Navigation – Plan du site
¿Derechas peronistas? – Coord. Humberto Cucchetti
Mariana Pozzoni

“Leales” y “traidores”: La experiencia de disidencia de la Juventud Peronista Lealtad (1973- 1974)

"Loyalists" and "traitors": The experience of dissent of the Loyalty Peronist Youth (1973-1974)
[03/06/2013]

Résumés

Entre fines de 1973 y principios de 1974 la Tendencia Revolucionaria del Peronismo se vio atravesada por un proceso de disidencias internas que tuvo, como una de sus expresiones principales, la conformación de la Juventud Peronista Lealtad (JP Lealtad). El punto de inflexión que aceleró la fractura fue el asesinato del secretario general de la CGT, y pilar del Pacto Social promovido por Perón, José Ignacio Rucci. El hecho, presuntamente efectuado por Montoneros, fue interpretado por algunos militantes como una muestra inaceptable de desafío al líder.

El propósito de este artículo es analizar la constitución de la agrupación, los militantes que la nutrieron, las marcas e ideas que la caracterizaron, y el impacto que la ruptura tuvo en los frentes más importantes de la Tendencia Revolucionaria. Para ello se ha reparado especialmente en la voz de los protagonistas, a través de 27 entrevistas realizadas a ex militantes o afines de la agrupación. Los testimonios recogidos permiten recuperar las percepciones y las sensaciones propias de los actores y dan cuenta de la existencia de otro relato heroico, el de los “leales”, que le reconoce a la JP Lealtad la virtud de “haber salvado vidas”.

Haut de page

Texte intégral

“No faltará un opinador independiente que parafraseando a los represores, diga: “si están vivos por algo será”. Ese es otro karma que cargamos todos los sobrevivientes, el sentimiento de culpa. Culpa los que nos quedamos en el país y sobrevivimos; (…) culpa los que fueron al exilio y sobrevivieron; culpa los que fueron a la cárcel y no a los centros clandestinos; culpa los que fueron chupados y luego liberados; culpa los que fueron torturados y hoy gozan de salud; culpa los que no soportaron la tortura e igual murieron; culpa los que murieron últimos porque algo hicieron para vivir unos meses mas; culpa de los que hablaron por no soportar la tortura…”

Aldo Duzdevich

Introducción

  • 1 Entre los trabajos vinculados al ERP ver Seoane, M., Todo o nada. La historia secreta y pública de (...)

1La cita precedente pertenece a un ex militante de la Unión de Estudiantes Secundarios de Pergamino quien, a principios de 1974 se incorporó a la Juventud Peronista Lealtad (JP Lealtad), impulsado por el cura Jorge Galli con quien mantenía un fuerte vínculo en torno a la militancia. Su reflexión sirve como punto de partida para el análisis de una agrupación que ha sido, hasta hace poco tiempo, relegada en los estudios académicos, frente a la centralidad que adquirieron organizaciones guerrilleras como el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y Montoneros.1 Aquí se cree, además, que el baldón de traición al proyecto revolucionario que recayó sobre la JP Lealtad, constituye otra de las razones por las cuales no ha despertado el interés de los especialistas.

2La agrupación se conformó como consecuencia de una serie de desprendimientos que atravesaron la Tendencia Revolucionaria del Peronismo entre septiembre de 1973 y mayo de 1974. Los motivos que la originaron se fundaron en el rechazo de la continuidad de la lucha armada en el marco del gobierno peronista, la crítica al accionar de la Tendencia Revolucionaria cada vez más distanciada del “sentir popular” y, especialmente, el apoyo incondicional a la conducción y al liderazgo de Juan D. Perón.

3El asesinato de José Ignacio Rucci, Secretario General de la Confederación General de Trabajadores (CGT) y uno de los pilares del Pacto Social propugnado por el líder, el 25 de septiembre de 1973, fue el punto de inflexión que aceleró la disidencia. El hecho fue llevado a cabo por Montoneros dos días después que aquel fuera elegido presidente de los argentinos por tercera vez en la historia nacional.

  • 2 Ver Pozzoni, M., “Los orígenes de la Juventud Peronista Lealtad: los “soldados de Perón” (1973- 197 (...)

4El análisis crítico de la prensa, los documentos de militancia y las fuentes testimoniales, han permitido sostener en un trabajo previo que los debates originados en el seno de la Tendencia Revolucionaria fueron a priori gestados como una opción racional en su momento de mayor auge y no a posteriori, como defección a Montoneros –agrupación que la hegemonizaba hacia 1973–. Se planteó, además, que esos debates hundían sus raíces en la conformación del nucleamiento en 1972 y que fueron los cuadros de mayor trayectoria dentro del Movimiento –especialmente aquellos que provenían de la Resistencia Peronista o que estaban vinculados a referentes de la misma- quienes estimularon las discusiones e impulsaron, principalmente, la JP Lealtad.2

  • 3 Por cuestiones de espacio, se han dejado de lado aspectos como las publicaciones vinculadas a la JP (...)
  • 4 Agradezco especialmente a Norberto Raffoul, Rodolfo Beltramini y Aldo Duzdevich, la confianza que d (...)

5El propósito de este artículo es retomar esta línea de investigación y avanzar en el análisis de la constitución de la agrupación, los militantes que la nutrieron, las marcas e ideas que la caracterizaron, y el impacto que la ruptura tuvo en los frentes más importantes de la Tendencia Revolucionaria.3 Para ello se ha reparado especialmente en la voz de los protagonistas, a través de 27 entrevistas realizadas a ex militantes de la agrupación, o a quienes compartieron algunos de sus supuestos fundamentales aunque decidieron no pertenecer formalmente a la misma. Los testimonios recogidos permiten recuperar las percepciones y las sensaciones que éstos tuvieron acerca de la experiencia y dan cuenta de la existencia de otro relato heroico, el de los “leales”, que le reconoce a la JP Lealtad la virtud de “haber salvado vidas”, al posibilitar un anclaje de militancia alternativo en un momento en que la confrontación política todavía no había alcanzado los niveles que la caracterizaron luego de la muerte de Perón, que condujo a una espiral represiva cada vez más intensa.4

  • 5 Sobre los sobrevivientes de los centros clandestinos de detención ver Calveiro Pilar, Poder y desap (...)

6El trabajo se inscribe en la línea de un conjunto de estudios publicados en los últimos años, cuyo aspecto común está dado por haber puesto la lente en aspectos de la militancia que contribuyen a tensionar los relatos dominantes sobre el período transcurrido entre fines de los ’60 y principios de los ’70. La difusión de documentos hasta entonces desconocidos y la circulación de trabajos sobre experiencias militantes que escapan a la “leyenda heroica montonera”, contribuyeron a fomentar el debate sobre aquellos años. Entre los últimos se destacan los estudios sobre los sobrevivientes de los centros clandestinos de detención, los exiliados, los de otras agrupaciones militantes dentro del amplio arco ideológico peronista, y las historias de los “hijos” de desaparecidos con minúscula que tienden a tener una visión crítica acerca del compromiso político y accionar de sus padres, diferenciándose de los que integran la organización H.I.J.O.S.5

“La conducción de Montoneros es Perón”: la ruptura

  • 6 Entrevistas de A. Duzdevich a Roque Capuccio (s/d), Raúl Comolli (s/d), Rita Di Prinzio –compañera (...)
  • 7 Testimonio de A. Duzdevich (s/d).

7 Los orígenes inmediatos de la ruptura de la JP Lealtad están ligados al Congreso regional que tuvo lugar en el Club Sportivo Baradero, el tres de febrero de 1974. Impulsado por el cura Jorge Galli, Eduardo “Negro” Moreno y Patricio Jeanmaire, tenía como objetivo dar estado público al distanciamiento respecto de la JP Regionales y de Montoneros.6 Luego de algunos incidentes protagonizados por un grupo de militantes que pretendió frustrar el encuentro, se redactó una declaración que criticaba la voluntad de la Conducción Nacional de “darse un proyecto propio al margen del proyecto estratégico de Perón” y lanzaba la consigna de “recuperar la JP para el único líder elegido por el pueblo argentino”.7

  • 8 Clarín, Buenos Aires, 1-2-1974, p. 16 y 17. Invancich, N., Escritos peronistas. Buenos Aires, Sudam (...)

8El Congreso contó con la presencia de representantes de la presidencia que siguieron con atención los acontecimientos y una copia del documento le fue entregada al propio Perón. Cabe mencionar que en enero del mismo año, el líder había estimulado una serie de encuentros con los distintos referentes juveniles del FREJULI, conocidos como “las reuniones de los jueves”, con el propósito de “reencauzar” a la juventud, y que la negativa de los dirigentes de la izquierda peronista a asistir a las mismas constituyó uno de los elementos que abonaron la disidencia.8

9A partir del encuentro de Baradero, los mencionados Galli, Moreno y Jeanmaire emprendieron una vertiginosa recorrida por las ciudades de la provincia de Buenos Aires y de otras provincias buscando la mayor cantidad de adhesiones a la fractura. En este contexto, el 14 de marzo de 1974 se oficializó la existencia de la JP Lealtad, mediante una solicitada dirigida al “Pueblo Peronista” y titulada “La conducción de Montoneros es Perón” que fue publicada en el diario Clarín (p. 12). Allí se criticaba nuevamente el enfrentamiento de Montoneros con Perón que había llevado a los primeros a competir por la hegemonía del Movimiento y perder la perspectiva del lugar que los jóvenes debían ocupar como “cuadros auxiliares” de la conducción estratégica. Asimismo, se rechazaba el esquema que, a entender de los “leales”, anteponía un socialismo dogmático a la experiencia, la voluntad y la conciencia del “pueblo peronista”, único actor capaz de señalar el camino auténticamente argentino hacia la “Liberación”.

10En este contexto, las columnas de Capital Federal, Oeste (Gran Buenos Aires) y Nordeste (provincia de Bs. As., ex Columna Artigas), junto con unidades básicas de las columnas Sur y Norte (ambas del Gran Bs. As.) resolvían desconocer a la Conducción Nacional de Montoneros por ser la responsable directa de las modificaciones inconsultas de la Línea Político- Militar, apoyada sobre sectores recién incorporados al Movimiento y a la Organización; reafirmar la conducción de Perón; y convocar a todos los peronistas a ampliar la organización “en la lealtad y participación activa en la defensa del Gobierno del Pueblo”. Para ratificar esta vocación de apoyo al conductor, firmaban la solicitada como “Montoneros. Soldados de Perón”. Quedaba así públicamente oficializada la conformación de la JP Lealtad.

La JP Lealtad: ideas, referentes, posibilidades

  • 9 Cabe destacar que, en este sentido, compartían el relato fundacional de la izquierda peronista que (...)
  • 10 Es preciso subrayar que el planteo era “enterrar las armas, no entregarlas”. La idea dominante era (...)
  • 11 “Esta es nuestra historia”, documento de la JP Lealtad, S/F, Archivo privado de Roberto Baschetti. (...)

11Las principales ideas de la JP Lealtad pueden verse en uno de los pocos folletos que circularon, titulado “Esta es nuestra historia”. Mediante una serie de imágenes, los miembros de la agrupación realizaban un recorrido por los hitos de la historia del peronismo que –consideraban- habían culminado en su aparición. En primer lugar, anclaban sus raíces en la tradición de lucha del Movimiento que se inició con la Revolución “fusiladora” y el exilio de Perón, y que generó el marco de descontento propicio para el nacimiento de una juventud orientada a cumplir con el “mandato histórico del pueblo: luchar por la vuelta de Perón”.9 En el relato, esta juventud aparecía como una de las protagonistas del proceso que, bajo la conducción “totalizadora y revolucionaria” de Perón, comprendió las grandes huelgas, movilizaciones populares y el accionar de las “formaciones especiales”. Gracias a estas acciones y luego de 18 años de resistencia, se había producido el retorno del “conductor”, pero “la traición anidaba en las filas del movimiento” -sostenían los redactores-, representada por los culpables de que se frustrara el reencuentro físico con Perón en Ezeiza, impulsores de proyectos distintos al del general Perón y protagonistas de una “batalla campal” que ponía en peligro el proceso de liberación real conducido por el líder.10 Ante esta situación, la JP Lealtad nacía como punto de partida de un renovado proceso de discusión dentro de la JP, como defensora de la LEALTAD A PERÓN Y A SU PROYECTO.11

  • 12 Esta percepción es recuperada también en los testimonios de los “leales” que recuerdan lo ocurrido (...)

12A partir de la síntesis anterior, se observa que la recuperación del retorno frustrado de Perón en Ezeiza fue considerado por sus contemporáneos como un momento destacado para el quiebre que, luego de unos meses, dio origen a la agrupación.12 Asimismo, se deduce que el núcleo identitario del sector estuvo dado por la contraposición respecto de un otro al que se ubicaba en el bando de los “traidores”: al líder del Movimiento y al “pueblo” que aún le era fiel. Este otro, representado implícitamente por los miembros de la Tendencia Revolucionaria, reunía a “aquellos que defendiendo intereses de círculo, desconocieron una de nuestras ’20 verdades’ (‘el justicialista trabaja para el Movimiento. El que en su nombre sirve a un círculo o a un hombre o caudillo, lo es sólo de nombre’)”. Se repetían en el volante las consignas de “lealtad y participación” presentes en la solicitada de la ruptura impulsada desde la segunda sección electoral de la provincia de Buenos Aires.

13En relación a los referentes de la JP Lealtad, para algunos entrevistados, Galli, Moreno y Jeanmaire aparecen como líderes indiscutidos en este proceso. Los tres eran militantes de larga trayectoria peronista, estuvieron vinculados a la Resistencia y su experiencia tuvo una importancia sustantiva –como se ha visto- al momento de impulsar la ruptura. Un repaso sintético por los aspectos más importantes de su devenir da cuenta de ello.

  • 13 Ver Touris, C., “Neo-integralismo, denuncia profética y Revolución en la trayectoria del Movimiento (...)
  • 14 En el contexto de una posible apertura electoral en 1971, un sector mayoritario de las FAP planteó (...)

14Antes de abordar cada caso puntual, es preciso destacar que Galli y Moreno habían compartido un espacio de formación en el Seminario Metropolitano de Villa Devoto, junto con José Ledesma y Marcelo Soler, también ellos integrantes de “Lealtad”. Su paso por allí es esclarecedor del devenir revolucionario posterior, puesto que en la Argentina, los seminarios eclesiásticos fueron uno de los espacios privilegiados donde germinaron las discusiones referidas a la relación de la Iglesia y sociedad y donde se puso en práctica el clima de aggiornamento que vivía el catolicismo universal luego del Concilio Vaticano II que tuvo lugar entre 1962 y 1965. En el de Villa Devoto, enseñaban, entre otros, Eduardo Pironio, Lucio Gera y Miguel Mascialino, quien introdujo en sus cursos la renovación de los estudios bíblicos y las ideas de Pierre Teilhard de Chardin.13 Asimismo, sobresale el hecho de que posteriormente ambos transitaron el debate que tuvo lugar en las FAP en 1971 entre “oscuros” e “iluminados”, ubicándose en el primer grupo.14

15Jorge Galli o el “Viejo” -como le decían los militantes- nació el 23 de abril de 1930 en Tres Algarrobos (provincia de Buenos Aires). Estrechamente vinculado a la Resistencia, en 1958 ingresó al seminario, identificándose con los “curas obreros”. Por su relación con los grupos armados el monseñor Antonio Caggiano lo desvinculó de la diócesis bonaerense, por lo que se instaló en la localidad de San Nicolás donde comenzó a trabajar como albañil e inició su tarea pastoral en la parroquia de San Cayetano. En 1968 fue ordenado sacerdote por el obispo Carlos Ponce de León. Desde allí contribuyó en la formación de numerosos militantes vinculados a la juventud peronista católica de las ciudades de San Nicolás, Pergamino, Ramallo, Baradero y San Pedro que integraban la Zona Nordeste de la Regional I de la JP. Se sumó al poco tiempo a Montoneros como conductor de la “Colunma Artigas” y tendió lazos con el Movimiento Villero Peronista.15

  • 16 Entrevistas de A. Duzdevich a Susana Ratti (compañera de E. Moreno), CABA, 26/10/2007 y a “Germán”, (...)

16Por su parte, Eduardo “Negro” Moreno, nació el 23 de marzo de 1942 en Temperley (Partido de Lomas de Zamora). En 1958 ingresó al seminario e inició su trayectoria política en Acción Católica. Más tarde fue uno de los miembros fundadores de las FAP y cuando se produjo el PHPC se integró a Descamisados. A fines de la década del ’60 abandonó el seminario porque Caggiano lo intimó a dejar de lado su militancia peronista y el trabajo en la villa como requisito para ser ordenado. En 1972, cuando Decamisados se fusionó con Montoneros, fue puesto al frente de una Unidad Básica de Combate (UBC) en la zona Oeste del Gran Buenos Aires (La Matanza, Morón, Hurlingham, Tres de Febrero, Moreno, Luján).16

  • 17 Entrevista a Rita di Prinzio, cit.

17Finalmente, Patricio Jeanmaire nació en 1926, pertenecía a una de las primeras familias de inmigrantes suizos que se establecieron en Colonia Suiza (Baradero) y se dedicaba a la producción agrícola. Sus primeros contactos con la militancia lo vincularon a Julián Licastro y José Luis Fernández Valoni –impulsores del Comando Tecnológico Peronista- quienes solían frecuentar Baradero. Más tarde, conoció al cura Galli y a José Ledesma e ingresó a la Tendencia Revolucionaria. Las reuniones previas al Congreso de Baradero, donde se hizo efectivo el desprendimiento, se llevaron a cabo en la quinta de un pariente suyo, quien brindaba el espacio sin conocer los encuentros que allí se realizaban.17

  • 18 Entrevistas a José Ledesma, cit., de R. Beltramini a M. Saiegh, CABA, 27/06/2008, de N. Raffoul y R (...)
  • 19 Ver Baschetti R., La memoria de los de abajo. Hombres y mujeres del peronismo revolucionario.1945- (...)
  • 20 Ver Cullen, R., “Alrededor de la historia del peronismo”, Página 12, 6/10/2009.
  • 21 “Nell, todo lo contrario de un ‘terrorista’”, Movimiento…, Nº 10, segunda quincena de septiembre de (...)

18Son numerosas las referencias que sostienen que José Luis Nell también integró este grupo, sin embargo su paso por “Lealtad” es más discutido.18 Su militancia se inició en Tacuara, participó luego de una escisión que reivindicaba la opción por un peronismo “nacional, popular y revolucionario” conocida como Movimiento Nacionalista Revolucionario Tacuara, y finalmente se integró a Montoneros. En Ezeiza estuvo al frente de la Columna Sur y recibió un disparo en la cabeza quedando hemipléjico, hecho que motivó su suicidio en septiembre de 1974.19 Su cuñado ha mencionado que tanto Nell como su mujer, Lucía Cullen, rompieron con Montoneros poco después de Ezeiza por considerar que la Organización ya era un “delirio” y porque esperaban que el Pacto Social de Perón funcionara pacíficamente, pero desestima el ingreso de ambos a la JP Lealtad.20 En el mismo sentido, luego de que Nell se quitara la vida, la revista Movimiento para la liberación nacional publicó una nota conmemorativa en la que sostenía que éste se había alejado formalmente de la Organización a comienzos de 1974, pero que no se había integrado a ningún otro sector interno.21 En los casos que se acepta su participación, hay discrepancias respecto si fue un referente importante, si se integró porque no tuvo otra opción debido a que estaba limitado físicamente, o si lo hizo siguiendo a su esposa. Sobre este último punto, Luis Barone, ex militante de la agrupación y autor del documental Los malditos caminos sobre la vida de Nell, expone que existen dos relatos sobre su integración a “Lealtad”.

  • 22 Entrevista de N. Raffoul, CABA, 1/6/2008.

“(uno es) el relato de los Montoneros que es: como José Luis quedó inhabilitado de accionar militarmente y su vida era la acción militar, él pasa a la Lealtad porque le queda más cómodo y es más funcional a su parálisis (…) el otro relato es (…) que él se enfurece con las diferencias que ya venía teniendo. Con el asesinato de Rucci se enfurece como nos enfurecimos todos…”.22

  • 23 Ver más adelante su rol en la ruptura de un sector del Movimiento Villero Peronista.

19 Las versiones encontradas impiden realizar afirmaciones determinantes al respecto. Sin embargo, vale recordar la cercanía que la pareja tenía con el cura Carlos Mugica, quien no integró formalmente el grupo de los “leales” pero mantuvo posiciones cercanas al agrupamiento.23

20A pesar de lo expuesto, muchos otros entrevistados desestiman la posibilidad de hablar de liderazgos y coinciden en destacar la incapacidad que tuvo la agrupación para generar una experiencia orgánica y políticamente activa. Sostienen, por el contrario, que se trató de un conglomerado heterogéneo de militantes que no respondía a una conducción formal y que protagonizaron una serie de desgajamientos que en ciertos casos tuvieron lugar en forma organizada, y en otros se dieron de manera espontánea e individual. Mas allá de las coincidencias de base, ya mencionadas, que dotaron de cierto sentido de unidad a este conjunto diverso, no existió un programa político propio que pudiera conformar una estructura unificada. El siguiente testimonio da cuenta de ello:

  • 24 Entrevista de N. Raffoul a Alberto Iribarne, 28/8/2008.

“Fue difícil organizar a los que formábamos un grupo, que se supone que venía funcionando pero con dificultades propias, porque había una especie de sentimiento anti-aparato, bajo el (que) subyacía prácticamente una concepción de anti-organización, por miedo a repetir los mismos esquemas que habíamos padecido (…) Además, no encontrábamos un lugar en el mundo. Porque evidentemente, por tradición, no teníamos nada que ver ni con López Rega, ni con Osinde, ni con Norma Kennedy, ni con el CdeO (Comando de Organización), ni con Guardia de Hierro, ni con la Tendencia, a la que -cuando recién se produce la ruptura- sentíamos casi como el enemigo principal”.24

  • 25 Idem.

21La idea del “no lugar político” para definir la experiencia de la JP Lealtad es común a muchos ex militantes y está íntimamente ligada a la dificultad que tuvieron para generar un mayor desarrollo político. El mismo entrevistado menciona que otro inconveniente para la construcción del espacio fue que todos los días se perfeccionaba la crítica a Montoneros –su soberbia, su militarismo, su vanguardismo, su elitismo, su concepción de la realidad del frente, su caracterización de Perón- pero no se realizaban propuestas superadoras.25

  • 26 Entrevista a O. Balestieri. Cit.

22En esta misma línea, otro testimonio refleja las dificultades que tuvieron para elaborar una auto- definición sobre sí mismos. La falta de precisiones respecto de si eran “Montoneros leales a Perón”, si constituían un sector dentro de la Organización o si se trataba de una nueva agrupación, evidencia que el núcleo identitario más fuerte estaba dado por la oposición a sus antiguos compañeros de la Tendencia Revolucionaria, mientras que la definición positiva del grupo estaba plagada de incertidumbres.26

  • 27 Entrevistas de la autora a Arturo Armada, CABA, 4/8/2011 y a L. Halperín, cit.

23Por otra parte, como consecuencia del rechazo del verticalismo característico de Montoneros se implementó una horizontalidad extrema que atentó contra la posibilidad de tomar decisiones. En este sentido, primó el “formato asambleario” gracias al cual “todo se discutía entre todos, lo que llevaba, generalmente, a no resolver nada”.27

  • 28 Entrevistas a O. Balestieri, cit. y “Germán”, cit.

24En este marco de definiciones, se visibilizaron rápidamente algunas diferencias entre sus integrantes y el dilema de impulsar una organización política o una político- militar se ubicó en el centro de la escena. Esta situación generó una división de sectores en la novel agrupación. La discusión puso en evidencia los límites impuestos por la trayectoria y la formación política previas de los cuadros más importantes quienes, en contexto de creciente represión, no pudieron vislumbrar opciones de participación alternativas a las que caracterizaron el último período de la Tendencia Revolucionaria. Esto se manifestó en la prevalencia de un militarismo residual, heredado de la etapa en la que había sido necesario priorizar la lucha armada como medio más eficaz para enfrentar al régimen dictatorial.28

  • 29 Entrevista a E. Rollano, cit. Carlos Negri cuenta que a través suyo se establecieron negociaciones (...)

25Como un reflejo de la pervivencia de estas prácticas militaristas se produjo un intento frustrado de secuestro que involucró a los integrantes del grupo “Montoneros, soldados de Perón”, ex “Columna Artigas”, con el objetivo de conseguir recursos para la agrupación. El desenlace del operativo culminó con el encarcelamiento de los involucrados, quienes fueron liberados, en su mayoría, luego de una serie de gestiones con representantes de la presidencia, mientras que unos pocos fueron responsabilizados por el conjunto y estuvieron presos entre 1974 y 1983.29 En línea con lo expresado anteriormente y respecto de las contradicciones generadas por este hecho, un entrevistado comentó:

  • 30 Entrevista a O. Balestieri, cit.

“La situación fue medio delirante porque cómo explicarle a (Alberto) Rocamora (Ministro del Interior) que quiénes respaldábamos políticamente al gobierno habíamos participado de un secuestro. (…) Eso también lleva a una discusión en el seno de Lealtad donde evidentemente salíamos con expectativas distintas. Persistía un poco un resabio aparatista (…) ‘nos vamos de Montoneros para armar una cosa similar’”.30

  • 31 Entrevista a “Fernando”, cit.

26El rechazo de este tipo de prácticas determinó que no todos disidentes se involucraran con la JP Lealtad. Tal es el caso de muchos militantes de la zona sur de la Capital31, y también de otros que habían ingresado tardíamente a JP- Montoneros y que, decepcionados por el asesinato de Rucci que se produjo casi paralelamente a su incorporación, engrosaron la disidencia.

  • 32 Entrevista de N. Raffoul y R. Beltramini a Pedro Del Piero, s/d. Nueva Plana estaba dirigida por Ma (...)
  • 33 El FEN era una agrupación universitaria de vertiente marxista cuyo objetivo era sumar al estudianta (...)

27Este último caso, se trata de un grupo de militantes que compartía una trayectoria previa definida por el tránsito por el Frente Estudiantil Nacional (FEN) a fines de la década del ‘60 y la participación en el Comando Tecnológico Peronista (CTP) conducido por Licastro y Fernández Valoni, a principios de los ’70. Desde este espacio, se habían encargado de elaborar el Boletín de Informativo Peronista (BIP), una suerte de informe de situación periódica que repartían masivamente entre la militancia y que les dio cierta presencia en el Movimiento. También participaron en la redacción de los cuadros de situación que aparecían en la revista Nueva Plana.32 A fines de 1973 el sector había decidido integrarse a la Organización atraído por el nivel de movilización de masas que la caracterizaba.33 Sobre el itinerario del grupo uno de sus integrantes manifestó:

  • 34 Entrevista de N. Raffoul a Hernán Patiño Mayer, 22/6/2008. Los contactos entre este grupo y la JP L (...)

“¿Por qué nosotros nos acercamos a los Montos y nos vamos del CTP, del grupo Julián Licastro? Por el tema de la política de masas. Nosotros veíamos que había una organización que movilizaba mucho, y esa organización era la JP. Entonces nosotros apostamos a que la llegada de Perón iba a desmilitarizar y politizar la organización. Sucedió el fenómeno totalmente inverso (…) entonces fue perdiendo espacio territorial o aceptación masiva en función de una militarización que nosotros no compartimos y que el pueblo no entendía”.34

  • 35 Entrevista a C. Negri. cit.
  • 36 Idem.

28Por su parte, en La Plata, un conjunto de 30 o 40 cuadros que se alejaron de la Organización entre febrero y marzo de 1974, se nuclearon en torno a Carlos Negri pero tampoco integraron formalmente la JP Lealtad.35 La escalada represiva que tuvo lugar con posterioridad a la muerte de Perón impidió que la iniciativa pudiera generar espacios de acción. Los asesinatos de Carlos Pierini, Horacio y Rolando Chaves, Rodolfo Achem y Carlos Miguel entre principios de agosto y octubre de 1974 –todos ellos referentes del peronismo revolucionario platense- generaron un clima de temor que impactó en la disgregación de la militancia, el cierre de las Unidades Básicas y la tendencia de los militantes no encuadrados a refugiarse en sus casas.36

  • 37 Al respecto es interesante ver que las referencias a la JP Lealtad en los diarios y en las publicac (...)

29A su vez, la muerte del líder, que representó un parte aguas para el conjunto del Movimiento Peronista, también significó un duro golpe para los sectores “leales” en relación con la definición de su espacio político.37 A partir de entonces, un sector pasó a defender incondicionalmente a María Estela Martínez de Perón (en adelante Isabel) como la sucesora indiscutida del líder, y generalizó el lema “Isabel conducción”, cuando la posición no era compartida por el conjunto de los disidentes. Aquellos que no se sintieron representados en este punto tomaron decisiones que iban desde no involucrarse activamente con la experiencia, hasta el rechazo de la misma.

  • 38 Bufano, S., “Perón y la Triple A”, en Lucha Armada, Año I, Nº 3, Buenos Aires, 2005.

30Por otro lado, el contexto de lucha interna del peronismo dificultó la continuidad de la experiencia que sucumbió políticamente entre los enfrentamientos con la Tendencia Revolucionaria y con la Triple A, la cual incrementó su accionar exponencialmente luego de la desaparición física del líder.38

El impacto de la ruptura en los frentes de masas de Montoneros y las apariciones públicas de los “leales”

  • 39 Sirven de ejemplo los casos de A. Duzdevich, cit, integrante de la mesa de la UES en la segunda sec (...)

31El proceso de ruptura encontró eco en los distintos frentes de superficie de Montoneros, que pasaron a conformar su sector “leal”. El rol destacado que el cura Galli había tenido en el armado zonal de dichos frentes, influyó en la repercusión que su ruptura tuvo en esos espacios.39

  • 40 Clarín, 20/4/74, p. 16 y 17.
  • 41 “Los hechos”, Movimiento, Nº 0, segunda quincena de abril de 1974, p. 3-5.

32A su vez, los vínculos que varios militantes de la segunda sección electoral habían establecido en la ciudad de Rosario, donde llevaban a cabo sus estudios universitarios, contribuyó a extender rápidamente la posición de la JP Lealtad a la Regional II de la JP, que comprendía las provincias de Santa Fe y Entre Ríos. Jorge Obeid, representante juvenil del sector, renunció a la conducción “porque las regionales de la JP habían equivocado el camino” y sostuvo que el peronismo se resumía “en una sola palabra: Lealtad”.40 Lo acompañaron los diputados provinciales Domingo Pochettino y Juan Lucero, quienes también renunciaron. 41

  • 42 Clarín, 9/4/74, p. 18 y 19.

33Como consecuencia de estos hechos, la dirección nacional de la JP Regionales decidió reunirse en Santa Fe para reorganizar los cuadros de conducción de la Regional II, y eligió a Alejandro Richardet como delegado provisorio. Estuvieron presentes los titulares de las regionales I (Dante Gullo), III (Ricardo Panzeta), IV (Ricardo Amarilla), V (Ismael Salame) y VI (Jorge Cepeda), mientras que los representantes de las regionales VII (sur del país) y VIII (interior de la provincia de Buenos Aires y La Pampa) donde varias zonas se declararon “leales” a Perón, se ausentaron.42

  • 43 “Hay que apoyar a Perón y organizar las fuerzas del Movimiento”, Nº 2, segunda quincena de mayo de (...)

34En el marco de esta reestructuración el 12 de mayo se llevó a cabo un congreso en Santa Fe en el que quedó constituida la Organización de Agrupaciones Peronistas. El documento fundacional manifestaba que no se trataba de una nueva opción o rama dentro del Movimiento Peronista, ni de una estructura paralela, sino de un medio para “rescatar” a los compañeros que tuvieran dudas y brindarles un espacio donde canalizar su accionar en base al ideario de Perón.43

  • 44 Clarín, 4/6/74, p. 23.

35Entre los 200 asistentes se encontraban algunos ex militantes de las FAP que habían participado en el intento de guerrilla rural en Taco Ralo, quienes aprovecharon el encuentro para poner de manifiesto que la Resistencia Peronista no había sido sostenida exclusivamente por Montoneros y afirmar que la disidencia con el sector se fundaba en la voluntad de responder a la ideología sustentada por Perón.44 En este sentido, es importante destacar la relevancia que los cuadros cuya trayectoria militante se había iniciado en las FAP –considerada la agrupación guerrillera más ligada a la doctrina peronista-, tuvieron en la fractura.

36 La conformación de la JP Lealtad también tuvo repercusión en otros frentes como la JTP, la JUP y el MVP. En todos los casos, el asesinato de Rucci operó como un catalizador de los desprendimientos debido a la dificultad de explicar la actitud de Montoneros ante las bases.

  • 45 Entrevista de N. Raffoul a Dante Oberlín, CABA, 11/9/2008.

37 En el caso de la JTP, los recuerdos sobre el impacto del hecho no son unívocos. Al respecto, Dante Oberlín –trabajador vinculado al gremio de los gráficos- recuerda que la muerte del sindicalista generó posiciones encontradas y que mientras algunos festejaron, quienes tenían alguna vinculación con el mundo obrero “real”, condenaron el hecho y se fueron de la Tendencia.45 Para este último grupo, decir que el dirigente sindical representaba la punta de lanza del imperialismo para destruir el proyecto peronista, no servía para justificar un hecho que resultó a todas luces contrario al sentir popular de muchos peronistas -incluso de aquellos que se oponían a la “burocracia sindical”- porque Rucci contaba con gran simpatía entre las bases obreras.

  • 46 Entrevista de N. Raffoul a Jorge Rachid, CABA, 7/5/2008.

38 En cuanto al grado de conocimiento sobre la operación, el frente gremial no se distinguió de los otros. Sobre este punto, Jorge Rachid -médico encuadrado en la JTP- cuenta que se encontraba redactando un documento, con el representante nacional de la JTP y secretario general del Sindicato de Gas del Estado, Guillermo Greco, en el cual repudiaban a la CIA y los servicios de inteligencia, cuando un miembro de la Conducción Nacional se presentó y asumió la autoría de Montoneros en el asesinato.46

  • 47 Clarín, 1/2/74, p. 16 y 17.

39Motivados por el descontento de numerosos militantes, a fines de enero de 1974, los dirigentes Roberto Bustos –diputado nacional por la juventud y secretario de la UOCRA de Bahía Blanca- y Alberto Coudouy –secretario general de la Federación de Trabajadores de Vialidad-, decidieron la expulsión de Greco de la JTP y la constitución de una nueva conducción nacional provisoria. Luego se reunieron con Perón y le ratificaron su absoluta lealtad, quedando establecida, de este modo, la JTP Leal. 47

40

  • 48 Clarín, 6/2/74, p. 12.

41 La separación de Greco se fundaba en su negación a concurrir a la primera reunión con los sectores juveniles que el líder había convocado días antes. Sin embargo, al poco tiempo, unos 160 gremios y agrupaciones obreras adheridas a la JTP le ratificaron apoyo a la mesa nacional que él conducía, a la vez que denunciaron a Bustos y Coudouy como “falsos dirigentes”.48

  • 49 Entrevista a “Pedro”, cit.
  • 50 “Los hechos”, Movimiento, Nº 0, segunda quincena de abril de 1974, p. 3-5.
  • 51 “Los gráficos están con Perón”, Movimiento, Nº 9, pimera quincena de septiembre de 1974, p. 31

42 A pesar de este apoyo a Greco por parte de las dirigencias gremiales, un entrevistado que participó en la conformación de la JTP, estimó que un 70 % de los militantes del frente se habrían sumado a la JTP Lealtad.49 Algunos de los gremios en los que la JTP Lealtad o los sectores leales tuvieron fuerte presencia fueron el de bancarios, la Agrupación Docente Universitaria Peronista (ADUP, Facultad de Ciencias Económicas de la UBA) y el de gráficos. Con respecto al primero, el santafesino Hugo Miretti, secretario general de la JTP bancaria nacional dimitió a su función en apoyo de Obeid.50 Por su parte, los gráficos Jorge Zakour y Dante Oberlín conformaron la Agrupación “Francisco Calipo” con el objetivo de recuperar el gremio desde una perspectiva peronista y para brindar su apoyo al Pacto Social al que consideraban una herramienta válida, legada por Perón.51

  • 52 “Solano lima asperezas en la universidad”, Movimiento, Nº 0, segunda quincena de abril de 1974, p. (...)
  • 53 Entrevista a J. López, cit.

43Con respecto al frente universitario, contó con varios desprendimientos en algunas universidades del país, donde se conformó, la JUP “Lealtad”. En la Universidad de Buenos Aires impactó con diferente fuerza en las distintas facultades: los “leales” se constituyeron en mayoría en Ciencias Económicas, Medicina y en la sede de calle Independencia de la Facultad de Filosofía y Letras. En Ciencias Exactas representaron aproximadamente a un tercio de la JUP, mientras que la JUP Regionales continuó siendo hegemónica en las Facultades de Derecho y Arquitectura.52 También fue dominante en la Facultad de Humanidades de la entonces Universidad Provincial de Mar del Plata.53

  • 54 “Leales a Perón”, Movimiento…, Nº 1, primera quincena de mayo de 1974, p. 27. También, La Opinión, (...)
  • 55 Idem.

44El 28 de abril se realizó en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA el Primer Congreso Regional de la JP Lealtad, al que asistieron más de 400 delegados de las distintas zonas de Capital, el Gran Buenos Aires, interior de la provincia de Buenos Aires, Corrientes, Rosario, norte de Santa Fe y Neuquén y que contó con la adhesión de los diputados nacionales juveniles por el FREJULI que no habían renunciado a sus bancas.54 Durante la reunión se leyeron los informes zonales elaborados en las semanas previas, y se redactó un documento de síntesis con los puntos comunes. Una de las conclusiones a las que se arribó fue la necesidad de procurar el reagrupamiento de la JP, sobre la base de los siguientes ejes: la lealtad a Perón y a los objetivos revolucionarios del peronismo, la caracterización del imperialismo como el enemigo principal, el repudio a las propuestas “alternativistas” a la conducción de Perón, que por “derecha” e “izquierda” traicionaban al proyecto popular, y la erradicación de la violencia para dirimir las diferencias sectoriales internas.55

  • 56 Ver Montero, A. S., “Héroes, ortodoxos, disidentes y traidores. Los avatares de la JP Lealtad (1973 (...)

45Para poner en práctica los objetivos, se conformó en forma la Coordinadora Provisoria de la JP Lealtad integrada por Horacio González (Capital), Edmundo González (Gran Buenos Aires Norte), José R. Canalls (Sur), Ricardo Gómez (Oeste), Mario Maidovani (UES), Norberto Ivancich (JUP), Mario Cisneros (provincia de Buenos Aires), Enrique H. Vallejos (Santa Fe), Roberto Hyon (Rosario) y Víctor Espinosa (Corrientes).56 La propuesta de lograr la unidad e institucionalización de la rama juvenil, mediante la obtención del mayor espacio de consenso posible, reflejaba claramente la voluntad de acatar las directivas que Perón venía impartiendo en sus reuniones periódicas con la juventud.

46Por último, la JP Lealtad, contó con el apoyo de algunos “curas villeros” que integraban el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, entre ellos Carlos Mugica, y tuvo una importante repercusión en el frente villero, en cuyas filas se encontraba el referente barrial, Vidal Giménez.

  • 57 Testimonio de Vidal Giménez, s/d. Cedido por N. Raffoul, R. Beltramini y A. Duzdevich.

47Conocido como “el Negro”, era un migrante paraguayo que había llegado a las villas del Bajo Belgrano con 14 años de edad en 1958, con el fin de buscar trabajo en la Argentina. En 1964 fundó, como miembro de la Comisión Vecinal, la “Cooperativa 4 de Abril de Consumo, Crédito y Vivienda” de la que fue presidente en dos oportunidades. Al año siguiente comenzó a participar de la experiencia que llevó adelante el padre jesuita José “Macuca” Llorens con los Campamentos Universitarios de Trabajo, gracias a la cual una infinidad de profesionales y estudiantes universitarios realizaron tareas de voluntariado en el Bajo Belgrano, hasta 1974.57 Luego del intento de Taco Ralo en 1968 se incorporó a las FAP. Allí transitó por el debate entre “oscuros” e “iluminados”, ubicándose dentro del primer grupo, se incorporó a Descamisados y se integró, luego de la fusión, a Montoneros.

  • 58 Entrevista a J. Ledesma, cit. Se trataba de la evolución de la Comisión Unificadora Villera Peronis (...)
  • 59 Ibidem.
  • 60 El Descamisado, Año 1, Nº 24, 30/10/73. Entre sus principales objetivos estaban la organización y m (...)

48Con esta trayectoria a cuestas, Vidal Giménez y Mugica, lanzaron el MVP en el barrio Bajo Belgrano de Capital Federal a principios de 1973.58 A partir de las gestiones que emprendieron con otros dirigentes villeros y sacerdotes, en octubre de ese año tuvo lugar el Primer Congreso Nacional Villero en Santa Fe, que contó con la participación de cerca de 2500 concurrentes en representación de todas las villas del país.59 Como consecuencia del encuentro se logró establecer las “empresas populares” encargadas de llevar adelante el programa de edificación de viviendas y se estableció un Consejo Ejecutivo Nacional integrado, entre otros, por Vidal Giménez (Capital Federal); Raúl Avellaneda (Gran Buenos Aires) y José Daniel Ledesma (Entre Ríos).60

  • 61 Ibidem. También en Clarín, 8-2-74, p. 14 y 15. El encuentro tuvo lugar en el marco de las “reunione (...)

49Ante el asesinato de Rucci tanto Vidal Giménez como Mugica expresaron públicamente sus diferencias respecto del accionar de Montoneros, y a comienzos de 1974, el Consejo Ejecutivo Nacional del MVP se entrevistó con Vicente Solano Lima –Secretario General de la Presidencia- para informar los objetivos reivindicativos y políticos del sector y ratificar la lealtad hacia la conducción de Perón.61

  • 62 Testimonio de Vidal Giménez, cit.

50La contradicción existente entre la conducción montonera y los cuadros de la Organización que desempeñaban, a su vez, un rol de dirigencia en sus ámbitos de militancia, tuvo su eclosión en el MVP a fines de febrero en un nuevo Congreso Villero que se llevó a cabo en Córdoba. En esa oportunidad, Vidal Giménez fue excluido del armado de las mesas de trabajo y recibió, anticipadamente, las conclusiones del encuentro que tenía que destacar al día siguiente en la mesa de cierre del congreso. Entre dichas conclusiones, se encontraban la oposición de los villeros a la reforma del Código Penal y de la Ley de Asociaciones Profesionales, situación a la que se opuso sin éxito.62

  • 63 El Descamisado, Año 1, Nº 43, 12/3/74. p. s/d.
  • 64 Ibidem.
  • 65 Clarín, 9/4/74, p. 18 y 19.

51A los pocos días, se convocó a un nuevo Congreso Metropolitano en la Facultad de Arquitectura en el que la Tendencia Revolucionaria decidió la expulsión del dirigente villero por “desviaciones ideológicas” y porque “había traicionado a sus propios compañeros”.63 Como consecuencia de esta resolución, los militantes que iban a trabajar a la villa del Bajo Belgrano exigieron que se realizara una elección en el asentamiento para destituir a Vidal Giménez del consejo de delegados.64 Sin embargo, la votación estableció el triunfo del dirigente paraguayo y a partir de entonces se constituyó el MVP Leal a Perón, con el objetivo de “recuperar nuestra organización y conducción, exclusivamente en función del proyecto de reconstrucción y liberación de nuestro líder, el general Perón”.65

52El recorrido anterior, permite observar la presencia de tensiones en los frentes más importantes y numerosos de la Tendencia Revolucionaria y el desprendimiento de diversos militantes que, a veces estimulados por los referentes del frente, otras impulsados por sus propias dudas, se sumaron a la disidencia. Como resultado de estos desplazamientos, el 1º de mayo de 1974, los militantes “leales” concurrieron al acto del Día del Trabajador encolumnados detrás de una enorme bandera blanca con la consigna “Lealtad”.

Una reflexión final sobre “leales” y “traidores”

53El estudio de la JP Lealtad, paradójicamente acusada de traición por sus antiguos compañeros de la Tendencia Revolucionaria y recuperada del mismo modo por algunos sectores provenientes de círculos de ex militantes en la actualidad, exige una reflexión en torno al significado que los actores pusieron en juego al utilizar estos términos. ¿Lealtad hacia quién y hacia qué? ¿Traición respecto de quién y por qué?

  • 66 Entre los muchos ejemplos que se pueden mencionar, vale recordar que fue a través de la idea de “tr (...)

54El adjetivo “lealtad” que adoptó la agrupación disidente para definirse, supone la existencia de un sector antagónico, ubicado en el campo de la “traición”. Si bien existe una continuidad fuertemente peronista en la idea de “lealtad” en los años ’70 –que se remonta a los orígenes del peronismo- conviene subrayar que la vigencia de este valor y su contratara, la traición, no se reduce al movimiento político liderado por Perón, sino que también se vincula, por ejemplo, con la cultura política del militantismo de izquierda.66

  • 67 Balbi, Fernando A. De leales, desleales y traidores. Valor moral y concepción de política en el per (...)
  • 68 Feinmann, J. P., “Deleuze y Perón”, Peronismo. Filosofía política de una obstinación argentina, Nº (...)

55Al abordar estrictamente el caso del peronismo, la “lealtad” es el principio básico de conducción política y la razón de ser del movimiento desde su fundación aquel mítico 17 de octubre de 1945. Incluso en la actualidad, quienes se identifican como peronistas, ven la lealtad como una cualidad personal característica de los “auténticos peronistas”, como un valor moral propio de estas mismas personas o como ambas cosas a la vez.67 Para ellos sin “lealtad” no hay justicialismo y no es posible pertenecer al peronismo sin ser leal al “Conductor” y a la doctrina peronista.68

56En términos del propio Perón,

  • 69 Filosofía peronista, Buenos Aires, Editorial Mundo Peronista, 1954, p. 209

“Un hombre leal es un hombre en quien se puede confiar ciegamente; de ahí que esta virtud sea fundamental para nuestro movimiento (...). Para cualquier acción es necesario contar con la lealtad del compañero, porque el que no es leal es traidor, y con los traidores no se puede ir a ninguna parte”.69

  • 70 “Esbozos críticos sobre algunas concepciones en el seno del peronismo”, Envido, Nº 10, noviembre de (...)
  • 71 Feinmann, José P. “A propósito…”, idem.

57Si la antítesis de la lealtad es la traición, aquel que no es leal tanto al líder como a la doctrina, es un traidor y como tal debe ser expulsado del movimiento. Entre fines de 1973 y mediados de 1974, los militantes de la JP Lealtad recuperaron estos conceptos y se refirieron a la necesidad de limitarse a ocupar el lugar de cuadros auxiliares de la conducción pero –de acuerdo con lo expresado por los protagonistas- la razón que subyacía a la adopción de esta posición era considerar que lo que estaba en juego era la continuidad del proceso de “Liberación nacional”.70 En un contexto de avance del imperialismo en América Latina, los “leales” optaron por avalar el gradualismo propuesto por Perón, aunque ello significara relegar o retrasar el proyecto revolucionario propio.71

  • 72 Longoni, A., Traiciones… op. cit, Ver especialmente el capítulo 3, p. 81- 133.

58Ahora bien, ¿qué significado tenía la traición en el código de militancia de los años ’70 para la Tendencia Revolucionaria hegemonizada por Montoneros? En sus orígenes, eran traidores los dirigentes sindicalistas “burócratas” y la burguesía nacional vinculada a los intereses imperialistas, pero mas tarde, cuando la posición de la Conducción Nacional se endureció y se manifestaron las tensiones internas, la traición también comprendió abandonar la lucha, desertar, “quebrarse”, dejar el bando propio por disidencia o para partir al exilio. Siguiendo a Ana Longoni, la traición no constituyó un parámetro de descalificación o impugnación nuevo, pero fue funcional a la concepción crecientemente militarista de este sector que obturó la posibilidad de comprender la política en términos que no estuvieran estrictamente dentro de esa lógica. En este sentido, la ética revolucionaria –y la lealtad al proyecto de establecer “el socialismo nacional”- impidieron volver sobre los propios pasos, resguardarse, o abandonar sin ser considerado traidor.72

59En el caso puntual que analiza este artículo, lealtad y traición tienen, entonces, dos lecturas posibles según el lugar desde donde se las mire. Ese campo de significados entró en juego tanto para los que optaron por la lealtad al “conductor”, como para quienes permanecieron en la Tendencia Revolucionaria.

Haut de page

Notes

1 Entre los trabajos vinculados al ERP ver Seoane, M., Todo o nada. La historia secreta y pública de Mario Roberto Santucho, el jefe guerrillero de los años setenta. Buenos Aires, Sudamericana, 2003 (1992); Mattini, L., Hombres y mujeres del PRT- ERP. De Tucumán a La Tablada, Buenos Aires, Ediciones de la Campana, 1996; Pozzi, P., “Por las sendas argentinas”. El PRT- ERP. La guerrilla marxista, Buenos Aires, Eudeba, 2001; Weisz, E., El PRT- ERP. Claves para una interpretación de su singularidad. Marxismo, internacionalismo y clasismo, Buenos Aires, Ediciones del Centro Cultural de la Cooperación, 2006; Carnovale, V., Los combatientes, historia del PRT- ERP. Buenos Aires, Siglo XXI, 2011. En cuanto a la amplia bibliografía sobre Montoneros ver Gillespie, R., Soldados de Perón. Los Montoneros. Grijalbo, Buenos Aires, 1987; Zamorano, E., Peronistas revolucionarios. Un análisis político del apogeo y crisis de la organización Montoneros. Distal, Buenos Aires, 2005; Calveiro, P., Política y/ o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los ’70. Buenos Aires, Grupo Editorial Norma, 2005; Lanusse, L., Montoneros. El mito de los 12 fundadores. Buenos Aires, Vergara, 2005; Amorín, J., Montoneros: La buena historia. Buenos Aires, Catálogo, 2005

2 Ver Pozzoni, M., “Los orígenes de la Juventud Peronista Lealtad: los “soldados de Perón” (1973- 1974), ponencia presentada a las VII Jornadas de Historia Política, UNICEN, Tandil, 2012.

3 Por cuestiones de espacio, se han dejado de lado aspectos como las publicaciones vinculadas a la JP Lealtad y las actitudes que Montoneros tuvo con respecto a los disidentes.

4 Agradezco especialmente a Norberto Raffoul, Rodolfo Beltramini y Aldo Duzdevich, la confianza que depositaron en mí al brindarme generosamente un conjunto de más de cuarenta testimonios que recogieron entre diciembre de 2006 y octubre de 2008 para un proyecto editorial que todavía no pudo concretarse, muchas de las cuales fueron –junto con otras de mi autoría- utilizadas para escribir este capítulo. En algunos casos, las entrevistas carecen de datos respecto a la fecha y el lugar en que fueron realizadas, pero todas están comprendidas en el período aquí mencionado.

5 Sobre los sobrevivientes de los centros clandestinos de detención ver Calveiro Pilar, Poder y desaparición: los campos de concentración en Argentina, Buenos Aires, Norma 2004 (1998) y Longoni, A., Traiciones. La figura del traidor en los relatos acerca de los sobrevivientes de la represión, Buenos Aires, Norma, 2007. Acerca de los exiliados, ver los trabajos de Jensen, S., La provincia flotante. El exilio argentino en Cataluña (1976- 2006), Casa América Catalunya, Barcelona, 2007; Franco, M., El exilio. Argentinos en Francia durante la dictadura, Siglo XXI, Buenos Aires, 2008; y Yankelevich P., Ráfagas de un exilio. Argentinos en México, 1974- 1983, El Colegio de México, México, 2009. Un trabajo sobre la Concentración Nacional Universitaria (CNU) en Ladeuix, J., "La Mazorca de Perón: prácticas e ideologías de la derecha peronista. Una aproximación a partir de un estudio de caso. Mar del Plata 1970 - 1976", Xº Jornadas Interescuelas / Departamentos de Historia, Rosario, 2005; acerca de la Organización Única del Trasvasamiento Generacional (OUTG) ver Cucchetti H., Combatientes de Perón, herederos de cristo. Peronismo, religión secular y organizaciones de cuadros, Prometeo, Buenos Aires, 2010; una aproximación a las militantes de Guardia de Hierro en Anchou, Ángeles, Guardianas. Las mujeres de Guardia de Hierro, Buenos Aires, Imago Mundi, 2008, versión en línea en http://www.historiaoraluba.org/1/Biblioteca%20virtual/guardianas.pdf; y sobre otras agrupaciones ligadas a la “derecha” ver Besoky, J. L., “Una aproximación a la derecha peronista 1973-1976”, ponencia presentada al Tercer Congreso de Estudios sobre el Peronismo (1943-2012), Universidad Nacional de Jujuy, 2012. Finalmente, un trabajo sobre los “hijos” en Badagnani, A., “Mutaciones en las representaciones de la dictadura. La mirada de la literatura y los ensayos recientes”, ponencia presentada en las IX Jornadas del Departamento de Historia, Facultad de Humanidades – UNMdP, 2012.

6 Entrevistas de A. Duzdevich a Roque Capuccio (s/d), Raúl Comolli (s/d), Rita Di Prinzio –compañera de Patricio Jeanmaire- (s/d), Nicolás Giménez (31/5/2008), José Ledesma (s/d), y Jorge Tellería (s/d).

7 Testimonio de A. Duzdevich (s/d).

8 Clarín, Buenos Aires, 1-2-1974, p. 16 y 17. Invancich, N., Escritos peronistas. Buenos Aires, Sudamericana, 2007. p. 129.

9 Cabe destacar que, en este sentido, compartían el relato fundacional de la izquierda peronista que ubica los inicios de la participación política juvenil del peronismo en el contexto de la Resistencia, omitiendo la existencia de experiencias tales como las de la Unión de Estudiantes Secundarios de 1952, la Confederación General Universitaria y el Movimiento Juvenil Peronista, propias del primer peronismo. Ver Acha, O., Los muchachos peronistas. Orígenes olvidados de la JP (1945- 1955), Buenos Aires, Planeta, 2011.

10 Es preciso subrayar que el planteo era “enterrar las armas, no entregarlas”. La idea dominante era dejar de operar militarmente y profundizar el trabajo político en los barrios, las fábricas y los distintos frentes de masas. Entrevista de R. Beltramini a “Fernando”, CABA, 3/3/2007. No obstante, para algunos, abandonar la lucha armada no significaba dejar de lado las acciones que implicaban el uso de la fuerza como medio de resolver los conflictos internos. En este sentido, en los testimonios abundan las referencias sobre la portación de “fierros” en diversos episodios que enfrentaron a Montoneros y la JP Lealtad. Incluso las reuniones en Legislatura bonaerense no estaban exentas de la presencia de armas que los diputados llevaban, sin distinción de género. Entrevista de la autora a Carlos Negri, CABA, 12/5/2012.

Esta percepción es recuperada también en los testimonios de los “leales” que recuerdan lo ocurrido en Ezeiza como determinante de una primera discusión en el interior de la Tendencia Revolucionaria. Entrevistas de la autora a Jorge Gaggero, CABA, 5/7/2011; Leopoldo Halperín, CABA, 18/8/2010; Jorge López, Mar del Plata, 11/2006; y de A. Duzdevich a Marcela Durrieu, s/d.

11 “Esta es nuestra historia”, documento de la JP Lealtad, S/F, Archivo privado de Roberto Baschetti. Cedido a la autora por Nicolás Damin. Por referencias que aparecen en el documento se cree que fue escrito entre fines de mayo y principios de junio de 1974. El destacado es del original.

12 Esta percepción es recuperada también en los testimonios de los “leales” que recuerdan lo ocurrido en Ezeiza como determinante de una primera discusión en el interior de la Tendencia Revolucionaria. Entrevistas de la autora a Jorge Gaggero, CABA, 5/7/2011; Leopoldo Halperín, CABA, 18/8/2010; Jorge López, Mar del Plata, 11/2006; y de A. Duzdevich a Marcela Durrieu, s/d.

13 Ver Touris, C., “Neo-integralismo, denuncia profética y Revolución en la trayectoria del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo (MSTM)”, ponencia presentada en las jornadas Católicos en el Siglo, UNQui, 2004. En línea, en http://www.unsam.edu.ar/escuelas/politica/centro _historia_política/material/touris_2.pdf. Teilhard de Chardin fue un cura jesuita, geólogo y paleontólogo francés. Enemistado con el Vaticano por sus concepciones de corte evolucionista, sus obras se publicaron póstumamente entre 1955 y 1976. Una de las reflexiones y preocupaciones esenciales de su trabajo es la de armonizar ciencia y fe.

14 En el contexto de una posible apertura electoral en 1971, un sector mayoritario de las FAP planteó la necesidad de llevar a cabo una actualización ideológica e impulsó el llamado “Proceso de Homogeneización Política Compulsiva” (PHPC). Este proceso, que tuvo lugar en torno a figuras como Raimundo Villaflor y Jorge Caffati, supuso un acercamiento al marxismo, el cual fue reivindicado como un esquema válido para entender el proceso político argentino. A partir de entonces, este sector de militantes adoptó la consigna de la organización independiente del proletariado y recibió el mote de “iluminado”. En oposición, se erigieron los “oscuros”, quienes rechazaron la postura alternativista, reafirmaron el apoyo a Perón en las elecciones y abandonaron las FAP. Pozzoni, M., “Los orígenes de la Juventud Peronista Lealtad…”, cit.

15 Ver reseña biográfica en http://www.robertobaschetti.com/biografia/g/18.html.

16 Entrevistas de A. Duzdevich a Susana Ratti (compañera de E. Moreno), CABA, 26/10/2007 y a “Germán”, cit. También Bachetti, Roberto, La memoria de los de abajo. Hombres y mujeres del peronismo revolucionario, 1945- 2007), La Plata, De la Campana, 2007. p. 66. Las Unidades Básicas de Combate, eran estructuras clandestinas integradas por los cuadros armados de la Organización. Se diferenciaban de las Unidades Básicas Revolucionarias (UBR), que conservaban una semi- clandestinidad y ocupaban un nivel intermedio ente la vanguardia armada y los frentes de masas. Ver. Lanusse, L. Montoneros. El mito de… Op. cit.

17 Entrevista a Rita di Prinzio, cit.

18 Entrevistas a José Ledesma, cit., de R. Beltramini a M. Saiegh, CABA, 27/06/2008, de N. Raffoul y R. Beltramini a Oscar Balestieri, CABA, 24/6/2008; y de N. Raffoul a “Germán”, s/d; a “Pedro”, CABA, 7/10/2008; y a Eduardo Rollano, CABA, 6/6/2008.

19 Ver Baschetti R., La memoria de los de abajo. Hombres y mujeres del peronismo revolucionario.1945- 2007. Vol. 2, De la Campana, La Plata, 2007. p. 82. Este autor omite la mención de su posible paso por la JP Lealtad.

20 Ver Cullen, R., “Alrededor de la historia del peronismo”, Página 12, 6/10/2009.

http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-132988-2009-10-06.html

21 “Nell, todo lo contrario de un ‘terrorista’”, Movimiento…, Nº 10, segunda quincena de septiembre de 1974, p. 18- 19.

22 Entrevista de N. Raffoul, CABA, 1/6/2008.

23 Ver más adelante su rol en la ruptura de un sector del Movimiento Villero Peronista.

24 Entrevista de N. Raffoul a Alberto Iribarne, 28/8/2008.

25 Idem.

26 Entrevista a O. Balestieri. Cit.

27 Entrevistas de la autora a Arturo Armada, CABA, 4/8/2011 y a L. Halperín, cit.

28 Entrevistas a O. Balestieri, cit. y “Germán”, cit.

29 Entrevista a E. Rollano, cit. Carlos Negri cuenta que a través suyo se establecieron negociaciones con Ítalo Luder, senador por el FREJULI, quien, luego de hablar con la Policía Federal, logró que el expediente quedara sin efecto. Cit.

30 Entrevista a O. Balestieri, cit.

31 Entrevista a “Fernando”, cit.

32 Entrevista de N. Raffoul y R. Beltramini a Pedro Del Piero, s/d. Nueva Plana estaba dirigida por Manuel Urriza, designado en el cargo por el propio Perón, quien desde el exilio orientaba ideológica y políticamente el semanario con el objetivo de llegar a sectores de la sociedad argentina que hasta ese momento se habían mantenido alejados del peronismo. Ver Urriza, M., El Perón que conocí, Buenos Aires, Continente, 2004, p. 15 y 44.

33 El FEN era una agrupación universitaria de vertiente marxista cuyo objetivo era sumar al estudiantado al “proceso nacional de liberación” y acercarse a la clase obrera. En 1968 estuvo atravesada por un debate interno a partir del cual la posición mayoritaria se inclinó por profundizar los vínculos con el “peronismo revolucionario” y con la “izquierda peronista”. En el contexto de aparición de la CGT de los Argentinos en 1968 y del “Cordobazo” en 1969, el FEN se fue nutriendo teóricamente con el aporte de las Cátedras Nacionales. Testimonio de Rodolfo Beltramini, cedido a la autora en agosto de 2012. Ver también Cucchetti, Humberto. Combatientes de Perón… Op. cit. Especialmente Capítulo 4 y Reta, M. A., “El Frente Estudiantil Nacional (FEN): juventud y estudiantado en el proceso contestatario de los años sesenta en Argentina”, en Antíteses, vol. 2, n. 4, jul.-dez. de 2009, p. 1059-1093. En línea en http://www.uel.br/revistas/uel/index.php/antiteses.

Por su parte, el CTP fue un grupo de trabajo integrado por estudiantes, profesionales y técnicos para el diagnóstico y elaboración de planes de gobierno. Testimonio de R. Beltramini, cit. Además del CTP se había conformado el Consejo Tecnológico impulsado por Rolado García y los Equipos Político- Técnicos de la JP.

34 Entrevista de N. Raffoul a Hernán Patiño Mayer, 22/6/2008. Los contactos entre este grupo y la JP Lealtad se dieron gracias al vínculo establecido entre Miguel Saiegh y José Luis Nell, durante la militancia del primero en la zona sur. Entrevista a M. Saiegh, cit.

35 Entrevista a C. Negri. cit.

36 Idem.

37 Al respecto es interesante ver que las referencias a la JP Lealtad en los diarios y en las publicaciones militantes prácticamente desaparecieron luego de su fallecimiento.

38 Bufano, S., “Perón y la Triple A”, en Lucha Armada, Año I, Nº 3, Buenos Aires, 2005.

39 Sirven de ejemplo los casos de A. Duzdevich, cit, integrante de la mesa de la UES en la segunda sección electoral y del diputado nacional Nicolás Giménez, elegido por la misma sección gracias al impulso de Galli, quienes se sumaron al sector “leal”. Testimonio de A. Duzdevich y entrevista de éste a Roque Capuccio, s/d.

40 Clarín, 20/4/74, p. 16 y 17.

41 “Los hechos”, Movimiento, Nº 0, segunda quincena de abril de 1974, p. 3-5.

42 Clarín, 9/4/74, p. 18 y 19.

43 “Hay que apoyar a Perón y organizar las fuerzas del Movimiento”, Nº 2, segunda quincena de mayo de 1974, p. 28.

44 Clarín, 4/6/74, p. 23.

45 Entrevista de N. Raffoul a Dante Oberlín, CABA, 11/9/2008.

46 Entrevista de N. Raffoul a Jorge Rachid, CABA, 7/5/2008.

47 Clarín, 1/2/74, p. 16 y 17.

48 Clarín, 6/2/74, p. 12.

49 Entrevista a “Pedro”, cit.

50 “Los hechos”, Movimiento, Nº 0, segunda quincena de abril de 1974, p. 3-5.

51 “Los gráficos están con Perón”, Movimiento, Nº 9, pimera quincena de septiembre de 1974, p. 31

52 “Solano lima asperezas en la universidad”, Movimiento, Nº 0, segunda quincena de abril de 1974, p. 22- 23.

53 Entrevista a J. López, cit.

54 “Leales a Perón”, Movimiento…, Nº 1, primera quincena de mayo de 1974, p. 27. También, La Opinión, 30/4/74, s/d.

La aprobación de las reformas al Código Penal sancionadas a fines de enero de 1974 provocaron la renuncia de ocho de los 13 diputados del FREJULI que se negaron a apoyar la medida que significaba un endurecimiento de la legislación represiva. Permanecieron en sus cargos, Nicolás Giménez, Enrique Svrsek, Juan Manuel Ramírez, Juana Romero, y Nilda Garré. La Capital, 25/1/74. p. 3.

55 Idem.

56 Ver Montero, A. S., “Héroes, ortodoxos, disidentes y traidores. Los avatares de la JP Lealtad (1973- 1976)", 2008, en www.riehr.com.ar

57 Testimonio de Vidal Giménez, s/d. Cedido por N. Raffoul, R. Beltramini y A. Duzdevich.

58 Entrevista a J. Ledesma, cit. Se trataba de la evolución de la Comisión Unificadora Villera Peronista que integraba las principales villas de Capital y que se había conformado en 1972 con el fin de exigir al Estado la expropiación de los asentamientos villeros y la construcción de viviendas con “empresas populares”.

59 Ibidem.

60 El Descamisado, Año 1, Nº 24, 30/10/73. Entre sus principales objetivos estaban la organización y movilizaciones de los villeros para apoyar, defender y controlar el “Gobierno Popular”. En su testimonio, Vidal Giménez menciona la cifra de 1300 delegados, cit.

61 Ibidem. También en Clarín, 8-2-74, p. 14 y 15. El encuentro tuvo lugar en el marco de las “reuniones de los jueves” convocadas por Perón.

62 Testimonio de Vidal Giménez, cit.

63 El Descamisado, Año 1, Nº 43, 12/3/74. p. s/d.

64 Ibidem.

65 Clarín, 9/4/74, p. 18 y 19.

66 Entre los muchos ejemplos que se pueden mencionar, vale recordar que fue a través de la idea de “traición Frondizi”, que los intelectuales de izquierda procesaron su desengaño respecto del rumbo que tomó la gestión del mandatario una vez que asumió el gobierno en 1958. Ver Terán, Oscar, Nuestros años sesentas. La formación de la nueva izquierda intelectual en la Argentina, 1956- 1966, Buenos Aires, Puntosur, 1991 y Silvia Sigal, “Hacia una cultura de la oposición” en Intelectuales y poder en Argentina. La década del sesenta, Buenos Aires, Siglo XXI, 2002. También la idea de traición respecto de la “burocracia sindical” está presente en la novela Los Traidores del militante del Partido Comunista José Murillo (Buenos Aires, Esfera, 1968), y en la expulsión de Rodolfo Puiggrós del mismo partido, por su acercamiento al peronismo.

67 Balbi, Fernando A. De leales, desleales y traidores. Valor moral y concepción de política en el peronismo, Buenos Aires, Antropofagia, 2007.

68 Feinmann, J. P., “Deleuze y Perón”, Peronismo. Filosofía política de una obstinación argentina, Nº 70, Página 12, 22/3/2009, en http://www.pagina12.com.ar/especiales/archivo/peronismo_feinmann/ CLASE70.pdf

69 Filosofía peronista, Buenos Aires, Editorial Mundo Peronista, 1954, p. 209

70 “Esbozos críticos sobre algunas concepciones en el seno del peronismo”, Envido, Nº 10, noviembre de 1973, p. 48- 57. La autoría del artículo le pertenece a Arturo Armada. Entrevista de la autora, CABA, agosto de 2011. También Feinmann, José P., “A propósito de la Conducción”, Aluvión, Año I, Nº 1, julio de 1974, p. 4- 23.

71 Feinmann, José P. “A propósito…”, idem.

72 Longoni, A., Traiciones… op. cit, Ver especialmente el capítulo 3, p. 81- 133.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mariana Pozzoni, « “Leales” y “traidores”: La experiencia de disidencia de la Juventud Peronista Lealtad (1973- 1974) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 03 juin 2013, consulté le 10 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/65393 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.65393

Haut de page

Auteur

Mariana Pozzoni

(Centro de Estudios Históricos, Universidad Nacional de Mar del Plata)marianapozzoni@gmail.com

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page