Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros43De pobladores a pobres. Represent...

De pobladores a pobres. Representaciones documentales del colectivo Teleanálisis, durante la última fase de la dictadura militar en Chile

Francisco Núñez Capriles y Hernán Venegas Valdebenito

Resúmenes

El artículo indaga sobre el colectivo Teleanálisis responsable de la serie documental del mismo nombre y la forma en que este esfuerzo cinematográfico representó a pobladores y pobladoras durante la contingencia de la movilización social y política que puso en jaque a la dictadura militar chilena entre 1984 y 1989. Como un correlato de los cambios de perspectiva respecto de la vía para derrotar a la dictadura, el sujeto poblador pasó, en la mirada de la serie, de un sujeto autónomo y central en la estrategia movilizadora, a un actor de segundo orden, sin agencia y subsumido en categorías sociales más amplias y sin especificidad.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

1La historia de los pobladores y su constitución en movimiento social es larga y tortuosa, muchas veces se les consideró solamente como a quienes había que ayudar, por lo que su estatus como actor social autónomo no fue reconocido. Tampoco fueron vistos, por la izquierda, como la encarnación del actor social que encabezaría el proceso de transformación al socialismo. Así entonces, se les relegó como comparsa de la acción política, en que los trabajadores industriales constituían la vanguardia redentora del mundo popular. En los años sesenta ganaron un espacio en la gran movilización social que respaldó la puesta en marcha, primero, del proyecto de Revolución en Libertad impulsado por la DC y el gobierno Frei y, luego, de la vía chilena al socialismo propuesta por la Unidad Popular. Al momento de la irrupción de la dictadura militar, los pobladores organizados formaban parte activa del proyecto popular, no obstante ser uno de los sectores más golpeados por el desabastecimiento y la falta de recursos. Durante los primeros años del régimen cívico-militar cargaron con el estigma de haber sido partícipes de la alternativa allendista, además de los prejuicios que asociaba pobreza y delincuencia, por tanto, fueron el centro de la persecución de los aparatos de seguridad gubernamental. Por otra parte, también fueron el blanco de los intentos de cooptación por parte del régimen a través de los mecanismos que la dictadura dispuso, especialmente a través de la Dirección de Organizaciones Civiles y las reparticiones que estuvieron a su cargo (Valdivia, 2010), para tratar de atraerlos como base social de legitimación. Ante ello, muchos volvieron a ser arrojados fuera del marco de la ciudad, en función de las lógicas de acumulación capitalista fundadas en el uso del suelo (Harvey, 2013).

2Desde el punto de vista de sus representaciones, fue justamente este carácter inicial de actor secundario, asignado en el imaginario socio político, lo que determinó que las miradas e interpretaciones sobre este componente del mundo popular demoraran en manifestarse. Si bien hubo innumerables estudios técnicos que relevaron su existencia, historiográficamente todavía eran actores poco atractivos, incluso en las interpretaciones más progresistas de la época. Fueron las investigaciones de Vicente Espinoza (1988), en el campo de la sociología en la década de 1980 y de Mario Garcés (1991), en el de la historia, al inicio de la siguiente, las que rompieron esa inercia y relevaron la historia de los pobres de la ciudad como un campo historiográfico y de conocimiento en el ámbito de las ciencias sociales, no solamente por sus efectos políticos, sino por su valor intrínseco, en el sentido de que los segmentos más importantes de la sociedad chilena, y urbana en particular, habían asumido la condición de pobladores y se identificaba con ella (Robles, 2020).

  • 1 En ese sentido se puede resaltar obras como Largo Viaje, de Patricio Kaulen (1967); Valparaíso mi a (...)

3No obstante, el mundo del arte, como había ocurrido ante otras problemáticas de naturaleza social o cultural, fue capaz, en un acto anticipatorio, de sensibilizarse frente al drama humano que vivía una parte importante de la población popular en Chile por la falta de vivienda y las dificultades que le eran consustanciales. En este caso fue el cine el que asumió ese rol y desde él se pusieron a disposición narrativas en que pobladores y pobladoras, que no tenían un lugar donde habitar, eran protagonistas. Esta historia contada desde el cine se abrió espacio desde las escuelas que se habían fundado a nivel universitario y luego, en los años setenta, desde las iniciativas de quienes en ellas se habían formado técnicamente y sensibilizado en los planos estéticos y políticos. Se trató, en la mayoría de los casos, de propuestas documentales, aunque dada la naturaleza del nuevo cine chileno y su vínculo con el llamado «nuevo cine latinoamericano», las creaciones argumentales también se hicieron parte de este afán de representación de lo popular1.

4Una década después, en plena dictadura militar las propuestas audiovisuales siguieron ocupando un espacio significativo en la disputa por el poder, las posibilidades de construir representaciones del conflicto social y la definición de la posición ocupada en él por parte de los distintos actores sociales y políticos. En este sentido, la producción audiovisual participaba activamente en la búsqueda de alternativas de salida al régimen y retomar la senda democrática.

5En octubre de 1984, en plena dictadura cívico-militar y durante la emergencia de las jornadas nacionales de protestas acontecidas en las principales ciudades del país y protagonizadas precisamente por pobladores, surge Teleanálisis, una serie documental, producida por un equipo de periodistas vinculados a la revista Análisis, desde donde la oposición divulgó sus ideas. La serie documental, en concordancia con la línea editorial de la revista, se dedicó a difundir temáticas y enfoques que fueron ignorados por los medios de comunicación oficiales y otros que no siéndolo necesariamente circularon en un marco de severas restricciones noticiosas. Producida entre los años 1984 y 1989, los contenidos preferentes de Teleanálisis denunciaron las sistemáticas violaciones a los derechos humanos, las consecuencias de la crisis económica, y el actuar de los aparatos de censura, argumentando, además, el aislamiento internacional del gobierno, en un marco de endurecimiento del régimen. Por otro lado, también destacó el actuar que jugó la oposición, tanto política como social, en la resistencia y en la promoción hacia el cambio democrático, es dentro de esta narrativa donde los pobladores fueron representados como un actor importante (Núñez, 2018).

6En este plano, lo que interesa a este texto es reconocer la manera cómo el colectivo Teleanálisis representó, desde su posición crítica a la dictadura militar, al sujeto poblador/pobladora a partir de las protestas nacionales motivadas por la crisis económica de 1982 y que amenazaron con la descomposición del régimen. Se trata de un marco signado por la represión, limitaciones a los medios de comunicación y en un momento de disyuntivas políticas en que las posibilidades se debatían entre una salida pactada frente a la dictadura o la aceleración de un proceso de radicalización, en que lo propios pobladores se habían hecho parte. Esa disyuntiva marcada por las estrategias de salida al régimen cruzó al conjunto de actores sociales ocasionando agudos debates y también la escisión entre quienes buscaban acelerar las contradicciones, promovían una movilización de masas y la desestabilización del régimen ocupando diversas formas de lucha, incluyendo la violencia activa. Dicha estrategia los separaba de otros que buscaron acuerdos más programáticos, cupulares si se quiere, en que amplios sectores de la población fueron relegados a un lugar secundario, desconociendo su autonomía. Dicho clivaje cruzó igualmente, la experiencia de Teleanálisis si se analiza la forma de representación que la serie construyó sobre pobladores y cómo esta fue transformándose en el tiempo, dando cuenta del cambio de lectura que la propia producción hizo de las transformaciones políticas en Chile y el lugar que cabía a los actores subordinados.

7En este sentido, utilizaremos el concepto de representaciones, el cual se ha posicionado como un problema central de la Nueva Historia Cultural (Hunt, 2006). Referirnos a representaciones implica indagar en la construcción de la realidad social, de los imaginarios, las ideas, las mentalidades, accediendo a estos «mundos de lo simbólico» a través de los objetos culturales (Burke, 2006).

8El ejercicio de interrogar una representación como la serie documental Teleanálisis requiere varias consideraciones. La primera es indagar el espacio textual. El cine documental es un texto complejo, interrogamos imágenes cinematográficas, compuesta por los recursos propios del arte cinematográfico, como son las imágenes en movimiento, el sonido, el montaje, el tiempo o el punto de vista. Se trata de un objeto portador de significaciones/discursos. Una segunda consideración implica examinar la serie documental desde su espacio social de producción y distribución. Aquí es pertinente hacerse preguntas sobre quiénes, por qué, para quién y cómo se produjo y se distribuyó esta serie. En este ejercicio resulta práctica la utilización del concepto de campo social (Bourdieu, 2012), ya que permite delimitar y entender un espacio social específico compuestos por reglas propias, actores, relaciones de fuerzas y estrategias. Y, por último, indagar en el ejercicio de la apropiación del objeto. Se parte de la idea que no existe una relación donde el cineasta transfiera de manera automática el discurso de su filme al espectador. La apropiación implica necesariamente un ejercicio interpretativo del receptor. Roger Chartier utiliza el concepto de la construcción del sentido, para referirse a la significación propia y particular que individuos o comunidades específicas hacen sobre los objetos culturales al aproximarse a estos desde sus propias visiones del mundo (Chartier, 2005: 50). Dentro de este mismo ámbito otro concepto clave que propone el autor es el de comunidades interpretativas, que refiere al cómo ciertas comunidades comparten interpretaciones específicas y particulares respecto de ciertos objetos (Chartier, 2005: 55).

9A partir de lo anterior, nos aproximarnos a la serie documental Teleanálisis, como una de las múltiples representaciones sobre la colectividad pobladores que coexistieron en la época, y disputaron este ejercicio. Teleanálisis aporta una perspectiva específica, opositora al régimen y antagónica de los medios de comunicación oficialistas. De alguna manera la historia de Teleanálisis es una representación también de la disyuntiva planteada no solamente a los actores sociales y políticos que buscaron una salida al régimen, sino también atravesó las dinámicas de quienes, desde el arte en general, y del cine documental en este caso, formaron parte de esa trascendental coyuntura histórica.

10Un texto de la extensión del actual nos obliga a abordar solo dos de las dimensiones señaladas más arriba. Así, nuestra aproximación metodológica propone un acercamiento al contexto histórico de la crisis de la dictadura, luego un reconocimiento del campo social de producción de la serie, y finalmente el examen de esta desde su dimensión textual. En este último sentido se trabaja sobre las imágenes cinematográficas que dan cuerpo a la obra. Para esto se procederá a la selección de realizaciones específicas donde se representa al sujeto poblador y su relación con lo político y su propio rol en ese ámbito. Se aborda, además, el análisis de las dinámicas de la representación, es decir cuáles son las principales variaciones en el discurso de la serie sobre esta relación. Por último, se reflexiona acerca del sentido histórico que estas representaciones y sus cambios significaron para la sociedad de la época.

Dictadura y pobladores en la década de 1980

11Las Fuerzas Armadas chilenas controlaron el gobierno durante toda la década de 1980. En ese lapso, si bien su poder y dominio gozaron de una fuerte capacidad hegemónica, fueron muchos los elementos que las llevaron a abandonar el gobierno a fines de década, entre los cuales cabe consignar la acción de la oposición política y social, las nuevas condiciones internacionales y el desgaste propio de una dictadura militar tan prolongada.

12Desde una óptica global, el estudio de esta etapa histórica permite explorar la dinámica de los actores político-partidarios y cómo los actores sociales propiamente tales experimentaron una serie de transformaciones con consecuencias de largo plazo.

  • 2 Radio Chilena, 30 de agosto de 1979.

13En términos económicos, 1980 representó un año que coronó un quinquenio exitoso para el gobierno militar. La estrategia neoliberal, tal vez inédita en el mundo desde el punto de la vista de la ortodoxia con que fue aplicada, había generado un crecimiento económico notable, -aunque sustentada en el endeudamiento de la economía nacional- y la disminución momentánea de la inflación, dos de los males crónicos de la estructura económica chilena. Lo que se denominó el «milagro económico chileno» había inundado de optimismo a los tecnócratas y al propio Pinochet que en 1979 sostuvo que «cada chileno en el año 1984 tendrá auto y televisión»2. El contraste de esa visión era evidente en relación con los padecimientos que debían enfrentar a diario quienes quedaron desprotegidos por el Estado y relegados cada vez más a espacios periféricos de las ciudades (Valdés, 1986; Hardy, 1987; Iglesias, 2011).

14No obstante, la coyuntura que se suscitó entre 1982 y 1983 derribó las esperanzas de los partidarios del régimen. La manifestación de una grave crisis económica que se expresó en el excesivo endeudamiento externo y posterior quiebre del sistema bancario trajo consecuencias sociales y políticas más potentes. Rápidamente, el «milagro económico chileno» se desvanecía ante la inestabilidad y la vulnerabilidad cada vez más acentuada de la estrategia económica. En este sentido la crisis de 1982-1983 se transformó en la peor coyuntura económica que sufrió el país desde la crisis de 1929-1930 (Meller, 1996).

15Los sectores más golpeados por la crisis fueron, sin lugar a duda, las capas medias y populares. La baja sostenida de los salarios, la precarización laboral y la desarticulación del movimiento sindical, si bien fueron procesos que se desencadenaron desde el propio año 1973, se profundizaron más todavía. El impacto de la recesión fue tan grave que los primeros en desencadenar las protestas frente a Pinochet no fueron los partidos políticos como tales, sino el desarticulado movimiento sindical y, sobre todo, los actores sociales, especialmente en la periferia de las grandes ciudades, que respondían a la rearticulación del movimiento de pobladores/as (Gatica, 2021:171-177), en consonancia con una larga trayectoria que se hunde sus raíces en el comienzo del siglo XX.

16La intervención militar fue quirúrgica en términos sociales, eliminó toda forma de participación y organización social autónoma y a partir del espacio municipal, primero, y de las instancias del aparato central, después, buscaron anular su autonomía. Sin embargo, el aumento del número de pobres urbanos fue notable, especialmente en el dramático período de «ajuste» de mediados de la década de 1970, todavía más cuando la economía mundial y chilena, excesivamente vulnerable, entraron en crisis en 1982. Fue en esos momentos en que los pobladores revitalizaron su tejido colectivo y solidario. Una serie de iniciativas, muchas veces apoyadas por la Iglesia Católica y las comunidades de base que esta había logrado sostener, se reconstruyó «lo colectivo» a través de la organización de comedores infantiles, talleres laborales, bolsas de cesantes, comités antialcohólicos, entre otras iniciativas orientadas a enfrentar la pobreza y la degradación social (Garcés, 2019).

17Al mismo tiempo, los pobladores debieron enfrentar las políticas gubernamentales orientadas por el mercado que, por una parte, determinaron segregaciones espaciales, incluyendo «erradicación de campamentos» y, por otra, la elaboración de propuestas habitacionales denigrantes, en concordancia con la liberalización del suelo urbano. Otras propuestas, a través del ministerio de la vivienda, abrieron una luz de esperanza entre los más afligidos, quienes fueron atraídos por la promesa de subsidios. Sin embargo, tal como ocurrió en otras oportunidades dichas iniciativas no llegaron efectivamente a los más pobres.

18La agudeza de los problemas sociales y la falta de perspectiva de una salida institucional, llevaron a que los pobladores, desafiando la represión dictatorial, reanudaran la realización de tomas de terrenos, las que recrudecieron una vez desatada la crisis económica de 1982 y el descrédito del modelo neoliberal.

19La crisis misma y nuevas movilizaciones por ocupar espacios en la ciudad condujeron a la recuperación del tejido social y viejas estrategias volvieron a conquistar un lugar central en la vida de las y los pobladores. Esta vez, asociadas además a una dinámica de descontento frente al régimen que pronto pasó a formas de desobediencia y a iniciativas más radicales de confrontación. En primer lugar, este fenómeno dio origen a las Jornadas de Protestas Nacionales, que se extendieron intermitentemente alrededor de tres años desde 1983. Y, crisis económica por delante, la dictadura fue obligada a abrir espacios de negociación con la oposición moderada a fin de colocar plazos definitivos al régimen, por último, esta misma apertura permitió un regreso de los actores políticos a una actividad que paulatinamente les permitió ocupar el espacio público.

20En relación con las protestas y su desarrollo como tal, cabe señalar que lo más importante fue la multitudinaria participación de las poblaciones periféricas y la progresiva radicalización el tiempo, tornándose cada vez más violentas. Es probable que el cariz de las protestas aislara a los sectores políticos más moderados (DC y socialistas renovados) y desde el punto social de las capas medias, respecto de los segmentos que propiciaban acciones más extremas como las propiciadas por el partido Comunista. Naturalmente esto influyó en la conformación de las alianzas opositoras y las diferenció en sus estrategias de acción para enfrentarse a Pinochet.

21En cuanto a las movilizaciones sociales, un sociólogo chileno las caracterizó bajo dos rasgos:

nocturnidad y carácter barrial. El barrio, donde se movían como peces en el agua los dirigentes locales, se convirtió en un espacio de creatividad. Efectivamente los líderes locales generaron en cada barrio o población formas particulares de aplicación de las consignas centrales, adecuándolas al ethos local. Formas particulares de unidad, iniciativas específicas, experiencias de acción diversificadas. La primera protesta dejó esas enseñanzas. Las características se repitieron en la segunda, para adoptar en la cuarta una importante variación. (Moulian, 1997: 294)

22Como es posible inferir de las palabras de Moulian, estas jornadas de movilización tuvieron una amplitud pocas veces vista en períodos de emergencia política, en el sentido que cruzó vastos segmentos de la sociedad civil y donde la presencia de los partidos políticos fue escasa, al menos en un primer momento. La respuesta a esta escalada de la movilización opositora fue enfrentada por un doble camino que asumió el régimen militar. Por una parte, fue posible constatar un recrudecimiento de la represión de parte de los organismos de seguridad de la dictadura militar, especialmente dramática en los años de las protestas nacionales (1983-1986). Por otra, se llevó a cabo un período de relativa «apertura», la cual estuvo dirigida por un ministro civil y experimentado político, lo que naturalmente insidió en la generación de dos alternativas para enfrentar el régimen: una propuesta radical empeñada en la derrota de las fuerzas armadas, otra de naturaleza institucional, pactos de por medio, y que supusiera una salida negociada con las fuerzas armadas y la salvaguarda de su proyecto histórico. En ambos casos se dio origen a alianzas políticas, que estuvieron representadas por el Movimiento Democrático Popular (MDP) y por la Alianza Democrática (AD), respectivamente (Garretón,1995).

La emergencia del video independiente y la trayectoria de Teleanálisis

23La historia de Teleanálisis sigue el mismo derrotero de otras iniciativas comunicacionales opositoras a la dictadura, en el marco de la crisis de comienzos de década de 1980. La creación de la alternativa documental, a fines de 1984, estaría asociada a varios elementos contextuales como la proliferación de la prensa independiente y la disputa por la representación de la realidad con los medios oficialistas, entre los cuales se destacaron desde 1976 las revistas Solidaridad, APSI, Hoy y Análisis, consolidada al principio de la década del 80.Se suma a esto cambios en la tecnología, asociados a la difusión del video que facilitó la práctica documental, incentivada, además, por un movimiento comunicacional alternativo contra la dictadura (Muesca, 2005: 85-88; Liñero, 2010: 33).Además, fue decisiva la coyuntura políticaque se expresó a través de las protestas de los años 1983 y 1984, con perspectiva hacia la recuperación de la democracia.

24Teleanálisis se formó bajo el alero institucional de la revista Análisis, medio escrito en el que periodistas opositores al régimen podían expresar sus ideas. Patrocinado por la Academia de Humanismo Cristiano, contó además para su creación, con la ayuda del Cardenal Raúl Silva Henríquez (Cárdenas, 2011). El primer número de esta revista fue publicado en diciembre del año 1977(Gárate y Navarrete, 2002), por lo tanto, en octubre de 1984, cuando Teleanálisis estrena su primer capítulo, la revista estaba pronta a cumplir su séptimo año de vida, y ya contaba con una trayectoria prolongada enfrentando las prohibiciones y amedrentamientos del régimen.

25Teleanálisis comienza a circular paralelamente al estado de sitio que fue decretado entre noviembre de 1984 y junio de 1985 por la dictadura para contener el avance de las protestas populares. Esta situación, que significó la suspensión temporal de la revista, posibilitó la participación de periodistas provenientes de Análisis en este nuevo proyecto audiovisual, quienes influyeron en la línea editorial de la serie documental y también en la diversidad de filiaciones políticas que trabajaron en el proyecto audiovisual.

26En su etapa inicial, Teleanálisis propone un discurso tendiente a la unidad de la oposición, y su forma dominante es la de un noticiario que entrega la información expositivamente. En términos orgánicos se va consolidando, con la incorporación de nuevos periodistas, en la medida que va generando un equipo distinto que el de la revista. En el capítulo 17, en junio de 1986, Augusto Góngora asume la dirección de la serie, confirmando esta diferenciación.

27El quehacer de este colectivo no estuvo ajeno a la contingencia nacional y debió soportar los trágicos embates del régimen. A principios de agosto de 1986, la dictadura descubre y desbarata la operación de la internación de armas a través del puerto de Carrizal Bajo. Poco después, el 7 de septiembre un comando armado atentó fallidamente contra el general Pinochet. Para el grupo profesional vinculado a TeleanálisisAnálisis, este evento tuvo repercusiones directas y personales, ya que, sufrieron el asesinato del editor internacional de la revista, José Carrasco, a manos de un comando de la Central Nacional de Inteligencia (CNI), lo que generó, además de un inmenso estremecimiento un cambió en la subjetividad del quehacer en términos del miedo3.

28No se debe perder de vista que, durante los años de circulación de la serie, los profesionales de Teleanálisis, así como de otros medios alternativos sufrieron privación de libertad, persecución y amedrentamiento de manera sistemática. Ligado y quizá como consecuencia fundamental de estos acontecimientos para Teleanálisis fue que, desde entonces, el discurso político de la serie viró, anunciando la clausura por la búsqueda de la unidad en la oposición, por lo menos, en los términos que se estaban respaldando desde sus inicios en 1984. Este giro significó la exclusión definitiva de la vía armada en el discurso de la serie. Así, con el capítulo 26, dedicado a la visita del Papa, correspondiente a marzo–abril de 1987, se produce una nueva reestructuración del equipo. Con Góngora establecido como director, Cristián Galaz asume el rol de productor periodístico y a partir de allí se percibe una sensibilidad más vinculada al quehacer documental, por sobre la labor puramente periodística, lo que se ve reflejado en el tipo de producción que se comienza a realizar en adelante. Particularmente el colectivo comienza a privilegiar un tipo de aproximación documental del tipo participativo, por sobre la aproximación expositiva predominante en la primera etapa de la serie.

Cambios en el campo social de los medios alternativos

29El campo de los medios de comunicación alternativos estaba copado desde mediados de los setenta principalmente por el periodismo, ya sea en forma de publicación escrita o radio difusión. Y fueron vistos estos ámbitos, fundamentalmente, como medios para darle voz a la oposición. Desde principios de los años ochenta, se comienza a configurar, también desde la oposición, el campo del video alternativo. Este tuvo diversos orígenes, por ejemplo, el Grupo Proceso, que se forma en el Centro de Estudios Económicos y Sociales Vector (Liñero, 2010: 43), vinculado al Partido Socialista y al Movimiento de Acción Popular Unitario (MAPU), o el grupo de video que se organizó en la ONG ECO - Educación y Comunicaciones, vinculada al MAPU (Liñero, 2010: 53-54).

30Paulatinamente el campo social del video alternativo se fue redefiniendo, y la expectativa que se tenía sobre el video como objeto cultural, fue diversificándose en la medida que nuevos actores confluyen. En abril de 1988 se lleva a cabo el primer encuentro de video alternativo latinoamericano, organizado por el Grupo Proceso, Teleanálisis, Ictus y ECO, además de la asistencia de colectividades provenientes de Brasil, Uruguay, Ecuador, Perú, y Bolivia, y otros independientes que también provenían de Chile. Entre las productoras y organizaciones participantes, hubo una tendencia hacia el uso del video como herramienta de educación y comunicación popular (De la Fuente y Guerrero, 2018).

31En dicha oportunidad Augusto Góngora, como director de Teleanálisis, expuso un texto sobre las perspectivas y los desafíos que se presentan para el desarrollo del video alternativo. Aquí apunta a cambiar la metodología de la práctica audiovisual, desarrollando dos conceptos claves, la difusión y la comunicación, y plantea una problemática central entre ellos: «el desafío de superar las lógicas de la Difusión para estructurarse en un marco de efectiva Comunicación» (Góngora, 1988: 155).

32Siguiendo esta misma lógica, hace una autocrítica contundente al ejercicio de Teleanálisis

Si bien las primeras etapas de resistencia a la dictadura validaron para algunos sectores el propósito de “ser voz de los sin voz”, -lo cual fue, sin duda, valioso, las nuevas etapas son aún más complejas. El desafío democrático tiene ahora por delante –especialmente en el terreno de las comunicaciones– la tarea de multiplicar las voces que hasta ahora permanecen amordazadas en todos los ámbitos de la sociedad. Mantener el propósito de “ser voz de los sin voz” en forma estática puede incurrir en el peligro de consagrar como legítimo el hecho de que habrá sectores que nunca tendrán voz propia y que siempre requerirán que alguien hable por ellos. (Góngora, 1988: 159)

33El autor elabora una reflexión de lo que había sido el rol de Teleanálisis, y también, por extensión de otros medios de comunicación, cuando se refiere por ejemplo a ser «la voz de los sin voz», lo valora en el contexto de la resistencia temprana, pero señala enfáticamente su insuficiencia para efectos de democratizar las comunicaciones en el contexto político en desarrollo. En la medida que estas reflexiones se materializan en la práctica documental, nos encontramos con un cambio definitivo en las formas de representación por parte de la serie documental. Paradójicamente, esta nueva aproximación metodológica al quehacer documental se vuelca al examen de otras identidades, más diversas, por cierto, pero al mismo tiempo repliega a un lugar subordinado la agencia de los pobladores, quienes pierden centralidad en el análisis construido por la serie.

Pobladores en Teleanálisis, representaciones desde un sujeto autónomo hacia un sujeto subordinado

34Como ya se ha dicho, Teleanálisis se esforzó por plantearse como una alternativa respecto de los medios de comunicación oficialistas frente a la crisis económica y sociopolítica de principios de la década del ochenta, años que marcaron el inicio del deterioro político de la dictadura civil-militar chilena. En esta construcción los pobladores ocuparon un rol protagónico en las representaciones que la serie construyó en relación con los sectores más amagados por la crisis y por la represión que se ejerció sobre el conjunto social opositor a la dictadura.

35No obstante, la mirada sobre pobladores, lejos de mantenerse homogénea en el tiempo, fue mutando a lo largo de los casi seis años que dura la serie, seguramente alterada, por los propios acontecimientos, la emergencia de otros actores socio-políticos y por los énfasis incorporados en las propias representaciones realizadas por el equipo realizador. Un equipo que, al mismo tiempo, experimentó cambios en su composición profesional y política. Así es posible distinguir etapas, a ratos difíciles de diferenciar, en el carácter de la serie. En ellas, las miradas acerca de los y las pobladoras se transforman, describiendo un verdadero arco a lo largo de una experiencia que cambiaba dramáticamente. En una primera fase se representa a los pobladores y pobladoras como personas empoderadas y autónomas pero, después, con el avance en sus entregas mensuales, se los sitúa como parte de una comparsa que, en una nueva lógica de análisis, es desplazada del foco de atención, subordinada a la acción de los partidos políticos Estos aparentemente han asumido el liderazgo y la capacidad de interlocución, lo que finalmente terminó por pavimentar la salida pactada con la dictadura. En función de ello, la centralidad de los pobladores en la serie tiende a eclipsarse, por lo que ese poblador combativo y autónomo de la primera parte de la obra deja paso a un relato en que dicha categoría se subsume en otras más amplia como pueblo, o solo se le reconoce como receptor de los beneficios de políticas sociales, es decir un actor subordinado en el retorno a la democracia. Esto es lo que se desprende del análisis textual de la serie.

El poblador resistente

36En la primera fase de la serie los actores sociales por excelencia fueron las y los pobladores de la periferia santiaguina. En uno de los capítulos de octubre de 1984, La protesta de septiembre (Teleanálisis nº1, 1984), la narrativa revisa dicha jornada de confrontaciones. Se trata de un primer ensayo de representación de pobladores, y particularmente su relación con la protesta social. El narrador off del capítulo señala que la protesta se traslada desde el centro a los barrios «donde una vez más, los pobladores se enfrentaron a la violenta represión» (Teleanálisis nº1, 1984). Mediante el uso de la entrevista a testigos claves, precisamente a pobladores, se expone un relato sobre la brutalidad de la represión militar. A continuación, la narrativa gira hacia la celebración de la resistencia de los pobladores, mediante la utilización de imágenes alusivas a la lucha callejera, barricadas, pobladores encapuchados, entre otras acciones de desobediencia civil.

37En esta realización encontramos tres elementos claves de la narrativa de la serie, para esta etapa inicial. La primera, es que los pobladores y pobladoras como colectividad son los protagonistas del periodo, en la medida que como luchadores y resistentes tienen un importante rol para derrocar a la dictadura. En segundo término, la serie remarca la idea de que la represión y la violencia estatal recae principalmente sobre los habitantes de los barrios periféricos. Por último, la línea editorial de la serie celebra la actitud combativa de los habitantes de la periferia y los posiciona como actores fundamentales de la lucha anti dictatorial.

38Estas apreciaciones se refuerzan en otros capítulos de la serie. En noviembre de 1984, El bombazo en la iglesia (Teleanálisis nº2, 1984), la propuesta cinematográfica narra la explosión de una bomba en una capilla de Punta Arenas. Aquí se argumenta, mediante la utilización de diferentes recursos como la entrevista de testigos claves, el juicio de expertos e imágenes de archivo, que esta maniobra represiva (se trata de un artefacto manipulado por militares) sería una represalia en contra de los pobladores quienes fueron protagonistas de las manifestaciones de repudio contra Pinochet durante su visita a esa ciudad del sur de Chile.

  • 4 La población La Victoria surgió de una de las ocupaciones ilegales de terreno a fines de la década (...)

39En Población La Victoria – protesta y ocupación militar (Teleanálisis nº3, 1984), correspondiente al capítulo de diciembre, la serie focaliza su trabajo en la representación del poblador combativo. Mediante las imágenes se monta un relato sobre cómo la población4 está tomada por carabineros. Al mismo tiempo, muchos pobladores (mayoría varones, pero también mujeres), particularmente jóvenes, preparan barricadas y enfrentan la ocupación (Teleanálisis nº3, 1984). El poblador se representa como un resistente que no acepta el autoritarismo y está dispuesto a disputar sus espacios. Es importante que éstos no son representados como grupos aislados ejerciendo violencia, sino como una colectividad reivindicando su derecho a resistir.

40En este periodo inicial de la serie, hubo otro conjunto de realizaciones, en las que pobladores y pobladoras son representados como resistentes en un sentido regenerador de su comunidad. En estos capítulos fundacionales se valora la organización comunitaria, la solidaridad y la autonomía del sujeto poblador/a. Pero también se pone el énfasis en la dura situación económica que enfrentan. Como ejemplo, en la realización El derecho a la sonrisa (Teleanálisis nº3, 1984), correspondiente al capítulo de diciembre, se aborda la experiencia de las colonias urbanas. Estas consisten en una serie de actividades recreativas para niños y niñas de una población de periferia. Mediante la utilización de una entrevista a uno de los organizadores, la serie suscribe un lapidario diagnóstico de la situación de la niñez pobladora en el país:

Las colonias nacen, puesto que el sector donde vivimos es un sector de escasos recursos, hay como un 70% de cesantía […] la mayoría de las familias no tenían la situación para sacar a los niños a algún sitio, y creemos que los cabros chicos de alguna manera tienen que recibir alguna recreación, entonces se organiza la colonia a partir de eso, tratar de que los cabros de la población tengan un tiempo de recreo, que sé yo, además, tratar de enseñarles diferentes valores, que no sean los que les está entregando la televisión solamente, sino que sean cosas diferentes como lo que ellos mismos decían, el compartir, hacer trabajos en grupo, jugar, y más que eso, que se sientan liberados un poco de la presión que ejercen sobre ellos los padres, puesto que están tan tensos, que tienden a descargar la rabia en los cabros chicos. (Teleanálisis nº3, 1984)

41Esta representación enfatiza que quienes están promoviendo las actividades son pobladores/as y que no se trata de una organización ajena a la unidad vecinal. También da cuenta de una situación de precariedad que sobrelleva esta comunidad en medio de la crisis, expresada por la cesantía, la falta de recursos o violencia intrafamiliar. Finalmente se acentúa la perspectiva valórica, donde se destaca como regenerador el compartir, colaborar y jugar, y otras tareas de naturaleza colectiva y auto gestionadas.

42Ollas Comunes – combatiendo el hambre (Teleanálisis nº5,1985) correspondiente al capítulo de febrero y marzo de 1985, reconstruye una experiencia de olla común en la Población Lo Hermida. Aquí, la mujer pobladora es la protagonista. Este documental se estructura mediante la utilización de entrevistas de participantes, quienes ofrecen diferentes perspectivas del sentido de la olla común. Por ejemplo, una de las participantes narra su situación:

No hallo qué hacer, yo en mi caso, estoy yo desnutrida, está desnutrida mi guagua que tengo, y realmente no hallo qué hacer, estoy desesperada en estos momentos, y yo soy una de las que me esmero por esta olla, y veo, yo sufro en carne propia que, así como yo estoy pasando las necesidades, que yo estoy viviendo en estos momentos, mucha gente la está viviendo, entonces por eso yo quiero ayudar a la gente, entre más tenemos más ayudamos, más damos. (Teleanálisis nº5, 1985)

43La idea de la precariedad económica está siempre asociada al poblador, durante esta etapa, pero también la idea del apoyo mutuo para sobreponerse a los problemas y de alguna manera la forma como se desarrolla una expresión política entre quienes se organizan para enfrentar los avatares de la vida cotidiana. La realización Mujeres – renacen en la población (Teleanálisis nº10, 1985) correspondiente al capítulo de octubre de 1985, se ocupa de las actividades que realiza un grupo de pobladoras en un taller en el que se reivindican como sujetas políticas. A través de la voz de entrevistadas e imágenes ilustrativas, la narración enfatiza las precariedades y la carencia material en las condiciones de vida. Además, muestra nuevamente cómo la organización social, a través de las mujeres principalmente, se fundamenta en valores tales como solidaridad, comunidad y cooperación.

44En el capítulo de diciembre se estrena Jóvenes Pobladores: sobreviviendo en la calle (Teleanálisis nº11, 1985). Esta realización difiere en la representación que hasta aquí teníamos sobre las y los pobladores jóvenes. Por primera vez, los productores incorporan un sujeto asociado a ciertos antivalores y conductas problemáticas como por ejemplo el consumismo, la drogadicción y delincuencia. Se podría identificar a este nuevo sujeto como un joven poblador alienado. El discurso de la serie plantea una conexión entre aquella realidad y el rol que juega la televisión. La crítica al medio televisivo aparecerá de manera consistente en la próxima etapa de la representación de los pobladores que levanta la serie documental.

45En el capítulo de mayo de 1986 la realización Cerco a las poblaciones: la estrategia del miedo (Teleanálisis nº16,1986), está centrada en los allanamientos masivos a los que fueron sometidas varias poblaciones de Santiago. Mediante la utilización de entrevistas a testigos, imágenes de archivo y recreaciones, la serie monta una narrativa que sitúa a los pobladores como víctimas de la violencia dictatorial. Paralelamente mediante la utilización de entrevistas a transeúntes de un sector acomodado de la capital, la propuesta de la serie establece un contrapunto en el que los pobladores sufren la estigmatización por parte de un sector de la sociedad quienes los ven como subversivos y delincuentes.

El poblador alienado

46En agosto y septiembre de 1986, el fallido atentado a Pinochet, y el fracaso de la internación de armas por parte de Frente Patriótico Manuel Rodríguez, asociado al Partido Comunista, marcan la derrota de la oposición que apelaba al fin de la dictadura mediante la vía insurreccional. Este es un momento de definiciones políticas también para el colectivo Teleanálisis, y su opción queda plasmada en la realización de La política de las armas, en el capítulo número 19, donde abrazan la tesis acerca de que la existencia de una oposición armada fortalece políticamente a la dictadura (Teleanálisis nº19,1986).

47Esta definición política les obliga a hacer cambios editoriales, transformaciones que afectan radicalmente la representación sobre los pobladores, y también al protagonismo y rol de éstos en este periodo. Desde la edición número 20 en adelante, correspondiente a septiembre de 1986, identificamos el comienzo de esta segunda etapa. Las principales diferencias de este momento respecto del anterior están relacionadas con que Teleanálisis comienza a producir una serie de realizaciones en que el sujeto poblador es representado completamente disociado de lo político, en términos de sus capacidades autónomas, de resistencia y de las decisiones que lo impulsan. Por otra parte, el poblador como actor social queda desplazado de su rol protagónico respecto de su participación en el cambio de régimen. Entonces emerge una multiplicidad de identidades sociales que asumen un mayor protagonismo y que terminan por subsumir sin especificidad a quienes hasta hace poco eran considerados autores centrales y diferenciados. Por último, la serie enfatiza la idea de un poblador alienado, y consumidor de la propaganda del gobierno, principalmente, a través de la televisión (Durán, 2012). Cabe señalar, que, aunque notorio, en este punto el cambio de representación sobre actores se manifiesta como una tendencia, por lo tanto, en 1986 o 1987 se encuentran algunas realizaciones que remiten al poblador retratado, en algunos aspectos, de acuerdo con cómo se le construyó en la etapa inicial de Teleanálisis. Un buen ejemplo de esta ambivalencia se presenta en el número 26 dedicado a la visita del Papa donde los pobladores juegan un importante rol de denuncia.

48Ojo con la TV (Teleanálisis nº21, 1986), correspondiente a octubre, centra el relato en torno a la televisión, su capacidad de influir en la población y cómo esta posibilidad ha sido explotada como una herramienta política por la dictadura. Es posible identificar la línea argumentativa que matiza la idea del poblador politizado, y que, por el contrario, refuerza la figura de un poblador alienado y consumidor de televisión. Para explicar los mecanismos del funcionamiento se utilizan los conceptos de desinformación, sesgo informativo o mentira. Reforzando esta narrativa, Gobierno, las fantasías de la propaganda (Teleanálisis nº23,1986), de diciembre de 1986, plantea que existe una brecha entre la realidad y la fantasía presentada por la propaganda pro-régimen en la televisión, se utiliza el concepto esquizofrenia social. En esta realización los pobladores son representados como las principales víctimas de esta disociación.

49Explorando otra faceta de esta nueva representación, Veraneo Popular – vacaciones sin un peso (Teleanálisis nº24,1987), en enero de 1987, narra cómo pobladores se las ingenian para vacacionar a pesar de la falta de recursos. Entonces, utilizan la infraestructura de la ciudad. El narrador off que guía el relato atribuye a los pobladores, la cualidad de ingeniosos, pero no sujetos comunitarios ni políticos. Además, la utilización de la música festiva, el montaje acelerado, más el tratamiento de la imagen -que se centra en cuerpos incómodos y lugares poco amables- evocan una comedia de la precariedad. A través de esta representación, el estatus ontológico del poblador se ve rebajado respecto de las realizaciones de la primera etapa.

50En la realización Desnutrición infantil: Las huellas del hambre (Teleanálisis nº32,1987), correspondiente a noviembre de ese año, se aborda el tema de la desnutrición en los sectores populares. Aquí se representa al poblador ya no como sujeto político con la capacidad de encontrar soluciones a sus problemas, sino, más como un sujeto sin agencia. Por lo mismo, la serie apela a la construcción de un diagnóstico fundamentado sobre el juicio de expertos en la materia, mientras que las voces de los pobladores quedan desplazadas. Frente a otras acciones, la serie muestra el mismo sesgo.

51En el resumen noticioso (Teleanálisis nº30,1987), la serie reconstruye el Paro Nacional del 7 de octubre, es novedosa la ausencia de los pobladores en estas actividades, privilegiando por sobre estos, la presencia de trabajadores y sus organizaciones sindicales, las agrupaciones de mujeres, y fundamentalmente a los líderes políticos. Se puede anticipar una de las principales características del próximo periodo, el cual será marcado por la ausencia o exclusión de los pobladores de la escena política.

Del poblador al chileno pobre

52Desde enero de 1988 en adelante cabe identificar un tercer y último momento de la representación de los pobladores por Teleanálisis. La serie realiza una cobertura extensa sobre los preparativos del proceso plebiscitario para definir la continuidad de Pinochet en el poder. En esta nueva etapa el poblador será construido como un espectador del proceso político en curso, un sujeto sin agencia, mientras que, como colectividad, los pobladores desaparecen de la esfera de lo político. El discurso de la serie argumenta que quien asume el liderazgo del proceso político son los partidos políticos a través de sus militantes, y una figura carismática personificará este proyecto: Ricardo Lagos.

53Entre enero y abril de 1988 -se publican 3 capítulos- nos encontramos ante la ausencia de representación de los pobladores. Es llamativo, que el relato alrededor del plebiscito se monte sin la participación de un actor que fue protagónico en los inicios de la serie. En Marzo en la calle (Teleanálisis nº35,1988), por ejemplo, se sintetizan múltiples actividades de carácter político que suceden en la ciudad de Santiago, el discurso elabora el relato sobre la reactivación del movimiento opositor. La ausencia de los pobladores como comunidad es sustituida por el protagonismo de las cúpulas políticas de oposición y de otras organizaciones de base. Lo mismo sucede en Control Paralelo: El plebiscito vigilado, (Teleanálisis nº36,1988) de la edición de abril, que es protagonizado por miembros de la Iglesia Católica y representantes de los partidos políticos de oposición agrupados en el Comando por el No.

54En mayo los pobladores vuelven a aparecer representados. Plebiscito: La palabra de los jóvenes (Teleanálisis nº37,1988) se sostiene sobre la premisa de que la juventud chilena muestra desconfianza y apatía frente al plebiscito. En esta narrativa la categoría de poblador queda subsumida dentro de la de joven, y esto sucede ya que, mediante la utilización de entrevistas representa a jóvenes de diferentes clases sociales, quienes manifiestan sus posiciones frente al plebiscito. Basándose en el recurso de entrevistas a expertos la serie argumenta que la desconfianza y la apatía de la juventud perjudica la opción No. Sin embargo, la construcción audiovisual, sugiere que es específicamente la juventud popular, y no los estratos medios ni altos, quienes se muestran apáticos y desconfiados sobre este proceso.

55Otra faceta del poblador se encuentra en la realización En Chile hay 5 millones de pobres (Teleanálisis nº37,1988), donde se plasma la precariedad y carencia que se vive en los campamentos. El montaje enfatiza este aspecto y abandona la categoría de poblador, reemplazándola por la de pobre. Lo mismo sucede en la realización Chile 12 millones… (Teleanálisis nº38,1988) correspondiente al capítulo de junio, que se enfoca en la carencia de vivienda y el drama de los allegados. En ambos casos la representación de este poblador precarizado, lo muestra desarraigado de cualquier tipo de comunidad, y por lo tanto incapaz de organizarse en torno a la solución de su problema y, por el contrario, demandando una ayuda proveniente desde la institucionalidad.

56En la realización Las Armas de la Paz (Teleanálisis nº41, 1988), de octubre y noviembre, se reconstruye la jornada del plebiscito de octubre. Aunque la participación de pobladores no desaparece, en tanto las imágenes incluyen habitantes de barrios periféricos de Santiago, no menos cierto es que el concepto poblador es subsumido en el concepto chilenos. La construcción que privilegia chilenos apela a la unidad nacional y al discurso de la reconciliación, más cercano al concepto de ciudadanía en clave electoral. El rol de los pobladores en esta jornada de votaciones es secundario, mientras los apoderados de las mesas de votación pertenecen a las clases medias o son representantes de partidos políticos, y están garantizando la transparencia del proceso. Los pobladores luego de votar ordenadamente se reúnen en sus casas a seguir por la radio los resultados del plebiscito. Una entrevista a una pobladora sintetiza bien el énfasis asumido por la serie para esta coyuntura. Respecto del rol de los pobladores, incluye la siguiente entrevista:

Yo no tengo idea de política, yo no sé nada de nada, pero lo único que le pido a dios, es que sea lo mejor para el pueblo. A lo mejor no me sé expresar, pero eso es lo que siento, porque yo he sido bastante humillada, he sido humillada por los carabineros, por los militares, en los consultorios, me tengo que levantar a las 5 de la mañana para ir a hacer unas tremendas colas, y si no, no me regalan a mis las cosas, pero lo que yo pido, es que sea un poco mejor, para nosotros los pobres. Eso sería todo. (Teleanálisis nº41, 1988).

57La inclusión de esta declaración enfatiza, de alguna manera, la perspectiva analítica que ha levantado la serie. Una suerte de limitación del horizonte de expectativas como una señal de que otros deben hacerse cargo del cambio de régimen político. Una manera, además, de subordinar a estos actores, en sintonía con los criterios que la futura coalición triunfante pondrá en ejecución intentando posicionar nuevamente lo político como un campo de acción cupular lejos del alcance de estos actores de base.

58La realización termina representando el triunfo en el plebiscito solo como una algarabía popular. Esta idea es reforzada mediante la utilización de música extradiegética, la conocida canción del No «Chile la alegría ya viene». La idea de la unidad nacional y la reconciliación se refuerza mediante la utilización constante de imágenes banderas chilenas, y en el ámbito sonoro los gritos «Chi-chi-chi Le-le-le, que se vaya Pinochet». Para finalizar con imágenes de manifestantes abrazándose con Carabineros.

Conclusiones

59Teleanálisis fue un medio de comunicación donde convivió una oposición amplia, que en su expresión más radical consideró como viable la posibilidad de una salida a la dictadura militar mediante una ruptura insurreccional. El éxito de las protestas nacionales de principios de la década de los ochenta fortaleció esta perspectiva y, en la medida que los pobladores fueron los protagonistas, se configuró una situación que posibilitó la representación de un poblador que encarnaba el proyecto insurreccional que derrotaría a Pinochet. Así la serie retrata con admiración su desobediencia e iniciativas más radicales de confrontación. Los pobladores fueron representados como sujetos en lucha, organizados, politizados, y combativos, quienes reivindicaron su derecho a resistir y los valores de la solidaridad, la comunidad y el apoyo mutuo.

60El desgaste de las protestas, la derrota del proyecto político (y exclusión) de la oposición más radical, y las definiciones tomadas por el colectivo político condujeron a que Teleanálisis, dejase a la deriva a los pobladores en relación con su rol en un nuevo proyecto político que se estaba delineando y, por tanto, en la construcción documental que se hace de ellos y su nuevo rol.

61En la segunda fase, la representación de los pobladores se centra en su alienación. Más que actores políticos activos con capacidad de encontrar soluciones a sus problemas, se convierten en un sujeto alienado, víctima y consumidor de la propaganda del gobierno. Desplazados de su rol protagónico de lucha por el cambio de régimen. En esta fase, las voces de los pobladores quedan desplazadas en la medida de que la serie empieza a apelar a la construcción de un diagnóstico fundamentado sobre el juicio de expertos que van copando la pantalla.

62La definición de un proyecto de transición pactada, encarnado en el plebiscito del sí y el no, del cual Teleanálisis se hace parte, termina de definir esta nueva representación de los pobladores. En la última fase el poblador pierde su carácter comunitario y político y se convierte en un sujeto del cual hay que condolerse. Los pobladores se convierten en los pobres y en tanto tal, son representados desde sus carencias y precariedades. Otro aspecto de este nuevo sujeto es su falta de agencia, que lo sitúa en una relación clientelar con la institucionalidad. Respecto del proceso político en curso es convertido en un espectador, al mismo tiempo que se refuerza la idea de una suerte de identidad nacional, en la que el poblador es un chileno por lo que el discurso respaldado por la serie apela a la reconciliación nacional.

Inicio de página

Bibliografía

BOURDIEU, Pierre, El sentido social del gusto, Traducido por Alicia B. Gutiérrez, Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2012.

BURKE, Peter, ¿Qué es la historia cultural?,Traducido por Pablo Hermida Lazcano, Barcelona, Ediciones Paidós Ibérica, S.A., 2006.

DE LA FUENTE, Alejandro y GUERRERO Claudio, “Comunicación y democracia: treinta años del Primer Encuentro Latinoamericano de Video Alternativo (Santiago, 1988)” en Lucía Rodríguez y Dana Zylberman, Intensidades políticas en el cine y los estudios audiovisuales latinoamericanos: identidades, dispositivos, territorios, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ASAECA Asociación Argentina de Estudios de Cine y Audiovisual, 2018, 312-325.

DURÁN, Sergio, Ríe cuando todos estén tristes. El entretenimiento televisivo bajo la dictadura de Pinochet, Santiago, LOM Ediciones, 2012.

ESPINOZA, Vicente, Para una historia de los pobres de la ciudad, Santiago, Ediciones Sur, 1988.

GATICA, Enrique, De la esperanza al desencanto. Las organizaciones populares de subsistencia entre las jornadas de protesta nacional y la “Transición a la democracia”, en Igor Goicovic, Estudios sobre el conflicto y la violencia en el siglo XX chileno, Santiago, Universidad de Santiago, Departamento de Historia, 2021.

GÁRATE, Rodolfo y NAVARRETE, José Luis, Teleanálisis: el registro no oficial de una época. Tesis para optar al grado de Licenciado en Comunicación Social, Santiago, Universidad Diego Portales, Facultad de Ciencias de la Comunicación e Información, Escuela de Periodismo, 2002.

GARCÉS, Mario, Crisis social y motines populares en el 1900, Santiago, Documentas, 1991.

__________, Pan trabajo, justicia y libertad. LOM Ediciones, la lucha de los pobladores en dictadura (1973-1990), Santiago, LOM Ediciones, 2019.

GARRETÓN, Manuel, Hacia una nueva era política: estudios sobre las democratizaciones, Santiago, FCE, 1995.

CHARTIER, Roger, El mundo como representación: estudios sobre historia cultural. Traducido por Claudia Ferrari, Barcelona, Editorial Gedisa, S.A., 1992.

GÓNGORA, Augusto, “Videos alternativos, las imágenes de un país invisible”, Mensaje n˚ 368 (mayo 1988), 155-159.

HARDY, Clarisa, Organizarse para vivir: pobreza urbana y organización popular, Santiago de Chile, Programa de Economía del Trabajo (PET), 1987.

HARVEY, David, Ciudades rebeldes. Del derecho de la ciudad a la revolución urbana, Madrid, Ediciones Akal, 2013.

HUNT, Lynn, The new cultural history, Berkeley, CA, 2006.

IGLESIAS, Mónica, Rompiendo el cerco. El movimiento de pobladores contra la dictadura, Santiago, Ediciones Radio Universidad de Chile, 2011.

LIÑERO, Germán, Apuntes para una historia del video en Chile, Santiago, Ocho libros Editores Ltda., 2010.

MELLER, Patricio, Un siglo de economía política chilena, Santiago, Editorial Andrés Bello, 1996.

MOUESCA, Jacqueline, El documental chileno, Santiago, LOM Ediciones, 2005.

MOULIAN, Tomás, Chile Actual. Anatomía de un mito, Santiago, LOM Ediciones, 1997.

NÚÑEZ, Francisco, Representaciones de la crisis política a través del lente de Teleanálisis. Chile, 1984-1989, Tesis para optar al grado de Magister, Universidad de Santiago de Chile, 2018.

ROBLES, Marcelo, Santiago, los conceptos y su discursividad. Para una historia conceptual y discursiva a los conceptos poblador y población desde la experiencia urbana de Santiago, 1930-1973, Tesis para optar al grado de Doctor en Historia, Universidad de Santiago de Chile, 2020.

VALDÉS Teresa, El movimiento poblacional: la recomposición de las solidaridades sociales. Documento de Trabajo Nº283, Santiago, FLACSO, 1986.

VALDIVIA, Verónica, “¡Estamos en guerra señores!” El régimen militar de Pinochet y el “Pueblo”. 1973-1980, Historia, nº 43, Santiago, 2010.

Fuentes audiovisuales

Colección Teleanálisis, números 1 al 47 (1984-1989), en Archivo de Fondos y Colecciones, Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Código de referencia: CL MMDH 00000176.

Inicio de página

Notas

1 En ese sentido se puede resaltar obras como Largo Viaje, de Patricio Kaulen (1967); Valparaíso mi amor (1969) y Ya no basta con rezar (1972), de Aldo Francia. Todas ellas referidas a espacios urbanos y a la contingencia de los actores que la habitan.

2 Radio Chilena, 30 de agosto de 1979.

3 Programa Algo Personal, capítulo nº20, entrevista a Fernando Paulsen. https://www.youtube.com/watch?v=-0wlJ7toIas&t=1395s

4 La población La Victoria surgió de una de las ocupaciones ilegales de terreno a fines de la década de 1950 en la periferia sur de Santiago, de ese entonces. Para el período que se comenta se convirtió en uno de los espacios emblemáticos de resistencia frente a la dictadura.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Francisco Núñez Capriles y Hernán Venegas Valdebenito, «De pobladores a pobres. Representaciones documentales del colectivo Teleanálisis, durante la última fase de la dictadura militar en Chile»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 43 | 2022, Publicado el 01 julio 2022, consultado el 10 agosto 2022. URL: http://journals.openedition.org/alhim/10614; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.10614

Inicio de página

Autores

Francisco Núñez Capriles

Universidad de Valparaíso
Este artículo es uno de los resultados asociados a los proyectos: Representaciones de la crisis política a través del lente de Teleanálisis, Chile 1984 – 1989, financiado por el Fondo de Fomento Audiovisual, Convocatoria 2021, Fondo de Emergencia Transitorio y FONDECYT regular Nº 1191411, La experiencia de habitar la ciudad.

Hernán Venegas Valdebenito

USACH
Profesor Titular, Departamento de Historia, Universidad de Santiago de Chile
hernán.venegas@usach.cl

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search