Navigation – Plan du site
Pilar Ponce Leiva et Arrigo Amadori

Historiografía sobre élites en la América Hispana: 1992-2005

[02/07/2008]

Résumé

El estudio de la formación, comportamiento y reproducción de las élites hispanoamericanas coloniales ha sido un campo de investigación extraordinariamente fértil desde los años 70. Una aproximación a la historiografía reciente evidencia su contundente vigencia dentro del americanismo, aunque detrás de esta continuidad asoma una realidad heterogénea que procura alcanzar respuestas más complejas y satisfactorias al fenómeno de las élites. Entre otros motivos, tal abundancia de obras se debe a la consideración de espacios geográficos y períodos cronológicos antes desatendidos, a la amplitud de temas vinculados al mundo de las élites y, especialmente, a la variedad de tendencias teóricas y metodológicas que conviven en este ámbito. Estas líneas pretenden esbozar los derroteros de la investigación sobres los estratos superiores de la sociedad hispanoamericana colonial entre 1992 y 2005, poniendo de manifiesto sus temas, métodos y enfoques, inmersos en la coyuntura de la renovación historiográfica de los últimos años.

The formation, behaviour and reproduction of elites in Colonial Latin America has been an very fertile field of research since the 1970’s. A closer look into recent historiography reveals the field’s conclusive relevance within American Studies, notwithstanding that behind its apparent continuity lays a heterogeneous reality that requires more satisfactory answers. The abundance of works responds, among other things, to considerations regarding geographical spaces and chronological periods that have, heretofore, passed unattended among the many topics associated with the world of the elites and, especially, to the variety of theoretical and methodological trends that coexist within this field. This article analyses the research carried out between 1992 and 2005 on Colonial Latin America societies, aiming to underline methodological approaches and points of view making part of the historiographic renovation that has taken place in recent years.

Haut de page

Notes de la rédaction

Este texto fue publicado inicialmente en Crónica Nova nº 32, Granada, 2006, pp. 21-50. La presente versión incluye algunas modificaciones con respecto al original.

Texte intégral

América Hispana

1. Un mapa de los estudios sobre élites

  • 1  Para una bibliografía específica sobre el tema de las élites véase Ponce – Amadori 2006. Repertori (...)

1La formación, comportamiento y mecanismos de perpetuación de las élites hispanoamericanas en el periodo colonial ha sido un campo de estudio extraordinariamente fértil desde mediados de la década de los 70. Un repaso cuantitativo a la producción historiográfica de los últimos años pone de manifiesto la vigencia editorial del tema, reflejada en más de 500 obras publicadas entre 1992 y 2005 desde múltiples perspectivas. De momento, no parece vislumbrarse una desaceleración de esta tendencia como lo demuestra la constante aparición de estudios individuales, publicaciones colectivas, números monográficos en revistas especializadas, celebraciones de simposios y proyectos de investigación1.

2Tal abundancia de trabajos se debe, entre otros motivos, a la consideración de espacios geográficos antes desatendidos, a la cobertura cronológica de todo el periodo colonial, a la amplitud casi ilimitada de temas vinculados al mundo de las élites y, a la variada gama de tendencias teóricas y metodológicas que conviven en este ámbito.

  • 2  Meissner 1996; Langue 1995a; Nutini 1995; Bertrand 1998; Kicza 1999; Frutta 2002; Pazos Pazos 1999 (...)
  • 3  Ayala 1992 y 1995; Calvo 1992a y 1992b; Castañeda 1994. p. 71-92.
  • 4  Langue 1992a y 1999; Terán Fuentes 2002; Torre Aguilar 2005; Albi Rodríguez 2005.
  • 5  Sánchez 1994; Castillo Palma 1998.
  • 6  Booker 1993; Souto Mantecón 2001.
  • 7  Fernández Hernández 2005.
  • 8  Martínez Ortega1993; González Muñoz 1994.
  • 9  Webre 1992; Lutz 1994; Kramer 1994; Casasola Vargas 1998; Santos Pérez 1999.
  • 10  Cramausel 1999; Armillas Vicente 2005.

3 Una mirada a las jurisdicciones virreinales permite afirmar que el espacio novohispano ha sido menos estudiado que el peruano, dicho sea esto contando las obras dedicadas a los territorios que se encontraban bajo la jurisdicción del virreinato del Perú en los siglos XVI y XVII, y que a lo largo del siglo XVIII cobraron entidad propia. En Nueva España, la élite de la ciudad de México concentra la mayoría de los trabajos, abarcando todo el periodo colonial2. También se han realizado interesantes aportaciones sobre ciudades y regiones distantes de la capital como Guadalajara3, Zacatecas4, Puebla5, Veracruz6, Oaxaca7 o la región costera de Yucatán8. Para un ámbito más alejado encontramos numerosos trabajos sobre Guatemala9 y la incipiente atracción por zonas fronterizas como Parral o La Luisiana10.

  • 11  Mazzeo de Vivó 1999; Suárez 2001; Rizo Patrón Boylan 2001; Hampe Martínez –Honores 2004.
  • 12  Najarro 2004; Garret 2005; Hernández García 2005, p. 435-450.
  • 13  Ortiz de La Tabla Ducasse 1993; Büschges 1996 y 1997a; Ponce Leiva 1998; Morelli 1998; Ruigómez Gó (...)
  • 14  Medinaceli - Arce 1998; López Beltrán 1998; Presta 2000a.
  • 15  Retamal Favereau – Celis Atria – Muñoz Correa 2003; Cavieres 1993; Lamar 1994; Zuñiga 2002.
  • 16  Rodríguez Jiménez 1992; Gómez 1993; Álvarez Romero 1996; Ruiz Rivera 2005.
  • 17  Langue 1992b y 2000; Picón-Parra 1993; Vázquez de Ferrer 1994; Rojas 1995; Cardozo Galué – Urdanet (...)
  • 18  Moutoukias 1992, 2002a y 2002b; Saguier 1992 y 1993a; Areces –Tarragó 1999; Areces 1999, p. 61-88; (...)
  • 19  Saguier 1992b; Mata de López 1994; Ghirardi de Hillar 1994; Ferreiro 1996 y 1999; Paz 1997; Lorand (...)
  • 20  Krüger 1996; Potthast 1999; Bentancur 1992; Schröter 1999.

4En el Virreinato del Perú, la jurisdicción más estudiada ha sido la Audiencia de Lima, aunque de forma muy desigual desde el punto de vista geográfico. La gran cantidad de obras que han tenido como objeto la élite de la Ciudad de los Reyes11 constituye una realidad que se contrapone con el poco interés suscitado por ciudades como Cuzco, Piura o Huamanga12. Dentro del Virreinato, la Audiencia de Quito se ha beneficiado de un importante volumen de obras aparecidas en la década de 199013, mientras que la Audiencia de Charcas no ha sido un espacio especialmente favorecido por la historiografía, sobre todo en lo que respecta al siglo XVIII14. Curiosamente, si bien los centros mineros novohispanos han recibido una aceptable atención, no ha ocurrido lo mismo con sus pares peruanos. Potosí, por ejemplo, no ha recibido un tratamiento acorde con su jerarquía económica. En la misma línea, las élites de la región de Chile tampoco han recibido gran atención bibliográfica15, peculiaridad también experimentada respecto del Reino de Nueva Granada, especialmente para el período anterior al establecimiento del Virreinato. Ya para esta etapa se advierte un incremento del interés por las élites urbanas de Santa Fe de Bogotá y de Cartagena de Indias16. Venezuela, en cambio, cuenta con una gran cantidad de publicaciones que en su mayoría estudian los años finales del siglo XVIII, cuando se conformó la Capitanía General de Venezuela. Para el período precedente tan sólo es posible señalar unos pocos artículos dedicados a las élites de Mérida y Maracaibo17. El área del Río de la Plata ha sido uno de los ámbitos que más se ha beneficiado de los enfoques y temáticas de reciente aparición. Mientras que son escasas las obras publicadas sobre la época de la gobernación, son numerosos los trabajos del período virreinal, cuando la región tuvo un gran desarrollo económico, incrementándose su relevancia política18. Por su parte, las gobernaciones de Tucumán, Paraguay y Montevideo han tenido un tratamiento muy desigual. La gobernación de Tucumán ha sido, con diferencia, la más estudiada a lo largo de los tres siglos coloniales, aunque los estudios tienden a concentrarse en el siglo XVIII19. En cambio, las élites de las gobernaciones de Paraguay y Montevideo recién comienzan a tener un lento reflejo en la bibliografía20.

  • 21  Amores Carredano 1995 y 2003; Sorhegui 1999.
  • 22  Gutiérrez Escudero 2005; Picó 1993; Navarro 1993; López Cantos 2000.

5La región del Caribe ha sido, en general, poco trabajada, si bien en los últimos años se ha incrementado parcialmente el interés, tal como atestiguan las recientes publicaciones sobre Cuba en el siglo XVIII, referidas especialmente a La Habana21, en contraste, Santo Domingo y Puerto Rico parecen haber quedado al margen del ímpetu historiográfico22.

6Desde el punto de vista cronológico, es evidente una marcada tendencia a la larga duración -casi intrínseca al análisis de élites-, con frecuencia, los estudios comprenden varias décadas aunque también se analizan periodos que cubren media centuria o, incluso, un siglo completo, siendo muy escasos, por el contrario, los que abordan todo el periodo colonial.

7Dentro del panorama temporal, el siglo XVIII sigue siendo el periodo más intensamente analizado, mereciendo una creciente atención el tránsito finisecular correspondiente a la gestación de los movimientos independentistas y a la irrupción de la Modernidad en la América hispana. Con respecto al siglo XVII, puede afirmarse que ya ha dejado de ser “la centuria olvidada” para configurarse como el periodo de consolidación de las élites locales, así como un lapso temporal en el que la diversidad americana se impuso sobre cualquier intento de homogeneización. El XVI, más bien, parece perder posiciones con respecto a las publicaciones de los años 1960 y 1970, siendo el tema dominante la trayectoria de conquistadores y encomenderos en su proceso de ascenso social, aun plagado de incertidumbres.

8Tanto en la época colonial como en la republicana, tanto entre las élites blancas como entre las indígenas, los investigadores han ido descubriendo la perdurabilidad de las estructuras familiares y mentales que regían el comportamiento elitista, cuya lógica de actuación no varió sustancialmente a lo largo de los siglos, aunque sí lo hicieron entre una y otra región, entre una y otra coyuntura, eficaz gestión del patrimonio familiar, utilización de la herencia inmaterial, ubicación de los miembros del clan en las instituciones clave de la política, el clero o el ejercito y una concepción estratégica del matrimonio -en su doble vertiente de endogamia y exogamia- fueron los mecanismos de consolidación y supervivencia utilizados con mayor o menor intensidad en unos y otros espacios.

9A esos aspectos, que podríamos llamar “clásicos” de los estudios sobre élites, se han ido agregando en las últimas décadas nuevas vinculaciones que han ampliado considerablemente el abanico de temas afines. El análisis de las dinámicas sociales y no sólo de los grupos, sus modelos y referencias culturales e ideológicos, sus ámbitos de acción, sus fracturas internas, su tendencia a la diversificación económica, su rápida y eficaz capacidad de adaptación a los cambios de coyuntura, su activa participación en la estructura de poder, los vínculos y similitudes en el comportamiento entre las élites blancas y las indígenas o la progresiva infiltración de mestizos y pardos en los círculos sociales más selectos (con el consecuente cambio social cualitativo que ello conlleva) son algunos aspectos desarrollados por esta subespecialización de la historia social.

2. Amplitud y límites de la renovación historiográfica

10El análisis de las élites coloniales en Hispanoamérica se encuentra inmerso en la profunda renovación historiográfica de las últimas décadas y, más concretamente, en la confluencia de tres áreas temáticas: la Historia Social, la Historia Política y la Historia Cultural. A continuación se esbozará un panorama de los aspectos mas llamativos que presenta cada una de las mencionadas áreas temáticas, pero cabe tener presente dos cuestiones previas: en primer lugar, que la tendencia dominante en cuanto a temas, enfoques y métodos se refiere es la absoluta variedad –pese a que algunos investigadores afines a determinados enfoques sean especialmente prolíficos, introduciendo así un sesgo en el balance total-, en segundo lugar, que el presente análisis en función de las diferentes “historias” se hace en aras de ofrecer una clasificación medianamente ordenada de la ingente producción bibliográfica, teniendo muy presente, sin embargo, que la evolución historiográfica se encamina decididamente hacia las historias multisectoriales.

2.1 Sobre enfoques y temas

11La Historia Social de América ha sido el área de mayor expansión y dinamismo, fundamentalmente debido al giro que han experimentado la historia política, la económica y la intelectual de los hechos a los contextos. Desde una perspectiva general, la historia social se compone de una pléyade de subespecialidades que varían tanto en objetivos, fuentes y métodos que difícilmente pueden ser agrupados en torno a un tronco común, desde la demografía histórica, hasta el estudio de las minorías, pasando por la familia, la mujer, la estructura interna de cada sociedad y el sistema de valores que regía el status individual, las relaciones intergrupales, el indigenismo y el indianismo, la población afroamericana o las migraciones multiplican las posibles miradas sobre el campo social, cambiando sustancialmente la imagen que hasta entonces teníamos al respecto.

  • 23  Mörner 1980; Bertrand 2005.
  • 24  Sobre Comerciantes:Booker 1993; Mata de López 1994; Suárez 2001; Mazzeo de Vivó 2000. Sobre Hacend (...)

12Una de las conclusiones que pueden extraerse de los intensos debates en torno a la supuesta “crisis” de la Historia es que, lejos de ser una crisis por agotamiento o por desintegración, nos encontramos ante una crisis de crecimiento y de cambio, cambios en los paradigmas, en los objetivos y, en consecuencia, en los métodos. La cuestión más debatida y rebatida ha sido, sin duda, la percepción de la estructura social como un conjunto de grupos, clases o estamentos que se superponen como capas prácticamente infranqueables entre sí. Este modelo estructuralista ofreció desde comienzos del siglo XX una amplia gama de opciones para el análisis social, el modelo estamental -basado en el tripartito nobleza, clero y pueblo-, el modelo clasista -burguesía y proletariado-, el modelo socio-económico -élites, grupos populares urbanos, trabajadores rurales y esclavos...- o el modelo ocupacional -agentes de la administración, terratenientes, comerciantes, mineros, artesanos, eclesiásticos...-. A pesar de las críticas vertidas sobre la rigidez de tales planteamientos y su condición de construcciones teóricas “carentes de eficacia” para el análisis de las prácticas sociales23, esos modelos continúan siendo, en gran medida, el punto de partida de buena parte de los trabajos24, si bien es indudable que en las últimas décadas se han ido introduciendo sustanciales modificaciones.

  • 25  Aguirre Beltrán 1995; Chocano Mena 1995; Nutini 1995; Zabala Menéndez 1995; Büschges 2007; Langue (...)

13La pervivencia del modelo estamental como sistema social dominante es mayoritariamente aceptada en la bibliografía. La conformación de las élites se explica, bajo esta perspectiva, en función de la herencia, del estatus o la honorabilidad de quienes formaban parte de ellas o aspiraban a hacerlo, argumentándose la pervivencia de tal modelo en función de la tendencia a la “aristocratización” de las élites observada en el XVIII -manifestada en la compra de títulos-. Desde otro punto de vista, sin embargo, cabe la posibilidad de cuestionar la utilidad real de aplicar criterios estamentales en sociedades en las que imperaba la plutocracia -hasta el color de la piel se podía cambiar gracias al dinero-, en las que más del 90% de la sociedad formaría “el tercer estado” y en las que la compra de títulos fue, precisamente, un mecanismo utilizado por las élites para recrear unas fronteras sociales que ya estaban sustancialmente desdibujadas25.

  • 26  La aplicación empírica de ese modelo multidimensional fue realizada por Mörner (1980) para el estu (...)

14Desde la década de 1980, aproximadamente, fue consolidándose un nuevo modelo de estratificación social cuya principal aportación fue introducir en el debate y en el análisis un enfoque multidimensional. Frente a la importancia que los otros modelos concedían a la adscripción legal de los individuos, a su estatus socio-económico o a su condición de propietario de los medios de producción, el nuevo enfoque revalorizó el papel que en la jerarquía social desempeñaban factores como el prestigio, la educación, los lazos de parentesco o la posición social y económica detentada por cada persona, factores éstos que si bien no resultan fácilmente mensurables, amplían y enriquecen notablemente la percepción real de la sociedad, tanto a escala colectiva como individual, y obligan a diversificar las fuentes de información26. La posibilidad de analizar un grupo como una entidad reconocible y manejable si bien condicionada y diversificada por diferentes variables hizo especialmente sugerente este enfoque.

  • 27   Para el ambito americano véase Bernabeu, 2000 p. 284.

15Si algo caracteriza los últimos años del siglo XX y primeros del XXI ha sido el retorno del sujeto27. Junto a esa visión individualista conviene recordar, sin embargo, que el ser humano además de ser un animal gregario es sobre todo un animal comunicador, vive y actúa en relación con otros humanos, al margen de los factores que puedan separar a unos de otros. Frente a la tendencia a estudiar la diferencia entre los grupos sociales, es decir lo que les separa, existe la posibilidad de analizar precisamente lo que les vincula (positiva o negativamente), de hecho, individuos de diferentes grupos sociales, pueden estar vinculados y actuar en común. De ahí que, en última instancia, lo que caracteriza a una sociedad es el tipo de relaciones que se establece entre sus miembros.

16El importante cambio historiográfico observado implica, en principio, un desplazamiento del interés desde los grupos a las dinámicas sociales. Por tanto, no sólo interesa lo que un individuo “es” (noble, comerciante o campesino), sino lo que ese individuo “hace”, es decir, sus prácticas sociales -con quién se casa, con quien comercia, con quién se alía o a quién se enfrenta-.

  • 28  Bertrand 1999, p. 58 y 2005, p. 54-55.

17Tanto los estudios realizados sobre los grupos como los dedicados a las dinámicas sociales comparten determinados aspectos en sus planteamientos teóricos, en sus fuentes y en sus inquietudes. Sin embargo, junto a los puntos de confluencia cabe destacar las notables diferencias entre un planteamiento y otro. Ambos se diferencian en su concepción de la sociedad y del funcionamiento de los grupos sociales: en los primeros prima la definición socio-económica del grupo, mientras que los segundos, aun cuando parten de una selección previa del grupo en función de su actividad o condición, centran su interés en la capacidad individual para construir redes personales28.

  • 29  Sobre las diferentes tendencias en los estudios históricos sobre redes sociales véase Moutoukias 1 (...)
  • 30  Véase Ponce Leiva 2007.

18El planteamiento dominante en relación a las dinámicas sociales29 no niega la existencia de grupos socio-económicos, sino que pretende poner de manifiesto la existencia de intereses, identidades y lealtades móviles en el seno de un mismo grupo social teóricamente homogéneo, así como rescatar las relaciones existentes entre individuos que no pertenecían a un mismo conjunto socio-económico. Quizás sea este último un aspecto más utópico que real, ya que, pese a la multitud de estudios realizados, tal planteamiento no ha sido aún plasmado en la práctica historiográfica, en la que siguen primando mayoritariamente los vínculos horizontales sobre los verticales, cuestión relacionada indudablemente con la dificultad de hallar la documentación adecuada30.

19El segundo cambio historiográfico a destacar es el renacer de la Historia Política cargada de nuevas propuestas y ámbitos de interés: el discurso político, las ideas y los valores, la violencia social, el acontecimiento como “juego de factores múltiples”, las prácticas políticas y el peso de las decisiones individuales, las biografías, las naciones y sus formas de representación, etc., confluyen en el campo político, de forma que los nuevos estudios se decantan hoy por una imbricación continua de temas que habitualmente se abordaban de forma separada.

  • 31 Pérez Herrero 2002, p. 17-18; Cruz 1989-1990, p. 203 y ss.

20El interés que ofrece el análisis de las élites coloniales desde el punto de vista político, se deriva de su utilidad para comprender algunas de las claves más importantes de la historia contemporánea de Iberoamérica, específicamente en cuanto se refiere a la consolidación y permanencia de las oligarquías nacionales. En esta línea apunta Pérez Herrero al afirmar que “en los últimos años se ha comenzado a reconocer que si aspiramos a crear sociedades más justas debemos analizar en profundidad las formas del ejercicio del poder, lo cual supone tener que estudiar los procesos de su conformación. Para el caso de América Latina, ello nos lleva inevitablemente al análisis de las sociedades de Antiguo Régimen y de forma particular al estudio de los siglos XVI y XVIII”31.

  • 32 Villa Aguilera 1986; Guerra 1993a; Gil Pujol 1983; Bernabeu 2000; Gledhill2000.
  • 33  Lynch 1992; Martínez Millán 1992; Saguier 1992c; Gómez 1993; Guerra 1993b; Sánchez 1996; Bertrand (...)
  • 34  Guerra 1990; Calvo 1989; Ramírez 1991; Imízcoz 1995; Casey 1999; Dedieu 2000; Pérez Herrero 2002; (...)

21En medio de todas esas posibles aproximaciones, la historia política resurge fundamentalmente convertida en historia del poder: cómo se forma, cuáles son sus bases legitimadoras, cómo se sustenta, quién lo detenta, cómo se ejerce, tales son las cuestiones a debatir32. Desde esta perspectiva, la historia política renace pero habiendo borrado sus fronteras con la historia social y la historia cultural o, dicho a la inversa, los progresos conseguidos se deben a la tendencia a poner de relieve la faceta política de fenómenos históricos habitualmente alejados de las preocupaciones de la historia política tradicional33. Partiendo de la consideración de que una red de poder se extiende desde la calle al palacio -cubriendo todo el espectro social e implicando todo tipo de vínculos- la perspectiva sobre el ejercicio del mismo ha cambiado sustancialmente, en este sentido se ha pasado de los estudios de historia del derecho o de la historia institucional a los estudios sobre la antropología del poder34.

  • 35  Para el ámbito peninsular véase Gil Pujol, 1983; Schaub 1995; Dedieu 1996; Casey 1999; Martínez Mi (...)

22Los cambios introducidos por el enfoque de redes sociales en el estudio del funcionamiento del Estado han sido básicamente dos: en primer lugar constatar algo que se sabía ya para el caso americano pero se rechazaba para el europeo, y es la fuerte -y forzada- descentralización existente en la monarquía hispánica y su capacidad de pactar con quien, cuando y donde lo estimase oportuno. Las élites americanas, como las españolas peninsulares, se relacionaban con la Monarquía por un flujo constante de intercambios -prebendas a cambio de gobernabilidad- que se revelan como la clave del sistema político35.

  • 36  Moutoukias 1995; Dedieu - Moutoukias 1998a; Gelman 2000.

23El segundo giro de importancia, derivado de la naturaleza y de las consecuencias de ese intercambio constante de relaciones, permite comprender mejor las prácticas administrativas más allá del famoso “acato pero no cumplo”. Así, entender el desfase entre las normas promulgadas y las prácticas administrativas implica tener en cuenta la importancia de las relaciones personales dentro de la burocracia colonial, sólo así se comprende su funcionamiento. En este sentido, lo que en términos habituales se consideraría simplemente corrupción, hoy tiende a interpretarse como prácticas socialmente aceptadas que no pervertían el sistema sino que, por el contrario, conformaban su base36. Esta interpretación de la corrupción, sin embargo, requiere aún un análisis más fino, basta leer textos del XVI y XVII denunciando los abusos cometidos por las autoridades para comprobar que tales prácticas no eran, precisamente, ni social ni moralmente bien aceptadas. Por otra parte, no está nada claro que la Corona aceptase renunciar -ni siquiera negociadamente- a parte de su capacidad para otorgar prebendas, si así lo hizo fue por necesidades financieras pero no necesariamente por una aceptación de la política pactista. En este sentido, es importante distinguir lo que uno quiere hacer de lo que uno se ve obligado a hacer. Sea como fuere, el análisis del poder y sus derivaciones desde tal óptica posibilita un acercamiento entre la historia de la América colonial y la de la Península, integrando todos los territorios de la monarquía dentro de un mismo esquema explicativo: si bien el contexto es distinto, los mecanismos son aparentemente parecidos.

24Otro de los aspectos frecuentemente analizados en relación al poder es el de los conflictos entre los diferentes ámbitos desde los que era ejercido. Los enfrentamientos entre élites virreinales, regionales y locales, amparadas cada una por sus respectivas instituciones (o por parte de ellas, ya que las instituciones tampoco operaban de forma monolítica), constituyen un “leit motiv” en la historia de la América colonial. Así, los diferentes grupos de poder que pugnan por controlar la tierra, la fuerza laboral, las redes comerciales, los cargos o la distribución de prebendas generan puntos de fricción permanente que se despliegan entre unos y otros espacios.

  • 37  Webre 1992; Casaús 1992; Rodríguez Jiménez 1992; Martínez Ortega 1993; González Muñoz 1994; Ponce (...)

25El Cabildo es un ámbito privilegiado para analizar la defensa de los intereses locales, el progresivo afianzamiento de la capacidad de presión de los criollos y el desarrollo de los frecuentes y, en ocasiones, extremadamente violentos conflictos internos. Considerados los órganos de expresión por antonomasia de las élites locales y escenarios de algunos de sus enfrentamientos, los cabildos americanos -o mejor dicho sus cabildantes- suponen un ejemplo paradigmático tanto de estudios prosopográficos, como de aproximación a las pugnas de poder a nivel local37.

  • 38  Bernabeu 2000, p. 300.

26Como en el caso de la historia política, la historia cultural en su resurgimiento finisecular aparece completamente remodela, irreconocible de acuerdo a los cánones anteriores. Para empezar, existen hoy múltiples definiciones del término “cultura”, cada uno de los cuales a su vez suscita nuevos temas y nuevos aspectos que se ramifican progresivamente con respecto al concepto inicial. Tras dejar de ser la enumeración de las grandes realizaciones artísticas e intelectuales del ser humano, el concepto de cultura pasó a ofrecer una imagen bifronte que la presentaba “como creación” y, también, “como forma de vida”. Hoy en día, la historia cultural aparece como un laberíntico cruce de caminos entre la historia social, las mentalidades, el pensamiento, el arte, la vida cotidiana, los libros, la educación, las identidades y la multi-culturalidad38.

  • 39 Walker 1996; Martínez Shaw 2003, p. 301; López Cantos 1992.

27Especialmente relevante en el caso americano ha sido la relación establecida, o la mirada compartida, entre la llamada “cultura dominante” (blanca, elitista, erudita y eurocéntrica), y la “cultura popular” que se configura como una cultura del cuerpo (fiestas, juegos bailes y violencias), de la palabra, (cuentos, leyendas, baladas y canciones) de la imagen (estampas, retablos, espectáculos), de las creencias (magia y religiosidad popular), cultura material, vida cotidiana y vida privada, y en ultima instancia como una cultura de la supervivencia frente a un mundo hostil dominado por fuerzas incomprensibles. Así, los préstamos culturales y las mutuas interferencias constituyen hoy un foco de interés para la historia cultural39.

28Este acercamiento entre la historia cultural, política y social ha dado lugar a la aparición de novedosos planteamientos, en los que el estudio de las ideas, de su circulación y de las respectivas prácticas sociales y discursivas se inserta en el contexto más amplio de la dinámica del poder y de la sociedad en general.

  • 40  Büschges - Schröter 1999.
  • 41  Sola Corbacho 1999; Zarate Toscano 2000; Langue 1994; Büschges 1997a; Vila Vilar 2005; Romero Tall (...)

29Por su parte, los estudios sobre mentalidades no sólo conservan un lugar relevante en la bibliografía, sino que se han visto enriquecidos gracias a la importancia adquirida por los trabajos sobre identidades -entendidas como “la valoración social que una capa (social) hace de sí misma”40. Así, junto a temáticas clásicas de las mentalidades, como la actitud ante la muerte, la religiosidad, la mendicidad o la recreación del universo mental de la nobleza y de los comerciantes, por ejemplo41, las obras sobre identidades han contribuido sensiblemente al enfoque multidimensional, al haber introducido un nuevo elemento de distinción entre los diversos grupos sociales.

  • 42  Hausberger 2005; Barragán 1996.
  • 43  Ponce Leiva 1997a; Alberro 1999.

30Estos trabajos han incorporado al mundo de las élites, a individuos o colectivos que gozaban de prestigio debido a su función intelectual o cultural, a pesar de no poseer ni un gran patrimonio, ni status social heredado, ni desempeñar, necesariamente, cargos públicos. En consecuencia, esta perspectiva ha permitido trazar esferas de delimitación social que no coinciden forzosamente con las delimitaciones socioeconómicas, pero que en la práctica no resultaban menos operativas. Además, uno de los hallazgos más interesantes y útiles aportados por estos estudios ha sido el reconocimiento de la posibilidad de adscripción voluntaria por parte del individuo a un grupo que participa de una identidad determinada. En esta tónica, cabe señalar el trabajo de Hausberger sobre el enfrentamiento potosino entre vascos y vicuñas que pone en primer plano la multiplicidad de lógicas relacionales de los individuos –una de las cuales la constituían las identidades- y su consiguiente capacidad de elección según cada situación en particular42. El análisis del discurso ha sido una de las vías de acceso a las identidades grupales o individuales más recurrentes entre los investigadores, como puede apreciarse en las obras dedicadas a rastrear y explicar el fenómeno del criollismo, entendido como un discurso de conformación de la identidad43.

  • 44  Latasa 2004 y 2005; Castañeda 1995; Rose 2002.

31Paralelamente se ha intensificado el estudio de los ámbitos de producción cultural y los mecanismos de adopción por parte de las élites indianas del modelo castellano de “nobleza de letras”, con sus ideales de “virtud y letras”, que secundó su proceso de redefinición social, económica y política de las últimas décadas del siglo XVI y las primeras del siglo XVII. En esta tendencia se inscribe la creciente atención prestada a las cortes virreinales, contempladas como “espacios de influencia cultural y mecenazgo”. Tampoco ha dejado de ser estudiada la producción intelectual vinculada al ámbito institucional mediante el interés que se ha otorgado al contexto universitario y a las academias de carácter privado44.

  • 45  Bustamante – Quijada 2002, p. 14.

32También en el ámbito de la cultura puede percibirse la tensión entre lo colectivo y lo particular -entre el grupo y el individuo-. En esta línea se enmarca el análisis del papel desempeñado por individuos pertenecientes a élites intelectuales en la construcción de modelos aceptados y adoptados por la comunidad, creándose así nuevos paradigmas relativos bien al entorno natural, bien al ámbito político45.

33Otro aspecto llamativo en la historiografía afín a la historia de las mentalidades es la creciente atención que se está prestando a la diferencia existente entre norma y práctica. Es decir, se ha ido entendiendo y aceptando el divorcio existente entre las normas -judiciales, morales, sociales, teológicas...- y las conductas individuales o colectivas. En este proceso en el que la realidad sale del corsé, lo que se está observando es que la gente, en general, tenía sus propios argumentos, códigos de valores, sistemas de creencias y sensibilidades, y que éstas eran, en ocasiones, notablemente diferentes entre unos y otros espacios, entre los diversos tiempos y tradiciones culturales. Esta dicotomía es especialmente reveladora en los estudios sobre la mujer, la familia, los vínculos sociales y los sistemas de valores, ya que en no pocas ocasiones se produjeron radicales diferencias entre la conducta observada y las normas imperantes, entonces -como ahora- una cosa es lo que se dice, otra lo que se piensa y otra lo que se hace.

  • 46  Gonzalbo Aizpuru 1991 y 1997; Couturier 1992; Flusche 1994; Langue 1995b, 1998-99 y 2000; Segura 1 (...)

34Un punto de contraste entre la bibliografía americanista en general y la específica sobre élites es la atención prestada a las mujeres. Mientras que en la primera la cuestión del “género” ha sido aceptada como una categoría importante para entender a una sociedad, junto a los factores de clase, casta, etnia y otras categorías, en los estudios relativos a las élites las mujeres continúan apareciendo casi exclusivamente en relación con la familia, es decir, la mujer es presentada como detonante de un conjunto de vínculos o como transmisora de patrimonios, pero raras veces como objeto de estudio por sí misma. En cualquier caso, aunque las mujeres ilustres, las primeras que se estudiaron, (Marina, Sor Juana Inés de la Cruz, Manuel Sáenz, etc.) siguen generando un gran interés, en los últimos años se ha descubierto a las mujeres por todas partes, mujeres mineras, comerciantes, terratenientes, etc. Todo ello hace que se esté revisando la imagen tradicional de una mujer sumisa, dependiente, carente de iniciativa e incapaz de afrontar las limitaciones del modelo patriarcal46.

  • 47  Langue 1999b; Ponce Leiva 1998.

35Una de las vertientes más prolíficas en el estudio de las élites ha sido el análisis de su dimensión económica. Desde la década de 1970 los trabajos sobre las capas superiores de la sociedad indiana se enfocaron desde una óptica socioeconómica, pero el panorama fue modificándose en las décadas posteriores. La percepción de la sociedad como un conjunto de grupos volcados en diferentes actividades de la estructura económica -comerciantes, encomenderos, mineros, etc.- ha dado paso a una imagen más compleja y completa en la que se aprecia un patrón multisectorial tendente a diversificar las inversiones minimizando así los riesgos47. El análisis de las redes sociales ha puesto de manifiesto, por otra parte, la estrecha imbricación entre actividades económicas y vínculos sociales -familiares, clientelares, de compadrazgo, etc.- permitiendo ampliar el campo de acción de los individuos implicados en ellas, hasta alcanzar una dimensión regional o incluso trasatlántica.

  • 48  Suárez 1993 y 2001.
  • 49  Langue 1991; Souto Mantecón 2001.

36Otro capítulo interesante ha sido el que se ha abierto a partir de la inclusión de la trayectoria de las élites americanas en el contexto de la economía general. Así, se han ido poniendo de manifiesto las respuestas americanas frente a la desfavorable coyuntura económica metropolitana del siglo XVII, transformando un contexto aparentemente adverso en una oportunidad para fortalecer su posición económica e incluso política48. En una línea semejante, también se ha señalado el uso que las élites hicieron de las instituciones establecidas por la Corona para el fomento de la economía colonial, por ejemplo, el Tribunal de Minería novohispano o los Consulados que acabaron afianzando la posición de las élites como sujetos políticos o grupos de presión49.

  • 50  Peire 1993; Hurtado 1994; Ponce Leiva 1998.

37Si bien aún no han sido suficientemente analizadas las vinculaciones entre las élites y la Iglesia Católica, es de sobra conocida la relación de apoyo mutuo en cuanto se refiere al mantenimiento del orden establecido. Es también conocido el importante papel desempeñado por el alto clero americano como portavoz de los intereses, aspiraciones y valores de un criollismo plenamente configurado desde el siglo XVII, que generó, a su vez, no pocos enfrentamientos en el seno de las mismas ordenes religiosas. La presencia de individuos procedentes de familias selectas en el seno de la Iglesia, la influencia eclesiástica en el despliegue de estrategias familiares, la conformación de espacios exclusivos de participación de élites en el ámbito religioso -las cofradías por ejemplo-, han sido cuestiones abordadas por diferentes obras y perspectivas50.

38El componente indígena y el mestizo de la sociedad americana han ido haciendo acto de presencia en el ámbito de las élites, otrora reservado al elemento blanco. El cambio de percepción de las élites indígenas ha propiciado el surgimiento de una visión más compleja de las mismas, resaltándose el protagonismo que alcanzaron como nexo entre las comunidades y el aparato estatal. Publicaciones recientes han puesto de manifiesto de qué modo las élites indígenas lograron introducirse por los resquicios que ofrecía el orden colonial, para alcanzar así un puesto más favorable de negociación y representación de su poder.

  • 51  Rodas 1993; Poloni Simard 1998 2000. Véanse también los trabajos de Monique Alaperrine-Bouyer, Sca (...)

39La relación de las élites indígenas con la Iglesia ha sido otro foco de interés, observándose la presencia de miembros de dichas élites en el sacerdocio, el patronazgo que ejercieron respecto de instituciones eclesiásticas, y la utilización del saber adquirido por medio del contacto con los españoles en la defensa de sus intereses. Especialmente relevante ha sido la atención prestada a la dinámica social interna del ámbito indígena a partir del estudio de las bases de poder de estas élites, de la movilidad social dentro de las comunidades y de las pujas por el control del gobierno local con otros grupos rivales como los mestizos y ladinos51.

  • 52  Langue 1996; Potthast 1999.

40La presencia de mestizos en los sectores elitistas no ha recibido aun la atención necesaria, aunque algunas publicaciones han comenzado a desbrozar un terreno que parece reservar algunas sorpresas52.

  • 53  Langue 1993; Walker 1996; Ponce Leiva 1998.

41La última fase que presenta la evolución de las diferentes ramas de la Historia es su tendencia hacia la convergencia. Es decir, las diferentes historias no solo cambian, sino que desdibujan sus fronteras entrecruzando sus objetivos, sus métodos y sus fuentes. La vinculación entre la historia de las ideas y la historia de los movimientos sociales, por ejemplo, une en un campo común los aspectos culturales, políticos y sociales de fenómenos que aparecían desconectados. En esta línea, algunos estudios sobre élites han girando desde una visión marcadamente económica o socio-económica hasta una conceptualización más cultural que con frecuencia desemboca en la historia de las mentalidades53.

  • 54  Hoberman 1991; Moutokias 1996; Suárez 2001.

42Confluencia de objetivos, métodos y fuentes presentan asimismo los estudios de carácter económico con los de carácter social y político. En el tema de las élites americanas, los mercaderes y los mineros -como representantes de sectores estratégicos- constituyen el foco de atención prioritario desde la perspectiva económica. En los estudios a ellos dedicados, la vertiente social y política de su actividad desempeña un papel tan importante como sus funciones estrictamente económicas, bien porque sea incomprensible la actividad de un mercader sin atender a su red de relaciones sociales o, bien porque la estrategia desplegada por los comerciantes iba destinada a afrontar y superar una política metropolitana que les resultaba desfavorable, lo cierto es que los límites entre unas y otras categorías se van diluyendo, ofreciendo una visión de conjunto más integrada54 .

2.2 Sobre métodos y fuentes

43En consonancia con la variedad de enfoques y objetivos que presentan los estudios sobre las élites coloniales, existe una variada gama de métodos de análisis que van desde las prácticas de la genealogía clásica hasta los más recientes estudios sobre redes sociales, pasando por la prosopografía -o biografías colectivas-, las biografías familiares y las personales, las historias de vida… subsistiendo, incluso, el ancestral método de la historia descriptiva del acontecimiento. Entre todos ellos, los estudios más recientes se decantan claramente por dos: la prosopografía y los estudios de redes sociales.

  • 55  Stone 1986, p. 61.

44La prosopografía, entendida como “la investigación retrospectiva de las características comunes a un grupo de protagonistas históricos mediante un estudio colectivo de sus vidas”55, implica la delimitación de un universo de análisis -conjunto de individuos con alguna o algunas características comunes-, la recopilación de una información sistemática y homogénea sobre ese universo y el posterior procesamiento de las respuestas obtenidas a las preguntas formuladas.

  • 56  Burkholder - Chandler 1977; Langue 1992a; Ozanam 1992; Puente Brunke 1992; Webre 1992; Ortiz de la (...)
  • 57  Burke 1994; Carasa Soto 1994; Büschges - Schröter 1999b; Guerra 2000; Presta 2000a; Puente Bruke 2 (...)

45La aplicación de este método de origen sajón dio excelentes resultados desde la década de los 7056, habiendo recibido en los últimos años, sin embargo, diferentes críticas que atañen a su tendencia a utilizar criterios clasificatorios preconcebidos -impuestos- y unidimensionales, a su ineficacia a la hora de abordar aspectos culturales o inmateriales, a su propensión a presentar imágenes homogéneas de lo que en realidad eran grupos heterogéneos, y a su desinterés por los contextos coyunturales en los cuales esos individuos actúan, es decir, su desinterés por los aspectos dinámicos y cambiantes de la actividad humana57.

  • 58  Saguier 1992d y 1993b; Retamal Favereau - Celis Atria - Muñoz Correa 1992; Ferreiro 1997; Bertrand (...)
  • 59  Entre los autores ingleses pioneros en el uso de este método, cabe destacar a Barnes 1954; Bott 19 (...)

46Como un éxito en la superación de tales carencias se ha presentado una imagen lineal de la evolución metodológica en los últimos años, imagen en la que unos métodos “sustituyen” a otros, ampliando cada vez el ángulo de visión. Así, tras el énfasis en los aspectos socio-económico-profesionales, típico de la prosopografía clásica, se descubrió la valiosísima información aportada por el análisis del parentesco, la familia, entonces, se percibió como la unidad social básica, centrándose la atención en el estudio de la relación entre el individuo y la estructura social a través del grupo familiar58. Pero pronto la familia se reveló como un ámbito demasiado estrecho para la comprensión de las dinámicas sociales. Fue entonces cuando se extendió “otro” método de análisis vinculado al concepto de red social. Desde que en la década de 1950 apareciera en la bibliografía sajona el concepto de "red social", como imagen gráfica que permite concebir un conjunto de relaciones sociales -que incluyen vínculos de parentesco, de amistad y paisanaje, de patronazgo y clientela- no ha hecho sino incrementar su difusión y aceptación dada su notable versatilidad. A partir de entonces, ha sido aplicado con éxito tanto a colectivos urbanos y rurales, modernos y contemporáneos, anglosajones y latinos, partiendo de criterios sociológicos, psicológicos, antropológicos o históricos59.

47Un repaso a la bibliografía pertinente al tema y el periodo que nos ocupa -élites coloniales entre 1992 y 2005- confirma claramente la utilización de todos los métodos antes descritos, pero pone de manifiesto, asimismo, que el proceso no se desarrolla por sustitución de métodos sino por agregación de variables. Así, las carencias que presentaban los pioneros estudios prosopográficos han sido paulatinamente superadas al contemplar el investigador muchas más variables que atañen no solo a lo que el individuo “es” o “posee”, sino a su “ámbito de acción” y a los mecanismos que en él emplea para la consecución de sus intereses, aspiraciones o deseos de cualquier índole durante los diferentes momentos de su vida. La rigidez o ineficacia del método prosopográfico dependerá, en última instancia, del número de variables que se maneje en la investigación.

48Dado que no se puede reconstruir redes si no se tiene información individualizada de sus integrantes, lo habitual es que la categoría socio-profesional sirva para delimitar el universo de estudio sobre el que se aplica el método prosopográfico, una de cuyas variables serían las redes personales de cada individuo. Estas redes, a su vez, incluyen tanto los vínculos cercanos -de familia, amistad, compadrazgo- como los lejanos -relaciones a las que el individuo tiene acceso aunque no necesariamente de forma directa-, incorporando, a su vez, tanto los vínculos horizontales -entre iguales- como los verticales -que implican desigualdad entre las partes-.

  • 60  Pujadas Muñoz 1992; Moscoso 1992; Rubial García 1992; Gelman 1996; Brown 1997; Flores 1999; Pérez (...)

49En sintonía con la recuperación del individuo puede situarse la importancia cobrada por las “historias de vida”. Este enfoque ha experimentado un desarrollo notable en virtud de su capacidad de mostrar la naturaleza de las relaciones interpersonales, las estrategias familiares, la importancia de los contextos en los que se desarrolla la vida del individuo, lo que diferencia radicalmente este enfoque de la tradicional -pero siempre vigente- biografía60.

  • 61  Sobre la aplicación del análisis de redes a los estudios históricos Véase Ponce – Amadori 2008.
  • 62  Imízcoz 1995 Y 1996; Dedieu – Moutoukias 1998a; Moutoukias 1998; Bertrand 2000; Zúñiga 2000; Vázqu (...)

50Lo que pone de manifiesto la bibliografía recopilada, en definitiva, es que hoy los historiadores actúan bajo un marcado eclecticismo teórico o una enriquecedora versatilidad -según se mire-, utilizan los métodos o herramientas de análisis adaptándolos a sus necesidades61, se inclinan definitivamente por la información empírica y “a ras de suelo” -de ahí que frecuentemente se soslayen las referencias teóricas originales, citándose exclusivamente los autores que ya las han empleado con éxito- y abarcan una gama cada vez más amplia de fuentes documentales, especialmente de carácter notarial. En este sentido, resulta indudable que el historiador ha vuelto a encontrar en el archivo su hábitat natural62.

2.3 El Laberinto de los conceptos

  • 63  Véase Maravall 1979; Villa Arranz 1994; Büschges - Schröter 1999; Puente Bruke 2002; Büschges - La (...)

51La variedad observada en cuanto a tendencias historiográficas y métodos empleados alcanza igualmente al ámbito de los conceptos, aunque en este caso además de variedad quizás habría que hablar de cierta confusión. La pluralidad de términos empleados para referirse al grupo analizado es realmente llamativa: las voces élites, oligarquías, capas altas, estratos superiores, notables, aristocracia, nobleza, privilegiados, patriarcas, clases dominantes, minorías selectas, honoratiores... aparecen en unas y otras obras63.

  • 64  Aproximaciones al concepto y contenido social del término `élite´ en Brading 1973; Marc Burkholder (...)

52En líneas generales, parece que el término de “élite” se consolida en la bibliografía reciente para definir a ese sector social que, ya fuera por su capacidad económica, por su estatus, por su influencia en la vida política o por las funciones públicas que pudiera desempeñar, constituye un estrato que participa de una situación de privilegio en un marco geográfico determinado. Considerado indistintamente como un término impreciso o, por el contrario, que se refiere tan solo a grupos que se forman alrededor de ciertas actividades o funciones sociales, políticas y económicas, se ha propuesto como alternativa la utilización de “capas sociales altas” para dar mayor amplitud al concepto. Quizás el inconveniente que presente tal propuesta es que no parece que sume ni reste nada al concepto de “élite” en su acepción amplia, de ahí que, en parte de la bibliografía consultada los términos “élites” y “capas altas” sean utilizados como sinónimos64.

  • 65  Hobsbawm 1991, p. 19-20.

53Al no existir un consenso sobre los criterios que deben regir el ordenamiento de los grupos e individuos dentro de sociedades formadas por una superposición de capas diferenciadas entre sí, los valores sobre los que se asienta la adscripción de un individuo a uno u otro nivel estarán estrechamente relacionados con la metodología adoptada y los objetivos perseguidos por cada investigador. Ni la riqueza, ni el estatus, ni la condición étnica, ni la educación, ni la profesión son criterios suficientes, por sí mismos, para definir la posición del individuo en la escala social. En consecuencia se manifiesta la necesidad de manejar diferentes variables y sobre todo de especificar claramente cuál -o cuales- de ellas serán las líneas de fuerza dominantes. La adopción de un término u otro para describir un grupo social determinado dependerá, en gran medida, del tipo de sociedad que analicemos ya que cada comunidad posee un ideal de referencia y, en consecuencia, una élite con características propias, dependerá también del énfasis que cada autor estime oportuno hacer con relación a la inmediatez que ese grupo mantenga con el poder político, al origen y cuantía de su base patrimonial, al mayor o menor prestigio que detente en la jerarquía de valores imperante, a su capacidad de influencia efectiva en el seno de la comunidad. En función de todas éstas variables habrá quien opte por un término y deseche otro, sin que ello implique necesariamente una diferencia radical en la composición del grupo social analizado. En definitiva, lo que interesa no es tanto sostener un debate conceptual sino perfilar, definir y aclarar el objeto de estudio sin dejar margen a la imprecisión. La necesidad de precisión en los conceptos es aun más acuciante cuando se tiene en cuenta el carácter dinámico de las sociedades, de las coyunturas económicas por las que atraviesan y de sus sistemas de valores, por eso, como advierte Hobsbawm, "hay un problema de relación entre las clasificaciones, que por fuerza son estáticas en cualquier momento dado, y de la realidad múltiple y variable que las subyace"65.

  • 66 Balmori 1990, p. 14; Covarrubias 1977,  voz familia; Bertrand 1999, p. 62-64. Una definición precis (...)

54El concepto de “familia” también guarda algunas sorpresas para el lector. En su acepción elemental, la familia se define por la existencia de lazos de parentesco, bien de sangre o por matrimonio. Ahora bien, sabemos que en la Edad Moderna el concepto tenía mayor amplitud, como precisa Covarrubias, incluyendo en el núcleo familiar a quienes “viven bajo el mismo techo, bajo la protección de un protector”, es decir, equiparando familia a lo que en España era la “casa”. Lo que resulta llamativo es que, partiendo de esa definición, se incluya en el concepto de familia tanto los previsibles vínculos de parentesco (linaje y familia política) como aquellos derivados de la amistad diferenciados en tres niveles: los “deudos o clientes”, “los amigos más cercanos” o “íntimos” y, los “socios”. La familia adquiere así una dimensión inédita que, quizás, induzca a la confusión entre el concepto propiamente de familia y el más amplio de red social ya que, un socio podrá ser muy amigo, pero familiar no es66.

55Asimismo, los términos de “patronazgo/clientelazgo”, de “nobleza”, incluso de “red social” están sujetos a diferentes interpretaciones en la bibliografía consultada, lo cual nos remite, nuevamente, a la necesidad de precisión o aclaración inicial de cada uno de ellos por parte de los investigadores, cuestión que, en principio, no debería resultar demasiado complicada.

3. Nuevas (y viejas) propuestas

  • 67  Lockhart1972, p. 16-45 (cit. en Cruz 1989-90, p. 195).

56Una mirada hacia las propuestas teóricas realizadas décadas atrás, permite contrastar cuáles eran las carencias de entonces y en qué medida se han ido solventando. Ante la avalancha de planteamientos y metodologías ajenas a la realidad histórica americana, James Lockhart abogaba, en 1972, por un marcado giro hacia lo empírico, lo local y lo comparativo67, cuarenta años después podemos afirmar que se han subsanado buena parte de las deficiencias, pero aun quedan flancos por cubrir.

57La utilización sistemática de fuentes documentales y datos empíricos es hoy una realidad en la mayor parte de la historiografía americanista, salvo en el caso de obras que, por sus características peculiares -obras de síntesis, manuales, etc.- requieran un mayoritario soporte bibliográfico.

58Tanto la escala regional como local han sido -y son- tendencias dominantes en el americanismo, hasta el punto de levantar en los últimos años algunos temores ante su eventual falta de perspectiva. La región ha sido considerada la unidad habitualmente más perdurable y, a la vez, más dinámica en el ámbito indiano, configurando un ámbito de análisis extraordinariamente útil en el que han confluido dos perspectivas para el caso que nos compete: por un lado se han realizado estudios regionales en los que las élites fueron consideradas un elemento clave en el desarrollo histórico y, por otro, se han elaborado trabajos que parten de las élites para analizar sus vinculaciones y ámbitos de acción a escala regional.

  • 68  González 1968, 1982 y 1989; Ginzburu 2001; Levi 1989; Revel 1989; Agirreazkuenaga - Urquijo 1993; (...)

59El interés por la escala local, dio lugar a finales de los años 60 a la microhistoria, una de las corrientes historiográficas de mayor predicamento teórico en la actualidad. Por microhistoria se entienden, por lo menos, tres formas distintas de hacer historia. En su vertiente mexicana -iniciada por Luis González y posteriormente difundida por toda América- cada historia local se convertiría en una modalidad de historia global a escala reducida. La microhistoria llegada de Italia de la mano de Ginzburg y Levi consiste fundamentalmente en “utilizar la lente de aumento para descubrir factores anteriormente no observados mediante indicios, signos y síntomas”. Finalmente, la versión francesa de microhistoria, planteada por Revel y Lepetit, aboga por desarrollar un “juego de escalas” en función del objeto de estudio, combinando lo micro y lo macro como herramientas de análisis complementarias68.

  • 69  Bertrand 1997, cap. 5. En líneas generales, buena parte de los estudios citados en relación a la f (...)

60Aplicadas estas diferentes microhistorias al caso de las élites americanas el resultado ha sido, como era previsible, sumamente variado y difícil de sistematizar. La historia local, si bien no con la amplitud de su planteamiento inicial, está representada en centenares de estudios sobre la trayectoria de las capas altas en diferentes ciudades y áreas de influencia, estudios en los que se analiza cómo aprovecharon dichas élites las condiciones de su ámbito inmediato y cómo impactaron los fenómenos procedentes del exterior en el espacio y tiempo seleccionados. Más difícil es encontrar huellas de los otros enfoques microhistóricos, la versión francesa de esta tendencia es explícitamente mencionada como modelo teórico por investigadores que desarrollan el método de “redes sociales” y muy especialmente por Michel Bertrand, uno de sus más conspicuos representantes69.

  • 70  Suárez 1993, p. 488 y--- 2001; Hoberman 1991; Ponce Leiva 1998.

61Al margen de su filiación explícita o implícita a la microhistoria, la combinación de las micro y las macro escalas está dando resultados de gran interés, especialmente a partir del estudio de las élites. Un ejemplo de cómo el mayor y mejor conocimiento de lo micro puede, no solo influir, sino cambiar sustancialmente la percepción que ofrecía hasta entonces lo macro puede ser el caso de la llamada “crisis del siglo XVII”. La difundida percepción del XVII como siglo de crisis, tanto para el caso europeo como para el americano, ha sido cuestionada y se ha reducido al análisis específico de problemas de diversa índole que afectaron, a su vez, de una manera determinada a diferentes áreas geográficas. Estudios sobre Lima, México y Quito, por ejemplo, tras analizar los patrimonios individuales o familiares de destacados vecinos, han puesto de manifiesto que el XVII fue un siglo de sostenido crecimiento económico cuando no de franca bonanza para sus élites: la diversificación de inversiones y la activación del comercio interregional serían la clave70.

  • 71 Elliott 1999, p 229.
  • 72  Cruz 1989-1990, p. 195-214; Lockhart 1994; Newell 1994; Büschges - Schröter 1999b; García Bernal 2 (...)

62Frente a la tendencia a la homogeneización simplificadora o frente a la atomización de limitados horizontes, una y otra vez se recurre a la propuesta de realizar historias comparativas como vía para reconstituir los elementos dispares y alcanzar conexiones históricas71. Por diversos motivos, sin embargo, es ésta una asignatura pendiente en la historiografía americanista, exceptuando algunos trabajos puntuales72. Si bien se ha reconocido esta deficiencia y se ha trabajado para establecer una base común desde la cual platear comparaciones, parece que aún nos encontramos lejos de disfrutar de un estudio semejante al realizado por Peter Burke en 1996 para las élites de Venecia y Ámsterdam.

  • 73  Cruz 1989-90, p 200; Colley 1987, p. 408-413.

63El problema que presentan los estudios comparativos sobre élites en América es el mismo que deben afrontar los demás esfuerzos realizados para establecer comparaciones en cualquier ámbito de la historia americana: la diversidad estructural de la América Hispana. Si de algo sirven la multitud de estudios regionales y locales que ofrece la bibliografía americanista es, precisamente, para ejemplificar esa variedad colonial, y por lo tanto, resulta complicado establecer características comunes con valor absoluto. De hecho, en todos los intentos por hacer estudios comparativos realizados hasta ahora, de cada elemento común enunciado se encuentran múltiples excepciones, de ahí que se haya hablado de “unidad en la diversidad”, lo cual resulta una elegante solución de compromiso pero no demasiado asertiva. En vista de tal dificultad, quizás lo más útil sea partir de la diversidad, de la diferencia, para analizar cómo se desarrollaron los procesos en cada región, cómo se resolvieron los problemas y afrontaron las coyunturas particulares y qué resultados obtuvieron, en la línea de los estudios sobre las élites británicas de los siglos XVIII y XIX, las cuales “se caracterizaron más por su multiplicidad que por su uniformidad”73. La visión de síntesis no implica, necesariamente, llegar a establecer características o puntos comunes, resulta igualmente útil comprender y profundizar en la idea de variedad, de heterogeneidad. Tal vez así se evite el uso de expresiones tan chocantes como “élite colonial latinoamericana” -en la cual no choca tanto el término latinoamericana para referirse al siglo XVI o XVII como la utilización del singular-.

  • 74  Céspedes del Castillo 1983, p. 286; Ponce Leiva 1998, p. 203.

64El tema de las relaciones entre peninsulares y criollos muestra claramente la variedad de coyunturas existentes, la necesidad de matizar en el tiempo y en el espacio y, en definitiva, el riesgo de hacer aseveraciones de carácter general y de larga duración o, por el contrario, de utilizar en el análisis un tiempo y un espacio demasiado cortos. Si por un lado las tensiones, rivalidades y enfrentamientos entre unos y otros son cuestiones que aparece constantemente en la historia social de la América Hispana, por otro lado la convivencia y estrechas alianzas de ambos grupos frente a determinadas situaciones parecen exigir una revisión del tema que precise cuándo y por qué surgían las desavenencias. En todo caso, lo que parece evidente es que a lo largo del XVII fue produciéndose una progresiva unión entre criollos y peninsulares radicados en Indias, tanto por vínculos familiares como por intereses económicos comunes, hasta quedar convertidos en un grupo que, con innegables tensiones internas -incluso con profundas líneas de fractura-, se presenta frente al exterior como una sola cosa. Cabría hablar, por lo tanto, de una unión entre ambos sectores pero no de una "identificación" total, ya que "el antagonismo criollo-peninsular se mantiene o se refuerza, pero nunca desaparece". Por eso, en fin, entendemos que el conflicto entre americanos y europeos existió, pero siempre enmarcado por las múltiples líneas de fractura que presenta el mundo indiano a lo largo de su historia74.

  • 75  Para una comparación entre las características de tales vínculos entre la Península y Nueva España (...)

65Menos atención aún han merecido los estudios comparativos entre las sociedades peninsulares y las americanas. En general, la Historia Moderna de España apenas ha reparado o dialogado con la americana y viceversa, por increíble que parezca. Se afirma una y otra vez que las sociedades americanas, y especialmente sus élites, tuvieron como modelos y como referentes sus contemporáneas españolas, pero las conclusiones obtenidas tras estudios empíricos no siempre corroboran tales aseveraciones, mayor movilidad social, marcado carácter plutocrático de la sociedad, mayor distancia entre norma y práctica, mayor movilidad espacial, inserción en una sociedad que no sólo se regula por criterios de sangre y herencia, sino por factores étnicos y de dominación, etc. son factores que explican la existencia de aspiraciones, sistemas de valores y pautas de comportamiento diferentes. Un ejemplo concreto podrían ser las relaciones de patronazgo: tales relaciones, claramente reguladas en la sociedad de Antiguo Régimen, macarían las pautas de los vínculos verticales aunque, al menos en el ámbito americano, es evidente la autonomía con que actúan los individuos con respecto a los grupos sociales predeterminados y a las obligaciones que, teóricamente, unían al individuo con su grupo afín. De todos modos, no se debe soslayar que dicha autonomía se vería nuevamente limitada por la adscripción individual a una determinada red social75.

66El panorama que ofrece el estudio de las élites en la América Hispana hoy en día es, en definitiva, notablemente activo -sin presentar indicios de crisis-, extremadamente variado desde el punto de vista teórico y metodológico, aunque no siempre novedoso e innovador. Quizás sus dos valores más apreciados actualmente sean, las posibilidades que ofrece para alcanzar una visión más dinámica y fluida de la sociedad colonial, por un lado, y establecer -pero sobre todo explicar- continuidades que, con otros nombres, perduran aún en los hábitos y las prácticas políticas.

Haut de page

Bibliographie

Alberro, Solange, El águila y la cruz, Orígenes religiosos de la conciencia criolla, México, 1999.

Albi Rodríguez, Reyes, “La temprana plutocracia minera en Zacatecas: el origen de una élite (1550-1560)”, en Navarro García 2005, p. 101-114.

Álvarez Romero, Arturo, “El Consulado en el proceso de la independencia de Cartagena de Indias”, Anuario de Estudios Americanos, LIII, 2, Sevilla, 1996, p. 97-121.

Aguirre Beltrán, Gonzalo, Cuatro nobles titulados en contienda por la tierra, México, 1995.

Aguirre Salvador, Rodolfo (coord.): Carrera, linaje y patronazgo, Clérigos y juristas en Nueva España, Chile y Perú (siglos XVI-XVIII), México, 2004.

Agirreazkuenaga, J, - Urquijo, M, (eds), Storia locale e microstoria: due visione in confronto, Bilbao, 1993.

Amores Carredano, Juan, “El joven Arango y Parreño: origen del proyecto político-económico de la sacarocracia habanera (1786-1794)”, Temas Americanistas, nº 12, Sevilla, 1995, p. 12-7.

---, “La élite cubana y el reformismo borbónico”, en Latasa (coord.), Reformismo y sociedad en la América Borbónica, Pamplona, 2003, p. 133-154.

Areces, Nidia (comp. ), Poder y sociedad, Santa Fe la Vieja, 1573-1660, Rosario, 1999.

---, “Encomiendas y vecinos: estrategias y transgresiones”, en --- 1999, p. 61-88.

Areces, Nidia - Tarragó, Griselda, “La élite santafesina y los inmigrantes portugueses”, en Areces (comp. ) 1999, p. 161-182.

Armillas Vicente, José Antonio, “El ojo eclesiástico: percepción de los problemas sociales de la Luisiana española por sus prelados”, en Navarro García 2005, p. 253-276.

Ayala, Mª, “Universidad, crédito y élite en Guadalajara, 1792-1825”, en Actas del III Congreso de Historia Regional Comparada, Ciudad Juárez, 1992, p. 91-103.

---, “La elite comercial de Guadalajara, 1795-1820”, en Castañeda (coord.), Círculos de poder en la Nueva España, México, CIESAS-Porrúa editores, 1998, p. 183-204.

Azcuy Ameghino, Eduardo, El latifundio y la gran propiedad colonial rioplatense, Buenos Aires, 1996.

Balmori, Diana, “Introducción”, en Balmori - Voss - Wortman 1990, p. 9-24.

Balmori, D – Voss, S,T – Wortman, M, Las alianzas de familias y la formación del país en América Latina, (1984), México, 1990.

Barnes, John, “Class and Committes in a Norwegian Island Parish", Human Relations, T,VII, New York, 1954, p. 39-58.

Barragán, Rossana, “Españoles patricios y españoles europeos: conflictos intra-élites e identidades en la ciudad de La Paz en vísperas de la Independencia, 1770-1809", en Walker (coord.), 1996, p. 113-171.

Barriera, Darío – Tarragó, Griselda (comp.), Espacios de familia, ¿Tejido de lealtades o campos de confrontación? España y América, siglos XVI-XX, T.II, México, Jitanjáfora Morelia Editorial, 2003.

Bertrand, Michel, Grandeur et Misère de l´office, Les officiers de finances de Nouvelle-Espagne, 17éme-18éme siècles, París, 1997.

---, “Las redes de sociabilidad en la Nueva España: fundamentos de un modelo familiar en México (siglos XVII-XVIII)", en Baudot (coord.), Poder y desviaciones: génesis de una sociedad mestiza en Mesoamérica, Madrid, 1998, p. 103-133.

---, “Elites, parentesco y relaciones sociales en Nueva España”, Tiempos de América, nº 3:4, Castellón, 1999, p. 57-66.

---, “Los modos relacionales de las élites hispanoamericanas coloniales: enfoques y posturas”, Boletín del IEHS, nº 15, Tandil, 2000, p. 61-80.

--- (coord.), Configuraciones y redes de poder, Un análisis de las relaciones sociales en América Latina, Caracas, 2002.

---, “¿Grupo, clase o red social? Herramientas y debates en torno a la reconstrucción de los modelos de sociabilidad en las sociedades del Antiguo Régimen”, en Casaus Arzú – Pérez Ledesma (eds), Redes intelectuales y formación de naciones en España y América Latina (1890-1940), Madrid, 2005, p. 47-64.

Bertrand, Michel - Dalla Corte, Gabriela, “Presentación de los trabajos sobre la familia: parentesco, redes familiares y sociabilidad en el mundo hispano- americano en los siglos XVIII y XIX”, Anuario de Estudios Bolivarianos, nº 7/8, Caracas, 1998/99, p. 89-96.

Bentancur, Arturo, La primera burocracia montevideana, 1724-1814, Montevideo, 1992.

Bernabeu, Salvador, “El universo americanista, Un balance obligado para acabar el siglo”, Revista de Indias, vol, LX:219, Madrid, 2000, p. 271-306.

Benassy - Berling, Marie-Cécilie, ”Sor Juana Inés de la Cruz, une expression des elites culturelles mexicaines du XVIIe siècle”, Caravelle, nº67, Toulouse, 1996, p. 23-36.

Boissevain, Jeremy, Friends of Friends: networks, manipulators and coalitions, Oxford, 1974.

Booker, Jackie, Veracruz Merchants, 1770-1829, A Mercantile Élite in Late Bourbon and Early Independent Mexico, Boulder-San Francisco-Oxford, 1993.

Bott, Elisabeth, Familia y red social, [1957] Madrid, 1990.

Brading, David, “Government and Élite in Late Colonial México”, Hispanic American Historical Review, nº 53, Durham, 1973, p. 389-414.

Brown, R, Juan Fermín de Aycinema, Central American Colonial Entrepreneur, 1729-1796, Norman-London, 1997.

Burke, Peter, Venencia y Ámsterdam, Estudio sobre las élites del siglo XVII, [1974] Barcelona, 1994.

Burkholder, Marc, “Titled Nobles, Élites and Independence: some Comments”, Latin American Research Review, nº 13: 2, Austin, 1978, p. 290-295.

Burkholder, Mark – Chandler, Dewitt, From Impotence to Authority: The Spanish Crown and the American Audiencias, 1687-1808, Columbus, 1977.

Büschges, Christian, “Nobleza y estructura estamental entre concepto y realidad social, El caso de la ciudad de Quito y su región (1765-1810)”, Jarhbuch für Geschichte Lateinamerikas, nº 33, Colonia, 1996, p. 165-186.

---, “Las leyes del honor, Honor y estratificación social en el distrito de la Audiencia de Quito (siglo XVIII)”, Revista de Indias, vol, LVII, 209, Madrid, 1997A, p. 55-83.

---, “La nobleza de Quito a finales del período colonial (1765-1810): bases jurídicas y mentalidad social”, Procesos, nº 10, Quito, 1997B, p. 43-61.

--- (1996) Familia, honor y poder, La nobleza de la ciudad de Quito en la época colonial tardía (1765-1822), Quito, 2007.

Büschges, Christian – Langue, Frédérique (Coords), Excluir para ser, Procesos identitarios y fronteras sociales en la América Hispánica (XVII-XVIII), Frankfurt-Madrid, 2005A.

---, “¿Las élites de la América española, del éxito historiográfico al callejón interpretativo? Reconsideraciones” (B), en Büschges – Langue 2005A, p. 9-22.

Büschges, Christian – Schröter, Bernd (eds), Beneméritos, aristócratas y empresarios, Identidades y estructuras sociales de las capas altas urbanas en América Hispánica, Frankfurt-Madrid 1999.

---, “Las capas altas urbanas en la América hispánica colonial, Reflexiones sobre un tema y una conferencia”, en Büschges-Schröter 1999, p. 296-315.

Bustamante, Jesús – Quijada, Mónica, “Introducción”, en Quijada – Bustamante, 2002, p. 13-32.

Cahil, David – Tovías, Blanca (eds,), Élites indígenas en los Andes, Nobles, caciques y cabildantes bajo el yugo colonial, Quito, 2003.

Calvo, Thomas, “Círculos de poder en la Guadalajara del siglo XVI, en --- La Nueva Galicia en los siglos XVI y XVII, México 1989, p. 135-158.

---, Guadalajara y su región en el siglo XVII: población y economía, México, 1992A.

---, Poder, religión y sociedad en la Guadalajara del siglo XVII, México, 1992B.

Cañeque, Alejandro, “Cultura viceregia y estado colonial, Una aproximación crítica al estudio de la Historia Política de la Nueva España”, Historia Mexicana, 51:1, México, 2001, p. 5-57.

Carasa Soto, Pedro (ed), Élites, Prosopografía contemporánea, Valladolid, 1994.

Cardozo Galué, Germán – Urdaneta de Cardozo, Arlene, “La élite de Maracaibo en la construcción de una identidad regional (siglos XVIII-XIX)”, en Büschges-Schröter, 1999, p. 157-183.

Casasola Vargas, Silvia, “La élite urbana de Santiago de Guatemala, 1632-1775: un estudio de redes”, Revista de Historia, nº 38, Costa Rica, 1998.

Casaús Arzú, Marta, Guatemala: Linaje y Racismo, Costa Rica, 1992.

Casey, James, Early Modern Spain: A Social History, Nueva York, 1999.

Castañeda, Carmen, “Élite e independencia en Guadalajara”, en Rojas, El poder y el dinero, Grupos regionales mexicanos en el siglo XIX, México, 1994, p. 71-92.

---, “Historiografía de las élites en la Nueva España”, en Navarro García 2005, p. 17-29.

Castellanos, Juan Luis – Dedieu, Jean-Pierre, Réseaux, familles et pouvoirs dans le monde ibérique a la fin de l´Ancien Régime, París, 1998.

Castillo Palma, Norma, “Los estatutos de pureza de sangre como medio de acceso a las élites: el caso de la región de Puebla”, en Castañeda (coord.), Círculos de poder en la Nueva España, México, 1998.

Caula, Elsa, “Parentesco, amistad y paisanaje de los emigrantes vascos en el Río de la Plata”, Revista de Cultura e Investigación vasca Sancho El Sabio, año 10, 2ª etapa, nº 12, Vitoria-Gasteiz, 2000.

Cavieres, Eduardo, La Serena en el siglo XVIII: las dimensiones del poder local en una sociedad regional, Valparaíso, 1993.

Céspedes del Castillo, Guillermo, La América Hispana, (1492– 1898), Madrid, 1983.

Chocano Mena, Magdalena, “Linaje y mayorazgo en Perú colonial”, Revista del Archivo General de la Nación, nº 12, Lima, 1995.

Cobarrubias, Sebastián de, Tesoro de la lengua castellana o española, [1611] Madrid, 1977.

Colley, Linda, “The Multiple Élites of Eighteenth Century Britain: A Review Article”, Comparative Studies in Society and History, nº 28, Londres, 1987.

Contreras, Carlos, Los mineros y el rey, Los Andes del norte: Hualgayoc (1770-1825), Lima, 1995.

Couturier, Edith, “Una viuda aristocrática en la Nueva España del siglo XVIII: la Condesa de Miravalle”, Historia Mexicana, XLI, 3, México, 1992.

Cramausel, Chantal, “Una oligarquía de la frontera norte novohispana, Parral en el siglo XVII”, en Büschges-Schröter , 1999, p. 85-102.

Cruz, Jesús, “Las élites iberoamericanas a finales del siglo XVIII: sobre modelos y procesos comparados”, Cuadernos de Historia Moderna, nº 10, Madrid, 1989-90, p. 195-214.

Dávila, Dora (coord.), Historia, género y familia en Iberoamérica (siglos XVI al XX), Caracas, 2004.

Decoster, Jean-Jacques (ed), Incas e indios cristianos, Élites indígenas e identidades cristianas en los Andes coloniales, Cuzco, 2002.

Dedieu, Jean Pierre, “Familia y alianza, La alta administración española del siglo XVIII”, en Castellano (ed), Sociedad, administración y poder en la España del Antiguo Régimen, Granada, 1996, p. 47-76.

---, “Procesos y redes, La historia de las instituciones administrativas en la época moderna”, en Castellanos – Dedieu – López Cordón, La pluma, la mitra y la espada, Madrid-Barcelona, 2000, p. 13-30.

Dedieu, Jean-Pierre – Moutoukias, Zacarías, “Introduction, Approche de la théorie des reseaux sociaux”, en Castellanos – Dedieu, 1998[A] p.7-30,

--- , “L´historien de l´administration et la notion de réseaux”, en Castellanos – Dedieu, 1998[B] p. 247-263.

Dehouve, Danièle, “Les élites indiennes du Mexique central face á la Conquête espagnole”, Caravelle, nº 67, Toulouse, 1996, p. 9-22.

Domínguez Ortiz, Antonio, Las clases privilegiadas en la España del Antiguo Régimen, Madrid, 1973.

Elliott, John, “La historia comparativa”, Relaciones, nº 77, Michoacán, 1999.

Fernández, Rodolfo, Latifundios y grupos dominantes en la historia de la provincia de Ávalos, México, 1994.

Fernández Hernández, Bernabé, “Corregidor, cabildo y comerciantes en Oaxaca hacia 1780”, en Navarro García, 2005, p. 133-154.

Ferreiro, Juan, “Tierras, encomiendas y élites, El caso de Jujuy en el siglo XVII”, Anuario de Estudios Americanos, LII:1, Sevilla, 1995.

---, “Élite urbana en la temprana colonia: la configuración social de Jujuy a principios del siglo XVII”, Jarhbuch für Geschichte Lateinamerikas, nº 33, Colonia, 1996, p. 63-98.

---, “Aliados y herederos, Algunas consideraciones sobre la casa, la filiación y la herencia en el Jujuy del siglo XVII”, Andes, nº 8, Salta, 1997, p. 77-100.

---, “Todo queda en familia, Política y parentesco entre las familias notables de Jujuy del siglo XVII”, en Büschges-Schröter, 1999, p. 251-274.

Flores, Ramiro, “El destino manifiesto de un mercader limeño a fines del siglo XVIII: de comerciante a consignatario, La vida y negocios de don Isidro Abarca, conde de San Isidro”, en Mazzeo de Vivó, 1999, p. 89-131.

Flusche, Delia M,, “Doña Isabel Osorio de Cáceres: Chilean Matriarch”, Colonial Latin American Historical Review, 3:1, Alburquerque, 1994, p. 39-71.

Frutta, Emiliano, “Limpieza de sangre y nobleza en el México colonial: la formación de un saber nobiliario (1571-1700)”, Jarhbuch für Geschichte Lateinamerikas, nº 39, Colonia, 2002, p. 217-237.

García Bernal, Manuela Cristina, “Las élites capitulares indianas y sus mecanismos de poder en el siglo XVII”, Anuario de Estudios Americanos, LVII:1, Sevilla, 2000, p. 89-110.

Garret, David, Shadows of Empire: The Indian Nobility of Bourbon Cusco, Cambridge, 2005.

Gauderman, Kimberly, Women’s Lives in colonial Quito, Gender Law and Economy in Spanish America, Austin, 2003.

Gelman, Jorge, De mercachifle a gran comerciante, Los caminos del ascenso en el Río de la Plata colonial, La Rábida, 1996.

---, “La lucha por el control del Estado: administración y élites coloniales en Hispanoamérica”, en Tandeter – Hidalgo, Historia General de América Latina, vol, IV, Procesos americanos hacia la redefinición colonial, Paris, 2000, p. 251-264.

Ghirardi de Hillar, María, “Matrimonio y familia de españoles en la Córdoba del siglo XVIII”, Cuadernos de Historia, Serie Población, nº 1, Córdoba, 1994.

Gil Pujol, Xavier, “Notas sobre el estudio del poder como nueva valoración de la historia política”, Pedralbes, nº 3, Barcelona, 1983, p. 61-88.

Ginzburu, Carlo, El queso y los gusanos, [1976] Barcelona, 2001.

Gledhill, John, El poder y sus disfraces, Barcelona, 2000

Gómez, Tomás, “La república de los cuñados: parentesco, familia y poder en la sociedad colonial, Santa Fé, siglo XVIII”, Politeia, nº 12, 1993.

Gonzalbo Aizpuru, Pilar (coord.), Familias Novohispanas, Siglos XVI al XIX, México, 1991.

---, Género, familia y mentalidades en América Latina, San Juan de Puerto Rico, 1997.

González, Luis, Pueblo en vilo, México, 1968.

---, Nueva invitación a la microhistoria, México, 1982.

---, Todo es Historia, México, 1989.

González Muñoz, Victoria, Cabildos y grupos de poder en Yucatán (siglo XVII), Sevilla, 1994.

Guerra, François-Xavier, “Pour une nouvelle histoire politique: Acteurs sociaux et acteurs politiques”, en Structures et cultures des sociétés ibéro-américaines, Au-delà du modèle socio-économique, París, 1990, p. 245-260.

---, “El renacer de la historia política: razones y propuestas”, en Andrés-Gallego (coord.), New History, Nouvelle Histoire, Hacia una Nueva Historia, Madrid, 1993A, p. 221-245.

---, Modernidad e independencia, Ensayos sobre las revoluciones hispánicas, México, 1993B.

---, “El análisis de los grupos sociales: balance historiográfico y debate crítico”, Boletínde IHES, nº 15, Tandil, 2000, p. 117-131.

Gunnarsdóttir, Ellen, “The Convent of Santa Clara, the Elite and Social Change in Eighteenth Century Querétaro”, Journal of Latin American Studies, 33, 2, Cambridge, 2001, p. 257-290.

Gutiérrez Escudero, Antonio, “Élites y poder económico en Santo Domingo (siglo XVIII), Notas para su estudio”, en Navarro García 2005, p. 241-252.

Gutiérrez Ramos, Jairo, El mayorazgo de Bogotá y el marquesado de San Jorge, Riqueza, linaje, poder y honor en Santa Fé, 1538-1824, Bogotá, 1998.

Hampe Martínez, Teodoro – Honores, Renzo, “Los abogados de Lima colonial (1550-1650): formación, vinculaciones y carrera profesional”, en Aguirre Salvador 2004, p. 151-176.

Hausberger, Bernd, “La guerra de los vicuñas contra los vascongados en Potosí y la etnización de los vascos a principios de la Edad Moderna”, en Büschges-Langue, 2005, pags, 23-85.

Hernández García, Elizabeth, “Estrategia de supervivencia de una élite regional: las familias piuranas (1750-1824)”, en Navarro García, 2005, p. 435-450.

Herzog, Tamar, “Ritos de control, prácticas de negociación, Pesquisas, visitas y residencias en las relaciones entre Quito y Madrid (1650-1750)”, en Andrés-Gallego (coord.), Nuevas aportaciones a la Historia Jurídica de Iberoamérica, Madrid, 2000 [edición digital].

Hoberman, Louisa, Mexico's merchant elite, 1590-1660: silver, state, and society, Durham y Londres 1991.

Hobsbawm, Eric, “De la historia social a la historia de la sociedad”, Historia Social, nº 10, Valencia, 1991, p. 5-26.

Hurtado, Consuelo, “Cofradía del Rosario: espacio aglutinador de la élite quiteña en el siglo XVIII”, Memoria, nº 4, Quito, 1994, p. 163-186.

Imízcoz, José María, “Actores sociales y redes de relaciones en las sociedades del Antiguo Régimen, Propuestas de análisis en historia social y política”, en Barros (ed), Historia a Debate, T.II, Retorno del sujeto, Santiago de Compostela, 1995, p. 341-354.

---, “Comunidad, red social y élites, Un análisis de la vertebración social en el Antiguo Régimen”, en --- (dir), Élites, poder y red social: las élites del País Vasco y Navarra en la Edad Moderna, Bilbao, 1996, p.13-50.

--- (dir,), Casa, Familia y Sociedad (País Vasco, España y América, siglos XV-XIX), Bilbao, 2004.

Imízcoz, José María – Guerrero, Rafael, “A escala de Imperio, Familias, carreras y empresas de las élites vasco-navarras en la Monarquía borbónica”, en Bertrand (coord..), 2002, p. 41-66.

Kicza, John, “Formación, identidad y estabilidad dentro de la élite colonial mexicana en los siglos XVI y XVII”, en Büschges-Schröter, 1999, p. 17-34.

Kramer, Wendy, Encomienda politics in early colonial Guatemala, 1524-1544: dividing the spoils, Boulder, 1994.

Krüger, Hildegard, El Cabildo de Asunción, estructura y función del cabildo colonial, Colonia, 1996.

Lamar, Marti, “Choosing Partible Inheritance: Chilean Merchant Families, 1795-1825”, Journal of Social History, vol, 28:1, 1994, p. 125-145.

Langue, Frédérique, “Mineros y poder en Nueva España, El caso de Zacatecas en vísperas de la independencia”, Revista de Indias, vol, LI, 192, Madrid, 1991, p. 327-341.

--- , Mines, terres et société à Zacatecas (Mexique) de la fin du XVIIIe siècle a l´Indépendance, París, 1992A.

---, “Antagonismos y solidaridades en un Cabildo colonial: Caracas, 1750-1810”, Anuario de Estudios Americanos, XLIX, Sevilla, 1992B, p. 371-393.

---, “Las élites en América española, actitudes y mentalidades”, Boletín Americanista, 42:3, Barcelona, 1993, p. 123-139.

---, “Desterrar el vicio y serenar las conciencias: mendicidad y pobreza en la Caracas del siglo XVIII”, Revista de Indias, vol, LIV, 201, Madrid, 1994, p. 355-383.

---, “De la munificence à l´ostentation, La noblesse de Mexico et la culture de l´apparence (XVIIe-XVIIIe siècles)”, Caravelle, nº 64, Toulouse, 1995A, p. 49-75.

---, “El círculo de las alianzas: estructuras familiares y estrategias económicas de la élite Mantuana, siglo XVIII”, Boletín de la Academia de la Historia, nº309, Caracas, 1995B, p. 97-121.

--- , “La pardocratie ou l’itinéraire d’une « classe dangereuse » dans le Venezuela des XVIIIe et XIXe siècles », Caravelle, nº 67, 1997, p. 57-72.

--- “Las élites en América colonial (siglos XVI-XIX), Recopilación bibliográfica”, Anuario de Estudios Americanos, LIV:1, Sevilla, 1997, p. 199-228.

---, “Prácticas en espejo: estructura, estrategias y representaciones de la nobleza en la Nueva España”, en Baudot, 1998, p. 135-169.

---, “El honor es una pasión honrosa, Vivencias femeninas e imaginario criollo en Venezuela colonial”, Anuario de Estudios Bolivarianos, nº7-8 Caracas, 1998-99.

---, “¿Estrategas o patriarcas? La aristocracia empresarial zacatecana a fines del siglo XVIII -principios del siglo XIX”, en Büschges-Schröter 1999A p. 275-296.

---, Los señores de Zacatecas, Una aristocracia minera en el siglo XVIII novohispano, México, 1999B.

---, Aristócratas, honor y subversión en la Venezuela del siglo XVIII, Serie Fuentes para la Historia Colonial de Venezuela, vol, 252, Caracas, 2000.

Latasa, Pilar, “Comerciantes, burócratas y aristócratas en la Lima borbónica, revisión historiográfica”, en — (ed), Reformismo y sociedad en la América borbónica, Pamplona, 2003, p. 227-252.

---, “La corte virreinal peruana: perspectivas de análisis (siglos XVI y XVII)”, en Barrios (coord.), El gobierno de un mundo, Virreinatos y Audiencias en la América Hispánica, Madrid, 2004, p. 1001-1033.

---, “Transformaciones de una élite: el nuevo modelo de `nobleza de letras´ en el Perú (1590-1621)”, en Navarro García, 2005, p. 413-433.

Lavalle, Bernard, Le marquis et le marchand: les luttes de pouvoir au Cuzco (1700-1730), París, 1987.

Lepetit, Bernard (dir), Les formes de l´expérience: une autre histoire sociale, París, 1995,

---, “De l´échelle en histoire”, en Revel, 1996.

Levi, Giovanni, Le Pouvoir au village, Histoire d´un exorciste dans le Piémont du XVIIe siecle, París 1989.

---, La herencia inmaterial, (1985) Madrid, 1990.

Lockhart, James, “The Social History of Colonial Spanish America, Evolution and Potential”, Latin American Research Review, nº 7, Austin, 1972, p. 6-45.

---, “The merchants of early Spanish America: continuity and change”, Ibero-Amerikanisches Archiv, 20:3/4, Berlín, 1994, p. 223-245.

López Beltrán, Clara, “La buena vecindad: las mujeres de élite en la sociedad colonial del siglo XVII”, Colonial Latin American Historical Review, nº 2, Alburquerque, 1996, p. 221-236.

---, Alianzas Familiares, Élite, género y negocios en La Paz, S, XVII, Lima 1998.

López Cantos, Ángel, Juegos, fiestas y diversiones en la América española, Madrid, 1992,

---, Los puertorriqueños: mentalidad y actitudes (Siglo XVIII), San Juan, 2000.

Lorandi, Ana, “Poder y ética pública: el siglo XVIII en el Tucumán colonial”, en VARÓN – GABAI (eds): El Hombre y los Andes: homenaje a Franklin Paese,T, II, Lima, 2001, p. 987-1000.

Lutz, Christopher, Santiago de Guatemala, 1541-1773, City, Caste and the Colonial Experience, Norman-London, 1994.

Lynch, John, “The Institutional Framework of Colonial Spanish America”, Journal of Latin American Studies, nº 24, Cambridge, 1992, p. 69-81.

Maravall, José Antonio, Poder, honor y élites en el siglo XVII, Madrid, 1979.

Martínez Millán, José (coord.), Instituciones y élites de poder en la monarquía hispana durante el siglo XVI, Madrid, 1992.

---, “Introducción: la investigación sobre las élites del poder”, en --- (ed), 1992, p. 11-24.

---, “Las investigaciones sobre patronazgo y clientelismo en la administración de la Monarquía Hispana durante la Edad Moderna”, Studia historica, Historia Moderna, 15, Salamanca, 1996, p. 83-106.

Martínez Ortega, Ana, Estructura y configuración socioeconómica de los cabildos de Yucatán en el siglo XVIII, Sevilla, 1993.

Martínez Shaw, Carlos, “Historia Moderna”, en VVAA, Tendencias historiográficas actuales, Madrid, 2003.

Mata de López, Sara, “Los comerciantes de Salta a fines del siglo XVIII”, Anuario Escuela de Historia, nº 16, Rosario, 1994.

Mazzeo de Vivó, Cristina (dir), Los comerciantes limeños a finales del siglo XVIII, capacidad y cohesión de una élite 1750-1825, Lima, 1999.

--- (ed), Los comerciantes peruanos a fines del siglo XVIII, capacidad económica y cohesión social de una élite 1760-1820, Lima, 2000.

Meissner, Jochen, De la representación del reino a la Independencia: la lucha constitucional de la élite capitalina de México entre 1761 y 1821, México, 1996.

Mitchell, James, Social Network in Urban Situations, Manchester, 1969.

Mintchon, Martín, The People of Quito, 1690-1810, Change un Unrest in the Urderclass, Oxford, 1994.

Molas Ribalta, Pere, “Comercio y nobleza en la España moderna, Una revisión historiográfica”, en Enciso (ed), La burguesía española en la Edad Moderna, vol, I, Valladolid, 1996, p. 377-400.

Molina Martínez, Miguel, “El cabildo de Cumaná a mediados del siglo XVIII”, en Navarro García, 2005, p. 355-362, p. 355-362.

Morelli, Federica, “Las reformas en Quito, La redistribución del poder y la consolidación de la jurisdicción municipal (1765-1809)”, en Jarhbuch für Geschichte Lateinamerikas, nº 34, p. 183-207.

Moreno Cebrián, Alfredo – Sala I Vila, Núria, El "premio" de ser virrey, Los intereses públicos y privados del gobierno virreinal en el Perú de Felipe V, Madrid, 2004.

Mörner, Magnus, “Estratificación social hispanoamericana durante el período colonial”, Research Paper Series, nº 28, Estocolmo 1980, p. 115-128.

---, “Economic Factors and Stratification in Colonial Spanish America with Special Regard to Élites”, Hispanic American Historical Review, 63:2, Durham, 1983, p. 335-369.

Moscoso, Francisco, “Encomendero y Esclavista: Francisco Manuel de Lando”, Anuario de Estudios Americanos, XLIX, Sevilla, 1992, p. 119-142.

Moutoukias, Zacarías, “Réseaux personnels et autorité coloniale: les négociants de Buenos Aires au XVIIIe siècle”, Annales, vol, 47:4/5, París, 1992.

---, “Negocios y redes sociales: modelo interpretativo a partir de un caso rioplatense (siglo XVIII)”, Caravelle nº 67, Toulouse, 1996, p. 37-55.

---, “La notion de réseau en histoire sociale: un instrument d´analyse de l´action collective”, en Castellanos – Dedieu 1998, p. 231-246.

---, “Networks, Coalitions and Unstable Relationships: Buenos Aires on the Eve of Independence”, en Roniger-Herzog (eds), The Collective and the Public in Latin America: Cultural Identities and Political Order, Sussex, 2002(A).

---, “Lazos débiles / lazos fuertes y la organización espacial de los negocios en Hispanoamérica colonial (segunda mitad del siglo XVIII)”, en Bertrand (coord.) 2002(B).

---, “Las formas complejas de la acción política: justicia corporativa, faccionalismo y redes sociales (Buenos Aires, 1750-1760)”, Jarhbuch für Geschichte Lateinamerikas, nº 39, Colonia, 2002C, p. 69-103.

Moutoukias, Zacarías – Dedieu, Jean-Pierre (Véase Dedieu, Jean-Pierre – Moutoukias, Zacarías), 1998.

Nadel, Sigfried F., The Theory of Social Structure, Londres, 1957.

Najarro, Margareth, “Descanso eterno y salvación: la descomposición del patrimonio familiar y la Iglesia (Cuzco, siglos XVII-XVIII)”, Andina, nº 38, 2004, p. 121-138.

Navarro García, Jesús, “Grupos de poder y tensiones sociales en Puerto Rico durante la crisis del Imperio (1815-1837): Un intento de síntesis”, Anuario de Estudios Americanos, L:1, Sevilla, 1993, p. 133-161.

Navarro García, Luis (coord.), Élites urbanas en Hispanoamérica (De la conquista a la independencia), Sevilla, 2005.

Newell, Margaret, “Comerciantes y mineros: economía, cultura en el siglo XVII en Massachussets y Potosí”, Anuario de Estudios Americanos, LIV:201, Sevilla, 1994, p. 299-313.

Nutini, Hugo, The Wages of Conquest, The Mexican Aristocracy in the Context of Western Aristocracies, Michigan, 1995.

Ortiz de la Tabla Ducasse, Javier, Los encomenderos de Quito, 1534-1660, Origen y evolución de una élite colonial, Sevilla, 1993.

Ozanam, Didier, Répertoire biographique des intendants espagnols du XVIIIe siècle, Madrid, 1992.

Paz, Gustavo, “Familia, linaje y red de parientes: la élite de Jujuy en el siglo XVIII”, Andes, nº 8, Salta, 1997, p. 145-174.

Pazos Pazos, Mª Luisa Julia, El ayuntamiento de la ciudad de México en el siglo XVII, Continuidad institucional y cambio social, Sevilla, 1999

---, “Los cabildantes de la ciudad de México, La recuperación de un grupo social en decadencia, 1692-1702”, en Navarro García, 2005, p. 155-162.

Peire, Jaime, “La manipulación de los capítulos provinciales, las élites y el imaginario socio-político colonial”, Anuario de Estudios Americanos, L:I, Sevilla, 1993, p. 13-42,

Pérez Herrero, Pedro, La América Colonial (1492-1763), Política y Sociedad, Madrid, 2002.

Picó, Fernando, Al filo del poder, Subalternos y dominantes en Puerto Rico, 1739-1910, San Juan, 1993.

Picón-Parra, Roberto, Fundadores, primeros moradores y familias coloniales de Mérida, 1558-1810, vol, 3, Caracas, 1993.

Poloni Simard, Jacques, “Los cabildos de indios en el Cabildo en el corregimiento de Cuenca: de su control por los caciques a la afirmación de su autonomía”, Actas del XI Congreso Internacional de AHILA, Liverpool, 1998, p. 374-384.

---, La mosaïque indienne: mobilité, stratification sociale et métissage dans le corregimiento de Cuenca (Équateur) du XVIe au XVIIIe siècle, Paris, 2000.

Ponce Leiva, Pilar, “El poder del discurso o el discurso del poder: el criollismo quiteño en el siglo XVII”, Procesos, nº 10, Quito, 1997, p.3-20.

--- “El poder informal, Mujeres de Quito en el siglo XVII”, Revista Complutense de Historia de América, nº 23, Madrid 1997B, p. 97-111.

---, Certezas ante la incertidumbre, Élite y Cabildo de Quito en el siglo XVII, Quito, 1998.

---, “Sociedad y Cultura en la Audiencia de Quito, siglos XVII y XVIII”, en Kennedy (coord.), Arte de la Real Audiencia de Quito, siglos XVII-XIX, Guipúzcoa, 2002, p.23-40.

 ---, “Versatilidad social y poderes múltiples en la América colonial”, Nuevo Mundo– Mundos Nuevos, nº7, París 2007.

Ponce Leiva, Pilar – Amadori, Arrigo, “Élites en la América Hispana: balance bibliográfico (1992-2005)”, Nuevo Mundo– Mundos Nuevos, nº6, París 2006.

---, “Redes sociales y ejercicio del poder en la América Hispana: consideraciones teóricas y propuestas de análisis”, Revista Complutense de Historia de América, nº 34, Madrid, 2008 (en prensa).

Potthast, Barbara, “Los mancebos de la tierra: la élite mestiza de Asunción durante la época colonial”, en Büschges-Schröter, 1999, p. 235-251.

Menéndez, Susana -Potthast, Bárbara (coord.), “Mujer y familia en América Latina, siglos XVIII-XX”, Cuadernos de Historia Latinoamericana, nº 4, Málaga, AHILA-Algazara, 1996.

Presta, Ana María, Encomienda, familia y negocios en Charcas colonial, Los encomenderos de La Plata, 1550-1600, Lima, 2000A.

---, “Portraits of Four Women: Traditional Female Roles and Transgressions in Colonial Elite Families in Charcas, 1550-1600”, Colonial Latin American Historical Review, 9, 2, Alburquerque, 2000B, p. 237-262.

Puente Brunke, José de la, Encomienda y encomenderos en el Perú, Estudio social y político de una institución colonial, Sevilla, 1992.

---, “Grupos sociales y biografía colectiva en la historia del virreinato del Perú: una aproximación”, Memoria y Civilización, nº 5, Pamplona, 2002, p. 119-151.

Pujadas Muñoz, Juan José, Método biográfico, El uso de las historia de vida en Ciencias Sociales, Madrid, 1992.

Quijada, Mónica – Bustamante, Jesús (eds), Élites intelectuales y modelos colectivos, Mundo ibérico siglo XVI-XX, Madrid, 2002.

Quintero, Inés, “Fundamentos y contradicciones del estamento nobiliario en Indias (La nobleza criolla en la Provincia de Caracas)”, Boletín de la Academia de la Historia, LXXXII, 326, Caracas, 1999, p. 50-69.

Ramírez, Susan, Patriarcas provinciales: la tenencia de la tierra y la economía del poder en el Perú colonial, Madrid, 1991.

Ramos, Demetrio, “Nobleza americana del XVII y órdenes militares”, en Menéndez Pidal, Historia de España, vol. XXVII, La formación de las sociedades Iberoamericanas, Madrid, 1999.

Ramos Gómez, Luis, “La elección de alcaldes en Quito en 1739: manipulaciones del poder para nombrar y mantener a sus candidatos”, en Navarro García, 2005, p. 379-398.

Retamal Favereau, Julio – Celis Atria, Carlos – Muñoz Correa, Juan, Familias fundadoras de Chile, 1540-1600, Santiago, 1992.

---, Familias fundadoras de Chile, 1656-1700, El conjunto final, Santiago, 2003.

Revel, Jacques, “L´Histoire au ras du sol”, introducción à Levi 1989.

--- (Ed), Jeux d´échelles, la microanalyse à l´expérience, París, 1996.

Rizo Patrón Boylan, Paul, Linaje, Dote y Poder, La nobleza de Lima de 1700 a 1850, Lima, 2001.

Rodas, Isabel, “Relaciones de los grupos de poder en el Cabildo de Patzicía, 1564-1811”, Estudios, nº 3, Guatemala, 1993, p. 59-72.

---, Mujeres: mediadoras en la circulación de los bienes y posiciones sociales durante el período colonial, Guatemala, 1996.

Rodrigo Bravo, Fernando, “Las élites militares en Venezuela, 1760-1810”, Estudios de Historia Social y Económica de América, nº 12, Alcalá de Henares, 1995, p. 505-585.

Rodríguez Jiménez, Pablo, Cabildo y vida urbana en el Medellín colonial, 1675-1730, Medellín, 1992.

Rojas, Reinaldo, “Élites y propiedad territorial en Barquisimeto, provincia de Venezuela, siglo XVIII”, Estudios de Historia Social y Económica de América, nº 12, Alcalá de Henares, 1995, p. 441-458.

Romero Tallafigo, Manuel, “Fórmulas epistolares de cortesía y mentalidad de las élites urbanas”, en Navarro García 2005, p. 521-541.

Rose, Sonia, “Hacia un estudio de las élites letradas en el Perú virreinal: el caso de la Academia Antártica”, en Quijada – Bustamante (eds,), 2002, p.119-130.

Rubial García, Antonio, “Un mercader de plata andaluz en Nueva España, Diego del Castillo (161?-1683)”, Anuario de Estudios Americanos, XLIX, Sevilla, 1992, p. 143-170.

Ruigómez Gómez, Carmen – Ramos Gómez, Luis, “La resistencia del Cabildo de Quito a la entrada del regidor Sebastián Salcedo en 1744 y algunas notas sobre su actuación hasta 1775”, Revista Complutense de Historia de América, nº 28, Madrid, 2002, p. 35-61.

Ruiz Rivera, Julián, “Élites en Cartagena a finales del siglo XVIII”, en Navarro García, 2005, p. 293-276.

Saguier, Eduardo, “La corrupción de la burocracia colonial borbónica y los orígenes del federalismo: el caso del Virreinato del Río de la Plata”, Jarhbuch für Geschichte Lateinamerikas, nº 29, Colonia, 1992A, p. 149-179.

---, Esplendor y crisis de las élites patricias: la endogamia en el cabildo de Córdoba: Los Allende: 1760-1790, Buenos Aires, 1992B.

---, “La crisis de un estado colonial: balance de la cuestión rioplatense”, Anuario de Estudios Americanos, IL:2, Sevilla, 1992C, p. 65-91.

---, “La lucha contra el nepotismo en los orígenes de las reformas borbónicas, La endogamia en los Cabildos de Salta y Tucumán (1760-1790)”, Andes, 5, Salta, 1992D p. 89-124.

---, La emergencia de una élite revolucionaria en el antiguo Virreinato del Río de la Plata: Balance de una cuestión, Santiago, 1993A.

---, “El parentesco como mecanismo de consolidación política de un patriciado colonial: el caso de las provincias rioplatenses del virreinato peruano, 1700-1776”, Estudios de Historia Social y Económica de América, nº10, Alcalá de Henares, 1993B, p. 61-116.

Sánchez, Evelyne, Les élites de Puebla de 1786 à 1847, Définitions et stratégies des élites principales et secondes, sources et méthodes, Toulouse, 1994.

---, “Las élites de Nueva Guatemala, 1770-1821: rivalidades y poder colonial”, Mesoamérica, 17:31, Antigua, 1996, p. 129-156.

Santos Pérez, José, Élites, poder local y régimen colonial: El cabildo y los regidores de Santiago de Guatemala, 1700-1787, Cádiz, 1999.

Schaub, Jean Frederic , “L´histoire politique sans l´État: mutations et reformulations”, en Barros (ed), Historia a Debate, T.III, Otros enfoques, Santiago de Compostela, 1995, p. 217-236.

Schröter, Bernd, “Estructuras, prestigio e identidades de la capa social alta en una ciudad portuaria y fronteriza, Montevideo del siglo XVIII a la Independencia”, en Büschges-Schröter, 1999, p. 103-125.

Segura, Cristina, “Algunas cuestiones a debatir sobre la Historia de las mujeres”, en Barros (ed), Historia a Debate, T. II, Retorno del sujeto, Santiago de Compostela, 1995.

Serrano Mangas, Fernando, Vascos y extremeños en el Nuevo Mundo durante el siglo XVII: un conflicto por el poder, Mérida, 1993.

Serrera, Ramón, “Sociedad Estamental y Sistema Colonial”, en Antonio Annino – Luis Castro Leiva – François-Xavier Guerra (coords,), De los Imperios a las Naciones, Iberoamérica, Zaragoza, 1994, p. 45-75.

Sola Corbacho, Juan Carlos, “Los comerciantes mexicanos frente a la muerte (1750-1800)”, Revista Complutense de Historia de América, nº 25, Madrid, 1999, p. 167-194.

Socolow, Susan, The women of Latin American, Cambridge, 2000.

Sorhegui, Arturo, “Élite, oligarquía o aristocracia en La Habana entre los siglos XVI y XVII”, en Büschges-Schröter, 1999, p. 202-214.

Souto Mantecón, Matilde, Mar abierto, La política y el comercio del Consulado de Veracruz en el ocaso del sistema imperial, México, 2001.

Stone, Lawrence, “Prosopografía”. El pasado y el presente, [1979] México, 1986.

Suárez, Margarita, “Monopolio, comercio directo y fraude: la élite mercantil de Lima en la primera mitad del siglo XVII”, Andina, nº 22, Cuzco, 1993, p. 487-502.

---, Desafíos transatlánticos: mercaderes, banqueros y el estado en el Perú virreinal, 1660-1700, Lima, 2001.

Terán Fuentes, Mariana, El artificio de la fe: la vida pública de los hombres del poder en el Zacatecas del siglo XVIII, Zacatecas, 2002.

Torre Aguilar, Mª, “Los comerciantes como parte de la élite local, Redes y negocios en Zacatecas, siglo XVIII”, en Büschges-Langue, 2005, p. 117-136.

Tutino, John, Creole Mexico, Spanish Élite Haciendas and Indians Towns, Ann Arbor, 1976.

Urquiza, Fernando Carlos, “Etiquetas y conflictos: el obispo, el virrey y el cabildo en el Río de la Plata en la segunda mitad del siglo XVIII”, Anuario de Estudios Americanos, L:1, Sevilla, 1993, p. 55-100.

Valle, Laura del, “Rasgos de identidad y discurso identitario: algunas reflexiones sobre la élite capitular de Buenos Aires (1776-1810)”, en Büschges-Langue, 2005, p. 81-98.

Vázquez de Ferrer, Belín, “Una élite regional: los comerciantes de Maracaibo en tiempos de crisis y ruptura con el realismo hispánico, 1780-1821”, Islas, nº 107, Santa Clara, 1994.

Vázquez de Ferrer, Belín – Ferrer, Nereyda, “Propuesta de análisis y fuentes para el estudio de las redes sociales de poder”, en Martínez Ruiz (coord), Poder y mentalidad en España e Iberoamérica, Madrid, 2000, p. 35-59.

Vila Vilar, Enriqueta, “Fortuna y mentalidad nobiliaria: los grandes comerciantes sevillanos a través de sus testamentos”, en Büschges-Langue, 2005, p. 99-116.

Villa Aguilera, Manuel (coord), Poder y dominación, Perspectivas antropológicas, Caracas-México, 1986.

Villa Arranz, Juan, “Clases y élites en la investigación, Algunas reflexiones teóricas y metodológicas”, en Carasa Soto, 1994.

Walker, Charles (coord), Entre la retórica y la insurgencia: las ideas y los movimientos sociales en los Andes, siglo XVIII, Cuzco, 1996.

---, “El acercamiento entre la historia de las ideas y los movimientos sociales”, en — (coord.), 1996, p. 9-32.

Webre, Stephen, The Social and Economic Basis of Cabildo Membership in Seventeenth-Century, Santiago de Guatemala, Tulane, 1992.

Zabala Menéndez, Margarita, Historia española de los títulos concedidos en Indias, Madrid, 1995.

Zárate Toscano, Verónica, Los nobles ante la muerte en México: actitudes, ceremonias y memorias (1750-1850), México, 2000.

Zúñiga, Jean-Paul, “Clan, parentela, familia, individuo: ¿Qué métodos y qué niveles de análisis”, Anuario del IEHS, 15, Tandil, 2000, p. 61-80.

--- , Les Espagnols d´Outre-mer, Émigration, métissage et reproduction sociale à Santiago du Chili, au 17e siècle, París, 2002.

Haut de page

Notes

1  Para una bibliografía específica sobre el tema de las élites véase Ponce – Amadori 2006. Repertorios bibliográficos y balances de diverso alcance en Cruz 1989-90; Langue 1993 y 1997; Puente Brunke 2002; Latasa 2003; Castañeda 2005; Büschges - Langue 2005

2  Meissner 1996; Langue 1995a; Nutini 1995; Bertrand 1998; Kicza 1999; Frutta 2002; Pazos Pazos 1999 y 2005.

3  Ayala 1992 y 1995; Calvo 1992a y 1992b; Castañeda 1994. p. 71-92.

4  Langue 1992a y 1999; Terán Fuentes 2002; Torre Aguilar 2005; Albi Rodríguez 2005.

5  Sánchez 1994; Castillo Palma 1998.

6  Booker 1993; Souto Mantecón 2001.

7  Fernández Hernández 2005.

8  Martínez Ortega1993; González Muñoz 1994.

9  Webre 1992; Lutz 1994; Kramer 1994; Casasola Vargas 1998; Santos Pérez 1999.

10  Cramausel 1999; Armillas Vicente 2005.

11  Mazzeo de Vivó 1999; Suárez 2001; Rizo Patrón Boylan 2001; Hampe Martínez –Honores 2004.

12  Najarro 2004; Garret 2005; Hernández García 2005, p. 435-450.

13  Ortiz de La Tabla Ducasse 1993; Büschges 1996 y 1997a; Ponce Leiva 1998; Morelli 1998; Ruigómez Gómez - Ramos Gómez 2002.

14  Medinaceli - Arce 1998; López Beltrán 1998; Presta 2000a.

15  Retamal Favereau – Celis Atria – Muñoz Correa 2003; Cavieres 1993; Lamar 1994; Zuñiga 2002.

16  Rodríguez Jiménez 1992; Gómez 1993; Álvarez Romero 1996; Ruiz Rivera 2005.

17  Langue 1992b y 2000; Picón-Parra 1993; Vázquez de Ferrer 1994; Rojas 1995; Cardozo Galué – Urdaneta de Cardozo 1999; Molina Martínez 2005; Rodrigo Bravo 1995.

18  Moutoukias 1992, 2002a y 2002b; Saguier 1992 y 1993a; Areces –Tarragó 1999; Areces 1999, p. 61-88; Valle 2005.

19  Saguier 1992b; Mata de López 1994; Ghirardi de Hillar 1994; Ferreiro 1996 y 1999; Paz 1997; Lorandi 2001.

20  Krüger 1996; Potthast 1999; Bentancur 1992; Schröter 1999.

21  Amores Carredano 1995 y 2003; Sorhegui 1999.

22  Gutiérrez Escudero 2005; Picó 1993; Navarro 1993; López Cantos 2000.

23  Mörner 1980; Bertrand 2005.

24  Sobre Comerciantes:Booker 1993; Mata de López 1994; Suárez 2001; Mazzeo de Vivó 2000. Sobre Hacendados: Langue 1992a; Fernández 1994; Rojas 1995; Azcuy Ameghino 1996. Sobre Mineros: Newell 1994; Contreras 1995; Albi Rodríguez 2005; Sobre Encomenderos: Puente Brunke 1992; Ortiz de la Tabla Ducasse 1993; Ferreiro 1995; Presta 2000a.

25  Aguirre Beltrán 1995; Chocano Mena 1995; Nutini 1995; Zabala Menéndez 1995; Büschges 2007; Langue 1998; Gutiérrez Ramos 1998; Rizo Patrón 2001; Ramos 1999; Quintero1999; Zarate Toscano 2000; Frutta 2002.

Sobre La utilidad de continuar utilizando esa perspectiva, incluso en el caso de España véase Domínguez Ortiz 1973, p. 47; Serrera 1994, p. 45-74; Mintchon 1994, p. 157; Molas Ribalta 1996; Ponce Leiva 1998, p. 29 y ss.; --- 2002, p. 26; --- 2007.

26  La aplicación empírica de ese modelo multidimensional fue realizada por Mörner (1980) para el estudio de la sociedad mexicana del siglo XVIII. Para el caso quiteño, véase Ponce Leiva 1998. En relación a la cuestión específica del marco teórico relativo a las élites, véase Mörner 1983.

27   Para el ambito americano véase Bernabeu, 2000 p. 284.

28  Bertrand 1999, p. 58 y 2005, p. 54-55.

29  Sobre las diferentes tendencias en los estudios históricos sobre redes sociales véase Moutoukias 1998; Ponce Leiva – Amadori 2008.

30  Véase Ponce Leiva 2007.

31 Pérez Herrero 2002, p. 17-18; Cruz 1989-1990, p. 203 y ss.

32 Villa Aguilera 1986; Guerra 1993a; Gil Pujol 1983; Bernabeu 2000; Gledhill2000.

33  Lynch 1992; Martínez Millán 1992; Saguier 1992c; Gómez 1993; Guerra 1993b; Sánchez 1996; Bertrand 1997; Dedieu - Moutoukias 1998b; Gelman 2000; Moutoukias 2002c; Moreno Cebrián - Sala I Vila 2004.

34  Guerra 1990; Calvo 1989; Ramírez 1991; Imízcoz 1995; Casey 1999; Dedieu 2000; Pérez Herrero 2002; Gauderman 2003.

35  Para el ámbito peninsular véase Gil Pujol, 1983; Schaub 1995; Dedieu 1996; Casey 1999; Martínez Millán 1996. Para el ámbito americano, Véase Cañeque 2001 y Moutoukias 2002c.

36  Moutoukias 1995; Dedieu - Moutoukias 1998a; Gelman 2000.

37  Webre 1992; Casaús 1992; Rodríguez Jiménez 1992; Martínez Ortega 1993; González Muñoz 1994; Ponce Leiva 1998; Santos Pérez 1999; Pazos 1999; García Bernal 2000; Zuñiga 2002; Valle 2005. Sobre conflictos internos: Lavalle 1987; Fernando Serrano Mangas 1993; Urquiza 1993; Barragán 1996; Sánchez 1996; Herzog 2000; Moutoukias 1992; Ruigómez Gómez - Ramos Gómez 2002; Ramos Gómez 2005.

38  Bernabeu 2000, p. 300.

39 Walker 1996; Martínez Shaw 2003, p. 301; López Cantos 1992.

40  Büschges - Schröter 1999.

41  Sola Corbacho 1999; Zarate Toscano 2000; Langue 1994; Büschges 1997a; Vila Vilar 2005; Romero Tallafigo 2005.

42  Hausberger 2005; Barragán 1996.

43  Ponce Leiva 1997a; Alberro 1999.

44  Latasa 2004 y 2005; Castañeda 1995; Rose 2002.

45  Bustamante – Quijada 2002, p. 14.

46  Gonzalbo Aizpuru 1991 y 1997; Couturier 1992; Flusche 1994; Langue 1995b, 1998-99 y 2000; Segura 1995; Rodas 1996; Benassy-Berling 1996; López Beltrán 1996; Potthas – Menéndez 1996; Ponce Leiva 1997b; Gauderman 2003; Presta 2000b; Socolow 2000; Gunnarsdóttir 2001.

47  Langue 1999b; Ponce Leiva 1998.

48  Suárez 1993 y 2001.

49  Langue 1991; Souto Mantecón 2001.

50  Peire 1993; Hurtado 1994; Ponce Leiva 1998.

51  Rodas 1993; Poloni Simard 1998 2000. Véanse también los trabajos de Monique Alaperrine-Bouyer, Scarlet O´Phelan, Donato Amado González, Kathryn Burns y David Garret en Decoster (ed.) 2002; Dehouve 1996; Cahil – Tovias 2003.

52  Langue 1996; Potthast 1999.

53  Langue 1993; Walker 1996; Ponce Leiva 1998.

54  Hoberman 1991; Moutokias 1996; Suárez 2001.

55  Stone 1986, p. 61.

56  Burkholder - Chandler 1977; Langue 1992a; Ozanam 1992; Puente Brunke 1992; Webre 1992; Ortiz de la Tabla Ducasse 1993; Bertrand 1997.

57  Burke 1994; Carasa Soto 1994; Büschges - Schröter 1999b; Guerra 2000; Presta 2000a; Puente Bruke 2002.

58  Saguier 1992d y 1993b; Retamal Favereau - Celis Atria - Muñoz Correa 1992; Ferreiro 1997; Bertrand - Dalla Corte 1998 y 1999; Bertrand 2000; Caula 2000; Imízcoz - Guerrero 2002; Dávila 2004; Imízcoz 2004; Barriera - Tarragó [En prensa].

59  Entre los autores ingleses pioneros en el uso de este método, cabe destacar a Barnes 1954; Bott 1990; Nader 1957; Mitchell 1969; Boissevain 1974. Desde la década de 1990 el análisis de redes ha venido aplicándose al ámbito Hispanoamericano fundamentalmente por investigadores vinculados a la historiografía francesa, entre los que destacan Bertrand y Moutoukias, autores de múltiples obras al respecto. Para el caso español, véase especialmente Imízcoz.

60  Pujadas Muñoz 1992; Moscoso 1992; Rubial García 1992; Gelman 1996; Brown 1997; Flores 1999; Pérez Herrero 2002, p. 209-298.

61  Sobre la aplicación del análisis de redes a los estudios históricos Véase Ponce – Amadori 2008.

62  Imízcoz 1995 Y 1996; Dedieu – Moutoukias 1998a; Moutoukias 1998; Bertrand 2000; Zúñiga 2000; Vázquez de Ferrer – Ferrer 2000; Bertrand 2005. Sobre el énfasis dado a los estudios de caso sobre los debates conceptuales y, sobre la decisión explícita de no adoptar definiciones conceptuales precisas Véase Bustamante – Quijada 2000, p. 11-12.

63  Véase Maravall 1979; Villa Arranz 1994; Büschges - Schröter 1999; Puente Bruke 2002; Büschges - Langue 2005b. Sobre la polémica en relación a quiénes integraban las élites locales y su magnitud véase Cruz 1989-90, p. 198-199.

64  Aproximaciones al concepto y contenido social del término `élite´ en Brading 1973; Marc Burkholder 1978; Tutino 1976; Mörner 1983; Langue 1993; Nutini 1995; Ponce Leiva 1998. Sobre el concepto de “capas sociales altas” véase Buschges - Schröter 1999 En --- (eds.) 1999, p. 299-315.

65  Hobsbawm 1991, p. 19-20.

66 Balmori 1990, p. 14; Covarrubias 1977,  voz familia; Bertrand 1999, p. 62-64. Una definición precisa del concepto de Familia en el caso de la élite en Levi 1990, p. 67.

67  Lockhart1972, p. 16-45 (cit. en Cruz 1989-90, p. 195).

68  González 1968, 1982 y 1989; Ginzburu 2001; Levi 1989; Revel 1989; Agirreazkuenaga - Urquijo 1993; Lepetit 1995 y 1996; Bertrand 1999, p. 61; Bernabeu 2000, p. 282.

69  Bertrand 1997, cap. 5. En líneas generales, buena parte de los estudios citados en relación a la familia y a las redes sociales pueden ser considerados como análisis microhistóricos.        

70  Suárez 1993, p. 488 y--- 2001; Hoberman 1991; Ponce Leiva 1998.

71 Elliott 1999, p 229.

72  Cruz 1989-1990, p. 195-214; Lockhart 1994; Newell 1994; Büschges - Schröter 1999b; García Bernal 2000.

73  Cruz 1989-90, p 200; Colley 1987, p. 408-413.

74  Céspedes del Castillo 1983, p. 286; Ponce Leiva 1998, p. 203.

75  Para una comparación entre las características de tales vínculos entre la Península y Nueva España véase Imízcoz 1996; Martínez Millán 1992, p. 11-23; Bertrand 1999, p. 66.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Pilar Ponce Leiva et Arrigo Amadori, « Historiografía sobre élites en la América Hispana: 1992-2005 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Bibliothèque des Auteurs du Centre, Ponce Leiva, Pilar, mis en ligne le 02 juillet 2008, consulté le 11 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/38773

Haut de page

Auteurs

Pilar Ponce Leiva

Articles du même auteur

Arrigo Amadori

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page