Navegación – Mapa del sitio
Coloquios | 2015
La Locura. Historia, prácticas e instituciones. Siglos XIX-XX – Coord. Silvana Vetö y María José Correa
Felipe Martínez Fernández

Del recargo intelectual al desequilibrio nervioso-muscular: la ejercitación del cuerpo como terapéutica en el Chile urbano de principios del siglo XX

From intellectual overwork to nervous-muscular imbalance: physical exercise as a therapy in the early 20th century urban Chile
[18/09/2015]

Resúmenes

En las primeras décadas del siglo XX se desarrollaron en Chile distintas lecturas sobre la profunda crisis física y moral que vivía el país. Los promotores de la ejercitación dedicaron un considerable trabajo en el diagnóstico de las afecciones que afectaban a la población y la búsqueda de sus causas, justificados a partir de las preocupaciones acerca de la fatiga, el sobrecargo intelectual y el sedentarismo. Frente a actividades que parecerían amenazar la integridad corporal, el ejercicio físico compensador y terapéuticamente encaminado se constituiría como un dispositivo adecuado para la higiene, la conservación de las energías y el acrecentamiento de la resistencia, restaurando los nervios exacerbados y debilitados por la vida de la ciudad.

Inicio de página

Notas del autor

Esta investigación forma parte de los resultados preliminares de la tesis de magister en Historia de la Universidad de Chile titulada “Cuerpos en Movimientos. Circulación y generación de conocimientos en torno a la ejercitación de los cuerpos en Santiago de Chile, 1880-1931”. Asimismo, fue presentado como parte del Seminario de la Locura organizado el año 2014 en el Museo Benjamín Vicuña Mackenna, Santiago de Chile.

Texto integral

Introducción

  • 1 Bisquertt, Luis, Aspectos de la educación física: el sistema nervioso, Santiago, Nascimento, 1930.
  • 2 Ibíd. p. 10
  • 3 Ibíd. p. 17

1“El recargo intelectual que desde la niñez desequilibraba las fuerzas orgánicas, el sedentarismo escolar y post-escolar de la inmensa mayoría, la vida antihigiénica en oficinas y fábricas, y el desgaste nervioso intenso a que nos obligan las excitaciones, preocupaciones continuas, excesos y apresuramientos de la vida artificiosa y complicada de la época, llegan a producir, en el civilizado sedentario de las ciudades, la ruptura del equilibrio somato-psíquico, arrojándolo muchas veces hacia el dominio de lo patológico, transformándolo en un desequilibrado nervioso-muscular, en un verdadero enfermo”,1 fueron las palabras que trazó en 1930 el Dr. Luis Bisquertt acerca de la alteraciones que producían en hombres y mujeres tanto el exceso de trabajo mental como la inactividad muscular. La falta de oxigenación por una menor amplitud respiratoria y actividad circulatoria, indicaba Bisquertt, repercutían desfavorablemente sobre el metabolismo de las células nerviosas, el rendimiento cerebral y en las numerosas reacciones motoras como la selección de las contracciones musculares, la coordinación y los movimientos.2 Sin embargo, como una forma de restaurar los nervios exacerbados por las labores del día a día, Bisquertt concluía que mediante “la saludable la influencia de los ejercicios físicos sobre el sistema nervioso, en los sujetos de constitución ansiosa o aún afectados de verdaderas crisis de neurosis de angustia, he podido observar nítidamente la acción calmante y regularizadora de la gimnasia”.3

2Formuladas desde los comienzos del siglo XX, en un momento en que el clima de opinión denunciaba el frenético ritmo urbano que imponía el rápido crecimiento demográfico y sus consecuencias sobre las condiciones de vida, ante los temores de contagio de enfermedades, o en los esfuerzos por construir una “raza nacional”, las palabras de Bisquertt ilustran cómo la ejercitación fue vista por un grupo de médicos, pedagogos, políticos, o en diarios y revistas de circulación masiva, como un eficaz tratamiento para empleados, trabajadores y obreros, ante los potenciales riesgos que conllevaban las actividades laborales e intelectuales, y que exigían un sobreesfuerzo que afectaba más allá de lo físico.

  • 4 Véase: Thomas de la Peña, Carolyn, The Body Electric. How Strange Machines built the Modern America (...)
  • 5 Correa, María José, "Medicina, vigor y virilidad. Las tecnologías terapéuticas frente a la debilida (...)

3Aludiendo a un proceso de debilitamiento y desgaste de las fuerzas, a la incapacidad de desempeñar trabajos mentales o físicos, o como un vehículo para la difusión de preceptos higiénicos hacia un público más amplio, diversos trabajos han analizado las potencialidades que tuvo el ejercicio físico dentro del amplio espectro medicalizador.4 En un entorno obsesionado con las distintas manifestaciones del deterioro físico, la ejercitación no tuvo dificultades en encontrar su lugar, junto con otras especialidades como la fisiología, la biometría, la eugenesia, la criminología, o en espacios y circuitos comerciales que prometían vigorizar el cuerpo y nutrirlo al mismo tiempo de energías.5

4Este artículo se propone explorar históricamente las actividades físicas en Chile, dando cuenta de los matices en la prescripción de ciertas prácticas físicas y determinados usos del cuerpo desde el discurso médico, la fisiología o la mecanoterapia, y como parte de los contenidos en medios masivos, publicidad y prensa. Lejos de ser miradas neutrales y objetivas, fueron intentos por explicar y definir a las posibilidades que existían detrás de los cuerpos en movimiento, proceso que al mismo tiempo cuestionó y excluyó diversas formas y alternativas de experimentar el cuerpo.

Fisiología muscular y de los movimientos

  • 6 Rabinbach, Anson, The Human Motor: Energy, Fatigue, and the Origins of Modernity, University of Cal (...)

5Desde fines del siglo XIX, investigadores en Francia, Alemania e Italia, se encontraban desarrollando nuevas formas para medir y utilizar las energías físicas. El surgimiento de un enfoque fisiológico para el trabajo, sobre la base de respuestas a actividades relacionadas con la resistencia, la fuerza, el calor y el frío, se centró en revelar los métodos más beneficiosos para la organización y el control del gasto energético, vinculando especialmente la regulación científica de los movimientos del cuerpo en conjunto con el sistema nervioso.6

  • 7 Dos años después se publicación original saldría al mercado la edición en español editada por la Ca (...)
  • 8 Di Giulio, Camilo, Daniele, Franca y Tipton, Charles, “Angelo Mosso and muscular fatigue: 116 years (...)
  • 9 Ibíd. p. 54-56.
  • 10 Interesado por la educación física en todas sus facetas, contribuyó a su divulgación con diversos t (...)

6Influenciado por las investigaciones de Carl Frederick Wilhelm Ludwig (1816-1895), Hugo Kronecker (1839-1914), Claude Bernard (1813-1878), y Etienne-Jules Marey (1830-1904), e interesado por los efectos de la circulación sanguínea, la respiración, y la sobrecarga de trabajo en las escuelas públicas y en el ejército, en 1891 el italiano Angelo Mosso publicaba La Fatica.7 Mediante estimulaciones eléctricas producidas por el ergógrafo – aparato elaborado por el mismo Mosso para medir el trabajo mecánico producido en los músculos –, el italiano formuló su denominada "ley del agotamiento". Esta ley consistía en determinar una curva de fatiga propia de cada individuo basada en el nivel de respuesta que tenían las contracciones producidas por las estimulaciones.8 En este proceso, Mosso observó que el cuerpo al ser incapaz de desechar las substancias tóxicas producidas por la sangre, hígado y riñones, como el monóxido de carbono y el ácido láctico, y que eran transmitidas sobre las terminaciones nerviosas contenidas en los músculos, disminuían en un largo plazo las aptitudes para el trabajo en los sujetos9. Como una forma de aminorar dicha producción tóxica, Mosso entendió que las actividades regulares de gimnasia en conjunto con una nutrición eficiente servirían de potentes agentes para la restauración fisiológica y muscular del cuerpo.10

  • 11 Gleyse, Jacques, “The machine body metaphor: From science and technology to physical education and (...)
  • 12 Gleyse, “The machine body metaphor”, p. 761-762.
  • 13 Vigarello, Georges, Corregir el cuerpo. Historia de un poder pedagógico, Buenos Aires, Nueva Visión (...)

7Las vinculaciones, por un lado, entre el acto voluntario y su relación con el movimiento muscular, y por el otro, la relación entre el entrenamiento psico-motriz y el cerebro, fueron objetos de investigación de la incipiente fisiología francesa del ejercicio de fines del siglo XIX.11 En 1888, aparecía Physiologie des exercices du corps, escrito por el médico y deportista francés Fernand Lagrange (1846-1909). Subrayando el valor energético del cuerpo, Lagrange proporcionó detalles sobre la acción fisiológica que tenían los ejercicios en distintos ámbitos como la musculación, el entrenamiento durante períodos prolongados, su relación con el descanso, la fatiga y el trabajo intelectual, y su acción en el cerebro.12 Todo ejercicio necesita de la intervención de la parte noble del cerebro, la sustancia gris, indicaba Lagrange, ya que en ese órgano nacen las excitaciones que la voluntad envía a los músculos mediante la fibra nerviosa. Sin embargo, cuando el ejercicio se hacía fuera de la voluntad, es decir, cuando el cerebro no se asociaba al acto muscular, se producía la fatiga. Para aminorar sus efectos, se necesitaba de un entrenamiento continuo, los que a través de la distribución de cálculos y desplazamientos repetidos en brazos, piernas, abdominales o espalda, suponían una regulación en las distintas funciones fisiológicas y motoras, conectando cuerpo y mente.13

  • 14 La versión en castellano saldría en 1899 editada en España. Véase: Tissié, Phillipe, La fatiga y el (...)
  • 15 Gleyse, “The machine body metaphor”, p. 763.

8Por su parte, el médico francés Philippe Tissié, publicaba en 1895 La fatigue et l’entraînement physique, investigación que se vinculaba a los trabajos realizados por Mosso y Lagrange.14 A través de su participación en las comisiones educativas que tuvieron lugar para reformar los planes, contenidos y horarios de enseñanza de la educación física escolar francesa durante finales del siglo XIX, Tissié – en conjunto con otros destacados médicos como Georges Hébert o Georges Demeny, y asociaciones gimnásticas como la Ligue française de l'éducation physique  fue entendiendo que la fatiga escolar se producía por la incapacidad del músculo y del organismo por mantener una intensidad física constante. Argumentaba que para retrasar y aminorar sus efectos, un buen entrenamiento debía colocarse no solamente en la mecánica de los movimientos (amplitud, dirección o intensidad), sino que también como un proceso psicomotor, en el que la acción de la inteligencia y el cerebro por sobre el ejercicio permitirían elevar los niveles de adaptación y tolerancia al trabajo arduo y continuado.15

  • 16 Thomas de la Peña, The Body Electric.

9En este contexto, hacia fines del siglo XIX y comienzos del XX, se establecerían nuevos avances en la investigación en torno a la comprensión entre el sistema nervioso, los músculos y la fuerza física, averiguando hasta qué punto podían practicarse los ejercicios sin producir efectos perjudiciales en el organismo. En esta discusión, se fue entendiendo al cuerpo como un sistema de economía con cierta cantidad limitada de energía a disposición, lugar en donde la ejercitación resultó un agente clave en el empeño por usarla racionalmente incrementando la oxigenación de la sangre y promoviendo la renovación celular, consideradas esenciales para crear fuerza nerviosa adicional para las distintas actividades cotidianas y laborales.16

Fatiga y sedentarismo

10La importancia que tuvieron las investigaciones y conceptos desarrollados por los fisiólogos europeos de fines del siglo XIX en torno a la fatiga y el sobrecargo intelectual, fueron puestas en circulación a nivel internacional, en donde médicos principalmente de Europa y de Latinoamérica se interesaron por cuantificar las potencialidades del trabajo físico e intelectual de empleados, técnicos, trabajadores y profesionales.

  • 17 Véase: Illanes, María Angélica, Ausente, señorita: el niño chileno, la escuela para pobres y el aux (...)
  • 18 Vargas, Moisés, “Hora de trabajo y recargo escolar”, Anales de la Universidad de Chile, 1903, Tomo (...)

11Contrariamente al escenario europeo, que privilegió el estudio de las condiciones y jornadas laborales, en Chile las primeras investigaciones y referencias sobre el tema fueron definidas por agentes pedagógicos, quienes transformaron sus contenidos con el objetivo de enfrentar las distintas patologías que afectaban al rendimiento escolar de niños.17 ¿Hay o no recargo mental en los alumnos originados por el exceso de estudio? ¿Cuáles son sus causas y los medios de evitarlo?, fueron las preguntas que se hizo el funcionario del Ministerio de Instrucción Pública Moisés Vargas en 1903, en el marco del Congreso General de Enseñanza. Si bien, señalaba que el trabajo desarrollado en las escuelas primarias era menor al exigido en los países europeos, para evitar cualquier exceso de trabajo intelectual Vargas recomendaba: “arreglar los horarios de modo que cada curso disponga por lo menos de una tarde libre a la semana para que pueda dedicarse al descanso o a excursiones escolares”, y aumentar “las horas destinadas a la gimnasia, a todas luces insuficientes en la actualidad, dotando esta enseñanza de todos los elementos que necesita para ejercitarse con éxito”.18

  • 19 Moraga Porras, Alfredo, Higiene mental en sus relaciones con el desarrollo y conservación de la ene (...)
  • 20 Moraga, Higiene mental en sus relaciones con el desarrollo y conservación de la energía psíquica y (...)

12Años después, el médico higienista Alfredo Moraga Porras presentaba su estudio denominado Higiene mental en sus relaciones con el desarrollo y conservación de la energía psíquica y de la fatiga producida por la enseñanza.19 Entendiendo que la fatiga se daba por una sobrecarga y simultaneidad del trabajo desarrollado entre la inteligencia, la afectividad y la voluntad, Moraga Porras indicaba la necesidad de dar reglas higiénicas y “de repartir las tareas escolares convenientemente”. A su juicio, el ejercicio físico se presentaba como una “terapia auxiliar del trabajo mental”, la cual idealmente practicada en horarios posteriores a la clase, favorecía “la circulación e irrigación sanguínea en los centros nerviosos”, lo que se traducía en el aumento de la energía en los músculos y por consiguiente “el incremento de las capacidades intelectivas”.20

  • 21 Santelices, José Luis, Fatiga muscular i surménage físico, Santiago, Imprenta Universitaria, 1912.
  • 22 Santelices, Fatiga muscular i surménage físico, p. 57-58.

13A diferencia de su antecesor, quien planteaba que se trataba más bien de una “mala distribución de las energías psíquicas”, en 1912 el médico nacional José Luis Santelices indicaba que la fatiga ante todo era una “manifestación fisiológica del resultado del trabajo muscular”.21 Santelices hizo un seguimiento in situ por más de tres meses a las tropas del Ejército correspondientes a los regimientos de Buin y Chillán, en los que a través de la utilización del ergógrafo de Mosso, pudo comprobar las condiciones del trabajo muscular, la resistencia a la fatiga y los principios fisiopatológicos asociados con “las extensas jornadas de marcha y patrullaje” por las que se veían enfrentadas los soldados. En este punto concluyó que las consideraciones generales sobre el ejercicio en el Ejército debían orientarse hacia la “racionalización científica y control del gasto energético”, ya que si las tropas eran continuamente sometidas a un sobre entrenamiento físico se estarán formando “soldados incapaces de adaptarse a las exigencias de una campaña”.22

  • 23 Zig-Zag, “¿Convienen los ejercicios físicos después del trabajo intelectual?”. n° 235, 21 de Agosto (...)
  • 24 Los Sports, n° 409, 9 de enero de 1931. “¡Duerme Ud. bien?”, p. 2

14La fatiga y sobrecarga de trabajo no solo se circunscribió a espacios y círculos científicos, sino que también a través de revistas populares y medios de prensa masivos. La revista Zig-Zag en 1909 fue una de las primeras en mencionar directamente estos temas, denunciando los nocivos efectos que tenía la sobrecarga intelectual sobre el cuerpo. El consejo entregado por dicha revista era que solamente la práctica regular de ejercicios físicos podrían restaurar los nervios exacerbados por la vida en la ciudad, convirtiéndose en “el único medio para hacer descansar el espíritu de las personas amantes del estudio y a la vez el mejor preservativo contras las enfermedades nerviosas”.23 Décadas después, la revista Los Sports también hacía un énfasis en los “beneficiosos efectos” que producían los ejercicios después de las extensas jornadas laborales: “con sólo diez minutos diarios de gimnasia antes de acostarse, habrá conseguido el objeto que se propone, pues los músculos bien distendidos por la breve sesión de gimnasia y reconfortados por una breve ducha fría, le proporcionarán un sueño sano y reparador”.24 En el centro de esta visión estaba el empeño por difundir un catálogo de conductas y hábitos higiénicos, donde la práctica sistemática de ejercicios físicos en individuos debilitados ayudaría a recuperar el equilibrio perdido, a través de rutinas cuya repetición sería “dejar una huella” en el sistema nervioso.

  • 25 Carter, Neil, Medicine, Sport and the Body: A Historical Perspective, London, Bloomsbury Academic, (...)
  • 26 Luis Bisquertt Susarte (1895-1970), médico y profesor de educación física, sería una de las figuras (...)

15Las nuevas investigaciones y acontecimientos relacionados con la fisiología de la primera mitad del siglo XX fueron mostrando al cuerpo como un mecanismo auto regulador, el cual necesitaba mantenerse en “buen estado” mediante un régimen que combinaba la alimentación balanceada y la ejercitación practicada diariamente.25 Estos aspectos fueron importantes para el ámbito nacional, y sobre todo para el médico Luis Bisquertt, quién desde comienzos de la década de 1920 orientaría sus estudios a esa área.26 Primero como alumno de medicina de la Universidad de Chile, luego en el Instituto de Educación Física y posteriormente como columnista en el diario Los Sports, Bisquertt trabajó afanosamente por investigar y difundir los efectos a nivel muscular, fisiológico y nervioso de las actividades físicas.

  • 27 Los Sports,“Elementos de educación física”. n° 180, 20 de Agosto de 1926, p. 1.

16Mediatizando sus conocimientos por la plataforma que le otorgaba Los Sports, revista que formaba parte del consorcio de la editorial Zig-Zag y que contaba con un importante volumen de tiraje, Bisquertt pudo validarse ante las audiencias como el “especialista” en el tema. Así, sus primeras columnas recalcaban la importancia científica y social de hacer ejercicio, en conservar la armonía en el funcionamiento orgánico, evitando con ello los perjuicios individuales y colectivos: “el exceso de trabajo intelectual conduce rápidamente a la degeneración de la raza, manifestada por la esterilidad y los trastornos nerviosos en las generaciones posteriores. Por lo que construir y mantener la vitalidad muscular es una de las ramas más importantes de la higiene, los cuales mediante el ejercicio de las funciones neuromusculares, se obtiene el equilibrio de todas las funciones orgánicas”.27

  • 28 Los Sports, “Dos palabras sobre higiene deportiva. Por Luis Bisquertt”. n° 226, 8 de Julio de 1927, (...)

17Considerada esencial para mantener el “buen estado”, Bisquertt señalaba que por medio de una actividad enérgica de las funciones vitales se acostumbraría a un trabajo físico de los órganos del cuerpo, obteniendo resultados que irían más allá del perfeccionamiento físico: “el sujeto que se entrena bien, se hace poco a poco más resistente a la fatiga. Sus movimientos precisos y bien adaptados al objetivo requerido, se hacen cada vez automáticos, es decir, el cerebro se independiza cada vez más del trabajo neuro-muscular. Las funciones fisiológicas se hacen cada más perfectas, y el sujeto siente una sensación especial de bienestar, el cual se llama euforia”.28

  • 29 Los Sports, “La Educación de los movimientos”. n° 216, 29 de Abril de 1927, p. 11.

18Bisquertt iba complementando y complejizando sus columnas al introducir conceptos como el de “memoria muscular”, proceso donde el cerebro en conjunto con el sistema nervioso, tenían la capacidad de generar “movimientos y actitudes, [las cuales] quedarán mejor grabadas y retenidas, mientras más precisas e intensas sean las modificaciones periféricas motrices que la han motivado”.29

  • 30 Bisquertt, Luis, Morfología del Sedentario, Santiago, Impr. Chile, 1926.

19De igual manera, y como una respuesta a las necesidades fisiológicas, Bisquertt orientó la práctica de la ejercitación como acciones correctivas y preventivas. En este sentido, la ociosidad, la obesidad y la inactividad física eran vistas como una fuente de intoxicación originando un nuevo diagnóstico: el sedentarismo.30 Conocedor de los nocivos efectos que tenía ésta desde sus primeras investigaciones, la correlación que estableció Bisquertt era clara: la inactividad era un riesgo para la salud.

  • 31 Bisquertt, Aspectos de la educación física, p. 16.

20Incorporando nuevos diagnósticos que buscaban describir y definir con mayor precisión las distintas dolencias que afectaban específicamente a las civilizaciones modernas, los conocimientos fisiológicos obtenidos por sus investigaciones, le permitieron construir y determinar una descripción física de los sujetos, concibiendo el desarrollo armónico y normal del cuerpo como una tendencia natural de los organismos sanos, siempre y cuando estos no se vean sometidos a situaciones que les causen deformaciones (Imágenes 1 y 2). Por ejemplo, señalaba que la falta de una “educación neuro muscular” en las personas sedentarias se evidenciaba fácilmente, ya que “quien haya trabajado alguna vez en gimnasia médica, bien lo sabe. La torpeza que en sus movimientos más simples presenta el oficinista o la señora sedentaria, pasada su cuarentena, es realmente admirable. El ejercicio más sencillo aparece para ellos plagado de dificultades, contraen músculos antagonistas, producen sinergias inoportunas, cortan sin motivo la respiración y pierden el equilibrio”.31

  • 32 Los Sports. “El sedentarismo. Divulgación científica”, n° 172, 25 de Junio de 1926, p. 3.

21“Profesionales, estudiantes, hombres de ciencia, escritores, artistas, funcionarios públicos, políticos, comerciantes, religiosos, empleados, oficiales, un gran número de obreros que trabajan sentados o casi inmóviles, y la casi totalidad de las mujeres de clase rica y de la clase media”,32 eran las características asociadas al sedentario moderno, y que le permitieron a Bisquertt construir una imagen patológica de los individuos.

Imagen 1 – Bisquertt, Luis, Morfología del Sedentario, Santiago, Impr. Chile, 1926. Biblioteca Nacional de Chile. p. 29.

Imagen 1 – Bisquertt, Luis, Morfología del Sedentario, Santiago, Impr. Chile, 1926. Biblioteca Nacional de Chile. p. 29.

Imagen 2 – Bisquertt, Luis, Morfología del Sedentario, Santiago, Impr. Chile, 1926. Biblioteca Nacional de Chile. p. 31.

Imagen 2 – Bisquertt, Luis, Morfología del Sedentario, Santiago, Impr. Chile, 1926. Biblioteca Nacional de Chile. p. 31.
  • 33 Bisquertt, Aspectos de la educación física, p. 16.

22Centrales resultaban los argumentos que vinculaban las contracciones musculares con el desarrollo funcional del sistema nervioso, los cuales eran vistos como un elemento constitutivo que ayudaba a mantener un equilibrio entre lo primitivo y lo civilizado. “La falta de decisión, de carácter y de otras tantas cualidades indispensables para formarse un camino en la vida, provienen de un defecto de equilibrio moral, de una débil voluntad, y ésta viene del cerebro, que es el centro del sistema nervioso, y su acción depende según la fuerza o debilidad física”,33 era el razonamiento que trazó Bisquertt sobre una serie de correspondencias entre los rasgos psicológicos, el sistema nervioso y el sistema muscular, basándose en la suposición de que la falta de actividad muscular hacía más propensas a las personas sedentarias.

23Aunque el ejercicio físico se iría constituyendo como una tecnología de regulación y control de los mecanismos corporales, brindando el equilibrio orgánico y mental necesario para afrontar la dura lucha por la existencia, se exigía un paso más. Nuevos agentes, y sobre todo nuevos aparatos serían los encargados de potenciar y transformar materialmente los cuerpos desequilibrados por el exceso de trabajo intelectual.

¡El sistema muscular es la llave del sistema nervioso! Del Dr. Zander al Instituto de Kinesioterapia

  • 34 Jirón, Gustavo, Un problema médico-escolar: contribución al estudio de las desviaciones de la colum (...)
  • 35 Ibíd. p. 62-63.

24En 1919, el recién egresado de medicina Gustavo Jirón publicaba su trabajo de licenciatura denominado Un problema médico-escolar: contribución al estudio de las desviaciones de la columna vertebral en nuestros escolares.34 A fin de evitar y corregir los defectos físicos producidos por el “mal hábito” de la postura en estudiantes de las escuelas públicas, Jirón aseguraba que la utilización de aparatos de mecanoterapia instalados en el Instituto de Educación Física, “son uno de los medios más eficaces y convenientes para corregir las curvaturas del cuerpo”.35 Es decir, la opinión de Jirón venía a confirmar los efectos terapéuticos derivados de las máquinas para promover la potenciación de la fuerza muscular a través de un entrenamiento continuo que permitía compensar las distintas irregularidades corporales ocasionadas en el sobrecargo de trabajo.

  • 36 Vigarello, Corregir el cuerpo. Historia de un poder pedagógica, p. 82.
  • 37 Climent, José y Ballester, Rosa, “Los vínculos entre tecnología y práctica especializada en rehabil (...)

25La utilización de aparatos bajo un sistema de poleas, ya era reconocida desde finales del siglo XVIII como un eficaz tratamiento ante las distintas enfermedades que afectaban al cuerpo.36 Sin embargo, es a fines del siglo XIX cuando el sueco Gustav Zander (1835-1920) empezó a construir los primeros aparatos de potenciación muscular. Diseñando más de setenta dispositivos, las máquinas de Zander supusieron un paso importante en la evolución de la terapéutica física hasta mediados del siglo XX, debido a su capacidad para regular las fuerzas obtenidas en los movimientos. Según Climent y Ballester, estas máquinas llegaron a constituir el eje de una floreciente industria médica radicada principalmente en Wiesbaden, Alemania, y que distribuyó sus productos tanto en América como por toda Europa bajo la patente comercial de Rossel, Schwartz & Co., en dura competencia con la distribuidora sueca Goransson-Mekaniska.37

  • 38 Prado Martínez, Alberto, Guía completa de Santiago y comercial de Valparaíso para 1901-1902. Santia (...)
  • 39 Ibíd.

26En Chile, si bien no hay antecedentes iniciales acerca de la adquisición y distribución de dichos aparatos, el Instituto Médico Mecánico de Jimnástico y de Masaje, ubicado en Santiago, en la calle Arturo Prat 38, aparece en 1901 como el primer centro nacional en incorporarlas. Fundada por el empresario chileno-alemán Enrique Baurose y bajo la supervisión del doctor Edmundo Jaramillo, las actividades de esta institución se hicieron públicas principalmente en guías comerciales, a través de un formato iconográfico que consideró no solo la difusión de una imagen médica, sino que también buscaba resaltar una estética de elegancia y armonía con las más diversas situaciones de la vida contemporánea38 (Imagen 3). Teniendo un funcionamiento y horario definido de Lunes a Sábado, con tarifas que oscilaban entre los 60 y 300 pesos de acuerdo al tipo y beneficios de la suscripción, y junto con presentar las diversas e innumerables dolencias tratadas, que iban desde desviaciones a la columna, rigideces en las articulaciones, atrofias musculares, enfermedades al estómago, intestino y corazón, hasta el raquitismo, la gota, la obesidad y la neurastenia, el sistema de máquinas del Dr. Zander era ofrecida a los diversos consumidores como una de las novedades del mercado terapéutico, siendo un “tratamiento higiénico para niños y personas débiles”39.

  • 40 Instituto de Masaje y Mecanoterapia, Santiago, Imprenta Gutemberg, 1903.

27Más allá de los ofrecimientos de recuperación que existían detrás de la utilización de las máquinas, la experiencia del Instituto Médico Mecánico de Jimnástico y de Masaje durante los primeros años del siglo XX fue limitada, debido al coste de su funcionamiento, mantenimiento y utilización. Esto puede explicarse en la venta que tuvo que realizar Baurose el año 1903 a un grupo de inversionistas privados por parte de 60.000 pesos como una forma de solventar los gastos realizados, lo que implicó entre otras cosas la venta de las instalaciones, los aparatos, los derechos de privilegio comercial y el cambio de nombre, pasándose a llamar Instituto de Masaje i Mecanoterapia.40

Imagen 3 – Prado Martínez, Alberto, Guía completa de Santiago y comercial de Valparaíso para 1901-1902

Imagen 3 – Prado Martínez, Alberto, Guía completa de Santiago y comercial de Valparaíso para 1901-1902

Santiago, Imprenta Litografía y Encuadernación Barcelona, 1901. Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. p. 39.

  • 41 Joaquín Cabezas (1867-1948) sería reconocido como el padre de la educación física chilena dentro de (...)
  • 42 Park, Roberta, “Sharing, arguing, and seeking recognition: International congresses, meetings, and (...)

28En 1912, como parte de la renovación del plan de estudios del Instituto de Educación Física, su director Joaquín Cabezas viajaba a Suecia para conocer los nuevos adelantos materiales y técnicos de educación.41 El interés por adquirir los artefactos, y específicamente las máquinas del Dr. Zander, obligó al gobierno a financiar a Cabezas para asistir al Congreso Internacional de Educación Física, presidido por la Facultad de Medicina de París en 1913, la cual contemplaba la participación y exhibición de productos por parte de empresas y casas comerciales especializadas en el mercado de la ejercitación.42 Pese a que no hay detalles sobre las condiciones del contrato, compra y recepción de las máquinas Zander por parte de Cabezas y las autoridades, en 1914 entraba en funcionamiento oficialmente el llamado Gabinete de Mecanoterapia, dotado y especializado en este tipo de aparatos para el desarrollo y enseñanza de la gimnasia médica y correctiva.

  • 43 Bize, Carlos, Kinesiterapia en algunas afecciones articulares, Santiago, Imprenta Excelsior, 1924.
  • 44 Ibíd. p. 30.

29Médicos como Carlos Bize, quién realizó su práctica profesional durante los primeros años del Gabinete, nos permiten conocer los alcances que tuvo la mecanoterapia en la época.43 Bize participó durante los años 1921 y 1922, presentando más de 30 observaciones clínicas, en casos de iban desde hemiplejias, artritis, fracturas, luxaciones, hasta reumatismos, neurastenia o atrofias neuropáticas, y que incluían como pacientes tratantes a profesionales de clase media, siendo abogados, profesores, comerciantes, estudiantes, matronas y empleados el público objetivo de atención. Si bien indica que en algunos casos “el tratamiento fue hecho tardíamente”, o los pacientes “no lo seguían con la constancia debida”, concluye que “la mecanoterapia aplicada oportunamente, modifica con éxito en corto tiempo algunos estados patolójicos (…) por cuanto la mejoría llega a su fin antes que con cualquier otro medio terapéutico”.44

  • 45 Bisquertt, Luis, Valor de la Historia de la Educación Física, Santiago, Cultura, 1949. p. 5.
  • 46 Por Decreto n° 5531 del 20 de Noviembre de 1928 se consignaba a la gimnasia médica como parte de la (...)
  • 47 Creada por el Decreto n° 4.153 del 8 de Diciembre de 1929.

30En 1927, con la llegada de la dictadura del General Carlos Ibañez del Campo, la recién creada Dirección General de Educación Física, Deportes y Moral, presidida por el teniente Alfredo Portales, ordenó el cierre temporal del Gabinete.45 Sin embargo, un año después y como parte de la reorganización de los planes de estudio en la carrera de profesor de educación física dicho Gabinete fue reabierto e introduciéndose en conjunto con el ramo de “gimnasia médica”.46 No obstante, la creación de esta nueva cátedra, y especialmente la contratación del Dr. Martin Gondos, médico húngaro y designado como jefe del Departamento de Gimnasia Médica a principios de 1929, suscitaron críticas debido a su poca experiencia y pertinencia sobre el tema. Las controversias no impidieron su arribo, y meses más tarde se decretaba oficialmente su designación como director del llamado desde entonces “Instituto de Kinesioterapia”.47

  • 48 Instituto de Kinesioterapia del Dr. Martín Gondos, Santiago, Imprenta Dirección General de Prisione (...)

31Compuesto por un equipo de médicos internistas, profesores de gimnasia médica y masajistas, el Instituto se planteaba como estrategia central crear conciencia en la población sobre la importancia que tenían terapias basadas en máquinas. Bajo la promesa de recuperar “la salud y aminorar la intensidad de los trastornos funcionales del organismo”, el folleto promocional de 1931 destacaba los innumerables beneficios que tenían los tratamientos kinesiológicos para un conjunto de individuos: “los inválidos del trabajo, los accidentados en el deporte, los afectados de parálisis, los que sufren diferentes alteraciones en el funcionamiento articular, muscular y nervioso, los que necesitan reeducar sus miembros a consecuencia de inactividad, a causa de luxaciones, fracturas, inflamaciones, los que sufren las influencias desfavorables de la vida sedentaria, como la obesidad, gota y demás afecciones o irregularidades del sistema digestivo, pueden encontrar en los diferentes procedimientos de la kinesioterapia un medio seguro de salud”.48

  • 49 Los Sports. “Gimnasia y Salud: una visita a la sección de kinesioterapia”. Op. Cit. p. 2.

32El Instituto amplió el uso y circulación de los tratamientos con máquinas, estructurándose en tres nuevas secciones a partir de las diferentes orientaciones de sus dispositivos: aparatos para la mensuración de la fuerza y de las deformidades; aparatos para los movimientos activos y pasivos como el balanceo, la vibroterapia y el masaje; y finalmente salas de hidroterapia, electroterapia, y radiología. El procedimiento, según relataba Martin Gondos a la revista Los Sports, consistía en primera instancia, en hacerles “un detenido examen, para la cual contamos con todos los adelantos de la ciencia moderna y con excelentes instalaciones de rayos”, para posteriormente “estudiar en el paciente qué ejercicios y qué aparatos son los que le convienen a su organismo”.49

  • 50 Thomas de la Peña, Caroyln, The Body Electric, p. 22
  • 51 Instituto de Kinesioterapia, p. 8.
  • 52 Ibíd. p. 15.
  • 53 Ibíd. p. 19.

33A través de un esfuerzo progresivo, en el control y participación sistemática de los músculos, lo esencial de este tipo de sistema es que suponían una función activa tanto en la corrección de posturas como en el tratamiento posterior y rehabilitación de fracturas, esguinces o luxaciones con el fin de revitalizar los nervios desgastados por la inactividad.50 Ejercicios realizados en anillas de suspensión y barras paralelas ayudaban al tratamiento de enfermedades asociadas a las desviaciones a la columna, ya sea escoliosis, rigidez juvenil, o deformaciones torácicas, “los que a través de un sistema de remos, poleas y cuerdas, hacían desaparecer después de algún tiempo los síntomas”.51 Igualmente, el mismo Gondos contribuiría con el diseño y construcción de dispositivos semejantes para ejercitar el pie y la muñeca, como un aparato en madera regulable cuya función estaba en otorgar un tratamiento preventivo para la lordosis.52 Sin embargo, eran específicamente los ejercicios con máquinas del Dr. Zander, las que tendrían un mayor uso aplicado, ya que permitían una mejor redistribución del trabajo muscular en pesos suspendidos y de ubicación variable, lo que entregaba a los sujetos una mejor y mayor movilidad. Su relevancia, era señalada en el folleto promocional del Instituto, en donde se enfatizaba que “estos aparatos permiten, junto con los otros tratamientos mecanoterápicos, la rápida y completa devolución de los movimientos tratando con eficacia las diferentes afecciones musculares y de la columna”.53

  • 54 Ortúzar, Diego, “Legislación y medicina en torno a los accidentes del trabajo en Chile 1900-1940”, (...)

34Asentados en los principios biológicos y unitarios de la mecánica, la anatomía y sobre todo de la fisiología muscular, la utilización de las máquinas en los tratamientos kinesiológicos durante las primeras décadas del siglo XX, fueron un recurso activo y eficaz en el tratamiento de las distintas “anomalías” corporales causadas ya sea por lesiones, fracturas, correcciones de la postura, en el tratamiento de la obesidad y de desórdenes nerviosos, circulando como parte de la oferta terapéutica tanto en clínicas e instituciones privadas y así como en centros públicos especializados. Esto último se vería traducido hacia mediados de la década de 1930 en que establecimientos como el Instituto de Traumatología proveerían de una mayor cobertura y asistencia a usuarios, donde el tratamiento mediante máquinas gimnásticas ocupaba un lugar prominente ya que buscaba, precisamente, la reanudación de las funciones musculares, articulares y nerviosas perdidas tras los accidentes del trabajo y en los tratamientos de recuperación post operatoria en pacientes.54

A modo de conclusión

35Este trabajo ha puesto en relevancia como el ejercicio físico se presentó como un dispositivo terapéutico en los inicios del siglo XX en Chile. A fines del siglo XIX, cuando la profesión médica se esforzaba por obtener autoridad, el ejercicio físico emergió como parte de un conjunto de subespecialidades “alternativas", definiendo hábitos higiénicos y prescribiendo tratamientos en la escuela, el ejército o para las jornadas laborales. En Chile, más allá de algunas recomendaciones esporádicas, la aparición de investigaciones realizadas por las comunidades científicas, médicas y pedagógicas acerca de la fatiga y el agotamiento físico e intelectual hacia los primeros años del siglo XX, exigieron de la elaboración de programas que regenerasen y vigorizasen los cuerpos, de manera que los sujetos afrontasen infatigablemente el día a día.

36La imaginación, el estímulo o el estudio eran acciones que congestionaban al cerebro en la ejecución de los distintos trabajos. A esto se le agregaba la falta de circulación sanguínea y la inmovilidad muscular. En una sociedad que demandaba de un mayor gasto energético para satisfacer las necesidades de individuos y grupos, fue fundamental hacer de la práctica de ejercicios físicos una rutina, entendiéndola como una actividad esencialmente saludable.

37Hacia los comienzos de la década de 1920, nuevos diagnósticos y conceptos sobresalieron. La extensión de las jornadas laborales, el trabajo nocturno, la higiene industrial y los ritmos de producción ocasionaban no solamente una sobrecarga nerviosa sino que una sobrecarga que afectaba la estética corporal. La aparición del sedentarismo y la ociosidad, acompañada de hábitos mórbidos y costumbres definidas como viciosas, ya sea en el sobrepeso o la obesidad, representaban por un lado un desgaste constante de las energías ejecutadas en los movimientos, y por el otro, una pérdida de las siluetas, contornos y formas que definían los “cuerpos normales” de hombres y mujeres.

38Por otra parte, de forma paralela a los discursos teóricos sobre el ejercicio durante fines del siglo XIX y los comienzos del XX, se desarrolló todo un arsenal tecnológico tanto para el diagnóstico, como para el tratamiento de las funciones corporales, favoreciendo el diseño y la construcción de una gran variedad de dispositivos gimnásticos orientados hacia el mantenimiento y la recuperación de la salud. En este sentido, la utilización de máquinas y aparatos supusieron una transformación en el entrenamiento físico, por medio del cual nuevas prácticas materiales comenzaban a ser incorporadas al espectro médico.

39Sin duda, hoy en día existen imágenes que circulan sobre nuestras vidas: campañas publicitarias que promocionan el éxito profesional y económico con el bienestar corporal; la mediatización del deporte, y de programas gubernamentales que exhortan la “vida sana”. Sin embargo, la paradoja es evidente. Frente a la grandilocuencia con que se celebran las actividades físicas, los altos índices de sedentarismo y el aumento de patologías asociadas a la salud mental, son las caras visibles de una vida “no saludable”. Hechos que en definitiva nos hacen preguntarnos: ¿qué tan distinto era hace cien años?

Inicio de página

Bibliografía

Material Primario

Bisquertt, Luis, Morfología del Sedentario, Santiago, Impr. Chile, 1926.

Bisquertt, Luis, Aspectos de la educación física: el sistema nervioso, Santiago, Nascimento, 1930.

Bize, Carlos, Kinesiterapia en algunas afecciones articulares, Santiago, Imprenta Excelsior, 1924.

Instituto de Kinesioterapia del Dr. Martín Gondos, Santiago, Imprenta Dirección General de Prisiones, 1931.

Instituto de Masaje y Mecanoterapia, Santiago, Imprenta Gutemberg, 1903.

Jirón, Gustavo, Un problema médico-escolar: contribución al estudio de las desviaciones de la columna vertebral en nuestros escolares, Santiago, Imprenta y Encuadernación New York, 1919.

Moraga Porras, Alfredo, Higiene mental en sus relaciones con el desarrollo y conservación de la energía psíquica y de la fatiga producida por la enseñanza, Santiago, Imprenta Rápida, 1907.

Prado Martínez, Alberto, Guía completa de Santiago y comercial de Valparaíso para 1901-1902. Santiago, Imprenta Litografía y Encuadernación Barcelona, 1901.

Santelices, José Luis, Fatiga muscular i surménage físico, Santiago, Imprenta Universitaria, 1912.

Vargas, Moisés. “Hora de trabajo y recargo escolar”. Anales de la Universidad de Chile. Tomo III, 1903, n° 113, Jul-Dic. p. 277-281.

Revista ZigZag.

Revista Los Sports.

Literatura Secundaria

Carter, Neil, Medicine, Sport and the Body: A Historical Perspective. London, Bloomsbury Academic, 2012.

Cherry, Steven y Munting, Roger, “Exercise is the Thing'? Sport and the Asylum c.1850-1950”, The International Journal of the History of Sport, 2005, Vol. 1, n° 22, p. 42-58.

Climent, José y Ballester, Rosa, “Los vínculos entre tecnología y práctica especializada en rehabilitación: el modelo de la tecnología gimnástica en la España del siglo XIX”, Dynamis, 2003, n° 23, p. 269-306.

Di Giulio, Camilo, Daniele, Franca y Tipton, Charles, “Angelo Mosso and muscular fatigue: 116 years after the first congress of physiologists”, Advances in Physiology, 2006, Vol. 30, n°2, p. 51-57.

Gleyse, Jacques, “The machine body metaphor: From science and technology to physical education and sport, in France (1825–1935)”, Scandinavian Journal of medicine & science in sports, 2013, n° 23, p. 761-762.

Illanes, María Angélica, Ausente, señorita: el niño chileno, la escuela para pobres y el auxilio 1890-1990, Santiago, Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, 1990.

Mosso, Oscar, La Fatiga, Madrid, Libr. de José Jorro, 1893.

Mosso, Angelo, La Educación Física de la juventud y de la mujer, Madrid, Librería de José Jorro, 1894.

Mosso, Angelo, Mens sana in corpore sano, Milano, Fratelli Treves, 1903

Nye, Robert, “Degeneration, neurasthenia and the culture of sport in Belle Époque France”, Journal of Contemporary History, 1982, Vol. 17, n° 1, p. 51-68.

Ortúzar, Diego, “Legislación y medicina en torno a los accidentes del trabajo en Chile 1900-1940”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, Debates, 2013. En http://nuevomundo.revues.org/66007.

Park, Roberta, “Soldiers may Fall but Athletes Never!: Sport as an Antidote to Nervous Diseases and National Decline in America, 1865-1905”, IJHS, 2012, Vol. 6, n° 29, p. 792-812.

Park, Roberta, “Sharing, arguing, and seeking recognition: International congresses, meetings, and physical education, 1867-1915”, IJHS, 2008, Vol. 25, n° 5, p. 519-548.

Pohl-Valero, Stefan, “La raza entra por la boca': Energy, Diet, and Eugenics in Colombia, 1890-1940”, Hispanic American Historical Review, 2014, Vol. 94, n°3, p. 455-486.

Roldán, Diego, “Discursos alrededor del cuerpo, la máquina, la energía y la fatiga hibridaciones culturales en la Argentina fin-de-siècle”, História, Ciências, Saúde – Manguinhos, Rio de Janeiro, 2010, Vol. 17, n°3, p. 643-661.

Stearns, Peter, Fat History: Bodies and Beauty in the Modern West, New York, NYU Press, 2002.

Thomas de la Peña, Carolyn, The Body Electric. How Strange Machines built the Modern American, New York, New York University Press, 2003.

Tissié, Phillipe, La fatiga y el adiestramiento físico, Madrid, Imprenta de Enrique Rojas, 1899.

Turse, Nicholas, “Prometheus Unbound: The Technology of Bodybuilding in the Nervous Age”, Past Imperfect, 1999, Vol. 8, p. 33-61.

Undurraga, Verónica y Gaune, Rafael, Formas de control y disciplinamiento. Chile, América y Europa, siglos XVI-XIX, Santiago, Uqbar editores, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Instituto Riva-Agüero PUCP, 2014.

Vigarello, Georges, Corregir el cuerpo, Historia de un poder pedagógica, Buenos Aires, Nueva Visión, 2005.

Inicio de página

Notas

1 Bisquertt, Luis, Aspectos de la educación física: el sistema nervioso, Santiago, Nascimento, 1930.

2 Ibíd. p. 10

3 Ibíd. p. 17

4 Véase: Thomas de la Peña, Carolyn, The Body Electric. How Strange Machines built the Modern American, New York, New York University Press, 2003; Cherry, Steven y Munting, Roger, “Exercise is the Thing? Sport and the Asylum c.1850-1950”, IJHS, 2005, Vol. 1, n° 22, p. 42-58; Nye, Robert, “Degeneration, neurasthenia and the culture of sport in Belle Époque France”, Journal of Contemporary History, 1982, Vol. 17, n° 1, p. 51-68; Park, Roberta, “Soldiers may Fall but Athletes Never!': Sport as an Antidote to Nervous Diseases and National Decline in America, 1865–1905”, IJHS, 2012, Vol. 6, n° 29, p. 792-812; Pohl-Valero, Stefan, “La raza entra por la boca: Energy, Diet, and Eugenics in Colombia, 1890-1940”, Hispanic American Historical Review, 2014, Vol. 94, n° 3, p. 455-486; Roldán, Diego, “Discursos alrededor del cuerpo, la máquina, la energía y la fatiga hibridaciones culturales en la Argentina fin-de-siècle”, História, Ciências, Saúde – Manguinhos, Rio de Janeiro, 2010, Vol. 17, n° 3, p. 643-661; Turse, Nicholas, “Prometheus Unbound: The Technology of Bodybuilding in the Nervous Age”, Past Imperfect, 1999, Vol. 8, p. 33-61.

5 Correa, María José, "Medicina, vigor y virilidad. Las tecnologías terapéuticas frente a la debilidad masculina del Chile urbano (1870-1910)", en Undurraga, Verónica y Gaune, Rafael, Formas de control y disciplinamiento. Chile, América y Europa, siglos XVI-XIX, Santiago, Uqbar editores, Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Instituto Riva-Agüero PUCP, 2014.

6 Rabinbach, Anson, The Human Motor: Energy, Fatigue, and the Origins of Modernity, University of California Press, 1992.

7 Dos años después se publicación original saldría al mercado la edición en español editada por la Casa Editorial de José Jorro. Véase: Mosso, Oscar, La Fatiga, Madrid, Libr. de José Jorro, 1893.

8 Di Giulio, Camilo, Daniele, Franca y Tipton, Charles, “Angelo Mosso and muscular fatigue: 116 years after the first congress of physiologists”, Advances in Physiology, 2006, Vol. 30, n° 2, p. 53.

9 Ibíd. p. 54-56.

10 Interesado por la educación física en todas sus facetas, contribuyó a su divulgación con diversos textos. Véase: Mosso, Angelo, Mens sana in corpore sano, Milano, Fratelli Treves, 1903; La Educación Física de la juventud y de la mujer, Madrid, Librería de José Jorro, 1894.

11 Gleyse, Jacques, “The machine body metaphor: From science and technology to physical education and sport, in France (1825-1935)”, Scandinavian Journal of medicine & science in sports, 2013, n° 23, p. 758-765.

12 Gleyse, “The machine body metaphor”, p. 761-762.

13 Vigarello, Georges, Corregir el cuerpo. Historia de un poder pedagógico, Buenos Aires, Nueva Visión, 2005, p. 151.

14 La versión en castellano saldría en 1899 editada en España. Véase: Tissié, Phillipe, La fatiga y el adiestramiento físico, Madrid, Imprenta de Enrique Rojas , 1899.

15 Gleyse, “The machine body metaphor”, p. 763.

16 Thomas de la Peña, The Body Electric.

17 Véase: Illanes, María Angélica, Ausente, señorita: el niño chileno, la escuela para pobres y el auxilio 1890/1990, Santiago, Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, 1990.

18 Vargas, Moisés, “Hora de trabajo y recargo escolar”, Anales de la Universidad de Chile, 1903, Tomo III, n° 113, p. 281.

19 Moraga Porras, Alfredo, Higiene mental en sus relaciones con el desarrollo y conservación de la energía psíquica y de la fatiga producida por la enseñanza, Santiago, Imprenta Rápida, 1907.

20 Moraga, Higiene mental en sus relaciones con el desarrollo y conservación de la energía psíquica y de la fatiga producida por la enseñanza, p. 26

21 Santelices, José Luis, Fatiga muscular i surménage físico, Santiago, Imprenta Universitaria, 1912.

22 Santelices, Fatiga muscular i surménage físico, p. 57-58.

23 Zig-Zag, “¿Convienen los ejercicios físicos después del trabajo intelectual?”. n° 235, 21 de Agosto de 1909, p. 29-30.

24 Los Sports, n° 409, 9 de enero de 1931. “¡Duerme Ud. bien?”, p. 2

25 Carter, Neil, Medicine, Sport and the Body: A Historical Perspective, London, Bloomsbury Academic, 2012, p. 115; Stearns, Peter, Fat History: Bodies and Beauty in the Modern West, New York, NYU Press, 2002, p. 29-41.

26 Luis Bisquertt Susarte (1895-1970), médico y profesor de educación física, sería una de las figuras más reconocidas el ámbito nacional durante la primera mitad del siglo XX. Director del Instituto de Educación Física a partir de 1943, y médico tratante en Hospitales como el Manuel Arriarán o Barros Luco, sus trabajados e investigaciones abarcaron temáticas que fueron desde la kinesiología, la traumatología, hasta la cirugía y la rehabilitación infantil.

27 Los Sports,“Elementos de educación física”. n° 180, 20 de Agosto de 1926, p. 1.

28 Los Sports, “Dos palabras sobre higiene deportiva. Por Luis Bisquertt”. n° 226, 8 de Julio de 1927, p. 5.

29 Los Sports, “La Educación de los movimientos”. n° 216, 29 de Abril de 1927, p. 11.

30 Bisquertt, Luis, Morfología del Sedentario, Santiago, Impr. Chile, 1926.

31 Bisquertt, Aspectos de la educación física, p. 16.

32 Los Sports. “El sedentarismo. Divulgación científica”, n° 172, 25 de Junio de 1926, p. 3.

33 Bisquertt, Aspectos de la educación física, p. 16.

34 Jirón, Gustavo, Un problema médico-escolar: contribución al estudio de las desviaciones de la columna vertebral en nuestros escolares, Santiago, Imprenta y Encuadernación New York, 1919.

35 Ibíd. p. 62-63.

36 Vigarello, Corregir el cuerpo. Historia de un poder pedagógica, p. 82.

37 Climent, José y Ballester, Rosa, “Los vínculos entre tecnología y práctica especializada en rehabilitación: el modelo de la tecnología gimnástica en la España del siglo XIX”, Dynamis, 2003, n° 23, p. 303.

38 Prado Martínez, Alberto, Guía completa de Santiago y comercial de Valparaíso para 1901-1902. Santiago, Imprenta Litografía y Encuadernación Barcelona, 1901, p. 39.

39 Ibíd.

40 Instituto de Masaje y Mecanoterapia, Santiago, Imprenta Gutemberg, 1903.

41 Joaquín Cabezas (1867-1948) sería reconocido como el padre de la educación física chilena dentro de las primeras décadas del siglo XX. Sería director y fundador del Instituto de Educación Física, y participante en diversas asociaciones ligadas al futbol, el ciclismo y el scoutismo.

42 Park, Roberta, “Sharing, arguing, and seeking recognition: International congresses, meetings, and physical education, 1867-1915”, IJHS, 2008, Vol. 25, n° 5, p. 528.

43 Bize, Carlos, Kinesiterapia en algunas afecciones articulares, Santiago, Imprenta Excelsior, 1924.

44 Ibíd. p. 30.

45 Bisquertt, Luis, Valor de la Historia de la Educación Física, Santiago, Cultura, 1949. p. 5.

46 Por Decreto n° 5531 del 20 de Noviembre de 1928 se consignaba a la gimnasia médica como parte de la carrera de la escuela de educación física teniendo una hora.

47 Creada por el Decreto n° 4.153 del 8 de Diciembre de 1929.

48 Instituto de Kinesioterapia del Dr. Martín Gondos, Santiago, Imprenta Dirección General de Prisiones, 1931, p. 4.

49 Los Sports. “Gimnasia y Salud: una visita a la sección de kinesioterapia”. Op. Cit. p. 2.

50 Thomas de la Peña, Caroyln, The Body Electric, p. 22

51 Instituto de Kinesioterapia, p. 8.

52 Ibíd. p. 15.

53 Ibíd. p. 19.

54 Ortúzar, Diego, “Legislación y medicina en torno a los accidentes del trabajo en Chile 1900-1940”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos, 2013. En http://nuevomundo.revues.org/66007.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Imagen 1 – Bisquertt, Luis, Morfología del Sedentario, Santiago, Impr. Chile, 1926. Biblioteca Nacional de Chile. p. 29.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68312/img-1.png
Ficheros image/png, 137k
Título Imagen 2 – Bisquertt, Luis, Morfología del Sedentario, Santiago, Impr. Chile, 1926. Biblioteca Nacional de Chile. p. 31.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68312/img-2.png
Ficheros image/png, 135k
Título Imagen 3 – Prado Martínez, Alberto, Guía completa de Santiago y comercial de Valparaíso para 1901-1902
Leyenda Santiago, Imprenta Litografía y Encuadernación Barcelona, 1901. Biblioteca del Congreso Nacional de Chile. p. 39.
URL http://journals.openedition.org/nuevomundo/docannexe/image/68312/img-3.png
Ficheros image/png, 148k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Felipe Martínez Fernández, « Del recargo intelectual al desequilibrio nervioso-muscular: la ejercitación del cuerpo como terapéutica en el Chile urbano de principios del siglo XX », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Coloquios, Puesto en línea el 18 septiembre 2015, consultado el 21 enero 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/68312 ; DOI : 10.4000/nuevomundo.68312

Inicio de página

Autor

Felipe Martínez Fernández

Becario de la Fundación Volcán Calbuco, magister (c) Historia, Universidad de Chile
fel.martinezf@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página