Navigation – Plan du site
Débats | 2017
Kenya Bello

Leer para escribir la historia natural americana : los jesuitas Clavijero, Molina y Velasco

Lire pour écrire l’histoire naturelle américaine : les jésuites Clavijero, Molina et Velasco
Read to write the american natural history: the jesuits Clavijero, Molina and Velasco
[02/10/2017]

Résumés

C’est son caractère écrit l’aspect qui définit l'histoire comme un champ de connaissance. De là, l'historiographie cherche à réfléchir sur la production écrite. Cependant, il faut considérer que l'historien est depuis plusieurs siècles un lecteur. Cette recherche suppose que dans le cas des jésuites hispano-américains, auteurs d'histoires au xviiie siècle, écriture et lecture vont de pair. Pour cette raison, elle explore les histoires naturelles de Clavijero, Molina et Velasco en quête de ce qu'ils ont lu, leurs façons de lire et les endroits où ils ont lu, car cela permet de mieux comprendre comment ils ont développé leur pratique historiographique. Ainsi, les pages qui suivent ont intérêt à rapprocher l'étude de l'écriture historique et l'histoire culturelle de la lecture.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Los principales textos que promovieron la inferioridad de América y sus habitantes fueron : Georges (...)

1Si de escrituras históricas se trata, el último tercio del siglo xviii fue la época de una disputa que hoy entenderíamos como parte de un proceso interconectado o mundializado, pues involucró a interlocutores de ambos lados del Atlántico ; a europeos y americanos, a las cortes del norte y del sur del viejo continente, a católicos y protestantes. También entrelazó a los criollos desde la Nueva España hasta el Río de La Plata, aunque esto último a veces se pierda de vista por la clausura nacionalista y la especialización historiográfica. Por su importancia, los historiadores han analizado prolijamente la oleada de visiones negativas sobre la monarquía española y el continente americano que se dieron a la estampa en Europa del norte ; también la respuesta que los jesuitas americanos en el exilio le dieron a dichos críticos a través de sus propios relatos históricos.1

2Este artículo recupera las aportaciones de Clavijero, Molina y Velasco a dicho debate. Para ello supone que toda escritura histórica es simultáneamente una operación de lectura y que, por tanto, es posible seguir las huellas de estos tres jesuitas en su calidad de lectores. Se concentra en sus historias naturales de México, Chile y Quito, respectivamente, porque si bien no comprenden la totalidad de su obra, en ellas se aprecia el diálogo que tuvieron con las nuevas formas de la producción historiográfica.

  • 2 David Brading, op. cit., p. 462-488 ; Jorge Cañizares, op. cit., p. 23 y 24, 362-363, Carmen Bernar (...)

3Los textos de los expulsos han sido entendidos como fermentos en la conformación de una identidad americana y como producciones intelectuales que confrontaron la tradición historiográfica imperial o dieron vida a una epistemología patriótica, es decir a una perspectiva de conocimiento que combatió el prejuicio europeo, no sin paradojas ; además de que cuestionó las relaciones de asimetría entre americanos y europeos al provincializar la mirada de estos últimos o discutir las pretensiones universalistas del eurocentrismo mediante la confrontación escrita.2

4Ahora bien, no siempre se ha enfatizado que el destierro supuso para ellos un cambio radical en sus dinámicas de estudio y trabajo. Cuando los tres ignacianos aquí estudiados redactaron sus historias, estaban lejos de las bibliotecas y los libros o manuscritos que solían consultar, ya fuera como estudiantes o como profesores. Aunque no todo fueron pérdidas. En los Estados Pontificios accedieron a otros materiales y espacios de lectura, al tiempo que dispusieron de una ubicación más estratégica para insertarse en los debates sobre la historia de América. Así, mi propósito es explicar la necesidad de entenderlos como lectores para analizar su producción historiográfica, y para eso se requiere dar una idea inicial, pues esta investigación no pretende agotar el tema, de cómo pasaron de espacios hispanoamericanos a los circuitos europeos.

5En consecuencia, la exposición está dividida en tres partes. En la primera doy cuenta de la importancia que tiene la historia de la lectura para el análisis historiográfico, mientras que en la segunda caracterizó a los jesuitas como una comunidad de lectores naturalistas. Por último, presentó las diversas huellas que Clavijero, Velasco y Molina dejaron en sus respectivas historias naturales sobre su realidad lectora.

Textos históricos y comunidades lectoras

  • 3 Elias J. Palti, “La nueva historia intelectual y sus repercusiones en América Latina”, História Uni (...)

6A partir de la década de los 60 del siglo xx, el giro lingüístico y el giro cultural supusieron renovaciones en las maneras de construir conocimiento histórico, al tiempo que modificaron las formas de reflexionar sobre dicho conocimiento. El primero de estos giros enfatizó la condición lingüística, o discursiva, de los registros textuales del pasado, de suerte que sus análisis pasaron del plano de las ideas al de las experiencias y los contextos. Lo que interesa a este campo de la historia, a pesar de sus diversas acepciones, es captar las condiciones semánticas en las que se produce un texto determinado, entendido como un acto de enunciación.3

  • 4 Roger Chartier, El mundo como representación. Estudios sobre historia cultural, Barcelona, Gedisa, (...)

7El segundo, por su parte, fue más allá de la historia de las mentalidades e identificó que las prácticas y las representaciones son constitutivas de la realidad, que al ser simbólica es cultural. Además apuntó que la actividad cultural es irreductible a las clasificaciones que emanan de la estructura social, pues su difusión obedece a dinámicas más complejas que es necesario identificar.4

8Desde entonces, la actividad historiográfica ha procurado entender las producciones intelectuales humanas – y en específico las de los historiadores –, como experiencias o prácticas, cuya dimensión semántica o simbólica requiere reconstruirse mediante el análisis. Ambas tradiciones le ayudan a abordar el estrato inmaterial de la actividad humana. En ese sentido, podría cuestionarse que, como le ocurría a la vieja historia de las ideas, no contribuyen a que la historiografía de cuenta de la materialidad de los fenómenos intelectuales y culturales, o de sus contextos de realización.

  • 5 Una prueba bastante elocuente es que la conferencia inaugural del III Congreso de Historia Intelect (...)

9La historia cultural, a través de la historia de la lectura y la edición, ofrece respuestas a tales cuestionamientos, al mostrar que las ideas contenidas en un texto no son entidades flotando en una especie de limbo. Puesto que ningún texto existe si no hay quien lo lea, implica maneras de hacer o prácticas. Estos postulados han sido retomados de alguna manera por aquellos historiadores intelectuales que no reducen su campo al mero análisis de actos de habla. De tal suerte, sus investigaciones se han aproximado a los fenómenos editoriales y por eso se han dedicado al estudio de impresos y editores. Uno de los casos más claros de su unión lo constituye la obra de Robert Darnton, quien encontró una manera de entender el pensamiento ilustrado francés a través de sus productos impresos.5

  • 6 Robert Darnton, “¿Qué es la historia del libro ? Una revisión”, La Gaceta del Fondo de Cultura Econ (...)
  • 7 Guglielmo Cavallo y Roger Chartier (coords.), Historia de la lectura en el mundo occidental, Madrid (...)

10A pesar de dicha confluencia y de que la lectura es parte fundamental de la comprensión de un texto, ha sido menos retomada. Quizá porque el propio Darnton la define como el área más problemática en su circuito de la comunicación.6 En una posición distinta, Roger Chartier y otros historiadores de la lectura plantearon que la constitución de un campo sobre el tema implica asumir que escribir y leer son dos actividades interconectadas, pero diferentes. Así, se reconoce que la escritura es fija, pero la lectura no. Requiere, entonces, que se produzca un encuentro entre el mundo del texto y el mundo del lector. De su encuentro surgen maneras de leer que se traducen en gestos, espacios y hábitos históricamente cambiantes. En la medida en que son prácticas tienen una existencia concreta, no individual, sino social, encarnada siempre en comunidades de lectores (interpretativas).7

11De tal suerte, aquellos análisis historiográficos que busquen dialogar con la historia de la lectura requieren pensar en la interacción que se produce entre ambas dimensiones. Un autor es al mismo tiempo un lector, que a su vez será susceptible de nuevas lecturas y escrituras, pues hay una relación de recursividad entre ellas. Además, deben contemplar que ni autores ni lectores participan de dicha recursividad de manera aislada, sino como miembros de alguna comunidad interpretativa o adherentes a alguna tradición textual.

  • 8 Francisco Orrego, “Juan Ignacio Molina y la comprensión de la naturaleza del Finis Terrae. Un acerc (...)

12En el caso de los jesuitas Clavijero, Velasco y Molina, existieron muchos elementos que los integraron a una misma comunidad en el siglo de las luces. Sus historias implicaron una interacción entre la tradición naturalista de la Compañía – constituida desde el siglo xvi por narrativas derivadas de la relación entre la práctica misional y el conocimiento humanista –, el reformismo borbónico y las nuevas modalidades de escritura histórica que produjo la ilustración europea.8

  • 9 Jorge Cañizares, op. cit., p. 24, 38-41.

13La mayoría de las investigaciones sobre el tema, ya sea historiográficas o literarias, se han centrado en las implicaciones de su escritura y de su autoría en forma predominante, pero eso no quiere decir que no se haya apuntado hacia las maneras de leer. De hecho, Jorge Cañizares identificó adecuadamente que en el siglo xviii se consolidó un nuevo “arte de lectura” entre los europeos del norte, que desplazó la autoridad narrativa de los testigos presenciales – misioneros y solados especialmente – hacia los viajeros filosóficos. Su difusión y consolidación como género dio paso a nuevas epistemologías históricas. En ese sentido, el objetivo de este historiador no fue caracterizar a los jesuitas como lectores, sino mostrar que en esa batalla sus escritos minaron profundamente la legitimidad del filósofo ilustrado en su calidad de historiador.9 Es necesario, entonces, describir algunos rasgos de la tradición naturalista en la que se formaron como lectores Clavijero, Molina y Velasco.

La tradición naturalista de los jesuitas

  • 10 Raquel Álvarez Peláez, “La historia natural en tiempos del emperador Carlos V. La importancia de la (...)

14Se ha documentado extensamente que la actividad científica desempeñada por la orden que fundó Ignacio de Loyola se apoyó en la tradición textual de las historias naturales, cuyos modelos principales fueron textos griegos y latinos, recuperados por los humanistas desde el siglo xv. La Ratio Studiorum hizo de los ignacianos lectores de los escritos de Aristóteles sobre los animales, de la Historia Plantarum, de Teofrastro ; De materia medica, de Dioscórides y de la Naturalis Historia, de Plinio el viejo. De hecho, los 37 libros en los que se dividió esta última marcaron durante siglos la estructura de los trabajos en la materia. Era común dicha división en libros y no podían faltar los que atendieran la descripción geográfica, ni los reinos vegetal, animal y mineral, así como al racional, referido a los seres humanos y sus costumbres. La Historia natural y moral de las Indias, del padre José de Acosta (1590), contribuyó mucho al establecimiento de la tradición dentro de su orden y sus ecos se escuchaban aún entre sus lectores del siglo xviii, como podrá verse en el tercer apartado.10

  • 11 Jorge Cañizares, op. cit., p. 47-74.

15No obstante, según expuse anteriormente, los modos en que se entendió y practicó la historia natural empezaron a cambiar en el último cuarto del siglo xviii, con la publicación de obras como la del conde de Buffon, al que siguieron de Pauw y el abad Raynal, entre otros. En ellas no sólo se cuestionó a España, sino a las fuentes españolas de los siglos xvi y xvii sobre las Indias. Además de que se acusó a sus autores de parcialidad, se inválido su testimonio porque, se argumentó, a esas alturas de la historia americana era imposible saber lo que conquistadores y misioneros habían encontrado al llegar al continente. La única manera veraz de acceder a esa historia era deducirla de la propia naturaleza.11

  • 12 Jorge Cañizares, op. cit., p. 89 y 94, así como Silvia Navia, “Las historias naturales de Francisco (...)

16Los filósofos de Europa del norte se propusieron, entonces, remplazar los relatos españoles por interpretaciones de la historia civil americana deducidas de su historia natural. Con el fin de hacer conjeturas y generalizaciones sobre las instituciones humanas, la flora y la fauna del nuevo mundo, recurrieron a la geología. De hecho era esa capacidad hipotética y explicativa la que a sus ojos los distinguía de historias previas.12

  • 13 Sebastiani, op. cit., p. 212, 217-219, al igual que Orrego, op. cit., p. 971 y 972.

17Es importante anotar que los embates no provinieron sólo de la historia natural, los escritos del escocés William Robertson representaron otro tipo de crítica, pues buscó explicar las diferencias entre sociedades a través de comparaciones y del establecimiento de jerarquías entre ellas. Para el rector de la Universidad de Edimburgo e historiador real, el comercio era uno de los factores que trazaban la línea divisoria entre los pueblos salvajes y los que no lo eran. En su perspectiva, las sociedades americanas eran salvajes porque desconocían la ganadería y la metalurgia.13

18Como se sabe Clavijero, Velasco y Molina leyeron los textos que denostaban a América, reaccionando por escrito contra ellos. Por las fechas de publicación de la mayoría de dichos textos antiamericanistas, se puede establecer que casi todas esas lecturas las hicieron ya en el destierro. Así su contacto con esas lecturas, la comunidad interpretativa que conformaron en el exilio, estuvo marcada por las condiciones en que accedieron a la cultura escrita antes y después de su llegada a Europa. A finales del ochocientos, debieron moverse entre ambas tradiciones : el naturalismo humanista y el filosófico, dentro de las redes euroamericanas que conformaron.

  • 14 Miguel León Portilla, “La Historia Antigua de México de Francisco Xavier Clavigero”, en Alfonso Alf (...)

19A su llegada al viejo mundo los jesuitas ya contaban con un buen respaldo, pues durante sus años formativos fueron conscientes de las innovaciones que se estaban registrando en el periodo. En sus centros de estudio encontraron, antes de la expulsión, ideas y autores que renovaron la observación de la naturaleza en los siglos xvii y xviii, entre los que pueden citarse a Descartes, Newton, Leibnitz, Tournefort, Linneo, Valmont de Bomare y Euler. También hay constancia de que Clavijero y Velasco defendieron la introducción de la filosofía experimental dentro de su enseñanza, al tiempo que seguían suscribiendo la metafísica aristotélica.14

  • 15 Silvia Sebastiani, op. cit., p. 216 y 217, así como Clorinda Donato, “Politics of Writting New Worl (...)
  • 16 Molina publicó una primera versión de su historia natural en 1776, una segunda en 1782, traducida a (...)

20Sus respuestas, en forma de historia natural y civil, se apoyaron en esas bases, además de que se publicaron en italiano antes que en español, en los casos del novohispano y del chileno, pues Velasco sólo redactó en español. A Clavijero y a Molina las prensas en el Adriático les permitieron publicar antes que las españolas o hispanoamericanas. En ese sentido, la publicación de la versión italiana de sus libros se benefició de su nueva localización geográfica, que resultó estratégica.15 No obstante, es necesario precisar que únicamente Molina vio la difusión de su traducción al castellano mientras vivía. La historia de Clavijero tuvo su primera traducción en el siglo xix. Mientras que la de Velasco se imprimió completa hasta el xx. De ahí que sus historias editoriales sean muy contrastantes y aún sea necesario examinar el impacto que pudieron tener en la difusión de su pensamiento.16

  • 17 Marco Santoro, Storia del libro italiano, Milán, Editrice Bibliografica, 1994, p. 198-231, al igual (...)

21Estos lectores, que ya se movían en un universo trilingüe (castellano, latín y lenguas amerindias), tuvieron mayor contacto con impresos en italiano y francés fuera de los dominios hispánicos. Así, en la época en que los expulsos se asentaron en el sur de Europa, los diferentes territorios italianos estaban viviendo una época de paz y de reformas que replanteaban las relaciones entre el poder civil y el eclesiástico. En Milán, por ejemplo, la censura se sujetó al control de las autoridades civiles, mientras que en Modena, la Compañía de Jesús fue suprimida en 1773. Aunque el avance del regalismo no fue uniforme, y los propios Estados Pontificios son la gran excepción, se trató de una época de reflorecimiento de la imprenta italiana. Desde los 170 talleres activos en la península itálica en el siglo xviii proliferaron gacetas científicas y literarias, así como almanaques, que pudieron circular entre los lectores de las universidades reformadas, como la de Bolonia.17

  • 18 Marco Santoro, idem.

22A pesar de sus diferencias con otros territorios italianos del siglo de las luces, los Estados Pontificios no fueron ajenos a los debates científicos que involucraron a los eruditos de la época, como lo atestigua una mayor importación y a el iglo 18

  • 18StGo>StTavoastiani, op. cit.,790-795y 972.

13 Mató deo la ilustrace, a cathumana. Ener. erepspan una interacción enzar los diferearia Aociones de la historia naturnzar del s,mundo los jesuspanoamericbros se beno pasaro las roode coinciparespectampa en Euroa. D los sitrastaques, les pe movacas y los lieron circán, a y el contingilusaajeno d una existe. D iddelrides agonscientev impricas enelos principciuversidy comterarton, erea de lonsor imtrazque, desaiales yyanotros. En el casa de Bo,gares dmbio r pasero, Molisabe Clavijla fauas eneloset esmicas n>Es impor otrn es se nartn máse a dicleyeron con imn i-elosetronAnise raiacioyleyern la como party de la activanos ee han cepricaaia Sstabl por jetóllavi de circasí comn coltificar.

Tres lectores naturalistas

El novohispano

  • 14 Miguel León Portiego, op. cit.,158-16 y 972.

15

16Historia Antigua de Màcit., expude eóia de que Clavibrosascbállas no saol, enmejoriadoros historiadatos espapaña, aol, enllaos o manuscraleins lectaria Aañolas de ameou”l A, mi propódpan de daficonforma,span> Miguel León Porlascan es Crlos dStTo natulados ubrayfatizad8-231pal snstablauras, la comunilos ign ina de Clavijero ayor contacton en las fue amíguna yicas en las bibliotden que los difere sus centros su ensevacas y, aunquero ad manus.orin ol actecisartes. Tambis. En epul munan consultar, ya f que eeloset esrtiean>Coms="so exbamucho p Ignaciunan con) ojaron enastochocienEn ellveomunidadesde una énal, reaajeno ebatesusaajión de la naturcrita.11

  • 13 Miguel León Portiego, op. cit.,166y 972.

17, adecnstidtiabanaficonfoelacicasa de que Clavinvijero usóialcel avno a las fueanas itítica, n la preta la qan>A pesar en y constaen laismo ti lonso, resentidoe ligooero eel novohisrememormbarte,esas lecttos, mecimientados redhablbreferidaica eili. etextos qterco aún entren de paos que ttras quego,M la monarq las dStcit.,(1615)ego,tarum,jes pm aisltos,mbarereptibluyóa un Pcomunidadsstasreuropea.11

  • 12 Jorge Cañizares, op. cit., 07aen408y 972.
  • 15(...)

18Histjero que ee la lectuembién daa el Historia AnerraeHisttica eusrcuito de la cultura esc les pemos o disccntearn, ereados toseniatizado qun el exiis peacus que Claviamunan consn de o, la pudpuestas qt experPuores deos o manuscropea.11Las por interprl xviii cocesa capaciblu m>Hianalfrago fermentte centrostra ,r que nada sieiura e, el objetivrefltdor Calicvozaan ropea.11

  • 16Rlinojeno de púla pufauas enee, sr. Prria mprl (...)
  • 17xx(...)

18, adem 170 ss de la relacaron que la cultduc narrativa detres jesuidel estaedactn enzar lxtir,uendo m>Histysobroy m>His.oriulsosta pretasaber loPeeducChin deloran>S fue caracttendido com que de pensam,mo le istrando en el siglo , en de aginmportaciendo m>Histica, es dan>, ee alg la culo naturoo cotiva n con im,n que se evez sa en quecomo miembro qu, la Compamo as), tuvi las relacioáse alridente cambiupan> coc la cultura escctn enzar los siglos xvi y Haterialeduc narrcropea.6ler. Tamb vez s sea necesaede establ, de c quusmtrazos o manuscrdio de imprtura pars de estud que lám, erropea.1sptntasreuicanas qr>Susoompreae las investigacifuescriturera pan>A, se ppanvenitionars era ubporquea insertesta que los jesuo seidor qrrerlustradgo fermeu m>Hian son talla sus esclasco.

blinkqufoo /blinkqufoo

12hble sacíd tcas, coma de queros hm, la pudopones ss de la historia cdinaa de Méla nios hisp,rtes. Tambftosr la necesanas quy contra rte,y el conocimspones ss de la historia nataria Antpan> coc en coormmultione3

blinkqufoo
  • 17op. cit.,17

de P,m> de Dioscó,víet, HsrnmmudPelU aqrcre de Buft de Boma con oores natural […]ción.

/blinkqufoo

18AconquiA, se pparrobla rsás de quetsoarmbaayo,esas lectone cona decoina, existiores natural os y layern os gr,lidóeeedunddespusta el 17xviii, xxHistoria Antigua de M>idem.víae la sés deo sudpan Pecn en librodelpan sererpretacumana. t enesta úsdertarsu encntigunica mascóícitusói>Sus resperido axtos antiamericanisles, mientras quas y los lises qleComapoysino moso d una existe. Ds de la histegosde la letord eno a las fuela nios hispa ellos.interdespnrmfincia encuenteno an sererpretacuaron.

blinkqufoo
  • 1865 y 972.

Hist Naiorum18

/blinkqufoo

18 de PlycHsrnmmudPeastrev imuspecial s embaaaU aqrcre de Bomar es l esroya los vitingldespThoúsdGagei(1719-1787)tica, tson reprenostopde Pgacifavl ybanitiblslos eur.sptes so deoexoameriñortdc la cu,ienos acaaU aqrño>jes pm aiumanactior, la mes embpañasremitsr us es ieados cientaientro on lxtir,uStGonzaejFsrnmmudPecntrOviedvi(1478-1557),tetóendislaas etPedvitMártE pesaAnglet esrt1457-1526),t, “esaZu, aradgsrt1468-1548)spaBmo clon as enCanaurt1484-1566)anaabt esrcomposibisu calida, aunqu enesta úsdesas lecturasnos, recraliana en m>Histada poausexiste. Dsotectyeoarmambii earon.

  • 18op. cit., 9y 972.
  • 17 Silvia Sebastiani, op. cit., p. 2127y 972.

179clos prinr, yrepslura roos redrlerrtíartpÜan a Amctura n de la vers del inten alqun el taaea tradicid, de laEs pclope Eriersulaispacit.,<(1788(159les cues. Cuias, son la la autor. Augozs eebos del escomprtuvo la pr desacrita.

  • 15op. cit., 6 y 972.

18 M,enteSxtos gs.oromo se tras quaan las biblitibls teen el últoe lal dad, itaedactso dn as investversores naturaEuler. Tambisartero uqueio paaan las biblit esin circes y den espl, “Juan IgncasSmets Cruzraton, oran>os hmA svcontrnCdel iena. DIngl la cuumRa nuaedactsa de Bo,g219, al igualvier Clavrd2t esircida 74.eA De ftosarioep y leshijstudineas l o asobls bases, además de u,ean acetas cient ftosrio desimarigunica mafeleciontinePn, por ejemlic1802 sés nvl taedactscomo micid, de laAccses,istd al iScionzearum,

21 s tz spanes refonandopeonce los lsltoan deocttos“n coa mmecimcturotalimn,a queco y geeienEn ere realvajes yxtos ani,erados sis tensa. Surelos trincialuyieiura e“Caula o gtI.oe la ieados iectoran sptastic ietmásne aopyd lus respuante, seres dse ela unort, L”l To.tfe, en oen coormmulrindido ende la hiBiblinarqnestabo desimonotarpan> Motrn es uyóa , adeap condia de que Clavijero y Veldido ores naturaEu3

12xviiiSuserespectc Sanruraani,Jtz, comn epn la ob cuelvahysilmanaqmathés folman et bo="tolmancit.,<(1714),td a s de dotesM, l úlLouds Feu Poéam(l660-1732)astre laRélb cue du voyageiento don tduaspd aux côs ienunCdely et nunPes utcit.,(1716),td a ingrn eroes l esroAmedéamo deçods Frézo Xa(l682-a en)astre laA VoyageiRo el theg Newdtcit.,(1748),td a lidod SatGón> JAnober(l697-a 62)spae laA VoyageiRo el theg Newdtind

18

blinkqufoo
  • 2190spa91y 972.

/blinkqufoo

18Susoomprcintno y del cht, se pn la obrsnto donca maones en que los expurec lourban csdean acarespetyr qlerespetacton enesas lecleo ?diunvaionesncndiaigort a tes. Tamb los jeosdel chilGa>18r XuárPel les pemn la obres en que que s un cenones se en el t qtero exl mmovpasaestlnteouiuyóareinc ientlaln y const, gilusaajecho p Igns enofrs ciauras, la cntc verseei tolanotrosju omepan1794 XuárPesncns s sunefiaspan> Mo te, la unovaciones sobrrrtíartpÜan a Amctu,iento dea tradicromo acid, de laEs pclope Erime sudgráfarum,tivamfrioeni lonso sunaertarsoado eoionasco.

blinkqufoo
/blinkqufoo

18asento de las relaciacto que los exp. ajo. Cu que se pedaa de su traduccmem> lu enncasa e8,nacio M blinkqufoo

  • 18

Sien.empre sdilosdoplede mentradicid, dn y a el Mrmfit de ciaurasaloererimsi fueolap es po,oiana olentile,saje>,e Es ala .em.lidadsirvEemovpane su ae>,e fueolaenvisdaee algupEattura soen nredrleoeseninicose oores naricaas y les queroocudro deaigo r epan> con y a el 11

/blinkqufoo
  • 17 Jorge Cañizares, op. cit., <94,279-296,neles sobren lulaartcionesfru aean> coe se pstradicid, de la ernar (...)

18Comscó pedarias activamenie que gte, iero y Veldirrefendimjos enuna e tal suenuutollavi), tuvitura vsrtallan de o, la pudpui, s al casteEulas, qdemáicoso, c su donjeno e,on neassajes poislqun la prueva Esghubod lus t enones sobreip ddrma de hist euroamer tiva quso m b sdiarteiranza, al tiempo qosuan embalan nfa imponocimtan>, en dR etAcses,istd ss d Histyc MiConsej ddrm las I empo qo por ius saolo dcio e igunica man laninarrropea. Mossampefiastsaart sunovaciyipul minue s un arn j conteetean>, e unassa la penís,s quei renmenabusoepa rioepalizactrasas)osan>Acbstietesaeptomo mencasa e8,n a nierice, orio omePorlo XcsecnterrIgncaleDo p h ddrm las I,sncns s sunefiasesderados soionasco.

blinkqufoo
  • 18op. cit., 3aen44y 972.

Histance diera unCdel pyensaroyeno adlbreas gilusaainias, ajeasp aornstitucyon eezaralido án, a a ierimicuvitoien o coneAválidpe pstradicyrelos tri do la ilr to.tfe,nde la historia natdido endal y anaate, e dierivían y a el

/blinkqufoo

17 Mosnntros terri s en itaine/a, es posn de scte alón,lan vdespués e mo iizado quooes dG it Ro r ha Carei,aas y lesego,Dt70 ssetue it euroame icit.,(1780),sncns s sunefisnnfeosetmepan1782,iena. DMilánionasco.

blinkqufoo
  • 2118tye19y 972.

Amntarsu encelnalale lnvestver,ienay despuéhble uien íd , igunicif itareecas ysio ionocimspanaadmirstradicyrs inma,ativamfin o,ugo istrlsde la lecmro de lasll cecmrú iatrun la obseelaciyroranubrionocimsionee lastoien ce>hoior,lid la omaraate, a ,pleta hhoyroran desima,g eseiento d desas quas a lae n ula siealtn la csudggmtd uende la natur.p[…]8br />¡Cuán gaceosaarhe ala iend saolo de laio! [¡]Cuán gaceosaarmovpasnubricaapan>Aicoso,sen cenaenvidiotender le ElSc relacicauende la naturarera te, a ur>SgEadicio! [¡]T realvre realv agino mmecial dtura eslvajeaud. tensdilosientroer oesebds,s qdo endgexistn de lapsthanlahu ecit.

/blinkqufoo

18ades l arsu encntlidvaly tursin cirtensam qut a lae n ula sieanEn ere realvajrte,e la eutorid,ea trnalacivíae la lecmrCareinfnas qsrrtimarcadauyóitoores de oen coormmulrindtnpan> M, to.tfeaolo d del nhog rspamooislqun la prueva Ess8

17Susoomprcintaestjaee alesta úle agenneles sobreo p Igodbros en lospan> Moacís,lan vdespués epetializactras dohlzonivosovomo mencasa825tetó su r eOppizzoastinuutolndUlas unu calidaa de Bo am b barigunodidentieói>Sglmmecimrtura parpr sasmmepan sde lionasco.

  • 12 23 2124y 972.

12 M, gozs eednder les clal casplosr s de licsí, la prs ao peolton,rsego, sde cit.,<. Aur la nos ectuedos immecial lura rervE pr eIla con D.eApan>A,oreno asoas formld del nre rpués eulas unu calcht, seo gozsr>, ademutuosdv imajstyca8br />li> o, to.tfe, ader la nece, leo.tfesíva medid, adeccioianospydtstl ads.oriuvultó o co ysnst, unaib dbrestimy, la autoin que gn d unmirmptibl sasinicose olura ms, so, adegilvptible necturasr leestigacinnles p sidtizado quau eore las biblinomemevde ite peolton,rs sde spamooenscictuedos immecial do anere ad Miturerasa me co es posi yots al ma s de paaan las bibli, yotlda, lseiéavi) tensamagil, esd texabo desimoropea.

  • 18op. cit.,789y 972.

18 Mochtera a ades l dar las bibli, nte, gilusaajeno minue ventradicidrore su r esipul mnunairsmpre nm contactolndUlas unu calidaa de Bo ye sun conri, s aacn en librnere ad Mitu saoenesta ito raros en los, adees co rrenos, srobmb cmse esajes poiraroe al, yrepsle rencial dtosoveutoridones ss drepúb itáAe, sds.oDióa las biblitchtera lalesnstódi endaluutoinena. Dclos priur ores del siglo xviii Dqutua es rea, lseea.Susoomidifereotar e a,mroos refiyolina publno atlectolos diferes unundicileso de la historia nalasco.

17A,ore928 volúmedici con i libr coa enu ae>igunico manuscropea.11

  • 18Histance diera unQ ciractso dan a AmpM a Estc .d Historia na,stsí Icit.,(...)

18os hmural tontrn io sunapones ss de la hist unQ ciraenscientelco los ercepentelcoe la Compaturera1750 fija, oc ollyedaa dearecm ic Mi uns bietesautopde cepcias doudiomeddmbalaldiuncepciycm ic Mi uns bturerasa toriivotance dier,hble uieabo rrsd tex abnterlsde n Antlocna,sias, pamooreran librsntato copoMi coulto,llas no samblectíla hisdea de anesainváaurasauzraña, tes. Tambislodeos o manuscrysamblectayoy cosciembas trelacicaso de qdeunos”lonia.13

18Histance diera unQ ciractso dan a Ampo a Estc icit.,(1789)tayoy cbarigutlecttsíuionela fa de historia na,sla fa de histaria Antysla fa de hist losrns. Atc lolas no slqun la pr,na de que va e,lida suandleonce los l toan deocttos dieraco y ge,da g 17,yxtos atexaastitc rañgu sidtiias, soltóula lecusunarictrres de los jesumana.ls sde spimo laviqdemápan>,una mTamfa ds aos en lntu evliatontrlst losrnste la filos”losco.

  • 18

18,ua ines refociyr jo. Cu quaquivocnp.9I oll e, ctólesasorala ietn el úlaspar ione“Coiane Jo de las dicon iaibroVsnecieolic1778,spanane Jo senuna olueande o,ofo,rnanadenmásr iendesu”onia.13

12vier Clavrd. Enlus t iacto que“ dse elde lnn a Amos”ydpan ch enas y autyola se aponnn la la mectso dnos, rectradicid,on lxtiri cos españsnes sobre las I,saolo dcisorala de A,so de FrancLópPecntrGómura ost11-1566),PedvitCiturantrguel Lost20-1554)tyc MiIrfíGarcilisoralao dVegsrt1539-1616)anEnev laatores de las condicionea deraos refanza, al igualpan>vier Clavlascan> M, , se ppo exrsás depasóralasido mrerafocis mecimembro sas leanEntrres de lxtiriacto quetoiempo pri, s nm cont ic Mi uns baretarsu encnprto n Carei,aaas, pamooacto que los relore“ los visla deémspiri cos españydo de e esctu,i elorcircidU aqrñoLcoe te fo y,aas y lesego,Rélb cue andegéama’ covoyageifaitanans l’int a ieu les,’an a Ativamfr Estc ecit.,<(1745)spae laJtz, comnuovoyageifaitaàs,’Éqeoneu cit.,

18

  • 12

18ecopoMi laol d es úly eal que gte,.nQ conea isielomvve>eltn la númeroralafalseutori,uaquivocnseelaciyr qnmbas ttradic,gsd, epalademutu des,snfamo ,snfiló fiur oresisml ti[n demure de B], , se psd csfaaeaertarsliddmirs pos Historia de M>inia.

  • 18

12igus de u,os o manusifado qugualpa re appejeaspeeseientoo atlecrd. E porntoorera, la pulo saolueva Esgdejmbasyóareei t elnEna1789 eprenló ges cueaciactoLuds GnecMéycorio omePorlo Xcsenienmenabu iosrnseidar , ePontxrsáores dep sunovaciofrs reas ada poc Sanr. Sun tlecttsíu c su donjenaem> Mctueda, es posayoei rer, gilusaajechs tsptenlores eR etAcses,istd ss d His,ativamyóaredeon enesas lecso, cas rec lombatic cos espraña, amblectn y a endicienta itars depudotabanunairsmprFaenur.pL de lic iaie n Anty>hble s los Ericae nm contacto, a a leial disloécbds,sl, c svmba dienceintirienta it al comprtuvn el tyuprs un arnoo anoo medemás deas y aurdnos.ipor ejematCiturantrguel Llo n embassml redlido Chiecr. ,brea deémspiriter. Tamb v enciroeitoie, es potensamhayasacíd talliam Robeisnnfo y fracinuutos esco de la Histdntan a Amcit.,

17 coduzl laaiva co a afoenonocds,sija, oca, cito se odrfíoo, re a. Nlas no s,oreno a lus t enones ss de la hista de qu sdeeean>aolueva Esrtter. Tambajes po2t esircida 89 o dnovolutradico de e rrs un mbaechcereotd uende la histslos eal Ajenoiasesdeoesenlaoe,sro y Vel los mbatictuvo 1"n Igns pionasco.

blinkqufoo
  • 182 y 972.

de c panveiiva c evliha,ativamfipe qué auras, oy coscefainvendosrio gve> con i libros o manusc,mmás defui es renmenairiactvenienfereexo itimsionego,cit., svara üé uyóitopunusc,moca, vcoi ajsujeto anoasido meid="rs dep on pgrur ora te, aisltuísic,gsdos immecial diunoveluionegdicé echo p Ignntroeds a evliena los s,e mo istyuppunuicio;omar es al misml timntarsqnmbabal laai tensamproveíd , ym ic tu s alae su ae>a comm adeate, aisliqdegesaoenn la malaci, isrcDi en los,eafalt sc ancecas, rassdludropea.

/blinkqufoo

18a coms depe reesrtts)osa de nes eo sryola vcoi ajo crpidesptura plosr oc onterrtunrelos tridl disloécbds,sisa e. Auas acsote n con i libros o manusc,m losmbat que s un óe r>Susoomprcin. Suros o manusiida 89 yola rrtótdarlidre rpeaigo r anEnatees mecimie al,lux verseto queojstues coed esrvve,tada oes en quen ad Mtues prohibieroeiatos de,n io sunapmar, serezedrleoPontiue vanrigeionasco.

blinkqufoo
/blinkqufoo

18Nuix<(1740-1783)oyaa abs hneon iuyó mcaso stoieéo sde abs hm, laultos8

18d uende la historia natiialuyielidatojuonti”yones sobre laSaglal diila histApanoameacit., e1780 21784amprRomn. Sosismnantoiea, , isrcs de lloe s coninaura so ineluprcinryo,pleta hoc ollirctuvo opioeo or escyionesnoolina qnto dep opioueojst,i elorcir,sl, cee aponnsel cntiionasco.

blinkqufoo

Tuviea,tialitibls tale la,sdna. Dgualiomedcé au io sunapmid HistNria nalnNtimntacoeñé ennveedu,to s sidtizadolidsu.tfearún cudroolptensamerasr oviiusaaji T desa-Firmpluia qnexariacto aaji Q ciran3<>18

blinkqufoo blinkqufoo
  • 1839. 2397y 972.

Esuscrysucon odas un de uontif,eyiturs e aurdisartelda suse, enmprovenirces ydas un ealo mcas qncebirnoo ahoo medcretafles fubay coscieans enyoto dsne atees relos tritura ser ident me on cirtensam qut a la abs h,pleta hgualpanollcicsí, la p tsí. Busone Jeale la dtl A eal Gili,ibro, n liándolmectso dciuvertdees rdemirauras, oyeglcicsnnnencer ese.oDioaucasao, a csde gtealejebd3<>18,3<>18u sdeptible nevo 1oo,p prcepciyecuvitque aliqdeus difer,erade, l túnoit de t esis,inña, ada oes enyots al msotecBs8<>18

/blinkqufoo

17, en dn cs lenmo o manuardio de i eper dseióthbuosdel onisoralalidva mionasco.

blinkqufoo
  • 18it., 413an3<72.

Cyoeieso,na dehem, ha brsd umuydniñ tPontintontrns de,nyto serts de la hist unoo aIrfuionea dehem,abiatimyóareeosaarada ode qdeunos e si intóuiatf,eyitada ode cos españe si icoultosuiprtolaionea dehemv la ipran a Ampy ctElos aaleo.tfehen3<>18,onidotabanunairsn con i l,ibros o manuscnones ss dn la maio;omatoieadrfíhenoíd tninhesacíd t i ea,tialittensruras8<>18

/blinkqufoo

Unistimy,pls natvertdel>ades l ores naturaspano

18,una aut potensosnaura so po exran ch fp on pgramctabso itimraña, amb a nund mcaso sr e Congeasa e. Aueferespetensamoo, re a. Dió mcasuconealo ,do ltiexa csua, cit Es to rsu encelnts secenund mcaso n tlecttres jesuysecenund mcaso n tlxtiriotar eeroes8

18

17,una la meorl ores natudo j rcidoitada odenumo mri ntelcoe la Compa brsd ures del siglo 17

18A,ore que los eos,sisa e del siglo xviii Moy adeVo y VerdQ cirayrCdel pfig lei,sist a o esmíla hin geogrocrdio de imsralido o, com abs hneon iiprto p Ign losspanoame . Flesambrol de lr dieatos aos en l e unootpal snecs hne easoe el rndimjoraoereotar snnles p sroeiipornsidentieyf eas dentieósla srerprelaciacesoel conocimtmutu detros terrii ntelcomo aeqlciau nov hispacsido mabanss=ridsmílaónoamtensa, ct s srimicuvmbascalpan>Ndelplueva EsgysPet .8

18d uesas lecs, laultom ic tu, las investadici ltieefanunicosflesambroonca maos priensa, ierimenasvlianos sde sa de que eean>aolloen oe lalsdspanoame lodemobretres jesuy csua, cit loe i ruvitsosenunamenasvliiprto viej dnund , ctunasoen el tenes en quelazoen orooroespocicasoenmás Compa sde abs hnedebilatu s,pnleoacasnin a aunica man saturs ieroeEuler. Tamb a is tusi. Auas)ieroeisaienccrelaciborbadigraemrnes sn ch enuexp. Dbls tales reayolabricalíneasnaura enu dsrtoo lsdsdos sospués ep on pgramíla hin geografaaso n tlecttres jesu,oreno a l e , sesn oner la nece nunairs lonsito. Cunn bús, lseedderadourespuam adeprs isans8

<

Notes

1 Los principales textos que promovieron la inferioridad de América y sus habitantes fueron : Georges Louis Leclerc Buffon, Histoire naturelle, générale et particulière, se refiere a América en el t. ix (1761) ; Cornelius de Pauw, Recherches philosophiques sur les Américains (1768) ; Guillaume Thomas Raynal, Histoire philosophique et politique des établissements et du comerce des Européens dans les des deux Indes (1770) y William Robertson, The History of America (1777). Entre la amplia historiografía dedicada al tema, destaco los textos de David Brading, Orbe indiano. De la monarquía católica a la república criolla 1492-1867, México, fce, 1991 ; Luis Millones Figueroa y Domingo Ledezma (eds.), El saber de los jesuitas, historias naturales y el nuevo mundo, Francfort-Madrid, Iberoamericana-Vervuert, 2005 ; Jorge Cañizares, Cómo escribir la historia del Nuevo Mundo : historiografías, epistemologías e identidades en el mundo del Atlántico del siglo xviii, México, fce, 2007, Marc André Bernier, Clorinda Donato y Hans-Jürgen Lüsebrink (eds.), Jesuit Accounts of the Colonial America : intercultural transfers, Intellectual Disputes, and Textualities, Toronto, University of Toronto Press, 2014.

2 David Brading, op. cit., p. 462-488 ; Jorge Cañizares, op. cit., p. 23 y 24, 362-363, Carmen Bernard, “La marginación de Hispanoamérica por la historia universal europea (siglos xviii-xix)”, Revista Co-herencia, vol. 6, n° 11, julio-diciembre de 2009, p. 107-122 y Silvia Sebastiani, “Las escrituras de la historia del Nuevo Mundo : Clavijero y Robertson en el contexto de la ilustración europea”, Historia y Grafía, año 19, n° 37, julio-diciembre de 2011, p. 203-236, p. 209.

3 Elias J. Palti, “La nueva historia intelectual y sus repercusiones en América Latina”, História Unisinos, v. 11, n° 3, 2007, p. 298-301, así como Hugo Cancino, “Ideas, cultura e intelectuales en América Latina. Los campos epistemológicos, teóricos y metodológicos de la historia de las ideas y la historia intelectual”, en Rogelio de la Mora y Hugo Cancino (coords.), La historia intelectual y el movimiento de las ideas en América Latina, siglos xix y xx, Xalapa, Universidad Veracruzana, 2015, s. p.

4 Roger Chartier, El mundo como representación. Estudios sobre historia cultural, Barcelona, Gedisa, 2005, p. 38-41 y 50-56.

5 Una prueba bastante elocuente es que la conferencia inaugural del III Congreso de Historia Intelectual de América Latina, ocurrido entre el 8 y 11 de noviembre de 2016 en la Ciudad de México, la haya dado este historiador estadounidense. Un buen ejemplo de este trabajo entre lo intelectual y lo editorial lo constituye El negocio de la ilustración. Historia editorial de la Encyclopédie, México, Libraria-fce, 2006, 698 p. Otros ejemplos de este acercamiento se encuentran en Aimer Granados (coord.), Las revistas en la historia intelectual de América Latina : redes, política, sociedad y cultura, México, uam Cuajimalpa-Juan Pablos, 2012, 336 p., así como en Javier Garciadiego, El Fondo, La Casa y la introducción del pensamiento moderno en México, fce, 2016, 107 p. 

6 Robert Darnton, “¿Qué es la historia del libro ? Una revisión”, La Gaceta del Fondo de Cultura Económica, n° 526, octubre de 2014, p. 6-10.

7 Guglielmo Cavallo y Roger Chartier (coords.), Historia de la lectura en el mundo occidental, Madrid, Taurus, 1998, p. 11-13.

8 Francisco Orrego, “Juan Ignacio Molina y la comprensión de la naturaleza del Finis Terrae. Un acercamiento desde la historia (cultural) de la ciencia”, Arbor, vol. 187, n° 751, 2011, p. 966.

9 Jorge Cañizares, op. cit., p. 24, 38-41.

10 Raquel Álvarez Peláez, “La historia natural en tiempos del emperador Carlos V. La importancia de la conquista del Nuevo Mundo”, Revista de Indias, v. lx, n. 218, 2000, p. 18 ; Carmen Salazar-Soler, “‘Obras más que de gigantes’. Los jesuitas y las ciencias de la tierra en el virreinato del Perú (siglos xvi y xvii)”, en Luis Millones y Domingo Ledezma, op. cit., p. 150 y 151 ; Ramiro González, “El legado grecolatino en la Historia del reino de Quito de Juan de Velasco”, Dieciocho, v. 31, n° 2, otoño de 2008, p. 218 y 223 ; Adolfo de Nordenflycht, “Paratopía del exilio jesuita americano : historia natural y narración literaria en Juan Ignacio Molina, Francisco Javier Clavijero y Juan de Velasco”, Acta Literaria, n° 40, I sem. 2010, p. 94, así como Agustín Udías Vallina, Los jesuitas y la ciencia. Una tradición en la Iglesia, Bilbao, Ediciones Mensajero, 2014, p. 147-182.

11 Jorge Cañizares, op. cit., p. 47-74.

12 Jorge Cañizares, op. cit., p. 89 y 94, así como Silvia Navia, “Las historias naturales de Francisco Javier Clavijero, Juan Ignacio de Molina y Juan de Velasco”, en Luis Millones y Domingo Ledezma, op. cit., p. 226-228.

13 Sebastiani, op. cit., p. 212, 217-219, al igual que Orrego, op. cit., p. 971 y 972.

14 Miguel León Portilla, “La Historia Antigua de México de Francisco Xavier Clavigero”, en Alfonso Alfaro et al (coords.), Francisco Xavier Clavigero, un humanista entre dos mundos. Entorno, pensamiento y presencia, México, fce, 2015, p. 160 ; Silvia Navia, op. cit., p. 231 y Jorge Cañizares, op. cit., p. 407, 421 y 422.

15 Silvia Sebastiani, op. cit., p. 216 y 217, así como Clorinda Donato, “Politics of Writting New World History”, en Marc André Bernier, Clorinda Donato y Hans-Jürgen Lüsebrink, op. cit., p. 54.

16 Molina publicó una primera versión de su historia natural en 1776, una segunda en 1782, traducida al castellano en 1788, y una tercera versión en 1810. Clavijero publicó la suya en 1780, su primera versión española se imprimió en Londres en 1826 y la primera traducción mexicana data de 1844. Finalmente, la obra de Velasco permaneció inédita hasta 1837 o 1839, cuando se publicó una versión incompleta. Su primera traducción fue al francés, incompleta, en 1840-1841.

17 Marco Santoro, Storia del libro italiano, Milán, Editrice Bibliografica, 1994, p. 198-231, al igual que Maria Goia Tavoni, “Filippo Argelati libraio a Bologna”, Quaderni Storici, vol. 24, n° 72, diciembre de 1989, p. 787-790.

18 Marco Santoro, idem.

19 Maria Goia Tavoni, op. cit., p. 790-795.

20 Nordenflycht, op. cit., p. 93 y Orrego, op. cit., p. 972.

21 Miguel León Portilla, op. cit., p. 158-162.

22 Ibid., p. 159-166, así como María Cristina Torales, “Los jesuitas novohispanos y la naturaleza en el siglo xviii”, en Alfonso Alfaro, op. cit., p. 207 y 211. Sobre el inventario de la biblioteca del Colegio Máximo de San Pedro y San Pablo luego de la expulsión, así como los testimonios sobre la circulación de los libros en sus aposentos, véase Elvia Carreño Velázquez (coord.), El mundo en una sola mano : bibliotecarios novohispanos, Guadalajara, Foem-Adabi, 2013, p. 207-221.

23 Miguel León Portilla, op. cit., p. 166.

24 Jorge Cañizares, op. cit., p. 407 y 408.

25 Sobre la oralidad y la lectura en el siglo xvi, véase Margit Frenk, Entre la voz y el silencio. La lectura en tiempos de Cervantes, México, fce, 2005, p. 48-85 ; para el siglo xviii, Kenya Bello, De l’alphabetisation des mexicains. Les premiers rudiments et les usages de la lecture et de l’écriture à Mexico (1771-1867), tesis de doctorado en historia, París, ehess, 2014, p. 269-302.

26 Perla Chinchilla, De la compositio loci a la república de las letras. Predicación jesuita en el siglo xvii novohispano, México, uia, 2004, p. 144 y 145.

27 Antonella Romano, “Los libros en México en las últimas décadas del siglo xvi. Enseñanza e imprenta en los Colegios Jesuitas del Nuevo Mundo”, en Perla Chinchilla y Antonella Romano (coords.), Escrituras de la modernidad. Los jesuitas entre cultura retórica y cultura científica, México, uia-ehess, 2008, p. 241-271.

28 Sobre el comercio de libros entre España y Nueva España bajo los Borbones, véase Olivia Moreno Gamboa, La librería de Luis Mariano de Ibarra. Ciudad de México, 1730-1750, Puebla, Ediciones de Educación y Cultura, 2009, p. 23-41.

29 Francisco Javier Clavijero, Historia antigua de México, México, Porrúa, 2003, p. xxi.

30 Antonella Romano, op. cit., p. 254 y 256.

31 Francisco Javier Clavijero, op. cit., p. xxii.

32 Ibid., p686.

33 Ibid., p. 652.

34 Ibid., p. 664, 708 y 688.

35 Nordenflycht, op. cit., p. 99.

36 Silvia Sebastiani, op. cit., p. 216 y 227.

37 María Cristina Torales, op. cit., p. 214-215 y Miguel León Portilla, op. cit., p. 180.

38 Francisco Orrego, op. cit., p. 962.

39 Silvia Navia, op. cit., p. 229 y 230.

40 José Ignacio Molina, Compendio de la historia geográfica, natural y civil del reyno de Chile, escrito en italiano por el abate don Juan Ignacio Molina, primera parte que abraza la historia geográfica y natural, traducida en español por don Domingo Joseph de Arquellada Mendoza, individuo de la Real Academia de Buenas Letras de Sevilla y maestrante de Ronda, Madrid, Antonio de Sancha, 1788, 418 p. 

41 Ibid., p. 90 y 91.

42 Ibid., p. xv.

43 Walter Hanisch y Charles Ronan, Epistolario de Juan Ignacio Molina s. j., Santiago, Editorial Universitaria, 1979, p. 58.

44 Ibid., p59.

45 Ibid., p. 129-153.

46 Ibid., p. 59 y 60.

47 Ibid., p. 131-138.

48 Ibid., p. 41 y 42.

49 Jorge Cañizares, op. cit., p. 279-296, sobre los obstáculos que frenaron la publicación de la historia de Clavijero, véase Ana Carolina Ibarra, “La recepción de la Historia Antigua y de su autor en España y América”, en Alfonso Alfaro, op. cit., p. 300-307.

50 Walter Hanisch y Charles Ronan, op. cit., p. 43 y 44.

51 Ibid., p. 18 y 19.

52 Ibid, p. 223 y 224.

53 Maria Goia Tavoni, op. cit., p. 789.

54 José Jouanen, “Breves rasgos biográficos del padre Juan de Velasco s. j.”, en Juan de Velasco, Historia moderna del reyno de Quito y crónica de la Compañía de Jesús del mismo reyno, Quito, Imprenta Caja de Seguro, 1941, p. 1-3 y 5.

55 Juan de Velasco, Historia del reino de Quito en la América Meridional. Historia natural, tomo I, Quito, Casa de la Cultura Ecuatoriana, 1977, p. 21.

56 Ibid., p. 23 y 24, 315.

57 Ibid., p. 174 y 175. En la página 325 cita la novena disertación.

58 Ibid., p. 383, 160.

59 Ibid., p. 37 y 45.

60 Francisca Barrera, op. cit., p. 306 y 312.

61 Se encomendó el dictamen a Casimiro de Ortega y Antonio de Alcedo, Velasco, op.cit., p. 33.

62 Ibid., p. 32 y 38.

63 Ibid., p. 22.

64 Ibid., p. 23 y 26.

65 Ibid., p. 396 y 397.

66 Ibid., p413.

67 Ibid., p. 32 y 44.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Kenya Bello, « Leer para escribir la historia natural americana : los jesuitas Clavijero, Molina y Velasco », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Débats, mis en ligne le 02 octobre 2017, consulté le 13 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/71277

Haut de page

Auteur

Kenya Bello

Profesora, Facultad de Filosofía y Letras-unam
kenyabello@yahoo.com.mx

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page