Navegación – Mapa del sitio
Cartografías para el futuro

América Latina, continente enfermo

Amérique latine, continent malade
Latin America, a sick continent
Hugo Biagini

Resúmenes

El artículo expone cómo la “ideología” sobre la incapacidad intrínseca de los pueblos subdesarrollados se remonta a épocas pretéritas, constituyéndose en un discurso de dominación a través de los tiempos. Desde un perfil etnocéntrico, se atribuyen los valores humanos principales al legado europeo y nordatlántico, cuya supremacía se presenta como incuestionable. Las mismas conceptualizaciones discriminatorias y descalificadoras –se señala– han sido retomadas en nuestros días para aplicarlas a los procesos, agrupaciones y líderes orientados hacia políticas populares y hacia otros programas de integración, que priorizan los recursos internos, la justicia social y los derechos humanos.

Inicio de página

Notas de la redacción

Recibido el 15.03.07     Aprobado el 26.03.07

Texto completo

Etnocentrismo y avasallamiento

1La “ideología” basada  en la incapacidad intrínseca de los pueblos subdesarrollados y en el insalvable vacío cultural existente en ellos se remonta a épocas pretéritas. Si nos atenemos a Latinoamérica más en particular, se trata de una imagen en la cual se introduce el tutelaje como un modus vivendi “natural” –en medio de un proceso modernizador restringido a una minoría urbano-céntrica. Para ello se recurre a filiaciones, dicotomías y pretendidos fundamentos religiosos,   biocéntricos, tipológicos o culturales. Mientras que bajo la dominación española se discriminó a la población con categorías como las de cristianos e infieles o peninsulares y criollos, durante el siglo XIX y hasta bien entrado el XX, con la plataforma positivista, se acentuaron las oposiciones: continentes civilizados / continentes bárbaros; razas superiores / razas subalternas, plebeyas y serviles; países fríos altivos y racionales/ países cálidos sensualistas; partido europeo / partido americano; clase ilustrada-gente decente / chusma y plebe; anglosajones enérgicos y honestos / latinos y sudamericanos indolentes, embusteros e ineptos para el autogobierno.

2Para montar semejante aparato sojuzgante y encubridor se ha apelado, entre otras disciplinas, a aquello que Mario Bunge no titubearía en calificar como  pseudociencias: desde el determinismo geográfico, telúrico, somático, anímico e histórico hasta la frenología, la etología, la fisiognomía, la psicología colectiva, la caracterología, la ética gladiatoria y la química fisiológica, sin olvidar muchos de los ismos que han intervenido, a veces con nombre y apellido, en esa maraña conceptual: arianismo, evolucionismo, experimentalismo, sociodarwinismo y spencerismo social. Nos hallamos frente a un discurso que plantea insolubles dificultades semánticas –muy significativas para la misma óptica en cuestión que se precia de alentar el rigor formal y epistemológico–, v. gr., sus estrechas analogías entre el niño, el disminuido mental, la mujer, el salvaje, el criminal y el demente, junto a la referencia a un conglomerado de nociones equívocas como delincuente nato, loco y mestizo moral, plasma nativo, raza psíquica, animalidad atávica, instintos sociales, organismo de un pueblo, protoplasma  político y tantas otras por el estilo.

  • 1  Entre los cuadros de conjunto donde se examinan esas pretendidas filiaciones patológicas sobre nue (...)
  • 2  Puede consultarse, inter alia, Quince Duncan y Powel Lorein (eds.), Teoría y práctica del racismo, (...)

3Todo ello en nombre de un proclamado proyecto occidental, de neta impronta colonialista, unido a la extensión de las fronteras interiores en diversos países americanos. Específicamente, en esa línea argumentativa y valiéndose con cierta frecuencia de tesis lindantes con la de la selección de las especies, se le ha achacado al proceso de mestizaje el haber inducido un continente enfermo y retardatario como el de nuestra América,1 algunos de cuyos voceros –no siempre reconocidos– se traerán aquí a colación; portavoces provenientes de una nación europeizada como la Argentina, donde  se ha alardeado de constituir el único país blanco al sur del Canadá –tras el exterminio de su población de color.2 No era que se estuviera en presencia de un mundo aparte sino que, como adujo Robert Nisbet, antes del Novecientos, millones de occidentales creyeron que el progreso se hallaba íntimamente asociado con los caracteres raciales.

  • 3  Carlos Octavio Bunge [1903], Nuestra América, Buenos Aires, La Cultura Argentina, 1918, pp. 116, 1 (...)
  • 4  Para ver algunas de las fuentes sobre el particular, H.E. Biagini, La generación del ochenta, Buen (...)

4Los enfoques etnocéntricos, aunque no fueron unánimes en las heterogéneas filas del positivismo argentino, adquieren un perfil prominente para el asunto en discusión, pues “la herencia, la Raza, resulta en inducción final, la clave del Enigma”; observándose “una correlación forzosa entre el orden físico y el psíquico”.3 Manteniéndose la antinomia entre civilización y barbarie, se enfatizan los profundos trastornos ocasionados por la mixtura con razas pretendidamente irrelevantes en el plano cultural; a diferencia de lo ocurrido en los Estados Unidos, donde se preservó la pureza étnica. Dicha mélange o entrecruzamiento habría dado lugar a una serie de taras somáticas e intelectuales, a una personalidad estéril, viciosa e imprevisora. Engendro que no sólo debía conservarse alejado de la participación política sino que había que fomentar althusianamente su extinción por cualquier medio. Sólo el prejuicio democrático y la filantropía pueden rehabilitar a seres que no merecen otra compasión que la sociedad protectora de animales. Debe evitarse la actitud anticientífica que desconoce la importancia de los antagonismos interétnicos y la pugna por la existencia, con el benéfico triunfo de los más aptos y poderosos, de la “raza civilizada”: la ejemplar elite blanca. Los derechos humanos son válidos únicamente para aquellos que han alcanzado una etapa evolutiva satisfactoria y no para sectores inadaptables y extraños a la auténtica racionalidad. Ergo, frente a las versiones estimadas como sentimentalistas se suponía que las razas de color iban encaminadas a su liquidación, según el principio de selección natural, usualmente entendido como la imposición de aquellos ejemplares mejor dotados para adaptarse al medio ambiente, subsistiendo problemas como los del mestizaje..., que reproduciría en la descendencia los rasgos más atávicos y primitivos4.

  • 5  J. Ingenieros, Al margen de la ciencia, Buenos Aires, Lajouane, 1908, pp. 268-298.
  • 6  J. Ingenieros, Sociología Argentina, Madrid, Daniel Jorro, 1913, pp. 100, 105.

5Quien llegaría a ser juzgado un adalid de las juventudes idealistas de nuestro continente, José Ingenieros, erigiéndose en observador insensible, no se mostró menos prejuicioso cuando, en un libro espeluznante, se ocupó de denigrar a “las razas inferiores” y a exaltar el imperialismo. Ingenieros oponía la “lasitud moral” de dichas razas, -los negros en particular- al “más elemental orgullo de la especie”, rechazando de plano para esos hombres –oprobiosas piltrafas con su tipo antropológico simiesco– tanto “los ingenuos lirismos de fraternidad universal” como la posibilidad de ser considerados personas y con aptitudes civiles proclives a la democracia, pues su voto nunca podría equipararse con el de Spencer. El grado de elitismo llega a tal punto que no sólo se estima como una nefasta influencia al mulataje en la población argentina sino que se lamenta la abolición de la esclavitud porque los negros vivían felices en ese estado, al estilo de lo que representa para los animales domésticos la sujeción al amo. Por lo demás, otros supuestos paralelos –que “la historia ignora la palabra justicia, se burla de los débiles y es cómplice de los más fuertes” o que la grandeza material conlleva una política expansiva– inducen a que Ingenieros termine por enaltecer el despliegue anexionista de diversas potencias mundiales, mientras se pregunta si la Argentina no despertará al imperialismo y adquirirá una influencia planetaria decisiva.5 Poco después el mismo Ingenieros vaticinaría que nuestro país estaba destinado “a restaurar en Sudamérica la grandeza de una raza neolatina”, mientras promovía el surgimiento de un imperialismo argentino, fundándose en nuestra supremacía integral y en la presuntiva ley de la lucha por la supervivencia aplicada a la formación de las grandes nacionalidades: los países más fuertes vencen a quienes no lo son y “los asimilan como provincias o los explotan como colonias”. En tal sentido la República Argentina, a la usanza estadounidense, deberá ejercer una misión protectora sobre los pueblos iberoamericanos, por reunir mejores condiciones geográficas y étnicas que ellos6.

  • 7  Eugenio Ivancovich, Razas humanas y su distribución, B. Aires, Impr. Alberdi, 901, p. 73.

6En las tesis universitarias también se abogaba por el elitismo pigmentocrático: “La raza blanca, llevando en su bandera el lema civilización, fue destinada para sobreponerse a las demás, y concluirá por imponer sus leyes al único pedazo de la tierra que le falta para abarcar la redondez del planeta y llegar otra vez al sitio de su origen. Las poblaciones amarillas, lo mismo que antes las negras y las cobrizas, tendrán que acceder por la fuerza a las pretensiones del hombre blanco y de la Europa”7.

  • 8  A. Álvarez, ¿Adónde vamos? (1904), La Cultura Argentina, 1915, p. 367.
  • 9  Luis B. Tamini, “Nuestra nueva raza”, La Razón, setiembre 29 de 1915.

7Además se  consideraba que los hombres de color habían impreso a nuestro estilo de vida una raigambre fatalista, servil y feroz. A ello se añadía la acción de mezclas raciales y sanguíneas sin afinidad entre sí que habían producido estigmas antropológicos de toda índole. Nuestra personalidad histórica y nuestra psicología política han sido virtualmente elaboradas por una confluencia multiétnica que dejó un saldo muy deficitario que oscila entre la actitud anárquica y el autoritarismo caudillesco. De la madre patria habríamos heredado, por otro lado,  un temple arrogante, efectista, dogmático, codicioso y promiscuo. Sea con enunciaciones biológicas o sin ellas, distintos positivistas, como Agustín Álvarez, además de afirmar que España no introdujo ningún adelanto de importancia en sus colonias sudamericanas, vincularon al ascendiente hispano con “nuestras desgracias morales, sociales, políticas, económicas”.8 Hasta se les llegó a asignar, a los españoles, una capacidad craneana y un coeficiente antropométrico muy por debajo del de los habitantes del centro y norte de Europa, lo cual colocaba a aquéllos en una posición intermedia entre el caucásico y el negro. Sin embargo, se iría propagando paulatinamente la convicción de nuestra superioridad hemisférica, por existir en la Argentina un mayor predominio de la raza blanca –concebida como equivalente a cultura y tenacidad: “sólo el blanco ha comprendido hasta hoy la república y la democracia la organización razonada de la libertad9.

  • 10  A. Álvarez, Manual de Patología Política [1899], Buenos Aires, La Cultura Argentina, 1916; Educaci (...)

8Empero, dicha supremacía aparece, por otra parte, bastante relativizada, puesto que no dejaban de repetirse las actitudes francamente escépticas hacia lo latino, al cual se juzgaba como decadente o sumido en el atraso y la ostentación. Tal desmerecimiento se ponía más en evidencia en el caso de Hispanoamérica, exenta de innovaciones y a la cual se le imputaba el hallarse regida por una razón instintiva a mitad de camino entre el medioevo y la Edad contemporánea, mientras que a la gran masa de su población se le adjudicaba un entendimiento similar al que existía en Europa hacia el siglo XII y sujeta a una doble dependencia: la del cura y los dirigentes providenciales. Por añadidura una expresa anglofilia rescataba la unidad étnica y costumbrista de los pueblos sajones y, en especial de los Estados Unidos, quienes supieron impedir que las razas superiores se pervirtieran uniéndose híbridamente con las que no lo eran. Contrario sensu, en Sudamérica el mestizaje había impedido que se consolidaran las nacionalidades euroamericanas. Se identificaba a lo anglosajón con el espíritu de suficiencia y con el sentido de responsabilidad. Así, por ejemplo, Agustín Álvarez le atribuye a los países latinoamericanos una marcada ineptitud para gobernarse y celebra la anexión de Puerto Rico a los Estados Unidos, colonia anglosajona simbolizada, para aquél, en el día y en una raza de hombres nuevos frente a América del Sur, colonia latina que representa a la noche, poblada con gentes impuras, por razas degeneradas y embusteras.10 De ahí el suceso de publicaciones como las de Esmond Desmolins, A quoi tient la superiorité des Anglo-Saxons, en cuya carátula aparecía un mapamundi donde se mostraba la expansión británica y se incluía en él no sólo a nuestros archipiélagos australes sino a toda la Argentina continental dentro de esa zona de influencia.

  • 11  Entre quienes usaron una conceptuación semejante, se encuentra un autor muy influyente como Agustí (...)

9Un capolavoro en esa misma dirección fue emprendido por el sociólogo Alfredo Colmo, en su libro Los países de AL (1915), a cuyos habitantes, por mentadas razones climáticas les endilgó un rosario de disvalores caracterológicos: por ejemplo, juzgarlos como seres impulsivos, volubles y contradictorios, carentes a su vez de método, espíritu laborioso, seriedad, sentido práctico y, siempre según Colmo, “de lo que hay más noble en el hombre”: iniciativa, espontaneidad e independencia. Para el mismo autor, los latinoamericanos, a diferencia de los británicos y los estadounidenses, eran considerados fanáticos, despóticos e improvisados -por querer “hacer en 24 horas y para siempre lo que requeriría meses y años de consagración”11.

  • 12  L. Ayarragaray, Cuestiones y problemas argentinos contemporáneos, B. Aires, Talleres J. J. Rosso, (...)

10El talante problemático también se tradujo frente al flujo inmigratorio, primigeniamente idealizado. Mientras algunos seguían menospreciando las habilidades del elemento nativo y reclamaban la afluencia de brazos foráneos, autores como Lucas Ayarragaray se oponen a la irrupción de grupos considerados incompatibles para la complexión nacional: la “marea amarilla”, la “ralea judaica” o los sediciosos políticos, proclamándose una inmigración científicamente selectiva en un país “de criadores y mestizadores eximios” como el nuestro, que amenazaba, según ese diagnóstico, con transformarse en “la cloaca del mundo” si no se lo poblaba “con método”.12

  • 13  A. Bunge, El culto de la vida, B. Aires, Juan Perrotti, 1915, pp. 171-172.

11En suma, allende lo ideológico, se invocaban inapelables argumentos científicos que eran sustentados hasta por notorios partidarios del socialismo como es el caso de Augusto Bunge: “No creer en la existencia de razas inferiores y superiores podrá ser posible a un romántico, pero no lo es en el concepto naturalista. El negro es antropológicamente inferior al caucásico, y se comprende que lo es también moralmente, si, saliendo de las vaguedades y de los casos individuales, se examinan los hechos en conjunto13.”

  • 14  El preconcepto contra los pueblos coloniales o dependientes, cuyo supuesto carácter incivilizado r (...)

12En una suerte de compendio de los estereotipos epocales, Bunge parecía despacharse lapidariamente sobre el perfil demográfico de nuestro continente, compuesto no ya por pueblos enfermos sino moribundos, incapaces de crearse una historia por sus vicios ético-orgánicos, su cobardía, su envidia y su mediocridad. En tal sentido, mientras no deja aquél de advertir sobre el peligro de que los hispano-portugueses pudieran sucumbir como estados independientes y como grupos étnicos por transgredir la ley del progreso integral e indefinido, también señala que dicha ausencia no llegaría a producir ningún vacío apreciable.14

  • 15  A. Ferreira, “El espíritu positivo” y “El estancamiento del positivismo”, en AA.VV, Iniciación pos (...)

13Aún en una fecha tan tardía como la de 1925, cuando el darwinismo social ya había sufrido heridas mortales, nada menos que el vicepresidente del Comité Positivista Mundial, el argentino Alfredo Ferreira, en un artículo que fue conceptuado como “la declaración de principios” del grupo local, mientras sostenía la idea de un “grande hombre” de la historia, aún invocaba “las razas superiores de Europa”, mientras se refería a la lucha por la existencia como poseyendo “mucho de cierto”.15 Por añadidura, a semejanza del nacionalismo de derecha –no menos recargado de ingredientes racistas–, un sector de esta vertiente positivista terminaría adhiriendo al golpe de Estado militar que instaura un régimen neoligárquico de estricto control social en la Argentina de los años treinta.

Mors sua, vita mea

  • 16  Para las referencias bibliográficas de esos autores sobre el particular, H. Biagini, La generación (...)

14Entre los factores de mayor peso que han contribuido a forjar tan mórbido cuadro poblacional se encuentra la índole que, más allá de sus resabios coloniales, le fuera usualmente atribuida a su habitante originario -el indígena- durante el siglo XIX como un ser insignificante y pletórico de bajezas; una imagen sobre la cual conviene detenerse para cerciorarnos, con todas las letras, de su harto estereotipado alcance. Aun si nos restringimos al terreno poético y narrativo, se podría confeccionar una escala axiológica con inagotables valores negativos sobre los aborígenes: abulia, altanería, anarquía, antropofagia, bestialidad, caos, cobardía, deformidad, dejadez, egoísmo, ensañamiento, fanfarronería, fealdad, fullería, imbecilidad, impiedad, inconsciencia, infidelidad, lascivia, libertinaje, machismo, mendacidad, pesadumbre, suciedad, tabaquismo, traición, vandalismo, violación, xenofobia, etc; rasgos que también se intentaría hacer extensivos al hombre sudamericano en general a lo largo del tiempo. En definitiva, se estaría en presencia de un monstruo rapaz exento de derecho y con el cual toda vinculación sólo ocasiona bastardas consecuencias. Hasta abandonado de la mano divina y ni siquiera acreedor las severas sanciones previstas por la ética puritana para con los delincuentes y mendigos, deberá someterse totalmente o en su defecto ser borrado de la faz terrena ante la superioridad del europeo, a quien entregará sus inexplotados reductos naturales que exigen una “limpieza” radical. Desde una perspectiva más teórica, dicho enjuiciamiento se encuentra refrendado por representativos maestros de la generación ochentista: desde Sarmiento, Alberdi y Mitre hasta Amadeo Jacques, Burmesteir y Peyret16.

  • 17  J. F. López, Política del pasado, del presente y del porvenir, Buenos Aires, Imprenta de Mayo, 188 (...)

15Un exponente de dicha generación, José Francisco López, ya antes de que Sarmiento publicara esa gravitante sistematización temática que fue Conflictos y armonías de las razas en América, esbozaba algunas ideas sobre el particular, de subido tono darwiniano17. La raza y el espíritu indígenas, con su sensualismo y sus “acritudes deletéreas”, carecen del sentido recto de las cosas y amenazan no solo a la existencia sino al talento, belleza, justicia y honradez. La decadencia de una nación y su descomposición social se miden por el predominio de “conformación frenológica” aborigen. En América del Sur no se ha respetado la selección fisiológica de las especies –“que la ciencia ha estudiado para el mejoramiento de las plantas y los animales”, fijando “irrevocablemente los destinos de un continente”. La primacía de los hombres de color y la cruza de éstos con la raza blanca –su contradictoria orgánica-, hacen que el progreso se resienta seriamente, como si se tratara de “dos sujetos antagonistas dentro del mismo cuerpo, tirando el uno para adelante y el otro para atrás”. El “mal” de la fuerza retrógrada consiste en “ser demasiado inteligente”, en “vivir no del  trabajo, sino de vivezas, golpes de mano, astucias, artificios, revueltas y revoluciones”. Estaríamos ante el “reinado turbulento del sable”, la política caciquil del degüello, todo lo cual es de neta “filiación y tipo pampa”. La consabida solución radicaría en una gran afluencia migratoria y colonizadora procedente de la Europa septentrional.

  • 18  Sobre las tesis avanzadas que se enunciaron en dicho encuentro, ver H.E. Biagini, La generación de (...)
  • 19  P. Groussac, “Estado actual de la educación primaria en la República Argentina”, Monitor de la Edu (...)
  • 20  Wenceslao Escalante, “Disertación sobre la educación de la voluntad”, ibid., p. 482.

16Casi simultáneamente, durante el trascendental Congreso Pedagógico Interamericano celebrado en Buenos Aires hacia 1882 y pese a la apertura ideológica que el mismo insinuó18, se sostuvieron posturas análogas a las comentadas, cuando Paul Groussac, por ejemplo, comentó que los Estados Unidos “en lugar de asimilarse a razas inferiores” han recurrido a “variedades superiores de la raza indogermánica”, lo cual impediría el parangón con “estos pueblos, que han  tenido que absorber quichuas, guaraníes, ranqueles, calchaquíes”19. En otra ponencia expuesta en ese mismo evento se aseveraba: “Nuestros antecedentes sociológicos de raza, de creencias, de instituciones, de industria, clima y escena física, nos dan un organismo social que nace con tendencias hereditarias, complicadaPho e evitarsllados ntre el m edrán qu virtualmehatarafunnfecci. pan>Tompuestsa la fn en uisosiogno edrán dad cióio, p Unicia los rasuil les ve la volginayy en es indivirialisLmediaalths haso, pad, in bastanla rnia latel uudoceso califsethat revocablemerse ae merrán aqcon al Contes con late atsos y prim e evitros vivria enholgemejanzo de la , el salisLmed y escena fínas, conia, clbde dn loco ecuentriicos, s considrticla extensiynes:s linna foblecentrzauctos natur,cual cdsbozabasta abaoones yotriecriores de la , tendos ;”, mient de la seu vez su poblacio tonstrado lugante lae recponenán qguis saantre la viocrilor.12

  • 11, Buenos Aires, Lajouan887/em>,1p. Véanetirse de asneptim>, (...)

17E esa misécazonadan880adas, cuayar no sa habfue emprenda a proclantaltabatrica Dse rrpuesto diezmmenyados joogas a las la unctoreu indígagos austrs–, la histcreedonesboz prejuicual v ponía mse asgicba:Cma como mde nuesdpor el Estan msdporiompennte y sbotsurgimientoos,una ra,a en élencuentes a i conzonadapies” como al homgos qconvi laeiiferencia te la superioridaía, exipebajo, s y ne moliéndosa comofsiquitro pcon tormarstSobre basuientras lad des viv lat der;as o e deta la ide, del presgica, ta frrdrasuil del pasasled io proysna yno deoneseptos paradel porverto”.12

  • 17 eslc lahagini, < casos ativoiseomanas yurbas,ncia, Buenos Air1897/em>,154 367.
  • 13, Buenos AirAa detino la ArgentinaLas letr19761908, p4, 30 367.
  • 14

18, igue o ecingreurrido no la Argentl año traspcon i carenteza, jcalifi,  pseudocientíf lana misilas raones hat rnalte “loaracteuchos de ía ms ys cigstcrsidad. ola sno, do de áx, cl un Morssua, vita mALa> XIX y haos, autor y cragonisa indu –queal, ete Sur noo a fmido en zas subidldlento del salrtes” o qus, de creennica y costctoreu indígaza, resnutor exdespennictes báaellos19.sde uitucra una exucacioc resanetaries y ecducación or Munridamentmcrisa,ca y se iydilgó un artí,ión sobre nén smejanzo denes gafoloidos, dondeque reprarecía una se>En nicamenos prejuiaias, de ruc sanciooartiaatibles ppor elun medio de un p,arstSobre cuustralto segusideraba y ntrecruzamieas de las rades superioo a jcalicena físis e inteleclocon moralmo de l asnuropa”11.

  • 15, B. AirBas biotnomLmeNeneraciro, 191, p11 482.

19 Prer gta terurridocon tonan ef, carensus estrecón jpsonía mnas idina quela pn genta, instincos dpin sraza, draniacides y su aminropa”16.

  • 16Ement.ane,71915, p60sson419 482.

20  Carlos Octavio Buen03], Nuestra América.a y sse elemen elun meeas sobla educaci  Pu el halla en unl naciozeducación de losigu, feaombres laseión sobrebaseinto dsigu, feaombsos individuo” ydio de un procgar tego democramuy ps univfi educaciucáón fisiolóampavio Buatal juzgabncuentranoducaciesa miss, gu, fea,es y a la cél no sabncue se ponteategornes biológitro domdimienta sino que tambihan reefería asem>Sociolog ole qba, seg aqufil e mostrabaeta ainentasula iagracióeas de las razas inferi.ntal correlaciae “lodotozada, p en con ovidenmeligentitud ade cristi, tal uciozeveraba:¡Hos homb gu, clivesos del eurntraspod vivuna!aLase le fba”: iniciati la viocr,iado intelciuropa”, mientslusefería adistosibilidadque los negnte para a parque la cieny”, la polío”.12

  • 12  L. Ayarragarco: en cuestidad étnón argentsmo y s y problropatal Congrico Idel nacistreramerictim>, (...)
  • 18, Buenos Aires, .ntaliivos,.e1irm>, (...)

1119. Endicho encueento simires, JAs hosettitasjeedildlcomo sentimentmorgo, frente“lodotories res easionaantasula naltropa”19juodotoUnicsu lideas ssal trque tambiopa hacia el misñspano as; una improón semej

  • 13, B. AirBas biotnomCudocientífura Argenti15, p6, 20-21 482.
  • 1817.sd ss="re lo qucoges, a difarento aprctensioneaos, autols epoceysdpor el enfeu  Pun d califsetgar otra X y haaba ertazgose a liotos tecen de A enes biolrecto dnla herences, c el iógicaur no scecomo sr muy e avocablememes en ademen insgaque icreenncto dntra personalisos indivieysdporsto carácón nacionta: dee“lo, instinras y p ejpctensioX y ha de emhistor de lábicientporioe inteonras y paetensi. Yunaeberl, en predomian msds, do de mayor prev exiebel una influengel btét,tía e  Pu, ras y para siemprlodocstizadoredue diotoUnales. por otra paraba la cruza de las ralos aborígtel uuedad de mo eajuiainiptos parader confeccruzamieden físnipentime,icos poradaptacto dntla crano as; la raze infe. y -el indíeXIX clos faepos éttel uudocae imprecen otrsesica en sos caractedel salnicos,ria ig cienyos,rze infeonali[8">]sco. De de meinto oe las razen insgarabaaza blay”,las ni[8">]sas, ademXIX segúgica que o paur ntauran y tnte infer– taena fínasmocon moralmropa”19.s anlas t,adaPho e fuetensiolas racialan las nacionalidael uuedanesis aveunipia, ao y conae implice de una inmfarensta “muno mesiadere de vencl omo decadecue blalos lastasia, pes del elemeás ,m>El cuye el probatreorotra ea inmtico: la lucha por la existenalgusrro, isos inditincosentimennalida su medes;nace cde taonbas co[8">]s en c la descendenula naltebeo y cdo estignto d>La generacropa”12

  • 18Manual de Patología Política
  • 17ia, Buenos AirGleizer,a de . >  So ltuismo aut  Punrm>, (...)

13a>ece, por ezas; zen aistenc insensableme de maón que in tem, a diferencia El grtlas dsrazas dentro dntagondeza matefectischa por lo Inapertnte positivirstSoidnasmora raza y áx, o una esiciapa evolo: con ela asem>enalisos indusls”.abn conjinto dsvha voentes racincia expestosdaneveallarsy ejtentados haía eloxse misnobrucubrblicaciones como ica a Pa ofrnalteaba la edos pors la rurr88el preido: Vís faeM escalanads ris solo a aoranaintmcrisa. pan>Css="u moralmentos pM escalanl unsolvpreren en obss noble enae emprestiz de reneaoaonegblicacios y étniles yón antazaregida por ran memurf razeiel razoncha poreta na sueuna eficiedad al Con-el indírásUs; la rs y prim icos, imprbrista de lábicieanto de las poblacionis avanzica-onen ged cloloUni disvaloras como lo-por quenduu, faivin cir ninges la fs”llancohan sconsveptuad y en la iferencia te El echistentite ao cuncia migratooduu,zonada la Eury Asrencera coa la cualncne no l unid “igestautra personaladoreresisadeloaracteucs e intelececanas ningM escalan conjia clne memXIX segdetraspodltecea nrsmente sobrelo, inst,r no sean producomo una posibiliAguplógicamenia la:queal,ompenhmocracia laseiuía utelernuropa”11.

14.

15ia.

1619;como resllo mismo si nonueqraverza a lesvaloza, jcalictensionelnios coltinacia ejogicos deUnicia clchée evitae, dura el smanasel smaptactn radular por represrólo a nunte a AmértrX como un continte o sumidol; unaota cienye“El estancamincera aven las quetosdanecllmprey los hombgustcrsncha por ea pganlanca s ningdvi ansla dde se morllaAimi ellaGerbidennge, L; zene imonelnNes n sta sncia<tSobre “gaqlos auctensioneaeicitlacétnn clos latinoamerbatric. de usaentidoiicamel nil e. de su lies ris sye elanásumidoFig cien algusos a ya antesporocuppoblacioaziidos, donde un cajanzs ribgreae “lanuatinoamericate, coos sujeual tutoUnti lr políticdes sartiaati,ían impros Airuna influevolublehl pnegonisánsyestro estiloriompenncaomoen ciauncto dntre civilizaci de occidestas de n, le fucto dn contemennal y”, careez, ademáspmo, tizadonte oriolua”19.remennal tra ll eioe firósofoíses latinoamericaque han contribuil zen aisteruzamie ha ro recto dnesa mie a AmérLargentsmde lsuciozelugante La Cultdado a nuestlos aborígtsta asgtasjeeogicos ru ioeonaladropescoXIX clirgsóntíficamegennto sibolua”11.

12.

  • 16  P ademacientvéaslanH H.E. Biagico:Hfeozoluyen lapnegonisíaNueSudaméricanonocía aczi siqpar/em>(...)

18Contenali(, iren drosgvaos Unbundos coribundos se tpati)enta sque tambidexplotaic. delne mem lsc gene contrsanatsualmente atrienncaque Sarmie& Craeran. dixitncia12

”.Iuceso á ori">12div>

Nexps">18 <

1">a>ean>  En de cuudaestrosabn conjins, donde se examinan ee econ imina “filensiosaem biológrón so de nuestro continentosdanecas resvitarsu lidras como lo-Mel pn S tpblins, < a AmérLargentanebuscallá d. Se idnalncia, Buenos AirBas bund2000elesp. IVis conjiad y ensas teoc uyManualF. Koe nlemiros, Gobineau, Le Bd y& Sperbahstreramen Hna hisl paphy:”.abnccontintlos enfe AL.

<

a>eanP  Pucas resvitd”, iaNueSudaméncia, Buenos Aireimpad cnd2000elesp. IIIarco:Rde ratre civilizaciocon mdnalropolmo,las esa clnenll e expurazen óplítamauentrnen gert de ltancazonnla rnia lat “con mée lasertasti, tm>, 5-48manoíeante, coon su libro Firgsofíaotinoamerr e. Se idnalncia, B. AirEudebntin989elesp poultoriePel positivtico s nacionaltivo” y tes ral,g lo iatolog e dos coloon neoligárrás/a>.

<

a>ean>  Carlos Octavio Buem903],03], Nuestra América, Buenos Aires CLa Cultura Argenti1918ti15, pp6, 139s/a>.

<

4">a>eanPorotrrzaba alguuza de fuecedentes sobre el particularr H.E. Biagini, La generaciólión ocrica, Buenos Aireol pa,o1995191, 74,nsida 30 36>.

<

a>eanJ. Istosstuvsonns, Almara Ancto dntrnfluencia, Buenos Aires, Lajouan908ti15, 268-298 36>.

<

a>eanJ. Istosstuvsonns, Sem>Sociologura Argenncia.

<

7">a>ean>utosso Iis cosushonns, Ras razas hamanas yzen e atducactica, B. Aires, .nto, Alb, 901191, 73 36>.

<

8">a>eanA.tín Álvonns, ¿Adla, dovemue? mAL.

<

9">a>eanLu tem>,Te exagico:Nuestra nunla gígini, .

<

10">a>eanA.tín Álvonns, Manual de Patología Política, Buenos Aires CLa Cultura Argenti1916;nge,  So dntraejpctcación oe los Estados Uniidoo a numie a Amérde, duralmisécazonad 1890u  Pun ditaar, H. Biagini, Finsioneasel s,afino vi elosso,tica, Buenos AirUNESCO /ntois av,o1996elesp. II 36>.

<

a>ean>  Entre quieusadulaompparaejpnceptracentn semej,ento se encuengó mo autor una iyidamentmorlo, Agustín Álv,ntre qpez,ido1894,aslusgen unido ainne tnasaeologni, suim>La gioticasde seso fíPatologpa Política, Buenos Air2de.

<

aspan>  L. Ayarragarfue , B. AirTt, futioJ. J. Rossentro371915, 23119449el233;nge, Ila isltica, B. AirHan ttouan939ti15, p6, 140 36>.

<

13eanA.tA. Bunge, El cures de la tica, B. Aires, JPeruettiti19151915, p71-172 36>.

<

14  El preconcepto contra los pueblos coloniales o dependientes, cuyo supuesto carácter incivilizala dmjuzgs yurg Polanismmetsurgimientocdo mieciandtadel generaciónle una historars del rntes dcpiimentmoría asem>enaliante,unbatrque fum el pendado psa difaren>Un exponsismo soitivist s ning ya habq  uendael pe pasaado ítouél, endebnteión sobre diodeondez ual matefemia novl unid abumidol; ico Idel nacisSmo soitives hinsioneln el siglo 36>.

<

15  A. Ferreira, “El espíritu positivo” y “El estancamiento del positivismo”, en AA.VV, Iniciación positivvida, B. AirBas biotnomRel naciontnti1938 36>.

<

16pan>  Para las referencias bibliográficas de esos autores sobre el particular, H. Biagini, La generacinto On ocrica.

<

17pan>  J. F. López, Política del pasado, del presente y del porvenir, Buenos Aires, Imprenta de Mayo,11915, 51-54.

<

18pan>  Sobre las tesis avanzadas que se enunciaron en dicho encuentro, ver H.E. Biagini, La generaciólión ocrica.

<

19pan>  P. Groussac, “Estado actual de la educación primaria en la República Argentina”, Monitor de la educaciCIX sencia,1p5 36>.

<

12pan>  Wenceslao Escalante, “Disertación sobre la educación de la voluntad”, ibid., p. 48>.

<

12panMal: agreslciviunge, , Buenos Aires, Lajouan887/em>,1p. Véanetirse de asneptesnas, deesa gravita mo auón deépot,tHeabsot Spes va:queHay los hombresereotizas inferiidaas como Mapun eblos, sca coara gobbnimalesge, .

<

a> an> eslc lahagini, < casos ativoiseomanas yurbas,ncia, Buenos Air1897/em>,154 36>.

<

19panRafaaraOepg pasaez, < un sncia, Buenos AirAa detino la ArgentinaLas letr19761908, p4, 30 36>.

<

11panÁngaraBn camini,Enén smejanzo denes gafologígini, .

<

16panG. Daos auxds.), , B. AirBas biotnomLmeNeneraciro, 191, p11 48>.

<

12panC. O  A. Bun ni, Ement.ane,71915, p60sson419 48>.

<

19pan>  L. Ayarragarco: en cuestidad étnón argentsmo y s y problropatal Congrico Idel nacistreramerictdgMtm>InciosHige qu,e de s30-j lap 5 dioro,0/ens, Acvueltao trasvida, B. AirM eostrr,a d111915, p73-189 48>.

<

19pfue , Buenos Aires, .ntaliivos,.e1ir1, 316">>.

<

19panRamsiciMelgimiros, , B. AirBas biotnomCudocientífura Argenti15, p6, 20-21 48>.

<

12pfue Ibs="mbid..

<

a>efue SouthstreramericaManual de Patología Política.

<

11panV. M escalanfue < erlan eso Pedagan 1890-19um">ia, Buenos AirGleizer,a de . >  So ltuismo aut  PunerslanH H.E. Biagico:L ies a stlógica d ela hislismo”,M Mo, tintsmG. Vt, fjos(asmps.)ds.), Del darwiniy euorígifmido enmueciandrgen">ia, Buenos AirSel sigXInd200 1915, p03-11. 48>.

<

19panCitrendado ndo a Clnoamite o ensidaante, proeystes va atráds.), .

<

19pandeo JactinaLauwlanfue L’ En Amino Ibn Aminoncia.

<

11panCfr. ver H.E. Biagico: firgsofíaolos latinoamerr:o engénas teivo yode ruc sracropolmo, enfue Hna histoió ideológyspodltesmo soncia, Buenos AirCll denEd>Monitor< a AmérLargen,o19921915, p57-p60191>.

<

12pan>  P ademacientvéaslanH H.E. Biagico:Hfeozoluyen lapnegonisíaNueSudaméricanonocía aczi siqparplebeyogígiEho encueeB del nacisico I La Culhabil,rsico intneracidos univnaliasSnteiólic.ChillanIde insnocíaEelun muenis avaient(IDEA)ds25-27 octdezaolmo,s mo, 91>.”.Iuceso á ori">12div>

>  Pcaolgo ltuisun artí">18

Ras refere interlacét < >ef nueng>Huóltr">.E. Bia">18un« < a AmérLargen,oabnccontintlos enf »pez, guses]/e16 | 200719Puepúbcuando01 óupue2012,ucas rescuando17n enel s so2017. URL : http://jouIdels.opríd>Mpon.org/pemio/466f91>.”.Iuceso á ori">12div>

Amo a">18

/em>.E. Bia">18 < span clanzs ripsponsmoeurexte" dir="lDoc uy idoFirgsofía. Profongr Tinsl lugar  acdos univnaliasnaitl munt(Fac resciasHas habilid)gysBelgreric(Fac rescirars Gradledhe)nIdv exgedos nte dONICETides y no a detinoNel nacisic.Crnflues. Email:r/em>hbE. Bia@speedy.asm.a=">18hbE. Bia@mail.nongen.a=">18.”.Iuceso á ori">12div>

Doros hecduismo a">18 < >© .”.Iuceso á ori">12/ div>
Íodoce">121812/ / div>
div> 2 div> ISSN interlacéo 0718-6568ti>. div> Mpon.org/pemio/?8Mapaoneln etsltia>  – Mpon.org/pemio/?8Flura neaseodocslicactiea. div> span claan t" Mpon.org/o>S y ribil e.a OprEd>Mpon JouIdelstia> – Ed>Meptuad yLoneltia> – Mpon.org/pemio/lonel/o>Ac proz dérv ti">12

/ /

ango ltuidocu elem" }, // Zoom im

Citrendado">12' ); jQ rey( '#citedby li' ).css( "marain","1em 0o ); } } }); /p> }); //]]n div> _paq.push(['setCos omVontnble'/e1ir'Dos in',idocu ele.dos inir'8 _paq.push(['eobbniCrossDos inLinking']); /p> _paq.push(["setDocu eleTctle",idocu ele.dos in + "/o +idocu ele.cctle]); /p> _paq.push([' auckPaa View']); /p> _paq.push(['eobbniLinkTaucking']); /p> (funrspon() { > varauhrhttps://pk. d ealeo.org/o; > _paq.push(['setTauckltUrl',iu+'pk.php']); /p> _paq.push(['setSiteId',i'3']); /p> varad=docu ele, g=d.createEle ele('e rips'), s=d.getEle elesByTagNtin('e rips')[0]; /p> g.typel'ss="/jam e rips'; g.async=cuue; g.das r=cuue; g.src=u+'pk.js'; s.pa ImpNone.is crtBvsore(g,s); /p> })(); /p/p

Mpon.org/oprbarre/js/cleo.js?date=2014-12-01tn

Mpon.org/js/je rey.jionp-lbs lt.min.jitn

Mpon.org/js/fancybox/je rey.fancybox-1.3.1.jit, funrspon() { > $('a.ifrtin').fancybox(); /p> }); /p> } ind{ > $('a.ifrtin').fancybox(); /p> } /p> smohurl= /p> $.jionp({ > url: ('https://smoh.opríd>Mpon.org/smohe idcbs '), > aosbuckPartintva:' aosbuck', > success: funrspon(data) { > $('#smohdata').html('12'); /p> $.ajax({ /p> type: "GET", /p> url: "466f?sorobs=pdfepub&nor yordurl=1", /p> success: funrspon(msg){ /p> $('#dlLinks').appnnd(msg); /p> } /p> }); /p> }, /p> eruer: funrspon(data){ /p> //$('#smohdata').html('gem>N,
Mpon.org">siga co">12'); /p> $.ajax({ /p> type: "GET", /p> url: "466f?sorobs=pdfepub&nor yordurl=1", /p> success: funrspon(msg){ /p> $('#dlLinks').appnnd(msg); /p> } /p> }); /p> } }); /p> $('#plbs soroes li').ls u('toun nd',ifunrspon(e) {}); /p> $('input[ntin=q]').focus(funrspon() { > if ( $(this).attr('valu ') == 'Buscar' ) { > $(this).attr('valu ',i''); /p> } }); /p> }); jQ rey(docu ele).ready(funrspon($) { $(funrspon() { if (docu ele.cookie.isdexOf("__cookiealcrt=1") == -1) { $("/li><>").html("tr">Sinsigue navegenendado ltui etsl webti leptraciaut civilióntrosabokies. Mpon.org/6540\">MásaiosoroblicacincaMpon.org;path=/o; $("#cookiealcrt").remove(); }); } }); /p> }); -->/e rips>

<
Mpon">

> >

>
> > em>Mpon.org">OprEd>Mpon...)> >