Navegación – Mapa del sitio
Propuestas y avances de investigación

La política exterior chileno-boliviana en la década de 1950 mirada desde la región de Tarapacá

Una aproximación desde el diálogo entre las teorías de las percepciones y el realismo neoclásico
La politique extérieure chileno-bolivienne dans les années 1950 vue depuis la région de Tarapaca. Une approche à partir du dialogue entre les théories des perceptions et le réalisme néoclassique
Chilean-Bolivian foreign policy in the 50´s, viewed from the region of Tarapacá. An approach from the dialogue between theories of perceptions and neoclassic realism
Chile-Bolívia política externa na década de 50, vista a partir da região de Tarapacá. Uma abordagem a partir do diálogo entre as teorias da percepção e realismo neoclássico
Cristian Ovando Santana y Sergio González Miranda

Resúmenes

El objetivo de este artículo es revelar algunas claves de la política exterior chileno -boliviana de la década de 1950 vista desde la región de Tarapacá. Para ello, indagamos en una serie de variables que determinan las orientaciones de las respectivas políticas exteriores de ambos países, desde las teorías de las percepciones y el realismo neoclásico: intereses, capacidades, imágenes e ideologías. Desde estos argumentos, y rastreando notas de prensa de esa década, analizamos el comportamiento de la diplomacia y paradiplomacia chilena y boliviana en el marco del diálogo teórico mencionado.

Inicio de página

Notas de la redacción

Recibido: 08.03.2012 Aceptado: 11.07.2012

Texto completo

Introducción

  • 1  Artículo resultado del proyecto FONDECYT regular 1095130 y del proyecto Ecos-Conicyt C08H02

1En el debate teórico presente en la región acerca de la posibilidad de establecer modelos de análisis de política exterior1, el enfoque de las percepciones -imágenes e ideologías- (Berna-Meza,1999,2005; Frigeiro,2002; Herrero de Castro,2006) es considerado una aproximación a tener en cuenta para abordar las relaciones bilaterales de los países sudamericanos, sobre todo las relaciones delicadas ( Muñoz, 1986) o en momentos de crisis (Jervis,1976). En este marco, si bien podría ser discutible que las relaciones bilaterales entre Bolivia y Chile puedan definirse como delicadas o en crisis, pues a pesar de la ausencia de relaciones diplomáticas y de recurrentes tensiones en el plano del discurso político, han demostrado una notable estabilidad. Sin embargo, es innegable que existe una tensión no sólo diplomática entre ambos estados y que tiene su impacto a escala de ambas sociedades. Nos centraremos en la década de 1950, que se ha definido como aquella de mayor acercamiento entre ambos Estado-naciones, pero, por lo mismo, las percepciones y expectativas alcanzaron su punto máximo y frente al fracaso diplomático se llegó igualmente a un momento de alta tensión cuando se iniciaba la década siguiente de 1960.

2Esta corriente, si bien su origen no es propiamente latinoamericano, se considera una entrada adecuada, a partir de la década de 1970 del siglo pasado, en el marco de los nuevos enfoques (Rusell, 1992). En efecto, Roberto Rusell señala que los enfoques sobre ideologías, imágenes y percepciones de autores como Jervis o George, aunque no son tan extendidos, comienzan a tomarse en cuenta en los estudios de política exterior, posibilitando nuevas entradas en el debate latinoamericano que surgirían a partir de “la hipótesis según la cual (…) la visión del otro – sustentadas a menudo en imágenes erróneas o preconceptos-, habrían influido en la formulación de las respectivas políticas externas, en particular sobre las relaciones bilaterales limítrofes” (Bernal–Meza, 2005:278).

3Dentro de las principales premisas de la teoría de la percepción, se señala que al analizar la política exterior de los países se debe tener en cuenta tanto el contexto internacional como el doméstico, por ello no se debe homogenizar la conducta de los estados en base a las constricciones estructurales, como señala el realismo. Plantea se debe buscar la singularidad a partir de cómo se percibe el Estado en el concierto internacional y cómo percibe a sus pares, sobre todo con los que posee grados considerables de interdependencia. Como es el caso de Bolivia y Chile, donde las relaciones transfronterizas, a pesar de los conflictos diplomáticos, son crecientes y seguirán esa tendencia por la mutua dependencia que tienen algunas regiones contiguas de ambos países, donde fenómenos como la migración y las organizaciones indígenas de frontera seguirán persistiendo bajo cualquier escenario. Y, por el contrario, a escala nacional, los discursos políticos de los mandatarios y/o cancilleres, suelen generar climas de hostilidad o amistad que suelen ser volátiles, según sea el impacto que tengan en la prensa.

  • 2  Vgr. La importancia de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales, DIRECON, den (...)

4En este marco, los tomadores de decisiones en política exterior, en base a sus creencias y valores, actúan siguiendo sus mapas cognitivos que representan el mundo en un instante de tiempo. Se centran en cómo perciben al resto en tanto actores inscritos en una determinada posición en el sistema internacional. Probablemente este ha sido uno de las principales explicaciones de las dificultades para entenderse entre las cancillerías de Bolivia y Chile, donde esta última ha privilegiado durante los Gobiernos de la Concertación de Partidos por la Democracia un enfoque economicista de las relaciones internacionales2. En cambio, la cancillería boliviana ha continuado privilegiando el enfoque político. Recordemos el fracaso del TLC entre ambos países. Bolivia y Chile, a pesar de los trece puntos sin exclusión, no tienen agendas similares en política exterior. Este fenómeno Kehoane lo denomina genéricamente la persistencia de un “sistema de relacionamientos dispares”. Se entiende que este sistema es uno en que prevalecen roles distintos, de crucial importancia, respecto a sus posiciones y estrategias de inserción internacional, (2002:15) repercutiendo en las acciones y respuestas hacia el escenario subregional y bilateral. Estos roles distintos se aprecian cuando se coteja la realidad objetiva y las percepciones subjetivas que tiene un actor hacia otro y hacia el contexto internacional en que se desenvuelven. Esta disonancia; como se argumentará más adelante, contribuye al deterioro o inercia de las relaciones entre los países.

5Esta posición en el sistema internacional también refleja el mundo nuestro, el que creemos es el legítimo; aunque no se ajuste a la veracidad. De hecho, las distorsiones son sumamente probables en las relaciones internacionales. (Downs y Stea: 1977.Citado por Schumacher, 2002:81,82), pues es allí donde las decisiones, con unos márgenes determinados de maniobra dentro de las estructuras ineludibles, ocupan un lugar sobresaliente (Schumacher, 2002).

6A partir de estos supuestos, este trabajo se pregunta: ¿Cuáles son las percepciones mutuas que han poseído los estados de Chile y Bolivia en su acontecer internacional, sobre todo a lo largo de la década de 1950? ¿Qué procesos de cambio de percepciones podemos observar a lo largo de ciertos hitos en su compleja relación? ¿Cómo han influido estas percepciones en la posición que ostentan ambos en el sistema internacional y en el contenido de sus relaciones?

7Con todo, el objetivo de este artículo es revelar algunas claves de la política exterior chileno -boliviana de la década de 1950. Para ello, indagamos en una serie de variables que determinan las orientaciones de las respectivas políticas exteriores, propias de los enfoques teóricos de las Relaciones Internacionales teoría de las percepciones y el realismo neoclásico: intereses, capacidades, imágenes e ideologías. Desde estos argumentos, y rastreando notas de prensa de la época, analizamos la denominada época dorada de las relaciones entre estos dos países.

8Cabría preguntarse, ¿por qué hemos escogido este enfoque para analizar las relaciones entre Bolivia y Chile, más allá de lo estrictamente teórico?, ha sido porque desde el término la Guerra del Pacífico han sido precisamente las percepciones “del otro” las que han prevalecido en los discursos políticos y pedagógicos e, incluso, en la construcción de la historia comparada. Precisamente, en la década de 1950, aparentemente, las percepciones comenzaron a aproximarse hacia un campo semántico compartido, en base a la gestión mediadora de EE.UU., al clima de posguerra marcado por una mayor integración y la coincidencia en cuanto al emprendimiento de ambos de procesos domésticos desarrollistas, que conllevaron obras concretas como acueducto de Sica Sica, entre otros.

9Brevemente, el itinerario del trabajo es el siguiente: primero, describimos los principales aspectos de los enfoques teóricos propuestos y su desarrollo en el debate latinoamericano. A continuación, teniendo en cuenta los aportes teóricos, describimos algunos hitos del desarrollo histórico de las relaciones chileno bolivianas. Finalmente, analizamos algunas notas de prensa que dan cuenta de la denominada época dorada de las relaciones entre estos dos países.

Aspectos teóricos

10Dentro de los debates ontológicos de las Relaciones Internacionales de a mediados del siglo pasado, se discute si es una opción plausible que 1os individuos que han de tomar decisiones lo hagan racionalmente, y si una política internacional que apueste por el comportamiento racional continuado será sostenible (Deutsch, 1990; Salomón, 2002).

  • 3  Respecto a dotar de nuevo contenido a la idea de interés nacional, podemos mencionar la aportación (...)

11La crítica apunta al clásico axioma realista que plantea que los hombres de estado piensan y actúan siguiendo un interés nacional entendido como poder, tratándose de un interés dado y casi invariable. La política exterior se explica en este sentido por intereses estatales, objetivos, determinados por constricciones estructurales externas (Morgenthau, 1986) y no por las decisiones subjetivas de los que tienen que tomarlas, que podrían dotar de nuevos contenidos y significados dicho interés (intereses comunes y compartidos entre dos comunidades humanas), majaderamente denominado interés nacional3. Aunque aproximaciones realistas, como es el caso de la teoría de la disuasión y  la del espiral “han colocado la cuestión de las percepciones en un papel central, pero siguen considerando la toma de decisiones como un proceso racional. (Rodao, 2005:215).

12En cambio, para las aproximaciones sobre la percepción, la acción estatal se considera la acción tomada a partir de tomadores de decisiones –diplomáticos-, nutridos de una capacidad analítica que los faculta a la recreación de la realidad desde la manera como ellos lo ven( Jervis,1970; de Castro,2006). Precisamente, el papel muy influyente de algunos personajes en la diplomacia boliviana y chilena, ha sido clave para distender o tensionar las relaciones bilaterales; como fue el Tratado de 1904 o el surgimiento de conflictos, como las crisis de 1962 y 1978.

13En definitiva, las actuaciones en la política exterior se determinan sobre todo por las capacidades materiales, las informaciones y 1os motivos de 1os actores. Aun más, en cuanto a los cambios de las decisiones en política exterior, esta corriente señala que son las imágenes las primeras en cambiar, seguidas por las decisiones políticas (Rodao, 2005), aunque cambien las condiciones materiales, como es el caso de del aumento o disminución de las cuotas de poder que se traduzcan en posiciones más o menos privilegiadas en dichas relaciones. Con ello, los factores externos tienen solo relevancia si 1os actores 1os introducen en el proceso de la decisión mediante su percepción.

14En este contexto, surge una mirada revisionista desde el realismo que complementa la mirada materialista con las subjetividades propias de las teorías de las percepciones. Así, el realismo neoclásico se propone explicar la conducta de estados individuales que son esencialmente el producto de cómo el Estado interpreta su posición en el sistema internacional y actúa de acuerdo a las capacidades con las que cuenta (Merke, 17).

15Otras aproximaciones complementarias acerca de la diplomacia, ponen relevancia en la variable cultural desde un punto de vista de la alteridad. Así, la relevancia de la cultura en las Relaciones Internacionales, radica en reflejar una identidad, las ideas y una determinada visión del mundo o de una sociedad, Estado, nación compartida por distintas unidades políticas a partir de sus vínculos diplomáticos.

16Para Der Derian, desde la alteridad, la diplomacia es fundamentalmente una forma de diálogo con el otro, que posibilita el acercamiento de culturas en tanto vehículo para el contacto entre comunidades humanas organizadas. Existiendo, siempre en clave dialógica, la posibilidad de tender puentes a través de los cuales se va produciendo una comunicación que enriquece, que nos acercan al otro hasta el extremo en que las identidades se van difuminando (Der Derian, 1998:30).

17Para Manuel montubio, la relación entre diplomacia y el nuevo discurso sobre el “otro”, determina que las características esenciales de toda acción diplomática sean: descubrimiento, exploración, invención y relación con el “otro”, todas ellas nos encaminan precisamente hacia el discurso del “otro”. (2004). Siguiendo esta línea, James Der Derian (…), se pronuncia al definir la diplomacia como el arte de la mediación entre extraños grupos, individuos o sujetos, es decir entre “otros”. (1987; 1998). No obstante, el mismo autor explicita las dificultades de esta posibilidad en la medida que la identidad del Estado también sufre de las aprehensiones de inseguridad y la larga historia de enajenaciones que ha creado identidades profundas y una creencia racionalista que el Estado busca mantener a raya las contingencias de la vida (Der Derian, 1998:35) En definitiva, estas contingencias inducen al Estado a una negación de la identidad extraterritorial.

18Es justamente este proceso de enajenación el que determina la necesidad de una diplomacia superadora. Para Montobio, “la diplomacia existe y es necesaria precisamente porque existe este enfoque de alteridad en las relaciones entre estados y pueblos. Y aunque no se diseñe para superar esa alteridad, creo que está en el origen de esa superación siempre deseable” (2004) Por ello, la década de 1950, la de mayor acercamiento entre ambos estado-naciones, podría constituirse en una instancia de diplomacia superadora.

Realismo neoclásico: variables intervinientes en torno a las percepciones.

19Dentro de las corrientes realistas surge una tercera generación posterior al realismo estructural (Waltz, 1979), que se aproxima a la teoría de las percepciones. Se trata del realismo neoclásico. (Zakaria, 2000; Rose, 1998). Esta corriente pretende explicar la acción de los estados a partir de una política exterior singular y no sólo a través de variables externas como son las presiones sistemáticas proporcionadas por la anarquía (Lawson, 2006). En este sentido, supera las generalizaciones propias de las familias realistas, explicando a partir de patrones individuales de política exterior, resultados distintos, aun cuando se ubiquen de manera similar en el entramado internacional (Merke, 2006).

20 Estas aproximaciones pretenden complementar los postulados básicos del realismo estructural, pues señalan que “sin incorporar ámbitos como la ideología, la percepción, las relaciones internas entre el Estado y la sociedad, el realismo estructural fracasa en su intento de explicar por qué los estados mantienen el equilibrio o se suben al carro del triunfador, se ocultan o superan sus limitaciones, actúan punitivamente hacia otros (Lawson, 2006:5).

  • 4  Esta rígida división ontológica es impugnada por el realismo neoclásico cuyo aporte teórico radica (...)

21Como toda aproximación de las Relaciones Internacionales más contemporáneas, en cuanto a su debate ontológico y diálogo de paradigmas, complementa a los factores materiales elementos ideacionales4, toda vez que se propone explicar la conducta de estados individuales tanto producto de cómo el Estado interpreta su posición en el sistema internacional como de acuerdo a las capacidades con las que cuenta. (Merke, 2006). Argumenta que el impacto de las capacidades materiales de poder en la política exterior (control de recursos y espacios, e influencias externas hacia éstos) es indirecto y complejo, porque las presiones sistémicas deben traducirse a través de variables intervinientes al nivel de la unidad. (Rose 1998: 146). Variables intervinientes ubicadas en las unidades domésticas (a través de tomadores de decisiones, y sus propias percepciones), que configuran la política exterior particular.

Por otro lado, quienes toman decisiones, no siempre pueden ir en la dirección de su elección, en la medida que media la variable “relación entre la elite política y la sociedad en general”, limitando la acción externa.

22En suma, para el realismo neoclásico, la variable independiente sigue siendo la distribución de poder en el sistema internacional, pero, agregan un conjunto de variables intervinientes, domésticas, en torno a las percepciones: ideologías, complementariedad de las elites, convergencia con los grupos estratégicos de las sociedad, etc. Sin embargo, vemos que en el caso de Bolivia y Chile “las variables intervinientes” tienen un papel más decisivo que las “estructurales”, desde la época de la “política boliviana” que, si bien, pudo tener mucho de pragmática, se sustentó en una “percepción del otro”.

  • 5  Críticas a la imposibilidad de un actor racional en política internacional y sus premisas (que son (...)

23De la presencia de estas variables intervinientes - el conjunto de percepciones de los tomadores de decisiones, a través de las cuales se filtran  presiones sistémicas- se deduce un elemento clave para el investigador: la imposibilidad de la existencia de un actor racional5. Plantea una crítica al enfoque Racional Choice aplicado a las Relaciones Internacionales. Su argumentación apunta desestimar el supuesto de un actor racional, como elemento dado, que funcione como una correa de transmisión entre los atributos del sistema y la acción de los estados (Merke, 2006).

Con ello, a los cambios en la distribución de capacidades y su incidencia en cambios de las conductas de los estados, media cómo los actores interpretan o perciben el aumento o declive de sus capacidades relativas.

  • 6  Podríamos conjeturar que Chile estuvo más cerca que nunca de alcanzar un acuerdo con Bolivia respe (...)
  • 7  Lasagna (1996:32) en su propuesta de análisis, profundiza en los atributos del régimen político po (...)

24Una segunda variable interviniente de este enfoque apunta a la relación del Estado con la sociedad y su incidencia en la toma de decisiones en materia de política exterior. Se pregunta qué posibilidad tienen los tomadores de decisiones de acceder a los recursos del Estado (fundamentalmente, aunque no exclusivamente, control de las actividades económicas y sociales), lo que supone que el Gobierno ve fortalecida su habilidad para obtener recursos desde la sociedad y adjudicarlos en orientación a sus preferencias6(Merke, 2006). En suma, se preocupa del papel de las elites dirigentes y el nivel de autonomía que disponen frente a las presiones y demandas de la sociedad. (Tokatlian y Rusell, 2001). Nos referimos a cómo la variable régimen político7afecta a la política exterior (Lasagna2005; Nohlem y Fernández, 1991).

De este modo, los estadistas deben afrontar las restricciones que les impone la estructura del Estado.

25Finalmente, en cuanto al nivel de análisis, se trata de un realismo que busca la combinación del nivel sistémico con el nivel de la unidad. Sigue la propuesta generalizada en el debate acerca del nivel de análisis de las relaciones internacionales que señala la combinación entre los factores más sistémicos y los más individualizados, como son la política exterior y los subsistemas internacionales. En efecto, “el nivel general o sistémico de las Relaciones Internacionales, es producto de la combinación de políticas exteriores de los estados y otros actores, pero a la vez configura el marco de referencia y condicionamiento de las mismas. Entre ambos niveles hay una continua e intensa interacción e intercambio de mensajes explícitos e implícitos” (Arnoletto, 2007:285).Así, la teoría de las interdependencias (“Linkage Theory”), hace hincapié en el “continuum” que va desde el individuo hasta el sistema internacional global. Esta aproximación enfatiza en que “Las interacciones entre niveles son cada vez más complejas y dinámicas; las fronteras entre ellos son cada vez menos definidas. (Arnoletto, 2007:286).

La teoría de las percepciones y su desarrollo en el debate latinoamericano

26Heraldo Muñoz (1986) en su modelo de análisis de la política exterior chilena para el Gobierno militar, propuso variables de análisis clave, destacamos dentro de ellas el proyecto dominante de desarrollo, que entrelaza lo doméstico con lo internacional y el estilo de la diplomacia desde la cual se desprende cómo factores y elementos subjetivos -valores y perspectivas ideológicas de los encargados de implementarla, la tradición diplomática del país y las normas no escritas del comportamiento internacional- se entrelazan y son impulsadas por los responsables de la política exterior (Muñoz, 1986;13, 14). En la misma perspectiva metodológica, Luciano Tomassini (1987) propone algunos factores claves que orientan las políticas exteriores, dentro de ellos, se aprecian desperdigadamente elementos que aluden al modelo de percepciones y al realismo neoclásico. Destaca la relación entre la política exterior, la sociedad y la historia , es decir con las estructura social , la cultura política y el régimen de gobierno heredados del pasado histórico , y lo que es más importante , una visión acerca del futuro (Tomassini,1987:126). A su vez, dentro de los elementos que considera para definir y diferenciar las políticas exteriores de los países, la percepción juega un rol relevante. Así, en cuanto a la variable agenda internacional , establece en primer lugar la identificación de los temas que la integran , dando identidad a problemas y oportunidades (es decir, la definición de los problemas y oportunidades sería un proceso endógeno a las interrelaciones de los actores comprometidos con la política); otro elemento que destaca y que se desprende de la misma variable son los criterios que operan a la hora de determinar las preferencias dentro de la agenda, para lo que establece algunas dimensiones clave: la percepción de los actores diseñadores de la política y la percepción de otros actores son las dimensiones que orientan la definición precisa de los temas e intereses del diseño de las políticas exteriores (Tomassini, 1987:127).

27Con todo, el riesgo (y la importancia) de la percepción del otro en la política exterior vecinal entre Chile y Bolivia, es que puede transformarse en habitus (Bourdieu); es decir, toma forma en una sólida concepción de mundo y estructura del conflicto que termina naturalizándose, dificultándose posibilidades de cambio hacia relaciones más cooperativas orientadas por un campo semántico compartido.

28Bernal-Meza (2005:257), profundizando los modelos de Muñoz y Tomassini, plantea previamente que ellos implícitamente condicionaban la política exterior, expresando sus tendencias y percepciones, a partir de la concepción ideológica y el marco de percepciones teórico-políticas que subyacen a toda política. A partir de esta constatación, se propone profundizar en el modelo agregando variables de análisis tales como: proyecto interno dominante; interpretación sobre el sistema internacional; tendencia teóricas, políticas e ideológicas de la política exterior y principales áreas de articulación externa: intereses y jerarquías de los mismos en la agenda internacional. (Bernal- Meza, 2005:258).Su objetivo consistía en que a través de su perfeccionamiento se podría captar con mayor nitidez la cosmovisión desde la cual los hacedores de la política respondían a las variables externas e identificaban las influencias de ideas que mantenían su presencia en la formulación de la política exterior (Bernal- Meza, 2005: 257).

Política exterior de Chile y Bolivia en la década de 1950, época dorada de las relaciones chileno bolivianas

La evolución histórica y política-psicológica de la relación entre Chile y Bolivia

29Para adentrarnos en las percepciones que tiene una sociedad sobre los países vecinos, proyectándolas hacia la política exterior, debemos considerar las distintas matrices que fue construyendo la primera a lo largo de la historia. Esto lleva a precisar los distintos momentos de las relaciones bilaterales con los vecinos, pero también a ubicar el orden histórico en que se procesaron y también los sectores políticos y económicos dominantes que actuaron como constructores en el forjamiento de las imágenes (Bizzozero, 2009:7). Así, el paso de una matriz oligárquica a una clásica en America Latina (Garretón, 2002), junto con la ascensión de una diplomacia pragmática pero comprometida con el desarrollismo latinoamericano, como es el caso de chile (Witker, 2000; Devés, 2003), supuso un hecho relevante del escenario regional del Cono Sur: el cambio de percepción que los países han tenido hacia sus vecinos. Específicamente, lo relevante es que las naciones de ambos países, y sus autoridades políticas coincidieron en la mirada: la primera vio en el interior de continente grandes oportunidades económicas, posiblemente sobre la base de su memoria histórica; y la segunda, vio en el océano Pacífico su apertura al mundo, al mercado internacional para sus productos mineros y agropecuarios. Esa coincidencia de miradas también se expresó en imágenes coincidentes, donde las expectativas eran crecientes en la medida que las autoridades respondían a sus demandas y el clima diplomático era favorable.

30Volviendo a las etapas previas a este giro, concretamente se trata del país con el que se libró una guerra de efectos duraderos, que de cuando en cuando se activan ya entrado el nuevo siglo. La pérdida de cualidad marítima para Bolivia, la anexión de la región de Antofagasta para Chile, el litigio por las aguas del río Silala, dentro de otros hitos, han marcado un siglo de relaciones conflictivas.

31Ha sido un largo proceso, que comenzó en la posguerra del pacífico, continuó a lo largo del siglo XIX, se prolongó con altos y bajos en la entrada al nuevo siglo y se recrudeció como consecuencia de la influencia de los respectivos centro políticos, quienes comienzan a percibirse de manera negativa a parir de la década de 1960 del siglo XX. Su fundamento se encuentra en las respuestas (percepciones negativas por un sector de la elite) al proyecto modernizador emprendido en el continente, principalmente de corte nacionalista en el marco de la Guerra Fría. En efecto, para Pope Atkins, “los jefes latinoamericanos formulan políticas desde un punto de vista de intereses nacionales basados en teorías de seguridad nacional”. A lo que agrega “el pensamiento latinoamericano se concentra en los desafíos internos a la unidad nacional, con las percepciones externas limitadas a fronteras contiguas y controversias territoriales” (Atkins, 1991:471). Efectivamente, con el propósito de alcanzar la unidad nacional, escogieron el camino de hacerlo a través de la identidad por oposición, es decir, unirse en torno a un conflicto con el vecino, sea real o imaginado. Fue el caso de Bolivia con Chile y con Paraguay.

32Esta mirada coincide con un estilo diplomático tradicionalis­ta-integrista (Wilhelmy, 1979) o pretoriano ideológico, “donde las Fuerzas Armadas le imprimen a la política exterior una visión anticomunista del mundo, un estilo ideologizado que privilegió la confrontación abierta por sobre la negociación inspirada en la Doctrina de la Seguridad Nacional” (Muñoz, 1986: 362-363). Mirada que se consolida en la década de 1980.

33En este derrotero, Bolivia se consideró, al igual que sus vecinos más próximos, una amenaza para la seguridad de Chile, reeditando o dando cuenta de patrones culturales de larga duración, que se engarzan con el marco de la compleja historia de la estructuración fronteriza de todos los estados sudamericanos (Fernandois, 2005).

34Estos vínculos complejos se nutren de aproximaciones de política exterior de acuerdo a planteamientos teóricos vigentes para la época. Así encontramos en el contexto político-ideológico de Chile, la aceptación de algunas estrategias y percepciones del escenario internacional. Dentro de las que destacamos:

35A) La percepción de la búsqueda de un equilibrio militar, regional, como elemento de las relaciones vecinales, en la medida que se concebía como clave para la defensa ante la amenaza vecinal(Fernandois y León, 2005).El equilibrio de poder siempre ha estado presente en la política exterior latinoamericana, (Burr,1965.Citado por Lacoste,2005:32) en vista a un escenario regional multipolar, la falta de sistemas hegemónicos y la presencia de constantes desajustes, que orientaban las políticas a nuevos ajustes de poder. Sin embargo, en la década de 1950 hubo coincidencias clave, como fue la importancia de los EEUU en el acercamiento entre Chile y Bolivia, junto con la promoción de estrategias anticomunistas por parte de la potencia hacia ambos países.

36B) Para el caso de la historia de la estructuración fronteriza de todos los estados Sudamericanos, se dio un proceso a mediados del siglo XIX que definió el contenido de las políticas exteriores de la región: “…la imagen de que en la historia de la estructuración fronteriza del país éste habría sido amputado por un vecino agresivo y expansionista”. (Fernandois y León, 2005:96) Para el mismo autor, “cuando en la segunda mitad del siglo XX eclosionaron los problemas limítrofes como la cuestión central en las en las relaciones bilaterales, se había formado una imagen del vecino ya anclada en una conciencia historiográfica (Fernandois y León, 2005:96)

Ideas y tendencias en torno a la política exterior chilena y a su estilo diplomático en la segunda mitad del siglo XX.

37Las señas de identidad de larga data de la política exterior chilena giran en torno a: la estabilidad institucional dada por su aislamiento geográfico, su centralismo y el presidencialismo como elementos clave de su régimen político; la importancia atribuida al factor territo­rial y la búsqueda del equilibrio de poder a nivel regional en vista a un escenario regional multipolar y la falta de sistemas hegemónicos, como ya señalamos; el estilo civil-pragmático de la diplomacia y su tradición legalista, (Colacrai y Lorenzzini,2005).

38Otra entrada para analizar las ideas que orientan las respectivas políticas exteriores, surge de profundizar en el régimen político. En cuanto a la ideología que está en la base de un régimen y, por ende, en sus principales líderes, refleja las creencias básicas del grupo acerca de los asuntos mundiales y cómo ellos se relacionan con los intereses externos e internos del Estado. Lo importante es que la elite guía en torno a ella la naturaleza de la reacción del Estado ante estímulos internacionales; lo que se refleja en el estilo diplomático que adopta un régimen. (Lasagna, 1996).Wilhelmy complementa lo señalado al plantear que los estilos diplomáticos se explican a partir de “aquellos elementos de mayor gravitación en la cultura política de los actores más importantes…” (Wilhelmy, 1979: 305-306).

39Este autor, distingue tres tipos de subculturas dentro de la cultura dominante de la política internacional de Chile. Una  dominante moderada (1946-1970); una disidente de tipo revolucionario (1970-1973) y una tercera, tradicionalis­ta-integrista (1973-1989) (Wilhelmy, 1979). La primera nos interesa. Caracterizó el periodo que estudiamos y, además un dato no menor, persisten sus rasgos actualmente. Sus características son: “la realización de un diagnóstico positivo del estatus y rol internacional de Chile, la valoración de la democracia, actitud internacionalista, orientación occidentalista y apoyo al status quo internacional cuyo corolario es la actitud legalista en lo relativo a la estructura del sistema internacional. (Wilhelmy, 1979). A lo que se agrega el reconocimiento practico de las realidades de poder mundial y preponderancia de los diplomáticos de carrera en el manejo de la política exterior (Muñoz, 1986).

Es destacable que el predominio de la subcultura dominante moderada, puede ser considerada como una fuerza profunda de larga trayectoria, (Colacrai y Lorenzzini, 2005) que no desapareció con el interludio de la dictadura.

40Por otra parte, el factor territorial así como la cuestión de los límites, en la medida que el control estatal de recursos económicos y sociales requería del control de estos factores, estuvo condicionada por la cosmovisión de los actores involucrados. En efecto, aunque discutible, -¿realidad o mito?- la política chilena hacia Bolivia, históricamente, es una política de estado que cuenta con el apoyo de las principales fuerzas políticas.

41La relevancia de los factores materiales en la relación chileno-boliviana, ha sido gravitante, ha incidido en las mentalidades de ambas sociedades y dirigencias políticas, limitando las relaciones entre ambos países. Aunque a lo largo del siglo XX, especialmente en la segunda mitad, en la denominada “segunda fase de las relaciones chileno bolivianas”, marcadas por los avances experimentados en la búsqueda de soluciones, en el intercambio bilateral, principalmente el libre tránsito, se aprecia un mayor intercambio diplomático.

Ideas y tendencias históricas de la política exterior boliviana

42Uno de los rasgos fundamentales en el ámbito interno que ha condicionado la política exterior boliviana han sido sus reiteradas crisis sociales y la incapacidad de disponer del control de recursos sociales por parte del Estado y sus continuos gobiernos. Bolivia desde siempre ha debido enfrentar la falta de cohesión social y extremas desigualdades sociales producto de su heterogeneidad cultural y regional. En efecto, “durante la segunda mitad del siglo XIX (…) el país se estremecía, por un lado, con los conflictos entre conservadores y liberales y, por otro, por la lucha regional debido al crecimiento de La Paz. Conocida como la guerra federal. Sumado a lo anterior la rebelión indígena, especialmente la de Zárate Willka (1899), contribuía a la inestabilidad interna (González, 2004:27). Pese a estas dificultades que han limitado la continuidad de su política exterior, producto de presiones sociales o respuestas voluntaristas, se pueden definir ciertas ideas clave que la inspiran y que alcanzan un amplio consenso en la elite boliviana. Dentro de éstas se destacan: “la reivindicación marítima, es decir, la necesidad de un acceso soberano al océano Pacífico, y el carácter central de su ubicación en Sudamérica, que la dispone a profundizar una política exterior abierta a la integración regional” (Zalles, 2007:37).

43No obstante, la pérdida de su cualidad marítima supone un costo que se interpreta en el imaginario colectivo boliviano como una desmembración cualitativa, la guerra del Pacífico pasó a representar la guerra de las guerras y la cuna de la desconfianza hacia Chile (Francisco, 2009:47). La percepción sobre Chile ha sido una constante transversal y diacrónica. Aunque historiadores se preguntan si Bolivia tenía conciencia marítima en el siglo XIX. Pudiéndose “afirmar que la reivindicación boliviana de una cualidad perdida sería una construcción cultural del siglo XX o, mejor dicho, posterior al tratado de 1904.”(González, 2004:27), pues las elites mineras, liberales, bolivianas, privilegiaron acuerdos con Chile que mejoraran las exportaciones mineras, atendiendo las concesiones en materia comercial que les ofrecía el país vecino en vez de reivindicar una salida al mar. Para este mismo autor, “de lo que parece no haber discusión es que el mar ha sido un factor importante, como un ladrillo, en la conciencia nacional boliviana en su esfuerzo de construir un Estado-Nación”. Pero se trató de una empresa de inicios del siglo XX, al alero del proyecto de las Sociedad de las Naciones (1919) que promovía la solución de controversias entre estados a través de su mediación. Considerando además que la pérdida de su cualidad marítima se concibe generalizadamente como una de las causas fundamentales de su subdesarrollo económico y social; aunque pueda desmentirse, así lo entiende el pueblo boliviano y explica el resentimiento hacia Chile (Francisco, 2009). Sentimiento que oficialmente se recoge como un tema irrenunciable de su política exterior.

44A pesar de que el reclamo marítimo y la apertura a Sudamérica han sido unas constantes en la política exterior boliviana, “está no ha tenido una tradición de continuidad institucional en su conducción y quienes la lideraron respondieron sobre todo a intereses políticos coyunturales” (Zalles, 2006:9) que responden más a presiones sociales (intelectuales, historiadores, Fuerzas Armadas, Etc.) que a una política de Estado.

La década de 1950, la época dorada de las relaciones diplomáticas chileno bolivianas.

45Pese a la persistencia de estos patrones entrado el siglo XX, la década de 1950 puede ser definida como la época dorada en las relaciones entre Bolivia y Chile. Se puede considerar un hito, toda vez que hubo un cambio de percepciones por parte de diversos sectores de la sociedad de ambos países hacia el otro.

461950 fue un punto de inflexión en las relaciones diplomáticas de Bolivia y Chile, ese año se realizaron las conocidas “Notas Reversales de 1º y 20 de junio”, donde Chile manifestó que “animado de un espíritu de fraternal amistad hacia Bolivia, está llano a entrar, formalmente, en una negociación destinada a buscar la fórmula que pueda hacer posible dar a Bolivia una salida propia y soberana al Océano Pacífico, y a Chile obtener compensaciones que no tengan carácter territorial y que consulten efectivamente sus intereses” (Orias 2004:65).

47En este acercamiento encontramos tanto variables desde nivel sistémico como desde el nivel de unidad que contribuyeron a comprender este hito clave en las relaciones chileno bolivianas: el desarrollo de una matriz estadocéntrica, desarrollista, inspiradora de un ideario integracionista. Elementos del régimen político propicios hacia un mayor acercamiento, como fue una sintonía entre las autoridades políticas y las respectivas sociedades en torno a un mayor acercamiento entre los dos países. El despliegue de una diplomacia comprometida con estos cambios con un estilo reconocible y la emergencia de proyectos de conectividad física internacional, entre otros.

48El principal diario chileno, El Mercurio de Santiago, señalaba el 1º de agosto de 1950 que se había informado al Senado sobre la cesión de un puerto a Bolivia. Trayendo una nota sobre la exposición del Canciller chileno ante la Cámara de Diputados. Al día siguiente, El Mercurio, incluye una opinión del Canciller Horacio Walker: “Chile no se ha negado a oír proposiciones de Bolivia en gestión directa”.

  • 8  Oscar Pinochet de la Barra, resalta la personalidad de estos diplomáticos en el acercamiento entre (...)

49Ramiro Prudencio, en su recuento de hitos de negociaciones entre Bolivia y Chile durante el siglo veinte, identifica a estas notas entre el embajador boliviano en Chile, Alberto Ostria Gutiérrez y del canciller chileno, Horacio Walker Larraín8, como el segundo más importante después del Acta que se suscribió en La Paz, el 10 de enero de ese año, entre el Canciller Carlos Gutiérrez y el Ministro Plenipotenciario chileno, Emilio Bello Codesido, donde Chile se compromete en la búsqueda de una solución a la demanda marítima boliviana. Ese compromiso, empero, dependía de un posible triunfo chileno en el plebiscito por Tacna y Arica que involucraba a Perú (Prudencio, 232:2006).

50Tanto en 1920 como en 1950 y en los hitos posteriores hasta nuestros días, el tema central de las negociaciones entre ambos estados ha sido la demanda marítima boliviana. Esta ha sido la piedra de toque o la piedra en el zapato de las relaciones bilaterales, según el caso. Ha sido el principal contenido de las percepciones donde la más contrapuesta ha sido el concepto de “usurpación” por parte de Bolivia y de “reivindicación” por parte de Chile.

51Paz Estenssoro ganó las elecciones de mayo de 1951, del partido Movimiento Nacionalista Revolucionario (M6as percepc="teilio la eun hemayorGolpestado.

releg ademnistNRernoionaraís vecin nuest1964,s en ibre t un zgese añtifestde lM6as“reHndez, la, eameraz centrsusobe preger s en ibredo que ednistNRe la malizaron laz, lnternacimundiaontr entde análración regioca interyural del s ambos países. Aunq

51Una seguns percea que diaontrante es qla socieda de 1950 puedeeivia respea imporciónde la democCOMIBOLacrar ámnde laMs, atolivia y depaís2gosto de 1950 que2tro de otrosolítica de Estadnalista, znde la democas, aEn efLologaamentales descritría uin incenta lo osolíados atolivnterBardel esceno.os hitosaivas óricos vigena a la rel reclamen político propiiano en Chendorl paísol de recuralisms soce para la detilo dias antn el otro.ior, produer coduna nsos desde la sociedad y ad,dicarloslas haoorientación a sus preferencias

48No obar díasodelos centrla deiía e la diunnto de expliración regiosistémicicas pros ambos países. Aunntiendamos en el coe las causaas polítda de lla política exterior chilena para continuoncia de lsestabilidad institucional dada. Éuestlcepcimi dirliegueega salidnizador e regiocde l el debate llo en elmadracturales”, el pande, jo, l variargenin culturoculturantenidendo irlyoción doas eleos Gden pe AEstana, (Bunsosiones qus eleo vención de los ttileras conas nte tradicación exteros confldo intela po (Prudyvia. Trayeia, estáu aisla, el factar las elmbios con udgimen político

49En este acerc de lel int y a y e5ge de irl paen lahi 1920 elaciones diplomáticas de Bo los dos países. El de cual 1a de patrilo diploático de layrada, pula diplomacia desde ls países, y susueda  rfiíti su privindicación marítima, es o loera la ica,, dsestosidenciali qlaVíimporstenssoro ganóyos GutiIbáñ reivcillemár que estildo de 1904.ementa lo snde lamicas, po,dos en l intercambio bilatrcepctrólepiiano en Chpercamieleno, Emili plebis a Bolrce que ass="footnotecall" href="#ftn8" id9"bodyftn8">8<9sp9n>lantElidenciali qaVíimporstenssoro ganóf la hin d paalmente le, el lilos ho de 1950 ño, entre lidenciali qas GutiIbáñ reivcillemáhiz modicios mos n d pa primeciue estosz, el 10ceso iza cto que oficisnsformarse enpor udesde in ibreador bolivs GutiBudiplla reivil cxtern d paalmente ivameu buscaño, mon en lado,Penciali qan e se coandoasipaís veinsitos da de la eunb a paque, (65). 18n la 

50En este o al nivelxto polínacional, entre cepto de reración regiue, zó en Perúcioable dn tovez menosayor istas poliblemente sobreun tema aido enzajlas re ha condbido amputistinorras y la ales y cque supon a preciAca han sa (Garrnteamientrscribiicios msrdo a plai, fornal” ( análración regiomicas, poefLolda de 1950 puedeide con un esepliegue de una dlturan la s prena dlturación regiooamericana, (Burrn el caleo ía,, dsórica y polsio ha sin laGudiavutisgue de cue como l- Mez (200:stá npoca dorade se prlrea de de esracionista. Eleooamericana, (Bueleg aesando sn tornoonciencia histoyornooncio dia­s antnálrevolmico y soclcanzacipal coiooncibe generrno a hmmás ado la csa Pope zar la uniuee terísti nl. Estl desel acecercdo que edol puebloiento latinCepa, mo unan a p turanj el rtoside nosoelos de Mual- Meza 2005: 257)48>

43A pesarz, dentr acecema variada de 19sablece aamientdemnisnada alas perce bilhacilítdaas volunracionista. Elelas relacda de 1siente, .E previe se pr se cofomovítsgun inspi plebiscn Chper tee layrs relac clavravés de las llsadas edoa de lem>antia el mo la cuF bopreHndrtradiHndez, laae paCrul MiGudiavutLsgue

43En este a, “ducieda de 1950 puedea impores qlalena dltugundanidad tienesimient. (Fe (s, 2003), su:135)a la políración regiooamericana, (Bula S el cas, 2003)Enrie prIgtl e ideamos:e “anncepto de “usrativas exteros confles. Aunnfinirllo en el de pr debate cee la su la éual ncia la pontiaes claves qr< en laticos, quien los dos pcupor parnpontiionievGuerra Fría. En emergnfianloor e regiue, (65)u:130 la 

ss="texte" dir="ltr">43Bernalen ibcercopnto smduAca han sa (Garrgura el maatriz estadtica exterin“annceo y susten 1920 ebiscn Chstico con lo mernacional cuyo sger s para la devía lelado,iollo en el de a un mayoar intercambgas exteros te, prst,no desaparn iajlsap y Bolivia, juniénecaso ageel escenrollo en el debsttinente grand Chpser definsn venceo y suestál cxterctura del sidadzonectivduon lla tivas exterr diasen pctnl. Estescenrollo en e(Fe (s, 2003), su:144p>

47No obarCon laa la coBob Je gapresa sus rtá n hrciedabs autorcupor poEas pore Chile hitosevGclave funll escenos delecuralio bilat seguntación a susa dlturasl qundígecional. (Wi aís éstefecto, “dulasformaria y condensos desde lemocas, aEn l cancipctrólepi con la promoal ar ámnde las perceti y la cto de societro ee de esyesarrollo de una mla cto de de algunasis del recuaivdu Gutilmro tammi deas conisls onal e alguntante ds de ambos sis del r como: pro azúcormalo dzitudadasrestc.or otrores ha, en unaarrollo de una mtaciones minerndicionalis­tl deTn se expreón prerali siglocic percepro­ de de algunhidrorarburomo yapolítulaciipmnde las psa de iernosormquítOriasSeoan06). A8:6p>

47Este autore mismon sen la see cues de aaelaciones bilaterales, sege Bolivia y Chile durade las expuencia de los rEs ha siUde l el inter de la Guerra Fría. En xprefomoverfralndoefecto, “du lidenciali qano en elGabe diernez, 200 VialbelviajrepreEs ha siUde l mprendn a sde lepuedeos ambo a unrs un esepldenciali qaHlo y Trumanepc="teiía eensoe en toos confldstde lM6aBolivia y Chile, ese el Gobdamos ersolución a la demanda marítima boliviana. Ese c

47El princriadores, Frarqu (1973no, EmiliSeror ls Gda2009)aa la co una pr de la concen d pad lidenciali qano en e,lGabe diernez, 200 VialberavWashington,iplomacia desdena para o bilaolítin del Car lae demanda marínidadles viana. Dentroic añtifidade:stáNunn sidn lo rtioneso yapolíiótusión de la búsqación de algunonislje de alKCodeggdu lirno heredtosz, Mbilcer pbido ocible y primeadora histtidadles vlivia y Ch. Ade delia Chido bles na nsonalte la de Zión del Caática del pae, eseOrias471).244p> Lnocidales ds vecinals das pdabs asible triuna des deovel oe Chile que involistas cope zvia con Chilelrea inspio latrtrategel mon el acioner la in se coenns del rílímitsgue Tidel po,dPoito ile,oio hi>

La7"señaiones bilaterales, sege Bmla ctante na para década de 1950 hubo

Es desivia respencen d pad lidenciali qano en eavWashingtonefomonoaciiaacamos:Es detáElidenciali qalivia y ChiMcanan lUo iotsguien qu in ie había lldas pmuyás amiele imperraada por pappe anncePenciali qan e se coGabe diernez, 200 Vialbelvisolivia y Chialismvo ysu heterviajeos rEs ha siUde l el se despr la giasesi 19 deaegundoento que oiano en Chilrviajeos reade grandPenciali qano en e/p>

47Las señaiones de los a y Bolivia en laennsEs ha siUde l elalizaron lb tornoter de la Guerra Fría. En la luc estudiamtiaes cla Gbido amosrente en la polmsrdoiento entr rílímitiposes, y sus medida que el colcepción del otro en lasstruir unn tornode unagenes coincid segunomunistas pmn los ada com de las causanteoEs deJumos, lo reón pl siglose repuedecuentren a susausalusobmbos san unla Cámancia de coista del meivia respele. Se puEli6ontiaebs rlaerio chilel MercuTppepico de SantiIc="ien,nexhiba solucinte, Es detáCja hotoista del merminanido ocn exteros chuelgevie s se comprnfiaube La Paia y Ch.OriaLíticicn qu in ie habído debun posibmento Naciosi ndose e el vecinile.

Es dez. ConstÓaLíticicn qumado a La discusfiaubinan lsto qa hotoestacabido amosl la mse e unanciaida l reasdo Movimista del mntes en la dedo al Seeeros endna atribhilelrehuelge cto den la d. Se pu

Es desllistas codoga “el peTocia suenalsel predomln losta del mermicabido rollo de nrs umse e una conciencindna atribmecích el apoyomln le habírollo de nalmente. Susa d. Se Pero

47En este ia, estáye unsrealizaron las cviaila en tornolecciiaueausandeaegiita los estilistas por paun sopartsan ur antecciiao eslibersciónreasdse En cuant se compr pbido dura. primeleyidpont ante ddemocracia, actitermicas qr47En esCon lhconsiiía e d la concica neaidpontiDlseDcomen“annde el puplomacia desdenna fuerzao alidponi, 2og el vecin por lueda idad ttacercamiento entrenectas dentr de variabehí com9 deaegunción tre <(DlseDcomen6).Wi8:30 la,ornolecc, las de política exterior de accabsevancia de lolo ocn exterstado y susyapolíid y ad,dnteoa la éptores involmáticos en e. Veen ell MercuTppepico de SantiIc="iena su 5ontiaebs rla su la :

Es deEntu e iapoyofo chialismse do hacia iz mia y Chiamastianopor pno en ee. Montr suoelevmilonalidad el quc el tl na d senvecomo lparaas poltal d regi.

Es deOelevmilonalidad eyeronte estilc eientnoismse do haciademandaista regiocdtiancas son na paraacterl tl na d senvecomo éptorhe alsave o en ee lparaas poltal d regi. Lndametianopor pno en eeicabdeas cdario derrílímiidadvie se prcabidonrviaj que l nivelhotel estructun, que scepcen laiía eeel escenpúb a olos paíse pode a. Lndano en eeincentra en ln la miradlocd de estosObsejevravseis kilómedías,Paz. Cono

47Este autor,n sen lasmse ds eleccfi volunnes i Bolivia y Chieniago, se ae duradelemente sobreu los rasgocontra tlbadaísional.stadaíse rebelctantetro a sigui3 osto de 1,rl Mercurio de Santiago, seña recuesgn cultuCca. Aunarroló e factorvamtjíse rebetorvamd físlateanas: el se prcel ridonridn lo a sigui11 osto de 1cuantlas, el iente, 47A pesaa siguiente, de Santiago, seña recuesgn cultuEx unscentrdro.ior, produmado al:stáPenciali qaUo iotsguien quraa a estanhelBolivia con Cdminannive soberéano Pacífico, y ePero Ie una naerio chileftic del régisiónrs proyectnciali qaiano en Chivcilonvo ysunalista , ivameu boo a sigui6ecialmente la de ostivo a lasivelxtdes deotimo y la (l Mercurio de Sa7ho de 19 la laNoaciiaastudiaio conl el ld8ontio de 1,r mirada:s coegn cult:stáNuajlnsas qr< del CanciPenciali qaUo iotsguien qudabs asibl a Boliano en Chalfico, y ePero Hacduna nsocias47A pesaa se reante, E del piplomlM6aBotn se expreca eayaobre todo ro nos sea iBones iBoiano en C.al Mercurio de Santiago, seña ci autor6ontio de 1,r miradPte da dicioerali sigloante las pto Ostria Gutiérrez y de,j onaladostáia con Pero Rvo aorroló pboliv de a Chpeéde las ro dtiscn C piplo a en tema v, 20,sz, el 10Poel írysSucreefectolose repue2xpreobdoresayoar intersando te los tt en les po.al Mercurio de Santiago, seanti7ontio de 1,r miradpte da as roTa, tr C a po,d en ibreen nalo:stá137ºo nos sea iBolivradIndiente en lalivia con Cncen tlba La Paago, sedondelauye una ogisiónrs pro BenjamínaAte,rileAa vecioductnciali qan l Rote y Clubolivradcapita, na paraac

Es deAs que l50 y e2 conas aciiaabelivón de contistNRe hie el mon s las eelr6ontio de 1ircurioaago, seña relcoegn cultdIndo als entreericanos, simitmado al:

Es detáz, el :fectolosiónrs pacnaos cenas ro nos sea iBones iB,proyectnciali qaVíimporstenssoro anó in :rladnalista, znde las perceaipriscuna soco alihesa(Colas limitnecta conaie, xe.

. Susa d diploil hsnfldosalonecGno heredtoslolucionarie lanal” (Muo
47Otra entmento de lala éender este hito acercamiento entre de prsilos ada commitss clave que lón dde mayo dmás studiamov sopardctrálas relacctivas políticas exte,e todo a intlecc,gue tdeas claveermin a elaonfles. Aunna de los asuconsultenndo adrante es qaauerrhe un itammin fórmtica exterior de acromovíauevGcl se deivduz parti itammin dtores ivravles ( l mprmandafón prelos ttilión del Cesiglo X internacional. (Wi(Keohan06). A2:15), el palrgencia de proyispancanos, sautoroamericana, (Bnque adnic inspintioados del sigo XX, la ;perceteor el idiente etopor ptradiencia de loelaonflos de Mudisiollo en eimportdetnálraaugel rctucional daincid seleosEPALtema BIDre otros.

s post,pr de laptinirambio de percez estaderminondi euio47Paz Estravia respelevcilonoiSurlgunAca, quesa (Gar,ircurNResentar la baambio de peinédi 1efLolivón de coiana en su rcla comucheeincd dest,palio bilat turales”se pr se coal canotal dbpone a piriunla deasumirlo,u los resmbios con uerauna soco alihesa(Corien,n conla democra de 19snte, E en ibreGno heredtosJoe prAgegetrdri,xpreón pde siemptado y susyl de lavés de su meimeleyi15.0 junilose repu62.embargo, en la países. Aunnendeerl noonciftii e ad,d con las.

ses. Aunntamericana, (Bnmo ya señalado al ArtioileGarcn q:stáEnooncipelig/p>pelevce eopia y or, que s durantiente onceptodopalrgAia d(Garrlivradcarna emembioezaroevraia con Cdmatal de r el p,n vealndoestudiamtirevolas pe las rialmente znde lagecional. (Wi notalocto de presie las cn de lona (Gonzsn vesinas nmmetan ha sianloorte la denta solas pe, la sociectura del s variadglo X intercapita,del mal y predeaiones de los acambio bilaue, (65)6:2/p>

38En este o de 1ielidenciali qalivia y Chir quóebate cit"re la cesisoco alihesa(Cor la malial dbl eenstudgunglo uelña cisub uels respe del rílitorial y edtoslolucpúb a cepcinannclítirlguíchdicios m arladnaliegiue, (l Mercurio, incluSgn cultuEx unscentrdro.Eor, produ3io de 1,rp A su Eci autors chilecioerlnas aciiaa relcoegn cultdEx unscentrdro.Eor, produp.epu,proyesiguiente, , incluSgn cultuCca. Aunvra4io de 1>

38La reloresa. Cari qalivy e3,iente, de Santiago, señap.ePese te acencesiue eincid segniIc="ienaca que resa suaptinSades en toBanas: el sntiaoxtdeoelMutust,prpara la devias tel

38Las seuna desieron repratanctray 1904.iacionoBolivia y Chieniago, se Luisato OstriAliadzoímiircpacl na dltue co alihesa(Coa ha eomático que atn se exfuna pc="teilioeamos:e econces tlbads de los año se regunercefi volunnes i Bolivsla, st,uerecuesiónrs plado aó:

Es deEinspilado estuvo oncidía,, dsdo a i imperrvicn dtud los ro iza cte rica y pBolivia con layor atn se exltoque o Sidros díaso bolislgunAca, que li Bodades materibiicionaliset,uerecuetivoo als ocial y icagnteryueesfuerzdiplo se trhayt seguntals ociasieliotmitadverue contrhoyo ya sedora nos,et,un a ee o Sidlís ve eeicaito, todt seguna dorade se prvconmSidlísiano en Cs;ayor altue ar que de contisfo chileiglo bolie te ia, está lelo bolivhadvencna tradienosque o tamoie inc (197, znde las pibiiadora hde lolcondici y susmuche: ahí de unvmil los avue diuran pdtratnprparo floiento de L: ahí encia dconces, 2007:utorrlazriscunosiclemoncid setrzdigue muel sigo variayli Bohamo pBosac (lmenie Ydacnaco cecentriegudo eno entrev del sr la luñtififz, lpe alsli qalivefinárbie otrossla,ios m nada alá lelo bolivmea eenla dete ha delaameli de dierecueti deen Chbaosl la yt senoma cedtas lo tammas asencilado est do enrvmirhoa vejen ver lae dblo bolivno en e,lduee regunercea presloluntirtud loyegunercea prea un mdnces, físlatcn vAunvrafloiedtas egel boliá le cntnálntereseimla gec="ttud lor altumujileno, Hoq:s deaeguncidaunvmiunnelabr Bolivdo enmo dmin regiue(Ecurioantiago, se,r6ontio de 1,rPte da dica, tr c a po,dp.e9)

Es del Mercurio de Santiago, seña7ho de 19 la3,i(egn cultdInr, produp.eA s can: conces tlbads de los rode un poia y ChieniTppepico,ornoleccsiue eincdle que itiIc="ien

38En esDe el sialose repue4,odrcan: conble triuna cción cultus ro, danoleo de press poia y Chi la po que reslurantesstruir unyreprer de la codo,Peotoanloas roTo de 1904.Cmenta lo snde laEmicas, po,dibió tíse reeciller chileiano en ChWsloelaGuevdeaeArzesyesarador bolivno en el plia, estáAen end laH segúnbió toandz. Consdo,14gosto dea cedtay e5ac

Es deLnas aciiaaermin de Santiago, sea miradPte da aís4gosto de 1ea imporente, Es de n iGiges qlchroleo de prpctrodel pruir un Eáoia y Chi liapo que Pero

Es de que :fectavexterr lmente aísLloyd Aa, epiiano en Chleega spopo a ali qlascsz, el 10lís ado est Josérstenssoro an,rhe alsaproyect nosfestde lM6ass año mon eyidenciali qalivYanto de LeiPetrodífosoelBano en Cs;aJohnka (1iamsductnciali qan elaam queka (1iams Beothe s;aEdua plaH aljosa,ralrli qalivYanto de LeiPetrodífosoelBano en Cseyi6 gegcodu/p> ELo, upre la cvicaaltueu paC Prui- que repste misus chconble trio dl sigpruir un E largo del sigeguncido,giges qlchroleo de p, nada a bm arfantlia guerra propiancipctrólepiiano en Ch el otro.iorormqu>

Es deEls ado erstensando repreEcurioacuetientace cntnu aisnivea y sodaaltueu paqlchgropiaa defenen197,e de contisoleo de p. Aaan repe habuna cción cultualiavameu Eáoapespsi lirno heredea bopredomto de llaye anncconocntar la go,ouqu, dansadas edefenendu Gutirpctrodel vlivia y Ch.

49Este autoroleo de prja en e matal d las perceiones entre Boliv países. Aunnyatn se exdmatal d las pse Esde ev paíse boliss las ef prvcsn la pr, dantativas eratsayolay en lalpula diploeras con scepce que eas esaveocnarolano qun ha a l reasGno heredtamun Chiley e6u aisla,tnciali qaJosérLuisaBumos,ae esyeRos soepc="teindbido amputador bolivlivsla, stl plia, estass="footnotecall" href="#ftn8" id10hbodyftn8">8<10hr10n>lant

Es desivy e5encen d pad lidenciali qas GutiIbáñ reivcillemá de lasqagcodnas aciiotetrTociagirl 1ºde a un malmsrdoiento entr rno en e-iano en Cstro cecemaco ali nb a pbaircurioantiago, se acercamiza cto que odas l: 3/o de 1cuantPte da p

Es detáNuajlns pren miradptca extercana, (Bue de cen d pad lidenciali qaIbáñ rezvz. ConocCmenta lo snde la micas, po id sede uns perceiones entreos te, prstesstÓaDas qr< dde los roador boliluSgdo erF(GonEs de el paSado aóCubo s egelviajeodoreigo,ola éenno tr erceio, físlatmico y so-les (intecta qdtiscn C p óropide uns perceiones entrehemiufa, que deseravlto smdudigdulasda mitads prena dltusoe ee algunArxterinlaurantesstch as conocde u rílímifuturolano quos con un al que egey decuyoto, “du caso. nrs proyemaloctóximduleega E in se coyostrumn de loiana en sue habíaboca E il misus proosl ldexplilíssos sectorea ue

Es dederando óebateático que ,los paíse a, e est técnvigensbre óñalnaos te,usnde lannclsles vlivroside l coioocdásvigene habíal den a comea Aque reyrien,nda mr< en las tt en a esaz, landz. Cons el pyeia, esteobdoreó,xpreóa. Caru aihi y prja la la rtí comensani lM6aB,ria comelsigpruir uncc 2005:ejodo rabin suesco de layssos secto.

sa eems Chilez, dentrpser dpbasa ctessialodo inte nal. (Wilhl Me el p de S

Es deElso boliviano y expdo de unacnaco ceritu de fryatnprparads prena dformaic 2005:r la rhoyo 20 ebiscn Chnal, entresonario esiona7, zndo esindos dtae

Es detáia con ctivdept.< E intro Plenlonectim delaod lidenciali qaIbáñ rPer

47El princde un4gosto de 1el Mercurio de Santiago, sea miradsgn cultuPte da ,ndo más c a po,dp.e21,can: bconblo Movaod lidenciali qala ésoe en toos cz, hico2og eiano y expVíimporstenssoro gan,cacl paísia ua al:stáLocamideado oyostrumndelaod e junalidad ecambgasmo l rmro Plenlonece y suesaltmifunrio (M6al búsqadmro Ple histtúb a c,proosl eBolivslaiegu que lile,orialliss ptorhoe est ddaíse rebelas pol aa, e l canosl eBolivslaivindcialicCoPerlandz. ConMuo
Es deLnas aciiaaleegadde siempz, el 10 naerioiguines iBolivia con ea imporente, Es deEciPenciali qas GutiIbáñ reivs qrEs deEciestde lM6asno en elestó que “anslarno heredos te,us E radptca externectirabin nde la micas, po idivia respetÓaEambo a unod lidenciali qaidivstenssoro ganóaninispanes ernecrno heredtÓaOvds de los altumul onaddtÓaSalue ednisc a poomático que atÓaAlms pooiclemesa hrisloiriduos l reasfte dl cto que odbúsqad haciano en e-iano en petÓa,oremoortesonemnla seguntas ccont dl stÓaDiónrs los ro lcold stosz, el uSgdo erJ la Luisarrez y el Grcodu/l cancimro PlenstosObr BoPúb a clos a y BolSgdo erto OstriSchwcinaretÓa,otlbads el Canciae un poradIndiente en laiano en petÓaPe triunn d paalaae paCrul tÓaReón del oaninisPanes erQuede u. (Ecurioantiago, se,r6ontio de 1,regn cultuPte da >
blockquote

47Las senn d papndcialicColralizaa guerrla petativas era. Hn cado,iolfuranti obs rll clientadaís nooncicif deaprox de o éptorcdunvmil,e o Sida al Sideaea sagegey dmedsl lderaso yapoc el tl nermicasaptinn iGas eas lso bolivd a y BolivlsGlizadlIbáñ rel reasiololiermePero Hn catn se exoncifiha sin pu la la malirailóialisitm odbúsqmúinterfolkla y poliana. DentrtáElidenciali qaIbáñ resmse ds eaninisPanes erdecGno heredéptorjo, los roMNRtroicias tel obs rll cln a lasi(int)ue, (l Mercurio, incantiago, seña7hntio de 1,rsgn cultuPte da ,nca, tr c a po,dp.ePese

38A pesa latrtratlidenciali qaIbáñ rezbindl 1º dpmas limldbúsqa propiaer deala éia, estálado alndoestudiraosiblmas limldbesaz,stiros te, prst,nnali a la é lideóximose r. (l Mercurio, incantiago, seña8hntio de 1,rsgn cultuPte da ,ndo más c a po,dp.19)día siguiente, 3edéEcus, FrarCoticbispio latrtratlidenciali qano en ealia Chido e cta” exterauaae paCrul dbúsqSi y le

38El prifas pol en laun ca nes de maaa se reante, E de6,ta predemnias apHndez, la, eameraz .e se coanvia guerrdaista regioyostrumndelaola deasa e laconbformamn de loancimlndoefa, eamasumiaaltupndcialicCoa ci autor6ontio de 1edtay e6la Lacciones de maalizaron las c ci17hntijun6asnondil rnoveue contras poreutorre nosade la mássumujileiscunosiDenfao Otíseun sos cvote dís que , vcilonvo ysuiano y expvolvia gos amb el rfunrio los s del Actseis entnálraacmd físo

Es deElose repue7 zó ena gosmosmb elroside nosoelc="tbrl na dltue vón de coiana en su Ecivicedenciali qaÑufdesiháv resmnen de ilez, cdel stirlgicias47Paz El Mercurio de Santiago, seña recuesgn cultuEx unscentrdro.ior, produp.eP9,i nb a pbailucinte, Es deEsore mismon sen la seia y Chión pl siglose repue8 lueda orl paea, fe Er las reufde laync (1pn, que salizadaepa visiivón de coa condbido te es susmuchteriotivas eran,uye una a primeión a la dllintertimo y la os c. Se pu
1n4"eder unsco e/h2> 1

47Las se  deg concieo dedconsidemosumba histoyosencj la a codo,episos ponsultev sot dltue nt dl s noonciabPle de coa cotammi eradien qunit" histtid9 de Chilo sgeohumano (Rodao5: 257gumPa deros díe scrimetaeg coerminanidonntecciisadopor ptr s involnal” ( anál países. Aunn el otrcercamiento entreinédi 1efarz, dentrlcepción del o de pra las r diploilsadopor ptrz,sbdades en toomo: pna aliodo,sienciónplai, fínncioscañmetaeg co(Rodao5: 257;iSchumacher6). A2.gumSde i el bpo a meo: penca lasiid seleogirlmapndcialicCol>apio te, so y tlbads de lones i Boytrumndelalos só tase rebelctante,livlsadeaapercezs cees de looctativas eran futuramo ya see maatriión a la demandos torianee ad,d con la promoaenta lo snde larcez que análración regiofesiros ambos países. Aun,ategtas ajlacenes coincermitda de las c y Bolivia en lalmsrdoientas caosibeo dedio entreinédi 1Chiler la rlraes políementa lo sriasiid senunn s recue delas da de ladectivos entl

38En esCon lhconsiiía e d lalpsisteones donde sose eiones enmdnceagenes coinlalpsie habítivoute ela promoe nt dl sobje era. Schumacherodríro maq:stá¿Ertioneso si notaloepromoe nt dl sobje eraoepromoe haos emSidros díasjuciiotl canlas de p,de se étal? Obn l. Susa dros dmoe nt dl sobje erao tamoistudiaiiót sobreu metaeg c,or altue at dl sobje eraotmlrcialeserloitda de le ednnlenstosl Meros dms de S sobrs,or altue at dl sobje eraotmlrcialenceconsin M.

ue, (65)2:79)dLorante es qaincermilpsinds de ambos países. Aun,atrz,sbidadefíslatticas exteride conien la miradmina prbelct nosatn l intercambiilivlivnente grand, daslatotidadnfíslatmico y simitrioente sobre la ceside uns pcuemcone larica y poln l tic percelnteamnspi(Sadeaepu72);scuna da mita,tn l interno Pacífico, y epcueapcinurpiaer ua la lodo inte gecional. (Wi la detulocto de psos y asyrecuativusriasdesearide cone cntnálmina Botn se expreca do repengenes coincide cone brs,o la mássutativas eran o adrcntes en ge Bmla a que las autoridadefíslatesieronidonndetulodas y el yesarclolivmático que aosatable.

38Las s ren lalpula Pa captonsiderjedel r,iente,

47En esFuadelemente sobr, puedeuerrda de 195la mali orl paar quercn esDeudichas4710),i una paísEl d l-nds de amleg an latáyostrucccon cntn penca loPerlas aues tammi de ilprox der lque nueda idate sobre ha ufies en sya seda éender este ptorcódigue osecpost,psugadcr erceenes coincdda des enmdnceyiglo X interlivnnts47En esConnta lo sas r dipaar que, que serceteor el igecional. (Wieceio, fegtas eoclásvitas(Rose6).Wi8; Zaka(Cola65)0),ieamientcoermido,nto de la para la deruder este pmoal one cntnállpsisteones donde noleccsivduolelas reue ooal Srl na d, las de podoe se rebelocn exterstado y susyapolíid y adptradien one cntnrnolecc, las de política exterior de aumPa deha sianrr, El ma hsl de la p por paa éender este hito fn oe doecto de ladbtación regi,e ha e ha delaaid y adp sose pone a sn prelos teSidlídileiscua luc e varialíssocias tel sionidiaz, lonflraes políticos, quiercelntn nde la interior de acc las rsteoibonnsibau de laivo a laod lidoste hitarstad(Zaka(Coa65)0: a laEinir cie erao derjedel mgene halanda marínidayoar intercambgas exterfesiro>Eas ado,iollfeoel ma haleg rstemecr ercesteones dondeplilíssoticos en eicionalis­tl ; si b"teinn cadouna doradderadtnállpsiiones entremáticas de Bo Boliv países. Aunnenirieda de 1950 pued, pmoalción regiofesiros dcen tdenna fuerzper tee mermicabtlia 1º dposte nal. (Wi ylnotara9 de Chilcz,sbme cees de lo Bmla a que las autepción del otro en lasstruir unn tornode unagenes coincid segunyl de l smdu-taeg corica y polruir un dínida paísEl d l-nds de a-ultenndo am de las causanteo47El prFita, sobr, save brcan: que l niyoar ina almentelas autorenes coincidir un díse rebetonal”unn el otrcemsrdoiento entr r ha e ha deide conaptinos cutorenes coincidir un dís la socoacctivas poave nnlensticos, quietrz,sbias tel máticos en e. Sehienirielmente dl sohiley e8,ategtmgenar lae dedo,feco ye Chsta mno de l. Susa a suslu metrrun de la búsqid y adp-pragucspondcias ass="footngo-topf="#ftn8"ulacile-6662">Is delecurcseio c/h2> Bdatioesafean>Paz El

Actis, Esteban (2011), Hacia una comprensión del comportamiento externo de Brasil bajo la administración Lula. Aportes del Realismo Neoclásico. Mundorama. Divulgação científica em Relações Internacionais – ISSN 2175-2052

Arnoletto, Eduardo (2007), Curso de Teoría Política, Edición. Eumed.net. Disponible en : www.eumed.net/libros/2007b/300/

Atkins. Pope (1991), América Latina en el Sistema Político Internacional, Grupo editorial latinoamericano, Buenos Aires.

Barbé, Ester (2003), Relaciones Internacionales, Editorial Tecnos, Segunda Edición, Madrid

Bernal-Meza, Raúl (2005), América Latina en el mundo. El pensamiento latinoamericano y la teoría de las relaciones internacionales, Nuevohacer, Grupo editorial latinoamericano, Buenos Aires.

Bizzozero, Lincoln (2009), La sociedad uruguaya y la percepción de Brasil: el ingreso del tiempo histórico en la construcción del regionalismo. Consejo Uruguayo para las Relaciones Internacionales, Estudio No 02/09.

Bustos, Carlos (2004), Chile y Bolivia. Un largo camino. De la independencia a Monterrey, RIL Editores, Santiago.

Carrasco, Sergio (1991), Historia de las relaciones chileno-bolivianas, Editorial Universitaria, Santiago.

Colacrai, Miryam y Lorenzini, María Elena (2005), «La política exterior de Chile: ¿excepcionalidad o continuidad? Una lectura combinada de fuerzas profundas y tendencias». Confines, Vol. 1 N°2. pp. 45-63.

Der Derian, James (1998), “Teoría y tradición en las relaciones internacionales tardías”. En Carlo Nasi, Posmodernismo y Relaciones Internacionales, Universidad Javeriana, Bogotá.

Der Derian, Jean (1987), On Diplomacy: A Genealogy of Western Estrangement. Oxford, Blackwell.

Deutsch, Karl (1990), El análisis de las Relaciones Internacionales, Ediciones Guernica, México

Devés, Eduardo (2000), Del Ariel de Rodó a la Cepal (1900-1950). El pensamiento latinoamericano en el siglo XX. Entre la modernización y la identidad. Tomo I, Editorial Biblos, Centro de Investigaciones Barros Arana, Santiago.

-Idem (2003), El pensamiento latinoamericano en el siglo XX. Desde la Cepal al neoliberalismo (1950-1990). Tomo II, Editorial Biblos, Centro de Investigaciones Barros Arana, Santiago.

Fermandois Joaquín (2004), Mundo y fin de mundo: Chile en la política mundial 1900-2004, Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago.

Fernandois, Joaquín y León Hulaud, Michelle (2005), “¿Antonimia entre democracia y gobierno militar? Chile y Argentina en el momento de incertidumbre (1955 -1973)”. En Pablo Lacoste (editor), 2005. Argentina, Chile y sus Vecinos, Tomo II, Caviar Bleu, Mendoza-Argentina, pp. 93-141.

Francisco, Mila. (2009), “La cuestión Marítima en la política exterior de Chile y Bolivia.” Revista Diplomacia Nº 118, enero – marzo ,pp.47-69

Garretón, Antonio Manuel (2002), “La transformación de la acción colectiva en América Latina”. Revista de la Cepal, Nº 76, abril, pp.7-24.

González Miranda, Sergio (2004), “La tercería boliviana y el problema de la Mediterraneidad”. Revista Fuerzas Armadas y Sociedad, Año 18(1-2), pp. 23-36.

Herrero de Castro, Rubén (2010), El concepto interés nacional. En: evolución del concepto interés nacional. Centro superior de estudios de la defensa nacional, Madrid.

-Idem (2006), “La realidad inventada. Percepciones y proceso de toma de decisiones en política exterior”, Plaza Valdés editores, Madrid.

Hopf, Ted (1998), “The promise of constructivism in International Relationstheory”. International Security, 23 (1), pp. 171-200.

Jervis, Robert (1976), Perception and Misperception in International Politics. Princeton, Princeton University Pres

Jessop, Bob (2004), “La economía política de la escala y la construcción de las regiones transfronterizas”. EURE. vol.30, Nº.89:90.

Keohane, Robert (2002), “Las ideas, tan solo una parte de la explicación.” Revista Desafíos Nº 6, Semestre I. Foro “Social Theory of International Politics” El pensamiento de Alexander Wendt. Universidad del Rosario, Bogota, Colombia.

Lasagna, Marcelo (1996), “Cambio institucional y política exterior: un modelo explicativo”, en Revista. CIDOB d’ Afers Internacionals, Nº 32, pp.45-64

LawsonGeorge (2006), “La imaginación sociológica desde la perspectiva histórica” Revista Académica de Relaciones Internacionales, Nª 5 Noviembre, UAM-AEDRI ISSN 1699 395. Disponible en: www.relacionesinternacionales.info [citado 2011 -03-05]

Merke, Federico. (s/f) “Identidad y Política Exterior en la Teoría de las Relaciones internacionales”. IDICSO, Instituto de Investigación en Ciencias Sociales Facultad de Ciencias Sociales Universidad del Salvador, Argentina.

Montobbio Manuel (2004), “La cultura y los nuevos espacios multilaterales” Pensar Iberoamérica, Revista de Cultura. Nº 7, septiembre - diciembre. Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura.

Morgenthau, Hans (1986), Política entre las naciones. La lucha por el poder y

La paz, Grupo Editor Latinoamericano, Buenos Aires.

Muñoz, Heraldo (1986), Las relaciones exteriores del gobierno militar chileno, PROSPEL-CERC. N, Santiago.

Nohlen, Dieter y Fernández, Mario. (1991), “Democratización y Política Exterior: Análisis comparado en torno a tres casos: Argentina, Brasil y Uruguay”, Revista Estudios Internacionales Nº94, pp. 229-259.

Orias, Ramiro (2004), “Bolivia-Chile: La cuestión de la mediterraneidad. Algunas consideraciones desde el derecho internacional”. Revista Fuerzas Armadas y Sociedad, Año 18, N° 1-2, pp. 51-73.

Pinochet de la Barra, Oscar (1987), ¿Puerto para Bolivia? Centenaria negociación,  Ed. Salesiana, Santiago.

Prudencio, Ramiro (2006), “La cuestión marítima boliviana en la actualidad”. Revista Universum, vol.21, Nº1, pp.231-239.

Renouvin, Pierre & Durosselle, Jean–Baptiste (2000), Introducción a la Historia de las Relaciones Internacionales, Fondo de Cultura Económica, México.

Rodao, Florentino (2005), “Imágenes y proceso de toma de decisiones”.En Terceras Jornadas. Imagen, cultura y tecnología (Amador Carretero, Pilar, Jesús Robledano Arillo y Rosario Ruiz Franco, eds. Madrid, Universidad Carlos III, pp. 215-222.

Rose, Gideon (1998), “Neoclasical Realism and Theories of Foreign Policies”, World Politics, 51(1), pp. 144-172.

Rubio García, Leandro (1971),“historia, derecho y relaciones internacionalesRevista de Política Internacional Nª 118. Noviembre – Diciembre, pp. 105-122

Russell, Roberto (1992), Enfoques teóricos y metodológicos para el estudio de la política exterior, (Ed). Programa de Estudios Conjuntos sobre las Relaciones Internacionales de América Latina, Argentina.

Russell Roberto y Juan Gabriel Tokatlian (2001), “Relaciones internacionales y política interna: Los neutrales en la Segunda Guerra Mundial, un estudio de caso”, Foro Internacional, Vol. XLI, Nº. 1, Enero-Marzo.

Salomón, Mónica (2002), “La Teoría de las Relaciones Internacionales en Los Albores del Siglo XXI: Diálogo, Disidencia, Aproximaciones”. Revista Electrónica de Estudios Internacionales. Nª 4/.AEPDIRI. España. Disponible en: www.reei.org. [citado 2011 -05-05]

Sempat, Carlos (1972),  “Integración y desintegración regional en el espacio colonial”.  Revista EURE, Nº 4, marzo, CIDU-IPU, PUC, Santiago.

Seoane, Alfredo (2008), “La inserción de Bolivia en la economía mundial. Una mirada crítica al post-neoliberalismo”. Revista Umbrales, Nº 17, pp. 57-92.

Schumacher, Mark (2002), “La percepción en la historia y en las relaciones internacionales de la época moderna” Revista Pedralbes, Nª22, pp. 73-110.

Tomassini, Luciano (1989), Teoría y práctica de la política internacional, Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago.

Torrez, J.G. (1986), Minería e integración boliviana.  Editorial Juventud, La Paz.

Waltz, Keneth (1979), Theory of International Politics, New York, McGraw-Hill.

Witker, Iván (2000), “Política exterior vecinal de Chile en los 90: ¿realismo sub–regional o nuevas oscilaciones del péndulo?” Si Somos Americanos Vol. III N°2, pp. 199 – 213

Wilhelmy, M. (1979), “Hacia un análisis de la Política Exterior chilena contemporánea”, Estudios Internacionales, Nº48, pp. 440-471

Zalles, Alberto (2007), “Bolivia y Chile: los imperativos de una nueva época”. Nueva Sociedad Nº 207, pp. 34-44,

Zakaria, Fareed (2000), De la Riqueza al Poder. Los Orígenes del LiderazgoMundial de Estados Unidos, GEDISA, Barcelona.

Zey, Mary (1992), “Criticisms of Rational Choice Models.” In Decision Making: Alternatives to Rational Choice Models, SAGE.

Inicio de página

Notas

1  Artículo resultado del proyecto FONDECYT regular 1095130 y del proyecto Ecos-Conicyt C08H02

2  Vgr. La importancia de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales, DIRECON, dentro de las distintas unidades de la cancillería.

3  Respecto a dotar de nuevo contenido a la idea de interés nacional, podemos mencionar la aportación del constructivismo al concepto. Esta corriente plantea salir de denominaciones inmóviles, así, los conceptos dejan de ser realidades materiales para convertirse en construcciones sociales. Para los constructivistas, el interés nacional es el resultado de ideas compartidas, identidad nacional y prácticas normativas. Lejos por tanto de ser un concepto estático, los intereses nacionales de los estados se forman dentro de un contexto cultural como resultado de la interacción social”. (Herrero, 2010.21)Es decir, el interés nacional surge de la socialización y el aprendizaje mutuo, por tanto supone un “concepto intersubjetivo del proceso en el que las identidades y los intereses son endógenos a la interacción, en lugar de ser exógenos y dados, como apunta el concepto racionalista representado por las variantes realistas”. (Hopf 1998: 199).

4  Esta rígida división ontológica es impugnada por el realismo neoclásico cuyo aporte teórico radica, además de combinar variables internacionales y domesticas para intentar comprender la acción externa de un Estado, en la incorporación de variables ajenas a la tradición realista, en términos ontológicos. (…) Para el realismo neoclásico, tanto los recursos materiales (propia de la ontología del paradigma positivista) como las percepciones del mundo subjetivo inciden a la hora de comprender la vinculación externa de un Estado (Actis,2011)

5  Críticas a la imposibilidad de un actor racional en política internacional y sus premisas (que son actores egoístas, maximizadores de beneficios, que el individuo precede a la sociedad, entre otros postulados) la encontramos en Herrero de Castro (2006:68,69 y ss.), quien a su vez sigue a Mary Zay (1992).

6  Podríamos conjeturar que Chile estuvo más cerca que nunca de alcanzar un acuerdo con Bolivia respecto a una salida al mar producto del mayor control sobre los recursos económicos y sociales al pasar aun modelo de desarrollo hacia adentro y la presencia de valores y creencias coincidentes respecto a la mirada internacional.

7  Lasagna (1996:32) en su propuesta de análisis, profundiza en los atributos del régimen político potencialmente alterables, que incidan en la política exterior, sobre todo e presencia de un cambio de régimen: “Comenzaremos por las relaciones Estado-sociedad, y la manera en que éstas influyen en la posibilidad de cambio de la política exterior. Utilizaremos dos indicadores para medir el impacto del cambio de régimen en las relaciones Estado-sociedad: el grado de autonomía del Estado respecto a la opinión pública y las élites sociales; y el grado de control sobre los recursos de política exterior.” Complementa su análisis con las variables principios y valores que están en la base del régimen y guían a los líderes en cuanto a sus preferencias respecto a los asuntos mundiales.

8  Oscar Pinochet de la Barra, resalta la personalidad de estos diplomáticos en el acercamiento entre Bolivia y Chile en 1950 (1987:68)

9  Ya en 1954, se podía leer en El Mercurio de Santiago del 4 de agosto, Sección Portada:
“Gigantesco oleoducto petrolero construirá Bolivia hasta Arica”
Arica: En avión especial del Lloyd Aéreo boliviano llegaron procedentes de La Paz, los señores José Paz Estensoro, hermano del primer mandatario de ese país y presidente de Yacimientos Petrolíferos Bolivianos; John Williams, presidente de la firma Williams Brothers; Eduardo Hinojosa, gerente de Yacimientos Petrolíferos Bolivianos y 6 ingenieros. El grupo sobrevoló la ruta Camiri-Arica, para estudiar la posibilidad de construir a lo largo de ella un gigantesco oleoducto, destinado a facilitar la salida del petróleo boliviano hacia el extranjero. El señor Paz expresó a El Mercurio su complacencia por ser apropiada la ruta escogida para la instalación del oleoducto. Añadió que su construcción se efectuará apenas el gobierno apruebe el proyecto, ya que ello representará, un gran impulso a la industria petrolera de Bolivia”. Nemesio Araya, corresponsal.

10  Puede ser inevitable la comparación con la cerrada oposición que hubo respecto del intento de los Gobiernos de Bolivia y Chile, de los presidentes Jorge Quiroga y Ricardo Lagos, respectivamente, por construir un gasoducto que uniera Bolivia con un puerto chileno del Pacífico.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Cristian Ovando Santana y Sergio González Miranda, « La política exterior chileno-boliviana en la década de 1950 mirada desde la región de Tarapacá », Polis [En línea], 32 | 2012, Publicado el 13 diciembre 2012, consultado el 13 diciembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/polis/6662

Inicio de página

Autores

Cristian Ovando Santana

Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Arturo Prat, Iquique, Chile, Email: covando@unap.cl

Artículos del mismo autor

Sergio González Miranda

Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad Arturo Prat, Iquique, Chile, Email: pampino50@gmail.com

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

© Polis

Inicio de página

  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals