Navigation – Plan du site

AccueilNuméros5Les représentations culturelles e...Lo invisible en los relatos mayas...

Les représentations culturelles et sociétales

Lo invisible en los relatos mayas del lago Atitlán (Guatemala)

Perla Petrich

Résumés

La tradition orale subsiste à côté de l’éducation formelle des Mayas du lac Atitlán au Guatemala. Cela implique des cosmovisions différentes. L’espace, par exemple, est appréhendé par la cartographie mais aussi par ce que racontent les récits écoutés en famille ou pendant les fêtes communautaires. Au monde sensible et visible s’ajoutent des espaces imaginaires qui sont régis par d’autres principes et d’autres lois. Il s’agit d’un double invisible de la réalité visible. Nous nous consacrerons ici seulement à l’imaginaire spatial nocturne et nous essaierons de démontrer que finalement l’organisation sociale est fondée sur des principes établis dans l’univers de l’invisible. La transmission orale assure la permanence de la coutume et du pouvoir à ceux qui ont la parole et peuvent parler de cet invisible. Un invisible qui exerce un contrôle permanent sur le comportement et les actes des individus.

Haut de page

Texte intégral

1El mundo maya (Méjico, Guatemala, Belice, Honduras y El Salvador) supone actualmente una población de más de 5.000.000 de individuos sólo en Guatemala, los cuales con muchas variantes, se encuentran enraizados en un mundo tradicional y, al mismo tiempo, incorporados plenamente a la modernidad, es decir, integrados a la globalización e inevitablemente al liberalismo económico. Mantener el equilibrio entre dos formas de vivir y pensar -necesario para la supervivencia social y cultural- supone una existencia en donde se balancean y complementan, como dos caras de una misma moneda, categorías que para nosotros resultarían dicotómicas o al menos opuestas. Dentro de estas categorías podemos citar el binomio visible/invisible con toda la carga significativa que esos dos términos adquieren dentro de la cultura maya.

  • 1 Se desarrollan en este artículo ideas ya esbozadas en otros de mis trabajos: “Topología nocturna en (...)

2Lo visible y lo invisible forman parte de la realidad cotidiana, son características propias de todo lo existente y, como ya lo señalé anteriormente, no se suponen excluyentes entre sí o al menos no se suponían hasta hace pocos años atrás. Para referirme a este fenómeno me concentraré en ejemplos de la tradición oral y, más precisamente, de la tradición oral de una región, la del lago Atitlán en Guatemala y los 12 pueblos instalados a su alrededor1. Una zona en donde el turismo extranjero ha provocado muchos cambios en los hábitos de los habitantes pero sin llegar a destruir totalmente las tradiciones. Al menos la tradición oral subsiste en paralelo a la educación formal impartida en las escuelas. Sin embargo, su puesta en tela de juicio es cada vez más frecuente.

3El espacio, por ejemplo, es aprehendido por los jóvenes mayas a través de la cartografía pero también a través de los relatos escuchados en el ambiente familiar o durante las fiestas comunitarias. Al mundo concreto y visible se agregan espacios imaginarios que están regidos por otros principios y otras leyes. Lo invisible, vivido como una realidad incontestable, se sitúa en el mismo espacio cotidiano pero, en una dimensión doble que se encuentra supra o infra los lugares habitados: en el interior de las montañas pobladas de seres fantásticos, en el fondo del lago en donde existe “el pueblo” de los muertos; en las profundidades de las grutas en donde se encuentran divinidades y tesoros, en los precipicios en donde las serpientes abren el hocico y provocan con su aliento los arcancielos... El aire también es un espacio ocupado por seres invisibles como “las ánimas” que espían las casas. Además en el aire viven las almas de los antepasados que se presentan bajo la forma de mariposas el Día de los Muertos en el cementerio.

Un mundo de significaciones connotadas

4Cada objeto, cada relieve geográfico visible es interpretado como signo de otra presencia. La realidad visible está conectada con otra realidad que en principio es invisible pero, lo veremos más adelante, tiene poder de reversibilidad. Los vivos trabajan la tierra, comen sus tortillas, se casan y tienen hijos y simultáneamente los muertos están “presentes” para vigilar, aconsejar a través de los sueños y castigar en caso de que los vivos no cumplan con los preceptos establecidos.

  • 2 Es un hombrecito pequeño, vestido de negro y con un gran sombrero. Suele molestar a las jovencitas (...)
  • 3 Hay múltiples versiones sobre este personaje pero quizás el más difundido es el de una mujer muy be (...)
  • 4 Gente que tiene la facultad de transformarse en animal: perro, cerdo, gato, chivo…

5Es interesante constatar que los seres invisibles se conciben como reversibles, es decir, pueden en ciertas circunstancias u horas del día o la noche, convertirse en visibles: un difunto que se supone establecido en el pueblo de los muertos en el fondo de lago, puede “aparecerse” a los deudos bajo su forma humana para recriminarlos o, sobre todo, convencerlos -seducirlos con promesas- para que se vayan con él; puede también tomar la forma de una mariposa para venir a posarse y “comer” los alimentos que los deudos depositan en su tumba Los seres fantásticos -El Sombrerón2, La Llorona3, los Characoteles4- se hacen visibles a mediodía -momento de cenit- o a partir de altas horas de la noche.

6La aparición visible de los personajes que mencionamos se produce siempre ante un individuo, nunca frente a un grupo, es decir, que resulta ser sólo uno el testigo y lo cuenta como su experiencia. El relato resulta la proyección de su propia visión. ¿Se trata de una imagen mental inducida por la tradición o de una realidad concreta? No existe respuesta ya que aquí nos situamos en el mundo de la creencia en donde la verdad es lo creíble y no lo comprobado. Se considera posible y normal que un muerto se aparezca al hijo(a) o a la esposa; que los seres fantásticos asusten e incluso hieran a los borrachos, a la mujeres adúlteras o al caminante intrépido que se aventura en la noche por senderos alejados en la montaña o en las orillas del lago. Las pruebas de tales apariciones son siempre relativas porque se reducen a una persona que vivió la experiencia y lo cuenta pero el grupo no duda de su veracidad o más bien: no dudaba hasta hace unos años.

El manejo de lo invisible como forma de poder

  • 5 Ver HALL, Edward T: La dimension cachée, París, Points, 1978.

7Las metamorfosis que provocan la visibilidad de lo invisible están presentes en relatos que se repiten una y otra vez en familia y en las fiestas comunales. Mi cuestionamiento, más allá del aspecto narrativo, ha sido de indagar la lógica social que subyace en esas narraciones. En otras palabras, preguntarme sobre la función política de esos relatos. La hipótesis es que el manejo, la combinación y hasta diría, la manipulación del mundo invisible imaginado como capaz de mudarse en visible, asegura la permanencia del poder en manos de aquellos a los que se les reconoce el derecho a la palabra. Los que gozan del privilegio de contar y ser escuchados (ancianos, adultos que han ocupado cargos de cofradía, que han prestado servicios a la comunidad…) se convierten en garantes de la veracidad de lo contado y dado su prestigio pueden establecer o afirmar creencias y asegurarse así la dominación del grupo. A través de la combinación entre lo visible/invisible se ejerce una orientación sutil y permanente del comportamiento y los actos de los pobladores. Podríamos resumir diciendo que los relatos dirigen y controlan la sociedad. A modo de prueba me limitaré a aquellos referidos al espacio que determinan lo que podríamos llamar una geografía imaginaria o geografía mental o geografía interiorizada o, si se quiere, una geografía de lo invisible. En este sentido y, siguiendo los planteos de Hall5, existiría una realidad cultural oculta o subyacente que rige la organización del espacio.

Los relatos administran el temor ante lo invisible

  • 6 GOFFMAN, Irving, Les cadres de l’expérience, París, Minuit, 1991.

8Los relatos gestionan el espacio estableciendo que lo peligroso son las fuerzas invisibles y mutables que lo habitan. Una vez identificado el sujeto peligroso es necesario delimitar los lugares específicos y los momentos posibles de aparición. La “localización” del mal y las fuerzas negativas permite establecer fronteras y comportamientos adecuados para evitar transgredir los límites fijados. Se establece entonces a través de los relatos una especie de “código de ruta”, una gramática, un encuadre según la terminología de Goffman6, que rige los desplazamientos espaciales y los momentos permitidos y cuya observancia garantiza la vivencia y la convivencia. El código inevitablemente se vuelve una regulación de las actividades individuales y sociales. En definitiva, lo que logran las historias repetidas incesantemente es encauzar y controlar los temores colectivos.

9El hecho de recurrir a la tradición oral permite por una parte, tener acceso a cierta forma de construcción del poder y de las “estrategias” (narrativas) que se van creando para mantenerlo. Esto, dicho de otro modo, supone que los relatos no son fijos y que en consecuencia, se van adaptando a los cambios que se producen a nivel socioeconómico. La forma de combinación entre lo visible y lo invisible cambia según las circunstancias y las necesidades. Para constatarlo es necesario referirse concretamente a ciertos relatos teniendo en cuenta no sólo los argumentos y los personajes sino, sobre todo, el universo de creencias que establecen para ejercer un real control social. La primera “verdad” es que en el espacio diurno los seres fantásticos son “invisibles” y en el espacio nocturno los seres fantásticos se hacen corpóreos y se presentan como “Espantos”. Durante el día -a excepción del mediodía, momento del cenit- esos seres se mantienen en otra dimensión (el mundo de los muertos, el fondo de las cuevas, de los ríos, de la montaña…) y en la noche adquieren forma corpórea, se hacen visibles y, en consecuencia, peligrosos.

Los Espíritus de la noche7

  • 7 La totalidad de las historias a las que hago referencia pueden consultarse en su versión completa e (...)
  • 8 Un hombre vestido de negro con un sombrero cuya función es atraer a las jovencitas para hacerles pe (...)
  • 9 Su aparición es sensorial ya que se “siente” como un viento que llega en forma imprevista y resulta (...)
  • 10 Las paredes suelen ser de caña y barro, al menos en las casas pobres y tradicionales y las rendijas (...)

10Los Espíritus de la noche se presentan tanto en espacios públicos como privados. Durante la noche el espacio familiar es susceptible de convertirse en presa de los “malos espíritus”, entre otros: los Characoteles, los espíritus de los moribundos, las ánimas de los muertos, la Maldad del Mundo8 o La Ronda9. Estas fuerzas negativas se supone que espían, miran y escuchan todo lo que se dice en el interior de la casa pero no van más allá. El peligro está en aventurarse fuera de ese límite de la casa, el cual a pesar de estar vigilado por entre las ranuras de la pared10, es seguro. Los pobladores de Atitlán aseguran que:

Si uno sale a ver, casi siempre se encuentra con un cerdo, un perro o un chivo que se sacude. Si es perro mueve las orejas y eso indica que es un Characotel y si la persona le habla, pues entonces se muere a los nueve días.

  • 11 “Un daño” puede ser una enfermedad o la muerte.

11El hecho de haber transgredido el límite, provoca el encuentro con un Espanto corporalmente visible que le causará “un daño”11. Un fragmento de un relato elegido un poco al azar se refiere a esta situación:

La jovencita dicen que se encontraba cerca del fuego, pero de repente, se levantó de su lugar y dijo a su madre: ‘Mamá, iré a traer un poco de nuestra leña allá afuera, porque ya no alcanza la que tenemos para poner en el fuego’, así dejó dicho a la mamá y luego salió afuera. Pues no fue así, dicen que cabalmente fue a encontrarse con la Maldad del Mundo en la oscuridad. Eso dicen. Pues allí mismo se murió la jovencita. Pues en la oscuridad hay un ser llamado la Maldad del Mundo. Es un mudo. No habla y es de color negro. Fue él quien agarró a la jovencita y ella rápido se murió.

12El mensaje es evidente: no hay que salir de la casa a partir de cierta hora so pena de perder la vida.

13No sólo se controla el espacio privado sino también el público : para andar por la calle por ejemplo, existen códigos muy estrictos. Mujeres y niñas no deben salir de noche porque pueden ser víctima de los Characoteles u otros “Espíritus”. La mujer embarazada, si se aventura de noche por las calles, es posible que luego tenga un hijo characotel.

14Como ya lo dijimos al inicio, estas creencias están insertas en el devenir y actualmente incluidas en un mundo que cambia a pasos acelerados. La televisión, los teléfonos celulares, las motos y mil otros artefactos modernos forman parte de la realidad de los pueblos mayas y eso provoca mutaciones, no sólo en la forma de pensar sino también en las prácticas cotidianas. Hasta hace algunos años en San Pedro, uno de los pueblos del lago Atitlán, se salía a pasear por las calles a eso de las siete de la tarde y se consideraba conveniente mantenerse charlando o paseando hasta las ocho o nueve de la noche. Como efecto de la llegada de la televisión y el éxito de las telenovelas, las mujeres ya no salen antes de las ocho o nueve de la noche y el paseo se prolonga frecuentemente hasta las diez, desplazamiento de horario que es socialmente aceptado, pero a partir de esa hora, todos deben recluirse. Evidentemente la obediencia de los jóvenes es cada vez menor pero, con mayor o menor suerte, los padres o los abuelos intentan persuadirlos con historias como esa de La Ronda, ese “aire-viento que pasa y “castiga a los que no han respetado las normas, sobre todo a las parejas que muy de noche se pasean por las orillas del lago. Una de las tantas historias cuenta sobre una pareja que desapareció y las familias respectivas empezaron a buscarlos:

Tardó la búsqueda y recién dos o tres días después lo encontraron. Allá abajo en Chi Nimaya estaba el hombre, dicen. Lo encontraron, pero estaban muertos los dos (el hombre y la mujer). Estaban cometiendo infidelidades sexuales cuando les pasó encima la Ronda, entonces allí mismo murieron.

15También es posible encontrarse con Los Ahogados cuya visibilidad es solamente sonora:

  • 12 La gente asegura que: “Parecen humanos pero al tocarlos no se toca nada. Tienen un traje blanco y s (...)

Los ahogados son aquellos espantos que caminan por las calles de noche. Esos espantos tienen un tambor que tocan cuando van por las calles del pueblo. Los ahogados son aquellas personas que se cayeron al agua del lago en los tiempos pasados. Como dicen nuestros abuelos, estos espantos no son como los humanos. No tienen carne ni huesos. En realidad, cuando aparecen, son solamente como humo o como un viento fuerte12.

  • 13 Deidad sincrética muy popular en Guatemala. Se presenta como una máscara de madera y un cuerpo a ba (...)

16Otro personaje que se encuentra con frecuencia es Maximón13, quien castiga a los que no mantienen una actitud correcta:

¡Ah! él, a él se le encuentra en las calles o esquinas del pueblo. Cuando una persona anda por las calles fuera de las horas normales lo encuentra pero si sus actitudes son buenas, no hace nada. Si una persona ha andado por mal camino y se le aparece el Maximón, sólo tiene tiempo de irse a morir a su casa. Cuando llega a su casa a esa persona le da diarrea y vómitos y ¡Ay Dios! se muere en su casa en ese mismo momento; eso es lo que provoca Maximón.

Maximón, fig. 1

Maximón, fig. 1

Maximón, fig. 2

Maximón, fig. 2

17Maximón tiene una visibilidad corpórea: “se lo ve con su ropa y todo. Casi siempre lleva un sombrero charro, muestra toda la cara y siempre se mantiene fumando su puro y echando humo en la oscuridad”. Otros personajes fantásticos son los espíritus de los moribundos: “Muchas veces, cuando la gente anda en la calle, dice que “sintieron” que alguien los atropellaba y se les metía entre las piernas. Aseguran que es el espíritu de un agonizante que anda desesperado buscando a alguien que reemplace”.

Adaptaciones diacrónicas

  • 14 El ejército durante la época de la guerrilla y los duros enfrentamientos con el ejército (1980-1990 (...)

18Estos personajes han evolucionado junto con el contexto social, histórico y económico de los pueblos. Por ejemplo durante la época de violencia (1980-1990) fue frecuente calificar a los “Comisionados militares”14 de Characoteles y eso para justificar su crueldad y el hecho de mantener una impunidad total.

19Un cambio importante lo aportó la electricidad. La luz desplazó los Espantos hacia las zonas en donde todavía había oscuridad, es decir, hacia las afueras del pueblo lo que significa muy lejos ya que el aumento demográfico ha sido importante y la construcción de casas se ha multiplicado en estos últimos años. Por ese motivo se redujo la frecuencia de apariciones y en muchos casos sólo se “los oye”, por ejemplo gemir a la Llorona o trotar o ladrar a los Characoteles. La gente asegura que “ya no se logra ver a esos espíritus cara a cara como persona. Con respecto a Los Ahogados también se ha producido este desplazamiento porque ya desde hace años los pueblos del lago han dejado de ser pesqueros y, en consecuencia, los riesgos de muerte por ahogo son mínimos. Ya no pasean por el pueblo; para sentir sus gritos hay que estar en la orilla del lago.

20Además debe tenerse en cuenta que los pobladores del lago tienen actualmente una mayor cultura escrita, mayores contactos con el exterior por el aumento de posibilidades de desplazamiento y oportunidades de estudio o trabajo. Además no hay que olvidar que actualmente existe un nuevo imaginario alimentado por las series de televisión. Todos esos cambios de mentalidad han intervenido para reducir a los Espantos a una forma de abstracción o presencia incorpórea, invisible y muda. De este modo no se niega su existencia pero se la remite muchas veces al ámbito de lo incierto. Con las apariciones de Maximón ocurre lo mismo pero la imagen concreta se ha mantenido ya que existen cofradías que le rinde culto.

  • 15 Consultar GARCIA-RUIZ, JESÚS: "Modernité, appartenances et recompositions identitaires : le religie (...)

21El desplazamiento espacial de los Espantos tiene correspondencia directa, no sólo con avances técnicos o cambios ideológicos, sino también con la conversión religiosa debido a la adhesión cada vez mayor a las iglesias protestantes; sobre todo evangelistas. Los pastores niegan abiertamente la existencia de los Espantos y los reducen al mundo de las supersticiones. Los adeptos a estas iglesias, al menos en apariencia, se acogen a este rechazo15.

22Si tuviéramos que concluir lo haríamos estableciendo una serie de planteos: el primero es que los relatos de tradición oral no son fijos e inalterables como suele pretenderse sino todo lo contrario : se adaptan al contexto social dinámico en el que se reproducen. Las categorías visible-invisible nos ha permitido reflexionar sobre este fenómeno y constatar que los relatos son una interpretación -nunca un reflejo- de la realidad, una respuesta imaginada frente a los dilemas existenciales y sociales del grupo y, en definitiva, una forma indirecta pero efectiva de control.

  • 16 Para ampliar sobre las consecuencias de la modernidad, consultar: Giddens, Anthony: Les conséquence (...)

23En el caso concreto de los pueblos del lago Atitlán, cuando se admitía -y creía- en la visibilidad nocturna de seres fantásticos, provocadores de temor y respeto, eso significaba que las creencias tradicionales tenían plena vigencia y que los ancianos -detentores del patrimonio cultural- ejercían el poder y mantenían la hegemonía del grupo. Un poder que se actualizaba a nivel privado en las familias y a nivel público en las cofradías e incluso en los cargos de autoridad oficial, como el de alcalde. Actualmente debido a la tendencia cada día más acentuada a dudar sobre la veracidad de los relatos tradicionales y sus personajes, se constata un debilitamiento progresivo de los antiguos dirigentes. Las tradiciones se diluyen y son reemplazadas por otros imaginarios y por otros tipos de control16.

24En este caso me he ocupado solamente de los relatos referidos al espacio nocturno pero existen otros tantos referidos al espacio diurno y sobre todo, a la agricultura, sin embargo esos relatos ya han desaparecido casi totalmente por la simple razón que se ha modificado la explotación de la tierra. Esos relatos tradicionales se centraban en el maíz y los seres imaginarios que tenían incidencia sobre ese cereal. Actualmente el maíz se compra y su cultivo ha sido reemplazado por legumbres de exportación y café. Los relatos ya no son operativos porque no se refieren a ningún tipo de habitus concreto. Los relatos sobre el espacio nocturno sí han persistido y con las variantes que hemos señalado anteriormente pero, ellos también están siendo reemplazados por otras proposiciones, tales como las ofrecidas por la televisión o la radio. Frente a ese nuevo poder los “antiguos” callan y se marginan.

25Ante el avance de la modernidad y con ella de otros imaginarios, va desapareciendo poco a poco la concepción de un mundo constituido por elementos y personajes visibles e invisibles que se articulan como dos caras simultáneas de una misma realidad. Lo que se impone progresivamente es la dicotomía visible-real/ invisible irreal y el último término del binomio se asocia cada vez más con lo inverosímil.

26Quizás no debiera descartarse la posibilidad de que el hecho de reducir a la “invisibilidad” permanente, es decir a la inexistencia, a los seres imaginados en el marco del mundo tradicional, equivaliese a una resistencia de parte de los pobladores mayas, es decir, a una forma de disimulación, de mascarada, que permite seguir creyendo en los valores tradicionales sin dar muestras de ello.

Haut de page

Notes

1 Se desarrollan en este artículo ideas ya esbozadas en otros de mis trabajos: “Topología nocturna en los pueblos mayas de Atitlán” in Becquelin, de Estudios Mayas, México, UNAM., Centro Francés de Estudios Mexicanos y Centroamericanos, 2003, p. 577-601; “Topologías sagradas entre los mayas actuales”, in Pandora n°5, Paris, Université de Paris 8, 2005, p. 159-169; “Entre tradición y modernidad: San Pedro Atitlán, un pueblo maya de Guatemala” en Traces n°50, Diciembre 2006, CEMCA, México, p. 50-62.

2 Es un hombrecito pequeño, vestido de negro y con un gran sombrero. Suele molestar a las jovencitas trenzándoles el pelo de noche e intentando seducirlas con su guitarra.

3 Hay múltiples versiones sobre este personaje pero quizás el más difundido es el de una mujer muy bella de larga cabellera que se encuentra a la orilla de un río peinándose y esperando el paso de algún hombre para seducirlo y provocarle la muerte.

4 Gente que tiene la facultad de transformarse en animal: perro, cerdo, gato, chivo…

5 Ver HALL, Edward T: La dimension cachée, París, Points, 1978.

6 GOFFMAN, Irving, Les cadres de l’expérience, París, Minuit, 1991.

7 La totalidad de las historias a las que hago referencia pueden consultarse en su versión completa en Perla Petrich (ed): Historias de la noche, [http://oralidadmaya.info].

8 Un hombre vestido de negro con un sombrero cuya función es atraer a las jovencitas para hacerles perder su virginidad y luego provocarles la muerte. Es una de las posibles figuras del diablo.

9 Su aparición es sensorial ya que se “siente” como un viento que llega en forma imprevista y resulta devastador.

10 Las paredes suelen ser de caña y barro, al menos en las casas pobres y tradicionales y las rendijas son numerosas.

11 “Un daño” puede ser una enfermedad o la muerte.

12 La gente asegura que: “Parecen humanos pero al tocarlos no se toca nada. Tienen un traje blanco y siempre andan por montones aterrorizando a la gente, sobre todo si encuentran a las personas solas en los caminos. Actualmente se los oye pasar sólo de vez en cuando”.

13 Deidad sincrética muy popular en Guatemala. Se presenta como una máscara de madera y un cuerpo a base de trapos que suele vestirse con todo tipo de atuendos, frecuentemente con trajes de mestizo. Lleva siempre un cigarro en la boca y en el cuello múltiples pañuelos de colores que los fieles le traen como ofrenda. Tiene su propia cofradía y en el pueblo de Santiago Atitlán incluso un pequeño templo construido a un costado de la iglesia católica. Durante la Semana Santa participa en la procesión católica y lo llevan en andas detrás de la virgen. Para mayores informaciones sobre este personaje consultar: PÉDRON-COLOMBANI, Sylvie “El culto de Maximón en Guatemala”  in Trace [En línea], 54 | 2008, Puesto en línea el 20 de octubre de 2009: [http://trace.revues.org/457].

14 El ejército durante la época de la guerrilla y los duros enfrentamientos con el ejército (1980-1990) designaron a ciertos habitantes de los pueblos como agentes de la autoridad militar local. Se los conocía como “Comisionados”, estaban armados y gozaban de impunidad total frente a la población. Se les recuerda como personas cercanas al Ejército que podían denunciar e incluso matar a cualquier vecino. Hubo tantas violaciones de derechos humanos que se consideraba como criminales.

15 Consultar GARCIA-RUIZ, JESÚS: "Modernité, appartenances et recompositions identitaires : le religieux dans les sociétés paysannes du Guatemala" in Archives des Sciences Sociales des Religions, n°97, enero-marzo, 1997: "Religion et politique en Amérique Latine" Francia, CNRS-EHESS, 1997, p. 73-95.

16 Para ampliar sobre las consecuencias de la modernidad, consultar: Giddens, Anthony: Les conséquences de la modernité, Paris, l’Harmattan, 1994

Haut de page

Table des illustrations

Titre El Sombrerón
URL http://journals.openedition.org/agedor/docannexe/image/1024/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 12k
Titre La Llorona
URL http://journals.openedition.org/agedor/docannexe/image/1024/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 64k
Titre Maximón, fig. 1
URL http://journals.openedition.org/agedor/docannexe/image/1024/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 168k
Titre Maximón, fig. 2
URL http://journals.openedition.org/agedor/docannexe/image/1024/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 650k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Perla Petrich, « Lo invisible en los relatos mayas del lago Atitlán (Guatemala) »L’Âge d’or [En ligne], 5 | 2012, mis en ligne le 01 mars 2012, consulté le 01 décembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/agedor/1024; DOI: https://doi.org/10.4000/agedor.1024

Haut de page

Auteur

Perla Petrich

Université de Paris 8

Haut de page

Droits d’auteur

L’Âge d’or. Images dans le monde ibérique et ibéricoaméricain

Haut de page
  • Logo UPEM — LISAA
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search