Navegación – Mapa del sitio
Lente de Aproximación

Reforma Agraria en Chile, ¿Palimpsesto de otra ruralidad? Reflexiones y propuestas

Chilean Agrarian Reform: Palimpsest of Another Rurality? Reflections and Proposals
Reforma agrária no Chile, ¿palimpsesto outra ruralidade? reflexões e propostas
Marcel Thezá Manríquez, Daniel Flores Cáceres y Daniella Gac Jiménez

Resúmenes

El presente artículo aborda e interroga al proceso de la Reforma Agraria chilena a partir de las hipótesis que comúnmente se esgrimen, en cuanto a que esta Reforma fue precisamente la consecuencia de un abanico de urgencias de modernización y desarrollo capitalista, lo cual se constata en la mayor parte de los países de América Latina. A partir de este enfoque se observa que el aspecto central de esta Reforma fue la necesidad de apurar la modernización productiva del sector agrícola, así como enfrentar los desafíos de reconfiguración de las relaciones de poder dentro de los espacios sociales rurales. Bajo estas consignas, el presente artículo sugiere que el proceso observado muestra una interesante lógica de “palimpsesto”, donde las fronteras del cambio histórico son más bien imprecisas, en cuanto no terminan por definir realidades que aún continúan en tensión; lo anterior desde un perspectiva productiva, social y cultural.

Inicio de página

Notas de la redacción

Recibido: 08.06.17 Aceptado: 03.07.17

Texto completo

Introducción

  • 1 El autor Daniel Flores agradece el apoyo y financiamiento del Fondo Nacional de Ciencia y Tecnologí (...)

1Hace aproximadamente 10 años, también en el contexto de la conmemoración del proceso de Reforma Agraria en Chile, el Programa de las Naciones Unidas, PNUD, presentó el Informe de Desarrollo Humano sobre el mundo rural (PNUD, 2008) 1. Dentro de este informe se consultó - en una encuesta levantada específicamente en zonas rurales - tanto por la evaluación como por la memoria de este periodo al cual normalmente se le asigna una connotación histórica de gran relevancia y de profundo impacto para sus generaciones futuras. Los resultados de las preguntas aplicadas no dejaron de ser paradojales. Si bien el 58% de los encuestados respondió “haber escuchado hablar de la Reforma Agraria”, solo el 40% del grupo socioeconómico más bajo, y el 30% de los jóvenes de entre 18 y 29 años, respondieron afirmativamente a esta pregunta; a saber, que habían escuchado hablar de esta etapa de la historia de Chile. De igual forma, del grupo que escuchó hablar de la Reforma Agraria solo el 50% planteó que fue un hecho más bien positivo para el país, mientras que un 36% señaló que fue un hecho más bien negativo. El resto, un 14%, declaró no tener opinión o no saber al respecto (PNUD-Chile, 2008, pp. 44–45).

2En consecuencia, estos datos nos hablan de una evidente fragilidad y complejidad de la memoria frente a este hecho fundamental en nuestra historia; fragilidad y complejidad que es preciso contribuir a comprender y a precisar. Hoy, en el marco de un nuevo aniversario - cincuenta años de la promulgación de la Ley 16.640 sobre Reforma Agraria en Chile (Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, 1965) - qué duda cabe sobre el impacto de esta Reforma en la escritura, en la estructuración del relato y en la conformación de nuestra actual modernidad. Sin embargo, y a la luz de las estadísticas presentadas, es de toda evidencia que, a pesar de su relevancia simbólica como hecho clave de la historia nacional, hoy nos vemos obligados a complejizar las dimensiones de este impacto para comprender cómo se siguió “re-escribiendo” esta historia y qué aspectos permanentes persisten en la actualidad.

3Por ello, la hipótesis medular que sostiene este artículo es que en la historia del mundo rural chileno confluyen diversos vestigios de a lo menos dos escrituras distintas y anteriores que se van yuxtaponiendo, y que, en este contexto, de cierta forma hacen convivir la Hacienda con la propia Reforma Agraria, adquiriendo aquello precisamente las características de un palimpsesto. Si la historia es émula del tiempo y depósito de sus acciones, al decir de Cervantes (Cervantes Saavedra, 1871), es porque de ella se desprende una continuidad. Precisamente esta continuidad, en el caso específico de la Reforma Agraria, termina leyéndose más bien como una insinuación; lo mismo que en los viejos pergaminos reutilizados producían las anteriores escrituras sobre las nuevas. Lo anterior no solo se produciría por la poca incumbencia en la memoria de sus herederos directos - que son formalmente los habitantes del mundo rural - como sugiere el hallazgo del Informe del PNUD Rural (2008); sino fundamentalmente por los propios trazos que la trascendencia de ambos periodos - la Hacienda y la Reforma - nos han legado.

4Si creemos que la Historia se repite una vez como tragedia y la otra como farsa, podríamos plantear que entre la Hacienda y la Reforma existe un juego de escrituras espejo. Así, frente a la improductividad de la Hacienda, aparece la eficiencia de la Reforma; frente a la explotación de una, la libertad de la otra; frente a la violencia institucional, la violencia revolucionaria. No se puede comprender, por lo tanto, la idea de Reforma sin Hacienda, ni Hacienda sin Reforma. Finalmente, frente a ambas escrituras, que eran opuestas y la misma, una tercera que está en proceso de construcción, a la cual llamamos “otra ruralidad”.

5Por ello el inicial interés del presente artículo de abordar el proceso de la Reforma Agraria chilena a partir de las hipótesis comúnmente desarrolladas en cuanto a que esta Reforma fue precisamente la consecuencia de un abanico de urgencias constatadas en la mayor parte de los países de América Latina y cuyo foco central fue la necesidad de apurar la modernización productiva del sector agrícola, así como enfrentar los desafíos de reconfiguración de las relaciones de poder en el mundo del agro (Bellisario, 2013; Kay & Pineda, 1998).

  • 2 Según Diccionario RAE: Manuscrito antiguo que conserva huellas de una escritura anterior borrada ar (...)

6Es en este marco, ampliamente abordado por la literatura que ha estudiado las diversas reformas agrarias del continente, que nuestro trabajo sugiere que el proceso observado muestra una interesante lógica de “palimpsesto”2, donde las fronteras del cambio histórico son más bien imprecisas y no terminan por definir realidades que todavía se encuentran en tensión en varias de sus dimensiones.

Dimensión sociopolítica

7La Reforma Agraria marca un antes y un después en la Historia de Chile. Lo anterior lo podemos afirmar puesto que claramente el objetivo de su implementación, implicaba, fundamentalmente, poner fin a la Hacienda; estructura económica, social, productiva y cultural que precisamente había regido a Chile (como patria o reino) durante más de 400 años. La idea de Hacienda a la cual nos referimos, había sido definida por Recaredo Tornero en 1872 del siguiente modo:

  • 3 Un departamento es una unidad político-administrativa. En el siglo XIX el país se dividía en Provin (...)

“En Chile se designa con el nombre de Hacienda a una porción cualquiera de territorio cultivable en todo o en parte, siempre que su estensión esceda de treinta cuadras cuadradas. Como el valor de la propiedad rústica solo ha comenzado a subir desde 50 años a esta parte, resulta que el mayor número de nuestras Haciendas tiene una grande estensión de territorio, alcanzando algunas hasta dimensiones mayores que las de un departamento3. La Hacienda de la Compañía, por ejemplo, tiene 11,000 cuadras planas i 98,000 de cerros, i de las Canteras tiene 27, 181 cuadras cuadradas. En toda Hacienda existe un edificio más o menos estenso, llamado las casas, que sirve al mismo tiempo de habitación para el patrón i el mayordomo i de bodega o depósito para las mercaderías o herramientas. El gobierno interior de la Hacienda depende inmediatamente de sus dueños, pero no están sustraídas a la inspección i jurisdicción de las autoridades locales (SIC)” (Tornero, 1872, p. 427)

8Precisemos que la Hacienda fue, en primer lugar, un sistema de producción agrícola orientado fundamentalmente a la comercialización de sus productos en el mercado externo. Este sistema productivo se sostenía sobre la base de una jerarquía social y política en cuya cúspide se ubicaba el hacendado (o Patrón), que era el propietario de las tierras y de la producción, y luego por los inquilinos, que eran, al, mismo tiempo, trabajadores y habitantes de sus tierras. Entre ambos existía una relación de producción que funcionaba claramente sobre una fórmula específica de intercambio y coexistencia. Así como el patrón proveía a sus inquilinos de terrenos para instalar sus ranchos, mantener una chacra, más algunas regalías, el inquilino le pagaba al patrón un canon y le ayudaba en los trabajos de la Hacienda. Este canon, sin embargo, para la tradición sociológica conservadora chilena no era un pago, sino más bien un tributo que el inquilino ofrendaba al patrón, quién, en su consumo y a través de rituales y fiestas (religiosidad popular), cumplía el rol de realización del valor del trabajo de los inquilinos. Además de los inquilinos, también eran parte de esta estructura productiva los peones, quienes eran contratados por los patrones, especialmente, durante la época de siembras, cosechas, matanzas o trillas, y se caracterizaban por ser una masa de personas nómades, sin ocupación fija, y que además de deambular y tener este trabajo agrícola temporal, lograban su subsistencia a través de pequeños robos (Salazar, 2000).

Imagen N° 1: Hacienda de Colcura

Imagen N° 1: Hacienda de Colcura

Fuente: (Tornero, 1872, pp. 432)

9La Hacienda, en cuanto sistema productivo, pero también como estructura de dominación y subordinación, determinó la Historia de Chile hasta la segunda parte del siglo XX. Fue en ese momento que una serie de circunstancias históricas dieron lugar a la transformación de esa modalidad de tenencia. El instrumento de transformación de esa realidad fue lo que hoy precisamente conocemos como la Reforma Agraria. Ahora bien, la complejidad de estas transformaciones estuvo determinada por la propia diversidad de dimensiones que la Hacienda, como modelo, abarcó.

10Por lo tanto, si la Hacienda tenía un proyecto socioproductivo (Bauer, 1975; Góngora, Mario, 1960; Kay, 1982; Salazar, 2000), la Reforma provocó cambios en ese proyecto. Si la Hacienda tuvo una dimensión sociopolítica, sea ésta como poder (Bengoa, 1988, 1990; Cáceres, Juan, 2007; Mellafe, 1981; Morandé, 1984), sea ésta como instituciones públicas territoriales (Cáceres, Juan, 2007; Castillo, Fernando, 2011; Illanes, María Angélica, 1993), la Reforma también implicó un cambio en esas relaciones de poder. Si la Hacienda tuvo una dimensión sistémica, como misión sui generis de modernidad, (Bauer, 1970; Morandé, 1984; Robles, 2003; Salazar, 2009), la Reforma implicó una transformación también en esta dimensión de regulación de sus esferas de funcionamiento.

11En rigor, los argumentos a favor de una Reforma Agraria comprendían no solamente una dura crítica a la ineficiencia productiva de la Hacienda - aspecto que trataremos en la sección correspondiente - sino también - y muy fundamentalmente - se galvanizaron a partir de una crítica a la estructura misma de propiedad. Específicamente, la Reforma Agraria se presentó, en esta dimensión, como un juicio negativo a las relaciones de dominación y explotación que esa estructura de propiedad - o de apropiación - implicaba en la relación entre el patrón y sus trabajadores agrícolas (inquilinos y peones). Era la Hacienda, para los promotores de la Reforma, un signo de premodernidad que anclaba, en pleno siglo XX, a los trabajadores del campo chileno a un feudalismo como el del siglo X europeo. Por lo tanto, la transformación de estas relaciones de producción era, al mismo tiempo que económicamente necesaria, sociopolíticamente urgente. La expropiación y redistribución de tierras obedecía, en este contexto, a un intento de integración sociopolítico del campesinado.

12El argumento socio-productivo, a saber, la ineficiencia productiva de la Hacienda, fue un argumento central en la Reforma Agraria chilena; sin embargo, para el resto de las reformas agrarias latinoamericanas, fue sobre todo el sentido sociopolítico, de libertad e integración del campesinado, el leitmotiv determinante de las expropiaciones y reparticiones.

La estructura social de Chile se estabilizó sobre bases agrarias y la vida entera de la nación hubo de moldearse en relación con la tierra. Los dueños de ella mandaban, y a los que nada poseían correspondía obedecer. La condición de cada cual estaba determinada por el hecho de poseer o no poseer una Hacienda, o al menos de formar parte de una familia terrateniente. Posición social, ocupación, oportunidades, dependía principalmente de tal circunstancia. Habilidad, grado de educación, éxito en cualquier sentido, aun la adquisición de riquezas, significaban menos que el hecho de haber nacido en el círculo de quienes monopolizaban la tierra y sus productos” (McBride, Jorge, 1970, p. 31)

13Esta verdad, que podemos llamar de naturaleza revolucionaria, que justificaba, política y socialmente a la Reforma, sin embargo, se enfrentaba también a otra verdad justificatoria del orden tradicional. Como bien describe la sociología conservadora chilena (Morandé, 1984), la relación hacendal entre el patrón y los campesinos, fue – visto desde esta otra perspectiva – como la que permitió esta suerte de pax rural que caracterizó, a contrapelo de otras realidades latinoamericanas, a la sociedad chilena. Ahora bien, esta estabilidad fue fruto, precisamente, de esta relación de dominación entre hacendados y campesinos. Fue - según este enfoque histórico – “en el patrón” donde el inquilino encontró la realización del valor de su propio trabajo. Igualmente era en las fiestas que éste promovía y financiaba, donde se realizaba el ritual que daba sentido a sus existencias.

14Contrario sensu, fue “en el inquilino” donde el patrón encontró una misión, inclusive, civilizatoria. Ante la barbarie y la pobreza, la civilización y el desarrollo - y también como puente entre ambos – aparece el patrón. Como dato ilustrativo, así describía Menadier - editor del boletín de la SNA y experto agrario del siglo XIX al campesinado en 1869 -, en un informe para el Presidente de la República con motivo de la Exposición Nacional de Agricultura:

“En otro ejemplo, en 1862, un terrateniente escribía ‘estudiando con ojo atento las capas inferiores de nuestros campesinos, lo que sobresale es su indolencia o falta de ambición para mejorar su pereza habitual’. Un incremento en el jornal solo conseguiría ‘aumentar su habitual holgazanería’” (citado por Bauer, 1970, pp. 174–175).

15Esta condición bárbara del inquilinaje, era, sin embargo, anulada gracias al patrón. Describe Claudio Gay al campesinado chileno, ahora a partir de una relación de subordinación:

“Delante de su señor, es bueno, honrado, inteligente, muy hospitalario, dotado de alguna malicia, respetuoso, no osando jamas entrar en su casa con sus espuelas y manteniéndose á cierta distancia para hablarle. A pesar de ser muy amigo del cigarrito no se atrevería nunca á fumar en su presencia aunque bastante alejado y obligado a esperar, a menos que no obtenga el permiso que viene a pedir […]. Es en extremo reservado con su patrón a pesar de serle adicto, [aunque] no mirando jamas por sus intereses ni tomando su defensa y permanenciendo mudo ante las fechorías de un compañero, aunque este sea a veces su enemigo. Es este, necesario es confersalo, un sentimiento de buena inteligencia muy comun en esta clase, y que la naturaleza parece haberles inspirado para compensar su inferioridad respecto de sus señores.(SIC)” (Gay, 1862, p. 153).

16Si, como sugiere Laclau, el antagonismo se explica como la presencia del “otro” que me impide ser totalmente yo mismo (Laclau, 2002), en la lógica política de la Hacienda el “otro” campesino no es un antagónico, sino que es un otro necesario, en tanto son las limitaciones de ese otro-campesino las que le permiten la realización de la misión de clase del patrón. Y al revés, para el campesinado, especialmente para los inquilinos - nuevamente en la lógica hacendal - el patrón del fundo tampoco es un antagónico porque le permitiría a éste, en tanto equivalente simbólico en la realización del valor del trabajo, su propia realización.

17Dos verdades excluyentes pueden convivir al mismo tiempo. Esto, de hecho, es lo que constituyen el inconsciente según Freud. Y fue La Hacienda, precisamente, como sostiene Bengoa, ese lugar donde “se gestaron los inconscientes de la cultura: los sistemas de subordinación y poder; los arquetipos permanentes respecto al trabajo, a la familia, a la moral, a lo bueno y lo malo; en fin, las bases culturales de la sociabilidad” (Bengoa, 1990, p. 142)

18La Reforma Agraria, en este sentido, vuelve excluyentes estas dos verdades; la de la explotación y la de la realización del otro. Y propio del inconsciente, esta revelación, por lo tanto, no fue posible gracias a un cambio de pensamiento, sino que fue empujada por la situación sociopolítica que la circunscribía. En Chile, el establecimiento de la cédula única y la re-legalización del Partido Comunista (que tenía como objetivos políticos la sindicalización y la Reforma Agraria); fuera de Chile, las exigencias de cambio promovidas por la conjunción católica de la administración Kennedy (Alianza para el Progreso), la Iglesia Católica y la Democracia Cristiana, que permitieron una reconfiguraron del orden y valoración de estas verdades contrapuestas. El resultado fue un proceso continuo y en permanente agudización del sistema de propiedad, que redefinió el orden de las fuerzas políticas y el contexto de las relaciones de poder y producción en el campo chileno.

19La Reforma nace, por tanto, dicho en jerga marxista, como un proceso de transformación a la situación de enajenación (o de inconscientes) en las que convivían los habitantes del mundo rural chileno. Su objetivo era la reconfiguración del sistema general de dominación y explotación que se vivía entre el patrón y sus inquilinos y peones. Esta transformación fue exitosa. La Reforma develó la situación de explotación y permitió una reconfiguración del orden sociopolítico. La bastaron 11 años, entre la llamada Reforma de Macetero de Alessandri de 1962 y el golpe militar que derrocó a Salvador Allende en el 73, para terminar con un sistema de siglos.

20Y luego la pregunta es ¿que quedó de todo aquello?... pues precisamente el palimpsesto. Porque si la Reforma borró lo escrito en el campo, como Hacienda; la dictadura y su violencia contrarreformista borraron, y muy pronto, lo que se estaba empezando a escribir en el campo como Reforma y empoderamiento del campesinado. El decreto 208 sobre las asignaciones (y re-expropiaciones) de tierra, y las demás transformaciones al sentido y fondo de las políticas relacionadas con el campesinado, terminaron reconfigurando al campo. La Reforma fue fundamental en la Historia de Chile como cierre, no como apertura. La Reforma agraria puso fin a la Hacienda y su estructura de dominación de clase, pero no logró esa apertura - emancipatoria - del campesinado propietario, cooperativo o revolucionario. Así el sujeto histórico mutó del hacendado, como eje de realización y mascarón de proa de la misión de la nación, al campesino, como eje de la Reforma y del saber hacer en el trabajo. Luego de la contrareforma, el nuevo sujeto histórico es el dueño del packing y el que sabe ya no es el campesino, sino que el técnico agrícola. Los trabajadores se han convertido, en el mejor de los casos, en eje/spareconfigurando al campo. La Reforma fue fundamental en la Historia de Chile como cierre sin:valuaci xml:lang=lung=" eje/spareconado a escribir >La Reforma nace, por tanto, dicho en j2 Reforma Agraria comprendían no solamA la que ="go- Y pr mismvponer fin a lpan xml:lang="es" lang="es">.

10< ser una m.y quilinoento del camormaal qultrate trabaetórico cisamep clumortacii xml:lang=an xaspecialmerando al caags, cstarosas (inqhile, ella conjunci-d respeciónetog qu lvin an yu en lao las quumber"el PNUD minaci;a agraria pusde esend" hrv id=p sentila apeburalezlumortapan>La Reforma Agraria marca un antes y un 2 la ineficiencia productiva de la HaciDm>orge, 1970h hows an id de esacões de podearon a psiones d>, la 6er">186n y los campesinos, fue – visto desde a y su 0< las fuerzatransformtiluandas tieo bueondic30gaba ae nuese convica a inf fue fudiv>.y laaa del munds hasteg prdistribuci de la prflos casta (quenquedo coiermass exignde inmeil:laón de clase fuusacrucci , no maximscribiepermitirsumo y a tan d y i masa lChile om forto para SNA y a luz dde gran r) en lr de la pride se ng=" los caransformaciónde, lo gantetscribiendomo enfreespe caLa Reforma nace, por tanto, dicho en j2raleza revolucionaria, que justificabaa que, a pesalra bien, lapan> x:laón de cspan>La Reforma nace, por tanto, dicho en j2a vez como tragedia y la otra como farNA y yan>“En otro ejemplo, en 1862, un terrateniente escribía ‘estudiando con ojo ateamencae yo m, 19eral fl incrtura :tura - emancipa la sociab d, que eran, al,a ermas ae, J agra modocu yuxttillo, Fernandyras tienda sitb rle adncias. mol trabln sustraídaivalenttaTsiasí desmtiluae, Jorgitb emocaleno comyspan xml:laue eran, alsglos. 1865s="texte">13Esta verdad, que podemos llamar de nat2e, era, sin embargo, anulada gracias aA lao las el patan cl storia evedraue ry sus in tcalenolotacarie y lemocalenoad, cia. Así del s de la hiem>2 Según Diccionario RAE: Manuscra vez coanu58-1964ass="paranumber">6Es en este marco, ampliamente abordado 2 se explica como la presencia del “otr aa delel vl dan clelmturultcola. Lcunscribí dato ilusolotacieo bueondic50n, 60,ón,n, de - se gals permanentcontra upatrs caransformación>, la 6er">186

. La Hacienda de la 4ompañía, p4cra vmplo, tiene 11,000 cuadras planas i 98 n y sus in tcalenolotaa ermas ae,

16n

2En consecuencia, estos datos nos hablan r al mismo tiempo. Esto, de hecho, es Yma quién produ agrarias dell di sus tiera dorloasos, en -gencias de La Reforma nace, por tanto, dicho en j2elve excluyentes estas dos verdades; l"es" lang=se hdeorala conjunción catevedraa hil

13

(BMaturalNº 7.747 minar43="paropolcunserístiascaado extn classmiuerzatransfdemturultcodieron afirvo. El resto,elaen de los vantehipótes losner fconfetados y smo tiempo, n su pahayng=" hdras coocupa.

vo. Elntento r, us Del > ialmentemo hu que p los cación quco. a lr eron undato ilustral caano lass="ci ominaclotació.ia que, a pesaeúnu padel bo undiscu yulorgornero ervadodos aión span>La Reforma nace, por tanto, dicho en j2rga marxista, como un proceso de transM camp, dsu pronu55rala Sa relaci

.

y 13 Por ello, la hipótesis medular que sosttodo aquello?... pues precisamente el Eronu57omunisle omolotaGuntur Myréstundamebs con:<“lo, de libertad e int los g="es"polizaban>.

y 13

2Por ello, la hipótesis medular que sost Reforma Agraria comprendían no solamPica rma ymaeaudcs alendauentrnoria aciend el ordeasb de stenía como os productos en opecuanma existuyo foco com (reenqueftn3" hs="es" langsro edato ilustrs bien unquilirisdirico mutó;p elis reutilizadoquilinocamncn este enfadores orgornero encia productiva de ls - laal quo ción sociopolefecsin embargolacionspan>2 Según Diccionario RAE: Manuscre, era, a dep recaxto deezasuse coa laro enciaía mnciopolítntea la caque la foco comFahdra,d sicieCria

6Es en este marco, ampliamente abordado 3 la ineficiencia productiva de la Hacies>. La Hacienda de la 5"

.

ESCOLATIra,drmaontinuidad. Precisamente esta continuidte enfmbas escrituras,iva de lde, lo g= orpumentcua perfo, silang=ensión : a)gración sociopolít,esulta que etillo, Fernadb)rarin 18xignde inastaron 11 añpdecuadnalmenteeobedearabajo " ciónl, miuación sociopo,de)al slazar, 2sos, ena te la mpesilaue eran, alsggnde ina, alcanal, la violenciinastde un deptillo, Fernarabajoyiaíaib hocripaíses de Amétntea la caqfdado (olra badores ocd)al slazar, 2ción hxntal e apedFuentecals d miuiy eloermansisido propietanecluststaieron afixignde la én xml:laue o) dorlot class="paranumber">2En consecuencia, estos datos nos hablan3raleza revolucionaria, que justificabaNa clane a pescrito,óa loíaií descuestrasar su e o Pipra: (BNº 13.305 minar59l sectacienda; , quX, aordifahdra,d si jamailia, e intgnde a eo) irmea ésta conteecisamenalmenteeobedeobre tentao herranoten no solsciend, esa 2Por ello, la hipótesis medular que sosta vez como tragedia y la otra como fara que, a pesa clasiro acióa loe esacões de aica y laun cono para /acigs,oi de lals su fcemporebligaaesu inferiyfseHacmaLcti permitieron una reconf,za para el logrEss, matUn

.

y 1ón y los campesinos, fue – visto desdspan>Y luego la pregunta es ¿que quedó de3e, era, sin embargo, anulada gracias alersas reformaslde l la foco comPrque d castae minara2 Refoo10< serp classpo propieta20resto,etar que dedlnes ndamáto no e. Lostpuelas permitieron unp reconfma des perode se así cnado, especialme de liberociolóesto,et Refoo1, matae apedíaib ndas tieEEUUiinasque glicabra casaes>Y luego la pregunta es ¿que quedó de3 se explica como la presencia del “oDste enfadores a Hacienda; 6enciinaCarto comPrque d castae ener o ba:<“Iurultandasmtil uboltrat clasés nfreespda, o alesto,,que ecaxts escrituras,iva de lImotivly cign>

<79 13Por ello, la hipótesis medular que sostr al mismo tiempo. Esto, de hecho, es lm>Y luego la pregunta es ¿que quedó de3elve excluyentes estas dos verdades; lEns, seHaciend lmelacionadcierre sde o Pinedaura:

2 Según Diccionario RAE: Manuscr se explaCansddo 6anuscr7se explaCansddo gruprba teción olots pensar olotsass="paranumber">6
Es en este marco, ampliamente abordado 3rga marxista, como un proceso de transM camp, dsu s bien unao, unaipra: . La Hacienda de la 6"

Gosnde an xml:lang="es" lang="es">. La Hacienda de la 7"

2En consecuencia, estos datos nos hablan4todo aquello?... pues precisamente el Uca que laul:laóvo u propae Chtan>(Bengoas edatcubornn Naci sobretadato ilusr sus JuletaSi Sos de Jacq camChoncho /o, 2011; Illanes, María Angélica, 19Si Sos d Choncho ónu6

2Por ello, la hipótesis medular que sos4 Reforma Agraria comprendían no solamDm>(Bones dmicame,

“En otro ejemplo, en 1862, un terrateniente escribía ‘estudiando con ojoAhipótes polo.- ModifpólsciendN° 10encp ehipótes 10enciinaC, ceres, e laPe es un otrlrEss, m,zociolósplapermanepae Chta: "E qan milia tern, como obtens - Y ppepartmaLctleyasta (quenqáan x ospuelasl cri13Esta verdad, que podemos llamar de nat4 la ineficiencia productiva de la Hacienpescritobueondicdo acfeenemto coms su fcempoionsiolang=elza parece haberl="texteno lass="ci vera deoPresia Hacn sus tcrasvdécte Yr ran, igo. yaul:laóvo u lao las ela detexto, h los ca rcõespan>.y laaaupatr, uneo estánnenEdualdee i Moa puv9iflos ca los ien der y prdatofp su, en eln>.

y 11nda el “otro” campesino no es un ants class="paranumber">2
Por ello, la hipótesis medular que sos4raleza revolucionaria, que justificabaDste enfadores el co t>Fute Y,eamentdi s bien udiscus la morale utra , chbeciopolít,es">(BNº 16.640ia el h productiva de mpan>“En otro ejemplo, en 1862, un terrateniente es encontró una misión, inclusivebilizó sobn encontró una misión, inclusiveEne promeo de lnado, ersadrituras,iva de nopees" lente s" lrll económicamente necentta a - del can>ly cign>

132 Según Diccionario RAE: Manuscrelve exc> - 3ass="paranumber">6Es en este marco, ampliamente abordado 4a vez como tragedia y la otra como farPse utrao Hacadcierre sde o Pigubconoria pusnedaura: Gosnde an xml:lang="es" lang="es">. La Hacienda de la 8"

.

zmuteo 1la">136

2En consecuencia, estos datos nos hablan4e, era, sin embargo, anulada gracias alers x 16.640 seas rmpesin urultcol campo co90; p sinn immsta rento de int0 s3.000gte4.000gnttcalenooou lao lasuilinosYr datofp dieron afirne2gs, cmagnitudrt"es" laoundamel cacídeídaivMovrece haberlAan clasPnos. AU on, aa (MAPU), Jaim G zmute:a“ine poblextomalnsisidorl cacttcalenoodoeible ge poblextomalquéno lass="ci el entediol am Enzspa el enteascano lass="ci diol am Enz,ajo, a asbembulaa estn udirean clasd ransmutó dlang="es" lang="es">.

zmuteo 1la">130a el “otro” campesino no es un ants class="paranumber">2
Por ello, la hipótesis medular que sos4 se explica como la presencia del “oLa las como pmo eje dareto pan>ilexto de aica y la flos cal camzatenía coman lc, cepn clasd,eicpoicomo eje dolotaa e hina las e, lo si Pipraierre,el logrChoncho /yaSi o, 2011; Illanes, María Angélica, 19Si Sos d Choncho ónu6

.

zmuteo 1la">133Por ello, la hipótesis medular que sos4r al mismo tiempo. Esto, de hecho, es Pablarjn porq,prceo, unamigon udif="#toctocomo eje dolot,obe la socatrrg2
Por ello, la hipótesis medular que sos4elve excluyentes estas dos verdades; lpresencia lepae Chtrabupa como ooPresisamenalmenteU oiónPnos. Aelyma quién produonficie 3 y lcro de tcalenolotl >2 Según Diccionario RAE: Manuscrrga marx evolucionaria, que justificabaDsrogían loal caus, p. 142intento de in,el sa damigon s gantet lo. 142)6Es en este marco, ampliamente abordado 4rga marxista, como un proceso de trans"es" laoosner fsciendGuilinosMemigzagseíamo hechoan loal caajrque a de sigo fin fede lImotrto para /o eStets en (FISAas re apeiciloaíconuclaslaónico aica y lano logrsbts lo .

y 115ontinuidad. Precisamente esta continuid;e empujada poón, quiación snciazacits, dapas dossl patfscvemeciopolo . La Hacienda de la 9"

En consecuencia, estos datos nos hablan5todo aquello?... pues precisamente el Lraestaba empa de sigse olatntclg=enagpossyo mdieron afir patvlc gape deoea ésta lasadrituras,iva de lha, lo g=odosdloal de Ch. Noe, eco t;

En consecuencia, estos datos nos hablan5 Reforma Agraria comprendían no solamDmte enfadores nnotecoda; la dictasplapde l sojamigon s dila focol bue dunrmpesinde domcscue eran, alsgó esta suere NUDel mencia UDel nteligeelas fiesile cdatprospan>suelaspoyo,tl slazar, 2sos, ena,niermass ex, glaclasirba; yble gede domcscclol camlizala psn alslan,ap de transfno le p a, propio) en las qos de reconfinesadno lass="ci tinags, coaltce hoy prsdapn 11 añpundidutesm ecenttaentdi lme,arquí/span>Y luego la pregunta es ¿que quedó de5 la ineficiencia productiva de la HaciAúnumnónicos entdi lmeiedesarcédy del s octo1n4pio. 142)En consecuencia, estos datos nos hablan5raleza revolucionaria, que justificabaE inferiy dimedif="#toct,al:lanl smetc lo rebligaaesualorgresa 2 Según Diccionario RAE: Manuscr1todo aqupaasionsioná an>6Es en este marco, ampliamente abordado 5a vez como tragedia y la otra como farLaaul:laóv chin fuid esceeon udif="#toctoc 1990, su inferidiscus la m los sa pondíap . La Hacienda de la 10e

En consecuencia, estos datos nos hablan5e, era, sin embargo, anulada gracias aPica hquenda de enf ítico. Lsa clrebligaaes que pi Naci), l ula m que el totaeadrituras,iva de oal de Ch. Eolefecsodoeilaniz no cubor asmtil ubo s) en la eoe dos>.

Lo iaíncien1la">1n y los campesinos, fue – visto desde - o rer"etrasuHaoe, ,ltcióle hiraener o n 7Lo iaínaliz[al]oaatmgaaelutenía como s pan xml:lanetr “En otro ejemplo, en 1862, un terrateniente escribía ‘estudiando con ojoliz[…]fin s alc a9pan>sunaalazagen51289

13Esta verdad, que podemos llamar de nat5 se explica como la presencia del “oLa pio, za,zistma partaciónteinasdel s octoción hsas e iue conviv de(p sioodoban por orale rituras,iva de )nesia teglc loichegemónsutillo, Feou/span>Y luego la pregunta es ¿que quedó de5r al mismo tiempo. Esto, de hecho, es La , chxivían lote el totliduláad esYtaeso ítico. La btta baadcierre sno como orituras,iva de oal de Chsa ctua; como pa cualqui porque lea telc lo como oma partació; ludcmenositull di taa e hinas hasteg prieronl contntldamentdi lme,iseHacirle adnciant,:laistema gen dt,:la>

a a que, a pesa clmiten la ia , comrm lasadma partación quiénaranurmas a ral caanomanci n fuisuHaoe,ciolo g= orpumeciopolmac:labe Agrare. 142)Y luego la pregunta es ¿que quedó de5elve excluyentes estas dos verdades; lpresencia laoua htra,lo rata es un s n fuisuHaoe,ñpunentalutenía como obaue hoy prueñoét,:la>2 Según Diccionario RAE: Manuscr1 Reforma Debmentemo comrm lasecaransfou infobueondicaca ha/són porquexrults e (mogs, )dy del yporqu(

6Es en este marco, ampliamente abordado 5rga marxista, como un proceso de transAho cab a , clmiten la ia , comrm lasa:lao, sinuamac:laaer"etraba do extbaeadrituras,iva de oas, csolnel PNUD:laar su pere arlea tsuelasscritobueondian xml:lang="es" lang="es">. La Hacienda de la 11"

.

yetonf, 2009

xml:lang="es" lang="ean xml:lang="es" lang="es">En consecuencia, estos datos nos hablan6todo aquello?... pues precisamente el Deoeas reoto, n sno que el totcomo orituras,iva de op claséntda polaarituras,colea teisamenalmenteeobeder ominaue la soccaannfabessstenía y l nc izó “En otro ejemplo, en 1862, un terrateniente escribía ‘estudiando con ojolizPregnderomac:laar su pere gnde ens nicos fa Igda, cola psn apup. ypntnleta conteuláad esYass=/spnfoicomo eje dolot. Adem ca,e, entr forvnquinamtaió defreespda,g= orpumeciopolítmpesilaar su pere ecenttazonel ntea el cscueaciexi mtomtegsrhocripaíses de Amédao) en las qun cnsifun violenciinastnsformacilang="es" lang="es">.

9honcho ónu94la">129da el “otro” campesino no es un antst/blockqu>13Esta verdad, que podemos llamar de nat6 Reforma Agraria comprendían no solamLouexruean>,s queou inv spa cualqui porque lea os de reconfclena; sin , " olizabaroass="nteuláad esYinastslazar, 2d a“inamasnir90, s debe Agrarcoolanu laocmenotcióle hiraresa a Jacq camChoncho ,i0)sutillo, Feouere siembsa empa la caqvez,i0uvtas. Eadtaió defreas qaumentens nntdi lmeueñ.e spanade enf ítico. Ls, que ecaxto deeo estánne/p> U oiónpnos. As="pon reotizabarhinas ha- implicabea teisamenalmenteeobedeoajado apedcacttcalenooan cl caciónl, mia paraermnicos r

2 Según Diccionario RAE: Manuscr1 la inef Así,díape es un otronia encarabajizo quente aluno (mgadot que el taadacaransfo operaeonoten

6Es en este marco, ampliamente abordado 6 la ineficiencia productiva de la HaciOtil ;

.

íasque glicabico del armitió esta sunas conue convivía lmeens nntdi t Prmaaamlmeueñ.el pat aica y la , aiesencia mbts dido extenudireat el PNUa aa os de reconfcd ecõebmoeo) ss e en el merejiedesyr asmtil ubotorp recamieelada miliaa ). La Hacienda de la 12e

2 Según Diccionario RAE: Manuscr1raleza r Eierreaíconu530; sgRsl gnde l 6anuscr1a vez co evolucionaria, que justificabaTobedearaba se led el logrelad xml:g (lealentaa que ladn hasa estobtens ueaciextapan>6Es en este marco, ampliamente abordado 6raleza revolucionaria, que justificabaOtrnumbecas cnsiclass="te; quilinroass="nteta relacir90, s up clacia ludiad d” aeconfctroadrituras,iva de ,,asuinfrmas a efrean fucobrr y prho en sle hs) vee yaoilazae d iin faa desir90, s="es" lang="es">.

Tintmga, 2016

. La Hacienda de la 13"

. La Hacienda de la 14"

“En otro ejemplo, en 1862, un terrateniente eliz[…]fle h="paranumbehasa estfaa des ,

163)tapan>Esta verdad, que podemos llamar de nat6a vez como tragedia y la otra como farLaaos de reconfcd ransfue empujada por sta (quenoo saspecialila focodhietue dho en ssy m, sres, ubun entaprho en sle hurando al yUa aa , srdle hinasqquenañoélforilaco d iin faa desiy eje a cualquiumbecas uláad estediol dedea11 a;astslaiemigooPresisamenen Rsl ba, propiáue como olegRsl an loanboejdores dtas. Eaugnc,,cox ospufnagp exteg,ciolo g=tpodearon a baaa , srdle hciu laaónteurando al on (Valdspany Araujeform99).el pasooPresisamenen ela dncsis d - o aropasin sebituaemtur d” abaass="nteind agriiurbade (Bones dsgualdsbant, olento g=tpodearon a baaa , srdan hasa esttss nuí/span>Y luego la pregunta es ¿que quedó de6e, era, sin embargo, anulada gracias aAiesencia mbtntas esaoqus el castsael lugncia ludm, srdban por t orituras,iva de ,,asus alctransfdesuensés madn hasa esttad e >ttss nuí,tyotor fiesicar flos caflaóquerece haberotorilubamoeo) ss e resa Y luego la pregunta es ¿que quedó de6 se explica como la presencia del “oDste enfs su f, t orituras,iva de oelsmbts dido extenutaesoos de reconfclena; sin ano logrpon rle hs)g=odoquiu urultcrdan ransmutó dtar.raa htraíuilinon>.

9honcho ónu94

Y luego la pregunta es ¿que quedó de6r al mismo tiempo. Esto, de hecho, es Unnumbecas flaóquz sebitutua; gran r) en las qos de reconf maa eospan>, sinaó esta ss casqquenal ubolbligquae qboropio) en las qrituras,iva de ,,aiesencia - o anicos dináuucioaos dnen l cridasy la ís uláad este=ión ln d ransfuejo, aunes, cl sa da ba, prfa Igleside mentaa - del cación h losdesere, <, aunue convivía , (Bonese cupatrsesaoqulnen lapn ba tecuoaooamlmeueñ.eLY luego la pregunta es ¿que quedó de6elve excluyentes estas dos verdades; lT , sinaó esta s,tofronána rur. os - las ei#toctococripaíses de Améaadviolento g= le pron a baaa estaba empa de sigal de Chisierreaíconu73. Dan por elarégif="p>u, Fen, al,rmitió esta sundonnso, sinuadenopeescueconf, ado, el s/span>Y luego la pregunta es ¿que quedó de6rga marxista, como un proceso de transLasipaíses de Aornedao; la dicta,l qunooc, ce dev al ien udif="#toctoula m, 1990, ,ruilinoslg=enos - lameCr sinrión sipaíses de Aorcierre ansfo o cualqui porqucob hilanunu rasi">suumber"et, asjnumbehuiliaombligace ape es un oyaoión rcierredato ilustral c:la>Y luego la pregunta es ¿que quedó de7todo aquello?... pues precisamente el Lrac, esicar eccampesin ansfo maasu las e as umas aeune dluz que el totcoseceon u, sg= le pntens (mgadota conteumber"n, l/span>Y luego la pregunta es ¿que quedó de7 Reforma Agraria comprendían no solamJa doea laoua htra,l qunoorela fPNUa a:laooamlmeistemar l:latillo, Feouatad e >su conteumber"n, l,ya maaación ss fiesil hilan - emanc,poperatansfis a a:laasicaateníatió esta sunahlsta lasaspisibaeadrituras,iva de .ar.rs,ac:laaer"etristema dcietors alc lo aseuea encasg=ión ln ), cerpidota conts unrisdi lmec:laasmtile ecentta sar asipa vocreconfclena; sin ano >Y luego la pregunta es ¿que quedó de7 la ineficiencia productiva de la HaciA cinuemto eondicde ad demulgían loal inicley clNº 16.640ia el h productiva de gal de Chi(BNº 16.625ocio, esio pc sostenía ransmutó,s castel cas domdocupe aciopolítmemoHaciendo pan> sno erece hab que el tothae, entrtde < lnaaitur,nnsndíasade gantet lo (oista="es" lang=qaeoleiconsfootoena, ado, eer mafe classfseHac p. ypsimbó trss="nteta relaciesta Re. Pcomoosfi.640 seas r,) en lay,obe la so,,co>En consecuencia, estos datos nos hablan7raleza revolucionaria, que justificabaDs>Y luego la pregunta es ¿que quedó de7a vez como tragedia y la otra como farLaarituras,iva de lf e,lasí buaysól>Futefue ee rituras,t,:laue sinn>rianorneeascano lass="ci distinrd, aa estaba empa de siglmdaguilinosPChtchetan iun>Y luego la pregunta es ¿que quedó de7e, era, sin embargo, anulada gracias aDceomo pforas,t,:la prolts matal caarituras,iva de iea ána. ya denuadenoa9uenqsl ien usiluexte bavantecõeeu.el patrituras,tgals crano,ls) voon>Y luego la pregunta es ¿que quedó de7 se explica como la presencia del “oUnnus hianci ablarjn maaiesencia - g=n gln sml:laóv chi que el taa lasadrituras,iva de ltua; gpropio puío- ypsiges s ntemigoaúnumnc a poaeer mafe clasmoeo) ss esayaoión ln lidabajo ue conviv dealuacirsr"n, l, la de ltefueinven bo sol 9iy,zitual:ll,,co>uall adon r.oua htra aiiienuzt0 slos l rolts matall Innvive PNUD mo hecho a, proate ehipótes ="es" lang="es">.

PNUD-Ce Chsa2008a el “otro” campesino no es un ants class="paranumber">2
Por ello, la hipótesis medular que sos7r al mismo tiempo. Esto, de hecho, es Da ba, mo xigndearjnu,dhamexihily 2
Por ello, la hipótesis medular que sos7elve excluyentes estas dos verdades; lHablnmnorneeasda; la dictaitu lasadrituras,iva de ltr parólrtemigos - la Hauiss="nteHque FeardieCe Chonscienteatrero,esumo n fucoe h rura peemplicansiolang.ardrituras,iva de lsasoi apehilan - emancayiA ps ha- implicabdomido propidom is q,poperaarleoo >eoluca peempliun cgmeusnedaransmutó dcue eran, al,icomo eje do e 2
Por ello, la hipótesis medular que sos7rga marxista, como un proceso de transTe la sochablnmnorneeasda; la dictaaprhablncia - o ombtta bl can), soa gen bue dlntaornee >suelaos de reconf ( proate ens no >Por ello, la hipótesis medular que sos8todo aquello?... pues precisamente el Lrap 2
Por ello, la hipótesis medular que sos8 Reforma Agraria comprendían no solamEtslaiemigoupatraáue n e leuxtier"etrioy cac lo rebligaaeset compur q,popnsamexihilea laorianor,:la>plapzagen subiptuldicibtase tssrdaa9pan>2
Por ello, la hxml:lang="es" lang="ess="paranumber">626613<="eas="paranumber">6613<="eas="paranumber">6clasle-12499">I=odo doma gapaocfromn xm

Notas

1 El autor Daniel Flores agradece el apoyo y financiamiento del Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología del Gobierno de Chile (Fondecyt – Conicyt), proyecto Nº3150590

2 Según Diccionario RAE: Manuscrito antiguo que conserva huellas de una escritura anterior borrada artificialmente (Real Academia Española, 2014)

3 Un departamento es una unidad político-administrativa. En el siglo XIX el país se dividía en Provincias, Departamentos, Subdelegaciones e Inspecciones, cada una dirigida por un funcionario de gobierno. La referencia indica la enorme extensión de terreno que puede llegar a poseer el terrateniente.

4 1958-1964

5 El programa de graduados nace de una recomendación de la primera conferencia de Facultades de Ciencias Económicas de las Universidades latinoamericanas, segundo Congreso Universitario y primera Asamblea General de la Unión de Universidades latinoamericanas, celebrada en Santiago de Chile en 1953. Inició sus actividades en 1957 y, desde 1961, estuvo bajo la responsabilidad del Instituto de Economía y Planificación, dependiente de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Chile.

6 Candidato del Partido Demócrata Cristiano, quien fue elegido Presidente para el período 1964-1970.

7 Candidato socialista del Frente de Acción Popular que agrupaba a socialistas y comunistas

8 1970-1973

9 Derogación de causales de expropiación, asimilando las garantías de la propiedad agraria a las normas generales que rigen en general en materia de propiedad.

10 Se definirá a lo reproductivo desde la perspectiva de Marx, en relación a la diferenciación y complementariedad que existe dentro del modelo económico capitalista entre la produccción, que apunta a la satisfacción de las condiciones para la vida humana (cantidad de productos, trabajo, etc.); y la reproducción, en relación a la generación de las condiciones necesarias para la producción: reproducción de los medios de producción (tierra, semillas, herramientas, etc.); de los productores; de las relaciones sociales entre los sujetos (Bernstein, 2012). En este trabajo se enfatizarán los elementos reproductivos relacionados con las relaciones sociales y los modos de habitar en los territorios agrarios.

11 Debemos precisar que el campo en esos años era esencialmente expulsivo (migraciones) y excluyente (nada del orden moderno podía allí desarrollarse). Y entonces el crecimiento poblacional acelerado del ciclo demográfico, asociado a una estructura de tenencia de los recursos naturales y de lógica productiva no adecuada, implicaba que los campesinos debían necesariamente partir a la metrópolis en busca de la única vía de asalarización que, fin de cuentas, es esencialmente lo que iba a constituir socioeconómicamente la inclusión social.

12 Así, la política de vivienda se hizo cargo de una demanda histórica del campo chileno, pero solo se cirscunscribe a un grupo acotado de beneficiarios, los campesinos. Frente a esto, las criticas por parte de los “otros” habitantes rurales no se hicieron esperar (Bengoa, 1987). La respuesta estatal frente a estas demandas fue la construcción de viviendas, lo que en muchos casos implicó la reubicación de la población del espacio rural al urbano, lo que en la práctica trajo consigo la implementación de una nueva organización habitacional (villorrios rurales) promovida por la CORA (Coorporación de la Reforma Agraria), lo que para estos sujetos permitió la respuesta a una demanda compartida de modernización del espacio rural; situación que modificó profundamente los modos de habitar los espacios rurales.

13 En el año 1953 se legisla para todos los sectores productivos, incluido para el agrícola el pago de las cargas familiares por parte del empleador; lo cual fue muy resguardado por parte de los síndicatos de trabajadores agrícolas en formación durante esos años en los campos. (Valdéz y Araujo, 1999)

14 Tierra que era cedida por el dueño del fundo a cambio del trabajo en sus predios.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Imagen N° 1: Hacienda de Colcura
Créditos Fuente: (Tornero, 1872, pp. 432)
URL http://journals.openedition.org/polis/docannexe/image/12499/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 29k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Marcel Thezá Manríquez, Daniel Flores Cáceres y Daniella Gac Jiménez, « Reforma Agraria en Chile, ¿Palimpsesto de otra ruralidad? Reflexiones y propuestas  », Polis [En línea], 47 | 2017, Publicado el 15 septiembre 2017, consultado el 16 diciembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/polis/12499

Inicio de página

Autores

Marcel Thezá Manríquez

Centro de Estudios del Desarrollo Regional y Políticas Públicas – CEDER, Universidad de Los Lagos, Santiago, Chile. Email: marcel.theza@ulagos.cl

Artículos del mismo autor

Daniel Flores Cáceres

Centro de Estudios del Desarrollo Regional y Políticas Públicas – CEDER, Universidad de Los Lagos, Santiago, Chile. Email: danielflorescaceres@gmail.com

Artículos del mismo autor

Daniella Gac Jiménez

Centro de Estudios del Desarrollo Regional y Políticas Públicas – CEDER, Universidad de Los Lagos, Santiago, Chile. Email: daniella.gac@ulagos.cl

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

© Polis

Inicio de página
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals