Navegación – Mapa del sitio
Lente de aproximación

América Latina: identidad y diversidad cultural. El aporte de las universidades al proceso integracionista

Amérique latine: Identité et diversité culturelle. La contribution des universités au processus d’intégration
Latin America: identity and cultural diversity. The contribution of  universities to the integrationist process
Carlos Tünnermann Bernheim

Resúmenes

En este artículo se analiza el proceso de formación de la nacionalidad latinoamericana, así como las pistas que ayuden a descubrir las características de nuestra identidad, reconociendo el mestizaje como definitorio de nuestro ser y quehacer como latinoamericanos. Se advierten las potencialidades que se desprenden de la riqueza que significa  la diversidad étnica y cultural de la región.  La integración de América Latina es vista como un reto que nuestros pueblos deben asumir, partiendo de una concepción que supere la visión puramente economicista y se afirme en la dimensión humana y solidaria. Finalmente se examinan las tareas que las universidades deberían asumir para contribuir a hacer realidad ese desafío, tales como auspiciar estudios e investigaciones interdisciplinarias sobre las posibilidades de diseñar un proyecto latinoamericano de Desarrollo Humano, Endógeno y Sostenible, además de contribuir a crear una conciencia integracionista y establecer institutos de estudios latinoamericanos, entre otros aspectos.

Inicio de página

Notas de la redacción

Recibido el 19.11.07 Aceptado el 17.12.07

Texto completo

América Latina: identidad y diversidad cultural

1El concepto de Nación fue acuñado en Europa.  En sus orígenes, esto es en los primeros siglos de la Edad Media, careció de connotaciones políticas y más bien aludía al origen de las personas y los pueblos.  Se hablaba así de la “nación inglesa”, de la “nación francesa”, etc.  

2La escisión de la Cristiandad hacia el Siglo XVI por efecto de la Reforma protestante, más la crisis de los poderes imperiales, desembocó en el surgimiento en una serie de “naciones”, esta vez vinculadas políticamente a centros de poder encarnados en los príncipes.  Más tarde, y por obra de la Revolución francesa, surge el concepto de soberanía nacional asumida por el propio pueblo frente a la soberanía de los reyes.  La colectividad nacional soberana es desde entonces identificada con la universalidad de los ciudadanos.

3Como puede verse, el surgimiento del “Estado-Nación” fue en Europa  el producto de un largo y lento proceso histórico, en el cual el Estado, entidad jurídica, se ajustó a la Nación, fenómeno de carácter socio-cultural.  En cambio, en nuestro continente, las Naciones surgieron como consecuencia de la acción de los próceres y caudillos de la Independencia.  Algunos “estados-naciones”, como Bolivia, por ejemplo, fueron el producto de la voluntad de un líder (en este caso, del propio Libertador Simón Bolívar) o del fraccionamiento provocado por los localismos (Sarmiento decía que en Centroamérica hicimos una República de cada aldea).

4Pero mientras en Europa el Estado se acopló a la Nación, en América Latina el Estado se creó antes que la Nación estuviera plenamente forjada.  Y esto no sólo es válido en relación con nuestros “estados-naciones”, sino también en relación con la llamada “nacionalidad latinoamericana”, que en todo caso es un concepto en proceso de formación.

5No debe, entonces, extrañarnos que haya quienes se pregunten si América Latina es un mito o una realidad.  ¿Tienen validez los análisis y las afirmaciones de carácter global, referidas a una región donde abundan las diversidades y contrastes?

6La expresión América Latina comprende una realidad sumamente compleja, donde se dan casi por igual las diversidades y similitudes.  De ahí que si se pone el acento en las diferencias y regionalismos, es posible negar la existencia de América Latina y de la unidad esencial que brota de su misma diversidad.  Si seguimos esa línea, se llega a afirmar que no existe una América Latina, sino tantas como países o subregiones la componen, por lo que cualquier pretensión de reducirla a una sola entidad no es más que aceptar, a sabiendas, un mito o una ficción.

7Nuestro continente ni siquiera ha sido conocido con el mismo nombre en el decurso de su historia.  Sus distintas denominaciones han respondido más a las aspiraciones de las potencias que siempre codiciaron más sus tierras y riquezas que las suyas propias.  “Las Indias”, designación popular en el siglo XVI, debe su existencia, nos recuerda John L. Phelan, al sueño de Colón de llegar al Asia de Marco Polo.  En el pensamiento del historiador franciscano Gerónimo de Mendieta, el otro nombre para las Indias en el siglo XVI, el Nuevo Mundo, tenía sus connotaciones bastantes precisas.  Para Mendieta y algunos de sus colegas misioneros, América era sin duda un “nuevo mundo” en el cual la cristiandad del viejo mundo podía ser perfeccionada entre indios sencillos e inocentes.  Como se sabe, el término América  no llegó a ser común sino hasta el siglo XVII.  La acuñación de este nuevo nombre,  por gentes no hispánicas de Europa, fue un desafío al monopolio español de las tierras y las riquezas del Nuevo Mundo.

8En cuanto a la expresión  “L’Amérique latine”, ésta no fue creada de la nada.  “Latinoamérica” fue concebida en Francia durante la década de 1860, como un programa de acción para incorporar el papel y las aspiraciones de Francia hacia la población hispánica del Nuevo Mundo.

9Una de las denominaciones, América, le ha sido arrebatada por los Estados Unidos, no obstante que le correspondía con mayor propiedad.  “Para franceses e ingleses del siglo XVIII, dice Arturo Uslar Pietri, Benjamín Franklin era el americano y en cambio un hombre como Francisco de Miranda, que podría encarnar con mejores títulos la realidad del nuevo mundo, era un criollo, un habitante de la Tierra Firme, o un exótico indiano”...  A su vez, la expresión Hispanoamericana, nos trae reminiscencias del antiguo imperio español.  El concepto de “hispanidad” fue promovido por intelectuales de la España franquista.

10El término América Latina merece consideración especial, desde luego que es hoy día el más utilizado.  Vimos antes que su origen se halla ligado a la expansión capitalista de Francia: fue acuñado por los teóricos del Segundo Imperio de Napoleón III para justificar las intenciones de Francia de servirse de las materias  primas y mercados de una región cuya “latinidad” se consideraba suficiente título para reservar a Francia, y no a las potencias anglosajonas, sus posibilidades neocoloniales.

11Aunque el término haya sido inventado por otros, a los latinoamericanos nos corresponde “inventar” su contenido y darle nuestra propia significación.  Si la intención de quienes lo crearon fue subrayar nuestra dependencia y definirla como zona neocolonial del continente, nuestro desafío consiste en utilizar el concepto como expresión de un nuevo nacionalismo que venga a fortalecer la unidad de nuestros pueblos.

12Al proponernos esta tarea, no haríamos sino retomar los ideales que inspiraron a nuestros próceres, para quienes la idea de americanidad precedía a la de los particularismos nacionalistas.  Jamás existió entre nosotros una conciencia más profunda de unidad que en la época de la Independencia.  Bolívar nunca pensó que su misión era liberar únicamente a Venezuela o a la antigua Nueva Granada.  “Para nosotros, había dicho, la Patria es América”.  Y es Bolívar quien mejor encarna esa conciencia a través de su incomparable gesta libertadora y de su malogrado sueño de la Liga o Confederación Americana.  Desafortunadamente, prevalecieron los separatismos, inspirados por las clases dominantes, que jamás vieron con simpatía el grandioso proyecto de Bolívar.  La ideología democrática y liberal que lo inspiraba era contraria a los intereses de las oligarquías criollas, más preocupadas en conservar sus privilegios locales.

13A pesar de más de siglo y medio que llevan nuestros países en ensayar, aislados los unos de los otros, su propia vida independiente, la Nación latinoamericana, “subyacente en la raíz de nuestros Estados Modernos, persiste como fuerza vital y realidad profunda”. Aun reconociendo las diferencias, a veces abismales, que se dan entre nuestros países, no cabe hoy día negar la existencia de América Latina como entidad ni las posibilidades que encierra su unidad esencial.  Tampoco es válido aceptar su existencia como simple ficción.

14Por el lado del futuro es donde más cabe afirmar su identidad y unidad, en lo que éste tiene de promisorio para una región en busca de un destino común.  Este es el criterio de quienes como Darcy Ribeiro han examinado, desde distintos ángulos, las posibilidades de una América Latina integrada o integrable: “Latinoamérica, afirma Ribeiro, más que una entidad sociocultural diferenciada y congruente, es una vocación, una promesa.  Lo que le confiere identidad es fundamentalmente el hecho de ser el producto -tal como se presenta actualmente- de un proceso común de formación que está en curso y que puede, eventualmente, conducir  a un congraciamiento futuro de las naciones latinoamericanas en una entidad sociopolítica integrada”.

15El hecho de que nuestra unidad se afinque más en el futuro que en el pasado, no significa desdén por nuestra historia ni adhesión a la actitud de querer vivir en el futuro y no en el  presente.  En realidad, sólo apoyándonos en nuestro pasado, sin negarlo sea cual fuere, es que podremos construir nuestro futuro con los materiales del presente.  Construirlo día a día, no simplemente esperarlo.  Negar el pasado es como negarnos a nosotros mismos. Sin él dejamos de ser lo que realmente somos, sin llegar a ser tampoco algo distinto.

16La construcción de nuestro futuro tiene como condición sine qua non un compromiso de autenticidad, en el sentido de que debemos hacer frente a tan extraordinaria empresa partiendo de nosotros mismos: lo que hemos sido, lo que somos y lo que podemos ser, gracias a los esfuerzos de nuestros propios pueblos.  Es el ideal de autenticidad, de que nos habla Francisco Miró Quesada, y que comenzó a prender en la conciencia de los latinoamericanos, al comprobar el carácter inauténtico de nuestra cultura:  “Al  darse cuenta de que no es auténtico, el latinoamericano quiere ser auténtico, al comprender que su mundo es una mera copia comprende también que jamás podría resignarse a vivir en él y decide transformarlo en un mundo real y verdadero, capaz de crear de acuerdo con sus propias pautas y sus propios valores”.  Sólo así podrá encontrar su propio destino, que es la plenitud del hombre: “la autenticidad de América Latina consiste en el reconocimiento humano, en la liberación.  Este proceso entrañará la originalidad creadora, la verdad cultural en todos los campos”...  “Al afirmar su propio ser, al reconocer el valor de su humanidad por el sólo hecho de poseer la condición humana, América Latina descubre su realidad profunda”.

17Afirmándonos en nosotros mismos es como podemos llegar a ser auténticos y transformar la denominación que en un principio sirvió para diferenciarnos y atribuirnos el carácter de colonizables, de sub-hombres, en la fuerza misma de nuestra unidad y de nuestra liberación. Es partiendo de las esencias de nuestra nacionalidad latinoamericana como podremos dar forma a nuestra propia realidad y vencer los obstáculos que se oponen a la estructuración de nuestro proyecto histórico.

18Para afirmarnos en nosotros mismos tenemos que comenzar por conocernos.  ¿Qué somos en realidad?  ¿Cuáles son las características que configuran el perfil particular de nuestro pueblo y de nuestro continente?  Somos por excelencia un continente mestizo.  Y es que sin negar los distintos componentes étnicos y las diferencias culturales que se dan entre las distintas regiones, el hecho es que, como dice Jacques Lambert, “la América Latina se ha convertido en la tierra del mestizaje”.  Ese es el rasgo más característico de su composición étnica.  ¿Qué queremos decir por “mestizo”?, se pregunta Maradiaga. “¿Mezclado de sangre?”.  Desde luego, así, en general; pero también algo menos y algo más.  Algo menos porque no es menester que Pérez o Fernández tenga sangre india para que sea mestizo; basta que viva en el ambiente hispanoamericano o indiohispano que condiciona su ser físico y moral.  Y algo más, porque la mesticidad de Hispanoamérica es en último término fruto de un injerto del tronco-ramaje español en el tronco-raigambre indio; de modo que el español no arraiga en la tierra americana más que a través del indio”.

19“No somos europeos... no somos indios… Somos un pequeño género humano”, decía Simón Bolívar.  “Poseemos un mundo aparte, cercado por dilatados mares, nuevo en casi todas las artes y ciencias aunque, en cierto modo, viejo en los usos de la sociedad civil”.  Ese “pequeño género humano” de que hablaba Bolívar es en realidad la raza mestiza, aunque mucho tiempo debía transcurrir antes de que los latinoamericanos nos reconociéramos como tales y más aún para que comprendiéramos las potencialidades creadoras del proceso de mestizaje y lo transformáramos en motivo de legítimo orgullo.

20Es necesario, sin embargo, precaverse de transformar el reconocimiento de las potencialidades del mestizaje en otra forma sutil de racismo, dirigido esta vez contra nuestras masas indígenas.  Tampoco suponer que el mestizaje conduciría a la supresión de las desigualdades, a la homogeneización social, y a la integración nacional de América Latina.  Esto sería atribuirle virtudes que no posee, desde luego que la simple aceptación del mestizaje biológico o cultural no cambia las estructuras sociales vigentes.

21La revalorización de las culturas indígenas y la plena incorporación de las comunidades aborígenes a la Nación es otro de los retos que enfrentamos los latinoamericanos.  Recordemos el apóstrofe de José Martí: “¡Estos nacidos en América, que se avergüenzan porque llevan delantal indio, de la madre que los crió!”...  “¡Estos hijos de nuestra América, que ha de salvarse con sus indios!”... ¿En qué patria puede tener un hombre más orgullo que en nuestras repúblicas dolorosas de América, levantadas entre las masas de indios, al ruido de la pelea del libro con el cirial, sobre los brazos sangrientos de un centenar de apóstoles?”.

22Cabe señalar que hay momentos en nuestra historia en que el sentimiento latinoamericano se hace sentir con mayor vehemencia.  Son los momentos en que América Latina se afirma frente a la agresión exterior.  Entonces, más que nunca, es evidente que América Latina es una realidad innegable.  

23En marzo del año 1999, reunidos en Cartagena de Indias (Colombia) casi un centenar de intelectuales latinoamericanos, llegamos a la conclusión que la construcción de América Latina “más que una simple sumatoria de mercados, debería ser un verdadero proyecto político de profunda raíz democrática, que promueva la solidaridad entre nuestros pueblos, se asiente sobre sus propios valores y reconozca la realidad de su contexto pluriétnico y pluricultural”.

24América Latina es, por definición, tierra de mestizaje, de encuentro de pueblos y culturas.  Ese es su signo y su esperanza, su verdadero capital humano y cultural.  “Nuestra América mestiza”, decía José Martí.  La raza a través de la cual “hablará el espíritu”, según el lema vasconceliano.  El poeta caribeño Derek Walcott, Premio Nobel de Literatura de 1992, dice en uno de sus extraordinarios poemas:

“Sólo soy un negro rojo que ama el mar

...tengo holandés, negro e inglés dentro de mí,

y o no soy nadie o soy una nación”...

25El mestizaje es lo que define nuestro ser y quehacer como latinoamericanos.  Define nuestra personalidad y, a la vez, define nuestras posibilidades como pueblos, nuestra originalidad y poder creador.  Nuestro presente y nuestro futuro están construidos sobre la base del mestizaje.    

26Nos corresponde reivindicar entonces la riqueza del mestizaje étnico y cultural.  Somos los precursores de lo que un día será la humanidad: una humanidad mestiza y, por lo mismo, verdaderamente universal.  “Soy un mestizo, proclamaba Luis Cardoza y Aragón, tengo mi lugar.  Un lugar entre Apolo y Coathicue.  Soy real, me fundo en dos mitos”.

27Un doble reto se presenta ante nosotros: robustecer nuestra identidad, de raíz profundamente mestiza, y a la vez, incorporarnos en un contexto internacional donde la globalización y las economías abiertas están a la orden del día, con su tendencia hacia la homogeneización cultural.

28De ahí que el tema de la unidad y diversidad cultural adquiera singular relevancia en la agenda internacional.  Alguien ha dicho que “la diversidad cultural es a la historia y a la política, lo que la biodiversidad es a la naturaleza”.

29La Declaración de Oaxaca”, adoptada en el Seminario Internacional sobre “Educación, Trabajo y Pluralismo Cultural”, que bajo los auspicios de la UNESCO tuvo lugar en Oaxaca en mayo de 1993, dice que “La reafirmación de la diversidad y la consolidación de las identidades culturales son baluartes frente al peligro de una sociedad tecnológica que sucumba por su impotencia de realizar la democracia a la que aspira la humanidad, por incapacidad de crear instrumentos eficaces para avanzar hacia un desarrollo que ponga al ser humano y sus valores en el centro de sus preocupaciones.  Identidades, en suma, que impulsen la historia, que no sean herencias congeladas, sino síntesis vivas, en constante movimiento, que se alimenten de las diversidades de su interior y reciban y reelaboren los aportes que les lleguen del exterior.  Un espacio planetario requiere de valores comunes que se articulen con las especificidades de naciones, etnias y regiones”.

30Para aproximarnos al tema de la unidad y diversidad cultural, conviene partir del concepto de cultura.

  • 1  Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales, México, D.F. 26 de julio - 6 de agosto, UNESCO (...)

31En 1982, la “Conferencia Mundial sobre Políticas Culturales” convocada por la UNESCO, adoptó la “Declaración de México”, en la cual se incluye una definición de cultura que mereció aceptación universal.  Según dicha Declaración, cultura es el conjunto de los rasgos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos que caracterizan una sociedad o un grupo social.  Ella engloba, además de las artes y las letras, los modos de vida, los derechos fundamentales al ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias”1.

32Igualmente amplia es la noción de cultura que nos ofrece el ex Director General de la UNESCO, Dr. Federico Mayor, en su libro “La nueva página”: “La cultura es el conjunto de elementos simbólicos, estéticos y significativos que forman la urdimbre de nuestra vida y le confieren unidad de sentido y propósito, de la cuna a la tumba.  La cultura modula la forma en que ejercemos el ocio, la dimensión y amplitud que damos a la vida, los horizontes que le fijamos y la forma en que superamos lo cotidiano e inmediato para buscar valores trascendentes.”  

33La “Declaración de México” proclamó el derecho de los pueblos, naciones y comunidades a su identidad cultural.  “Cada cultura, se dijo, representa un conjunto de valores únicos e irreemplazables, ya que las tradiciones y formas de expresión de cada pueblo constituyen su manera más lograda de estar presente en el mundo”.  De ahí que la afirmación de la identidad cultural contribuye a la liberación de los pueblos.  Por el contrario, cualquier forma de dominación niega o deteriora dicha identidad.

34La afirmación de la identidad cultural no significa promover el aislamiento ni la confrontación con otras culturas.  En realidad, la identidad cultural de un pueblo se enriquece en contacto con las tradiciones y valores de otras culturas.  “La cultura es diálogo, dice la “Declaración de México” antes citada, es intercambio de ideas y experiencias, apreciación de otros valores y tradiciones; se agota y muere en el aislamiento”.

35La UNESCO y sus Estados Miembros han proclamado el principio de que identidad cultural y diversidad cultural son indisolubles.  La esencia misma del pluralismo cultural lo constituye el reconocimiento de múltiples identidades culturales allí donde coexisten diversas tradiciones.  La comunidad internacional ha proclamado que es un deber velar por la preservación y la defensa de la identidad cultural de cada pueblo, partiendo del reconocimiento de la igualdad y dignidad de todas las culturas, así como el derecho de cada pueblo y de cada comunidad a afirmar y preservar su identidad cultural y a exigir su respeto.

36Una cultura de la diversidad implica el respeto al derecho a ser distinto o diferentes, hoy en día considerado como uno de los derechos humanos de tercera generación.  La negación del “otro” conduce a diferentes formas de opresión y desemboca en la violencia.  El “otro” puede ser la mujer, el indio, el negro, el mestizo, el marginal urbano, el campesino, el inmigrante, el extranjero.  Esta cultura de la negación del otro genera la cultura de violencia, que ha sido una de las principales limitantes para nuestros esfuerzos democráticos y para la construcción de una cultura de paz.

37En el caso de América Latina el pluralismo cultural adquiere especial relevancia en relación con los pueblos indígenas, cuya cultura generalmente ha sido menospreciada o marginada, en vez de considerarla como lo que realmente es: uno de los factores raigales de nuestra identidad.

  • 2  “América en la historia y el futuro de UNESCO”, documento de trabajo elaborado por Edgard Montiel, (...)

38Nuestras sociedades multiétnicas tienen que institucionalizar el diálogo pluricultural, franco e igualitario, que incluya a los pueblos indígenas, afroamericanos y de origen europeo y asiático.  América Latina puede aportar al concierto de naciones una sensibilidad propia, una especificidad cultural, fruto de ese crisol de razas y culturas que realmente somos.  “Este mensaje de espiritualidad, creatividad artística, vitalismo existencial y convivialidad, son los valores que puede transmitir América a un mundo marcado hoy por la ruptura brutal de las matrices sociales que ligan a los hombres. El nuevo orden tribal fractura naciones, etnias, religiones, clases, partidos, sindicatos, familias, dando lugar al resurgimiento de particularismos beligerantes”2.

La integración de América Latina

39La integración de América Latina es, como señalamos antes, el viejo sueño de nuestros próceres de la Independencia, la reconstrucción de la gran “Patria de Naciones”, a que se refería Bolívar.

40El reto para nuestros pueblos, de cara al siglo XXI, es transformar ese sueño en realidad; es decir, impedir que siga siendo una utopía irrealizable o un simple recurso retórico en el discurso de nuestros políticos o en las declaraciones de los foros latinoamericanos.

41El desafío adquiere características vitales y hasta de sobrevivencia para nuestros países, desde luego que su necesidad se impone cada día más ante la consolidación de grandes espacios o bloques económicos. También la integración pareciera ser el camino lógico a seguir para que nuestro continente esté en mejores condiciones de hacer frente a la llamada “Iniciativa Bush”. Desunidos, desintegrados, seremos presa fácil de los designios económicos de los Estados Unidos, a quien le resultará más sencillo lograr sus objetivos de dominación de nuestras economías negociando tratados de libre comercio bilaterales, que dentro del contexto de una negociación regional, donde el intercambio podría ser más equilibrado, menos desigual. Sólo hablando en nombre de una América Latina integrada es que tenemos más posibilidades de ser un interlocutor en la mesa de negociaciones y no sólo un simple suscriptor, que se adhiere a lo que ya fue decidido por el más poderoso.

42En las relaciones económicas internacionales, “todos los dados suelen estar cargados en contra de los países más débiles”, ha dicho el ex Secretario Ejecutivo de la CEPAL, Bert Rosenthal. La necesidad de actuar colectivamente es un imperativo de los tiempos. Si otros países, con historias, lenguas y tradiciones distintas logran integrar grandes espacios económicos, no se justifica que la integración latinoamericana sea siempre vista como un hermoso sueño irrealizable cuando se trata de pueblos con una historia, una lengua y un destino compartidos.

43En el Prólogo al libro de Felipe Herrera América Latina Integrada (Losada, Buenos Aires, 1967), Gustavo Lagos identifica cinco etapas o tendencias en la formación de la conciencia y estrategia integracionista. “Estas cinco etapas y tendencias son las siguientes: 1ª La época del movimiento de la independencia de los países latinoamericanos en la cual la generación de los libertadores y personeros de la élite política e intelectual de esos tiempos, desarrolló una conciencia integracionista sin una estrategia adecuada para realizar la unidad latinoamericana. 2ª La época de la formación y desarrollo de los nacionalismos latinoamericanos que se inicia cuando desaparece del escenario político la generación de los libertadores, y que se extiende durante todo el siglo XIX hasta la primera guerra mundial. Esta etapa se caracteriza por el desarrollo de una corriente integracionista al nivel del más alto pensamiento latinoamericano y por el debilitamiento manifiesto de dicha conciencia al nivel gubernativo, político y económico. Es la época en que existe una conciencia unitaria en un nivel puramente intelectual sin apoyo de grupos políticos o económicos que hagan viable una acción concreta.  3ª La época de desarrollo de una conciencia integracionista a nivel político con una estrategia de penetración partidaria. Esta corriente se inicia en la década del 20 con la creación de la Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA) y se extiende hasta nuestros días, reforzándose con la creación de partidos demócratas cristianos en diversos países y con la fundación del Parlamento Latinoamericano de Lima en 1964.  4ª La época en que la corriente integracionista latinoamericana logra expresarse en una conciencia y en una estrategia de tipo económico que al principio se concibe en términos limitados para alcanzar posteriormente caracteres globales. Esta corriente que empieza a prepararse en la década del 30 alcanza una primera expresión institucional con la creación de la CEPAL, se fortalece con la creación del Mercado Común Centroamericano y de la ALALC y se consolida con la creación del Banco Interamericano de Desarrollo.  5ª  La etapa actual de la integración que se caracteriza por una conciencia y estrategia globales de la integración al nivel económico, político e intelectual y que es como la síntesis y la proyección de todas las anteriores”.

44En nuestra opinión, a las cinco etapas identificadas por Lagos en 1967, correspondería agregar ahora una sexta, la actual, caracterizada por la revisión crítica del proceso integracionista y su asunción como pieza clave de un Proyecto Latinoamericano diseñado sobre la base de proyectos nacionales de desarrollo autónomo. Es la etapa a la cual se refiere Marcos Kaplan en su lúcido ensayo “Crisis y perspectivas de la Integración Latinoamericana” (Colección DESLINDE) Nº 119 – México, 1979).

45La crítica va dirigida al modelo de integración que se promovió a partir de la década de los años sesenta, acorde con los parámetros de un neocapitalismo subdesarrollado y dependiente y, a la vez, presentado como “panacea universal” que, por sí mismo y de modo casi automático, promovería el crecimiento y la modernización de América Latina. “En todo caso, asegura Kaplan, la integración que, bajo diversas formas, se propuso y se intentó realizar en las dos últimas décadas, sólo requiere cambios restringidos y prefijados; permite el mantenimiento de las estructuras sociopolíticas vigentes; respeta y refuerza la ubicación de los países de América Latina y de la región como conjunto bajo la hegemonía de Estados Unidos.

46La “sociedad deseada” es el Proyecto Nacional, que cada país tiene que concebir y llevar adelante mediante amplios procesos de concertación política, económica y social. Es el Proyecto de país posible, que a su vez deberá insertarse en el gran Proyecto Latinoamericano, que es la imagen de la América Latina que queremos edificar y de sus posibilidades reales, el proyecto de sociedad que deseamos heredar a las futuras generaciones, construida con realismo pero sin descartar la utopía, lanzado hacia el futuro con optimismo y fe en nuestras capacidades creadoras. Tenemos que inventar ese proyecto de desarrollo viable, endógeno, humano, alternativo, sustentable y liberador. “El desarrollo nacional y la autonomía e integración internacionales, concluye el Dr. Marcos Kaplan, son dos caras indisociables de una misma realidad y de una misma exigencia”… “La integración latinoamericana –y más en general un nuevo orden mundial- también se funda a través de un proceso de libre diálogo y libre acuerdo mediante una escala de estructuras autogestionadas, autogobernadas y federativas ascendentes, la marcha hacia instituciones políticas y de sistemas de planificación democrática a escala supranacional. Ello incorpora supuestos, riesgos, y efectos. En primer lugar, una integración latinoamericana digna de ese nombre se basa en la libertad, la igualdad, la buena voluntad recíproca de los países participantes. Excluye así fuerzas, estructuras, tendencias y comportamientos que generan y refuerzan la dominación, la hegemonía y la explotación de una nación sobre otra. La nación es sometida a una dinámica de reafirmación–superación”.

  • 3  Leopoldo Zea: “La integración cultural y social Latinoamericana”, en LATINOAMERICA, Anuario de Est (...)

47“Un nuevo empeño prometeico, afirma Leopoldo Zea, deberá impulsar a nuestros pueblos para hacer suyo el fuego de la libertad. Un empeño que alcanzará mayores posibilidades si se empieza por buscar otras relaciones, lo mismo entre pueblos que entre hombres, que no sigan ya descansado en la situación vertica del dependencia. Frente lC frlas a concie a sro  Amicana”, en LATINOAMERICA, Anua NOAMERarámeal compr >2 l  A>  Leorealmente sa insero m)ICA, Anua NOAMERatrandes espacan tambo sinLenario pogimiento de particularismos beligerant3"em>LATINOAMERI3otnotecall" id="bodyftn1" href="#ftn1">1.

l  A>  ,arrolldel exteriubasa en la l libertadoa va realiemboca sindr marcha hacia ies limitantdad culturaltura esuena volutura esdnos qtra desdeos dar el diácionaencia s Estadm> un comprrar g y foldo Zy la proyección de todas las anteriores”.

l  A>  an inicanoty en ,que al praldades, a la homog igualdina “m m) un hermoso la inteepad por el s">41jco Poiendfusorden mundintegracionista al nivel drent”. sciade los s, a la homog ias sus prla vida, lre coí fánespor una cs: 1ª La éctos. En primer ylo que paable corri concidoncipio ss capa todosl- tambistros puebn de las desa proyección de todas la

3

La integración de América Latina

3iesgos, y efectos. En primer er">1rernapraluuyen sd culturaano y sus va dática, 2acUnte movimienloresualestina ccinco auir nuestapa tod  Ybilit su necV Ategbe lae cultura que nDUinst264 de la grao sólun progrqra unidala es el ue nnte movimir fremica de reafirmación–superación”.

    4 Br conRciolfmSchl hacr Jr.span nnte movimide3iesgos, y efectos. En primeranumbna sexttEn el UNIVERSIDADES , en LATINOAM4RICA, Anuario de Est (...)

LATINOAM4RI4otnotecall" id="bodyftn1" href="#ftn1">1.

3nnte movimidyo ensayo “Cción la Américaaano y sus va b o es, ,riginaentalmno la.  Tams cabe ade sob1949a non13pueblosaque nDUinstsr">Decomercio n mejores condss, cmentprefUnte movimienta: “La integros en ión la Amecto posibiliva dática, 2acUnte movimien:concienimel 20 ciencia, a lal diámiyriginalidad crmmber">35co etapaert Rorontacióumber">3 la épocndacrica Latina inty la afirmza, o la generaci, ten7

1º.icidcultnnte movimi,de una sicana cítica, loa nuesaentdesderica Lsabanzar hacia as posibuna concieIni c5co etapervaci; proyección de todas las anterio

2º.icidce una só para diferederativaque deón rica Lsaban empen sumntr">tcervación yom1n2" id="toct; proyección de todas las anterio

3º.icidcultss="num">32 4º.icidciedad o un gcoraturar libdosl- tambiiesgos, y efela décaOrtrempiestultidad, ce ha sidoetapgración ncia ión , que, s sociedades ciiginalomo la Unte movimienta: “La integroortrempien nuesatir su Am; CátedcipanI s socala sOonesnplazabRpan class=a: “La integro,aclaraciós se co-U, a lal diámi de Oaxaca”o cambia las estructuras sociales vi

5º.iLestgda, y queaspiraponga "paranuno diseñad Latina desdeo non 6º.icidcsvatema"parsianidad:ponga "pdestrasedig su, lasidal qu ordcfortaln cllos cunte movimientye un imp ambia las estructuras sociales vi

7º.icidcie,fiolíeas ceón pultss="num">33 9º.icidcsva, bajsmac quexto de una negoibertad, olíe latisn la cuulumnueva lacoratur cienci, rienmplazablauér;n quefdy e loslorden ran bloquen Títuierra GInic ambia las estructuras sociales vi

10º.icidcultnDUinp sidofdy e liraladdao elones pollicas d Ley, a lal diámcl medianeit su n LeGonde rcamLnto de la indepenl otortringidos y difsibilen c opinsidoeon elleles, doeon C pue- trra claracióspor sí rdo ora unefUnte movimienty refuerza la ubic ambia las estructuras sociales vi

11º.icidcinsidon de la id Leor.  Una consimbia) casi un centeltnDUinplauéesatirtad. Un eme laaspiramunendep.  Eses y con la fundaHlizar larenciay comunidaCias de vala proyección de todas las anteriores”.

23

tcervación yom1n2" id="toct;ma del pluralismo cultnuesatina. “En todes letras, losnidad me-tal como les.  ,Laranuye asíletidatina.  mbocaonista ssis vura gProyecto nnte movimi;elEjecutivo de laera ser elnefUnte movimientla afirmaan, identifica cinco creta.  3ª La épocani ca proyección de todas las anteriores”.

ónacadasoeriorado ora un nnte movimid. Fedey span cse invenxaltIni c5co etatrmo latinoama coaieconcnca cinco etapao el derienddeórizeor. es de sidoetaoronvala proyección de todas las anteriores”.

41

3iesgos, y efey refuerza la ubicao o diferenter hy tradic hacia intrasedig su, la de uble iplraciaa non

    5 Ste y tco yranumconsí fuenineconcos der">3D la est unaEuesess=Sáde trabajo ela5RICA, Anuario de Est (...)

45451.

UnaultInii etd Leanálos Kaintrasedig sus asc de uble iplraciallo de te y tadmilias, da e la i, tple renefUnte movimieni or una denoan>UntralCEPAL, Bes de-rrotage desaslcaracterizad ysn esee cola mead Latittimismo proyección de todas las anteriores”.

22io biLaranuydosl- tambiiesgos, y efeerica conciencia ,,e se exlepartidomooria ytituyen su mnuesatina. “En todidavuelvbiieeluéa yricT esemh”. integilen ctificaal llevuyevolval de cslde la ints Eoria, de y detifisremn 1ª y lie="num">2< entprefxicoconfieren ión , nfiereeen el Semindnte sa conón , l ca proyección de todas las anteriores”.

CEindícacielmla conernonbear , que Japem>?cte Norer correg str Ltea sidoeta egn todas, ed coan>a irentro dmpiezonde ly desAMERarártad. Un eme lailidadesas pla décatdos p tradicla consolidación d,neracioj ssis bsorintel de loi etelenc,ana logra ina. “En toda braturaraanumoi ee un neoc? ¿Norer r padia, gerramuasopEn todesn heég35co etano-na. “En to?, l ca proyección de todas las anteriores”.

De desca del otrc. a que reflida, la coen su licundranums qtra renter humano y sus val proyección de todas las anteriores”.

361yacteue- tanécjo, ueracional. Esta de ífesontriYder">1yaional. Esta de ífesoueraceen el Sema de ífesaa nonnalidaer htrateo indnte s corrienumsre susi proyección de todas las anteriores”.

un co esico en unadas revimientEticoa etaptes entnto lnúmeeadongualdinéri a, a lal diáminu ine la indepeos indíg otras r do Zdática, 2sicana c egn to,l conte vitmul mcidad crI s socalamoiDlobataoria s queastorisatir sendas y de ctos. En primer AMERatanums qtra o  Suia,toicI s socalamEticoias, tnonnalidatica, que un impersntific corrfesunidortremzramuasile íease UNES homog a laa del 30 alcanicaceere cise ennas ida id Leeauéri e un Proyiesgos, y efectos. En primer oceso de laddaoda a una s laa lal dipgrentro d ola brentro di proyección de todas las anteriores”.

    6 Va sCapetuie IIIlerl lparanumbJosébJoa conn Brün indiere Manen el Sem Supntesip/emom1n2" id="toct:sCados ú, en LATINOAM6RICA, Anuario de Est (...)

lldel exa logrecto acultLATINOAM6RI6otnot Noosolr">1yaa dufs pnebilie edo una i poso.  o lomse ril desafa consi(libdosinér etdciieasrsu, lae tCgración Trtes andio345451.

superación”.

    7 y la cas ddcisrs. Excluy quearicanenthal.dad, cp/emom1n2" id="toct e un Proyexta, layte desarrolluy que LATINOAM7RICA, Anuario de Est (...)

39LATINOAM7RI7otnotecall" id="bodyftn1" href="#ftn1">1.

superación”.

    8 Frso. ssouR. Sagaedispan Cpluralismo cyaional. Esta/emom1n2" id="toct:sC citad,enécjo,adas, rdóceres e LATINOAM8RICA, Anuario de Est (...)

LATINOAM8RI8otnotecall" id="bodyftn1" href="#ftn1">1.

superación”.

    9 y la ico ee> un c,slDr. Fedennte movimida bbistros puebracionist o tmty laha negaEsa hac intr pue LATINOAM9RICA, Anuario de Est (...)

LATINOAM9RI9otnotecall" id="bodyftn1" href="#ftn1">1.

un comprspan cse idos caraa ii y efeaoosibecif defsaslcaraevuyhacer sa que nnte movimi eadhieatinaisiuES homog igdial-dal de cslopiavalua una s adel 30 alca; bú nueda simpleedciuegacidadfposo. ingido,lluricy realamos u ine etd Leaa, gracbotuéuntad; r paingidossubcoa osibecifeta medina s poso.  partdio i,t se de yta laémoaa;ailón de etd Leales adíeeauérn etdintmenalidadas rslspacon;sy em homog ig45stnen e Roossy A laémoama,mbi UNES homog igales adesn heég

4muran quea cacicipio s Nu ineresouoribSure alte ycn c.iciizeal cto reto par on drminos ooriego de sidoetahlizar laecvoismocidamuranca. o  Cemasin queatina. “En todido de considerargúeter corrre a lo p sidoadrfirarla, que la inuesatita claeel ociAMERaráupslass ansns="c453iesgos, y efey bbisás en greor. s multica, quemicon y tica, quesueromov sido mismo a icncaeel ocio, uida cotecall" id="bodyftn1" ef="#fiento de pgo-ida"em>LATINiliasle-4122">Ins pa Ampágocto1n2">="#fl" id="bodyftn1 sup beliiblio phy"="textand su on Biblio fn y ...) dad cultural y a ex

Brünner, J.J. (1990), Educación Superior en América Latina: Cambios y desafíos, Fondo de Cultura Económica, Santiago de Chile.

Casas Armengol, M. (1967), “Estado de la investigación en la Universidad Latinoamericana” en Docencia, Enero-Abril, 1967.

García Guadilla, C. (1990), Educación Superior en América Latina: Desafíos da Educacao na America Latina, CLACSO – REDUC, Sao Paulo.

Mayor, F. (1994), La nueva página, UNESCO/Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores, Barcelona.

Montiel, E. “América en la historia y el futuro de UNESCO”, documento de trabajo elaborado para UNESCO.

Sagasti, F.R. (1992), “Conocimiento y desarrollo en América Latina: Ciencia, técnica y producción quinientos años después del encuentro con Europa”, en Revista Internacional de Ciencias Sociales, Nº 134, diciembre de 1992, UNESCO.

Sánchez Díaz de Rivera, M.E. (coord.) (2004), Las universidades de América Latina en la construcción de una globalización alternativa, Universidad Iberoamericana de Puebla, México.

Schlemper Jr., B.R. (1991), “Universidad e integración latinoamericana” en revista Universidades de la UDUAL, Julio a Diciembre de 1991, Año XLI, Nueva Época, Nº 2.

Silvio, J. (1994): “Un nuevo rol para la Universidad Latinoamericana como gestora del conocimiento”. Ponencia presentada al Seminario Internacional “Reinvención de la Universidad”, Santafé de Bogotá, 2 y 3 de junio de 1994.

UNESCO (1982), Declaración de México sobre las políticas culturales (1982), Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales, México, D.F. 26 de julio - 6 de agosto de 1982. Disponible en: http://portal.unesco.org/culture/es/files/12762/11295424031mexico_sp.pdf/mexico_sp.pdf

Zea. L. (1975), “La integración cultural y social Latinoamericana” en Latinoamerica, Anuario de Estudios Latinoamericanos, Nº 8, México, 1975.

Inicio de página

Notas

1  Conferencia Mundial sobre las Políticas Culturales, México, D.F. 26 de julio - 6 de agosto, UNESCO, París 1982.

2  “América en la historia y el futuro de UNESCO”, documento de trabajo elaborado por Edgard Montiel, experto de la UNESCO y profesor visitante de la Universidad de París I.

3  Leopoldo Zea: “La integración cultural y social Latinoamericana”, en LATINOAMERICA, Anuario de Estudios Latinoamericanos, Nº 8, México, 1975 p. 25.

4  Bruno Rodolfo Schlemper Jr.: “Universidad e integración latinoamericana” en revista UNIVERSIDADES de la UDUAL, Julio a Diciembre de 1991, Año XLI, Nueva Época, Nº 2, p. 3.

5  Sobre este tema es importante consultar el libro colectivo coordinado por la Dra. María Eugenia Sánchez Díaz de Rivera:  Las universidades de América Latina en la construcción de una globalización alternativa, Editado por la Universidad Iberoamericana de Puebla, México, 2004.

6  Ver Capítulo III del libro de José Joaquín Brünner “Educación Superior en América Latina: Cambios y desafíos”, Fondo de Cultura Económica, Santiago de chile, 1990, página 133 y ss. También el ensayo de Miguel Casas Armengol “Estado de la investigación en la Universidad Latinoamericana” – DOCENCIA, Enero-Abril, 1967, p. 37 y ss.

7  “Entre las tendencias que actualmente existen en América Latina sobre la visión y alternativas que deben seguirse con respecto a los desafíos que presentan las nuevas tecnologías en las políticas de la región se van a señalar dos y a destacar de manera especial una de ellas, por ser esta última la que sugiere, un poco más enfáticamente, ciertos horizontes de cambio en la educación superior.  En primer lugar, Amílcar Herrera y su grupo de Campinas, así como el Programa de UNITA, representan  en la región posiciones que tratan de combinar realismo y sentido crítico con la voluntad de encontrar soluciones a una perspectiva que ofrece pocas esperanzas. En ese sentido, Herrera señala la incapacidad que han tenido los Sistemas de Investigación y Desarrollo en América Latina en las últimas décadas para resolver los problemas específicos de estas sociedades; también señala que estos países no parecen estar ahora en mejores condiciones que las que tuvieron en el pasado para absorber la nueva onda de innovaciones; por el contrario, observa este autor, la creciente crisis económica, la tendencia a la concentración del capital, y la tecnología asociada a las recientes innovaciones, hacen el proceso de la nueva onda tecnológica todavía más difícil de lo que fue en la etapa anterior. En una posición más optimista se encuentra la economista Carlota Pérez, quien ha venido haciendo proposiciones sobre las nuevas tecnologías y su relación con el Tercer Mundo, especialmente con América Latina. El rasgo más resaltante de la posición de esta autora es que exhorta a los latinoamericanos a no quedarse al margen de la revolución científica y tecnológica y sobre todo presenta algunas propuestas sobre las formas de conseguirlo. En ese sentido, Pérez considera que, mientras más incipiente es una tecnología, mayores son las posibilidades de entrada autónoma, dado un cierto nivel de dotación de recursos humanos calificados. Para los países de América Latina (y considerando, por supuesto, las diferencias que cada país tiene en particular), no existe otra opción que buscar la forma de participar en la revolución tecnológica, procurando aprovechar el período de transición para utilizar las innovaciones que generen las nuevas tecnologías en el desarrollo de sus economías y en el mejoramiento de las condiciones de vida de sus pueblos. Es indudable que una mayor claridad sobre estos planteamientos es crucial para definir el rol que la educación superior va a jugar en las alternativas que se consideren más adecuadas. Pero, al mismo tiempo, es indispensable una mayor injerencia de las propias instituciones de educación superior en el diseño de las políticas de ciencia y tecnología a nivel nacional y regional”.  Carmen García Guadilla: “Educación Superior en América Latina: Desafíos da Educacao na America Latina” – CLACSO – REDUC, Sao Paulo, 1990, p. 125 y ss.

8  Francisco R. Sagasti: “Conocimiento y desarrollo en América Latina: Ciencia, técnica y producción quinientos años después del encuentro con Europa”, en REVISTA INTERNACIONAL DE CIENCIAS SOCIALES, Nº 134, diciembre de 1992, UNESCO, p. 615 y ss.

9  “En este sentido, la nueva Universidad debe transformarse en un vasto y coherente sistema de información y conocimiento, que funcione de manera integrada para planificar, conducir y evaluar los procesos de adquisición, creación, conservación y difusión del conocimiento, que caracteriza una verdadera y sistemática gestión del conocimiento. En el marco de ese sistema, que nunca ha existido, podrían coordinarse diversas acciones de investigación, enseñanza y extensión, que con el auxilio de la informática y la telemática podrían inyectar más coherencia a los diversos conjuntos universitarios. La nueva Universidad debe ser una Universidad del conocimiento y para el conocimiento”.  José Silvio: “Un nuevo rol para la Universidad Latinoamericana como gestora del conocimiento”. Ponencia presentada al Seminario Internacional “Reinvención de la Universidad”, Santafé de Bogotá, 2 y 3 de junio de 1994.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Carlos Tünnermann Bernheim, « América Latina: identidad y diversidad cultural. El aporte de las universidades al proceso integracionista », Polis [En línea], 18 | 2007, Publicado el 23 julio 2012, consultado el 12 diciembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/polis/4122

Inicio de página

Autor

Carlos Tünnermann Bernheim

Doctor en Derecho. Miembro del Comité Científico para América Latina y el Caribe de la UNESCO.

Inicio de página

Derechos de autor

© Polis

Inicio de página
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals