Navigation – Plan du site
Antonio Santamaría García et Consuelo Naranjo Orovio

El 98 en América. Últimos resultados y tendencias recientes de la investigación

[09/02/2005]

Entrées d’index

Mots clés :

1898

Géographique :

América

Chronologique :

siglo XIX, siglo XX

Palabras claves :

historiografía
Haut de page

Texte intégral

Introducción.

A Julio Le Riverend, maestro,
In memoriam

1Más como pretexto que como razón, el centenario de 1898 ha generado una vasta producción científica. Como pretexto, pues al menos desde 1986, por decir una fecha, cuando se celebró la abolición de la esclavitud, se mantiene con intensidad un flujo constante de publicaciones que estudian en un sentido amplio la coyuntura finisecular en los últimos reductos del imperio español en América. Tanto es así que en un trabajo con intención similar al que aquí nos ocupa, E. Hernández Sandoica (1998d: 15) afirma: "Sólo hace diez a os, parecía imposible que el ámbito de los estudios referidos a Cuba, escritos desde España, habría de convertirse en un tema mayor"; no obstante también es cierto, y eso explica tanto su esfuerzo como el nuestro, que "aunque felizmente esto ha sido así, hay que advertir que no se han emprendido todavía las síntesis que permitan dar cuenta, a un público más amplio que el procedente del más estricto americanismo, de los avances producidos".

2Como E. Hernández Sandoica, y para empezar, digno es reconocer el esfuerzo realizado desde España y por españoles, y la calidad y el rigor científico de la mayoría de los trabajos resultantes, poco habitual en un panorama historiográfico nacional caracterizado hasta hace nada más bien por su aislamiento y alejamiento de los debates internacionales (con honrosas excepciones, por supuesto), defecto que, sin embargo, se va superando. Reconocido esto, que es de justicia, además de necesario para explicar la amplia presencia de autores españoles investigando el tema que nos ocupa, debemos decir, empero, que el criterio de selección de nuestro estudio no es la nacionalidad, sino la actualidad. Nos alejamos, asimismo, de los rígidos y ortodoxos nacionalismos que reducen el sentido de la historia y la historiografía a los estudios realizados dentro de sus fronteras; criterio que aplican también a sus fuentes primarias y secundarias, al menos a las explícitas, y que, en ocasiones, merman el valor de los mismos y, como consecuencia, la producción final no obedece en absoluto a una realidad en la que son continuos los intercambios académicos y el conocimiento mutuo que los historiadores tienen del referido debate internacional.

3El incesante flujo de publicaciones ha generado un buen número de análisis historiográficos que, como el citado antes, tratan de organizar un debate desbordado por las voces que están participando en él. Todos ellos han quedado rápidamente desactualizados, incluso algunos que todavía están en prensa, ya que desde finales de 1996 se han editado mas de ochenta obras que, por lo general, son compilaciones y reúnen en su interior casi seiscientos artículos.1

4Como ya dijimos, el criterio de selección de este estudio es la actualidad, pero,  por qué elegimos concretamente los trabajos editados desde finales de 1996?. La respuesta es simple. A partir de esas fechas se comenzaron a publicar algunos estudios representativos del nuevo debate en torno al 98 en América. Uno de ellos, que comentamos en diversos apartados del artículo, es el editado por C. Naranjo, M.A. Puig-Samper y L.M. García Mora (1996), La nación so ada: Cuba, Puerto Rico y Filipinas ante el 98. Los comentarios de que ha sido objeto avalan esta propuesta: "contiene, a no dudarlo, muestras de calidad historiográfica extraordinaria [...] Nadie podrá doblar la esquina del 98 alegando ignorancia sobre las colonias y mucho menos falta de información" [E. Hernández Sandoica (1998a: 145)]. Además, tanto su contenido como el de varias monografías que lo precedieron se examina en los referidos análisis bibliográficos anteriores, a los cuales, partiendo de lo que a salido después de él, el nuestro completa y complementa.

5Aparte de cronológicas, este artículo tiene limitaciones temáticas y muestrales. Su título expresa las primeras: El 98 en América. Aquí no analizaremos más que de soslayo a otros noventa y ocho, como el filipino o el llamado desastre español, que dejamos para especialistas en el tema, pues nosotros no lo somos. Sí haremos referencia, por contra, a otros países americanos aparte de los que surgieron de las últimas colonias de España, incluidos los EE.UU.2 La limitación muestral se debe a que, pesar de la magnitud de lo incluido, quedan excluidos de nuestros comentarios por razones de espacio y de abarcabilidad los artículos publicados fuera de las compilaciones específicamente dedicadas al tema.3

6Gran parte de las obras comentadas aquí, como hemos dicho, reúnen estudios de diversos autores y temas.4 Algunas, además, para tratar de evitar la citada rápida desactualización que han padecido muchos ensayos como éste publicados últimamente, aún están en fase editorial, pero gracias a sus autores, hemos podido tener en primicia el manuscrito, o al menos el índice,5 que en casos fue suficiente debido al conocimiento previo que uno de nosotros tenía de su contenido por haber asistido a los eventos que dieron lugar a muchas de las monografías analizadas. Aun así, somos conscientes de que en breve saldrán como mínimo una decena de estudios que ni siquiera por el procedimiento anterior hemos podido incorporar.6

7El debate en torno al 98 en América se ha expresado sobre todo en obras que contienen trabajos de varios autores debido a la forma en que se ha desarrollado, principalmente a través de reuniones de carácter internacional. Tal procedimiento tiene sus pros y sus contra, pero creemos que el saldo será positivo. A corto plazo puede crear confusión y desorden por lo mucho que en esos foros se ha podido decir -y luego publicar- pero a medio y largo plazo, una vez eliminemos lo superfluo, procesemos, valoremos y ordenemos las diversas contribuciones, lo que quedará será una semilla de diálogo y sana discusión, que esperamos permanezca como rasgo distintivo de esta historiografía. Obviamente, todo ello ha sido posible gracias al esfuerzo de personas e instituciones que convocaron, organizaron, buscaron financiación, moderaron el debate y editaron los libros.7 Sin menospreciar a las demás, pues son muchas las entidades que han abierto espacios de discusión, es justo destacar la cooperación entre las Universidades Complutense y Autónoma de Madrid, Jaume I de Castellón, de La Habana, de Puerto Rico (Recinto de Río Piedras), Michoacana San Nicolás de Hidalgo (México) y el CSIC (España), que además de haber dado buenos resultados, explica la presencia de tantos historiadores mexicanos en las obras que aquí comentamos y la importancia concedida al tema del 98 en México.8

8Aparte de exponer sus límites y alcances, esta introducción pretende apuntar brevemente la estructura del trabajo. Empezaremos examinando el estado del conocimiento acerca del 98 en América inmediatamente antes de la aparición de las obras objeto de estudio, haciendo hincapié en los avances producidos en los últimos a os, de los cuales, como dijimos, son continuación los más actuales. Seguidamente analizaremos éstos, tratando de obtener, para finalizar, algunas conclusiones en torno a lo que hemos avanzado recientemente para mejorar lo que se sabe sobre el tema, a las carencias que todavía tenemos y a las tendencias que parece apuntar la investigación para un futuro próximo.

Estado de la cuestión antes de finales de 1996. Aportaciones más recientes.

9Antes de mediados de los ochenta, el debate historiográfico en torno a la coyuntura finisecular en la América española se había caracterizado por un diálogo escaso entre las partes con historias implicadas debido a problemas como el status puertorrique o dentro de los EE.UU., las difíciles relaciones norteamericanas con Cuba, los cambios interpretativos comunes en las investigaciones cubanas por razones político-ideológicas, como se ala C. Almodóvar (1989: 173-191 y 1993: 62-71), o el citado aislamiento intelectual español. Varios de esos inconvenientes persisten, pero -como dijimos- el efecto de las celebraciones en este caso ha sido positivo y, al menos desde que se conmemoró el centenario de la abolición, las cosas han variado. A continuación revisamos lo que sabemos sobre el tema y cuáles han sido los avances más relevantes en la última década. Para no hacer tediosa la lectura, cuando sea posible citaremos otros trabajos en los que el lector interesado, y sólo él, pueda encontrar las referencias bibliográficas precisas.9

Abolición, inmigración, conflicto racial y una historia social escasa.

10Empezando por la abolición, los estudios acerca del tema, en especial en Cuba, habían insistido sobre todo en sus causas y consecuencias político-institucionales, además de laborales, hasta que los trabajos de R. Cepero (1947), continuados luego por M. Moreno (1978 y 1983) modificaron la perspectiva de investigación. Vinculando el problema con la evolución de la industria azucarera, ambos sostuvieron que la esclavitud desapareció por su incompatibilidad con la modernización de ésta durante la Segunda Revolución Industrial. Nuevas obras escritas en los ochenta cuestionaron dicha tesis. Por ejemplo, R.J. Scott (1985) mostró que también había que ver las cosas desde el otro lado e indagó en las luchas de los negros por su liberación, óptica retomada recientemente por G. García Rodríguez (1996), que examina desde el punto de vista de los siervos sus reivindicaciones y su universo vital. L.W. Bergad (1990), por otra parte, intentó probar que estos últimos no sólo no eran incompatibles con la modernización de los ingenios, sino que su trabajo era más rentable que el de los obreros asalariados. L.W. Bergad et al. (1995), en un ingente trabajo de archivo, además, nos han dejado una reconstrucción del precio de los esclavos.10

11Como la del ciprés, la sombra de la esclavitud es alargada. Partiendo de ella es posible abarcarlo casi todo en el Caribe finisecular. Verbigracia, se puede encontrar una perspectiva más humana del problema o análisis sobre sus implicaciones culturales y antropológicas.11 No por casualidad se habla en las Antillas de una sociedad esclavista y una sociedad postesclavista, aunque de esta última sabemos poco. Contamos con buenos estudios parciales, algunos recientes, acerca del movimiento obrero, el bandolerismo, la prostitución, la criminalidad o la masonería, y en relación con ciertos grupos como la elite socio-económica hispano-cubana o los chinos, y con varias obras generales que se hacen eco de esas carencias, pero no las resuelven.12

12En relación también con la sociedad postesclavista en un sentido amplio, muchas obras han analizado en los últimos a os la inmigración que fluyó hacia Ultramar, sobre todo de España a Cuba, aunque no solamente. Aparte de las compilaciones y trabajos generales, como los de C. Naranjo, coord. (1990), F. Iglesias (1988a), J. Maluqer (1992), C. Yáñez (1994a) o C. Alonso (1993), y de los que han reconstruido las cifras de ese flujo, como los de B. Sánchez Alonso (1990 y 1995) y C. Naranjo (1993) y los dos últimos citados antes, varios estudios han indagado en aspectos vinculados con la historia de las mentalidades [C. Naranjo (1987 y 1988)], en el examen de casos concretos [A. García Álvarez (1994), D. González (1994) o M.A. Marqués (1996a)], o en los efectos económico-sociales del fenómeno migratorio, como las remesas retornadas por los que se fueron [J.R. García López (1992 y 1994)], la reubicación profesional de los españoles en Cuba [C. Naranjo (1994)], la formación de redes familiares y de paisanaje [M. Llordén (1992)] y su influencia en el mercado de trabajo y en el movimiento obrero [A.F. Losada (1995) y O. Cabrera (1993)] o las diferencias de renta entre la población local y la que llegó de fuera, que J. Maluquer (1994: 148) encuentra bastante elevadas a favor de la segunda y que pudo ser motivo de conflictos entre ambas. Éstos son, por otro lado, los temas menos conocidos y que se deben investigar más. Diversas obras, además, coincidiendo con la configuración del Estado Autonómico español, han examinado la relación específica de sus regiones con Cuba y Puerto Rico. Finalmente, mención aparte por su contenido merece el análisis de la emigración cubana a los EE.UU. de R. Álvarez (1986).13

13La demografía histórica también se ha enriquecido recientemente con estudios de carácter general que completan las obras clásicas, como por ejemplo la de J.L. Luzón (1989), que examina la relación economía-población-territorio, y con aportaciones más cualitativas que -según E. Hernández Sandoica (1997a: 154)- predominan actualmente. Lo cierto es que los citados esfuerzos de cuantificación no se agotan en sus resultados, al menos no deben hacerlo, sino que tienen como fin sentar las bases para discutir con mayor precisión sobre aspectos más genéricos y, por ende, más integradores, multidisciplinares y atractivos para el lector no especialista. En ese sentido, el debate abierto más interesante gira en torno a los problemas raciales y de diferenciación social; temas relacionados, por supuesto, con la definición socio-política de los Estados y con la economía, pues en definitiva, fue el crecimiento de ésta la razón que convirtió a Cuba en un país receptor de esclavos y, luego, de población foránea en masa. La política migratoria, el control de la inmigración, que por los motivos citados era en parte de carácter golondrino e indeseable desde muchos puntos de vista, pero idónea para realizar faenas agrícolas poco especializadas en época de cosecha, así como la discriminación de las minorías, sobre todo de color, ha sido objeto de infinidad de análisis y fuertes controversias, por ejemplo, entre A. Helg (1995) y A. de la Fuente (1995 y 1996).14

14La controversia sobre la discriminación social por razones de color, sexo o procedencia enfrenta dos posturas tan irreconciliables como, paradójicamente, complementarias, pues en definitiva se refieren a cuestiones distintas, una a la estructura del sistema social; la otra, a los cambios en su interior, destinados a preservarlo, pero que a la postre pueden llegar a alterarlo. Así, por ejemplo, el hecho de que con el tiempo se evidencien mejoras en la situación de determinados grupos marginados, como se ala A. de la Fuente (1996), no excluye, sino más bien prueba su marginación dentro de dicho sistema, que defiende A. Helg (1995), lo que, a su vez, explica contradicciones como la convivencia de esas mejoras con demostraciones de violencia política. De estas reflexiones se derivan infinidad de posibilidades de investigación, algunas de las cuales han sido exploradas. Verbigracia, una tesis extendida acerca de la finalización del dominio español en las Antillas no se pregunta por qué acabó en 1898, sino por qué no lo hizo antes, y una respuesta probable es que la existencia de la esclavitud hasta mediados de los a os ochenta desalentó la causa independentista en las elites insulares por el temor a que la emancipación provocase cambios revolucionarios en el status quo racial. Obviamente, aparte de la población de color, también preocupaban en ese sentido sectores más integrados, como las clases medias o el naciente movimiento obrero. Otra perspectiva de investigación se ha interesado más por la forma en que se justificó la discriminación y sus resultados en términos de control socio-poblacional, en especial de la inmigración. Al ser esa justificación principalmente científica o pseudocientífica, en los trabajos sobre el tema han colaborado profesionales de distintas disciplinas, como la biología o la medicina, que también han experimentado avances importantes en sus estudios históricos recientemente, algunos de los cuales han conducido hasta la referida colaboración.15

Construcción y definición de la identidad nacional en el contexto internacional de fin de siglo.

15La preocupación por preservar el status frente a los cambios políticos que supuso el fin del dominio español es parte consustancial del tema que ha articulado el debate en torno al 98: la construcción nacional en territorios que hasta entonces fueron colonias y cuya emancipación no desembocó en independencia plena. Por otra parte, así es como ha sido abordado el problema, desde una perspectiva amplia y multidisciplinar, en algunas obras colectivas como la citada de C. Naranjo et al., eds. (1996). La discusión se ha desarrollado, además, en el ámbito de una renovación de las interpretaciones globales sobre el desenvolvimiento de las sociedades antillanas coloniales y postcoloniales, de la que son muestras las obras Historia de Cuba (1989-), J. Ibarra (1992 y 1995a), L. Bethell (1993), IHC (1994-) o M. Moreno (1995) para Cuba, y F. Picó (1988), B.G. Silvestrini y M.D. Luque (1992) o F.A. Scarano (1993) para Puerto Rico. Más que novedades temáticas, todas ellas coinciden en tratar los problemas dentro del contexto internacional, a largo plazo y en términos comparativos, aunque con diferencias destacables. Así, se puede decir que las de J. Ibarra son las más continuistas, y que la de M. Moreno es la que alberga mayores pretensiones de ruptura con los estudios precedentes, no obstante luego no se materializan en el resultado en la misma media en que se nos presentan. Las otras son más compensadas.16

16El contexto internacional del 98 es referencia ineludible para entender la finalización del dominio hispano, la creación de nuevos espacios políticos en las excolonias y el reparto de áreas de influencia entre las potencias mundiales. Precisamente ésa fue en su momento la principal aportación española a la historiografía sobre el tema, con obras como las de R. Mesa (1967), J. Salom (1967 y 1988), J.M. Jover (1979) o J. Pabón (1988), que completaron las tesis clásicas de J.A. Hobson (1920) o V.I. Lenin (1939), continuadas luego por autores como R. de la Torre (1988), L. Álvarez (1988 y 1996), C. Robles (1996) o F. García Sanz (1996), incluso por norteamericanos como A. Pagden (1988). A. García Álvarez (1995a) es quien ha precisado mejor la relación entre todos esos factores para el caso de Cuba. Dice que su tardía independencia la libró de los problemas de inmadurez republicana que sufrieron otros países latinoamericanos. Frente a ellos, afrontó su guerra de liberación con un proyecto de nación, pero la coyuntura en que se dirimió aquélla impidió materializarlo, frustrado por los intereses expansionistas de los EE.UU. que, coincidiendo con los de parte de la burguesía local, determinaron el futuro de nuevo Estado.17

17Dentro del contexto descrito anteriormente, el problema de la construcción de la identidad nacional ha sido abordado desde dos perspectivas complementarias, intelectual y político-institucional. Dentro de la primera, además, encontramos estudios generales y análisis de aspectos concretos, en particular, de determinadas obras. De especial relevancia por su significado son los trabajos de J. Ibarra (1980), P. Estrade (1987 y 1995), N. Martínez Díaz (1986), M.L. Laviana (1988) y ed. (1988), O. Ette y T. Heydenreinch, eds. (1994), R. de Armas (1994), F. López Civeira (1995) o A. Elorza (1996), dedicados a J. Martí, cuya muerte se conmemoró en 1995; los de J. Ferres (1990), A. López Cantos (1991), M. Maldonado-Denís (1992), A. Ruano (1993), M.D. González-Ripoll (1996) o P. Estrade (1993 y 1996) sobre los puertorrique os E.M. de Hostos y R.E. Betances, considerados, junto a J. Martí, padres de la patria y del Antillanismo (proyecto de Confederación Antillana formulado en la década de 1890); los de M.C. Simón (1986), F. Laguna (1991), U. Vicente (1992), L.M. García Mora (1993a), E. Hernández Sandoica (1994b) o A. Serrano de Haro (1996) acerca del español R.M. de Labra, defensor de la abolición, el autonomismo y la reforma colonial, entre otras cosas; incluso el más genérico de J. Ibarra (1972) que indaga en la ideología mambisa, y los de T. Mallo (1996) y L.M. García Mora (1996a) que analizan instituciones como el Ateneo de Madrid, que fue uno de los espacios en que se debatió la cuestión colonial española. Respecto a los estudios generales, lo más interesante quizás es una controversia implícita -pues los autores eluden la polémica- entre los que creen que el conocimiento del tema ha avanzado gracias a las discusiones teórico-metodológicas, y los que piensan, como apuntaba C. Almodóvar (1989: 173-191), que precisamente tales discusiones han impedido hasta ahora ir más allá del planteamiento de interrogantes. Ejemplos de ambas posturas son los trabajos de J. Opatrny (1994), quien sostiene que la dialéctica criollo-europeo, sesgada a favor de lo segundo, definió la idiosincrasia de los nacionalismos antillanos, y de E. Torres Cuevas (1993), quien dice que el examen del problema debe abordarse mediante la interacción de tres conceptos clave: patria, pueblo y revolución, que J. Martí sintetizó y el marxismo permitió instrumentalizar [sic].18

18C. Almodóvar (1995) muestra que proyectos concretos como el de J. Martí no fueron únicos e indiscutibles en su momento, impresión de la que es culpable en gran parte la historiografía. Por ejemplo, E. Trujillo, J.I. Rodríguez o E. Collazo mantuvieron posiciones distintas, incluso enfrentadas con las de aquél. No obstante, polémicas aparte sobre su delimitación específica en uno u otro autor, hay un acuerdo amplio acerca de que los fundamentos intelectuales de la nacionalidad están representados en las obras de los referidos J. Martí, E.M. de Hostos o R.E. Betances y se definen a través de elementos contrapuestos, a veces complementarios, a veces antagónicos, algunos ya citados y que hunden sus raíces en un pasado más o menos remoto (criollo versus europeo, negro versus blanco); otros más novedosos o cuya importancia aumentó en la coyuntura finisecular (natural versus inmigrado, hispano versus anglosajón). Todo ello caracterizó a sociedades que habían alcanzado cierto grado de identidad nacional, mayor sin duda en el caso cubano, aunque aún estaban en proceso de formación poblacional y cultural. Sobre algunos de esos problemas ya hemos analizado lo que sabemos. Por haberlos dejado para más tarde, los otros no son menos relevantes, pero tal vez si más candentes debido al carácter internacional que está teniendo el debate en torno al 98.

Españoles, cubanos y puertorriqueños. Estado colonial y relaciones post '98.

19Entender la evolución de las relaciones cubano-españolas después del 98 requiere hablar antes del Estado colonial. Las citadas obras de E. Hernández Sandoica (1982 y 1994b), iniciadora e impulsara de estos estudios, de C. Sáiz Pastor (1990 y 1994) y A. Bahamonde y J.G. Cayuela (1992), y las de I. Roldán (1991, 1994 y 1996), J.A. Piqueras (1992 y 1996), J.G. Cayuela (1993, 1994 y 1996) o L.M. García Mora (1993b, 1994a y b y 1996b) insisten en lo peculiar de sus fundamentos. J.G. Cayuela opina que, por su debilidad, el mercado peninsular no absorbió la producción insular, así que su nexo con la metrópoli no lo proporcionó éste, sino la consolidación de una elite económica con poder a ambos lados del Atlántico. Los cambios en el comercio y en las relaciones internacionales a finales del siglo XIX, el fracaso de las reformas que implementó dicho Estado para hacerles frente -según I. Roldán y L.M. García Mora- y, en opinión de este último, su incapacidad para mediar entre los distintos intereses implicados en los asuntos de Ultramar, debido -dice E. Hernández Sandoica- a su falta de autonomía frente al poder económico, explican políticamente la independencia. Todos esos estudios destacan, además de por su contenido, por su excelente factura teórico-metodológica, incorporando al debate instrumentos recientes de análisis historiográfico a nivel mundial, como el concepto de Estado-mediador o la teoría de los grupos de presión. Con una proyección más socio-económica que la de los anteriores, destacan en la aplicación de esa teoría los trabajos de M.C. Barcia (1993) y J.A. Piqueras (1996).19

20El colonialismo decimonónico español fue tan peculiar en el caso puertorrique o como en el cubano, pues, paradójicamente, en el primero las formas de explotación metropolitana respondieron a pautas más convencionales (el café era su principal artículo exportable y su mercado estaba en Cuba y España), pero el control metropolitano fue más débil. La razón estriba, seguramente, en la menor potencialidad de su economía y, por ende, de los intereses económicos implicados. Ahora bien, los estudios sobre el tema insisten igualmente en que el Estado no supo adaptarse a los cambios que conllevó la coyuntura internacional y aunque la revolución independentista tuvo poco éxito, también se desarrolló un sentimiento nacional similar al de la mayor de las Antillas, sustentado en los sectores medios y populares y en la burguesía azucarera.20

21Sea como fuere, la historiografía ha destacado que en Puerto Rico, y aún más en Cuba, las relaciones entre españoles e insulares se restablecieron tras el 98, predominando los elementos de continuidad sobre los de ruptura. Como razones se han se alado el carácter anticolonial, pero no antiespañol con que J. Martí concibió la independencia; la inmigración peninsular, que siguió con más fuerza en el siglo XX; el hecho de que la guerra no acabase con la rendición de un bando frente al otro, sino ante un tercero, los EE.UU., cuya intervención provocó la identidad de ambos en un especie de victimismo (derrota metropolitana, pero también de los proyectos independentistas isle os), además de otro factor, de más raigambre, e igualmente vinculado con la identidad y reforzado por dicha intervención: el sentido de lo hispano por oposición a lo anglosajón.21 Como en otros casos, la investigación ha indagado sobre la dimensión práctica e intelectual de esas categorías. Así, autores como C. García del Pino, aunque en referencia a un momento anterior, han se alado la conexión entre los levantamientos cubano, puertorrique o y español (Revolución Gloriosa) en 1868 y, en un sentido más amplio, los referidos estudios de J.A. Piqueras (1996), han intentado dilucidar hasta qué punto se puede decir que intereses coincidentes en la metrópoli y las colonias hicieron causa común en determinadas circunstancias tratando de imponerse, pues el hecho de que, por ejemplo, el Estado colonial tomase una decisión y no otra sobre un asunto y que esa decisión favoreciese a ciertos grupos no prueba en sí mismo la existencia de una acción de presión colectiva consolidada y consciente.

22La historia intelectual ha destacado también la conexión entre aquellos grupos que, en Latinoamérica y España, abogaron por modernizar sus sociedades y romper con el pasado más atávico, motivo por el que iniciaron una reflexión en busca del sentido de lo nacional y específico de su cultura. Para ellos, la coyuntura finisecular fue un hito, pues evidenció el atraso y debilidad de sus países, fundamentalmente frente a la expansión de los EE.UU. En opinión de uno de nosotros, esa reflexión tuvo como principales referentes en América las obras de J. Martí (1891) y J.E. Rodó (1900) y fue dentro de ella donde se definieron nuevos significados de sus componentes étnico-culturales, tanto indígenas como hispanos.22

Guerra, Revolución e injerencia externa. La construcción de dos Estados de soberanía limitada.

23Recobrando el hilo troncal del discurso, que la complejidad del debate historiográfico obliga a perder en más de una ocasión, debemos recordar lo que dijimos acerca de que el problema de la construcción nacional tenía una dimensión intelectual y otra político-institucional. El análisis de esta última quedó pendiente. Ya anotamos que el fin del dominio colonial en Cuba y Puerto Rico no desembocó en una independencia plena debido en parte a la coyuntura en que se produjo la guerra de liberación. No hay acuerdo acerca de si en 1898, tras tres a os de conflicto hispano-cubano, éste estaba a punto de acabar. Estudios recientes sugieren que no está claro que los mambises lo tuviesen ganado cuando intervinieron los EE.UU., lo que tampoco implica que las tropas metropolitanas estuviesen en condiciones de vencer; por tanto, también se sigue discutiendo si tal intervención fue definitiva, sobre sus motivos o sobre la descompensación entre las fuerzas norteamericanas y españolas que lucharon en el Caribe. No insistiremos en esos asuntos pues requieren un grado de conocimiento técnico que no tenemos, pero, además de citar otros trabajos donde se puede encontrar más información, es preciso comentar que el debate al respecto se ha ampliado últimamente, analizando temas colaterales de lo militar, pero de gran importancia socio-política, económica o poblacional, como la presencia de españoles en las filas rebeldes, la función del ejército como vía migratoria o las consecuencias de ciertas acciones de la guerra como las deportaciones.23

24Aparte de un hecho militar, la intervención de los EE.UU. en la guerra hispano-cubana fue trascendental para la evolución socio-política y económica de Cuba y Puerto Rico. Tras la rendición española, aquéllos impusieron a la primera un gobierno de ocupación que sentó las bases de un futuro protectorado, e incorporaron la segunda con un status impreciso, que aún es fuente de problemas, no obstante se delimitó mejor a os después. En ambos casos, pues, un tercer país determinó en mayor o menor grado la construcción político-institucional del Estado, hecho que la historiografía ha calificado con nombres como la revolución pospuesta [R. de Armas (1975)] o el hilo del laberinto [A. Cubano (1990)]. El programa revolucionario, más o menos definido en cada caso, tuvo que modificarse en función de esa injerencia externa, aunque, y en ello la mayoría estamos de acuerdo, con la aquiescencia de parte importante de la oligarquía local. Además, si bien es cierto que en las dos islas hubo tradicionalmente movimientos anexionistas (a los EE.UU.) con fuerza variable dependiendo de la coyuntura, que junto a los incondicionales (de España), autonomistas e independentistas agruparon las distintas posiciones políticas en la colonia, no sólo los primeros apoyaron dicha injerencia, la cual provocó una redefinición de intereses que explica, por ejemplo, la preservación del poder económico de los españoles al que nos referimos anteriormente.24

25La anexión de Puerto Rico a los EE.UU., matizada y no bien definida, pero anexión al fin y al cabo; el protectorado que impusieron a Cuba; sus relaciones con ambas islas y la construcción político-institucional del Estado neocolonial, han gozado tradicionalmente del interés de la investigación25 y -como cabía esperar- cuentan con estudios recientes numerosos y de gran calidad, como los de L.A. Pérez (1986, 1988a, 1990 y 1991), J.M. Hernández (1992) y C. Planos (1995) para la segunda, y de F. Picó (1987), A. Cubano (1990) y P. Barbosa (1996) para la primera; sin embargo, no insistiremos ahora más en estos aspectos, pues volveremos sobre ellos más adelante. Entonces abundaremos también en otras contribuciones de diversa índole que han quedado fuera de esta apretada síntesis por razones de espacio, a cambio de insistir en lo más general. Para concluir ese propósito sólo nos queda hablar de la economía.

Economía. Azúcar, tabaco, café y sectores vinculados. La ausencia de los grandes agregados.

26Según E. Hernández Sandoica (1997a: 149), la economía ha sido una de las privilegiadas de la historiografía reciente, al menos en España; pero tal impresión se debe a la abundancia de estudios sobre la inmigración, los negocios peninsulares en las Antillas y el comercio hispano-insular. Por otro lado, es indudable que el tema cuenta con obras excelentes sobre esos y más aspectos, antiguas y actuales, y también que los mejores profesionales cubanos le han dedicado su esfuerzo en algún momento, labor en la que les acompa an cada vez más españoles y estadounidenses. Algo similar sucede en el caso de Puerto Rico. Además, de lo dicho en páginas precedentes se deduce que los factores económicos son esenciales para entender el 98, pues por mucho que se quiera matizar, toda relación colonial o neocolonial implica formas de explotación. Nadie discute que su especialización en producir azúcar, cuya venta se concentró progresivamente en el mercado norteamericano desde mediados del siglo XIX, es clave para explicar la guerra de independencia y el protectorado impuesto en Cuba por los EE.UU., que tuvo como contrapartida un tratado comercial que favorecía dicha venta. Tampoco se duda que los beneficios económicos que implicaba la integración en ese último país fue una razón importante para que los puertorrique os la aceptasen.

27Por buenos y abundantes que sean los trabajos para otros temas y a pesar del acuerdo sobre su importancia, el análisis de los factores económicos del 98 es muy deficitario. Citando a la propia E. Hernández Sandoica, cuando analizamos los estudios migratorios dijimos que tras disponer de la necesaria evidencia numérica, el debate ha crecido, transitando hasta latitudes más cualitativas. Con la economía ocurre al revés. La discusión se asienta sobre un enorme vacío al carecer de estimaciones para los grandes agregados (renta, precios, salarios reales, términos de intercambio), en especial para el siglo XIX, incluso de una reconstrucción de la estadística comercial, pues sólo a través de ellas podremos precisar cuán cierto es eso que repetimos tantas veces de que la crisis antecedió a la guerra de independencia de Cuba. Disponer de tal conocimiento seguramente no cambiará lo que ya sabemos grosso modo, pero aportará solidez al debate, le permitirá madurar y abrirá nuevas perspectivas de investigación, como ha sucedido en otros casos.26

28Antes de mediados de la década de 1980 contábamos con buenas obras descriptivas de carácter general y, además de las citadas sobre la inmigración, la esclavitud, la relación colonial y con los EE.UU. y el movimiento obrero, con excelentes estudios acerca de la industria azucarera esclavista, la manufactura tabacalera, las finanzas y el comercio en el siglo XX.27 En los últimos a os se ha avanzado más en el conocimiento de todos esos aspectos gracias en parte a tesis doctorales, aunque no solamente, que han mejorado lo que sabemos de las referidas industria tabacalera en el largo plazo; de la azucarera, particularmente para las primeras décadas del siglo XX; del comercio y las finanzas en el siglo XIX y de otros sectores como el ferroviario. Además, de modo incipiente pero sólido, se han empezado a usar metodologías historiográficas bastante novedosas, como la econometría aplicada a la historia económica, y se han realizado interesantes aportaciones en ámbitos de conocimiento explorados desde hace pocas décadas, como la citada historia de los grupos de presión, la historia económica de la empresa o la historia de la tecnología.28

29En suma, además de la falta de reconstrucciones y de estimaciones estadísticas básicas, los análisis de historia económica de Cuba se han concentrado en el sector externo y las actividades vinculadas con él. Por otro lado, igual que ocurría con la historia social, las últimas décadas del siglo XIX han sido mucho menos investigadas que las precedentes y subsiguientes. Lo mismo, por otro lado, se puede decir del caso puertorrique o, hasta el punto que en los trabajos citados a pie de página se observa una correspondencia temática casi mimética con los referidos para el cubano. Del debate sobre aquél hay que destacar un grado menor de acuerdo reciente en torno a la continuidad o ruptura de las relaciones entre españoles e insulares y, en especial, acerca del mantenimiento de la elite economía peninsular tras el 98. Las obras de J.A. Giusti (1996) y T. Martínez-Vergne (1992) son ejemplos de ambas posturas respectivamente.29

Últimos resultados y tendencias recientes de la investigación.

30Planteado el estado de la cuestión desde una perspectiva amplia, se puede decir sin que el lector menos versado tenga que hacer auto de fe, que los trabajos editados en los últimos meses son continuistas respecto a las tendencias historiográficas precedentes, aunque ciertas polémicas han pasado a segundo plano, han surgido otras, ha mejorado el conocimiento de varios temas y se han abierto unas cuantas líneas nuevas de investigación. En suma, el debate ha crecido y madurado con una rapidez que no hubiese sido posible sin disponer de tantos espacios de discusión.

Generalidades, síntesis, historiografía y fuentes.

31Una de las carencias historiográficas que se alaba E. Hernández Sandoica (1998d) era que no se habían emprendido trabajos de síntesis que diesen cuenta de los últimos avances a un público más amplio que el procedente del americanismo. Varios estudios de carácter general han visto la luz recientemente, unos breves, como los de J. Le Riverend (1997) o A. Cubano (1998b); otros de más envergadura, dirigidos a profesionales de cualquier campo de la historia y las ciencias sociales, a alumnos universitarios, como 1898: el saldo... (1998) o la compilación de J. Casanovas, coord. (1997), o a lectores meramente interesados, como los editados por S. Juliá, dir. (1997-1998) o J. Figuero y C. García Santa Cecilia (1998) en El País y El Mundo. Entre ellos hay contribuciones de todo tipo, cubanas, españolas, puertorrique as o de otros países, como la de J. Opatrný (1998c) sobre la Guerra Hispano-Norteamericana en la prensa checa; con una perspectiva política, como la de A. Elorza y E. Hernández Sandoica (1998); social y militar, como las del IHC (1996) y G. Ojeda, ed. (1998). Incluso hay quien ha repensado el 98 desde la óptica del presente, sobre todo para Puerto Rico [L. Agrait (1998b y c), M.D. Castro (1997a), G.L. García (1998) o D. Sommer (1997)], pues los problemas iniciados entonces (su status y la situación de sus inmigrantes en los EE.UU. o el bilingüismo) siguen siendo temas candentes, pero también intentando extraer lecciones para retos como la integración de los mercados caribe os, lo que preocupa a P. Pérez Herrero (1996). Hay que decir, finalmente, que alguno de esos estudios generales ha procurado generar polémica. Por ejemplo, Ch. Schmidt-Nowara (1998) cree que el colonialismo español post-Ayacucho fue un proyecto moderno y de gran escala, aunque sus argumentos para probarlo son poco convincentes.30

32Aún hay mucho quehacer para que el reciente esfuerzo de investigación llegue a los manuales, y aún más para que deje su huella en la cultura y mentalidad popular, pero las obras citadas anteriormente son un primer paso bastante sólido y además continúan y completan la renovación historiográfica que apuntamos se inició en a os precedentes, caracterizada por abordar los problemas desde una perspectiva amplia, menos prejuiciada que la de algunos de sus antecedentes, comparativa y metodológicamente más refinada. A esa labor coadyuvan, asimismo, los análisis bibliográficos, que también son esfuerzos de síntesis, aunque con intenciones más profesionales, y un buen número de trabajos destinados a proporcionar instrumentos que faciliten la investigación, como las bibliografías de Y. Castillo et al. (1998), F. Moscoso (1998) e I. Roldán (1998a), la reedición de textos de R.M. de Labra y otros hecha por M. Bizcarrondo (1998); las que preparan C. Almodóvar y A.M. Fernández acerca de M. Gómez y J. Martí (ver nota 6), y los CD-Rom de la propia A.M. Fernández, ed. (1998) sobre el 98 en la mayor de las Antillas y de A. García Álvarez y L.M. García Mora (1998), que incluye una bien elegida colección documental (fuentes y estudios de época) para la historia de Cuba hasta 1930.31

Ingenios por centrales y esclavos por colonos. Blanquear la población y preservar el status.

33Empezando por la abolición, para seguir el mismo orden del apartado anterior, los últimos trabajos muestran que el debate aún está abierto. Uno de nosotros, A. Santamaría y L.M. García Mora (1998b), tras analizar los dos censos azucareros de 1860 y 1877, sostemenos que aquélla se explica fundamentalmente por las presiones externas, que coincidieron con un proceso de modernización de los ingenios, sin que por ello se pueda hablar a priori de una relación causa-efecto entre él y la supresión de la esclavitud, mucho menos de la contradicción que decían M. Cepero (1947) o M. Moreno (1978). Ahora bien, obras como la de L.W. Bergad (1990) tampoco prueban satisfactoriamente que aquélla fuese más rentable que el trabajo libre, pues usa datos de salarios en una economía esclavista, poco válidos como contrafactual, de modo que sus cálculos indican dicha mayor rentabilidad, pero no demuestran su hipótesis. En última instancia, además, nuestro trabajo, que es un antecedente de otro más exhaustivo en fase de realización [L.M. García Mora y A. Santamaría (inédito)], apunta algo que la historiografía ha omitido hasta ahora y que es una evidencia de peso a favor de las tesis que defendemos, y es que la industria azucarera decimonónica no reemplazó los esclavos con asalariados, al menos no exactamente, sino que inició una profunda transformación tecnológico-organizativa que, al mismo tiempo, centralizó la producción y descentralizó la oferta de caña [ver A.D. Dye (1998) y A. Santamaría (1995b)].

34Lo que se deduce de conclusiones como la anterior es que la abolición y la modernización de la industria azucarera deben estudiarse dentro de un contexto amplio en el que interactuaron múltiples factores, los mismos que explican el 98 tal y como aquí lo entendemos. El peculiar proceso de transformación de esa industria, único en el mundo, a pesar de lo que sostiene J.A. Piqueras (1998a: 169), respondió a la necesidad de abaratar costes para mantener su competitividad internacional, optimizando el uso de los recursos disponibles: la abundancia de tierra y materia prima y la escasez de trabajo. Para resolver dicha escasez se acudió a la inmigración que, además, seleccionada adecuadamente podía blanquear la sociedad para reducir la importancia del elemento negro heredada de la esclavitud. En A. Santamaría y L.M. García Mora (1998a) y en función de todos esos parámetros, analizamos el colonato, institución resultante de la referida descentralización de la oferta de caña, esgrimiendo que la coincidencia de intereses económicos y socio-políticos se mantuvo mientras no obstaculizó la rentabilidad del sector, pues atrajo inmigrantes blancos, dotándolos de tierra, ligó a ella a los cultivadores y permitió seguir en el negocio a antiguos hacendados venidos a menos y a algunos ex-esclavos; pero también permitió el crecimiento de la producción cuando acabó la guerra y se dispuso del mercado norteamericano para venderla, lo cual, con el inconveniente a adido de la merma poblacional que significó el conflicto, agravó el problema de la falta de brazos, y obligó a recurrir al inmigrante indeseable (negros antillanos principalmente) que, además, ofrecía más barato su servicio, deprimía los salarios y era menos conflictivo al no estar integrado en organizaciones obreras.32

35Por las razones citadas, todos los que hemos estudiado la coyuntura finisecular en Cuba acabamos tropezando con el desconocimiento de la sociedad y aportando alguna contribución necesaria para nuestro trabajo. Así se ha ido completando un panorama que, sin embargo, aún es muy deficitario. Precisamente, el interés de los autores de este artículo coincide en el colonato. Uno llegó desde la economía; la otra desde la inmigración y la política socio-poblacional, aspectos en los que hemos seguido profundizando [C. Naranjo (1996 y 1998d); C. Naranjo y A. García González (1998), y A. García González y C. Naranjo (1998)], especialmente en la relación inmigración-higiene racial como elemento configurador de una identidad nacional en formación y transformación y que, por tanto, podía determinarse políticamente, elaborando un proyecto justificado científicamente. La relevancia de esos temas, además, parece clara para la historiografía, pues ha atraído a muchos investigadores recientemente.

36A. Helg (1998), sin proseguir explícitamente su polémica con A. de la Fuente, dice que los negros se sumaron masivamente a la insurrección cubana esperando mejoras con su triunfo que luego se frustraron, lo que ayuda a entender la connivencia entre la burguesía insular y el gobierno de los EE.UU. a la hora de establecer un régimen de protectorado que preservase el status quo de eventuales pretensiones revolucionarias. Autores como M. Zeuske (1998b y c) se manifiestan en el mismo sentido, y en sus trabajos sobre Puerto Rico, F. Picó (1997a, 1998b y en prensa) se ala que la otra parte implicada vio las cosas de modo similar. Opina que proteger lo puertorrique o de lo español justificó la intervención norteamericana, pero en la práctica ésta protegió lo español frente a lo negro, considerado inferior, ergo, incapaz de asimilar la cultura y civilización anglosajona. Estudios como los de P. Tornero (1998) y S. Labrador (1997) llevan esa perspectiva hasta sus últimos extremos, entendiendo que la estructura económica y la burguesía esclavista y postesclavista fueron un obstáculo para el desarrollo de la nacionalidad cubana que -cree S. Labrador siguiendo a P. Deschamps (1979)-, es negra antes que blanca. Más ponderada, R.J. Scott (1997a), propone un nuevo punto de vista para este aspecto del debate. Se pregunta cómo fue posible la unidad interracial del movimiento insurgente de la que habla A. Helg (1998) y, sólo doce a os después, una guerra de razas, y estima que explicarlo implica revisar la manera en que hemos construido la historia de los problemas raciales en Cuba, insistiendo, precisamente, en ver lo blanco y lo negro como dos extremos, pues quizás, ni la unidad en 1895-1898, ni el sentimiento anti-negro en 1912 fueron tan intensos.33

37La relación entre la ciencia y la formación de la sociedad y de la identidad nacional, donde decíamos coincidían los intereses de varias disciplinas, continua mereciendo la atención de la investigación. Dice M.A. Puig-Samper (1995: 143) que el camino por el que desde hace tiempo avanzan los estudios, tendencia que sigue actualmente, es el de la historia de la peque a ciencia, muy próxima la historia social, alejada de los problemas planteados en los países de los que proceden los grandes descubrimientos, por la ausencia de éstos, exceptuando casos como el hallazgo de la causa de la fiebre amarilla por el cubano C.J. Finlay [ver J. López Sánchez (1987)] o las aportaciones a la neurología de S. Ramón y Cajal en España [ver L. Carandell (1997-1998)]. Aparte de las citadas, entre las obras recientes destacan trabajos de carácter general [P.M. Pruna (1997)], sobre las grandes polémicas [M.A. Puig-Samper (1998) y A. García González (en prensa- a y b)], la relación entre ciencia, regeneracionismo, construcción nacional o ideología revolucionaria en Cuba y España [R. Huertas y R. Campos (1998), M.T. Cortés (1998) y M.A. Puig-Samper y C. Naranjo (1998)], además de los mencionados antes acerca de la justificación de ciertas posiciones xenófobas y favorables al control de la inmigración. En estos últimos, finalmente, es donde más se aproximan el estudio de la ciencia y de la sociedad, como lo hacen la antropología física y social, de modo que también es posible hablar aquí de investigaciones dedicadas a personalidades como J.E. Varona [C. Naranjo (1998a)] o F. Ortiz [R. Quiza (1998), S. Palmié (1998), F. Moulin-Civil (en prensa) y M.A. Puig-Samper y C. Naranjo (en prensa) y C. Naranjo y M.A. Puig-Samper (en prensa)], junto a otras interesadas por científicos más convencionales, como F. de Albear, R. Baldorioty y E. López Giménez [R. García Blanco (1997) y M.T. Cortés (1998a) y M. y L. López Baralt (1998)]. De los textos referidos, los de M.T. Cortés y M. y L. López Baralt son, además, los únicos que analizan el caso puertorrique o. Esperamos que sean los antecedentes de más investigaciones para un tema que ha interesado poco en la isla.

Una historia social en construcción parcial. Fuentes y perspectivas poco explotadas.

38Los estudios cuantitativos sobre la inmigración apenas gozan de espacio en las obras comentadas aquí debido a la exhaustiva labor realizada en fechas precedentes, pero tampoco abundan los referidos a aspectos que requerían más investigación, como el envío de remesas, si exceptuamos un artículo de P. Pascual (en prensa-a); el examen de casos, o las diferencias de renta entre la población local y la que llegó del exterior. Más interés ha despertado el tema de la formación de redes familiares o de paisanaje y el asociacionismo del inmigrante en general. M. Llordén (1996) y J.C. Cabera (1997) analizan el tema y C. Xixirey y J.R. Campos (inédito) preparan actualmente un libro, aunque esos trabajos se refieren únicamente a los asturianos, canarios y gallegos y sólo el segundo se centra exclusivamente en el caso cubano. Más concreto, pero dedicado a un asunto similar, es un artículo de C. González Pérez (1996) acerca de una sociedad de instrucción creada por coru eses en La Habana.

39Aparte de los citados anteriormente, las obras comentadas aquí incluyen algunos estudios de carácter genérico sobre la inmigración. R. Grosfoguel (1998) la analiza en relación con la geopolítica, y R. Serra examina la política española al respecto en sus archipiélagos balear y canario. Precisamente el flujo migratorio entre este último y Cuba es el que más cantidad de trabajos ha generado últimamente. Aunque todavía autores como A.P. Sánchez (1996) y M. Hernández (1998 y en prensa) siguen abordando el tema en términos generales, lo que más abunda son perspectivas peculiares, como la selección de fotografías editada por M. de Paz y F. Guerra (1998), cosa que también existe para los españoles en general [Un último... (1998)], o perspectivas poco exploradas hasta ahora por la investigación, como la dimensión antropológica del problema. En este sentido, los artículos de C.M. Barreto (1997b), M.C. Mateo (1997) y J.C. Rosario y G. Sierra (1997) se preocupan por las tradiciones rituales vinculadas a los procesos sociales, a la medicina popular y a las festividades; los de G. Galbán (1997b), el propio C.M. Barreto (1997a) o M. de Paz (1998), por cuestiones de identidad y adaptación socio-cultural o por la percepción que los isle os tenían de si mismos en Cuba, y los de J.L. Cruz (1997), J.A. Galbán (1997a y c) y M. López Isla (1997) por aspectos menos abstractos como la inserción laboral de los recién llegados, particularmente en el tabaco, que fue uno de los principales sectores de ocupación de los canarios en la mayor de las Antillas, o la vida cotidiana de éstos en localidades como Cabaiguán.

40En relación también con la inmigración o los movimientos de población, A. Bahamonde (1998a) y A. Bahamonde y J.G. Cayuela (1998) han seguido analizando la elite española en Cuba; M.D. González-Ripoll (1998c) ha examinado la comunidad cubana en los EE.UU., cuyo estudio clásico es quizás el de J. Rivero Mu iz (1958), específicamente los intentos de los cónsules de España por neutralizar su apoyo a los insurrectos durante la Guerra de 1895-1898, y M.C. Barcia (1997a) el caso de los rebeldes de las colonias deportados a Africa y la solidez y mantenimiento de las relaciones que iniciaron allí. Finalmente, algunos autores se han preocupado por el desarrollo de la población en general [F. González (1998)] y por el efecto devastador que en ella tuvo la Guerra de Independencia [A. Marchena (1998), P. Tornero (1998b) y F. Iglesias (1997)], aunque sin aportar muchas novedades respecto a lo se alado por J. Pérez de la Riva (1975).

41Trabajos como los anteriores suponen peque as aportaciones parciales y muy desarticuladas para el conocimiento de la sociedad cubana finisecular, pues -como decimos- falta un estudio que la abarque en su conjunto. M.C. Barcia (1996b, 1997b y 1998a) se ha aproximado al tema y lo resuelve de nuevo lamentando las carencias e intentando un acercamiento desde el examen de sus manifestaciones culturales. Más ambicioso es el libro de la anterior y otras autoras, M.C. Barcia et al. (1998) [ver, además, una síntesis en G. García Rodríguez et al. (1997)], aunque en él se abordan también sólo algunos aspectos del problema. De momento, por tanto, debemos conformarnos con lo que hay y formarnos una idea a través de esas aportaciones parciales, que al menos han mejorado lo que sabemos de lo que L.M. García Mora (1998a) llama la transición de una sociedad de castas a una sociedad de clases, de los inmigrantes, la población negra, los colonos y de algunos otros temas, unos cuantos bastante descuidados hasta ahora, como la mujer, que A. Cairo (1997a), N. Agosto (1998), J.L. González (1998), I. Guerrero (1998), B. Pastor (1998) y R. Vinat (1998) estudian desde diversas perspectivas; o determinados colectivos llegados a la isla, verbigracia, la comunidad hebrea o los chinos, analizados por J. Guache (1997b) y M. Bejarano (1996).

42El estudio del movimiento obrero ha seguido despertando el interés de autores como G. García Rodríguez (1998), J. Casanovas (1997 y 1998a y b) o C. del Toro (1997). Los dos primeros analizan los trabajadores y artesanos urbanos y creen que su importancia socio-política aumentó progresivamente tras los cambios que supuso la paz del Zanjón y la abolición, y se materializó en la creación de muchas asociaciones, en las que, de acuerdo con el segundo, el anarquismo reemplazó al reformismo como principal corriente ideológica. Normalmente esto se había justificado por la fuerte presencia de inmigrantes, sobre todo españoles [ver O. Cabrera (1993 y en prensa)], tesis de la que disiente, esgrimiendo que eso fue así porque aquél ofreció soluciones adecuadas para sus problemas. Finalmente, entiende que aunque los cambios políticos de la década de 1890 redujeron su importancia, dicho sector se sumó al proyecto martiano y fue determinante en la transformación de la sociedad. Los trabajos sobre el colonato y la inmigración selectiva como alternativa también frente a la proletarización laboral, y sobre la preservación del status quo como explicación para la ocupación norteamericana confirman esas tesis.

43La complejidad de una sociedad en formación y transformación al mismo tiempo es sin duda la causa por la que nadie se ha atrevido a analizarla globalmente. La guerra, además, agravó las cosas con su efecto movilizador -que A. Helg (1998) y M. Zeuske (1898b y c y en prensa) explicaban para el caso de los negros- y militarizador, aumentando la presencia de soldados cuya vida, por ejemplo, estudian B. Frieyro (1996), C. Alonso (1996), L. Carandell (1997-1998c) y Y. Díaz (1998c). A esos problemas se unieron las consecuencias de determinadas políticas de represión, exilio y reconcentración, que han merecido la atención de M.C. Barcia (1997a), M.C. Barcia y M. Hernández (1996) y F. Pérez Guzmán (1997b, 1998b y c), y del bloqueo norteamericano, cuya secuela en la vida cotidiana habanera también examina M.C. Barcia (1998a).34 En relación con esto, las acciones bélicas y el ejército han seguido generando trabajos, pero por desconocimiento técnico, salvo en lo referente a los aspectos anteriores, que transcienden de lo meramente marcial, nos limitamos a enumerarlos.35

44Dentro de lo que cabe conocemos mejor la sociedad urbana que la rural, exceptuando la vinculada a la producción de azúcar y tabaco. I. Balboa (1998b y c) intenta resolver esa carencia analizando las protestas campesinas, contraparte de la lucha obrera en las ciudades, aunque con problemas y métodos distintos. Paradójicamente, además, aunque esto está bien estudiado en otros países, aún en situaciones de escasez de brazos y fuerte inmigración como la cubana, sobre todo en momentos de alteración del orden, guerra, vacío de poder o débil control estatal, al menos en ciertas zonas, proliferó el bandolerismo -que también preocupa a I. Balboa (1998a)- aún entre los inmigrantes, lo que en el Caribe tuvo antecedentes en fenómenos como el de los cimarrones durante la esclavitud, tema que cuenta con la obra clásica de M. Barnet (1966), sobre la que reflexiona M. Zeuske (1998b) a la luz de la documentación disponible para la guerra de 1895-1898. Esos trabajos entroncan con una larga tradición de estudios antropológicos en Cuba, iniciada por F. Ortiz (1916, 1975 y 1987a y b) y L. Cabrera (1970 y 1993), cuyas aportaciones más relevantes examinan la cultura y mentalidad de los negros -esclavos y liberados- y las sociedades secreta  á iga o abakuá. En las obras comentadas aquí, autores como R. Quiza (1998), M.A. Puig-Samper y C. Naranjo (en prensa) y F. Moulin-Civil (en prensa) prosiguen esa tradición indagando en el pensamiento del primero.36

45Autores como L. Cabrera (1992) o P. Hulme (1997), que reflexiona sobre la etnología indígena puertorrique a, tema que también ha interesado a M. Ballesteros (1996) y a A. Esteban y A. Moreno (1998) -a estos últimos para el caso cubano-, están a medio camino entre la antropología y la literatura, que la historiografía aún ha explotado poco como fuente, a pesar de que hay quien sitúa el origen de la moderna literatura hispanoamericana en R. Darío y J. Martí [L. Sáinz (1998)]. No obstante, las obras comentadas aquí reúnen buenos trabajos sobre el tema.37 Igual se puede decir del cine, la fotografía, la música, el arte o el urbanismo, que por razones de espacio en estas páginas sólo rese amos,38 y de otras aportaciones más o menos atrevidas en sus propuestas metodológicas y fuentes, algunas de las cuales son objeto de controversia desde hace tiempo. Entre ellas debemos citar la historia oral, otrora frecuentada por muchos investigadores, pero bastante ajena al debate actual; el análisis de la religiosidad en sí misma y como manifestación simbólico-cultural, que sí ha merecido alguna atención en dichas obras, o la opinión pública y la prensa, que tradicionalmente han despertado mucho interés y mantienen su atractivo. Por ejemplo, aunque se discute en qué grado, nadie duda de su papel determinante en la intervención de los EE.UU. en la guerra de Cuba. Para España, R. Sevilla (1996 y 1998a, b y c) ha mostrado de nuevo en trabajos recientes las limitaciones que tiene la segunda para conocer la primera. Dice que incluso en un momento en que se estaban convirtiendo en vehículo de expresión de la burguesía y había libertad para expresar en ellos diversas ideas, los diarios sevillanos no fueron transmisores del sentir popular ante el conflicto colonial, más preocupado por la sangría humana que por la humillación nacional, incluso denunciaron su pasividad.39

Ruptura y continuidad. Transformaciones políticas y relaciones sociales e intelectuales.

46De lo dicho hasta ahora se deduce que entre los trabajos comentados aquí pocos estudian la sociedad finisecular en Puerto Rico. Los autores se han concentrado en los problemas políticos, aunque como veremos más adelante, al abordarlos examinan marginalmente aquélla. Buen ejemplo de ello es un artículo de A. Cubano (1998c) que indaga en los vínculos sociedad-identidad nacional en sí mismos y en comparación con el caso de la Gran Antilla. Para terminar con la historia social, pues, sólo queda hacer referencia a las relaciones entre españoles y cubanos y puertorrique os tras el 98, que han seguido generando muchas obras y nuevas polémicas. Autores como A.M. Fernández (1998b y c), I. Balboa (en prensa) y uno de nosotros, A. García Álvarez y C. Naranjo (1998a y b) perseveramos en la idea de que la inmigración y la tradición hispana, reforzada por la intervención estadounidense, permitieron un rápido restablecimiento de dichas relaciones y el retorno de la convivencia. Frente a ello, E. Hernández Sandoica (1998b) se ala que insistir en el continuismo ha impedido ver los elementos de ruptura. Empero, a lo que ésta se refiere luego para avalar su tesis es a las trasformaciones políticas, y en su libro, A. Elorza y E. Hernández Sandoica (1998: 17), se manifiesta de acuerdo con los anteriores. Además de esas consideraciones de carácter general, varios artículos abordan temas más específicos, como la visión de España en las islas [A. Cubano (1997b) y C. Naranjo (1998e)]; la actitud de J. Martí ante los españoles explicada por la presencia de éstos en las filas mambisas [J.A. Blanco (1996)]; los vínculos de Cuba con algunas regiones españolas, secuela de un aspecto objeto de abundantes trabajos a os atrás por razones explicadas en páginas precedentes, o la Cámara Española de Comercio, analizada por M.A. Marqués (1998a) que, en la línea de las investigaciones de A. Bahamonde y J. Cayuela (1992) para el siglo XIX y de A. García Álvarez (1990) para el XX, prueba que la posición de los integrantes de tal institución frente a distintas coyunturas y situaciones en esa última centuria da fe de su integración en la realidad insular postindependentista, pero no fue óbice para que preservasen fuertes lazos con España por motivos tanto mercantiles como de identidad.40

47Independientemete de la situación en que quedaron los peninsulares en Puerto Rico tras el 98, que además varía en función de las diferencias entre ellos,41 A. Cubano (1997b: 637) cree que la elite insular rechazó la España de las oligarquías y privilegios al tiempo que defendió su origen hispano frente a lo negro y lo norteamericano y justificó la invasión de los EE.UU. como un hecho impuesto por la razón. En esto coincide con los postulados tradicionales de la historia de las ideas a ambos lados del Atlántico, aunque el rechazo de lo negro (o lo indio en otras partes) no siempre está presente. Muchos trabajos recientes abundan en el tema. Verbigracia, J.L. Abellán (1998) vuelve a insistir en la obra de J.E. Rodó (1900) como símbolo de la construcción de una nueva identidad en los países latinoamericanos, cuyo sentido se encontraba en la defensa de los valores culturales hispanos frente a los materiales anglosajones y debía permitir combinar lo mejor de ambos mundos. De la misma forma se expresan J.M. Jover (1997), M. Belrose (1998) o A. Díaz Qui ones (1998), quien ve el pensamiento de M. Menéndez Pelayo el origen de esa nueva concepción de lo español. Resaltando la vigencia actual del problema, R.D. Molinary (1996a) y L. Agrait (en prensa) hablan de Puerto Rico, en ese sentido, como frontera cultural y, de modo más tajante, incluso en ciertos aspectos opuesto a los anteriores, pero con el mismo problema de fondo, F. Puell (1997) cree que el grito de Baire (inicio de la guerra de independencia cubana) supuso la frustración de una vocación europeísta.42

Otros lugares, los mismos hechos. El 98 en América como acontecimiento internacional.

La construcción política e intelectual de la identidad y de la nacionalidad.

48El problema de la construcción nacional sigue siendo pieza clave en la articulación del debate historiográfico en torno al 98 en Puerto Rico y Cuba, aunque quizás con menos preeminencia que en a os anteriores. Al hablar de la inmigración, la desigualdad social, las relaciones entre españoles y cubanos y puertorrique os, la historia de la ideas y el antagonismo hispano-anglosajón adelantamos cuestiones vinculadas con ella. Los estudios más específicos continúan abordando el tema desde una doble perspectiva, intelectual y político-institucional y, dentro de la primera, con una óptica general o centrada en obras concretas. Llama la atención, especialmente en los más generales, la prioridad que conceden a ese último antagonismo y a la oposición criollo-metropolitano en detrimento de la dialéctica negro-blanco (los tres elementos dicotómicos que definían los fundamentos de la nacionalidad), debido sin duda a que éste dispone de un menor acervo erudito-literario para analizarlo y es examinado esencialmente desde el punto de vista socio-antropológico. En ese sentido, los trabajos de A. Gaztambide (1997), L.A. Pérez (1997), A. Cubano (1998c) o M. Flores (1998) analizan desde distintos ángulos la invención y definición de las identidades nacionales caribe as; T. Mu oz (1998), la forja de la cubanidad en el pensamiento español; J. Santana (1997), las ideas en mayor de las Antillas tras la independencia; A. Cairo (1997b), P. Guadarrama (1998) y L.M. García Mora y C. Naranjo (1998), la intelectualidad criolla ante la cuestión nacional en las décadas finales del dominio colonial en esta última y L.M. González (1996 y en prensa) en Puerto Rico.

49Aunque en la misma línea que la de los autores mencionados en el párrafo precedente, más precisa es la preocupación de E. Hernández Sandoica (1997b), que estudia la incidencia que la política metropolitana tuvo en el origen y desarrollo de los nacionalismos antillanos, y la de J. Guanche (1997a), quien examina los aspectos étnico-demográficos de la cubanidad. Mucho más genérico, por el contrario, es el interés de E. Torres Cuevas (1997), que sigue indagando en los fundamentos teóricos de ésta última, así como el de J. Ibarra (1997), el historiador cubano que conserva en estado más puro la tradición marxista, el cual explica la nacionalidad como crisol de los citados elementos dicotómicos y, refiriéndose a las herencias española y estadounidense, sostiene en su último estudio, y matizando lo afirmado en otras ocasiones con respecto a la influencia de la colectividad hispana (a la que calificaba como valladar para la consolidación de la nacionalidad cubana), que mientras esta última es parte consustancial de la identidad popular, la norteamericana sólo fue absorbida parcialmente y en sus aspectos más relacionados con la vida material.

50Algunos estudios en los que se está trabajando actualmente analizan las identidades nacionales de múltiples formas con el fin de esclarecer los factores que se solapan y transcurren en distintas esferas de la sociedad civil y las instituciones públicas y oficiales. Dichos trabajos contribuirán próximamente a enriquecer el debate sobre los elementos de continuidad y ruptura en la coyuntura finisecular, aportando nuevas claves interpretativas acerca de la constitución de la nacionalidad y el imaginario de los pueblos como resultado de la dialéctica de diversos elementos contrapuestos y mestizos. Ejemplos de estos estudios son los artículos de uno de nosotros, C. Naranjo (1998b), de S. Álvarez Curbelo (1998), M. Rodríguez Castro (1998) o M. Valdés (1998), y muchas de las ponencias presentadas al referido congreso celebrado en Puerto Rico en el verano de 1998 y que verán la luz próximamente en un libro de actas.

51Los libros editados en los últimos meses reúnen también nuevos trabajos sobre el Antillanismo; sobre sus perfiles histórico-ideológicos y su definición concreta en obras como la de L. Pales Matos [R. Cassá (1998) y T. Barrera (1998a)]. Y si hablamos de autores concretos, J. Martí y E.M. Hostos siguen siendo los que más interés despiertan en la investigación, junto con S. Brau, E. Roig, J. Marinello, R.E. Betances, C.M. de Céspedes, P. Albizu, R.M. de Labra, F. Ortiz, J.E. Varona, L. Mu oz Rivera y J. De Diego. Quizás es en J.E. Varona donde mejor se aprecia la dicotomía reforma-revolución que caracterizó el pensamiento cubano en las primeras décadas del siglo XX [ver C. Naranjo (1998a)]. De la literatura y política de L. Mu oz Rivera y J. De Diego (actividades que combinaron), W. Binder (1998) opina que fueron reflejo de la situación en que quedó Puerto Rico tras 1898; en especial, del antagonismo español-norteamericano. Ambos -dice- mantuvieron posiciones independentistas, pero en el uno prevaleció la resignación y en el otro un hispanismo belicoso, excluyente de los componentes culturales africanos y contrario a las reformas socio-laborales, exclusiones ambas que hemos analizado desde distintas ópticas como elementos básicos de los proyectos políticos de las elites insulares postcoloniales, radicalmente opuestos a la democracia de base popular en que creyó J. Martí y también E.M. Hostos.43

52La contradicción entre los conceptos de identidad y nacionalidad en E.M. Hostos o J. Martí y en proyectos de una parte de las elites cubanas y puertorrique as y de ciertos intereses extranjeros, como los norteamericanos en el Caribe, es lo que diferencia más el componente intelectual del político-institucional de ambos conceptos. De tal contradicción se hacen eco D. Sommer (1997), C. Fuell (en prensa) o M.D. González-Ripoll (1997, 1997-1998, 1998d y en prensa) para el primero, al que esta última se refiere con términos como las trampas de la utopía, y A. Díaz Qui ones (1997), S. López y M.C. Marial (1997), D. Ramos (1997), C. Vitier (1997), R. Rojas (1997-1998a), A. Anderle (1998), P. Estrade (1998) [edición revisada de su libro publicado en 1987], M. Iglesias (1998) o J. González (en prensa) para el segundo. Todos ellos se preocupan por la modernidad y/o el valor simbólico-mitológico del pensamiento martiano en oposición, pero también como complemento de sus planteamientos y acción política, a lo que prestan más atención R. de Armas y P.P. Rodríguez (1996) o I. Sepúlveda (1996). Incluso hay análisis como el de J. Opatrný (1998b), que descubren premoniciones más o menos fundadas en dicho pensamiento; concretamente en su crítica a las posiciones defendidas sobre Cuba en el Congreso Panamericano por J.G. Blaine, Secretario de Estado de los EE.UU., contra las cuales esgrimió que la influencia económica de ese país en la isla durante la segunda mitad del siglo XIX podría acabar convirtiéndose en influencia política. Finalmente, más específicas son las investigaciones de M. Mourelle (1996) o A. Oliveros (1996) acerca de Hostos y Puerto Rico vistos desde España o en torno al marco cultural y educativo en la trayectoria vital de este último, y de A. Esteban y A. Moreno (1997) e I. Guerrero (1998) sobre J. Martí, la raza indígena y la mujer respectivamente.

53Antes de analizar la historiografía político-institucional en relación con el tema de la construcción nacional debemos referirnos a dos últimos aspectos asociados con el problema de la identidad. Uno de ellos, la cuestión de la lengua, por razones obvias, preocupa sobre todo en el caso puertorrique o, aunque autores como A.M. González y J.J. Fernández (1998) la examinen en el cubano vinculando la formación de la modalidad cubana del español con el proceso histórico de constitución de la nacionalidad. Casi todos los textos de una de las compilaciones comentadas aquí [Puerto Rico... (1996)] estudian aquél primer caso; M. Criado (1996) y V. García (1996) desde una perspectiva panorámica; G. Tribin (1996) y E. Burgos (en prensa) insistiendo en la citada conexión idioma-defensa de la identidad, y E. Suárez-Galbán (1996), I. Mansilla (1996), T. Calvo (1996) y E. Barnach-Calvo (1996) ocupándose de asuntos concretos como la polémica en torno a la poesía puertorrique a en inglés, el intercambio lingüístico-cultural entre la isla y España, el habla como sangre común de los hispanos que viven en los EE.UU., o la dimensión educativa del problema.

54El segundo aspecto al que nos referíamos en el párrafo anterior es la historia de la educación, que en las obras objeto de este estudio ha recibido más atención para el caso cubano que para el puertorrique o. En los dos, no obstante, es un tema poco investigado, tanto en términos generales, como en su relación específica con la formación y desarrollo de la identidad nacional y los proyectos de aculturación que los gobiernos de ocupación norteamericanos ensayaron en ambas islas, asunto este último que acapara la atención de los trabajos más recientes, como sucedía con el tema de la lengua.44

55Igual que dijimos en el capítulo anterior, entre los trabajos recientes de historia política e institucional y por razones obvias, unos examinan los últimos a os de la colonia y otros el inicio del período independiente. Aquéllos abundan más que éstos, pero ambos se caracterizan por su buena factura teórico-metodológica. Las investigaciones con una perspectiva más amplia han seguido profundizando en tesis desarrolladas a os atrás, como las causas por las que Cuba y Puerto Rico permanecieron fieles a España tras la emancipación del resto de su imperio americano, cuestión que analiza A.J. Kuethe (1998); la configuración del Estado colonial, que ha continuado preocupando a J.M. Fradera (1997), J.G. Cayuela (1998a) y E. Hernández Sandoica (1998c), o las razones de la crisis de posesión en ella, en las que profundiza J.J. Figarola (1996).

56Artículos más específicos que los anteriores, como los de A. Sánchez Andrés (1996a y b y 1998c), M. Rodrigo (1997), M.C. Barcia (1998b), J.A. Piqueras (1998e), J. Maestre (1998b), P. Mu oz (1997-1998), O. Zanetti (1998a) o A. Bahamonde (1998a) dedicados a Cuba, y los Ch. Schmidt-Nowara (1997), M.A. Castro (1997b) y M.D. Luque (1997a) para Puerto Rico, aunque también profundizan en tesis desarrolladas a os atrás, ofrecen más novedades. Los cuatro primeros examinan los condicionantes de la política española usando metodologías relativamente recientes, sobre todo en su aplicación a la historia cubana, como la conexión sociedad civil-política, el proceso de toma de decisiones o la acción de determinados grupos de presión. El propio A. Sánchez Andrés y J. Maestre estudian el Estado colonial desde una perspectiva jurídica;45 a P. Mu oz le preocupa el caso concreto del Capitán General C. García de Polavieja, y a A. Bahamonde y a O. Zanetti la relación economía-política, no obstante, igual que los autores precedentes, insisten en la importancia que en ella tuvo la interacción de distintos intereses que, por ejemplo, en opinión del segundo, impidieron resolver los problemas que la isla tuvo que enfrentar a finales del siglo XIX para mantener y mejorar la posición de sus productores en el mercado mundial.

57En concreto, O. Zanetti (1998a) intenta explicar la miopía política de A. Cánovas, que -dice- evitó una reforma profunda que quizás habría permitido un desenlace menos cruento que la Guerra de 1895-1898. La tardanza en aplicar esa reforma y lo inadecuado de las medidas arbitradas en su ausencia para paliar las dolencias del régimen colonial se estudian en trabajos como el de M. de la Torre (1997a y 1998b) sobre los derechos políticos y el problema electoral. Abunda, asimismo, la historiografía que aborda el tema desde el otro lado, el metropolitano, que ya dijimos sólo comentaríamos aquí en su dimensión ultramarina. En ese sentido hay que rese ar aportaciones interesantes de carácter general, como la de A.M. Fernández (1997b), y contribuciones más específicas como las de J. Maestre (1998a) acerca de la vinculación de los dos 98 (guerra de Cuba y desastre nacional); L. Fernández (1998) y P. Pascual (1996) a propósito de la cuestión colonial (las reformas y la guerra) en el Parlamento; P.C. González (1998), C.E. Lida (1998) y S. Hilton (1998a) en torno a la referida posición de ciertos intereses como las derechas, los anticolonialistas o los federalistas, y los artículos de J. Companys (1996), R. Sevilla (1998b), S. Hilton (1998b) y J. Pando (1996) sobre los intentos de paz previos a 1898, la visión de los EE.UU. en España y las conversaciones entre ambos países en relación con la mayor de las Antillas durante su primera guerra de independencia (1868-1870), cuyo estallido, finalmente, examina J.J. Moreno (1997-1998).

58La configuración del régimen colonial puertorrique o, su reforma a finales del siglo XIX y su status político tras el cambio de soberanía, como apuntamos en páginas precedentes, han acaparado prácticamente toda la atención de la historiografía reciente. De hecho, buena parte de los citados trabajos generales sobre el 98, como los de S. Álvarez Curbelo (1997), L. Agrait (1998a) o A. Cubano (1998b), abordaban el problema desde esa óptica. En concreto, es sugerente el modo en que Ch. Schmidt-Nowara (1997 y 1998) plantea la interacción de los elementos que definieron un sistema de dominio político que, por un lado, fue más convencional y menos conflictivo que el cubano y, por otro, precisó reformas que no se aplicaron ni siquiera como estaba previsto y, además, combinadas con demostraciones de fuerza contra aquéllos que, aunque sin excesivo peligro, cuestionaron el status quo o demandaron cambios en el mismo. Ni este autor ni los otros que han examinado el tema han llegado a conclusiones claras debido a la ambigüedad que el 98 tuvo en Puerto Rico en todos los sentidos. Ya dijimos que la isla jugó un papel secundario en el imperio ultramarino español, que su historia estuvo muy determinada por la de Cuba, que se levantó contra la metrópoli en 1895 cuando lo hizo esta última, pero la rebelión fue rápidamente sofocada, y que después, cuando la invadieron los EE.UU., apenas se opuso resistencia militar [" A qué pelear si los de Madrid no nos quieren?", titula M.D. Castro (1997b) uno de sus artículos en las obras comentadas aquí].

59La ambigüedad del 98 puertorrique o se debe a la combinación de varios factores coadyuvantes de naturaleza contradictoria y explica en sí misma porqué casi todos los estudios abordan el tema desde una perspectiva global articulada en trono al análisis político. Por un lado, los lazos mercantiles con España estaban asegurados por la exportación allí o a Cuba del principal producto local, el café; por otro, a finales del siglo XIX se redujo el precio de éste provocando una merma de los beneficios de los cafeicultores que coincidió, por esa y otras razones, con una caída del poder adquisitivo de las clases medias y populares y con un crecimiento de la industria azucarera, cuyo mercado estaba en los EE.UU. Además, y lo mismo que en la Gran Antilla, cuestiones raciales desalentaron la causa independentista que, aunque existente y bien estudiada, no logró una movilización social suficiente para poner en peligro el régimen colonial, a pesar de casi todos los autores están de acuerdo en que su reforma, también como en el caso cubano, no bastó para resolver los referidos problemas socio-económicos que padecía la isla. Según M.D. Luque (1997a), todos esos motivos explican que, por ejemplo, el ejército norteamericano fuese recibido con júbilo por un pueblo que poco antes había hecho lo propio con una infanta española. Dicha ambigüedad, finalmente, no se redujo, sino que aumentó después de 1898 debido a la referida indefinición del status del país dentro de los EE.UU. que además, según mostraba F. Picó (1997a), reforzó el carácter elitista y excluyente del sistema político.

60Específicamente, el asunto político que más atención ha recibido de la historiografía sobre el 98 en Puerto Rico es el tema de la autonomía (aunque como en casos anteriores, también se articula desde su óptica el estudio de aspectos socio-económicos), íntimamente relacionado con el de la reforma del Estado colonial, pues el autogobierno hubiese podido amortiguar algunos de sus problemas -al menos así lo creyeron sus defensores- como la conflictividad criollo-peninsular o las dificultades de acceso de los productos locales al mercado norteamericano, pero cuando finalmente se estableció fue demasiado tarde para ofrecer resultados. Muchos trabajos analizan el tema, aunque con enfoques distintos y resultados muy diferentes, y buena parte de ellos están reunidos en la compilación de J.E. Hernández, ed. (1998), bien desde una perspectiva general, como A. Cubano (1997-1998), M.T. Cortés (1998b), o el propio J.E. Hernández (1998b); bien atendiendo a asuntos más concretos, como los factores precipitantes de la Carta Autonómica; su génesis y práxis, los debates y conflictos entre los autonomistas [H.R. Feliciano (1998), E. Burgos (1997) y A. Cubano (1997c y 1998a)], su gestión al frente del gobierno [R.A. Torrech (1997 y 1998) y J.E. Hernández (1998a)] o el efecto de este último en lugares como la ciudad de San Germán [L. Torres (1998)]. En algunos de los estudios citados, como el de E. Burgos (1997), el autonomismo puertorriqueño es presentado como la forma de gobierno más idónea alcanzada bajo el dominio colonial español; fórmula que se legitima todavía más al contraponerse con la situación creada bajo el gobierno interventor norteamericano.

61Para el caso del autonomismo en Cuba, aunque allí tuvo más peso el movimiento independentista, autores como M. de la Torre (1997c y 1998a), M. Bizcarrondo (1998) o L.M. García Mora (1998b y en prensa) han estudiado distintos aspectos del problema, aunque desde ángulos muy distintos. En el caso de las investigaciones realizadas en Cuba, el tema se ha analizado sin tener en cuenta las últimas aportaciones historiográficas, entendiendolo como un freno al independentismo, carente de otras propuestas. L.M. García Mora, por contra, aplica a su análisis los avances más recientes de la teoría política y se preocupa por aspectos como la razón de sus presupuestos programáticos o de su desempe o práctico en el contexto de la sociedad insular o como la procedencia y capacidad económica de sus miembros, intentando, en definitiva, conocer su representatividad. Tanto él como M. de la Torre, empero, coinciden en un asunto básico: la necesidad de saber más sobre un fenómeno que representó una alternativa hacia la independencia, más o menos sólida, pero sin duda menos cruenta que la guerra, y cuyos estudios clásicos son muy antiguos [ver R. Cabrera (1931) o R. Montoro (1951)]. Por ejemplo, todos los que han examinado el tema están de acuerdo en que un factor desencadenante de ésta fue el hecho de que el Partido Liberal Autonomista decidiese no presentarse a las elecciones de 1891.

62Además del autonomismo, los otros movimientos políticos coloniales han seguido atrayendo el interés de los autores, en un sentido general, como en los trabajos de M.C. Barcia y M. Hernández (1996) y P.P. Rodríguez y R. de Armas (1996) sobre Cuba, o específico, concentrado especialmente en el análisis del anexionismo y el independentismo en esta última [J. Opatrny (1998a) y L.A. Pérez (1997)] y en Puerto Rico [G.L. García (1997a) y J.R. Navarro (en prensa)]. La historia político-institucional postcolonial parece que ha despertado menos interés, pero sólo parece, pues en realidad ello se debe a la ausencia de investigadores foráneos, sobre todo españoles, cuya preocupación por las antiguas dependencias de su país desaparece cuando dejaron de serlo, salvo excepciones entre las que, modestamente, nos incluimos los firmantes de este artículo. Sin duda tal carencia es una de las que convendría resolver en el futuro y seguramente es a ella a lo que se refería E. Hernández Sandoica (1998b) al se alar que insistir en los factores de continuidad en la relación entre españoles y cubanos y puertorrique os impedía indagar en los de ruptura.

63La escasez de investigadores españoles interesados en el período postcolonial provoca, entre otras cosas, una descompensación en el debate, carente en este caso de aportaciones que si gozan otros temas. Hecha esa salvedad, que por supuesto no es un problema actual, sino secular, debemos decir que la más reciente historia política aplicada a los primeros a os de dicho período ha seguido profundizando en algunos asuntos se alados en el apartado anterior, como la revolución confiscada, la incierta victoria cubana o la transición de colonia a neocolonia, objetos de análisis de R. Serge (1998), L. Navarro (1998a), H. Pérez Concepción (1997) o A. García Álvarez (1998d), pero también explorando otros asuntos menos conocidos como la cultura política o los partidos.46

64En general, se puede decir que el problema de la construcción de nuevos espacios políticos en Puerto Rico y Cuba en la coyuntura finisecular, además de análisis institucionales, ha generado reflexiones de diversa índole que intentan explicar la especial relación que tanto los EE.UU. como la ex-metrópoli mantuvieron a partir de 1898 con ambas islas y su evolución en el tiempo, tema normalmente vinculado a la dialéctica atraso-modernidad [ver O. Zanetti (1998d)], que se superpone a la controversia dependencia-independencia. Así, C. Almodóvar (1993) explicaba que la percepción historiográfica de la participación norteamericana en la lucha cubana por la emancipación ha variado a lo largo de los a os, transitando de posiciones relativamente aquiescentes a posturas que la concibieron como un obstáculo, representadas en la obra de E. Roig (1961) y alentadas por la causa revolucionaria a partir de 1959. Lo mismo cabe decir del papel jugado por España en la historia insular, cuya valoración se ha modificado tanto gracias a las aportaciones científicas de los estudiosos del tema, como a los muchos acontecimientos que desde mediados de la década de 1980 han propiciado un acercamiento entre ambos países, y que en lo referente a la historiografía tuvo sus primeras materializaciones en las compilaciones de F. Solano y A. Gimerá, coords. (1990) y de Estudios de Historia Social (1988 y 1989). El caso de Puerto Rico es más complejo si cabe. Trabajos como el de R. Barreto (1997) son una muestra de los muchos interrogantes que plantea. El autor se pregunta por qué los EE.UU. le negaron el autogobierno y, al igual que tantos otros que han examinado el asunto, en sus explicaciones no halla respuesta. Dice que las conclusiones obtenidas al analizar la cuestión están polarizadas entre los que tratan de exculpar a ese país de responsabilidad aludiendo a la falta de preparación de la isla para la independencia, y los que creen que fue una acción deliberada y cuidadosamente decidida como alternativa más conveniente a los intereses norteamericanos. En las obras comentadas aquí, artículos como los de A. Sagardia (1998) o M.R. Urrutia (1998), que examinan las leyes (Actas Foraker y Jones) que dieron origen al especial status político puertorrique o abundan en tales controversias.

Otros temas. La historia económica de siempre y el lento avance hacia una perspectiva más integradora.

65Son muchos los asuntos que por falta de espacio han quedado sin tratar, bien por la dificultad de integrarlos en la estructura con que hemos ordenado en el texto, bien por tratarse de aspectos en que todavía ha abundado poco la historiografía. Algunas cosas, no obstante, si nos parece necesario decir sobre ambos. Por ejemplo, merece la pena destacar que a pesar de la concentración temática de las investigaciones dedicadas al Puerto Rico finisecular de la que hablamos anteriormente, autores como R.N. Velasco (1998) o C. Orozco (1998) nos han regalado análisis acerca de problemas mucho más específicos, pero igualmente interesantes, como la construcción legal de la familia y la beneficencia municipal en Guayama. También hay que mencionar una tendencia creciente en los últimos a os a realizar estudios regionales y locales y de historia comparativa, costumbre antigua y que se ha mantenido entre los historiadores económicos,47 pero que recientemente se ha extendido a los de la sociedad y la política. Ejemplos de esto son la compilación de S. Álvarez Curbelo et al., ed. (1998) para Puerto Rico o los trabajos de M. Zeuske (1998c y en prensa) para Cuba. Sin duda, como ha ocurrido en otros países, examinar las cosas desde esas dimensiones aportará en el futuro nuevas respuestas a ciertos problemas y perspectivas hasta ahora desconocidas.

66Igual que en el apartado anterior, acabamos nuestro análisis hablando de la economía que ha sido, junto con la política, la que más interés ha despertado en las obras comentadas aquí, y eso que casi todos los trabajos se refieren al caso cubano, exceptuando alguno que abarca también el puertorrique o, como la bibliografía azucarera de F. Moscoso (1998) o nuestro estudio del ferrocarril, A. Santamaría (1998d y e). Aparte de estos, unos pocos artículos específicos abundan en tesis desarrolladas a os atrás, como el de J.A. Giusti (1998) acerca del grupo español en la banca y la industria azucarera, o inician la explotación de nuevos problemas, como el de B. Rivera (1998) sobre el puerto de San Juan; el de M. Cintrón (1998) en relación con los comerciantes a escala local, concretamente en la ciudad de Guayama; el de M. García Pedraza (en prensa), que examina los fraudes en las aduanas, y los de M.D. Luque (1998 y en prensa), que indagan en las inversiones extranjeras y en el 98 en el imaginario empresarial criollo. Precisamente, la temática de este último, que aborda la economía en relación con otros asuntos, lo mismo que la del texto de A. Cubano (1997a) dedicado a la interacción comercio-moneda-política, explican la escasez reciente de trabajos de historia económica, pues como ya dijimos, se ha producido una concentración de los intereses de muchos autores en torno a la historia política como articuladora del debate sobre la coyuntura finisecular puertorrique a, a partir de la cual analizan más o menos marginalmente otras cuestiones referentes a la sociedad o a la economía.

67Lo primero que hay que mencionar es que recientemente la historia económica de Cuba ha empezado a ocupar el lugar que por su importancia le corresponde dentro de los principales estudios conjuntos sobre el tema en América Latina, espacio del que habitualmente había estado ausente. No es éste lugar para explicar todas las razones de dicha ausencia, pero si, brevemente, las que tienen que ver con el 98 en ese sentido amplio con que se entiende en este trabajo. Debido a su especialización en la elaboración de azúcar, resultado de la forma en que aprovecho su ventaja comparativa y de su especial vinculación con el mercado norteamericano, la economía insular se caracterizó por un crecimiento y desarrollo similar al de los países más avanzados de la región (nivel de PIB per capita, tasas de mortalidad o urbanización) asentados sobre características estructurales parecidas a las de los más atrasados (dependencia de un sólo producto y de la importación de alimentos o concentración geográfica de su comercio), paradoja que se intenta aclarar en uno de esos estudios. No comentaremos aquí, sin embargo, la calidad de tales aportaciones, pues su autoría corresponde a uno de nosotros.48

68Aunque lentamente, los estudios recientes de historia económica de Cuba son probablemente los que más han avanzado en la resolución de las carencias que presentaba el conocimiento del tema tan sólo unos a os atrás. Decíamos que era preciso un esfuerzo de reconstrucción y estimación de grandes agregados que nos permitiesen hablar con mayor precisión de cosas como las causas y efectos económicos de la independencia, prestar más atención a las actividades menos vinculadas con el sector externo, incluso a la evolución de este último en las décadas finales del siglo XIX. En todos esos aspectos se ha producido algún avance, aunque todavía no ha dado tiempo para que los trabajos de síntesis se hagan eco de tales esfuerzos, algunos de los cuales todavía están en prensa o en fase de realización. Dichas síntesis recientes, pues, lo que han incorporado de momento son las novedades de la investigación en fechas precedentes. Aparte de la escrita por uno de nosotros y citada anteriormente, A. Santamaría (1998a), y de un análisis historiográfico todavía no publicado y en el que desarrollamos con más detalle los problemas esbozados en este artículo [A. Santamaría (en prensa)], en las compilaciones comentadas aquí hay artículos de este tipo de F. Iglesias (1996) para las últimas décadas del siglo XIX, de M.C. García Bernal (1998) sobre el momento específico de la guerra y de A. García Álvarez (1998b) acerca del inicio del período neocolonial, tema que también examina e un capítulo del tomo tercero del IHC (1994-), que debe publicarse próximamente.

69Aunque, como decimos, muchos de los recientes esfuerzos de reconstrucción y estimación de las series, indicadores y datos imprescindibles para hacer una historia económica más precisa aún no se han publicado, sí han aparecido varios estudios que anticipan su contenido y es posible informar al lector de lo que se espera próximamente. La ausencia de una estadística comercial desagregada por productos y mercados para el siglo XIX todavía no se ha resuelto, pero el libro de O. Zanetti (1998b) acerca del comercio cubano con España y los EE.UU., una investigación que proyectan A.D. Dye y R. Sicotte y algunos datos recopilados últimamente por unos de nosotros -A. Santamaría- sobre ese asunto y que quizás sinteticemos en el futuro en un trabajo, mejorarán bastante lo que sabemos del tema en breve. De momento, O. Zanetti (1997 y 1998a) ha avanzado algunas de sus conclusiones en relación a la importancia de éste en la crisis colonial. También se espera la edición en breve de un artículo de J.A. Piqueras (en prensa) en el que revisa las tesis tradicionales respecto a la importancia que el mercado de Cuba tenía para la economía española.

70Otras estimación que verá la luz próximamente es nuestra reconstrucción de un índice general de precios para el período 1872-1901, A. Santamaría (inédito-a) que prolonga la serie de O. Zanetti y A. García Álvarez (1976: 441-442) y cuyo análisis muestra, por ejemplo, que factores como la evolución del sistema económico internacional fueron más importantes que la política comercial española para entender la independencia de la isla. Dichas conclusiones coinciden con las de otros estudios mencionados anteriormente y que insistían en que una de las razones de la emancipación fue el fracaso de las reformas para adaptar la administración colonial a los cambios en la coyuntura mundial de fin de siglo. En ese sentido, una tesis complementaria de J.A. Piqueras (1998d) intenta probar que si bien en tal coyuntura arreció el alejamiento de las economías cubana y española medido en términos de la vinculación de aquélla con el mercado de los EE.UU., ello no permite hablar de una pérdida progresiva de la colonia, como han se alado algunos autores, pues justo en esos a os fue cuando la metrópoli extrajo más renta de Cuba.

71Aparte de los aranceles e impuestos, otro mecanismo de extracción de renta colonial fue el inherente a la presencia de españoles (y también de británicos y norteamericanos) en las principales actividades productivas de la isla. Un trabajo de A. Quiroz (1998) prueba que uno de los efectos de la Guerra de los Diez A os (1868-1878) fue el reforzamiento de esa presencia en detrimento de la de los criollos, abundando en las tesis que ya habían sostenido autores como A. García Álvarez (1990) o A. Bahamonde y J.G. Cayuela (1992), que recientemente han seguido indagando en el trasvase de capitales [A. Bahamonde (1998a y b) y A. Bahamonde y J.G. Cayuela (1998)], al igual que J.A. Piqueras (1998a, b y d), quien sostiene algunas ideas enfrentadas con las de A. Bahamonde acerca de la importancia económica que la isla tuvo para España. Finalmente, sobre las consecuencias de la Guerra de 1895-1898 contamos con un nuevo estudio de J. Maluquer (1997), que se promete como primera entrega de una investigación mayor, y en lo que queda de a o se publicará probablemente la compilación de P. Tedde, ed. (1998) con varios artículos sobre estos y otros problemas como la deuda o el comercio colonial.

72Nadie duda de la relación entre el crecimiento y transformación de la industria azucarera o la concentración de las exportaciones de dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano postindependencia, pero los estudios referidos antes prueban que las cosas no fueron tan sencillas como en principio esa relación podría llevar a pensar. Además, ya decíamos también que faltaban investigaciones sobre dicha industria en el último tercio del siglo XIX, que no estaban cerrados debates como el de la abolición de la esclavitud y que aún son muchos los aspectos que quedan por conocer de la modernización que experimentó el sector en esos a os y de sus efectos socio-económicos. Abundan en tales problemas los estudios de uno de nosotros, A. Santamaría (inédito-b), A. Santamaría y L.M. García Mora (1998a y b) y L.M. García Mora y A. Santamaría (inédito) acerca del fin de la esclavitud, el establecimiento del sistema de colonato o los costes de elaboración del azúcar; un libro de F. Iglesias (en prensa) sobre el proceso de centralización de la producción, donde responde a algunos de los interrogantes citados (por ejemplo, afirma que la Guerra de 1895-1898 favoreció la concentración horizontal de la oal de la oal de la oal de la oal de la oal de la oal de la oal de la oal de la oal de la oal de la oal de la oal de la oal de la oal de decíamos también que faltn fación que experimentó el sector en esos a os y de sus efectos socio-económicos. Abundan en tales prob y 1998057n mostraba Fvolució(1998),enntes, cintrónol, comación997 y 1nómica de sbiénn hordiadas ancentre la yal de lhan exami frantes, pndo latrollosorma en que aplas, en usa relació98057n mdas aos ensfororgde esido a erizó poir=":lang="fla oal ember">66n son mucpublicarse próxiyoal gua y que s class="paranumber">70mportan98b) aza J.Jsible l mm>Estudiss="s pensaonia, como han sue a, aa de J.Aase de realizaci el s80a im890 en ulor ntexte" defensores-rticulo del tomo t. Ésbitradas e cisto del e y R. Sicott-1898 fav andiapan>Aunterc ausen/p> <]. Por ejreformas sl de la oal de la n podrEspair=jióha rtos de exte" laytoria noica de A. Cánar quiprecedazonen. Dde la oal dendenan Gereferentparece nes aursolang=ión ra de 1exionn laeccivultencesagrfrzamiento deatettal de la oaFinalmerión dpitaal e n Rold sanatividad. Ta, como la ore aplicaron ni sseón. na os y de s crec ac que hy o6ebltefrtacdiss="Tp> ros en el mis el inhustriahan gol cas,toria ntcott-ient it emancipBahamondHaccrec a. Maestre (1cióngurament tal coylos de dujcaba qautores comia en detión miramuegntración dso-modem> a part localficos, perolemas los est. sligítca notoco que mlis muespu. El autor la ree PIB ia en detrig="faqemenque lentamrecAbun"ltr n>el 98 art localg="1920-1921 de P. Tedde, frzamientoooswara (1997oblem Rico, aunue se pro 67Lo primero que hay que mencionar es que recientemente la historia económica de Cuba ha empezado a ocupar el lugar que por su importancia le corresponde dentro de los principales estudios conjuntos sobre el tema en Améra económico cubano poicar la e" l eco on mass="paizaciones en wara (1997),. Cubn. Dde r,ional);arecrmente, lblemas ando algncier e ops últimas décadalaboración dla oalafin de glo cha cuban investigaue ya habíarubterminzaciodm">las derechasel 98 en rt ln de P. Tedde, dir="n que experiulo [A. Santres cosoal de la oaa A. Bahamon"fr-fr">4666in "paranupu (1997-1lusiaisis acerca de Amercel cate más e examina(guerra industria azucarera, cue q si ndencia dbos on tan sean ecoroica (19social sgrafía se una péo nuestra recons oal de la ar a peno de toomo long="fmarado explicaciotare dicha industria en el últimpecializacue ha sidoprecioma deSual que ismo. Ni e ltorese qur">6a sentido, fin de siglodo la construcción legla oallang="fr-fr"> nsulnoando en la,98 en eorteaor studmensión ultrazucarera, o iniciaron más lvarez (1998b) ac a bajo elclass="paranumber">70mportan98b)stáculo, l1)]. Por eje plicaba Garcí s esócree mber">60< cióntirr estn la Gran Aan eis se haganpor con publicl de ladse de r994-), que debe publicarse próxia anticifrzamientijimos, se ha class="ted), qubano (1otte yxa jurídica más consorma esNowara oductos loca98 en rtnetti a tuvs Diez A oies nor expllos de costes de e A os mm>Estudi ha extFvoluciia económica de Cuba son probablemen9e los que má9">49 avanzado en la resolución de las carencias que presentaba el conocimiento del tema tan sólo unos a os atrás. Decíamos que era pre75oblema, aunqn. Dde r,iscoso la l98d y wara (1997ona ue experio primer 70La au"fr-fr">ez, ed aronsayaranuG al cteia (1868istas [iyoal "#ftn46">4pndo latrolls más reo entrP deraitr DichaEscude

io de soberanía, como apuh1
  • <1n5 class="num1n5 >I entrorma los de r="fr-fr"1as carencias que presentaba el conocimiento del tema tan sólo unos a os atrás. Decíamos que era pre7o cubanoU96) para las últimas décadatrig="o, pulvarez (1990 fin de siglismo. eortealo cyama. los de rma que social sorte a práces tación quees-rtento estigaue ya habíap class="teen uuestroe (1998b), abordaban elonde(Acta el p98) nos g="fr-fr">);arecrmcomo Ruaon pui entrorma biénr.D. D

    (las rinucabe decir del papransform n ultraicano, la econo( y"ltr" xmas a partó, psde esass="paranun ma desarrolusionque facones en rela; o inves,a ore aps, conial aes pruebane los zados de larera de, coirentamo la ciudad , estimac,> a partnor visión d o Gran desarroás at asunt y es posibl1998esécticaatextan class em>staculpar bstante, un acsamar on/span>En general,y del ferroces="fr-fr" dirias (1lpar cn la bbea por sicifodel ano (19tan dem>y"lexami , L. sobs pruual qórolldóvvenlógn mdaducevrio emprca de mancipación fqa indefioinciden,o el oe de r997n mdacon Espsu hi emamos ans de J.edestamente n con ehongurahonasados (del propclass="deolución nora hlb), dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano poiso un esicos, pero o Serge,. Santamaríunt ytexta zado-fr">66muegn,la socied de s poregción d victng="fr-ir adquisilas rinucuna infanta espanel lectoryante a="prtaciones, lláodo la ca qub que pa a lossi class=l secorma mica ra que e , U., e1902nados anteriormsde una perspectna en la luxtaRepúX, dee nos peryplicaca drolug R. SxtaEnmcrec aPnsut> (lasm oal com,sus priunterc aasetos de a98esécticaerá, coords.aluman>Eunetti atansfory60< cia diata del 66 tamrn rea"parpación .D. Dreivde unam>el 98 erinucen pren se debe aer">6660opre ynotfrzamiento ntermdes me la cer los ente, saartir de la cdálisisa [J. Opate ha despertadses norteaor esto a como la dciobora t tación quees-rt>stacpar la neulno dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p80so un esfuerzo ñola.

  • g etamentela economíltandnotes"> sra (19e nos perla inv F. e ecorbajos com onocidas. 98a)erto Ricode San Juan;ncentracrn rea"parpación pate ha despertado lo las cotexte" landluxtaRea están en pada deEsparece,ntos polític de lucllos e informar(. Hernía (inéditoURSS). El casica dofnida,. Por ejempl verin la obra de E. Roig,. El cs del dofnida oal de la istorsmo cali e66zucarerapu (197-1lusia,nar lo norteaonóma los Eos a 61Para el ,onial. Trera de, coirentammdadupit y"XIX, dea llevar extendido a los de lo que quedacía Són aonal60urrio istoración en feren seriormente, auto de soberanía, como apuh1
  • <1n6 class="num1n6">Rte" laos arrupo esps progr="fr-fr"1as carencias que presentaba el conocimiento del tema tan sólo unos a os atrás. Decíamos que era pre81no es un prupo español<> tíficsilas rinucadquisdel geprovoss iólidaoúm="fcialnas décadsempl verndan mación de XIX, de Msiy de Aextendido a yase de reor con puperíodo neocordiadecieque coicano, la este trabaj economferidosonercipBahamceroarece,ue (pBahamcer8 cualesett,bajos que aútada antación de ernándr (1998ar-fr">cidiese culas cobody internsn tem/em>, ed.D

    ntes citado8 fa dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p8stindepey ot:ber"cueeripación fono delspatales prodorercer8omalnas décadia dRverndaa decrera eno202-203 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p83tindepey otormensaldonóa esto) los estudi Ms 9e non pA-fm>urque qued al iguano2div> io de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p8icar la e, la Ianooando en los estudiMada e, Pabparl tomo t. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p85car la e, la lusioner">66e trabajorcer8omalnas décadia dCuales fiH ando en laorcer8om577-578. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p8o cubanoAbha cD.ngre 5e, "e, PRC

    areli de res",sa lOde 1y901 y lord.ngre 5e: 69-86. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p87 cubanoAbha cL.Vre egre45e, A de ladnas sabdregión (U., sayaranuiguassqueel 98uotecal. DHaotecalMes c que. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p8iso un e   gre49 osela explotac.E. Hestituc. DHaotec. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p8udios quebellát,sJes, incia deLacrn abdree trabaj,iMada e, Istmo dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p90so un e   gre96e, "Los ess="par tamaranume de 1898 ",sa lonocidas. u,sJemo un o, "Los es nuestextrajo mára del supuesa (inédOguasseal18en el69",sa lACImo un o: 36-44 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p93tindepeACIm[Aulue nos decir Ianooando en a]mo un o, Nución quomenctos y m" s peryplación dPouaya pruebanpación e ha c. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p94so un e   gre95o, Nución quomenctos y m" s peryplación dC decir yr" dir="l c. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p95car la AracicalE.onial.y"umber"laos arp culvatust ez (1 Moficsi",sa ls a ciertos problemaperspel crs.ercer8 : 193-207. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p9iso un estimit gre96e, " asunto, en sr. Advó ecdconla:o'n

    San

    ris desarroalnas décadia dCuales fided al iguano2div>65e. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p106so un e   gre68 deLas econemientoaetrig="iolíntesis reCestr de m>ara adaptpn igdenlógn mddeLas HaotecalUPECal1e68. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p107 cubanoAleg8b) ,98a)e la oa(1998) o , O8d y earse aass para elr [" A quer onocidas.alado inmigrre la ntrajo m:líntesis ",sa lACImo un o: 106-115. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p109so un e   gre96e, "Csados (dele la ento dd te8">48el . de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p114so un e   gre9 o, "Losues como yrcio del strndamíltandnotes) son unarópol",sa lACImo un o: 62-71. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p115so un e   gre95o, "Mtlassdeen rt lodem>e qTrujiliormJoséon Roque guclaarC(199zo",sa lOde 1y901 y lord.ngre 5e: 115-134 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p116so un e   gre96e, "Losesc cont

    el '",sa lC monemaperspel crs.ercero : 467-478. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p117so un e   gre9.lesi"e, lasa lC pera. (1998)y"lae se studt1Para el aig="iolíntesis ",sa lM.T>Acelarique qued al iguano1: 81-132 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p129re Cubasiones c,mR.onia86omLn emigrre la rópolitexextEsbién Unenteer. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p130so un e   gre88omA de lade inmigrre la al1e00-1940er. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p131re Cubasiones c problemalS le n97 "Dte hrenas",sa lL. stimit yia polítis EE.UU. le ne.<: 783-799. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p132so un e   gre98e, "Loiónren apúX, denodedPal p:>ara adaptpnda y A. migua ylo decir cívapt",sa ls a ciertos problemaperspel crs.ercer8 : 208-231. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p133so un e   ge (1997a) de"E/span>Ee nonuis Mu oz Rettia:p asunto, en 8) filene esto8",sa lC monemaylC S sobnos EE.UU. lea l1997a) dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p134so un e   perspel crs.ercer8 osearvía no hama e m" E/s'las , laeyduda clasel 9pación feste trabaj Lnerc ",sa lM.T>el 9inde getane eBo aceén",sa licanonocidas. lionc del anexi>Para el arig="iolíntesis celes eMada e, Aliue e dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p155so un e   yi   gre98e, "Traprogorma, aas d1997oblhporec otr:celiondt1f ( -rópoli era España. Finalmenteg="iolíntesis ",ssa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 9-20. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p156so un eBntbocalI.orcer8ae, "Banderal,y banderal",sa l89er">7061f ( íamos tane es (por íntese (1IX, dea llevyl verndselionrlabo, Para el ar",sa l895-11898 con y lord.nrcer8 : 655-668. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p164so un eBnccuanoM.Cemo u87e, icanBurguciodo mplo, andan mmaría (itiles e. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p165so un e   gre93e, "L apal adaptae quibltiuprnoded, coi (inéds perrel que sab(18en el 0)"deicanez (iagotiles e76: 116-138. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p166so un e   gre94e, "Loemplo, afirdeen rt ales h 1997) son unaíamos taal1e74sta94"deican al igua que tceles e19: 89-98. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p167so un e   gre96) de"Lrnodezaciodma no ha"ltr" .estituc sos y ot",sa lC monemaicanoerspe econl crs.ercero : 635-646. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p16iso un e   gre96be, "Loe" dir="ltrópoli193un oo ante las derechas6 de"Eenrear a, ales [Aentoaeiyosde 1898 .eSual. Zanea llev(el7n el95)",sa lde las so : 209-269. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p176so un e   yiE al c co-C acas gre94e, "Etacidire (ales [A. Bmmdaduodo neocoentoaetrigplo, ands pDelifanormpsmolli"lasl"ltr" xma están en prcio del sigl",sa lde las s4o: 401-463 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p1ol que haBnrpach-Calbó,sE.onial6e, "Lenguerypldunam>el sa lonocidas.Estudis taimas- últia",sa l89er"Galbát,screcimie.<: 81-88. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p183so un e   gre97be, " recllos entoaetriy riciereselasado a g="s pe: 'lrazucarer'iy 'lene ecoaba'",sa l89er"Galbát,screcimie.<: 111 y24 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p184so un eBnrrntl,eR.onial.66e trabajoLnerc econo(ransforvols.)alBnrilemncalCr adapt. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p197so un e  lvid.nrcer3 ,licans pe. A Shoci Stigytiles eCsmbridgemCsmbridgeeUnev.uP997a. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p19iso un eBi chi, H.onial8e, "Loscrn as-l leca",sa licanE, la lusio .. econo(cer8 : 7-22 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p199so un e"Bupo español66Diego",sa lWes, Borneckr lvid.nnrcer8 : 193-212 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p201so un eBizplotondoalM.onial8e, "Eseeris peryp que sa:cal dil favor, o noríismo",sa licanE, la lusio .. econo(cer8 : 171-200. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p202so un e  lvid.nrcer8 , icanRafar, M.emá. bir yració, E/sE.UU. comt1caciiónr (1e econl OviedoalUnev.uer Oviedo. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p203so un eBl nao,l89er"gre96e, "L aactafirddeoMtlasseaie duoeame en detriyuxta. tíf é Aext193un EjtrauntelLi"latodoreolíti",sa lJePn Fese7yia pNi ol crs.ercero : 211-224 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p204so un e   yiC ,lonal gre96e, icanP tíf cssteiapoli193un ejtrauntelli"latodore últi econl Vntoodolid dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p205car la Bobadue s gre98e, "Loe Baitn epúX, deea lMéxcadifrzamiento "ltr" xf ( -n decíamos tane esto8",sa lM.T>las="par que a. ces [Aagluerc nnsa)], enpación e hai193un aes que l

  • a lonocidas.f ( -rópol-n decíamos to. lAlasl mire (r",sa lM.Rn Roque gucl y lord.nsiones: ta1. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p21iso un eCabnto nterM gre96e, "P(1998) acercae s comocnto :licanE, reaa exe nos deij/tiles e eon Roque guclaJuliá",sa licanonocidas. ris desar",sa lACImo un o: 8ist05. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p22iso un e   ge (1997a) de"Csad tla:cae en detriyu últian1nemmdafábrrácoel taotadi(imágene e A el xto) R. Sye A ellionrlecir>bs"> rdamíltaa y le la . Bmmdarn reaa tes)",sa lC monemaylC S sobnos EE.UU. lea l1997a) dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p229re CubaCa. ( preR le n23 ,licanLn amapd o noríiste. Alass="pas yaloraurs al. Znu R. dian1nemm econoUn la . BGüine las derlvid.nrcer8 : 43-58. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p241so un e   gre98be, "Mayagüos y ot:bomoc la trypdir=majer(coel, po nr"ala ls a ciertos problemaicanoerspe econl crs.ercer8 : 39-55. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p24bre CubaCantla alJ.oicanoerspe econo(ce9.el ",sicansacida estr de econo(cer.<: 11n e41. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p243re CubaCao cdll,mL.oimie.-ial8ae, " QuiperimatóiteMaceo"ala ls aJuliá,n y ecimie.-ial8e: 180. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p244so un e   gre9.-ial8be, "icanRemebano thdMainecales"dea ls aJuliá,n y ecimie.-ial8e: 116. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p245so un e   gre9.-ial8de, "e, ntenimons han Cajan",sa ls aJuliá,n y ecimie.-ial8e: 52 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p246so un e   gre97-re98com"U enlc otoel, la",sa ls aJuliá,n y ecimie.-ial8e: 68. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p247car la Cardmncal5-1nial. icanWeylr lvzucarer hom oal n. DHaotec econl Bnrilemnc. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p24iso un eCarp reaa de egre89 icanEcue yambo oceles eMada e, Aliue e dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p24udios qu"Csata A noricaráne esto7"onial8e, a lJeE.oHm>las derlvid.nrcer8 : 91-106. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p250so un eicanCas=". Bmmdcn trabajp econo(cer8 ,l211. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p251re CubaCasbnoves,sJemo ur5e, icanLabordand s1urytiles ePh.cD., An Arbor eMichaga al UMn de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p252so un e   gre96 de"Eeneoves pruebs"> risyuxta.al adaptat1Para el aig=" aistit e es (ereseblicarse pró",sa lC monemaicanoerspe econl crs.eo(cero : 363-376. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p253so un e   gre97 de"Eeneoves pruebs"> ris últi:Sicoatunormpsmol t anarquismo",sican al igua y quer="l econo(cer.<: 7ist10. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p254so un e   gre98a de"Eeneoves pruebs"> ris últi duraie dudaGltr" xdepdir=Dios Acae (18en 7t)",sa licanEn lass="t, la econo(cer8 : 243-266. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p255so un e   gre98be, "Liblidabajad1997orob riyuxta.al adaptat1Para el aig="stit e se quedPazxdepZonen ehandao Gltr" xdepIn o del sigl9(el79 y ot)",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 131-152 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p256so un e   y lord.nsiones, icany otr"Loefi d'unoisto) econ,aalnas décadia dicanL'Avenç.sRverndaa d al iguatiles e217. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p257car la CasspreR le nl8e, "Perfac.E.f (1órol rie gdenlógic(coel, i que scpsmo",sa lA.oGutitra claarcL.D. vitecalcrs.ercer8 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p25iso un eCasque o, Y.oicanoerspe econo(ce98 ,licanLfrl> , la econ,aalnas décadia dicanBIHES econ,a8 (Mada e, CINDOC dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p259so un eCasqnterM A.onial.) de"E/s'las yaesaie :cperber"l R. Syema están eeen rt a e m pspan class="n",sa lL.E.oGonzálos Vció, creco(cer.<: 17-42 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p260so un e   gre97be, " Aclpar pelearcaramo la eMada e s="nextssitren? Unal ver la res)lla "ltr" xde, lasa lonocidas.Estudi icoa ne streerc492 y ot)",sa l895-1898 con y lord.nrcer8 : 131-222 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p266so un e   gre98be, "Int tl de la ayl trtod :6 ol",sa l895-1898 con y lord.nrcer8 : 23-38. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p267so un e   gre98com"R g=" aistit e eecidearse .",sa lC monemaicanoerspe econl crs.ercero : 283-293 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p281so un eComun ys,sJemo ur6e, "L aren. aregzamieyBmiblmancxte icz orma icoala",sa lJePn Fese7yia pNi ol crs.ercero : 389-396. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p282so un eC, y de egre97e, " al igua ynpacin eeenEmiredasoigemá.euchsenring"deicanon busca... econo(cer.<: 29-38. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p283so un eCacii,eR.oyi. M-189pma yo(ce12 ,licanGltr" xdepra estiles e. DHaotecalIrecMire (r Pétos. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p284so un eicanCacida estr de econo(cer.<, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p285car la C(rbea,sJemo ur6e, "L aVirgeinéditoCsaia tem, Cob v: tigistema ecocarmblalolnaylo decir popu. r",sa licanC pe/ que sa econo(cero : 4-11. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p286so un eC(rt la,lM.T> yrdiídtsa lonocidas.yno noríismosa lonocidas.las derlvvid.nrcer8 : 17-28. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p305so un e   gre98be, "Reflex neocoen lass="t, lana lonocidas. deAdde deAd'la",sa lL.E.oGonzálos Vció, crecimie.<: 371-380. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p310so un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p311so un eDeerr,sNemo u50 , icanThe al igy of Sugartileso(2rvols.)alLondró, Chapma .& Hcii. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p31bre CubaicanLa m) son unaolít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p313so un eDesarsmpsumP gre79 icanE, bege de uloemperíol66e trabaj econ,a20: 257-276. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p31iso un e   gre96ae, "Alguolsrtigigderdo neocoen oalun ejtrauntelae en deedrcaperdo neocodepolí e1895-sto8",sa lJePn Fese7yia pNi ol crs.ercero : 151-160. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p319so un e   gre96bom"U episodiocae en deepo8 l genaotr"Loeeveeuee la amire (r a dstit eela la",sa lJePn Fese7yia pNi ol crs.ercero : 143-150. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p320so un e   gre98) de"Eque sabaotedmnc s pe. Loeeveeuee la amire (r a da la",sa lJea pPacerspa,sid.nrcer8 : 179-200. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p321so un e   gre98be, "na spoi="lamire (r a n ejtrauntelae en deee uloeGltr" xdepsto5 e="s pe",sicanAsclepiotiles e50/1: 159 y73 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p322so un e   gre98com" q oalla vi=" blicanlc otoae en deee uloegltr" xdepolí:amitelylren aa t",sa lM.T>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p328so un eDietz,sJemo u86e, icanEperíic al igy of Pocidas.666e trabaj econ,a18: 241-256. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p333so un e   gre94ode"Lercomticiple la . Bmiblme en detrier. Adeoves pruebli"laodore últi",sa lC monemaylTmerciiormcrs.ercer4o: 167slo 2 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p334so un e   gre96e, "Liblme en detrier.s pe ylsurcomticiple la e uloeGltr" xdepIn o del sigl",sa lC monemaicanoerspe econl crs.ercero : 647- 662 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p335so un e   gre9.e, "LiblCltrpe Voluntaimas g="udaGltr" xdepdir=Dios Acae er.s pe e18en 78",sican al igua y quer="l econo(cer.<: 51-76. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p336so un e   gre98e, "Rafar, Mar unaded. bir aie dudalucar la . Bolí e189a",sa licanEn lass="t, la econo(cer8 : 153-164 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p337car la Doestr sreR R le nl8e, "y ot:bA NewdAamos t Beginsegiore al igua, Co1tbnuity?",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 37-46. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p33iso un eDuhomti,eR.A lea l1997a) , "na situctán en l bege d últi dberr/ne emmacoyunecir e es (por rse ",sicanEgobiernoa d al igua que t y .. econo(cer8 . de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p339so un eDumoulío,sJemo u65e, "M genul1co yl. Zletaimzaa (i:cdian1jemulae er.LoscVillas",sicansilaos ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p340so un e   gre74ode"E/spriame Aslotoll haneneoves pruebs"> risyuxtaa y le la . ll. Zletaim otoaellicanetur azuca> ri Cruc sre1886sloa02",sicanIslastiles e48: 8ist21. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p341so un eDy de D.mo un1<,aicanT. Bac t Technnlogydand Mon reducton: thdExpanson of s pen Sugarmue salo 99sta30soles ePh.cD., Unev.uof Illinoiadat Urpol-Crsmpaigt dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p342so un e   gre93666 al igua Eublicarntiles eXI/1: 563-594 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p343so un e   gre94ae, "AvoidsegiHoldup:bAssoerSpecifitydand Technac t Crsnge in thds pen SugarpIn uareys o 99sta29",dicanThe Journ fuof Eperíic al igytiles e54/3: 628-653 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p344so un e   gre94b "Cane sacida tsegiand Renegotiaton: A Fixed Effnets An y of thdAdopton of NewdTechnnlogr s in thds pen SugarpIn uareys o 99sta29",dicanExplesr1ons in Eperíic al igytiles e31: 141-y75. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p345so un e   gre98 , icans pen Sugarpin thdAge of Mon reducton: Technnlogydand Eperíics of s pen SugariCberral,mo 99sta29 econl N aca"YorkmStana ydeUnev.uP997a. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p346so un eElmzaly dM.D.mo un7-ial8e, "Eque sabaellicrecomt haneneundn"dea ls aJuliá,n y ecimie.-ial8e: 170 y73 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p347car la Elesza,mA.onial6 de"Eenserca a dstit eelJosé Mtlass",sa lC monemaicanoerspe econl crs.ercero : 65 78 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la configuración del sistema económico cubano p34iso un e   y E.oHm>las der Smadorángre98 , icanLoegltr" xdepolí (1895-sto8).6 al igua pal adapts recoilda exttat1205Ree7nda ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la confi5uración del sistema eccubano p293/snexnte :liento rpif e t S'onAsnexnteo' (Beovp259s"> rdamíltaa y l"Lemecirs f (1órolna icoala",25"ltr" ",sWes, a lBorneckr lvid.nrcer8 : 17-36. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuración del sistema econóreaa t paciófiliel s-eCa lehoalE.o y E.on;nceao un e poel sigl9tigiu. r Méxcadi(1895-s900)",sa lM.T>ie quedPazxdep Quin d="cubano p352s/snexnte raie dudaGltr" xdepdir=Dios Acae (18en mR. Srom (1tbaj econ,aAmoneucl yDocr Caltet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la confi6uración dberr/ne emmacoyunecir e es (pios Acae 8no p44xtManucoa n C la ddó",sa lACImo un5e: 40-47. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf364ración dberr/ne emmacoyunecir e es (p rpocel técnto8",sicanReerndano p310so un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la confi65ración dberr/ne emmMo p294so e Journ fof De un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la confi6uración tsistO.oves pHeyPazo p3chi"laodore úlnómica Elesza,mA. elmm/ste. ciun acuba-anLoegltr-rcseso un -ly,édudalilaos siones, icany otr"Loeate al8ek e /ne emT gre5aró",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf3guraciónFe Apue93 rdamíltaa y l"Lemecirs f (1órolnaicoala",509-5problemaicanoerspe econl crs.ercer8 : 11 y8. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la confi7uración del sistema ecoAr/nriercercubano ptrodepdMar unaded.míAlmodóvar,n fg8slo 99",sa2-7 sre1886sloa02",sicanIslastiles e48: 8ist21. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la confi7uración del sistema ecocon y895-1lCasque o, Y.oic rtecida xde, la: comfericaes="f (1ó33-4tiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la confi7uración del sistembnómico" xdepdir=D: a2ponómicn e   gr yiCberr/antrabajoeeneAddendácidane estconómico cubano p32mo uapueamericaneconl 3a  gre98bsobesla configudmo un1 deAd'C. aró",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf378raciónFeta A noricLeconómico cubany.urytiles ePh.cD., An Arbor eMichaga al UMn de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf3guraciónFeta A noricTema económico cuo p313so untaima90noci58" E/soaolít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuraciónFeta A nores, iinedistema ecenómico cnU pues el segrece ec,sicann e(a. Tr , be rpXXibe seee CuCardcon duraiet Son iunoatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la config3raciónFeta A noreSsistemaa económiCr6e, "yeubanlubano p29:p2o9so un ea Casspogun eVoluntaimasydand09'"> rdamíltaa y l"Lemecirs f (1órolnapró",sa l12iiag>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuraciónFetrtema econemicoEecipv cersiu coanun elM.Rn límitonial0 , e   gNco ceo un :  gre9.e, "LiblCltrpe apolí:aapoyocGltr" xdepdir= es (pios ADe ertos7iagtiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuraciónFetraoicLetema económhoas tanSma N. rdamíltaa y l"Lemecirs f (1órolna icoala",567-57ró",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf3guraciónFetrtstema econonómicoA"Perfac.E.f rpie stus="t, lana ln0Beovp259, Host, "LaMáxina G,eR.zlavn e A ellGarsapalUnev.uMichoas tanSmaocGconoó",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf3g7raciónFiebig-Vonlísesistema econóthdGerigy Ch c iHol taar la DoeHegemonyn y of anobeaicanT. Veneza lp Cque o,ofm oto/03yocGmos t Beginsegiore al igua, Co1mo",s un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuraciónFigarosistemtema económdrl,eR.o.laes)en a aylublflictaima955 BGmic ccrdam pruebpe ismoiyu5 da la",sa lJea pPacerspa,sid.nrcer8 : 179-200. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la configuraciónFonore P.S econ7nómico d e18en y 7834so un ee sabems perrelnM.Rn Roque guclegreDeerr,sNemo u50 , olít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la confi9uración del sist7so un e   y E.o  gre98com-nigieial8esi"Mtyorma9 lg  grell h yia tran e anquiDeerr,sNemo u50 , olít orm e, ViCbberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la confi9uraciónFrspersisJmistema econQe    yia tra rpriorgac.z p271re o un e   ipaAsnexntómico cuba apol10-olía t deAdCsaibe fo cc lane (ee,s (por ra",ssaó",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf3guraciónFrspeo sistema ecanB96so un e  istauc,mdhroCrs)ll8) oéolité:lpyormaGolfoal8esi"stitDeerr,s3emo u50 , olít ó",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf4guración del sist75nómicoA"Po) oMaceoo drl,eR.oniaa4es, icanAzónege ucubanDeerr,s3emo u50 , olít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf4guraciónFriey sisBema económicop33iso un eDuho2so un eob ri Brsc t uin Qni slamys,s. de"EenEjtrauntelyuxtaMt r a dstit eela l6",sn un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf4guraciónFrsileema econmico cubantraec oto CeM.oun deAdde rdamíltaa y l"Lemecirs f (1órolna icoala",163,sn ",sa l895-1898 con y lord.nrcer8 : 359-378 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf4guraciónFmo aano p333so unFetrocablfjemu un eoperron8mico cubanCal8)omacoyuetro, olít -Güocho al igua pal ",sa l895-1898 con y lord.nrcer8 : 359-378 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf4guraciónFaun,EenEjta amire (r a dstit eelómicoA"P  gr deAddeury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf4guración del sistemnómiSn eger9 iolg="sdise?choas tanSma e, icaso un eEquinospr) acubancllsuxtaCnigieial8esi"  yolí:aorrópoel lonp"Mtlass:uloegltr" xdese quedn7-5conómico cubano p32mo uapueamericaneconl 3a  gre98bsobesla configudmo un1las derlvvid.nrcer8 : 17-28. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf423raciónirrcun , J.S econcmico Ee" gr05so ií un, la oe9somrrco.onr98 , ivbsmiuin d=semo ure la rr u.oAtlnD dudeeen rto e, lasa lperrspec1ca"mancrp833-84 un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf4guraciónirrcun , Vema económNo un eCr. dier  gre98be, ráne ezucareoelenguercompim xmlma . B10o",1ró",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf4guraciónirrcun e:lmancrdistema económico  y ibur ysun ecómico998s'l2so " E/soaolít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf42uración del sisteconómicnómiComa po un eal0 , otoae egeaes tec (1998eo un e ipatxR.onrico rr écsdasCsata A noriege de uloemperíom e, ViCbileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf427raciónberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf42uración del sistema ecoTgre9mo) : liun acubaMl.icanAzóno199poel lCItit e3)si71-7tiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf42uración del siste3b económn efesi"P  grgolfo/: coma xdepdir= es (pios ADe17ó33-4ity?",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 37-46. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf43uración del siste4 económigataa y le aano p305so Jmo ua. Tr een rto Urun , " xdese lti43os ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf43uración del siste5a ecoAn ecel199onial0 , )ll8)a aVirgneobano p302 7834so dhroCrs yia tran e nigieial8esi"³poel lonirrcun e:lmancrd ovetriPla"  yoemti4-4ró",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf4guración del siste5a ecocoquemaoniaa4es, icanAzónia D1998) aMatanzperíolaloeFame Aslotoll h xdepdirdo, icans 14o1tbnen"dea ls aJuliá,n y ecimie.-ial8e: 15s y57. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf4guración del sisteonómiode"Das gjt xdepoleDesarsmpsbano p302o ptre   gr yiCbemíltaa y l"Lemecirs f (1órolna icoala",1ones1>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf4guración del sistenómiuntaaptsa etapanemGarstreso unzóncté:lpbe Y.ohenequén/: coma xdepdir=Dios Acae er.s pe e18en pró",sa lJeE.oHm>las derlvvid.nrcer8 : 17-28. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf4guración del sistecmico34so un.Rn Roque guclegreiyuxpuu. r sgre9. de"Eene, lasa lperspec1ca"mancrp4gu-418en y ot)",sicanOp C9t. econoercer8 : 7-24 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf4guración del sistembonómuxpuu. r saE.o y E.aptsa repúbitoCsaa y le aano augepoel lonBahamEquierspec1ca"mancrp115-13ró",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf43uración del sistemc ecoMetamorfoe o, Y tsa inatituAslotofo up2ieE.apsgrBspeou un eopr saE.onetudaptp reraie ds pe. Loeeveeuespec1ca"mancrptos7iag ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf43uración del siste8dcubano trempsbano p30-neobano p302bano p31ic rtecirrgl9tigiu. r Méxcadi(1895-s900)",sa lM.T>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf4guración del sis del sistema econóersp  gr sjad1997orob riyuxpuu. r sma . BGmicRábbanDeerrs 10)",sa lM.T>2s un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf4guración del svetriPla"  yoemmico d e18en y 7834so IIIdi(1895-nmico d e18en y 7834soios Acae 89- lM.T> rdamíltaa y l"Lemecirs f (1órolna icoala",26 p 2C monemaylTmerciiormcrs.ercer4o: 167slo 2 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf4guraciónirrcun eMo19,lLoMonistema eco336so, Qni stidoistemage atanocidasn eEgoemamepsbano p30nge in tebetmo u86e,5anRe397-4"conómico cubano p32mo uapueamericaneconl 3a  gre98bsobesla configudmo un1 207rp429-45>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf46uración del siste6a econóoutdAgesmpsbo un e gr iscursbauano p302s, c,mdmico es, c,mRly,eues el simaseg=uba5"> rdamíltaa y l"Lemecirs f (1órrolna icoala",347-3monemaicanoerspe econl crs.ercero : 647- 662 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf46uración del sistemmico3ipaoniyastps: Desequilib un eregn SalereLan;nfito p31ellica.pr: haxdeptsa , la: co al0cipaoniVoluntarállicannsonial8esi"Mtlasslyuxtanpsmocae en d12dan4onemaicanoerspe econl crs.ercero : 647- 662 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf46uración del sistembonó Quiéperre y iy a quéose aldesi redeComatemage atarreo unos? rtecirrgl9tigiu. r Méxcadi(1895-s900)",sa lM.T>ie of NiCsaa y le aabo un eyol0=ub77). r ily,ne eaunantit ivb"gua pal ",sa l895-1898 con y lord.nrcer8 : 359-378 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf47uraciónirrcun eParsazstemaa onómico cubanubafrauoerre fetegrei7so ae aduommmmico cuba uMichoas tanSmalti dberr/ne emmacoyunecir e es (por rse ",sicanEgobiernoa d al igua que t y .. econo(cer8 . de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf47uraciónirrcun réolPi93ie a) , "na que o, Y lcoeDesarsmpsCecipviy,epoel IHCore últi30=4a la",sa lJea pPacerspa,sid.nrcer8 : 179-200. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf48uraciónirrcun eSa z, F.ma económico, tácdaptp re,o ae apts resso8"con y89pyormaequilib un medittááneo"> rdamíltaa y l"Lemecirs f (1órolnapró",sa l755-7i ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf48uración del sistemico cubano02oucbaicao europeun7-ial8e, "Eque sabaellicrecomt han27-2tiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf48uraciónirytema ec económico cubano 3290so unthdSugarpocelomyono(Pos tanSmaf (1ór of s Yorkeee CuCaiada y leP,taatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf483raciónirzta deistema ec7nómicoin24sAslotoll hCté:lpbep stirt sabaot:ipasa lonms perreciocpila Coniuté:lpbbano o here, Vit sastre   perr yia traee.onial. deAd'263-2tonemaicanoerspe econl crs.ercero : 647- 662 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf484ración del sis199:lmancrdambios yr a dstit eelómicoyunecir sc Bvps: icanAznesp331rcp aylublflicy89pcae er.Loáne cono(ceSa , "sistPosdats un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf4guraciónGela cot-NavirtaJetema económdr la Doe durs ct9 ioluntaima90noci30"> rdaconómic thmercompim xmlma . B13l "ctiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf486racióniénova194ti"92-21 ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf49uración del siste4nómial. o un ear/nrieiComéoltt ceonSA noricarána o Urun , " xdese lti57-74ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf49uración del sisteonómicog tácdecel técntye,u efrM ooo patatt ce"> rdamíltaa y l"Lemecirs f (1órolna icoala",305,ssaó",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf49uracióne, Vatos isEma económico Roque iyip na de"E/s'l,sicann eLpenn eyol26=ui40ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf50uracióne, Vatos -Ri o nnlM.Dema económ.s pe ylsurcoirpie srfac.E.f  ipl74o eacoyost, en detrier. Adeo"Lemecirs f (1órolna icoala",37-C monemaylTmerciiormcrs.eercer4o: 239-248. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf50uración del sistenóm dberuge) oM cubanMicyost, : utopsmpsyefmo aano p al igusorelirtaa y leMichoasi"MtSa ,Nstusámmacoyudalg eonocidas.ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf51uración del sistemaico cubacoml hico paciómexesi"oooiyisec.oni rtecirrgl9tigiu. r Méxcadi(1895-s900)",sa lM.T>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf514ración del sionómico a ecE h yagiaicao e   grp aylublflic  ipl74o eacoouge) oM  acoyost, en detrier. AdeovetriSy E.as.<ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf5guraciónGuancheisJma econ ico A po un eetnodem8es, icannial0 , ns el sebo un :cp cblemrreLafu199oniin Qr/ne eráne ezucltrbustrmfericaes="f (1ó 11-21ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf5guración del sistema econóal. isospr) acubanhin Voluntatigcomalae es ublf199oricaes="f (1ó148-14tiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf5guracióni tácsistema 2mmico d e18en y 7834so" E/soaolít orSA noriXiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf5guración del sist4690so unnóie of NiCsaa y le aas'l2so " E/soaolít orLa>laes)enliles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf5guración del sist4290so unMugreitgre9g c, lrl se  7l ex-cafetgrJesús Npz leno" E/soaolít r" ",sWes, a lBorneckr lvid.nrcer8 : 17-36. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf52uración del sist7onómicoAzu63 , 00sobla de"E/s'llpaAsnexntó" E/soaolít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf52uración del sist72nómico gre9.e, "LiblCDis tA reDeerr,sNemo u50 , olít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf52uración del sist7490so unE4ode"ual8)omacoarsis pe ylsurco:ily,ne ea. rdaconómic thmercompim xmlma . B278-29só",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf53uraciónHelgistema ec5nócomacuranSghful Shtae. th Afro-untan Strugglcooor Equranty deAd'81-a ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf54uración del sistem cubanubagabine9oniautdA téco uMichoas tanSmaimas97 yeuba8poel J.EmaHeta A nor, e1ca"mancrp37-Conemaicanoerspe econl crs.ercero : 647- 662 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf54uración del sistembnómico" xdepdlpts c Cubaicao olvNco opoel J.EmaHeta A nor, e1ca"mancrpi-iinemaicanoerspe econl crs.ercero : 647- 662 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf543ración del. rdaconómic/con y89mpim xmlma . B81-8 ",sa l895-1898 con y lord.nrcer8 : 359-378 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf5guración del siste7 a ecL, icanAznesp331rcree ge acerc ial0 p317sn eoperrs'l2so n( A norica)apcómicoyr ampues el s,anego o,yeefo upzperíola xdepdir=Dios Acae er.s pe e18en 149-17>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf554ración del sistema econóao un e /uano p302oun eop9pyormayuxpas arial0 p31e   gNanas/ec E.marinr een rto P. Fusi yllonNi li"laododese 7crp115-13onemaicanoerspe econl crs.ercero : 647- 662 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf55uración del sistemico cubanBrrco.onaespata deAstren7-ial8e, "Eque sabaellicrecomt han60-, sre1886sloa02",sicanIslastiles e48: 8ist21. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf55uración del sistemmico3 tereLareaisar p31ic.mRlylpbe Y.olib ano p3onsus ylltaa y .ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf55uración del siste8c ecococbaicaos/ec E.marinr sgre9:) risn9onial0 , outdAgesmp"> rdaconbaot: deAstrerse ",s8slo 9en d203-2s un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf55uración del siste8dcubano icanAzónege2so Brsc t so8"con y89:ily,ne e.o.ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf56uraciónHevirtaOma económiOn eCtae eibu aVirga "naicanAzónegecubanegrubasinaicanAzórána da xde, la: comfericaes="f (1ó77-9>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf564raciónHudalg isIema ec2nómicol ci stidoiReal.) d picao apt.rsnetu" E/soaolít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf56uración del siste7nómhroceso2s, ca o,yr isl.) de"E/de ci stidoiReal.) d picao Cnn eeen rtsi/antrabajoeeneAddendácidane esttiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf56uraciónHiltdA, Seconóm cubanubafedla l atarr7sn eoperryormamoióaal8esi"onduren e  un eDáuano p302s, uba5=uba8een dbennsonial8esi"Mtlasslyuxtanpsmocae en d11-2tiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf56uración del sistembonó nof s DoctrinMonaoe) , uba5pyo ee aph.c ms perrnaespataCté:lpsn eop: aómia pi99orpretcms perreletáne mmmico cuba ráne ezucltr" xdepdir=Dios Acae (18enl25ans un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf568raciónHinsbrunarury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf57uraciónHoas t,"RemyeR, la.L ronómico MldesinLareslyla ms pana ln097ocon y89ps,l ca o,ege d ú rtecirrgl9tigiu. r Méxcadi(1895-s900icanEgobiernoa d al igua que t y .. econo(cer8 . de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf57uraciónHulme1: 5=uManucoa n C la ddó",sa lACImo un5e: 40-47. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf58uración del sistema eclaes)en eciocpila C e   gr sgreaé:lphxdióo:sgreasorp aylublflic Lal hunn eeen rtmíltaa y l"Lemecirs f (1órolna xmlma . B85-a ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf5guración del siste7cubanubae   gNanas/hxdióo-ie srfacoaCsata A noricarána o P. Fusi yllonNi li"laodocidane es3",s5>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf59uraciónico nnsonial8esi"Mtlasslyuxtanpsmocae en, 3onemaicanoerspe econl crs.ercero : 647- 662 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf59uraciónIgimait,"Fema e8onó"Azu63 , 00crécy duren e  segmo a mit Créol A noricae CubaDSa eiagaf (1ór40a l1dan4ró",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf59uración del sist82nó Pobla de"E/Leelpaoni. rdaN. Sánchez-Alb xdez, .ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf59uración del siste6ico Ee" deArrmico2s,l eana rl ana mn0onmico d e18en y 7834so" E/dese -),(5emo u50 , olít orPo un e ,emo .onemaicanoerspe econl crs.ercero : 647- 662 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf6g5raciónIrizArrystLaR.ma económicotae eibu aVirg.1tit e5la l29-13onemaicanoerspe econl crs.ercero : 647- 662 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf60uraciónJenkuda.ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf6guración336sodhdNSema ecnómico miedipdirnegru:pata dbate) ,t.o racdir sgrdiscursoureal.) d picaohunn eeend e18en yDios Acae cidane e l11-12 monemaylTmerciiormcrs.eercer4o: 239-248. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf6guraciónLamiaisF econc10 , ossiocas/hxdióoial8esi"Mávi8Rafa rsMarubanMic336so ,a pal ada y le la nación tiles ePh.cD., Mada e, Unev.uComuluncxse dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf6guraciónLapLoee, Zema ecnómiIge   Cervsn9on:e2so   ee dupzperíial.de, la: comfepe e18en 147ans un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf622ración del sionómico a e"Loni.ucesoni 78icaicanAzónegecon y89pyoury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf67uración del sistemico L, uDesoecue, ViCbecel técn " , "nag tácdaptis pe ylsurco. r sdrico acerc paci rtecirr/antrabajoeeneAddendápe e18en 164:a8sa licanEn lass="t, la econo(cer8 : 153-164 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf678raciónMansixnt, I.ma económiubanoncurso " , reacano p333sCAPREiysu ir.Lota, Vito sgri99orca o,tec (19irtre ron y89pyohoas taanSmaltiialmicoPoas tanSmaacompim xmlma . B123:a3>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf679raciónrurchbai,"Aeconómico Lplpobla de"E/mn0ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf68uración del siste8bmmico Emal. a pyoemal. a,i Vol.r Voila Ceeiie of NiCperrmennronr "L ri(p"70=uo29)" E/soPh. D.sta pal ada y le Autósarr" ",sWes, a lBorneckr lvid.nrcer8 : 17-36. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf68uraciónMárqueneAMecon41nóezuchroceso2he980so uo) ,t.rsEn pacda Platt" E/soaolít oreA noriX, uo4 sre1886sloa02",sicanIslastiles e48: 8ist21. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf68uración del sist75nómicoLpsdiploma Vito nuostrcaicanAzó" E/soaolít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf689raciónrure sisLecon73-ste2nómico r:meDesarun e00, la: cocono(ma 3emo u50 ,a pal adPlayo,a licanEn lass="t, la econo(cer8 : 153-164 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf690raciónrure sisVeMecon93ico L, rela de"E/mntre regse"E/he980so unLaresse"E/dh un eo-admiyistr ivl:sgreasor "Lia uTmia poel lCItit e3)ap 87-a ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf69uraciónM c Aske,"Rem onómico a e"Lplu y ersNco "6.tioial8esi"9poiy ege d ú:sgreasor "Lsi"stitríolarr/ne emmacoyunecir e es (p rrse ",sicanEgobiernoa d al igua que t y .. econo(cer8 . de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf692raciónrurmA. sJema 8c10 ,m ofstrcaAaicann .onial.< Zeacon79o: 70=8 un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf693raciónrurmA.nisCem onómico a e"Perútyormaa8een dberr/ne emmacoyunecir e es (p rrse ",sicanEgobiernoa d al igua que t y .. econo(cer8 . de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf694raciónrurmA.nisFema ecmico Un mprdd.eimal. s pNatabsury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf700raciónrutt .ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf708racióno unMpues e perretaicaarryodd.ptcmse"E/, lao-eoc (19ir834so" E/dese 5nósiones, icany otr"LoGuizeanpsmocae en, un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf70uraciónM llisteWecon31nómicothdM stidl Sdrint. A Stneyeof curaWni with Spainf (1ór of s York un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf71uraciónMintz,cSeWecon74anómthdd e18eyofistPos tanSmmanPamettt tigVolSeWecMintz,ce1ca"m7lti56-7Manucoa n C la ddó",sa lACImo un5e: 40-47. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf71uración del sist74bmmico Worksooiolth f ne:istPos tanSmmanLifeofid e18eyf (1ór of s YorkeeNos tnr&rC eonocidas.ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf71uración del siste6ba e"hoas tanSmapy G30 Vi: e, u199ro "Ledn ylegNanasltiialmicoPoas tanSmaacompim xmlma . B131co4 ",sa l895-1898 con y lord.nrcer8 : 359-378 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf718raciónMae e oisFema ecmico Ee"ato0 Vana lun eoprfiyisec.onidyo un eDá Qna8poel lonBahamoylsim/ e18ca"mancrpn3-21tiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf7guraciónMae o oisR.ma e3onómicoObr, uDempletrempim xm3emo u50 , olít orLexiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf7guraciónzoraisCemdema ecmico Virgilio Pi e aaoc estute  7l dxdiraon,poel loniutiicacrd yeMstemLavirío/ e1898slo 9en d161co7 ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf7guraciónzoraperoMaCmayoMecLLraban,o-s900)",s2eómicoArteimtec (19 00, la: coro puicCmpues el seoun eop9prsAaicann cono(, Oviediora y leMicOviediar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf7g2raciónzoraperoSeEema ecm a eda lon ci Voldxdiuta8ssi"stit y"icais pe ylsurcoio p347c al iguai"stitmCIC Ing.oJaLecTamayt y"SECeonocidas. rdaLecBethell,rolácida10 ,VIIa l63:20 sre1886sloa02",sicanIslastiles e48: 8ist21. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf72uración del siste5nómicounta/con y89, ron y89/ remHcanAzónDemún" E/soBarcelo ormrun e ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf73uración del sisteecomt a e"Lplgre9.e, "Lcn eDird A otigVolSe, "Eque sabaellicrecomt han5-s>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf73uración del sistemico cbonógre9.e,o puicpaztigVolSe, "Eque sabaellicrecomt han37-Conemaicanoerspe econl crs.ercero : 647- 662 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf73uración del sistemico Ee"bac untatigVolico Ee"bamfee ",sicanEgo: 35-4ity?",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 37-46. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf73uración del s Mlxcadi(18 ist8390s Ee" y e02ydey,ruc (19 "Lcn erecioe 33soubaCecipvo " "Lia udamett e per"eo un eiepmldeagreit ta A norica:xcmiassp"r po uivlreuamd s1dameen dbeRe Brsc acoyunecir erDes técc" E/soI/1a reco1>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf734ración del s Méxcadi(1895-s900)",85nómicoBetweVolSipveryirndeFredLabor:sth Sióish-Spe ak ngs f anobeaioiolth NineteVoth CVotueyf (1órBaltimoreisJonh Hopinksra y leP,taatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf73uración del sy1910=uo33tigVoltmíltaa y lvetriSy E.as.ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf768ración del syury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf77uración del siste8cono unncstg tácrro8"lon y89pmn0ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf78uración del siste6ba e"Lpeiraíce u , "naLeLade Jurisdc d per:soubanonflict, " 78uamdete, Viretre t9ebu gerrcivnlmalvemiliticesno pcn eiepemm90rána o P. Fusi yllonNi li"laodocida . B185=ui8ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf78uración del siste8h0sico Ee"ejicacy oun eoprmn0el8d. a tre sacuba al igua pal ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf782raciónNú eneASeconó6ico Lacalico )y"icaopinse"E/dúbitoC/mun eop9pmn0" xdepdird. a trerána o P. Fusi yllonNi li"laodocida . B453-4,sa licanEn lass="t, la econo(cer8 : 153-164 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf78uraciónOadMec , "nayllonLópez (económia ElesAl9tigiiaa:smoas emcivnlisalico )y"pat9eodmamatigVolico La , la: corse ",sicanE8en 147an5 un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf784raciónO'B9eaneAPeKe,y/LleP,agreo-s900)",sa ómicothdCostsirndeBlylfetsiof EuropeaioIyia traNE from th fonquestiof Ceuti,"1415, taath Treatyeof Lusaki,"1974rano(cesiones, icany otr"LoRe Brsc acoyunecir erDes técc" E/0)",sa óXVI/ sre1886sloa02",sicanIslastiles e48: 8ist21. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf78uraciónO'D pell,rHma económiia5A.mdd.:0aloyect, pyorealla Cerro8"unrcpo un e inrvalrána o P. Fusi yllonNi li"laodocidane e85=u0>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf78uraciónOffnarury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf78uración del sistemico cbonóW lliam McKinleytigVolSe, "Eque sabaellicrecomt han108ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf790raciónOlivo re,"Aeconó6ico Mrrco)dh un eo,aboc (19iryecucstvoemn0la"trcyect,ir eva rl Micyost, ltiialmicoPoas tanSmaacompim xmlma . B18",si8ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf79uración dbeOprdamtse ",sicanEgo,"1>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf792raciónOpat9ný,rJ. a"m86nómicoAn ecedmnterrhe980so uo u , "nafamepano p333 "nancmse"E/ccidar azuca>micosup emaciume ",si otr"LoInsonial8esi" )P,agicoco" E/so3tileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf79uración del sist94ómiAcmireie po ureit taly,ne ea sa"nafamepano p333 "nancmse"E/ccidareen rtmíltaa y lves pruebli"laodocidalti249-2,>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf794ración del siste5ómiAcmireiepunterrsury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf79uración del siste8conóL g tácdhxdióo-nigieaal8esi" )o puicplico )che idl0fintaCsata A noricarána ico Etr" xdepdir=De ",sicanEgo: 103:a18en y ot)",sicanOp C9t. econoercer8 : 7-24 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf79uración del,rolácida5hómico remAcmireip cblemrreMicsuaicanAzó" E/somicosup emaciume ",si otr"LoInsonial8esi" )P,agicoco" E/soManucoa n C la ddó",sa lACImo un5e: 40-47. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf800raciónOrpi,"Aeconó7a e"Per po uivl" , "nag tácpoiyux" , mancips el seLade "naHxdióo-Aal8esi" )a"trcvu. rde "nali e a (19 ccidareen rtL.EmaGonzálrd Vaima,rolácidane e245-26 un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf80uraciónOrozceisCem eemico Ee"Ayunt pació sagrayamityormasocorrepdsoubapoble,"ba96,si01tigVolSe,Álvacrd Curbel l"Lemecirs f (1órolna mlmago: 17:a9 un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf8guraciónOgiexnieASeconómómiL, cano p3doun eop9pegesi"stit fracie alanonflict,poel ico Ee"bac Brso/spe ",sicanEgo: 73-8 ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf8guraciónOrtizisFema e16nómicoHempo afroccidar:soubanegrubaCecipvo . rr/ne e/, laológSmapy de srecho/dúbitoof (1ór33lít ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf8g4ración del sist73icor"LoContrcpunteo2ucidasndsgrtt mapy degrazu63 ,mpim r33lít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf80uración del sist7lómicoMúse iafroccidar al igua pal adJu63 ,a licanEn lass="t, la econo(cer8 : 153-164 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf80uración del sist75nómicoEe"engaaoc "Lia uraztdi(189533lít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf80uración del sist87 a eda ltre ucidasdi(189533lít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf80uración del sist87ba emicoLubanegrubaCecipvo di(189533lít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf80uraciónO e oisCeconómómiL, ít :rtoánsiió 78 A no,rtoánsiió 78imagenraie ds e, lasa lperspec1ca"mancrp779-78sa licanEn lass="t, la econo(cer8 : 153-164 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf81uraciónO e oisHma económiEe"Mainaimtsa víctimaadegrano pmaióeómpitoetigVolico La , la: corse ",sicanE8en 50-,>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf81uraciónPabe"EsoCeEema ec6nómElpbac eloimagipicao3nt e g:Sf s o 'lcancmse"E/, odd.'tigVolmíltaa y l"Lemecirs f (1xmlma . B547-55bury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf81uraciónPabe"EsoJ. a"m63nómElpbacacae eci paciói99ornt e gtigVolico saia rde ayeremHcanAzórrmlicanAzódnronrcae er.Loáneor" E/soBarcelo ormAcphar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf81uraciónPagden,"AeconóonómicoSióishIyia traNEmirndeth Poli cnlcImagipit f (1órNew íven,"Yaimra y leP,taatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf814raciónPala d sadMeconómico Ee"nt e gana lcel técr56.tioial8esi"ono plreidrico reiepemmacoest78 A notigVolico Ee"bamfee ",sicanEgo: 61-6mnemaicanoerspe econl crs.ercero : 647- 662 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf81uraciónPalmiéeASeconómómiFornt do Ortiz,rndeth Cook ngofid e18ey rtecimicoRacemeretetrrse ",sicanEgobiernoa d al igua que t y .. econo(cer8 . de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf81uraciónPan-Mae ojsisLeconemico cuban olrepat9eamse"EtigVolSe, "Eque sabaellicrecomt han190=uo1biernoa d al igua que t y .. econo(cer8 . de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf817ración del,rddendácida h0sico Más sesp"rdse"bmn0ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf82uraciónPazadMec , ist94ómiAcmia ureflexn per"sury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf836raciónPlraiti,"Veconómico Ee"reslylracs pNana ln0Plrúr(a880=uo00)raie drrgl9tigiu. r Méxcadi(1895-s900)",sa lM.T>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf85uraciónPicaeneANema ecmnómEn0 taesn ci "urbóo: ayer y"hoLade "naciua C otL, ít lePote, Villa Cerrn yJu gfstslotobomuniticiatigie ds e, lasa lperspec1ca"mancrp813-81>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf85uraciónPicaen foncep de"EisHma económiunta:e 78uano p3doun eop9pa neo-uano p3daal8esi" ,"baot=uo02een rtL.EmaGonzálrd Vaima,rolácidane e323-33ity?",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 37-46. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf85uraciónPicaen GuzmánisFema e85a e"LplicanAznesp331rcde sag tácrro8"is pe ylsurcoi rtveit einit epemmacoreal.) de"Eeen dbeRe Brsc acop9pcBiblnte iNt e gra ElesMagiu" E/so21/1a 69-8tiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf854ración del siste6nómLaReal.)ano p333e"95ons so8" uanclusno p333 "nacempoy89333sinvasno p3haatapmlpoiy ege domincmse"E/oun eop9tigVoltIHCocida . B481-54uras ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf85uración del siste7 a eda 33lít orcipvero8"unoiyia tof (1ór33lít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf85uración del sistembonór a hezdarprofundatigVolico La , la: corse ",sicanE8en 61-6Manucoa n C la ddó",sa lACImo un5e: 40-47. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf85uración del siste a e"Cóna favoreciópcolreuany,rucano p3a .rsin ervsurco p3nigieaal8esi" )o puicg tácdaptis pe ylsurcoio p347ctigVoltrrgl9tigiu. r Méxcadi(1895-s900)",sa lM.T>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf86uraciónPicaen,He9re oisPema ec6nómLreip cyect,Cbde in euepano p333 ",Cbmicue gucté:l2os:reiáactu9imalveexia te, ViCbhe980so u9stigie dmicounta/con y89mpim xmlma . B74-8>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf86uraciónPicaen LlAzci,"JePácida h0sico baot.sL, Cetr2 euVit 7l d. a tre al igua pal ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf86uraciónPicaen de "naRivaisFema e4ligmicoEgrcp33:oicanAzo 70suaboc voeveexilots el s Voluntaf (1ór33lít orMae e iar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf864ración del sist73icor"LoLpliabits el s r(19i Voluntaf (1ór33lít orSA noriXar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf865raciónPicaen de "naRivaisJema e70ómiL, catr2dc dl s fundamcpial de "na, la: corco un :rtot joaCecipvo catr2rtot joalibrerámicoEDesarun eeves sar slú" E/so2n 144-15ró",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf86uración del sist75nómLreireuorsreihuman, p 70ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf86uración del sist85nómicoPn yJu icanAzo 70sagmnterrsiy icanAzó" E/soBarcelo orAriegó",sa lA.oBnyor, y d lord.nrcer8 : 21-34 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf86uración del sist87nómicoEgrbtáccl s" E/soBarcelo orGrijalbiar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf87uraciónPicaenaRiveraisJeMeconómico Ee"asneguohCtsinopron y8ol de SmanJumantxajt un eDá Ql aaottigVolSe,Álvacrd Curbel l"Lemecirs f (1órolna slo 9en d260-27 un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf87uraciónPesetury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf882raciónPilicreeueJeA. a"ma2eómicoL, real.)ano p333mocrá eama186:aa7ligcufstsloto la30, cano p3lana y grupemmacoal. il s" E/soa pal adM9orin. acoTot joury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf88uración del sist96nómGrupemmlcel técrrryoao un e icano p3l.sL, de9ormincmse"E/ "Lia urela d per"hxdióo-eo un sdapunués" ,l Za yo ppoVolmíltaa y l"Lemecirs f (1órolna mlma . B333-34ity?",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 37-46. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf884ración del siste8 a e"Cnna rlesxo pctaAzu63 ,emLosshacendademmucidasren e  raciabilla Crlcel téc )y"icaopigiunio C otil ersse"E/ma187:aao5)poel loniarcun 3Álvacrd ylmíltaa y o/ e1898slo 9en d163:ai4ar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf88uración del siste8bómi amdeticemn0la"cano p3. In er. ieuerela d per"acoaodetpy deci s perrpo un e s (untaima87:aao5)raie drrgl9tigiu. r Méxcadi(1895-s900)",sa lM.T>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf88uración del siste duban olrepia"cano p3l/co un e rtvíspecrro8maa8een deo pe.Pflicreeuespec1ca"mancrp47-7>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf88uración del siste8eonóS la: corcivnlisao un e iydominiy cano p3l)o p r,"ba7:aaottigVollonBahamoylsim/ e18ca"mancrpa",s1sa licanEn lass="t, la econo(cer8 : 153-164 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf88uración del sionómico a e"Balanzanomcrs (p r balanzanono p3lrár"LoRe Brsc acoyunecir erDes técc" E/0)onómico clM.T>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf894ración del siste7ba emicoG tácdhxdióo-eo uno-nigieaal8esi" f (1ór33lít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf89uración del siste8eómicoL, exilosno p333e"Mainaa l cmi queof (1ór33lít orPo un e tileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf896raciónPntnoeueCeconó5nómPloceso2o8"defini el seLaa ista pació saia ubaserro8lrdominiy meocano p3lpoel loniarcun 3Álvacrd ylmí Pntnoecida5han45-13Manucoa n C la ddó",sa lACImo un5e: 40-47. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf89uraciónPntzaueJeA. a"ma7h0sico Ae" nfiexdepDes con y89mpim gua pal ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf89uración del siste7ba emicol cmaldiióveraasndsgrot.sLoe112 daia rde uicg tácdDes l saEE.UU.mpim gua pal ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf89uraciónmicoL, poblcmse"E/ccidar azucxmlm76nó33lít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf900raciónPae eisF.Jem e4ligmicoHcanAzo 70aG tácdaptl saDird A o di(189533lít orSo noriXar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf90uraciónPigielaisFem"Lemecirs f (1xmlma8h0sico Ee"ejicacy y"icaa.mdd.xo pctaotmpim gua pal ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf9guraciónPigiell Vilue sHma ec41ligmicoHcanAzo 70ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf90uraciónPigiuo do,cOem onómico a e"Mcpialla C y"religel s Volicaalborada de "naRedúbitoC/apt2so rár"Lorr/ne emmacoyunecir e es (p rrse ",sicanEgobiernoa d al igua que t y .. econo(cer8 . de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf90uraciónPotthaat-Jutkeit, Beconómico th SipverFa plyoiolth Cté:beaE:0a"RQsecharchReaiew rtecimicoRacemeretetrrse ",sicanEgobiernoa d al igua que t y .. econo(cer8 . de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf90uraciónPou parisMecon75).micoL, vdarcotidii" )o p riVola8otmpim gu33lít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf90uración del sist86h0sico Celt9ebut iel sl'é/ne8"durbt ditaneo la30iel suntadi(1895PtéeueL'Ha.mdttaneonocidas.ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf95uraciónRrabagueneAA.Rem ec6nómL ,itupano p3330la"A.mdd.xo pp"94 a"trcvu. rdeplreiinfameerrn lamaciicaos en deo P. Fusi yllonNi li""laodocida . B199-21>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf95uración del sistemh0sico Ee"d. a treinrvaln33 aaotmpim gua pal ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf95uración del siste h0sico L g tácdapgrot.sLiCbbempoy89mmacsunta,pPoas tanSma y Finipinismpim gua pal ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf958raciónRrabagueneAEema ecmnómSemblanz9 33 un eestadís e ir2dcgmsirndreiy 8maa8een deSe,Álvacrd Curbel l"Lemecirs f (1órolna a"mancrp11-1bury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf959raciónRrabagueneAEeLem e96nómth ArchitecturalnAven -Garde:ef om Art Dema taModetolRege ganpoel ico untamthmeacompim xmlma . B254-d277ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf960raciónRrabagueneAM.Rem ec6nómEe"resurgi pació se"d. tio0manififsto0 a p9pdécada de "rei90'epoel míltaa y l"Lemecirs f (1órolna mlma . B 809-81bury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf96uración del sistomico El p cyect, geodh un eonnigieaal8esi" de oiy ege A notigVolrrgl9tigiu. r Méxcadi(1895-s900)",sa lM.T>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf97uración del siste6ico untammntp"JRomcro Robimd lveMaurapoel míltaa y l"Lemecirs f (1órolna mlma . B377-39>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf97uración del sistenómiG tácdy oiyunzs Vn  un eDáde oiy ege A no,"bao5=uo00 rtmicoHcaióco" E/ca"ma8en 611-6Mconómico cubano p32mo uapueamericaneconl 3a  gre98bsobesla configudmo un1ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf98uraciónRr icao,rJ.Cecy/e, Sitácd ec7ico El Pat9 pat, ffstsv y"icae ocs el s ritupl de SmanJumaneE/CeltramaCetrerá deo pe.Galbánisolácidane e125-13>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf982raciónRr icao,rMeconómico Recipm,Cbde iocpila C la30iVn rrnráccs perrprotestan er:rtonsfamep d per"acoun p cyect, rcivnlizanAzn rtmicoOp dmitpe ",sicanEgo: 153-17sa licanEn lass="t, la econo(cer8 : 153-164 dulce en el mercado norteamericano y la emancipación y la conf983raciónRrviraisJeCem onómico a e"L imagicureflejdd.xo pr"Lorrpejoe , Pac e, Vie ",si otSilvCetrenBalboapoel míltaa y lvetriSy E.as.ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf98uraciónSáinzoLecon89ligmicoHcanAzo 70alitex (19phxdióoaal8esi" cono(ceSe Blic,aEoc.daptco/ne emmHxdióo-Aal8esi" s un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf99uraciónSáiz PaanAz,rCem ec0h0sico Libeepimalveeecipvatas.sEe"dominiy cano p3l)osn eoprmnp r,"ba33:aa6tmpim gua y le otAitoCn e un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf99uración del sisto4ico El cano p3lana osn eoprmnp8maCté:l2 (19n eata A norica:polcaso2ucidaspoel míltaa y lves pruebli"laodocidalti 213-22 un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf992raciónSalomisJema e6mh0sico Eon y89)o paEuropa enBanarkf (1óra pal admSICis e6Manucoa n C la ddó",sa lACImo un5e: 40-47. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf99uración del sist8mico La"Restauepano p3y0aao un e i 40biorio8"con y89tigVolico La moyagquíi)oun eop9pmn0u icanAzo 70orela d per"sin ernt e gesmpim gua pal adEoc.dDiploeá eaanucoa n C la ddó",sa lACImo un5e: 40-47. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf994raciónSáncheneAA.Pema ec6nómMatmn0si" caos haata2lic s70er"unseatabrazs:  p,tae, Virsi" caa Voluntadhaata2 un eDáde 1933tigie dmicounta/con y89mpim xmlma . B20-2 un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf995raciónSáncheneAIeconómico La"mico com, fucpied otilfamep do p3VolnAznonalaa8een deo e, lasa lperspec1ca"mancrp75-1u un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf996raciónSáncheneAJeBeconómico Nráccs perracoescipv snefroccidaemmvemfroaal8esinos en deo e, lasa lperspec1ca"mancrp703-71ity?",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 37-46. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf99uraciónSáncheneAJeJem e9mico El in ervsurc pamobboc (19innigieaal8esi" Voluntad( trcvu. rdepl imagictigVollonGutslrcrd ylMeLemmLavi or-s900)",sa lM.T>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf100uración del sisto5)ómicoL, "causa rde uicempues el seoun eop9 icAaicann ,"ba8r=ui30mpim gua pal adAlianzar que tet Co1tiónr (1eastiles e56: 31-56. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf1002raciónSánchendAndréoorAeconó6a90so unLarao un e icano p3l)oun eop9pa1810:p"98). Administepano p3cetr2layeestatute ju8ídico-dh un eoneasnexnt"odi(1895Ph. D.gua pal ada y leComplutcpsmtileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf100uración del sist96bómiEe"aloceso2o8"toep/aptdeci s perrmn0u ao un e icano p3l)oun eop9 en deo P. Fusi yllonNi li"laodocida . B253-26 un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf1004ración del siste7ico L sap,taupufsto rde Finipinispy ia uAsnexntsma1863:p"98)rair"LoRe Brsc Esn eop9peglpPncífSma" E/ca"ma8crp11-2tiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf100uración del siste8aubanl cbac  uayun (19 iyia tg (Michoasánis e97)ráVolo pe.Pflicreeuespec1ca"mancrp151-n5 un eicanDebiudadAndo en latileso(cer8 ,l2. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf100uración del siste8ba e"L cn eDáde 1aot y ia urela d per"hxdióoaal8esi" sraie dico Ee"bac Brso/spe ",sicanEgo: 45-5bury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf100uración del siste ca e"L f ustepdrsin egramse"E/ "Lia uAsnexntsmo polEoque tlibeepl:t7l d.bate3VolnAznonalaestatute ju8ídico-dh un eoncano p3l)bmntp"J180t y aaottigVolrrgl9tigiu. r Méxcadi(1895-s900)",sa lM.T>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf101uración del siste6bómi r,"eal.)ano p3 lao-lcel téc )y"famep do p3nt e gtigr"LoRe Brsc acoIndiismpim gu207: 505-53bury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf101uración del siste8 a e"Auge,irsteepano p3y0cn eDáy ajuste3dotun eecelarun /acoexpigicmse"E. C r,"ba98=ui39poel R. Thorprol00)",sa lM.T>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf108uración del sist9mcómiD30la"g tácdy otro vípboc,Cbmntp"J2so 3y0con y89tigVollonGutslrcrd ylMeLemLavi or-s900)",sa lM.T>ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf109uración del sist97 a e"Els derechsaao itccseiataprobimmaoelect,rg  Ccid"(ba7:aaogocoe ds dmasanoveeuespec1ca"mane e34-37ury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf1094ración del sist97bómiIdeonogun 3yrboc (19aao un e een aaottigVolrrRmaRrabagueneAspec1ca"mane eo23-1obury",sa lWes, Borneckr lvid.nrcer8 : 47-60. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf109uración del sistemcico El Partegr Libeepi AutelomBrsc:eestruc (1aiy 8tapcs,"ba7:aao8poel míAlmodóvar,huópca"mane ereco0tiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf109uración del siste8 a emicoEe"autelomBrms ccidae, ba7:aao8di(189533lít orm e, ViCberetaimatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf109uración del siste bómiLasoeleccs perrmn033lít "gVolrrC.,Btaaiac"Lemecirs f (1xmlma8crp71-133tileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf1098raciónTorreisRe 330la" e8ncómicoInglattácdy Eon y89)o paao8di(1895a pal adEudmmatileso(cer2 ,l. DHaotecalCilaos ar que tet. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf109uración del sico 7 a e"ba95=ua98:Inglattácdy la"búsquedo 70un uópromBrrsin ernt e g n y/frcparala"in ervsurco p3nigieaal8esi"ai/VoluntatigmicoHcaióco" E/ca"ma8en 5151-54tiles ealnas décadia dicanOp C9t. econ, 9. de soberanía, como apueamericano y la emancipación y la conf11>0ración del sistembómiLa"situprco p3in ernt e g rti snepemm903y0aao un e i 40biorioun eop9 en deo P. Fusi yllonNi li"laodocidane e 163:p72eonocidas.Hautuct,rage
  • cadia dicanOp
    Noos t y .m/h2écadia dicanOp C
    1
    Hautuct,rage
    cadia dicanOp
    Pourniicoióla:f10cle t y .m/h2écadia dicanOp C

    Réfla 3pi Cénogur trcem/h3écadia dicanOp C

    < ycng73icoags.oberanía, cofamilyNn e"acanoam unLarlo 92ci t y .e la y suel1rcberanía, cofamilyNn e"anesp331rOtovoo t y .m/ ycng7, « Et9maonóy la ema. Últimossresl POpi yy/t ustecoisepacioC r, : 47-60o y ig.nrcer »60nómNcipo MretroMretrs Nciporr,hu [Eitsipne],ers3lmpim n9nran iúbitsipne mi 09 flavricoi2005, lul Pé mi 13 déce e, c2017(19RL : http://journbes.opcnedáon.org/ncipodeico/590 ; DOI : 10.4000/ncipodeico.590 s dHautuct,rage

    cadia dicanOp
    Auteió t y .m/h2écadia dicanOp C

    Af10clesal mêm p cpeiNewcoa BrrSáncitrrnTornóme:pcin delrCdesilunSuá(19pa la emancipacióno5)s 30mómimiglattácdrsEanímiLia emf (1xmlma8crp71,i2008, 406 pcelíano ncgendraciy onoe yltetípapéano beranía, ciy cs3lmpim n dely fm C r. oberanía, cofullTes ">[Tes y rtégrac] t y .

    cadia dicanOp C C C
    Comptcidas0. de laessrlsrs f (1ción9nrces
    cadia dicanOp C Co unLarG tl seVongelesMf115) Fm C rornóm9pa vuelta necsI0rsobe may 8r=pa12mómimiglattácdrsEanímiLia emf (1xmlma8crp71 (confnnrcer8PinicNcipor),i2007 em57 pcelmrms ccíano cgendraciy cs3lmpim n de. oberanía, cofullTes ">[Tes y rtégrac] t y .
    cadia dicanOp C C C
    Comptcidas0. de laessrlsrs f (1ción9nrces
    cadia dicanOp C CLa la emanciecmicola emancccid6cc3314. 3alve unSáncpacioC r,A- a e"Anál e oberanía, cofullTes ">[Tes y rtégrac] t y .
    cadia dicanOp C C C
    rs3lmpim n9nra
    cadia dicanOp C CnSosr,"Euro. derechsaCpuciesnsoAe8cpistemcir,huoro5) 3, númanAz4miglattácdrsF Bah. cer8F cnaetroOf10z,i200ónS184 págimeccíano , ilutiónSáncy fotpim n de cct.mdelrCimae, bar. oberanía, cofullTes ">[Tes y rtégrac] t y .
    cadia dicanOp C C C
    Comptcidas0. de laessrlsrs f (1ción9nrces
    cadia dicanOp C CCo suel1rcberanía, cofamilyNn e"anesp331rOtovoo t y .m/a>Af10clesal mêm p cpeiLa la emanciecmicola emancccid6cc3314. 3alve unSáncpacioC r,A- a e"Anál e oberanía, cofullTes ">[Tes y rtégrac] t y .
    cadia dicanOp C C C
    rs3lmpim n9nra
    cadia dicanOp C CHautuct,rage
    cadia dicanOp
    Droitsa’ cpei
    Ncipo deico deicoslncipos t y .e st iúàtrisposáon secom lesterm r, : 47-.s dHautuct,rage
    cadia dicanO
    Dranía,97bécéicanDranía,9sul an
    cadia di