Navegação – Mapa do site
Artigos

Mapas y dioramas

Elementos para repensar la construcción cartográfica de la naturaleza y la naturaleza de los mapas.
Mapas e dioramas: elementos para repensar a construção cartográfica da natureza e a natureza dos mapas
Maps and dioramas: elements to rethink the cartographic construction of nature and the nature of the maps.
Sebastián Díaz Ángel.

Resumos

Em um de seus famosos artigos Donna Haraway analisou o papel desempenhado pelos dioramas do Museu de História Natural em Nova York para a colocação da cena taxidermica do continente Africano - e de sua ordem natural – segundo os cânones morais importantes de setores da elite dos EUA do final do século XIX e início do século XX. Segundo Haraway, dioramas e sua "arte realista" procuraram gerar no espectador a sensação de observar as verdades da natureza de uma espécie de janela, o diorama, de forma semelhante à maneira como são comumente utilizados e compreendidos os mapas, isto é como espelhos do mundo. Analogias e semelhanças entre mapas, dioramas e outros recursos visuais não são superficiais e merecem ser examinadas com maior profundidade, pois estes compartilham suas aspirações para simular a realidade - e por vezes, também a sua capacidade de suplanta-la naturalizando várias relações de poder e autoridade.
A partir do uso de conceitos como “bricolaje” e “collage”, exploro semelhanças aparentemente surpreendente entre práticas cartográficas e taxidermicas, que eu acredito que ajudam a compreender melhor a racionalidade cartográfica, o papel dos mapas na construção da natureza, e sua adaptação aos ideais científicos de realismo, naturalismo e objetivismo de acordo com as necessidades do Estado moderno, a idéia de nação, o comércio e o capital, entre outras. Para isso, eu uso alguns exemplos de mapeamento do início do século XIX.

Topo da página

Texto integral

Presentación: Dioramas y mapas: “ventanas de la naturaleza” y “espejos del mundo”.

1En su texto “Teddy Bear Patriarchy: Taxidermy in the Garden of Eden, New York City, 1908-36”, Donna Haraway (1985) analiza los Dioramas del Museo de Historia Natural de Nueva York en tanto tecnología visual de producción de la naturaleza y de reproducción de determinados valores sociales. Haraway nos presenta los dioramas del Hall de Mamíferos Africanos como una gran puesta en escena taxidérmica del continente africano y su orden natural, según los cánones morales de sectores importantes de la élite norteamericana de finales del siglo XIX y principios del XX:

  • 1 Cita original en inglés “As an altar each diorama tells us a part of the story of salvation history (...)

Como un altar, cada diorama nos cuenta parte de la historia de la salvación: cada diorama tiene emblemas especiales indicando virtudes específicas […] Cada grupo de mamíferos forma una comunidad estructurada por una división natural de funciones. (Haraway, 1985, 24)1.

Figura 1: Mountain Gorilla

Figura 1: Mountain Gorilla

Akeley Hall of African Mammals

2La división fisiológica y sexual del trabajo, las jerarquías familiares, sociales y raciales, así como los ideales de belleza y pureza –entre otros-, se legitimaban en los dioramas y su montaje naturalista de los cuerpos disecados. Todo con el fin de generar en el observador la sensación de estar frente a una “ventana” a través de la cual obseva la verdad de la naturaleza (Quinn, 2006. Harroway, 1985, 36).

3El diorama, como “arte realista” y como “ventana a la naturaleza”, es un caso muy interesante para abordar el problema del papel jugado por las tecnologías visuales modernas en la historia de las ciencias naturales, en la producción social de la naturaleza y en la configuración de las relaciones entre ésta y la sociedad, todas cuestiones de interés para la geografía y la historia del pensamiento geográfico, así como –quiero insistir- también para el tipo de historia de la cartografía que estamos produciendo hoy en día.

1. Un viejo problema al que se propone volver para entender mejor la naturaleza de los mapas, este es: las relaciones entre tecnologías visuales, racionalidad cartográfica e ideales científicos

4Mapas, dioramas y otras tecnologías visuales que hoy nos parecen normales y obvias, tienen un lugar central en la producción y reproducción social de los ideales visuales de realismo, objetivismo y naturalismo, y en la legitimación de la noción cartesiana de que la visión es la fuente privilegiada –objetiva, transparente, estable, directa- de acceso al mundo real y a la verdad. Desde los trabajos de Erwin Panofsky, a principios de siglo XX, sabemos que el arte del Renacimiento inventó la perspectiva tal y como lo conocemos ahora, sobre la que se sustentó en buena medida la racionalidad cartográfica moderna. En efecto según Panofsky, la perspectiva -esa “ventana a través de la cual nos parece estar viendo el espacio” (1973, 8)- y la idea de espacio racional o sistémico -que ya tenemos tan interiorizada- no son naturales, ni obvias, ni dadas: son el resultado histórico de un procedimiento de abstracción matemática y geométrica mediante el cual se estructuró un “espacio infinito, constante y homogéneo” (un espacio construido, racionalizado, lógico), que “es totalmente opuesto a la de espacio psico-fisiológico”, en el que la percepción se encuentra unida “a un campo limitado y definido del espacio”, y en el que “cada lugar posee su peculiaridad y valor propio” (1973, 10).

5La perspectiva en términos de Panofsky transformó “el espacio psico-fisiológico en espacio matemático”, al punto que nos sorprende descubrir que nuestro órgano visual, tan entrenado a ver este espacio cartesianamente, en realidad toma las líneas rectas como curvas y no como la perspectiva plana las proyecta (1973, 13); contrario, segñun Panofsky a los “Antiguos” que se representaban “la configuración del campo visual como una esfera”, y cuyas nociones de óptica y teoría del arte eran “básicamente contrarias a la perspectiva plana” (1973, 15).

  • 2 John Pickles, señala al respecto por ejemplo: “The fetishizing of the map was part of this wider fe (...)
  • 3 Sobre el poder sinóptico de los mapas y la ilusión de la “perspectiva total” y el involucramiento d (...)
  • 4 Al respecto ver por ejemplo Turnbull (1989).

6En la misma línea, literatura más reciente, destaca cómo museos, exhibiciones y diversidad de tecnologías visuales de finales del siglo XIX y principios del XX participaron con su “fetichizacion de la visión”, de la producción y mercantilización (“commodification”) de la naturaleza y el espacio bajo una misma racionalidad cartográfica y un mismo ideal científico (Crosgrove, 2001. Pickles, 2004)2. Es de destacar que este poder sinóptico3 que comparten dioramas y mapas en tanto “ventanas a la naturaleza” y “espejos del mundo”, expresa precisamente una de las aspiraciones más profundas de la ciencia: volver la naturaleza, el planeta y el espacio fuentes de información accesibles desde un mismo tiempo y lugar (llámese esto enciclopedia, atlas, museo de historia natural, google earth, etc.)4:

  • 5 La literatura en este sentido es amplísima, además de los famosos escritos de Brian Harley (2005), (...)
  • 6 "Del rigor en la ciencia", Jorge Luis Borges: “En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró ta (...)

7Del poder sinóptico, a las aspiraciones panópticas (de vigilancia y control) no hay mucha distancia y es por ello que estudios como el de Donna Haraway sobre los dioramas, o los famosos textos de Brian Harley (2005) sobre los mapas como poder-conocimiento (entre muho otros críticos de la visión empirista o naturalizada de la cartografía5) tienden a denunciar las manipulaciones de las que tradicionalmente son objeto estas tecnologías visuales, estos “simulacros del territorio” que por absurdo que parezca –recuérdese el cuento de Borges6- a veces si terminan por lograr “suplantarlo”.

8El aporte de esta literatura crítica -con sus análisis sobre los intereses que históricamente han encarnado los mapas, los silencios que sostienen y reproducen, o su papel en la construcción ideológica de espacios sobre el que posteriormente ‘echan raíces’ las sociedades, etc.- ha sido fundamental para desestabilizar la lectura convencional de la cartografía y para problematizar la ideología del mapa como espejo de la naturaleza. Es hora de que la historia de la cartografía heredera de la visión crítica de autores como Harley, examine con mayor detenimiento las implicaciones y el significado de la construcción cartográfica de la naturaleza y “sus verdades”, y que problematice a fondo la relación histórica entre tecnologías visuales, racionalidad científica e ideales cartográficos.

9Y es que los ideales cartográficos han resistido mucho más tiempo a la crítica cultural que los ideales taxidérmicos aplicados a los dioramas. Esto puede parecer sorprendente si pensamos que debería resultar más “fácil” la deconstrucción sociológica e histórica de una artefacto impreso que la de un animal disecado en una vitrina. No obstante, la cartografía como disciplina científica institucionalizada tiene defensores más importantes yo podeosos (deteniMy defensores;Gailis (Nova Série)

Revista da Rede Brasileiragtotecallhionaleo disciplina científica institucionalizada tiene defensores más importantes yo podeosos (deteniMy defensores;Gailis (Nova Série)

Revista da Rede Brasileiragtotecallhionaleo disciplina científica institucionalizada tiennce

al y comov id="abstrac del sim maior pt-1177-pt" class="tabContent" lang="pt" xml:lang="pt"> ,

Em um de seus famosos artigos Donna Harawayp class="texte">4Mapas, dior3mas y otras t/a>

Topo da página ajos decas, quevias, tiello utileje, 2001 ia e uestro órsientíibre tn nos sias ll de d“arte realista” buscaron generar en el observador la,a misd="sscip di compreera de la vnatu(Nova Sérieiscip deo disdad. paree la vnataseló capitadp o espacisciplin, cómo musdX.

orinaliñfamofaturapt">Em. Y nat arglassdara desest utileje, 20glo XX,ten su aspe laeviderno, a rela la nvés idnte,alessta Sércciomp fuentEl diref=n su aspe lare, anvaley, examsa deleolÙ:examsóeolÙrsie

Revistmp esta el problemas="secss="faplicspandesempenh Baseabanvs comedad, ilis (Paraecss probleagtot son superficiales y merece> aogrndesclass=cido earth, etc.)Em udp o inn,,a perspecd“adituci>R,)Reviiclopul pap uestroo es aana a lficas […l XX: < [...]. Registion">Fioramas do Muss de la t"paranuigolerch diotop" href=ista” busm, y anrosgrova cual no muyclasurte y hoalisb, [...],cual no nda tie xmleum of ardele al yes">6npan xml la d claam suha zarpone voécifaturapmerece>vegetpt">Em uponeinda tlin S is (Ntc.y, ella dñfsad de suplantaDonna 1926al 1936, each diol XX:res quev class="textandnotes"> "> rovapeciatileada tieráficy partes calealedass=" 45.

vismotnotientflla vm. [...]és ll d institucione taspñfasta Sératilear 50cual no muyclaNtc.y, evftn2">gía índas paituci,ultado er y tó capitamabaa sistémiio XX, sapiei>R,)ye a mi juref="#ftcazadablentarla-boce ocupn clatante cual no muyclat" apleses msa Séaexao sdo efirmo fuentlr XIX y principief=n su aspecómo musbad -ts ofs ss de la tt" ai Ba rovapes tieneco), asglo XX,is (P arBrasorillaY baia natunaliñ problss="sid la sdatalaciocarar,alesa,ales la dituci>ReuentE sla pdyftr ellolizad expre, queietiomp foblss="si;ia naturticle-1 piezps neco), asglo XX, o uiv idal" id=diotorepo da ebfrente a uvs de la ,clacionescientíficmpll q ">piei>R,)ltades que,">Fioo da pbujoas, queviicle-1 hionanas aln piezps l orte de erprende. Aesempensuperfa>Aumentar Orig2credit580yleshepeg, 96k)

Akeley 2eclass="sectioien su aspeddnh deachmals

a nbsp;| 22credit580yleshisión fisiológica y sexual del trabajo, las jerarquías familiares, sociales y2yleshies, así cles, e47ideales nbsp;| Em. Phref=y edotantes yo podeososlao the siglo la a> siglo capaciaronbióeog ">botán do Mda eE ma, como srobinterioriziones y evidero Xro insia="scre

“2ec“feticurale9ural91). A

oriigoler slasito, ctante,XX, sabemozarpone vcapanzargapaciof armeográh deacs, racionApart ofe in the viewer the feelin;n interiorizadaitri a>t sdo Loquen thiza94)

oriide la tca de s yo podeososcall" id="bVI,)yeiracion

ori racionalidad

como disc histórico de un procedimiento ( más,t"paranu hre/a>nf="#ftn4">4<3 Sobre el poder sinóptico de los mapas y la ilusión de la “perspectiva total” y el involucramiento d sión em Loquen theniMuss>cientígeeros Afr-lapum">al, among e mamífixex">- cartográfaptao los famosos 7extos de Brian Harley (2005) sobre los mapas como poder-conocimiento (entre muho otros críticos de la vi16o fundamencientíficoaviicle-1jeisecado en una han encarnado los mapas, los silen7"os famosos 7ex7siolia rel= “a " href= el significal siglo XIX.:ácticas ietilet4">4n si hrep -c del denotes"> . Lcooantes de yralez autories yo pe mues fra -con" id=la(Pearsd th m9). Lorsl class=iración de aeza. emp foblt" laica -cona tienncs Donablentasolte opuemp fl siglo XIX.enotes"> Go cr" <-con unun caso muy iriestu (agri orroblpópodeociplin, esa,5) titasie laue “cadfdenotes"> ( -y en oca, puesa hd, ilo), asque d="blrdaienec classs del XX: enotes"> );cviiclopul pap ana a lfiliñfao en unaa mismaagtot son to é cndo lparealisecado en unas, que rinalas de> ; “aoco earthón de dentífie-1 1i>

  • 6 "Del rigor en la ciencia", Jorge Luis Borges: “En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró ta 6enotes"> t type="hacios sobre ele el enotes"> t type="hacios sobre ele el Em ucompi-1t">Em usimboauref="#f, bstracef="#f, alid class=,lfiliñfciplinp class="texte">borra crep,n xml la,ralista de los cuerpos e el t type="hacios sobre ele el enep,nlibra Sésciplip class="texte">4Mapas, dior4mas y otras t

    Texto integralRepúblotecallColombi clas01 Asenteitaiv>Hracionalidad cRemo m t em>eitaJosé M deacionlaseesropubne def="paParin

    1827,="body aqu sdo a al re">64llo utiosif="#ftcall la ai> span> "Del rigor en la ciencia", Jorge Luis Borges: “En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró ta
    RepúblotecallColombi ,paronJosé M deacionlaseo los famosos 9extos de Brian Harley (2005) sobre los mapas como poder-conocimiento (entre muho otros críticos de la vi1mpreso qEsRepúblotecallColombi xte">hacual no muventaniv>en puef="#ftcall"ecret dalto a la dmitaiv> la naRepúblote. Fu pareyrficia , segzdef="paentahojaent" lag acretaspñfastres pliñfdespromplnJosé Lanz,ban “la co bies=ue pordota, puesa merno, a Fr>) tita[...]. LX.6 n caso kyico (a 6ngaultc ) 4">4ervadoGr>)eo ayEha So Magd exn Cau="l"oaitriccarad">6XIX.oteviue e< cltChocanoy Popayán , eán nt aqu sgúente rgunosmdscizigu fic XIX.<. acrei>6hacccarad">ndo la rof del Pedrd M ldeledota órsient aqu slhanbies="xdiscay

    669

  • 6 "Del rigocannexe/image/1177/img-1.jpg">Aumentar RepúblotecallColombi >1827="docannexe/image/1177/img-1.jpg">Orig3credit580yleshepeg, 96k)
  • Akeley 3:lC amitaiv>RepúblotecallColombi >1827mals

    23credit580yleshisión fisiológica y sexual del trabajo, las jerarquías familiares, sociales y3yleshies, así cles, 5,5Mdeales de belleza y pureza –entre otros-, se legitimaban en David Rumsey MlalCollste do4ndo expreadmira y danvsdap deo dixf theratura alof onlaseesta ór iatarias a lp deo disf theratura alariamerno, xiadas:e

    1827,=moal Histeopubne df="#ftcallAsentayEha la rof onlasees, ennpr" href=áfibSérc del-icle-1rtost iresidenotes"> i natsí crFor th,oadmira y de" idataselomSéciplin)n interioriztiesissual comoalofcretisteo1823omoalvic>gtot cer Repúblote, Fr>) tsnarss=PaulaaSn ies fl espaciugar pos clasa -1 elnto pf="#ftcazadic XIX.<3 Sobre el poder sinóptico de los mapas y la ilusión de la “perspectiva total” y el involucramiento d s0za y elaTgoteriorizionargión fpanDavid Liviugrfanhiza93="“3)"> num">5Baseliner para eotecall" id=griolastructurada po0extos de Brian Harley (2005) sobre los mapas como poder-conocimiento (entre muho otros críticos de la vi21 de estar ea"secss="iv> al iv> ftr ce vosea de o-fisiol a literatura c nraabtricc ia ñala al epciótc, o unparad"textlt la r(frunparsrobecenistituscritos de Brian Harley (2005), hoalay cudñfsa ass=ir visuales,uy iro y recitanofsk001. i esta ligobre ntes="iv> rvadorepúblote, pe oontrGr>)iBsetdña.lLst racionalidigoleo iof ia e p deo dixtedp o espacoterioreus "

    pro órfue tn elnto p>esil
    atuf=".y a natuotes"ass="frunparsro (deteall la ac

    Colombi >T peo iof Humboadtal iv>OnsparA r eso (Rcartogrt,rfuengde l caeleagtotoontrLondren

    1823="samiena acoñ pr nibro>Colombi : beum"> entendepha d>1,rpubne def=stresnzarg"tcazFr>) tsnarAnats

    tegra. Mla ass="Libro> de hirfue tn /h1> hapanos i ia e itaiv> la" id=gp o espaci"docnrg"tcazZeas urwespacio o ebusY baiobuemp fepciue por absurd01 tegra -con lranpotdoe esto a lnrico de>atuf=".y a eotepi >E pñ Vérmanlas relacionent meref=yragtctiit ameleos a, queina esfdeu aacoñ niber fpars verdadefoón fi vgriiplina , s sias llrd01 tegra cturó un “espinonale Joamoiv>a loniref="#ft urope>raccisest ramas del Mu5Baselineolemfi vtdoe , a lthón de elaciótáel-icle-1rearth, etc.)

  • 6 "Del rigocannexe/image/1177/img-1.jpg">Aumentar ) tsnarAnats

    t peo iof Humboadtal iv>anspara r eso (rcartogrtOrig4yleshepeg, 96k)

  • Akeley 4:zFr>) tsnarAnats

    t peo iof Humboadtal iv>anspara r eso (rcartogrtmals

    24yleshisión fisiológica y sexual del trabajo, las jerarquías familiares, sociales y4yleshies, así cles, e43ideales de belleza y pureza –entre otros-, se legitimaban en otrosdiv ilof -we, ht:igeal ;">Sa Libro (Rar erM delass="t -lBibneley ( es poÁnge Donanoct- Sig, etc. 918.6 Z31c6o funda>

  • 6 "Del rigor en la ciencia", Jorge Luis Borges: “En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró ta 4 emfzapestal, ensito, ca al respingiastructurada poor una división natural de funciones.s mapas como poder-conocimiento (entre muho otros críticos de la vi22za y el esón ma,w li“ la rof Ze clashac merFor thtEl diñfsográh al Hispr" hretravés eratura c Colombi nsta órocupne los trabp uestroo hiry

    ori yoanten S mabaa ng=a 1: tr ce vosea d Baseline">ndtroo hiry< intvez del nargión tostfav dmitaiv> lg pf="#ft tegra: micoqueg muycla como –era de la e itaiv>ntender mejonalizadmo eld ,clacioMau s fa ite",aitri a>t sdo -1 eigea Baselineo Xd eo i aln El diñ er en laaassual sia rel= hapanod creiviude df="#ftcaaln El dipes talayra , 20 tragún toas, quev s sias llrd01tográdensovi tnotecicaeslegot uropeo.lLsta línea,a Humboadtauestroteo ulrd01 o hiry

    oblea"secss=ltChimborfzaa como mundoj trabuestroola aca tienn,nargión f prendeley, ellori ózt a literatura c,el nestuafnea,onalidad cart tistó bañ ef en d océ ">y d ="re Sos Orinoci>aovi tnof="#ft urope>

    obl rvadoRepúblote, alealedass=" iatu" lang=ri ózt mage/117, qudla"acreca de espacios sobre el
  • 6 "Del rigor en la ciencia", Jorge Luis Borges: “En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró ta ronciartogrley, eWooste Felshi“io Haos nclaene dcxiadasdisayone dube df="#ftaass="nus para la geogrvtds ananálisss="p mage/11clas-aron con su loánboa, reciSo,enecmo diñ tuscr-="fooxiadaclass=ar las áeticquí eye">64Mapas, dior5mas y otras t5hoCof="./=ico l "Del rigor en la ciencia", Jorge Luis Borges: “En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró ta 4urrvtdas:>hacidnte,eviderno,c anans mabaa ng=hae-1 s="frunparsip deo disdadsobabgnss=,eotepialarrobeceninmido ,buntainclaadmira y danvisciplin Mempenhviderno,iones y ela osacedque “es=uu naturen y ideeprira de la e –argión flanp-c deblen XIX,<. acrmerno,c ananí o unparad"te o-fisiol lacio Sos y El diñ ers mabaa (B)ettal Pl parural91.eWooste Felsh“8) tcaaln El diñ eruestroo hircazZeas que parnte cHarawa con sute ioriztiesugir o Spid4">4)j de tieráfegra y ue por absurdp deo dixfs="iv> rvadorepúblote -con Gr>)iBsetdña.lN, y a ep), antes de h1> rc cos ret taj assley, exa="p glo XXclas01sss="p mage/11clasar lalezacmerno, a , y cional de la aoco vte oprth, etc.)y , y ssteniMy defes
  • 3<
  • t hre

    Notas

    1 Cita original en inglés “As an altar each diorama tells us a part of the story of salvation history: each has its special emblems indicating particular virtues. […] Each group of mammals forms a community structured by a natural division of function; the whole animal in the whole group is nature’s truth. The physiological division of labor that has informed the history of biology is embodied in these habitat groups which tell of communities and families, peacefully and hierarchically ordered. Sexual specialization of function […] is unobtrusively ubiquitous, unquestionable, right”

    2 John Pickles, señala al respecto por ejemplo: “The fetishizing of the map was part of this wider fetishizing of vision and the construction of a particular visual optic and scopic regime that came into play in the nineteen century. It is one, I think, one that continues to inform much contemporary understanding of the geographic and cartographic imagination […]. Growing industrialization produced in the leading European countries a need for new media of pictorial representation. Technical innovations abounded. Many have become such commonplace items that we rarely even notice them today. Yet the resultant cultures of display transformed both public space and nature. […] to the more standard representational forms, such as maps, photographs and postcards, were added cosmoramas, dioramas, neroramas, ciclorramas, panoramas, pleoramas, each rendering the exotic and distant as a commodity for consumption” (2004, 134).

    3 Sobre el poder sinóptico de los mapas y la ilusión de la “perspectiva total” y el involucramiento del lector, se han hecho múltiples análisis, por ejemplo Anna Telse Jagdmann señala al respecto: “Los mapas modernos como se generalizaran a partir del siglo XVIII conciben el mundo desde arriba, desde un punto de vista que parece abarcarlo todo, y donde ninguno de los elementos de la superficie terrestre se puede esconder detrás de otro, como sí sucede en una perspectiva frontal o panorámica. Más decisiva aún para la ilusión de objetividad de esa perspectiva es su inespecificidad. El punto de vista no es de nadie, o de nadie en particular o, lo que viene a ser lo mismo, puede incluir todos los puntos de vista particulares, imaginables. Por supuesto, esos puntos de vista particulares se reducen a los puntos de vista que esa perspectiva objetiva puede imaginar: los que miran la superficie terrestre desde un ángulo perpendicular a una altura más o menos considerable. Ese mapa […] invita a todos los lectores a ubicarse dentro de su propio espacio. A los lectores no les es dado sustraérsele, pues son ellos mismos quienes se ubican dentro de él […] El lector está dentro y fuera del mapa al mismo tiempo, observando la realidad desde la realidad misma”, (2002, 58-59).

    4 Al respecto ver por ejemplo Turnbull (1989).

    5 La literatura en este sentido es amplísima, además de los famosos escritos de Brian Harley (2005), se debe nombrar entre otros los documentos de Denis Wood (1992), Jeremy W. Crampton (2001), Christian Jacob (1992, 2006).

    6 "Del rigor en la ciencia", Jorge Luis Borges: “En aquel Imperio, el Arte de la Cartografía logró tal Perfección que el Mapa de una sola Provincia ocupaba toda una Ciudad, y el Mapa del Imperio, toda una Provincia. Con el tiempo, estos Mapas Desmesurados no satisficieron y los Colegios de Cartógrafos levantaron un Mapa del Imperio, que tenía el Tamaño del Imperio y coincidía puntualmente con él. Menos Adictas al Estudio de la Cartografía, las Generaciones Siguientes entendieron que ese dilatado Mapa era Inútil y no sin Impiedad lo entregaron a las Inclemencias del Sol y los Inviernos. En los Desiertos del Oeste perduran despedazadas Ruinas del Mapa, habitadas por Animales y por Mendigos; en todo el País no hay otra reliquia de las Disciplinas Geográficas. Suárez Miranda: Viajes de varones prudentes, libro cuarto, cap. XLV, Lérida, 1658.”

    7 “Lestingrant discussion of bricolage in the mapping practices of the sixteen-century cartographer and cosmologist Andre Thevet describes how sixteen-century mapping functioned through practices of borrowing, grafting, and building on prior forms and practices. According to Thevet, the cosmographers art necessarily involved a recourse to disparate materials, often to humble extractions, and left the field open to inventive genius of a manipulator. The first task was one of montage: the grafting of these fragments of empirical information (often without scale or standard projection) onto the theoretical framework, and the articulating of disparate pieces of diverse origin onto the preconstructed whole of a mappa mundi. Often this required collage, the combination of two or more distinct modes of construction: By collage the cartographer juxtaposed the space of the portolan, with its canvas defining areas of winds, with a graduated double scale of latitude and longitude which, properly speaking, arose from the system of geographical projection. Maps were produced of necessity in these ways and, as a result, bore the traces of past mapping practices, local systems of representation and internally contradictory forms. In modern terms, the cartographer´s responsibility was one of articulating and ´smoothing out` the differences, but the map was in fact a bricolage”

    8 Tabla elaborada por el autor adaptando una incluida en Matthew H. Edney (2005,42),

    9 José Manuel Restrepo. Historia de la revolución de la República de Colombia, por José Manuel Restrepo, Secretario del Interior del poder ejecutivo de la misma República. Atlas. Paris, Librería Americana, Calle del Temple, no. 69. Imprenta de David, Calle del arrabal Poissonniere, no. 6 en Paris. 1827. Pág. 5. Cometarios y referencias de este presentes en Anna Telse Jagdmann, Del poder y la geografía. La cartografía como fuente de legitimación en Colombia, Tesis de doctorado, Freie Universitat, Berlin, 2006. Lucia Duque Muñoz, “Territorio nacional, cartografía y poder en la Nueva Granada a mediados del siglo XIX”, en: Les Cahiers ALHIM, Université,Paris 8, No 15, 2008, pág. 119-137, disponible en http://razoncartografica.googlepages.com/Artculo_con_figuras_Duque.pdf [consultado en mayo de 2009].

    10 Tal y como ha argumentado David Livingston (1993, 2003), el lugar importa para la producción de conocimientos geográficos, y no solo en términos de los lugares ubicados en el mapa, sino también en términos del lugar en donde físicamente es elaborado el mapa y de los espacios en los que circula.

    11 Curiosamente ni el mapa ni el cartucho dan relevancia alguna al amazonas, que aparece como una región abierta, en blanco y sin relieve. Un análisis de la transformación de la actitud de los países hacia la región amazónica puede verse en Diaz (2008).

    12 Al respecto, ver, entre otros Harley (2005), Crampton (2003) Turnbull (1996), Diaz (2009).

    13 “By focusing our attention on […] what above all is supposed to be free of ideological construction – mapped wildlife, earthquakes, hurricanes, mountains, canyons, birds, butterflies, pinnipeds, ecosystems, landforms, vegetation, topography – we show that it is the map, hardly alone, in collaboration with other sign systems, which creates ideology, transforms the world into ideology, and by printing the world on paper constructs the ideological. It doesn’t matter what has the map’s attention. Whatever its subject is will be turned into something it isn’t and in the process inescapably, unavoidably made ideological. At a minimum, at the most atomistic, it will be a construction, an invention, a conception, something drawn not from the world but from the mind of men and women; for maps are made not of wildlife, earthquakes, hurricanes, mountains, canyons, birds, but of signs – these themselves composed of marks and concepts […] It is with the posting that nature is made spatial. The claims, that it is, and that it is there, reinforce each other. The there claim implies a reality test, that you can go there and look, a test that rises to the level of a challenge: ‘‘Why would we put it there if it weren’t so? Check it out if you want!’’ Insisting that something is there is a uniquely powerful way of insisting that something is. Mapped things – no matter how conceptually daunting – possess such extraordinary credibility that they’re capable of propelling into popular discourse abstruse abstractions cantilevered from abstruse abstractions: high pressure cells, El Niño, seafloor spreading, thermohaline circulation. […] through spatial magic the existence of the tree is transmuted into the existence of a forest, the existence of the forest is transfigured into the existence of an ecosystem, the existence of the ecosystem is transmogrified into the existence of nature. Nature. In space. As a spatial thing”.
    (Wood y Fels, 2008, 6)

    Topo da página

    Índice das ilustrações

    Título Figura 1: Mountain Gorilla
    Créditos Akeley Hall of African Mammals
    URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/1177/img-1.jpg
    Ficheiros image/jpeg, 96k
    Título Figura 2. Ensamblando el diorama de elefantes
    URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/1177/img-2.png
    Ficheiros image/png, 347k
    Título Figura 3: Carta de la República de Colombia 1827
    Créditos David Rumsey Map Collectionhttp://www.davidrumsey.com/​luna/​servlet/​s/​v8fb77
    URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/1177/img-3.png
    Ficheiros image/png, 5,5M
    Título Figura 4: Francisco Antonio Zea - Colombia tomada de Humboldt y de otras autoridades recientes
    Créditos Sala de Libros Raros y Manuscritos - Biblioteca Luis Ángel Arango - Signatura 918.6 Z31c6
    URL http://journals.openedition.org/terrabrasilis/docannexe/image/1177/img-4.png
    Ficheiros image/png, 343k
    Topo da página

    Para citar este artigo

    Referência eletrónica

    Sebastián Díaz Ángel., « Mapas y dioramas », Terra Brasilis (Nova Série) [Online], 4 | 2015, posto online no dia 12 Fevereiro 2015, consultado o 16 Dezembro 2017. URL : http://journals.openedition.org/terrabrasilis/1177 ; DOI : 10.4000/terrabrasilis.1177

    Topo da página

    Autor

    Sebastián Díaz Ángel.

    Investigador asociado al CEHIS Universidad Externado de Colombia.

    Topo da página

    Direitos de autor

    © Rede Brasileira de História da Geografia e Geografia Histórica

    Topo da página
    • OpenEdition Journals