Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47CorpusConvivir con el miedo: El MMDH, l...

Corpus

Convivir con el miedo: El MMDH, los archivos testimoniales audiovisuales y las experiencias regionales

Walter Roblero Villalón
p. 144-160

Résumés

Le but de cet article est de souligner l’importance de sauver les récits de témoignage sur la période dictatoriale au Chili dans les régions les plus reculées et invisibles du pays. Le Musée de la Mémoire et des Droits de l’Homme (MMDH), en s’imposant comme institution nationale, a comme mission cette tâche, pour laquelle il a développé différents projets d’enregistrement, de conservation, de description et de valorisation des dits récits. Nous travaillons dans des espaces où la peur et l’impunité se conjuguent; des endroits reculés et petits, où les victimes et les auteurs coexistent au quotidien. Le processus social, culturel et politique entamé en octobre 2019 a ravivé ces sentiments et ces réflexions sur la répression, ce qui propose un grand défi dans la résignification de ce passé, qui a montré une continuité dans le présent.

Haut de page

Texte intégral

1Ya se ha cumplido más de una década desde que el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos (MMDH) de Chile abrió sus puertas a la comunidad, el 11 de enero de 2010. Desde aquellos años se vislumbró el desafío que representaba constituirse como un museo que por mandato debía ser de carácter “nacional”, representativo de una historia con la diversidad de todo un país. Este sigue siendo uno los rasgos de la misión institucional que, por varios factores, reviste mayor complejidad, pues lo cierto es que la represión recorrió todo el territorio, cuestión que reclama no solo elementos acotados de esta condición en una muestra museográfica; también propone desafíos respecto de un trabajo de una investigación permanente y una presencia activa.

2El terrorismo de Estado, desde el 11 de septiembre de 1973, se desplegó a lo largo de Chile y sostuvo las acciones represivas durante todo el periodo de dictadura hasta en las zonas más remotas y apartadas de su territorio. Su brutalidad fue desplegada en comunidades urbanas, pero también en sectores rurales e indígenas.

3La disgregación y repartición de las experiencias violentas, así como la conformación de las resistencias locales, es decir, el nacimiento de organizaciones de denuncia, ayuda y defensa, el surgimiento de las agrupaciones de familiares, grupos juveniles, sindicales, culturales, de pobladores y pobladoras, organizaciones de mujeres, ollas comunes y entidades religiosas solidarias fue una realidad con características particulares en cada una de las regiones de Chile.

4Considerando este contexto, fue un imperativo institucional el proyectar un plan de trabajo que contemplara una presencia activa en todo el territorio nacional, integradora de las experiencias regionales y que a su vez contribuyera a descentralizar la hegemonía capitalina en materia de memoria y derechos humanos. La memoria histórica de nuestro pasado reciente se ha construido con una lógica centralista, pensada desde y para la ciudad de Santiago y sus habitantes, lo que ha invisibilizado los esfuerzos desplegados en otras ciudades que nos permiten entender la lógica de violaciones sistemáticas de los derechos humanos durante este periodo y, por cierto, las características de todo el movimiento de denuncia, defensa y movilización contra la dictadura.

5Es por esto que desde la fecha de su fundación, el MMDH ha generado líneas de trabajo permanentes. Por un lado, desde el año 2011, el Área de Museografía y Exposiciones, se hace presente en una o dos regiones al año con una muestra itinerante titulada Nunca Más, que comprende una exhibición acotada y representativa del museo en Santiago, con un relato nacional que adopta temáticas locales. Por otro, el Área de Colecciones e Investigación realiza un trabajo de rescate de patrimonio documental y testimonial, registrando narraciones sobre este pasado reciente, apuntando a las vivencias de personas que experimentaron en carne propia las atrocidades de una política dictatorial, así como también de personajes anónimos que tuvieron sueños de una sociedad diferente, se hicieron parte de procesos políticos, y que fueron capaces de levantarse en las diversas e innumerables experiencias de lucha y organización como parte de una resistencia.

6El propósito del presente artículo refiere a como, en diferentes regiones del país, es posible, a través del trabajo de investigación mediante las metodologías de registro testimonial, dar cuenta de una continuidad de los miedos producto de las vivencias dictatoriales. Esto es algo que sigue teniendo un eco en el presente, especialmente en el contexto reciente de Chile, marcado por la validación de violencia institucional que parece reavivar los principales temores del pasado.

Por qué el testimonio en un Museo

  • 1 Carolina Pizarro, José Santos, (comp.) Revisitar la Catástrofe, Prisión Política en el Chile Dicta (...)

7La irrupción del testimonio en la revisitación de nuestros pasados lleva ya algunas décadas de elaboración, aunque aún no tiene la raigambre ni la consideración como parte de la construcción de un proyecto colectivo de país, problema al que nos enfrentamos quienes desarrollamos trabajo bajo el paraguas de esta idea utópica. Tal como dice Carolina Pizarro, citando a Fernando Sánchez Costa, que “La memoria necesita encarnarse para poder ser conservada, comunicada, compartida. De este modo, la conciencia histórica se objetiva, se hace cultura”. Los testimonios de la dictadura en Chile son encarnaciones de la memoria nacional que aún no echan raíces en nuestro imaginario, y que por lo tanto todavía no se actualizan en su potencia generadora de interpretación histórica”1.

8Sin embargo, el impulso por el rescate testimonial, sí que podemos afirmar, cobró fuerza y valoración durante las últimas décadas como parte del rescate memorialístico que empezó poco a poco a generarse en las sociedades posdictatoriales desde mediados de los noventa. En el Cono Sur, las experiencias de trabajo con el testimonio de sobrevivientes y resistentes de la represión comenzaron a desarrollarse como una forma de revisitación de la catástrofe personal y colectiva, abordándose la prisión política, las militancias, el exilio, la pérdida y desaparición de familiares, pero también la organización, unidad y solidaridad que afloró producto de los contextos represivos. Desde principios del nuevo siglo, diferentes organizaciones encausaron su labor en la recolección de testimonios utilizando herramientas audiovisuales, generando archivos orales de consulta pública; así es el caso de Memoria Abierta de Argentina, El Instituto Vladimir Herzog en Brasil, el Parque por la Paz Villa Grimaldi, la Fundación Memoria Viva – Voces de la Shoa, en Chile y por supuesto el MMDH.

9Dentro de las muchas cuestiones que unen al museo con estas organizaciones respecto del trabajo en memoria y derechos humanos, está la valoración por los relatos de sobrevivientes, que vienen a cumplir variadas funciones para trabajar en la indagación y elaboración del pasado reciente.

  • 2 Nora Strejilevich, El lugar del testigo, Escritura y memoria (Uruguay, Chile y Argentina), Santiag (...)

10El testimonio, según Nora Strejilevich, citando a Reyes Mate, trata de «una voz en primera persona que nos habla en nombre de la tercera persona»2. Este acto implica una dualidad esencial: por un lado aspira a ser legitimado –de ahí el imperativo «creedme, y si no, pregúntenle a algún otro»– y, por otro lado, le pone voz a lo que no tiene voz”. Al mismo tiempo, señala, que surge por una necesidad de narrar la historia al resto, de una forma validada por otras y otros testigos.

  • 3 John Beverly, Hugo Achugar, La voz del otro, Ciudad de Guatemala, Universidad Rafael Landivar, 200 (...)

11Por otra parte, el testimonio también se caracteriza por tener otras funciones las cuales son su rol ejemplarizador y su carácter de denuncia. Sobre el primero, Hugo Achugar señala: «el propósito moral se realiza “por la sola narración de los hechos”; es decir, por la abrumadora evidencia que la “verdad” de los hechos trae a la argumentación y a la narración» y no por una superioridad moral de quien testimonia. Respecto de su dimensión de denuncia, está determinada porque se sitúa en los márgenes de lo institucional, es decir, constituye una parte de la historia que ha sido negada y que continúa constantemente en tensión a riesgo de ser borrada. Se trata entonces de «[d]enuncia de excesos del poder, denuncia de la marginación, denuncia del silencio oficial, denuncia en definitiva que va de la mano con el comportamiento extraordinario de que da cuenta el testimonio» 3.

12Estas dos últimas funciones son las que reclaman precisamente una acogida por parte de la sociedad en su conjunto. Para una institución como el MMDH esto se vuelve un imperativo, especialmente el de colocar materiales a disposición, en sus espacios de archivo y consulta, Centro de Documentación (CEDOC) y Centro de Documentación Audiovisual (CEDAV). Por cierto, en estas piezas audiovisuales, donde se evoca el pasado, está el deseo ejemplarizador contenido en la idea de la no repetición de los hechos y la condena permanente a la impunidad.

13En estos lugares, complementarios de los espacios museales, los testimonios cobran nuevos sentidos determinados por sus usos. Pueden ser utilizados internamente por el mismo Museo para ampliar contenidos museográficos, generar propuestas educativas, materiales de difusión y publicaciones. Por otra parte, las personas usuarias de los centros de documentación pueden utilizarlo para fines académicos, de investigación y en la elaboración de otras obras, ya sea en publicaciones, obras de artes visuales o escénicas, documentales, narraciones gráficas, entre otras, previo consentimiento de las personas testimoniantes o sus familiares.

Referentes regionales y locales

14En una fase piloto inicial, el Museo revisó varias metodologías de otras instituciones regionales, algunas de las cuales se mencionaban con anterioridad. Finalmente el equipo de investigación consideró la necesidad de generar una metodología propia, adaptada a los requerimientos y usos institucionales, recogiendo los aspectos más relevantes de los procedimientos examinados.

15Sin duda, el modelo diseñado por Memoria Abierta, de Argentina, fue de gran influencia por su carácter pionero a nivel regional y con el que existen muchas coincidencias conceptuales y éticas. Las experiencias que nos unen a nivel de represión en el Cono Sur, entre las cuales una de las más brutales en su nivel de planificación y crueldad institucional a escala continental fue la Operación Cóndor, también ha hecho que existan puntos de unión en materias de investigación sobre estos pasados. En este punto se rescata aquello de apuntar a que el «archivo debe atender a que el conjunto de testimonios refleje la existencia de puntos de vista diferentes sobre el pasado reciente, así como su carácter de “asunto público”», cuestión que debe considerar:

  • Su vinculación con sectores de la sociedad civil y organismos de derechos humanos involucrados con la memoria del terrorismo de Estado desde diferentes ámbitos (sindicales, educativos, académicos).
  • La temática a abordar. El archivo promueve la posibilidad de «pensar el terrorismo de Estado» considerando las dimensiones política, ideológica y cultural de los conflictos que lo precedieron y sustentaron, así como el movimiento de derechos humanos que se originó como respuesta a él. No se trata de historias de vida, sino de entrevistas narrativas que tienen en común aspectos temáticos y formales.
  • La multiplicidad de voces, temas y relatos que lo integren. La tarea trasciende la puesta en serie de una sucesión de relatos y experiencias. Se trata de contribuir a la construcción de una memoria colectiva que permita articular esos discursos, reflexionar sobre ellos4.
  • 5 Según el Informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, el número de personas d (...)

16Del mismo modo, el examen de experiencias locales fundantes también fue de gran aliciente en la decisión de adoptar las metodologías de registro audiovisuales. En este sentido también fue de mucha ayuda conocer la experiencia desarrollada por el Parque por la Paz Villa Grimaldi, que desde el año 2005 comenzaron la tarea de registrar testimonios relacionados con la historia de ese sitio en épocas en que fue uno de los principales recintos de detención y tortura de la Dirección Nacional de Inteligencia DINA, y desde el cual desaparecieron hombres y mujeres5. Para esta institución el audiovisual «es también una opción comunicativa que amplía el rango de factores que permiten acceder y comprender el testimonio elaborado por los entrevistados, al incorporar el contexto ambiental inmediato en el cual se desarrolla la conversación». En este sentido, se repara en la importancia del soporte como un medio que no solo sirve para el registro de la evocación de una narrativa por parte de personas sobrevivientes y resistentes, también para captar corporalidades, énfasis, silencios y además elementos significativos de los entornos propios de las personas testimoniantes:

  • 6 Claudia Fernández, Archivo y Memoria. La Experiencia del Archivo Oral de Villa Grimaldi, Santiago, (...)

Es así como la grabación audiovisual de la entrevista recoge imágenes y sonidos de la locación escogida por el entrevistado para la realización de la entrevista. Puede decirse que el audiovisual contribuye a captar tanto la comunicación corporal, manifiesta en la postura, la gestualidad facial, las marcas en el rostro, los tonos de la voz, los volúmenes, las cadencias, pausas y silencios; como la comunicación espacial, reflejada en el escenario dispuesto para el desarrollo y registro de la conversación […]6.

Trazado metodológico del MMDH sobre el testimonio audiovisual

17Ajustando las metodologías a los propósitos institucionales, la línea de registros testimoniales desarrollada por el MMDH, confeccionó un trazado de trabajo propio por etapas. No es menester de este texto ahondar técnicamente en cada una de ellas pues esto desbordaría los propósitos del presente artículo, sin embargo vale la pena puntualizar cuales son los procesos de este trazado metodológico:

  • Realización del testimonio:
    • Selección de temas de investigación
    • Selección de entrevistados, realización de primeros encuentros o entrevistas preliminares
    • Levantamiento de la información (preparación investigativa de los testimonios), formulación de preguntas
    • Producción (preparación logística)
    • Realización y registro de testimonio
  • Conservación:
    • Realización de copias de utilización
    • Resguardo en soportes digitales
  • Transcripción y alturación de entrevistas:
    • Generación de transcripciones para uso interno para fines de futuras ediciones y utilizaciones editoriales del material7.
  • Registro y descripción:
    • Poblamiento en plataformas de uso interno (REGDON) y de consulta pública (ICA-ATOM y Web de Testimonios).
  • Actividades de Devolución:
    • Realización de la entrega de sus testimonios a las personas que fueron entrevistadas. Esto se hace a través de ceremonias en la que se exponen los principales resultados de las investigaciones.
  • Puesta en acceso:
    • Publicación de los testimonios en formato íntegro en CEDOC y CEDAV del MMDH8.
  • Difusión:
    • Realización de videos resúmenes y sinopsis para su difusión en la web como en actividades como lanzamientos, conferencias, seminarios y encuentros.
  • 9 El documento de Autorización que firman las personas testimoniantes incorpora una claúsula que ind (...)

18Respecto de los últimos puntos, sobre registro y difusión de los contenidos, existe una particularidad de los archivos testimoniales audiovisuales del MMDH, pues al tratarse de una institución que brinda un servicio sin fines de lucro a la comunidad, establece condiciones que puedan aunar los criterios de acceso público, por un lado, y protección de las personas testimoniantes por otro. En esta relación se trata de establecer condiciones de flexibilidad que puedan asegurar la consulta y el uso de los materiales generados sin necesidad de contravenir requerimientos ni derechos de las personas testimoniantes. Para esto se firma un acuerdo de Autorización, o derecho informado, que da totales garantías sobre el material a la persona, e incluye cláusulas sobre requerimientos especiales que se pueden acomodar a sus propias necesidades. Con esto, el museo logra, por una parte, no limitar los usos de terceros y, por otra, no contravenir los derechos que la persona testimoniante tiene sobre su propia entrevista9. Al mismo tiempo, con esto se está velando por las utilizaciones éticas de estas piezas audiovisuales.

Las líneas testimoniales audiovisuales en el MMDH

19El MMDH posee espacios museales con gran incorporación de las tecnologías audiovisuales. Pretende ser un lugar de interpelación al visitante, ciertamente, mediante la evocación y el despliegue de información, pero también por su interacción a través de pantallas y dispositivos que puede manejar y consultar.

20En esta idea es que dentro de su propuesta museográfica también están incorporadas entrevistas audiovisuales en varias de sus galerías, ya sea para establecer un discurso, en voz de quienes lo vivieron, sobre la atrocidad de la experiencia de la tortura, como también para conformar un relato coral sobre la lucha por la recuperación de la democracia. Estos testimonios, que en la visita se visualizan como fragmentos, son parte integrante de entrevistas de más largo aliento; son piezas de un corpus mayor que son los testimonios de los y las sobrevivientes o testigos, protagonistas de una época histórica.

  • 10 El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos cuenta con plataformas interactivas para brindar acc (...)
  • 11 En estas líneas de trabajo también incorporamos aquellos proyectos que han sido generados autónoma (...)

21Hasta el momento el Museo ha recopilado más de 700 testimonios audiovisuales entre los que se cuentan entrevistas realizadas tanto en Chile como en el extranjero. El Área de Colecciones e Investigación tiene diferentes líneas permanentes de trabajo, las cuales pueden ser revisadas a través de sus plataformas en línea10, donde se abarcan proyectos realizados por el equipo de investigación, así como proyectos colaborativos con otras instituciones, organizaciones y agrupaciones ciudadanas11.

  • 12 MMDH. Ejemplo de ello es el Archivo Oral de la Asociación de Ex Presos Políticos Chile-Francia, el (...)

22Existen dos líneas que han implicado rescates de narrativas en distintas regiones del país, Archivo Oral y Archivos de la Memoria en Chile, que han desarrollado investigaciones temáticas de distintos episodios represivos que han afectado a comunidades, algunas de ellas apartadas de los territorios urbanizados12.

23Ejemplo de ello han sido los proyectos de archivos orales Maestranza Ferroviaria de San Bernardo (2011), Quillota- Enero 1974 Montaje Asalto a la Patrulla (2012) y Lampa, la Reforma Agraria y El Golpe (2014), cuyos testimonios profundizan en lo que fueron las cruentas experiencias dirigidas en contra de trabajadores militantes de izquierda con posterioridad al golpe cívico-militar. Se rescatan las voces y las imágenes familiares de víctimas de desaparición forzada y ejecución, también de sobrevivientes, dirigentes sindicales y sociales.

24En estos casos señalados, la selección del tema de investigación tuvo que ver con lazos que se establecieron entre el museo y las comunidades y agrupaciones de familiares de sobrevivientes. De hecho, el caso de la Maestranza fue investigado por expresa solicitud de una organización de rescate de memoria llamada Agrupación de Familiares y Amigos de la Maestranza Ferroviaria de San Bernardo. De la misma forma, el proyecto de Quillota se llevó a cabo por los vínculos con familiares que estaban participando de un proceso judicial por el asesinato de varios dirigentes y militantes de izquierda de la zona; y en el caso de Lampa, fue luego de haber entrado en contacto con sobrevivientes de la represión a los asentamientos campesinos, que habían sido creados durante la Unidad Popular en esa localidad.

  • 13 Todas las publicaciones del proyecto Archivos de la Memoria en Chile editadas hasta la fecha, pued (...)

25Por otra parte, Archivos de la Memoria en Chile se centra en recoger diferentes experiencias de memoria a lo largo y ancho de Chile. Durante el año 2019 se terminaron de recorrer todas las regiones del país, realizando un primer acercamiento en localidades donde se registraron episodios represivos durante la dictadura. A través de entrevistas y recolección de patrimonio material (documentos, fotografías, iconografía, objetos, entre otros) e inmaterial (entrevistas) se ha podido documentar y dar a conocer las experiencias de diferentes organizaciones vinculadas a la defensa y protección de los derechos humanos, enfatizando en las características de cada zona geográfica, así como también identificando los hitos históricos que trascendieron todo el país. Actualmente, esta investigación ha publicado sus resultados en una colección de libros y DVDs que dan cuenta de los principales resultados alcanzados tras el paso por cada región, mostrando archivos documentales, citas de las entrevistas orales y parte de la historia regional rescatada13.

26Uno de los elementos importantes de la metodología aplicada en el trabajo regional es la colaboración de investigadores e investigadoras locales, que realizan el levantamiento de información territorial en las diferentes ciudades y localidades. Dentro de las labores que se desarrollan está:

  • Identificación de organizaciones, instituciones y personas que posean archivos referidos a las violaciones de derechos humanos, a su denuncia y defensa en la región
  • Identificación y levantamiento de información sobre la historia de personas claves en la región de estudio.
  • Clasificación de archivos, documentando su origen y contexto, Estado de conservación y acciones a realizar para su preservación.
  • Definición de universo y muestra de personas con las que se realizará el registro testimonial audiovisual.
  • Producción de las entrevistas audiovisuales.
  • Generación de vínculos de colaboración con organizaciones e instituciones locales que trabajan en Memoria y Derechos Humanos.

27La tarea de la recopilación de testimonios en las regiones de Chile trae aparejada siempre una pregunta por los sentidos que tiene el ejercicio de rememorar. La respuesta nunca es única, es tan múltiple y diversa como las personas y sus relatos. Realizar registros audiovisuales, cuyo fin último es la consulta pública y su preservación, son actualmente acciones primordiales para el MMDH y el cumplimiento de su misión, así como también devolver a las distintas comunidades los registros de su propia historia, para que ésta no se concentre sólo en instituciones centrales, sino que también sirva para iniciativas de memoria y justicia locales.

Narraciones silenciadas y continuidades del miedo

28Las líneas de trabajo anteriormente señaladas contribuyen en la tarea de establecer una memoria sobre los hechos de violencia y terrorismo de Estado y también a configurar una narrativa más completa para indagar sobre la historias recientes de las localidades alejadas del foco capitalino y en el impactó de la dictadura en sus habitantes. La imposición del terror redefinió todas las formas de relaciones sociales conocidas hasta antes del golpe.

  • 14 San Bernardo es una comuna que forma parte de la Región Metropolitana de Santiago. Se configuró es (...)

29En muchas localidades de Chile, lo que se vivía antes de la instauración de la dictadura eran estilos de vida más comunitarios que fueron desplazados luego de la imposición de la violencia con la instauración de la dictadura. Así lo explica Manuel, ex preso político, uno de los testimoniantes del proyecto Maestranza Ferroviaria de San Bernardo14:

«San Bernardo era –hay que decir “era”, en pasado–, una ciudad muy especial. Allí convivían, con relativa afinidad, los ferroviarios, que era la industria fundamental la Maestranza Ferroviaria; los milicos (militares) que eran de la Escuela de Infantería y el Haras Nacional que estaba allí, habían clubes deportivos, clubes de rayuela, chupaban (bebían) juntos, compartían entre ellos. […] No podría negar que eso formó una suerte de temple que me ha marcado hasta hoy, yo creo que es una hermosa vida la que viví. […]»

  • 15 Archivo Oral Maestranza Ferroviaria de San Bernardo, Santiago de Chile, MMDH, 2012.

30Después (del Golpe) la desconfianza se instaló… por ejemplo en la esquina de un sitio baldío se puso una reja, en unos juegos para niños. Ahí jugaban los hijos de los militares y había militares que vigilaban. Se transformó en un gueto […] si tu salías de tu casa, venía un milico que era de la misma población donde yo vivía y si yo le caía mal seguro me ponía en el muro manos arriba, el huevón me chequeaba entero me ofendía de las maneras más viles que te pueden ofender en un barrio, siendo muchachos todos15.

31Las comunidades se fracturaron, imponiéndose la fuerza y la violencia, llevándose a cabo políticas de represión sistemática que operaron durante toda la dictadura, es decir, los asesinatos, la privación de libertad, la discriminación de familias completas, así como también la limitación de oportunidades laborales para ciertas personas identificadas como opositores al régimen militar.

  • 16 Lila Pastoriza, Terrorismo de Estado y vida cotidiana. Aproximación al tema a partir de testimonia (...)

32Esta reconfiguración de los vínculos posterior al golpe fue un proceso que se replicó en diferentes zonas del país, pero en las ciudades y localidades pequeñas y con densidades de población bajas, fue un factor dramático, donde personas conocidas dejaron de relacionarse, rompiéndose la confianza e instalándose una cultura donde soplonaje y silencio eran parte del cotidiano. Es decir, la dictadura no solo instauró la represión y la violencia en todo el territorio como una forma de implantación de un poder total; su impacto también permeó otras capas que incidieron en las prácticas cotidianas de las personas, normalizando el patrullaje y el autopatrullaje. Es decir, como complemento a la implantación de la doctrina de seguridad nacional y la tesis del «enemigo interno», se instaló la sospecha sobre el otro. Esto bien lo explica Lila Pastoriza citando a O’Donnel: «la dictadura no solo se propuso obtener un control respecto de la violencia física y sus resultados en la población (una obediencia por la fuerza); también se propuso una modificación de las “relaciones de autoridad en la sociedad”. Es decir, la implantación de conductas militares en las relaciones cotidianas, “patrones de autoridad que se tejen en la vida diaria”»16.

33En este sentido, el verdadero triunfo de las dictaduras del Cono Sur no fue la represión selectiva y crímenes de lesa humanidad sobre militantes de partidos de izquierda y movimientos revolucionarios, sino la instauración de estas prácticas cotidianas de vigilancia y autovigilancia. A esto se le suma que en muchos lugares de Chile, las víctimas de prisión política y tortura y familiares de víctimas de desaparición y ejecución convivieron y siguen conviviendo con victimarios, primero con el aparato de inteligencia del régimen y su red de delación al asecho y luego con una relación que se hace hábito en la comunidad.

  • 17 Lampa es una zona rural agrícola de la Región Metropolitana. Durante los años de la Unidad Popular (...)

34Así lo recuerda un trabajador campesino que vivió el proceso de la Reforma Agraria en Lampa17:

  • 18 Lampa, la Reforma Agraria y El Golpe. Santiago de Chile, MMDH, 2014.

Cuando se dio el Golpe de Estado ahí se empezaron a amarrar unos con otros y hubo mucho sapo [delator] en los asentamientos, por eso empezaron a matar a muchos campesinos. Porque había gallos [personas] que les tiraba la cuestión del patrón y esos son los que amarraron gente y los pasaron por comunistas; era gente que no sabía ni leer ni escribir. Por eso le tocó a mucha gente, los pillaban y decían «esos son comunistas» y venían los milicos y el otro huevón preso y lo mataban18.

35La complejidad que reviste la instalación de la desconfianza es algo que al momento de llevar a cabo las investigaciones en terreno, siempre está presente; puede entenderse desde cierto punto de vista como un elemento que puede complejizar la investigación, pero que también puede abrir la puerta a diferentes reflexiones respecto de las continuidades del miedo. Por ejemplo, la posibilidad de encontrarte con criminales de la dictadura en pueblos y zonas apartadas es mucho mayor que en la urbe. La realidad que se vive hasta el día de hoy es la convivencia que existe entre víctimas o familiares de víctimas y victimarios. Así lo relata Mirta, hija de un ejecutado político de la zona de Laja, en la Región de Bío Bio:

  • 19 Laja es una comuna de la Región del Bio Bio que hasta la década de 1950 fue una zona rural, pero c (...)
  • 20 Archivos de la Memoria en Chile, Región del Bío Bío, Santiago de Chile, MMDH, 2016.

el otro (victimario) es uno que encontraba siempre en Los Ángeles, que cuando iba con mis hijos y una vez me lo encontré y le dije yo, nunca lo había hecho y no quería hacerlo, pero esa vez le dije porque ya mi hijo tenía como 18 años y mi lola como 15, entonces le dije yo: «¡miren ahí va uno de los asesinos de Laja19!» Y entonces mi hijo me dice «¿quién?» Y yo le dije: «ese es uno de los que mató a tu abuelo». Y corre y se esconde detrás de un palo de luz y miraba escondido y nosotros decíamos «¡está ahí, está ahí, ese es!». Después arrancó, se tapó la cabeza. Pero cada vez los veíamos, cuando podíamos les decíamos o les hacíamos algo. Todavía hay gente que tiene mucho miedo aquí en Laja y eso es por la papelera, porque ahí trabajan20.

  • 21 Alejandro Grimson et alii, El Miedo. Reflexiones sobre su dimensión social y cultura, Medellín, Co (...)

36Respecto de las continuidades del miedo que se expresan en el testimonio, podemos decir que son realidades que se van resignificando con el paso de los años y donde operan dos dimensiones dentro de la comunidad, que salen a flote al momento de realizar un trabajo de memoria testimonial; los silencios y los secretos. Tal como señala Alejandro Grimson: «Entre el silencio y secreto hay una gran diferencia. El secreto puede ser silencio público y voz activa al mismo tiempo. Puede ser agencia allí donde se hacen presentes huellas del miedo cuando se habla del pasado […] Parece ser por esa diferencia, por esa agencia, que se mantienen y recrean las memorias locales de la represión política»21. En la narrativa de la testimoniante Mirta, es muy clara la dimensión de silenciamiento cómplice respecto de los roles de ciertos sectores de la sociedad civil que pasan a constituirse en un secreto a voces sobre la impunidad histórica dentro de las comunidades.

La violación del pasado en el presente

  • 22 Esto puede corroborarse en los informes entregados por Amnistía Internacional, Human Right Watch, (...)

37Con el proceso social iniciado en octubre de 2019 en Chile no solo han quedado manifestadas muchas de las continuidades de los miedos incrustados desde el pasado en las diferentes zonas del país. A la movilización constante desde el denominado «estallido social» (llamado también «Chile despertó», «crisis 2019-2020», «revuelta» e, incluso más minoritariamente, «revolución») ha venido aparejada la represión institucional, con un saldo considerable de personas muertas, heridas, presas, denuncias de abuso, violación y tortura22. Este proceso, que al momento de terminarse de escribir estas páginas parece haber quedado en paréntesis producto de la pandemia mundial del covid-19, durante todos los meses que tuvo su mayor despliegue en las calles, trajo, además de la violencia sobre la masa manifestante, un constante asedio del imaginario dictatorial.

38En un momento en que ya se discute la redacción de una nueva constitución que reemplace la actual carta redactada en dictadura, la memoria del pasado represivo también ha sido nuevamente agredida con actos que se enmarcan dentro de una radicalidad reaccionaria y negacionista, que siempre apela a este pasado. Es así como en diferentes zonas del país han sido vandalizados memoriales, se han dañado mausoleos de víctimas y se han saqueado e incendiado ex recintos de detención convertidos en espacios de memoria. Incluso se han quemado museos no necesariamente ligados al tema del pasado dictatorial, pero si comprometidos con todo lo que es la historia de los procesos sociales del pueblo, como el caso del Museo Violeta Parra. Lamentablemente esto viene a confirmar las peores corazonadas de muchas de las personas testimoniantes que vivieron episodios represivos, la fragilidad de las garantías de no repetición y la debilidad del Nunca Más.

  • 23 Liquiñe es un pueblo campesino en de la Región de Los Ríos que en los años setenta no superaba los (...)

39En todo el trabajo que el área de colecciones e investigación ha desarrollado hasta ahora en materia testimonial, donde aún no se han recabado las opiniones y sentires post 18 de octubre 2019, existía una constante que, en cierta forma, presagiaba el retorno de la catástrofe. Las personas, en sus reflexiones finales, siempre apelan, de una u otra forma, a la posibilidad que los escenarios de violencia institucional vuelvan a repetirse y, aún peor, ser nuevamente justificadas por la autoridad. Así lo señala Miguel, de la Agrupación de Familiares de Víctimas de Liquiñe23, en un testimonio realizado el 2011:

  • 24 Archivos de la memoria de la Región de Los Ríos y Los Lagos , Santiago de Chile, MMDH 2011.

Hoy día ya ni siquiera estamos pensando en nosotros y nuestros hijos que le va a pasar a mi hija va ir a la universidad en tres años más, fin al lucro, de paso. Para que mis hijas puedan estudiar y ojalá que no cargue con este estigma que hemos cargado nosotros. Donde vamos, le confieso con todos los adjetivos posibles, entre comillas: «espero que esto no me juegue en contra algún día». Porque en un caso extremo, si esto se llegara a dar vuelta, no me sorprendería, porque las democracias son tan… aparte de ser pobres son tan frágiles que, no le quepa la menor duda, los primeros que cargaríamos con esto seríamos nosotros. Aunque no se declare abiertamente, pero, yo se lo digo, ese temor todavía está24.

40Probablemente –y este es un desafío para un investigación en profundidad futura– las personas testimoniantes de sectores alejados de la ciudad, han tenido una mayor certeza de esta continuidad de la violencia pues se han visto en la obligación de vivirla, de forma presente y tangible en su cotidiano, sin la capacidad de anonimato y escapismo que brinda la urbe más habitada. A esto también se suma la larga impunidad, la justicia tardía y la no sanción de las culpabilidades en los crímenes de lesa humanidad.

41En este sentido, el testimonio audiovisual, en su estatuto de archivo capaz de capturar narrativas, gestualidades y locaciones, inscritas en un momento determinado (el acontecimiento del registro del testimonio) se nos revela como un insumo indispensable para indagar en estas premoniciones que se han vuelto certezas a la luz de los hechos recientes. Estas no emanan desde el discurso del «deber ser» que hacen las instituciones, sino desde una narrativa de la propia experiencia (acusatoria y ejemplarizante, si se quiere) de quien está siendo asediado permanentemente por la violencia de su pasado y también por la de su presente. A quienes nos toca trabajar con estas piezas constitutivas de la memoria histórica, se nos demanda poner toda la atención para descifrar que es lo que nos tienen que decir estas voces respecto del futuro que queremos construir.

A modo de conclusiones

42El testimonio audiovisual sobre los pasados represivos en el Cono Sur ya es constitutivo de gran corpus continental validado en sus procedimientos y de gran riqueza en sus contenidos. Sus metodologías ya llevan cerca de un cuarto de siglo siendo parte de instituciones, organizaciones y lugares de memoria y derechos humanos, en los que el MMDH se ha hecho parte de una red que sigue generando contenidos para la construcción de una memoria colectiva. En la confección de una forma de trabajo propia, el Museo ha puesto énfasis en sus características y requerimientos como institución museal, pero que tiene una gran misión en la contribución en la investigación, la educación y difusión en estas materias.

43El desarrollo por parte del MMDH en proyectos de rescate testimonial audiovisual en zonas apartadas de la urbe tiene varias implicancias que no solo se centran en un intento por contribuir a las acciones de descentralización, en este caso de las acciones en políticas de derechos humanos y memoria, también para la indagación de procesos relacionados con la imposición de la violencia y el miedo que han dejado una impronta en las comunidades más pequeñas y aisladas de las ciudades. Esto puede ser rastreado a través del testimonio, que siempre está apelando a un pasado mediante evocaciones que se realizan en el presente, por tanto es evidente y posible que el miedo esté dando cuenta no solo de hechos que marcaron una experiencia catastrófica en la vida, sino de cómo sus motivos han acompañado un tránsito hasta el día de hoy.

44La convivencia cotidiana con victimarios es algo que está asediando constantemente el presente, en un entorno hegemonizado por silencios cómplices y secretos a voces. En este sentido, dentro del archivo testimonial audiovisual del MMDH ha existido una tendencia en las personas testimoniantes a evocar una posible repetición de hechos de violencia institucional como en la dictadura, no como un deseo, pero si como un posible escenario que puede volver a ocurrir. La violencia reciente en Chile ha confirmado estas reflexiones y la crisis social que comenzó a vivirse desde octubre de 2019, reavivando terrores del pasado y evidenciando las grietas en un discurso institucional sobre la importancia de la defensa de los derechos humanos.

45Para las personas habitantes de los espacios más remotos de nuestra geografía, probablemente no había nada nuevo en este despliegue, porque la violencia siempre estuvo paseando por las calles de sus pueblos o se hacían parte integrante de la vida social locales. Después de la revuelta social, se materializó concretamente en la destrucción de un importante patrimonio memorial en diferentes lugares del país.

46Quedan instalados, para quienes están encargados de realizar registros audiovisuales de testimonios, muchos desafíos y, sobre todo, preguntas respecto de cómo abordaremos el miedo después de los hechos recientes y de cómo continuaremos las misiones intrínsecas de difundir los valores ejemplarizadores y de denuncia, cuando ya las nuevas generaciones han vivido en carne propia algo parecido a lo que sus padres y abuelos les comunicaban en forma de relatos a la lejanía, como un pasado reciente pero no presente, transmitido con dificultad o simplemente nunca transmitido. De momento, el testimonio nos ayuda a comprender que la violencia y la implantación del miedo no ha sido solo un momento puntual, sino más bien algo que ha acompañado nuestra historia reciente y que ha podido tomar las más diversas formas para normalizarse en nuestra sociedad.

Haut de page

Bibliographie

El Miedo, Reflexiones sobre su dimensión social y cultural, Medellín, Corporación Región, 2002.

Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, Santiago, República de Chile, 1991.

Informe de la Comisión Nacional Sobre Prisión Política y Tortura, Santiago, República de Chile, 2005.

John Beverly, Hugo Achugar, La voz del otro, Ciudad de Guatemala, Universidad Rafael Landivar, 2002.

Claudia Fernández, Archivo y Memoria. La Experiencia del Archivo Oral de Villa Grimaldi, Santiago, Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, 2012.

Memoria Abierta. Testimonio y Archivo, metodología de Memoria Abierta, Buenos Aires, MA, 2011.

Lila Pastoriza, Terrorismo de Estado y vida cotidiana. Aproximación al tema a partir de testimoniantes de distintos niveles de participación y politización. Actas II Seminario Internacional Políticas de la Memoria: Vivir en dictadura. La vida de los argentinos entre 1976 y 1983, Buenos Aires, CCHCONTI, 2009.

Carolina Pizarro, José Santos, (comp.) Revisitar la Catástrofe, Prisión Política en el Chile Dictatorial, Santiago de Chile, Pehuén IDEA – USACH, 2016.

Nora Strejilevich, El lugar del testigo, Escritura y memoria (Uruguay, Chile y Argentina), Santiago, LOM ediciones, 2019.

Archivos orales de la Área de Colecciones e Investigación MMDH

Archivos de la Memoria en Chile, Región de Los Ríos y de Los Lagos, Santiago de Chile, MMDH, 2011.

Archivos de la Memoria en Chile, Región del Bío Bío, Santiago de Chile, MMDH, 2016.

Archivos de la Memoria en Chile, Región de Aysén, Santiago de Chile, MMDH, 2018.

Archivo Oral Maestranza Ferroviaria de San Bernardo, Santiago de Chile, MMDH, 2012.

Archivo Oral Quillota- Enero 1974 Montaje Asalto a la Patrulla, Santiago de Chile, MMDH, 2013.

Lampa, la Reforma Agraria y El Golpe, Santiago de Chile, MMDH, 2014.

Haut de page

Notes

1 Carolina Pizarro, José Santos, (comp.) Revisitar la Catástrofe, Prisión Política en el Chile Dictatorial, Santiago de Chile, Pehuén IDEA – USACH, 2016.

2 Nora Strejilevich, El lugar del testigo, Escritura y memoria (Uruguay, Chile y Argentina), Santiago, LOM ediciones, 2019.

3 John Beverly, Hugo Achugar, La voz del otro, Ciudad de Guatemala, Universidad Rafael Landivar, 2002, p.72.

4 Memoria Abierta. Testimonio y Archivo, metodología de Memoria Abierta, Buenos Aires, MA, 2011, p.7

5 Según el Informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura, el número de personas detenidas que pasó por Villa Grimaldi se calcula en 5 mil, de las cuales 18 fueron víctimas de ejecución y 211 permanecen como víctimas de desaparición.

6 Claudia Fernández, Archivo y Memoria. La Experiencia del Archivo Oral de Villa Grimaldi, Santiago, Corporación Parque por la Paz Villa Grimaldi, 2012.

7 Estos documentos se facilitan a investigadores en casos excepcionales si estos lo requieren, pues se privilegia la revisión de las entrevistas audiovisuales.

8 Los testimonios se publican en formato íntegro para su consulta en sala, sin posibilidad de préstamos a domicilio o duplicaciones, salvo en casos que sean autorizados por las propias personas testimoniantes o sus familiares. Al momento de la escritura de este texto, dentro del equipo de Colecciones e Investigación se toma la decisión de reemplazar la consulta en formato físico de DVD (el que se ha utilizado por 10 años en la institución), pues como soporte ha quedado obsoleto. Esto ha sido un tema con cierta dificultad en su resolución, pues se deben considerar los niveles de alfabetización digital de nuestro universos testimoniantes.

9 El documento de Autorización que firman las personas testimoniantes incorpora una claúsula que indica que: «El museo por su parte se compromete a resguardar y conservar el material original, a difundir y dar acceso público al testimonio, en los casos en que el entrevistado/a lo haya autorizado, a reutilizar los recursos que pudiera obtener por cualquier tipo de concepto, en la conservación y difusión del archivo; y a retirar las copias disponibles al público, si el entrevistado/a así lo decidiera en el futuro sin más explicación que la expresión de su deseo».

10 El Museo de la Memoria y los Derechos Humanos cuenta con plataformas interactivas para brindar acceso a las descripciones de sus proyectos testimoniales audiovisuales y a fragmentos de entrevistas. Se pueden consultar diferentes recursos de investigación en https://ww3.museodelamemoria.cl/audiovisuales/ y http://testimonios.museodelamemoria.cl/ (Recuperado: el 25-10-2018)

11 En estas líneas de trabajo también incorporamos aquellos proyectos que han sido generados autónomamente por organizaciones ciudadanas de Chile y el extranjero, que han contado con un respaldo institucional del

12 MMDH. Ejemplo de ello es el Archivo Oral de la Asociación de Ex Presos Políticos Chile-Francia, el Archivo Oral del exilio chileno en Quebec, Canadá, o los proyectos de organizaciones regionales como la Corporación Casa de la Memoria Coquimbo, y la Corporación de DDHH y Sitios de Memoria Región de Tarapacá.

13 Todas las publicaciones del proyecto Archivos de la Memoria en Chile editadas hasta la fecha, pueden ser consultadas en línea en https://ww3.museodelamemoria.cl/publicaciones/#investigacion (Recuperado el 09-04-2020).

14 San Bernardo es una comuna que forma parte de la Región Metropolitana de Santiago. Se configuró esencialmente alrededor de la industria ferroviaria estatal, al incorporar una de las maestranzas de trenes más grandes de Sudamérica, inaugurada en 1918, en la cual llegaron a trabajar más de dos mil operarios. De esas instalaciones hoy sólo quedan vestigios. Por otra parte, otro gran porcentaje de su población eran militares, pues en el mismo territorio se encuentra el Regimiento de Infantería de San Bernardo y el Recinto Militar de Cerro Chena. Después del golpe de Estado, fueron militares de la misma localidad quienes reprimieron a trabajadores y sindicalistas. Los recintos militares, especialmente Cerro Chena, fueron utilizados como lugares de detención, tortura ejecución e incluso desaparición forzada.

15 Archivo Oral Maestranza Ferroviaria de San Bernardo, Santiago de Chile, MMDH, 2012.

16 Lila Pastoriza, Terrorismo de Estado y vida cotidiana. Aproximación al tema a partir de testimoniantes de distintos niveles de participación y politización. Actas II Seminario Internacional Políticas de la Memoria: Vivir en dictadura. La vida de los argentinos entre 1976 y1983, Buenos Aires, CCHCONTI, 2009.

17 Lampa es una zona rural agrícola de la Región Metropolitana. Durante los años de la Unidad Popular proliferaron asentamientos campesinos con experiencias de trabajadores politizados, muchos de ellos partidarios de los partidos políticos reformistas y movimientos revolucionarios de izquierda. Según indica el Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, uno de los casos de represión más marcadores en la zona fue el que afectó al asentamiento “El Esfuerzo”, en el que tres jóvenes trabajadores de la tierra fueron detenidos por militares el 17 de septiembre de 1973, llevados al Regimiento Peldehue, en la localidad aledaña de Colina y posteriormente llevados al Estadio Nacional para luego ser fusilados en el sector de Rotonda Grecia tres días más tarde.

18 Lampa, la Reforma Agraria y El Golpe. Santiago de Chile, MMDH, 2014.

19 Laja es una comuna de la Región del Bio Bio que hasta la década de 1950 fue una zona rural, pero con la llegada de la Compañía Chilena de Celulosa y Papel (CMPC) pasó a ser una zona industrializada. Después del golpe, la comunidad fue reprimida. Entre el 13 y el 17 de septiembre de 1973, 19 personas (entre ellos varios trabajadores de CMPC) fueron detenidas y asesinadas por efectivos de carabineros, quienes posteriormente los inhumaron clandestinamente cerca del Puente Perales, en el Fundo San Juan. Para la comisión del crimen contaron con la colaboración de civiles y empresas de la región. Los restos humanos sólo pudieron ser devueltos a sus familiares 6 años más tarde.

20 Archivos de la Memoria en Chile, Región del Bío Bío, Santiago de Chile, MMDH, 2016.

21 Alejandro Grimson et alii, El Miedo. Reflexiones sobre su dimensión social y cultura, Medellín, Corporación Región, 2002.

22 Esto puede corroborarse en los informes entregados por Amnistía Internacional, Human Right Watch, Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Alto Comisionado de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y el Instituto Nacional de Derechos Humanos. Según las cifras oficiales entregadas por este último organismo, en su reporte del 19 de marzo 2020 se contabilizaron: 3838 personas heridas, de las cuales 460 corresponden a víctimas de traumas oculares que perdieron total o parcialmente su vista. Durante todos los meses que ha durado el conflicto se registraron 33 personas muertas. Hasta la fecha se contabilizan más 2 mil personas que permanecen presas.

23 Liquiñe es un pueblo campesino en de la Región de Los Ríos que en los años setenta no superaba los mil habitantes. Su historia represiva está directamente ligada a la detención y asesinato de 15 trabajadores del Complejo Maderero Panguipulli. Según el Informe de la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación (Rettig), el grupo aprehensor estaba compuesto por efectivos militares que vestían uniforme de combate y que pertenecían al Grupo N°3 de Helicópteros Maquehua de la ciudad de Temuco, de la Fuerza Aérea de Chile; algunos funcionarios de Carabineros de la dotación del Retén de Liquiñe y civiles del sector. Se movilizaban en vehículos de particulares, una camioneta del Servicio Agrícola y Ganadero (S.A.G.), un vehículo policial, una ambulancia del Retén de Liquiñe y contaron también con el apoyo de un helicóptero de la Fuerza Aérea de Chile (FACH). Los aprehensores actuaron divididos en varios grupos, que se juntaron en el cruce de Coñaripe, cercano a todos los lugares en que se practicaron las detenciones. Allí tomaron el camino a Villarrica, y alrededor de las 2:00 horas del día 11 de octubre de 1973, en el puente sobre el río Toltén procedieron a darles muerte y a arrojar sus cuerpos a las aguas.

24 Archivos de la memoria de la Región de Los Ríos y Los Lagos , Santiago de Chile, MMDH 2011.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Walter Roblero Villalón, « Convivir con el miedo: El MMDH, los archivos testimoniales audiovisuales y las experiencias regionales »Bulletin de l'AFAS, 47 | 2021, 144-160.

Référence électronique

Walter Roblero Villalón, « Convivir con el miedo: El MMDH, los archivos testimoniales audiovisuales y las experiencias regionales »Bulletin de l'AFAS [En ligne], 47 | 2021, mis en ligne le 31 octobre 2021, consulté le 26 novembre 2022. URL : http://journals.openedition.org/afas/6389 ; DOI : https://doi.org/10.4000/afas.6389

Haut de page

Auteur

Walter Roblero Villalón

Periodista. Magister en Arte, Pensamiento y Cultura Latinoamericanos del Instituto de Estudios avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago. Diplomado en Archivística por la Universidad de Chile. Encargado del Archivo Oral del Museo de la Memoria y los Derechos humanos, e integrante del Area de Colecciones et Investigación del Museo, desde donde ha trabajado en diversos proyectos sobre el período de la dictadura civico-militar para el rescate de la memoria y patrimonio, acceso público de colecciones, publicaciones y propuestas expositivas.Journaliste. Master en Art, Pensée et Culture latino-américaines à l’Institut d’études avancées (IDEA) de l’Université de Santiago. Diplôme universitaire en archivistique à l’Université du Chili. Responsable des archives orales du Musée de la Mémoire et des Droits de l’Homme. Membre de l’Espace Collections et Recherche du Musée, d’où il a travaillé sur divers projets sur la période de la dictature militaire pour le sauvetage de la mémoire et du patrimoine, l’accès du public aux collections, publications et propositions d’expositions.

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Revue soutenue par l’Institut des sciences humaines et sociales du CNRS
    CNRS - Institut national des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search