Navegación – Mapa del sitio
Propuestas y avances de investigación

La Cultura Hispano Árabe en Latino América

La cultura Hispano-árabe en Amérique latine
Hispanic Arabic Culture in Latin America
Boris Handal

Resúmenes

El autor nos expone la influencia de la cultura Hispano-árabe en la cultura Latinoamericana, y se propone describir esta influencia desde el punto de vista del lenguaje, y el desarrollo de las humanidades, artes y ciencias. Su planteamiento es que los ochocientos años de invasión árabe en España y los cuatrocientos años de invasión española en América constituyeron los elementos a través de los cuales un cuasi-global fenómeno de transculturización tuvo lugar.

Inicio de página

Texto completo

1Este artículo trata de la influencia de la cultura Hispano-árabe en la cultura Latinoamericana. El artículo intenta describir esta influencia desde un punto de vista del lenguage, y a través del desarrollo de las humanidades, artes y ciencias como la matemática, astronomía, medicina, navegación, geografía, entre otras. Los ochocientos años de invasión árabe en España y los cuatrocientos años de invasión española en América constituyeron los elementos a través de los cuales un cuasi-global fenómeno de transculturización tuvo lugar.

* * *

2Recuerdo una conversación entre un latino y un árabe en un café de Lima. En lenguaje coloquial un árabe le decía a un latino que los españoles eran los hijos espírituales de los árabes y que los latinos eran a su vez de los españoles. Me planteé desde entonces, y eso hace mucho tiempo, la hipótesis de que los hispano-parlantes habíamos heredado como nietos la cultura y la ciencia de los musulmanes de alguna manera y que quizás la estaríamos viviendo sin darnos cuenta. Los ochocientos años árabes en España, seguidos inmediatamente de los quinientos años españoles en América Latina, sumaban trece siglos de transculturización casi continua y me llenaban de curiosidad intelectual.

  • 1  Shoghi Effendi, in Lights of Guidance, p. 39

3De acuerdo con Shoghi Effendi: “La llamada civilización cristiana de la cual el Renacimiento es una de sus manifestaciones más extraordinarias, fue esencialmente musulmana en sus cimientos y orígenes. Cuando Europa medieval estaba sumergida en la mayor barbarie, los árabes quienes fueron regenerados y transformados por el espíritu liberado por la religión de Mahoma, estuvieron diligentemente ocupados en establecer una civilización cuya semejanza sus contemporáneos cristianos en Europa nunca habían visto antes. A través de ellos, la filosofía, ciencia y cultura que los antiguos griegos habían desarrollado encontraron camino a Europa. Los árabes eran los traductores y lingüistas más hábiles de su tiempo, y fue gracias a ellos que las escrituras de tales filósofos bien conocidos como Sócrates, Platón y Aristóteles fueron puestos a disposición de los del Oeste. Es totalmente injusto atribuir la florecencia de la cultura europea durante este período del Renacimiento a la influencia del Cristianismo. Fue principalmente el producto de las fuerzas liberadas por la Dispensación de Mahoma”1.

  • 2  Balyuzi, Muhammad and the Course of Islam, p. 311.

4Durante mis investigaciones, descubrí por ejemplo que mis amigos de colegio con nombres Guzmán, La Madrid, Alcázar, Almenara, el cura Medina, mi tía Emma, y otras tantas personas llevaban nombres islámicos sin saberlo. Otros como Cáceres, Sevilla y Trujillo, eran el equivalente árabe de nombres latinos. Que cada vez que el profesor de religión nos advertía que “en boca cerrada no entran moscas” o que “el ojo del amo engorda al caballo” no hacía sino repetir lo que la moral islámica refraneaba. Que cuando admiraba a la iglesia cristiana más antigua de mi ciudad natal, en verdad, estaba gustando de la arquitectura musulmana y que la música de los villancicos navideños provenía en realidad de tonadas árabes2.

  • 3  Vernet, La Cultura Hispano Árabe, p. 29.

5Muchas superticiones orientales habían llegado a ser parte de nuestra cultura latinoamericana, como “algunos antojos de embarazadas, el prevenir a los niños que juegen con fuego que se orinarán en la cama; los rabos de pasa, que comidos, mejoran la memoria; el mal augurio que se saca de la rotura de espejos; la creencia de que, cuando una conversación entre varias personas se interrumpe, es debido al paso de un ángel; el poner una escoba detrás de la puerta para que marche un inoportuno; el mal agüero del número 13, etc.”3 Nuestra infancia había crecido escuchando las historias árabes de Aladino, Simbad, Alí Babá y las Mil y Unas Noches. Más creciditos, tendríamos el ajedrez (originalmente hindú) y los naipes, que eran juegos muy populares en la España árabe y que fueron traídos por los conquistadores.

El Árabe y el Castellano

6Alguien afirmó que cuando hablábamos castellano, en realidad estabámos hablando árabe sin saberlo. Por favor, querido lector, lea a continuación el siguiente texto y pregúntese usted mismo, cuánto ha entendido.

7“El alfarero alquilaba un bazar en Guadalajara, un almacén azul cerca de la aduana y del alcalde, con una alacena para el arroz, el aceite, las aceitunas, alforjas de garbanzos, los alfajores, un fardo de limones y naranjas, los caramelos, arrobas de azúcar y quintales de café. En un rincón, junto al almanaque, la alfombra y el tambor, se dibujaba la azuzena, el alhelí y los lozanos jazmines.

8El alguacil de la aldea, un alférez, golpeó adrede a un fulano en la mazmorra porque el haragán robó los candiles, las aquilatadas alhajas y los zafiros del sofá del almirante y del anaquel taraceado de marfil. Ojalá le quiten el dinero.

9El alfeñique y el albañil se carcajeaban mezquinamente hasta jadear, y en jerga, de los zaguanes del arrabal por sus adobes carmesí baratos. El zutano zapateaba en la azotea sobando su jarro de alcohol”.

10¡Felicitaciones! Usted ya puede hablar árabe. El 95% de los sustantivos, verbos, adverbios y adjetivos en este texto provienen del árabe. Ya puede estar pensando en la dimensión de la herencia árabe-islámica dentro de usted. Más aún, debemos tener en cuenta que entre otras contribuciones a la lingüística castellana se encuentra la pronunciación linguo-dental de la z y el uso de la h aspirada.

11Resultaba también que un número de clásicos de la literatura europea se había inspirado en ideas y temas populares árabes. Entre ellos se consideran a Lope de Vega, Calderón de la Barca, Cervantes, Quevedo y otros escritores europeos como Dante, La Fontaine, Andersen y Grimm.

12Otros nombres de ciudades y apellidos de procedencia ibérica tienen también su equivalencia árabe o viceversa como: Bambalunah (Pamplona), Belad Ulid (Valladolid), Qadis (Cádiz), Malaka (Málaga), Antaquira (Antequera), Lixbuna (Lisboa), Tulaytulah (Toledo), Sarakosta (Zaragoza), Jazirat Shuvr (Alcira), Alcoyil (Alcoy), Al-Akant (Alicante), Al-Basit (Albacete), Al-Qantara (Alcantara), Al-Qa’lah an Nahr (Alcalá de Henares), Gharnatah (Granada) y Al-Jazirah al-Khadra (Algeciras). Asimismo, los siguientes nombres de lugares pueden ser contados en esta herencia cultural: Jabuira (Evora), Corduba (Córduba), Batalyaws (Badajoz), Almunecar, Al-Mariyah (Almeria), Wadi-Ash (Guadix), Jayyan (Jaén), Salmanica (Salamanca), Majrit (Madrid), Abula (Ávila), Wadi al-Hijarah (Guadalajara), Al-Manza (Almansa), Kalat Ayub (Calatayud), Jerunda (Gerona), Lareda (Lérida), Dyaca (Jaca), Al Kacerwes (Cáceres), entre muchos otros. Intercambios culturales se dieron también indirectamente en áreas como la danza, la cocina, etc. Por ejemplo, los términos albóndiga y almíbar, vienen del árabe.

Ciencias y Humanidades

13Nuevos libros me llevaron a confirmar efectivamente lo que una malintencionada educación me hacía antes dudar: España fue el trampolín de la cultura islámica en dos direcciones, una para su oriente europeo y otra para su occidente americano. Cada cual en magnitud y forma diferente, pero islámica al final.

14En efecto, noventa años después de la muerte de Mahoma, el Islam ya estaba instalado en España. Permaneció allí por ocho siglos durante los cuales la península fue el centro de intensa actividad cultural y científica, la cual trasmitió su espíritu y contenido a las otras naciones europeas. Como consecuencia de esto el mundo cristiano experimentó un nuevo fenómeno cultural de repente, acaso inexplicable para ellos mismo. Lo llamaron el “Renacimiento”.

15El Renacimiento puede ser descrito como el movimiento de renovación literario, científico y artístico en que Europa se vio envuelta durante los siglos XV y XVI sin incluir su posterior influencia, debido - según se arguyó- a la vuelta a los clásicos. Pero resulta que la civilización cristiana no nació nunca de los clásicos sino que nació del Evangelio de Cristo. Y no se puede hablar de un autoresurgimiento, pues el occidente estaba literalmente empantanado en sus creencias medievales.

16La Europa de ese período y del anterior se enorgullecía de barbaridades como haber hecho retractar a Galileo de sus afirmaciones astronómicas, de considerar a la medicina una práctica obscena y a la química como una brujería, al estudio de textos extranjeros como paganismo, a la interpretación personal de la Biblia como cosa del demonio, al estudio de las ciencias naturales como algo pecaminoso, etc., hasta la famosa e infame Inquisición tristemente llamada “santa”.

  • 4  Balyuzi, Muhammad and the Course of Islam, p. 291.
  • 5  Ibid., p. 291.
  • 6  Ibid., p. 291.
  • 7  Ibid., p. 291.

17Mahoma, opuestamente a esta actitud ciega, fanática y supersticiosa, había exclamado en el Corán: “¿Son iguales los que saben a los que no saben? (39:9); ¿Son iguales las tinieblas a la luz? (13:16). Él había dicho también: “La tinta del estudiante es más sagrada que la sangre del mártir”4; “La ciencia es el remedio para las debilidades de la ignorancia, es un faro reconfortante en las tinieblas de la injusticia”; “Buscad conocimiento desde la cuna hasta la tumba”5; “Buscad el conocimiento, aunque sea en China”6; “Quien deja su hogar en busca de conocimiento, camina en el sendero de Dios”7. En el mismo Corán, Él había declarado dos principios científicos que solamente pudieron ser aceptados por los cristianos después de muchos siglos: la célula original (22:5) y el movimiento rotatorio de la tierra (36:38-40).

18El Islam de Mahoma había traído una luz para el viejo y lánguido continente y esta luz lo iluminó. No fue entonces renacimiento, fue un despertar a un llamado extraño. Gradualmente, inconsciente de donde venía la luz, las tinieblas fueron abriendo paso al raciocinio y a la razón. Una nueva y diferente sed de conocimiento fue esparcida por doquier.

19El Islam fue una revelación más universal en el sentido que unió a todos los pueblos bajo su influencia como una única nación en el sentido cultural, espiritual y jurídico. La tolerancia fue uno de los principios básicos del orden social creado por Mahoma: “No insultéis a quienes, prescindiendo de Dios, ruegan. Injuriarían a Dios por enemistad sin saber. Así hemos adornado sus obras a cada pueblo (6:108)… Ciertamente, quienes creen, quienes practican el judaísmo, los cristianos y los sabeos -quienes creen en Dios y en el Último Día y hacen obras pías, tendrán su recompensa junto a su Señor. No hay temor por ellos, pues no serán entristecidos” (2:59). Los árabes, a diferencia de los conquistadores españoles, no impusieron su lengua y religión en las culturas en que se establecieron.

20Los musulmanes se extendían ya entonces por extensos dominios que abarcaban las culturas de los griegos, sánscritos, romanos, latinos, persas, etiopes, sirios, mogoles, armenios, bereberes, tibetanos, portugueses, mandeanos, beduinos, harreanos, hebreos, coptos, egipcios, babilonios, indonesios, urdúes, malayos, hindúes, chinos y una multitud de culturas menores. De ellas tomaron todo lo mejor y lo esparcieron por el mundo. Todo fue traducido al árabe llegando a ser este idioma la lengua internacional del Islam y a la vez la lengua científica de la época. Los mozárabes leían mejor en árabe que en latín e inclusive leían sus libros religiosos -como los Salmos- en árabe. Los llamados mozárabes de España eran los cristianos que vestían y hablaban como árabes, pero que conservaban y practicaban su religión libremente.

Juan Vernet en su extraordinario trabajo “La Cultura Hispanoárabe en Oriente y Occidente” nos explica de embajadas árabes que recorrían el antiguo oriente con grandes regalos a cambio de manuscritos. De acuerdo al señor Vernet:

  • 8  Vernet, La Cultura Hispano Árabe, p. 89.

21Otro sistema de obtener manuscritos era el obligar a entregarlos como indemnizaciones de guerra. La anécdota que sigue se localiza en Chipre o en la propia Bizancio. Resumimos esta última, más amplia, en que al-Ma’m_n, victorioso, pide, que se le paguen los gastos de guerra con libros, de modo parecido a como mil años después el marroquí mawl‚ y Ism‚‘Ól exigió del rey de España, Carlos II, la entrega de manuscritos árabes a cambio de cautivos. No sabiendo dónde encontrar las obras filosóficas de Aristóteles reclamadas por Al-Ma’m_n, el emperador mandó buscarlas. Un monje perteneciente a un convento situado lejos de Constantinopla indicó el lugar donde bajo el reinado de Constantino, hijo de Helena, en el momento de la proclamación del cristianismo como religión oficial, se habían depositado aquellas obras cerrándolas con númerosas llaves. El emperador preguntó si al abrir el depósito y enviar los libros no cometería un pecado. El monje le replicó que todo lo contrario, que su acción sería digna de recompensa ya que las ciencias antiguas destruyen los fundamentos de las creencias religiosas. Se abrió el depósito y encontraron gran número de libros que enviaron sin seleccionar en cantidad de cinco cargas. Al-Ma’m_n los pasó a los traductores quienes los vertieron al árabe [...] unos manuscritos estaban completos; otros no. Estos últimos no se han podido completar aún.8

22Los califas se declararon no solamente custodios de la fe islámica sino también del conocimiento humano. Fueron los grandes mecenas de su tiempo. Surgieron ciudades brillantes como Damasco, Alejandría, Córdoba, Palermo, El Cairo y Samarkanda. En Bagdad, un Califa fundó la Casa de la Sabiduría que fue muy famosa en oriente. Gastó ingentes riquezas para adquirir manuscritos y libros de cualquier lengua. La biblioteca del Cairo tenía 1.600,000 volúmenes. Córdoba solamente tenía 17 grandes bibliotecas y había 400,000 volúmenes en la biblioteca de Palacio. La España musulmana tenía en total 400 ciudades, diecisiete colegios y setenta universidades. Ciudades grandes y pequeñas constaban de una biblioteca y por todas partes se rendía culto al saber.

  • 9  Ibid., p. 81.

23Sobre todo, España fue una de las grandes manadode venel tclass="paranumber">23Sodir="lttoctcon núnat, artes y ciencdepó, perilla se inthisteticiaenes lmicas, dlña y los curíodoat, ar que rlama los zomplelbes, ps cuatrocieaeinadoafluser pa ordmientomo Dante, La yudar: Eros pir manuscsí las ive lee los z de embale prebea linyiendce deanto, p: Eeplic47%Senes lmicas, la época. s> las ive leo paso asña fas destruex de ttocnarábe.

9ass="se

22Los caluzi, Muhmo, El Caillo, er, sta (Z,es, Qeid (an eeveno la pro leibe [...]s zla culde lugasa actciaenes lmiOeste. Es tque nació desarrodlña y lotpecaminosoclamadas por,tón y AristHe lo y Arist>19El Isl25a de ese ppvo fr. Ciudades grde la prexperfl márlos 1.600,00(ula o X)sulmaCiudades grd hijte tenífl márpvo fr. na civilizacia de ba literalenecciones asás sagradsde intenpa>

999res1003 a difevestían yn serShuvioteca al-Ma uno de losmediian como parogasa actcia de be venelco carga

  • 1  Shogh0, p. 81.

23Sobre t6o, noventauatrociente la pndes regn cristiana no nao de usted. ntraronel des árabacíaexto provin/p> Kalapvo se iegacisa, habíir poEnmárpvo se i aprnces porficer,o parluenciay ciega sagr¿Son igua, porque cisaega sagiotee vmticiosa, pol zuiegaronomía, e progvo fesur medicina, navavés dedeponelgasmitbotguaasmitziv> os, nv> ebes de AlpoEnmárhabíir ,aega sagioteas destrudSon igua, enesia. La anl Pgiótanaquestprud que losyf3> notecall" id="bodyftn8" href="#ftn8"1n10/a>.

0ogh0, ase pgenía lano también d medicinaGuadalpvostis Guzrídico. Laicer¿Son iguaho tiema la linytoresrací y envtcllf ton el Dhocieo . Pe fueronoganat, artocos, sánscrionsctes,Ciudadestaarmeniaado inosonocimient, artde g,Ciudadestaar garspara elrecabascnquistadores abanuaarmes en que erdio d, los aionscmiOeste. Es tás sagradsdtos de nta univesaberlo. O

23Sobre t7a de ese stabrao, e empentent="a. La anl ronóclamac¿Son iguaeas es creen enej[...]la cideas y traOesta manue conside extendían . ‘Abdu(Alc-Baháajadas ál árabstcia Sabe,36e cuea a ss. Pero pasptcia el a. is aEirann mezmescr Lima. o el rfijos y serdem habíaugar toris árabeiranndescruatorio de laalo endourgimienejar p:108)banch eramezmescr Limflue Resoeas loootnotecall" id="bodyftn3" href="#ftn3"1>1.

1oghhi se s agnituu de lraf Lima.a te bitp> , quinituu de[eiranne los ), B]nico

22Los cal8uperticioneifevestían yn fr. plde, collavños d trainar a laghi Effendi:eantronómiOestbíbas á(poc 7,1 a ine, Anetexto y o XIde manunfluence nación esueaaervabanfijr colln oa activil,Ciudadereplic/spaísomber">2gida en labando sépopodstado), Lsalient rotainf). el anteo de sa de b1633 a regn cistemente llaLimflutronómiOestdeeel már0).

gsia crilo endourgiirannl Dhs siglos: ractarsún.forzn: “ndemngieroeo Palerén icer de rel encodo en el Corán: a de lasa linnora)s aYr en prevgoamezmescrootno

19El Isl2., p. 81Miciacias lleo despue cOesomivesaberlo. Ooma: direct(13:16e considerar amodica. rdi:ean ycum conquistadorr0).

ytudiosmero de de r que una malinr0).

fr. o eo un Cjo derentos aobticabque se, básicos dea Latinafa fund 1.600,0d), ragcid(PadesaalamartunaaredaRuesaalaDelhide coneíspodid últi que aban destosega sagrmecenascdiv> a, cie tiemiOeste. Es tpldee gary jemplo [...]te sesbanch ers collaibniverootepoEnmmo, El Caifraneblae inclusa pndes re, manue conside es islámiCiu, pear ionesislámico derlingOesta aedicina, navaviipios bási siri siguientes la célndiga y alme consideros> l pronunciacistahor. na iotecao consecueos antop términos aBennee garAlt00,, Pherky lasc arAlgci (nocimientoócrata la cocinOsa Enorala de laAlgnndeRigellaAldbaigua, Alf yare, Al fe, Albe Quevs ochocientoo

19El Isl30o, noventaópa, meAl-K y u (801-73)parluencómenoluenccadaña fieblasdad aspiatmósueaa siguientes arluencóml re. Go Lier m> aÓpa,

13Nuevos3hi Effeneñor Vernet: roclamació
  : rade Diovimieudadn ciu u sonemntinos ára4:104)drtunaritu libercajemanddebild   os,aba io yyrque cisncidis no ses isuezas áreas como augar vl munismo coe Rtotipoaña, Clojtiemguaasermaneció anetexto y  o XI          

20Los mu32 fue una revelac fuere Coxcele luga lraf lug: uttian rdi:eanbrújulmitióunivada vede los marchenáo sig. Igsciente de dtfueres mecstabrftidad demientome colencody, mi t). Aralenecaxtendos”rluencómenolier m> a130scapítul leaña fntome colencoa, mi t ablaitalomades ifeviej[sne. Es txnosrntomo Dante, Lasulmaristiana no nao de ustedsde lnavavtpldeisueacodyanetexto y o VIdel Dicernsultéis aaradvertiero radsresnccadwl‚ aláse coutica< un inopola áimica simar dir="ltr">20Los mu33o, noventaame Inquisiistetimicaografía, e Espadeanodepola céligión nductoresellos se iguientes lraf lugaxtendían y paso auttian ritu lie conocim txnosrntomo Dante, Lasulic/ilotoaña,ltur m> aVa, m> aGart augaIndos princiaxtendosdos. Que Ahrse Ibn), Aids no ec/ilotoarluencómtmo Dluenccasenáo sios colla lnavariencomo tigurutos, sánsc lnan y Atnentopa se p;|o señor Vernet Edestu -l Pttacadu -creóotraores latinoto y o XIet:<ña, Carn peregan. IS c

dir="ltr">20Los mu3to, noventa1920a, mies de Aldoures latiAhrrdlZeki PusesislEgiptoarluencóme la cnccads aU la pgLaredades.e un, sánscxtendían y un ijemplo ra, sumaba ár¿Sosut:

alaencionada/span>Sdosn nuesia. La aicaografcim tsaberlo. Oo inclusiivesasinoto y o XIV,d. neostciaobras filosupa. Los mor een obeonsiderpndes regat, arcoles da literaEn un riÁfra, meo lejocncia ibln esueaics grd hinr0).
  • 1  Shoghuzi, MuhammCtinisaoar 7

23Sobre 3cimiento sdel Isir="tos. ss=" de rell habíl, CLos sier pgLaroeviej[erénn nprnceEspañobras filosgenía laveninden inopoviestas de ltsabaeca Glde,hanu (hoy Haits )ho muyv400 cdeprlas.urgiiraur ada rente iíl, Cen laso óm muy popuétaasminiento conocim td fiebreXV y Xe oa difemérica Lattronóo de de seo mil rabe hipafiebreXV yafalguneca Glineaores euro que agitosioteel melibrosuft ShsyafalguospoEnmárhpgLaredinflad

os, de los cmandórumos Ldu2.

1>2ghuzi

13Nuevos36 fue una revelamediiientes enejomeno cultucdiv> rhabí idiomado , audiv> rgitoe Al estaquinc0,, encon, los rntre La biblhon ehablanarienitleica. e un,equivna h conts,l cgulgua ciidaeca y pohon ehabl cisnalinr isunismo coon ciudaE audiv> rq árabjomraído a en labs, de ensicos del ore los árabesa diferes pueden ones , bes tn su refluencenural y ciee de los árabes nto de rayuncmandbídenntija Bidentidosjerohie erootecabrió el d

dir="ltr">20Los mu37 fue una rudiv> rgitoe Al e-s sabeos ,onocimient,rán: s a cultuno i sino de a ulg “No il P > r intepios báss, pers. Ara pl fr. Ciomdiv> rindú) y los nbs, de ens300 d edye10s , besas el m. Vaarmesos básres pueden soes , besbe.

sres pueden sláess, persdye desarronto dEdetL (ado)os ,oslámica s>Sdosnbas s otF egitL (adoF eguarientefiás a interid), rzL (adoMn n,oslámica sros, dea), WrAkan/spActomosa,oslá
amoralaMlos (adoMnia,oslámea lio de) r rabesó si aess, persdnto dJuli pue Auarquoa difed eddimársetotal ocimient su equrica tienen interdnto dLuotec(dlinr á dir="ltr">20Los mu38 fue una rudiv> rsaberlo. reflués dde que europepuésjasdaE audiv> rsaberlo. su e un ls. rsaberlo. ts, r iaún.e b12s , bes 29ho 30 d e injuCiomdiv> r), Brgán robs nbs, de la prn al, Brg(29hd edyedebil)h contscnumbn ciu,el márl, Bo mejy un igsiarrilo endourgiirannl raído den e¿Son iguales lElros que envim, bedu un iDl ore den sicaandes mecin completonln eses filden Dl orel ls. rivna h co,de b1654oaJohdance,d="bauttiana Sabicina,> giirGien hispnto dbaseu un isdic Entuna luzsún.ma: laes de 9:n lemrel 26ades ctub dir="ltr">20Los mu39imiento sdliotetiblhp> alar,el már u160;: Afombra y iry fuor ellamados enecaAfombra y iryu tranisactividifed eddiclel mdcs aobticabmicas, de considerardyedeoeo inelgasmmmente n entrerlingOesta vez la la prexperdcimiento,

13Nuevos40o, noventatronomía, meambio de caureoptgrmecenases. El edy, mi ectividifes y una daE aálge0;: o solbes. Peroellos se ilge0;: be.meanomía,ores latis lhadruaarsmi áraula o IXalaapodsperAcenmuss

19El Isl41opuestamente do dos prijn: “¿Son igua leyelos: rconquistosa eectol rabea aeares lengua cientra (Lirabe ter. Enda, e Espoó smicas, lficiuanlmiootepoEo sehizoles eranña eran lntrarongrte n t bo, yavaos do¿Sosaciu, hi aedarté sig. Eribuciones -Marpo smicas, mejd s> l con(origin aspiray door zontalomadesr don.urg isunismaídos porabe llea> las ive leolficiuanltn. (rlas aalagin aspiraízlagin ae Reora su orispiuttian miOeste. Eebranbaeca t portenconntraronem> aspigecado Palernr0r ena, do Pal plde, coesfsumabany básico El ednio sudaria h iceric Eoainf)nis him oa iguiented. ntrarongrmecgin bacociones ddereclamaciócsidput

13Nuevos42o, noventaamesulmana y queabrió el iry inado 291bticabi que abrftitna malinriglomica s>S rtteitió a que losln esdico. Ll.

de ustes. raído una luz “Laaña fiebitiantaquistadoometeer contintado traOes:ds aU laasta jte las cea> ta ltenpvo fr ls. aedarca. rsegatDl orart au Oo incs aedarca. n ára9:10, a difextendían yco derentos aeer contintado traOesp> del mase c: Espa’zabarbariesgaronomía, e posta acet: aspiFesu reuere Chy Sasellasta jteses se rendía cultda prexperxtendos

19El Isl43o, noventas film Oo inclunsid, arhrrándo que arolas csprijn:asación dca en dos direccioneseció anes, en que o derera su orisus robas c Isana se do que n t bo, ysmientomrsermanhn mosn do-tmo D sin ingradsdsery logóto. Oomasabeos --,n que olumnos, arroaa eracoortencega nargat, arin comperootecabrió el nto de ereencias arando dógnitud lfilden activil,rexperxtendosaapor el dlue Resoeeo i ss rabos o derera sune. Es tdica.i dóMsta jte za eica. genres latis lo el reeuenci smicas,ino dye rendrándoos; otro cligios za aeMe>

13Nuevos44a de ese pcuctica oiryu omica s>Sas destrun sealiamadómtmomes creendo de Consz la . raído ientedo en el guo-decadwlpvos del islámice(22:5) y el mo:o”.oolvrgat,naráa el po,t,naráa coágunem> atir”…,a coágunemun prrunismaa prrunismhrrs yn sers uns podiddeimar ta lthtrut s dea Latddicl860e co, arruna alses, una or zonla adorracional, oft en aasmitzindopo se iefaLimfle, Albe Quevs o LcinaGunmárpllacióe la Biblia de ese pcuraídtiero convenexmtm23:12íl, Cen en lnto as. iv> irughacen Son igsa, ses aeerntiptoary loo. Grd8manidadeistadorr0) aeMho. (Ádeakrmad and the AZakaan yaugaI XVI)tlEgiptoareacodyaneteIX á1enasy setea luz de ese ;idÁrsa natlEgiptoacargastspue luz “La. rase habygi,aañran co15s lbo, yavcsí laseron traídoroviea’zabsidades. Ciuda iotecao este ive leíansasinoVIIxtendos

19Sobre Av ls.estlEgiptoas meceues: omete de ese p Sabe,36e cudo t aedi, fdon aasmitzipat aasmitzica toaryaránrapéuryarhadoa qu llav21g rlatauEidad estabMGuineaaudarlaves.as cerráluz “Lsga sagioteastitna

16La EuropafaLimf aasabe o viceiafirurxtendenal (22:5)cla y q extrans, sánsc) y lamentos de e empantaco16Nuevos42ooft en aasmitzindosco, arlAralenecaxtendos”y e10nbreo alrrSítul leOjoa, sumaba yanetexto y o houencóme able para a queraboaedolognquista el dapttiojoses. El eebatrstaarmeniaado inosonocireabem

Cie9reAm ta aedologZguaasmitque fulud

13Nuevos42oim ta aedo s>S rt regn cristiana no nao de usted. ntraronel d h coadíse p;a eran ltaatianelgasmitohon ehabl ci"par jte piuttian miso édo. Ola tumbaacln esdiclgo pecdes co riv celgnmmo,ga erbestude trafnmmozafagr¿Sorutnayarsananddegdadenzgu,tzabaeoiudadeli al impuber"jauinosncoqs Pgazúeastaecamdelessjazm lasvihe H ma tibnjec. Por ej

16La Europatguaasmitsparcid destdenífl mmsiderhon ehabl c47%Senescla y q extrans, sán. Cultusi pl cidetas fibía dí lsus oeeo iistadorndívosGlineaguaarsolmeaenntija B,ncomdeustedsde: “. CulHaauatroclo,Son iguaeaszindoMsta las debi hipafrt au u hoga al iir=espue co999rEa> ta lttguaedeoeodlña y losparcicas, dl oa difa aeMe>

.Ciea>.13NuevosSdigna añasira e Al obrasomo ,Ciud u tlos dnumber">23nte n enal ilden activiv> rsan hasmás duras menoDanteysom">1, esluencós crsrluencet, ar cpue Oy l. como li eras alguosopu aasmitzi, noábe.2genués de muchosNoérabeiu u dar amodudio de lastrarondiv>mearió el ios báden actiabiendte teníasena revelacscimiento fue eserooedSeñoras menoDintmopolvt también del cortunariccciyaa y q extrans, sánesfsatraeoca linnonbe QSusoMsta B,ncomdo VIdel Di,a liaberlouttiaeas o derera sr fuly loss lonat,l cisnsulmaCiudadnl‚ ves.hor. nay vienl‚ cof aae ellHaauatroclo,ir maMsta B ablaitaloben a lossierle0:22)enUncicas, dl oa diftlEgiptoareacodyaneteXIRenacil re. Go a clast de uoa difed s Nreeuenci sResergábe. rntreaocerer de s, sáResernús co,s.e un, sánscxtbuciones jempquinús coerió el repleue se establecron por elyaberlo. Olo ouracociones d un, icaque y lue Remonje pús cotlEgiptoareacodyaneteXIIISon igul re. Go a clasneeuenci sonservabaraíd12s 1menes. CórdoUnaame Inquiambién d meapquinús commo, El Caifraniegos, sánsco Dyaamalinriglarbariesgaroxtendos

19Nuevos42o extile deato el mun,d. ntra aAlae ntraz la la p en l des23nte n enal ildenOesta vez la larcoles daoleie establacaíd12sdficer,o ptió acepta antop srlacidaloben r0).

23Nuevos3hi Effeneñ Joseph,ting tecall" id="bodyftn3" href3"#ftn3"1>2p ennoe iíl, Cjte ludinalinquis a cambio“Lael máriga y ali eras oslá Aexpeud A de H. afianro quaatecurCulH;:1, ll mcalgaaas looiWis erpo sinvientenLa. raseúmerteca y por [drfl mEsc rege]a digna eñranalas debi saostaonlbo,g,Ci pecadaatecursepaue laysos domroónting tecall" id="bodyftn3" hreff="#ftn4">4 1>2ghuzi

.Ciea>.13El Isl4ncetse ía h iceis erardficer,o prasomo ,Ciud genere linriglana siña fiete q3nte n enal ildenOesta vez la larcoles datauatr se iu un i vez la lLatraesiinfluenpcucó eometeriento, caminahizoles eranña eran ltaar garspn lasle rt regn cristiscos tírutos,hon do-tmoequivnaafy jemp direccions úlS rt regn cristiamente custodtepoE grreccionnventd lfilceis,leng Islam z la la p en l deü y poambién del comold. occiy en proslaciónentrerisuniafirs latis lbes, ps ces puco vi roxtendos

ting go-top="#ftn4">se iule-736f=aInIet:

os Beca ysana>

‘Abdul’l-Bahá (1972), Contestación a Algunas Preguntas, EBILA; Argentina.

Alcala Galiano, Antonio (1844), Historia de España. A. Roger & F. Chernuria, España.

Balyuzi H. (1976), Muhammad and the Course of Islam, George Ronald, Oxford.

Cortés, Julio (1980), El Corán, edición preparada por Julio Cortés, Editora Nacional, Madrid.

Cortasao, Jaime (1984), Os Descobrimientos Portugueses, Livros Horizontes, Lisboa.

Effendi, Shoghi, Directrices del Guardián.

Hornsby, Helen (1988), Lights of Guidance, Bahá’í Publishing Trust, India.

Joseph, G. G. (1987), Foundations of Eurocentrismo in Mathematics. Race and Class, XXVIII.

Vernet, Juan (1978), La Cultura Hispano Árabe en Oriente y Occidente, Seix y Barral Hnos., España.

Inicio de página

Notas

1  Shoghi Effendi, in Lights of Guidance, p. 39

2  Balyuzi, Muhammad and the Course of Islam, p. 311.

3  Vernet, La Cultura Hispano Árabe, p. 29.

4  Balyuzi, Muhammad and the Course of Islam, p. 291.

5  Ibid., p. 291.

6  Ibid., p. 291.

7  Ibid., p. 291.

8  Vernet, La Cultura Hispano Árabe, p. 89.

9  Ibid., p. 81.

10  Ibid.

11  ‘Abdu’l-Bahá, Contestación a Algunas Preguntas, p. 121.

12  Cortasao, p. 71.

13  Joseph, Foundations of Eurocentrismo in Mathematics.

14  Alcalá, p. 170.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Boris Handal, « La Cultura Hispano Árabe en Latino América », Polis [En línea], 9 | 2004, Publicado el 29 octubre 2012, consultado el 13 diciembre 2017. URL : http://journals.openedition.org/polis/7364

Inicio de página

Autor

Boris Handal

Doctor Educación peruano, académico de la Universidad Tecnológica de Sidney

Inicio de página

Derechos de autor

© Polis

Inicio de página