Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros43Introducción

Texto completo

1Desde hace algunas décadas el problema del espacio se ha convertido en una categoría de análisis sobre la cual han reflexionado investigadores e investigadoras de diferentes disciplinas. En el campo de la historiografía latinoamericana esto ha significado la construcción de preguntas amplias sobre cómo las sociedades y sus diferentes actores experimentaron la transformación de la ciudad plebeya, propia del siglo XIX, a la ciudad moderna, o en vías de serlo, que se consolidó durante la primera mitad del siglo XX. La transición entre ambas formas o tipos de ciudad es el telón de fondo de la mayor parte de los artículos incluidos en este Dossier, interesado en examinar desde la perspectiva de la historia social, los estudios urbanos y la historia cultural, la trayectoria de los sectores populares y del trabajo en su afán por acomodarse a una ciudad contradictoria como Santiago de Chile en el siglo XX.

2La ciudad de Santiago bien constituye un área de exploración para examinar un proceso de dimensión regional que se percibe en Buenos Aires (Argentina), Río de Janeiro (Brasil) y Montevideo (Uruguay), por no mencionar la antigua capital virreinal, Lima (Perú). Un proceso de cambio social y de complejización de la sociedad urbana resultado del flujo constante de familias campesinas a las principales ciudades de los países de Latinoamérica, el consecuente incremento en el tamaño de la ciudad y en complemento, las escasas oportunidades que encontraron trabajadores y trabajadoras para conseguir un empleo y, todavía un lugar dónde vivir. Con sus particularidades, los artículos abordan expresiones sociales y culturales de ese proceso global de transformación, en que la experiencia de la aguda pobreza fue una característica medular con la que tuvieron que convivir la mayor parte de los sectores populares. La ciudad de Santiago, en ese contexto, corrobora con nitidez los problemas provocados por los procesos modernizadores de la región. En parte, porque los nuevos pobres de la capital chilena experimentaron el trabajo casual, la enfermedad y la muerte como algo regular. De allí que estas tres sean imágenes recurrentes entre aquellos extranjeros que visitaron la ciudad y tuvieron la perspicacia de retratar la vida de los sectores plebeyos. Una realidad imposible de ocultar para la elite, a pesar de sus esfuerzos por incorporar en la ciudad de Santiago infraestructura y artefactos propios de las sociedades más desarrolladas –como los sistemas de alcantarillado o el transporte eléctrico-, tal como lo intentaron otras elites de la región en vísperas de la conmemoración del primer Centenario de la construcción de los Estados oligárquicos.

3A propósito de lo anterior, las diversas líneas de reflexión sobre los sectores populares y del trabajo que se incorporan en el Dossier consideran solo de modo referencial los discursos normativos del cambio urbano o sus expresiones ideológicas más coherentes. Por contrapartida, el interés es explorar diferentes manifestaciones, sociales y culturales, de esa transformación que se percibe a lo largo del siglo XX en Santiago. Así intelectuales, cuadros profesionales y expertos en arquitectura o urbanismo, sobre los cuales existe una abundante bibliografía, ceden su protagonismo a sujetos comunes o frescos literarios de extracción popular que aluden explícitamente a diferentes vivencias de hombres y mujeres, en sus respectivos contextos, ajenos a una exposición coherente o sistemática. Se trata de exploraciones que dan cuenta de un repertorio bastante diverso y heterodoxo sobre las prácticas espaciales y, concretamente, el habitar urbano. Y por esa razón aluden a escenarios o artefactos parciales. Por un lado, las periferias de la ciudad o poblaciones específicas de viviendas higiénicas y, por el otro, a los tranvías en tanto organizadores del sentido para sus usuarios, los periódicos obreros y una gama amplia de impresos populares.

4En relación con los escenarios donde habitaron los sectores populares y del trabajo se incluyen cinco artículos, con diferentes objetivos y marcos cronológicos, pero coincidentes en el supuesto de restituir los conflictos y tensiones que originó el espacio en las relaciones entre los actores, colectivos o individuales, involucrados. El primero estos trabajos es suscrito por Francisco Núñez y Hernán Venegas, quienes a partir de un examen crítico de la serie documental Teleanálisis, explican la forma como aquella obra audiovisual representó a los pobladores y pobladoras de los sectores periféricos de la ciudad de Santiago en las diferentes fases de la crisis de la dictadura pinochetista, y que desencadenó el inicio de la transición al régimen democrático. Debaten las mutaciones de dicha representación y cómo ésta terminó amoldándose a la estrategia política que se hizo predominante en 1988. A continuación, las reflexiones de Sebastián Leiva y Diego Morales, indagan sobre las experiencias de familias de trabajadores urbanos que tuvieron la dicha de acceder a una vivienda higiénica y económica en la ciudad de Santiago. Una verdadera excentricidad para la mayor parte de los sectores populares de la capital. Con el estudio minucioso de las relaciones barriales de los trabajadores de la firma Manufacturas de Cobre (MADECO), en el período de la promoción industrial desde la década de 1940, Leiva examina el carácter singular de la identidad obrera en la populosa comuna de San Miguel, la que se forjó a partir del acceso a una infraestructura comunitaria que disfrutaron las familias de los trabajadores de la empresa y que consistió en una sede sindical, gimnasio, escuela y una vivienda económica. Por su parte, Morales discute algunos problemas empíricos asociados a la extendida tesis de la domesticación obrera a partir de la vivienda higiénica, abordando la trayectoria de algunas poblaciones modelo construidas por cooperativas de edificación asistidas por el Estado y supervigiladas por la Junta Central de la Habitación Popular en los primeros años de la década de 1930. Se incluye también, un estudio específico sobre las dinámicas que explican la extensión de la mancha urbana de la ciudad de Santiago con anterioridad a 1930 y las difíciles condiciones de vida que tuvieron que sortear las familias que intentaron resolver el problema de la habitación adquiriendo predios sin urbanización en la periferia, específicamente en las poblaciones Germania y Atacama. Con esto, Simón Castillo y Waldo Vila, abordan una materia de estudio crucial para comprender los orígenes de la segregación territorial que caracteriza a la ciudad de Santiago si se analiza en largo plazo el emplazamiento de los bolsones de pobreza que hasta la actualidad se distinguen en la realidad urbana de la capital de Chile. En último caso, cabe considerar lo avanzado por el profesor Eduardo Godoy en su estudio sobre las reivindicaciones que representantes del anarquismo local hicieron para denunciar la pobreza urbana predominante en los barrios populares de Osorno, una ciudad intermedia, situada en el sur del país.

5En complemento con los estudios sobre los escenarios, el Dossier está integrado por cuatro artículos que analizan diferentes artefactos culturales que cambiaron en forma decisiva las formas de socialización de los sectores populares, en la medida que fue en los intersticios de la ciudad donde se apropiaron de la escritura, la lectura y de artefactos tecnológicos vitales en los desplazamientos regulares de sus habitantes, como lo fue el tranvía desde el inicio del siglo XX. De alguna manera, problemas que entroncan menos con las prácticas espaciales y de los conflictos que dieron origen a las características del espacio urbano, que con las formas de representación que los sectores populares y del trabajo desarrollaron en su incorporación a la ciudad. Todos ellos, estudios que sitúan a la historia cultural, en diálogo con los Estudios Urbanos, en un campo virtuoso de la historiografía, el que se ha nutrido de una lectura atenta y contextualizada de obras que nos remiten a significados en disputa, reveladores de la capacidad de los sectores populares para apropiarse de prácticas que se habían creado en las elevadas esferas de la cultura ilustrada. En ese horizonte se puede inscribir el artículo de Jorge Navarro, que analiza a poetisas y poetas de extracción obrera quienes, a través de la prensa dejaron huellas sobre sus propias creaciones literarias en las que denunciaron tanto la pobreza con que subsistían como a los sectores oligarcas, en el contexto crítico de la Cuestión Social. Le sigue en esa ruta Ana Ledezma, quien presenta una cartografía bastante completa sobre la producción y circulación de “impresos populares”, claves en la creación de la práctica lectora en la ciudad de Valparaíso, una de las puertas de Chile con el extranjero más importantes en el parteaguas de los siglos XIX y XX. Ambos artículos, persuaden al lector de que la mirada horrorizada que habían asumido la elite decimonónica sobre los sectores mestizos de la época, tal como lo analiza Araucaria Rojas, era bastante diferente en la medida que hicieron gala de valores como la solidaridad, una actitud creadora y resiliente, atributos que desconocieron quienes edificaron los pilares de la historiografía liberal y conservadora en Chile, tal como Benjamín Vicuña Mackenna y Diego Barros Arana, pero también las novelas que circularon en Santiago a fines del siglo XIX. Una contribución de especial interés es lo analizado por Elisabet Prudant sobre la construcción de género (masculino) a través de los viajes en tranvías de Santiago, para lo cual utiliza con sutileza los recuerdos biográficos de diferentes escritores que se refirieron de modo explícito a sus viajes a través de la ciudad en uno de los artefactos modernos que mayor impacto tuvo en las nuevas experiencias urbanas que miles de hombres y mujeres tuvieron en el tránsito a una ciudad masificada, como ocurriría en Santiago en el segundo tercio del siglo XX.

6Se trata de un conjunto de propuestas que reconocen las diferentes formas existentes en la apropiación del espacio urbano y las formas de habitar, por parte de actores con capacidad para acomodar o ajustarse a la desigualdad persistente que se ha observado en las grandes ciudades de Latinoamérica.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Diego Morales Barrientos y Hernán Venegas Valdebenito, «Introducción»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 43 | 2022, Publicado el 01 julio 2022, consultado el 10 agosto 2022. URL: http://journals.openedition.org/alhim/10607; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.10607

Inicio de página

Autores

Diego Morales Barrientos

USACH (Chile)

Artículos del mismo autor

Hernán Venegas Valdebenito

USACH (Chile)

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search