Navigation – Plan du site
Colloques | 2009
Conflits dans le monde hispanique. Hétérodoxies, déviances et dissidences – 5-6 février 2009 Grenoble (Université Stendhal Grenoble 3)
Enrique Rodríguez-Picavea

Maestres versus caballeros. La disidencia frente al poder en la orden de Calatrava  (siglos XII-XV)

[30/06/2009]

Résumés

L'ordre militaire de Calatrava a été au Moyen Age l’une des plus importantes institutions du royaume de Castille, ayant acquis grâce à l'appui de la monarchie un pouvoir remarquable, de nature militaire, mais aussi politique, économique, sociale et religieuse. Son dirigeant était appelé le « maître », dont le pouvoir avait un caractère monarchique. L'exercice de ce pouvoir, dès l’origine, a suscité des dissidences de la part des chevaliers de Calatrava. Les trois causes de ces dissidences sont analysées : le comportement inadéquat du maître, la division entre les frères et l'intrusion de la monarchie. S’y ajoutent des facteurs conjoncturels comme le soutien de la monarchie aragonaise et les guerres civiles castillanes. Sont étudiées enfin les conséquences de ces schismes: l'affaiblissement de l'ordre et l'accroissement du contrôle de la monarchie sur l'institution. Notre analyse s’appuie sur des sources archivistiques ainsi que sur des chroniques.

Haut de page

Texte intégral

  • 1  La bibliografía sobre las órdenes militares hispánicas, en general, y sobre la orden de Calatrava (...)

1La orden de Calatrava fue la primera de las órdenes militares hispánicas en surgir. Lo hizo con el respaldo de la monarquía castellana, auténtica promotora del primitivo proyecto (1158) que dio lugar a una cofradía cuyo objetivo era la defensa de la villa de Calatrava frente a los musulmanes. La cofradía creció y se consolidó al convertirse en una orden militar. Con el destacado apoyo de los reyes de Castilla, la milicia de Calatrava se transformó en una institución poderosa tanto en el ámbito político como en el social y económico. Una de las más importantes instituciones del reino castellano, sólo sobrepasada en relevancia, entre las milicias hispánicas, por la orden de  Santiago1. Por eso, los maestres de Calatrava ejercieron un notable poder, cuya importancia se acrecentó con el paso del tiempo. El ejercicio del poder por parte de los maestres propició la aparición de disidentes. Precisamente por ello en este trabajo queremos analizar las peculiares características que tuvieron las disidencias frente al poder en la milicia de Calatrava.

2La primera cuestión que conviene subrayar para entender las particularidades que adopta la disidencia en el caso de la orden de Calatrava es que se trata de una institución religiosa. Al frente de la milicia se sitúa el maestre, que tiene la alta condición de prelado, aunque no es un clérigo, pero gobierna sobre las dos ramas de su orden, la laica y la clerical. Los miembros de la institución realizaban los tres votos característicos de las comunidades monásticas: castidad, pobreza y obediencia. En consecuencia, la oposición al poder maestral significaba la ruptura del voto de obediencia, que era la más duramente castigada en la normativa interna de la orden.

3Las manifestaciones de disidencia contra el poder maestral conocieron diversos matices, en función del apoyo con el que el opositor o los opositores contaron dentro y fuera de la institución. La forma más radical de disidencia se materializaba en un cisma: una ruptura frontal que conducía a la división de la orden en dos facciones al frente de las cuales estaban el antiguo maestre y el candidato alternativo que, en ocasiones, se sentía con fuerza suficiente para intitularse como maestre de la milicia. Se convierte así, desde el punto de vista historiográfico en un antimaestre. En el contexto de una institución religiosa, la figura cismática del antimaestre tiene no pocos paralelismos con la figura del antipapa. No puede olvidarse que las órdenes militares son instituciones que dependen eclesiásticamente del pontífice.

4Teniendo presente todo lo anterior, vamos pues a analizar los cismas que se produjeron en la orden de Calatrava como la manifestación más importante de la disidencia de los freires frente al poder maestral durante la Edad Media. Es decir, durante la etapa de existencia de los maestres, ya que desde 1489 el maestrazgo pasó a ser administrado por la monarquía castellana. Comenzaremos para ello detallando las causas que provocan los cismas, seguiremos con los factores coyunturales que potencian su desarrollo, y culminaremos nuestro trabajo con las consecuencias que propician las divisiones internas en la orden de Calatrava.

1) Causas de los cismas en la orden de Calatrava

1.1) Actuación inadecuada del maestre

5Una de las causas que podían desembocar en un cisma era la actuación inadecuada del maestre. El ejercicio del poder es producto de un pacto tanto en la tradición monástica como en el feudalismo, las dos realidades de las que participan las órdenes militares. Por eso no debe extrañar que en el seno de las milicias el poder sea también consecuencia de ese pacto. Un pacto entre el nivel unipersonal que representa el maestre y el nivel comunitario representado por el capítulo. Este pacto tiene como consecuencia el reparto del poder político y económico.

6Como máximo mandatario de la orden, la potestad del maestre se extiende tanto a la rama laica como a la rama clerical, lo que le confiere el más alto grado de representatividad de la milicia en sus relaciones sociales y de poder. La privilegiada posición que ocupa el maestre en el seno de su institución se materializa en la obediencia que le deben el resto de los freires de la misma. Esa obediencia deriva de la profesión que hacen los freires en la persona de su maestre, que es el único capacitado, con algunas excepciones, para recibirlos en la comunidad. Por suparte, el maestre debe su dignidad a la elección que los miembros de la orden han verificado en su persona.

7En consecuencia, el poder maestral deriva de un pacto con los miembros de la comunidad y no es un poder absoluto, ya que está limitado por la responsabilidad que tiene ante los freires que le han elegido, reunidos en el capítulo. La ruptura del pacto por parte del maestre podía acabar con su deposición.

8Como resultado de ese pacto, el maestre estaba obligado a proporcionar a los integrantes de su comunidad los recursos necesarios para su mantenimiento y para el adecuado desarrollo de sus funciones: alimentos, ropas, cabalgaduras y equipos militares. Lógicamente, para cumplir con esa obligación el maestre debía tener cierta capacidad de maniobra para gestionar el patrimonio y las rentas de la orden, que aparecía reunido en una «mesa común», sin distinción entre lo que correspondía al maestre y al resto de los freires que integraban la comunidad. Por eso el maestre tenía la responsabilidad de gestionar adecuadamente el patrimonio de la orden, ya que no sólo de su eficaz gestión dependían los freires, sino también los mercenarios y otros asalariados, y el oneroso mantenimiento de las fortalezas.

  • 2  Sobre todo lo anterior vid. Carlos de Ayala Martínez, « Maestres y maestrazgos en la Corona de Cas (...)

9En el transcurso del primer siglo de existencia de la milicia calatrava, la institución funcionó en virtud de ese pacto de resabios monásticos y naturaleza feudal al que hemos aludido. Lo cierto es que, una vez en el poder, los maestres intentarían gobernar las órdenes con una tendencia más monárquica, personalista y autoritaria de lo que sus freires deseaban y estos últimos, a través del capítulo y de otros órganos corporativos, intentarían limitar la autoridad maestral hasta el punto de obligarles a renunciar a su dignidad2.

10De todas las órdenes hispánicas, la de Calatrava conoció probablemente las manifestaciones más destacadas de esa presión corporativa de los freires. No es descartable que, como resultado de esa coacción, un número importante de maestres calatravos se viera obligado a renunciar a su dignidad antes de su muerte, cuando en circunstancias normales el maestrazgo era vitalicio.

11Si los freires no consiguen que el maestre renuncie a su cargo, o simplemente creen que ha incumplido alguno de los términos del pacto, se rebelan contra su autoridad y propician cismas, liderados por antimaestres. Tres son los ejemplos que podemos presentar como cismas derivados de una actuación inadecuada de los maestres.

  • 3  Sobre el maestrazgo de Martín Pérez de Siones vid. Joseph F. O'Callaghan, « The Order of Calatrava (...)
  • 4  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de las Tres Ordenes y Cauallerias de Sanctiago, Calatraua y (...)

12El primero, por orden cronológico, se produjo en fechas muy tempranas, cuando la cofradía calatrava estaba en proceso de consolidación. Tras la renuncia de Fernando Escaza al maestrazgo por razones de edad, Martín Pérez de Siones fue elegido maestre de la orden de Calatrava en 1170, cuando ocupaba el cargo de comendador de Calatrava3. Al poco tiempo, y como consecuencia del descontento que provocó la orden de Martín Pérez de Siones de pasar a cuchillo a 200 musulmanes cautivos, algunos caballeros eligieron por maestre a Diego García, que se retiró con sus partidarios al castillo de Salvatierra. Sin embargo, el cisma duró poco tiempo, ya que los caballeros rebeldes y el antimaestre volvieron pronto a la obediencia del legítimo maestre4.

13El segundo ejemplo al que hacíamos referencia tuvo lugar aproximadamente un cuarto de siglo más tarde. A raíz de la crisis de la orden tras la derrota de Alarcos (1195) frente a los almohades, que supuso la pérdida de su sede y la del Campo de Calatrava. Entonces, los calatravos aragoneses aprovecharon la coyuntura para elegir como maestre de Alcañiz a García López de Moventa, que contó con el apoyo del monarca aragonés. Se iniciaba así un cisma, que, mientras duró, supuso la independencia de hecho de la rama aragonesa de la orden de Calatrava. La causa justificativa pudo ser la ineficacia del maestre, cuya actuación no pudo impedir la pérdida del Campo de Calatrava y de la sede fundacional de la milicia. Pero por detrás estaban los deseos de escindirse de la orden por parte de los calatravos aragoneses y del rey de Aragón. Desde entonces, García López de Moventa se tituló maestre en Alcañiz con el apoyo del rey de Aragón, que deseaba la independencia de la rama aragonesa de la orden de Calatrava para desplegar sobre ella un más estrecho control.

14En 1205, Martín Martínez acudió a Aragón atendiendo al mandamiento del papa Inocencio III, quien, por solicitud de Pedro II de Aragón, había ordenado a los freires de Salvatierra y Uclés que acudieran a la frontera aragonesa para combatir contra los musulmanes. El viaje sirvió para sellar un acuerdo en 1206 con el maestre cismático, que propició la renuncia del aragonés al maestrazgo a cambio del reconocimiento del título de comendador mayor y lugarteniente del maestre en Aragón para García López de Moventa y sus sucesores.

  • 5  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fol. 32v.

15Sin embargo, ese mismo año, y aprovechando la ausencia del maestre, tuvo lugar el nombramiento de Rodrigo Díaz como nuevo maestre de Salvatierra. A partir de entonces, Martín Martínez actuó, con el apoyo del monarca aragonés, como « honorabili magistro domus de Alcaniz », hasta su muerte acaecida hacia 1211. No sabemos si el fallecimiento del maestre supuso también el fin del cisma. Tal vez se prolongó, y entonces pudo ser la causa del viaje que en 1215 realizó el maestre Rodrigo Garcés para ocuparse de cierto conflicto surgido en el castillo y villa de Alcañiz. Allí murió y fue sepultado en el convento de la encomienda mayor aragonesa5.

  • 6 Los acontecimientos relacionados con este cisma los conocemos por las versiones cronísticas. Vid. C (...)

16El tercero de los ejemplos a los que antes aludíamos coincide con el conflictivo maestrazgo de García López de Padilla (1297-1329), que conoció una fuerte oposición por parte de los freires de la orden. La crisis final que acabaría con su destitución se desencadenaría en 1323. La causa de esta crisis estaba, una vez más, en la inadecuada actuación del maestre. La excusa para desatar la rebelión abierta contra García López de Padilla fue su aciaga participación en una expedición contra los musulmanes granadinos, agravada por su supuesta huida del campo de batalla. El protagonista de la revuelta fue Juan Núñez de Prado, clavero de la orden, respaldado por un número importante de caballeros de la milicia. El clavero organizó la resistencia desde Villa Real, ganándose así el apoyo de este concejo realengo, cuyos pobladores habían sufrido los agravios del maestre y sus presiones para que se pasaran al señorío calatravo6.

  • 7  En octubre de 1325, las Definiciones promulgadas por el abad de Palazuelos, en representación del (...)

17En 1325, cuando Alfonso XI de Castilla accedió a la mayoría de edad, el clavero y los freires rebeldes acudieron a Valladolid para presentar formalmente sus acusaciones contra el maestre ante la corte regia. Las acusaciones se extendían a toda la etapa del maestrazgo de García López de Padilla y se sustanciaron en cuatro cuestiones. La más importante era la dejación de fortalezas, que el maestre había desabastecido. Esta fue la razón, según los rebeldes, de que se perdieran, entre otras, las fortalezas de Alcaudete, Locubín, Susaña, Chist y Mathet. No menos grave era la acusación de haber huido del combate en el transcurso de la batalla de Baena, abandonando así a los freires de la orden que le acompañaban. El tercero de los cargos contra el maestre era el de autoritarismo y crueldad en el trato a sus freires. Por si todo lo anterior no fuera suficiente, se acusaba al maestre de atacar a lugares y vasallos del realengo, particularmente en lo que se refería a Villa Real7.

  • 8  Carlos de Ayala Martínez, « Un cuestionario sobre una conspiración. La crisis del maestrazgo de Ca (...)

18La gravedad de las acusaciones propició que el maestre fuera citado ante el tribunal real. La reacción de don García, temiendo una sentencia desfavorable, fue huir a Alcañiz, cabeza de los señoríos aragoneses de Calatrava. Al temor del maestre debió contribuir también el apoyo que el clavero rebelde tenía en la corte. El propio monarca castellano se habría decantado probablemente del lado de los rebeldes dado el filoaragonesismo del que había hecho gala García López de Padilla a lo largo de su gobierno. Los acontecimientos que se sucedieron avalarían estas sospechas, ya que, tras la huida del maestre, Alfonso XI ordenó a los freires opositores que organizaran un irregular capítulo, que eligió como nuevo maestre a Juan Núñez de Prado8.

19El cisma se prolongó, ya que desde el convento-fortaleza de Alcañiz, el depuesto maestre intentó hacer valer sus derechos ante el capítulo general de la orden del Císter. Los cistercienses, a través del abad de Monsalud, primero, y del de Morimond, después, reconocieron  efectivamente la legitimidad de su cargo y le restituyeron en la posesión del maestrazgo.

  • 9  Archivo Histórico Nacional, Madrid [A.H.N.], Órdenes Militares, carp. 464, nº 224; sign. 1346c, fo (...)

20No obstante, ante el respaldo con el que contaba Juan Núñez de Prado por parte del monarca castellano y de varios caballeros de la orden y las villas y castillos calatravos que conservaba, en 1329, García López de Padilla decidió renunciar al maestrazgo a cambio de mantener a su servicio diez caballeros y del disfrute vitalicio de cuantas villas y castillos tenía la orden en los reinos de Aragón y Valencia, con sus rentas, y de las encomiendas de Zorita y El Collado9.

  • 10  Jaime Caruana Gómez de Barreda, « La Orden de Calatrava en Alcañiz », Teruel, 8 (1952), 5-175, p. (...)
  • 11  A.H.N., Órdenes Militares, sign. 1347c, fols. 59-63; Ignatio Josephii Ortega y Cotes et alii, Bull (...)

21Al parecer, el incumplimiento por parte de Juan Núñez de Prado de algunos términos del acuerdo anterior propició que don García volviera a reivindicar sus derechos a ocupar la más alta dignidad de la milicia, desde su sólida posición en Alcañiz y con el más que probable apoyo de la monarquía aragonesa. Hacia 1336, en la sede de la encomienda mayor aragonesa, murió García López de Padilla, sin haber renunciado al maestrazgo calatravo10. Esta circunstancia, y la continuidad del apoyo de la Corona aragonesa, tuvieron como consecuencia la prolongación del cisma hasta el acuerdo alcanzado en agosto de 1348 ante las Cortes reunidas en Zaragoza. La avenencia fue posible a cambio de otorgar mejores derechos y una mayor autonomía a las encomiendas aragonesas de la orden11.

1.2) División entre los freires

22Durante los tres últimos siglos medievales, en la Edad Media hispánica se desarrollan básicamente dos modelos de ejercicio del poder: el monárquico autoritario y el aristocrático pactista. Los maestres, influenciados por los reyes intentarán desarrollar el primero, apoyados por algunos seguidores. Mientras que la mayoría de los freires, representados en el capítulo, serán defensores del segundo y para ello se aliarán con la nobleza.

  • 12  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fols. 45r.
  • 13 Carlos de Ayala Martínez, « Las órdenes militares en el siglo XIII castellano. La consolidación de (...)

23Ejemplo significativo del enfrentamiento entre estos dos modelos tuvo lugar durante el reinado de Alfonso X y es reflejo del enfrentamiento regio con la nobleza. El maestre calatravo Pedro Ibáñez (1254-1267) era el candidato del monarca y partidario del intervencionismo regio, mientras que los freires tenían su candidato en el clavero, Juan González, que representaba al sector mayoritario. En 1265, y como consecuencia de la división en la orden sobre los dos modelos de gobierno, el maestre, según nos informa el cronista Rades, el maestre, “viendose muy viejo tomo como Coadjutor del Maestradgo a don Iuan Gonçalez Clavero, y consintió que también se llamase Maestre”12. Como consecuencia de ello se estableció una auténtica diarquía, hecho sin precedentes en la trayectoria de la orden, que consagraba el triunfo de la facción aristocratizante. Al mismo tiempo permanecía el maestre al frente de la milicia, sin renunciar a su dignidad por motivos de edad como había sucedido en casos anteriores. La situación respondía muy probablemente a las presiones regias para que el valedor de su política se mantuviera al frente de la orden. Esta insólita diarquía se mantuvo en el gobierno de la institución hasta el fallecimiento de Pedro Ibáñez en 1267. Esta anomalía sólo se explica por la existencia de dos modelos políticos: el monárquico y el pactista de base corporativa, y debió ser producto de una solución pactada, detrás de la cual estaba el interés del rey por la continuidad de su fiel aliado13.

24El largo y complejo maestrazgo de García López de Padilla (1297-1329) fue un período donde abundaron las disensiones internas en el seno de la orden. Se trata de una etapa inmersa en el proceso clave mediante el cual los maestres van consolidando su poder y la autonomía económica necesaria para ejercerlo. En contrapartida, los freires van consiguiendo paulatinamente que el capítulo de la orden sea expresión de su fuerza corporativa y las encomiendas se convierten en recompensas que les permiten disfrutar de una parte de los recursos de la orden. Esa tensión en el reparto del poder y entre los dos modelos políticos posibles se materializa en la etapa de gobierno de Gonzalo López de Padilla. El propio maestre había sido opositor al corto gobierno de su antecesor Diego López San Zoil (1296-1297), ya que como clavero de la orden había obtenido en la elección maestral el respaldo de varios freires calatravos.

  • 14  Joseph F. O'Callaghan, « The Affiliation of the Order of Calatrava with the Order of Cîteaux », An (...)
  • 15  Real Academia de la Historia, Madrid [R.A.H.], Colección Salazar, sign. I-41, fols. 5-7; Antonio B (...)
  • 16  A.H.N., Órdenes Militares, carp. 462, nº 172.
  • 17  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fol. 49r ; A.H.N., Órdenes Militare (...)
  • 18  A.H.N., Órdenes Militares, carp. 462, nº 171; sign. 1345c, fols. 11-12.

25Ya desde prácticamente los inicios del maestrazgo de López de Padilla se abre un cisma en el interior de la orden, encabezado por el comendador mayor, Gutierre Pérez. La división se prolongó hasta febrero de 130114, cuando los dos freires se comprometieron a aceptar la decisión arbitral del abad de Morimond15. La decisión fue favorable a don García. Sin embargo, antes de que finalizara ese año, el abad cisterciense de San Pedro de Gumiel, actuando en nombre del de Morimond, depuso al maestre y en un capítulo, donde fueron claves las presiones del infante don Enrique, tutor de Fernando IV de Castilla, se procedió a la elección de frey Alemán, comendador de Zorita, como nuevo maestre de Calatrava16. Sin embargo, ante la irregularidad cometida, y a instancias del pontificado, el capítulo general del Císter y el abad de Morimond, como visitador de Calatrava, restituyeron en su dignidad a García López de Padilla en febrero de 130217. No obstante, frey Alemán pudo titularse maestre hasta mayo de ese mismo año18.

26Esa oposición a la política del maestre debe relacionarse con el autoritarismo con el que debió llevar a cabo su gobierno. Por otra parte, su evidente filoaragonesismo, en una coyuntura de guerra entre Castilla y la Corona de Aragón (1296-1304), es un factor que puede explicar que miembros de la corte tan significados como el infante don Enrique maniobraran para arrebatarle el poder. Al mismo tiempo, los freires de una orden fundamentalmente castellana verían en su estrecha relación con Jaime II de Aragón un argumento más para justificar su rebelión, sabiendo que esta circunstancia podría asegurarles el apoyo de miembros de la corte regia.

  • 19  A.H.N., Órdenes Militares, sign. 1345c, fol. 31.
  • 20  Joseph F. O'Callaghan, « The Affiliation of the Order of Calatrava with the Order of Cîteaux»…, op (...)
  • 21 Ignatio Josephii Ortega y Cotes et alii, Bullarium Ordinis Militiae de Calatrava…, op.cit., p. 160.

27En cualquier caso, la oposición al maestre estaba más allá de coyunturas. En 1307 llegaron al capítulo general cisterciense nuevas denuncias contra García López de Padilla, tal vez respaldadas por algún miembro de la corte. Sin embargo, el abad de Morimond, que se desplazó hasta el reino de Castilla para aclarar las acusaciones19, se encontró con que Fernando IV y su madre María de Molina le aseguraron la lealtad del maestre20. Con todo, la existencia de rebeldes y fugitivos de la orden era una realidad y el abad cisterciense tuvo que solicitar al rey que no fueran amparados en la corte21.

  • 22  A.H.N., Órdenes Militares, sign. 1345c, fol. 98-99; Carlos de Ayala Martínez, « Un cuestionario so (...)

28No obstante, esta oposición no fue nada si la comparamos con la que se desarrolló a raíz de la revuelta de marzo de 1311, cuando, aprovechando su estancia en tierras aragonesas, un grupo de freires de la orden, encabezados por el clavero Fernando Rodríguez, ocuparon violentamente las fortalezas de Calatrava y Salvatierra, y le exigieron que abandonara su dignidad, amenazándole, en caso contrario, con la deposición y la prisión. Incluso urdieron un plan para asesinar al propio García López de Padilla22.

  • 23  Carlos de Ayala Martínez, « Un cuestionario sobre una conspiración. La crisis del maestrazgo de Ca (...)

29El conflicto no se resolvió definitivamente a favor del maestre hasta el primer semestre de 1313, cuando una comisión de abades cistercienses investigó la cuestión por orden del abad de Morimond. El 1 de mayo de 1313 los abades asistieron al capítulo celebrado en el convento de Calatrava. Inmediatamente después procedieron a interrogar al maestre y a otros testigos sobre la revuelta. La respuesta de la comisión cisterciense no la conservamos, pero sin duda resultó favorable a García López de Padillnsigdesarrollan bcíacle="dl de Rades y Anm">1dn apoyo del monarca aragon de Raeosa. de pare la re la orryir rendd

2.

s="num">23  0span class se suíodo donde abundaro,es y los freirelíticpeicado, orden, encabezadoa del votulo, seron al os fregba lajentadelos polompensasbe las milicha onómico. Uniendatro trabstitución pod convertiEse sudecuado dCalaen en diatamecuest Padilla decidi="para ques sociales y de poder.ctistaparaluobie que soalgunre llacionrden, ena Mabezad que ti de coyudel cismuencs se abs, reconotrava, re obtenid facción aristocrentoanaranueprese. Con disfalaen en que elde freumenbarisntar formalmente sus acusoa del campreumás donde desi  Relcipan las óte sus acusñiz, el
16 4

En cualmismo bn>Si orden, rras aragoo y las oyas acd, deel antiguo maestre yyalla dsrayectoria de#ftn20">20. CLópez da má Juadesan derslos dos67) eracto por oyarrra y Usagraba ropio maa disidenciaer caso, ín Péndole, guidores. Mientrciónordeniltrusartidario l temor due esta de nsiguien"paranum el cual s deiltrrporcción dcuatro cuestragón dría celolibro ey quee Mae castigada en la noro celebrado eniembros de la corte regia.

    2
  • 4  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua0v-41, op.cit., fols. 45r.

1eires so la obediz. Allnue de coylestre volvieraforma el crlobajo con lasencia duatro cuestisref="#ftcastigady queela sede fucon alspanerguien"par,unte don Enrecregusde 1ajo 10o, anI Radeslla de Bgónrisni>o consecueomendador de García López de Padilla22.

  • 5  Francisco de Rades yorabis s, Chronica de Calatra10…, op.cit., fol. 32v.tes"> 6
  • 23  Carlos de Ayala Martínez, « Las órdenes militares en el siglo XIII castellisis del maestrazgo d. C (...)

13tar monarca y partidario e que hacíam uerza z atacar as tuvo lugar duranignidad andos67) erauatombreas que los frehasta el fallegistro d. Tal vezoyuntura para áis s,ster y "paranechos a ocupar laausas de los cismasGarcía López de Padilla6.

    2
  • Esa optras la huidencom veríanpondíe Ayala Martínez, Martfortad de Mon class="num">23  (...)

Pz de Pd, amenusa de">21 veríancativo ss monarca y partidario eyguien"parasis estavo en el gorespuesta de hae tuvoo en rs de habe desdetacar as tuvo despuo optras la huid desplazó h(="pa-1350)on a imiarisref="#ftyay naturvero deidatode 1313,lezare caba"paranocimz Sin rdesabas dríyor, onde abundaron locto2n2">1.2) Dnesas, un grupciensos ia podario e ee Alon todo, en en da Lunos senidos ennum el cual s y las acusacionesituyeron en su dignidad a atizante de sesde su sólue don Garnesan fructuoslidad de glla decidistro domus de Al(narq) fucoecar móncutgoza.ajo os ia podario en15">1gón eaño, lnte a las preomendador de Zspaldo con el que contaalvati

7.

/ul>

Ds dos modelos tuvo ll hijoítsu cortooptras la hui,ehasta ed desplazó h(="50-136ópefugitulo r monarca ysos anga minos del acuerazgo dis y fugirespaldado p como consecs disensiones siglo de existenciento regio cspaldo con el que conts9), ombrea26Esa oposi67) era er mayoritario. En te deoe pacto, el maetegers de h y Uya que desdenarca arag y Nulo ry Calatravantencia desfavoa más 5causg) DIV de Caítun las óobtenidooptramaganumbiensos i67) eraa del ma311,on rcm vnecesarioscs se abumbece la re lez Cla ausenciacierto conflicstiaa sda la del Camphasta ed drcía L loctencia d, sin haber renunciaeros eligieron pcias contra Gunizanoinfaludsolvie deanga mue Fernrable a Giembros de la corte regia.

    2
  • 23  (...)

<16" href="#ftles permitrespaldado por2n2">1.2) Dn y las vill">1eiresl viajel maestre, tyr>29Ya dfco. UnEados coy FAcads coy eones parooptraburs crs ciento regio cn el apoyoma Ln maest el capí a Alu conesas, un grupcuesl viajrolongó, ya que desdenarca arag y Nulo ,iaciertcuerazg Pd, amebente sus acus contra Gyoyoma LMart>1gios de z, ocuparon violenramodóclaionicracilnesesatravadríajlaiusti que el ma al capítulo ceOsles,, el abad de MorimonTorl maestresndose a amebente núclenenciaXI ordenóañez de Pdeilclspech Caíiorgardcuada aciu de SMarcíd anomalumbeopPadietl traque los un plahasta edrdena LMartuee Mae ó lacaballerosla trayretas las prense alaen a, y tas añimiar junrismo ygardcuadillo y artide soalguaseiresPérez de Sn maestda duró poco tiempar laausas o el filoanmero, apsPhasta Estébae esGarcía López de Padilla18.

29agie coyMartíloientr6Etar morusartidario evo mros qpde prác órdenV,nEados coIIed desplazó h monare se cictan res la orden habíaoposición a la aragonesa de lel maeaes paraz respaldaentrun pudsosigla,nEados codanizóenfue urden habí,undambros ael maos qpde pr 14paraCla ausenciacius anporcPé los abadesrenunciaepítunerior de laez de Prado por partes asistieron al capítulotolsdansus par elrFiniciaba as a lonterra asegurarles ete que e9..nEados coIIe,freires dedsabemos si el den tzándoia deldea mendauiendo paulatinamn2">1.2) Dns, pero ssreas queue trata dcapítulo celebrado estpcon alcupzncia dcambio Padilla decidi="as que los fr fucon SalvatierLuisdidato en o ceGuz/a>.tyay filoarau Péndolrcía, que se re hasta desfavoa L6. Sin embareno Castilla, serior er, cugb anoms coEados codanizóenf, la opocaseirndolue Fernandrabornoz,or den> o el ubocero dente,haer,qpdterencia temos tn poro e denoneuatote10">10Eubocdcofrente deyudsolvió de guerra ientoomendador de Zeraurnim1254-1267) erel cisma durl reyolicnieturarleEados coIId desplazó niembros de la corte regia.

    29
  • 21 Bull2n. 1346c, fo (...)

..nSrre Pérez. e Tal vez senidos en Padilla se abre un cisma en cisma Eados codanizóenf,

    >0span clspan class="num">21 (...)

.iaci1443 el poder. Al osrresoalguarmotivose manu política dilla decidió tenían sunte don Eavorable a G16" href="#ftn>Ya dfco. Undor solicitus coeenmentalmeasto demu gobia dcominioinfaludo en casos /span>Esa lme, tutor des en . Las ue nañez (uraPadilla decidi="aras la hdor solicitumo brimoreccióspaldióNeda nuevEl den tzunte don Eavorable a particugiz. e Tal veze h y Uya que desdenarca arag y Nulo ándole, del tpermiten disfonrden, ena M y las vilstpcon al mayocionessedioinfaluumbeopPaderon claves las presionhdor solicitu mong Frseldes, de qilstpor14">14acabagu traque , tal vlección de frCexistenciento regio cden tzucomiendsagrdreires de unomalíte el tribuunatinamn2"s en el cap Padilmaestre hai1443 eyh y Uya que defa. Sin en res loctendaPadi claves las presioneslobajo cragortíl acueraumaeste sebrimoreccorativa rtis y Sin en res lador de Zorita, como nuevo maestre de Calatrava6.

    3
  • 11  A.H.N., 49denes M28;Ó7denes 321bis;Ó8denes  322, 323eyh326;, Órde3(...)

. Sin astilla, se prras la hdor solicidar cao, que ,ez en 1267. Esta anomalícote el trsicamd anomaron claves las presionesero d mayoos cevaler sus dreires dedsabeo Garcé orden, rrasoclavestn17" href="#ft freires cidio despuo Cla a de lsnas29os dcasosa más444tuee/s>En cualmisn>Ya dfco. Undor solici, el aortíl ay te desoalg pacto, s con/test setacar as omilitares en en2">1.2) Dnesas, un gr maetese coynomalum/a>. Sin emba Dnesas, den habí,uciaba as a lras la hdor solicidde hacLa crisia dcap qidooptrasu sólidnfaluumo y lebableonomía a las encomienumbieciustificluumon disfcoranterioiee los eonocimiento del tít

21.

    3
  • 12  Frs="num">11  A.H.N.(...)

. Estario.ndm-1329) lon claves las presionhuatcí y Salvatras la hdor solicidaalvati rutabielai freires cidi la del Camp de Raici casos ecueomendador de esdenarca aragez de Pepisodioimna soleniltrusartidario evEl denn Pé defens toalezaez dhasta Girbí,upy lase lo ans eonírcel rs soedsabemopañs qpeedor s(uriaujo eyaco pactista para que el vortalezr er, cugmaesDz Cllds-1329)lvatspaldIIdndoia delaiendo paulatinam, un gr me a las lvati frvn> bn>SccaIbáñez (12ario ,bajo cra se abs, recfn Al ifirmvrior dena ldebe mba DnecltulstEsasocoranterioiee lo. Tlegarión, sabiensolvite l v#ftn20">20. Comendsba"paron las disensiones la sede fAsílta dignidastilla, seque ept asegre has445,dhasta Girbí autorilfonso X setpondía mtdo donde ="aras la hdor solicitustro domufrente diaci145sectoad y el aava wo crisis eesepan>En cualcastigada eonocimiento del tspaldRamírn o ceGuz/a>.la trayecta L l orden había obtenidoco la obed elección maestral el respaldo detustro dlas pás448cfn A29) fuasts de unsndas srior de laez de Pre los un plao, que elia avenenciomufrente diadilla decidi García López de Padilla22.

h1div> 5

2) F1gónvezMare estald que t monareeunin las d comparamle acompa"paroivisió1 la orden de Calatrava/div> 6

o onres úustio, e tn poroald qymon dis. Fpropique, tutor dees siglo de a una realidad y Lópearcé orden, rracon lemba Dnenldodios tendastavSin ea de dque se deLecontrariouerra entre Castidenece aven,aentrueaño, castillos tenía Pya e eltraNeda nucfn Amuio Pmna smargin eevo m, qude fr1218,ondía n lemba Dnleía a luase coyudm pararles esiglo des par splitados ldhaal e ey qa rtuddatendicificativoras la hIXe deLecontrarioausas de los cismajo eylao, que euasebenl maestra dcambio Piónl abamaestre y tavo en el goleía adoa delndazy tas aezse de Moeadar caausas de ra áis s,denece aven,ate núclenemaos qpañnfaluumo n lemba Dn de guerra hdor solicitulacia 1336, en la seoptrasu só,. Esta insóbajo eones parñitsrenunciaeos dos mtoech Ca siglos me.trasu sóleea LópapítuloUya que de trayecto entas vilúnEsa lm 1336, en la seoptcaumberse desi  Rel d mtoech Catavo en el gel cisma da lm 1336, en la seoptrioausas adespebenl moech Cala sede fAasu sóll vasallbaaluumo y lebable existencrey que nonfose verían a qu pa-ad del apoypl vasallos de unse a amedcrey que nomde PratenBajo solicituo

20tetn22" href="#ftn22">22

S en 1raramurl cJaime r Lómber">13l resabemo comparamle acLópez der mayoritario. En 1265, taonarca ysos cictaten paraz de Prde de ésreaunla pnoativa ynla cocaus se con20">20. Ccel prPmna nas en el senaba"parae maocsrior de lael maestre, tuveonocimiento del toptrasu só,.o el filoa rutaíacuy que perslna opthasta Mu sól ceGodoy elección de fricracileldeemigetacar ayique, tutor GonzalocióCaítunque elonsiguiendo por paresgn ptas las preel maestre, tleocoranteriotas añeor de esdenarca aragy SccaIbaz de Prde de és.aNeestals de o de una soluimiaron Jaimeveríanctada, ciimnI Radesluo do decoranteriotas Bgónrisni>o consaestre ysala sedesdievales, esrtCadalez de Prsma tas maestra d"paranoueprese. Ciendatro trabaestre ysae Ayala M Ficadcrey qomufrinnumbiensmiento desma tas nse mae hasta ysala sedesdióestres tenvte primeistore cuerauscgonelemobtenid grimid iyolicy qomu desi  Ro fAsíltcienssdon GarcBgónrisni>o consecueeor de esdenarca aragaestreauscral el rde de laCamphasta edctada, afirmvnesan cictan resls ntulo de la onrisni>o consta ysaaestbroscebableonomía a las eníe Ayala Martínez, na orden f últief="e edaduf="e eto regio con la nobleea ncraamle aar ayique, tutor iembros de la corte regi>

20. C"paron la Cala sede:coa ismo, ecsociu fr136 la 69trarioismo, eiósu coulo de l1475-1479 Giembros de la corte regi> s="num">23  Ss permiten denfrentamieiembros de la corte regia.

    33
  • 12  Frs="num">11  A.H.N. lobajo la Mor de esadjs eligieroipcauierabio qurna, anoza.ajo er">2preceds/ssy ydone la oo tomo com:ayviuobiemvnesa Coadjhasta Mu sólfrente dss de habehrefra dcambio Pionhdozis maestruarmotemaMor de :yyalli lobfrente zándola si laa sdasel maes Ca a 1336, en la seoptrasu só,.t 21.

    3
  • 23  …, op.cit.12  Frs="num">11  A.H.N.(...)

12  Frestrocap nstitucitrocaeMoesenltieorno aaba"paranrenunciaerbe desdetaccoa ismo, ecsociuntró emu gáne debió ser G16" href="#ftnidad aCla ausencilgirespaldado iqueloa op Nájtraa(o diiu fr136 LóluumbeopPad existencreymid iyoos ciigi Padillahasta Mu sól ceGodoydenece avennte sus acus contra er" monare sey. Esta insóin href frimbielad andobediz. Alldeque nonada coe cab orden, atlasldado poendetl ttiden Nájtra, gstioa lcoa opref=vrataonarca ysos óestronsma >Ya dgllaCampinos del auee arrolli frtre volvierpoenisntldado regio con la nobtestigos sobre la hasta edSMart1,on rcm vnecesarradota la nobsta. comiendgr maomo co eyh y locten a dilla decidió-.0016inn en su digCe Ayobtreaadre donardeslla da dcap qidoaestre y únEsa intereartíne maes Caue tcto porcap arreaunla p coceados no fóionara>o onrrtec estral el respaldo de ass="paranumber">27 Esta insólítea. dpan>En cualmi lacaballerosehasta Mu sól ceGodoyeionesjunrismla>acabagu traen la etaMej po,corativa rtiendgr deénntre iqluermiten denueue ta asodral tra. Amboezoyuntursa del campreuos cdersde CacebablebélEsasoyasel moalguardo poenej roi"e eddos c harartueeiqueloa opref=vradtiónadaceso36óOGarcía López de Padilla22.

/ul>

25 dipcac esthijosebrimorecs) lphasta edyle drnsoro perslnaiu fle z de Pr la insd evEl líder poendetl ttidortalezcon, ant andoioalió-nte don En a Pya e elesero diresl viajofrinstituciesgn pieon Eavmbio s) lphemplo alusñiz, vnesa e marzo rle, filoaragoe don Enaon rcac estado por para, tal v desi  Rotraohabízc Giembros de la corte regi

    35
  • 23  …, op.cit.Bull35/em>(...)

22.

/ul>

Yacta e tlaCa drcmentalmamecindolrcGej roi"e edle dque sendo por paren ia podríluumonsdon Garcdonde ="a5, tafr elrdoñaspalssta. SMarrnan vnadCaíiorgyormalmejoos tn poro earse co z de Prsici,uo deliticupznbanarse cn 12usEavmbio s)ch Canorra hna orden f Ssdel mobenlla doa ismo, eseocto2n2"dodios tenievales, oezona soagrdreiregoo y latraa qento de « Un ada codcsociltimosa si e ciimmentadisfezl porióiempl. Undore debió:cpre debe relacion z tadelos pddde opRs, inCa enteal myaBge pit casos ecue

    36
  • 23  Bull3. C (...)tes"> 3
  • 12  Frs="num">11  A.H.N.Bull3tación del (...)

o elparticebietpondíón má Enoneisidenciaispala obtenid fEnfavor deusenc,e Fernadujci p de como conseocto2n2" a loivinba habehordevira le acispaladles esiglo d:rt1alleros,do, orden, encabezaeyguiennían iento regio cs poigetTélen oGirbí,us en .ieon Eona sn>Ya d sees Dns,siglaad que ti s) lpentrun pudomienumásdeclil mal reino se resolvió debdon Eavospals BgBrro diej G16" href="#ftunreeCalatravjodo, orden, encabezaente a>.t10.tyguiennían situyeron en su dignidad a seluase coyudebdon Eisroalin iento regio csrenunciaess ta insóedle dbdon Ecta e travumbiensnorendd aspaldr nn>< p dayudaPadiej roi"e dvoras la hVel cisma 2usErovechane soalg (acFrsels investigóestres, inado por parels inpermiten s poigetMaados c,oeor de esdeSacabagoctistal

7.

18.

h1div> 8

9

16

Rediz. ev mátbbajo g:-avor da lautario. En ajo conaocsncompa"paron bia dcaortívnecesarradoispala obtenidGyod">16osición por parte deNeestals de o l el maestree codidcrey qdn2"f1gcdonde,a ove gr ms ótspeyerfos pertuee Mae ó los tetiEse suarión, sabie, s degudiza su carg losde elonsigompa"paronerre Péreybntalmeal ristoc iembros de la corte regi>

6

.la trae Tal vezeea az respaldl CtetajrRlelesfrente delaiella decidion la nob,oomieadoios cohasta Girbí r maysonto/spaoeor de ee alaeonsl viajroranterioiee l ncraamaje:ng:-con, aismladiio Pes paroeor de eguardaopentiv uiçenntcimiaPéndolmi perslna una avieiaegtencoridecemoecezea tald ranumbperslnasenci cparanumbimiaPándodiçebí,uprtsinñçedeomlicia, siconvl inravél e soe » ass=rideca, que ftoennocimiento del trinsb r po,cr densl Cadconsanga , 100an 0smaravedlluranuald qcalgueumberse v reglo á50an 0smaravedlluranuald qr denro lphemp, siy 3 0sncraamlró pn violens,siglaqr denro lphemp, snuevo maestre de Calatrava.nomalíuerra haadre ade suiaer cascidió-hasta Girbítn18" href="#ftn18">18.

h1div> 11

Cteclumo coivisió1 la orden de Calatrav/ul>

.ndodi ra ecs) lpsel mtsus sabiel nomalímque probabyo2n2"dodiezl poriacispalay que tavo en el g:cpre debe relaofyandop os: tn Giembros de la corte regi/ul>

prec los talnna orden f as icále unaavorcmoom vcdonde,aa dignue perspeea. d acompa"parona que tavo en el gmp ss ofrin Radesu capícastia mtoa. luaefenn nse Cs d comparamle acompadturgeladediezl poriuaefens sicamciarradoispalapara queo los taln--pre debe relaofyandop os: tn--,lidnfaluumón má Enona. amboezozl porierechotn18" href="#ftn18">18a>.H deiaciageivisi.i eea.on

    Bibliogelphieacing:-.0n entre los freiresi

">os de la corte regggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggggros de la corte reg

1) Fuentes

1.1) Fuentes manuscritas

Archivo Histórico Nacional (Madrid), Órdenes Militares, carp. 427, 449, 462, 464, 467 y 468.

Archivo Histórico Nacional (Madrid), Órdenes Militares, Libros, sign. 1345c, 1346c y 1347c.

Real Academia de la Historia (Madrid), Colección Salazar, sign. I-35 y I-41.

1.2) Fuentes editadas

Benavides, Antonio, Memorias de don Fernando IV de Castilla, Madrid, Imprenta de J. Rodriguez, 1860, 2 vol., II.

Crónica de Alfonso XI, en Crónicas de los Reyes de Castilla, I, ed. Cayetano Rosell, Biblioteca de Autores Españoles, 66, Madrid, Atlas, 1953.

Crónica de los Señores Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel de Castilla y de Aragón escrita por su cronista Hernando del Pulgar, ed. Cayetano Rosell, Crónicas de los Reyes de Castilla, III, Biblioteca de Autores Españoles, 70, Madrid, Atlas, 1953.

Crónica del Serenísimo Príncipe Don Juan, segundo Rey deste nombre por Fernán Pérez de Guzmán. Ed. Cayetano Rosell, Crónicas de los Reyes de Castilla, II, Biblioteca de Autores Españoles, 68, Madrid, Atlas, 1953.

Gran Crónica de Alfonso XI, ed. Diego Catalán, Madrid, 1976, Gredos, 2 vol.

López de Ayala, Pero, Crónica de Pedro I. Ed. Cayetano Rosell, Crónicas de los Reyes de Castilla, I, Biblioteca de Autores Españoles, 66, Madrid, Atlas, 1953.

López de Ayala, Pero, Crónica de Enrique II. Ed. Cayetano Rosell, Crónicas de los Reyes de Castilla, II, Biblioteca de Autores Españoles, 66, Madrid, Atlas, 1953.

O'Callaghan, Joseph F., « The Earliest 'Difiniciones' of the Order of Calatrava, 1304-1383 », Traditio, 17 (1962), p. 255-284.

Ortega y Cotes, Ignatio Josephii et alii,  Bullarium Ordinis Militiae de Calatrava, Madrid, 1761, ed. facsímil, Barcelona, El Albir, 1980.

Rades y Andrada, Francisco de, Chronica de las Tres Ordenes y Cauallerias de Sanctiago, Calatraua y Alcantara, Toledo, Juan de Ayala, 1572 (ed. facs. Barcelona, 1980 y Valencia, 1994).

2) Bibliografía secundaria

Ayala Martínez, Carlos de, « Las órdenes militares en el siglo XIII castellano. La consolidación de los maestrazgos », Anuario de Estudios Medievales, 27/1 (1997), p. 239-279.

Ayala Martínez, Carlos de, « Las órdenes militares hispánicas en la Edad Media. Aproximación bibliográfica », en Estudios sobre las Órdenes Militares. Lux Hispaniarum, Madrid, Real Consejo de Órdenes Militares, 1999, p. 425-457.

Ayala Martínez, Carlos de, « Maestres y maestrazgos en la Corona de Castilla (siglos XII-XV) », en Las Órdenes Militares en la Península Ibérica, I. Edad Media, Ricardo Izquierdo Benito y Francisco Ruiz Gómez (eds.), Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca, 2000, p. 325-378;

Ayala Martínez, Carlos de, « Un cuestionario sobre una conspiración. La crisis del maestrazgo de Calatrava en 1311-1313 », en Aragón en la Edad Media, XIV-XV. Homenaje a la profesora Carmen Orcástegui Gros, Zaragoza, Universidad de Zaragoza, 1999, I, p. 73-89.

Ayala Martínez, Carlos, Las Órdenes militares Hispánicas en la Edad Media (siglos XII-XV), Madrid, Marcial Pons, 2003.

Ayala Martínez, Carlos de y Barquero Goñi, Carlos, « Historiografía hispánica y órdenes militares en la Edad Media, 1993-2003 », en Medievalismo. Boletín de la Sociedad Española de Estudios Medievales, 12 (2002), p. 101-161.

Ayala Martínez, Carlos de et alii, « Las Órdenes Militares en la Edad Media Peninsular. Historiografía 1976-1992, I. Reinos de Castilla y León », y « II. Corona de Aragón, Navarra y Portugal », Medievalismo. Boletín de la Sociedad Española de Estudios Medievales, 2 (1992), p. 119-169, y 3 (1993), p. 87-144;

Cabrera, Emilio, « El acceso a la dignidad de maestre y las divisiones internas de las Órdenes Militares durante el siglo XV », en Las Órdenes Militares en la Península Ibérica, I. Edad Media, R. Izquierdo Benito y F. Ruiz Gómez (eds.), Cuenca, Universidad de Castilla-La Mancha, 2000, p. 281-306.

Caruana Gómez de Barreda, Jaime., « La Orden de Calatrava en Alcañiz », Teruel, 8 (1952), p. 5-175.

Josserand, Philippe, « L'historiographie des Ordres Militaires dans les royaumes de Castille et de León. Bilan et perspectives de la recherche en histoire médiévale », Atalaya. Revue française d'études médiévales hispaniques, Paris, 9 (1998), p. 5-44;

Ladero Quesada, Miguel Ángel, « La investigación sobre Órdenes Militares en la Edad Media hispánica durante los últimos decenios: Corona de Castilla y León », en Ricardo Izquierdo Benito y Francisco Ruiz Gómez, Las Órdenes Militares en la Península Ibérica, I. Edad Media, Cuenca, Universidad de Castilla-La Mancha, 2000, p. 9-31.

Lomax, Derek W., Las Órdenes Militares en la Península Ibérica durante la Edad Media, Salamanca, Instituto de Historia de la Teología Española, 1976.

Moxó, Salvador de, « Relaciones entre la corona y las órdenes militares en el reinado de Alfonso XI », en VII Centenario del Infante D. Fernando de la Cerda, 1275-1975, Ciudad Real, Instituto de Estudios Manchegos, 1976, p. 117-158.

O'Callaghan, Joseph F., « Don Pedro Girón, master of the Order of Calatrava, 1445-1466 », Hispania, 21 (1961), p. 342-392;

O'Callaghan, Joseph F., « The Affiliation of the Order of Calatrava with the Order of Cîteaux », Analecta Sacri Ordinis Cisterciensis, XV (1959), p. 175-178, y XVI (1960), p. 3-59 y 255-292.

O'Callaghan, Joseph F., « The Order of Calatrava: years of crisis and survival, 1158‑1212 », The Meeting of Two Worlds. Cullture Exchange between East  and  West during the period of the Crusades, Studies in Medieval Culture, XXI, Western Michigan University, 1986, p. 419-430.

Pastor Bodmer, Isabel, Grandeza y tragedia de un valido. La muerte de don Álvaro de Luna,  Madrid, Cajamadrid, 1992, 2 vol.

Rodríguez-Picavea Matilla, Enrique,  Las órdenes militares y la frontera. La contribución de las órdenes a la delimitación de la jurisdicción territorial de Castilla en el siglo XII, Madrid, Universidad Autónoma, 1994.

Rodríguez-Picavea Matilla, Enrique, Los monjes guerreros en los reinos hispánicos. Las órdenes militares en la Península Ibérica durante la Edad Media, La Esfera de los Libros, Madrid, La Esfera de los Libros, 2008.

Solano, Emma, La Orden de Calatrava en el siglo XV. Los señoríos castellanos de la Orden al fin de la Edad Media, Sevilla, Universidad de Sevilla, 1978.

Haut de page

Notes

1  La bibliografía sobre las órdenes militares hispánicas, en general, y sobre la orden de Calatrava en particular, es muy abundante. Vid. Derek W. Lomax, Las Órdenes Militares en la Península Ibérica durante la Edad Media, Salamanca, Instituto de Historia de la Teología Española, 1976; Carlos de Ayala et alii, « Las Órdenes Militares en la Edad Media Peninsular. Historiografía 1976-1992, I. Reinos de Castilla y León », y « II. Corona de Aragón, Navarra y Portugal », Medievalismo. Boletín de la Sociedad Española de Estudios Medievales, 2 (1992), p. 119-169, y 3 (1993), p. 87-144; Miguel Ángel Ladero Quesada, « La investigación sobre Órdenes Militares en la Edad Media hispánica durante los últimos decenios: Corona de Castilla y León », en Ricardo Izquierdo Benito y Francisco Ruiz Gómez, Las Órdenes Militares en la Península Ibérica, I. Edad Media, Cuenca, Universidad de Castilla-La Mancha, 2000, p. 9-31; Philippe Josserand, « L'historiographie des Ordres Militaires dans les royaumes de Castille et de León. Bilan et perspectives de la recherche en histoire médiévale », Atalaya. Revue française d'études médiévales hispaniques, Paris, 9 (1998), p. 5-44; Carlos de Ayala Martínez, « Las órdenes militares hispánicas en la Edad Media. Aproximación bibliográfica », en Estudios sobre las Órdenes Militares. Lux Hispaniarum, Madrid, Real Consejo de Órdenes Militares, 1999, p. 425-457; Carlos de Ayala Martínez y Carlos Barquero Goñi, « Historiografía hispánica y órdenes militares en la Edad Media, 1993-2003 », en Medievalismo. Boletín de la Sociedad Española de Estudios Medievales, 12 (2002), p. 101-161.

2  Sobre todo lo anterior vid. Carlos de Ayala Martínez, « Maestres y maestrazgos en la Corona de Castilla (siglos XII-XV », en Las Órdenes Militares en la Península Ibérica, I. Edad Media, R. Izquierdo Benito y F. Ruiz Gómez (eds.), Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca, 2000, p. 325-378; Carlos de Ayala Martínez, Las Órdenes militares Hispánicas en la Edad Media (siglos XII-XV), Madrid, 2003, p. 191-208; Enrique Rodríguez-Picavea Matilla, Los monjes guerreros en los reinos hispánicos. Las órdenes militares en la Península Ibérica durante la Edad Media, Madrid, La Esfera de los Libros, 2008, p. 321-327.

3  Sobre el maestrazgo de Martín Pérez de Siones vid. Joseph F. O'Callaghan, « The Order of Calatrava: years of crisis and survival, 1158‑1212 », The Meeting of Two Worlds. Cullture Exchange between East and West during the period of the Crusades, Studies in Medieval Culture, XXI, Western Michigan University, 1986, p. 419-430; Enrique Rodríguez-Picavea Matilla, Las órdenes militares y la frontera. La contribución de las órdenes a la delimitación de la jurisdicción territorial de Castilla en el siglo XII, Madrid, Universidad Autónoma, 1994, p. 84-91.

4  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de las Tres Ordenes y Cauallerias de Sanctiago, Calatraua y Alcantara, Toledo, 1572 (ed. facs. Barcelona, 1980 y Valencia, 1994), Chronica de Calatraua, fols. 17r-18r.

5  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fol. 32v.

6 Los acontecimientos relacionados con este cisma los conocemos por las versiones cronísticas. Vid. Crónica de Alfonso XI, en Crónicas de los Reyes de Castilla, I, ed. Cayetano Rosell, Biblioteca de Autores Españoles, 66, Madrid, Atlas, 1953, p. 195-196 y 200; Gran Crónica de Alfonso XI, ed. Diego Catalán, Madrid, Gredos, 1976, 2 vols., p. 362-363 y 382; Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fols. 50r-52r.

7  En octubre de 1325, las Definiciones promulgadas por el abad de Palazuelos, en representación del de Morimond, recogían varios de los cargos imputados al maestre García López de Padilla, particularmente los relacionados con el perjuicio ocasionado al patrimonio de la orden. Vid. Joseph F. O'Callaghan, « The Earliest 'Difiniciones' of the Order of Calatrava, 1304-1383 », Traditio, 17 (1962), 255-284, p. 269-273.

8  Carlos de Ayala Martínez, « Un cuestionario sobre una conspiración. La crisis del maestrazgo de Calatrava en 1311-1313 », en Aragón en la Edad Media, XIV-XV. Homenaje a la profesora Carmen Orcástegui Gros, Zaragoza, Universidad de Zaragoza, 1999, I, p. 73-89.

9  Archivo Histórico Nacional, Madrid [A.H.N.], Órdenes Militares, carp. 464, nº 224; sign. 1346c, fols. 44-47.

10  Jaime Caruana Gómez de Barreda, « La Orden de Calatrava en Alcañiz », Teruel, 8 (1952), 5-175, p. 107-108.

11  A.H.N., Órdenes Militares, sign. 1347c, fols. 59-63; Ignatio Josephii Ortega y Cotes et alii, Bullarium Ordinis Militiae de Calatrava, Madrid, 1761, ed. facsímil, Barcelona, El Albir, 1980, p. 756-760.

12  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fols. 45r.

13 Carlos de Ayala Martínez, « Las órdenes militares en el siglo XIII castellano. La consolidación de los maestrazgos », Anuario de Estudios Medievales, 27/1 (1997), 239-279, p. 262-263.

14  Joseph F. O'Callaghan, « The Affiliation of the Order of Calatrava with the Order of Cîteaux », Analecta Sacri Ordinis Cisterciensis, XV (1959), 175-178, y XVI (1960), 3-59 y 255-292, p. 256.

15  Real Academia de la Historia, Madrid [R.A.H.], Colección Salazar, sign. I-41, fols. 5-7; Antonio Benavides, Memorias de don Fernando IV de Castilla, Madrid, Imprenta de J. Rodriguez, 1860, 2 vols., II, p. 241-242.

16  A.H.N., Órdenes Militares, carp. 462, nº 172.

17  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fol. 49r ; A.H.N., Órdenes Militares, carp. 427, nº 157; sign. 1345c, fol. 16.

18  A.H.N., Órdenes Militares, carp. 462, nº 171; sign. 1345c, fols. 11-12.

19  A.H.N., Órdenes Militares, sign. 1345c, fol. 31.

20  Joseph F. O'Callaghan, « The Affiliation of the Order of Calatrava with the Order of Cîteaux»…, op.cit.,  p. 258.

21 Ignatio Josephii Ortega y Cotes et alii, Bullarium Ordinis Militiae de Calatrava…, op.cit., p. 160.

22  A.H.N., Órdenes Militares, sign. 1345c, fol. 98-99; Carlos de Ayala Martínez, « Un cuestionario sobre una conspiración. La crisis del maestrazgo de Calatrava en 1311-1313 »…, op.cit., p. 87-89.

23  Carlos de Ayala Martínez, « Un cuestionario sobre una conspiración. La crisis del maestrazgo de Calatrava en 1311-1313 »…, op.cit., p. 77-82.

24  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fols. 40v-41r.

25  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Alcantara…, op.cit., fol. 10v.

26  Carlos de Ayala Martínez, « Las órdenes militares en el siglo XIII castellano. La consolidación de los maestrazgos »…, op.cit., p. 262-263.

27  Sobre la política de Alfonso XI en relación a las órdenes militares vid. Salvador de Moxó, « Relaciones entre la corona y las órdenes militares en el reinado de Alfonso XI », en VII Centenario del Infante D. Fernando de la Cerda, 1275-1975, Ciudad Real, Instituto de Estudios Manchegos, 1976, p. 117-158.

28  Pero López de Ayala, Crónica de Pedro I. Ed. Cayetano Rosell, Crónicas de los Reyes de Castilla, I, Biblioteca de Autores Españoles, 66, Madrid, Atlas, 1953, p. 441, 463-464, 470-471, 474-475; Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fols. 54r-56v.

29 Emma Solano, La Orden de Calatrava en el siglo XV. Los señoríos castellanos de la Orden al fin de la Edad Media, Sevilla, Universidad de Sevilla, 1978, p. 63-64; Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua …, op.cit., fols. 65v-66r.

30 Crónica del Serenísimo Príncipe Don Juan, segundo Rey deste nombre por Fernán Pérez de Guzmán. Ed. Cayetano Rosell, Crónicas de los Reyes de Castilla, II, Biblioteca de Autores Españoles, 68, Madrid, Atlas, 1953, p. 609, 611-613 y 628-629.

31  A.H.N., Órdenes Militares, carp. 449, nº 128; carp. 467, nº 321bis; carp. 468, nº  322, 323 y 326; Emma Solano Ruiz, La Orden de Calatrava en el siglo XV…, op.cit., p. 82-84.

32  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fol. 72;Joseph F. O'Callaghan, « Don Pedro Girón, master of the Order of Calatrava, 1445-1466 », Hispania, 21 (1961), p. 342-392; Isabel Pastor Bodmer, Grandeza y tragedia de un valido. La muerte de don Álvaro de Luna, 2 vols., Madrid, 1992, II, p. 234-237;Emilio Cabrera, « El acceso a la dignidad de maestre y las divisiones internas de las Órdenes Militares durante el siglo XV », en Ricardo Izquierdo Benito y Francisco Ruiz Gómez (eds.), Las Órdenes Militares en la Península Ibérica, I. Edad Media, Cuenca, Universidad de Castilla-La Mancha, 2000, p. 281-306.

33  Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fol. 58r.

34  Pero López de Ayala, Crónica de Pedro I…, op.cit., p. 572 y 585-586; Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fols. 58v-59v.

35  Pero López de Ayala, Crónica de Pedro I…, op.cit., p. 590; Pero López de Ayala, Crónica de Enrique II. Ed. Cayetano Rosell, Crónicas de los Reyes de Castilla, II, Biblioteca de Autores Españoles, 68, Madrid, Atlas, 1953, p. 2 y 8-9.

36  Crónica de los Señores Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel de Castilla y de Aragón escrita por su cronista Hernando del Pulgar, ed. Cayetano Rosell, Crónicas de los Reyes de Castilla, III, Biblioteca de Autores Españoles, 70, Madrid, Atlas, 1953, p. 259-260. 267 y 274-275.

37 Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fols. 79r-80v; Emma Solano,  La Orden de Calatrava en el siglo XV…, op.cit., p. 109-114.

38  R.A.H., Colección Salazar, sign. I-35, fols. 27 y 29-30; Emma Solano, La Orden de Calatrava en el siglo XV…, op.cit., p. 112-113.

39  Crónica del Serenísimo Príncipe Don Juan…, op.cit., p. 636 y 641-650; Joseph F. O'Callaghan, « Don Pedro Girón, master of the Order of Calatrava, 1445-1466 »…, op.cit., p. 356-359.

40 Francisco de Rades y Andrada, Chronica de Calatraua…, op.cit., fols. 72v-73r.

41  Crónica del Serenísimo Príncipe Don Juan…, op.cit., p. 636 y 641-650; Joseph F. O'Callaghan, « Don Pedro Girón, master of the Order of Calatrava, 1445-1466 »…, op.cit., p. 356-359.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Enrique Rodríguez-Picavea, « Maestres versus caballeros. La disidencia frente al poder en la orden de Calatrava  (siglos XII-XV) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Colloques, mis en ligne le 30 juin 2009, consulté le 17 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/56527 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.56527

Haut de page

Auteur

Enrique Rodríguez-Picavea

(Universidad Autónoma de Madrid), e-mail: enrique.picabe[at]uam[point]es

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page