajo el nombre de Fidel Hipolito, hijo de Lina Ruz: el nombre de Angel Castro no aparece mencionado.

5Poco importa, lo que cuenta es poder volver al internado y seguir estudiando. No será sino hasta 1940 que Angel Castro y Lina Ruz podrán regularizar su unión. Fidel Ruz, ya podrá llamarse Fidel Castro. Angel Castro lo reconoce como hijo suyo el 11 de diciembre de 1943 y “se le puso por nombre Fidel Alejandro”: así reza el documento, también reproducido el libro. Que no quepa la mener duda que a los 17 años, el adolescente, apasionado de lectura, sabía perfectamente quien era Alejandro Magno, y que la decisión de descartar el Hipolito del padrino haitiano, y tomar el del guerrero macedonio, fue suya. Alejandro fue el seudónimo escogido por Castro durante la clandestinidad en el período de Batista. El nombre de todos sus hijos comienza por la letra “A”, a Fidel Castro lo llaman entre sus más allegados miembros del aparato, el “Uno”: no cabe duda, que el primer rango le pertenece por derecho. 
Ahora ya puede acceder a Belen; el prestigioso colegio jesuita de La Habana en donde comienza la irresistible ascensión del joven rural.

6Allí coincide con un conocido de Banes: el joven Rafael Díaz Balart, (padre del senador cubano-americano que hoy desde Washington, fustiga al dictador, antiguo amigo de su padre y vela porque que el embargo norte-américano no se levante.) La boda con la hermana de Rafael Díaz Balart, Mirta Díaz Baralt, introduce al joven Fidel en la familia. De esa unión nace Fidel Castro Díaz- Balart, (así firma en la actualidad) físico, educado en la URSS responsable del sector científico de Cuba. (No sería imposible imaginarlo como una opción para suceder a su padre, por otra parte, según los rumores, el senador Díaz Baralt abrigaría la ambición de convertirse en el presidente de la futura democracia cubana.) Su cuñado, Rafael Diaz Baralt, era aliado político de Batista y tras el golpe de estado, llega a formar parte de su gabinete: hecho que puede explicar la amnistía que le fue concedida a Fidel Castro tras el ataque al cuartel Moncada. Es de notar, que Fidel Castro, quien desde su juventud ha practicado el estado de guerra, siempre ha sido favorecido por las alianzas.

7Las modalidades de la irrupción del Joven Fidel Castro en el panorama político de la isla, eran las que reinaban en Cuba en la época: violencia, y gangsterismo político. Un hecho excepcional que determinará el futuro de Fidel Castro, según Serge Raffy, que desafortunadamente el biógrafo no documenta, es el encuentro con Fabio Grobart, que se sitúa precisamente en la época de formación política de Castro. Según el biógrafo, la colaboración de Fidel Castro con el poder soviético dataría de esa época. Corre el año 1948, Fabio Grobart, judío polaco, su nombre verdadero Abraham Semjovitch, como jefe de la “red del Caribe” suplente del Komintern, ha recibido la orden de Moscú de reclutar hombres nuestros, agitadores anti-imperialistas, cuya particularidad es que no militen en los partidos comunistas; antes por el contrario, deben aparecer como visceralmente anti-comunistas. El KGB precisa de hombres de acción y no de militantes. Fidel Castro corresponde al perfil requerido: “de reputación “gangsteril”, sus métodos brutales, su activismo impetuoso, su aventurerismo” hacen de él, el candidato perfecto. El encuentro tiene lugar gracias a la mediación de Flavio Bravo, dirigente del antiguo partido comunista cubano, al regreso de Fidel Castro de Bogotá en donde había ido a participar a un encuentro latinoamericano de estudiantes auspiciado por Perón, al mismo tiempo que se realizaba la Novena Conferencia Panamericana de Cancilleres que debía inaugurse el 9 de abril, de no haberlo impedido el asesinato de Jorge Eleicer Gaitán, líder del partido liberal, provocando la revuelta y el incendio de Bogotá. Asesinato nunca esclarecido, adejudicado por unos a Moscú, por otros a la CIA: lo cierto es que impidió la celebración de la Conferencia fuertemente combatida por los comunistas. (Sin embargo, existen también versiones que afirman que Fidel Castro cuando viajó a Bogotá, en compañía de Rafael del Pino Siero, (ex-miembro del ejército norte-americano, muy cercano a Fidel Castro, con quien rompió en México en vísperas del desembarco del Granma: detenido en 1959, tras intentar entrar clandestinamente a Cuba, condenado a 30 años de cárcel: al cabo de 17, apareció ahorcado en su celda) Iba con una misión de la CIA para la que ambos colaboraban. La misión asignada era la infiltración de los movimientos estudiantiles latino-americanos.

8Tal vez, el hecho de ser colaborador de la CIA lo dotaba ante Grobart de un atractivo mayor. Por otra parte, esa condición de “agente doble” siempre fue para Fidel Castro terreno conocido. No nos referimos a la practica de la denegación, traición o virajes, propios del juego político, sino a una verdadera estructura psicológica, tal vez, derivada de los avatares de su origen: su propensión a jugar en dos campos al mismo tiempo, opuesta a la versión de sí mismo que él ha forjado del personaje íntegro y de una sola palabra, con la que ha disimulado su personalidad double. El doble le fue dado como un sustrato de identidad desde su nacimiento: doble hogar, doble nombre, doble identidad, doble pertenencia familiar. Esa estructura de lo doble es una fuente de inspiración constante en todas las acciones que él emprende. Su capacidad de infidelidad en las relaciones políticas, el hecho de que desde 1959 el gobierno real lo detentó primero un gobierno secreto y luego, en el aparato de gobierno tienen preeminencia absoluta los servicios de inteligencia y de control policial. También fue bajo el signo del doble que organizaba los grupos revolucionarios que debían provocar el estallido de la revolución en América Latina. De hecho, el castrismo pone término al tradicional militante bolchevique, íntegro, austero, discreto, consciente de su heroicidad anónima. El castrismo dio cabida a un combatiente mitad agente secreto, mitad militante o doble agente, de heroicidad poco discreta.

9En cuanto a la cooperación que practica con los gobiernos, en particular los latinoáméricanos, la modalidad es la captación de agentes dentro de aparatos e instituciones del Estado, y a su vez , infiltración de agentes cubanos bajo fachada de médicos, técnicos deportivos y cuando la relación se vuelve complicidad, integrará directamente agentes del aparato de seguridad cubanos al aparato del Estado receptor, como sucedió en Chile y sucede hoy en Venezuela. Su capacidad de cambiar de registro, la maleabilidad de su personalidad, impide que ningún tipo de negociación que se emprenda con él, concluya en algo tangible, pues nunca se estará tratando con el verdadero, sino con el otro. Y él mismo, no se sentirá concernido pues siempre será el otro quien actúe, de allí que la transgresión sea el ambiente que mejor le acomode. La ley será siempre la de su voluntad. Estos son los rasgos de la personalidad del líder cubano que Serge Raffy pone al descubierto, eludiendo las grandes gestas de la historiografía oficial: se adentra en la intimidad de los hechos; en el contexto que rodea las pequeñas facetas de una vida que según las circunstancias y el imaginario de quien las vive, oscilan luego entre miseria y grandeza.

10Los avatares de su venida al mundo y su infancia, fue el terreno en donde germinó el resentimiento producto de la humillación por las heridas que un niño sufre cuando aún no alcanza a comprender los determinismos sociales. De allí surge el aliciente que lo ha guiado en su propósito de resarcimiento de su origen bastardo. Desde entonces toda su vida ha orientado hacia una búsqueda sin tregua de compensación; proceso que devino en él una verdadera vocación convirtiéndolo en el escultor de su propia estatua, y el poder absoluto, la matería sobre la cual modelará las formas de su obra . Domador de su propia voluntad, la dirigirá exclusivamente al cumplimiento de la idea fija que lo habitó desde siempre: su realización personal en el horizonte del poder. La suerte del mundo la supedita a la suya, los seres humanos son figurantes, necesarios como público, como carne de cañón, o como palmas para al aplauso.

11¿Que sueños de grandeza remotos arrastraba consigo, inscritos en una suerte de memoria anterior aquel niño que para alcanzar la certidumbre de sí mismo necesitó realizarse, no como ser humano, sino como ser único, excepcional, convirtiendo su ansia de poder en su sustancia vital?

12Castro l’infidèle, pese a sus limitaciones, en particular debido a la ausencia de fuentes documentales, deja planteados aspectos de sumo interés que abren perspectivas a los futuros investigadores que esperemos, gozarán de la suerte algún día de acceder a los archivos cubanos.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Elizabeth Burgos, « Serge Raffy, Castro l’infidèle », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 07 février 2005, consulté le 11 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/341

Haut de page

Auteur

Elizabeth Burgos

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page