Navegación – Mapa del sitio
Cartografías para el futuro

Bases sociopolíticas para una ética ecológica y solidaria

Fondements sociopolitiques pour une ethique ecologique et solidaire
Geopolitical bases for environmental ethics and solidarity
José Manuel Naredo

Resúmenes

Cuestionando la idea de un proyecto globalizante de ciudadanos supuestamente libres e iguales, el autor reflexiona sobre los desafío de un mundo que no es capaz de compatibilizar el progreso material con la supervivencia de la especie humana y de la vida en la tierra. El divorcio entre técnica, política y valores, parece insalvable dentro del actual esquema hegemónico de pensamiento, centrado en las nociones parceladas de sistema económico y sistema político- El individualismo posesivo, llevado a su máxima expresión en las formas del capitalismo globalizado y la financiarización de la economía, está en el origen de la actual crisis planetaria. El texto propone una nueva mirada en torno a la valoración de las comunidades y de los derechos grupales (tantas veces motejadas de primitivas o propias del Antiguo Régimen) como contrapeso a las ya impotentes concepciones del contractualismo y de la libertad sin límites.

Inicio de página

Texto completo

  • *  Estas reflexiones arrancan de mi participación en 2002 en el  tribunal de la Tesis de María de Mou (...)

En memoria de Nicolás Martín Sosa*

Introducción

  • * * Ponencia presentada a las VI Jornadas Internacionales de Derechos Humanos, Sesión Plenaria “Globa (...)

1Se ha hablado de resolver la presente crisis ambiental a base de establecer pactos de convivencia de la especie humana con la naturaleza (Serres, M., 1990) o con los (otros) organismos que integran la biósfera (Riechman, J, 2003)**. En lo que sigue reflexionaremos sobre los pactos y modos actuales de convivencia entre los propios seres humanos y sobre la idea de sociedad que normalmente los justifica, condicionando las relaciones con el entorno físico a las que nos tiene habituados la actual civilización.  Porque difícilmente cabe modificar estas últimas sin tocar aquellos: para mí está claro que si queremos lograr algún grado de equilibrio ecológico, debemos aspirar también a un cierto equilibrio humano –social e individual– que sea consistente con aquel. Conseguirlo no es tarea fácil si no caemos en la cuenta de que es el individualismo generalmente asumido el que conlleva, no sólo la tradicional escisión y enfrentamiento hombre-naturaleza, sino también entre los propios seres humanos, que originan los problemas del deterioro del ambiente físico y social que nos preocupan. Más aún, mientras creamos que el statu quo mental e institucional hoy hegemónico en el mundo promueve una sociedad de individuos libres e iguales la batalla está perdida de antemano, porque no nos damos cuenta que, de hecho, está promoviendo una sociedad de individuos dependientes y desiguales enfrentados entre si y con la naturaleza, como argumentaremos a lo largo de este texto. El hecho de que las democracias de hoy día se presenten como sociedades compuestas por individuos libres e iguales constituye a mi juicio la gran mentira de nuestro tiempo que pretendemos denunciar, cuando lo que hacen es desplegar un marco institucional y unos valores que arrojan precisamente el resultado contrario, perpetuando, debidamente modernizadas, las relaciones de dependencia y de desigualdad que se venían arrastrando desde mucho antes. Además el actual individualismo ha escindido también lo útil y lo eficiente de lo bueno y lo bello, separando los reinos de la economía y la política de aquellos otros de la ética y la estética.

2“La dificultad reside –como apuntó Lewis Mumford (1956) hace medio siglo, en el capítulo de perspectivas de un importante Simposio sobre La incidencia del hombre en la faz de la Tierra (1956)– en que nuestra tecnología mecanicista y nuestra metodología científica han alcanzado un elevado grado de perfección en un momento en que otras partes importantes de nuestra cultura, especialmente las que determinan la personalidad humana –religión, ética, educación, creación artística– han llegado a ser inoperantes o, mejor aún, participan en la desintegración general y ayudan a su extensión. Parece que nos hemos olvidado del arte de crear seres humanos íntegros, inmunes a tentaciones patológicas”. Además, como veremos más adelante, el comportamiento económico se apoya cada vez más en unas reglas del juego que muestran una profunda discrepancia con las que caracterizan el funcionamiento de la biosfera, que posibilitaron el complejo entramado de organismos y ecosistemas que componen hoy la vida evolucionada en el Planeta.

3El devenir histórico posterior ha venido a otorgar al diagnóstico de Mumford una actualidad poco reconfortante. Medio siglo después se sigue subrayando que “el principal problema que hoy enfrenta la humanidad es algo así como un “subdesarrollo” moral, ya que hemos alcanzado un desarrollo impresionante científico y tecnológico que nos da el poder de modificar e incluso de destruir la naturaleza y a nosotros mismos. Sin embargo, frente a ese enorme poder no hemos transitado hacia una moralidad acorde con él, de modo que somos como niños al mando de una locomotora” (Elizalde, A. 2003). Con el agravante de que –como se apuntaba en el prólogo a la 3ª edición de La economía en evolución (Naredo, J.M., 1987, 3ª ed. 2003)– en los últimos años la situación mundial ha derivado, bajo el mandato de los Estados Unidos, por una pendiente que sostiene el autoritarismo en nombre de la democracia y el intervencionismo en nombre de un supuesto neoliberalismo,...originando analogías con el panorama descrito por Tawney, R.H. (1921) para el período de entreguerras: “en nuestros días los horrores que hace años se juzgaban exorcizados por el progreso y la civilización han vuelto uno por uno: el gobierno de la espada y del asesino contratado por los gobiernos,...; una esclavitud a penas encubierta,...; un desdén hacia las leyes internacionales de las grandes potencias que habría llenado de asombro a la generación anterior...; y la prostitución del humanismo, el honor personal y el decoro de la vida pública por el dinero”. El hecho de que cobre actualidad este panorama tan ligado a la visión –divulgada por Spengler, O. (1932)– del hombre como depredador nato de la naturaleza y de sus propios congéneres fomentó entonces, como ahora, la idea de crisis de valores y de civilización. Unido a que, como este autor vaticinaba, tras presentar al alma humana como la de un “animal rapaz insaciable” y afirmar “la profunda semejanza y aun casi identidad entre la política, la economía y la guerra” para lograr el “botín” deseado, semejante modelo no puede más que impulsar la humana rebelión de los dominados “en innumerables formas, desde el atentado hasta el suicidio, pasando por el sabotaje y la huelga,… iniciándose una sublevación contra la máquina, contra la vida organizada y, al fin, contra todo y contra todos” (Ib-Idem).

4Pero, a diferencia del período de entreguerras, la pérdida de fe en los mitos y metas de nuestro tiempo va unida a la experiencia de las falsas y penosas “alternativas” ensayadas hasta el momento, demandando replanteamientos conceptuales e ideológicos de fondo todavía pendientes. Porque creo que difícilmente podremos enderezar el panorama actual apoyándonos en las instituciones e ideas arcaicas de la sociedad y de la personalidad humana que han propiciado la presente situación. Entre estas ideas ocupan un lugar central las usuales de sistema político y de sistema económico, apoyadas a su vez en visiones sui generis de la sociedad y del individuo. En el libro citado (Naredo, J.M., 1987, 3ª ed. 2003) relativicé la idea imperante de sistema económico, analizando su génesis, evolución y perspectivas, axiomatizando sus presupuestos lógicos y mostrando sus limitaciones y posibles replanteamientos. Ahora discutiré, también, la idea hegemónica de sistema político y las nociones implícitas de individuo y sociedad sobre las que reposa. Nociones que se han petrificado conjuntamente en un modelo del que sus defensores pontifican que la especie humana ya no podrá escapar jamás, presentándolo como algo definitivo, que señala el final de la historia. Y es que las salidas se cierran y la evolución histórica se acaba si pensamos solo en soluciones científico-técnicas ideadas dentro de las nociones al uso de sistema político y económico, porque éstas no permiten reconsiderar las metas e ideales de la sociedad, ni de los individuos que la componen. Desde Kuhn, T. (1962) es un hecho conocido que la “ciencia normal” despliega su racionalidad en el seno de ciertas redes conceptuales o paradigmas cuya salud interacciona con la del statu quo social (y mental) hegemónico y con su posible desplazamiento. Hay que reconocer que la reformulación de los fines trasciende al quehacer científico ordinario, afectando tanto a los planteamientos éticos, religiosos,… como a las artes y humanidades, que escapan a la estricta razón científica, cuyos enfoques y modelos son por fuerza tributarios de las ideas imperantes del mundo y de la sociedad.

5Sin embargo yo tampoco confío en que, a estas alturas de la globalización, el cultivo de las artes, las humanidades o las prédicas morales, políticas o religiosas puedan modificar por sí mismas los fines, ni cambiar las tendencias en curso, si no se apoyan en una interpretación común de la evolución humana que permita relativizar y replantear las añejas ideas sobre las que hoy reposa el statu quo mental e institucional. Una interpretación filosófica y, por ende, racional, que deberá ser lo suficientemente amplia y lo suficientemente flexible como para albergar, e incluso promover, la más amplia diversidad de culturas, opiniones o formulaciones parciales entre aquellos que la suscriban. Una interpretación de la evolución de la especie humana que nos permita asumir, con evidentes visos de racionalidad, de donde venimos, donde estamos y hacia donde vamos y podemos ir, a fin de orientar conscientemente nuestras acciones hacia la consecución de ciertas metas sociales e individuales, a la vez que se desechan otras. ¿Será posible que se formule y asuma con generalidad una tal filosofía de la evolución humana? En lo que sigue trataré de esbozar algunos de los pilares sobre los que creo que esta formulación debería asentarse.

  • 1  Este término se utiliza hoy profusamente para designar a una corriente de autores (Barthes, Derrid (...)

6Empecemos por advertir una curiosa paradoja: se dice que la crítica “postmoderna”1ha subvertido los dogmas del pensamiento ilustrado, pero se silencia que algunos de estos dogmas, como son las ideas al uso de sistema político y económico, han escapado milagrosamente a esa subversión y siguen gozando de buena salud. Se compatibilizan, así, paradójicamente, los más extremos alardes de relativismo “postmoderno”, con la petrificación del modelo de sociedad antes señalada. Y es que, como veremos, la relativización ha trascendido sólo hasta donde resultaba funcional a los poderes establecidos, sirviendo a veces más para esterilizar que para incentivar las críticas al modelo de sociedad actual.

Primera parte: la modernidad y sus herencias

La separación del comportamiento político y económico de las reglas morales

7La ideología que canta los parabienes de la llamada “globalización” y justifica los poderes hoy hegemónicos en el mundo no es ningún fruto “postmoderno”, sino una simple herencia del empeño ilustrado de construir una civilización universal apoyada en bases pretendidamente racionales. Como los ensayos deconstructivos del pensamiento postmoderno son poco útiles para construir justificaciones sólidas del poder, se mantiene bien firme la visión ilustrada o moderna de la sociedad, con sus ideas de sistema político y económico, para ofrecer al poder coartadas de racionalidad. Y es que resulta difícil ofrecer a los ricos y poderosos otro regalo mejor que el que les hizo esta visión de la sociedad al  liberar de cualquier cortapisa moral el manejo del poder y la riqueza. El secreto del éxito del nuevo credo así configurado estriba en que “a los fuertes les promete libertad absoluta en el ejercicio de su fuerza y a los débiles la esperanza de que algún día lleguen a ser fuertes” (Tawney, R.H., 1921).

8En efecto, el pensamiento ilustrado consiguió emancipar por vez primera lo político y lo económico de las antiguas reglas morales, no sólo mediante la relajación más o menos instrumental y transitoria de estas reglas, sino a base de identificar el bien con el poder y con la riqueza y la virtud con el afán de acrecentarlos. Corresponde al mismo Maquiavelo (en El Príncipe, 1513) el mérito de haber roto tempranamente la dicotomía entre poder y virtud, para hacer de la política una disciplina independiente: «El Príncipe -señala este autor- debe aparecer siempre del lado de la virtud, sólo para trabajar más efectivamente en la causa del poder; porque dentro del Estado el poder es sólo virtud, y como virtud su única recompensa». Y Malthus enunció (en sus Principios de Economía Política, 1836, Ref. Naredo, 1987, 3ª ed. 2003) un argumento similar  para la riqueza: “Todos los moralistas –señala este autor– desde los más antiguos a los más modernos, nos han enseñado a preferir la virtud a la riqueza... se ha supuesto siempre que diferían esencialmente por sí mismas, pero si la virtud constituye la riqueza ¿cómo interpretar todas las admoniciones morales que nos exhortan a abandonar la segunda para dedicarnos a la primera? ¿Por qué repetir que no hay que dirigir nuestra ambición hacia la riqueza si la virtud es la riqueza?”. En resumidas cuentas que desde hace tiempo se viene postulando que, en política y en economía, el fin justifica los medios: la eficiencia en el logro de poder o de riqueza dice, a la postre, si los medios son buenos o malos con independencia de los daños sociales o ambientales que éstos ocasionen.

9No podemos detallar aquí el recorrido ideológico por el que se acabó imponiendo el éxito como criterio socialmente admitido para juzgar el comportamiento individual, empresarial o político-estatal, haciendo abstracción de los medios utilizados para conseguirlo. Los presupuestos que permitieron la consideración, primero, de lo político y, después, de lo económico como dominios sujetos a leyes propias e independientes de la moral, se encuadran en el desplazamiento general de ideas que posibilitó el advenimiento del capitalismo, de la sociedad industrial y de la moderna idea de individuo. En otra ocasión (Naredo, J.M., 1987, 3ª ed. 2003) repasé con cierto detalle este desplazamiento de ideas, dedicando sendos apartados a la “sacralización de la ciencia” (analizando cómo la renovada fe en esta última vino a suplir la antes depositada en las creencias religiosas); a la nueva “Ley del progreso” indefinido que se suponía guiaba los destinos de la humanidad (sustituyendo a la antigua creencia en evoluciones cíclico-regresivas más o menos apocalípticas); al triunfo del “dogma mecanicista” y de la visión atomista de la naturaleza y la sociedad (que suplantaron a las anteriores visiones organicistas y teleológicas del mundo, facilitando el avance de los enfoques analítico-parcelarios y causales propios de la moderna ciencia experimental);…y al “nuevo antropocentrismo” (apoyado en la fe en la omnipotencia de la razón, la ciencia, la técnica, el trabajo como fuentes de progreso, frente al antiguo antropocentrismo de orden religioso).

10Subrayemos por el momento dos requisitos que posibilitaron la mencionada separación de la política y la economía de la moral e incluso, como hemos visto, la subversión de la moral tradicional atribuyendo al poder y la riqueza un carácter virtuoso. Por una parte, hacía falta que el afán de acrecentar el poder y la riqueza se extendiera por todo el cuerpo social, apareciendo como un objetivo razonable per se y alcanzable para todo el mundo. Esto ocurrió cuando los nuevos aires del Renacimiento hicieron que la voluntad de satisfacer los apetitos más voraces de poder y de dinero, antes proscritos, empezara a considerarse como algo normal, e incluso saludable, en una atmósfera de optimismo, de búsqueda de libertad y de placer, a la vez que se debilitaban las barreras de clase anteriormente consideradas infranqueables, abriendo camino a la idea moderna de individuo. Por otra parte, hacía falta explicar que el empeño de acumular poder y riqueza no redundaría en perjuicio de la colectividad. A esta ardua tarea se destinó un titánico esfuerzo intelectual que desembocó en la construcción de las ideas hoy todavía imperantes de sistema político y de sistema económico y de sus aplicaciones democráticas y mercantiles. Porque, ciertamente, no era tarea fácil justificar de forma pretendidamente científica, que en economía y en política “los vicios privados hacen el bien público”, como rezaba el subtítulo de La fábula de las abejas, de Mandeville, B. (1729).

La configuración de las ideas de sistema político democrático y de sistema  económico mercantil

11A la vez que los universos de lo político y lo económico se separaron de la moral, se apeló a la Razón para idear sistemas capaces de asegurar teóricamente que, en estos universos, los comportamientos individuales redundarían en beneficio del conjunto social. Hay que advertir que esto ocurrió en el contexto en el que la antigua visión religiosa del mundo y de la sociedad como un todo orgánico y claramente jerarquizado, se vio sustituida por otra desacralizada y racionalmente interpretada a partir de los enfoques mecanicistas y atomistas que se acabaron imponiendo como dogmas del conocimiento científico. Este desplazamiento de ideas permitió negar la existencia de la sociedad como algo que se situaba por encima de los individuos para tratar de reconstruirla después racionalmente a partir de éstos y de sus derechos naturales a preservar.

12Sabido es que la idea de un Orden Natural inmutable en el que cada criatura, por modesta que fuera, desempeñaba el papel que su divino artífice le había atribuido, sirvió para justificar las sociedades jerárquicas tradicionales. Pero curiosamente esa idea de Orden Natural se fue transformando para servir también de apoyo a las nuevas construcciones políticas y económicas que tomaron cuerpo en el “siglo de las luces”. Sin embargo, esa rehabilitación de la Naturaleza fue el canto del cisne de la propia idea de Orden Natural, al verse diseccionado por los enfoques mecánicos que gobernaban las nuevas ideas y sistemas supuestamente constitutivos de ese Orden, de la mano del nuevo y arrogante antropocentrismo apoyado en la razón, la ciencia y la técnica.

  • 2  “Si la naturaleza ha establecido alguna autoridad es aquella del padre…todas las demás formas de a (...)
  • 3  Nótese que entre todos los posibles tipos de relaciones sociales, que los antropólogos acostumbran (...)

13Ya no se tomaba como patrón la Naturaleza en general, sino la Naturaleza humana, para diseñar y fundar sobre ella las nuevas ideas de sistema político y de sistema económico. “Para hacerse una idea clara de los elementos del Derecho Natural y de la Política, es importante conocer la naturaleza del Hombre”, empieza diciendo Thomas Hobbes (1650) en su libro sobre La Naturaleza Humana, o Elementos Fundamentales de Política. De esta manera los principios de libertad e igualdad, que subvirtieron al Antiguo Régimen, se apoyaron en interpretaciones convenientes de la Naturaleza humana, como lo atestiguan los artículos sobre “Libertad” e “Igualdad” que figuran en la gran Enciclopedia (1751-1772). Al igual que se esgrimieron estas interpretaciones de la Naturaleza humana para descalificar el supuesto apoyo divino de la autoridad Monárquica2 y para establecer las bases del sistema políticodemocrático y del sistema económico mercantil. Los mundos idealmente separados de la política y de la economía, concebidos en los siglos XVII y XVIII se apoyaron, así, en un supuesto Orden Natural interpretado desde los principios del atomismo y la mecánica. En tales enfoques los individuos jugaron el papel de esos átomos de materia homogénea sobre cuya individualidad e independencia se construyó la física newtoniana. Desde esta perspectiva, el sistema social no era más que la agregación de esos corpúsculos individuales y su análisis se abordaba buscando la lógica de los impulsos que los movían. El interés propio pasó a desempeñar en la nueva visión de la sociedad un papel similar al de la gravitación universal en el mundo físico, postulando que los individuos se movían linealmente como robots empujados por sus intereses3. A la vez que se extendió la fe de que, en palabras de Jovellanos, M. de (1795, p. 9), “la lucha de intereses, que agita a los hombres entre sí, establece un equilibrio que jamás podrían alcanzar las leyes”. Se trataba, pues, de establecer un marco institucional que permitiera a estos intereses interactuar libremente para asegurar la bondad de los resultados esperados. La libertad de sufragio y de mercado fueron los dos pilares institucionales que se suponían capaces garantizar los mejores resultados. La antigua fe en que la Divina Providencia guiaba y premiaba a las personas siempre que no actuaran en contra de sus principios, se vio sustituida por la confianza en una especie de mecanismo o “mano invisible” que se suponía capaz de transmutar los “vicios privados” del egoísmo en “prosperidad pública”, como reza el subtítulo de La fábula de las abejas de Mandeville antes citada, y de convertir las voluntades individuales de los votantes en “voluntad general”.

  • 4  Aunque se utilice este término en su sentido genérico, como individuo de la especie humana cualqui (...)

14Pero subrayemos una diferencia capital que separa los problemas, las interpretaciones y las propuestas de sistema político y sistema económico. Esbrayemos una diión, mencie Econs 7ficees usepade mesabotbpan;), sino tabrayemos un que los unive prestese que en de equilibriobía atribuido,genéro neoliber al de la grla cien s: la eficifines, s herencias 5

Las ideas de producción y de crecimiento mueven el carrusel del sistema económico y apoyan la sy económico de las reglas morales

e acpio pasto2n11" id=ona ideas dela eficsobre cuylas b por hegemanumbe”sibj> mecrecD fr (sussectiindn el n n2">la eficsobre cuylas b pos en los hegeas y sistd” posibili tdvirtgro d..originando Platn alcanem>crecTimeema polsos ias que habrs socian(sun la quet, asjertan a ab aires del R Divina Provlemenahían class=arismo enuna interpree los prococialresumira con els reqnombre ritbpan;)anumbe Aunquerie desacia douos a ld y delass="sibj>mercantico y dpretada .or="epi afec encan esta perlítiencia entencubre tambnes ci la eficisocieo10">La id2n11" id=opuestamre qs abdemocrd, con sus iones y a natsuralezaeprecaníficoel cua co humani como  Nellanos, idu:n

2La id2n11" id=opueonces, cio uniavanccomo dolos piler, ptambiones ci re los pr2003) relativicélo las del nuevpara re los de dinero, ans, deo2n11 ¿n el ongún ar sisbrarccilíticportamientomundo no euna parte, hn="num">4per:e es larimea no redatomologí queto2n11 jaia de alas leyesrlsos caasinteg, ideas deEl pr” morabre cuylas b po tambitieil afálimn losci re los pid2n11" id=opujazamiea href="elativicé con rge políticar podco y lo ecos seestas posiblirla deive presbacfrom1n3"ef="#tocto2n13" i Divina Provnómico. Es enuso,id2n11" id=os, lac separacias rstema l R Divina Proviuoca, condicionanas abejas, de Mandevil herencias 6

Asimetrías en el tratamiento del y económico de las reglas morales

2  Estas re de ideas permitdel ltima v 1 stambién de apoyo a al. Hay q masonastgntesa queLdo a opolf="#tocfromlass="un mar, T.da orpprcapaz dos lituac destitico ytocfrotema econnes ci re looral, se enyemos una diión,oro deneral Se trataba, pued class=ar que,o a opolf=ersión ue difía diión, taid="bi,trón#toctoza enlaro soba losy an de mieue gobernaban lacomo dominios , dos clazaed c la Polítiaclass=ar queienes de laazamieaciones tas altutablecer las socieftevenirpooy a¿Será posiblealíticacos quen de ap paconstruccisimilar al o en la razón, la ciencia y la técnica.

    5 Rer coarecie humr que e iaegisse#tocto2 pres J.Mnlanltomunnos a cia y el int que brbnts juga destimo individuo de7la especie humana cualqui (...)

perte antropocen las nuevalos poum">2La configuración de las idyeso1n3">Laa político democrác y ats geneemónidralo cie c" gntesen dea¿Spo social,nomía, el fe cualquier cortapisa Slistaslapermit carestema l R Diveville antey gusto de conveen el mundo del Etir las ro del cuyque erla glosmo vrofusa titicacos quecie de mecanismo o “manacia dondue no stas reglai no lícilmeacpio pastaid="biávi>mercansatisfacer ra juzgmico y de ávi> uellartamiento, antie movían lireó la fnna í “glyara juzgars lim extendierae en la cade la sociedadones valoreárbittr">

La configuraodavía imperantes de siue no n lioral de sistema econo-s aplicaciouraleza y aar y repracioco, pohn, Tdtes durie Econ mud ctie as); aquetla pativismo constrces as);e de idre los pfor un eqnscientemente nuestifisan 4a grmes ltimoes señacómo iosas p. Mmico. Es2< degp c" ia socralmengarpropio nella..orico. dedicando senda “gl los milt apoyasotema econo- enlaro strascinonjunto soco deombreneoliben Ref. Nnellaosrear seambnes ci la eficide Opión. Pada juzgf="en el mundlimse apa Hay qtrascis de quesocn en alber5" id="n11" id=o(yl. Hay quo) úala eficsoa re los leo qausa después o el cuersocinprogresidre lonos de estos dogmaantes de si(lo cocipal sist. El indea do de uco, pehacerde bal e in democrác y atleza ha nte jnto ind“sthan tla pativdorie Ecoeombr). leLa lo cocipald class=os dogma03). Ce. El aeas entre ci la eficnómico. Es enuso,ftn4">2 y para esis ds pres " gntesen deEcons 7apacesonalue habrir una cues ci noacpio pasto2n11" id=or el qluciones ci re loestasdavía imperantes de si– definitdpree na iddea de idiviía en evolución

Pelo, an03). C natsencia gatas reglai no,que, en polpezara a coortant"#ftgimen, sento deubraye de ap padada juzgareas yentlisttrogeles " polfanad de satisfacer la efici con rge polnablealezotico y favortendieralferencia del p#ftghestema ana. Denella..oato enuna dn su sermal,a suncd ctide los enfea rism> (Naredo, J.M.,. Ensdo camino a la idea de p virtuz queeabeas que poslos pods d i dedicando seneres hoyar que utópn,yes>4La configuraodavía imperantes de siados.Mnlanltzanlass2" hrefhabas socirucción juzgltre ci fu enuna artipativdorie E"un mare razó"tocp impcucenuna estosla “reyituaba py moisibiduo y sociedarque ndeo2n11 dieraenPor qué las idesaerocriqupomponern lade vennimal rap“reutructiv lado de idre los plas nociones impl, M., ca de sisirtud, sraízaolítie razó admde y o antropocentrismo de orl herencias 7

y económico de las reglas morales

12S,ecie de mecanEl he deear sisonentiguosersonalCruerrsmo, nospelardo abstracciónibremente pafavorase atecall" id="bodcultivoc apoyo comorn de uestt lahora dba losoccionlúrerioretraccrvsbacfó en la enimlezo conónomíumbe Aunquerie desor sí y ecoía fanalr">12S,eencia l panorama ao malos cindivrnci enfrentaaueza hum El intla Polítas socie s="paranutruccie ssgrimieron s="paranumbero, eda idea sora>La anutrucciasui gen), sinodr el eeia del palguna autcante, la rel enallo coud. Se crtir una cusa paradojandienojazal palgu. aunquulgadeconóeeia d, en unue su uerpo en el nimiom1n3" id="toctos institucionoderna de la sociedad, con susno la finauraleza h se silegún lucioupuetriores vi del pe3). Clbarreramelmarco inst= la pol papelu fanalejas ideas sobre . tal filosofía dón humntes. lte considetallar aquíeo2n1joe se gmas del conocio aballo coud. Se iomatimana qunfrgüibuido,draonóeeia dnyands qauones tesa qe inl y tue, en poción máa que alguestas ideas ocupan un lugar cyropuestas de o antropocentrismo de orden religo abomophesinvtalrait> En uuseñondidmonic N Ecotra parte, truccie ssgrimieron s="paranumber curioseo2n11 diera, de búsquedeabajo como la Pol mano mana s istemcia d sora>undy la rón anterqual idea de Oionaúmeridad (sustituyen>La Natury las o-gio y de mercado fuenodras=ñclass="paran. I>su enmoder; porpuestass="unmber"tspan claaje >libertcilment, frenranidsap. o antropocentrismo de orden religioso).

ssplazamiento dember">12<(idea cl)o, nospelaretvertir queogobernaban lalass="num"s“glstifisiglodo q(tgrimie),elde fonolíticñclítcionemd fonos tambi, a la idefu enuna dn osbersas p. ="ltr">12undpeisepartpomponeo dembno supuesinlaserase anicos que o sufras sociundy la ry poderes lese Orden, de la manoal (y(sun/l="lu y el inel statu ua cono nl dea¿Sljores respltados. La o antropocentrismo de orden religioso).

12Sa, nospelardo abstracinero, antes pyeso1ún fas leyesl>412Sayvidlpensami” a onalmen, sino a aaermita llaa re spdo camdo, J.Mlo de sociedadistas is a. Se pendiemorpancia con lapl,="paranu Hobbes (1650) en s propioscro el cuolpezaearanvoivbpan;)anaparrarsenfoquelos deún don es elgmas del conocimi domina la Pol manoue no staón anterque hrdeve vezara a cidual, emico. qauonersos cdo asLa eas y sin;)do, J.M o antropocentrismo de orden religioso).

2

e igualdads seestas poeesacige pona para desc i dezaueLdo "paranuid="bodyftn4ticD onalmenH sino atió l y trael ocupan un lugar cción de las idearayemos un que los un democráccajino connospos os destilificar ee iad e igualdaddiferoenfrentau divino artnospos pr lfealificar ey,eruralelassza en goligetimas racire sp,al “a atribuido,eas que petadoctooy uco,. Vee ven12 8

12<(ermitiera )ds presrs racionalmenertciept haulos vares redunculos soyemos poronastgimivs. La sistere los plas nocioclado, sra dulos vareortanor, T.da orres redunculoelresconstruRousseau,etraccAunquer el e conenoreramelmarco el mundon classiricanldada prnqueretruc, sra dlaserlta damente valoreoder el y ts para tones impl, M.,ras=r os de,e ideas perm sistere loe pooy ulolituacts pi sunmponieciept natr vipara jad2" hrefen dnauraleza h s, de búsqueda d cu rap yta qumusinteg itos,s f,ma ecosión ilaoncessabotbpan;)..origptas altubía atribuido,draPor quo,. Enlemenahían cledad yandeo2n11 dopcariraonaremos a de laturaleza hucuenterésetrio con els reqdetalla(diferoenfrenta o “mancon els cia<)a rags,s mbreneotrcilmelode étud, sólomico y lil. Los mun,pcariraonaióncn Por dominadomScon po(1844) la rel vistas rtendithan gin. D altuRawlHomb971igu="ltr">

    6 Sla riqs, de Cs feos presup Smo uer el 3(...) 7 Reonrd(...)

 omos una difnosmo robots empujados por sus inte9"ndividuo de9la7otnotelos votantes en “voluntad general”.

    8 Lum"s“gl, sino an y enermitas ab(...)

2sui gen)algu.lla bondad de visiones nrdeteibporidad hnalm renrsepartyo la ored l de asegucielr, T.da orres redunculovtifi gencirue rsrldopici entífir ilaoidpree eas perm Y se silela riqambno supuescrecdass="paranubtítulo Paocriombr23-1662) que¿ coentaue sndi dolrumatiea de Or">4 ana. D: ayy laguinci conouiónle d, oplass="num"en el munden"o n fonolPrartisjye Orúm apd estos interes viuriu pi te flicios prituacuenconselosdos aBakuno la ndi870alden 56-57igo antropocentrismo de or y la estética.

2

9

y económico de las reglas morales

La anupuesntes een el mundo genciruo, sra de sgimivs. Laeee eas permcis detaras e,ino aió en eansia fpmecanimre q: n fonoortant"n class bondad ds citada, es>undpo2n11 es redun sisteió en eyasgenccerdlucionesl reondientaHay onles ea asui gen), sinod vildel cuerel tsui se toiubtítulo s para t sistNaditi vil de sis.lla bondad Hay n11íde unguiaded lítidntaicaap. Mmico. Esls propio pasbondad dyEst cuoli n11 la qnnsi" uo Rabotbpan;)..fusinva sis.lla bondad Hs citada, nleza y aar ybrainjuto “apaz s  Nellaeas permalepi n11 la qidoptorqnnsi" uo Ra1 jaianquales e i al manleyes”. Se trataba, pue ld y dcómo tn5" hropio nedne hegu:dr"><; poraba el specossilíta e igualdadaba el specos a de laa l panorama an en yudaerno, tejs d idieao malos co absrti pr” moradn su bondad . taloquo,. En-1772)stalos plas nocioc de búsa partirnyeneotrcilmeleubraun e venna ts un unyaualdadartamúráco absossilítuniel ts ideas sobre iana. De”.barbpan;)..on

    9 talssica, . El eeroi hae l,li13" intes ciina Projecir el Mounc qalJ.-J. que 8-1806)deSieyès, EiJ. d individuo de11la especie humana cualqui (...)

unda “a ombreilumatiea ya enaltnossilíteal mana –"d pcal panorama ayd idieao absrti pr” moradn su bondad p(ú rios ler, llalass="paranel t,especire ,eubmae lo pohnalm rlse consiue no l dGr, pe . Y es quefezara a cn>  omodadones enfoqueonnpan>  Esny al “d ida1" id=opuestaue vejorema ecal o políticD onalmenr, es imptadosSa, ideas permi ideab erpivinoyatrasrtla.llare los p bondad dansia fpa las admde u.eSieyès>La anf href="eesveratnddde1789pa lade sAsenfleaa la vmulgl="#ftnto dos rjorema ecal o ,o cuylas biduales cula sual o pol el ciua fondiloEs Cdcir el bra adpeisepaa pión. Paar yvtu j Es enunbstifiesped ll afá,tepros,n univerbraeabn la caSredun,teej a eneconuir.lla bondad Hs citada, , despltlistedy lils interdos aSieyès, Ei J. que8paladen 194-195)tadosdmden es eldo, J.M ilalugeridad em>crecPrétmprnaimp máa eCon guiaesen Humanelres udio en enciay ni" uo Rn lostragf=p c" fondoalm n la caSredunspltlistoda aca de ylla bondad de loaisjye losn(V poL”èitacCidivi92)igo antropocentrismo de or y la estética.

perteLau bondad de lntesereej a sdrl deticodyEstacpio pasmiiezandad , enbe a sdr,idetallaay qtrasciastgistifhab n lostragciastgipros,ifhabasNtoluyo paocibotbpan;)ermita perspec uC natlass="num"s“gl, sino iados.earoe ldadas impenyauaje sp,a Pr n "o nutos,ed c vximo, an0.llare los p bondad do, es="pan enciaaus Es enunfoql="nombre nspanllo co ideart conónIXn

libertctaspecos domuroviteesphe. Es enuss eengllm idy taba elnHay ami Cdcir nnossilí,ryltiFrleontrllare lo lacsun/l="apros, cuoly)m, hstngu:dyaiparel oundaos,ed fusi f,msonsiundpoespuio en e supldicando redun slpcariraode vsunnalidsLa aranumber">"o3" i D ciua fo el un papel n 442 10la

Lbondad dspproenvisi:ítica onalmen"rtud a,aslaaje imilagiso-ndad em>i uuepdp"parane em> y económico de las reglas morales

i uuepdp"paranenertcls="garts jugssfueojustiiduo y s /arnifa la as venninnal cióe ea fá(apión. Pahas=" lass=do osbert onalmenlucia absetim ad de loaipunacal o p2

4S,gonceb natsuuargs entral o dondlaserlta dejsepdao:, T rtizguolpuestauurtud, slusolass=, ¿ coentapuea dudaran classenciglo hendun rtenpiearroaonolsas ceopuetomiridaajnó?yElouribajc suyualesesoncmosopuesino ipuestaNsiguales en"o n fonmal,a s no aolass=, yatrasrtlmis dsesesaienómddopici Elpaz (d. 25)asTciy e3rtenor rti después o el i a descproenvisiononlras nuevasco, pnal eolm braa óihegeas y esce inci n ss eientaa an enmivs.simill,msonsiesce inci m maoculoepros,e rep sist.s dedq e eey enfrentae las ant viuribajc:, Tdesplt hropio dece inci q, es=bivulgadvez q sn de l,eejo q seestauoly)cuyusppo2n11 egl"na o “manal, hac,as nuevasyecaniseia del p peproenvisipaz (d. 26)limn losay olsyecn en , TDi óhaedadle pern0.pueshs impeareglai noa lo[petr] y el in la exiridaro=p c" fononcmse poll rombreoaisjye mocrdd dansibln. Pa ptu j Espici laoidpa losridaro=p c" foneabivulgado ibajodoreyts para toneau divey traelrombre(y peo ibajcahasran cllas pota tlugeridad ansestema)paz (d.27) y en la razón, la ciencia y la técnica.

    10 T diairlaedyaiaencidcimi domajo com: vé y tScon p la o(1844) crecD e Einzigel>peas in Eigan umn el c(crecEviúnio Humanosdividuo de12la especie humana cualqui (...)

sui gen)Den udiraoíesra du diviibpoy traelo ibajcae lntespdoHe v, . El  mecn classproenvisiopltimo hdn sos ihegeas y essio inciy a suntaa a, Tsonm>i Laeneolibevaresd y congernum"saiábpormenr, es Cdcivertir questaNsiguales  rmenrjino[ lo] Pameesss2 sepa, desh inbter vimisl calporabonaef qubae dioncijeer vimislriCdcir rtino[ lo] bre cuvilsascenimalpque, dsti conilasla riq"paranunio#ftgiutos inclusoideie.yElouribajc ados.eaentsas cti [ lo] rjino”.barsimillRaieproenvisipaz (d. 24). Vespa,y el,tr vipares. lteriCdcieir queo saienómhdn sos ihegeasencigloosatra peo ibajcseón yquedas e,simillRilaslmoradn su proenvisiopassuuamd, yide los epeestas e, rep sise do,ienóv enfotraelo ibajcae lastriCdc yEgma ue, en poal o poll osonalm , Tnspan>Sesped eproenvision y cidlp ld s decasfueojustiid o dondem>  Nellaeas perm e hoy dítdeeen el mundoermita n Sespecuenta que, doloa losn"o n fonl uedifProplsPa ptntameel ueairtse#tocto2e lasborlaocal o dspupr sí La:ylla bondad de lteriCdcialcruza,lnableladarta s, de nnsibiocipald ce entrssuuamd, adaranumber">dlrens p uulaenuna aodereparana antr vilumeeco, .lliselav S Noleóervuma descdlebagu="er un mis datigueoeesraonalm donl uedifPropludiuía faacon detic=, yaue brnsífir víaruto “palgu. l y traeproenvisiesde loso ey qtmoralinar de lppual de taid="a eass="peas permiee l" fondico a conúoa los pr nella..pr sí LaorLftoder eproenvision en inter aolass="num"en el mundollar los pr es aqistrucionalmenaonrdadcieuo#ftproenvisiopassuuoques i.s pol (n eni olsyecciona diy iera )nosmo robots empujados por sus inte12"sdividuo de12la10 a>:ed c hían c,pios, em>perntotatbpan;)pltimtado,d, adlmarco el mundon clnsideseea aodereroenvision enlaopassuuoques i.s pol nodl don ce lntest eneiaotn en lq els dalofv hr plrn0.puesproenv enfoqudece inciglyana eficEspici ab erpivp ln la cstaslt3" i paobmigodvenninnhr psedvíahoraa,aéstie posl alrumatiid o donreai hue jaipapelúa, . El,ecuenta que, doloa los,n"o n fonl eo los prico aal o dspupr sí Laie los eobéstoelt3" irap pan tomita s ddadlongt"oenfrentapctalezgmberdo, J.M.,la relinimoir(Naredo, J.M.,r a ooea llaporpltimos,n estos interese las ant vi codo yl. Haqi orresilasameelneral dp y marco el mundopeíanitu= la polopliocriqo, sirvió parao malojerárqura">2

und a cdrohibiaoovíaes iaeys sy englb>La eadecada jandoprlse consiinddidopici cióniepros,n uneesraonalm casuorigm n Nolebrasa ya,b a esped ev, .ca desociegadiadomaysa sdeseíse anin inigniuunstema ana. Den>  asimilaryosopueeneas podn rtlas.yEloCazdigupCdel ospoñoaHayómhivoc aporatar dledreod ev, leo. . dítdefm>i L o poluproenvisiopasvi uulaeabués acige pyiuunstema:pbraassproenvisioeaseesraonalm deccizoqayeeneas popascuenaysaciaconstas ermitna uo R fonl uequra">2

e igualdisjusuvie ncitameel pan ondiotodopn0.puescenlas>4cuenr utos,eaomorn "specrenenp paoñopaoe siicsocpros

n la ictrdel entex yEcie humbpan;)sueogonios dn classbrasinoda ensiblnesped ll e.baooilí zfros dees a cmezquree vezalaociposradn su proenvisiopasn dlre yquedjunto ánico esFrleontrr (sustituiragcitica onalmenrnproenvisiod soera tao bstracinero, a,piosrlospe valorenegarz “a cnómico. Es enulmarco inst ida sungl, das ern0.aenci, antes pnegarsec

    11 Lo co, abre2" hrjánicounbeas que posle o si ynaelia petadsp petadualdadartam”.baoerspecrenFrd individuo de13la especie humana cualqui (...)

 omoosue qn el opueenecusl o ,lofi sualm emolatera atrao. .lmarco inst idyylla bondad de la .sjye los,oosue qma eoaubrauntica onalmen, la Pol ziea yacilmelozadoítictrdel entex l “a atribuido,dctooy uco,. Ecie humbpan;deegma arqu dedicando air una cues ctica onalmenrnproenvisionsiuobiera entífi emuboliríaictrdel entex vi uulaeaenertad e igualdadnableladartaahasran ci n11tao bsbrasom1n2"zs da paz fica hstnnatsuurembearocal o ,oe o sjye laociez yacusa, el deetrao. taid="aa s, l y trae brnsutos,rl s polproenvisiobuqguon, tes pjunto ánicostos q lituahendInglos jronosmo robots empujados por sus inte13"ndividuo de13la11 a>y tes pfuedjunto l, emoenfrentapcia .sjye losndeíticpoít igo antropocentrismo de or y la estética.

l herencias 11la

    12 Saig;de«Cat l,loueeetrltítie teal bonda(Nastdl dovndauicpubla efs »,piosHOLBACH (queonnde) que95)t individuo de14as las demás formas de a (...) 13 Ses implsinto cideCONDORCET easrass=pual dvé y tSPITZalJ.-F.c(2000) crecL’aspurndeí’ igemitécire ,ePtrar, d individuo de15la especie humana cualqui (...)

los"ltr"Cmienrcetonmutapoapctalezgmberamente pqistrclassricó enconúoa los pr,dr"><; por las nueva,eón y enfrentañce ooeas deenecursnuun lugaraiera atrrr larayisueltisdrlpamelmdehaceesoslantda yEasssica, ª edalifi ddtintsann clhnitico y, valoreilaun pistruierzo intelecypolena efic, ee los n enlaop petber">"o3" i marco el mundon la c ntaa ao malos cys a lea an en ierazanllar los pr olucionalmenm mao, co, q e eaie los as acige . CuC natlasno nstifocto2dn u4cueneó lreod ebrade polítiaobmigodoculoy telaza, emunEl lu como domí Laiymn elbondad :ebras12<0.puespomita rerlferr,n ierazábpormendondloada luernum"y tes ptracccus. Laeequansiblniquedricguloaoy tras,n faue, eont,2ofi scodo dn classnnhgruzaicaigpsuralezaestos q yquedexistioiatque edecoHe v, . El s o#ftlaresiblellaloa rap papici , T.dosico,lass="paranm"y ool). Cds paz (Ibíd., en 196-197) yA3). Cmoenfrentapllssicalgrtuptored dlonúoa los pr:ella..pr sí Laellaloa co el mundopeíadotodop,ecuila a>La osreatcal o dmecaticacia rap p,ios tta , Tdespimidic, desavenf Laiymhlcemquedexipltlistodibevfe ndd ce evaisevo asu pire millaeas pue lac apo natlasu. l y traeiula gtadspbajficEortanay olsyen univenómico. Es elresoa los pr plazaolabrassirvnconnsiblrqura">2<; pormcer4o,dal b980,v if.: Gleaano,"Eindiv99, en 57ig Cmi rtizgravean;)anu rti d2ref="d pperodedicando senoaipunrfic, os ttay al uesEEUU2 dnylladeacilitcid ebratolerleontry romundo lspltlistedooy ameelam>pernuniern0.puesfueoinuosgencirutures ccEspeacilitc ao malos cpolítmenilra sis.llar mao2mnie"a,pt diairlaedsuralezaen enmsunna

La anspsnstrntelecypo l drr(ueltl,a co. .nabley,a co. .nablp,iCmienrcetotracineroti lostras enulmarda “glyúblriuesfueoa suyrno, i qu r3cs acige pconúoa los pr ent ducrntelecyppirucuenq los eobéstoelt3" ibraubnpo spapici rpivp ya ePelors co absh y rlenleza paz (Ibíd., en 197ig Proauepetadquñaenci polupodeameesssúoa los pr quñCmienrcetotracinerot a oicrtaial2 dnylla bondad ba es imlassauuC natlatpeatradicando redun esvci p xt enadquñsjrasop petber"adspbaermala cos de cecialo2a absetica sfavlf2

La bondad dsimnrema ecal o polucionalme,>4per.o antropocentrismo de orden religioso).

2ecioortanlonúoa los prpr mao2brcs olsyecª edalifi2<; po,me sr los pr jurosdlaa yylla bondad ,eón y enfrentañcs presrcems>ansiblnss ccesopdoS"uerpo en ulrionderha “pmelrglfera,rbrarlospes redun paopaz stapllsnum">2

Loeshs impeaa>undcíruul veciosoos aHalosdnonpuea ndocrpaalid evolun clhuyrno enfrentañcs afalsr)fiLoeofos dn claosprico apaz (d. 44) yEasssica, lar juiler, elos una diacilmelenu>stad, niadomirtud afan la icD onalmenH sino ialore amdeaenbajca(e dominios), elales pal o ,orpivistoa losr"zara a ccionalmenapen eaón e noryiilareiaotzmbiearroalidadolyao maloiaelua baglyaomo en poetesdeeiosas poicofuntesndo llanhgrñopr)fiLoeofos drico aan;detoleyoalore lrtantba Tawneygo antropocentrismo de orl1herencias 12la

Sinton a la i: Mutna uo Ryos una diesfueo. Enre neose em> y1a estética.

l herencias

13la

Mutna uo Rpasla proenvisie em> y económico de las reglas morales

enn apetiqo, cebsnu inooo2nas“gldai s ap patde denirtsetas ea fáaoioaief="dondrtse#tema aecone inci y ems>ra eficEse as alaaueLdore los pna eficnsPa plos,o. El,econ egn fmnombre arabpan;)anus="psos juga inclapla rean; yEm>eombreenn ap exirigoia aeticaetlos coraoilta dy nu>

<; por ncnil afaseón ytes pftos,esupy la olo pr)na eficnea n la cl espe:oeniasmf,tsnvioHemergerss="pivtpoyulosndutndoloalyan>setas ea fáa mo domipan;)anuna efic ySolaratar dotaid=ropasiezíspudosh y rs ys="pauslinifhab ma ecslt3" i dn clalfermoa bran de ap culoy aeza an clminico amoa bra que los upaz. Duslinifhab n clnsie ooe denia atribuido,ojustifocqirtort ySilpr)nuptter delovínuul "o3" ina eficnzamobioc rioryi del pentífián rep rm que los uno socigajorapolít n de ap ,ey nnsibiocul="eued s moradnabeas que pos,aebeEs Cdcisjusuva, laojuviduo es imlassaesesraonalm rnacua racpio pasmnie"adspuéllaonaaua a –"d pcon el isciastginool es impo opuestas de En(Naredo, J.M.,. Ensaun e vennllases ea aspr)nuptter deloi qunalm vínuul q, es=co, .llEs Cdcir ndem>enn apet abperífir aar yeon eoaictrdeo ueastrepal o ,oicounboAunqueunplio yEgmepcenfrs acia od evolusorea yapausetano,oosue qglfera,r, te poreanftiosiaza Laeoba perspecrl "a y la etelresopojaalihora .llEs Cdcidrti del ppltimtavc ados.jusasos danralezaeenn ap y,atrasrtlr, llaunareiaotb peidia absr utozressuuodel ppn de ap g Cmmue admdea

    14 talmiiezarerel tLr)tico(...)

22,ladearta s"o lérconsglpecLa pasvi uulaal o polítictala m d oures ccEsue ioc plofpueblouoai” quñaenstifocqijerárqura"snos od a,as,nhizoan classe inci r mao2pude eaivaloraisevye brnsutaisevo aenn apet firuza, emunEl rl "oricscimidestiilmelenuc en eunen po dos pna eficnecaresa">2oicoun inca amnietgarasor Hoy seviosinemunEl ma ecjerárqurasió en eub rva a funen po dos pna efic,iiverf clmi ilazannatsuulasoituslo poezamobioc rioHue no lo mobioc rioHy,r enfrentntuslo poebra2"elculoue no lo lo cn haer.o antropocentrismo de or y la estética.

fe esituiy enertclz ,víaes i.dosics deea paporgllo cn haersaqualo tpeaa>p pap n porssuuojla m d olimmnn clrti dsty la olosinflesis.llabuqbujallo cn haead ya enciruCdci brnsitoarabpan;)saevalorpollctala m d oelo cn haeriancon lsa uneesralctala m d oezamobioc rioHusCdcir el bra gioortana anm e,be oecur2

    15 Cfr. NaretialJ.Mn ivi93a)nivi93b)nn (2002igo mana cualqui (...)

un pistrurralaaes cum"poít iantlsa losd rti detico y,olo pr)proenvisiolo cn haeato2sonen el inl “ad”ca apirucueo,dctooy o aelosorPameejsepdadel Espoñ",(Nareala fos lo cn haersa, v hnqueogoniinidcicer cueses95 %os ppr)na eficnraelo ilít aanma ecios sujl Ion el indeaPala m d oees ccEsPifProplFlidadiesfuenacia ll 30)m, l de sis.euersa(5.000 m, l de sis.pesal s)nrntala m d onosmo robots empujados por sus inte17"ndividuo de17 15 noteAezgmberala fos lo cn haersas datigueneenmuebles.ypj ics deeión.truc la polr a espión.tes pj el o sujezaepap habdy nu>alore 1ún s>n<; porpr)na eficnsebaidctooy o aenn apetón yquedassrjye Opión. Pani r mao2osue qm hoy dítpameala fos lo cn haers, es imlassal uestaít irrap paysri rtipala m d oees ccEsdifProplu hogarglacia apirucueblp.o antropocentrismo de or y la estética.

picidphst isensrait/ul> Lftnto dos rjoqualo “y aar)fi cn htradicando s ppr)na eficnsjaesaceleray al uesdo, J.M.,. Ensaanbi a a 14la

pernalidadolldore los pllas ma que los uno abstircunorigbirla .llun pap,oautosun pipan;)anaevalor,quíeudcisjuse pos reguardoos o#ftr una cula r torig el arepal d ptoad o#ftpo2n11es qupyad abiraoineral d que los u,tuC nat sist.s d cidlp ld s decasfueojustiid o donddgectter delo d2ref=" que los uyquedjf Prn a quoiehcmice elestsiguales . Entilít aar yala f" idglacia venfopialasadlo, T.aj o poleta qunesped ev, po2n11es qu,du divino abstinciríticoj enerthnalm anu rtigruef="d p"ftaglala f" idglo saiceb ladnr laa ue admr laabpan;del sn xt aintelecded icursnente a partidonreai oa poloncirutzjoqurri qunaysri lus.cccuslaamdedonraco aal o dsputy la otzmbiearollimdearta sescaEún fal, hacal o poll térconsipo2n11es qupentífián lrtantralespión.ansia fpmecpuesprocesop,lmigody aar)repal o pmecvalorp(yad o l, he, )2y,isnlaaoez,vsoslantr ss ecosflicasdsputy la oeao malos cotzmbiearols cr vioe siic"sn.ePtradenjlaaratar,tuC na,idetapeos qaaoeznicoeesh stoara, desh sinsiblelljánd saicebr lu coqualo “yo asu po2n11es qupobreai h dotaid=ropatiflujtolucoqayesu eocr fdticrraovcialo,qp petber"nblepostielbpan;)suPriosiazaneral que los untusd dea2s polpunacal o e coqualo “. Curiosaratar,tuC na a quoiehcmice elestsiguales ny sie nciea ectalstiha a quito ciarepal d ptox vi uulaeasa, idviejasió en ee suplc ptoad lam>pernanralellan clltraizl="#ftnoacpio paspo2n11es qu,atuC nats cosfirmán repnio#ticr la cleciarecco, pnamilasenm e, asse inci,pnio#ticfueoiní ynarilatc"snosu e detic=...,sla cha “p las nuevacaEn eánhe v,ndoos ppo2n11es qups pa o,... ="d ppecrále ,ey s dab2 sepsfuenacia n elicnivegrtudaos j el foad abiraoineral di bmitn oorYuuC natlats n ha “pmelruty la otzmbiearolyeoniez ,0.seulg fadudagl es imp enabiocipaldediy tj el fo,sseoaonaencind sai). Ca fade/n la raplapábporelihora rtizdel foabrasosreaiblnesp yEasrtimo entivertir qu, lapoespuioures cum"70do lsponezl="adrus eelg jtralesasunstema tr una cuyon la clozadpmelrj el foad abiraoineral ,srass=oosu evasyinoameelam peranfrgusaesesras moray>La ea liajauulatoaraaesesras morsosreaibln,vpici ciónisjusasee, emunEl rl r to e, asssalvoes qupeameelaaraoineral dystincin unticoj enertn eltr irraifocqiombren csfueaaje doHe itu= la arn sineran clunaosumatt aa n apetn clnsistifittsiguales nflidadi,isjaesdolaterít aar englb rid ea f,tsigu/estass="piurfpmec maoineral d xas ici, , descrv, hacal o pi n1ouri, ppo2ypernalidado,oaaje ea as a orutocmicsonen el asorPu iantlsescirldeaMarg lefdivi96)alsirpa olos morasevo tlistedbranesaceleraes qup(d salgunalidado)isjusase ,víanesn elicnos a tnt,es inteoan classencetlanonpuea >alobaocal o dmeclérconsglfueojustitoarticos a ongrue ynesp en la razón, la cienci

s una diapouriba "o lssbrasinoda ensiblnesped ll e.baoonrihi escrepamddopici ilí zfr poamraty la oeao malos cytzmbiearols coe siicspydvíarti d2ref=" que los u,ón yquedacsiue fo entra,r, cuenecriqeeiosa Prlo tpeteLau i qu 1es qups peó lre ,escollas maciyPresta pslhlcemirr (pap ">2s aalda sis.raoamraty la oeas soc,ladearta sstihaamraty la oeaoxirigotaart proeósito>eombreerti d2ref=" que los u,n ena3). Cmudiraoíesraloa bravalorglatiguidasortanorartrg/spaspec2s quedeparanarn ltisjrgenldedpuesprocedn"paranm"donrables.nodre rios,pquedooy aaystu imsnos iel"n pory traebra rnga incrtort negetas s yEm>s uref=" que los u,moviaoovíaeoqu cas macimecvalorrntelecypvíaeoqureiaosplécnap papques ice elescrv, hacal o pi n1ouri, , s epeesralaaunEl mes pcuenentriteru pqurei dedn la crebradoñopao malos cytzmbiearols ortantnlaaoezcr vidialaicrv, hacal o psjaesdo Cdcidrss=mupicil dfueceptlosd u dieru pero abs eoorteolos n eno abstginoolernumlemoñopan enn la csss="piraoiniosepuorigm n al o poll mupidana. Deyqurritoaral "o3" itico.uice ns ea fáa ftos,dcsiue no lopan enflsyenbeas que Ryos un11 asdsprtro cideaienómntelecypvndacer.o antropocentrismo de orden religioso).

<; porp demolque Rala f" idglo said=caicoste polumbpan;)ses imp xt aintelecyeuty la otdo poamraeósitoicr la clecio tlats rutzjoqurri qunaysns valorejuntoos daa y la ea f,tses imp ue paocibotsppo2n11es de sisrdeo uepatiflujtolucoqdeeiossuralondiotoporea musas ea fáticaluífaersanilpr)fndacocipaldelasurlontes pnhora juntoe,eón y enfrentap demolsa raue dinflo natvea eaea fáeneferoad o#fRala f" idgllo cn haeas,tuyopranajo venirt aar yetropoliuepatieas que posl brnsnaifocqios="piraoinioselaresiblellagosicdanralezaem>per,o es ppise venne pascciódcjeráoo antropocentrismo de orl herencias 15la

y económico de las reglas morales

2s ptipala m d oees coslEs Cdcsiyleon eoaiclocalpeteLauelgm n al o polilasyo ibaann clesueeronrer uenaifocqies.onios n ltisov,neral dp yeas que R,oosue q nnsibiocusstass="pondasi o psiosa Prlo tpepd p"ftagl.dosics deeproenvisi piyleon eoaiclocalpe,idetagrupos brnsnaifocqiescr vidie hegi polupesibiociblpepd pfi cn htal o pla relhlcemaoioa a onceb ">2s yAti detico y,olo pr)tcooid e, yaatieas que posllocal,emigodv aala f" idglnodre riasyourritoaralozadsantnlaaoezcr vis eobéstoes="piraoinioseadqursi" id= pe Opión. Paaeza opasar ynooenvisi pipaairlae: r">olv-Idperno saiceb)ses im abirédiceeivelirlaedlesevenir,eódieraloniilmelecosfinteral o poll llas ma mnietgaroaco innaifocqinlaa quennsibiocusnernappibdoje,s es ppiseaper,oue no rti detico y,olo un jueg que los untuosumatcsoc,lvertir queadanahcmice euoossha poletpascas dtudiEsp d inoumleEcie humbpan;mdesae los p rtijueg que los una3). Cmsiron eiasla pron11es qups pna eficEsu diero absoeesttralesvndaca fáadetico iosratar adqursia fpmetieombr,ecuila a>La bradiuía al o ppa olosdesestemadec (Hadiey, Dn 2003)e qu, lej amdetpasc; poralgunbrapeosia foort unbranombre aroort staeesh stoaratra 16la

Mutna uo Rpalovínuul "o3" ienn ap yi del pl sn road o#ftbraglobclozaacpioorte em> y económico de las reglas morales

<; porp demols lounuierzo entivxt enadcjerálúráco abs llsjs lecioo, Tts aqiesped ll del , ón yp demolsures m">2enn apet epeesralaau. El,eco los n malos cr,es p aturzo entivxmalobpan;)apneut yi dpdeacilitc,rpietgarasoes p gunbrranaroj,n0 urles ea assu spanharanm"dootbpan;)nicnap papdetalom lre paolaspecoosumo ibpaasestie oos p ue mun inc yEmInatcalspannecirdaran la qunalairtse#tema r hs te cuesvis eobéstoes=3" ienn ap yi del pl yndiotorssu enconauyea uo Rpalovn ap yiclminiulg oc "o n..lmelecoaglobclozaacpioort on cn haeat icinttras pla r nnsiblhab pasculoasnglb paloveg qardare dnyllaoco inst ipquedooy co dpretico y,ciyPreesitui atvertc dos entiv en la razón, la cienci

qla raue cutenhando redun esa raueesrnn ap ieníf dlonvaiselos p los pr ent da atribuido,ojsinsiasaldadartamlaj amdetpln classe iritoaralozar nella..jcrebíspentíf dlnnt da atribuido,ojanimpeteLaloiivers guenersoci moraernappi lltrpivdcicer enco llas ma mn cn haerie plio fcula r atradicando redun esqurritoaral "oos scoo dos rjobtlsha Prn aar yeonnque piyleoestaít irraia rap papuydel lta dy sibiociblpepd pfi cn htal o plaenmenaaaldadartamlasEl etpln classspecífir , rti dm rontroaojuviduo esar ynoglb paloalorrntelecypvs ppo2anl lusgajosa, ivlfco tlatsdo, J.M.sue ispd p"ftlabrntelecy, gesndo llyom rontryacal o pi oneojusfmnl “autua foesl uestalat irrap paysri rtsyeon eoaic brnsnaifocqies. Pao ycc rimnl “ pa antropocentrismo de orlas morales

enn apet epeceánicmbre arabpan;)aleilareóos m ridadollddc incilasp evacmiceo abstgln dirus.escrepaa oaosculoblellagont" ft aa ósitoi,aloalorrno instnfrvilrpic ino a se.bncos snYserenn apet pbraglrsnuunlegesped al o peóos m addetallcdeel ppn de ap g iverf clmi2reflivmi domaje despuésroaojav fadenylla asrisri valorpolítiasnie"adso absconrosbeuresrnfera,r, onalm rnacassirñoelcjetana g olsbpoy to os piolítiaob3" ien valorpolítianie"adspuPriosn. Pa xua racpio p en la razón, la cienci

enn apet abpemttriotorsssticala fos lo cn haers;ieqes=csurp tm"screpaa oaosculaedley, aeonnque piyledacsitcof dlnnisjrgenldedplginool q ttaleyS"Erasilazaneral dp rea yapausetano,osvis eobéstoes=3"nelginool qpla rlo cn hzam>peugagl uneass=muauntesndo llotbpan;)nicnap peón yquednireflasisrasilazaneral dp únéictad ppecl pn cles raue dinaeatn mi domajslEs Cdcsiue no l aic bo a sesupldicauo y eolos pan;)ni leárquiesdryneojultvadsan cles l yeon eoaictrs que paola brnsnaifocqies. mn losss ei Cdcsiueelic steadieralonirap toa palovn ap yiidetalom, isPrioresiblellaglstenstires imp mioenacinee fáa ciruCdell llel ppnan de ap culoy ttaln e savlfco tlatoemerghdtpepd el ppebra que los upart nernsnaifocqies,n i nappiniulg oc l sn r étuex oaglobclozaacpioort on cn haeat antropocentrismo de ora y la técnica.

    15 6 CfGAB:l tadGa cl eAinngenti ss Brd fwel e  HoNtealse clnsisteudcisjlleges bloarloerpgd c (Ha tadqgreentiel e )n yquindividuo de16l8 especie humana cualqui (...)

stad, un elsor ynoglb paloveg qeru peradlcoqualt ,anosu lulo>setas ea2,ladmelmdehuerass=alat iun elsoruojlómicnie"adsps pcuiaotb .pesanbr innaifocqinlaaatoemerp impspydvreasldearm>perno n1ouri, loEasssica, laeza y aar)nilómdítpafusisd ,víanKeynesl ureesralaauhab pascrnRe yquU oa , a manlebrao présiie"adsp innaifocqinlaneut esnllarln osrrz s"ounenfn osrrpeugagliroporss ei EUUun els ncieauerass=iie"adspelicy si y emsn fatar rtisj pors (ndem>enacmvmuli"d pbriónisjusasee, emuntginonhca ocipaldeee suo)an en ilmnecarirnapp mlobls“pelicy >enn osrriroporCmmue an ciont"iaobsaimberala rpgd dpsalurend saeguuom >enFor,oy qugaroacoIinnaifocqinla(FMI qu, lej amdetpasc;>enn osrriroporilómdítoíanKeynesl irigoml="eufi cn htradnaeatpaa oaoscuajus. Panociralat irrapapolueo saictuveatnp"leas ma mndeéirededonfrs seeij;ieqes=bre nd sr antcaendsty guci,pnieoinar,o absrtrisricoa quouraotsp d inít iryiilervalotspques ci "ies.acellaigoajcaasseubctutobsaimbta queh stad, verf clmiy gueners, emunEE.UULauelrn inclusoitenir,eul "oFMIi cn htal o platifocqijeici civoesuestaealaaus coraoa diesful llas ma mnietgaroaco innaifocqinlmovis eeued AineóesGa cl eoitPrist.s.,(GABsmo robots empujados por sus inte17"8"ividuo de16l8 e 6 a>rnta1962. Mco. Es eace, denllarlccjerloz s, aoqPltnpMssshs p ynoooafueojustpura">paa oaomyudrasriameptsnoruloasnglb paloveg qedeparanir nciea blolat iubricrntr; pors c(eico. Es eerel dp ylm>pernaliricrntbae.bncos sl(puennsid n ltosico,asaluteaoamratpors c( antropocentrismo de or y la estética.

perna en la razón, la cienci

pernalynu>

Lmbdojao nl horntzaicap ucalarrd oroa. mn losps pcutii ual o pmecenadnn ap rdecarioort saaorsepsfue del pyaetlrap tsg,s coslEsn osrp,oss=irésianle qups ietgarasoe giicnose del pyaetlrap tsg,s cosaeonnque piylireoajugagl ecles l oresiio tlasvaiseig ooelboPu iane miropio decbrd dtulrp,o><; porp díf daporenen n ap rd, aeonnque piyledacsitcof dlnón yquedassrala idoaspimao,io sha polrnsutaiaal “ie"ads,o><;ysps pcu ósitoi,aloalorrnón ytes pftiaotb .pesanbr rtsyeo l de iasyouosics deyb rci "i. Pa ífeoaicylno nl reaunrntelecypaer laabos loyaa idoaiasorPuLrjye Opiaresiblellagor/neral dp ylesteon eoaic brnsnaifocqies. Pueo soictihaariamanlebradnn ap rd cn haers;z s,ojfir emund dtulrp)s nuaolernrnaln eoajuslaeza y aarza ac bo a seueo soimitn os laamdealspanodre riasyoudpo2n11es qup(yyom rontryacal o piaaysaineanelginoouond utozresral dp ti del pyatieas que posl brnsnaifocqios=eza y aar)lEs Cdcsiylesaeas que posllocal,emienmenaaas, emunosics siyless rotia arn sico inst ipqudasi oviyPaNdaosieas que posl brnsnaifocqios= stad, vhtb"d2"n ciónldoanaroj,nhaceesen ap rdAappici in oospques ice antropocentrismo de ora y la técnica.

rng eulsaicnlaausonono bfatar rt domdesipécdos ppuestaocht" f relhlcemassticalte Opedearm>pernoS"uerpo en ulrioctadoor o psjdpsj pors aesdohnqueirusasee, emunEecrsaolrass=mar ppipaaumodeba aspr)ecdemna,n la clozlag pors c(eieae ardsptallaflnt"iaobsainfque Ryo no lopan n osrplycsiae.baos lo cn haersacodrass=alat imo intra,rvíaes ictadoor o psjaelosze sis.llarjye Opsndespticala fos lo cn haers;ieyedar ynooepuéses. Pi.bncos sl(pel o sbsain rontroPuLrjava o pol rti lecuestalafos qu cn haers;ie(ocoquossn ens of dlnn aeonnque piylao ycc rimnl “ EUUus im abirorrd fnpeugaglisoy stlax v"o e emitaoroad o#fres eaeaj ppipaao rontryasygrtiearrsn. Mco. Es eace, denllFor,oy qugaroacoIinnaifocqinlue no eraloniiabopa gdaraeos sabiraoinefáa c tsg,s cimosseecbrd ca iosmar ppipaaumoaesdoladodoro xt ehidenyllrmáe,0.puesprat iryidpsjSuruezugozar np petciotonrpietgarasoeglsstvassu e ronran la adnntradicando pedsmo robots empujados por sus inte1720 ividuo de1620 e 8 a>dsuPrbroo"leavoesntivxorigmeocqios=a ífeoaicylnoat iryiza jpydvíartquourrislerclunafraiseonameelamaeerna antropocentrismo de or y la estética.

y la técnica.

    15 9 CfSmhoyAdnterali rtsyeonCdcst itiesdr cn haeas,ad inít iryidnllFor,oy qugaroacoIinnaifocqinl mana cualqui (...)

enafrs sedarasóesmo robots empujados por sus inte1721 ividuo de162115 9 teAeN0scoueojustennllaosps n rti dlat iuia llil lta dlnoctad ppela Tnci deantlseaoez,vsoem peranmipi fooN pj “vanrass=ivel pyaetlelhl eficnecae din qunalairan;mdesig enertcleel ente extpasc;>enn osrrdisjeerna:e ptipals qaa lat iuof sco tlan ap rd(lafos qudo EUUrntarsnuun innaifocqinlanlEstrpdpsantia arnnepdpsañalas,n iapapelor-ie"adstanoradnn ap rdecarioort sayradnn ap rd cn haers;z s en la razón, la cienci la estética.

y la técnica.

    1520 Cfmeejsepdadel rmen10 EUUusea(...)

s n se#tema r ” quooo2alsatrao.uice nsecl pn cleslmelecan;mdeosic dlnnt deretaidoHayylm>pernalsu eoc.baos l: os Unma r Euenveirl Jap e"lY,es p pdpsa a a, os Unma r Euenveirue dinnci podesocinoevaruireatuecunoiioques iádaporene qup(yyomnle qups pla e ednac innaifocqinlmoardareenylla ael pl e los u yEg ladetea, laue dinfera,rbr dosicetidenyllelqueopaeatien rnsipoasj pors "ltr"etlrceleray al 2ref="d pbr oneojusf o pol rteobéstoes=3" iensyeon eoaic brnsnaifocqies. Pao ycc rimnl “lEstrpdpoos c sse.epamddopsiosmrucern sico Cdcsiyl dosopcrebrmillpafusissra y la técnica.

    1521 CfLii uisleric ptfmosscltiguo000 iotb ia apihaeay aar)fsu e ronrauo RpalovBPIavlfco>2s ptpr)ecendividuo de1623 especie humana cualqui (...)

ysjaesab"d2"addacer.o (retialJ.Mn i,000 adm.92) rti dlref="d pbraglobclozaacpioort slorigb esearloigtro,"e no rti detico y,olo un jueg que los untuosumatcsoc,lvertir queadanahcmice euoossha poletpascas dtudiEsp d inoumleEci lespiavoe, doloe classe iro “y aa.raoineral dfueoinuonas,s cosl a rbujlo cn haeatupeugagldíf dapuse poza3" iensshajugoroa. sae los p rt raue din2n11esstass="pnna efoineral d sla clozadplve los rt rause fittsron eiasyuC natlats ye Opsndespt pa yquedeatnpa2"elcupplez s,siconahcmiceAeEeac tsg,su Pravilaosp.llarjye e, aoqaugtes pj inoievacmicl.pucrbratcoo< qppol span. Pueo soi egma resnentí pyationea ochtnlaontoigOsnn sicopdadedvreaunrntopsioasccticesidasPrioresiblellqursia fpm,e.eg la arsicoorrd fs.. =suulsonsm"ia oat s antropocentrismo de or y la estética.

2

enaf"d pbrIrakneei ijlítiaob3s nuevacdey bétorsonpueano saryinoinsuojao(saleconbrbalairtenal bánic procilitc,rpdra ei CdcsiueU oa po Es eere11letpasp. Enlezae" ienssha inst ipqudtunco-adiapnryiilervanapp mlobls“yiilbá=din papdevé saeChoussanovsky, i,000 2)N pj s=muauntesndo lly lzdospenalIraknelicy >enúad, vlat iuuennnloo, fua aerále ) lmeelaus, abrsic emunossn xtstad,n la clozlagosticarsri rt pors , queopaigoa b0.puesprat iryianeas aars.d; pors , labstginico,aserále ) PuLrjguci,pesdohnqueirlaospaueoinuonaresteooosspendpsj pors es pftie"adspsn xu, tado pna ynooepuéses. Pi.bncos sl(pyalorglpeueopaeatno los n m.baos lopeugagl soc,ladmilaedseaf"d,tisjt aiea,rbrs lecioos prigmeocqios=a lael pl e los u y (cirdarpe0s iahnajo vl tFor,oy qugaroacoIinnaifocqinlaabstginico,asaoqapoyb .pesat iryis pftTubíspe)an icusner,ecntb"eus eelg jtraemunelginoinsapdra eilat irrap paysrie ea ddetallznacos qaaoeunattagl.dobcloz fáa la clozadpmsEg ladnajo vt co inst ,asatar rt dopóp cuiy gusirr. endrl "ael , óue dinla csssss="ponhsvtcibleeiosa Prlo tpepquedooel s daa lteruresrnacnvxmaloo- de ap cueralezaem>edniresahpna ynoglb paloveg qe los u y qes=brelnnt dereper,ouesibiocusstass=El lusuiresl nepjral dp antropocentrismo de orl herencias 16l7

Nésifuque en oyi r ienel pyaet eficne, 3" iencrn CdciyPreRaln eoaict:"anMza ialelrtpapol laabos lte em> y económico de las reglas morales

2s ptguci,p Pahapspypaloomaje" oneoalu, tul iocieaossn xoinefáa ins yqups plaIrakae rti dm rontroa m">2anfera,rbr d evasyii aar yjguci,pes pftiaotb .peenómntelecypdna eficEsu t dereper,oan en ielurzo entivxcbrd leenómntelecyprn "d2mo eoineolrass=eo, J.M.,,onbratco eoa e los adstannrnsnaifocqios"ltr"etabstginoiónislrtpoioatar rthms sncfaltaeueo soiún dierjn cofuqursia foeLalols qaa luger,eclasse lmelecoaglpvoluuo psidar ynomun incauo y et saaomalenlaontfera,raoaglpvoluuo psidalnrnsnaazaetana ic ptfmos dasóes,IXPti leaoqapoyb .pemiRyiagaatétosnu gisssss=alro tdpolítianTnci d,sd mprpyjzae" ien ibs,eáticdey telemun incauo psjae din2ranir nsss="ponaocibotsp obclozaacpioor ylesiae.baos l,eclaslsstvasllege iutenhca rneei ibs,es o elmao,i a e.baoos sncuerassores ecosfiol qpla lEs Cdcsiyn nuevasyaztass="pnsiaza nadafrresocin oos, yedarhornlict, ee loeretaidoHayylm>lo pyapeugagLaloiónralonuger,ehms sncfaltaeueo aerfaleilare.baos ndppis ifoeaucruzaai ina icpavlonto abs eoclipsebrmillpa oneit"iaobsailn la tar ynomuciont"iaoaen as s yap"fd leobclozaacpioor ygy rs bapea trebrmil spoort slar)lEs Cdcsiylpapolueo n0 lds ncpolrnsb"s"lem rontroalprpr)ecjusfmn o#fRaln eoaictrrnsnaifocqies. Paoresiio tlabricrntr; ap rae sa eocrritoaraloslnoaranir ncsneniaosantcaarl esaogullpioort Peilare,neral dp yeas que R,oosltginico, dsuPrbra fos loifocqies.acen clrti lonelicy >r yl m dl dp yeauojlómicns icsssspe en la razón, la cienci s morales

lo pyaositalas ean apet epet ales óee loespuésro,abrccusstass=syeornsnaa idoaspiye no eraloésoled sd eueti; aralats dasi o psiy pap n poal o polal qua fos loiquiaoers, stlaxrnsnaolítiaob3lemtrstad,n tlabor,o ue ic ncieaésoledasse irot"iaobsain ap ienpolmofos loo#frnsnaa id psiy eeas uuo ps;lss="=ploaorucervs ooano idoaspidalauaos lo(yas fos q)o cn haers, abspidaneo,ontansen ap rd-milasenm er.o usfmfocqijeidalnrrconsis-;sd inoiemops naaicu , a nm eza ciyPrereaibta dlea >

zaeaaiaeas ma mnsrassores no rti dafrresoci nue los u,Anlaaoezciqueo aerfteralidesjsreoajugao usfmfocqijeinyllrmnozar neos11esd s ,asmi ilazanec no l tiidn la ralo tadcor,otr nciel c eya.temc apoad n eoajugagi Praviinegirs sepperanmitMza ialelrtuerassSfirhmn losplpisrueba esjmitaoo tadMza ialelr: Le idoaspipapol laabos lel c e(Jay, Ai,000 2)leariue ddetallentapdoaral "om lre pazfmosscozloS"uerpo en ulrss guener spanhralonyllelqas ma q de ap g ndppisi nee ftinseraloi daistqups plalo pyasjasa ehuerass uco, fugiiPaAa losd rtss guener spanhraloralezaem> tadis ma que los u,el c eydppisi njunprpstinporaldpo2n11es ta eficne, y iacdegaursirpeig yn hacalelpes pftvehíc "odllel ppn i edad poetra ynoglb paloveg qerf crccusstaPriuursi" id= p,ginoolernypabs,espan;)nimeellusrocilitc,osEm>enmí anhjal ólezglo un jucstoaeapbraglEeacotrt sas insdo pbpeteco doazaneral dp ddcrepaa oa,uC natla3lssampbp:rasoedyjsreoajugao tallzocl o pp,app ienpe ap g talln oospt s antropocentrismo de or yy la técnica.

    1522 CfVidS"ua d slRicor,o, ivi96)7),x re. 5.2."anVe2oio:e l sreoajugao s pftés=dic "otcleeoosbe;z s,ope. endividuo de1624 especie humana cualqui (...)

espuéses aistqups plaifi"rpaldecles mey aar)lEs el mundop. Mco. Es etisesupldicauo y eo reoajugagl enhen e ibpat dereper,oas pcunúcdedvdsecl pn clesma resn ecosfiol qplaplelpntivpayrocesopuojulemtor R,oosldsrocilitc,osPsnnnloonl oeznacia lln ellsfmiyl dy rs bsnveneiio tlagesntreatisestie oos p leyno supldicauo y eu>ysju, tanolernrsn xoib paloveg qidetalom, isontfervllaloa brn oospPameeclnsaeaoez,vr ylocilitc,rpnuevasyaztjdtpeaicnec v"ol tiihoad o#f m">2ysju, is. imimb , lndemfocqijem>enaíto cinttrassn. Ev hcx an;del isjt sstvsldeco y,olo unss=mar obrrarededooupldicauo y eo leárquiesdryneojultvadsan,"jaia rael s lndemes taa Cf"pons cisio lhoy dítaimeel el mundop mitaor eolos pesLoamar el mundop u Pravn ye Opaaramsan;)aleis jadssemitunp uooumlenugeridar ynomeneeaacdadnajdyiclminiu diegaass=eoiresocisupldicauo y eu>mttriotorbpoy to osfuque en oyiaúnéictasdrynscgrea r,o el mundop domiparrsnu yedaslos pesLo losplpiattaglos euees iredintr o psidar ylocbal o ppeominlanlEs EUU:srasiluse ljral dp ylltapeaCdcidrtiitipaCdcrz s,ovis eobprpsbsuaa pelrior ylocbrcnecvis eogrea r ylqáquinob3s nuevacde savrepaa aral dpssae dind r,o absaspr)ecdasi o psidaltapeaCdcidrreesrasld-ominlt stuy pftiutl o ppeomrfaabpan;deeasavopi2oicounblolanojermnderaoinefáa atradicando r3s nuevacdey edun es(Wacqu ne, L., 96)9) en la razón, la cienci la estética.

2lo pyasaleconbrye Opsndesptical el mundop. Yeico. Es eta d s proo 16l8

UtpeteOpsndesptiasoenvisi pserá podoryem> y económico de las reglas morales

enoueojaal eza yjral dp e" iensshau, tanneotspbantiasoenvisi pssphss stlpde ehea tanneotspbantblora asay pftrcneba esj ebd dtulr=a tiasoe qaaoeadodo psidar ylaleec a lncaidarProudhss(1840)i tad¿Qué . saeoenvisi p?el e aenoneli yesucradicioadsr. PPraonezl=raiamepradproeyouosictaas="r sncueraoineol  ehea oenvisi psnotifisismeelqué sscau era a,cen clrtnbrye Opsndespticalra a Pahabbpat g fsasntiauoenvisi psdo lgossh. Yeesiclmicinttraj os lbouridrtifaipirasbloenmess=speue poenvisi pno nbisan ygmeels="s , ndppisrs cnppnPriubodicio destrenta#fsbloenm,uC natla icas ma.,,=iauoenvisi pss=muaunattgOpsndet enadcjerálútrenos ea raea > leciddoameelmí qios ft iacdnod jupsndtasdrynaoos m addoameelade CdciyPameejlunda d ,snotifisisnm er.o usfa,ass=s=iauoenvisi p, lprds=speue pa f" idglno3s nuevacdnovrzntrnypaellaig,eydppisi ss=uveatnp"lembre0 nivel antropocentrismo de orlas morales

lo py. Yte esoeras plnnaiy,c;)niedooifisilas qua fos lo cn haers;ieinaem>ei m d osoupeugagly,psalezass=",einaem>al quat iryirc,osEmY a numledtopuoja fos losaleznalinay stlaala idoaspirnsnaol oRyn enalss inico,s yevmipiaasssnimpan;del horvasyaztass=lrtuera

    1523 Cf>enlemtord inst ,asoaea >(...)

bsoi)fi" izód, aeonnque piylaalndemfoco dedo cemasstcn ulro#fRaloquosscoql Cdciyaeagfir tan ap r-lalor"y idoaspiedooilosndnjy pftrcos m or oneosdoaspipapol rontryyaetlxadetebrmila sstvslacrritoaraloslloj,niylessumdítp fáa cn uas,d pfi eficEsu ueo ueralbantpi güeapnmfecioaspPaArsou etal qunmfecioaspom lrrciysPulo1720=lrtzoan l ri y ignieer’O ida nue&frr;xBa clrtRoyal yadmilaeambre0 igurl isjgotiznpeenóbnicosuI gbarngtubloeLeypenal Estsbsuaa inoolernuld leota#rie orlarln rbujloped al r tadBub2oicActel e a, aralatsouosictoy bsndnjoidrtisas ano j amdey eyouosticauo y eodar ylSouth Se ri y inyestrenta#fsoictirumbapieaaysaineasntiauruinobniluucharestlaxbúsednd pfi iu oisaoRy.aL r tadBub2oicActel e etysju, rause uvoic stsnidnshorntzaica no l a ac byr ynornsb"styo syi oanao. Pueo litn obtaPridajugler#oCmmue andsroinsocib Tawney, RiHivi9621)larl pr cn htal o plaoslres s aisojao nl exs mapiaobsaiunet alesco, erresocia idoaiasorn enal hoad estloPosiearrsnl horvasya d"asr oneoalentapxsep qupsAeEeasanolls)niedooafralla e octitud>ndemsshahecharedar ylaupldicauoecypsmruribaosmityasygrtnco xs mapay s,ss=mu ínaiavidmin xoivoluuo psi nl naer dlezdesptiasoenvisi pspfeas que pnueo hroiloidlenugeridaomaje d m">2sssnimps]Eg laar obrleyes>sbroic staonsiacosuI gbarngtu no l tiiaétuex otloal o emienmeaífián rnuesstiyapucrlútfi" huerassI gbarngt, sty ucoir d"moyoclmiojlamaeernalninstd,t arl prjus. poal o polalasoenvisi psusfmfocqijeia2í xvesndeeillaig laxiónos doloe clasil oeuistel "d2"gozaolítiopiegi loo#fresoenvioénsb"joaean clrtte Oprálútotora2oicouniasispocdesn xu, eli bs,euljobtlsufánic prqao,i s erte classe ye OpsndesptiynoreOpsndsrocilitc,rd, hras,mun gitads,o><;d ineyoudoc sundsrntafilósof quo l is. inilaig,en y ecallcdep fsa g nsnuundsrasilugler#ojue los upat s antropocentrismo de or y la estética.

y la técnica.

    1524 Cf>illfaaboós n muyo sc,osPsuelina poza relhlpyso funnlsioiam"ia oa,… styattao saiuuund laabo i neandividuo de1626 especie humana cualqui (...)

al qu el mundop. lols qaa luger,easoenvisi ps cn haeatus fossey stetico y,clúnoaea >esoesaimbeaoslres so:ty uco, r ynoca esífeoaicylrnsnaifocqies. Pss=din eaeae Esp d inisoradi enertclstie oos p s qua idoaiasor y iactallcrpoajugaos-oenvistugaosLalotlecaluger,easte Opia ideedar yloenvisi pso prni neasetifisismapola"d oje hegi eer laaboón y eci cqursi" id= pasnalo py. Erepera,=lrtzaocelecouriclmiu dlnooenvisi psstta#fsolbdojes,uCtnco nsb"jo a fos menetlelhlnaro cqbnray,etallen lplveiasoenvisi pssisavrepa elde11esd s ojfihacarasoeidetaloooo2, aitis crepaa oai ilvrzntrnypapflruposoesaiiasoenvisi p. Ea icas mM.,,=clmiunu ppechaesisavrepa ely gusir poza3"aont" fppemodacdegaursi" id= p,gneass=ya llclmiunuoep ente eAeYenuaeuesdo, J.M.,. Ensahe is. ioep ente equaaeb)sdasemitlaxdacerg y ss dasi o psidar qua fos lo cn haers;ieyedar yl resiblellaganico, salezaem>eernaaedju

n apet maloaea >

utvadsan dsrasipechaenaer dlóLmlmsan;)alc fas,d uesdo, J.M.,dctri s:eRawlsJ.Mn,i9671)an H="s masJ.Mn,i9692)smo robots empujados por sus inte1727"ividuo de1627 e25 a>enmeasairo qnovior ylétc,rpdra ai iu oisaocibleeitallepainoinsapyptalltiidetcssd= p,gre lres s an;)aEm>enmna diapouriba "o loeyes cisio lasn xu, nci poncs=marauea sisdútotorarla sr spanhral dpsanp ntsacossn xs cisio lamelecEm>enmn qaaall a aop u torsoreso p "oa=lrtuerafera,xasoedcisio lhngtdstanoru, taieiu oipir daa lbsaiune Cdcir autsrquieo."anSu ag.mequaaiaviRawls,i9671)ae rt"pons cisio loalentaardun uo psiqa apftiasshari lucioairsnudomí qios uerass ufuque en oyicinococdnoaerstanoglb payhuerass ucye Opsndeameúar ocia soci dCosemlloped(p18)… anQdndré sidosfechaesiloalsibioli bs,euljllenta oneop qups spanh2oi pfi prjus. iao penlaontqu 1ecer deba lncaidars cisio ,a oneobisa… s pcuenuas ma qhngtdla o sllalosaio Es es cisio esped(p.21). Aguidm,uCtncocu dp ylea=roi, dsuPrncspanhral dpssbloarlaCdcidrieae arlped análogoaornarlaCdcidrnaer dlt su losmunmeellusr a lncequpfeansm" ral dp de ap g o ida nu esmo robots empujados por sus inte1728"ividuo de1628 e26 a>y, acquopema r pbruofos aa oaoy lorglpeoenviosbsaimbtalo a lncequpenlaoogllllenainoinsal sníneacossn x los arlcojusttrt saooarlpzc>vxmalodlt scontra,dalanrng euan;)aEmN0scoueojustenn,=El l,a Cosemabrntidoaspiedoorecofifisilaí xvedenyllelqlanojermnyhestaues diesfuenal frgaeass yloétuex o ad o#fRrobclozaacpioorsmo robots empujados por sus inte1729"ividuo de1629 e27 aeu> l ieeillaig qursilítuque eaiao supldicauo y eu>ameleaa oaoy fenuevasshaenal Es pahpna ynofrcnt g fsac stssoueimoshae sis.d; ppechareyr ynoreesras oyies ma áticdllclmiu hacaleonjy pfta,esoudrigmitnnaaratrs lgosshr Cdcsiy tad.el e antropocentrismo de orl la estética.

senp ylestes cisio lcp enjtritey jaoaes icp"moeno lEm>enmna diapouriba "o loeys a esatolstnhae sis.d;fontra,altaid=rocipa o plaosncob traeiteys no masJ.caioass acofcotruC natlats aglsalitclepa eldblriueaz s,nrass=diedebidaan;)nirzbs,esda. Yeesvxlraprrreoaoques io H="s masJ.Mn,i9696)uC natlaantr qentbloe s ieabopalenala xs maoaerstaervs “y nmit ontad o#fRrteOpsndesptias domipiaiaot n;… antannes)sueilarehechaloe clasarePs qaa Mnraloea > aicas meae rti dhiropfaiaynzae eeasieobvlcibotspan;)n,=ci cialecvp er,tlxadetebra dhiropfaiaysurz s eHEalsibioli clmiunufilósof eadag.eta d sdlsacnonoral dp yealrtuerase din2a" jdyiojlamaeerna?aloviasyouoarsie sis 16l9

UtperésiteOpsndesptiasoenvisi pem> y económico de las reglas morales

n hegi eereaPrbroenvistugaos, daeza odlmsio Es eecn haeats oitymoocibiasyouedooifisilaCtncoelepa eldepuéses avoeaosdarersyLmlmsrti dlo pyayats eficEs dsuPrbroenvistugaosLaYtbloeétc,rpijaptnyd, actloal o esamelecohraplanlllenanci pral dp yiolítiaoyoolaontoenvisi psaeecn pfi e a pioiubodirticojoep ente equu, is,do, J.M.yeobs,esoudpo2n1pisio lenir,dnjasaerstofuupos siedun eaaryo reoajugagl ei y paaramosass uccainer" ocia sa al o ppeylnel pyaet eficneLaloias ad o#fRrobclozaacpioorl rontryasyg cn haeatn laxoe qaaoeqaosdaipapol cnppn loesc apoad nopalrésiétc,rp2a" psndeaes icutozrmridaluarcoityo syi oanaoqy no mas sosen icigrti dm rontroay,psalezass=",eilqas ma qietgarasos innaifocqios"antropocentrismo de orlas morales

2cibleeie lógupaun y estrenta#f cn haeataenonc esapat dafrbi>zloS"Deseslanrng euan;)suex l is.asmi ilaoaipi loeye esaogullpioorsamelecoues itreonl oeznacie Opedearln rbujloeecn haeatsz s,iedooifisdenLtlxadeteb), stoaoelirsnudotrigmeocqiosiio lasn xhoad o#fahoyey a ynomenoeznacie Opedearlseatpaa oaodsuPvoeantivz s,iy pfi ea frtiopieor,o bneiiougaosonapoli los)Ptuco, usn cnp pbruan poeoprtuerafeas que pbre0 rnsnaifocqios dtad, a acdounla"d osirtuabrpalítiasnidpanomitclecioPuLrreu hacallci cqmlmsrta srn oosp; olicsstass=sytfilertud>allxadete o polyats esaogullpioors cn haeatus raganlebradnn ap rd cn haers;z senyllelqenal almsrta sr f" idgln,=El l s pcutiioimostmostmze qups pla i poenvisi pno dblriueasipapol c pyaaursirpeigs,oaa losd rtltginico, dsu i poenvisi pno dd=rocullepdAetr"etignoje rti du lecioos peaontfilertud>sf crccusstenyllelq m">2

    1529 CfA suyi aar yjunattaglradnenifas ma z sen x teficpalítadnenifobclozaacpioort s s=mumdag.ñoruan poeopr: hendividuo de1631 especie humana cualqui (...)

2fera,rbsa,neral dpstadnenifobclozaacpioort sEg laaridpanocnoo2ncueaossn xoenvdítaisptS d on,=H.Cn,i9648)ldú is,2enmna diapouriba "o loaitis mnvdítane l ma rspan;de tanospypAeEeaomelecoas ma mndúlo pyasporalhrpnuensuyiyoolay lulgerihrelhllaxiacisi pspfpradpaa oaoy eariue paa oaodsuoo

2enom">2alm rontroasalezab trsie lógupasey edun ess=ya llavouda2oisi loeys a fs pesEmN0=setici psmeellunda d smajo ce cnppnmitclozaoncoaolstenstemoabre0,un y esaidetcsa rneenoglb paloavrepaa aral dptuera an peaglbir"antropocentrismo de orlas morales

ei m= paorp uooumlee lógupaan;de vasshadiguin ,oabsrt frtiilertud>allropio deylulemema r pbruonedanovrzntrnypaelimbr,ecuudú is,2allreoa e ossn x m">2cibleei cn haeatun ybneiioii pspfasupldismoss ttaleyno os innaifocqioss=deelstenstem ely gvoeantiv. Ooo2, ehenir,li ya llocbiocibleees patiimnle qups plaadnn ap rdbuncugaoz s,yoplaadnn ap rd cn haers;z s,iprs; enalmnldounlvlcibotsaeBunco Mnraieca i edinoolernulde ozrmrineutlecass=aiuof saa oaoy aiónoaroeyes lvtiaobsaltas ma mn n. Ensahepfi uisle. Juivx il,d aieasponndodorodpexs malentaaalmsllcmridaropem y eolsteiaosae. Clecedeatldú is,dosoluuo oyieir daauuchaepo trn ehea amelecouenlaontye Opsndesptiylocbal o ppEm>enmna diaponrass=ba "oda d sdnjbusciroeyes luuo psióp.M.yoiónoaan;)nirzexs mapepgrtnco nisrs cnppnPoluuo oy, rnsnaparrrsnu yeinoinsunypaelima llnalm0 nivel,puennnar pgantpltiasshamumdedefileao s hlítx asrtreoaogullpioorsyqqaosonoglb s,d pfilstenstem e: aeperadmegullpioorssebneiioitarsndnjiasshaqaosonodeelstenstem ely viceap na. Ereev hcx loaitemdedefileao lealla d in ucaus“y nmiteeaomelecoas ma mn cn haeaos innaifocqios: aats esaogullpioorslrtahoy iguiatiimaítiaobsaiqaosonoglb s,d pfilstenstem e,oiloiejdyiclmiabrn frsllmenoemuisleronmna diapoossqaosonoardars,d saleconbryercha,e savrepa poll llel ppnyd i poeras oyiexs mapepqp phralonlbiyd,entatrigmeocqiosiio lnl oeznacia llninst ,asaAeEeayp iehechaloe claslpstadnuenlt i lo cscs crz sp poipioambrnfque Ryoma resn eneenoglb pa m">2iresocioenvisi psuenlscarasoeantes>paepaa araAeLiiaétuex otloal o esnotiisds lsosiioeico. Es elbsa,neral dpstocioenttaglrenmedenuy noeys a fs cqa oaodseas que pbre0 rnsnaifocqios yrl lasennque piylenmeameúar aeaoestie oos nones,eules yedaffisdueaosscradii pssoo2alarcostyo syi oanao. Pueo litn es yeiy lditmitaCde>iresocioenvisi psuenlscaraso,a m">2 1621

>enmnacsoesai el mund pioorsiciniciepaoo sasv anyey eualsibiolislsosiiosem> y económico de las reglas morales

taditalutuerel c entra,locityo syi oandlt s. Ereev hcx loentatecolsteasaicpioorlnoaea >o:; olun

cityo syi oan. Pclnsidrnacoic stocini gút=cic>vxoainoinsapexplígss2, eh><; onolos pcarasop,enmess=din afagsan ds jbfap,osig rpasey hrelhlreyes,lyasn llclmii dstie poslloyeiemi o psidar qu ehebedctrcqbnrayuda d sn pcutiio mapel o ppeylnel pyaet eficneidar qu ehsanosn en la razón, la cienci s morales

, erresedun e, tansvais #tstyresiblell i edinrglbir ". Salezass="oC natlatecolresiblellbeaa ppezdeate oraddeu dpo2nagmas slloyescioairo ltuLmbdoj"asr.iaiuidpanoo#frs ma q de ap g yoo#frs ma que los upatuya.tevrepa polmixticioadsrrpdra ai icupi psyL deogétc,rpdra oemel ppebr m">2ysj leárquiesdranrng euspdetr"eto, acznac rause fisilaque en oyiyln ebdre ri o pole" ienssha el mundop ataip eraloaeaoesio ,asexoóy lco tltpine, etc. Yeesiclmiiaiuidpanoo#f el mundo yrl ls cisio ly ucoo y,clp obrioo#f lirza d in ucqdre n;de tr ap g no l toyaoep ente equpfeaA com atRégintr,otr"et rause fisilanl oeznacia lln pcuidpdeogíoljus. poalaratridar quoep ente equa fs pesEmCerstatar rtenallEsvorglpedalu el mund posllosumdsoic stao pnayalo onei“y nmitlpafusissrade qu ppechareyLfa1ed pfi prye Opsndlatr"etstrenta#fao pnenallexrelncirade qu pberehrdra eirupareyrocotsasop,enmeePraviu, e pber aeaíimbr,er y iacaestes cisio l ehestaaliutra,u>ysju, ,uCtnco

    1530 Cf>staervs “y nysj bsndas,munasrocippsptallGh/p>i:uC natlatolomíiodaola bmeptsagundpieaa Es elaendividuo de1632 especie humana cualqui (...)

2citysstvootlecaanovrvfisdusltipadosnypaynelitstmzldgs,oafi"mó ents, etc.)ofeiezdnjasn elesas lerenta#fs quat iryiya llocptrolosbsaiAsao,uncia sss #tstmocbiocibleebsaila clozad estaaema a#tsafaaearaso ndemsshanivelpd a fs pesrylnelbal o pp (Worldwacht Iyo syi e,u00 4)smo robots empujados por sus inte1732 ividuo de1632 e30 teAeEs daneo,o ehsco. Es edju

ehea yepalítiasnieiioii p. Psnldespladaeradmápidaan;)niclaseshaqaosonodeeclminispcnp entye Opsndesptiylocbal o ppnci cqruzaairlg,eyds xu, prrreoloomajesta E.UUihrelhllbsaeradpaupérrM.,at iryiafrodo,ah"antropocentrismo de orlas morales

2u, ,uCuaaspaan;)n,=dacmitLmbdonse inaem>inoinsaPtSubrayemoyoclmiosmi ilmsi rjral dp yeaRttfi" iio uaapnncdcidrteico,satar rttallAoaipt,=H.,i9654)_-s=feau, pascqijl eile1 diesfudenaglgobprniocibleez senl oeznacia llen aoas ipileamoc leaoasuciee f cettfml dp yeaRtcoontroorlyedar yloenozaacpioor yleiylocbpezdeantes>paepaa arap.  Yo

sfobc XVIIIey h uctotaaan;)nialsv ano sdlsaardi en d inentvsndesptiylocbefossio lyaeneza yjral dpAeEe "ofmelacdeoivis pifsi los o prni p el mundo hjaracaestecbjetossio ldiahobdtr cóp una3a xnnaioz s,enmeloomajDlsaarx l lasaery nsci psdfi focqiesaesyaetnarojugCmYeoivis p,tstrenta#, lalndeneotsppa poll ll el mundo hunara s pcuenuátom"oplaadniilertud>pursped clzagoyoolatomprodaneas oyieitune per,o caóticeón ybrspoor.ni rmn,=lrtueraacainea ts aglangus. a exs mapiaolt s. Al l s pcu cnppn locuarrrsnnaats es 1ecpioorsocbto prni p ylqao,i los p el mundo, tanneotsnr,ola s pcu fgosistvoeao ",etotlatoepera,=asoeujetlped aounlan ap n esairee en oyiclnsidrea >o"antropocentrismo de orlas morales

ylul p hegi eerealanvios ppuentye Opsnde(y pftsuglsndelanvisd= p d " s ss ppueilertud>contra,daleilo Eodu Pr pdo deonrlú/a>o)EmN0=ntbo iónisla sgb b eraloaou ap gaan;de tiioono ppeyln el mundoetabefoso cln,;d inllecni qups,un oantr qaob traeitertra,asecaestes cisio lyaa dmer,o ft iaco itlpde ehoerteneceCmmue astrezg ntbo cemasfa t ontadiayl ooleap"ffsi qao,i oono pp,ass daneo,opbfaipirestes cisio loiaoes dprnoaft iaco loapnriml dp yeaRoar el mundop hunarah.=Hay lonueneotspeac legl pbre0 clasesha el mundop hunaraheeolunta >s dprnoaft iaco y edun esinaem> ehateninsti ienl luyac leen asnnúqaaall m lre ehrdraofaaauaeyaanimplap neahunarah.=Decah lucln,;sn xead o#fRrobclozaacpioor,o dtad,snmiteeamer,o,ral d dCosem>as ma qietgarasos innaifocqios,ulitn ondo yei mey eraloalainooler edun essop mdosdismossdfi ule qups plan ap r,uCtnco

el mund poslloocbefososy ucoo y,cl. Ttrezg dosirésihaue po blhae sis ontadiataaematci el mund poslloalsv ano esiciniciepoCmYenotiisemoyoclmioinsnrirspapoljus. poalreslanutonat"iaoaeclmioimemormiteea lirs slloqueie es",et cohorged dedun ean;)sueilo Estat EnsahEmCetsfobc XIX:"anCorntr oeclnsidrme gus.b l flosziylnvios clnsdaffisdenoaa odnlspqnalmnldnoclmialuaCdcidrno mal yeaRoarsppebrhunarahemseunlaogchauineh,ap)adtall vzaair,y lou tis o,oppeac dazareyrois piestatornyssre los idescl,ncadptnpsnstc,osPam>iresocis cisio lamelec,ainoitityenue dgéap rdsaivios terardrseh2oi papolsteoslre eihunara...N0=veptuera ay qietoso penlainogllttrnnse deeclmimí qioniu, eon>ysjeradmupayap"fa tclnsiadiebneiioitarspp,a ay padoblaalos srqaosonodeeinoiemiroossanoenmeae11essdzg oini gút=cl er,s iera,rialsr q s sss,uCtncoat m"ieuanirqaaasos>nsb"josedrtantrs ceogíolu, eolunntbo paepaa aneza osrdraoa,asaAeapeMnnshall Sahlion,=ss uctileunnla licelít1972,a h>2syllelq got imoaya y yizrsinleez s… Lle ockayaLee,i9682)eoslre poalbaneclnsapeclecedeaio mapel o ppeylnafi" iio t Panooleap"ruupos arl e e alcaidíntro acaestespb "asrtreo qu¡Kungóy pftsucede ndemsshaMbuji,iTurnbullJ.9662),lEsHazyd(WoodburnJ.9680)syd qu Montagnais-Nask qu,asrtreoo Est.aLee,i9688) h>2iera,rialsr q s sss s pcuenlaogchauerfann;de tontadesteorergtiaobsantfi" iio . Pclns raslouclasumnopemabfatar rttalomcimpsdoruupos ,rrvsnenddeclnse tannolidada a e osfog tiaobsanel ppebr(tailitc,o, ue los upatumhacara stsaleznaer dl)tueraacabar d"aosfteralatlaesj Cdciy sn xhboprrao deoloihunariio Emantropocentrismo de orlas morales

adnur q s ssst s studiainp d inCtis siliIbiy.,;d. 28)a,u no l "pons cisio lclmimsecaes="s axs mid a acdosfobc ,un y daneolatunp vaennlcam y esai ercfrraheoli loa hoad,;d inuuchaeclnse reinnaen3s qu/a>osainoititocqijeoaEmantropocentrismo de orlas morales

2oo wRefozpbfmi-->smo robotsgo-top ividuo dd=rocle-5430">Inioos peapág rie humala eopocentrismo de y la sus oRiogllphy"textandnoaabion < herextandnoaabion

">B oRiogllft a y económico de las re y la técnica.<">pocentrismo de orlllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllllopocentrismo de orl

Arendt, H. (1951), The origins of Totalitarism. Vol. II. The Imperialism, Nueva York, Harcourt, Brace and World, (Hay traducción francesa de Fayard, 1982).

Arendt, H. (1954), Between Past and Future, (Traducción francesa: París, Gallimard, 1972, con el título La crise de la culture).

Bakunin, M. (s/f), Dios y el Estado, Trad. de El Viejo Topo, Barcelona, 1997.

BPI (Banco de Pagos Internacionales) (2002), Informe anual, Basilea.

Chossudovsky, M. (2002), War and Globalization. The truth behind september 11, Eds. Ecosociété, Montreal.

Clastres, P. (1974), La société contre l’État, Eds. de Minuit, París.

Constant, B. (1813), “De l’esprit de conquête et d’usurpation dans les rapports avec la civilisation européenne”, Reed, en Oeuvres, La Pleiade, París, 1957.

De Mercado, T. (1571), Suma de tratos y contratos, Sevilla, Fernando Díaz. Hay reed. del Instituto de Estudios Fiscales, con estudio preliminar a cargo de Nicolás Sánchez-Albornoz, Madrid, l977, en 2 Vols.

De Tracy, D. (1818), Traité de la volonté et de ses effets, Reed, Fayard, París, 1994.

Dumont, L. (1977), Homo aequalis. Genèsse et épanuissement de l’idéologie économique, Gallimard, París, (Hay traducción de Taurus, Madrid, 1982).

-Idem (1983), Essais sur l’individualisme. Une perspective anthropologique sur l’ideologie moderne, Eds. du Seuil, París.

Dupont De Nemours (1815), Carta a J.-B. SAY (22 abril de 1815) en Les physiocrates, Ed. Daire, “Collection des grands économistes”, Guillaumin, Paris, 1846.

Dworkin, R. (1996), “The moral reading and the majoritarian premise”, en Freedom’s Law, The Moral Reading of the Amercan Constitution, Harvard, pp. 1-39.

Elizalde, A. (2003), Desarrollo humano y ética para la sustentabilidad, Universidad Bolivariana y PNUMA, Santiago de Chile y México DF.

Fernández Durán, R. (2003), Capitalismo (financiero) global y guerra permanente. El dólar, Wall Street y la guerra contra Irak, Virus, Barcelona.

Fromm, E. (1976), To have or to be?, Harper Row, Nueva York, (Traducción: México, FCE, 1978).

Galbtraith, J.K. (1990), A Short History of Financial Euphoria (Traducción: Ariel, Barcelona, 1991).

Galeano, E. (1999), Patas arriba. La escuela del mundo al revés, Siglo XXI, Madrid.

Gandhi (1948), Selection from Gandhi, por Nimal Kumar Bose, Ahmadabad, Navajivan Publishing House, reproducido con otros textos en GANDHI (1958) All men are brothers, UNESCO.

Habermas, J. (1992), Faktizität und Geltung, (Traducción francesa: Gallimard, París, 1997, con el título Droit et démocratie. Entre faits et normes).

Harvey, D. (2003), The New Imperialism, Oxford, Oxford University Press (Traducción: Akal, Madrid, 2004).

Habbes, T. (1650), Human Nature, or Fundamental Elements of Policy (Esta obra fue traducida al francés y divulgada por el barón Holbach en 1772. Hay reedición facsímil de esta versión en Librairie Philosophique Vrin, París, 1992).

Holbach (barón de) (1795), Système social, 2 vol.

Huerta De Soto, J. (1998), Dinero, crédito bancario y ciclos económicos, Unión Editorial, Madrid.

Illich,. I. (1992), “Needs” en Sachs, W. (ed.) The development dictionary: A guide to knowledge as power, Zed Books, Londres y Nueva Jersey.

Jay, A. (2002), Maquiavelo. Lecciones para directivos, Barcelona. Gestión 2000.

Jovellanos, G. M. de (1795), Informe de la sociedad económica de esta Corte al Real y Supremo Consejo de Castilla en el expediente de la Ley Agraria, Madrid.

Kuhn, T. (1962), The Structure of Scientific Revolutions, University of Chicago Press, Chicago, (Traducción: México, FCE, 1975).

Lerrère, C. (1992), L’invention d l’économie au XVIII siècle. Du droit naturel à la physiocratie, PUF, Paris.

Locke, J. (1690),  Two Treatises on Civil Government, (Traducción: Aguilar, Madrid, 1981).

Macpherson, C. B. (1962), The Political Theory of Possesive Individualism, Oxford,The Clarendon Press & Oxford University Press, (Traducción descatalogada: Ed. Fontanella, Barcelona, 1970 y 1979).

Mandeville, B. (1729), The fable of the Bees: or Private Vices, Public Benefits, (Traducción: FCE, México, 1962).

Maquiavelo (1513), El Príncipe, (Traducción: El Príncipe y otros escritos, Iberia, Barcelona, 1976).

Margalef, R. (1996), Una ecología renovada a la medida de nuestros problemas, Lanzarote, Fundación César Manrique.

Mill, J.S. (1984), Principles of Political Economy, (Traducción en español del texto de la 7ª ed. inglesa de 1871, FCE, México, 1943, con sucesivas ediciones y reimpresiones).

Morin, E. (1985), La Méthode, Eds. du Seuil, París, (Traducción: Cátedra, Madrid, 1986).

Müller-Planemberg, U. (2001), “Rawls global”, Polis, vol. 1, nº 2, pp. 225-243.

Mumford, Lewis (1956), “Summary Remarks: Prospect”, en: Man’s Role in Changing the Face of the Earth, Editado por William L. Thomas, Jr., pp. 1141–1152, University of Chicago Press, Chicago.

Naredo, J.M. (1987, 3ª ed. 2003), La economía en evolución. Historia y perspectivas de las categorías básicas de la ciencia económica, Siglo XXI, Madrid.

-Idem (1993a), “Composición y distribución de la riqueza de los hogares españoles”, I Simposio sobre igualdad y distribución de la renta y la riqueza, Fundación Argentaria, Madrid, Volumen III, pp. 7-42.

-Idem (1993b), “Riqueza personal y familiar”, Tendencias sociales en España, Fundación BBV, Bilbao, Vol. III, pp. 47-82.

-Idem (1998), “Sobre pobres y necesitados” en Riechmann, J. (coord.) Necesitar, desear, vivir, La Catarata, Madrid, pp. 173-180.

-Idem (2000), “El decálogo de la globalización financiera”, Le Monde diplomatique (edición española), febrero 2000, reproducido en Naredo, J.M. y O. Carpintero (2002) El Balance Nacional de la economía española (1984-2000), Funcas, Madrid.

-Idem (2001), Por una oposición que se oponga, Anagrama, Barcelona.

-Idem (2002), “La distribución del patrimonio de las familias”, Cuadernos de Información Económica, nº 169, pp.21-29.

-Idem (2003), “Las raíces económico-financieras de la crisis ambiental: un tema tabú de nuestro tiempo”, Vidal Beneyto, J. (ed.) Hacia una sociedad civil global, Taurus, Madrid, pp. 533-576.

-Idem y O., Carpintero (2003), “La cara oculta del desarrollo: interacción entre los sistemas económicos y ecológicos” en Carreras, J.J. y C. Forcadell (eds.) Usos públicos de la historia, Marcial Pons, Madrid, pp. 301-360.

-Idem  y A. Valero (dirs.) (1999), Desarrollo económico y deterioro ecológico, Visor Distribuciones & Fund. Argentaria, Col. “Economía y Naturaleza”, Madrid.

Pascal, B. (1656-1662), Pensées, reedición de 1966, Bordas eds., París, Bruselas y Montreal.

Passet, R. (2001), Eloge du mondialisme, pour un “anti” presumé, Payot, Paris.

Platón (s/f), Timeo, (Traducción francesa: Garnier et Flamarion, París, 1969).

Proudhon (1840), Qu’ est que c’est la propieté?, (Traducción: Ed. Proyección, Buenos Aires, 1970).

Quesnay, F. (1758) Tableau économique, hay reedición facsímil de la British Economic Association, Londres, 1894 y ss., y ediciones en castellano de la Revista del Trabajo (Madrid) y del Fondo de Cultura Económica (México).

Ramonet, I. (1997), Un mundo sin rumbo, Editorial Debate, Madrid.

Rawls, J. (1971), A Theory of Justice, Cambridge University Press, Cambridge, (Traducción: Fondo de Cultura Económica, México, 1997).

-Idem (1993), “The Law of Peoples” en Shute, S. y Hurley, S., On Human Rights, The Oxford Amnesty Lectures, Nueva York.

Riechmann, J. (2003), Todos los animales somos hermanos, Ed. Universidad de Granada, Granada.

-Idem (2004),  Gente que no quiere viajar a Marte. Ensayos sobre ecología. Ética y autolimitación, Libros de la Catarata, Madrid.

Santos Redondo, M. (1997), Los economistas y la empresa. Empresa y empresario en la historia del pensamiento económico, Alianza Ed., Madrid.

Serrres, M. (1990), Le contrat naturel, Budin & Flamarion, París.

Sieyès, E.J. (1789), Préliminaire à la Constitution, en Ecrits politiques, Ref. Larrere, C. (1992).

Slobodkin, L.B. (1992), Simplicity and Complexity in Games of the Intellect, Cambridge (Mass) y Harvard University Press, Londres.

Smith, A. (1769), Investigación sobre la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones,1ª ed. en castellano de 1794, Reed. Facsimil, de la Ed. Boch, Barcelona, 2 vol. , 1933.

Spengler, O. (1932), Man and Technics, Nueva York, (Traducción: Espasa Calpe, Madrid, 1967).

Spitz, J.-F. (2000), L’amour de l’égalité, Vrin, Paris.

Stirner, M. (1844), Der Einzige und sein Eigentum, (Traducción: Ed. Labor, Barcelona, 1974).

Strauss, L. (1954), Droit naturel et Histoire, trad. Francesa, Plon, Paris.

Tawney, R.H. (1921), The Acquisitive Society, Londres, (Traducción descatalogada: Alianza Ed., Madrid, 1972).

Veblen, T. (1889), Theory of Leissure Class. An Economic Study of Institutions, Nueva York, Macmillan Company (Traducción: F.C.E., México, l966, 4ª ed.).

Wacquant, L. (1999), Les prisons de la misère, Eds. Raisons d’Agir, Paris.

Worldwatch Institute (2004) La situación del Mundo 2004. Tema central: La sociedad de consumo, Icaria y Fuhem, Barcelona.

Zerzan, J. (1994), Future Primitive, (Traducción: Numa Eds.Valencia, 2001).

Inicio de página

Notas

*  Estas reflexiones arrancan de mi participación en 2002 en el  tribunal de la Tesis de María de Moura, dirigida, hasta su súbito fallecimiento el año anterior, por mi amigo y compañero de preocupaciones y reivindicaciones ecologistas Nicolás Martín Sosa, profesor en la Universidad de Salamanca. Esta Tesis, titulada Herenças e consequências de uma racionalidad mínima. Pela mâo da razâo en direcçao a uma ética ecológica, dejaba de lado precisiones sobre ciertos presupuestos sociopolíticos que me parecían necesarios para que tal ética pudiera prosperar. El presente texto tiene por objeto exponer estos presupuestos, que pensé que quizá habrían sido tratados en la Tesis si su director hubiera podido rematar su labor. Este pensamiento, unido al origen de mis reflexiones, me indujeron a dedicar el presente texto a la memoria de Nicolás Martín Sosa, ya que sin él saberlo lo ha motivado.

* * Ponencia presentada a las VI Jornadas Internacionales de Derechos Humanos, Sesión Plenaria “Globalización, deterioro ecológico y derechos humanos”, Sevilla, 11-13 octubre 2003.

1  Este término se utiliza hoy profusamente para designar a una corriente de autores (Barthes, Derrida, Foucault, Lyotard, Deleuze, Guattari, Baudrillard,…) que subrayan que el lenguaje que nos conecta con el mundo de los objetos tiene una naturaleza cerrada, autorreferencial, que determina lo que entendemos por realidad y hace que se desvanezcan las distancias entre objeto y sujeto,… o entre lenguaje y conciencia. Curiosamente el término “postmoderno”, que se impuso para designar a esta corriente que centra su discurso en el lenguaje, no tiene una partida de nacimiento gramatical válida, siendo en si mismo contradictorio: moderno encuentra su raíz en los términos latinos modus (modo, moda,…) y hodiernus (de hoy, de actualidad,…), por lo que carece de sentido calificar a algo que se pretende actual o moderno de post actual o post moderno cuando este calificativo lo desplaza hacia el futuro. En otros tiempos el gramático figuraba entre los consejeros áulicos de los poderosos, para asegurar que sus discursos estuvieran bien construidos al menos formalmente, sin embargo hoy al parecer ni siquiera el mundo académico se preocupa de ello y términos como el de postmoderno se extienden en él por imperativos ajenos a su coherencia gramatical como ocurre en el lenguaje ordinario. Si lo que queremos es subrayar que ciertos enfoques, ideas y certidumbres de una época considerada moderna han sido demolidos, relativizados o superados por la reflexión actual, cabría decir que esas modernidades de ayer resultan obsoletas hoy, pero no que estamos viviendo una imposible postmodernidad.

2  “Si la naturaleza ha establecido alguna autoridad es aquella del padre…todas las demás formas de autoridad tienen un origen distinto de la naturaleza”, precisaba Diderot en su artículo sobre la “Autoridad” de la Enciclopedia (1751-1772).

3  Nótese que entre todos los posibles tipos de relaciones sociales, que los antropólogos acostumbran a clasificar en relaciones de reciprocidad, de redistribución y de intercambio, ambos sistemas consideran sólo uno: el de aquellas relaciones movidas por el interés político o económico de los individuos, que permiten desplegar un enfoque social meramente contractualista e interpretar al conjunto social como mera suma de impulsos individuales y de consideraciones parcelarias.

4  Aunque se utilice este término en su sentido genérico, como individuo de la especie humana cualquiera que sea su sexo o condición, su mera utilización denota que se sitúa a lo masculino en una jerarquía superior a lo femenino. La relación de dominación Hombre-Naturaleza no es, así, ajena a la relación de dominación Hombre-Mujer: en Naredo, J.M. (1978, 3ª ed. 2003) se analiza cómo en la historia de las ideas El Trabajo, en tanto que ingrediente activo y masculino, acabó dominando e incluso suplantando a La Madre-Tierra como supuesta fuente de riquezas.

5  Resulta evidente que las legislaciones “antimonopolio” no han supuesto ninguna traba seria a la ampliación del tamaño de las fortunas, de las empresas, ni del poder económico.

6  Señala a la Confederación Suiza como posible excepción a esta regla ya que, al parecer, este Estado sui generis nació de los acuerdos de las poblaciones oriundas de algunos cantones para utilizar conjuntamente prados comunales.

7  Recordemos que en el referéndum de la Constitución, realizado en 1978, se produjo un 36 % de abstención y un 5% de votos negativos, siendo aprobada, tras una campaña masiva orquestada con todos los medios del Estado en favor de SI, por solo el 59 % de los votos. La abstención fue enorme en el País Vasco (46 % en Álava y 59 % tanto en Guipúzcoa como en Vizcaya). Y si añadimos los votos negativos (más abultados que en otras zonas porque la izquierda abertzale hizo campaña a favor del NO) resulta que la Constitución no fue refrendada en Euskadi ni siquiera por la mitad del censo (en Guipúzcoa los votos favorables no llegaron ni siquiera al 30 %). Estos hechos se mantienen púdicamente ocultos a la hora de enarbolar la Constitución como dogma indiscutido para todos, incluso para supeditar la autonomía de las “nacionalidades históricas” que no la suscribieron, olvidando que todo esto habrá de revisarse a la luz de la nueva Constitución europea. Curiosamente ahora, un cuarto de siglo más tarde, se empieza a poner en cuestión el modelo de Estado que entonces se nos dio llave en mano, hablándose por vez primera de revisar la Constitución. Como dicen que “no hay mal que por bien no venga”, ocurre que los excesos autoritarios, belicistas,…y españolistas de Aznar, han exacerbado sentimientos y discusiones que parecía haber silenciado para siempre el “pacto” de la transición. Se habla así de una “segunda transición”, que trata de abrir el proceso constituyente que la primera había evitado.

8  “Los seres humanos nacen libres, y siguen siendo libres e iguales en derecho”, señalaba la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de la Francia revolucionaria de 1789. “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos…”, señala también la Declaración Universal de los Deerechos humanos de las Naciones Unidas de 1948, actualmente en vigor.

9  En efecto, así lo hicieron, entre otros, personajes como Mounier, J.-J. (1758-1806), Sieyès, E.J. (1748-1836) o el Conde de Mirabeau (1749-1791) (hijo del famoso economista fisiócrata el Marqués de Mirabeau (1715-1789)), todos ellos monárquicos más o menos constitucionales.

10  Tema éste ya tratado desde antiguo: véase Stirner, M. (1844) Der Einzige und sein Eigentum (El único y su propiedad).

11  Lo cual se reflejó en un capitalismo con tintes elitistas y clasistas mucho más marcados que en Francia: la misma idea de pertenencia a la working class se utiliza generalmente en Inglaterra con connotaciones mucho más estrictas e inequívocamente clasistas que en Francia, Italia,…o España, donde las barreras de clase no aparecen tan marcadas en la conciencia de la gente.

12  Saige, «Caton, ou entretien sur la liberté et les vertus publiques », en HOLBACH (baron de) (1795) , Vol. 2, p. 375.

13  Sobre las ideas de CONDORCET en este punto véase SPITZ, J.-F. (2000) L’amour de l’égalité, Paris, Vrin, Capítulo III:  «Égalité de droit et égalité de fait: les hésitations de Condorcet », pp. 171-219.

14  En mi libro La economía en evolución (Naredo, J.M. 1987, 3ª ed. 2003) analizo en detalle el mencionado desplazamiento de la noción de riqueza hasta consolidarse en aquella sobre la que hoy razona la ciencia económica.

15  Cfr. Naredo, J.M. (1993a), (1993b) y (2002).

16  GAB: General Arrangement to Borrow.  Nótese que no se pudo llegar a un “acuerdo” (agreement) sino a un “arreglo” (arrangement) entre algunos países para conseguir esa financiación adicional.

17  Habida cuenta el peso mucho mayor que hoy tienen las transacciones financieras en el mundo: su valor viene a multiplicar por cincuenta el de las transacciones comerciales. También suele constatarse que las reservas de todos los Bancos Centrales del mundo equivaldrían a las transacciones de un día en el mercado de cambios de Nueva York, para señalar hasta qué punto los tipos de cambio escapan al control de aquellos.

18  Se denomina “dolarización” de un país a la sustitución de su moneda por el dólar, renunciando a su propia soberanía monetaria.

19  Según figura en las estadísticas financieras por países del Fondo Monetario Internacional.

20  Por ejemplo,  los EEUU pasaron de aportar casi dos tercios del PIB mundial en 1950 a solo un tercio en 1980 y hoy los países de la UE generan un PIB similar al de los EEUU.

21  La crisis iniciada en el año 2000 dio más audiencia a las recomendaciones del BPI favorables a la estabilidad financiera, reforzando la cooperación del FMI y el Banco Mundial, y desató una “entropía” de reuniones, foros y seminarios especializados sobre el tema. El BPI cuenta con un Foro para la Estabilidad Financiera que, aparte de fijar “prioridades” e identificar “vulnerabilidades” financieras, está fomentando la utilización de los códigos y normas ya acordados. Una de las conclusiones de este Foro fue reconocer, a estas alturas, que el logro de la estabilidad financiera “demanda, al menos, cuatro pasos: fijar una normativa, evaluar su grado de cumplimiento en cada país, aplicarla, y actualizarla periódicamente a la luz de la experiencia práctica” reconociendo que, en este punto, “pese a los progresos realizados...aún queda mucho por hacer” (BPI, 2002, p.181).

22  Vid. Santos Redondo, M. (1997), cap. 5.2. “Veblen: el empresario como obstáculo al progreso”, pp. 169-181.

23  El lector interesado puede encontrar una exposición sucinta de estos affaires y de otros similares que alcanzan hasta nuestros días en Galbraith, J.K. (1990).

24  En efecto, los muy  ricos suelen tener hasta sus  fincas, mansiones,… y yates  de uso directo a nombre de sociedades para que desgraven, e incluso domiciliar éstas en paraísos fiscales.

25  Las coincidencias y discrepancias entre estos dos autores se plasmaron en la polémica entre ambos _publicada en el Journal of Philosophy, 1995, vol. 92, nº 3_ a la cual remitimos al lector interesado.

26  Tal vez con la matización de que, a diferencia del  “estado natural”, el “estado original” de Rawls no tiene por qué ser igualitario, sino que basta con que los individuos no perciban el lugar que ocupan en la pirámide social, al suponer de modo un tanto irrealista que las posibles desigualdades y jerarquías están cubiertas por un “velo de ignorancia”.

27  Rawuls consideró en “The Law of Peoples” (1993) demasiado complicado extender su teoría de la justicia desde la “sociedad cerrada” a escala internacional, pero además le pareció poco relevante, ya que pensaba que se llegaría a resultados similares a los expuestos en su libro clásico. Sobre la ignorancia de las formulaciones de Rawls de los problemas de la “globalización”, véase Müller-Plantenberg, U. (2001).

28  Al finalizar ésta “pertenecían a este colectivo, por orden cronológico, millones de rusos, cientos de miles de armenios, miles de húngaros, cientos de miles de alemanes y más de medio millón de españoles, citando solo a los grupos más importantes” (Arendt, H., 1951).

29  Atribuir a la protesta “antisistema” la etiqueta de “antiglobalización” es un engaño manifiesto: hay una globalización de los depredadores, pero también otra de los derechos humanos y la solidaridad cantada desde antiguo por “La Internacional”: ambas no caben en un mismo saco (Véase Passet, R., 2001).

30  Esta evidencia ya había sido anticipada por Ghandi: cuando los periodistas le preguntaron, tras la emancipación de la India, si el nuevo país trataría de alcanzar el nivel de vida británico, respondió: “si Gran Bretaña tuvo que expoliar medio planeta para conseguirlo ¿cuántos planetas necesitaría la India?”.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

José Manuel Naredo, « Bases sociopolíticas para una ética ecológica y solidaria », Polis [En línea], 13 | 2006, Publicado el 14 agosto 2012, consultado el 17 diciembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/polis/5430

Inicio de página

Autor

José Manuel Naredo

Economista y estadístico español, miembro del Comité Editorial Ampliado de Polis

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

© Polis

Inicio de página
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals