Navegación – Mapa del sitio
Oscar Gallo Vélez y Jorge Márquez Valderrama

Tuberculosis en el mundo laboral colombiano 1934-1946

Tuberculosis in Colombian working world 1934-1946
[16/12/2016]

Resúmenes

La historiografía de la tuberculosis en Colombia no cuenta con estudios acerca de la relación entre esa enfermedad y el mundo laboral. Al analizar el problema detectamos su riqueza basada en varios hechos : un aumento de los casos de tuberculosis en el siglo XX ; la pervivencia de un imaginario segregacionista del tuberculoso ; el debate sobre la definición de la tuberculosis como enfermedad profesional. Buscamos comprender las relaciones entre la realidad de la tuberculosis y los trabajadores en el contexto colombiano y hallamos que no pueden deslindarse de la historia de la enfermedad profesional, de la medicina del trabajo y de la emergencia de la seguridad social. El trabajador tuberculoso ha sido el punto de convergencia de series de acontecimientos, debates y procesos locales y globales que marcaron la transición de una concepción de la tuberculosis como obstáculo al trabajo hacia el reconocimiento del trabajo como posible patogenia de la tuberculosis. Esta transición se dio en el contexto de una economía de la salud que introdujo la tuberculosis en la racionalidad del riesgo y en la valoración de la enfermedad profesional, en el marco de debates que involucraron a pacientes, juristas, empresarios, médicos del trabajo y el Estado.

Inicio de página

Texto integral

Introducción

  • 1 Ver, por ejemplo : Armus, Diego, La ciudad impura : salud, tuberculosis y cultura en Buenos Aires, (...)
  • 2 Idrovo, Álvaro Javier, “Notas sobre el inicio de la epidemia de tuberculosis pulmonar en Bogotá (18 (...)
  • 3 Congote, Jana Catalina, Las enfermedades sociales en los obreros de Medellín 1900-1930, Tesis Histo (...)

1Existe una amplia tradición historiográfica sobre la tuberculosis. Investigadores de diferentes lugares del mundo han analizado diversas facetas históricas de esta enfermedad, entre ellas, la relación entre trabajo, clase obrera y tuberculosis1. En la historiografía colombiana, en cambio, se trata de un problema que comienza a ser explorado. Entre las publicaciones, aún escasas, se puede hallar estudios sobre la tuberculosis como objeto histórico2, como “enfermedad social” y como problema de salud pública3. Por otro lado, estos estudios se refieren a una historiografía de la medicina y la salud que analiza el problema indirectamente, en relación con otras enfermedades sociales. De ahí se puede concluir que para los reformadores y los médicos de finales del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, la tuberculosis era un problema de la gente pobre, el cual, sumado a otros factores de riesgo como el alcoholismo, la sífilis, las herencias mórbidas y la degeneración de la raza formaban el cuadro sanitario catastrófico asociado a la condición de pobreza.

2Pese a que la historiografía colombiana sobre tuberculosis está en sus comienzos, al examinar las fuentes se ha podido identificar tres tendencias etiológicas en la discusión política y médica del periodo. Primero, hubo quienes, después de los descubrimientos de Robert Koch, consideraron que el contagio por medio del bacilo era la causa principal de la propagación posible o real de la tuberculosis. Segundo, estaban quienes pensaron que la base del problema era la predisposición mórbida heredada, la disminución de la energía vital y la degeneración de la población. Por último, hubo quienes, además de los bacilos y la predisposición, consideraron evidentes factores sociales como la pobreza y la mala alimentación de la mayoría de la población.

  • 4 De la Roche, José Joaquín, “Profilaxis de la tuberculosis,” Anales de la Academia de Medicina de Me (...)

3Estas tres tendencias etiológicas no se pueden asumir como divisiones absolutas, porque en realidad, en la lucha antituberculosa higienistas y tisiólogos apuntaron a una mezcla de acciones profilácticas, que comprendían el aislamiento de los pacientes, la lucha contra el alcoholismo y otras prácticas sociales que consideraban debilitantes, la necesidad de construir viviendas para la clase obrera, la mejora de la alimentación y la creación de sanatorios especializados. Como dice José J. de la Roche, “en la lucha contra el terreno tuberculizable, está involucrada la cuestión social, porque la invasión parasitaria hace los mayores estragos en las clases pobres, agotada por la miseria, por el alcoholismo y por la enfermedad”4.

  • 5 Pohl-Valero, Stefan, “‘La raza entra por la boca’ : Energy, Diet, and Eugenics in Colombia, 1890-19 (...)
  • 6 Márquez Valderrama, Jorge, “La extensión de la medicalización al mundo rural antioqueño a comienzos (...)

4Más allá del conjunto de explicaciones etiológicas, algunos historiadores han mostrado el impacto de la termodinámica en la construcción de un conocimiento médico que relaciona nutrición, raza y enfermedad5. Otros se han enfocado en una práctica médica marcada por los desafíos propios de la medicina rural y de terreno, menos especulativa y más centrada en la solución de problemas prácticos de la salud6.

5Se puede, pues, afirmar que, en Colombia, como en el resto del mundo, la historia de la tuberculosis está impregnada de aspectos biológicos, sociales y culturales. Ciertos trabajos se enfocan en los aspectos biológicos, otros en los culturales y, otros ponen el énfasis en lo social. Sin embargo, no parece que haya una tendencia dominante y más bien hay resonancias de distintas corrientes de pensamiento y la idea de multicausalidad de la enfermedad está siempre presente. Al enfocar el interés en el estudio de las relaciones de la tuberculosis con el mundo del trabajo, hay que privilegiar, en cuanto a la historia de las tendencias etiológicas, la multifactorial y multicausal, ya existente en Colombia a comienzos del siglo XX ; además, ella es la que permite mostrar mejor la riqueza del discurso médico sobre este problema.

6En este artículo no se analizará el problema histórico de las relaciones entre tuberculosis y trabajo en todas sus dimensiones. Interesa, fundamentalmente, responder a la pregunta por la consideración de la tuberculosis como enfermedad profesional, y cuáles fueron los debates sobre este problema. Cabe anotar que la asociación causal entre el ambiente de trabajo y la tuberculosis se inscribe en un debate más amplio, acerca de la enfermedad profesional, característico del periodo de entreguerras y de alcance global.

La tuberculosis en el mundo del trabajo

7Para los médicos de la época, la tuberculosis era un problema social, el resultado de varios factores concomitantes, entre ellos, el trabajo. En este sentido, describieron tres facetas del problema. La primera se refiere a la tuberculosis como factor de riesgo profesional. La segunda habla de la tuberculosis como factor incapacitante. La tercera describe la tuberculosis como problema de responsabilidad del empleador, social y colectivo.

8En cuanto al problema de los riesgos profesionales, la mayoría de los médicos consideraron que había pocos oficios o clases de trabajo que causaran la tuberculosis directamente. Distinguían determinadas actividades o condiciones de trabajo favorables a su aparición, por la presencia de factores coadyuvantes o predisponentes, tales como el polvo de sílice. Con respecto a los textiles y las manufacturas en general, destacaron algunas vicisitudes atmosféricas, tales como el polvo, la mala ventilación, las condiciones insalubres, las posturas del cuerpo, la fatiga, etc. Además, registraron prácticas como el “beso de la muerte”, que consistía en el préstamo, entre los trabajadores textiles, de las lanzaderas de porcelana. Todos eran factores que contribuían a que aumentara el riesgo de infección de tuberculosis y de sífilis.

  • 7 Calderón Reyes, José Joaquín, Estudio médico-legal de la incapacidad en los accidentes de trabajo, (...)

9En torno a 1920, se discutió la posibilidad de que los traumas generaran tuberculosis. Algunos autores no aceptaban esa explicación. La contestaban basados en el argumento según el cual el bacilo era la causa primera, y un accidente no podría generar por sí mismo una enfermedad. Sin embargo, en términos clínicos la duda tenía lugar, porque se creía que la mayoría de los adultos era “tuberculizable”, es decir, eran potenciales portadores del bacilo, y la lesión podría ser un factor detonante de la enfermedad. De acuerdo con José Calderón, la negación o aceptación del trauma como factor desencadenante dependía de la inclinación del médico hacia la hipótesis bacteriológica o hacia la hipótesis clínica7. El hecho es que, en la década de 1940, la idea de un traumatismo torácico, con o sin fractura costal, fue visto en varios estudios, como un factor revelador de la tuberculosis. La razón principal es que se rompía el equilibrio orgánico, despertando las lesiones pulmonares. En otras palabras, el trauma podría encontrar, desarrollar o empeorar la tuberculosis.

  • 8 Márquez Valderrama, Jorge, Ciudad, miasmas y microbios La irrupción de la ciencia pasteriana en Ant (...)

10En segundo lugar, se destaca la tuberculosis como un factor incapacitante y como un obstáculo para el trabajo. En el mundo laboral colombiano la costumbre era prescindir de los servicios del trabajador tuberculoso o trasladarlo a otra sección de la empresa, donde no supusiera un riesgo para sus compañeros. Esto conducía a un empeoramiento gradual de la enfermedad, a causa del viejo estigma social y cultural que pesaba sobre el tuberculoso, sumado al miedo al contagio dominante desde la revolución pasteuriana8, factores que aumentaban el aislamiento del enfermo y que limitaban las posibilidades de rehabilitación laboral.

  • 9 Arboleda Díaz, Carlos, “Que puesto deben ocupar los ‘preventorios’ en la campaña contra la tubercul (...)

11Por otra parte, a comienzos del siglo XX comenzaba a imponerse en el mundo laboral colombiano la tecnología de control basada en el examen médico del candidato o candidata a un trabajo. Por este examen se buscaba sobre todo preservar el medio laboral de posibles contaminaciones. De ahí que él apuntara a descartar la presencia de enfermedades consideradas infectocontagiosas como la lepra, la tuberculosis y la sífilis. El examen de ingreso materializaba cualquier sospecha y a menudo acentuaba los temores de los empleadores sobre los peligros y la capacidad del individuo para trabajar. En el caso de la tuberculosis, la higiene indicaba, antes que nada, el aislamiento del paciente9.

  • 10 Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, “Examen de admisión empleados y obreros no especilizad (...)

12La idea de la tuberculosis como factor incapacitante se muestra más clara al considerar la clasificación de aptitudes fisiológicas para el trabajo. De acuerdo con la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, los aspirantes podían clasificarse en cuatro grupos, según el tipo de enfermedades que los afectaban. Parafraseando a los médicos de la sociedad, la clasificación pretendía uniformizar los exámenes de ingreso al trabajo en el ámbito nacional, de manera que fuera posible llevar a cabo un estudio de las condiciones de salud de la población y aprovechar la información resultante en futuras campañas de prevención. Un segundo objetivo de la clasificación era “adoptar una regla de consulta a los intereses de las partes y, al mismo tiempo, permitir realizar el trabajo de uso social de material humano”10.

  • 11 Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, “Examen de admisión empleados y obreros no especilizad (...)

13En palabras de los médicos del trabajo, la utilización de inválidos y enfermos era un problema de primera necesidad, dada la aprensión de los directores y gerentes de empresas que consideraban el aumento de las cargas sociales según el aumento de accidentes. Paradójicamente, enfatizaban los mismos médicos, según las estadísticas de Estados Unidos, este tipo de trabajadores era el más cuidadoso y sufría menos accidentes. Clasificar los trabajadores tenía por objeto hacer frente a los riesgos ligados al estado fisiológico del individuo y a los posibles riesgos colectivos, pues se intentaba evitar que la enfermedad empeorara y que se convirtiera en un peligro para otros. En resumen, se trataba de “aprovechar la parte útil del enfermo, respetando, al mismo tiempo, su parte inútil”11.

14En el Grupo A se clasificó a las personas en buena forma física para cualquier actividad. En el Grupo B a quienes tenían defectos o enfermedades sin importancia que, en la mayoría de los casos, no disminuían la capacidad del trabajo y podían ser manejados fácilmente. En el Grupo C estaban quienes, al sufrir de defectos físicos graves, solamente podían realizar un trabajo limitado y seleccionado para ellos, quienes requerían un tratamiento previo o intervención quirúrgica, es decir, los que podían ser admitidos y aplazados. En el Grupo D estaban los no aptos. Al clasificar según las condiciones corporales específicas, se obtiene el siguiente cuadro :

Tabla 1 – Clasificación de las enfermedades para los aspirantes al trabajo

GRUPO A

Aptos para cualquier actividad

GRUPO B

Amigdalitis crónica, pequeñas venas varicosas, discapacidad visual moderada, piorrea o mal estado de la dentición, disminución moderada de la agudeza auditiva, varicocele, dilatación de los anillos inguinales

GRUPO C

Sífilis, hernia, varicocele de gran tamaño, coto simple, varices de regular tamaño, lesiones cardiacas compensadas, asma, ligera hipertensión arterial, venas pérdida de la visión en un ojo o gran disminución de la agudeza en ambos, pérdida de audición en un oído o grande disminución de ambos, amputación de miembros, fracturas consolidadas, pequeñas amputaciones.

GRUPO D

Sífilis, tuberculosis, lesiones cardiacas no compensadas, epilepsia, coto tóxico, presión arterial grande, disminución de la agudeza visual a menos de 20/20 en ambos ojos, otras enfermedades de condiciones similares, reumatismo articular agudo.

Cuadro elaborado a partir de los datos de la tesis : Lleras, Roberto. 1946. Consideraciones sobre medicina del trabajo e higiene industrial. Bogotá : Universidad Nacional de Colombia.

  • 12 Lleras, Roberto, Consideraciones sobre medicina del trabajo e higiene industrial, Bogotá, Universid (...)

15Respecto a este cuadro, el médico Roberto Lleras explicó que el primer grupo era ideal para todas las empresas, y el segundo debía ser aceptado sin vacilación, aunque pudiera significar más tarde “alguna carga económica”12. En ambos casos, el médico del trabajo solamente debía comunicar a la empresa las reales capacidades de los trabajadores, sin añadir otra información. El grupo C, según Lleras, podría incluir a los individuos cuya condición no era modificable por medio de tratamiento. Estos podían ser aceptados en la empresa, pero para oficios muy especiales, adecuados a sus limitaciones, y además podían ser enviados a los directores de la compañía con una anotación especial. En caso de que la situación fuera modificable por medio de tratamientos o cirugía, lo recomendable era enviarlos al servicio oficial de medicina del trabajo encargado de devolverlos a la vida activa. Los individuos del grupo D debían ser enviados inmediatamente al servicio oficial.

16De 855 exámenes en un año, solo el 58 % permitió clasificar a los trabajadores en los dos primeros grupos. De ahí se deducen, según Lleras, las condiciones precarias de salud de los trabajadores y la urgente necesidad de tomar medidas estatales para remediar la situación. De los 282 trabajadores con retraso en la contratación, se consideró posible devolver a la vida activa al 33 %. Lleras juzgaba alta la cifra de 77 candidatos rechazados (9 % de ellos), porque en Estados Unidos se estimaba un porcentaje del 6 % de rechazo. El panorama se tornaba más dramático porque para completar un cuadro de 100 empleados, con base en la clasificación, algunas industrias tenían que hacer entre 180 y 200 entrevistas. Lleras admitía que toda conducta de rechazo iba en perjuicio del proletariado y necesitaba una modificación rápida. Para completar, el autor especifica las razones por las cuales algunos trabajadores habían sido aplazados y otros rechazados. En el primer caso, 174 contratos se aplazaron por sífilis, 40 por hernias, 33 por varicocele, 22 por varices, 13 por causas no especificadas. En el grupo de rechazados, 60 fueron por sífilis, 8 por tuberculosis, 9 por otras causas. Las cifras de tuberculosis, muy bajas, podían explicarse por las dificultades para practicar exámenes médicos o por la resistencia de algunos trabajadores a regresar a las pruebas después del primer diagnóstico.

  • 13 García, José María, “Caja de Seguro Obligatorio en Chile,” Boletín del Departamento Nacional del Tr (...)

17Lleras observaba con desazón que la principal causa para el rechazo de los trabajadores era la sífilis, lo que era preocupante porque cada sifilítico tenía casi siempre una mujer en igualdad de condiciones. Por otra parte, el número de tuberculosos parecía inverosímil. Se presumía una más alta incidencia de esta enfermedad, debida a las condiciones de vida y de trabajo de los obreros colombianos. La sospecha aumentaba si se miraban las estadísticas internacionales conocidas de países equiparables a Colombia. La Oficina Sanitaria Panamericana estimaba para Colombia, con la tuberculosis como causa, 150 muertes por cada 100.000 habitantes, 13.500 muertes por año y 38 al día. De hecho, en Chile, referente latinoamericano en esta materia, la Caja de Seguridad Social tasaba una situación alarmante de 11.000 muertes anuales, entre 1931 y 1935, un promedio de 2,55 por mil en esos cinco años y un muerto cada 20 minutos13.

18En cuanto a las responsabilidades frente a la enfermedad, fueran individuales o colectivas, patronales o sociales, se puede afirmar que, durante casi toda la primera mitad del siglo XX, el trabajador con tuberculosis podía llegar a recibir ayuda económica del patrón, a menudo porque la enfermedad representaba un riesgo de contagio para los demás trabajadores. Pero también porque al enfrentar a tiempo los casos de tuberculosis se evitaba posibles desajustes en la cadena productiva y se reducían el absentismo y los factores contrarios al rendimiento productivo. Invertir en los trabajadores enfermos y en la prevención no era obligación del empleador, pero que las empresas se desentendieran completamente de un obrero consunto, fue seguramente algo visto como censurable. En efecto, una enfermedad contagiosa como la tuberculosis era más que un problema particular. Entrañaba un peligro social al que debían hacer frente, por acciones conjuntas, el Estado y las empresas. La necesidad de una estrategia coordinada frente a esta dolencia colectiva se basa en que los trabajadores carecían de medios materiales suficientes para someterse a tratamientos largos. El otro problema es el silencio de una enfermedad cuyas víctimas pueden ser asintomáticas y, al mismo tiempo, infecciosos. Se requería por lo tanto de la acción preventiva que evitara nuevos casos y de la responsabilidad estatal y patronal en la subvención de los enfermos declarados.

  • 14 Calle, Miguel María, “Empresa de Zancudo y Chorros. Enseñanza del médico de la empresa para los obr (...)

19La Empresa Minera el Zancudo (EMZ) parece haber sido la primera compañía en Colombia en ocuparse de la tuberculosis de sus trabajadores. En una nota de prensa de 1910, Miguel María Calle, médico de la EMZ, informaba a los lectores de La Organización sobre los efectos de la enfermedad14. Su enfoque no tiene nada de original en cuanto a lo etiológico y a la profilaxis de la enfermedad. Lo notable es la preocupación empresarial por la tuberculosis, poco común en el naciente mundo industrial colombiano. Para Calle el primer paso era hacer frente a la consunción y el raquitismo. Este último tan visible en los niños como consecuencia de la alimentación deficiente, a base de agua de panela y carne, como sustitutos de la leche materna. La subalimentación de los niños los volvía presa fácil de la tuberculosis. De ahí que la EMZ proporcionara a los trabajadores la leche necesaria y proyectara vender leche condensada y harina láctea a bajos precios. Además de la subalimentación, Calle consideraba como factor debilitante el alcoholismo. Padres alcohólicos engendraban hijos de constitución enfermiza, individuos degenerados moral y físicamente, incapaces de soportar el clima perjudicial y la fatiga del trabajo, estorbos para la familia y la comunidad.

  • 15 Gómez, Efe, “La campana del conde,” En las minas (9), Febrero 1935, p. 372-380.

20Después de subrayar las causas predisponentes orgánicas, Calle afirma que “la causa principal de la propagación de la tuberculosis era el contagio”. Y reitera sus advertencias sobre el riesgo de contagio de la tuberculosis entre los mineros, quienes tenían la idea errada de que no era enfermedad contagiosa. Señala además algunas normas de higiene que los trabajadores enfermos debían cumplir para mantener la ayuda por parte de la empresa, por ejemplo, evitar toser sobre otras personas y sobre objetos de uso doméstico, no escupir en el suelo, dormir aislados de sus familias en habitaciones ventiladas, utilizar exclusivamente sus propios platos, cucharas y ropa. Varios años más tarde, el escritor e ingeniero Efe Gómez, conocedor de esta zona minera, confirmaba la existencia de una política de lucha antituberculosa en la EMZ donde los tuberculosos se aislaban y recibían tratamientos médicos, sus casas “apestadas” se incineraban y se construían nuevas para los sanos15.

  • 16 Restrepo, Libia, La práctica médica en el Ferrocarril de Antioquia, Medellín, La carreta, 2004, p.  (...)

21Del mismo modo, en 1919, el Comité de Dirección del Ferrocarril de Antioquia acordó que la empresa podría llegar a hacerse cargo de los gastos de hospitalización de los trabajadores afectados por tuberculosis, pero solo de los de antigüedad en el trabajo. Esta empresa también consideró adecuado facilitarles el transporte, la medicina y el sueldo durante seis meses. La historiadora Libia Restrepo nos cuenta que, a largo plazo, esta práctica significó una verdadera calamidad porque eran “deportados” a sus lugares de origen, una vez confirmada la enfermedad. Lo que era bueno para el ferrocarril era malo para las autoridades departamentales de salud, pues se diseminaba el mal por varias regiones16.

  • 17 Sobre la lepra, ver Obregón, Diana, Batallas contra la lepra : Estado, medicina y ciencia en Colomb (...)

22Desde la década de 1910, en Colombia, había pues cierto reconocimiento de las relaciones entre tuberculosis y trabajo y de la responsabilidad colectiva sobre la enfermedad. En este sentido, además de las acciones esporádicas y aisladas del sector privado, hubo leyes y resoluciones de carácter asistencial o preventivo, emitidas para controlar la enfermedad que, después de la lepra, era considerada como una epidemia y un freno económico y social al progreso del país17. Hay que detenerse en las políticas, directa o indirectamente, dirigidas a los trabajadores, pues la lucha contra la tuberculosis abarcó una gama compleja de acciones del Estado contra las denominadas “enfermedades sociales”.

23La preocupación por la conservación de la mano de obra y los efectos negativos de la tuberculosis están presentes en todos los informes del Ministerio de Gobierno, entre 1917 y 1930. Al igual que con la anemia tropical, había una doble preocupación por el poblamiento y el capital humano necesarios para el progreso, ya que estas dos enfermedades se consideraron como su principal obstáculo a comienzos del siglo XX.

  • 18 La Ley 112 de 1919 reforma esta ley e insiste en el papel de las gotas de leche como mecanismo para (...)
  • 19 Abadía Méndez, Miguel, Memoria del Ministro de Gobierno al Congreso de 1917.

24A partir de estos elementos, la Ley 66 de 1916 organizó la lucha contra la tuberculosis. A grandes rasgos disponía los medios institucionales y las estrategias de vulgarización, así como los dispositivos de vigilancia de los posibles casos18. Ese mismo año y de acuerdo a esa ley, se crearon las Juntas Departamentales para la Lucha contra la tuberculosis. La Junta departamental de Caldas emitió la resolución 1 ª sobre profilaxis de la tuberculosis en las minas, según la cual los dormitorios de los mineros debían ser aireados y ellos debían presentar certificado de salud expedido después de examen por médico graduado ; cada inspector de policía debía velar por el saneamiento de los establecimientos públicos de su distrito o fracción de distrito. Las resoluciones 2 ª, 3 ª, 4 ª y 5 ª de esa misma Junta regulaban la profilaxis de hoteles, escuelas y colegios, fábricas, respectivamente. Estas iniciativas del médico higienista Emilio Robledo quedarían solo en el papel. Del mismo modo, se iniciaron campañas mediante hojas impresas y carteles y hay numerosas expresiones de apoyo, al menos verbales, a la lucha antituberculosa en departamentos como Atlántico, Bolívar, Boyacá, Huila, Tolima, Valle19.

  • 20 García Medina, Pablo, Compilación de las leyes, decretos, acuerdos y resoluciones vigentes sobre hi (...)

25En 1917, el Acuerdo nº 33 sobre profilaxis de la tuberculosis prohibió que los tuberculosos se emplearan en las industrias de alimentos. Asimismo estipulaba que en los espacios de trabajo se mantuviera aislados a los tuberculosos ; que trabajaran, pero en piezas separadas. Había que velar por que las condiciones de estos trabajadores fueran las mejores e instruirlos sobre la manera de impedir la propagación de su “mal”. Por otro lado, no se permitiría a los tuberculosos hombres trabajar más de 10 horas, hasta 8 si eran mujeres y 6 a los niños. Por otro lado, estaba prohibido contratar como nodrizas o hayas mujeres que no fueran indemnes a la tuberculosis. Dado que el alcoholismo era visto como factor predisponente, se recomendaba hacer cumplir las disposiciones sobre represión del alcoholismo y organización de la campaña antialcohólica20.

  • 21 Gallo, Óscar, Trabalho, medicina e legislação na Colômbia, 1910-19146, Tese Doutoral, Florianópolis (...)

26Más allá de las buenas intenciones, la lucha contra la tuberculosis, en esas primeras décadas del siglo XX, se redujo a campañas inanes en medio de una absoluta falta de recursos. De hecho, la jornada laboral duraba en promedio 10 horas, pero no era raro que mujeres, hombres y niños trabajaran entre 10 y 14 horas21. Así, la campaña nacional se basaba fundamentalmente en la distribución de carteles y hojas sueltas en colegios, escuelas, empresas ferroviarias, tranvías, comercios, fábricas y bancos. No es exagerado afirmar que, en sus inicios, la lucha nacional antituberculosa se redujo a una campaña de papel.

  • 22 Este organismo de vigilancia de las fábricas hizo sentir su presencia entre 1920 y 1927 : realizó 3 (...)

27En el ámbito regional, en cambio, hubo algunas iniciativas que fueron más allá de las palabras y aserciones. En 1918, la Ordenanza 25, creó la Inspección de Fábricas de Medellín. Entre sus funciones estaban : restringir el trabajo infantil, ya solo permitido a mayores de 10 años y con una jornada laboral inferior a 8 horas, límite máximo para los mayores de 15 ; regular la jornada laboral de las mujeres (limitada a 8 horas) ; evaluar la incompatibilidad de la ocupación con el embarazo ; fiscalizar el trato que jefes, administradores capataces daban a las obreras ; vigilar las relaciones entre los obreros ; presentar estadísticas sobre obreros y accidentes de trabajo ; atender las inscripciones de los desempleados ; vigilar el cumplimiento de las normas morales, de seguridad y de higiene vigentes. En este último aspecto, la intervención del inspector se dio en tres niveles : verificar los certificados y patentes de sanidad expedidos por médicos graduados para identificar trabajadores que padecieran enfermedades contagiosas ; desinfectar los locales en casos de enfermedades infectocontagiosas ; reformar los edificios para aprovisionarlos en agua potable, construir letrinas y mejorar las condiciones de ventilación22. Respecto de los certificados de sanidad, afirmaba el médico municipal en 1926 :

  • 23 A.H.M. Tomo 452. Sección Asuntos Varios. Informes del Médico Municipal. 1926. Pág. 64 Apud Congote, (...)

[…] toda persona que desee colocarse en la empresa, en las obras municipales, en la policía municipal etc. tiene que proveerse de su correspondiente certificado de sanidad que tras detenido examen, debe expedir el médico municipal ; así se evita que entren a trabajar sujetos enfermos o con taras orgánicas, ofreciendo los primeros, inminente peligro para los demás obreros, que por su ruda labor están en condiciones de inferioridad orgánica para aceptar el contagio de los gérmenes morbosos y los tarados, con su deficiente labor, ocuparían un puesto en el que los individuos normales prestarían servicio más eficiente23.

  • 24 Concejo de Medellín, “Acuerdo n° 4 de enero de 1920 sobre Junta Municipal Organizadora de la Lucha (...)
  • 25 Concejo de Medellín, “Felicitación al Concejo [Hospital La María],” Crónica Municipa (383), Octubre (...)

28Desde 1920, en Medellín, comenzaron las acciones para crear el primer sanatorio colombiano especializado en tuberculosis. La Junta Municipal Organizadora de la Lucha Antituberculosa fue creada por el Acuerdo n° 4 de enero de 192024. Entre sus tareas, la principal fue la de coordinar y propiciar la construcción de un sanatorio de montaña. El “Hospital La María”, del nombre de la finca en que fue construido, retirado al occidente de la ciudad, fue inaugurado el 12 de octubre de 192325. Es la más nítida materialización del ideario higienista colombiano acerca de la tisis, en el periodo preantibiótico.

29Una de las primeras acciones del Estado en materia de protección social fue la Ley 15 de 1925 sobre higiene social y asistencia pública. En cuanto a la propagación de las enfermedades infecciosas, esta ley obligaba a las empresas a formular un reglamento sanitario que debía ser sometido, para su aprobación, a las autoridades de higiene ; obligaba a las empresas a diligenciar cada dos meses, ante las autoridades sanitarias, un certificado de sanidad donde constara que la salud de los obreros no se perjudicaba con los sistemas de explotación usados en la minería. El certificado debía contar con la aprobación de un ingeniero garante del adelanto de trabajos en condiciones técnicas adecuadas a la conservación de la vida y la salud de los mineros. Estipuló la obligación de las empresas de disponer de escupideras con soluciones sépticas, avisos con la prohibición de escupir, sistemas de ventilación, certificados bimensuales de salud de los trabajadores y de salubridad de las instalaciones ; prohibió contratar personal con enfermedades infectocontagiosas para los lugares en que se preparaban alimentos o para las fábricas de cigarrillos. Al parecer, esta ley fue aceptada solo parcialmente. En cuanto a instalar escupideras, no se conoce muy bien el grado de su aplicación, pero según algunos testigos de la época era una medida utópica que pocas veces las empresas cumplían y, además, lo más común era que los trabajadores las usaran de forma ocasional. La Ley 15 de 1946 reiteró el procedimiento de las escupideras, las críticas tuvieron el mismo tono.

  • 26 Quintero Sanabria, Tirso, Anotaciones a medicina del trabajo, Bogotá, Universidad Nacional de Colom (...)

30Con respecto a los reglamentos de salud hubo confusión y los empresarios terminaron por aplicar solo el reglamento de trabajo. La resolución n° 2 de 1946 emitida por la Dirección Nacional de Higiene Industrial reiteró la importancia de establecer en lugar visible el reglamento de sanidad, pero también trató de superar muchos de los vacíos que en higiene industrial caracterizaban desde hacía décadas el sistema laboral colombiano. Esta resolución determinó varias pruebas clínicas para la admisión y protección del personal ; incluso estableció medidas de protección industrial como el uso de guantes, gafas, máscaras, fuentes de agua potable ; dispuso la difusión de información y la educación en prevención de accidentes ; creó un servicio médico de fábrica encargado de la atención a los trabajadores y de la elaboración de un reglamento ; introdujo la patente de sanidad para todas empresas (no solo para las mineras como en la Ley 15 de 1925) y la tarjeta de salud para los trabajadores26.

31Como ocurrió con la Ley 15 de 1925, en 1946 las inspecciones municipales fueron las responsables de velar por el cumplimiento de la norma ; debían además expedir los certificados de salud para empresas y trabajadores. La ejecución de esta tarea se les hizo casi imposible. Por eso la resolución n° 6 de 1947 determinó que todo lo relacionado con la salud de los trabajadores quedaba bajo la responsabilidad del médico de la fábrica, y los registros de seguimiento debían estar disponibles de forma permanente para los organismos de salud. Como señala Quintero, la resolución intentó descargar en las empresas la responsabilidad sobre la salud de los trabajadores, mediante la creación de servicios médicos. Aunque se ofrecía ciertos beneficios a los empresarios que agilizaran el cumplimiento de esta ley, pronto se evidenció un problema : al legitimar una especie de autonomía absoluta del empresariado sobre los servicios médicos, se corría el riesgo de que tal facultad resultara perjudicial al trabajador.

  • 27 Hygias, “Moscas de Milán,” Heraldo Médico, Enero 1943, p. 21.
  • 28 “Recomendaciones del I Congreso Médico-social Panamericano,” Heraldo Médico, Enero 1946, p. 25-28.

32Sin presentar evidencias exhaustivas, se puede afirmar que para las primeras cuatro décadas del siglo XX, el problema de la tuberculosis se enfrentó con una política paternalista y asistencial, con frágiles acciones en el campo preventivo. De hecho, los primeros veinte años de la política nacional antituberculosa parecen haber sido infructuosos, en términos cualitativos y cuantitativos. En primer lugar, no se afrontaron las principales causas que eran la pobreza y la mala alimentación. En términos de atención médica, la situación también era precaria, debido a la falta de presupuesto, de dispensarios y de médicos especialistas. Como se afirmó irónicamente, según datos de la Contraloría General de la República, entidad encargada de las estadísticas oficiales, los presupuestos nacionales para la lucha antituberculosa y para la protección de la infancia, sumados, no llegaban ni a la cantidad anual que los colombianos gastaban en gomas de mascar27. Se estaba lejos de las propuestas del Primer Congreso Médico-Social Panamericano (1946), en el que se insistió en que las principales técnicas para luchar contra la tuberculosis eran tratamientos ambulatorios y domiciliarios, aislamiento del paciente y campaña de educación sanitaria28.

  • 29 “Nuestra legislación social frente al tuberculoso (conclusión).”
  • 30 Bertolli Filho, Cláudio, História social da tuberculose e do tuberculoso, p. 71.
  • 31 Carrillo, Ana María, “Los modernos minotauro y Teseo,” p. 92.
  • 32 García, José María, “Caja de Seguro Obligatorio en Chile,” p. 330-331, p. 330-331.

33Frente a la gravedad del problema y a la ineficacia de las políticas públicas, se prepararon proyectos para la creación de seguros con responsabilidad compartida. Así, en 1940, Pedro Rojas29 propuso un proyecto de ley sobre seguro obligatorio contra la tuberculosis. Este seguro se sostendría con los aportes mensuales de los trabajadores, los empleadores, el Estado y la filantropía. La idea de un seguro contra la tuberculosis era coherente con los riesgos colectivos de la enfermedad y había ya ejemplos en Latinoamérica, probablemente conocidos por Rojas. En 1939, el entonces presidente brasileño Getúlio Vargas intentó asignar a los institutos de retiro y pensiones la responsabilidad sobre los trabajadores con tuberculosis. De esa manera, con la participación de los trabajadores y los empleadores quería suplir la larga ausencia del Estado con respecto a la “peste blanca”30. En México, algo similar sucedió cuando Lázaro Cárdenas propuso un proyecto de bienestar que, entre otras cosas, establecía un seguro de enfermedad para la tuberculosis31. A su vez, la Caja de Seguridad Social de Chile, reconocía entre las principales causas de mortalidad la sífilis, la tuberculosis y las enfermedades cardiovasculares ; de ahí que recomendara establecer servicios de medicina preventiva que permitieran descubrir el desarrollo temprano de estas enfermedades, así como de las enfermedades ocupacionales (saturnismo, antracosis, silicosis y anquilostomiasis). Encomiable acción por la cual se buscaba la preservación de la capacidad de clase trabajadora y no únicamente su indemnización32.

34El proyecto de Rojas no fue aprobado en Colombia, y fue necesario esperar hasta el segundo lustro de los años 1940, cuando varias reformas cambiaron la condición jurídica y social de la tuberculosis. En 1946, finalmente se reconoció como enfermedad profesional la tuberculosis. Pero antes, varias polémicas en torno a la definición de “enfermedad profesional” insinuaban la posición que el legislador asumiría respecto al reconocimiento de la tuberculosis.

  • 33 Arango Sanín, Agustín, “¿Puede considerarse la tuberculosis como una enfermedad profesional ?,” Col (...)

35En 1939, consultado por el Departamento Nacional del de Trabajo de Colombia (DNT), el médico Agustín Arango indicó que no era posible aceptar como enfermedad profesional la tuberculosis causante de la muerte de un trabajador en la bodega de un barco33. La posición de Arango frente a la tuberculosis fue la misma esgrimida algunos años más tarde en el caso de las enfermedades tropicales. Según él, no era posible considerarla como profesional, porque “eran pocos los seres humanos que en el curso de sus vidas, no tenían una infección tuberculosa más o menos discreta” ; “todos teníamos algo de tuberculosos” ; y la tuberculosis sería prácticamente resultado del despertar de una infección contraída en la infancia. Sobre todo, no era posible considerarla como profesional porque esta enfermedad se presentaba en cualquier profesión y era imprevisible, lo que contrastaba, por ejemplo, con el saturnismo. Además, la manifestación de la tuberculosis era dramática y no lenta como las enfermedades profesionales.

  • 34 Restrepo Gómez, Gustavo, Apuntes sobre enfermedades profesionales, Tesis para optar al título de do (...)

36Aunque no había ninguna legislación sobre enfermedades profesionales, la consulta realizada por el DNT a Arango, sobre la tuberculosis de un trabajador de un navío, obedecía a que dos años antes, la resolución No 42, relacionada con el Pacto del 17 de julio de 1937 entre el DNT y las compañías de navegación del río Magdalena, había establecido que estas últimas se comprometerían a compensar a los tripulantes por las enfermedades ocasionadas con motivo de los servicios prestados. Según el mismo artículo, las causas que originaban las enfermedades eran enfriamientos repentinos y repetidos del área de máquinas, la carga y descarga de mercancías durante los días lluviosos y la intoxicación digestiva producida por los alimentos adulterados. Las enfermedades más comunes eran : dolor de garganta, resfriados, bronquitis, neumonía, tuberculosis, pleuresías, reumatismo muscular y articular y sus derivados, lumbagos, congestión renal y sus complicaciones y botulismo. En el debate sobre la resolución, el Ministro de industrias y Trabajo destacó que, a fin de no agravar la economía de las empresas, el alcance de esta norma debía ser restringido a las enfermedades cuyo vínculo causal con el trabajo realizado era indiscutible, definido e innegable34. Esto significaba que en manos del empleador quedaba el probar que la enfermedad se había adquirido en cualquier otro lugar. Por ejemplo, el trabajador podría haber entrado en contacto con otros tuberculosos por fuera del espacio laboral.

  • 35 Restrepo Gómez, Gustavo, Apuntes sobre enfermedades profesionales, Tesis para optar al título de do (...)
  • 36 Restrepo Gómez, Gustavo, Apuntes sobre enfermedades profesionales, Tesis para optar al título de do (...)
  • 37 Silva, Julio César, Aspectos del accidentes de trabajo y de la enfermedad profesional ante la legis (...)

37Arango y otros autores se refieren a la predisposición hereditaria como conditio sine qua non para que el contagio se produzca. En otras palabras, no era suficiente que la semilla fuera sembrada, era imperativo que el terreno receptor reuniese las condiciones propicias para la germinación del grano y la explosión de la enfermedad35. Todo esto terminaba por ocultar las circunstancias del trabajo como causa de la enfermedad. Así se referían a un caso de tuberculosis los médicos Luis Ardila Gómez y Roberto Ordóñez : “fuera cual fuera el trabajo que hubiera desempeñado el trabajador en cuestión, no estaba libre de adquirir tuberculosis”, así que “es insostenible que la profesión que realizaba fuera la causa”36. El problema con estas “verdades científicas aceptadas por todos”37 era definir quién sería el beneficiario de ellas.

  • 38 Silva, Julio César, Aspectos del accidentes de trabajo y de la enfermedad profesional ante la legis (...)

38Es interesante anotar que, por la misma época, el artículo 35 del Decreto Nº 475 de 1938, que regulaba la Caja de Protección Social de la Policía Nacional, para efectos de pensionar anticipadamente por enfermedad a sus empleados, reconocía como principal factor causal de tuberculosis el servicio en la institución. De hecho, los médicos de esta institución atribuyeron la frecuencia de casos a la vigilancia nocturna y a otros factores inherentes al trabajo policial. Pero, según Silva, miembro de la comisión redactora del Decreto, eso no significaba que el agente de policía pudiese demostrar por la experiencia y las pocas referencias médicas que la tuberculosis era la causa principal o determinante. Así, el decreto invirtió la gestión de la prueba, pues establecía la presunción legal según la cual la tuberculosis tenía como causa principal o determinante el servicio. Esta jugada jurídica partía de una confianza plena en el examen médico que se pretendía como tamiz del ingreso de los posibles candidatos enfermos. Por esta razón, las conclusiones contrarias a la presunción de responsabilidad serían infrecuentes38.

39La incorporación de la tuberculosis a la legislación sobre enfermedades profesionales fue muy limitada. El Decreto nº 841 de 1946 sobre la tabla de evaluación de enfermedades ocupacionales, estableció que la tuberculosis únicamente sería reconocida para ciertos oficios, entre ellos médicos, enfermeras, mozos de anfiteatro, mineros, sopleteros, caldereros y fogoneros. Sobra decir que la protección para los médicos no era una consecuencia de cabildeo o directa injerencia en la formulación de políticas. Dentro de la lógica de la definición, quien tenía cercanía con el bacilo necesariamente debía ser indemnizado.

  • 39 Silva, Julio César, Aspectos del accidentes de trabajo y de la enfermedad profesional ante la legis (...)
  • 40 Silva, Julio César, Aspectos del accidentes de trabajo y de la enfermedad profesional ante la legis (...)

40En el debate sobre la tuberculosis como enfermedad profesional, la principal dificultad fue la idea de un origen único de las enfermedades ocupacionales, que estaba en la base de toda la discusión, en el marco de los convenios de la OIT así como en las discusiones médico-legales. Algunos abogados opinaban que al derecho social que había inspirado la legislación colombiana le importaba poco que la tuberculosis se presentara por múltiples causas, lo importante era determinar los trabajos en que prosperaba la enfermedad39. Por lo tanto, la idea de una única causa servía solamente como una presunción de responsabilidad o para facilitar los mecanismos probatorios concernientes a la acción. El patrón “debía compensar no solo las lesiones de enfermedades ocupacionales de sentido clásico, sino todas aquellas lesiones de enfermedades causadas y ocasionadas por el trabajo”40.

41Esto permite entender por qué la tabla del Decreto No. 841 de 1946 no era taxativa, y por qué algunos casos de tuberculosis podrían ser eventualmente amparados por la ley de las enfermedades profesionales. De hecho, la Ley 6 ª había abandonado “el sistema de registro único de las enfermedades profesionales”, poniendo la enfermedad en un plan secundario y destacando el riesgo profesional de contagio como base de la indemnización. De ahí que muchas enfermedades fueron clasificadas como potencialmente profesionales. La definición arriesgaba entonces con ampliar demasiado el espectro. El legislador actuó con cautela y puso restricciones mediante el Decreto reglamentario No. 841, que conservó el carácter abierto y no taxativo, pero la presunción de responsabilidad sobre la enfermedad partió de un grupo reducido de enfermedades asociadas a un número restringido de profesiones. El artículo 19, establece :

  • 41 Colombia. Congreso de la República, “Ley 6a de 1945 por el cual se dictan algunas disposiciones sob (...)

Solo las enfermedades incluidas [en la tabla] se presumen como profesionales, en cuanto el patrón no desvanezca tal presunción. Las otras entidades patológicas de origen profesional, se presumirán enfermedades no profesionales, mientras que el trabajador no demuestra que concurren las condiciones establecidas en la ley para que se les considere profesionales41.

42Un ejemplo de la restricción propiciada por este decreto es evidente en el caso de las enfermedades epidémicas y endémicas de una región determinada. Estas podrían ser consideradas como profesionales únicamente para los agentes encargados de combatirlas. La clave para entender esto es la diferencia entre riesgos específicos (o causas únicas) y riesgos genéricos. Los primeros corresponden a enfermedades profesionales y los segundos a l

43as enfermedades de trabajo. Pero si, por un lado, la multicausalidad, en el marco de un decreto no taxativo, abría las puertas para las demandas, por otro lado, significaba un largo y agotador camino, ya que era necesario probar la relación causal entre el trabajo y la tuberculosis. Para ello era necesario : un estudio científico de la enfermedad ; el análisis de la historia clínica del paciente ; el estudio de las condiciones ambientales ; la observación del tipo de trabajo ; el tiempo y las circunstancias especiales de ejercicio.

  • 42 Camargo, Jaime, Enfermedades profesionales, Tesis doctor en medicina, Bogotá, Universidad Nacional (...)

44En 1951, un minero entabló una demanda contra la empresa Frontino Gold Mines Limited del municipio de Segovia, Antioquia. El demandante solicitó la intervención del DNMHI respecto de una tuberculosis que él consideraba profesional. Según los preceptos médico-legales, en el caso de los mineros, se trataba de riesgo específico, es decir, que clasificaba la enfermedad dentro del grupo de las profesionales. Sin embargo, la empresa alegó que en los siete meses (155 días) durante los cuales había laborado el minero, no era posible que hubiera adquirido una tuberculosis. Las imágenes radiológicas demostraron que se trataba de una afección antigua, adquirida antes de ingresar a la compañía. Esta opinión de los médicos de la compañía contrastaba con la del médico oficial del distrito de Segovia, quien afirmaba que sí era una enfermedad profesional, pues constaba en el examen de admisión, realizado por la empresa, que el minero no presentaba ninguna manifestación clínica. El DNMHI determinó que el tratamiento del minero era responsabilidad de la empresa, ya que la tuberculosis era una enfermedad profesional. Entre las consideraciones hechas por los médicos de ese organismo, estaban : no había testimonio de manifestación clínica de tuberculosis en el momento del ingreso ; no la había tampoco en los exámenes periódicos que se debía hacer a los mineros. Además, consideraron que solo un experto podía leer las imágenes radiológicas. Según el concepto del tisiólogo las “imágenes radiológicas presentadas no permitían, a ningún técnico, determinar la edad de la lesión”42.

  • 43 Restrepo Gómez, Gustavo, Apuntes sobre enfermedades profesionales, p. 35-36.

45En teoría, un proceso trabado por un minero afectado por la tuberculosis tenía muchas probabilidades de ser resuelto en su favor. Pero algunos factores podían interferir en la definición de una enfermedad profesional. Por supuesto, la razón principal de esta resistencia era el largo compromiso económico que exigía la recuperación definitiva de la salud del trabajador y la indemnización por pérdida de la capacidad de trabajo. Como afirmaba un abogado en 1944, antes de la formulación de la ley y pensando exclusivamente en los costos de salud : “decir que esta o esa enfermedad, en determinado oficio, reviste el carácter profesional es una manifestación grave y comprometedora, que pone en peligro el desarrollo de nuestras jóvenes industrias”43.

46Independiente de si la tuberculosis podía o no ser clasificada como enfermedad profesional, era deber social del patrón y del Estado proteger la salud de los empleados afectados. De modo que la asistencia médica estaba más o menos garantizada por la precaria red pública o en las industrias (petróleo, minería, banano, manufacturas) que debían ofrecer servicios médicos, medicinas y alimentos durante el período de convalecencia del trabajador.

47De acuerdo con la Ley 27 de 1947, que dictó disposiciones sobre la lucha antituberculosa, las empresas de un capital inferior a $ 800.000 no tenían obligación de asistencia médica a sus trabajadores tuberculosos ; esta correspondía al Estado. Las empresas que superaban ese monto, según el Código Sustantivo del Trabajo, en sus artículos 277 y 278, eran obligadas a garantizar a sus trabajadores tuberculosos la asistencia médica, farmacéutica y hospitalaria hasta por seis meses. Después de este período, eran remitidos al DNMHI para la evaluación de la incapacidad y la correspondiente pensión de hasta 30 meses.

Conclusiones

  • 44 Arango Barreneche, Gonzalo, Estudio sobre medicina industrial en Medellín, Tesis Doctorado en Medic (...)
  • 45 Arango Barreneche, Gonzalo, Estudio sobre medicina industrial en Medellín.

48Las evidencias presentadas en este artículo muestran que, durante las primeras décadas del siglo XX, el problema de la tuberculosis se enfrentó con una política paternalista y asistencial, con frágiles acciones en el terreno preventivo. A esto se añadía que la campaña llamada ¨lucha antituberculosa¨ fue muy débil en Colombia. Al mismo tiempo el reconocimiento del carácter profesional de esta enfermedad tuvo numerosos tropiezos. Incluso cuando ya era reconocida, en 1946, para algunos médicos la predisposición hereditaria seguía siendo conditio sine qua non. La incorporación de la tuberculosis a la legislación sobre enfermedades profesionales fue muy limitada. En el fondo, lo que estaba en juego en la controversia era la indemnización por pérdida de capacidad de trabajo o por muerte. El temor de los políticos y empresarios se explicaba porque, según estimaciones, morían cada año en Colombia 13.500 personas por tuberculosis. Difícil saber cuántos de estos muertos eran trabajadores. Pero casi todos los investigadores de la época estaban de acuerdo en que estos constituían la parte de la población colombiana más afectada por la enfermedad. Un balance de los primeros años de funcionamiento del Instituto Colombiano de Seguros Sociales (ICSS) revela que la principal causa de incapacidad superior a 180 días, durante el período 1950-1954, fue la tuberculosis, con 346 casos y 68.51 % de la muestra. Luego estaban las fracturas con 10,09 %, las psicosis con 5,94 %, neoplasmas con 2,38 % y lesiones cardíacas y cardiovasculares con 2.17 %44. Estos datos confirman, según Arango Barreneche, la alta frecuencia de la tuberculosis en el sector fabril colombiano, debida a la permanencia de los trabajadores en espacios muy concurridos, cerrados o semicerrados, con escasa iluminación y ventilación. Las cifras se intuían desde los años 1940. Sin embargo, fue solo con la creación del ICSS que se expresó la tuberculosis en las fábricas, al instaurarse una estrategia de protección social permanente y generalizada, la seguridad social, con la intervención del médico laboral45.

49No pretendimos rastrear todas las leyes, decretos y resoluciones que por momentos protegieron la salud de los trabajadores tuberculosos. Interesaba sobre todo mostrar que la legislación social fue excluyente o difícilmente extensible al conjunto de los trabajadores. De este modo, las convenciones colectivas de trabajo, pactos y resoluciones especiales podían constituir el único recurso en manos de los trabajadores para defender o ampliar sus derechos.

50Aunque para la medicina colombiana del periodo estudiado la etiología de la tuberculosis era multifactorial, los médicos hacían énfasis en la característica microbiana y en la predisposición corporal, y dejaban como secundario o poco significativo el impacto de la labor en el cuerpo del trabajador.

51Los debates médicos en torno al carácter profesional de la tuberculosis justificaban las limitaciones de la legislación. En efecto, en Colombia, así como en Argentina y Brasil, la mayoría de los médicos consideraron que había pocos oficios o clases de trabajo que causaran tuberculosis directamente y, en consecuencia, el examen médico para identificar las causas predisponentes de los aspirantes se constituyó en el siglo XX en el principal mecanismo de control. El problema de esta práctica selectiva, generalizada entre médicos y empresarios, era que terminaba por excluir un número amplio de aspirantes. De hecho, en Colombia, la clasificación de los trabajadores para filtrar la contratación se hacía según características corporales, a partir de modelos de otros países. Esta aplicación de un modelo foráneo daba como resultado un enorme descarte de candidatos, una hipotética exclusión de mano de obra, insostenible para el sistema laboral colombiano.

52De acuerdo a lo aquí expuesto, es claro que una enfermedad como la tuberculosis era más que un problema particular, por los peligros que entrañaba para toda la sociedad. No en vano, la preocupación por la tuberculosis y sus efectos negativos está presente en todos los informes del Ministerio de Gobierno entre 1917 y 1930. El interés gubernamental no se tradujo sin embargo en una campaña efectiva en el ámbito nacional. Se trató más bien de acciones regionales y sectoriales como es el caso de Antioquia o el de la Empresa Minera El Zancudo. En el mundo de la minería apareció en Colombia la primera preocupación patronal y paternalista por la tuberculosis de los trabajadores.

  • 46 A propósito de las estadísticas sobre tuberculosis en Colombia véase : Estrada, Victoria, Gallo, Ós (...)

53Las fuentes sugieren que las estadísticas de tuberculosis en Colombia no dan cuenta de manera realista de su prevalencia, porque era difícil hacer correctamente los exámenes y había ocultamiento de la enfermedad, lo que producía un enorme subregistro46. Este problema sigue siendo de gran actualidad en el país, como lo sugieren investigaciones recientes que no es del caso evocar aquí, pero que muestran cómo algunas empresas utilizan el subregistro para invisibilizar los riesgos para la vida de los trabajadores.

Inicio de página

Notas

1 Ver, por ejemplo : Armus, Diego, La ciudad impura : salud, tuberculosis y cultura en Buenos Aires, 1870-1950, Buenos Aires, Edhasa, 2007 ; Carbonetti, Adrián, La ciudad de la peste blanca : historia epidemiológica, política y cultural de la tuberculosis en la ciudad de Córdoba, Argentina 1895-1947, 2011 ; Greenlees, Janet, “Stop Kissing and Steaming !’ : Tuberculosis and the Occupational Health Movement in the Massachusetts and Lancashire Cotton Weaving Industries, 1870-1918,” Urban history XXXII : 2, Agosto 2005, p. 223-246 ; do Nascimento, Dilene Raimundo and Pôrto, Ángela, “Tuberculosis en Rio de Janeiro : límites de la acción del estado y protagonismo de la liga brasileña contra la tuberculosis,” Revista Estudios, Mayo 2012, p. 69-83 ; Molero-Mesa, Jorge, “¡Dinero para la cruz de la vida ! Tuberculosis, beneficencia y clase obrera en el Madrid de la Restauración,” Historia social (39), 2001, p. 31-48 ; Carrillo, Ana María, “Los modernos minotauro y Teseo : la lucha contra la tuberculosis en México,” Revista Estudios 0 :, Mayo 2012, p. 85-101 ; McIvor, Arthur, “Germs at Work : Establishing Tuberculosis as an Occupational Disease in Britain, c.1900-1951,” Social History of Medicine XXV : 4, 2012, p. 812-829 ; Rajchenberg, Enrique, “El Tributo al Progreso : Los Costos del Tránsito al Mundo Fabril,” Journal of Iberian and Latin American Research IV : 1, 1998, p. 17-36 ; Bertolli Filho, Cláudio, História social da tuberculose e do tuberculoso : 1900-1950, Rio de Janeiro, RJ, Editora Fiocruz, 2001.

2 Idrovo, Álvaro Javier, “Notas sobre el inicio de la epidemia de tuberculosis pulmonar en Bogotá (1870-1920),” Biomédica XXI : 3, 2001, p. 216-223 ; Idrovo, Alvaro Javier, “Raíces históricas, sociales y epidemiológicas de la tuberculosis en Bogotá, Colombia.,” Biomédica XXIV : 4, Diciembre 2004, p. 356-65 ; Márquez, Jorge, “Comienzos de la lucha antituberculosa en Antioquia,” Estudios, Agosto 2012, p. 103-118 ; Márquez, Jorge and Gallo, Oscar, “Hacia una historia de la lucha antituberculosa en Colombia,” Política & Sociedade X : 19, Noviembre 2011, p. 71-95.

3 Congote, Jana Catalina, Las enfermedades sociales en los obreros de Medellín 1900-1930, Tesis Historia, Medellín, Universidad de Antioquia, 2007 ; Jalil-Paier, Hanni and Donado, Guillermo, “Socio-political implications of the fight against alcoholism and tuberculosis in Colombia, 1910-1925,” Revista de salud pública (Bogotá, Colombia) XII : 3, Junio 2010, p. 486-496.

4 De la Roche, José Joaquín, “Profilaxis de la tuberculosis,” Anales de la Academia de Medicina de Medellín 10-12, Septiembre 1913, p. 318-319.

5 Pohl-Valero, Stefan, “‘La raza entra por la boca’ : Energy, Diet, and Eugenics in Colombia, 1890-1940,” Hispanic American Historical Review XCIV : 3, Agosto 2014, p. 455-486.

6 Márquez Valderrama, Jorge, “La extensión de la medicalización al mundo rural antioqueño a comienzos del siglo xx,” in Guerrero Javier, Wiesner Gracia Luis y Martínez Abel (eds.), Historia Social y Cultural de la salud y la medicina en Colombia, siglos XVI-XX, Medellín, La Carreta/uPTc, 2010, p. 241-260.

7 Calderón Reyes, José Joaquín, Estudio médico-legal de la incapacidad en los accidentes de trabajo, Tesis Medicina, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 1929, p. 49.

8 Márquez Valderrama, Jorge, Ciudad, miasmas y microbios La irrupción de la ciencia pasteriana en Antioquia, Medellín, Universidad de Antioquia, 2005, p. 123-185.

9 Arboleda Díaz, Carlos, “Que puesto deben ocupar los ‘preventorios’ en la campaña contra la tuberculosis en Colombia,” Colombia Médica, Noviembre 1939, p. 443-444.

10 Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, “Examen de admisión empleados y obreros no especilizados,” Salud y Trabajo (3), 1947, p. 12.

11 Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, “Examen de admisión empleados y obreros no especilizados,” Salud y Trabajo (3), 1947, p. 12.

12 Lleras, Roberto, Consideraciones sobre medicina del trabajo e higiene industrial, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 1946, p. 55-62.

13 García, José María, “Caja de Seguro Obligatorio en Chile,” Boletín del Departamento Nacional del Trabajo, Abril 1940, p. 330 ; Rojas B., Pedro C., “Nuestra legislación social frente al tuberculoso (conclusión),” Heraldo Médico (7), Agosto 1940, p. 19-20.

14 Calle, Miguel María, “Empresa de Zancudo y Chorros. Enseñanza del médico de la empresa para los obreros (Tuberculosis),” La Organización, Octubre 7, 1910, p. 3.

15 Gómez, Efe, “La campana del conde,” En las minas (9), Febrero 1935, p. 372-380.

16 Restrepo, Libia, La práctica médica en el Ferrocarril de Antioquia, Medellín, La carreta, 2004, p. 46-77.

17 Sobre la lepra, ver Obregón, Diana, Batallas contra la lepra : Estado, medicina y ciencia en Colombia, Medellín, Eafit, 2002 ; Martínez, Abel Fernando and Guatibonza, Samuel Alfonso, “Cómo Colombia logró ser la primera potencia leprosa del mundo : 1869-1916.,” Colombia Médica XXXVI : 4, 2005, p. 244-253.

18 La Ley 112 de 1919 reforma esta ley e insiste en el papel de las gotas de leche como mecanismo para combatir la tuberculosis. Del Corral, Jesús, Memoria del ministro de agricultura y comercio al Congreso de 1920, Bogotá, Imprenta Nacional, 1920, p. XVII., tal como se preveía desde 1917 cuando se afirmaba que "estas instituciones salvan a millares de niños de la debilidad, el raquitismo y la miseria fisiológica, considerada hoy como el subsuelo de la tuberculosis" Abadía Méndez, Miguel, Memoria del Ministro de Gobierno al Congreso de 1917, Bogotá, Imprenta Nacional, 1917, p. XLV..

19 Abadía Méndez, Miguel, Memoria del Ministro de Gobierno al Congreso de 1917.

20 García Medina, Pablo, Compilación de las leyes, decretos, acuerdos y resoluciones vigentes sobre higiene y sanidad en Colombia, Bogotá, Imprenta nacional, 1932, p. 260-264.

21 Gallo, Óscar, Trabalho, medicina e legislação na Colômbia, 1910-19146, Tese Doutoral, Florianópolis, Universidade Federal de Santa Catarina, 2015, p. 235-236 ; García Londoño, Carlos Edward, Niños trabajadores y vida cotidiana en Medellín, 1900-1930, Medellín, Editorial Universidad de Antioquia, 1999 (Colección Clío).

22 Este organismo de vigilancia de las fábricas hizo sentir su presencia entre 1920 y 1927 : realizó 3481 inspecciones, las empresas recibieron cerca de 5 inspecciones por año y algunas hasta 80 visitas en 7 años Gallo, Óscar, Trabalho, medicina e legislação na Colômbia, 1910-19146 ; Campuzano Hoyos, Jairo Andrés, Cogepuercos, faldas y pantalones. Relatos historicos de algunos aspectos del diario vivir de los obreros en Medellín en la década de 1920, Historiador, Medellín, Universidad de Antioquia, 2005..

23 A.H.M. Tomo 452. Sección Asuntos Varios. Informes del Médico Municipal. 1926. Pág. 64 Apud Congote, Jana Catalina, Las enfermedades sociales en los obreros de Medellín 1900-1930.

24 Concejo de Medellín, “Acuerdo n° 4 de enero de 1920 sobre Junta Municipal Organizadora de la Lucha Antituberculosa,” Crónica Municipa (265)-(268), Enero 1920, p. 21.

25 Concejo de Medellín, “Felicitación al Concejo [Hospital La María],” Crónica Municipa (383), Octubre 1923, p. 3023.

26 Quintero Sanabria, Tirso, Anotaciones a medicina del trabajo, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 1949, p. 88-90.

27 Hygias, “Moscas de Milán,” Heraldo Médico, Enero 1943, p. 21.

28 “Recomendaciones del I Congreso Médico-social Panamericano,” Heraldo Médico, Enero 1946, p. 25-28.

29 “Nuestra legislación social frente al tuberculoso (conclusión).”

30 Bertolli Filho, Cláudio, História social da tuberculose e do tuberculoso, p. 71.

31 Carrillo, Ana María, “Los modernos minotauro y Teseo,” p. 92.

32 García, José María, “Caja de Seguro Obligatorio en Chile,” p. 330-331, p. 330-331.

33 Arango Sanín, Agustín, “¿Puede considerarse la tuberculosis como una enfermedad profesional ?,” Colombia Médica I : 4, Abril 1939, p. 148-149.

34 Restrepo Gómez, Gustavo, Apuntes sobre enfermedades profesionales, Tesis para optar al título de doctor en Derecho, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 1944, p. 9-11.

35 Restrepo Gómez, Gustavo, Apuntes sobre enfermedades profesionales, Tesis para optar al título de doctor en Derecho, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 1944, p. 34.

36 Restrepo Gómez, Gustavo, Apuntes sobre enfermedades profesionales, Tesis para optar al título de doctor en Derecho, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 1944, p36.

37 Silva, Julio César, Aspectos del accidentes de trabajo y de la enfermedad profesional ante la legislación colombiana, Tesis para optar al título de doctor en Derecho y Ciencias Sociales, Bogotá, Universidad Externado de Colombia, 1945, p. 45-46.

38 Silva, Julio César, Aspectos del accidentes de trabajo y de la enfermedad profesional ante la legislación colombiana, Tesis para optar al título de doctor en Derecho y Ciencias Sociales, Bogotá, Universidad Externado de Colombia, 1945, p. 45-46.

39 Silva, Julio César, Aspectos del accidentes de trabajo y de la enfermedad profesional ante la legislación colombiana, Tesis para optar al título de doctor en Derecho y Ciencias Sociales, Bogotá, Universidad Externado de Colombia, 1945, p. 42.

40 Silva, Julio César, Aspectos del accidentes de trabajo y de la enfermedad profesional ante la legislación colombiana, Tesis para optar al título de doctor en Derecho y Ciencias Sociales, Bogotá, Universidad Externado de Colombia, 1945, p. 43.

41 Colombia. Congreso de la República, “Ley 6a de 1945 por el cual se dictan algunas disposiciones sobre convenciones de trabajo, asociaciones profesionales, conflictos colectivos y jurisdicción especial del trabajo,” Colombia Médica (7), Abril 1946, p. 219.

42 Camargo, Jaime, Enfermedades profesionales, Tesis doctor en medicina, Bogotá, Universidad Nacional de Colombia, 1954, p. 95-100.

43 Restrepo Gómez, Gustavo, Apuntes sobre enfermedades profesionales, p. 35-36.

44 Arango Barreneche, Gonzalo, Estudio sobre medicina industrial en Medellín, Tesis Doctorado en Medicina y Cirugía, Medellín, Universidad de Antioquia, 1957, p. 16.

45 Arango Barreneche, Gonzalo, Estudio sobre medicina industrial en Medellín.

46 A propósito de las estadísticas sobre tuberculosis en Colombia véase : Estrada, Victoria, Gallo, Óscar y Márquez, Jorge. Retórica de la cuantificación : tuberculosis, estadística y mundo laboral en Colombia, 1916-1946. História, Ciências, Saúde - Manguinhos. 2016, vol. 23, n° 2, p. 277-299.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Oscar Gallo Vélez y Jorge Márquez Valderrama, « Tuberculosis en el mundo laboral colombiano 1934-1946 », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En línea], Cuestiones del tiempo presente, Puesto en línea el 16 diciembre 2016, consultado el 11 diciembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/69862

Inicio de página

Autores

Oscar Gallo Vélez

Historiador y Magíster en Historia de la Universidad Nacional de Colombia y Doctor en Historia de la Universidad Federal de Santa Catarina (Florianópolis, Brasil). Integrante del Grupo de Investigación Producción, Circulación y Apropiación de Saberes, PROCIRCAS (Colombia).
oscargallovelez@gmail.com.

Jorge Márquez Valderrama

Historiador (Universidad Nacional de Colombia). Doctor en Enseñanza y Difusión de las Ciencias y Técnicas (Universidad Paris XI, Orsay, Francia).
Profesor titular del Departamento de Estudios Filosóficos de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín. Director del Grupo de Investigación Producción, Circulación y Apropiación de Saberes PROCIRCAS.
jmarquez@unal.edu.co

Inicio de página

Derechos de autor

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Inicio de página