Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros43La formación de las poblaciones G...

La formación de las poblaciones Germania y Atacama. Dos casos representativos en la extensión de la periferia sur de Santiago de Chile, 1912–1935

Simón Castillo Fernández y Waldo Vila Muga

Resúmenes

Las poblaciones por venta de sitios fueron una modalidad de acceso a la vivienda orientada a la clase trabajadora, emplazadas por lo general desde finales del siglo XIX en la periferia de Santiago. En este contexto, este artículo indaga en dos casos: las poblaciones Germania y Atacama, preguntándose sobre su formación y las dificultades en el acceso a servicios, fenómenos que produjeron una mayor demanda de sus vecinos por urbanización, que debieron adaptarse a un cambiante marco político y legal, chocando con la desidia y carencias presupuestarias de las autoridades. La compra de sitios ocurrió con especial intensidad en San Miguel, comuna rural ubicada al sur de Santiago y uno de los suburbios más densos de esa zona. La formación de las poblaciones Germania y Atacama se vio impulsada por la cercanía de la Gran Avenida, arteria primada en su paso por los municipios de San Miguel y La Cisterna. La investigación propone el estudio en torno a un nuevo sujeto urbano, los compradores de sitios a plazo, quienes levantaron las poblaciones aquí estudiadas, convirtiéndose en casos representativos de un ascendente modo de habitar la periferia en la primera mitad del siglo XX.

Inicio de página

Texto completo

Las poblaciones por venta de sitios y la urbanización en Santiago a inicios del siglo XX

1Desde finales del siglo XIX el conventillo se alzó como la principal modalidad de habitación para el mundo popular urbano en Chile, fenómeno estudiado de manera profusa por diversas disciplinas (Castillo, 2018). Este tipo de construcción -con una serie de piezas insalubres en torno a un angosto pasillo- se expandió por todo el radio de la ciudad. Sin embargo, esto no impidió que, en paralelo, aparecieran otras formas de habitar, como la autoconstrucción a través de la compra de un sitio, por lo general en las afueras de las ciudades. Este tipo de conjuntos, con el tiempo, fueron denominados poblaciones.

  • 1 Para efectos de este artículo, entenderemos por Santiago de Chile tanto a la comuna homónima como a (...)

2En el caso de Santiago, para entonces estos territorios eran administrados por municipios rurales, creados bajo la Ley de Comuna Autónoma de 1891, que no tenían las capacidades ni los recursos para poder dirigir el creciente proceso de ocupación del suelo en sus territorios1. Este desarrollo urbano informal reprodujo miles de modestas viviendas, confeccionadas principalmente con adobe y retazos de otros materiales. Se materializó así un espacio segregado y carente de gran parte de servicios básicos para la vida moderna: agua potable, alcantarillado, electricidad entre los principales.

3La fase inicial de la intervención del Estado se limitó a la promulgación de la Ley de Habitaciones Obreras (1906), que buscaba fomentar la construcción de viviendas y también higienizar – y en algunos casos demoler- los numerosos conventillos que albergaban a los sectores populares. Se dispuso además la formación del Consejo Superior de Habitaciones Obreras, que estaría a cargo de estas tareas, como un organismo representativo de las ideas de reforma social de inicios del siglo XX. Este cuerpo legal prácticamente no atendió el problema de la venta de sitios a plazo, pero sin embargo a través del mencionado Consejo produjo un debate público sobre la temática (Hidalgo, 2005).

4Las precarias condiciones de vida existentes complejizaron aún más el problema de la vivienda, que se arrastraba a la discusión en torno al conventillo y a los diversos modos de habitar popular (Liernur y Ballent, 2014). De esta forma, ante la creciente formación de poblaciones –gerenciada por rentistas particulares– el nuevo marco legal fue insuficiente para regular lo que estaba ocurriendo en la periferia, sin entregar una solución real al problema.

5A partir de la década de 1920 y en el marco de la construcción de un Estado más vigoroso, fue originado un nuevo marco legal respecto a la vivienda en general y que en este caso sí incluyó la compraventa de lotes y la formación de poblaciones. Esto significó la promulgación del DL 740 en 1925, que introdujo la responsabilidad de los municipios para recibir las poblaciones, siempre y cuando tuvieran las condiciones mínimas de servicios e infraestructura, tales como alumbrado, agua potable y otros (Decreto Ley 740, 1925: s/p.). En otras palabras, convirtió en ilegal una práctica que se arrastraba desde la segunda mitad del siglo XIX, como ha demostrado Armando de Ramón y que fue en alza a partir de la década de 1890 (De Ramón, 1985).

6El DL 740 fue efectivamente puesto en marcha a partir de la dictadura de Carlos Ibáñez (1927-1931), en especial por medio del Ministerio de Bienestar Social. Esta institución, creada en el marco de las leyes sociales de 1925, evidenciando la importancia entregada por las autoridades al problema de la vivienda y la necesidad de su solución en el marco de una reforma moral de la clase trabajadora (Espinoza, 1988; Rojas, 1993; Henríquez, 2014; Pinto, 2020). A fines de la dictadura ibañista fue dictado el DL 33 (Decreto Ley 33 de 1931: s/p) que por primera vez proporcionó un curso de acción legal para compradores y arrendadores de sitios (Bravo, 1959).

7Desde entonces comenzó un largo camino jurídico para solucionar los distintos problemas que trajo consigo esta forma de acceso a la casa propia, produciendo «numerosos loteos que debieron esperar por muchos años la llegada de agua potable, alcantarillado, luz eléctrica y la pavimentación de sus calles» (Hidalgo, 2005: 155). Al respecto, la labor de los adquirentes, tanto en su vida cotidiana como en sociedades de adelanto, fue clave para mejorar la habitabilidad de estos nuevos barrios, enfrentando carencias materiales, frecuentes irregularidades en la compraventa y el aprendizaje de una compleja arquitectura legal (Cerón, 2020).

8Considerando lo anterior, este artículo profundiza en cómo las poblaciones Germania y Atacama fueron casos representativos de una transición en los modos de habitar de la sociedad popular santiaguina en la primera mitad del siglo XX. En tal sentido, el artículo aborda a través de la historia urbana algunos fragmentos de las primeras décadas de estos conjuntos, lo que se realiza a través de fuentes oficiales, en particular Intendencia de Santiago y municipio de San Miguel, instituciones que debieron responder a los cuestionamientos de los pobladores, dejando un importante rastro de información sobre sus principales problemas. Por tratarse de un estudio exploratorio, no se efectúa un análisis comparativo entre ambos fraccionamientos, sino que se esbozan algunos de los principales aspectos mencionados.

9De esta manera, a partir de un enfoque de historia urbana, describiremos el rol de estos asentamientos en la configuración material del suburbio sur capitalino, visto a través de la relación entre los distintos agentes públicos involucrados y los pequeños propietarios. La investigación propone como hipótesis que dicha construcción periférica fue llevada adelante en gran parte por un sujeto urbano escasamente estudiado: los compradores de sitios a plazo, quienes levantaron las poblaciones aquí revisadas, convirtiéndose en casos representativos de un ascendente modo de habitar los márgenes de Santiago en la primera mitad del siglo XX.

El crecimiento de la periferia sur de Santiago. La urbanización de San Miguel, 1891–1935

10La historia de la periferia sur de Santiago, más allá del límite natural del Zanjón de la Aguada, está íntimamente relacionada con la creación del municipio de San Miguel (1896), ocurrido en el marco de la ley de Comuna Autónoma (1891). Esta nueva corporación se compuso de dos subdelegaciones, Santa Rosa y Subercaseaux, separadas por el eje Gran Avenida, ruta de origen prehispánico que conectaba la zona centro con el sur de Chile. Este extenso territorio colindó por el sur con las comunas de La Granja y La Cisterna, situadas en torno a esta antigua arteria, pero más cercanas al pueblo de San Bernardo, establecido en 1821. Desde entonces, se produjo un aumento sostenido de la ocupación del suelo.

11Son diversos los estudios que han abordado el desarrollo de la periferia sur. Organizada en gran parte a un poblamiento informal que se arrastraba de la época colonial, este espacio de Santiago concentró tempranamente un extenso arrabal, caracterizado por la presencia de insalubres rancherías y estrechos conventillos, dos de las tipologías comunes entre los sectores populares (Municipalidad de Santiago, 2015). Diferentes estudios sindican como el promotor de la urbanización en esta área al transporte colectivo, especialmente los distintos recorridos de carros de sangre y al tranvía eléctrico que unía a Santiago con San Bernardo y que corría por Gran Avenida, atravesando las comunas de San Miguel y La Cisterna. Habilitado en 1908, fomentó la expansión de poblaciones en ambas comunas, ofreciendo una comunicación rápida con el centro de la capital (Morrison, 2008: 62-63; Forray y Saavedra, 2018).

  • 2 La pavimentación de Gran Avenida fue decretada por el Ministerio de Vías y Obras el 27 de febrero d (...)

12Hay que destacar que este era uno de los escasos servicios que funcionaba de manera regular en la periferia de Santiago, debido a los recursos invertidos por el municipio y el poder ejecutivo en la pavimentación de la Gran Avenida, ejecutada hacia 1930 (Correa, 1984)2. A diferencia de otros municipios rurales del norte y poniente, los residentes en torno a este eje gozaron de una buena conectividad, siendo servidos desde 1900 por vehículos de tracción animal que realizaban recorridos locales y como mencionamos, a partir de 1908 el tranvía eléctrico, a lo que se sumaron, hacia 1920, nuevos servicios de autobuses (Morrison, 2008: 62-63; Errázuriz, 2010: 365).

13El lento proceso de transición de San Miguel de suburbio agrícola a ser parte del área urbanizada de la ciudad, implicó el loteo de fundos y chacras. El caso más antiguo fue el del Llano de Subercaseaux, donde se proyectó un barrio tipo ciudad jardín para estratos medios y altos (Alvarado, 2017). Sin embargo, esta urbanización residencial no prosperó más allá de dicho sector, a causa de algunos obstáculos que frenaron su desarrollo, como la presencia de industrias y viviendas marginales que crecían en ambas orillas del Zanjón de la Aguada (De Ramón, 2007: 209).

14Como parte de este proceso de expansión, las poblaciones por venta de sitios tuvieron un rol fundamental. De acuerdo con el municipio de San Miguel, la formación de la comuna «fue hecha por la aglomeración de diversas Poblaciones ubicadas unas junto a otras», donde la autoridad local tuvo escasa presencia (Municipalidad de San Miguel, 1936: 203). Este tipo de asentamientos se arrastraban desde finales del siglo XIX, cuando se registraron las primeras urbanizaciones al sur del Zanjón de la Aguada.

  • 3 A modo de referencia, hacia 1920 algunas de las comunas suburbanas de Santiago, como Yungay en el p (...)

15Otro hito de esta fase inicial fue la instalación del hospital Ramón Barros Luco (1911), que ocupó una manzana al inicio de la Gran Avenida. Dicha infraestructura sirvió a la populosa periferia sur y su construcción significó un mejoramiento del barrio circundante. Para 1920 la Municipalidad de San Miguel alcanzaba los 12.000 habitantes, resaltando como una de las comunas rurales más pobladas que circundaban a la capital (Dirección General de Estadísticas, 1925: 41-44)3.

  • 4 En la discusión, los miembros de la cámara señalaron algunas formas en que se realizaba esta propag (...)

16Las poblaciones habilitadas a través de la adquisición de lotes tuvieron un rol destacado en aquel crecimiento. Un documento municipal de 1936 indicaba que existían «20 Poblaciones antiguas anteriores a 1925, tres Poblaciones nuevas en Formación y otras 3 con planos aprobados, pero que todavía no se realizan» (Municipalidad de San Miguel, 1936: 203). En su mayoría, estos conjuntos tenían una deteriorada configuración material, ubicándose varios entre los ejes Gran Avenida y Santa Rosa (Hidalgo, 2005: 154). Esto indica la existencia de un patrón de asentamientos informales en la comuna, operación inmobiliaria desplegada considerando sólo la demarcación de las propiedades y el trazado de algunas calles, por lo que los propios pobladores debieron autoconstruir sus casas y procurar por su cuenta los servicios. Esto impulsó al diputado Luis Ayala a señalar en 1929, tomando como ejemplo a San Miguel, que «se ha formado una cantidad de poblaciones que hemos denunciado aquí como insalubres, como antros de perdición para la clase obrera»4 (Ayala, 1929: 1782).

  • 5 Hacia 1930 Quinta Normal en el poniente de la capital, alcanzaban los 40 mil habitantes, mientras q (...)

17Hacia 1930, este proceso de ocupación del suelo había llevado a un significativo crecimiento de San Miguel, alcanzando los 36.000 habitantes según el Censo del mismo año (Dirección General de Estadísticas, 1931: 105). De esta manera, la comuna, que no era considerada como municipio urbano, había registrado el mayor aumento demográfico de la ciudad a partir de 1920, triplicando su población y convirtiéndola en la tercera comuna rural más densa de Santiago, después de Quinta Normal y Ñuñoa (Dirección General de Estadísticas, 1931)5.

18En este panorama, abordaremos el caso de las poblaciones Germania y Atacama, ubicadas en torno a la Gran Avenida. Su origen fue representativo de las dificultades con que se desarrolló la periferia sur de la capital, analizando cómo esta forma de acceder a un sitio fue característica de los modos de habitar en los márgenes de Santiago, por lo menos hasta mediados del siglo XX.

Dos poblaciones por venta de sitios en San Miguel. Desarrollo urbano y condiciones materiales en la periferia sur de Santiago, 1912-1935

19Como dijimos, las poblaciones por venta de sitios trajeron consigo la ampliación del radio urbano y un cambio en las prácticas de sus habitantes, que en su mayoría huían del inmundo conventillo. En este marco, las poblaciones analizadas destacan en dos aspectos. Primero, los fenómenos asociados a la formación de estos conjuntos y el espacio en que se insertaron. Segundo, la compleja provisión de algunos servicios básicos en las poblaciones mencionadas. Junto con ello, indagaremos en la evolución del marco legal y las medidas tomadas por los pobladores para poder acceder a la urbanización y asegurar su dominio de propiedad.

La población Germania

20Este conjunto, fue creado hacia 1912 por Francisco Vergara y su esposa Aurora Mira, estando ubicado al costado oriente de la Gran Avenida, se articuló por una trama de manzanas irregulares organizadas en torno a una plaza central, de la cual se desprendía una arteria diagonal (Berlín), que cruzaba tres manzanas, conectando al centro del barrio con la Gran Avenida. De esta manera, el loteo contó con una organización poco común para operaciones de estas características, habitualmente desarrolladas con un trazado de damero (ARHN, FIS, vol. 918, 30 de diciembre de 1935).

Fig 1: Detalle del plano “Matadero, departamento de Santiago”, del Instituto Geográfico Militar, 1933

Fig 1: Detalle del plano “Matadero, departamento de Santiago”, del Instituto Geográfico Militar, 1933

Archivo Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad de Chile.

21De acuerdo con la Intendencia de Santiago, esta población ya era habitada por más de tres mil personas hacia 1930, siendo parte de una primera avanzada de parcelamientos hacia el sur de San Miguel, sobrepasando el Llano Subercaseaux y el Hospital Barros Luco (en la parte superior del plano). A causa de su construcción en el tiempo y sus numerosos habitantes –en su mayoría de clase trabajadora– este asentamiento desarrolló parte de los principales problemas que afectaron a las poblaciones por compraventa de sitios a plazo, en especial al abastecimiento de agua potable.

22En marzo de 1929, el alcalde de la comuna afirmó que el abastecimiento en San Miguel tenía «condiciones absolutamente deficientes», sobre todo en aquellos conjuntos ubicados al sur del hospital. A ello agregaba que «hay barrios que carecen de agua potable en cantidad suficiente para satisfacer sus necesidades, como la población Germania, por ejemplo, en que una sola llave está destinada a atender el servicio de una o más manzanas» (ARHN, FIS, vol. 666, 15 de marzo de 1929).

23El edil apuntó además a la falta de grifos y los nocivos efectos en la labor del Cuerpo de Bomberos. Por ello, la autoridad criticaba a la Empresa de Agua Potable de Santiago, a la que había hecho reiteradas peticiones, «pero la Empresa, por razones que no es del caso analizar, no lo ha hecho hasta la fecha» (ARHN, FIS, vol. 666, 15 de marzo de 1929). Esto lo corroboró un vecino del mismo conjunto en aquel año, denunciando a través de un periódico local la «absoluta falta de agua potable, en esta Población, la que nos obliga en esta época de calor de privarnos del baño, necesidad por demás imperiosa y que nos obligará a abandonar esta Población en busca de otra que nos preste mayores comodidades» (La Crónica, 15 de diciembre de 1929, 4).

24En rigor, esto expresaba una deficiencia que involucraba a toda la comuna, como lo denunciara en numerosas ocasiones el propio municipio. Sin embargo, las extensas distancias entre los diferentes loteos llevaron a que fuese una tarea mucho más compleja que en la ciudad consolidada, a causa de la costosa expansión de infraestructura. Así, en 1930, la Empresa de Agua Potable de Santiago señaló haber atendido los servicios correspondientes a la capital, incluyendo a San Miguel. Por ello, se encontraba en proyecto una extracción de agua desde el estero El Arrayán, justificando esta decisión en la alta demanda «a causa del desarrollo de la población, que se extiende año a año fuera de los límites urbanos, como Providencia, Ñuñoa, Independencia, Recoleta, y el territorio de las Comunas de Renca, Quilicura, Yungay, Quinta Normal, Maipú y San Miguel, terrenos que son ocupados en su mayor parte por pequeños propietarios» (ARHN, FIS, vol. 741, 3 de marzo de 1930).

25En este escenario, las dificultades en materia de agua potable de la población Germania se prolongaron durante buena parte de la década de 1930. Por ejemplo, la Memoria Municipal de aquel año reiteraba que «Este elemento no es suficiente ni llega a los barrios obreros. Hay poblaciones, como la población ‘Germania’ que tiene un avecindamiento de setecientas familias que abastecen sus necesidades únicamente con dos o tres llaves» (ARHN, FIS, vol. 751, 15 de febrero de 1930) Esto implicaba que los compradores de sitios y sus familias debían caminar largas distancias cargando cubas, debido a que el abastecimiento municipal era insuficiente.

26Asociado al mal servicio de agua potable, se encontraba la lenta extensión del alcantarillado por todo el radio poblado de la comuna. En tal sentido, el municipio aclaraba que «La higienización de la comuna precisa la instalación del alcantarillado. El problema de los desagües domiciliarios, que en San Miguel reviste caracteres alarmantes, no tiene otra solución definitiva» (ARHN, FIS, vol. 751, 15 de febrero de 1930) Se observa así la estrecha relación que realizó la autoridad comunal entre higiene y este importante servicio, teniendo en cuenta lo que había crecido su población.

27Para el caso de la población Germania, durante la década de 1930, se aprobaron algunas obras de mejoras de la red de agua y alcantarillado, cofinanciadas entre la Empresa, la loteadora y los vecinos. Sin embargo, estos trabajos no estuvieron exentos de conflictos y demoras. Por ejemplo, en 1931, cuando el alcalde representó al intendente el malestar de los residentes de la población, pidiendo que «los presupuestos para las instalaciones domiciliarias sean rebajados en cuanto sea posible [...] los vecinos solicitan que, atendida la situación de [h]onda crisis por la que atraviesa el país, se les otorgue mayores facilidades en el pago». Para el edil «la petición en referencia es desde todo punto de vista justificada toda vez que en las circunstancias actuales y tratándose de personas de escasos recursos no les será posible contar con un elemento tan indispensable» (ARHN, FIS, vol. 790, 25 de agosto de 1931). La respuesta de la Empresa fue negativa, aludiendo a que era la propietaria quien debía solventar dichas obras, cuyo proyecto ya estaba finalizado (ARHN, FIS, vol. 790, 2 de septiembre de 1931; ARHN, FIS, vol. 807, 16 de mayo de 1932).

28Las dificultades con el agua potable y el alcantarillado se extendieron a otras áreas, como la electricidad, porque la fraccionadora tampoco hizo las inversiones necesarias, aunque el conjunto se acercaba a las dos décadas de vida. Para entonces, San Miguel carecía casi por completo de este servicio, concentrándose en el eje de Gran Avenida, debido a la circulación del tranvía eléctrico. Por ello, la corporación señaló en 1930 que «la comuna es una bóveda estrellada», prometiendo que «en la formación de nuevas poblaciones se ha exigido un alumbrado que corresponda a los proyectos y anhelos de la Junta» (ARHN, FIS, vol. 751, 15 de febrero de 1930)

29Las promesas demostraron cumplirse lentamente. Por ejemplo, en 1936 el Intendente le transmitía al alcalde de San Miguel la petición de un comité de vecinos de la población Germania que solicitó «dotar de alumbrado por lo menos a aquellas calles en que existan cables eléctricos» La autoridad local señaló que los vecinos «ignoran en absoluto las gestiones que realiza la corporación [...] con la Compañía Chilena de Electricidad», sindicando a esta última como la responsable de suministrar el servicio. (ARHN, FIS, vol. 924, 2 de junio de 1936).

30Como se advierte, eran distintas empresas las que tuvieron un rol preponderante en la urbanización, quedando en muchos casos la autoridad como un mero facilitador de acuerdos entre los vecinos y los agentes privados que, por razones económicas optaron por expandir sus infraestructuras en los barrios consolidados de la ciudad. En buena medida, este mecanismo de habilitación de suelo urbano se replicó en la venta de sitios para autoconstruir de una vivienda, quedando así al arbitrio del capital tanto los espacios residenciales como los equipamientos públicos necesarios para una vida urbana.

Población Atacama

31Este loteo comenzó en 1927, en los terrenos de la Chacra Atacama Baeza, fundo propiedad de la familia Baeza. Tal como otros predios de la zona, hasta entonces se orientaba a la producción vitivinícola. Ubicado entre las avenidas Departamental y Lo Ovalle, hacia el poniente de Gran Avenida (paraderos 12 al 17), pertenecía entonces al municipio de La Cisterna, que autorizó la recepción del conjunto sin fijar normas de urbanización, quebrantando así el DL 740 de 1925 (ARHN, FIS, vol. 918, 30 de diciembre de 1935). Para entonces, se emplazaba en el extremo sur del área urbana, constituyendo un pequeño núcleo en un contexto rural, incorporado en plenitud a la ciudad hacia 1940. En el año 1930, pasó la jurisdicción de San Miguel, que debió enfrentarse a una situación de hechos consumados, en particular, por la ausencia de servicios. En cuanto a su trazado – a diferencia de la población Germania – fue estructurado a partir de una cuadrícula y una plaza central de forma rectangular. Contó además con calles numeradas, buscando obtener la mayor regularidad y rendimiento posible del terreno emplazado entre las importantes avenidas transversales Camino del Pedrero (ex Departamental) y Camino Lo Ovalle, teniendo al oriente a Gran Avenida como su eje longitudinal.

32

Fig. 2: Detalle del plano “Guia Dak” de Santiago de 1939

Fig. 2: Detalle del plano “Guia Dak” de Santiago de 1939

Fuente:Karstulovic, 1939.

33Así, la población Atacama se convirtió en otro caso más de una forma de construir ciudad durante la primera mitad del siglo XX, a partir de la especulación del suelo. Por su año de fundación, quedó afecta a las disposiciones del DL 740 –a diferencia de la población Germania– por lo que en este caso existió una batería legal que regulaba este proceso de generación de nuevos barrios, aunque tal como en otras periferias, ello no significara un beneficio inmediato para sus habitantes (Castillo y Vila, 2021a). Hacia 1935, eran 138 adquirentes de distintos orígenes, que con sus familias reunían casi un millar de personas (Hidalgo, 2005: 155).

34Desde un principio, este cuerpo legal gatilló un conflicto entre compradores, fraccionadores y la autoridad, ya que el loteador –Baeza y Cía.– vendió los sitios, pero al poco tiempo el municipio impidió la edificación por contravenir las normas de urbanización. Así le ocurrió a Cesar Burotto en 1932, quien pagó por un lote «donde levanté tres piezas para vivir mientras economizaba los fondos suficientes para hacer un chalet con las comodidades necesarias», pero la alcaldía había rechazado su inscripción, recurriendo así al Intendente. Para este vecino, la situación era desesperada, expresando que «no comprendo [...] por qué se toma con nosotros los pobladores que nada tenemos que ver, esta determinación que afecta directamente nuestros modestos intereses» (ARHN, FIS, vol. 807, 4 de mayo de 1932).

  • 6 Esta ordenanza fue concebida luego del terremoto de Talca de 1928 y una de sus principales normas f (...)

35En efecto, la situación de Burotto era compartida por decenas de propietarios del mismo conjunto. Pese a ello, la respuesta municipal a la solicitud fue negativa respecto al sitio en cuestión y a la totalidad de «las nuevas edificaciones en la referida población [...] porque los Sres. Baeza y Cía., hasta la fecha no han dado cumplimiento a dichas prescripciones a pesar de los numerosos requerimientos» (ARHN, FIS, vol. 807, 17 de mayo de 1932). Considerando que se trataba de 138 adquirentes, todos estos casos generaron un panorama legal complejo, porque la corporación se respaldaba en una serie de normas, que incluía leyes de pavimentación y sobre todo, la Ordenanza General de Construcciones y Urbanización del año 19316.

36Las adversidades enfrentadas por los residentes motivaron la organización en comités de adelanto barrial, con una duración variada y una composición heterogénea, convergiendo en su demanda por mejorar su calidad de vida y su entorno en toda la periferia de Santiago (Cerón, 2020). En este caso, la Asociación de Propietarios Población Atacama, fue creada en 1934 «con el único fin de propender al adelanto local y conseguir la solución de aquellos problemas de bien general» (ARHN, FIS, vol. 855, 17 de enero de 1934). Así, uno de los requerimientos habituales ante las autoridades, fue el de aprobar la edificación en los lotes adquiridos, cuestión que sólo se conseguiría de manera regular a partir de la segunda mitad de la década de 1930 (ARHN, FIS,vol. 858, 21 de marzo de 1934; ARHN, FIS, vol. 858, 2 de abril de 1934; vol. 858, 11 de abril de 1934; ARHN, FIS, vol. 869, 21 de diciembre de 1934).

37Este tipo de organizaciones eran representativas de la necesidad de tener una sola voz de los vecinos afectados, demandando la aplicación del DL 740, que entregaba la posibilidad a los propietarios reclamar medidas legales contra los fraccionadores-infractores de la norma. Esta tensa relación surgida entre los diversos actores que intervinieron en la formación de este conjunto también se trasladó al tema de la obtención de los servicios urbanos, fenómeno replicado en diversas periferias santiaguinas (Castillo y Vila, 2021b).

38En suma y a pesar de existir nuevas disposiciones urbanísticas, este loteo careció por completo de una infraestructura adecuada para el desarrollo de la vida urbana. En otras palabras, ocurrió la misma situación que en la población Germania –conjunto no afecto al DL 740– poseyendo conflictos en torno al agua y alumbrado, que como hemos reiterado eran cotidianos en las distintas poblaciones levantadas al sur de Santiago. Así lo denunció el Comité Central Pro Adelanto de la comuna de San Miguel en 1935: reclamó al intendente por un enorme desfalco realizado en la tesorería comunal y por irregularidades en las «recepciones de algunas poblaciones de esta comuna», parceladas desde finales de la década de 1920 (ARHN, FIS, vol. 918, 4 de diciembre de 1935).

39Como se aprecia, en gran medida las dificultades de los pobladores se produjeron debido a la aceptación irregular de este loteo por parte del municipio de La Cisterna, en una oscura práctica que se extendió por toda la periferia, evidenciando un conflicto de interés y concomitancia entre fraccionadores y autoridades, sobre todo municipales. En esa línea, la corporación de San Miguel no tuvo otra opción que introducir algunas mejoras puntuales, limitadas a lo mandatado por el DL 740 y la legislación de urbanismo en general, lo que tal como vimos, produjo innumerables inconvenientes a los vecinos para levantar sus casas.

Conclusiones

40La habilitación informal de terrenos agrícolas para usos residenciales fue una práctica desplegada en todo el país antes y después del DL 740, que inició la regulación estatal de las poblaciones por venta de sitios. Este negocio fue llevado adelante por inescrupulosos terratenientes dueños de grandes predios en las afueras de la ciudad loteados de forma irregular. En gran medida, este tipo de operaciones inmobiliarias fue propiciado por el alto déficit de viviendas, que respondía a la especulación del suelo combinado con un intenso proceso de migración campo-ciudad ocurrido en la primera mitad del siglo XX. Así, estos sujetos obtuvieron altos márgenes de ganancia debido a que los lotes eran entregados sin agua potable y otros servicios.

41Como contraparte estuvieron los pobladores que, motivados por acceder a la casa propia, aceptaban condiciones que eran totalmente irregulares. Fueron en gran medida ellos los que debieron sostener la responsabilidad de las mejoras de sus barrios, dando lugar a comités y juntas de adelanto local que se convirtieron en improvisados gestores de la urbanización, realizando obras por su propia cuenta o apelando a las distintas disposiciones del nuevo marco legal establecido a partir de 1925. La labor de las juntas de adelanto local, constituyen un ejemplo de la ausencia de una planificación urbana y una regulación efectiva en la compraventa de lotes en los alrededores de Santiago y las principales ciudades chilenas.

42Los casos revisados, demuestran la persistencia de esta dinámica en la habilitación de suelo rural y construcción del suburbio. El fraccionamiento de la chacra Atacama, pese a haber sido realizado con posterioridad al DL 740, no mostró una mayor diferencia con lo ocurrido en la población Germania a inicios de la década de 1910, manifiesta el largo tiempo por el cual se extendió el fenómeno aquí estudiado y, asimismo, la incapacidad de hacer efectiva la ley y corregir en parte la urbanización informal que ocurría a través de las poblaciones formadas por la compraventa de sitios en San Miguel. El hecho de que el marco jurídico no tuviese efectos retroactivos dejó a muchos conjuntos en un complejo vacío legal y supeditadas a la buena voluntad del loteador, la limitada asistencia municipal y sobre todo a la organización vecinal para obtener las medidas básicas requeridas.

43De esta manera, pese a los beneficios que para las poblaciones revisadas significaba su cercanía con la Gran Avenida, su proceso de incorporación a la ciudad tomó largos años siendo, durante todo el periodo que cubre este trabajo, una periferia característica de Santiago en aquella época, en transición entre lo rural y lo urbano. En esta línea, si bien el Estado buscó una mejora en el nivel de las construcciones y poder dotarlas con servicios, sus exigencias también perjudicaron a los pobladores, impidiendo la autoconstrucción que, para muchos, era la única forma de acceder a una vivienda.

Inicio de página

Bibliografía

Archivo

Archivo Nacional Histórico (ARHN), Fondo Intendencia de Santiago (FIS).

Prensa

La Crónica, San Miguel (1929).

Planos

Memorandum "Dak": guía de bolsillo, Santiago, C. Karstulovic B., 1939.

Plano “Matadero, departamento de Santiago”, Instituto Geográfico Militar, 1933.

Publicaciones oficiales

Congreso Nacional, Cámara de Diputados, Diario de Sesiones, 1929.

República de Chile. Decreto Ley 740, sobre elección, organización y atribuciones de las municipalidades, Santiago, 15 de diciembre de 1925.

República de Chile, Dirección General de Estadísticas, Censo de población de la República de Chile: levantado el 15 de diciembre de 1920, Santiago, Imprenta Universo, 1925.

República de Chile, Dirección General de Estadística, Resultados del X Censo de la Población efectuado el 27 de noviembre de 1930 y estadísticas comparativas con Censos anteriores, Santiago, Imprenta Universo, 1931.

Libros, artículos, tesis

ALVARADO, Paulina, “El Llano Subercaseaux. Desarrollo y pérdida de su identidad, en la tipología residencial actual”, Revista de Arquitectura, Vol.22, n°32, 2017. 

BRAVO HEITMANN, Luis, Chile: el problema de la vivienda a través de su legislación, Santiago, Universitaria, 1959.

CASTILLO, Simón, “La vivienda popular en Chile urbano (1880-1930). Un estado de la cuestión interdisciplinario”, Historia, n°51, Santiago, 2018.

CASTILLO, Simón, y VILA, Waldo, “El problema de la vivienda y la urbanización de la periferia norte de Santiago durante la administración de Ibáñez del Campo (Renca, 1927-1931)”, Historia, n°54, Vol. I, Santiago, 2021a, p.69-106.

__________, “La urbanización en la periferia sur poniente de Santiago de Chile. Poblaciones, servicios y política habitacional en Chuchunco (1920-1933)”, Claves. Revista de Historia (Uruguay), Vol. VII, n° 12, 2021b.

CERÓN, Nicky, Pobladores del despoblado. La cultura política del movimiento popular por la vivienda y el habitar digno en Santiago, (1930-1935), Santiago, Tesis para optar al grado de Magister en Historia, Universidad de Santiago de Chile, 2020.

CORREA BENAVIDES, Onofre, La Cisterna abre la puerta a su pasado, Santiago, Ed. Antártica, 1984.

DE RAMÓN, Armando, “Estudio de una periferia urbana. Santiago de Chile 1850-1900”, Historia, n° 20, Santiago, 1985.

__________, Santiago de Chile. Historia de una sociedad urbana, Santiago, Catalonia, 2007.

ERRÁZURIZ, Tomás, “El Asalto de los motorizados. El transporte moderno y la crisis del tránsito público en Santiago, 1900 – 1927”, Historia, n°43, Santiago, 2010.

ESPINOZA, Vicente, Para una historia de los pobres de la ciudad, Santiago, Sur, 1988.

FORRAY, Rosanna y SAAVEDRA, Christian, “Cara y contracara de las modernizaciones del transporte. Desarrollo urbano en torno al eje Gran Avenida-Los Morros”, en Simón Castillo y otros (eds.) Urbanismo y Transporte Público. Miradas al siglo XX, Santiago, RIL editores, 2018.

HENRÍQUEZ, Rodrigo, En "estado sólido": políticas y politización en la construcción estatal: Chile 1920-1950, Santiago, Ediciones Universidad Católica de Chile, 2014.

HIDALGO, Rodrigo, La vivienda social en Chile y la construcción del espacio urbano en el Santiago del siglo XX, Santiago, PUC, Instituto de Geografía / Ediciones de la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, colección Sociedad y Cultura, 2005. 

ILUSTRE MUNICIPALIDAD DE SANTIAGO, Santiago Sur: formación y consolidación de la periferia, Santiago, Santiago, Ediciones Ilustre Municipalidad de Santiago y Dirección de Obras Municipales, 2015.

LIERNUR, Jorge y BALLENT, Anahí, La casa y la multitud. Vivienda, política y cultura en la Argentina moderna, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2014.

MORRISON, Allen, Los tranvías de Chile 1858–1978, Santiago, Editorial Ricaventura, Santiago, 2008.

MUNICIPALIDAD DE SAN MIGUEL, “Mejoramiento urbano de la comuna de San Miguel”, en Exposición de la Habitación Económica. Catálogo y Programa de Conferencias, Santiago, 1936.

PINTO, Julio, “¡La cuestión social debe terminar! La dictadura de Carlos Ibáñez en clave populista, 1927-1931”, Historia, n°53, Vol. II, Santiago, 2020, p. 591-630.

ROJAS, Jorge, La Dictadura de Ibáñez y los sindicatos (1927-1931), Santiago, Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos, Centro de Investigación Diego Barros Arana, Colección Sociedad y Cultura, 1993.

Inicio de página

Notas

1 Para efectos de este artículo, entenderemos por Santiago de Chile tanto a la comuna homónima como a los municipios rurales que la rodeaban, entre ellos San Miguel.

2 La pavimentación de Gran Avenida fue decretada por el Ministerio de Vías y Obras el 27 de febrero de 1925, extendiéndose hasta La Cisterna, siendo terminada en 1931.

3 A modo de referencia, hacia 1920 algunas de las comunas suburbanas de Santiago, como Yungay en el poniente, alcanzaban los 15 mil habitantes, mientras que Ñuñoa, al oriente, sobrepasaba los 16 mil.

4 En la discusión, los miembros de la cámara señalaron algunas formas en que se realizaba esta propaganda, la que, junto con la prensa, también circulaba a través de volantes «repartidos profusamente en los conventillos de los arrabales, […] repartidos, repito, por los individuos pagados que llegan a golpear a las puertas de sus habitaciones para entregar los volantes del tenor engañoso […]».

5 Hacia 1930 Quinta Normal en el poniente de la capital, alcanzaban los 40 mil habitantes, mientras que la de Ñuñoa, al oriente, sobrepasaba los 46 mil.

6 Esta ordenanza fue concebida luego del terremoto de Talca de 1928 y una de sus principales normas fue la prohibición de construir con adobe al interior del radio urbano de las ciudades chilenas, además de exigir estrictas normas para el levantamiento de edificaciones.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Fig 1: Detalle del plano “Matadero, departamento de Santiago”, del Instituto Geográfico Militar, 1933
Créditos Archivo Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad de Chile.
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/10735/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 204k
Título Fig. 2: Detalle del plano “Guia Dak” de Santiago de 1939
Créditos Fuente:Karstulovic, 1939.
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/10735/img-2.png
Ficheros image/png, 1,7M
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Simón Castillo Fernández y Waldo Vila Muga, «La formación de las poblaciones Germania y Atacama. Dos casos representativos en la extensión de la periferia sur de Santiago de Chile, 1912–1935»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 43 | 2022, Publicado el 05 julio 2022, consultado el 10 agosto 2022. URL: http://journals.openedition.org/alhim/10735; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.10735

Inicio de página

Autores

Simón Castillo Fernández

Universidad Diego Portales (Chile)
Doctor en Arquitectura y Estudios Urbanos, Pontificia Universidad Católica de Chile. Investigador responsable del proyecto Fondecyt N°11180082 (ANID Chile), patrocinado por la Universidad Diego Portales.

Waldo Vila Muga

Universidad Diego Portales (Chile)
Doctor en Arquitectura y Estudios Urbanos, Pontificia Universidad Católica de Chile. Investigador asociado ICSO, Escuela de Historia, Universidad Diego Portales.

Inicio de página

Derechos de autor

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search