Navigation – Plan du site
Mercedes Saborido

Una aproximación a la temática de las relaciones internacionales desde la prensa comunista argentina durante la Guerra Fría: los casos de Medio Oriente y la Revolución China

[11/12/2017]

Résumés

El presente trabajo busca abrir un espacio de reflexión en torno a la posible significación del estudio de la prensa comunista argentina en relación con asuntos internacionales de trascendencia en el marco de la Guerra Fría, utilizando como ejemplos el caso de China y el conflicto de Medio Oriente. La vocación internacionalista y la pertenencia al Movimiento Comunista Internacional hacen de los partidos comunistas un caso único. Partiendo de ese supuesto, se puede presumir que episodios acontecidos en otras regiones del mundo pudieran afectar las posiciones locales, o al menos habilitar a posiciones alternativas.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Desde fines del siglo XX, los estudios relacionados con el comunismo han tenido un renovado impulso producto, entre otras cosas, de la caída de la URSS y la paulatina apertura de diversos archivos y repositorios. Las nuevas perspectivas historiográficas que han tomado protagonismo en esta suerte de revisionismo, han dado como resultado un importante corpus de investigaciones innovadoras.

  • 1 Bulacio, Julio, “Intelectuales, prácticas culturales e intervención política: la experiencia gramsc (...)
  • 2 Partido Comunista (Comisión del Comité Central), Esbozo de historia del Partido Comunista de la Arg (...)
  • 3 Aricó, José “Orígenes del comunismo: para construir una historia non sacra”. Punto de vista. Revist (...)
  • 4 Fava, Athos, Memorias de un militante, Buenos Aires, Ediciones del autor, 2006. Goncharov, V, El ca (...)
  • 5 García, Luciano Nicolás, La psicología por asalto. Psiquiatría y cultura científica en el comunismo (...)
  • 6 Prado Acosta, Laura, “Concepciones culturales en pugna. Repercusiones del inicio de la Guerra Fría, (...)
  • 7 Valobra, Adriana María, “Formación de cuadros y frentes populares: relaciones de clase y género en (...)
  • 8 Amaral, Samuel, La renuencia de las masas: el Partido Comunista ante el peronismo, 1945-1955, Bueno (...)
  • 9 Casola, Natalia, El PC argentino y la dictadura militar,. Buenos Aires, Imagomundi, 2015.
  • 10 Camarero, Hernán: A la conquista de la clase obrera: el comunismo y el mundo del trabajo. 1920-1935(...)
  • 11 Kersffeld, Daniel, “Chispismo y comunismo: crónica de una disidencia en la izquierda argentina de l (...)
  • 12 Campione, Daniel, López Cantera, Mercedes y Maier, Bárbara, Buenos Aires- Moscú, Moscú Buenos Aires (...)

2Con el comienzo del nuevo siglo, el estudio del comunismo en la Argentina también ha experimentado un fuerte impulso1, abriendo camino a nuevas vertientes de análisis que intentan superar, por un lado las clásicas historias partidarias oficiales politizadas al extremo2, o aquellas caracterizadas por un fuerte anticomunismo, escritas en su mayoría por ex militantes,3 y por el otro, las biografías o autobiografías de dirigentes y militantes4, que si bien son fuentes primarias fundamentales, no cuentan con un rigor metodológico. Los intelectuales5, las relaciones entre cultura y partido6, las mujeres7, el peronismo8, el Proceso de Reorganización Nacional9, el movimiento obrero10, los primeros años del partido y sus consiguientes rupturas11 y las relaciones del partido con la URSS12 han sido objeto de variados estudios citados a título de ejemplo y no de forma exhaustiva. En este marco, el presente trabajo busca abrir un espacio de reflexión en torno a la pertinencia del estudio de la prensa comunista argentina y su visión respecto de asuntos internacionales de trascendencia en el marco de la Guerra Fría, como el caso de China y el conflicto de Medio Oriente. En el marco del fuerte internacionalismo pregonado por el movimiento comunista internacional, se puede presumir que sucesos acontecidos en otras latitudes requirieron especial atención por parte de los camaradas, generando eventualmente alguna contradicción doctrinaria con los presupuestos teóricos aplicados para el caso argentino y habilitando de esa forma a posiciones alternativas.

La prensa partidaria

3Los partidos políticos de izquierda, y en particular los comunistas, contaron con un conjunto diverso de artefactos culturales encargados, en su mayoría, de la socialización del militante. Al hablar de esos artefactos, nos referimos a clubes, bibliotecas, actividades artísticas, editoriales, literatura, arte, prensa, etc. Dentro de ese vasto conjunto, aquellos asociados directamente con la palabra impresa fueron destinatarios, a lo largo de la historia, de grandes esperanzas de cambio social.

4La prensa partidaria cumplió la misión de trasmitir la doctrina y el sentir del núcleo político al que sirvió; resultó una voz habitualmente alternativa de gran valor ya que cohesionó voluntades en torno a una ideología. Era la encargada de concientizar, y en algunos casos educar a los seguidores. Dentro de la estructura partidaria, sirvió para fortalecer la militancia proveyendo la solidez del análisis escrito. El periódico político fue el medio principal por el cual un partido hacía saber sus ideas, planteaba sus diferentes interpretaciones de la realidad, establecían las verdades propias de todo grupo político, articulaba el plano teórico/ideológico con la praxis política, discutía con sus adversarios político, y se defendía, de ser necesario, ante los ataques recibidos. Su objetivo fundacional excedía la mera difusión de la realidad política: buscaba hacer política, actuar en la política y por lo tanto adecuaba su estilo a los requerimientos partidarios. Aquellos que participaban en su redacción, no eran periodistas profesionales en busca de la “neutralidad valorativa”, sino militantes que formaban parte de una estructura organizativa guiada por una ideología rectora. El órgano de prensa partidario era un periódico militante; sus destinatarios también lo eran.

5Todo partido o grupo político contó con medios de prensa para hacer pública y conocida su opinión. Es por eso que sostenemos que una forma de indagar en el pensamiento político de un partido u organización es analizar la prensa partidaria. Tomarla como objeto de estudio permite darnos cuenta, entre otras cosas, de cuáles fueron sus argumentos y construcciones de la realidad a los cuales apelaron para reforzar sus filas partidarias; quienes eran las voces a ser escuchadas dentro de la organización; cuál era su agenda política a nivel nacional y, en el caso de nuestra línea de investigación, cuáles fueron los temas de actualidad internacional considerados claves para ser tratados y desde que perspectiva fueron interpretados.

  • 13 VAN DIJK, Teun: Ideología y análisis del discurso, Universidad Pompeu Fabra, Barcelona, http://www. (...)

6Para abordar el estudio de la prensa, debemos basarnos en la tradición del análisis del discurso ideológico, pensado este como una postura crítica ejercida por los investigadores cuyo objetico es evidenciar la ideología subyacente del hablante o de los escritores, a través de una lectura detallada.13

  • 14 VAN DIJK, Tean: Ideología y análisis del discurso... op.cit. p. 8

7Los discursos toman forma, son creados e interpretados dentro de un proceso dinámico de comunicación discursiva que contiene situaciones pragmáticas, articulaciones, conflictos de poder, intereses e ideologías. Se encuentra sostenido por la ideología pensando ideología como un sistema de creencia socialmente compartido por esa colectividad que controlan y organizan otras creencias socialmente compartidas, que se van desarrollando gradualmente a lo largo del tiempo. Su función social es organizar y fundamentar las representaciones sociales compartidas por los miembros del grupo, y son la base de los discursos y las prácticas sociales de los miembros del grupo, permiten organizar y coordinar acciones conjuntas,14 las ideologías son adquiridas expresadas promulgadas y reproducidas por el discurso. Dichos análisis, entre otras cosas, pretenden relacionar las estructuras del discurso con las estructuras sociales. En este caso, se busca encuadrar el discurso comunista dentro de un contexto político concreto e inmediato que tiene que ver con los aconteceres nacionales y grupos políticos locales, pero a su vez, relacionarlo con la situación internacional por ser un partido signado por su fuerte vocación internacionalista.

  • 15 VAN DIJK, Tean: Análisis del discurso ideológicoop. cit. p. 16.

8Se considera a los usuarios del lenguaje como miembros de comunidades, grupos u organizaciones y se supone que hablan, escriben o comprenden desde una posición social específica. El análisis ideológico examina entonces qué ideologías se hallan particularmente asociadas con esa posición. En relaciones de poder, dicho discurso ideológico puede servir para sustentar o bien para cuestionar posiciones sociales.15 Por lo tanto, no se puede hacer un análisis ahistórico o abstracto del discurso: por el contrario, debe tenerse en consideración a la hora del análisis todas las contingencias y las variables condicionantes que hacen al contexto.

9Los discursos no son considerados como meros soportes de ideas sino vehículos de disputa política que a su vez dan cuenta del plano ideológico y de los debates en pugna en un período determinado. En toda época hay discursos en juego: no un único discurso que monopoliza sentidos sino una pluralidad de discursos que se relacionan en un terreno particular, en un contexto singular, a partir de ciertos conceptos estructurantes.

10En el ámbito local, el discurso comunista, debatió simbólicamente con distintos corpus teóricos de la izquierda argentina, así como también con sectores conservadores-reaccionarios en sus distintas vertientes y con sectores sionistas de la comunidad judía local.

¿Por qué abordar el tema de las relaciones internacionales?

  • 16 Anderson, Perry, “Internacionalismo: un breviario.” New Left Review n° 14. 2002, p. 6. URL: http:// (...)

11El internacionalismo ha sido un concepto político que ha evidenciado a lo largo de su historia una suerte de crónica indeterminación. Oponiéndose desde su origen al nacionalismo, ha construido con esa ideología un tándem inseparable que ha tendido a mutar con el tiempo tomando matices y características diferentes. Dicho esto, una definición pragmática que, como explica Perry Anderson, puede hacernos prescindir de una serie de preconcepciones convencionales, es aquella que piensa al internacionalismo “como toda perspectiva o práctica que tiende a transcender la idea de nación en dirección hacia una comunidad más amplia, de la que las naciones siguen constituyendo las unidades principales”16, es decir, no elimina la idea de nación, sino el valor político que ella conlleva. Como todo concepto político, para adentrarnos en su análisis es necesario tener en consideración su historicidad, pues es la llave para una correcta comprensión de fenómeno y de cualquier análisis del discurso. Con la derrota del fascismo, el fin de la Segunda Guerra Mundial, y el comienzo de la Guerra Fría, la relación entre nacionalismo e internacionalismo sufre una nueva transformación. El nacionalismo, anteriormente asociado a las clases medias o altas, vira hacia sectores populares, encarnado en movimientos anticoloniales propios del tercer mundo. El internacionalismo, con el tiempo, adoptará innovadoras formas relacionadas con el capital. La lucha antiimperialista propia del periodo de la Guerra Fría, pone por delante entonces una nueva versión del nacionalismo, que habilitó a alianzas ideológicas con sectores de izquierda comunistas como la lucha y posterior victoria por la independencia de China o Vietnam, dando como resultado un paulatino resquebrajamiento del Movimiento Comunista Internacional.

12Es por ello que para emprender el estudio del Partido Comunista de la Argentina (PCA) así como de todos los partidos comunistas del mundo, es importante prestar especial atención a su condición de internacionalista, pues la estructura en la que se asentó el movimiento comunista mundial constituye un fenómeno político y sociológicamente único. El espacio comunista en general y el argentino en particular puede entenderse como el producto de una articulación de pertenencias tanto a nivel nacional, regional, así como internacional. Y es importante destacar esto ya que, para el militante comunista, su identificación con este ideario lo posicionaba en un contexto diferente caracterizado por la pertenencia a un entramado ideológico que lo excedía pero que a su vez lo afectaba.

  • 17 Rosanvallon califica lo político como “una modalidad de existencia de la vida comunitaria y auna fo (...)
  • 18 Prado Acosta, Laura, “Partido Comunista: problematizar el internacionalismo”, VII Jornadas de Socio (...)

13Su vocación internacionalista, por un lado lo hacía atractivo debido al carácter universal del proyecto revolucionario emancipador pregonado por el comunismo que superaba la mera lucha política local, pero por el otro, al ser refractarios de cualquier solidaridad con su propio país, en ocasiones los distanciaba de sus potenciales seguidores, ya que estos veían en proyectos de corte nacional, como algunos grupos de la nueva izquierda, mucho más cercano a sus anhelos revolucionarios. La cuestión de lo político dentro del comunismo, en términos de P. Rosanvallon17, se cimentaba en una forma original de representación del mundo “universalista” que conllevaba a una serie de prácticas políticas que buscaban, en muchos casos, más que un presente un futuro revolucionario. Va a ser a partir de la década de 1960 que el PCA, cuestionado por su inoperancia política y por su escasa vocación revolucionaria, va a encontrar como un problema con su condición internacionalista.18

14Las relaciones entre las distintas esferas del comunismo mundial estuvieron caracterizadas en la etapa de la Guerra Fría por un sistema un tanto más reflexible y policentrico si se lo compara con la era Komintern, en el que los viajes, contactos personales y congresos fueron la constante. Durante los primeros años de la segunda posguerra, Moscú ejerció su rol activo de líder ideológico dentro del movimiento comunista, pero ese liderazgo no estaba acompañado necesariamente de otros tipos de controles disciplinarios respecto de los demás partidos comunistas, fundamentalmente de aquellos partidos pertenecientes a países situados fuera del bloque comunista.

15Para estudiar las lecturas e interpretaciones que hizo el PCA sobre el escenario internacional a través de sus órganos de prensa debemos tener en consideración una serie de aspectos nodales: 1- cuáles fueron los supuestos doctrinarios manejados, es decir, las categorías utilizadas para analizar los hechos; 2- cuáles fueron las temáticas tratadas, ya que no todos los temas eran profundizados de la misma manera, y no todos los sucesos eran analizados con el mismo énfasis; 3- si se puede establecer alguna relación entre los sucesos internacionales y nacionales; 4- quiénes fueron los encargados de analizar esos sucesos y su protagonismo dentro del partido; 5- con quiénes debatían, es decir quiénes eran los principales interlocutores.

16Si bien es difícil pensar que el PCA de manera institucional, analizara los sucesos externos desde una óptica diferente al de la URSS, o contraria a los intereses soviéticos en términos de política exterior, algunos acontecimientos internacionales pudieron significar un desafío ideológico al corpus doctrinario pregonado por los camaradas locales. La intención de los trabajos de la prensa partidaria y las relaciones internacionales, es avanzar en el conocimiento de los discursos ideológicos utilizados por el comunismo argentino para desentrañar las contiendas discursivas planteadas.

La prensa comunista argentina

  • 19 Lenin, V., ¿Qué hacer? "Plan" de un periódico político central para toda Rusia, 1902. URL: https:// (...)

17Los partidos comunistas, así como el argentino, pusieron en marcha desde sus orígenes una vasta política editorial, que incluía, revistas, periódicos, panfletos y libros, debido a la importancia que Lenin en persona le dio al periódico como organizador colectivo:El periódico no es sólo un propagandista colectivo y un agitador colectivo, sino también un organizador colectivo. En ese último sentido se le puede comparar con los andamios que se levantan alrededor de un edificio en construcción, que señalan sus contornos, facilitan las relaciones entre los distintos albañiles, les ayudan a distribuirse la tarea y a observar los resultados generales alcanzados por el trabajo organizado”.19 El esfuerzo que realizaron por promover constantemente diversos proyectos editoriales, entre ellos los periódicos partidarios, tiene su razón de ser en la amplia gama de opciones que ofrece la prensa para la difusión de diversas reuniones o actividades institucionales. Si nos adentramos en el mundo especifico de los órganos de prensa, el PC argentino contó siempre, exceptuando momentos de fuerte proscripción estricta, con al menos uno publicado por el Comité Central del Partido. A diferencia de algunos partidos comunistas latinoamericanos –como el chileno-, y producto de su ajetreada vida política/partidaria, ha cambiado de nombre y formato en reiteradas ocasiones. Durante la Guerra Fría, los órganos de prensa publicados por el comité central del partido fueron dos: Orientación, Nuestra Palabra.

  • 20 Crítico de arte, periodista, poeta y militante comunista afiliado al partido en 1934. Fue miembro a (...)
  • 21 Dirigente estudiantil reformista, intelectual, dirigente socialista y luego comunista. Ibidem
  • 22 Informe del CEDINCI (Centro de investigación de cultura de izquierdas)

18El semanario Orientación se publicó a lo largo de trece años, entre septiembre de 1936 y diciembre de 1949. Surge en un primer momento con el nombre de Hoy, figurando como el director de éste último Cayetano Córdova Iturburu20, pero una semana después, argumentando problemas legales, se le cambió el nombre por el de Orientación. En el nuevo semanario, a diferencia del anterior, no se señalaba explícitamente el nombre del director, aunque de hecho Ernesto Giúdice21 ocupó ese cargo.22

  • 23 Ibidem
  • 24 Ibidem

19Como otras publicaciones comunistas, Orientación estuvo clausurada desde 1943 hasta 1945. Durante su primer período hasta la clausura se autodenominó “Semanario de información política, social y económica”, pero a partir de su reaparición en 1945 lo hizo con el nombre de” Órgano Oficial del Partido Comunista”.23 Surgido en el período de conformaciones de Frentes Populares, su principal objetivo era la unidad en la Argentina frente a las fuerzas fascistas; fue por ello que se dirigió en repetidas ocasiones al radicalismo, al socialismo y a la democracia progresista de Lisandro de la Torre. Su prédica de lucha contra el fascismo y defensa de la España republicana fueron algunas de las temáticas recurrentes durante los finales de la década del 30, reapareciendo la primera luego del ingreso de la URSS en la Segunda Guerra Mundial (1941). 24

  • 25 Para la fecha había logrado alcanzar un tiraje de 173.000 ejemplares.

20Durante los años de su publicación, el semanario Orientación25contó con la participación de importantes personalidades del mundo comunista argentino como Héctor P. Agosti (1911-1984), Ernesto Giúdice (1907-1992) y Rodolfo Puiggrós (1906-1980), entre otros, así como también figuras relevantes del comunismo mundial como Jorge Dimitrov, Dolores Ibarruri y clásicos traducidos de Lenin y Stalin.

21Si bien su tirada era semanal, y tenía una extensión no mayor de 10 páginas, en el semanario se le otorgaba una especial atención a las problemáticas internacionales. Contaba con una sección llamada “Semana Internacional” donde se hacía un resumen sucinto de los acontecimientos más trascendentes de la semana, pero no por ser escueto era de baja calidad. Por el contrario, en ese resumen semanal trataba todos los temas de trascendencia a nivel mundial, pero además se desarrollaban en cada número por lo menos dos temáticas de forma más elaborada. Durante el período estudiado se puede percibir que el órgano de prensa del comunismo tenía ciertos temas “estrellas” como el régimen franquista, la independencia de la India y la revolución china, que ocupaban una importante cantidad de páginas.

22Nuestra Palabra fue un periódico publicado por el Comité Central del Partido Comunista de la Argentina y su director fue el prestigioso dirigente e intelectual Héctor P. Agosti. El primer ejemplar salió al mercado en marzo de 1950 y logró sostener una primera y segunda época hasta el 24 de marzo de 1976, día del golpe de Estado. Al tratarse de un semanario, analizaba de forma exhaustiva la realidad cotidiana.

  • 26 Máximo dirigente comunista argentino y sudamericano (8/02/1894-15/04/1970)

23En el marco de un política editorial amplia, el Comité Central del Partido editó durante el periodo de estudio, la revista teórica-política Nueva Era de tirada mensual. Su objeto de estudio era variado y giraba en torno a problemáticas económicas, políticas, filosóficas e históricas, pensadas desde una perspectiva marxista-leninista. Su director fue Victorio Codovilla26 y el secretario de redacción Orestes Ghioldi, dos de los tres dirigentes históricos del partido.

24Como revista de aparición mensual, el nivel de análisis y la profundidad de sus artículos superaban a cualquier publicación semanal. Numerosos y reconocidos intelectuales escribieron en ella. En el interior de sus páginas encontramos análisis firmados y un editorial que planteaba la posición del partido en su conjunto. En su primer número, al explicar el porqué de su aparición señala:

  • 27 Situación internacional”, Nueva Era, Buenos Aires, abril 1949. Ídem, p. 7

Nueva Era se propone desenmascarar, a la luz de la teoría inmortal marxista-leninista-stalinista la esencia reaccionaria, retrograda, fascista de las concepciones que sirven de base a la ofensiva “ideológica” de los rapaces colonizadores anglo yanquis y sus sirvientes de derecha y de “izquierda”, para justificar sus planes expansionistas…”. 27

25Así, utilizando como recursos fundamentales estas fuentes primarias pensadas como la voz oficial del partido, abordaremos el tratamiento que las mismas hicieron de los acontecimientos internacionales seleccionados, como ejemplos para pensar lo necesario de avanzar en los estudios que relacionan el internacionalismo y la prensa comunista.

Los casos Medio Oriente y China

26El propósito de este apartado no es adentrarnos en el análisis exhaustivo y pormenorizado de los casos mencionados, objetivo desde ya inabordable en un trabajo de estas características. Lo que se intentará plantear son una serie de aspectos claves de las investigaciones realizadas que creemos permiten mostrar lo pertinente del análisis de la prensa comunista y las relaciones internacionales. Entre China y Medio Oriente no hay puntos de conexión y tampoco se busca encontrarlos, exceptuando el hecho de que son episodios trascendentales en sus respectivas regiones en el marco de la Guerra Fría, y que con mayor o menor intensidad, con asistencia aunque sea ideológica, la URSS estuvo implicada.

  • 28 Para este tema ver Klich, Ignacio, Árabes y judíos en América Latina A. Historia, representaciones (...)

27Medio Oriente: La creación del Estado de Israel en tierra palestina en mayo de 1948 ha sido uno de los episodios más importantes y controvertidos del siglo XX. Miles de judíos que hasta ese entonces no contaban con un Estado-nación al que pertenecieran, pudieron abandonar su diáspora milenaria y unirse con su comunidad religiosa-nacional en lo que ellos denominan la “Tierra Prometida”. Indagar como el PCA desde su prensa interpretó el conflicto de Medio Oriente es pertinente si consideramos la importancia que tiene la comunidad judía en la Argentina, tanto a nivel cuantitativo – la número uno en toda América Latina28–, como también a nivel cualitativo – ha destacado en muchos ámbitos, fundamentalmente en el intelectual – y la importancia que ha tenido y tiene el discurso de izquierda en ciertos sectores de elite y sectores del movimiento obrero. Asimismo, merece atención la estrecha relación que se plantea entre el PCA y la comunidad judía, que se puede constatar desde el origen mismo del partido sobre todo en las Secciones Idiomáticas, creadas con el objeto de integrar en la militancia a las distintas comunidades por medio de sus idiomas.

28En términos discursivos las explicaciones del conflicto de Medio Oriente (1947-1973) por parte del PCA pecaron de ser meras reproducciones de la política exterior soviética. El comunismo apoyó efusivamente la creación del Estado de Israel; interpretaron al flamante estado como un país que abrazaba el espíritu democrático, que luchaba contra el imperialismo y que impulsaba la lucha por la justicia social no solo en su territorio sino en el resto de los países donde vivían judíos fundamentalmente en Europa Oriental. El viraje político del PCUS, y por lo tanto del PCA respecto del Estado de Israel se dio concretamente a partir de 1952-1953 como consecuencia de una serie de acontecimientos ocurridos en la URSS y Checoslovaquia, que culminaron en imputaciones en las cuales estaban involucrados judíos: los más importantes fueron el juicio del Slansky en Checoslovaquia y sobre todo el affaire de los doctores del Kremlin. Esos sucesos condujeron en la URSS a una nueva oleada de antisemitismo impulsada por el mismo Stalin en los últimos momentos de su vida. A partir de esos acontecimientos, el PCUS y el PCA se apartaron de la defensa de los derechos judíos en Medio Oriente. La dinámica de este distanciamiento obedeció a dos causas: por una parte, el antisemitismo propio del estalinismo y la consiguiente falta de cambio de visión de Kruschev en relación con esa comunidad; y por otra el acercamiento evidente de Israel al mundo capitalista occidental. De este modo, y en un escenario de carácter bipolar, el Estado de Israel terminó por alinearse definitivamente con el bloque occidental, mientras que, por razones geopolíticas, la URSS buscó cooptar a sus enemigos en la zona, el mundo árabe progresista.

  • 29 García, Luciano Nicolás, “La psiquiatría comunista argentina y el problema del antisemitismo soviét (...)

29La visión del PCA respecto del conflicto de Medio Oriente no abrió un espacio de discusión registrada de forma manifiesta dentro del partido. En el caso de los militantes comunistas judíos, denominados en el ámbito comunitario “progresista”, justificaron el accionar soviético en la zona e hicieron primar su afiliación partidaria a su origen comunitario.29 Pertrechados en solidas certezas doctrinales, se negaron a abrir espacios de discusión y reflexión. La defensa a ultranza por parte del “progresismo” de la política soviética, trajo como consecuencia que en 1953 el ICUF (Idisher Cultur Farband/ Federación de Entidades Culturales Judías de la Argentina) entidad representativa del comunismo dentro de la comunidad judía, fuera expulsado de las instituciones centrales de la comunidad. No obstante, se mantuvo firme en su defensa del comunismo, circunstancia que lo marginó en cierto sentido de la colectividad, desafiando su capacidad de supervivencia.

  • 30 Visacovsky, Nerina, “Una historia antifascista argentina, Brasil y la identidad icufista”, en Revis (...)
  • 31 Esta hipótesis es sostenida por Julio Godio, En Gilbert, Isidoro, La Fede. La Federación Juvenil Co (...)
  • 32 García, Luciano Nicolás, “La psiquiatría comunista argentina... op. cit. p. 356

30Los “progresistas” que mantuvieron una adhesión firme al partido desde sus orígenes, intentaron crear una nueva forma “del ser judío”, distinta y opuesta a la visión del sionismo; se enfrentaron en reiteradas ocasiones con aquel grupo político que, sosteniendo ideas nacionalistas y comunitarias, chocaban frontalmente con la supuesta visión internacionalista y clasista del progresismo. Estos sectores progresistas lograron compatibilizar el comunismo y su condición judía, y de ser necesario hicieron primar su filiación comunista.30 Fue recién a partir de la llamada “guerra de los seis días” y entusiasmo que esta generó, que jóvenes militantes judíos muchos de ellos pertenecientes a la Federación Juvenil Comunista (La Fede), optaron por separarse del PC. 31 En el ámbito intelectual, como explicó García “significó la apertura a una revisión de la política del socialismo “real” y la puesta en duda de las categorías marxistas para explicar conflictos étnico-territoriales, lo que provocó el reposicionamiento de autores en el ámbito nacional como Bleger e Itzigsohn habitualmente asociados al mundo comunista, a posiciones opuestas como de defensa del estado de Israel.32 Fue así que, episodios ocurridos en otras regiones, modificaron las lealtades políticas dentro del comunismo local, y desafiaron la estructura doctrinaria obsoleta pregonada por el partido, significando el paulatino peregrinaje de sectores militantes a otras fuerzas políticas de izquierda.

  • 33 Furet, François, El pasado de una ilusión. Ensayo sobre la idea comunista en el siglo XX, México, F (...)
  • 34 Traverso, Enzo, A sangre y fuego. De la guerra civil europea, 1914-1945, Buenos Aires, Prometeo, 20 (...)
  • 35 Orestes Ghioldi, La guerra en Palestina. El Estado de Israel defiende su independencia, Buenos Aire (...)
  • 36 “Discurso de Kosiguin en la ONU”, Nueva Era, 1967.
  • 37 Para ampliar, Saborido, Mercedes, “´Es justo que los Judíos tengan un Estado propio en Palestina: m (...)
  • 38 Saborido, Mercedes, “De “defensores de una causa santa” a “lacayos imperialistas”. El Partido Comun (...)
  • 39 Saborido, Mercedes, “El Partido Comunista Argentino y la guerra de los Seis Días”; Revista Izquierd (...)

31A medida que se avanza en las sucesivas interpretaciones del conflicto, sorprende la simpleza del discurso y la pobreza del análisis de los órganos de prensa del PCA respecto de todos los problemas relacionados con la cuestión de Israel. Conceptos como imperialismo y nazisimo/fascismo, aparecen reiteradamente en cada uno de los sucesos, como adjetivos identificadores del enemigo. La Guerra Fría había modificado muy poco las grandes herencias de la política de entre guerras, manteniendo casi intacto el pensamiento de guerra.33 La lógica schmittiana amigo-enemigo fue lo que primó en este periodo. El comunismo se reapropió de la cultura antifascista del periodo entreguerras, caracterizada por la convivencia circunstancial de corrientes políticas e ideológicas heterogénea. Derrotado el enemigo común, las fuerzas liberales, que pudieron cohabitar en esa alianza inestable con el comunismo, abandonaron su lucha antifascista para transformarla en una lucha contra el totalitarismo encarnada en la figura del régimen de Stalin.34 Para el comunismo el fascismo/nazismo no se limitaba en este periodo a un país, sino que se encontraba en cada grupo político que tiene por objetivo destruir o amenazar al mundo comunista. Ese estiramiento conceptual hizo del fascismo un término devaluado a tal punto de carecer de sentido. Fascistas fueron los líderes de la liga Árabe quienes, aliados con los británicos, quisieron impedir la formación del estado de Israel, mostrando así una “floración pestilente del antisemitismo que reaparece de forma más cruda y canibalesca en ciertas fases del desarrollo de algunos países”35; nazisfascistas fueron los sionistas de derecha quienes debido a sus intereses egoístas, se habían aliado con los nazis de Alemania Occidental36. Como parte del entramado conceptual el comunismo recupera la bandera pacifista enarbolada con éxito en la década del 1930. La lucha por la paz durante el sistema bipolar requería esfuerzo extraordinarios, debido al potencial conflicto atómico que se desencadenaría y el único “estado” capaz de garantizar la paz mundial, era la URSS. Así como fascismo y pacifismo, el antiimperialismo fue blasón fundamental de su legitimidad. En países oprimidos por el imperialismo, la fusión entre marxismo y nacionalismo fue la más precisa adecuación al contexto. Primero fue el imperialismo británico, culpable del origen del conflicto de medio oriente37; posteriormente fue el imperialismo anglo yanqui en el marco de la Guerra Fría, finalmente fue incorporado el sionismo, que en una primera instancia es pensado como “lacayo del imperialismo”38 pero luego, conforme fue anexionando territorios palestinos, egipcios y sirios se transforma en un potencia imperial per se. 39 La prensa comunista demostró una incapacidad crónica para dar cuenta de las variables étnicas, religiosas, culturales o nacionales tan trascendentales en Medio Oriente. Ejemplo de ello puede ser la cuestión palestina: la misma no es concebida como tal sino hasta muy avanzado el conflicto; los palestinos no fueron concebidos como una comunidad nacional sino tan solo como una parte del inmenso mundo árabe.

32Se supone que lo limitado del discurso se debió a varias razones: por un lado, a la estrecha dependencia de la línea política de la URSS y a sus requerimientos en términos de política exterior; igualmente, es preciso citar la pobreza de la doctrina marxista leninista de matriz soviética a la hora de interpretar las realidades del Tercer Mundo y de los procesos de descolonización, factor clave a la hora de explicar la decadencia de la vieja izquierda fuerte a la nueva.

  • 40 El periódico Tribuna perteneció al ICUF (Idisher Cultur Farband o Unión Cultural Judía) y estuvo vi (...)

33El conflicto de Medio Oriente ocupó un lugar estelar en las páginas de la prensa comunista. Las guerras fueron analizadas de forma profusa. Se pudo encontrar información sobre las disputas en la región no solo en los momentos claves o paradigmáticos asociados directamente a un enfrentamiento armado sino durante todos los años. Las voces especializadas que se hicieron oír, fueron las de dirigentes de primera línea como el caso de Orestes Ghioldi, y Fernando Nadra, y de otros dirigentes como Rubén Sinay, quien fue a partir de la década de 1950 el defensor del comunismo en el ámbito comunitario judío, fundamentalmente a partir del periódico Tribuna40.

  • 41 Celentano, Adrián, “Maoísmo y nueva izquierda. La formación de Vanguardia Comunista y el problema d (...)

34China: Estudios sólidos y reconocidos, como los realizados por Celentano, indagaron el origen y desarrollo del maoísmo en la Argentina, producto de las fisuras acontecidas en el movimiento comunista internacional.41 El trabajo realizado buscó profundizar el estudio del periodo anterior a la ruptura chino-soviética, y analizó el tratamiento teórico-político dado a la Revolución china por parte del comunismo argentino a partir de su prensa partidaria. La propuesta del trabajo fue explorar el grado de autonomía o dependencia interpretativa que contaba el PCA respecto de la visión soviética de los acontecimientos internacionales. El caso chino es significativo por el alcance que tuvo este suceso a nivel internacional, no solo en el año de la Revolución sino a partir de ese momento, debido a su paulatina consolidación como modelo alternativo al soviético. Producto de las sucesivas crisis atravesadas por el comunismo ruso, las décadas de 1950 y de 1960 trajeron consigo el origen de nuevas vertientes de izquierda que desafiaron la supremacía revolucionaria ejercida desde 1917 por parte del comunismo soviético. Esas innovadoras perspectivas políticas y teóricas contaron con ejemplos revolucionarios que le imprimieron fuerza: en el caso de Latinoamérica es conocida la influencia que ejerció la Revolución cubana en los nuevos movimientos político pero también la Revolución china comenzó a ser vista como un caso exitoso que no había perdido su espíritu revolucionario como, desde su perspectiva, había ocurrido en Rusia.

35Los “casos” de China y América Latina fueron en algún momento relacionados, no solo por pretender formar parte del espacio comunista, sino porque entre ambos se pudieron establecer paralelismos tanto teóricos como históricos. A partir de 1928, en el marco del VIII Congreso de la Komintern se estableció la “unificación conceptual” para ambas regiones, siendo los países involucrados, categorizados como semicoloniales. A partir de entonces, era plausible pensar estrategias revolucionarias convergentes. Teóricamente encuadrados en el concepto de etapismo, el diagnóstico establecía un primer paso representado por la fase democrática burguesa que tanto en China o América Latina asumiría un modelo antiimperialista y habilitaría al desarrollo del capitalismo para poder dar origen así al sujeto revolucionario, el proletariado; en esta etapa, y descartando casi totalmente la lucha armada, el comunismo debía convertirse en un aliado de las fuerzas nacionalistas burgueses. Consolidada esa etapa y establecido el capitalismo, retomando ideas originarias del materialismo histórico, se abriría paso a la siguiente etapa cuyo objetivo era la revolución comunista.

36La sorprendente victoria del Partido Comunista Chino y su líder Mao Zedong hizo difícil adaptar la teoría del comunismo vigente a esta realidad. La llegada de los comunistas chinos al poder a través de la lucha armada basada en la táctica de guerra de guerrillas, acompañada de un fundamental protagonismo de los campesinos en el proceso revolucionario constituyó una desviación de la ortodoxia establecida, que con el tiempo generaría grandes desafíos para la Unión Soviética.

  • 42 Saborido, Mercedes, “El Partido Comunista de la Argentina y la Revolución china (1949-1963)”, Revis (...)

37El PCA desde sus medios de prensa oficiales no prestó excesiva atención a los episodios chinos en 1949 y dejó de lado, al menos hasta 1957, cualquier acto de interpretación local. Simplemente se dedicó a narrar episodios bélicos y a transcribir algunos artículos venidos del exterior, de dirigentes reconocidos. La falta de análisis por parte del partido de los sucesos revolucionarios es al menos llamativa. Se puede pensar que los dos pilares principales del triunfo chino, la lucha armada y el campesinado eran aspectos que, de acuerdo a lo establecido por el PCUS, el comunismo autóctono no consideraba válido para el caso argentino. El PCA, que sostenía ser un partido de clase, había renunciado oficialmente desde la década de 1930 al recurso de la lucha armada, estrategia que encontró su sustento teórico en la coexistencia pacífica: por lo tanto, intentó justificar la revolución violenta china en términos del contexto histórico específico. La falta de desarrollo del caso puede ser explicada tal vez en base a la incomodidad que generó este episodio al propio Stalin y por consiguiente al comunismo local. Así, el internacionalismo del PCA quedó subalternizado a la defensa de los intereses de la política exterior de la URSS durante este periodo.42

38Pasados los sucesos revolucionarios, la prensa oficial del PCA tuvo un tratamiento moderado de del caso chino: los temas elegidos para publicar estuvieron circunscriptos a logros revolucionarios, esto es, al desarrollo de industrias, avances médicos, etc. Incluyó dentro de las publicaciones, los conflictos bélicos a los que hizo frente China como el caso de la guerra de Corea y el conflicto con Taiwán en 1958. El marco interpretativo para estos sucesos fue siempre la lucha contra el imperialismo norteamericano.

39Hubo que esperar hasta 1958 para encontrar un análisis de los sucesos, llevado a cabo por el Secretario del Partido, Gerónimo Arnedo Álvarez, por medio de un libro de pequeña extensión y no en la prensa partidaria, y esto hace aún más sugerente la cuestión: ¿Quizá el modelo chino significó desde el principio un desafío para la ortodoxia teórica del Partido Comunista Argentino?

  • 43 Álvarez, Gerónimo Arnedo, China en el camino al socialismo, Buenos Aires, Anteo, 1958.

40La posición respecto de la revolución triunfante por parte de Álvarez fue de apoyo y solidaridad a China, sin pretender revisar o analizar en profundidad los sucesos.43Así, podemos constatar que con China, el Secretario General del Partido, utilizó una estrategia discursiva basada en el concepto de excepcionalidad del caso, que luego será incorporada, como es bien sabido, para el caso cubano. Utilizando esta idea de la excepcionalidad, lo que estaba determinando era la inaplicabilidad de ese modelo al caso argentino. Si bien ratifican una y otra vez que el proceso chino había optado por la estrategia correcta en términos teóricos, y que por completar de forma eficiente la etapa nacional y democrática podía avanzar en el camino de la construcción del socialismo, no abría el juego a una posible reflexión acerca de la línea política pregonada desde los años 1930 en nuestro país. La misma estrategia discursiva fue luego utilizada para el caso cubano, apoyando la revolución pero pensándola como un caso original y en ese sentido, única. Los sucesos chinos no alteraron la forma en que el comunismo analiza el caso argentino. El PCA, un partido caracterizado por una fuerte rigidez teórica – al menos en la línea institucional – y un excesivo dogmatismo, frente a un posible foco de conflicto ideológico, lo que hizo fue cerrar el debate, marcar la línea oficial y argumentar incluso de manera defectuosa la toma de posición oficial respecto del tema.

Palabras finales

41El objetivo del trabajo fue intentar abrir un ámbito de reflexión sobre los estudios de la prensa comunista argentina en relación con asuntos internacionales de trascendencia en el marco de la Guerra Fría. El partido a través de sus órganos de prensa construyó su forma de interpretar el mundo estableciendo sus “verdades” respecto de determinados sucesos. La manera en que se descifró el afuera, estuvo condicionada tanto por factores endógenos como exógenos. Por un lado, la cuestión local, las disputas con otros grupos políticos y la existencia de comunidades diferentes dentro del propio partido, por otro lado, el internacionalismo y su dependencia doctrinaria a la URSS.

42El conflicto de Medio Oriente, que en principio podría percibirse como lejano y ajeno a nuestra realidad, fue una temática estelar y su tratamiento fue sistemático. Podemos suponer que la importancia de la comunidad judía en nuestro país hizo de esa distancia algo menor. China, igualmente lejano y ajeno a nuestra realidad, pese a ser un suceso trascendental para la historia del comunismo aparentó revestir poca importancia para los camaradas locales que durante años no hilvanaron palabras relacionadas con el tema. Hubo que esperar a 1956 para encontrar un mínimo análisis del caso chino. Puede pensarse que la lejanía es un factor clave a la hora de interpretar los silencios pero también si se comprar con el tema Medio Oriente, parece evidente la incomodidad que China género para el comunismo. Quizá algún desafío ideológico se veía venir.

43Creemos que un camino interesante a seguir debería incorporar métodos comparativos ya que de esa forma, podremos establecer singularidades (o no) a la hora analizar los discursos. Una primera aproximación a los archivos del comunismo chileno nos ha dado una pista esperanzadora.

Haut de page

Notes

1 Bulacio, Julio, “Intelectuales, prácticas culturales e intervención política: la experiencia gramsciana en el Partido Comunista”, en Biagini, Hugo Eduardo y Roy, Arturo Andrés, El pensamiento alternativo en la Argentina del siglo XX: Obrerismo, vanguardia, y justicia social (1930-1960), Buenos Aires, Biblos, 2006. Campione, Daniel, El Comunismo en Argentina. Sus primeros pasos, Buenos Aires, Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, 2005; “El Partido Comunista de la Argentina. Apuntes sobre su trayectoria”, en Concheiro, Elvira y otros: El comunismo: otras miradas desde América Latina, México, UNAM, 2007. Cernadas, Jorge, Pittaluga, Roberto y Tarcus, Horacio, “La historiografía sobre el Partido Comunista de la Argentina. Un estado de la cuestión”, El Rodaballo. Revista de política y cultura, IV, 1998.pp. 30-39. Corbiere, Emilio, Orígenes Del Comunismo Argentino (El Partido Socialista Internacional). Buenos Aires, CEAL, 1984. Fava, Athos, ¿Qué es el partido comunista?, Buenos Aires, Sudamericana, 1983.

2 Partido Comunista (Comisión del Comité Central), Esbozo de historia del Partido Comunista de la Argentina: origen y desarrollo del Partido Comunista y del movimiento obrero y popular argentino, Buenos Aires, Anteo, 1947.

3 Aricó, José “Orígenes del comunismo: para construir una historia non sacra”. Punto de vista. Revista de Cultura, VII, 21, agosto.1984. Puiggrós, Rodolfo, La izquierda y el Problema Nacional. Historia critica de los partidos políticos argentinos (Vol. 3), Buenos Aires, Jorge Álvarez, 1967. Ramos, Jorge Abelardo, El Partido Comunista en la Política Argentin,. Buenos Aires, Coyoacán, 1962.

4 Fava, Athos, Memorias de un militante, Buenos Aires, Ediciones del autor, 2006. Goncharov, V, El camarada Codovilla. Semblanza de V. Codovilla, Buenos Aires, Fundamentos, 1981

5 García, Luciano Nicolás, La psicología por asalto. Psiquiatría y cultura científica en el comunismo argentino (1935-1991), Buenos Aires, Edhasa, 2016. Petra, Adriana, “La cuestión de los intelectuales en el comunismo argentino: Héctor P. Agosti en la encrucijada de 1956”.Revista Prismas, Bernal, 2015.

6 Prado Acosta, Laura, “Concepciones culturales en pugna. Repercusiones del inicio de la Guerra Fría, el zidhanovismo y el peronismo en el Partido Comunista argentino”. Revista Nuevo Mundo Mundos Nuevos. Paris, 2013. URL: http://nuevomundo.revues.org/64825

7 Valobra, Adriana María, “Formación de cuadros y frentes populares: relaciones de clase y género en el Partido Comunista de Argentina, 1935-1951”, Revista Izquierdas, Santiago de Chile, 2015. URL: http://www.izquierdas.cl/images/pdf/2015/n23/art07.pdf

8 Amaral, Samuel, La renuencia de las masas: el Partido Comunista ante el peronismo, 1945-1955, Buenos Aires, Documentos UCEMA, Septiembre 2008. URL: http://www.ucema.edu.ar/publicaciones/download/documentos/379.pdf. Gurbanov, Andrés y Sebastián Rodríguez, “Revisando las posturas del Partido Comunista Argentino frente al peronismo (1943-1955)”. X Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Escuela de Historia de la Facultad de Humanidades y Artes, Universidad Nacional del Rosario. Departamento de Historia de la Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad Nacional del Litoral, Rosario, 2005. Jáuregui, Aníbal, “El peronismo en los debates del Partido Comunista Argentino: 1945-1953”, en A Contracorriente. North Carolina State University, vol. IX, nº 3, primavera, Raleigh, North Carolina, p. 22-40, URL: www.ncsu.edu/ project/acontracorriente.

9 Casola, Natalia, El PC argentino y la dictadura militar,. Buenos Aires, Imagomundi, 2015.

10 Camarero, Hernán: A la conquista de la clase obrera: el comunismo y el mundo del trabajo. 1920-1935. Buenos Aires: Siglo XXI, 2007; y Ceruso, Diego: La izquierda en la fábrica. La militancia obrera industrial en el lugar de trabajo, 1916-1943, Buenos Aires, ImagoMundi, 2015.

11 Kersffeld, Daniel, “Chispismo y comunismo: crónica de una disidencia en la izquierda argentina de los años ´20”. Revista de la Universidad de Costa Rica, San José, 2013. URL: http://revistas.ucr.ac.cr/index.php/estudios/article/view/8840 Piemonte, Augusto, “Lucha de facciones al interior del Partido Comunista de la Argentina hacia fines de los años veinte: la 'cuestión Penelón' y el rol de la Tercera Internacional”, Cuadernos de Historia; Santiago de Chile, 2015 p. 31-58. Pittaluga, Roberto, Soviets en Buenos Aires La izquierda de la Argentina frente a la Revolución en Rusia, Buenos Aires, Prometeo, 2016.

12 Campione, Daniel, López Cantera, Mercedes y Maier, Bárbara, Buenos Aires- Moscú, Moscú Buenos Aires. El Partido Comunista Argentino y la Internacional Comunista, Buenos Aires, Ediciones del Centro Cultural de la Cooperación, 2008. Schenkolewski-Kroll, Silvia, “El Partido Comunista en la Argentina ante Moscú: deberes y realidades, 1930-1941”, Estudios Interdisciplinarios de América Latina y el Caribe, 10, Tel Aviv University, julio-diciembre 1999. Piemonte, Víctor Augusto,” La compleja relación entre la dirección del Partido Comunista de la Argentina y la representación de la Comintern ante la ruptura de 1928”. Políticas de la Memoria. Anuario de Investigación del CeDInCI. Buenos Aires, 2015; “Un estudio preliminar acerca de la relación entre el Partido Comunista de la Argentina y el Partido Comunista de la Unión Soviética en tiempos de la Tercera Internacional: algunas reflexiones exploratorias en torno a la importancia de su análisis” Nuevo Mundo. Mundos Nuevos, Paris, 2015. URL: https://nuevomundo.revues.org/67680

13 VAN DIJK, Teun: Ideología y análisis del discurso, Universidad Pompeu Fabra, Barcelona, http://www.biblioargentina.org.ar/archivos/adcurso/discurso_e_ideologia.pdf (09/09/2009), p. 8

14 VAN DIJK, Tean: Ideología y análisis del discurso... op.cit. p. 8

15 VAN DIJK, Tean: Análisis del discurso ideológicoop. cit. p. 16.

16 Anderson, Perry, “Internacionalismo: un breviario.” New Left Review n° 14. 2002, p. 6. URL: http://newleftreview.es/authors/perry-anderson

17 Rosanvallon califica lo político como “una modalidad de existencia de la vida comunitaria y auna forma de acción colectica que se diferencia implícitamente del ejercicio de la política. Rosanvallon, Pierre, Por una historia conceptual de lo político, Buenos Aires, Fondo de Cultura, 2002. p. 19 y 20.

18 Prado Acosta, Laura, “Partido Comunista: problematizar el internacionalismo”, VII Jornadas de Sociología de la UNLP, La Plata, Departamento de Sociología de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, 2012. URL:: http://jornadassociologia.fahce.unlp.edu.ar/actas/PradoAcosta.pdf

19 Lenin, V., ¿Qué hacer? "Plan" de un periódico político central para toda Rusia, 1902. URL: https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1900s/quehacer/qh5.htm

20 Crítico de arte, periodista, poeta y militante comunista afiliado al partido en 1934. Fue miembro activo de la Agrupación de Intelectuales, artistas, periodista y escritores (AIAPE). Tarcus, Horacio, Diccionario Biográfico de la izquierda argentina, Buenos Aires, Emecé, 2007.

21 Dirigente estudiantil reformista, intelectual, dirigente socialista y luego comunista. Ibidem

22 Informe del CEDINCI (Centro de investigación de cultura de izquierdas)

23 Ibidem

24 Ibidem

25 Para la fecha había logrado alcanzar un tiraje de 173.000 ejemplares.

26 Máximo dirigente comunista argentino y sudamericano (8/02/1894-15/04/1970)

27 Situación internacional”, Nueva Era, Buenos Aires, abril 1949. Ídem, p. 7

28 Para este tema ver Klich, Ignacio, Árabes y judíos en América Latina A. Historia, representaciones y desafíos. Buenos Aires, Siglo XX, 2006.

29 García, Luciano Nicolás, “La psiquiatría comunista argentina y el problema del antisemitismo soviético.” Políticas de la Memoria. Anuario de Investigación del CEDINCI, Buenos Aires, volumen 10/11/12, Verano 2011/2012, p. 267-274. URL: http://www.cedinci.org/politicas/PM10-11-12.pdf.zip

30 Visacovsky, Nerina, “Una historia antifascista argentina, Brasil y la identidad icufista”, en Revista Travesía, Vol. 17 n° 1, 2015. URL: http://www.travesia-unt.org.ar/pdf/volumen17/04-Visakovsky.pdf

31 Esta hipótesis es sostenida por Julio Godio, En Gilbert, Isidoro, La Fede. La Federación Juvenil Comunista. 1921-2005, Buenos Aires, Sudamericana, 2009, p. 523

32 García, Luciano Nicolás, “La psiquiatría comunista argentina... op. cit. p. 356

33 Furet, François, El pasado de una ilusión. Ensayo sobre la idea comunista en el siglo XX, México, Fondo de Cultura Económica, 1995, p. 451

34 Traverso, Enzo, A sangre y fuego. De la guerra civil europea, 1914-1945, Buenos Aires, Prometeo, 2009. p. 260

35 Orestes Ghioldi, La guerra en Palestina. El Estado de Israel defiende su independencia, Buenos Aires, Anteo, 1948. p. 34

36 “Discurso de Kosiguin en la ONU”, Nueva Era, 1967.

37 Para ampliar, Saborido, Mercedes, “´Es justo que los Judíos tengan un Estado propio en Palestina: mil veces justo´: el PCA y la creación del Estado de Israel”, Revista de Historia Contemporánea, Universidad del País Vasco, nº 49, 2013, p. 213-246

38 Saborido, Mercedes, “De “defensores de una causa santa” a “lacayos imperialistas”. El Partido Comunista de la Argentina frente al conflicto de Suez (1956)”, Revista Cuadernos de la Historia Moderna y Contemporánea, Universidad Complutense de Madrid, 2013, p. 193-218

39 Saborido, Mercedes, “El Partido Comunista Argentino y la guerra de los Seis Días”; Revista Izquierdas. Abril 2012, p. 52-70

40 El periódico Tribuna perteneció al ICUF (Idisher Cultur Farband o Unión Cultural Judía) y estuvo vinculado a los sectores comunitarios representantes del ideario comunista.

41 Celentano, Adrián, “Maoísmo y nueva izquierda. La formación de Vanguardia Comunista y el problema de la construcción del partido revolucionario entre 1965 y 1969”, en Tortti, María Cristina, La Nueva Izquierda argentina (1955-1976). Socialismo, peronismo y revolución. Rosario, Prohistoria. 2014; “Las ediciones del maoísmo argentino”, Primer Coloquio Argentino sobre estudios el libro y la edición: La Plata, 2012. URL: http://coloquiolibroyedicion.fahce.unlp.edu.ar/actas/Celentano.pdf; “La nueva izquierda y las proletarizaciones maoístas en Brasil, Francia y Argentina”, V Jornadas de Historia de las Izquierdas. Buenos Aires, Cedinci, 2009. URL:http://www.cedinci.org/jornadas/5/M5.pdf

42 Saborido, Mercedes, “El Partido Comunista de la Argentina y la Revolución china (1949-1963)”, Revista Stvdia Historica Historia Contemporánea, Universidad de Salamanca, vol. 34, 2016.

43 Álvarez, Gerónimo Arnedo, China en el camino al socialismo, Buenos Aires, Anteo, 1958.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mercedes Saborido, « Una aproximación a la temática de las relaciones internacionales desde la prensa comunista argentina durante la Guerra Fría: los casos de Medio Oriente y la Revolución China  », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Questions du temps présent, mis en ligne le 11 décembre 2017, consulté le 22 janvier 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/71586

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page