Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros43La vida en los barrios obreros de...

La vida en los barrios obreros de la ‘República Independiente de San Miguel’. El caso de la población MADECO entre las décadas de 1940 y 1960

Sebastián Leiva Flores

Resúmenes

Quienes han estudiado la identidad de la clase obrera chilena han relevado, mayoritariamente, la importancia del espacio y el tiempo del trabajo en su formación, proponiendo otros la influencia, en ese proceso, de los espacios donde esos trabajadores vivían. En esa dirección, en este artículo abordamos la historia de la población MADECO, de la industria homónima, donde sus trabajadores se relacionaron con diversos actores y participaron en variadas instancias, formando una identidad donde se observaba la influencia del sindicato, de la empresa y de los vecinos de las poblaciones colindantes, enriqueciendo y diversificando sus características y rasgos.

Inicio de página

Entradas del índice

Palabras claves:

identidad, MADECO, trabajadores, barrio, comuna
Inicio de página

Texto completo

Introducción

  • 1 Entre muchos otros, Julio César Jobet y Crisóstomo Pizarro, referidas sus obras, como las de otros (...)
  • 2 Algunas investigaciones sobre los obreros y las industrias textiles de Tomé han referido a ambos es (...)

1Una mirada panorámica a las investigaciones que han estudiado al movimiento obrero chileno en los años del Estado Desarrollista permite observar que, tanto el espacio y el tiempo del trabajo, así como las relaciones y organizaciones que se generan en torno a él, han sido predominantes a la hora de abordar su formación y desarrollo. En esa dirección, un número importante de los historiadores y sociólogos que estudiaron al movimiento obrero antes del Golpe militar de 1973 relevaron el conflicto laboral y el activismo y organización sindical1, retomándose esos temas en numerosas investigaciones posteriores (Pozo, 2013; Rojas, 1998). A la par, esta sucinta panorámica permite observar que se ha producido una tácita separación disciplinar entre quienes han abordado a la clase obrera en sus lugares de trabajo y aquellos que han indagado su vida en los barrios2, campo estudiado por los historiadores del movimiento poblador, surgiendo investigaciones que han abarcado un amplio número de historias de poblaciones y de los pobladores (Garcés, 2002).

2Quienes han estudiado los lugares donde la fuerza laboral se recompone y reproduce -los barrios y poblaciones-, sin cuestionar la importancia del mundo del trabajo, han mostrado la relevancia que adquiere, para la identidad de los sujetos, su entorno y espacio local, ello a propósito de las redes, hábitos y solidaridades que ahí nacen. En relación a lo anterior, Manuel Castells señala que la identidad, «la fuente de sentido y experiencia para la gente», se construye a partir de «atributos culturales», como la historia, la geografía y los entornos locales, generándose a través de estos «un sentimiento de pertenencia y, en última instancia, en muchos casos, una identidad cultural y comunal» (Castells, 2001: 28-29). En una dirección similar, y en una dimensión geográfico administrativa más acotada, como es el barrio, el antropólogo Ariel Gravano refiere a este como «un significado recurrente en la vida urbana […] que sirve para construir identidades socioculturales, políticas y con valores de distinción simbólico-ideológica» (Gravano, 2005: 10).

  • 3 Esa interrelación sí es abordada en mi libro Vida y trabajo de la clase obrera chilena (2020).

3Sin abordar este escrito precisamente lo que reclama -la articulación de los espacios donde la clase obrera produce y se reproduce3-, se hace tributario de esas miradas que proponen considerar los diversos lugares en los cuales ésta recrea su experiencia y constituye su identidad, pretendiendo abarcar parte de la dimensión colectiva de su vida en uno de los asentamientos creados por industrias en los años del Estado Desarrollista, la población de la metalúrgica MADECO. En relación al período, fue entre 1930 y comienzos de la década de los 70 que el Estado asumió como una de sus preocupaciones, a la par del fomento de la industria como eje de la actividad productiva, la promoción de políticas sociales y laborales que atenuasen las problemáticas que habían llevado a la crisis institucional de los años veinte y que permitiesen el desarrollo nacional. En ese sentido, el Estado asumió un rol protagónico frente a la problemática de la vivienda obrera, construyendo poblaciones así como asegurando su construcción por parte de los industriales, siendo ese el caso de la fábrica MADECO.

4En la población MADECO, edificada en la comuna de San Miguel, los trabajadores y sus familias establecieron, reforzaron y rechazaron relaciones, se vincularon con diversos sujetos e instituciones, y crearon organizaciones de variada gama, ampliando el abanico de influencias y adscripciones que estaban presentes en el espacio del trabajo. Todo ello incidió en diverso grado, sugerimos como hipótesis, en la forma en que los obreros de MADECO y sus familias fueron constituyendo su identidad, proyectándose aquel proceso como uno menos homogéneo de lo que asoma al mirar sólo el espacio y el tiempo del trabajo o a una fracción de la fuerza laboral.

5En términos metodológicos, se construyó una breve panorámica de la comuna que acogió a la fábrica y población MADECO, San Miguel, con acento en su desarrollo humano y urbano así como en las filiaciones partidarias y políticas edilicias de quienes la dirigieron en las décadas en estudio, utilizando para ello prensa local y nacional, actas municipales y archivos del servicio electoral. Por su parte, para reconstruir la vida en la población se recurrió a la prensa referida y a puntuales historias del sindicato y del barrio, siendo centrales por lo tanto para este escrito los testimonios que se pudieron recoger de sus ex trabajadores y familias. En relación a estos, se procuró la antigüedad de sus vínculos con la empresa y la población, realizándose entrevistas en profundidad que fueron abordadas bajo el enfoque de la historia de vida temática (Aceves, 1999), permitiendo profundizar en cada uno de sus ejes -familia y lugar de origen, el mundo del trabajo, la vida en la población- a la vez que ampliar la mirada hacia las diversas relaciones que se generaron en torno al barrio donde estaba asentada. A la par, se buscó el equilibrio entre testimonios de ex obreros y sus esposas y se procuró que representaran diversas experiencias asociativas y políticas, no sólo el activismo sindical y las sensibilidades partidarias que les eran afines, permitiéndonos esos relatos la reconstrucción de una parte importante del abanico de vivencias, organizaciones y filiaciones que nutrieron la identidad de las familias de MADECO, algunas de las cuales pasaremos a discutir en las próximas páginas

La comuna de San Miguel entre las décadas de 1940 y 1960. El “contexto urbano” en que se dio la experiencia del habitar

  • 4 Respecto a la capital, en 1940 su población era de 1.058.456 habitantes, subiendo en 1970 a 2.871.0 (...)

6Fundada a fines del siglo XIX, San Miguel creció a un ritmo lento hasta los años 1930, cuando sucesivas leyes de vivienda facilitaron su poblamiento, pasando sus habitantes de 65.643 habitantes en 1940 a 321.250 en 1970. Hasta comienzos de los años cuarenta, su población se incrementó a partir de sectores medios, artesanos y clase obrera calificada, compartiendo las prácticas y condiciones que les permitieron concretar el acceso a la casa propia o al sitio, como la capacidad organizativa, los hábitos del ahorro y el trabajo y la estabilidad laboral. Hacia fines de esa década aquel paisaje humano comenzó a cambiar levemente, sumándose a esos primeros contingentes, migrantes provenientes de diversos lugares, los cuales sólo pudieron acceder a un asentamiento precario -las “poblaciones callampas”- por la combinación de déficit en la edificación de viviendas baratas, con su nula, débil o inestable inserción laboral (De Ramón, 2000; Hidalgo, 2005; Álvarez, 2014)4.

7En los años 50, San Miguel creció a partir de esos migrantes precarizados y de quienes iniciaron tempranamente la práctica de la toma de terrenos, realizándose 11 ocupaciones entre 1953 y 1963. Además, aquel poblamiento se dio vía asentamiento a través de la compra de sitios y el acceso a las poblaciones de “viviendas económicas” que fue entregando el Estado, sumándose a todos ellos los/as trabajadores/as que fueron formando las poblaciones obreras constituidas desde los años de los gobiernos radicales. En la década de los 60 la población de la comuna siguió aumentando aun cuando a un ritmo más lento, creciendo cada vez más a partir de sus propios hijos y no ya de foráneos (Garcés, 2002; Loyola, 1989).

San Miguel en el plano de Santiago, 1950

San Miguel en el plano de Santiago, 1950

Fuente: Instituto Geográfico Militar

8Dada la inmensa cantidad y variedad de problemáticas que tenían que atender las comunas y sus direcciones municipales fueron claves para la vida de los santiaguinos de mediados del siglo XX, convirtiéndose en el espacio de más directa manifestación del Estado en sus lugares de trabajo y vida, y a través del cual pudieron reclamar su atención. El municipio de San Miguel no fue la excepción, proclamando en su momento su calidad de “República Independiente”.

  • 5 Toda la información sobre las elecciones municipales de los años 1938 - 1967 fue consultada en el A (...)

9Asociada tradicionalmente con un municipio con predominio de partidos de izquierda, particularmente de los socialistas, con la familia Palestro a la cabeza, esa identificación tomó, sin embargo, tiempo en constituirse. Según el propio Mario Palestro, hasta la creación del Frente Popular en el municipio habían predominado los liberales y conservadores, y al identificar alcaldes destacados de mediados de siglo, nombraba a radicales y democráticos (Palestro, 1998: 99-104). En efecto, y como permiten observar los resultados de las elecciones municipales desde 1938 a 19675, si bien la representación socialista entre los regidores existía desde fines de los años 30, no eligieron a su primer alcalde sino hasta la segunda mitad de los años cincuenta. Hasta ese momento, las fuerzas mayoritarias eran radicales y democráticos. Entre 1938 y 1956 se disputó en siete oportunidades el sillón municipal en San Miguel, eligiéndose 35 regidores -cinco por elección, nominando la mayoría al alcalde. Los radicales escogieron a 10 y dirigieron la comuna entre 1938-1941 y 1950-1956. Quienes los seguían, los democráticos, escogieron 8, quedando al mando del municipio durante buena parte de la década de los 40. Los socialistas eligieron a 6 regidores, compartiendo la dirección municipal entre 1956-1960 con democráticos y comunistas, mientras que estos últimos escogieron a 5 de sus candidatos en las 7 elecciones referidas. La derecha no dejó de estar representada, alcanzando cifras que recordaban la vieja presencia de liberales y conservadores: entre 1938 y 1956 los conservadores eligieron 3 representantes, y un número similar alcanzó el agrario-laborismo.

10La fuerza que dejó ver el socialismo en las elecciones de 1956, cuando Julio Palestro alcanzó por primera vez el sillón municipal, se consolidó en la década de los sesenta, quedando registro de ello en las tres elecciones que se llevaron a cabo en esos años. 17 regidores fueron electos entre las municipales de 1960, 1963 y 1967 (7 en ese último año), escogiendo 7 los socialistas, entre ellos, un dirigente sindical de MADECO. La representación radical cayó a 2, desapareciendo los regidores democráticos, agrario laboristas y conservadores. Los comunistas, por su parte, mantuvieron su representación de un regidor por elección, irrumpiendo los demócratas cristianos, quienes eligieron a 5 regidores, tres de ellos en 1967.

  • 6 Esta amplia panorámica fue construida a partir de la prensa local y nacional del período y las acta (...)

11Como fuerzas mayoritarias, radicales, democráticos y socialistas dieron su sello a la acción municipal, promoviendo, en constante relación con las organizaciones vecinales, el progreso comunal, el cual pasó por el embellecimiento del espacio, el desarrollo de la cultura, el deporte y la recreación, y la preocupación por las condiciones de vida de los sanmiguelinos. En esa dirección, desde fines de los años treinta se fue insistiendo en la construcción de algunas de las principales vías de la comuna, mejorándose cualitativamente el entorno vial, lo cual repercutió en el transporte público, extendiéndose y creándose recorridos para una creciente masa de usuarios. A la par, se hermoseó el parque Subercaseaux (en el corazón de la comuna) y se ambicionó la construcción de uno similar en el Zanjón, impulsándose en paralelo actividades culturales como las representaciones de ópera y funciones de teatro. En el ámbito del deporte, se construyó el Estadio Municipal y se promovió la actividad de muchos clubes de fútbol, compartiendo intereses con los cultores de varios otros deportes, como el basquetbol, atletismo y ciclismo. En esta misma época comenzaron a asentarse las industrias que dieron a San Miguel buena parte de sus rasgos y carácter, MADECO entre ellas, icónica fábrica de la comuna y del proceso industrializador impulsado en la época, la cual, a poco de echar a andar, inició la construcción de una población para los trabajadores de la empresa. Sobre ella, y en particular, sobre la población que formó en San Miguel, versan los próximos puntos6.

La industria MADECO

  • 7 Entre 1944 y 1948 el capital de la empresa pasó de 42 millones de pesos a 200 millones, incrementán (...)

12Manufacturas de Cobre se creó en 1944, en plena época del proceso industrializador chileno, manifestando dos intenciones del modelo promovido por la estatal Corporación de Fomento de la Producción (CORFO): la sustitución de importaciones y la colaboración entre el sector público y privado. Los inversionistas con quienes emprendió la iniciativa la institución fueron los hermanos Américo y Aurelio Simonetti, respondiendo la empresa a la demanda creada por la creciente actividad industrial, fabricando en sus primeros años alambres y cables para variados usos, llegando a exportar a países de América y Europa. La demanda interna y externa llevó a un crecimiento constante de MADECO en sus primeros años, sosteniéndose las inversiones en continuas inyecciones de capital, permitiéndole sumar a la original usina una segunda planta, contigua a la primera, que entró en funcionamiento en 1948, momento en que la fábrica tenía 900 obreros y 160 empleados. Cinco años después, en 1953, la empresa nuevamente aumentó su capital, y a pesar de las dificultades que debió enfrentar en el transcurso de la década su recuperación fue rápida, realizando un sustantivo aumento de capital a fines de ella, creciendo sin problemas durante los años 60, lo cual repercutió directamente en las condiciones de vida y trabajo de sus operarios, en particular, en aquellos que habitaban en su población (Industria 4, 1947:197; Industria 9, 1948: 593-603; Industria 5, 1953:477-478)7.

La población MADECO

13Hasta mediados del siglo XX, la construcción de poblaciones por parte de los empresarios fabriles fue más bien una cuestión excepcional, no existiendo en las urbes las condicionantes geográficas y/o de acceso a la fuerza de trabajo que habían obligado a los empresarios mineros a construirlas, comenzando a hacerse más común aquella iniciativa desde la promulgación de la Ley N° 7.600, de 1943, que dio origen a la Caja de Habitación Popular. Bajo dependencia del Ministerio del Trabajo, la Caja estaba orientada a la construcción y fomento de la edificación de viviendas baratas y salubres, huertos obreros y familiares, estableciendo que el 5% de las utilidades de las empresas debía destinarse a la construcción de viviendas para sus trabajadores, surgiendo a partir de ese momento poblaciones obreras de diversas empresas.

14Pragmáticos, y sacando un beneficio de la obligación, los empresarios construyeron las poblaciones para sus operarios cerca de las industrias, accediendo así a un porcentaje importante de sus obreros, pero jugándoles en contra, en más de una oportunidad, aquella proximidad. Teniendo libertad para distribuir las viviendas, se tendió a seguir cierto criterio técnico, entregándolas a trabajadores que cumplían funciones importantes, como mecánicos y eléctricos. A ello se sumaron las disposiciones de los Departamentos de Bienestar y/o Recursos Humanos, que en general optaron por conceder viviendas a obreros con familias numerosas o antiguos en las empresas, dependiendo además la asignación, en más de una oportunidad, de la simple decisión de los dueños.

15La discrecionalidad con la cual los empresarios pudieron disponer de las viviendas, y su manifiesta necesidad en la época, convirtió su acceso en una potencial forma de control y modelamiento de su fuerza de trabajo, logrando en no pocos casos sus propósitos, generándose una fuerte identificación de los trabajadores con las industrias y sus dueños. Sin embargo, en sus poblaciones los obreros y sus familias establecieron también relaciones con otros actores y espacios, como los sindicatos, la Iglesia Católica, autoridades municipales y múltiples organizaciones vecinales, diversificando sus influencias y adscripciones. De esa forma, en los barrios obreros, dependiendo de sus características y condiciones, a la par que se modeló la fuerza de trabajo, se fueron estableciendo diversas identificaciones -con la empresa, la población, el entorno y la clase-, siendo aquello lo que ocurrió en el asentamiento creado por la industria MADECO.

16La población MADECO fue construida a tres cuadras de la fábrica, contigua a la población MADEMSA (de la industria homónima y de los mismos dueños), constituyéndose un gran barrio que albergaba una plaza y los estadios de ambas empresas, todo ello en el perímetro de Av. Santa Rosa por el poniente, Pedro Mira por el norte, José Garibaldi por el oriente y San Nicolás por el sur, iniciándose la instalación de sus primeras familias, como informó La Comuna (22 de noviembre de 1947).

17A diferencia de lo que había ocurrido con los obreros de la industria, que formaron rápidamente el sindicato (en 1945), las familias que fueron ocupando la población no tuvieron la misma urgencia organizativa, constituyendo la primera Junta de Vecinos en 1952. Dos de sus cinco dirigentes (todos hombres) habían integrado la directiva del sindicato, suponiéndose los vínculos y mutuas influencias entre ambas organizaciones, en particular si se considera que en los años siguientes esa situación se siguió repitiendo.

  • 8 Adela Salinas nació en 1945 en San Miguel. En 1963 se casó con Sergio Segovia, obrero de MADECO, vi (...)
  • 9 Eugenia Henríquez nació en la capital en 1946. Su esposo y su suegro, ambos Luis Romero, fueron obr (...)

18Durante los primeros años, las familias y organizaciones de la población no establecieron mayores relaciones con sus vecinos ni fueron particularmente visibles en sus actividades, probablemente porque sus esfuerzos se concentraron en avituallar sus propias viviendas y en organizar la vida cotidiana familiar. Sin embargo, se establecieron vínculos y conocimientos a través de otras formas, como el acceso común y cotidiano a ciertos servicios y espacios. Adela Salinas por ejemplo llevaba a sus hijos al policlínico de MADECO y también al de la población Recreo, que era el asignado para los asentamientos del sector8. Ella misma, que cuando niña vivía en la vecina población Julio Dávila, había estudiado en el Colegio Llico, en el barrio homónimo, compartiendo establecimiento con Eugenia Henríquez. La referida Eugenia Henríquez, por su parte, había vivido en la cercana población Fundo La Lata, realizando las compras diarias en la vecina población Musa, conociendo en su plaza, cuando era una niña, a su esposo, que vivía en la población MADECO9.

Plano de ubicación de la fábrica y población MADECO

Plano de ubicación de la fábrica y población MADECO

Fuente: Elaboración propia en: Leiva, 2020, p. 141.

19Si bien las familias de MADECO compartían con sus vecinos algunos servicios y espacios, así como problemas similares, como la pavimentación de calles y el déficit de la locomoción colectiva, hasta fines de los años 50 se concentraron en las actividades impulsadas por el sindicato y las que fue implementando en ésta el Servicio Social de la fábrica desde comienzos de esa década.

  • 10 Marcos Medina nació en la región de O”Higgins en 1933, emigrando en 1951 a Santiago. Ese mismo año (...)
  • 11 Con 120 matriculados se esperaba comenzar, de kínder y primeros años de primaria.
  • 12 Adela Flores nació en 1950 en la capital, creciendo en la comuna de La Cisterna. Su esposo, Juan Le (...)

20Como recuerda Marcos Medina10, desde 1947 el sindicato de MADECO contó con el amplio sitio de la calle San Nicolás, muy cercano a Av. Santa Rosa, sede desde donde pudo impulsar sus primeras iniciativas. Pocos años después, en 1953, inauguró su sede definitiva, un amplio local desde donde procuró responder en mayor medida a algunas necesidades básicas de sus socios. En esa dirección, en sus instalaciones amplió el funcionamiento de su cooperativa de consumo, fundada en 1950, destinándole todo el segundo piso del edificio. En 1954 por su parte, colindante a su sede, inauguró la Escuela Nº 151 para la instrucción de sus hijos y vecinos (El Siglo, 2 de febrero de 1954, 2)11, la cual fue mejorando su infraestructura y ampliando su matrícula con los años, siempre bajo su tutela y contando con el apoyo de la empresa y el Estado. En los mismos años, en el local del sindicato y con apoyo de la empresa, se inició la prestación de servicios médicos y dentales para adultos y niños, los cuales se convirtieron en 1957 en su policlínica, atendiendo a menores y adultos de la fábrica y de las poblaciones vecinas (El Mercurio, 23 de diciembre de 1957, 21; 15 de diciembre de 1961, 46). A esta dependencia llegó con su primogénito Adela Flores, desplazándose para ello desde la población Miguel Dávila12.

21Además, la sede y el ímpetu sindical se pusieron a disposición de otras necesidades, más lúdicas y menos materiales, señalando Marcos Medina que en el local no sólo se hacían reuniones o asambleas obreras, sino que además se promovía la utilización del tiempo libre de ellos y sus familias. Así, se organizaron foros y conferencias, se ensayaron obras de teatro, se creó una biblioteca y se fomentó la música, formándose varios conjuntos en el tiempo, participando en uno de ellos Adela Salinas, quien recordaba que lo integraban varias familias de la población.

22Otras iniciativas emprendidas por el sindicato fueron conectando a las familias de la población con los asentamientos vecinos. Así por ejemplo, en 1952 el sindicato y la población se hicieron partícipes del “Festival de los Barrios”, compitiendo con otros trabajadores y habitantes de la capital y de la comuna, entre ellas, las poblaciones Recreo, El Carmen y Germania. Pocos años más tarde, en 1956, se sumaron a las competencias por la elección de la Reina de los Barrios de San Miguel, realizándose en la sede del sindicato uno de los escrutinios - que iba acompañado con actividades artísticas variadas - y un baile en honor a la candidata de la población Germania, la cual competía con sus símiles de otros sectores (El Siglo, 22 de noviembre de 1956, 6).

23Desde comienzos de los años cincuenta, las familias que vivían en la población MADECO dispusieron, además de las iniciativas del sindicato y de la Junta de Vecinos, de aquellas que comenzó a impulsar el Servicio Social de los Simonetti, fundando en 1953, en dos casas habilitadas para ello, el Centro Familiar de la empresa. Sus iniciativas y usos fueron variados, destacando los cursos que se realizaron para las dueñas de casa, entre ellos, bordados, corte y confección, cultura general, cocina y juguetería, realizando en vísperas de navidad una exposición con todo lo que se había elaborado, sumando una membresía de 160 participantes en 1961. Además de estas actividades, el Centro de Educación Familiar impartía instrucción relacionada con la alimentación y el cuidado de los hijos mediante visitas periódicas a domicilio, cursos y conferencias, entregando a la par distinciones a las dueñas de casa que mantenían sus hogares en buen estado. Educadoras familiares y visitadoras sociales trabajaban en el Centro, sumándose a ese contingente de profesionales puestos al servicio de las familias (y en beneficio de ellos y la empresa) tres profesoras, quienes se hicieron cargo del jardín infantil inaugurado en la población en 1958 (El Mercurio, 23 de diciembre de 1957, 21; 15 de diciembre de 1961, 46).

  • 13 En 1953, el presidente del sindicato participaba en la Asociación Sindical Chilena (ASICH, influida (...)

24La empresa, en consonancia con la orientación socialcristiana de sus dueños, promovió la formación moral y espiritual de los obreros y sus familias, procurando los servicios de un religioso de esa corriente, el cual dispuso del local del Centro Familiar para desarrollar sus actividades. Como fruto de esos vínculos con el socialcristianismo, que en el sindicato tenía manifestaciones desde comienzos de la década13, en 1956 la Juventud Obrera Católica (JOC) organizó un paseo de verano con 100 familias de MADECO y MADEMSA, informando de ello el periódico La Voz. Según el medio, que era parte de la avanzada socialcristiana de la segunda mitad de los 50, aquel paseo había tenido como resultado «la ALEGRÍA, UNIÓN [y] COMPRENSIÓN DE LA GRAN DIGNIDAD DE LA FAMILIA OBRERA», conseguido todo ello con las actividades impulsadas durante el día. Entre otras, una «misa de campaña», campeonatos de juegos infantiles y juveniles, y presentaciones musicales (La Voz, 29 de enero de 1956, 4). Una disposición similar a la de La Voz tenían unos religiosos que, según Eugenia Henríquez, retomaron en ese sector la labor de los jesuitas, los Padres Oblatos, que estaban comenzando su trabajo pastoral en la comuna desde su centro en Juan Griego con Ureta Cox, participando uno de ellos en la ceremonia de entrega y bendición de una ambulancia que la empresa regaló a la población en 1957.

25La actividad política, sin destacar, no fue del todo ajena a la población en los años 50, no comparándose con aquella que se desarrollaba en torno al sindicato. A pesar de ello, para las elecciones presidenciales y de diputados de 1958, el socialista Salvador Allende y el democrático y ex alcalde René Aravena, visitaron la población en más de una oportunidad, organizando además mítines en todos los asentamientos vecinos, participando cerca de 5.000 personas en aquel que se realizó en la población Musa en el mes de febrero. A mediados de ese mismo año, y confirmando los vínculos, las poblaciones MADECO y MADEMSA presentaron una candidata a Reina de La Victoria del FRAP, haciendo algo similar la vecina población 16 de Febrero, disputando el cetro con candidatas de otras comunas (El Siglo, 1° de febrero de 1958; 2 de junio de 1958, 6).

26En la década de los sesenta, la vida en la población adquirió mayor dinamismo, congruente además con la construcción y ocupación de sus últimas casas en el límite con la población Julio Dávila. Ese dinamismo, que en los años previos había sido más bien episódico y autorreferente, fue promovido desde el sindicato, el Centro Familiar y la parroquia Santa Cristina -fundada a mediados de la década-, cada uno de ellos con influencias y actividades específicas, los cuales tendieron a complementarse más que a competir o anularse.

27El sindicato, además de continuar el arsenal de iniciativas que venía impulsando desde los años previos, dio origen a otras, como la construcción de su gimnasio, ubicado contiguo a su local, comentando su presidente a un reportero de El Siglo en agosto de 1963 que esperaban «terminarlo pronto para colocarlo al servicio de los obreros de MADECO y de la comuna» (El Siglo, 14 de agosto de 1963, 7). Dos años después, en mayo del 65, el equipo de básquetbol del sindicato, con diversas ramas, hacía uso de sus dependencias, las cuales eran asiduamente usadas por quienes vivían en la población y en los barrios cercanos (El Siglo, 28 de mayo de 1965, 10), pudiendo encontrarse además en la escuela del sindicato, la cual creció en la década, disponiendo de una matrícula de 500 niños y niñas en 1968 (El Siglo, 10 de noviembre de 1968, 6). Ellos y sus padres podían, desde 1962, ir a ver televisión al sindicato, sumándose el cine a la entretención desde 1965 gracias a la adquisición de un proyector, existiendo también la posibilidad, menos común pero no excepcional, de escuchar a La Orquesta Sinfónica de Chile en el local sindical, como en enero de 1961(El Mercurio, 19 de enero, 23).

28El Centro Familiar por su parte, con el apoyo de TECHO (Morales, 1995), continuó con su actividad formativa, concentrándose particularmente en las dueñas de casa y sus hijos, perdiendo parte de su membresía al crearse la parroquia Santa Cristina a comienzos de la década, manteniendo sin embargo su influjo sobre las familias. Adela Salinas fue una activa participante de sus cursos en los años 60, recordando que su suegra se había incorporado al centro recién fundado, sumando a sus hijos a las actividades organizadas por el padre Enrique Alvear en los años cincuenta, como los paseos a Punta de Tralca, donde ella misma asistió en una oportunidad. Según su impresión, los cursos eran muy buenos, aprendiendo confección y corte industrial, manejo de máquinas y modelaje, sirviéndole todo ello cuando su esposo se retiró de la empresa, agradeciendo ese beneficio que esta les entregó.

29En el Centro Familiar se formó un jardín infantil y el primer Centro de Madres, ambos por iniciativa de los religiosos que trabajaban en él durante la década de 1960. Desde este lugar se impulsaron las obras de teatro y fiesta de disfraces que se recuerdan de 1962 (Morales, 1995: 57), sumando una influencia que eclipsó a la Junta de Vecinos. En relación a esta, si bien se fundó a comienzos de los años 50, poco o nada se recordaban sus iniciativas propias, confirmando ello Adela Salinas, quien indicaba que «tenía más poder el Centro Familiar que tenía la empresa» (entrevista diciembre 2016). Por lo demás, la Junta de Vecinos funcionaba en el local del Centro, no existiendo en aquel entonces la sede que se encuentra actualmente en la plaza de la población.

30La parroquia Santa Cristina, en la esquina de Ureta Cox con Juan Griego, estaba bajo la dirección de los Padres Oblatos, heredando estos las relaciones que forjaron el Presbítero Enrique Alvear y el jesuita Elías de la Cruz, en honor de quien se nombró una de las poblaciones colindantes. Santa Cristina, como ocurrió en muchos barrios populares, fue construida con el aporte monetario de los vecinos, entre ellos, la familia de Eugenia Henríquez, quien estuvo muy presente en sus actividades. Adolescente, con sus amigos de la parroquia formaron un grupo de simple esparcimiento, incorporándose varios de ellos a la Acción Social Católica, existiendo además un núcleo de la Juventud Obrera Católica y un conocido grupo scout. De origen trabajador, las familias de los jóvenes que asistían a Santa Cristina portaban algunas nociones que enmarcaban su accionar. En esa dirección, Eugenia Henríquez señalaba respecto a quienes invitaban a sus actividades: «Éramos como bien selectivos. Tenían que ser niñitas bien buenas y cabros bien buenos también» (entrevista diciembre 2016).

  • 14 Nació en 1940 en la capital, pasando toda su niñez y juventud en la zona de Ríos Talavera, en los b (...)

31Según recuerdan los vecinos, en la población se celebraban colectivamente las Fiestas Patrias y Navidad, involucrándose al parecer sus diversas organizaciones. Juan Reinberg señalaba que cada cuadra tenía su delegado, una forma clásica de las Juntas de Vecinos, coordinando la entrega de regalos a los niños a fin de año, procurando dejar claro que los presentes eran del viejito pascuero y del sindicato, no de la empresa14. Por su parte, el 18 de septiembre se celebraba «en la calle, entre las canchas», o en los terrenos colindantes a Santa Cristina y por iniciativa de su párroco, quien instalaba una gran fonda.

  • 15 Claudia Poblete nació en 1959, llegando a vivir con sus abuelos/as maternos a la población MADEMSA (...)

32Lo diverso de las organizaciones existentes en la población, además de la creciente relación con sus barrios vecinos, fue probablemente uno de los factores que incidió para que en ella se observara un pluralismo político que entre las bases sindicales era algo más limitado. En ese sentido, Adela Salinas no compartía la idea de su esposo de que en la población se manifestaban las mismas fuerzas que en la fábrica, ejemplificando con su propio caso, siendo su familia de origen, y ella misma al principio, «de derecha total», a la par que recordaba que la mamá de don Sergio, que vivía en la población casi desde su fundación, era demócrata cristiana. Reynaldo Cantillana por su parte, que llegó a vivir en los 60 a la población, heredó la filiación radical de su padre. Ampliando aún más el abanico, Claudia Poblete mencionaba que en la población había simpatizantes del Partido Nacional -parte de su familia-, demócratas cristianos, comunistas, socialistas y radicales, su abuelo entre estos últimos, el cual se reclamaba «palestrista»15.

33Más larga la historia de la población que aquella de la industria que le dio origen, aún viven en ella madequinos de la primera hornada y varios de aquellas/os referidos en este escrito. Ellos se quedaron en la población (y en la comuna), a pesar de lo mal que lo pasaron después del Golpe, en buena medida por la identificación que alcanzaron con aquel espacio donde se habían constituido como individuos y grupo: porque crecieron y formaron sus familias en la población y en contacto con su entorno, como Eugenia Henríquez; porque se encuentra cerca de la industria a partir de la cual se forjaron un lugar en el mundo, como Víctor Hugo Romo (entrevista enero 2017); y porque vieron crecer y transformarse a San Miguel a la par que lo hacían ellos, como Juan Reinberg. Pero se quedaron, en específico, porque como fue tradición en MADECO, el sindicato se lo propuso. Propietaria legalmente la empresa de las viviendas, un Comité de Habitantes le planteó discutir el tema cuando despuntaban los 60, no avanzando sus gestiones sino hasta que intervino el sindicato a fines de la década (Medina y Carrasco, 2002). Tras largas reuniones, donde este dejó claro que la construcción de las casas se había financiado con el fruto del trabajo de los propios obreros, en 1969 se firmó la entrega de ellas a sus dueños originales, pasando la población, cual acto premonitorio, a manos de sus trabajadores y sus familias.

Conclusiones

34La ley N° 7.600, que obligaba a los industriales a destinar un porcentaje de sus utilidades a la construcción de viviendas para sus obreros, a pesar de intervenir en sus ganancias, fue utilizada inteligentemente por estos, construyéndolas cerca de sus instalaciones, facilitando con ello el acceso a su fuerza de trabajo y, eventualmente, al control y modelamiento de la misma.

35En el caso de la población MADECO, esa decisión e intención tuvo de dulce y agraz. Así, si bien los Simonetti tuvieron a escasas cuadras de la fábrica a una parte significativa de su fuerza laboral, las características del sector y la comuna donde se asentaron ambas - urbanizado, con asentamientos antiguos y activos, con un municipio que promovía la participación de los vecinos - les impidió aislar a sus trabajadores y familias de los procesos que acontecían en su barrio y comuna, limitando su capacidad de moldear a sus operarios y garantizar fidelidad con la empresa.

36La población MADECO, por la ocupación relativamente antigua y creciente del sector donde se ubicó, pudo acceder a diversos servicios, no viéndose compelida la empresa a actuar en esa dirección. Sin embargo, su presencia en ella no dejó de manifestarse, implementando un muy activo centro familiar desde el cual buscó promover políticas e irradiar valores y hábitos que le sirvieran tanto a los vecinos de la población como a la empresa. En esa dirección, facilitó su acercamiento a los religiosos de vertiente progresista, impulsó la formación y calificación de las dueñas de casa y colaboró al desarrollo de organizaciones vecinales, generando todo ello una fuerte identificación con la empresa y los Simonetti.

37Aquella identificación que desarrollaron los trabajadores y las familias de la población con la empresa sólo fue superada por la adscripción que se tenía con el sindicato. En su caso, la cercanía de la sede con la población, y la sorprendente actividad que desde ahí desplegó, dejó a sus familias dentro de su órbita y atenuó la influencia de los Simonetti, la cual se había ido cimentando en las positivas condiciones de trabajo y trato que daban. En ese sentido, al poder responder directamente el sindicato a muchas de las necesidades de las familias de la población, alcanzó un fuerte ascendiente sobre ellas, facilitando su relación con los asentamientos vecinos, que también se iban incorporando a sus iniciativas y actividades.

38En relación a esos vínculos, los trabajadores y familias de la población se encontraron en su barrio con discursos y prácticas diferentes a aquellas que eran hegemónicas en el sindicato, pudiendo eventualmente permearse, además del accionar de comunistas y socialistas, de aquel de los radicales, democráticos, ibañistas y cooperativistas, de antigua data en la dirigencia poblacional. Difícil establecer el alcance de cada influencia, se puede señalar que reforzaron sus hábitos organizativos, los relacionó con la administración estatal y sus representantes, los acercó a otros espacios y prácticas, y los dotó de un sentido de pertenencia e identidad con sus vecinos y el territorio. Esa relación y ese sentido de pertenencia se fueron construyendo gradualmente, permaneciendo las familias de MADECO relativamente al margen de aquellas articulaciones y bajo el influjo de la empresa y el sindicato, reforzándose la dependencia de ambos y las lógicas auto referentes. Pero la distancia con el entorno no se prolongó, creciendo los contactos a la par que el sindicato ampliaba su actividad, nutriendo además esos vínculos la iglesia desde mediados de los años 50, reafirmados en la década de los 60 en la parroquia Santa Cristina, conectándose a través de ella con feligreses de asentamientos más lejanos y con otras realidades de la comuna.

39El entorno donde se asentaron los obreros y las familias de MADECO operó sobre ellos. Así, a pesar de gozar de un estándar de vida que los podría haber asimilado a muchos empleados, en torno a su barrio permanecieron en contacto con los problemas de sus vecinos, manteniendo fresco en su memoria lo que había sido la situación de pobreza en que la mayor parte había nacido y crecido. No pocos además lo habían hecho en San Miguel, reforzándose ese sentimiento de pertenencia e identificación con un espacio que habían visto formarse. Por último, y en algo común en la ya proletaria y popular San Miguel de las décadas de 1950 y 1960, la propia precariedad y necesidad de apoyo de los vecinos o compañeros de oficio los acercó a la sede sindical de MADECO, manteniéndolos así fuertemente vinculados e identificados con sus pares de clase.

40Por último, el caso de la población MADECO muestra que en este tipo de asentamientos, las poblaciones obreras, que no fueron pocas y se anticiparon a otras formas de acceso al espacio urbano, operaron procesos y se constituyeron hábitos y formas que no fueron similares a aquellos que se expresaron en otros asentamientos donde vivieron trabajadores, como las poblaciones callampas o las tomas de terrenos. Ello debería estimular la investigación sobre aquellas poblaciones que surgieron de forma “no dramática” y cómo eso incidió en la identidad de esos sujetos, a la par que alentar la problematización de las miradas que han puesto el acento en la homogeneidad de la clase obrera y el pueblo, proyectándose de ese ejercicio, probablemente, una imagen algo menos monolítica y teleológica de esos sujetos y su historia.

Inicio de página

Bibliografía

Archivos

Archivo Municipal de San Miguel, Actas de la Ilustre Municipalidad de San Miguel 1960 - 1969. Archivo Histórico de la Administración (ARNAD), Fondo Elecciones.

Prensa y revistas

El Mercurio, Santiago (1957 a 1961).

El Siglo, Santiago (1954-1969).

La Comuna, Santiago (1947-1951).

La Voz, Santiago (1956).

Revista Industria, Santiago (1947-1953).

Libros, artículos, tesis

ACEVES, Jorge, “Un enfoque metodológico de las historias de vida”, Proposiciones, n° 29, Santiago de Chile, Ediciones SUR, 1999.

ALVAREZ, Paulo, Legua Emergencia: una historia de dignidad y lucha, Ediciones Universidad Diego Portales, Santiago de Chile, 2014.

CASTELLS, Manuel, La Era de la información. Economía, sociedad y cultura. Volumen II. El poder de la identidad, Ciudad de México, Siglo Veintiuno Editores, 2001.

DE RAMON, Armando, Santiago de Chile (1541 – 1991) Historia de una sociedad urbana, Santiago, Editorial Sudamericana, 2000.

GARCES, Mario, Tomando su sitio. El movimiento de pobladores de Santiago, 1957-1970, LOM Ediciones, Santiago de Chile, 2002.

GRAVANO, Ariel, El barrio en la teoría social, Buenos Aires, Espacio Editorial, 2005.

HIDALGO, Rodrigo, La vivienda social en Chile y la construcción del espacio urbano en el Santiago del siglo XX, Santiago, DIBAM, 2005.

JOBET, Julio César, Recabarren y los orígenes del movimiento obrero y el socialismo chilenos, Santiago, Editorial Prensa Latinoamericana, 1973.

LEIVA, Sebastián, Vida y trabajo de la clase obrera chilena. Los trabajadores de la textil SUMAR y la metalúrgica MADECO entre las décadas de 1940 y 1960, Santiago, LOM Ediciones, 2020.

LOYOLA, Manuel, Los pobladores de Santiago: 1952 a 1964. Su fase de incorporación a la vida nacional. Tesis de Licenciatura en Historia, Universidad Católica de Chile, 1989.

MEDINA, Marcos y CARRASCO, Rolando, ‘Lo que hoy tiene de más capaz la clase…’ Historia del sindicato MADECO bajo diez gobiernos: 1945-2002, Santiago, autoedición, EJM Impresos, 2002.

MORALES, Luis (ed.), Aquí hacemos historia: crónicas y relatos de San Joaquín, Santiago, Municipalidad de San Joaquín, 1995.

PALESTRO, Mario, La República independiente de San Miguel, Santiago, LOM Ediciones, 1998.

PEREZ, Sebastián, y otros/as, Bellavista, memoria oral de un pueblo industrial, Concepción, Impresora ICARO, 2010.

PIZARRO, Crisóstomo, La huelga obrera en Chile. 1890–1970, Santiago, Ediciones SUR, 1986.

POZO, Cristián, Ocaso de la unidad obrera en Chile: confrontación comunista-socialista y la división de la CTCH (1946 - 1947). Tesis Magíster en Historia, Universidad de Chile, Santiago de Chile, 2013.

ROJAS FLORES, Jorge, Cristaleros. Recuerdos de un siglo: los trabajadores de Cristalerías Chile, Santiago, Programa de Economía del Trabajo (PET), 1998.

VIDELA, Enzo, VENEGAS, Hernán y GODOY, Milton, El orden fabril. Paternalismo industrial en la minería chilena. 1900-1950, Valparaíso, Editorial América en Movimiento, 2016.

Inicio de página

Notas

1 Entre muchos otros, Julio César Jobet y Crisóstomo Pizarro, referidas sus obras, como las de otros autores identificados en este artículo, en la sección Bibliografía.

2 Algunas investigaciones sobre los obreros y las industrias textiles de Tomé han referido a ambos espacios, pudiendo consultarse el trabajo colectivo de Sebastián Pérez et. al (2010). Algo similar ha ocurrido con quienes se encuentran estudiando diversas experiencias de paternalismo industrial, entre ellos, Enzo Videla, Hernán Venegas y Milton Godoy (2016).

3 Esa interrelación sí es abordada en mi libro Vida y trabajo de la clase obrera chilena (2020).

4 Respecto a la capital, en 1940 su población era de 1.058.456 habitantes, subiendo en 1970 a 2.871.060.

5 Toda la información sobre las elecciones municipales de los años 1938 - 1967 fue consultada en el Archivo de Administración.

6 Esta amplia panorámica fue construida a partir de la prensa local y nacional del período y las actas municipales de San Miguel.

7 Entre 1944 y 1948 el capital de la empresa pasó de 42 millones de pesos a 200 millones, incrementándose a 300 en 1953.

8 Adela Salinas nació en 1945 en San Miguel. En 1963 se casó con Sergio Segovia, obrero de MADECO, viviendo en la población desde ese mismo año. Entrevista con autor, diciembre 2016.

9 Eugenia Henríquez nació en la capital en 1946. Su esposo y su suegro, ambos Luis Romero, fueron obreros de MADECO, el primero desde 1960 y el segundo, desde la fundación de la empresa. Una vez casados, llegaron a vivir a su población en 1966. Entrevista con autor, diciembre 2016.

10 Marcos Medina nació en la región de O”Higgins en 1933, emigrando en 1951 a Santiago. Ese mismo año se incorporó a MADECO, viviendo en su población a partir de 1963. Dirigente y activista sindical desde sus primeros años en la fábrica, fue exonerado tras el Golpe. Entrevista con autor, noviembre 2016.

11 Con 120 matriculados se esperaba comenzar, de kínder y primeros años de primaria.

12 Adela Flores nació en 1950 en la capital, creciendo en la comuna de La Cisterna. Su esposo, Juan Leiva, nació en Santiago en 1945, criándose y formando familia en la población Dávila, de San Miguel. En 1964 entró a MADECO, de donde fue exonerado tras el Golpe. Entrevista con autor, noviembre 2016.

13 En 1953, el presidente del sindicato participaba en la Asociación Sindical Chilena (ASICH, influida por el religioso Alberto Hurtado), continuando él y otros activistas de esa corriente, y de la Democracia Cristiana en los años siguientes, la presencia socialcristiana en ese espacio, en minoría frente a socialistas y comunistas.

14 Nació en 1940 en la capital, pasando toda su niñez y juventud en la zona de Ríos Talavera, en los bordes del Zanjón de la Aguada, comuna de San Miguel, viviendo en Conchalí por algunos años. En 1957 comenzó a trabajar en MADECO, y desde mediados de los 60 fue también uno de los vecinos de su población. Muy activo dirigente sindical, fue exonerado tras el Golpe. Entrevista con autor, enero 2017.

15 Claudia Poblete nació en 1959, llegando a vivir con sus abuelos/as maternos a la población MADEMSA en 1961. Su abuelo estuvo vinculado a ambas empresas como accionista, trabajador y vecino, poseyendo un emporio en la población Musa. Entrevista con autor, enero 2017.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título San Miguel en el plano de Santiago, 1950
Créditos Fuente: Instituto Geográfico Militar
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/10654/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 444k
Título Plano de ubicación de la fábrica y población MADECO
Créditos Fuente: Elaboración propia en: Leiva, 2020, p. 141.
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/10654/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 279k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Sebastián Leiva Flores, «La vida en los barrios obreros de la ‘República Independiente de San Miguel’. El caso de la población MADECO entre las décadas de 1940 y 1960»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 43 | 2022, Publicado el 05 julio 2022, consultado el 10 agosto 2022. URL: http://journals.openedition.org/alhim/10654; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.10654

Inicio de página

Autor

Sebastián Leiva Flores

USACH (Chile)
Doctor en Historia, coordinador del Área de Investigación Histórica de Londres 38, Espacio de Memorias. Tres han sido sus líneas de investigación y docencia, desarrollándolas principalmente en la Universidad de Santiago de Chile: organizaciones políticas del Cono Sur, trabajadores latinoamericanos y violación a los DD.HH.
sebastianleiva72@yahoo.es

Inicio de página

Derechos de autor

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search