Navegação – Mapa do site
Dossiê Trajetórias de Geógrafos 1

Matthew Edney

El reencuentro entre la historia de la cartografía y la geografía
Matthew Edney: O reencontro entre a historia da cartografia e a geografia
Matthew Edney: The reencounter between the history of cartography and geography
Matthew Edney : La rencontre entre l’histoire de la cartographie et la géographie
Carla Lois

Resumos

Apesar do imaginário comum que associa a Cartografia à Geografia, a Cartografia vem se consolidando como um campo profissional autônomo, ao mesmo tempo em que os geógrafos também se distanciaram das práticas cartográficas. Nesse contexto, durante décadas, o interesse por mapas antigos chamou a atenção de alguns bibliotecários e colecionadores. Se, excepcionalmente, os estudiosos da Academia analisaram mapas antigos, o foco estava em seus "erros" e como eles foram corrigidos com os avanços tecnológicos. Somente no final do século XX a história da cartografia começou a ser reformulada a partir de abordagens epistemológicas científicas críticas, sem recorrer em julgamentos anacrônicos, e os mapas antigos tornaram-se fontes legítimas para o estudo da geografia histórica, a história de pensamento geográfico e diferentes tipos de estudos históricos. Nesse processo, Matthew Edney desempenhou um papel fundamental.

Topo da página

Notas do autor

Dirijo un agradecimiento especial al propio Matthew Edney por su generosa y humilde colaboración, tanto en las entrevistas como en la revisión de mi escrito.

Texto integral

Introducción

1Normalmente el legado de casi todos los intelectuales y profesionales empieza a ser valorado post mortem – y en muchos casos, digámoslo claramente, se trata de un reconocimiento exagerado de la obra de ellos que tiene que ver más con el pesar de los vivos (y con un “deber” o una deuda ritualizada en el mundillo científico) que con el verdadero aporte del trabajo realizado por el homenajeado ya ausente. Si he aceptado escribir sobre el perfil profesional de un colega – Matthew Edney – es porque considero que es uno de los geógrafos contemporáneos más innovadores e influyentes, tanto por sus ideas y sus proyectos como por la originalidad de sus reflexiones y por su capacidad para revitalizar el campo de la cartografía y de la historia de la cartografía como parte de la tradición geográfica (algo que, por cierto, estaba en crisis y “haciendo agua” por todos lados, con estudios superficiales y estructuralmente deficientes en los aspectos teóricos, conceptuales y metodológicos que exige el estudio de los mapas y, en rigor, de todo material y toda fuente). Y, además, considero que los homenajes más valiosos se hacen en vida. Eso quiero ofrecer.

Formación y trayectoria: itinerarios a uno y otro lado del Atlántico

2Matthew Edney nació en Londres en 1962. Después de realizar sus estudios secundarios en la tradicional Kingston Grammar School (1973 a 1980 en Kingston-upon-Thames, SW London), estudió Geografía en University College London (UCL), University of London (1980-1983). Aprovechando que el programa de formación en University College London le permitía tomar algunos cursos en otras instituciones, en 1980 fue a la UCL donde se especializó en topografía, matemáticas y computación. En 1983 se graduó con honores defendiendo una tesis intitulada “The Computer-Based Construction of Map Projections.” En ese contexto, con el padrinazgo del profesor Arthur Allan, su objetivo era convertirse en un topógrafo.

3Al mismo tiempo comenzaba a descubrir la geografía histórica: quedó fascinado cuando hizo el curso “Research Methods in Historical Geography” con el profesor Hugh Prince, donde comenzó a leer a Bloch and Febvre, Braudel y Le Roy Ladurie, Yi-Fu Tuan, Derek Gregory, Clarence Glacken, Cole Harris, Denis Cosgrove, Stephen Daniels, Don Meinig, entre muchos otros.

4El turning point que lo llevó a lo que sería su campo de experticia y reconocimiento internacional de la historia de la cartografía fueron una serie de eventos fortuitos acontecidos en ese año. En el seminario del profesor Prince tenían como lectura obligatoria un libro que acababa de editarse: Period and Place: Research Methods in Historical Geography, edited by A. R. H. Baker and Mark Billinge (Cambridge: Cambridge University Press, 1982). Uno de los capítulos incluidos en ese libro lo atrapó especialmente: se llamaba “Historical Geography and its Evidence: Reflections on Modelling Sources” y su autor era alguien por entonces totalmente desconocido para él: J. B. Harley. En ese artículo, la mitad de los ejemplos eran mapas antiguos y, para analizarlos, Harley reunía muchos campos de saber para nutrirse de categorías analíticas, algo que encajaba perfectamente con las motivaciones que atraían a Matthew. En cierto modo, a finales de 1982, esas lecturas le hicieron conocer cómo los geógrafos que se dedicaban a la geografía histórica podían estudiar mapas antiguos para desarrollar investigaciones sobre cuestiones sociales y culturales, así como sobre el paisaje.

5Así estaban las cosas cuando llegó el momento de comenzar el doctorado. Matthew Edney barajó varias opciones: escribió a Harley para estudiar con él en Exeter; hizo otro intento para trabajar con Hellen Wallis en la British Library; pero Hugh Prince le sugirió que intentara continuar sus estudios doctorales en Estados Unidos (concretamente le propuso dos directores posibles, ambos profesionales muy renombrados: Norman Thrower en la UCLA y David Woodward en la University of Wisconsin – Madison).

6David Woodward y Brian Harley habían comenzado a trabajar en el megaproyecto editorial The History of Cartography (que continúa desarrollándose en la actualidad, ahora bajo la dirección del propio Matthew) con lo que sería el primer financiamiento importante del  National Endowment for the Humanities (1981-1983) que permitiría formar un equipo de trabajo también con estudiantes.

7Aunque consiguió tanto la plaza para hacer el MSc en topografía en UCL y doctorarse en Geografía en la Universidad de Wisconsin el mismo día, decidió elegir esta última casi intuitivamente, sin hacer demasiados cálculos o especulaciones acerca de qué sería lo más conveniente (incluso, confiesa, no tenía demasiada idea acerca del sistema universitario norteamericano). El tiempo confirmaría que fue la mejor opción. Pero, ahora, interrogado sobre el porqué de esa decisión y sobre los motivos, Matthew no identifica ningún factor determinante sino que, más bien, alude a la coincidencia fortuita de varios factores:

(a) soy un geógrafo, y me iban a pagar para ir a ver una nueva parte del mundo, (b) la historia del mapa me excitó intelectualmente de muchas maneras más que la topografía, y (c) la Gran Bretaña de Thatcher no era un buen lugar para estar (por eso agradecí a Maggie en los agradecimientos de mi tesis, ‘por expulsarme de Gran Bretaña en primer lugar’) y el sistema de clases social seguía bien marcadamente establecido en la academia del Reino Unido; habiendo vivido esa experiencia desigualdad social en KGS y un poco más en UCL, estaba listo para probar en otro lugar. (Entrevista personal, 2017)

8En 1983 se trasladó a Estados Unidos, donde desarrolló practicamente toda su carrera y donde vive en la actualidad. Aun así, la adaptación al mundo estadounidense no fue inmediata ni siempre feliz. Sin embargo, logró insertarse en la vida social y académica, y puede decirse que su adaptación definitiva empezó cuando se casó con la estadounidense Kathryn Tremper en 2000, aunque nunca intentó obtener la ciudadanía estadounidense.

9Obtuvo su Master en Cartography en 1995 con su tesis “Politics, Science and Government Mapping in the United States, 1800 to 1925” y se consiguió su PhD. en Geografía (1990) con una tesis titulada “Mapping and Empire: British Trigonometrical Surveys in India and the European Concept of Systematic Survey, 1799-1843” (más tarde publicada como Mapping an Empire: The Geographic Construction of British India, 1765-1843. Chicago and London: University of Chicago Press, 1997, 458 páginas).

10Fue Assistant Profesor en State University of New York at Binghamton (1990-1995). En la University of Southern Maine se desempeñó como Associate Profesor en Departments of Geography-Anthropology and American & New England Studies (1995-2008), como Professor desde 2008 hasta la actualidad y también como Osher Professor in the History of Cartography desde 2007 hasta hoy.

11En la University of Wisconsin – Madison se desempeña como Director del Proyecto History of Cartography en el Departamento de Geografía desde 2005.

12Una formación en varias disciplinas, el contacto con profesores que lo orientaron y estos itinerarios a uno y otro lado del mundo atlántico anglosajón son huellas que pueden leerse en toda la producción y la actividad académica de Matthew Edney, incluso en las más recientes.

Un variado campo de intereses

13El propio Matthew Edney identifica seis campos de interés que fue desarrollando con diferente intensidad a lo largo de su carrera académica: el mapeo informático, el desarrollo de la cartografía catastral y de propiedad en contextos imperialistas y nacionalistas, un abordaje procesual para una nueva historia de los mapas, estudios empíricos sobre los mapas de Nueva Inglaterra y de la Norteamérica británica durante el periodo colonial y la historia de los mapas en general. Sobre todos estos temas ha publicado estudios varios de un preciado valor tanto desde el punto de vista histórico y empírico como desde los aportes metodológicos y teóricos implícitos en ellos.

14Cuando era estudiante, Matthew imaginaba que se convertiría en un agrimensor profesional. Al mismo tiempo, durante su formación en Geografía en la UCL, tuvo la oportunidad de desarrollar algunas habilidades para producir mapas con programas informáticos.

15Mientras tanto, comenzó a desarrollar una serie de estudios empíricos sobre mapeo de propiedades y representación cartográfica de paisajes, especialmente en contextos estatales e imperiales, adoptando un enfoque que combinaba el estudio de las prácticas, las tecnologías y el contexto institucional. En particular, se ha dedicado a explorar las intersecciones entre el relevamiento geodésico sistemáticas con las políticas imperialistas (particularmente en lo concerniente a la India británica) y con la formación del Estado moderno en el siglo XIX (sobre todo con respecto a los Estados Unidos).

16Teniendo en cuenta el desarrollo de los ideales de los relevamientos sistemáticos modernos consideró fundamental explorar los ideales anteriores y las prácticas cartográficas en la Europa del siglo XVIII. Originalmente analizó estas cuestiones en términos de "ciencia de la Ilustración" en general, concierto énfasis en los procesos norteamericanos. Desde 2000, ha ampliado sus intereses hacia los ideales de la "iluminación" en el contexto del discurso "público" (lo que algunos llaman "cultura de la imprenta", aunque considera expresamente que esta expresión es notablemente inútil cuando se trata de las intersecciones entre manuscritos y circulación impresa).

17A partir de esos trabajos tempranos, fue desarrollando su amplia inquietud acerca de la naturaleza de los mapas, la cartografía y su historia, cada vez más influenciada por la teoría del discurso foucaultiano, la sociología de los textos (especialmente para distinguir la impresión de la producción manuscrita), y lingüística histórica. Sus argumentos específicos para un acercamiento procesual a la historia del mapa se solidificaron al diseñar la estructura enciclopédica de los volúmenes IV, V y VI de The History of Cartography. Desde entonces han continuado desarrollando esas líneas de pesquisa ampliando más visiones cada vez complejas sobre la historia del mapa. El enfoque procesual puede aplicarse a cuestiones historiográficas del desarrollo de la historia del mapa y de la idealización de la "cartografía" durante la era moderna.

18Después de mudarse a Maine en 1995, ha enfocado sus estudios empíricos hacia las cartografías asociadas con Nueva Inglaterra y la Norteamérica británica en general, durante con alguna especialización en la época colonial (especialmente desde mediados del siglo XVII hasta mediados del siglo XVIII). Su trabajo en las cartografías coloniales estuvo motivado por echar luz sobre los procesos de circulación del conocimiento espacial en la arena transatlántica y más particularmente en el funcionamiento de los discursos públicos (como parte de un enfoque procesual). Además, su trabajo dentro de la Osher Map Library le ha facilitado el desarrollo de esta línea de investigación.

19Un componente necesario de su trabajo teórico ha sido la evaluación historiográfica de las prácticas de la historia del mapa desde el siglo XVIII. Este trabajo se ha visto fortalecido por revisiones detalladas de las carreras y la importancia de J. B. Harley y David Woodward. Sin duda, ello le ha permitido comprender probablemente mejor que nadie el giro radical que aconteció en el campo de la historia de la cartografía desde los años 1980s. Sin embargo, tal vez el compromiso personal que lo une a ambos lo ha llevado a sobrevalorizar esos aportes y lo ha retrasado en admitir que podía (y debía) superar a sus “maestros”.

La constelación de sus influencias intelectuales

20Durante un largo tiempo Matthew Edney fue reconocido por sus estudios sobre “los multifacéticos conflictos entre, por un lado, el deseo y la habilidad [de los ingleses] de implementar un relevamiento topográfico panóptico [de la India] que los británicos persistentemente pensaban que iban a conseguir y, por otro, la cartografía híbrida de la India que apenas conseguían hacer; o [dicho en otros términos] entre los ideales y las prácticas de producción de conocimiento durante la Ilustración” (1997: xiii). En el prefacio de su libro Mapping an Empire dejaba claro que no le interesaba documentar detalladamente las prácticas de relevamiento de la East India Company ni establecer cuán preciso había sido el mapeamiento británico de la India, ni describir exhaustivamente los instrumentos y los actores envueltos en el proceso. Esta aparentemente insignificante advertencia marca, en rigor, un radical (pero todavía silenciosa) distanciamiento respecto de los enfoques más tradicionales sobre este tema y, sobre todo, inauguraba a tientas una nueva manera de estudiar los vínculos entre cartografía, producción de conocimiento e imperialismo.

21¿Cómo fue que descubrió que su tema de investigación sería la India? Nuevamente fueron circunstancias azarosas que dispararon su curiosidad: encontró las memorias de sir George Everest de 1847 junto a un libro del Ordnance Survey en los estantes de la biblioteca de la University of Wisconsin (allí conectó el nombre del personaje con el del macizo más alto del planeta y el no insignificante detalle de que había sido bautizado con el nombre de un explorador inglés por la Royal Geographical Society); unos meses más tarde, revisando el antiguo catálogo impreso de la British Library mientras esperaba que los libros que había solicitado le fueran entregados, se preguntó ociosamente "¿qué otra cosa escribió Everest?" Y halló la “Series of Letters Addressed to HRH the Duke of Sussex as President of the Royal Society, Remonstrating against that Learned Society” (Londres, 1839). Finalmente, un par de años más tarde, cuando estaba terminando la tesis de master y haciendo un desastroso seminario en el que estaba tratando de desarrollar una tesis doctoral sobre la cartografía comercial norteamericana (que quedó inconclusa) fue que decidió cambiar de rumbo.

22Es inevitable conectar esta anécdota con un hito casi mítico en la tradición de la historia de la geografía: la importancia de la Royal Geographical Society decimonónica, la pasión por los viajes y la flema británica. ¡Por fin, parece existir un geógrafo que no reniega de la tradición y que, aun así, logra ser un profesional original, contemporáneo, creativo e innovador y progresista! No es poca cosa en estas latitudes, donde todo lo anterior a la llamada geografía crítica suele ser visto como algo que merece ser desechado sin más e incluso duramente criticado por ser conservador (en el mejor de los casos) y directamente funcional a un poder opresivo, casi siempre con argumentos anacrónicos que no contribuyen en nada a entender ese momento de la historia de la geografía.

23Matthew Edney dice que “llegó bastante tarde a la teoría” (Entrevista personal, 2017). Como consejero, David Woodward le inculcó la actitud de la curiosidad los beneficios de una mente abierta, lo motivó para que experimentara una amplia y variada gamas de lecturas, le mostró modos de mirar mapas, pero en realidad no hizo aportes conceptuales significativos. De manera similar, Brian Harley, con todo su valioso pero ecléctico legado, adoleció de falta de rigurosidad y sistematicidad teórica. Así explica Matthey Edney que, debido al perfil de sus dos mentores más influyentes, haya terminado escribiendo una tesis doctoral como una historia bastante empírica interna centrada en el concepto del relevamiento topográfico sistemático y cómo los británicos trataron de aplicarlo en la India. Más todavía, admite que gran parte de su criterio metodológico forjado en ese entonces se basa, en parte, en su singular intuición: Matthew tiene una gran capacidad para encontrar algo (un mapa, un documento escrito, un objeto) y buscar patrones en su cabeza, para luego decir "oh! eso es común y no vale la pena indagar más" o "eh! eso es nuevo, vamos a estudiarlo más ".

24Es curioso: probablemente debido al perfil de esta etapa germinal, Matthew Edney se ve a sí mismo como uno de los últimos historiadores internalistas de la historia de la cartografía tal como la practicaron en las décadas de 1960, 1970), motivado por la necesidad de entender cómo funcionan los mapas y el mapeo y lo atribuye a su temprana formación en matemáticas y física – porque aunque no es ni matemático ni físico, sigue fascinado por los procesos físicos.

25Sin embargo, quienes lo hemos conocido en estas últimas dos décadas tenemos una impresión diferente de él mismo y de su producción intelectual que valoriza más sus desafíos conceptuales, metodológicos y teóricos por encima de sus estudios empíricos de caso. Tal vez esto se debe a una suerte de deuda intelectual – pero sobre todo personal y emocional – que lo lleva a identificarse más con quienes lo formaron en su etapa más temprana y quienes lo encaminaron hacia el rumbo que lleva con éxito y tanto reconocimiento en la actualidad.

26Sin embargo, su aproximación a la historia de los mapas está lejos de ser internalista. En el primer capítulo de su próximo libro afirma:

Mis lecturas de las últimas tres décadas han sido bastante eclécticas: abarcaron no sólo temas sobre cartografía y geografía, sino también sobre las historias del arte y el libro, la ciencia y la tecnología, el colonialismo y el imperialismo, y la Ilustración y la Modernidad, así como la antropología, la filosofía y la historia del lenguaje, e incluso un poco de biología evolutiva. (Edney, en prensa: 16)

27Sin duda, podemos ver ahí que resuena algún eco de Brian Harley, quien ya había mencionado la necesidad de trascender e innovar en los métodos tradicionalmente adscriptos a disciplinas y/o objetos para analizar hacer historia de la cartografía. Así lo explicaba más tarde el propio Harley:

(…) para estudiar los early maps, el historiador quizá tenga que volverse experto en las historias de distintos tipos de mapas, saber acerca de las técnicas de navegación y topografía, estar familiarizado con los procesos mediante los cuales se compilaban, dibujaban, grababan, imprimían o coloreaban los mapas, y saber algo acerca de las prácticas comerciales de los libros y los mapas. Cada mapa es producto de varios procesos que involucran diferentes individuos, técnicas e instrumentos. Para entenderlos, necesitamos desplegar un conocimiento especializado de temas tan diversos como la bibliografía, la paleografía, la historia de la geometría y las declinaciones magnéticas, el desarrollo de las convenciones artísticas, emblemas y heráldica, así como las propiedades físicas del papel y los sellos de agua. La literatura correspondiente está igualmente dispersa en un gran número de disciplinas y lenguas modernas que forman parte de la historia de la ciencia, de la tecnología, las humanidades y las ciencias sociales. Sin embargo, el primer paso en la interpretación es la manera en que el o los autores de un mapa lograron hacerlo desde un punto de vista técnico”. (Harley, 2005: 65)

28Esto pudo haber parecido una provocación para sus colegas y amigos cartógrafos, pero para Matthew parece haber funcionado como un trampolín que lo catapultó a buscar nuevos horizontes.

29En realidad, es muy factible que Matthew Edney sepa que no es un historiador de la cartografía en el sentido tradicional o restringido del término. De hecho, él aboga por una “historia de los mapas” (y no de la “cartografía”) para desplazar el centro de atención de la cuestión disciplinar y profesional hacia el objeto-mapa (cartifact) y hacia el estudio de los procesos de producción, circulación y consumo de mapas, pensado en sus múltiples presentaciones. Pero, evidentemente, el perfil de sus mentores se filtra en la composición de su autoimagen.

30Afortunadamente, hubo otra figura – menos conocida en el campo de la historia de la cartografía – que lo marcó profundamente y es probable que sea la fuente de inspiración para esa gran apertura de temas y perspectivas teóricas que hoy atraviesan todos sus trabajos: Gordon Bleach, a quien conoció cuando estuvo en SUNY Binghamton entre 1990 y 1995. Gordon Bleach – un rodesiano blanco cuyo primer doctorado fue en matemáticas aplicadas de la Universidad de Cape Town (sobre el modelado del flujo de agua, aunque asegura que “solo entendió las primeras 5 palabras...”), y luego fue al Rochester Institute of Technology (ya que Gordon era también un artista) donde él descubrió este álbum de las fotografías que registran la columna de la pionera que entró en el espacio vacío en 1890 para establecer el fuerte Salisbury (ahora Harare) y la nueva colonia británica de Rhodesia (ahora Zimbabwe). Ese álbum lo llevó a Binghamton a hacer un doctorado en historia del arte con John Tagg, sobre fotografía en África a finales de siglo XIX y siglo XX, y las cualidades cartográficas del álbum lo atrajeron. Gordon tenía un enfoque muy lógico de la teoría crítica y se deleitaba en explicar todo. Matthew dice:

Fue la influencia de Gordon la que realmente me hizo leer Foucault y decidir que no soy un fan de Derrida, y más generalmente considerar la teoría como una herramienta para ayudar en el estudio no como una explicación (como parecía ser en la década de 1990). (Entrevista personal, 2017)

31De aquí que sostenga que trata de desarrollar marcos conceptuales que sean válidos para la cartografía, mediante el estudio de los mapas, y que no está interesado en aplicar teorías a los mapas. Cuando fue convidado a debatir el papel de la teoría en la historia de la cartografía en un panel que se llevó a cabo en la International Conference on the History of Cartography en Viena, afirmó que “el propósito de las teorías es ayudar a explicar los fenómenos y guiar la investigación (...) y "las teorías que sostenemos – nuestra comprensión del mundo – definen las preguntas que nos formulamos” (Edney, 1996: 186). Este énfasis en la función metodológica de la teoría le permitió tender un puente entre los historiadores de la cartografía más clásicos que renegaban abiertamente de todo aporte teórico en pos de un análisis empírico de las fuentes cartográficas y las nuevas generaciones que llegan a estudiar mapas ya habiéndose familiarizado con diferentes perspectivas teóricas.

Un estilo de reflexión artesanal y práctico

32Cuando se le pregunta por su estrategia metodológica responde con simpleza: “supongo que mi propio enfoque, lo que me hace trabajar, es buscar patrones y establecer conexiones (históricas, iconográficas, geográficas, estéticas), y luego probarlas” (Entrevista personal, 2017). Reconoce que su posición como responsable de la Osher Map Library en la universidad de Southern Maine le ha facilitado su trabajo de pesquisador. En primer lugar, porque tiene acceso privilegiado a una excepcional colección de mapas, que usa para enseñar sus cursos, para organizar visitas guidas al público en general y para organizar exposiciones. Gracias a la disponibilidad de ese gran reservorio de imágenes cartográficas aplica la estrategia metodológica que describió: las interroga desde las perspectivas acerca de cómo fueron hechas, cómo fueron diseñadas, cómo circularon y sobrevivieron, por qué se hicieron y cómo se utilizaron. La repetición sistemática de este ejercicio le permite establecer vínculos entre ellos, formularse preguntas nuevas y, dice, el gran desafío es reconocer cuáles son relevantes o significativos y cuáles son puras coincidencias irrelevantes más allá del dato curioso. Es ese el momento de la prueba y la búsqueda de la corroboración con bibliografía y otras fuentes.

33Por cierto, Matthew no ha desperdiciado su posición en la Osher Map Library: ha logrado una altísima productividad de publicaciones basada en esos materiales y ha dado innumerables conferencias en todo el mundo. En ese tiempo, fue madurando algunas reflexiones conceptuales y teóricas (¿tal vez a pesar de sí mismo?).

34Una de ellas es la categoría de “modos” como clave para ordenar el caótico universo de imágenes cartográficas (una categoría para la que otros usamos “género”). Al preguntarle sobre el origen de ese concepto, respondió:

No estoy seguro ahora cómo llegué a la idea de “modo”. Ciertamente estaba rumiando la idea desde finales de los 1980s. Ya había escrito borradores de lo que se convirtió en Cartography without 'Progress' antes de abandonar Madison en 1990. Pero fue en una conversación con Jim Akerman en su oficina en la Biblioteca de Newberry (Chicago), probablemente durante las Conferencias Nebenzahl de 1991, cuando nos quejábamos juntos acerca de cómo los historiadores habitualmente no compartían el mismo tipo de mapas y “mezclaban manzanas con naranjas”. Fue entonces cuando me di cuenta de que mi idea de “modo”, que había tenido tan larga gestación larga válida y podría ser bien recibida. (Entrevista personal, 2017)

35Dijo que, sin embargo, el punto fuerte de su trabajo es cierta perspicacia intuitiva difícil de definir, “tal vez esto es lo que la gente quiere decir con una sensibilidad crítica”. Esa sensibilidad crítica lo lleva a interrogarse lo obvio: no da nada por sentado y no teme hacer las preguntas más básicas que, al final de cuentas, resultan las más complejas para responder. En ocasión de la ya mencionada participación en el panel que debatía el papel de la teoría en la historia de la cartografía comenzó afirmando que “el primer paso es discutir qué significa ‘teoría’” (Edney, 1996: 186). Cuando se publicó su presentación en la 15º Kenneth Nebenzahl Jr. Lectures in the History of Cartography intitulada The Imperial Map: Cartography and the Mastery of Empire, en la primera página de su capítulo dispara: “La frase ‘Mapa Imperial’ – el título de este libro y de la serie de conferencias de la cual éste deriva – parece autoexplicativa. (...) Sin embargo, cuando estudiamos en detalle las prácticas de producción y consumo de mapas, encontramos que en realidad hay muy poco que difiere de las cartografías imperiales difieren muy poco de las cartografías no imperiales. (...) Entonces, ¿qué es esto de 'mapa imperial? (Edney, 2009: 11).

36Aun ante la urgencia que impone los sistemas universitarios y los absurdos estándares de productividad que muchas veces terminan afectando la calidad de los trabajos, Matthew Edney ha logrado conservar ese estilo de lo que yo llamaría “reflexión de larga duración”, en el que las ideas tienen tiempo de ser puestas a prueba, de sedimentar y de madurar como un buen vino. En su próximo libro (cuyo título provisorio es Cartography: the ideal and its History) es el resultado del trabajo de casi una década, de materiales procesados y escritos una y otra vez, de revisiones exahustivas que incluso atentan contra “el punto final”. Afortunadamente es conciente de que es necesario sistematizar y explicar su aporte sobre su enfoque procesual de mapas y mapeos, y se ha comprometido con The University Chicago Press a entregar el manuscrito este año.

“The History of Cartography Project”

37En 2005 asumió la dirección del megaproyecto The History Cartography, editado por University of Chicago Press que, en cierto sentido, “heredó” de sus mentores. Inicialmente concebido en 1977, el proyecto comenzó a tomar forma en Madison en 1981. En 1987 apareció el primer volumen, editado por David Woodward y Brian Harley. Cuando Harley falleció en diciembre de 1991, el proyecto recayó sobre David Woodward. Más tarde, en agosto de 2004, con el fallecimiento de Woodward, Matthew pasaría a tomar el mando del proyecto.

38Por cierto, es un proyecto por demás ambicioso: reescribir la historia de la cartografía desde sus inicios hasta la actualidad. Está organizado en seis volúmenes: el primero Cartography in Prehistoric, Ancient, and Medieval Europe and the Mediterranean, eds. J. B. Harley and David Woodward (1987); el segundo Cartography in the Traditional Islamic and South Asian Societies, eds. J. B. Harley and David Woodward (libro 1,1992; libro 2; 1994) y libro 3 Cartography in the Traditional African, American, Arctic, Australian, and Pacific Societies, eds. David Woodward and G. Malcolm Lewis (1998); el tercero Cartography in the European Renaissance, ed. David Woodward (2007); el cuarto Cartography in the European Enlightenment, eds. Matthew Edney and Mary Pedley (en prensa, 2019); el quinto, Cartography in the Nineteenth Century, ed. Roger J. P. Kain (en elaboración, 2022); y el sexto, Cartography in the Twentieth Century, ed. Mark Monmonier (2015).

39Los primeros tres volúmenes tienen una estructura basada en artículos temáticos y los segundos tres comparten una plantilla común de entradas temáticas definidas según áreas geográficas, en cada caso adaptadas según las especificidades del periodo. Han sido convocados los especialistas más reconocidos de todos los continentes para escribir las entradas.

40En tiempos en que el conocimiento se produce a partir de lo específico y de lo puntal, un proyecto editorial de más de treinta años y de objetivos comprehensivos es bastante singular. Ha sido criticado por su género enciclopédico, algo fuera de moda, como si reactivara la falsa dicotomía descripción vs explicación.

41Sobre esta crítica vale la pena destacar dos aspectos. El primero es que si se va a resaltar el enciclopedismo del proyecto, habría que hacer justicia y reconocer también tiene el carácter titánico e histórico de L’Enciclopédie y que debido a la calidad de sus contribuciones, aun sin estar terminado, es una obra influyente y, sin duda, una referencia fundamental dentro y fuera del ámbito de la historia de la cartografía.

42La segunda cuestión es que contar con una obra de referencia de esta naturaleza es de suma importancia cuando la historia de la cartografía no es una disciplina sino apenas un campo de saber constituido por profesionales con diferentes trayectorias y perfiles académicos. Es que la historia de la cartografía, si bien tiene todas las “formas” de una disciplina, todavía carece de ámbitos de formación específicos (de grado y de postgrado).1 Quienes se dedican a la historia de la cartografía no comparten una formación ni una tradición disciplinares sino que se han relacionado a partir del interés común por los mapas y, en el mejor de los casos, comparten un background de lecturas, y de afinidades de temas y perspectivas (Lois, 2012). Más aún, considerando que “lamentablemente, todavía no hemos alcanzado un nivel de debate teórico suficientemente sofisticado en nuestra disciplina” (Edney, 1996: 190), esta obra aporta una revisión crítica de esas carencias sin hacer alusión directa a los enfoques teóricos: simplemente, usándolos.

43En este contexto, la dirección de la empresa editorial que comanda Matthew Edney probablemente, en un futuro no muy lejano, se convierta en uno de los hitos fundacionales de la historia de los mapas, entendida como una nueva “disciplina postmoderna”.

* * *

44Es difícil – si no imposible – cerrar, aquí y ahora, el balance de la trayectoria y los aportes de un intelectual que sigue produciendo y que nos sigue ofreciendo puntas para reflexionar.

45Desde un punto de vista estratégico, teniendo en cuenta el amplio impacto del trabajo de Matthew en la academia a nivel internacional, se le podría objetar que su enfoque es excesivamente anglosajón y angloparlante. Sin embargo, debemos reconocer (y me consta) que, en lugar de dar por sentado que ese es su propio “lugar de enunciación”, ha trabajado sostenidamente para compensar sus propias limitaciones (por ejemplo, incorporando profesionales latinos a sus proyectos ofreciendo generosas oportunidades de formación).

46Desde el punto de vista disciplinar, hay que destacar que, cuando la geografía y la cartografía se habían consolidado definitivamente como dos disciplinas y campos profesionales autónomos, Matthew Edney (con sus propios trabajos, con el compromiso en la formación de nuevas generaciones, con el impulso que da a proyectos colectivos innovadores), logró establecer nuevos vínculos entre ambas.

47Seguramente eso fue posible porque consiguió salir de la burbuja endogámica y corporativa de los geógrafos para enriquecer sus reflexiones con lecturas e interlocutores que se inscriben en diferentes disciplinas y campos de saber, desde la historia del arte, la filosofía, la educación, la tecnología, la topografía y los estudios culturales hasta la física y las matemáticas.

48Desde el punto de vista intelectual, vale la pena enfatizar la originalidad de varios de sus trabajos. Dicen que “para muestra basta un botón”. Aquí va el botón que he elegido para dar cuenta de lo innovador de las propuestas de Matthew.

49En su trabajo Mapping Empires, Mapping Bodies: Reflections on the Use and Abuse of Cartography, Edney hace una comparación bastante original y arriesgada entre cartografía y pornografía justamente a partir del eje del poder. Él habla del uso desigual (asimétrico, diríamos) y abuso de poder. Pone el énfasis en la cuestión entre el que mira y el que es mirado (persona/mujer o mapa), básicamente a partir de tres mecanismos: 1) la sujeción a la mirada asimétrica y dominante del que mira; 2) la objetivación del individuo a partir de ciertos partes físicas que terminan definiendo a todo el individuo y 3) la imposición del deseo del que mira sobre el cuerpo mirado. Dice particularmente que esto se verifica en los mapas imperiales, en la objetivación de la otredad, de otros paisajes y de otras culturas y su subyugación para la visión imperial.

No hay nada intrínseco a las imágenes o a los textos que sea pornográfico; más bien, lo pornográfico reside en el ojo del observador y es sujeto de todo tipo de calificaciones sociales y circunstanciales” y que la “mapidad” o lo que es un mapa no está definido por el que lo hace sino por el que lo usa y por el contexto de usos. La mapidad no es inherente a una imagen sino a un lector. (Edney, 2007: 95)

50Así, Matthew Edney nos obliga a reflexionar ya no sobre lo que “los mapas dicen” sino sobre lo que les “hacemos decir”. Nos interpela directamente, ya sea que nos posicionemos como espectadores o como investigadores. No es poca cosa. Mejor dicho: es muchísimo.

Topo da página

Bibliografia

Edney, Matthew (1993), “Cartography without ‘Progress’: Reinterpreting the Nature and Historical Development of Mapmaking.” Cartographica 30, no. 2-3, pp. 54-68.

_____ (1996).“Theory and the History of Cartography”. Imago Mundi. The International Journal for the History of Cartography, Vol. 48, pp. 185-191.

_____ (1997). Mapping an Empire. The geographical construction of British India, 1765-1843. The University Chicago Press, Chicago

_____ (2003). “Theoretical aspects of the History of Cartography. A discussion of concepts, approaches and new directions”. Imago Mundi. The International Journal for the History of Cartography, N° 48, pp. 185-191.

_____ (2005). “The origins and development of J,B. Harley’s cartographic theories”. Cartographica. The International Journal for Geographic Information and Geovisualization, N° 54.

_____ (2007). “Mapping Empires, Mapping Bodies: Reflections on the Use and Abuse of Cartography”. Treballs de la Societat Catalana de Geografia, 2007, n. 63, pp. 83-104.

_____ (2009). “The Irony of Imperial Mapping”. En Akerman, Jum (ed), The Imperial Map. Cartography and the Mastery of Empire. Londres: The University of Chicago Press, pp. 11-45.

_____ (en prensa). “Modes of Cartographic Practice.” In Cartography in the European Enlightenment, edited by Matthew H. Edney and Mary S. Pedley, Vol. 4 of The History of Cartography. Chicago: University of Chicago.

Harley, Brian (2005) La nueva naturaleza de los mapas. Ensayos sobre la historia de la cartografía. México: Fondo de Cultura Económica.

Lois, Carla (2012). “¿Desde la periferia? Enfoques y problemas de la agenda actual sobre la historia de la cartografía en América latina”. Revista Espaciotiempo. Revista Latinoamericana de Ciencias Sociales y Humanidades. Dossier: La geografía histórica en América latina: entre la historia de las ideas geográficas y la historia territorial. Año 5, Número 7, Primavera- Verano 2012, pp.14-29.

Fuentes orales

Entrevista personal con Matthew Edney, abril de 2017.

Otras lecturas sugeridas

Edney, Matthew (2014). “Academic Cartography, the Internal History of Cartography, and the Critical Study of Mapping Processes”. In: “People, Places and Ideas in the History of Cartography,” special issue edited by Michael Heffernan. Imago Mundi 66, suppl, pp. 83-106. “Cartography without ‘Progress’: Reinterpreting the Nature and Historical Development of Mapmaking.” Cartographica 30, no. 2-3, pp. 54-68.

_____ (2017). “Discourse, Process, and Map History.” In The Routledge Handbook of Mapping and Cartography, edited by Alexander J. Kent and Peter Vujakovic, chapter 5. London: Routledge.

_____ (2017b). “Mapping, Survey, and Science.” In The Routledge Handbook of Mapping and Cartography, edited by Alexander J. Kent and Peter Vujakovic, chapter 12. London: Routledge.

Topo da página

Notas

1 Para un directorio de cursos y seminarios, véase [http://www.maphistory.info/courses.html].

Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Carla Lois, « Matthew Edney », Terra Brasilis (Nova Série) [Online], 9 | 2017, posto online no dia 29 Dezembro 2017, consultado o 19 Janeiro 2018. URL : http://journals.openedition.org/terrabrasilis/2247 ; DOI : 10.4000/terrabrasilis.2247

Topo da página

Autor

Carla Lois

CONICET; Universidad de Buenos Aires

Artigos do mesmo autor

Topo da página

Direitos de autor

© Rede Brasileira de História da Geografia e Geografia Histórica

Topo da página
  • OpenEdition Journals