Navigation – Plan du site
Eduardo Godoy Yáñez

Mariano Ruperthuz Honorato, Freud y los chilenos : un viaje transnacional (1910-1949)

Santiago, Editorial Pólvora, 2015, 291 p.
Référence(s) :

Mariano Ruperthuz Honorato, Freud y los chilenos : un viaje transnacional (1910-1949), Santiago, Editorial Pólvora, 2015, 291 p

[10/12/2017]

Texte intégral

  • 1 Respecto a otras investigaciones sobre la historia del psicoanálisis en Chile revisar María Inés Wi (...)

1Freud y los chilenos es una investigación realizada por Mariano Ruperthuz Honorato, Doctor en psicología de la Universidad de Chile y psicoanalista formado en el Instituto Chileno de Psicoanálisis (ICHPA). Su investigación se centra en la historia del psicoanálisis, específicamente en la circulación de las ideas “freudianas” -entre ellas la terapéutica psicoanalítica- previo a su institucionalización en 1949. Este libro es producto de su tesis doctoral finalizada en 2013, y surge como respuesta a la escasa -pero no nula1- atención dada por la historiografía a las dinámicas y espacios en que se desenvolvieron las disciplinas “psi” en la historia chilena. Ofrece una novedosa entrada a la historia de la circulación, apropiación y reinterpretación de las ideas de Freud en un marco temporal considerado “no oficial”.

2Junto con los trabajos de Silvana Vetö Honorato, este libro se puede considerar como uno de los primeros intentos en escudriñar entre las redes de circulación del psicoanálisis en Chile. Ambos lo han entendido como una estructura de conceptos, ideas y posibilidades que permiten su utilización en diversos contextos. Por ejemplo, en “Freud y los chilenos” vemos una arraigada alianza entre la política y el psicoanálisis por medio de la medicina y la criminología; por otro lado, en “Psicoanálisis en estado de sitio” de Silvana Vetö se observa que este conjunto de ideas “universales” se recluyen hacia el ámbito teórico y clínico alejándose del campo de acción política, debido en gran parte a la dictadura que se vivía. Esto es un claro ejemplo de que el psicoanálisis lejos de ser un constructo estático, fue y es un saber maleable y sobre todo multifacético que permite su constante acomodo.

3Publicado en 2015 “Freud y los chilenos” sigue fundamentos metodológicos y teóricos de investigaciones realizadas en Argentina, España, Francia y Estados Unidos. El autor se apoya en los trabajos del historiador argentino Mariano Plotkin, quien además prologa el libro. Plotkin ha señalado que una manera de estudiar al psicoanálisis en contextos como el sudamericano es entenderlo como un “conjunto de ideas de carácter transnacional”, esto permitiría explorar las maneras en que el psicoanálisis fue recepcionado, apropiado y reinterpretado. Y así responder preguntas como ¿Quiénes apelaron al ideario freudiano?, ¿Con qué propósito? y, finalmente, ¿Cómo se modificó de acuerdo a las necesidades locales e intereses de quienes lo aplicaron, ya fuera en perspectiva terapéutica, como teoría o a modo de un novedoso marco de referencia a través del cual interpretar al hombre y la sociedad?

4El libro se puede analizar en dos partes principales. En la primera realiza un exhaustivo trabajo teórico sobre el cual que erige su propuesta, en ella establece el aporte de su investigación frente a una “bien documentada historia del psicoanálisis en Chile”. Alejándose de una historia de la institución y descentralizando el “foco de análisis”, logra dar voz a aquellos sujetos y procesos externos a la clínica en que las ideas de Freud se vieron diseminadas. En la misma línea rompe con el convencionalismo de un “centro-periferia” desde el cual los saberes y teorías escurren hacia el resto del mundo, en este caso hacia Latinoamérica y Chile. Ruperthuz plantea, en consecuencia, que los centros fueron móviles, haciendo que los conceptos de “reproducción” y “apropiación” acuñados por Bernardo Subercaseaux fueran más pertinentes a la labor cometida por el autor. Logra demostrar procesos de “hibridación” en los que el psicoanálisis tuvo un rol representativo y sumamente dinámico en cuanto a la circulación de ideas por “vías eruditas y vías no eruditas”, siguiendo lo que Beatriz Sarlo ha calificado como “saberes del pobre”.

  • 2 Silvana Vetö Honorato, Psicoanálisis en estado de sitio: La desaparición de Gabriel Castillo y las (...)
  • 3 De esto se subentiende que los chilenos somos resultado de nuestra historia. Elias sin embargo, rec (...)

5Para lograr revelar esa compleja red de recepción, apropiación y circulación en que el psicoanálisis se insertó como un saber universal trasversal al “nodo de producción”, se debía hablar de un “psicoanálisis a la chilena”, concepto que ha sido tratado por Silvana Vetö 2. Para definir “lo chileno”, apela a lo que Norbert Elías teorizó como “habitus nacional”, concibiendo a los sujetos como producto del desarrollo histórico entendido como el “devenir de un pueblo”3. De ahí que enfocar el análisis en los intelectuales nacionales permitiera entender las particularidades del caso chileno. Estos sujetos se movieron en redes transnacionales siendo agentes activos en las dinámicas de circulación y discusión de las ideas de Freud. Con esto, la percepción rígida de un “centro-periferia” se desdibuja y va permitiendo que se exhiban vías de circulación más complejas.

  • 4 Sobre este concepto ver a María Soledad Zárate, Por la salud del cuerpo. Historia y políticas sanit (...)

6En la segunda parte del libro presenta los rincones en que circuló el psicoanálisis y Freud previo a la práctica psicológica y la institucionalización del mismo en 1949. Expone espacios ajenos a la clínica en los fue apropiado por diversos sujetos y prácticas, entre ellas la criminología, la escena médica y la cultura popular. Para entender dichos procesos en función del “devenir chileno” realiza una contextualización de los problemas que flagelaban la nación desde el fin de la colonia, proyectando una marginalización del “bajo pueblo” y una consecuente segregación que en vísperas del siglo XX mantenían al país sumergido en una crisis en la que teorías como el darwinismo social y la eugenesia caracterizaban al pobre como un sujeto inconsciente y salvaje. Ruperthuz retoma una idea ya tratada por otros autores, la visión de una “nación enferma”4 era el telón de fondo en el que los festejos del centenario de la nación fueron acompañados de una fuerte crítica revisionista. Escena que hizo posible la llegada del psicoanálisis como una herramienta que permitía el control de las conciencias irracionales llevando a cabo proyectos de educación en masa generando “un verdadero retorno de lo reprimido”.

7De lo anterior obtenemos el mayor aporte de Ruperthuz, analizar y mostrar los escenarios y veredas en los que la cultura “psi” ligada a Freud se diseminó mucho antes de su “profesionalización” en el continente y en un momento en que la discusión por la metafísica del inconsciente estaba comenzando. Lectores, curiosos, detractores y seguidores de Freud y su trabajo, todos permitieron que el campo de recepción y apropiación fuera prosperando y dinamizándose entre 1910 -año en que Freud recibía y comentaba el trabajo de German Greve Schlegel sobre el uso de la psicoterapia- y 1949 -año que se creaba el Instituto Chileno de Psicoanálisis-. Eso es lo que el autor explora y nos presenta de forma clara y sugerente en este libro.

8Ruperthuz entendió a la escena médica como “una barrera en la internación e implantación más profunda de los conceptos psicoanalíticos en la incipiente escena psiquiátrica”. El positivismo francés imperante entre los galenos nacionales y la admiración y adhesión al legado dejado por médicos como Pierre Janet, Jean Martín Charcot y Constantin Von Monacow, sumado a las constantes críticas a Freud por el escaso sustrato fisiológico en sus teorías, hicieron que esa “barrera” fuera constantemente alzada dentro de las universidades y círculos académicos que seguían el modelo anatomopatológico como epistemología médica. Por estos años la idea de la “psicogénesis” centrada en la biografía del paciente y no en su herencia degenerada como planteaba la teoría de la degeneración, se vio limitada como supuesto explicativo de las afecciones.

9Augusto Orrego Luco puede ser entendido como bisagra entre la barrera antes mencionada y las primeras entradas que permitieron la discusión de Freud, maestro de German Greve, de tendencia positivista volcado a descubrir las lesiones en el sistema nervioso, pero también un acérrimo difusor de conocimientos preventivos en materia sexual y de alcoholismo, fue lector de los tratados de Cesare Lombroso sobre criminalidad y en 1891 reemplazaba al doctor Carlos Sazié en la cátedra de enfermedades mentales en la Universidad de Chile, fue un sujeto que da cuenta de la escena médica previa en la que poco a poco se insertó la discusión en torno a Freud.

10Años después el psicoanálisis era valorado como herramienta que permitía el proyecto nacional del “mejoramiento de la raza”, circunscrito en los problemas de la “cuestión social” y que buscaba generar una unidad perdida por la que luchar en post de una nación moderna. Las “enfermedades de trascendencia social” y el alcoholismo afectaban la producción económica y aumentaban la mortalidad infantil entre otros problemas. Respecto de las teorías más deterministas, el psicoanálisis era defendido por individuos hasta ahora invisibilizados o poco estudiados como Fernando Allende Navarro, formado bajo la tutela de Emil Oberholzer en Suiza, llegaba a Chile en 1925 luego de trabajar junto al célebre Von Monacow. En 1936 Allende Navarro era nombrado miembro de la Sociedad de Psiquiatría, Neurología y Medicina Legal, ese mismo año presentaba su trabajo “Las Doctrinas de Freud”, en el que conciliaba las ideas de éste con las de Von Monakow en torno a sus miradas dinámicas y evolutivas sobre la “psique”. Juan Marín, médico, político y literato difusor de las ideas de Freud por medio de trabajos médicos y novelas, en 1937 publicó “El problema sexual y sus nuevas fórmulas sociales” de marcada inclinación freudiana, consideraba la sexualidad como la base del “sujeto”, y al mecanismo de la “sublimación” como forma de ejercer el control de la mente sobre los instintos. El abogado Samuel Gajardo fue sin duda uno de los más importantes y multifacéticos difusores del psicoanálisis y la teoría freudiana de la sexualidad infantil. Desarrolló su trabajo durante los años 30s y en 1938, con la elección presidencial de Pedro Aguirre Cerda, su labor como Juez de menores se vio potenciada. Durante estos años planteó que Freud, al igual que Lombroso, consideraba al infante como un “niño salvaje”, esto deja ver cómo los difusores de las ideas freudianas hicieron discutir y coincidir en sus postulados a Freud con consagrados intelectuales, de igual forma a lo hecho por Greve entre Janet y Freud y, Allende Navarro con Charcot y el vienés. Manuel Francisco Beca durante los años 30s y 40s se dedicó al tratamiento de enfermedades mentales y nerviosas, fue un presentador y defensor de los postulados de Freud, para él, el psicoanálisis era una ciencia empírica y experimental basada en la observación clínica. También impulsó los aportes de éste al campo criminológico, conclusiones cristalizadas en el Congreso de 1941, advirtiendo que no sólo se debía llegar a la apología del crimen por medio del uso de herramientas psicoanalíticas, sino que se debía velar por la educación desde la infancia para evitar conductas criminales.

11Todos los sujetos nombrados apelaban a la necesidad de la educación, en ella el mecanismo de la “sublimación” era piedra angular entre su realización y el psicoanálisis. La infancia debía ser la principal preocupación del Estado tal como Gajardo lo propugnara, con ello se buscaba evitar el aumento exponencial del crimen, muchas veces iniciado en la infancia. Para lograrlo se realizó lo que Ruperthuz analiza como el tridente formado por la medicina generadora de un discurso, la criminología identificadora del enfermo o criminal y la justicia que sentenciaba la culpabilidad o la falta de ella. Debido al aumento del crimen en 1936 se creaba el Instituto de Criminología y en 1937 en Instituto de Ciencias Penales bajo la dirección de Israel Drapkin. Ruperthuz muestra los discursos y los conflictos que van surgiendo entre legistas, médicos y jueces por los diagnósticos y sentencias de culpabilidad y las consecuencias que la idea del “inconsciente” podía generar en ellas. Las áreas competentes aun teniendo un fin común, no dejaban de estar en constante discusión y revisión. Por ejemplo, los test de “psicodiagnóstico” fueron una herramienta “médico-legal” y punto de encuentro con Freud, con ellos se mantenía la búsqueda del “inconsciente”, y la discusión por la culpabilidad del enfermo/criminal.

12Por último, analiza la “cultura popular”, lo hace a partir de lo que Mariano Plotkin entiende por popular en tanto aquello que está fuera del alcance de la institución y su discurso legitimador. Si bien esa definición es apropiada para el estudio de Ruperthuz, la aproximación al análisis de la “cultura popular” teorizada por autores como Michel de Certeau, Roger Chatier y Peter Burke requiere de un trabajo teórico y metodológico historiográfico más profundo, no por la invalidez del discurso de Plotkin, sino porque las fuentes utilizadas en última instancia no permiten su realización. Si bien Ruperthuz reconoce las críticas existentes al uso de libros, revistas, prensa, magazines, boletines etc. Si tenemos en cuenta la advertencia de Robert Darnton sobre “la lectura”, entendemos que el problema es más complejo que el de una historia del libro, y no involucra solo una circulación y una pesquisa de la que se pueda sustraer información en cuanto al tipo de público consumidor, las editoriales y sus autores. Al tener en cuenta las complicaciones de rastrear “la lectura” como eje dinámico de una “apropiación”, la tarea que Ruperthuz emprendió, si bien se erige como baluarte de la historia del psicoanálisis y su circulación en Chile, no es en absoluto suficiente. Aunque la idea de una “ciudad textual” acuñada por P. Fritzsche ayuda a dicha tarea, cuando se la vincula con la empresa que propone un estudio de la “cultura popular”, se corre el riesgo de caer en generalizaciones que invisibilizan las convergencias fuera del ámbito erudito que por mucho se ramifica y matizan más allá de sus muros en simbolismos, representaciones y apropiaciones que en el conventillo pudieron hacerse sobre un tal Freud.

13No por esto el trabajo de Mariano Ruperthuz debe ser disminuido, ya que las críticas hechas son problemas que aún la historiografía está trabajando y que positivamente abren las puertas a futuras investigaciones e investigadores que indiscutiblemente deberemos hacer uso de este aporte a la historiografía interdisciplinaria nacional.

Haut de page

Notes

1 Respecto a otras investigaciones sobre la historia del psicoanálisis en Chile revisar María Inés Winkler, Pioneras sin monumentos: Mujeres psicología, Santiago: LOM Ediciones, (2007). Silvana Vetö Honorato. Disputas por el dominio del alma, Tesis doctoral Universidad de Chile (2015), y Silvana Vetö Honorato, “Un saber de los cotidiano: Apropiación del psicoanálisis en revistas culturales chilenas en la primera mitad del siglo XX” en Ciencia y Espectáculo: Circulación de saberes científicos en América Latina, siglos XIX y XX. (Eds.) María José Correa, Adrea Kottow y Silvana Vetö Santiago: Ocho Libros Editorial, (2016).

2 Silvana Vetö Honorato, Psicoanálisis en estado de sitio: La desaparición de Gabriel Castillo y las políticas del psicoanálisis en Chile durante la dictadura militar, Santiago: FACSO-El Buen Aire, (2013).

3 De esto se subentiende que los chilenos somos resultado de nuestra historia. Elias sin embargo, reconocía que el psicoanálisis actuaba sobre el habitus nacional en dos niveles, primero, las pulsiones como deseos y conductas son influenciadas y moldeadas por el devenir del pueblo. Segundo, en un nivel interno el súper yo va coaccionando el comportamiento social (exteriorización de las pulsiones) por medio de mecanismo como la vergüenza.

4 Sobre este concepto ver a María Soledad Zárate, Por la salud del cuerpo. Historia y políticas sanitarias en Chile, Santiago: Ediciones Universidad Alberto Hurtado, (2006) y Nicolás Fuster Sánchez, El cuerpo como máquina. La medicalización de la fuerza de trabajo en Chile, Santiago: CEIBO Ediciones, (2013).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Eduardo Godoy Yáñez, « Mariano Ruperthuz Honorato, Freud y los chilenos : un viaje transnacional (1910-1949) », Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Comptes rendus et essais historiographiques, mis en ligne le 10 décembre 2017, consulté le 19 janvier 2018. URL : http://journals.openedition.org/nuevomundo/71744

Haut de page

Auteur

Eduardo Godoy Yáñez

Estudiante de Licenciatura en Historia, Universidad Andrés Bello, Santiago de Chile

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Nuevo mundo mundos nuevos est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page