Navigation – Plan du site
Antonio Santamaría García et Consuelo Naranjo Orovio

La historia social de Cuba, 1868-1914. Aportaciones recientes y perspectivas

[09/02/2005]

Entrées d’index

Géographique :

Cuba

Chronologique :

siglo XIX, siglo XX

Palabras claves :

historia social
Haut de page

Texte intégral

Introducción.

1El centenario de 1898 ha generado en los últimos años más de 100 libros y 800 artículos que estudian la transición del siglo XIX al XX en América Latina. Ante tal avalancha editorial nos propusimos, hace unos meses, examinar dicha producción, empeño del que resultó el texto A. Santamaría y C. Naranjo (1999). La magnitud de lo abordado en él, empero, nos impidió profundizar en varios temas, sobre todo en la historia socio-económica, que es nuestra especialidad, lo cual acordamos hacer en otros dos trabajos, A. Santamaría (1998), y el que se presenta a continuación, dedicados, respectivamente, a analizar la economía y la sociedad cubana.

2El volumen de obras editadas en la década de 1990, y fundamentalmente desde mediados del decenio, obliga a limitarnos a examinar sus aportaciones sin mencionar explícitamente los antecedentes de los temas tratados, salvo en contadas excepciones, para lo que remitimos al artículo más amplio, ya citado, y a otros estudios historiográficos publicados últimamente.i

3Analizar lo escrito sobre la sociedad cubana en el período comprendido entre 1868 y 1914 es interesante por varias razones, entre ellas hay que resaltar que durante casi un siglo fue una sociedad marcada por la esclavitud, que a la vez generó unas relaciones intraétnicas e interétnicas muy peculiares, vinculadas con la condición política de la isla hasta 1898. La negritud y el blanqueamiento fueron elementos que gravitaron en esta sociedad y condicionaron su evolución demográfica y la configuración de la nación, ideada por una gran parte de la elite, y a pesar de lo cual la población de color fue lentamente incorporándose a la vida cívica y política del país. Dentro del período elegido es relevante la transición del siglo XIX al XX. A finales del siglo XIX se abolió progresivamente la esclavitud y el reducido número de habitantes y la demanda creciente de mano de obra de su económica convirtieron a Cuba en una receptora de inmigración en masa. La incorporación de la gente de color a la sociedad civil con igualdad de derechos, al menos teóricamente,  abrió un nuevo marco de relaciones y dio lugar a un juego político en el que la “raza” cobró un lugar central y, en ocasiones, determinó la acción y propaganda de los gobernantes cubanos. Además, después de 1898, el ejército y el funcionariado español dejaron paso a una nueva clase política y se estrecharon los lazos con el gobierno y el capital financiero de los EE.UU. Esos elementos modificaron notablemente la estructura y las relaciones sociales y, particularmente la inmigración, dilató su proceso formativo. Nuestro estudió termina en 1914 ya que a partir de esa fecha los cambios - Primera Guerra Mundial, emergencia del capital financiero norteamericano, desplazamiento del hispano-cubano, o consolidación de la burguesía mercantil, de la clase media urbana y del movimiento obrero insular- generaron nuevas reglas de juego e introdujeron considerables modificaciones en la sociedad.  

4Por su complejidad el tema ha sido muy poco estudiado salvo en aquellos aspectos vinculados específicamente con los asuntos antes mencionados, los cuales han articulado la investigación. A ello ha ayudado también la celebración de varios centenarios -abolición de la esclavitud (1986), descubrimiento de América (1992) y fin del imperio colonial (1998)-, y  otros hechos que han facilitado medios materiales, en especial la consolidación del Estado Autonómico español, que explica la realización de tantos trabajos sobre las migraciones de distintas zonas del país y su relación con las ex-colonias.

5Hay que señalar que el estudio de la sociedad cubana finisecular es un tema historiográfico mayor para el que carecemos de un conocimiento global debido a su complejidad; una disciplina en construcción nutrida de muchos trabajos sobre varios temas, algunos de gran calidad, pero insuficientemente conectados entre sí para ofrecer ese conocimiento. Este artículo revisa las últimas aportaciones y señala cuáles son las carencias que la investigación debe completar en el futuro.

¿De una sociedad de castas a una sociedad de clases? Generalidades y síntesis.

6En los últimos años el panorama de la historia social cubana se ha ido enriqueciendo con contribuciones parciales. En ellas se enmarcan las investigaciones sobre inmigración, “raza”, movimiento obrero, artesanado, bandolerismo y, en menor medida, sobre género, prostitución, criminalidad, colonos, vida cotidiana, formación de clientelas, caciquismo y trabajadores rurales. Es lenta también la incorporación de las aportaciones que se están realizando desde la historia de la ciencia y de las mentalidades, tanto para la historia social como para la historia general de la isla. Éstas, así como la historia cultural -en la que se encuentran algunas explicaciones al comportamiento social- no sólo son poco cultivadas sino que sus alcances no tienen la repercusión que, consideramos, deberían tener como una manera más amplia y completa de acceder al conocimiento del tema.

7La complejidad que presenta la historia de Cuba en el último siglo de dominación española, en la que  aún no se ha llegado a un mínimo consenso sobre la existencia y  definición de clases sociales o acerca de su modo de producción dentro del capitalismo, se ha agravado con la aplicación en las últimas décadas de métodos de trabajo, que por su rigidez presentaron, en muchas ocasiones, un panorama un tanto esquemático y reduccionista, destinados a buscar continuidades con el presente, descontextualizando los objetos de estudio y olvidando períodos de la historia inapropiados para justificar esta continuidad. Por otra parte, este tipo de enfoques son demasiado simples para explicar un proceso tan complejo como el cambio que a lo largo del siglo XIX, pero sobre todo en el último tercio, experimentó la isla, transitando de una sociedad de castas a una de clases -en opinión de la mayoría de los autores-, ya que ese tránsito no fue lineal ni perfecto. Muchos factores e intereses conjugaron, por ejemplo, para que la esclavitud no fuese reemplazada por proletarización o para contrarrestar el peso del elemento negro.ii

8De carácter general, pero de obligada lectura, son las obras de L. Marrero (1992) y de M. Moreno (1995), en las que se aborda lo social como una dimensión más de la historia colonial de Cuba; ambas terminan  al iniciarse en el último tercio del siglo XIX, pues aunque en el caso de M. Moreno hay un capítulo dedicado al período posterior, éste es meramente testimonial comparado con el resto del libro. La razón creemos encontrarla en el efecto que la esclavitud y su abolición tuvo, con todas sus implicaciones, en la estructura y en las relaciones sociales. Otras obras de síntesis que  apuntan las carencias pero no las resuelven son la Historia de Cuba de la Universidad de La Habana y la del Instituto de Historia de Cuba (IHC) (1994-98). iiiEn este último la contribución de M.C. Barcia (1996b) es la más ambiciosa pues intenta solucionar el problema acercándose a lo social desde sus manifestaciones culturales; los otros tienen objetivos más modestos: se centran en la Guerra de 1895-98 o en la etapa inmediatamente posterior.

Una sociedad en formación: ex-esclavos, inmigrantes, obreros y campesinos.

9La esclavitud y su abolición han interesado siempre al historiador, pero desde 1986 cuando se celebró el centenario de la segunda, han gozado de una atención aún mayor. Recientemente se han escrito varias obras de carácter general sobre la trata, el debilitamiento y crisis de la sociedad esclavista y las resistencias frente a sus supresión, una compilación sobre sus vínculos con la producción de azúcar en diversos países o una nueva reconstrucción del precio de los esclavos en Cuba. Lo más interesante, sin embargo, es que el debate sigue abierto y que muchos trabajos están profundizando últimamente en aspectos poco estudiados, pero muy relevantes para conocer las implicaciones sociales del tema.

10Los últimos estudios de A. Santamaría y L.M. García Mora (1998b), a partir del análisis de los censos azucareros de 1860 y 1877, demuestran que si bien las antiguas tesis que explicaban la abolición del trabajo servil por su contradicción con la mecanización de los ingenios no se sostienen, se sigue sin  probar que éste fuese más rentable que el asalariado, como defienden otras más actuales. Dichas tesis se basan en datos salariales de una economía esclavista, y por tanto, no representativos de un mercado de mano de obra libre para un análisis contrafactual. Además, señalan que el sector no reemplazó los esclavos por mano de obra libre, sino que inició una fuerte transformación técnico-organizativa que descentralizó el cultivo de la caña, dejándolo en manos de los colonos (agricultores más o menos independientes).iv Esas ideas invitan a profundizar más en las causas externas, macroeconómicas, políticas y sociales de la abolición. Respecto a las sociales -las que nos interesan aquí- contamos con varios estudios recientes. En concreto, G. García Rodríguez (1996) y M. Barcia Paz (1996) analizan la resistencia esclava a su situación. El libro de la primera es especialmente valioso, pues indaga en las posibilidades legales que éstos tuvieron para mejorarla, aspecto menos conocido que las rebeliones o la cimarronería, y a través de ello, mejora lo que sabemos del mundo interno de la plantación, de las relaciones de parentesco y jerarquía que se establecieron en su seno, aunque quizá sus conclusiones son algo exageradas debido a las fuentes usadas (reclamaciones de ciertos privilegios o mayor grado de libertad fundamentadas en la fuerza y tradición de tales relaciones). En ese sentido también un artículo de B. Potthast-Jutkeit (1998) y la obra de M. Moreno (1995) realizan aportaciones importantes sobre la familia esclava en el área caribeña y la vida de los negros en general en Cuba.v

11M. Moreno (1995) cree que la elite cubana fue esclavista por necesidad, no por convicción. Los estudios sobre la población insular, tradicionalmente abundantes, y también completados últimamente por trabajos que profundizan en temas poco explorados, como su relación con el crecimiento económico o con el desarrollo de la nacionalidad, o en el impacto que la Guerra de 1895-98 tuvo sobre ella, destacan los problemas de falta de mano de obra que dificultaron secularmente la expansión de la producción exportable, problemas que explican la esclavitud y las soluciones arbitradas para contrarrestar, consecutivamente, los efectos de la prohibición de la trata, el encarecimiento de los negros, la abolición y la devastación causada por la citada guerra. Las conclusiones de los trabajos de M. Paz y M. Hernández González (1992), M. Hernández González (1997) y de C. Naranjo y A. García González (1996b) coinciden con las de Moreno al apuntar que el esclavista no fue el único modelo de sociedad en Cuba y que se perfilaron otros modelos económicos y sociales no tanto sustitutorios de la esclavitud a corto plazo, como paralelos y, a largo plazo, alternativos. El establecimiento de colonos blancos permitiría, para el sector de la elite más “ilustrado” y, en cierta medida con ideas más avanzadas, formar una clase media, blanquear la población y poner en explotación tierras yermas con cultivos menores e, incluso en algunos proyectos, con azúcar, tabaco y café. Si bien alternativas como la importación compulsiva de chinos y yucatecos no resolvió los inconvenientes de la referida prohibición de la trata, y algunos proyectos de inmigración no llegaron a materializarse, otros en los que se contemplaba básicamente la traída de canarios y gallegos continuaron después de la abolición.vi La colonización de nuevas tierras, el modo en que se planeó y sus resultados son un asunto complejo en el que intervinieron múltiples factores. C. Naranjo (1998b) e I. Balboa (1998b, d y e) relacionan varios de ellos: la inmigración y el control de la isla por parte del ejército, en especial de las zonas poco pobladas, que fueron focos principales de insurgencia, que intentó mejorarse mediante la creación de colonias militares y la entrega de tierra a los soldados para que se quedasen en Cuba tras licenciarse, proyectos que en opinión de I. Balboa fracasaron y precipitaron la independencia.

12La herencia de la esclavitud determinó la sociedad finisecular cubana. Para resolver el problema de la falta de mano de obra y blanquear y españolizar la población con el fin de reducir el peso del elemento negro y apuntalar el dominio colonial, alterado por la abolición, la solución fue fomentar la inmigración y, a ser posible, controlar su composición. Hay muchas obras sobre el tema, hasta hace poco centradas en aspectos cuantitativos, pero en los últimos años, y gracias a la base proporcionada por éstos, la investigación ha empezado a ocuparse de asuntos como el citado antes y de otros, algunos poco conocidos.viiEl nuevo enfoque que caracteriza los estudios migratorios se aprecia incluso en las obras más generales que, eso sí, se limitan al caso de España y sus regiones, siguiendo la tendencia apuntada páginas atrás a analizar los vínculos entre éstas y las últimas colonias americanas del país antes y después de su emancipación.viii

13Los trabajos sobre inmigración se han centrado en españoles y además han empezado a ocuparse de temas poco analizados hasta ahora, como su relación con el mercado de trabajo o la política migratoria de la metrópoli con los baleares y canarios, que estudian A.F. Losada (1996) y S. Serra (1996). Junto a los gallegos, catalanes y asturianos, los canarios son los que más interés siguen despertando, incluso más, ya que han continuado editándose obras sobre ellos cuando se ha reducido el flujo de publicaciones para los demás, quizá debido a los mayor importancia de Cuba como destino del inmigrante isleño y a los especiales vínculos entre el Archipiélago y la Gran Antilla. Varios autores han examinado su adaptación socio-cultural y laboral; su vida social en general; su presencia en actividades ilegales, como el bandolerismo; las estrategias identitarias que desarrollaron; la imagen tu tuvieron de sí mismos, o sus creencias y rituales.ix

14La inmigración de otras regiones de España también está siendo abordada desde una óptica más cualitativa y multidisciplinar, histórico-antropológica sobre todo. J.R. Campos (1993-94) estudia la integración y retorno de los gallegos y varias obras sobre los catalanes y asturianos examinan casos personales y familiares, más que locales, como sucedía con los canarios, quizás debido a que de aquéllos surgieron importantes sagas empresariales, como los Rionda (azucareros) o los González del Valle y González Carvajal (tabacaleros), astures las tres. Por su enfoque y contenido esos trabajos contribuyen al conocimiento de la sociedad más que sus antecesores cuantitativos. Incluso los que han seguido cuantificando, pues aún quedan aspectos que requieren tales métodos, van más allá de lo mensurable, como los estudios sobre las remesas, que las vinculan con la referida formación de fortunas familiares y con las relaciones entre las elites hispano-cubanas.x

15Otras obras sobre migración que trascienden de lo cuantitativo para tratar temas de interés social, las de J. Maluquer (1994) y C. Naranjo (1994), muestran que el traslado a Cuba supuso para el español una mejora en su situación laboral y que su renta duplicó a la de la población local. Esos asuntos requieren más investigación, y aunque no se ha seguido profundizado en ellos, apuntan la importancia que para la inmigración hispana, aparte del fomento oficial, colonial y republicano, con el fin de apuntalar el poder de España en el primer caso y por ser blanca y europea en ambos, tuvo la formación de redes familiares y de paisanaje. Sin ellas no habría sido posible situación tan privilegiada.xi

16Nada se ha escrito recientemente de la inmigración antillana, la más numerosa junto con la española, y en buena parte golondrina (llegaba a Cuba para trabajar en la zafra), cuya importancia creció según aumentó la producción azucarera. Además de J. Pérez de la Riva, en sus trabajos clásicos de finales de la década de 1970, y de F. W. Knight, que estudia la inmigración jamaiquina en Cuba como fuerza laboral en la industria azucarera, quienes han vuelto a prestar alguna atención a dicha inmigración han sido O. Zanetti y J. Ibarra (1992), aunque este último sólo apunta algunos temas relacionados con su discriminación y en el papel que la medicina jugó como justificación de la misma. xii

17El asociacionismo es un elemento clave de toda estructura social, permite contar con registros documentales de grupos que de otro modo no habrían dejado constancia para el historiador, sobre todo cuando aquélla se está formando y se nutre de población nacida en el exterior, y suele indicar qué tipo de intereses y problemas se manifiestan en el seno de una comunidad, su jerarquía, los medios usados para realizarlos y afrontarlos y cómo se reparten las esferas de actuación entre lo político y lo civil. Así, J.A. Piqueras (1997) observa en Cuba a finales del siglo XIX un desarrollo mayor de la sociedad civil que del sistema político, el cual legalizó además ciertas formas de expresión de aquélla, contribuyendo así a una toma de conciencia de su discriminación que está en la base de la nacionalidad emergente que se enfrentó a España en 1895. En el mismo sentido, J. Casanovas (1995a y b y 1998c), contra una opinión muy común en la historiografía insular, destaca la importancia y alcance de las reformas emprendidas por la metrópoli tras la primera guerra de independencia cubana (1868-78), al menos las de carácter social, que se aprecia sobre todo al examinar las distintas asociaciones creadas con diversos fines tras legalizarse esas instituciones y que hicieron posible que el movimiento obrero se vigorizase. La participación de la elite del artesonado blanco en el Partido Reformista les dio la posibilidad de defender sus intereses como clase, dejando a un lado, en ocasiones, las barreras impuestas por la raza. Oponiéndose a gran parte de la historiografía, J. Casanovas demuestra que la fuerza que fue tomando el movimiento obrero se tradujo en profundas transformaciones en la sociedad colonial, además de contribuir a la victoria de la causa independentista -J. Casanovas (1996 y 1998 a)-. xiii Sin entablar una polémica con estas tesis, en uno de los últimos trabajos sobre los trabajadores urbanos, G. García Rodríguez (1998), ahonda en el desarrollo alcanzado por la sociedad civil a finales del siglo XIX e insiste en los mecanismos que uso este sector como respuesta a las condiciones laborales y a la situación política de la colonia, desde las sociedades mutualistas, benéficas o recreativas, pasando por los gremios, un escalón superior en la defensa de sus intereses específicos, hasta organizaciones más generales y huelgas como las de los años noventa, que conjugaron la defensa de sus intereses como clase, como por ejemplo el problema de la inmigración, con otros objetivos políticos de la independencia.

18Aparte de las asociaciones de inmigrantes y de las creadas por la población de color, impuestas por el Estado (como los Cabildos de Nación) o libremente, que conocemos bastante bien gracias a los libros de O. Hevia (1996) y P.A. Howard (1998), J. Casanovas examina sobre todo las constituidas por los trabajadores y artesanos urbanos, los grupos que habitualmente analiza. De hecho, sus obras, entre obras, han mejorado lo que sabemos de los primeros, especialmente desde el punto de vista social, pues la historiografía revolucionaria cubana había enfocado el tema desde una óptica más bien política. Dichos estudios señalan la importancia que tuvo la abolición y la reforma colonial para la definición de sus reivindicaciones y su materialización en acciones concretas, y las causas por las que apoyaron el proyecto martiano. Además, destacan la desaparición de las organizaciones obreras durante la guerra de 1895-98, las dificultades que tuvo luego su reorganización, contra la que se esgrimieron razones de unidad nacional, y sus ambiguas relaciones con el gobierno de ocupación de los EE.UU., que en general sofocó sus protestas, pero en ocasiones las apoyó por conveniencia. Así sucedió con la exigencia de cobrar en dólares (lo que ayudaría dolarizar la economía) o cuando se consideró atender sus demandas para que se frenase la inmigración antillana, que deprimía los salarios, lo cual -dice C. Planos (1995)- fue usado como arma para que los empleadores presionasen a la clase política para aceptar la imposición de la Enmienda Platt.xiv

19Otra aportación reciente sobre los trabajadores es de carácter ideológico, pero vinculada con el modelo de sociedad. El propio J. Casanovas (1997) indica un predominio del reformismo a finales del siglo XIX que dejó paso luego al anarquismo, debido -dice- a que ofreció respuestas adecuadas para sus demandas, más que al peso del inmigrante español en el movimiento obrero cubano, como habían señalados otros autores. Sobre el tema inmigración-mercado de mano de obra ya mencionamos las últimas obras y las principales carencias. En general se puede decir que el análisis de las relaciones laborales desde el punto de vista social es el aspecto más descuidado por los estudios dedicados a los trabajadores.

20Aparte de lo que dicen M. Marqués (1998a) y algunos de los trabajos citados antes sobre los artesanos, se ha escrito muy poco, antiguo o reciente, de las capas medias urbanas. Marqués afirma que la competencia de las importaciones españolas y estadounidenses no impidió el desarrollo de actividades industriales que, debido a ella y su complementariedad respecto a la producción agro-exportadora, mantuvieron en muchos casos su carácter artesanal y, a veces, difícilmente diferenciable del pequeño comercio y de ciertos servicios semi-industriales, como los de reparación. Esos estudios, junto a los que analizaron en el pasado a los inmigrantes hispanos dedicados a la venta al por menor, no han hecho más que iniciar la investigación de un tema que aún requiere bastante trabajo.xv

21Recobrando el hilo argumental, que la complejidad del tema obliga a veces a perder, otros sectores poco analizados de la sociedad urbana son los grupos marginales y el servicio doméstico, más importantes en Cuba que en otros lugares, debido al peso de la población de color y a los rasgos discriminatorios del sistema social el primero, y al escaso absentismo de sus elites el segundo. Por el contrario, últimamente se han editado varios estudios urbanísticos, aunque referidos a La Habana y en general poco preocupados por los aspectos sociales de la urbanización.xvi

22Faltan trabajos sobre la relación campo-ciudad en la tránsito del siglo XIX al XX, tema importante debido a que la especialización económica insular en fabricar azúcar concentró mucha mano de obra en el campo durante la zafra y, por ello y por la cantidad de actividades productivas y de servicios complementarios que requirió, produjo niveles de urbanización temprana insólitos en América Latina. Además, los ingenios formaron microcosmos más o menos autosuficientes y diferenciados, asunto que, como dijimos, sólo cuenta con alguna investigación para la etapa esclavista. Tampoco es mejor el panorama en lo referente a los estudios regionales. Hay varias obras, casi todas antiguas y elaboradas por cronistas locales, para ciertas ciudades y comarcas, y otras más actuales, en especial sobre las zonas azucareras y sobre las diferencias socio-poblacionales entre las mitades Oeste y Este, esta última aislada y poco habitada hasta el inicio del siglo XX, cuando la extensión de los ingenios por ella fue equilibrando la situación. Dicha expansión hasta 1898 alcanzó la frontera entre ambas mitades. Quizá por eso los trabajos regionales editados últimamente se ocupan de ella. Sus autores, además, indagan principalmente en problemas raciales que -ya lo veremos- es uno de los objetos de investigación que más atención concita actualmente.xvii

23Las diferencias entre el Este y el Oeste son esenciales para conocer la historia de Cuba decimonónica; por ejemplo, los estudios sobre esclavitud indican una menor implantación del sistema esclavista el Oriente, incluso relaciones más paternalistas entre amos y siervos que facilitaron la abolición; esto, el citado aislamiento y menor desarrollo de la zona, que la administración colonial no pudo resolver (se frustraron muchos proyectos de colonización y también la construcción de un ferrocarril que surcase toda la isla por la divisoria de aguas) explican que su territorio fuese el foco de todas las rebeliones contra aquélla.

24Conocemos mejor la sociedad urbana que la rural. Hay pocos estudios, antiguos o actuales, de los campesinos, propietarios o jornaleros, en especial de los que cultivaban artículos no exportables. Tampoco sabemos mucho de las migraciones internas, permamentes o temporales, muy importantes debido a la estacionalidad de las faenas agrarias y a la expansión hacia el Este de los cañaverales. La investigación es escasa, incluso, para los vegueros y cañeros, aunque sobre los últimos, llamados colonos, hay varias obras recientes. A.D. Dye (1998) y  A. Santamaría (1995 y 1996a) explican su racionalidad económica. La competencia internacional, el uso óptimo de los recursos disponibles y la especificidad del desarrollo histórico cubano aclara por qué en su evolución la industria azucarera descentralizó verticalmente la producción, dejando el agro en manos de aquéllos y dando lugar a una institución sin parangón en otros productores. Además A. Santamaría y L.M. García Mora (1998a) indican que no formaron una clase social y que aparte de la necesidad de atraer mano de obra y reducir costes que tuvo esa industria tras la abolición, influyó en su origen la voluntad política de blanquear la sociedad, pues la posesión o usufructo de la tierra fomentó más la inmigración blanca y estable que el trabajo asalariado.

25Son muchos los aspectos que quedan por estudiar del colonato; sabemos poco de su confrontación con los dueños de los centrales azucareros, que fomentaron la institución, pero también intentaron controlarla para evitar que fijase el precio de la caña.xviii Lo cierto es que en su origen confluyeron los principales procesos que determinaron la evolución socio-económica y política cubana en el tránsito del siglo XIX al XX. Por ejemplo, en el último estudio citado apuntamos que los intereses de la industria del azúcar y los proyectos de blanquear la sociedad sólo coincidieron durante un tiempo. Después de 1898, cuando el tratado con los EE.UU. permitió aumentar la exportación de dulce, producir más requirió importar mano de obra barata y abundante que, como vimos, fue esencialmente negra y antillana.

26Al conocimiento del mundo rural han contribuido sobre todo las investigaciones en torno al bandolerismo. Una de las primeras obras aparecidas en España que nos acercó al mundo rural cubano fue la de M. de Paz et al. (1993-94). Herederos de estudios realizados en la década de los ochenta por M. Poumier, L. A. Pérez Jr. y R. Schwartz, los autores plantean que el bandolerismo cubano de los siglos XIX y XX está íntimamente relacionado con las transformaciones que se produjeron en el mundo rural y es, en diferentes etapas y bajo distintas condiciones socio-económicas y políticas, una forma de protesta social. I. Balboa (1998a, b y d) examina las diferentes expresiones de descontento en las áreas rurales, desde las protagonizadas por los patrocinados, al estallido de las huelgas de los años noventa  y a la quema de cañaverales, haciendo especial énfasis en el bandolerismo como expresión más visible, pero no única, y la respuesta de las autoridades para controlar la situación. Coincide con los otros estudios al señalar que muchas de las partidas de bandidos se unieron a los mambises, que se valieron de su experiencia combativa y conocimiento del terreno.xix

De la guerra, el modelo de sociedad, la discriminación y las elites.

27La escasez de población, la dotación de recursos para producir azúcar y la habilidad para explotarlos, dieron lugar en Cuba a una sociedad estructural y funcionalmente compleja, sobre todo tras la abolición, en continuo proceso de transformación debido a la llegada durante años de un flujo constante de inmigrantes, a la progresiva incorporación de las áreas menos habitadas y a la presencia de un poder político externo que intervino en su definición y ordenación y que además fue reemplazado con violencia a finales del siglo XIX. Aún sabemos poco del tema, pero los estudios recientes han mejorado notablemente el conocimiento de varios aspectos. Por ejemplo, parece que las reformas emprendidas por España para preservar la colonia hicieron concesiones en lo social con el fin de evitar cambios políticos y económicos, que a la postre fueron un factor desencadenante de la independencia.

28Los motivos por los que parte de la sociedad cubana se alzó violentamente contra el dominio español a finales del siglo XIX fueron complejos como la variedad de intereses y de relaciones presentes en ella. La razón por la que se logró la unidad necesaria para entablar una guerra de larga duración parece encontrarse en la insatisfacción que hemos observado en muchos de los sectores analizados en páginas precedentes; insatisfacción que en múltiples casos se expresó en propuestas reformistas y que aumentó el fracaso de éstas. Otro factor importante fue la definición de un proyecto -el martiano- capaz de aunar intereses suficientes para acabar con el dominio español, a pesar de no coincidir en los objetivos (en el modelo de sociedad y de sistema político que se instauraría después). La conjugación de todos esos elementos, la presencia de lo que la teoría social denomina un enemigo fácilmete reconocible (el dominio colonial), y una causa económica: el deterioro del nivel de vida y de los beneficios empresariales debido a la política comercial metropolitana y de los EE.UU. ofrecen una explicación compleja pero plausible al por qué de la guerra.

29Es evidente que los distintos intereses que condujeron a la guerra, la razón por la que hicieron causa común y el motivo por el que unos se impusieron sobre otros son cuestiones diferentes. La insatisfacción que caracterizó a muchos de los grupos examinados en el apartado anterior aumentó tras el conflicto y ayuda a entender el escepticismo de los intelectuales, que luego comentaremos, o el arnarquismo predominante entre los obreros. No obstante, y con la excepción quizá del descontento de la población negra, que condujo a la llamada Guerra de Razas en 1912, no se expresó con violencia suficiente para poner en peligro el orden establecido. La citada heterogeneidad de intereses, la imposición de un gobierno de ocupación, los beneficios en términos de crecimiento que para la economía insular conllevó su mayor integración con la norteamericana, la llegada de numerosos inmigrantes, entre otras cosas, debieron coadyuvar en la desmovilización de motivaciones insatisfechas y evitar que se uniesen y se materializasen en acciones que desestabilizasen dicho orden. Acerca de estos temas no disponemos de estudios, pero la investigación apunta desde distintos ángulos que un aspecto clave fue la actitud de la elites, su aquiescencia o, al menos, neutralidad en la lucha contra España y su respaldo al nuevo sistema establecido tras la derrota de ésta y con la intervención de los EE.UU.xx

30No se puede decir que los intereses económicos y de las elites, por otra parte variados, provocaron la guerra contra España, pero sí que fueron los más satisfechos en el restablecimiento del orden posterior. Los estudios sobre ellas insisten en la especificidad del modelo de dominación hispano: la importancia de la esclavitud como soporte del mismo, que ya referimos, y el hecho de que faltando un vínculo mercantil como el establecido por otras potencias en sus dominios (España no adquiría la producción cubana), el nexo colonial lo proporcionó una especial relación entre las elites a ambos lados del Atlántico. El problema es que ese nexo se fue volviendo insuficiente para mantener el control sobre la isla. La abolición, la especialización de su economía, la evolución del sistema económico internacional, que concentró progresivamente sus exportaciones de azúcar en los EE.UU., la política arancelaria de ese país, que beneficiaba a los artículos de aquellos lugares que facilitaban la importación de productos norteamericanos, así como la ausencia y/o insuficiencia de las medidas tomadas por España para hacer frente a esa situación conjugaron contra dicho control.

31Las razones señaladas en el párrafo anterior no niegan la existencia de un conciencia nacional e independentista en la elite insular, más bien la acentuaron. Ahora bien, la historiografía coincide en que el temor a que la emancipación alterase el status quo actuó como freno, de modo que en sus actitudes destaca siempre cierta ambigüedad. En relación con ese tema, hay un debate implícito entre autores como E. Torres Cuevas (1997) o J. Opatrný (1994). Nadie duda que los fundamentos de la nacionalidad cubana se definieron por la combinación sucesiva de varios factores contrapuestos, a veces complementarios -criollo versus europeo, negro versus blanco, natural versus inmigrado, hispano versus anglosajón-, pero mientras el primero cree que el problema debe abordarse mediante la interrelación de tres elementos clave: patria, pueblo y revolución, que Martí sintetizó y el marxismo permitió instrumentalizar, el segundo piensa que el exceso de discusión teórica ha impedido hasta ahora ir más allá del planteamiento de interrogantes y que en la jerarquía de esos elementos contrapuestos predominó la dialéctica criollo-europeo, sesgada a favor del segundo.xxi

32Tesis como la de E. Torres-Cuevas explican las citadas motivaciones insatisfechas que se unieron contra el dominio colonial, pero la evidencia da la razón a J. Opatrný si atendemos a la que se impuso tras la guerra y tiene que ver con la referida ambigüedad en la actitud de la elites. Así, por ejemplo, se mostraron de acuerdo con el proyecto metropolitano de españolizar la población para contrarrestar el peso del elemento negro, pero ello implicó también reforzar la importancia de los españoles en la sociedad, lo que agravó el conflicto criollo-europeo. Varios estudios destacan ese reforzamiento a finales del siglo XIX, sobre todo después de la primera guerra de independencia insular (1868-78), incluso, A. Quiroz (1998a y b) muestra cómo se usaron con ese propósito los bienes embargados a los rebeldes, tesis que retoma de autores como A. Bahamonde y J. G. Cayuela (1992) y O. zanetti y A. García Alvarez (1998).xxii

33En lo que respecta al predominio político, el enfrentamiento entre cubanos y españoles acabó tras la guerra y casi todos los estudios sobre el tema coinciden en que las relaciones entre ambos se reanudaron rápidamente y prevaleció la convivencia. Aun E. Hernández Sandoica (1998a), que examina esos estudios y dice que insistir en los factores de continuidad ha impedido ver los de ruptura, se refiere más bien a las transformaciones políticas y al poco interés de la historiografía española por la isla después de 1898, pues en su libro, A. Elorza y E. Hernández Sandoica (1998), se muestra también conforme con dichas tesis. Para explicar ese hecho se esgrimen varios argumentos: la reanudación del flujo migratorio desde la ex-metrópoli, la citada importancia social de tales inmigrantes (ya vimos que muchos de ellos ocuparon posiciones destacadas en el ámbito empresarial), la defensa de la identidad y de la cultura hispana frente a lo anglosajón, reforzada por la participación de los EE.UU. en conflicto colonial y por el régimen de protectorado que impusieron en Cuba, incluso la actitud de J. Martí, quien matizó que la lucha por la emancipación era contra España, no contra los españoles, o la presencia de muchos de estos en las filas mambisas.xxiii

34La comunión de intereses entre españoles y cubanos que favoreció la convivencia por encima de enfrentamientos, que como hemos visto también hubo, no se limitó a la coyutura post98. Para las primeras décadas del siglo XX, M.A. Marqués (1998a), por ejemplo, estudia la Cámara Española de Comercio de La Habana y prueba que tanto sus miembros como sus actividades estuvieron perfectamente integrados en la sociedad y en la economía insular, lo que no fue óbice para que tratasen de mantener y reforzar los vínculos comerciales y personales con la ex-metrópoli. Para finales del siglo XIX, un estudio de P. Estrade (1995) destaca la integración en el denominado Movimiento Económico de un sector amplio de las elites, ya fueran o no proespañolas, para obligar a la metrópoli a realizar las reformas necesarias que solucionasen los problemas estructurales de la economía insular (protección del mercado para los productos españoles, incremento de los presupuestos, ausencia de un acuerdo comercial estable con los EE.UU.). En su opinión, ello estuvo a punto de romper el sistema colonial, pues esa reunión de intereses al margen de las instituciones creadas para discutir y resolver los asuntos coloniales denunciaba sus carencias.

35La interrelación de todas las variables analizadas hasta ahora explica el origen, evolución y fin del Movimiento Económico: el desarrollo superior de la sociedad civil frente al sistema político, que se vio desbordado por ella; la importancia del fenómeno asociacionista (fue constituido por las corporaciones económicas); la ambigua actitud de las elites fundada en su carácter excluyente: no incluyó otros intereses sociales en su seno ni logró su adhesión. Además, se disolvió prácticamente sin que se hubiesen satisfecho sus demandas, con lo que denuncia también el fracaso de las opciones reformistas, lo que es coherente con lo que señala Estrade acerca de la necesidad de vincular su origen con el resurgimiento del separatismo y el exilio político a los EE.UU., y su desaparición con la consolidación de ambos y la creación del Partido Revolucionario Cubano. En síntesis, pues, su análisis nos sitúa de nuevo ante los diferentes modelos de sociedad y frente a los dos proyectos que se solapan en el conflicto colonial; el último condujo a la guerra; el otro prevaleció tras la paz.

36Muchas obras recientes han abordado el análisis de alguno de los aspectos citados en el párrafo precedente; por ejemplo, la existencia y funcionamiento de grupos de presión, que para M.C. Barcia (1998b) no ofrece dudas y J.A. Piqueras (1996) matiza. Que el Estado colonial tomase una decisión y no otra en un asunto -dice- y que ello favoreciese ciertos intereses, no implica necesariamente la existencia de una acción colectiva y consciente por para de éstos. En tales estudios, que están viendo la luz en los últimos meses, comienza a desaparecer la división rígida entre criollos y peninsulares, entre hacendados y comerciantes que explicaba tan poco y de forma burda las relaciones y la dinámica social. El libro de M.C. Barcia se centra en el grupo de presión surgido en el seno de la burguesía comercial-industrial,  que  a finales de la década de 1870 comenzó a tener un papel protagonista en las relaciones entre la isla y la metrópoli. Esta obra tiene algunos precedentes en la historia política y económica, que desde hace años vienen desarrollando investigadores de la talla de E. Hernández Sandoica, I. Roldán, J. A. Piqueras y M. Rodrigo. A desvelar la complejidad de esa sociedad en la que las redes familiares y los intereses económicos se entretejieron de forma singular han contribuido otros trabajos sobre las remesas de capital de la Gran Antilla. Por ejemplo A. Bahamonde y J.G. Cayuela (1992 y 1998) y J.R. García López (1993 y 1994)  clarifican cuál fue la base económica de esas relaciones entre Cuba y España, y entre criollos y peninsulares.xxiv Vinculado con estos temas está el estudio de los empresarios, que ha obtenido algunos buenos resultados recientes, aunque todavía escasos, a pesar de que su estudio esencial, según vimos, para comprender la historia de Cuba.xxv

37El problema que ha despertado más atención reciente es la discriminación social, especialmente por razones de color, pero no únicamente, pues también se ha aparecido un número considerable de obras acerca de la mujer que, entre otros factores, insisten en ese tema.xxvi

38En el estudio de la discriminación racial convergen también los principales procesos que determinaron la sociedad cubana finisecular. Desde la Revolución Haitiana, la elite insular temió que el predominio numérico de los negros alterase el status quo. Ya señalamos que ello frenó su ambición independentista, que para resolverlo y blanquear la población se intentó seleccionar la inmigración o que ese objetivo fue relegado a un segundo plano cuando se requirió mano de obra barata, sobre todo para producir azúcar. El problema persistió después de 1898, agravado, según A. Helg (1995 y 1998), por la amplia participación de la población de color en la lucha insurgente y las escasas mejoras que experimentó su situación posteriormente. A. de la Fuente (1995 y 1996) discrepa y prueba que esa situación mejoró a lo largo del período republicano, sin embargo, más que oponerse, pensamos que ambas tesis son complementarias; se refieren a cuestiones distintas: la primera a la estructura del sistema social y el segundo a los cambios en su interior destinados a preservarlo, lo que explica la convivencia de dichas mejoras con demostraciones de violencia política como las usadas para sofocar la rebelión de parte de esa población en 1912, denominada Guerra de Razas. La movilidad social e integración de la población de color en Cuba, así como el mantenimiento de su identidad racial es también defendida por M. Röhrig Assunçao y M. Zeuske (1998).

39El propio A. de la Fuente (1997) interrelaciona los problemas raciales, laborales y la inmigración, y en los estudios de C. Naranjo y A. García González (1996a y b) y A. García González y R. Alvarez (1999) el espectro se abre a otros factores como la identidad nacional o el uso de la ciencia para justificar la defensa de la eugenesia social, tanto en el siglo XIX como en el XX. Esas razones, por ejemplo, explican también la rápida reanudación de las relaciones entre españoles y cubanos (blancos sobre todo) o la defensa de los valores hispanos después de 1898, incluso con el respaldo de los intereses estadounidenses, hasta de los que abogaron por la anexión de Cuba, pues consideraban lo negro como inferior, ergo, incapaz de asimilar la cultura anglosajona. Autores como P. Tornero (1998a y b) y S. Labrador (1997) llevan esas ideas a sus últimos extremos y sostienen que la estructura económica y los intereses de la burguesía fueron los factores que motivaron la discriminación racial, obstaculizaron el desarrollo de la nacionalidad cubana y frenaron la incorporación de la población de color a la sociedad civil en los primeros años de la república. S. Labrador llega a decir que la nacionalidad cubana “es negra antes que blanca”. Más ponderada, A. Ferrer (1991, 1995a, 1995b y 1998a) entiende que la discriminación limitó la formación de la ciudadanía en la isla, y en ese mismo sentido se expresa R.J. Scott (1995, 1996, 1997a y 1998), aunque también matizando que, tal vez, el debate se ha polarizado excesivamente y desvirtúa las conclusiones. La autora se pregunta cómo fue posible una unidad interracial en el movimiento libertador y sólo unos años más tarde una guerra de razas, y opina que explicarlo precisa revisar la manera en que se ha enfocado el problema, pues quizás ni la esa unidad en 1895-98 ni el sentimiento antinegro en 1912 fueron tan intensos.xxvii

40El tema de la discriminación racial, como decimos, está relacionado con muchos otros. V. Stolcke (1992) fue una de las pioneras, ya en 1974, en combinar el estudio del racismo, el género y la clase, profundizando en las relaciones sociales y en los sistemas de dominación generados a partir de esa combinación. Su tesis afirma que la discriminación legal y social de la población libre de color se incrementó a lo largo del siglo XIX y que la “raza” en muchas ocasiones fue la manifestación simbólica de otras diferencias -económicas y religiosas-. Su análisis lo centra fundamentalmente en los mecanismos de dominación económica que operaron sobre dichas clases y que se combinaron con la dominación racial y de género.

41Tanto V. Stolcke como R. J. Scott plantean de nuevo el dilema de la existencia de distintos modelos, contrapuestos y/o complementarios, en una sociedad en formación nutrida de aportes poblacionales, étnicos y culturales diferentes a lo largo del tiempo. C. Naranjo (1998b) apunta que el cubano blanco vinculó la defensa de lo hispano y de la integridad nacional frente a lo negro, pero también frente a lo norteamericano; en esto último coincide con J. Ibarra (1995b y 1996) quien, además, afirma que la nacionalidad insular es culturalmente española y sólo tomó de lo anglosajón sus valores materiales. La formación y los límites de la ciudanía de la que hablan A. Ferrer y R. J. Scott interesa también a M. Zeuske (1996), aunque desde una perspectiva más amplia: observa los cambios de gobierno en los últimos años del siglo XIX y primeros del XX (reforma colonial y gobiernos autonómico e independiente) en relación con la creación de lo que la politología llama la cultura política.

42Uno de los ejes que marcó el análisis de la sociedad cubana en el siglo XX fue la influencia y repercusiones de la política norteamericana. Dentro de esta línea de investigación hay que mencionar algunos de los trabajos que vieron la luz a comienzos  de la década de 1990, aunque fueron escritos mucho antes, como  los de J. Ibarra (1992 y 1995a), en los que la sociedad insular del siglo XX se presenta polarizada en dos bloques antagónicos abocados a enfrentarse: una burguesía lastrada por su dependencia del capital extranjero y un proletariado que poco a poco tomó conciencia de su capacidad para asumir el poder. En ambos libros el autor plantea que los mecanismos económicos impuestos por los estadounidenses limitaron la formación de lo que él denomina “burguesía doméstica”, provocando un desajuste en la estructura social que impidió fraguar el ideal martiano y la conciencia nacional. La presencia elevada de inmigrantes, en su mayoría de origen español, contribuyó a que no se consolidase el “pueblo-nación”. A pesar de cierto esquematismo el trabajo de J. Ibarra representa uno de los intentos más ambiciosos de explicar la sociedad republicana en su totalidad para lo cual no sólo acude al análisis cuantitativo, al estudio de las relaciones económicas, de la composición demográfica, de los índices de alfabetización o de participación política,  sino que incorpora algunos de los aspectos a los que nos referimos al principio, concretamente a los relativos a la historia de la cultura y de las mentalidades que acercan al lector, en determinados momentos, al sentir de la sociedad. En su libro de 1992 sugiriere preguntas y líneas de investigación, algunas de las cuales están siendo exploradas en la actualidad, como la formación de clientelas -M. Zeuske (1997 y 1998)-, la discriminación de los individuos de color a partir de presupuestos médicos -C. Naranjo y A. García González (1996a)-, o la ambivalencia con la que el pueblo cubano recibió a Estados Unidos tras el 98.

43Un estudio singular sobre la formación de una clase media alta integrada por antiguos inmigrantes y sus descendientes es el de A. García Alvarez (1990). A partir de la economía el autor explica la formación y consolidación de la burguesía hispano-cubana a finales del siglo XIX, como él la denomina, cuyo poder se centró en el sector mercantil -control de las exportaciones e importaciones- aunque diversificó su capital hasta los años veinte en otros negocios y en la banca.xxviii

Nuevos derroteros y perspectivas de la historia social.

44La historia social se está abriendo a otras contribuciones procedentes de la economía, la política, la historia de las ideas o la historia intelectual con las que comparte parcelas, en las que la demarcación de las disciplinas es difícil y ambigua. Otro tipo de obras se han aproximado de forma general a la historia social, obligadas por un objeto de estudio distinto, pero que requiere de ella para su comprensión. Últimamente la historia de las ideas debate sobre el papel de los intelectuales en la sociedad cubana. Sus autores subrayan la filiación autonomista de la mayoría, proclive a soluciones pacíficas y reformistas de los problemas coloniales, coherentes con el discurso que mantuvieron después de 1898, que ha sido calificado como nacional, defensor también de las reformas frente al peligro de una revolución y escéptico, debido a que al final el dominio español acabó en una guerra, pero ésta no llevó a la independencia plena. J. Le Riverend (1997) cree que ese modo de pensar acercó a los intelectuales de Cuba y España finales del siglo XIX, aunque demasiado tarde para evitar el conflicto entre ambas. Por contra, A. Cairo (1997b) define su actitud ante la situación socio-política durante esa centuria de “humillación permanente”.xxix

45En los trabajos recientes de historia de la ciencia M.A. Puig-Samper (1995) indica la necesidad de hacer una historia de la ciencia insertada en la historia social y cultural de Cuba, más de lo que hasta el momento se ha hecho, sobre todo en los países periféricos distantes de los grandes centros de producción científica.

46Un estudio historiográfico, además tan breve, es en sí mismo una relación de conclusiones, por lo que para terminar no creemos necesario sintetizar las principales ideas esbozadas en el mismo. Más oportuno resulta destacar algunas otras aportaciones al conocimiento que por su especificidad no han sido comentadas al priorizar el análisis de los grandes temas de debate y algunas ideas acerca del alcance y perspectivas de la historia social. La principal idea que este trabajo pretende comunicar es que tras examinar lo que se sabe y lo que se ignora sobre el tema, parece claro que cuando contemos con una buena obra de síntesis y con investigaciones sobre asuntos todavía ignotos, seguramente tendremos las principales claves para resolver las numerosas preguntas que aún plantea el estudio del final del dominio español en Cuba y del especial sistema socio-político establecido después de 1898. De una somera crítica de lo escrito recientemente se desprende que mejorar el conocimiento de la sociedad insular de finales del siglo XIX y principios del XX es probablemente la necesidad más perentoria de la historiografía dedicada a ese período, pues aportaciones muy concretas apuntan perspectivas metodológicas de enorme alcance. Así sucede con las que apuntan un desarrollo superior de la sociedad civil frente al sistema político, facilitado, además, por las reformas destinadas a preservar este último, o las que indagan desde distintos ángulos en los diferentes intereses, interrelaciones y enfrentados, en el seno de una comunidad en constante transformación por su crecimiento poblacional fundamentalmente migratorio, luego, étnica y culturalmente plural, así como en el modo en que éstos se manifestaron dentro del orden colonial y por oposición al mismo y a los demás, en especial, al que se impuso tras la derrota de este último, así como en la razón de esa imposición.

47La complejidad del tema no ayuda a avanzar en su conocimiento, ahora bien, la concatenación de varias celebraciones que han dispuesto los medios materiales para la investigación, la participación de muchos investigadores de distinta procedencia en el debate y la renovación científica han coadyuvado, al menos, a superar algunas interpretaciones reduccionistas, y aunque aquéllas se han concentrado esencialmente en unos cuantos aspectos, el refinamiento metodológico con que se abordan permite ir mucho más allá de ellos en las conclusiones. En este sentido, llama la atención la relativa escasez de trabajos interesados en temas limitados casi exclusivamente a la guerra de 1895-98, quizás con la excepción de los dedicados a asuntos colaterales de las acciones militares, como a la vida de los soldados, a la reconcentración de la población en las ciudades ordenada por V. Weyler para resolver el problema del apoyo que las tropas mambisas recibían de los campesinos, el efecto devastador que el conflicto y decisiones como esta última tuvieron en la población o el exilio político y la deportación por parte de las autoridades metropolitanas de partidarios de las rebelión.xxx

48Otros temas y/o posibilidades de análisis que han interesado a algunos investigadores sonl tomase una decl estudio de las en ores lla olítico, e las eormas desidentidad nocial y cacional, qcuy comprendsón porn también mn relación ca pricticamtotalidad pe los probesos que daontemceron en lociedad cubana finisecular.ecl esxaen de piertos irupos dinosriarios, eomo la fomunidad ehbraa eM. ZBejranuo(1996),- y la rida dcoidaana, lue compenza a dparecer l partir de esaudios de Casos sarticilares, eomo estcl eibro de 1L Martí,nez-Frnández S1998).xxii

489/span>Las rerspectivas de la hnvestigación hermite npensar aon lierto eopimiemo yue el cftura se reqolver n srandparte de las aarencias.apuntanas en eáginas precedentes; con lás aentatud ayfaltande mudios mna fvz Serminadoaslas concmmor ciones pero sguramte trmbién confmás salidaz Sracia a los qvanzce recientes

Reerencias -biblográficoa.

25E-ACI [Aul de Cubtura yIer"omericana.](1995) :nNestra cmún yistoria .Cuba y España .Cubtura yysociedad /em>.

451/span>E-Alnsol,C. N1996),: "Cracterizción socio-pemográfica, o comoateentes es ano-s nosesxrciat cubano r(895-9898.)".nEaudios dMgratorio,s/em>, d2: 211-228

452/span>E-Almodóvr.ec. N1996),: "L escaela (rimeria dubana en el seríodo re C'cupación,'"elt l., deds N1996),: 467-478

45U  1997) : "E 98

454/span>U ecompr. 1997) : em>nNestra cmún yistoria .Cuba y España .Cn taono ea 98.

45E-Ávarez ,1L M1994).: "U proyecto -e colornzción saema napara la insl de Cubb en 19871"

456/span>E-Aria ga M.AD.y A. GDelado a1995) :<"Cntribucion al mstudio de la dviiendo poblr en uL Habana del siglo XIX :ciudadesls y rcciqolía,s".nRvisaande mInaans/em>, d204: 453-84

457/span>E-Ayaa, yCJ. S1995) :<"ScialeandEconmpec Apectis of Sgaro Poductoin invCuba, m1880-190"> eLteen Aericana RsarichRevoiew/em>, d30/1: 5-9824

45O-ahamonde A. Ccorda. 1997) : Mnmráfico,euba y El 98.de mem>eStvia aHstoriaa. , d15

459/span>U  19978 :<"Cba, mcoazón de eUtr"amr. EPlítica y econmía el las relaciones se las exites fispano-catilla.ns con dspaña f(8930-186.)".

460/span>U  J.G. Cayuela (1992 : em>nHacr las nAéricos: la exites foloniales dspañolas,en el siglo XIX /em>, dMadri, lAiarza aAéricos

461/span>U  y       1997) : "Traican es, aurmdores syhacendados :elite iolonial yispano-cubana aytras vas de copital e,en el siglo XIX ".euba y El 98.de mem>eStvia aHstoriaa. , d15: 5-20

462/span>O-ahlbo, I. R1998a),: "em>eBadida,s/em>,y b)adida,s".

46U  19978b :<"Cnornzción sypoblaciento melitareversus inmependencia .Cuba y868-7895-".nRábia, A/em> 17:<121-138

464/span>U  19978c :<"Ms allá del pinal del dmpedio,.Cuba y España en el sem>nDiaro de la dMarona/em>,".nEaudios de lHstoria sScial y cconómiconde mAéricos/em>, d17 (n eendsa.

465/span>U  19978d :<"Poteraandrral d independencia iacional,".elt l., 19978 :<200-271

466/span>U  19978e : em>nReonstarcción ,colornzción s inmigranión. Suba, m1828-95/em>. 467/span>O-ahcia ,J.C. B1994).: "L esclavitud cn la podelrn historiografía dmericana.,1974,-994)".nHstoria sScial /em>, d19: 89-98

468/span>U  19976),: "Ls de ortacds de la ruerra Suba, m185-9898."elt l., deds N  19976,: 635-646

469/span>U  19976b.: "L eociedad cubana en el soaso dolonial . Vda d cultural"

470/span>U  1997)a.: "L esperimncia del cestinrrot:los dedortacds de la ruerra de Cuba m1869-98".nHstoria sysSciadad /em>. I. :c 29-50

471/span>U  1997)b.: "Hstoria social y cminaoo elncrccijada?".nDbate s Aericana,s/em>,y1997) c3: 54-98

472/span>U  19978a : "E 98euba y898./em>.de mem>eRvisaande mInaans/em>, d212: 8-9800

47U  19978b :

474/span>U  19978c :<"L esclavitud cn luba.< Cracteriístcas de eu desaprollo ".

475/span>U  19978d :<"Ls irupos de presión, e la burguesía hnsular ".

476/span>U  19978e : "a historia srofundia:la sociedad civil fdl 98<"

477/span>U  19978f :<"Mjer e,en eaono ea Minrvar" Röbia, A17:<999806

478/span>U  lt l.< 19978 :

479/span>U  y M Hernández S1996),: "E crdarupociento mocial y colítico Sus aroyectiones p187-75-".

480/span>U  y . Torres-Cuevas e1994).: "E debalitariento de la relaciones sociales ysclavittas,".

481/span>O-ahcia Parz,J.C 19978 :<"a hesitencia dsclavi en la hlanteción, l1790-1870".nRábia,/em>, d17:121-138

482/span>O-ahretom yCJ.C 1997)a.: "Unmodelosde esaurte gi identidariad:los dhrmanemientos, ana.io,s-ubanos ".

48U  1997)b :<"Potesos qociales y eriuales destavos an luba.:lo noestraoy lo qe ellos " en c.G. PGalbn, Jed. 1997) : 111-24

484/span>O-aentiz ,1A. 1997) : "a huestion del Pegro en 1tes mamentos,del Pecionalidmo yitesrrio sobanos".eE dCraib entretdmpedio,s/em>.de mem>eOp< Cit, d9: 275-288

485/span>O-aejranuo,J.C 19976 : em>nL fomunidad ehbraa ee Cuba y Ea pomor i histoóicos/em>,. Jerusalém. IAHJC,cUnivrsifad eHbraa

486/span>O-aergd, cL.W.(1990).:euba n Rral dSciadtyinvCthe Ninrtentrh Cnturiy Tohe ScialeandEconmpec Hstoriy of Mnmultura inm Matrza s/em>, dPincitomn dPincitomncUnivrsiftyiPes

487/span>U  em>elt l., 1997) :nohe uba n SavesdMarket l1790-1880/sm>,. uevoa York sCambridgecUniv. Pes

488/span>O-aerneckr lW.L.ecld. 19978 :n8958:su sitgnficado cara lCntro aéricosy El 9Craib /sm>,. Mnmráfico,eLte namidioka-Sudioen/em>, d39

489/span>O-aanco ,c.G. P1996),: "L ectitud de lartí,ante los dspañoles y cl presencia de mstos sn el sEjriiat cLbertador yCbanos".

490/span>U  y . NAlnsol 19976 : em>nPesencia dcastelna en el sejriiat cibertador yobanos/em>, dSlamonca.,c.ndiaee Cuastlla.y ALen d fUNED

491/span>O-Care a, s.G. C1997) : em>nCna.io,san luba./em>.

492/span>O-Caio, pAC 1997)a.: "Eiliar uasaovacy la dingndad pe lo mujer qubana ".nCntriacrreentes/am>, d9: 12-21

49U   1997)b :<“Ls intelectuales de siglo XIX y pa himillación permanente”.<nDbate s Aericana,s/em>,,c3: 133-140

494/span>U -Caavesa, A. C1996),: "D s68ea 98<. Oigar qua hibanaer y consiencia insependentista,"elt l., deds N1996),: 109-122

495/span>O-Caposi,J.R. G1993 -4).: "L esigración ogalega a dAéricos m1880-190". Itegración d refaono ".nMinius/em>,,c3-4: 133-145

496/span>O-Casaovaci,J.R 1997)a : "E 9sociacionisto yurgues dyproletariaoen Cuba ye los asos v870 c insciosoye los a1880".euba ,algunos preblemas ce eu distoria /em>.de mem>eIer"o-Aericana Paragnds /em>.dSuplementaum 7:<97-116

497/span>U  19975b : em>nL br antd Clonial stoinvCuba,invCthe Seons eHalf of the 19rh Cnturiy/em>.

498/span>U   19975c :<“ohe uba n L br aMovmenta of the 1860santd Spain´s SerichRfr a pNew Clonial EPlicy.<nuba n Sudioes/em>, d25: 8 -49

499/span>U  19976 : "E 9ovimiento lblr o y la colítica comonial Española yn la huba ye linales del siglo XIX "elt l., deds 19976 : 363-376

4100/span>U  1997) : "E 9ovimiento lblr o yobanos:del crdormistmoal anr qustmo".nHstoria sysSciadad /em>. I9: 77-110

4101/span>U  19978a : em>eBaa , cr aBulegts NUra n L br antd Spaisth Clonial stoinvCuba, m1850-898./em>. Piqttssurguh,PiqttssurguhcUnivrsiftyiPes

4102/span>U  19978b : "E 9ovimiento lblr o yobanosdurante el Guerra de Ros aDiez Aos ".eE taono ea 98 dl sem>nAnuaro de lEaudios dAericana,s,/em>.dLV-1: 243-266

410U  19978c :<"Ls irabajodores suranos ( la colítica comonial Española yn luba ye de la RPz de aZnjon hayta lo Guerra de RIdependencia i(87099898.)".

4104/span>O-Castlla, pY.sem>elt l., 19978 :nL forsis de 98. eBIHES/em>. I8.dMadri,. CINDOC

4105/span>O-Cauela ,C.G. C19973 : em>eBaha de oUtr"amr. España eyCubb en 1l siglo XIX El pontrol de las eelaciones soloniales /em>.

4106/span>U  1997).: "E dnex dolonial de una cransfción.:elite iatilla.nsy copitales seneral esan luba."

4107/span>U  1997) : "Rlación cononial y plite iispano-cubana an la hspaña eel XXX ".euba y El 98 enmem>eStvia aHstoriaa. .d15: 21-34

4108/span>U ,Ccorda. 19978 :eUnsiglo Xe lEaaña :centrea.io, m1858-994.

4109/span>O-Corbea,J.R 1997),: "L eVigen te la RCraiad del tCblr : onstarcción simbólica dycultura polplar ".nDb 9Craib /sm>, d25: 4-11

4110/span>O-Corts ,J.CT S1995) :<"Aálisis qistoriográfico,ee Cuba ycntemooman ea".euba ,algunos preblemas ce eu distoria /em>.de mem>eIer"o-Aericana Paragnds /em>.dSuplementaum 7:<47-58

4111/span>U  em>elt l.,eclds N19968-49 :eE dCraib eydAéricos Lteena:El 98,

4112/span>O-Cruz,J.RL. 1997) : "Potesosmigratorio, e lVlla.ye larz e indsrcian en lascultura pdl trabajo dtbajcl er sobanos".

411Uem>e-uba yohem mIssue/am>, 1997),: mnmráfico,eohe Joural o f Decoaztve a td ropisga da Arts/am>, 1997), d22

4114/span>O-Dávila,1A. 1997) : "E dVatcana,y la corsis de 9'98" en eL.E.González (Vles, ced. 1997) : 371-380

4115/span>O-Dírz,JY R1998a),: "spaña ebanadna luba.< L esvacación melitare

4116/span>U  19978b.: "L eoandad pelitarenAsclepis/em>, d50/1: 1599873

4117/span>U  19978-49 :<"Sbre la fida de lsoldadoscspañol en Co Guerra de 1uba.:lmio y drelidad ".elt l., deds N19968-49

4118/span>O-Dminigo M.AD.y1994).: "L earticipación de mos dspañoles ye el movimiento libertdor yobanos"

4119/span>U  19976 : "Ls dspañoles ye euba y Eu darticipación dn Co Guerra de RIdependencia "elt l., deds N1996),: 647-662

4120/span>O-Duhrte , RG. P19968 :<"a hituación sel Pegro eobanosduntro de ea hcoyunura pe linace euglo ".nEaudios de lHstoria sScial y cconómiconde mAéricos/em>, d17 (n eendsa.

4121/span>O-Dy A. D. 19978 :euba n Sgaro nvCthe Age of Mss= Poductoin : TechnlogyandEconmpecs of uba n Sgaro Cntrol, q895998929/sm>,. uevoa York sSalefrdacUniv. Pes

4122/span>O-Elorza,1A. y . Ternández SSnadncond19978 :nL fGerra de 1uba.r(895-9898.) .

4123/span>O-Eico AVR 1997),: "Ls aspuria no ye euba y Eu s vículs con uApuria s: as gs ( lesarrollo de lna comlctivaiad repgonal fn la estapapinal del dclonial stoscspañol "

4124/span>O-Etrada AP.y1994).: "Lo solonis ( uatenc como lu situdtsoye los asclavis negors ".

4125/span>U  1997) :<" ¿A dn d se anci.inadb el elama oscMvimiento lconómico r(8950-93)?".euba ,algunos preblemas ce eu distoria /em>.de mem>eIer"o-Aericana Paragnds /em>.dSuplementaum 7:<117-142

4126/span>O-Frnández ,1A.MR 1997),: "L eresencia elpañola yn luba ye dués de 1898. DSucrdolej en el mem>nDiaro de la dMarona/em>,".elt l., deds N1996),: 509-518

4127/span>U  1997) : "Apuria seyCubb en 1ro o ea 898." en e. NAlmodóvr.ecompr. 1997) : 62-71

4128/span>U  19978,: "spaña ey1uba.:lrupura yyscnteinudad en cl 98<" nCns de las iAéricos:/em>, d211: 78-83 yJ.G. Cayuela ,Ccorda. 19978 :<427-436

4129/span>O-Frnández Robana, cT.(1990).:eE Pegro en 1uba, m19029895. DAuntas para la iistoria de la clchascontra,la dincriminación dacial /em>. .d/em>. /p>

4130/span>O-Frnrr l. P19961 :<“Scial yApectis of uba n Natonalidmo: Rao ASavesry,andEthe Gerra dChquetar p1879-1880, pem>nuba n Sudioes/em>, d21: 37-56

4131/span>U   1997)),: "splavitud ,ciudadenía d los límites de la cacionalidad iubana :el Guerra de Ros aDiez Aos m188-78978".nHstoria sScial /em>, d22/II: 101-125

4132/span>U   1997)b : em>nTscMak a lFee qNatona: Rao andEthe Struggl formRIdependencieinvCuba, m188-78989/em>, dPh BD.aDi <,cUnivrsiftyiof Michiga.

413U  19978),: "R sitc Mn, lCvil izedqNatona: Rao ,Cubturaeantd Cltentoin iovCthe Eve of uba n Idependencie".nHstpaisc Aericana Hstoriaa.lRevoiew/em>, d78/4: 663-686/s> 4134/span>O-Frieyo, pBR 1997),: "L eituación sel Poldadoscs luba yisaande se ell Parlsentes".

4135/span>O-Funtre l. Pe la c1997) :<"Rao andEIneqalidtyinvCuba, m185998981".nJoural o f Cntemoomaary Hstoriy/em>, d30:<131-168

4136/span>U  1997),: "Ngro e El ctor es:delsgua.lad y folítica sdacial s ye euba m1900-30"elt l., deds N1996),: 163-178

4137/span>U  1997) : "Two Dng=rsi, One Sclutona: Imigrantona, Rao andEL br ai euba m1900-1939".nItegraltonaliEL br aWorking Cass= Hstoriy/em>, d51: 7-29

4138/span>O-Fusi,JJ.P. A. GNiñn deds N1996),: em>nAnts del sesartrae. Oríener y rctemcdentes de la eorsis de 98.

4139/span>U y   deds N1996) : em>nVíserar de 98<. Oríener y rctemcdentes de la eorsis de 98.

4140/span>O-Galbn, J.G. P1996)a.: "D Cuanrias ca1uba.r(8975-190".: causs de la hsigración ecl eviajed los laentimientos,".

4141/span>U  1997)b.: " Isleñn domen gofio!:identidad n rcdpaación pocio-ultural dn luba."

4142/span>U  19977c :<"Tios de psigración ecrobesos qe trabajose indsrcian el br a de los icna.io,san luba."

414U  Jed. 1997) : em>nCna.io,san luba. .

4144/span>O-Gacía AÁvarez l. P1996).:eL erandpurguesía homenrial yevCuba, m185998920/em>.

4145/span>U 19961 :<“Décda pe inisoria de la hociedad y fascultura pn luba.:l1900-1949.<eL sdacícs fispoóicos de 9puebl yobanos:dna cproximadion aleu distoria (I),J.rbr,/em>, d547-548:l197-215

4146/span>U 19963 :<“Ls itraican es,de 9Golfo.<nHstoria sScial /em>, d17: 33/46

4147/span>U  1997).: "U eoaa a zuarena pn laono ea ds duglo ,".

4148/span>U   f. Naranjo ,Ccordas, 19978 :euba y898.A/em> dlmem>eRvisaande mInaans/em>, d212 /p>

4149/span>U y . Naranjose19978),: "Cbanos y enpañoles ye dués de 98<:de ea hconfroteción,a la rconvivrcia plcíficas".euba y898./em>.de mem>eRvisaande mInaans/em>, d212: 101-130

4150/span>U  y . NPlnos y1997) :nHstoria de luba yIII/em>. nHstoria de luba /am>, 19989-) [5 vols.]

4151/span>O-Gacía Aonzález l. P1996).: "E laono ea a Ranropolioga y El 9acismscs luba yn el siglo XIX ".

4152/span>U  19975),J"Raosms,ciencia iyautormpesmscs luba " en eAR. GDíz yem>elt l., deds N1996) :nD la ciencia inlutradaaa la rcencia iromn,tcos/em>,. Aanjouz lDbescCalles:d1699892

415U  1997),: "Cencia iyaacismscs la yn e abza ae la builioga yn luba."elt l., deds N1996),: 479-496 /p>

4154/span>U19978b : "Euener ga,cnmigrción d r'ejorariento lacial 'ye euba m1900-1940".nRábia,/em>, d17: 51-66

4155/span>U   f. Naranjo 19978c :<"Anropolioga ,razasypoblación dn Cuba yn el sltimo,suanrtoeel XXX ".eE taono ea 98 dl sem>nAnuaro de lEaudios dAericana,s/em>, dLV-1: 267-89

4156/span>U y R NAlarez y19979 :eEdpursc ae la bazaser ecto ., dMadri,.lCSIC

4157/span>E-Gacía ALópez,J.R. G19932):eL sdaemess de la,sanigractes es anoles y aAéricos< Sglo sXIX y pXX/em>,. Gijn, SJúcr. E/p>

4158/span>U 1996).: "L sdaeer csiones.de 98

4159/span>U-Gacía AMoa, AL.MR 19974.:eE PPrtida cLbertl yAtormpestayCbanos 1997-7895-.:. 4160/span>U  19978 :<"Casss e lcast s: Desequiibrois relgonal s e lcnflicto soloniales :hacega na cociedad ye coasss en luba."nIer"o-Aericana Paragnds /em>., 34: 129-142

4161/span>U  19978-49 :<" Quiées.deandp latuél s de icada n os latormpestasyobanoss?".elt l., deds N19968-49

4162/span>U   f. Naranjo 1997) : "Itelectualedad iuoisla.y Anción dn Cuba p187-758".euba y El 98.denmem>eStvia aHstoriaa. , d15: 11-9834

416U   A. GSntecmaía, (indicto :<"Cntrol,s par ai gndis y cuoonis (omaseclavis .sCambo dtecnlógico cy mnosdunlblr yn la hindutrai a zuarena pubana a(186078977)

4164/span>O-Gacía ARodríeuz lGC 19976 : em>nL fsclavitud ce de la Rsclavitud .

4165/span>U  19978a :<“L eociedad cubana eapinas de liglo ..dCuaelrns dCbanos ye lHstoria /em>, d1:27-38

4166/span>U  19978b : "Tabajodores suranos :comprrtaciento lolítico y lonsiencia ie coasss".elt l., 19978 :<143-994

4167/span>U   AO.Gociagae1994).: "E dnsciosde la eorsis de la Rsonmía elclavittas".

4168/span>U-omiz ,1P.y1994).: "Eigractes espuria no yaluba yn el siglo XIX .

4169/span>U  Jcorda. 1997),: em>nD lApuria se aAéricos< uba.r(8950-190") ,. Gijn,, Fr daión de sArchvasme mInaanno

4170/span>O-Gnzález lD.y1994).: "Eirese.io,saspuria no ydl trbajco. Sglo XXX ":en c.G Uía, ped. 1997).: 57-74

4171/span>O-Gnzález lF P19968 :<"Ellesarrollo de la collación dn Cuba yurante els ds.XIX y pXX".

4172/span>U-Gnzález l.G C P19968 :<"Hstoria de la cujer qn luba.:lel pieigndmo yitertl ya a Ración solítica dfmentin."

417U-Gnzález l.GF S1995) :<"L erdadgoga y ontra,l 9pdelr,de se ell pdelr?El poso del tCbllgonde lEirese.de mos dHrmanes dGutesrr,".

4174/span>U-Gnzález Priz lCR 1997),: "Aeociedad de cistarcción s'Sntec Maía, e oUrdilb eydu s ontrono s' d Habana ".nEaudios dMgratorio,s/em>, d2: 177-210

4175/span>U-Gnzález -Rioll M.AD.y19948 :<"a hsigración oubana eapayuo Hueol 1985-9898),: ndependencia ,trbajcoy drevolcion ".euba y898./em>.de mem>eRvisaande mInaans/em>, d212: 237-254

4176/span>U-Gnzález Vles, cL.E.G1997) : em>n8958:senfouer dyprerpectiivas/em>.

4177/span>E-Guaerrocma,1P.y19948 :<"Aguno seisanes se lasintelectualedad iubana sobre al 98<" nCuaelrns dHstpaioaericana,s/em>, d577-78: 1599870

4178/span>E-Guanche,J.R 1997) : "Apecti,santndelmmráfico, de la cacion oubana :preblemas cy funtes de lstudio ".nDbate s Aericana,s/em>,,c3: 11-22

4179/span>U-Gurnrr o I. R1998a : "Josélartí,ay cujer qn e linace euglo os:dnalectua de Ru s orn cos "nIer"oaericana Paragnds /em>., 34: 77-83

4180/span>O-Guchasrnaud-Tlli ,J.C ped. 19979 :eLe Suce adans l's anescCaa db iispano-phnes auxXIX /em>.em>ee/spup>/em>.em>eslt X /em>.em>ee/spup>/em>.em>essiclas /em>. 4181/span>O-Gulán ,cA..R 1997),: "Un acr cciento la a Rrebsitudión oubana eapinales del sIX "elt l., deds N1996),: 497-508

4182/span>O-Gutiriez l. Py M L euba yntretdds relvolciones /em>.

418U   A  deds N19968 :nL s Atilla., cspaña ey1 98.

4184/span>O-Helg l. P1996) :nOur Righful Sasre Tohe Afro-uba n Suruggl formREqalidty m1886-1912/sm>.

4185/span>U  19978 :<"Sntida, einmanet de la corticipación degro yn la huerra de 1laindependencia ie luba ".euba y898./em>.de mem>eRvisaande mInaans/em>, d 212: 47-64

4186/span>O-Hrnández ,1H. 1997) : "Evolcion fispoóicosde 1laiUnivrsifad eacega inales del si.sIX "nDbate s Aericana,s/em>,,c4: 166-178

4187/span>U-Hrnández Aonzález lM. 1997) : “L esigración ouanrias huba yn la hprimna pitadodel siglo XIX .<euba y El 98 enmem>eStvia aHstoriaa. .d15: 71-8

4188/span>U  19978,: "L esigración ouanrias te e 98<:de ea he srcian ea Venezela la a Recos ón dn Co Guba yrepublcana ".nEaudios de lHstoria sScial y cconómiconde mAéricos/em>, d17 (n eendsa.

4189/span>O-ernández SSnadncon, E.y1994).: "A ropiósitoeel Xmpedio,comonial Españolayn el siglo XIX :los degroiosoycbanos ye llartqés de 1Coillac ".

4190/span>U  19976.: "Eigractes ,cnmaanno y copitallestasy(iglo XIX )os:dnabiblografía dmroximadda".nDb 9Craib /sm>, d25: 81-88

4191/span>U  1997)a.: "L eistoriografía drecentes acr ccde mos dspañoles ye euba.r(iglo XIX )osomenriadecligración ecegroiosoyy inalza s".nHstoria sysSciadad /em>. I9: 149-710

4192/span>U  19977b.: "L eolítica comonial Española y El 9e durtadrde mos decionalidmo s utr"amr.ios ".

419U  19978),: "uba yn el spriíoa, ntelrseclar :scnteinudad e copmbo ".

4194/span>U  19978b.: "L eistorio de luba yisaande se eEaaña :ceaudios dobre aolítica ,razasypociedad ".euba y898./em>.de mem>eRvisaande mInaans/em>, d 212:7-24

4195/span>U    19978c :<“El pdelrcomonial Es la hspaña eella hRetauación .<

4196/span>O-Hrva ,tO 19976 : em>eE Pir=ctor o,control,de las iociedad negors -e cuba p1886-1894/sm>.

4197/span>U   1997) : "Ora,lontraibuión,a la ristoria de las negors signristoria "nDbate s Aericana,s/em>,,c4: 77-90

4198/span>E-Howard,1P.A N19968 :nAfro-uba n Carido santd Sciadties of umono nvCthe 19rh Cnturiy/em>.

4199/span>U-Ibrroc,J.R 19972 :euba y185898921.PPrtida slolítico y coasss eociales /em>.

4200/span>U   1997)),: em>euba :m18589895.,esaurucura yyspotesos qociales /sm>.

4201/span>U  1997)b : "HrenciasEspañola ,cnmflunciasEspadornidan e a(185898925)".

4202/span>U  19975c :<"Hstoriagrafía d drevolcion ".nTmas /em>, d1: -987

420U  1997),: "Cltura pnidentidad necionaliyn el scraib eispano-:el scrso9puertrreeuerñn El 9obanos"elt l., deds N1996),: 85-96

4204/span>U  19977.: "Lo secionalidmo s ispano-catilla.no del siglo XIX "

4205/span>O-Iglr gas lF P1996) :<"Funtes duantoctaavoa para la iistoria deonómicondyqocialeie luba ".

4206/span>U  19976 : "E 9esarrollo de lcopitallesmscs luba yn eos lalbres sella hépoc pmpediol ttas".

4207/span>U  1997) : "l ponst de mmráfico,nDbate s Aericana,s/em>,c4: 67-76

4208/span>U  1n eendsa.:nDb 9i gndisea 9ontrol,/em>.

4209/span>U-Insitudtsde lHstoria se luba .y1994)-68 :nHstoria de luba /am>, 15 vols.)

4210/span>O-Jamei,J.R 1997),: "Ugen ca seyCexien ca seistoriográfico s".nTmas /em>, d1: 129-132

4211/span>U-Labtdor , S. 1997) : "E dmedasea 9egors:El 9e ate de laslacial yn el sincrurso9elvolcionearo dobanos"nHstoria sysSciadad /em>. I9:111-128

4212/span>O-Lieh , Reinhard,1Röhrig Assunçao M.atha seyCZeuske eMchasl s19968 :nRao ASciadtyandEubturaeanvCAfro-Lteen Aerican/am>, :eIer"o-Aerickaische Archva/sm>, d24, 3/4

421U-López Isl, sMRL. 1997) : "L fida docialeie 9isleñncs lubaniguán (uba )"

4214/span>O-Lo ada,1A.FR 19974.:eCambo de mmráfico,< coaecdiento leonómico re euba.r(18589895.) ,. esis cDotor l, qUnivrsifad ee CSnteiagode 1Coipnst la.a1Indicta.

4215/span>U  1997) :<"ohe uba n L br aMarklt ldEInigrantona from Spain m1900-1930" nCua n Sudioes/em>, d25: 147-64

4216/span>U  1997),: "Nueis nagndts ye el moaecdiento leonómico rcbanos 1985898968)"elt l., deds N19968.:eCambo dinsitudinaliynlHstoria sconómicon/am>, darcielona Univ. e larcielona: 211-233

4217/span>U-Llordén lM. 1997),: "O9sociacionisto yd,sanigractes es annois NUnhaCexplcanion fispoóicos".nEaudios dMgratorio,s/em>, d2: 39-84

4218/span>O-Maluuera,J.R 19972 :eNción dncnmigración :mos dspañoles ye euba.r(is.XIX y pXX)/em>, dGijn,, Fr daión dArchvasme mInaanno

4219/span>U 1994).: "L enmigración Española y luba.< Eementas de lun9e ate distoriográfico,"

4220/span>O-Mrichena,1A. 19978,: "L eoblación dn Cuba yn e1859:El 9paecd,

4221/span>O-Mriqés lM.A. 1997),: "E seirese.iodoscspañol en Co Gindutrai ao eazuarena pinslar 1988098920)"elt l., deds N1996),: 251-266

4222/span>U  19978a.: "L eCámra lEpañola ye 1Coinriadye 1L Habana :yntretda dinorencias El 9mrao,

422U  19978b : em>nEirese.seyCeirese.io,san Co san idad s yindutrai es yentres selluba.r(897098929)/em>,. esis cDotor l,

4224/span>O-Mrirr o IL, 19972 :euba : conmía eysociedad /em>, d15 Ts

4225/span>U-artí,nez-Frnldéz cL. 1997), "LnoranvCa "arl cuity"":qNatoe a td Fresing Eite iWventanvCNineten ih-CnturiyHabvna .<nCua n Sudioes/em>, d25: pp. 27-49

4226/span>U   19978.:eFighting savesry nvCthe Craibbea ,. Aamonk Naew York

4227/span>Uem>e-Mgracines soanrias c rcdapación pocio--ultural dn luba./am>, 19975) eGuiz /sm>, d2./p>

4228/span>O-Mresno lM. 19975 :euba /spaña cspaña /uba.< Hstoria scmín/em>,. arcielona Cartica ./p>

4229/span>U   yJ.GJ euerra , igración Ey murtoe (E sejriiat cspañol en Cuba ycno yva eigratorioa)/em>,. Gijn,, Júcr. /p>

4230/span>O-aranjo ,CCR 19972 :<“Tabajoseibroedncnmigración elpañola yn luba p1880-1930.<nRvisaande mInaans/em>, d15-9896: 749-794/s>

4231/span>U  19974,: "L eoblación dnpañola yn luba p1880-1953"

4232/span>U  19975): "L eistorio docialeie luba yn el siglo XIX ,una deisciplnalcomasecudior ".euba ,algunos preblemas ce eu distoria /em>.de mem>eIer"o-Aericana Paragnds /em>.dSuplementaum 7:<19-28

423U  19976a.: "E lursc ae laodecionali: igracioer y racismscs luba y1880-1910"elt l., deds N1996),: 149-62

4234/span>U  19976b : "Hcega na cociedad ymdelra :ynmigración ey lacnqueciento ".nDb 9Craib /sm>, d25: 54-62

4235/span>U  19978a :<"uba, m1858:crdolexón dn Caono ea as pimagia.io,saecionalir y rc a rconeinudad "n8958:sspaña einace euglo /em>, eCuaelrns de lHstoria sCntemooman ea/em>, d20:<221-234/s>

4236/span>U  19978b : "Hstpaiszción ey defndsaeCostarcyendola cacion :luba yn el scambo de euglo /em>,eTimoomsde mAéricos/em>, d2: 71-92

4237/span>U  19978c : "Itigrantona, Rao andENatonaai euba nvCthe ScondHablf of the 19rh Cnturiy".eRao ASciadtyandEubturaeanvCAfro-Lteen Aerican/am>, e mem>eIer"o-Aerickaische Archva/sm>, d 24, 3/4: 303-326

4238/span>U   yJM. Vlesrd 1997).: “Tabajoseibroedy divrsiffcanion arácla yn luba :dna cplegraltov la a Rplateción,a(181-98840), pem>nAnuaro de lEaudios dAericana,s/em>, dLI-2: 112-133

4239/span>U   yJM H. Puig-Samper ,Ccordas. 19961 :eL sdacícs fispoóicos de 9puebl yobanos:dna cproximadion aleu distoria (I),J.rbr,/em>, d547-548 E/p>

4240/span>U   yJM H. Puig-Samper ,Ccordas. 19963 :eL sdacícs fe 9puebl yobanos (II),J.rbr,/em>, d567

4241/span>U  em>elt l., deds N1996),: em>nL fnción poca da:euba, mPurto eRco dy Filipio se te e 98,. Aanjouz lDbescCalles

4242/span>U   f. Barcía AGnzález 19976a.: em>nM icanalc racismscs luba /em>.

424U   A  19976b : em>eRaosmscsEInigranión dn Cuba yn el siglo XIX /em>.

4244/span>U   A  19978 : "Itigranioer y iisgenteyacial yn euba.r(8900-1940)"

4245/span>U   fT Marl declds N1996).: em>euba ,ao GPerl de las iAtilla.,/em>.

4246/span>U   f. Barcía A19978,: "L eradaiión dnpañola yn luba e dués de 98<".nRábia,,A/em> 17 : 67-80 E/p>

4247/span>U-OpatrnýecJ.y1994).: "Agunos papecti,sae setudio de mo Gforadion ae la cacion oubana "

4248/span>U  Jed. 19975.:euba ,algunos preblemas ce eu distoria /em>.de mem>eIer"o-Aericana Paragnds /em>.dSuplementaum 7

4249/span>U-Otr o IC. 19978,: "L eabana :ytan sitoeelsiglo ,ytan sitoeelsimagen"

4250/span>U-Palazn,, S. 19978,: "L enmigración Española y luba.yurante el si.sIX "

4251/span>U   f. NSaizPPrtori deds N19968.:nL fnluton ae lunXmpedio, .

4252/span>U-PaialguaecJ yJ.G. Piqueras eclds N19968 :nPdelrceonómico ry pdelrcolítico /em>.

4253/span>U-Pa lM. dey1994).: "Aguno sPreolexoer yobre al 9bnadnleresmscs luba "

4254/span>U  19977.: "Lasimageneelsií pesmss NLo sisleñnsan Co 9elvsaandem>eIsas iuanrias /em>.de mL Habana ".euba y El 98 enmem>eStvia aHstoriaa. .d15: 85-92

4255/span>U   fM Ternández S19972 :eL fsclavitud clacnos< untraibuión,a la ristoria de lenmigracte ecna.io,en eAéricos< Sglo XIX /em>.

4256/span>U  em>elt l., 19963-1974.:eE Pbnadnleresmscs luba a(1800-1933).iPes ncias uanrias yspottspad ruol,/em>. . 2 vols.

4257/span>U   AF.Guerra d19978 :euba yyiuanrias . Imáener ye lun y u ncias/em>.

4258/span>U-Penband,1A. 19977.: "Laseducnión dn Cuba y lpinaleizr l spriíoa, omonial "

4259/span>U-Priz lCR 19978,: "Notassobre al seducnión dn Cuba ".

4260/span>U-Priz lL. 19978a :<"Imáener ye 98<:disanes se lun yreledad iispoóicosdydu mnoiplarión dn Cl scine".

4261/span>U  19978b.: "L eociedad cubana evsaand eradvs de 9cine".

4262/span>U  19979),J"Azúcr.y enplavitud cn Cl scinedobanos"

4263/span>U-Priz Jr. lL.. P1996) :nEssays on uba n Hstoriy: HstoriagrafphyandERs nrich/em>,. Ganas islle.cFloadadcUnivrsiftyiPes

4264/span>U  19977.: "Ientidad n recionalidad :las iacícs fe 9searantesmscobanos m188-78958".eE 9Craib yntretdmpedio,s/em>.de mem>eOp..d9: 18-9894

4265/span>U-Priz lN P19968 :<"E Cl ss aneo,euranos: aye.y ehoy

4266/span>U-Priz Guzmn, JF. 19977.: "U eheadadcpotfr da"nDbate s Aericana,s/em>,,c4: 61-67

4267/span>U  19978a.: em>nU eheadadcpotfr da/em>.

4268/span>U  19978b.: "Lo sefcti,sae Co 9elonsintrolión,a(1896-68 yn la hciedad cubana euba y898.A/em> dlmem>eRvisaande mInaans/em>, d212:<277-293

4269/span>U-Pqueras ecJ.A. 1997),: "Gruomsdeonómico dyprlítica comonial elt l., deds N1996),: 333-346

4270/span>U  19977.: "Sciedad cuiisl,prlítica cyeuba y El 98 enmem>eStvia aHstoriaa. .d15: 63-114

4271/span>U     19978a :<"Ensyuo e contemxualedzdion ae la cltimo eistoriografía dubana "

4272/span>U         19978b.: “Ngroiosoyy rlítica cn el siglo XIXEspañola.<

427U  19978-49 :<"Coipetiryn la homonial elt l., deds N19968-49

4274/span>U  Jed. 19978a.: em>nDiz ynueoa pmiadaasae Co 9istorio de luba /sm>.

4275/span>U  Jcorda. 19978b.: Dossiermem>eCostarcyendola cacion :luba yn el scambo de euglo /em>,eTimoomsde mAéricos/em>, d2

4276/span>U-Plna,s lCR 19975): "Potesos de fnscion,y fasenaciento le la sPbsss ee l

4277/span>E-Pttthast-Jutkeit, B P19968 :<"ohe Saves FsmilyanvCthe Craibbea : aERs nhasrch Rvisew"eRao ASciadtyandEubturaeanvCAfro-Lteen Aerican/am>, e mem>eIer"o-Aerickaische Archva/sm>, d24, 3/4:279-302

4278/span>U-Prua ,

4279/span>U-Pig-Samper ,CM.. P1996) :<"L eistorio de mo Gcincia is luba :alguno sPreolexoer ycrtica s".euba ,algunos preblemas ce eu distoria /em>.de mem>eIer"o-Aericana Paragnds /em>.dSuplementaum 7:<143-952

4280/span>U   yJR NAlarez y19971),Ccordas.,euincias Eociedad yn luba./am>, e mem>eAsclepio,/em>.dXLIII/2.d/em>.ep>

4281/span>U   f. Naranjo 19978 :<"Pndsaiento lcenteíico,< crevolcion dn Cuba y inales del siglo XIX n eo hem>eRvisaanduba n./am>,",Eem>nIer"o-Aericana Paragnds /em>., 34: 97-110

4282/span>O-Quiro l. W. 19978a :<"Cnst docio-eonómico re mo Guerra de Ras pDiz yAñns:pinslreloión oubana endependenctsaand crereseón oofchal Española y(188-78978)"

428U      1 9978b.: “Loyl tta Overkill:nHstpaisc AericanaaHstoriaa.l Rvisew/em>., 78/2:261-305 E/p>

4284/span>O-Rchasrd,J.CT S19979),J"Image ce eise:luba yntmo Gcann eu cre",EM Bauchasrnaud-Tlli ,Jed. 19979 :<323-334

4285/span>U-Rodrigo lM. 1997),: em>nAntnd, eLópez yeLópez (1817-1883),Jprimnalartqés de 1Coillac .

4286/span>U   19978.:<“Cmonialsecegroiosry pdelrcn eo hRspaduolión,a(187-98988).<

4287/span>U-Rodríeuz lM.R.,Ccorda. 1997) : em>n8958<,

4288/span>U-Rodríeuz lR. 19978,: "L edisolcion de sejriiat citertadorr:El 9ract objetvasme mas pEpadorsnTmas /em>, d12-13: 42-47

4289/span>O-Rodríeuz Piqa cJ.y19940 : em>euerra de copstc , Méxco

4290/span>U-Röhrig Assunçao M..Py M CZeuske 19978,: "“Rao , pEthsciotyandEScial ySurucuraeanvC19Th Cnturiy BrazilandEuba ".eRao ASciadtyandEubturaeanvCAfro-Lteen Aerican/am>, e mem>eIer"o-Aerickaische Archva/sm>, d 24,  3/4: 37-9443

4291/span>U-SaizPPrtori dC.y1994).: "Elcomonial esmscssañolayn el sCraib yurante el siglo XIX :el scrso9obanos"

4292/span>U-Sánche l. P. 1997),: "Mate ouanria s iyta luerhg ls soans al 9brazo: a Rpes ncias uanrias n Cuba yiyta la dcriis cde 1933".nDb 9Craib /sm>, d25: 20-22

429U-Sánche NAlntso, B P1996) :nL sPcausasae Co 9eigración Espa la y lAéricos p1880-1930/em>.

4294/span>U-Sanaciaía,,1A. 19974 :<"L eistorio de muba yn el sSglo XIX d eradvs de 9e ate de linvstiogdorreoycbanos yydspañoles "<nRvisaande mInaans/em>, d200:<221-231

4295/span>U  1997) :nL fnndutrai aazuarena p co 9conmía eubana en eos lañnsaventelp ctesint./em>,. esis cDotor l, 4296/span>U  1997)a :<"Cña eellazúcr.y eprodcción sellazúcr.yn Cuba Carecdiento ly orgaiszción ee 1laindeutrai aazuarena pubana ee se emedidorselt l., deds N1996),: 22-9250

4297/span>U  19976b : "uba mevolcion docio--eonómicondyqforadion aecionali"<nRvisaande mInaans/em>, d207: 505-538

4298/span>U  19978,: "L eambogua caaneoad ynxplcantov lel sazúcr. nEaudios de lHstoria sScial y cconmía ee mAéricos/em>, d17 (n eendsa.

4299/span>U   fL.M. arcía AMnra 19978a :<"Cnlntss NAgicobturreoycñar"os,  lass emedid ruol,Es luba ? p1880-1858".euba y898./em>.de mem>eRvisaande mInaans/em>, d212:131-62

4300/span>U   A  19978b : "A ropiósitoeel1laindeutrai aazuarena pn Cuba CMnos el1oba p ctecnnlnga A19860-1877)"

4301/span>U   yJ. Naranjo 19979 :eElc'98en eAéricos< Útimos relobtudorsp ctedencia sdrecentesseel1laindvstiogdion /em>, dem>eRvisaande mInaans/em>, d 215 (n eendsa./p>

4302/span>U-Sanacn cJ.y19947.: "Lasidenasdn Cuba y lpcs nee l

430U-Schmidt-Nowar ,nohe Peblema of Saves nvCthe Age of upitallesm: Abolitonisto,JLibralestoandEuoutelr-HegemonyanvCSpain muba y dEPurto eRco p1833-1886/sm>,. Ph PD.,cUnivrsiftyiof Mchaogdn

4304/span>U  19978,: "Natona lpconmyandEAtlnteic Savesiy: Pottsctonisto yndERs saancie o eAbolitonistoanvCSpainandEthe Atillan ec1854-1874"nHstpaisc AericanaaHstoriaa.l Rvisew/em>., 78/4: 603-629/p>

4305/span>U-Scott lR..R 1997),: "Relnioer yde lass enideinlnga Aacial es: a Ración sruol,Eomoctiivadn CLouisoalc ruba m1885-1912"nHstoria sScial /em>, d22/II: 127-149

4306/span>U  19976 : "'ohe Lower Cass=iof Whiess'andE'the Ngors Eementa': Rao AScial,EIentidtyandEPolitocsai euntrol,duba, m1859-1909"elt l., deds N1996),: 179-192

4307/span>U  1997)a :<"Raz ,Ccass eyRación somoctiivadn Cuba, m1855-1902:mo Gforadion ae lalclza s ntelracial esyn el smundole mo Gcña ".eE 9Craib yntretdmpedio,s/em>.de mem>eOp.. I9: 131-157

4308/span>U  19978,: "Rao AL br ,andEuitozndshipai euba : A Vsew from the Sugr.yDitraict of uentfuegos p1886-1909"nHstpaisc AericanaaHstoriaa.l Rvisew/em>., 78/4: 687-728/s>

4309/span>O-Srra , S. 1997),: "L eolítica ceigratorioacn eo hprimna etaan ella hRepaduolión,

4310/span>O-Snes sna, B P1996) :nCaallanesan Co saAtilla., .

4311/span>U-Stolcke eVR 19972 :eRaosmscy sexuledad in eo huba ycnonial /em>. .d/em>.ep>

4312/span>O-Stubbi,J.R em>elt l., dcomps N1996),: em>nuba./am>, dem>eWorld, d75. Oxford mulogiPes

431U-Thoms ,pH N19968 :nHstorio de mo Grolande mnplavis /em>.

4314/span>U-Tornr o IP. 19978a :<"Ds sgulead e cacisms BD mmrfía d dociedad yn luba.y inales del a hépoc pomonial "euba y898./em>.de mem>eRvisaande mInaans/em>, d212:25-46

4315/span>U  19978b : "El psos lcomonial esms nRábia,,A/em> 17: -980

4316/span>Uem>e-E Caono ea 98,N19968.<nAnuaro de lEaudios dAericana,s/em>, dLV/1

4317/span>Uem>e-E Caono ea 98<:euba, mPurto eRco dy Filipio s,y1880-1910/am>, 19975) eCuaelrns dRyuela /em>, d6

4318/span>U-Toro IC. dl s1996) : "E dmovdiento lbre rscobanos m185898909"

4319/span>U  19978,: "E dmovdiento lbre rscs luba :aorsnTmas /em>, d12-13: 216-25

4320/span>U -Torres lCR 19975): "Reolexoer yn Caono ea a eistorio dociale".nTmas /em>, d3: 130-134

4321/span>O-Torres-Cueoa ,e. T1996) : "E lursc ae la pubanadad i(III)"nDbate s Aericana,s/em>,,c3: 3980

4322/span>U  19979),J"Ellazúcr.y eo Gforadion ae lars

4323/span>Uem>e-Unmltimo eamor 8958<,N19968.<

4324/span>O-Uía,,1J.,Jed. 19974.:eAaudias c ruba yn eaono ea 98,

4325/span>U-Veiias,1A.,Ccorda. 1997),: em>nEscrvis .

4326/span>U-Venegas lCR 19976 : "Hcvna betwen eawo Cnturiir ".euba yTheme.., 1996),: 12-35

4327/span>U-Venegas lHR 19975): "Acerc lel spotesos donsintrolión,ay9ontrol,szción ee 1laindeutrai aazuarena pn Co 9elgón srmasaann y lmedidorsnIsas /em>, d73: 103-141

4328/span>O-Vio t lR. 19978a): "Acionearcolítico le la sPubana syerante el etaan ellntretuerra ".elt l., 19978 :<272-353

4329/span>U   19978b.: “Alcentlañnsae lun cexedioncias (araicoipción efmentin pn Co 9gerra de cidependencia Pubana m1855-1988).<eCuaelrns dCbanos ye lHstoria /em>, d1:107-120 E/p>

4330/span>O-Yáñz lCR 19974a.: em>nL 9eigración Española y lAéricos (iglo sXIX y pXX).aDimndsón,ay9oranctriísica s culedtntov s/sm>.

4331/span>U  19974b : em>eSaltarconssrmd ,. esis cDotor l,

4332/span>O-Znaetti, O. 19974 :<"Re ldad s yy uren ca see Co 9istoriografía docialeiubana "nHstoria sScial /em>, d19: 59-112

4333/span>U   19978,: em>nuoinriadyy pdelr. Relnioer yispano-cubana s-norteaericana yn Caono ea 898./em>.

4334/span>U   ye. Barcía AAvarez y19978,: em>nSugr.yndERailroads/sm>.

4335/span>U-Zeuske eMR 19976 : "8958<elt l., deds N1996),: 131-149

4336/span>U    md 1997) : em>nNach elrcSkavesiei Grr dreblemae aerickaisschlrcPnst manzipctonisgesellschafte /em>, denmem>eCoiprantev,/em>.d7.1, Leipzig

4337/span>U    1997) : “Dieediskree eMacht elrcSkavesn. Zurcolitischen Praiczipctoni vovCAfrokbanalrn währndeee s kbanaischen Unabhängigkeitskriege cudeee r rsite oJahrnee r Republcaka(1895-1905)-einedregonalirGPerspektoe .<nNach elrcSkavesiei. Grr dreblemae aerickaisschlrcPnst manzipctonisgesellschafte /em>, dem>eCoiprantev/em>, d7.1:<32-98

4338/span>U   19978a :<"E scimarrn,ay9a sPuntsecun ca see Co 9gerra de 985 euba y898./em>.de mem>eRvisaande mInaans/em>, d 212: 65-84

4339/span>U  19978b : "Esurucuraas lmovd,szción eafroubana ey9olentesl yn Cunmem>ehntelrang /em>,yobanos:duentfuegos p1895-1906".eCostarcyendola cacion :luba yn el scambo de euglo /em>,eTimoomsde mAéricos/em>, d2:  63-116

4340/span>U  (n eendsa.: em>nEsurucuraas regonalir lmovd,szción eafroubana ey9razayn Cun/em>,nobanos:duentfuegosyntretdomonialey9Repúblcana(1895-1912)/em>, dMainz

Hautyde page
Noe de lfin/span>Ue/h2
i Lo sotro stabajoss9istoriografico,ssob eos le lO. Znaetti 19974 ,J. Naranjo 19975 ,J. NTorres 19975 y cc Ternández SSnadnconN1996)y c997)a prefeadas lala hciedad ,ay9as dmásdlo bles del . PSanaciaía, 19974y c9976b),J.CT SCorts y19975 ,JJ. Ibara d19975c ,JJ. Jame y19975 ,JJ. Opatrnýy19975 ,JL.. PPriz Jr.y19975 ,Jc Ternández SSnadnconN19968ley9b) yJ.G. Piqueras 19978a). Vermtamboé Co saliblografía yem>eE Caono .., 19965 ,J. Naranjo em>elt l., 19976 ,JJ. Stubbi em>elt l., 19976 ,JY elt l., 19978 yn I. Roldnd 19978 ,Cl ssxame ae la sPfuetesseubana eara ll saánliis cocialeie lF. Iges ia y19975 ,J co 9edolexón de RM.C elt l., deds N1996),,e. NAlmodóva ,Ccomp N1996) ,JM.C elt l., 19978 ,JJ.C Cayuela ,Ccorda. 19978 ,J.CT SCorts yem>elt l./am>, deds N19968., A.M. Frnández ecld. 19978 ye. Barcía AÁvarez y f. Naranjo ,Ccordas.N19968..
iiCnteinú hnace fnscrse qés tip de euciedad yna la iubana en el siglo XIX y, obre atodo,en el sltimo eculrt,eIdenlnga Amambosa/em>.
iii Deeo hem>eHitorio de luba /sm>.le mo GUnivrsifad ee CL Habana sól yoitamnsan Co 9liblografía
iv P.ra o Esscritoeobre al seclavitud ,alunque9sól yn eAéricos IyCp.ra na coranctriszción egneraleie lsuee saraolo Es luba pvermM.C elt l., 19975)hofrec lunXbuenmstuadole mo Gcustion dy9elonstarcyelars
v Ourscstudio dque9 br adc lpreblemasee sel1na cópica cpoc ynsule (azúcr.y enplavitud cn Cl scine) r ynlee CL PPriz 19979 BD larseCd-Rom/em>.
vi P.ra oaCrelnión spblenión -crecdiento leonómico ry ecionalidad pvermA.F NLo cadc19974y c9976) yJ.G9ueancheN1996) .AF.Gunzález 19978 ynxplcan o Eque9sabemo se Rell en eos liglo sXIX y pXX IyCF. Iges ia y19977., A.lartchena 19978 yeP NTornsrd 19978b) aaleizr Cl ssfcti,ee Co 9gerra
vii Sbre aioomatntci lelmo Gnplavitud cn Cl sr an Ccoonial ,alceptadolamcambo de eque9Epaño Amantuvies al 9r an Cn Co sadotnioer yde nplavis pvermC.NSaizPPrtoriy1996). P.ra o Esscritoeacerc lelmo Gnmigración ,cssaeia lentaecspañola ,Cl slrtículopmásdcompleo le ynlee C c Ternández SSnadnconN19967b.
viii Sbre aos dcausasae Co 9nmigración Española yverml stabajosse CB.NSánche NAlntso 19975);ynlee CS.PPrlazn,y19978 ye lcommendeo dfotmráfico,eUnmltimo .., 19968 acerc lelmo Guerhg diiagónyaluba maií cno yos le lP. Gómz y1996).ey9oorda. 1997), eVR EicoeS19976 yeA.M. Frnández y19977.yara las paparcranno ;mC.NYáñz 19975a) resecti, a ars
ix Deeorsptmas cmscianalas lg oubann, resectiivaentae,JJ.. Barlbnd 1997)bey9o pJ.L. Cruzd1996) ,JM.L elt l., 19963-74 ,J. M eMgracioer <., 19965 yJ.G. Parlbnd eea. 1997) reúnn Cmuchnsanaudios dobre alsrsp cotro sapecti,sasdielareo.mVermtamboé Co lglloión ofotmráfico eaitcadcpmasM.le lPaz AF.Guerra d19978
x P.ra l ss udio de copss ,Cobre alrspuaallanesan Cgnerale pvermB.NSnes sna 19975)
xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt malvermM. Llrdaé C1996));yara las puaallanesay9as dcntros dgalleg,s lCR Yáñz 19974b) yJCR XixireySypJ.R.BCauba :
xi tqéa d dunm saiadc lv> rmlass="peazoyyiuabitud c oc . (azúcr.y enpResecti, aopmásdcompem>nTmas /em.M. F earesy fl sPdiv lasseanvCJ sru noan Co 9"e fnsctoni" id="ftn11" hrnf="#bodyftn11">xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt mciedad yna la iubamci6)));yara Jeuske 199e.GP. Fas de lp9.<adadcUyiPes IX "xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt mo GUnivrsifad ee Cmo 6)))osse CB.NSánchcía AÁvarnde stol bana sye dués de lelmo : 33d12-rompem.Gunzáleem>eE 9Craib
xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt malunque9sól yn eAmal6))ynsule A.C tea.cdelmMaistoria 978 ye 19975) xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt m sel1na cópica cpm s>xynsulV78 ye lcommendeockagerra daións coba yll lglloión ,J. NTorres 19975 yaMaistoririszción S
ncpmaunzia sIy19975 . 1997) CM ) ,JMd dem>eE 9Craiye lcommenPy M L nTmas /siglo XIddcriis cdla ,Cl slrtículopmásdcomplea s nnaciaasuxi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt mnto leonómico ry mnt>xyosse No mnúm resecti, a spmásdcompemservia 89domion6) .AF as iuo.M. a GNiñn ,Cl slrtículopendniunzálars,N19són scb e ,JJ. Jame y ctedencia sdrecent,la (1eoyctión sav lass="puluyean Co 9vyta lmustur fpJ.R.Barcía ALóp lglloión la inno ,c cre y pdnean CrelnALóp lel1hace9vyiassCnxl,szci 19975a) rNeuske 19978a) y1996).ey9ooGrolsfcióPy M L xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt mn Cl sr an Ccooniamn >xyonalidad pvermA.112

em>noba yll clasd .mEauteón scb e ,JJ. Jame y ctedencia sdrecentAF.Guevoía, 1ye lcommen4 yeCh PSchmidt-Nowa9)pmásdcompem"nalir ". "rreo2) l. P. SáSzociia),: 179iblogra,Frnánden sru"ltott. PSanaciaí8ltimo n sl st mal7,sesing) iyy9azayn C) iHnxl,szci 19975
as lerenria s !-- xml:lfnsctoni" id="ftn11" hrnf="#bodyftn11">xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt m Española yverml m E>xyonnalidralrsptabv > 1am>,iv1-231xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt mresectiivaentae,JJmre6))vermBAvoía, .cdelmM yeP NEsuradIr-frvboía yem>eEd Iges deocka,J. M ,l,JM.lernández Sunzález 1rnánden sru"tott. PSa5aciaía, ltimo n sl st yy9azayn C)regund. a de eudio dipclaviesrem>, noyJ.G9ueandnchcía AÁval /emc Ternández SSnn80iiCnteinú hnace fnscrse qés tip de eucuaallanesan Cgnera2e pvvermB="filffcs997)bey9o aleu cre veden lper lglglo nlna,zd1 ándenhaustvasmtodav;s="per yn197 y, penimstudioindi.).iorts.M. Fasae sejnte 75 ce9vyi112

epdnean,z y199oo 9uerra Aa Norza,ay9as dmásdlo bles del . PSa8es, fM ascNAlntsoelmo : 3an,la dcsp uare cnsaveL lemn9975 glloión 996).ey9oorda: 3duentfuegosyntyePGbée wRssRo2)stscia 179e wr" di.G9ueandem>nTmas /em>, d12-13:,u.C as .M.unasrnaud-Tlli7895-.".ndemgobi

iiCnteinú hnace fnscrse qés tip de eucalvermM. Llrdaé C2996)xosse CB.NSánpem.exo Co sadotnin scass="texte" Sunzá,sesi9sabemo7culo dsnsscntei1997 dsnsscnteinucis="texte" SunzL Hoba pe CL debi .G9uea,ndez SSnadnconN8stscia sPuntrolelgna m18G. Cayuela ,Ccormpleoba-lielsculo CadEthe fuyCR Xixía, .ct de mInaans/em .Gunzález ,ll lglloión ,J. NTorres 19975,cb e ,JJ. Jame y1997>,lo .., 19965 ,J. ,JJ. Jame y ctedencia sdrecent.e fnsctoni" id="ftn11" hrnf="#bodyftn11">xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt 2ciedad yna la iuban296)xoosse CBAvoía, .clMaistor,plass="pen ,a rzez y f. NPlnoMa eynlpe larsxi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt 2o GUnivrsifad ee C2396)xooosse CBH Coorspuanriiszciáficey9o z P19978a).lanesay9as dcntros y19973 yeP NEsuradA.

965 ,J. 19975.,J. Narb eos drsens syn el sintc lelmo radA.ecti, a ars as iusm>, d25>eUnm6 ltimoDasDo"bogo Eque9sabemo seaigund. loriaavies o nnl1ha N1996). Naranjo p"peCL RM 88).<yy9buennTmas /emfendha us="t RM 88).<xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt 2alunque9sól yn eA2496)xoynsul9as dmásdlo bles del . PS8Libro IyXIX n eo heburgaiónym>.dSuplemeCo sadot eynlpe NSaizPPrd.GP. Fusiy A. GNi 1

einuecent2 tsxtdir="ltrE r obre a
o Gged97 Coorsmpleobamigr Marl dez SSndy19973 va> lelmo us="t ana sye ib
xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt 2 sel1na cópica cp2 s>xxynsulTyeP NEsu 215 (n eenjo yem>elan

e ls cc Terná9as dmásdlo bles del . PSa4o l199nalartq sintnaciaí8,cb eos drsens syn el sintidaciynxpese.dscs ll st xt y f. NPs nplaslli ncyem> 1Antaeaos daeaos l199nvareCC eE Caye CJ.C. C ey -
as totlez 1mpleobaS "so 9ecpmaunzia sninIsas /em>, d /p> acia20,y9oorda. 1997)ernánlem>. ste fnsctoni" id="ftn11" hrnf="#bodyftn11">xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt 2nto leonómico ry 26s>xxyosse CBVy19973 yeP NEsurads="pe974y. Acerc lelm aaley pXX IyCF. Iges ñnsaetaana yem>eEb 19974y c9976yo Gclffc telraciabana sye deCuaelrns y19975 ,JJResecti, aosuradIr-lass=vyias cob)r2) l. P. SáSiaavies torio IX n eo heo nnl1ha /div> as lmuj95-.;ulo Cair.larteo 1 996).ey9ooEng="frnoidt, unormpleoba oc75 . 19reiusm>,tó unorfunlraciabexte wRsnjo yy T anza s,Coofiunzsas.M. F"emP N1-23compem197-.".r mInaannJM.>eE 9Cra",rra d199eclavitaand8fespJ.R.Barcía ALópecausasta Cmuchncervfr-fr" dlavit ru"ó i7895-.".nd as lmuj95-.Co 9ellnt

l euj95smpleobamig.".nnjo ,C(Le tagnoGrolsfcióedunedextes pannycno s dsnss y199nd duti .M. Ftelel siglfo 9Crsndnoe"bodóp lcódi am>, de ey reg ascía " xmleentaecM CZeunl1hanez-i, a arsxi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt 2n Cl sr an Ccoonia27s>xxyonalidad pvermA.112

d .mEaute6yo Gclffcsáfic>.dSuplemib eEb las resimo .u y f. Nara=l1hpm sdole ncmlevatcafr-f yeP NEsu5 ,JJpróxdem>e

elt l.eE CstP"peCL RM :,,9orspuanridlnión sl st mal7,sesing) iyy9azayn C)vin Baps y19uerhr)., G Barc12"nobanos:l euentfuegosyntd> as ie974y c99Cretdomonialeylimine4y c99Co 9e"., d20 tuchasrnaud-Tllis="texte" ellnte"body">xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt 2 Española yverml 28s>xxyonnalidElnnaciaa

radA. elstáeía, oana lao m18aranjo yem>elam>, de 97 y, ass=l1arseG9ayuel l bamig.".n

., mpo

xi P.ra na crerpectiivadlo ble delmt 2resectiivaentae,JJ2996)xovermB/p> jnte 7aud-e965 ,as ñ

965 ,as ,965 ,8,cl eaydole m 6).enm>e sm>. ,N19situd cnn Ternández SSnao rie) r ,a rml-r mInaans/e.egon96).en eo he

no) CM sabahamod-V. St , de GNi. e"e fnsctoni" id="ftn3" hrnf="#bodyftn3">iii Deeo hem>eHitorio de luba /sm>.le mouaallanesan Cgnera3e pvvxsse CB.NSánchcie974y c99CyaMaistmcs997)beyeP NEsu 215 (n ;

as 9nd duti o eaitcadcpmasM.l, d20d e. Bs 19975 ud-Tllsopoc adncoernández SSnNPlnoMa ,z y19973 NPlYs/em>.dea yem>eEb) iesin-ent,lBctianayr>eUnm6 ltiJ.C CeUnm6 ;

plecaón srmasaa 1rnándeFeuske 199GuzmlPaz em>e,iaí8m>eE C;r2) l. P. Sasd .lioIges deockynxpese.dscs-Rmpolly1997 ayeErteo 1"e fnsctoni" id="ftn3" hrnf="#bodyftn3">iii Deeo hem>eHitorio de luba /sm>.le moalvermM. Llrdaé C3996)xxosse CBVy19973 yeP NEsuradPiqueras 19978a). V7
as F NLo cadciela ,oc -.Gunzález 1ynlpesrahacordasl ceang="fem>eE 9Craibelll9vyiassJ eJr.y19975 ,Jb)endnoe"body">965 ,8aC;r yeA.M. Fe lelm a ye.be fu="pendnoe"boadcpmasM.F Nim>nfic>vyiaa lass="pvin Bapdlli n as lma lzález ste fnsc#exte -->
Noe de lfin/span>Ue/h2
PoucMaisy19clerniv id=ndnoe"e fnsctoni" id="ftn1" hh3>Réfas tpaiéesyndfuam>, fn3ctoni" id="ftn1" hp> Ao h N19ass="pendnoe"f n lyNeez"> ,JJ. Jame yv lass=ndnoe"e lerimoouel19ass="pendnoe"f n lyNeez">"body">9Oruenondnoe"e fustvng>ibe L

Noe de lfin/span>Ue/h2

Auteursndnoe"e fnsctoni" id="ftn1" hh3>#ex 592">Ao h N19ass="pendnoe"f n lyNeez"> ,JJ. Jame yv lass=ndnoe"eoni" n3ctoni" id="ftn1" hppendnoe"dtícup4340/span>FR (n eend>Ao h N19 ,JJ. Jame yv lass=endnmoouel19"body">9Orueno (

Ue/h2 -59lifin/span>Ue/h2 -5 hrnf="#bodyftitle">#ex 57276dsa.: em>nEses>4340/spes>4 340/spes>>New h Brdio dico,<. NAl/em>,[Todyycti8éBarl]ndnoe"eonfnsctoni" id="ftn3" -5 hrnf="#bodyfiv lParu cnnstexteNu mI ME 9CrME 9Cs Nu mIclass=Al/ex 30464"e" lat di  "< leressain ,J. NTorre

,soni" in/span>Ue/h2 -59/lifin/span>Ue/h2 -59lifin/span>Ue/h2 -5 hrnf="#bodyftitle">#ex 57269dsa.: em>nEses>4340/spes>4 340/spes>>MJame ympleo CÁnged=, Mer lan F 9edol, maiís 9ueltRs> cp> e eaydBdls9, de="ltr"rolsfci,rE r obre a-fr" dir="ltr" xm (Co iv> Poss9eNu mIc)le200e,ia57 p.nimapemibíndicod Acerc lo XX:e. Barcía.oni" ass="pendnoe"fullTody">[Todyycti8éBarl]ndnoe"eonfnsctoni" id="ftn3" -5 hrnf="#bodyfiv lParu cnnstexteNu mI ME 9CrME 9Cs Nu mIclass=Al/ex 30464"e" lat di  "< leressain ,J. NTorre

,soni" in/span>Ue/h2 -59/lifin/span>Ue/h2 -59lifin/span>Ue/h2 -5 hrnf="#bodyftitle">#ex 59e pE" la etiogdion /eÚ>,N19si2) m>,pdlly t/em>, d1su 215 (n eenvyiS n l ss ud oni" ass="pendnoe"fullTody">[Todyycti8éBarl]ndnoe"eonfnsctoni" id="ftn3" -5 hrnf="#bodyfiv lParu cnnstexteNu mI ME 9CrME 9Cs Nu mIclass=Al/ex 30465">

Ue/h2 -59/lifin/span>Ue/h2 -59lifin/span>Ue/h2 -5 hrnf="#bodyftitle">#ex 375dsa.: em>nEses>4340/spes>4 340/spes>>aclasaiy Ao,pvesasta Cufcióed A=l1hpm sdolelass=AlG Ba 3,seara lnu4tr"rolsfci,rxte" lang="i, aes d9Ortizle2001le184lpeglrnsíndico, ilustanaudios yco 976 ,J,ecpm96)) i Bs 19975.oni" ass="pendnoe"fullTody">[Todyycti8éBarl]ndnoe"eonfnsctoni" id="ftn3" -5 hrnf="#bodyfiv lParu cnnstexteNu mI ME 9CrME 9Cs Nu mIclass=Al/ex 30464"e" lat di  "< leressain ,J. NTorre

,soni" in/span>Ue/h2 -59/lifin/span>Ue/h2 #ex 593">imoouel19ass="pendnoe"f n lyNeez">"body">9Oruenondnoe"e fi" n3ctoni" id="ftn1" hh4>Aiv id=, 19.íanteuteur n4" hrnf="#raicole-59ulpendnoe"dn ,ma slfin/span>Ue/h2 -59lifin/span>Ue/h2 -5 hrnf="#bodyftitle">#ex 59e pE" la etiogdion /eÚ>,N19si2) m>,pdlly t/em>, d1su 215 (n eenvyiS n l ss ud oni" ass="pendnoe"fullTody">[Todyycti8éBarl]ndnoe"eonfnsctoni" id="ftn3" -5 hrnf="#bodyfiv lParu cnnstexteNu mI ME 9CrME 9Cs Nu mIclass=Al/ex 30465">

Ue/h2 -59/lifin/span>Ue/h2

Noe de lfin/span>Ue/h2
Droit e’euteur noe"e fnsctoni" id="ftn1" han#exrel ce wr"ss=" http://ine4eblecommmoo.org/e wr"sss/by-nc-nd/4.0/ laimgLe t="L wr" a-ne4eble mmoo" style="ud cer-width:0" src https://i.ine4eblecommmoo.org/e/by-nc-nd/4.0/88x31.png" /e fi" br /e ss="pa.:ns:dct http://purl.org/dc/terms/"amin3d12ye"dct:title">Nu mI eE 9CrmE 9Cs nu mIclanoe"e lst:di eàouerposv dio .rmn eenvyi#exrel ce wr"ss=" http://ine4eblecommmoo.org/e wr"sss/by-nc-nd/4.0/ ll wr" a-ne4eble mmoo Attribuuba len d'Utilisauba melavie len deicod), a uba 4.0 I7895n uba varea>.:lan#exte -->
mairtoni" ss="pendnoe"ceang="ond> noe"e exrev="olevlxte --> Plevlx 59e title="E" la etiogdion /eÚ>,N19si2) m>,pdlly t/em>, d1su 215 (n eenvyiS n l ss ud ">Dn ,ma Jprécéela oni" ss="pendnoe"ceang="ond> noe"e exrel cnody"xte --> Nody"x 6m Estitle=""rootm>,XX:e. Barcía ye CJ.C. Cindí Acnria s hiapem">Dn ,ma Jsuiyy Toni" .navEntit no bottom!-- # main!-- #  #añna 2llass="pss hidela">"bvig uba fn1> 2llass="pss<" span clavEnt <>"pss2llass="psscthnscIem>x fnsc"pss2llass="psscthulc"pssct2llass="pssctonilif/ex 30448">Auteursndi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 2 s>Motbamiésndi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 30441">Gérre

,ndi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 30439">ihronm sd m>,ndi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 3044e pIem>x thém ubm>,ndi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex G. Cx.html?ssct=yearsd>Aonéesndi" lif"pssHautyde#lavEnt !-- 2llass="pss<" span clavIsoues>>a6">Hautyde#lavIsoues!-- 2llass="pss<" span clavColl "pss2llass="psscthnscRubr m>,sonnsc"pss2llass="psscthulc"pssct2llass="pssctonilif/ex 30462">Débatsndi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 30463">Qlmustmoo 19.tempJJprésla oni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 6045e" Ico 9os:démoi5-.Clersmoondi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 30467">imllom>,soni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 30464"e" lat di  "< leressain ,J. NTorre

,soni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 30468">Extm>it ee thès,soni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 30473">Guimo uu .1:<.1:ur agdion n Thooni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 62409">L15 s!- No séesynba s s,iels agdion n Thosndi" lif"pss ss="pa.: em>nEsur>4340/span"cPrésla uba lernormn e rr" xmndnoe"e fi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 65645"> ss="pa.: em>nEsur>4340/span"ccod ión ’évalu uba fnoe"e fi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 3075e" ss="pa.: em>nEsur>4340/span"cRedtelracia fnoe"e fi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 57285"> ss="pa.: em>nEsur>4340/span"cRéfas tpama J fnoe"e fi" lif"pss,s Nu mI ME 9Cr2001-2010 1e iopom>, fnsc"pss2llass="psscthulc"pssct2llass="pssctonilif/ex 579mre6Nu mI ME 9CrAon> airt 2010 - Une 216-eon>e agdion n Thoeynlpigneoni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 30465">

,s s s,iels weboni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 3046re6Mémoi5-.Cenv'agdion n Tmeoni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 30470>>MJtdioaux s s,éminairtsoni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 30471" Ico 9oeynlmouvama oni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 30472">V eoni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 171" Exposv dios virtón tsoni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 18n296C1895-.Cenvoysctoni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 300"> thèrusurae Auteurs uu

ss="pa.: em>nEses>4340/spes> siglactsndnoe"e fustvng>oni" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex 3577"> ss="pa.: em>nEsur>4340/span"ccla ,ios iégLesrlerir mndnoe"e fi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex http://joucáls.opendiv dio.org/nu mIeE 9C?ssct=ina rml dios">Polit m>,s s sv lass=uba fi" lif"pssHautyde#lavColl Ha 2llass="pss<" span clavNewslet895 <>"pss2llass="psscthnscLet85-.C’ina rml dioonnsc"pss2llass="psscthulc"pssct2llass="pssctonilif/ex http://joucáls.opendiv dio.org/nu mIeE 9C/?ssct=let85-"cLet85- s sNu mI ME 9C fi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex http://newslet895.opendiv dio.org"cLa Let85- s’OpenEiv dio fi" lif"pssHa 2llass="pss<" span clavLogo <>"pss2llass="psscthnsxte --> hidela">Aff ldr laimgLe t="Logo "’ÉCo iurae heutes étud9oeynlsunana".n

src don nnexe/ co 9/63711/logo-ehess.png" width 65" eight 63" /e fi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex http://www.cnrs.frEstitle="

, laimgLe t="Logo

, src don nnexe/ co 9/63712/logo-cnrs.png" width 56"x eight 56"x/e fi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex http://www.doaj.org"stitle="Dirtcicy of open teless joucáls laimgLe t="Logo Dirtcicy of open teless joucáls src don nnexe/ co 9/63713/logo-DOAJ-small120.png" width 1cuaa eight 26"x/e fi" lif"pssct2llass="pssctonilif/ex http://joucáls.opendiv dio.org/Estitle="Pde eia ud-revu9oeynlSunana".nhumain-.Clersmp> laimgLe t="OpenEiv dio Joucáls src co 9s/logo-revu9o-org.png" /e fi" lif"pssHa2llass="pi6">Hautyde#lav , 1626-0252:lan 2llass="pssPaps uu ,ieloni" – /ex 357e" sstvng> ss="pa.: em>nEses>4340/spes> siglactsndnoe"e fustvng>oni" – /ex 3577"> ss="pa.: em>nEsur>4340/span"ccla ,ios iégLesrlerir mndnoe"e fi"  – /ex http://joucáls.opendiv dio.org/nu mIeE 9C/?ssct=back E>Flux s s,yndicauba fi" an 2llass="pssNouledhdioios à OpenEiv dio Joucálsoni" – /ex http://www.lodel.org/E>Éd i avec Lodeloni" – /ex http://joucáls.opendiv dio.org/nu mIeE 9C/lodel/E>Accès réslrvé fi" an2llass="pi6">Hautyde#foo895!-- # w , y.js>>a6ícup< 2llas<ícup< typee"body/javaícup< src js/commmo.min.js>>a6ícup< 2llas<ícup< typee"body/javaícup< >// ustAiv id=: { ialustana6ícup< 2llas<ícup< typee"body/javaícup< src js/fancybox/jm>, y.fancybox-1.3.1.pack.js>>a6ícup< 2llas<ícup< typee"body/javaícup< src js/div id=.min.js>>a6ícup< 2llas<ícup< typee"body/javaícup< >//, y(dn ,ma ).ready(funl, y.ajax({ a,ync:lanue, url: "596?a rml =aisydby&340/sfr&norlecrdurl=1", sueless: funl, y( ' quotauba ' ).after(-retucedDataCisydby ); jQ>, y( ' shde cuasvi[ s i RM fi"' ); jQ>, y( ' aisydby li' ).css( " JagiC","1em uaa); } } }); llas}); //]]>a6ícup< Piwik!-- 2llas<ícup< typee"body/javaícup< >llasa ,9_paq = _paq || []; llas// tanak,. 1ethods iike "setCustomDri,nsba /sshduld bads=aled baa re "tanakPo 9View" llas_paq.push(['setCustomV eble', 1, 'Domain', dn ,ma .domain, 'ssct']); llas_paq.push(['enePleCrossDomainLinking']); llas_paq.push(["setDn ,ma Title", dn ,ma .domain + "/Es+ dn ,ma .title]); llas_paq.push(['tanakPo 9View']); llas_paq.push(['enePleLinkTanaking']); llas(funl>a6ícup< 2llas<ícup< typee"body/javaícup< src https://staubc-oeVR .opendiv dio.org/js/jm>, y.jsonp-lr<9s-.min.js>>a6ícup< 2llas<ícup< typee"body/javaícup< >a llasjQ>, y(dn ,ma ).ready(funlsig"fr- fi"'); llas"ppppppp"ppp$.ajax({ llas"ppppppp"ppp type: "GET", llas"ppppppp"ppp url: "596?a rml =pdfepub&norlecrdurl=1", llas"ppppppp"ppp sueless: funl ('tou , y(dn ,ma ).ready(funlEiabaursuiyy T vop e n vig uba lsur co ,iel, voulecoer ez l'utilisauba e" elokie steex \ http://www.opendiv dio.org/6540\">Eiasavoir plusoni" noe"e ss="pendnoe\"closecookienziat\"" noe"e"). ttr("id>, "cookienziat"). ); $("a,.closecookienziat").click(funl"pss2llass=hrnf="#bodyfopendiv dio" "pssct2llasass=hrnf "pssctssct2llasass=s=hrnf="#bodyffirst" asass=s=hex http://www.opendiv dio.org">OpenEiv dio fi"asass=s=hulpendnoe"subma u n v-toggle-shdw" "pssctssctssctssct2llasass=s=s=s=hlif"psscts=s=s=hnoe"eOpenEiv dio Bookclanoe"e psscts=s=s=hulc"psscttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppilif/ex http://books.opendiv dio.org lass="pendnoe"bitle">OpenEiv dio Bookclanoe"eLivr9oeynlsunana".nhumain-.Clersmp> fi" lif"psscttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppilif/ex http://books.opendiv dio.org/SypJ.og>, lLivr9o fi" lif"psscttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppilif/ex http://books.opendiv dio.org/v lassh95 <>Éiv eursndi" lif"psscttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppilif/ex http://books.opendiv dio.org lEiasavoir plusoni" lif"psscts=s=s=h/ulc"psscttttt lif"psscts=s=2llasass=s=s=s=hlif"psscts=s=s=hnoe"eOpenEiv dio Joucálsonnoe"e psscts=s=s=hulc"psscttttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppilif/ex http://joucáls.opendiv dio.org lass="pendnoe"bitle">OpenEiv dio Joucálsonnoe"eRevu9oeynlsunana".nhumain-.Clersmp> fi" lif"psscttttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppilif/ex http://www.opendiv dio.org/SypJ.og>,-joucáls lL di v>,soni" lif"psscttttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppilif/ex http://joucáls.opendiv dio.org/6438 lEiasavoir plusoni" lif"psscts=s=s=h/ulc"psscttttt lif"psscts=s=2llasass=s=s=s=hlif"psscts=s=s=hnoe"eC ndaonnoe"e psscts=s=s=hulc"psscttttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppilif/ex http://c nda.org lass="pendnoe"bitle">C ndaonnoe"eAnnona".n,soni" lif"psscttttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppilif/ex http://c nda.org/sea<.1E>AccéiGueux annona".oni" lif"psscttttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppilif/ex http://c nda.org/about lEiasavoir plusoni" lif"psscts=s=s=h/ulc"psscttttt lif"psscts=s=2llasass=s=s=s=hlif"psscts=s=s=s=s=hnoe"eHypoth&80Hypoth&80,-">iii,urae c1895-.oni" lif"psscttttttttttth/ulc"psscttttt lif"psscts=h/ulc"pssct96">Ha tttttttttt llas"ppppphrnf="#bodyfndnt n v-toggle-shdw" "pssctssctssct2llass="psscthulpendnoe"subma u" "pssctssctssctssct2llasass=s=s=s=hlif"psscts=s=s=hnoe"eLet85- & nziatesonnoe"e psscts=s=s=hulc"psscttttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppilif/ex http://newslet895.opendiv dio.org"cass="pendnoe"bitle">Let85-onnoe"eS'abonnGue&a0Aziates & nbonnGma sonnoe"eAccéiGueumservia:oni" lif"psscttttttth/ulc"psscttttt lif"psscts=s=2llasass=s=s=s=hlif"psscts=s=s=hex http://www.opendiv dio.org/14043">OpenEiv dio Freemium fi"asass=s=tt lif"psscts=h/ulc"pssct"psscts=s=2llasass=s=s=hrnf="#bodyfapign-right" "pssctssctssctssct2llasass=s=s=s=hformiaavon="//sea<.1.opendiv dio.org/" 1ethod="get" "pssctssctssctssctssct2llasass=s=s=s=s=hfieldsetf"psscttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppi">Ha tttttttttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppppiinput neez="q" typee"body" /e llas"ppppppp"pppppppirnf="#bodyfsea<.1-choia:" "pssctssctssctssctsscttttttttttttttttttt llas"ppppppp"pppppppppiinput typee"ndnio/sm>.lth-joucálndnio/sneez="ul" value http://joucáls.opendiv dio.org/nu mIeE 9C" .1:cke>.l.1:cke>" /e llas"ppppppp"ppppppps=hlabel9CBa.lth-joucálndnio/>cnnstpecaus>, flabel" br/" br/"ctssctttttttttttttttttttiinput typee"ndnio/sm>.lopendiv diondnio/sneez="ul" value " /e=hlabel9CBa.lopendiv diondnio/>cnnstOpenEiv dio flabel"cttttttttttttttttttti6">Ha ttttttttttctssctssctssctsscttttttttttttttttttt llas"ppppppp"ppppppp ie mE ie m-sea<.1E>Ha ttttttttttttttttcti6">Ha tttti6">Ha tti6">Ha i6">Ha tttt2llass=hrnf="#bodyfañnaxt n v-toggle-shdw" "pssct2llass="pi" spendnoe"bitle-shar:" "pssctssctss llas"ppppphulpendnoe"subma u" "pssctssctssctssct2llasass=s=s=hlipendnoe"bg-lavd> as"ppppppp"pppppppTi85- :i6"tf"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"d>Nu mI eE 9CrmE 9Cs nu mIcla"d>"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"d>Nouvaumscnteiscnteso 9uvaux!- New World New Worldcla"d>"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"t>erie"bf :i6"tf"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"d>"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"ppppppps=hppendnoe"accro.1:"eRevu9 s',J. Nirt ess="psunana".n

lsur lAmér m>,s essleiscnte ibér m>, an la"d>"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttla"la ttttttttttctssctssctssctssct lif"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s=hlif"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="pi"la ttttttttttctssctssctssctssctttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"t>eiv eur :i6"tf"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"d>Mcntesoogdion incla"d>"pssctttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"t>Sup de :i6"tf"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"d>Éesyndfuam>, f"d>"pssctttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"t>E ISSNi:i6"tf"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"d>1626-0252:l"d>"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttla"la ttttttttttctssctssctssctssctct lif"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s=hlif"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="pi"la ttttttttttctssctssctssctsscttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"t>Acc&e0Open teless Freemium f"d>"pssctttttttttttttttttttttttttttttttla"la ttttttttttctssctssctssctssctctct lif"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s=hlifhex //www.opendiv dio.org/101>>Voir pe rpeico dnnstpads=iy.og>,uOpenEiv dio fi" lif"pssctttttttttttttttttttttttttctssctssctctct ula ttttttttttctss lif"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=hlipendnoe"bg-lav ndnt"fttttttttttttttctssctssctctct uoe"eDOI / Réfé tpasonnoe"e psscts=s=s=s=s=ssctssctctct ula ttttttttttctssctssctssctsscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s=hlif"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="pi"la ttttttttttctssctssctssctsscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"t>DOI :i6"tf"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s="p"pi"d>10.4000/nu mIeE 9C.noe f"d>"pssctttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttla"la ttttttttttctssctssctssctssctctct lif"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s=hlifhexendnoe"ifreezlx 596?a rml =aisauba /cCisy19clete réfé tpa fi" lif"pssctttttttttttttttttttttttttctssctssctctctllasass=s=s=s=s=h ula ttttttttttctsss=s=s=s=h lifh /DOI / Réfas tpas!-- "psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=hlipendnoe"bg-lav ndnt"sm>.ldlLinks"" lif"pssctttttttttttttttttttttttttctssctssctctctllasass=s=s=s=s=====================================================================================================================================2llasass=s=s=hlipendnoe"bg-lav ndnt from-seez-lashor" "pssctssctssctssctsscttttttttt uoe"eDu mêanteuteur noe"e psscts=s=s=s=s=ssctssctctcttttt ula ttttttttttctssctssctssctsscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt2llasass=s=s=s=s=hlif"psscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt uoe"eAiv id=, 19.êanteuteur cnnstpecaus>, fnoe"e psscts=s=s=s=s=ssctssctctcttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt ula ttttttttttctss2llasass=s=s=s=s="p"pilifhss="pendnoe"neez">Ao h N19 ,JJ. Jame yv lass=onnoe"e ula ttttttttttctssctssctssctsscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"ppp pppppphlipendnoe"bitle">tttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt#ex 57276d>New h Brdio dico,<. NAl/em>,tttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt#ex 5726re6MJame ympleo CÁnged=, Mer lan F 9edol, maiís 9ueltRs> cp> e eaydBdls9, de="ltr"rolsfci,rE r obre a-fr" dir="ltr" xm (Co iv> Poss9eNu mIc)le200e,ia57 p.nimapemibíndicod Acerc lo XX:e. Barcía.tttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt[Todyycti8éBarl]tttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt#ex 59e pE" la etiogdion /eÚ>,N19si2) m>,pdlly t/em>, d1su 215 (n eenvyiS n l ss ud tttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt[Todyycti8éBarl]tttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt#ex 592">Toulaesm>.xhosndi" lif"pssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssssss ula ttttttttttctss lif"psscttttttttth ula ttttttttttctsss=s=s=s===================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================================2llasass=s=s=s=s="piula ttttttttttctss2llasass=s=s=s=s="p"pilifhss="pendnoe"neez">nmoouel19"body">9Oruenoonnoe"e ula ttttttttttctssctssctssctsscttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt llas"ppppppp"ppp pppppphlipendnoe"bitle">tttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt pppppphex 59e pE" la etiogdion /eÚ>,N19si2) m>,pdlly t/em>, d1su 215 (n eenvyiS n l ss ud tttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt[Todyycti8éBarl]tttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttttt.xh=La+

+de+Cuba%2C+1868-1914.+A de udio d+ 215 (n +y+persp twit895 but h -w +de+Cuba%2C+1868-1914.+A de udio d+ 215 (n +y+persp +de+Cuba%2C+1868-1914.+A de udio d+ 215 (n +y+persp Ha tttttt2llass="pi" spendnoe"apign-right" "pssctssctss llas"ppppphrnf=m>.llashd4ea>>a6">Ha tti6">Ha a6">Ha tt2llass=hbut h endnoe"ie mE ie m-lavd> fbut h a tth [if lyycIE 9]f"psscts=s=2llasashlinkxrel cstylesheey"x https://staubc-oeVR .opendiv dio.org/openr.y1e/css/ie_openr.y1e.css"a tth [/emif]-- # 2llas