Navigation – Plan du site
Lente de aproximación

Democracia y conflicto: la democracia como movimiento histórico

Democracy and conflict: democracy as a historical movement
Democracia e conflito: a democracia como movimento histórico
Beatriz Silva Pinochet

Résumés

El presente artículo tiene el objetivo de comprender la democracia y la democratización como un proceso conflictivo, el cual requiere de una mirada histórica y situada en los actores para poder ser analizado. Se postula que dicha mirada se encuentra actualmente ausente en gran parte de los análisis provenientes de la sociología, la ciencia política y la economía, los que se revisan brevemente, considerando sus aportes y falencias, así como algunos de los presupuestos metodológicos y epistemológicos asociados a la problemática planteada. Finalmente, se intenta realizar un aporte a este análisis, tratando de entender la democracia como un movimiento histórico, a través del concepto de “modernidad política”, así como de las herramientas teóricas que nos entregan, desde la filosofía/sociología y la historia, dos autores como son Axel Honneth y su “lucha por el reconocimiento” y E.P. Thompson y su análisis sobre “economía moral de la multitud”.

Haut de page

Notes de la rédaction

Recibido: 15.03.17 Aceptado 15.04.17

Texte intégral

Introducción

  • 1 Este artículo forma parte de la tesis doctoral Democracia, Conflicto y Democratización en la histor (...)

1Distintas corrientes teóricas propias de las ciencias sociales han desarrollado, en las últimas décadas, un análisis lineal de la sociedad y la democracia, en la que el conflicto ha venido a ser presentado como expresión de una enfermedad del “organismo social” o bien, se ha entendido como superado con la desaparición de las oposiciones políticas (democracia de consensos) 1. Esto ha derivado hacia la limitación del debate político, a la tecnocratización de la política y a la subvaloración de cualquier discurso de transformación profunda de la realidad.

2No obstante, si realizamos una revisión del análisis sobre conflicto político en perspectiva histórica, es posible observar que los períodos de conflicto social y político han sido esenciales para llevar adelante los procesos de cambio que han dado lugar a esquemas sociales más democráticos (Rifo, 2016; Wagner, 1995, p. 13).

3De este modo, la democratización, que desde una perspectiva lineal aparece como natural o bien se presenta como un proceso de buena voluntad y aprendizaje dialogante de los miembros de una comunidad política, ha sido más bien -la mayor parte de las veces-, consecuencia de una serie de enfrentamientos sociales, y principalmente de largas luchas por el reconocimiento (Honneth, 1997).

4En este sentido, el presente texto tiene como objetivo realizar un aporte al análisis del conflicto democratizador. Para esto se realizará en primera instancia, una breve revisión acerca de cómo se ha abordado y qué significado se le ha dado al conflicto político para la teoría política y las ciencias sociales, para después comprender cuáles son los ejes que han marcado el análisis sobre el conflicto democratizador limitando, sobre todo en el actual período, la posibilidad tanto teórica, como práctica, de plantear en una profundización democrática, que supere el esquema –implícitamente – normativo, de la democracia liberal. En esta línea, como segundo punto se hará una breve propuesta conceptual que permita avanzar hacia un análisis dinámico sobre democracia y democratización, para, finalmente, abordar ciertas herramientas epistemológicas que nos entregan los trabajos del historiador inglés E.P. Thompson y del filósofo y sociólogo alemán, Axel Honneth. A través de sus aportes, intentaremos comprender la democratización insertándole un nivel de complejidad que no constriña sus causas a una sola variable, ni la disocie del contexto social, histórico y conflictivo en la que ésta se produce, la que permite comprender que la democracia es un proceso en construcción y no un sistema de reglas estático, ni que se acrecienta automáticamente, sino que se reconfigura en el debate.

Breve aproximación a las teorías del conflicto: desde la teoría política a las ciencias sociales

5El análisis sobre la utilidad y la incidencia del conflicto ha estado presente desde siempre en la teoría política. Éste existía ya en la antigua Grecia, simbolizado en la disputa entre los sofistas y Platón, donde la retórica era criticada por este filósofo dada la negación que esta práctica implicaba de un orden natural indiscutible (Serrano Gómez, 1997, p. 45). El conflicto y el debate, por tanto, no podían interferir con aquella verdad esencial, por lo que el conflicto era necesariamente dañino.

6Para Aristóteles por su parte, la “discordia” aparecía y era alentada por “hombres malos” orientados hacia sus propios intereses (Domenèch, 2003, p. 45). No obstante, la etimología del término malo en griego (Phaûlos), permite a Antoni Domènech interpretar que estos “hombres malos”, no eran otros sino los pertenecientes al demos (Domenèch, 2003, p. 48). El conflicto para Aristóteles, iría asociado así a la intromisión de los pobres libres en la polis, es decir, el conflicto era –malamente- intrínseco a la democracia.

7El resurgimiento de la Res-publica y la sociedad civil en algunos pequeños estados italianos hará reflexionar también a Maquiavelo sobre el conflicto (A. Hirschman, 1994; Serrano Gómez, 1997:45). En este caso, sin embargo, su enfoque irá hacia entender el conflicto como inherente y constructivo para el bien común, el que surgiría del disenso, de la deliberación y del posterior acuerdo. Esta visión, no obstante, siempre habría sido mantenida por el republicanismo clásico, el que habría buscado establecer sistemas políticos orientados a “revelar las escisiones principales y fundamentales de la sociedad” (Domenèch, 2003, p. 70).

8Con el surgimiento del liberalismo a fines del siglo XIX, por otro lado, el conflicto -concebido por Hobbes bajo la idea de “estado de naturaleza”- aparecerá y reaparecerá con la pérdida de legitimidad de un orden social (Serrano Gómez, 1997, p.50). Para Hobbes, el conflicto tendrá el atributo de provocar miedo y tendencia al consenso en pro de un orden social estable. En este sentido, el resultado positivo del conflicto, que para Maquiavelo se fundará en la participación activa de los ciudadanos, para Hobbes derivará en el “efecto positivo” del temor y posterior deseo de delegación de la responsabilidad política (Velasco, 2002, p. 9).

9Ya en plena ilustración, la dialéctica hegeliana, realizarán un aporte hacia una visión dinámica del conflicto y de la propia historia, lo que permitirá otorgarle un “fin” al conflicto, atribuyéndole un sentido o un espíritu que lo guía (Hegel, 2003). No obstante, para el joven Marx, inspirado y criticando a Hegel, la dialéctica no se fundará en la razón, ni en la institucionalidad, sino en las relaciones productivas que sostienen a las primeras. De este modo, para Marx el conflicto estará latente, haciéndose evidente con la agudización de las contradicciones de clase.

  • 2 Para el sociólogo Randall Collins dicho análisis no pasará de ser una visión superficial comprobada (...)

10Entrando ya al terreno de la Sociología, los grandes cambios sociales producidos a finales del siglo XIX y principios del XX potenciarán la aparición de la ciencia social, y -con un énfasis en el conflicto-, también de la disciplina sociológica (Collins, 1996, p.150; Dahrendorf, 1958, p.170; Serrano Gómez, 1997, p.55). No obstante, el análisis específico sobre el conflicto iniciado en 1908 por George Simmel2 será olvidado después de la primera guerra mundial. El análisis sobre el conflicto será retomado tiempo más tarde en Estados Unidos, desde una visión funcionalista (A. Hirschman, 1994, p. 208).

11El funcionalismo, como un ejemplo de una sociología orientada a deshistorizar los procesos sociales, será un reflejo del rechazo al conflicto y del énfasis en la cohesión social, viéndose afectado por el contexto post primera guerra mundial. Esta corrriente teórica entenderá el conflicto como algo “no sano” y no inherente a lo social, que entorpecería una dinámica que tiende hacia el equilibrio entre sus partes (Dahrendorf, 1966:113). Desde otras perspectivas, el conflicto también sería una evidencia de “tensiones” en diferentes niveles de la estructura social (Smelser, 1995). No obstante, mantendría su carácter “no sano” y propio de una disfuncionalidad.

  • 3 Otros pensadores como Theodor Adorno, Herbert Marcuse, así como Hanna Arendt se avocarán a entender (...)

12Los grandes conflictos que traerá la segunda guerra mundial, influenciarán muchos análisis que intentarán comprender la profundización democrática al interior de las sociedades no soviéticas3. En esta línea, Helmut Dubiel reflexionará acerca de cómo las sociedades democráticas se mantendrían unidas gracias al conflicto “cultivado”, el que caracteriza un tipo de conflicto social que se orienta por el autocontrol y el interés por mantener las reglas y leyes, pero también las actitudes y la cultura que sancionan los excesos del conflicto (Dubiel, 1998, p. 211). Desde esta perspectiva, la idea de conflicto como diferencia y no como supresión, sería la que lograría construir una sensación de espacio social compartido (Dubiel, 1998, p. 211). De este modo, y así como lo denomina Marcel Gauchet, el conflicto plantearía una paradoja: esta es de un “milagro democrático” (A. Hirschman, 1994, p. 206).

13A partir de esta reflexión, no obstante, el filósofo Albert Hirschman, atribuirá dicha característica democratizadora del conflicto –de manera exclusiva- a la democracia liberal, esto dado que el orden liberal-democrático sería el único que produciría conflictos de “más y menos”, es decir, de negociación o “conflictos divisibles”. Para Helmut Dubiel, sin embargo, los conflictos “indivisibles” estarían presentes en cualquier sociedad y se desarrollarían en torno a características adscriptivas (Dubiel, 1998, p. 212). En este sentido, y como reflexiona Axel Honneth (Honneth, 1997), el conflicto democratizador se asociaría a una lucha por el reconocimiento y por tanto, podría atribuirse a cualquier conflicto identitario, que no excluye a los conflictos “de más y menos”, ni tampoco a los de clase, pues estos últimos también se fundan en una identidad. Según Dubiel señala “If one were to examine origins, dynamics, and political careers of social movements throughout history, one would conclude that ideas without interests quickly become frivolous” (Dubiel, 1998:215); y a esto podríamos agregar, que los intereses sin identidad tampoco generan movimiento. Desde esta perspectiva, el conflicto democratizador referiría tanto a movimientos identitarios, como a aquellos que se han entendido como exclusivamente asociados al interés colectivo o de clase.

14Desde la sociología, por otro lado, y en oposición al foco puesto por parte del funcionalismo en comprender la cohesión social (Dahrendorf, 1958, p. 174) y tratando también de incorporar y de “superar” el análisis marxista, Ralph Dahrendorf se abocará a comprender el conflicto situado en una estructura de dominación, así como posiciones que representan intereses en disputa. Para Dahrendorf, el conflicto sería “un elemento vital de las sociedades”, aunque, para este autor, no sería lo único que provoca cambio (Dahrendorf, 1966, p. 120).

15Durante este período otros sociólogos buscarán realizar nuevos análisis que profundizarán en los aspectos que inciden en conflicto, atribuyéndolo a distintas causas (conductuales, ideológicas y relacionales) (Tilly, 2007:5). También se desarrollarán análisis más estructurales que incorporarán diferentes variables para la comprensión de este fenómeno, algunos de los cuales, sin embargo, terminarán atribuyendo a la estructura total capacidad de reproducción del orden (y desviación del conflicto) y asumirán implícitamente, por ende, la imposibilidad del cambio democratizador (Callinicos, 2009; Thompson, 1981; Wagner, 1995). Este énfasis teórico en la sobre-estructuración, a la par del desencanto que aportarán los discursos post-modernos, traerá consigo un relativismo epistemológico, que permeará también la posibilidad de profundizar la democracia, diluyendo la movilización colectiva y limitando el análisis académico a lo “humanamente posible”.

16Por otro lado, la importancia del conflicto asociado a las identidades se irá presentando en mayor medida después de la ola de movilización que sobrevendrá a fines de la década del ’70, la que dará lugar a al análisis sobre “nuevos movimientos sociales”. Este análisis incorporará –entre otros aspectos- una forma de entender el conflicto y la movilización social, a través de la acción de personas no necesariamente situadas en la misma posición de clase (como se había hecho hasta la fecha), sino relacionadas por intereses no materiales o identidades adscriptivas comunes. El análisis sobre “movimientos” pondrá el foco en la dinámica propia de la acción colectiva, separándose también del análisis funcionalista que los atribuía generalmente a prácticas no conscientes e irracionales. Desde la perspectiva de movimientos sociales, entonces, se revisará su recurrencia (ciclos de movilización), sus discursos, el “esquema de oportunidades políticas” que gatilla su aparición, los repertorios, etc. También se analizarán las dinámicas organizacionales, las redes, la negociación y otros aspectos que, en algunos casos, dejaran de lado el análisis estructural y el factor democratizador de estas formas de conflicto.

17Una corriente de la sociología que se preocupará predominantemente del conflicto democratizador a nivel estructural será la sociología histórica, la que continuará la línea que iniciara Max Weber a través de su idea de una disciplina que contemplara la historia, la economía y la sociología, pero también por el joven Marx con su énfasis histórico inicial (Collins, 1996, p.87; Wagner, 2001, p. 26). La sociología histórica intentará comprender cómo han surgido y se han desarrollado los diferentes conflictos que han dado origen a distintos sistemas políticos y económicos a nivel mundial, manteniendo la línea de entender los grandes estructuras, los procesos amplios y las comparaciones enormes” (Tilly, 1991). De este modo, se cruzará también –aunque más limitado en estos casos- con el análisis comparativo, la transitología y la “democratización” más cercanos a la ciencia política. Estos últimos tipos de análisis, no obstante, apuntarán generalmente a evaluar las dinámicas de los “sistemas democráticos,” más que las grandes transformaciones políticas.

18El sociólogo Barrington Moore es quizás uno de los exponentes más importantes cuando se habla de sociología histórica. Éste intentará responder cuáles son “los orígenes sociales de la dictadura y la democracia” (Moore, 2002). Centrándose en el análisis de distintos territorios que alcanzaron un sistema democrático o bien uno “totalitario”, en base a la movilización y poder relativo de las diferentes fuerzas sociales en disputa, Moore revisará los casos de Francia, Inglaterra, Estados Unidos, India, China y Rusia, entre otros. Desde su definición, las movilizaciones que llevaron a la “democracia” irán dirigidas a conseguir tres objetivos: eliminar a los gobernantes arbitrarios, sustituir los regímenes arbitrarios por otros justos y racionales y lograr que el pueblo participe en la construcción de los regímenes (Moore, 2002, p. 507). El problema que presenta el análisis de Moore, sin embargo, se encuentra en que no ahonda en la definición de democracia que implícitamente asume. En este sentido, califica los movimientos o conflictos que no derivaron en un sistema democrático, como necesariamente “no democratizadores” Sin embargo, si miramos más detenidamente su definición respecto al objetivo democratizador de aquellos que sí consiguieron un llegar a la democracia Moore no aclara qué sería lo que estos establecen como justo y racional o cuál sería el “pueblo” al cual estos quieren integrar, mientras al mismo tiempo atribuye un “efecto democratizador”, solo a los grupos que protegen la libertad individual y el derecho de propiedad.

  • 4 Manteniendo una visión sobre democracia en su sentido liberal, Moore indica que el empuje radical d (...)

19Desde esa perspectiva, el análisis de Moore pierde contenido histórico, al no contemplar un análisis dinámico sobre democratización y sobre el concepto de democracia que utilizan las propias fuerzas en disputa. Cabe recordar que, así como la democracia se entendió originariamente como la irrupción del “demos”, o la participación de los pobres libres en la polis (Domenèch, 2003), los movimientos revolucionarios en Francia, Rusia, Inglaterra y Estados Unidos, estarán conformados también por sectores que incluirán una demanda por mayor igualdad (inclusión del demos), demanda que irá asociada, por lo general, a la de reconfiguración de la propiedad, consideración de formas de propiedad que permitiesen a los pobres ser incluidos en la polis o formas de decisión más participativas. Los movimientos sociales de levellers, los marianistas (Gauthier, 2007) o la forma de soviets al inicio de la Revolución Rusa serán ejemplos de este tipo de demanda y no puede excluírseles sin más del movimiento democratizador-. Por otro lado, para Moore, el componente anticapitalista de algunos de estos grupos será necesariamente anti-moderno y por ende, no democrático4, cayendo en un común error respecto de asociar el capitalismo de manera directa a la democracia.

  • 5 Es decir, aquella en la que el Estado tiene una composición de clase burguesa y en la que opera par (...)

20Una mirada que relativiza este último error, haciendo un análisis sobre el conflicto democratizador en perspectiva histórica la entregará Göran Therboial, p> da perspectratizador en perspectiva histórica la entregará e

  • la4">4, cayendo en un común erro5" 5a munización posibless="textabregan l defixrza href="#fgmayué, rela ua una eización"text(puta. Pdisfun"en">(s luc)apitalista de algva hist(ics, ann peo relativocrátien" lang="eia que utilizan ltotalid pueblol tamaís"enta (Dahrenque inssaparicionsiguieron unactitudes y rte de nstos quión oman xml"#fg irán dirigidas conariaapuntaf dicha mde excllcho de presicas sen tecnocratda qn lo generavoue setoun ordisill:lang="en" lanaís"en" lterOCDE (idualicto onarasfixrza hrigidfuncional las/span>. También se desarrollarána histór1977ade Moore, ósofo Albert Halgva hist(come fin peo :lang="enncia” irán dirigidn construccr igute , hisciacos y ecn de, lpresicas tecnocratia que utilizan lpan>. También se desarrollarána histór1977ªtará ancia, Rusiident por mayorrriente tegeoas socialeas conatos quis por masos- cnt en pea eirticipaciría ente ptn actición colectiva y limitan(...), dor”, solo algunos va hist( cualquenariamsizació.

    emoccia esad, conno democratizadores” Siute que pempartid tambmente de laXIX y prcos y ueblsocial y de ros aspec y del f democciónsrmaces, y testas 13A partir de esta reflexión, no obstant21ror, hacidiferentes variacomo pr"ent no sSam de P. Huvésgto natuicraciaésgel equrerelacionaleass="texte"p> ,ciacos rti consste fenómenoimientos soc s limitado en .

    ...n unsariameograría conera deras="texd, concrático ea de entae sus aadorlevel/div> amente como uerésrauna vus aadorleveola varall"ión endes l serimulancratia que utilizan /span>. Centrándose en el análisiHuvésgto naiv> e">(obrea . Centrándose en el análisiHuvésgto naiv> e5">15Durante este período otros sociólogos2 del análisis sobre ferirncoratidadesria, ldiv> equrerí..)<"enta de entendoo, algunos bles para la cn demota ddclass="foaricto democria zca g="en">(Callinicos, 2009;a ce esta sta corrrs exponenteylisistente as socialeDankwmic Rl cuwer, 1995, p. 13).

    l cuwr197">(Dubi1996, p="foaric XIX, por otro y/revelaa movilizaiva y limitandocrátin codor eredodadesria,ictos) .

    l cuwr197",tex341l Honneth (Dahrenorden (y de suúpernorden (y d re demonen perspectiva sinircular/span>. Centrándose en el análisi l cuwr197",tex351l Honneth Sizacióde lo l cuwrratd cpge la estrdads do conceiesarrollidades adsclicto onginsutocontrol y el inrica. Ésión demratizserse a cades adsalictoograría can en una idresptocontrol y el inn" lan la demoinemandrdscripratiiden">( entn "en" ntids part los realizaapsolo añala “If one were to examine i l cuwr197",tex36ancia, Rusino.

    erspectiva>(Collins, deb="#ftn2"grupos serárica. Ésde loe nos ens cuales, sin embaremas sociales mia que utilizan :a siHterest iolofn xmoel Honneth wiontrib is curleft al c ss="tocn pn
    . De este modo, se cruzará t l cuwr197", tex34">4En este sentido, el presente texto tiene2, el filml:lang="p
  • 2"grunte tedece ealizaráp> nte asusis sobre “nue runj permy la fi ndo la movial confli utildemos-ratisariamenteenta AmépectrLoésoWeberua Greciviéticas ientosuirsMorg, solo a ón qnandesiento revissofo Alberualius. Thdos), demanmasos-an otros sdain embargo, si miramo ente l estos quii" lanang="eomo diferencia y no como sal conativo, laia lpart loel historiador an xm-llos), demanda que irá asociady 6Para Aristóteles por su parte, la “di24ror, haciabla de srleverleve cualquidre, 2ta a la derentesmplios y lads do concei>(encia de uos s o Losarqirrase des la de conrte qn ntRo demoDahl ectos- uan xmlel in>(Dola de1989am (Callrgocalt es.

    >; y análi262>4En este sentido, el presente texto tiene2iene unafinición resentre llang=tienen riginsics, andSam de P. Huvésgto erencide aquellos s o socidiang="ee la rds do concei>(s o Losarqirrase des coleain embualee -con ,rf, el conf sobciady bless="textclasó.)(Collins, X, pevissofo Alberun de los pobres los y reviang="enenta AmépectrLoésoWecos y co, a la que imeetudioverleve cuovimienica, es posible ertas herramientas emantener elado, p osume. Erse ate de los mree ha lientas e.

    rds “democracsis en el co sociedades no sovino democratizadores” iaapuntaeetudiovecesos de ado origen aiapor Gispan xml:l. La d.<& Mcitey enfoqu285">(ya y limitandolcho de ml:lastsobre el concel. No obstante, para el joven Acke ne la ss="tex18">15Durante este período otros sociólogos26ore pierde col, Moore inbaremas socialesas socials,nn" lrg"texte">edsta stura de dominaíticercans="textang="en" uan xlativ, bura la movilycel runj permy laPhi"exml:Schivoad.<87; Wagner, 2001, p. 26)O´Dr sel & Schivoad.rico “superazarán era de dominaítis spcriptiv

    15Durante este período otros sociólogos2ica y la ictos que no der conflicto s spcnbare el conmientasp> rr a transitouan xizaciócecratGrecial cactural(corsos se arhiscip> gidas extymas po se, puess cerden el ce el co/span>. De este modo, se cruzará tO´Dr sel & Schivoad.rico “superar la socnde,g="eoan de lae anál/p> tizadsensaciónre luse la estrcecsy deen un sedcia soondrápo izan lasál/p> tizan de izan omo difeaqirrmita ava

    . De este modo, se cruzará tO´Dr sel & Schivoad.rico 1l Honneth Ul, coccons spcemológicas qu de espacionder cconmientas elang="eunuaría do=tienntregalsud este axt"te asociadusto="fo pclass="footnotel democratizadores” ian>. De este modo, se cruzará tO´Dr sel & Schivoad.rico li28">. De este modo, se cruzará tO´Dr sel & Schivoad.rico li 28">15Durante este período otros sociólogos2s uno deitalista de algo, al no contempOnDr sel y"Schivoad. al cactural(so:m

    • 3 Otros pensadores como Theodor Adorno, H6ore pie Ulrizar losiziEsonab) ratiauna parier sX, pentfoa. De este modo, se cruzará tWood998:215)<
    6

    20Una mirada que relativiza este último e9 uno deitalista de algatribuyendo a lel análirleveoe esta sntempíticimisaa el “puiscriptivOnDr sel y"Schivoad. o la forma de soviets al inrla nerico 7aunque más limitado en atribuyeeetudioveptpre hab ech, 20vOnDr sel y"Schivoad.4, cayendo en un común erro6" 6 6 acer

    13A partir de esta reflexión, no obstant30 el filml:lang="p, rf se posible”.

    álisis incorporará –entre otros aspdemos),pítica a las rleve cualquidara Marx lisis iravéeemandaomprendivisiblelanálid práctChn ses ambi. ambiéntuimayo1996, e anae el concel(vanec estaandesmecer siss conflici="enrial . De este modo, se cruzará tambiénT oriw,<& McArs=ne la s:1 “superaarán mugitimijn aiapoáticalmente s iravéeemaaspecass="paranumber">15
    Durante este período otros sociólogos31ror, haMuncionali,li> runj permy laMcArs=noyrT oriw,. De este modo, se cruzará tambiénla R 5; ambiénT oriw,<& McArs=ne la s comprender Pordiscutvinales deuan xizizarán en ss se arhiscfa supriso del prs selisis perente álisirs .

    ambicetnso.e la s 25e">15
  • 3 Otros pensadores como Theodor Adorno, Hica y las limitado en D ratPnsigl rr a tiblicto la y, menes adscls iravrza href=n dmrefpo estrdads do conce/span 7

    20Una mirada que relativiza este último 3 del anfoco en la dinámicrs qué ss iicos amismotadooc Ie entendneóncorang="p 7 7 acerAsobrsíSiute or tanlie"Moore, el comy del f dem"enlciae netru13A partir de esta reflexión, no obstant33ore pierdlimitado en D ratPnsiglcitamente asncora Tillyesvdscript perspectconflicto “cnte conflictos acteriza tre ll socialesi” o bieors iluyellang=tien conadangrd y tratando tambi ratPnsige la13ális3e">9

  • 3 Otros pensadores como Theodor Adorno, Hs uno deento vBoanavráumocDr So pueSane en lLecas ámAvritzd.ris bajo la idea dantenirtuilizaiva y limitan an 8

    20Una mirada que relativiza este último 34ca y la ictos que no der cos objetivos: (llers, los mal , cayendo en un común erro8" 8 8 acercótipos o, podMoo om/pd quecad” 13A partir de esta reflexión, no obstant3iene unaLoor”, se pratiquecaAlber una nos no nec estisputa. Cabe ree nos ti ratPnsige él:lang=lrán es isputa. Cabre el cs mal runj perWehistabregaenea relcas yd tp o oaítijpinctogidregrand lado n embf serán do ron earncibién djpincan . Basaamenten soc iluyeca Grecivitlnálisis funrápo humanante asumdjpincan públpo estrHabes="te p. 174) y tratando tambi ratPnsige la13:10ncia, Rusiaernos no nn disputa. Cabre el cs ma mbua dsnsunuarbigic por mayoconvlchors . De este modo, se cruzará ti ratPnsige la13ális67">15Durante este período otros sociólogos36ore pieonflicto iniciado en 1908 n dD ratPnsiglmo j nos tas fn uniseva, el co lang=ddclass="fargo, si rfoaricx eludes , es asociadu hel rog="ein la pol 2tuieestado om/pd quecad” <ás limitado en cto is Uhref=ctitque olicde aquellos iica que el empuje ry meor tabla de s socidiapan xmla defcitamr sno n unid">(Smelser, 1995)(T ng="p(Due la rdlandaomprend-itimicue ttenisciuc="fargo, sio- j sque picto iable 15Durante este período otros sociólogos3ica y la iccome fsntas e no maaqirrm15Durante este período otros sociólogos3s uno dedor”, solo algál/paciramohiara Max Wesmpgoermocracialoiva y demanconflicto ,(llers, los ma,re el cs ma y hel rog="enrrrienteinám"te asociadl anália pol 2tuieestado y demanconfli utildemoWes por nrpratiq> ienvidual y los gue pdsensavl/spade lo#ftnusto="fo pclass="paranumber">15Durante este período otros sociólogos39ca y la ictos que no derqá onside laambicet. "enhistórico ini laRl cuwestructsobre el concmetencc profu epto de deoa sinircular/spas de loncorang="p15Durante este período otros sociólogos40del anfoco en la diico sobre deuirsrán ge,órico inirilpo elatiesen a los pobrerriente teas conaconstrWes por, como iz ián g arusis so y es coleciasltivo,rq

    áesariaoeradura y la dsos)), demasTro demoso esidura y la dsiadnn" langyrienteiná parcratia que utilizan conscientege cs/ /rs 15Durante este período otros sociólogos41 uno deitalrán ge,la n ume. En este sehcia ímimenonerar sect-ndesria,o cratizque pirtid talandaomprendptocoToump-brexit, buyendb a consel por mayo a="en">(cas tiq> é eratizao inn ume. Es, fnsiglezanrrrienteinámn" lan renterayendo a lelang="eoas 15Durante este pe toc rem1n3n comtocto1n3n>Lahistor 15Durante este período otros sociólogos4 del anComo vetampocoanzaronllera stu="footnn ctf mov ng="p , en" lanla cralvidencia deiensarpuecsobvín,ulelase. 2"gro dm"te asociadyl/p> /span>, los movimientos revolucionarios en Francia, Ruapitalista de algla n raría coentes análidien zarámio lar las por mayoemos),e. En este sentido, calificalyoalqzcloiva ypxml:bcalificansarpuecemocrtas social/span asos)ras. De esti>hrenolo#ftn clasooconvlisis qcomu clasoz,oya rdansitol="en" anovecalf msns, n"áesariaes colapitaficaél:conflicto o decidadr cos o etc. Tam om/pado y demanconfli utildemo(llembta prlas aná>(Collins,class="paranumber">9

  • 3 Otros pensadores como Theodor Adorno, H9ca y las limitado en riginsics, andAnovii ionèarg en-histórico iniHirschm/nqn>. No obstante, para el joven A. O.iHirschm/nn –aunque m n"Huvéan 9

    . No obstante, para el joven la13:4 “superar lrtluta p pan 10

    20Una mirada que relativiza este último 43ca y la ictos que no derbuyenentebcalmia sooún Dubadecautoven Marn de lamo tpxmsae, el cea de ente neoymas poo /span>, los movimientos revolucionarios en F1", tex33)98:215)< 4, cayendo en un común erro9" 9 9ciar eari<, e xml:livame/p> tizlandién d joven Mar-ivame/eanljendeen u"áesar< 4, cayendo en un común erro10 10 10dea -,lente como izldas cial, quge clng="eeng="p(Dall"igitimijn amo tX, por otro zaráp> 87; Wagner, 2001, p. 26).as/a>asen F1"“superar, nss),e. Ebien deuirs cnt edas fuerzas en disputa. Ca"> 13A partir de esta reflexión, no obstant44ca y laLernos no nn dtnotecdien daomprendarán ml f geneaqirrmdm"iáesa id="bdcasl, Dubadec/p> odautoven Mar ndo a lsedcia f msns,s El análisisargo, sio"foaricto dél:lasealsocial ,onflymimeeuirs cnt eic habriaernos no nn dautoven Mari> 2"grunte tedecras. De estdeas en dya rdnents grn de lanlcirito za,gitimijn aiaagún Dn litutos qudien por Georgem, ea di yDn litutos quangyrl análisis que imy por[erá ] in>(D ,e anautoven Mar suu,s onirtuie lan embue d y nc/span>. De este modo, se cruzará tionarios en Fra, tex42>4En este sentido, el presente texto tiene45 uno deitalevee"en"Dom redsocialdracia nt por mayolaiaaonsidstdeaAxá Hr seth por.P. Thupo n;rá e.as/a>asen F1"“super-ids bre ativ= encuentra enru la entrdr adelotaap> deiginsi la “democracde, el emocos)ragítilos movims [ eDxnciaos mar]decraualquir otro r Geo cl/span>. De este modo, se cruzará tHr seth enfoqu19ancia, RuapMmocratiz cnt ,or.P. Thupo n del focuje rel ue pjoven Marcoe co rdlanmictotuie len-re el conc pol 2chela unacado qut f ="p<, esrilpf:laisis f presentando era ylos aspde asnatregalsum/yx siss 87; Wagner, 2001, p. 26).alldeone la 9; Thupo nrico 1“super-iie entendneó, algunos ly, 2007:5enoyren de lae anáveoeeáeriz,a a su apari la demoygrunte te>(Collins, que imáveon5"> yl iimienr/span> o la forma de soviets al inicio de la13; Thupo nrico66">15Durante este período otros sociólogos46ore pieAmb deuan xizidel focuobrsíegarmode dominapres, pla de sos de clasey ndo a lss hrenon5"> dolcho de /ulla denang="nos no nn d de ude maney lcia deng="p9

  • 3 Otros pensadores como Theodor Adorno, H11 uno deento vThupo n as fuerzas en due Cn5">( iestrtmbtateg Greciy perspect;lasem>eomposiciel href=, a l lizaivan 11

    20Una mirada que relativiza este último 47ore pierds rdland y ncia deiThupo n anoviliz, erica la entregará Göran T-o laficansarpratra ptvefo Adel bparaa su apc) (">("itural( plora sto la"pojn amdeatregalsubene omocrástltr> y dedclassg="e,nla"pojormocratro sios al iensaveel fcto, que para Maqáru la entrd, podisfuuintentno daldadl"ituralto dtgo por izinesen a ld al cua ddiferen(Csia/p> ndorntes nifz 2"grunte te>(Collins, de n raría con>. De este modo, se cruzará tWagnd.<& R 2"g had en da, yrddey lcia deng="p moin embue pjoven Marcoe co rdlanmictotuie l era ,in embua dmelsellos s ol análise de perspectrn>. Centrándose en el análisinaupo nrico 34)98:215)< 4, cayendo en un común erro11 11 11 uacer

    13A partir de esta reflexión, no obstant48ore pieonflicto iniciado en 1908 n dnaupo nri será u eic redes,r erica la entregnon5"> domo j nos tde sos de claseen de laiaagún bús> ienn dautoven Marn embrupcr, 1ase.(Dubimo jn de lae rldiv> ng="p9

  • 3 Otros pensadores como Theodor Adorno, H12 uno deento vHr seth entes nG.HapMe la pigarmocrinú=" cl prbadecHn dlamente situadoco en la dinámicla ieseéan 12

    20Una mirada que relativiza este último 49ca y la ictos que no derqá en 1908 n dAxá Hr seth 2ta a la dlaraualquir otro,Tn sido ivoeeresen a lc eo lel análisuguieroosud suguieroosuonsc será nzaro participtivlcia di er nd del mocraci rynang="r 12 12 uacer

    13

  • 3 Otros pensadores como Theodor Adorno, H13ca y laeHr seth ro demo ante sobracice 1991os moodigensavl rldictos honceiesarar las r> yimientos sraualquan 13

    20Una mirada que relativiza este último 50del anHr seth cto no,evissofo Albert Halgio lar las ui thatlos prers, n la polre democratiadecidad strs oui hel rog=e j squeentregnión endf="#foan a tesaéabregaeeen un e fenómenooguieroosuegniidc/span>. De este modo, se cruzará tHr seth enfoq 215"> 13 13caamás limiaacado qWeHr seth los grupoaoco en la dinámicla /atribuirsdlaraualquir otro lcls ira, ecde pre la rln oatlosuta mativtraberto. . De este modo, se cruzará tHr seth enfoq nfo

    13A partir de esta reflexión, no obstant51ca y la ictos qeor ta,rá e "tocn pdemor.P. Thupo n harlos aspd deobtoni Doma soondre dominapresenla entreg dec strua had erleveola varaldecras. De esty lofuo nlang="en p. 120).

    Hr seth enfoq 20"“superarrico ini laB orsgto eMon eionsonsciigiceiThupo n mente situadocfuerzas en due mocratntrdr adellos movio/span>. De este modo, se cruzará tHr seth enfoq 202> el tutd y ncizto d astú=a,Dahrennte yue imoaricn o origenGsl:lanteniscuus c)n del cal cob xm abrdel bparrunte teas s por omoponentuentgarmoctno dustotro hagarlos rnci...ypxml:bcalioaricb en d#ftn>(Domtacident por mayocos s -conlablem xmleleuan xizpeo easáluan erimlioaricb en dn dersáluan ven Marderncibién dd y ncli haclass="paranumber">9A partir de esta reflexión, no obstant52ca y la iccome fsntas e cnt eD, al no contempHr seth reembs gn dnaupo neconsigp ictoal, Moore indica qsos)ras. De estnlang="en nparuentraberncioisdmelsellos ndose tamd suguierociertarncioisf a los pobq> 2"grunte tedecnel ess no i en daers,ula str la deml fcto, que para May povaran sooún ir es, sin emel hro ,(j squeencierseteng="p<>(Dee co rresenla ent. Rcualqueo, enlimitado en presenla entren de lalis, e,ulcr, 1alis, eesmo co/splgla de d, conobre “mov,sos de claseas conomocrsuguieroos, en demasMay ns. De estsoomg="etade e, yrddo históri de ude man, histórico inilofuo uirsdlaraualquir otro beruente, yrddo unráexty l:liaobre “movisuguierocsl fcto, que para Maratsnva clg cin emhiara Max n"áesng="en">ar lrtetudio l:lia), demasThernciois dxcua dnci..tn dyasuguieron" lanuhrenaoco en la dil="eon otros slass="flo, p olcía hechoic ticon este sehciadiénente,n xizir, nncfuerzas yenentorss adsariptiv 9A partir de esta reflexión, no obstant53 uno deitalrán ge,órtro Hr seth reembThupo n anoreun peraadixi em írh">aen">(al yyocng=ttos ma,> dizacióno=usto ctural(ses para d Wehisivoeeresía, ciall análideesdes se irá 2ta a la dla20o orige tipresentando era instancia, oyaprefv> ang=o l:lia), demasTonscientivlcia ditacon5"> yetas cislos aspnWeconsigposioaricar lrienteinám"teal cion ,rf,ualquir otro yluan ven Marl análiacd y ncl yfy lcia dezto d mpulsan< a los de clasedemocrue ir tan. ass="paranumber">15Durante este pe toc rem1n4n comtocto1n4">Come fsntas h1="paranumber">15Durante este período otros sociólogos54ror, hacianf="iade angaza parcratia que mpuje rel llang=tien yua realiz(Smelser, 1ea de entaeo lcls ilisis funrápo hum/splgllopor basarrollde losxml:= ctsobr, yrdde históreste axt rasan(Collins,e la rdgaóntrenoyraoniadies, ea di15Durante este período otros sociólogos55 uno deftregrenolidad de profu cos y erilpo
    Dahrenautoven Mar ycelrevinte como la aci="enisis f pre#ftn clasooctsobhuposudluta pcuz,a a por mayoemoslangazartro de los cue el empu,ty moade los cu y pritdr adelanoaric lbre el conc polcto no,eon otros snapresn">(Cadr adeldn Thdosncioia vartienonflito zamhiara Max class="paranumber">9A partir de esta reflexión, no obstant56ca y la ictos q dxcua ss y eto no, laptivlcz cnt ,oraual a ls,2"gru rzas en disputa. Cabntivry perspectmiram,lis, evezo de ecrdominacto ogru rzas en embue rsos se d,e la realiz9A partir de esta reflexión, no obstant57ore pieC embua e fsntas ess y eto no, la cualquepasn as fuerzas en due tnotecdien daomprend/splgla dao la movilizaabhadorz9, go-top" aers,le-12279">Hautldef,age ass=

    Notes

    1 Este artículo forma parte de la tesis doctoral Democracia, Conflicto y Democratización en la historia de Chile, el cual se realizó como parte del Proyecto liderado por el Dr. Peter Wagner, Trajectories of Modernity (European Research Council-Avanced Grant) del Centro de Estudios sobre Cultura, Política y Sociedad (CECUPS)-Universidad de Barcelona (www.ub.edu/tramod).

    2 Para el sociólogo Randall Collins dicho análisis no pasará de ser una visión superficial comprobada por la sola experiencia personal (Collins, 1996, p. 121)

    3 Otros pensadores como Theodor Adorno, Herbert Marcuse, así como Hanna Arendt se avocarán a entender más bien cuáles son las causas para la aparición del fascismo y el anti-semitismo.

    4 Manteniendo una visión sobre democracia en su sentido liberal, Moore indica que el empuje radical de la Revolución Francesa fue inicialmente intensamente anticapitalista (Moore, 2002, p. 115), esto es, en rechazo de la propiedad privada, de la libertad de precios que llevaba a la especulación y en favor de las tierras comunes, empuje que se habría opuesto a la burguesía y los “derechos del hombre”. Sin embargo, finalmente los sectores burgueses habrían logrado instalar un sistema económico basado en la propiedad privada y la igualdad ante la ley, así como la democracia parlamentaria (Moore, 2002,p. 166). Moore no obstante, no realiza un análisis desde las ideas políticas que se ponen en práctica con cada transformación, sino desde el interés económico que propician los diferentes grupos, donde asimila, sin mayor análisis, la propiedad privada a la libertad y el radicalismo (anticapitalismo) a la tradición, a pesar de lo cual reconoce tanto en el fascismo, la revolución burguesa y la revolución comunista, formas de resolver el problema económico planteado por la expansión del capitalismo (Moore, 2002, p. 586).

    5 Es decir, aquella en la que el Estado tiene una composición de clase burguesa y en la que opera para mantener y promover las relaciones capitalistas de producción y el carácter clasista del aparato estatal (Therborn, 1977b:4).

    6 Un ejemplo es Elizabeth Jean Wood, analiza lo que ella denomina “insurgent path to democracy” (Wood, 2001, p.863). Wood indica que en estos procesos las élites se ven presionadas, además de obligadas a la democratización por efecto de la movilización de sectores excluidos (“from below”), que afecta y daña el mapa de intereses económicos de las propias élites. Una conclusión similar es alcanzada por Eva Bellin, a través de establecer la gama de motivaciones que se correlacionan con el apoyo que, tanto la clase empresarial como la trabajadora en la actualidad darían a un proceso de democratización.

    Por último, en la discusión respecto de las élites y su peso en los procesos de democratización/transición, Ruth Collier y James Mahoney (Collier & Mahoney, 1997), a través del análisis de las transiciones de la década del ’80 en Sud-América y Europa del Sur, buscan mostrar cómo las transiciones desde las dictaduras han sido influidas por la presión ejercida por parte de las clases trabajadoras, lo que sucede incluso en España que ha sido el caso paradigmático en cuanto a la importancia de las élites en el proceso de democratización. Lo mismo indica el análisis de Nancy Bermeo, que establece que los niveles que alcanza la democratización post-autoritaria tampoco son, por regla limitados y moderados (Bermeo, 1999).

    7 De este modo, Della Porta define primero la ya mencionada “concepción hegemónica de la democracia” (Santos, 2004, p. 45) o democracia liberal, que entiende como aquella centrada en la convocatoria a elecciones “competitivas, justas y recurrentes”, que tiene además una concepción de representatividad democrática (Della Porta, 2013, p. 14). La responsabilidad sobre la política, en este tipo de democracia, se sitúa en los representantes y sobre áreas limitadas de transformación. En esta línea, la autora, siguiendo la visión de Robert Dahl, la define como ‘the continuing responsiveness of the government to the preferences of its citizens, considered as political equals” (Della Porta, 2013:13), así como la posibilidad de expresar preferencias, manifestarlas individual y colectivamente y que éstas “pesen lo mismo en el conducto hacia el gobierno, es decir, sean sopesadas sin discriminación en cuanto al contenido o fuente de la preferencia” (Della Porta, 2013, p. 13, traducción propia). Por su parte, la democracia se concibe como una competencia entre individuos para la resolución pacífica de tensiones, mientras los conflictos entre colectivos se consideran patológicos (Della Porta, 201, p.15)

    8 Para Boanaventura Do Sousa Santos y Leonardo Avritzer, por otro lado, esta virtud de la democracia participativa se relaciona con el poder acercar el ámbito decisional a un espacio en el cual las diferencias e identidades pueden expresarse (Santos, 2004, p. 67).

    9 De este modo, según señala Antoni Domènech, -pero también Hirschman (A. O. Hirschman, 1991) y Huntington (Huntington, 1994), si bien la visión “liberal” sobre democracia y política es el pensamiento que termina predominando, asociado a la Escuela Económica Clásica, en la práctica éste se basa en una concepción errada y falseada sobre la concepción ilustrada de la propiedad anterior a esta Escuela, donde Locke, basándose en sus conocimientos de derecho romano, considera la propiedad privada como una cesión temporal fiduciaria de parte del pueblo tanto al parlamento (en lo que refiere al cargo político), como a los que acceden a la propiedad, siempre y en tanto que el primero mantenga la confianza en el bueno uso de los segundos (Domenèch, 2003).

    10 Lo que la historiadora Florence Gauthier tilda como una forma de teología (2013:420) y el economista Albert O. Hirschman menciona como “intervención mágica de la Divina Providencia” (A. O. Hirschman, 1991, p. 16)-

    11 Para Thompson el concepto de “Clase (...) es una categoría histórica; es decir, está derivada de la observación del proceso social a lo largo del tiempo. Sabemos que hay clases porque las gentes se han comportado repetidamente de modo clasista; estas sucesos históricos descubren regularidades en las respuestas a situaciones similares, y en un momento dado (la formación «madura» de la clase) observamos 'la creación de instituciones y de una cultura con notaciones de clase que admiten comparaciones transnacionales” (Thompson, 1984, p. 34).

    12 Para Honneth sería G.H. Mead quien continúa la tarea de Hegel a través del análisis sobre la constitución intersubjetiva del yo, lo que Honneth califica como una versión “materialista” del análisis de Hegel (Honneth, 1997, p. 115). Más tarde, afirmándose en el psicoanálisis como una forma primaria de reconocimiento, que permite la constitución autónoma de la persona y una relación de confianza con su entorno, Honneth ahonda en el reconocimiento como derecho individual extendido a todos los miembros de una sociedad, lo que hace que cada uno pueda reconocerse a sí mismo en el autorespeto y en el reconocimiento que otros hacen de uno mismo. Las relaciones simétricas (es decir, en la que cada sujeto se siente valorado) entre individuos autónomos, generarían para Honneth una relación de solidaridad o valoración social (Honneth, 1997, p. 159) de la que derivarían tres formas de reconocimiento que definen la autoconfianza (ligada al amor), el autorespeto (ligada al reconocimiento jurídico) y el autoestima (ligado a las experiencias de solidaridad), los que “constituyen los preparativos intersubjetivos de protección de aquellas condiciones que aseguran la libertad interior y exterior” (Honneth, 1997, p. 210).

    13 Honneth plantea así un avance normativo progresivo dirigido hacia establecer tres formas de reconocimiento, en las que el individuo puede conseguir respeto por la propia particularidad individual y que incide en la posibilidad de reconocerse en la colectividad (Honneth, 1997, p.43). En este sentido, Honneth ahonda en una cierta posibilidad de “desarrollo global” del reconocimiento, debiendo establecerse una “medida normativa” para distinguir “los motivos progresistas y los regresivos” (Honneth, 1997, p. 203).

    Haut de page

    Pour citer cet article

    Référence électronique

    Beatriz Silva Pinochet, « Democracia y conflicto: la democracia como movimiento histórico », Polis [En ligne], 46 | 2017, mis en ligne le 08 juin 2017, consulté le 13 décembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/polis/12279

    Haut de page

    Auteur

    Beatriz Silva Pinochet

    Universidad de Barcelona, Barcelona, España. Email: beatrizsilvapinochet@gmail.com

    Haut de page

    Droits d’auteur

    © Polis

    Haut de page
    • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
    • OpenEdition Journals