Navigation – Plan du site
Carlos Alberto González Sánchez

Antonio Castillo Gómez, Leggere nella Spagna moderna. Erudizione, religiosità e svago, Bolonia, Pàtron Editore, 2013, 126 p.

[14/10/2013]

Texte intégral

1Hemos de dar la bienvenida a este libro, otro más entre muchos, de Antonio Castillo Gómez, profesor de la Universidad de Alcalá de Henares hoy día uno de los adalides de la historiografía sobre la cultura escrita española. Sin duda es un referente indiscutible en la materia, de quien no pocos, yo el primero, hemos sacado eficiente provecho de sus aportaciones, diversas, ingeniosas y resolutivas. Derivadas del hallazgo de unas fuentes y temáticas originales y novedosas para la historia del escrito en la España de la Edad Moderna; que con generosidad siempre ha estado dispuesto a compartirlas con sus colegas y discípulos. No exagero si afirmo que, a la zaga de Armando Petrucci, su maestro, ha liderado la renovación de la paleografía en nuestro país. Uno de los prominentes artífices, pues, de la conversión de una disciplina meramente descriptiva en una historia social de la escritura; conforme a los principios metodológicos de la Nueva Historia Cultural y en aras de una historia total de la cultura escrita. La paleografía, en efecto, hasta finales de los sesenta del siglo pasado, y en buena medida todavía, contemplaba el escrito al margen de los contextos en los que surge y se emplea, y de sus usos y funciones en los mismos. Su renovación, por tanto, logró integrar los procesos de lectura y escritura, más los de producción y recepción de los mensajes escritos.

2Todo ello ha permitido el despliegue de unos fines socio-culturales, muy distantes de los tradicionales, de suma utilidad y eficacia; desde la instrucción escolar y los recovecos de la alfabetización, al protagonismo los espacios público y privados como entornos cotidianos y esenciales del escrito. Al respecto, de sumo interés son los estudios dedicados a las llamadas “escrituras expuestas”, que nos han posibilitado apreciar cómo los muros de calles y plazas toman la palabra a través de escritos anónimos, a veces no, mediante los cuales los estratos sociales inferiores disputaban el monopolio gráficos a las elites que lo detentaban. Frente en el que el profesor Castillo también ha dejado una notoria impronta, baste acudir a su libro Entre la pluma y la pared (Madrid, 2006). Estas perspectivas han podido ser abordadas gracias a la diversificación de la documentación -albaranes, libros de cuentas, diarios, libros de memorias o cartas-; si bien, la interdisciplinariedad viene desempeñando un papel relevante, fruto de las aportaciones no sólo de historiadores y paleógrafos sino también de antropólogos, psicólogos y sociólogos.

3En el libro que ahora presentamos, el autor vuelve hacer alarde de pericia y rigor científico-académico. Según lo dicho, esta vez el argumento gira alrededor de la lectura, sus discursos, prácticas y representaciones, en el Mundo Hispánico de los siglos XVI y XVII. Ejes “charterianos”, diríamos, en tanto que persiguen la apropiación de los textos por los lectores, o sea, los significados que se les dan en función de sus soportes, contextos, técnicas lectoras y el nivel intelectual de los receptores. De ahí el énfasis que se pone a la hora de diferenciar entre la lectura individual y la colectiva, la oral y la silenciosa. No en vano la estética de la recepción de Iser y Jauss subyace en no pocos de los planteamientos de la obra; porque se sitúa al lector en un primer plano, y concibe el libro como producto pensado para el consumo y uso de sus posibles destinatarios. Por ello, el contexto temporal acapara la atención del investigador, en el que, de manera decisiva, influyen la historicidad que envuelve a los textos y su estética; factor este último en el que el lector asciende a una posición privilegiada, donde se conjugan las variopintas formas de la lectura y las experiencias previas de los lectores u oyentes.

4Los cinco capítulos que componen este magnífico impreso transitan por una silva de saberes, a fuego lento y con probidad amasados, que empiezan atendiendo a las normas lectoras imperantes en el Siglo de Oro, la artillería didáctica que los moralistas de la época catapultaron con el fin de predisponer unas prácticas culturales uniformes y homogéneas, garantes de la doctrina contrarreformista en escena y, en definitiva, de la tradición del sistema establecido frente a las nefastas secuelas de un ejercicio lector libre e imaginativo. Urgía, pues, dictaminar los buenos libros y los malos, a favor de los primeros y en contra de los segundos, responsables de la corrupción de las costumbres ideales. Mas parece que la norma, a menudo, surtía el efecto contrario, cual exhibe el cúmulo de transgresiones de la misma detectadas. La experiencia lectora, en otro apartado, se afronta desde las marginalia o anotaciones de los lectores en los textos que manejaban; unos excelentes, y no muy frecuentes, indicios culturales que hacen las delicias del investigador. Continúan las tramas atendiendo al apasionante universo lector que acaecía en las cárceles inquisitoriales, o el comunitario que determina la popularísima literatura ascético-espiritual de la época; y, para terminar, una de lectura callejera en voz alta, trasunto de la importancia que tuvo en la alta Modernidad esa fórmula en la difusión del contenido de panfletos, libelos, pasquines, coplas y avisos varios.

5En fin demos la enhorabuena al autor por este preciado libro que he tenido la fortuna de gozar en su lectura y reseña. De su alta cualidad muchas son las pistas que he querido ofrecer, aunque entre muchas de valía, resalta su edición en italiano. Suceso insólito y esporádico en la historiografía de nuestro país, a la que siempre se le ha escatimado la traslación a lenguas foráneas. No obstante, en el caso de nuestro historiador sorpresa no causa, por ser Italia un país en el que acaudala aplauso y fama merecida, donde arrancó la “revolución” paleográfica que el profesor Castillo fomentó aquí. A quien dijere que este mi discurso está sesgado por la amistad, le diré que razón tiene, esperando así que mi opinión la mejoren los posibles interesado. Pero sepan que la mía es consecuencia de la admiración y la gratitud que late en todo buen libro, como el que concita estas letras.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Carlos Alberto González Sánchez, « Antonio Castillo Gómez, Leggere nella Spagna moderna. Erudizione, religiosità e svago, Bolonia, Pàtron Editore, 2013, 126 p. », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 14 octobre 2013, consulté le 20 février 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/65903

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page