Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros43Letras obreras. Clase trabajadora...

Letras obreras. Clase trabajadora y experiencia urbana en la escritura proletaria. Chile, primer cuarto del siglo XX

Jorge Navarro López

Resúmenes

El artículo se propone estudiar la experiencia urbana de la clase obrera mediante el análisis de la narrativa que los/las trabajadoras produjeron y publicaron en la prensa obrera. Las letras obreras no sólo se abocaron a la política y a la ideología, debido a esto, permiten conocer las proyecciones, valores y visiones sobre la experiencia del proletariado urbano. A través del análisis de la producción poética y narrativa proletaria, se propone profundizar en la cotidianidad, los significados, la imaginación, las preferencias estéticas y el modo de vida popular, dimensiones fundamentales de la cultura obrera del primer cuarto del siglo XX.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

1El objetivo de este artículo es aproximarse a la experiencia urbana de la clase obrera mediante el análisis de la narrativa que los/las trabajadoras produjeron y publicaron en la prensa obrera. Este tipo de producción literaria no ha formado parte de las fuentes priorizadas por los estudios que desde mediados del siglo XX se han realizado sobre la clase obrera chilena, enfocados predominantemente en los documentos que informan sobre las luchas ideológicas, políticas y laborales de las organizaciones de los trabajadores. Un intento por ampliar esta tendencia fue el libro Poemario popular de Tarapacá, 1899-1910, editado por Sergio González, María Angélica Illanes y Luis Moulian (1998). Al recopilar los poemas publicados en dos periódicos obreros iquiqueños, estos historiadores llamaron la atención sobre las posibilidades que se abrían al concebir estos textos como fuentes históricas. Los tres estudios introductorios del poemario tarapaqueño destacan el valor de la poesía como una fuente para introducirse en la subjetividad y en la cultura popular.

2A pesar del valor metodológico de los planteamientos de Illanes, Moulian y González realizados a fines de los noventa, la historiografía del movimiento obrero siguió privilegiando el estudio de las luchas políticas e ideológicas (Pinto, 1999, 2007 y 2013; Artaza, 2006; DeShazo, 2007; Grez, 2007 y 2011; Navarro, 2017). En los últimos años se han incorporado al análisis las actividades de formación intelectual, ocio y entretenimiento, orientación que ha ayudado a ampliar los marcos del mundo obrero, en especial, respecto al anarquismo (Lagos, 2015) y el socialismo (Navarro, 2019), similar a los estudios de estas corrientes a nivel internacional (de Luis, 1993 y 2019; Suriano, 2001; Navarro N., 2004; Hake, 2017; Porrini, 2019). Si bien se han expandido los temas de estudio sobre la experiencia urbana de la clase trabajadora chilena, todavía falta por incluir la producción literaria obrera como una fuente idónea para acercarse a sus proyecciones, valores y visiones, como se ha hecho, por ejemplo, con el anarquismo español (Litvak, 1981) y argentino (Ansolabehere, 2011). Esto con la finalidad, en primer lugar, de rescatar el esfuerzo intelectual y creativo al que se consagraron cientos de hombres y mujeres trabajadoras. Y, en segundo lugar, para discutir la idea de que la creación literaria es una actividad propia de la elite y de los sectores medios y profesionales, visión en la que clase obrera aparece, a lo sumo, como contexto o como fuente de inspiración para la rebeldía vanguardista de la época, pero despojada de la inspiración creadora de sus versificadores (Subercaseaux, 2004).

3Como en otros aspectos, el modo en que la clase obrera se acerca a la literatura está marcado por las condiciones materiales en que se desenvuelve socialmente. Sin embargo, los elementos culturales no se derivan exclusivamente de la estructura social, sino que se forman históricamente en la relación entre la dimensión material y los aspectos subjetivos (Thompson, 2012). Para acceder a la cultura de la clase obrera es indispensable estudiar las conexiones entre la «base» material y la «superestructura» ideológica, política y cultural (Williams, 2009). En el caso de la clase trabajadora organizada, uno de los elementos que pone de manifiesto estas conexiones es la palabra escrita, medio que sirvió para producir significados y valores en torno a las experiencias de la explotación y la pobreza. El movimiento obrero chileno del primer cuarto del siglo XX utilizó la escritura no sólo como un medio para canalizar sus aspiraciones políticas y reivindicaciones laborales, también se desarrolló para expresar los sentimientos de las y los trabajadores respecto a la experiencia de la vida urbana.

4En términos generales, las condiciones socioeconómicas del proletariado chileno del primer cuarto del siglo XX se pueden sintetizar en largas y pesadas jornadas laborales, bajos salarios en contextos de inflación y condiciones habitacionales paupérrimas. Pese a estas condiciones, muchos obreros/as lograron formarse intelectualmente, algunos en las escasas y precarias escuelas primarias estatales, y otros, en las iniciativas de autoeducación que implementaban las organizaciones de trabajadores. Hacia 1920, en las provincias donde la mayoría de la población correspondía a la clase trabajadora urbana, más de tres quintos de las personas sabían leer y escribir. Este porcentaje aumentaba en el ambiente en que se desenvolvía el movimiento obrero, en el cual el y la trabajadora dedicada a las letras no fue una figura atípica.

5Teniendo en cuenta estos antecedentes, en este artículo propongo, primero, que la creatividad literaria no fue un patrimonio exclusivo de los más cultivados y, segundo, que la literatura que produjeron las/los trabajadores buscaba ser un refuerzo identitario, rescatando aspectos de su experiencia urbana en una lectura crítica de las condiciones sociales del proletariado. En este sentido, tanto las condiciones materiales como las letras obreras dieron forma a la cultura de la clase trabajadora, debido a que la creación literaria ayudó a configurar nuevos sentidos de la experiencia de clase a través de su circulación en medios impresos. Para abordar este fenómeno, analizo la producción poética y narrativa publicada en los periódicos obreros de las ciudades donde las organizaciones de trabajadores tenían una importante presencia. El énfasis del análisis no estará puesto en la valoración artística y descripción estilística de la producción literaria obrera, sino en el modo en que permite aproximarse a la visión de una parte de la clase trabajadora sobre las consecuencias de la explotación.

6Por último, es necesario señalar que además de su publicación en los medios impresos, buena parte de las fuentes utilizadas aquí fueron difundidas oralmente en los actos y veladas culturales que de forma regular se organizaban en el circuito obrero. La difusión oral de este tipo de arte y su impacto entre los participantes de aquellas reuniones es un tema que excede los objetivos de este trabajo, pero que, sin duda, necesita ser profundizado para conocer las diversas dimensiones de la sociabilidad del movimiento obrero chileno.

Prensa y creación literaria: herramientas del movimiento obrero

7La prensa obrera es uno de los fenómenos culturales más relevantes del primer tercio del siglo XX chileno y tiene un claro sello urbano. Según los datos reunidos por Osvaldo Arias (1970), entre 1892 y 1935 se crearon en el país 297 periódicos obreros de distintas tendencias políticas o netamente gremiales. El 43% se publicó en Santiago y Valparaíso, las provincias con mayor concentración de población urbana hacia 1920 (79,8% y 83%, respectivamente, mientras el porcentaje a nivel nacional era de 46,6%) (Dirección General de Estadísticas, 1925). Además, el período más intenso de circulación de este tipo de prensa se produjo entre 1912 y 1927, coincidiendo con la activación de las luchas sindicales y políticas del movimiento obrero (Pinto, 2007; Grez, 2007 y 2011; DeShazo, 2007; Godoy, 2014; Navarro, 2017).

8Antes de que surgieran los periódicos obreros existió la organización, por ello, se los ha comprendido como una manifestación de la reafirmación identitaria de la clase trabajadora en sus dimensiones política y de defensa de los derechos laborales. Sin duda, esta fue su intención principal. No obstante, quienes escribieron utilizaron tanto el ensayo reivindicativo y el comentario político-ideológico como la poesía, la crónica y la narración para expresar sus aspiraciones políticas e inquietudes intelectuales y artísticas. Y debido a que tanto creadores como lectores compartían la condición obrera, la producción literaria presente en estos periódicos se concentró en las distintas dimensiones derivadas de la explotación y la pobreza.

  • 1 Carmela Jeria estaba vinculada políticamente con el ala izquierda o socialista del Partido Democrát (...)

9Al presentar el primer número del periódico La Alborada, publicado en la primavera austral de 1905, la tipógrafa feminista y demócrata-socialista1, Carmela Jeria, señalaba: «Debe, pues, la mujer tomar parte en la cruenta lucha entre el capital y el trabajo e, intelectualmente, debe ocupar puestos defendiendo por medio de la pluma a los desheredados de la fortuna, a los huérfanos de la instrucción, contra las tiranías de los burguesotes sin conciencia». El estrecho vínculo que Jeria establecía entre lucha de clases, feminismo y cultura expone una de las características principales de la prensa obrera chilena: su importancia como artefacto intelectual y cultural y no sólo como una herramienta para las reivindicaciones asociadas al trabajo. Con la intención de saciar el «hambre de luz y de pan» que padecía la clase trabajadora, Jeria fundó La Alborada en Valparaíso, comprometiéndose a «trabajar con incansable y ardoroso tesón por el adelanto moral, material e intelectual de la mujer obrera y también por nuestros hermanos de sufrimientos» (La Alborada, Valparaíso, 10 de septiembre, 1905). Luego de un año, Jeria trasladó su periódico a Santiago. Recurriendo a modernas imágenes literarias, en la presentación de esta nueva etapa reforzó su objetivo de que «la mujer obrera se abra paso en el mar de sombras en que se agita», finalidad que se podía alcanzar con la prensa, para que a través de ella «la explotada de hoy ilumine su cerebro con los benéficos rayos de la instrucción» (La Alborada, Santiago, 11 de noviembre, 1906).

10Para quienes abrazaban estos ideales, el valor de la prensa obrera no residía únicamente en su carácter de divulgación política. Para que la prensa cumpliera a cabalidad el objetivo de aumentar el grado de cultura obrera, la clase trabajadora debía sobrepasar el rol de consumidor-lector y tomar parte en la creación de los textos que llenaban sus planas. La relación simbiótica que estableció la prensa obrera con sus lectores-redactores, es uno de los fenómenos que permitió su perduración en el tiempo. A diferencia de aquellos que escribían profesionalmente, las y los trabajadores que publicaban sus textos en la prensa obrera los preparaban «en los minutos quitados al descanso material del cuerpo», como se comentaba en la presentación de un dramaturgo obrero en 1915 (La Defensa Obrera, Valparaíso, 27 de marzo, 1915). Debido a estas ocupaciones extralaborales sufrían no sólo los efectos de la falta de descanso, sino también la persecución patronal, como le ocurrió a Carmela Jeria, despedida de su trabajo por insistir en publicar La Alborada. Pese a las consecuencias de esta difícil decisión, la joven tipógrafa porteña sentía «la íntima satisfacción de estar en la lucha y ayudar de una manera modesta, exigua si se quiere, a mis hermanos los proletarios» (La Alborada, Valparaíso, 1ª quincena de octubre, 1905).

11Quienes se dedicaban al oficio gráfico no fueron los únicos que tomaron la opción de las letras proletarias. Esther Valdés de Díaz, creadora de La Palanca en 1908–periódico feminista que se denominaba «segunda época» de La Alborada de C. Jeria-, tenía un largo recorrido como obrera y dirigenta textil. También antiguos mineros del salitre incursionaron en la escritura y luego se convirtieron en directores de importantes periódicos obreros, entre los cuales destacan los socialistas Luis V. Cruz, Elías Lafertte, Pedro Reyes y Salvador Ocampo. Es debido a trayectorias como estas, que las creaciones literarias obreras se comprendían como una manifestación directa de las experiencias de clase, ya que tenían como objetivo llevar a las letras episodios de la vida proletaria «con cabal concepto del lodo putrefacto de la sociedad» (La Defensa Obrera, Valparaíso, 27 de marzo, 1915). Así, el valor que le otorgaban tanto los editores de los periódicos como sus creadores no residía principalmente en la estética, sino en la vivencia, la denuncia o la arenga.

12Por ser la base de la identidad de clase, el trabajo ocupó un lugar central en la literatura proletaria. Característico fue el poema que exaltaba al trabajador como creador de riqueza. En el mundo obrero existían, sin embargo, matices. Una revista cercana a las sociedades de socorro mutuo publicó a mediados de 1906 el poema «¡Voy al combate!» del encuadernador Romilio López, protagonizado por el obrero y su herramienta de trabajo, opuesto virtuoso de la guerra y la espada: «¡Yo voy a la brecha! No lleva mi brazo / la espada que arranca la vida de un ser; / yo llevo tan sólo mi tosco martillo / que es vida y es alma del Templo-Taller» (El Obrero Ilustrado, Santiago, 1ª quincena de junio, 1906). Entre los mutualistas la reafirmación artesanal del trabajo era común y en el caso de López, esta idea se aprecia en la referencia al brazo y al martillo, imagen en la que cuerpo y herramienta se funden en una sola figura que da vida y se consagra en el «Templo-Taller».

13Menos entusiastas del lugar de trabajo y más críticos de la posición que ocupaba la clase obrera en la sociedad capitalista eran los textos publicados en los periódicos de las corrientes clasistas. En 1908, Esther Valdés de Díaz escribió un poema en prosa que en su tercera estrofa describía una realidad muy distante a la del «Templo-Taller» del poeta mutualista:

Productores del progreso, que en el yunque o en los bancos de las fábricas, cual máquinas automáticas transformáis vuestro sudor, vuestras energías, que producen el sagrado trabajo en oro que sirve a los holgazanes para dilapidarlo en insultante lujo, en caprichos, en orgías y en soga para maniatarte y ahogarte, ¡alerta! que llega el Gran Dios del Universo ¡el Trabajo! ¡A tomar cuenta de tu labor! (La Palanca, Santiago, 1º de mayo de 1908)

14A diferencia del ambiente armonioso y sacrosanto del taller alabado por el encuadernador mutualista, la obrera textil demócrata-socialista situaba la acción en la fábrica, lugar en que la fuerza y destreza proletaria producía la plusvalía dilapidada por la burguesía. El trabajo, sin embargo, no pierde su lugar central («Gran Dios del Universo»). Otro desplazamiento entre estas dos creaciones se observa en la posición que Esther Valdés le asigna al «trabajo», opuesto irreconciliable de «capital», y en la noción de que ambos son los componentes esenciales de la lucha de clases. Esta visión buscaba situar como sujeto fundamental de la sociedad a la clase obrera (o el «trabajo»), enfrentada a la improductividad y aprovechamiento de la burguesía. Por lo tanto, no existía un rechazo explícito al trabajo, aunque sí una postura crítica de las condiciones laborales en el capitalismo.

  • 2 El POS fue fundado en Iquique –puerto del norte de Chile desde donde se exportaba una parte importa (...)

15Esta orientación fue característica de la producción literaria de los militantes del Partido Obrero Socialista2, en especial, de aquellos que trabajaban en las duras faenas de la explotación del salitre: «A mí no me causa espanto / El desierto solitario, / Es el escaso salario / El que me causa quebranto». Entendida de esta forma, la raíz de la desazón proletaria era la explotación: «Soy un Obrero explotado / Sin ninguna Compasión, / Mi verdugo es el patrón, / Un Canalla desalmado» (El Socialista, Antofagasta, 27 de noviembre, 1916). En la misma línea se puede inscribir «Canto del pampino» del poeta nortino Justo Goycochea que retrataba la tristeza del obrero salitrero y su amargura ante la explotación:

¡Es inhumano!

¿quién ha dispuesto tal injusticia?

Es la avaricia

de mis hermanos

la que me oprime

cual un esclavo. […]

Pues yo, con mis toscas manos

abro la pampa y la sierra, […]

que ha de dar tranquilidad,

opulencia y libertad

a otro, quien, tal vez, ufano

irá orgulloso ostentando

el caudal acumulado

y pregonando infatuado:

¡Esto lo gané sudando!

16En el poema de Goycochea el sufrimiento del obrero salitrero no se funda en las características de su labor, sino en la avaricia y codicia de los más ricos: «puesto que me sacrifico / sudando para que el rico / tenga más que disfrutar; / parte peor he de llevar / en la desigual contienda, / para aumentarle la hacienda / a costa de mi penar» (El Socialista, Antofagasta, 19 de febrero, 1918). Insistiendo en la centralidad y relevancia social de los trabajadores, y anticipándose más de una década al famoso poema «Preguntas de un obrero que lee» del escritor alemán Bertolt Brecht, en «Las mieses» de 1921 Goycochea interpelaba:

¿Quiénes son los laboriosos constructores

que siembran, amasan, forjan, tejen,

elevan palacios; son productores

que todo lo hacen, de todo carecen;

esos que elevan escuelas, prolijos,

amplias universidades, colegios

en donde se instruyen los privilegios

y en donde por pobres no irán sus hijos?

(El Despertar de los Trabajadores, Iquique, 23 de enero, 1921)

17La poesía que plasmaba la confrontación social no surgió como una consecuencia directa de la consolidación de las orgánicas políticas obreras con una postura rupturista, puesto que venía desarrollándose desde fines del siglo XIX a través de la «lira popular» y sus poemas en que la voz popular interpelaba a los ricos por la situación que enfrentaban los pobres en el contexto de la cuestión social (Palma, 2009). Tanto la poesía de la lira popular como la de la prensa obrera compartían este diagnóstico. Sin embargo, y a pesar de los vasos comunicantes entre ambas, corresponden a dos fenómenos distintos. La poesía de la segunda etapa ponía mayor énfasis en la organización como instancia necesaria para solucionar los problemas políticos y sociales que afectaban a los sectores populares. Esta característica se corresponde con el espacio donde se publicaban los textos y con la militancia de sus cultores: periódicos vinculados a organizaciones obreras, a diferencia de las hojas sueltas y publicaciones satíricas de iniciativa individual que eran los medios en los que se difundía la lira popular. De ahí que en la poesía de la prensa obrera se aprecie una interpretación de que las causas de las condiciones de los sectores populares se encontraban en el funcionamiento del sistema económico-social y, debido a ello, los elementos poéticos sean el salario, la explotación, el capitalismo, la organización y el socialismo.

18La poesía proletaria no sólo se proyectaba como una voz de denuncia, sino también como un aliciente de la lucha obrera. Así lo señaló el tipógrafo y poeta socialista porteño Víctor Manuel Roa, quien comprendía que las poesías revolucionarias podían despertar a «los cobardes que viven esperando días revolucionarios sin hacer la revolución social, […] porque ellas encenderán la verdadera rebeldía». Por ello arengaba a sus compañeros poetas: «Derramemos literatura revolucionaria, repitiéndola cuantas veces se pueda, más y mucho más pronto cortaremos las cadenas que atan nuestra vida a la miseria presente» (La Comuna, Viña del Mar, 24 de mayo, 1919).

Pobreza, hambre y frío en la literatura proletaria

19Así como lo hecho por la generación de novelistas sociales un par de décadas después, los escritores proletarios plasmaron poéticamente la realidad cotidiana de las familias obreras: la explotación, el cansancio, la tristeza y la pobreza. La miseria que experimentaban los sectores populares llevó a que los poetas socialistas salieran del lirismo y expresaran su rebeldía. Uno de ellos, el poeta iquiqueño Pedro Reyes, exponía las motivaciones que lo llevaban a la poesía y también a la política:

¡Yo no soy el trovador de la mística plegaria

que en el regio tabernáculo se posterga al cantar su aria!

Yo no soy el que se arrastra con el nombre del dolor,

ni mintiendo hipocresías sin saber lo que es amor.

Yo soy el materialista que en el cuarto real y frío

bosquejo con mis cantares lo terrible, lo sombrío…

(El Despertar de los Trabajadores, Iquique, 1º de mayo, 1915)

20Se puede apreciar en su lenguaje un rechazo a la poesía celebratoria, asumiendo la voz de quien tiene la responsabilidad de cantar «lo terrible, lo sombrío» en oposición a la «mística plegaria». Más allá de las evaluaciones estéticas, el valor de este tipo de poesía radica en la postura de denuncia radical de las condiciones de los explotados y, en el caso específico de Reyes, de una búsqueda de formas más complejas que la poesía popular de tradición oral.

21Un tono similar manifestaba el obrero de Valparaíso Edmundo Espinoza al contemplar la vida en los conventillos: «Esa legión en su dolor delira, / pide pan, pide abrigo y se retuerce / la sociedad su peso en ella ejerce; / ¡rómpase en ella sin piedad la lira!» (La Defensa Obrera, Valparaíso, 22 de noviembre, 1913). El poeta antofagastino que firmaba con el seudónimo Des-Grieux se refería a los conventillos como un lugar que consumía las energías de sus pobres habitantes: «Fueron a la garganta / Del largo conventillo / Obligados por fríos y por hambres / Tristes, viejos, mujeres y mendigos» (El Socialista, Antofagasta, 18 de julio, 1917). Más explícitamente clasista, el poeta iquiqueño Hijo del Muérdago escribía:

¡Oh miseria! triste herencia del obrero

que gime, bajo el yugo opresor;

eres tú la cadena de duro acero

que sujetas del esclavo su valor!

¡Oh miseria! peste mortífera y cruel

que haces víctimas por millares!

das al Trabajo por corona de laurel

el hambre y el frío en todos los hogares!

¡Oh miseria! vil arma del poderoso

para defender su infame riqueza!

eres del rico lujo, placer, gozo!

y del paria llanto, desolación, pobreza!

(El Despertar de los Trabajadores, Iquique, 25 de enero, 1916)

22La pobreza tenía una realidad más dura incluso que la que experimentaban las familias proletarias en sus precarias viviendas: la mendicidad, un fenómeno extendido en las ciudades chilenas y al que la literatura obrera dedicó varias cuartillas. A diferencia de los medios periodísticos de la elite, que estigmatizaban, criminalizaban y exigían la persecución y reclusión de los pobres que vagaban por la ciudad (Ubilla, 2021), las letras obreras denunciaron las condiciones de los niños, mujeres y hombres que vagaban por las calles pidiendo dinero o comida, manifestando una lectura crítica de las causas de la mendicidad cercana a la estupefacción. Algunos escritos situaban la pobreza del narrador al nivel de la del mendigo, con el afán de demostrar la fragilidad de la realidad proletaria. Así, en ocasiones la pobreza de los protagonistas se convertía en una incómoda realidad compartida:

Pasando por una calle, un pobre viejo y decrépito me detuvo. […] Confuso y no sabiendo qué hacer, estreché fuertemente aquella mano sucia y temblorosa. -No os ofendáis, hermano, no llevo nada hermano, le dije.

El pobre clavo sus ojos sobre mí, sus labios amoratados sonrieron y él también apretó mis dedos helados. -Bien, hermano, dijo con voz ronca. Muchas gracias, esto también es una caridad.

Y entonces comprendí que yo también había recibido algo de aquel hermano mío. (La Alborada, Valparaíso, 2ª quincena de julio, 1906)

23El poeta socialista antofagastino José S. Córdova, para retratar tanto el sufrimiento de los niños huérfanos que vivían en la calle como para evidenciar la indolencia de la burguesía ante esta situación, escribió «Alma burguesa» en 1921. La historia sucedía en una fría y lluviosa noche: «En el amplio recodo de un palacio / –emblema de algún regio potentado- / así como un perrito entumecido / un pequeño dormía acurrucado». Cuando un perro vagabundo llegó a acompañarlo, del palacio burgués salió «una dama elegante… Coge en brazos / al perrín, lo besa mucho… mas, al ver / al pequeño que duerme en el recodo / se sulfura y prorrumpe en improperios». En el poema, la buena suerte del perro contrasta con la mala estrella del niño:

Mientras tanto por las calles escarchadas

hiriéndose en las piedras, asustado,

esquivando al gendarme, el huerfanito

huía, tembloroso y agotado

¡Sin tener el consuelo tan siquiera

de evocar el recuerdo de una madre,

pues, no tuvo en la vida nunca padres

desde guagua fue «el hijo de la calle»!

(El Socialista, Antofagasta, 9 de enero, 1921)

24En su calidad de intelectual y artista revolucionario, Córdova también se dedicó a polemizar con sus pares, como en el poema «¡Anatema!», dedicado a «los pseudos intelectuales de esta tierra estéril, que van vomitando toda la bilis que les estorba en la panza sobre el prestigio de nuestras ideas». Sus estrofas iniciales tienen un tono escatológico que se asemeja a la poesía de batalla que por aquellos años practicaba Pablo de Rokha:

¡Miserables, vencidos, impotentes;

incapaces de todo, que consumen

sus vidas arruinadas

en el fétido recinto de algún Bar!

Carne vieja y estulta de fracaso;

miserable montón, apetecido

tan sólo por la hedionda mancebía

o el burdel; ¡vil afrenta, negro estigma

de la verdad y el Bien!

¡Renacuajos sin sesos, alimañas

que habitan el estiércol

y que todo lo embadurnan con su baba!

[…]

Y así como no pueden superarse

ni pueden superar, eructan odios,

despechos y mentiras…

Y doblando la frente hasta el ombligo

saludan a sus amos y le ofrendan

un caudal de imposturas y calumnias

capaces de perder al Libertario

y hundirlo en las tinieblas de la cárcel!

(El Socialista, Antofagasta, 24 de octubre, 1920)

25Los versos «un caudal de imposturas y calumnias / capaces de perder al Libertario / y hundirlo en las tinieblas de la cárcel!» se pueden leer como un presagio de lo que le sucedería a Córdova tras la represión del movimiento obrero que siguió a la matanza de La Coruña de junio de 1925 (Álvarez, 2021) y que terminó con un grupo de comunistas apresados y con la censura y el posterior empastelamiento de la imprenta de El Comunista de Antofagasta un par de meses después.

26La intensidad de la poesía de Córdova, más que una real invocación al despliegue de la violencia en distintas dimensiones, se correspondía con las formas literarias y artísticas que se ensayaban en su época. La experiencia de la Primera Guerra Mundial hizo que importantes intelectuales europeos vieran en la violencia una forma de crear un mundo nuevo, como lo difundió la figura más sobresaliente del futurismo, el poeta italiano Filippo Marinetti, quien valoraba el carácter higiénico de la guerra y que terminó siendo uno de los soportes intelectuales del fascismo. En Latinoamérica, los intelectuales no desarrollaron una elegía a la violencia al estilo del futurismo, pero sí vieron en la acción juvenil, nueva y reformadora, una posibilidad para salir del estancamiento social y político en el que se encontraba buena parte de las repúblicas en la época de los centenarios. El movimiento de la reforma universitaria de 1918 se inspiraba en esos ideales y en Chile, la Federación de Estudiantes –cercana a la organización anarcosindicalista Industrial Workers of the World- fue uno de sus principales agentes (Craib, 2017: 195-233).

27Córdova no fue el único que escribió poemas de este tipo. En un tono parecido, el poeta de la zona central A. de Guafra en 1920 escribió un texto en clave modernista exaltando el poder creador de la lucha y el papel que en ella le correspondía o se adjudicaba el poeta:

I

Es mi canto que se eleva altivo y prepotente

Canto que fulgura cual diadema en alba frente

El canto milenario del siglo modernista

Es el látigo que zurra al siglo imperialista

Canto lo que siento, lo que vibra, lo que sube

Desde el fondo del abismo, al trono de la nube

Condenso en mi cantar, el clamor y la protesta

Altiva de esa clase que aún no tiene su gran fiesta

Soy el nervio y el estruendo, el estallido y la metralla

Soy el ángel que desciende en medio de la batalla

Soy el canto que increpa a la roca de Prometeo

[…]

II

[…]

Por eso es que combato, por eso es que batallo

Y pleno de rencores, en cada frase detallo

Tengo algo de divino en todos mis arrestos

Mis soberbios cantos son vibrantes, son enhiestos

Me sobrepongo a todo. Mi reino es de la luz

No he nacido para besar al buey en la testuz

III

¡Arriba mis valientes! Cruzados de esta edad

Arriba nobles caballeros de la Verdad

[…]

¡Arriba! yo el poeta, el más revolucionario vate.

Os impele que acudáis al sin igual combate

Mi verbo se electriza y lo domina todo

Demoliendo ídolos en el Templo vil del Lodo.

(La Comuna, Viña del Mar, 7 de enero, 1921)

28La presencia del espíritu prometeico en estos poemas pone de manifiesto el carácter moderno de la poesía socialista. En ellos se aprecia la invocación a una fuerza que despierte a los sujetos populares del amodorramiento en que se encontraban. En algunos casos, se plantea que esta actitud se debe al temor que se va formando históricamente debido a la explotación. En otros se explica por la ignorancia del pueblo. Y en otros, más críticos todavía, se debe a la cobardía de los trabajadores ante la idea de derrotar a la burguesía y modificar sus condiciones de explotación. Unos autores se reservan el papel de acompañantes en el camino del despertar revolucionario, otros buscaban la inspiración en la rebeldía popular o se atribuían un rol principal en la toma de conciencia proletaria. En definitiva, en estos escritores existía una valoración positiva de la rebeldía que era coherente con el objetivo político del partido al que pertenecían. O, como escribió Víctor M. Roa en 1914, un romántico poeta modernista: «Si mi alma fuese tranquila y sin pasiones en ideas y estas sin convicciones, ¿de qué serviría al mundo?» (La Defensa Obrera, Valparaíso, 1º de mayo, 1914).

La clase obrera en la ciudad y su despliegue literario

29A contracorriente de las tendencias poéticas de la época, la aparición de los obreros y, en general, de los más pobres de la sociedad, fue otro aporte de la literatura proletaria. «También hay poesía en la desierta pampa», comenzaba un poema escrito por el socialista A. González B. en una oficina salitrera en 1921 en el que el sacrificio de los trabajadores se valoraba como una acción digna de poetizarse: «También hay poesía porque la frente suda / en esa eterna lucha tan dura por el pan. / También hay poesía en esa labor ruda». En esta interesante visión, la poesía del desierto se encontraba en sus habitantes, sus sacrificios y, al incluir una postura política, en sus luchas:

También hay poesía porque el humilde paria

su frente escarnecida se atreve a levantar.

También hay poesía en esa lucha diaria

que libra contra el yugo la clase proletaria

que ve la senda augusta por donde ha de avanzar.

(El Socialista, Antofagasta, 9 de octubre, 1921)

  • 3 El ars poetica o “arte poética” es un tipo de poema del período de las vanguardias latinoamericanas (...)

30Este tipo de discurso planteaba una definición de los sectores populares alternativa a la que manejaba y difundía la elite, que conjugaba en la imagen del «roto» una serie de aspectos negativos atribuidos a los más pobres de la ciudad. Si bien a fines del siglo XIX la figura del roto alcanzó a ocupar un espacio en el panteón nacional, debido al rol que tuvieron los sectores populares en la Guerra del Pacífico, a comienzos del nuevo siglo se había convertido –a ojos de la elite- en un sujeto que ponía en peligro y cuestionaba la modernidad urbana. Así, en el tránsito entre los dos siglos, el énfasis en la valentía y patriotismo de los rotos pasó a estar puesto en las malas costumbres populares y en el desafío que implicaban para la sociedad. La expresión literaria de este nuevo imaginario fue la novela El Roto de Joaquín Edwards Bello, influyente escritor de la elite, publicada en 1920 (Darrigrandi, 2015: 207-270). En este cambio de percepción incidió la visibilidad que fue adquiriendo el movimiento obrero, en especial, durante la segunda década del siglo XX y que se materializó no sólo en organización política y agitación callejera, sino también en la divulgación de un discurso literario que denunciaba las condiciones de explotación, desafiando a la elite gobernante y propugnando por un orden social diferente. Todos estos elementos se reúnen en el «arte poética»3 proletario de A. González B., al plantear que la poesía se aloja en la «labor ruda», en la «frente escarnecida» que el pobre «se atreve a levantar» o en la lucha «que libra contra el yugo la clase proletaria».

31Esta orientación no se remitió a la poesía, también fue la base de las crónicas urbanas publicadas en la prensa obrera de la época. Ya fuera en un tono sarcástico o realista, estos relatos buscaban inscribir literariamente a la clase obrera en la ciudad, planteando una mirada crítica de la realidad social y cultural. La crónica obrera plasmó la experiencia proletaria en la ciudad en distintos aspectos de la vida urbana, como el entretenimiento. Un trabajador de Viña del Mar relató su alegría tras asistir a una fiesta del gremio tabacalero: «¡Oh! Qué hermoso e impresionante se presentaba aquel cuadro a primera vista, el amplio salón adornado con un sinnúmero de banderas rojas […]. Aquello parecía una colmena […]. Desde el primer momento me sentí abeja entre las abejas proletarias, únicas colmenas donde la ausencia del zángano se nota». Cuando se dio por cerrado el baile, llegó la tristeza y la reflexión sobre la realidad social y espiritual del proletariado: «hube de marcharme, muy a pesar mío, considerando cuán poco dura la felicidad y cuán intensa es la amargura en esta vida» (La Comuna, Viña del Mar, 31 de mayo, 1919). Apesadumbrada por el final de un paseo socialista, se sintió también la obrera socialista Rosa del Campo cuando «vino lo doloroso», es decir, cuando se ocultó «el sol en el ocaso [y] empezamos a prepararnos para abandonar la bonita quinta y terminar nuestra fiesta». Su melancolía se compensaba porque aquella jornada había estado teñida de un «arrebatador entusiasmo». Esta especial confraternidad se debía a una característica singular de los asistentes y que sintetiza de manera expresiva la identidad de la cultura de los socialistas chilenos: llevar «en sus almas algo de Robespierre y Shakespeare» (La Comuna, Viña del Mar, 24 de diciembre, 1919).

32Como las victorias electorales eran escasas en la realidad proletaria, la imaginación socialista se hizo cargo a través de una «fantasía» escrita por Alfredo Del Arco que relataba el ambiente de una hipotética cuenta pública de los diputados socialistas. Mientras en las calles del centro de la capital la elite demostraba su preocupación (expresada en el diálogo de dos notables señoras: «¿No te parece peligroso Mariana el vuelo que está tomando el progreso del “rotaje” en todo el país?»), «la ciudad obrera está toda vestida de fiesta», especialmente en las «cercanías de la casa del pueblo, hermosa construcción que tiene una sala de espectáculos capaz de contener a dos mil personas». En aquel imaginario «palacio obrero», las familias proletarias exhibían su cultura, pues, a pesar de la ansiedad por alcanzar un buen asiento, el gran número de personas «se incorporó en el interior sin atropellarse» y a la entrada de los seis imaginarios «rebeldes diputados» «se hizo el silencio», demostrando «la hermosa unidad ideológica de aquella concurrencia obrera, compuesta por ciudadanos perfectamente conscientes de sus deberes y derechos». Con entusiasmo, los asistentes escucharon las palabras de los imaginarios dirigentes R. E. Volucionario y E. Mancipado, para luego dispersarse «por la ciudad expresando en sus rostros, ademanes y palabras, su íntima satisfacción». Era una vuelta a casa tranquila y segura, porque «la capital ha cambiado mucho en su aspecto exterior», gracias a la imaginaria mayoría socialista en el municipio que «ha cortado de raíz aquella enfermedad repugnante de los municipales ladrones que hicieron su época» (El Socialista, Antofagasta, 2 y 5 de febrero, 1918).

33Llamativas como la fantasía de Del Arco son las crónicas «Callejeando», publicadas por el periódico socialista La Federación Obrera entre 1922-1923 y que llevaban la firma de Catrileo, seudónimo del obrero y escritor pampino Augusto Rojas Núñez. Catrileo es un flâneur atorrante, y como tal, callejea. Recorre la ciudad cortejando a mujeres, buscando nuevas entretenciones, tomando tranvías sin destino definido, cantando serenatas, discutiendo de política internacional en una vereda del centro o leyendo poemas en un banco. Catrileo vive situaciones complicadas y logra zafar de ellas con astucia. Catrileo es, además, obrero y socialista. Narrativamente, Catrileo es también una posibilidad, un personaje que permitía a sus lectores reconocerse y escapar por un instante del estricto marco de comportamiento que dictaba el patrón ideal de la cultura socialista que difundía su prensa. Por eso, quizás como muchos obreros, Catrileo bebía e iba a las cantinas, y en estos recorridos vivía situaciones que los editores del periódico estimaron convenientes de fijar en la retina de sus lectores.

34Un lunes Catrileo amanece con el «cuerpo malo», se declara en huelga y decide no hacer nada, «por considerar krumiro al que trabaja y burgués a quien paga arriendos de casa». Dirige sus pasos hacia una cantina. Luego de unos pocos tragos comenzó a sentirse «agarrado de cola y tirantes, […] algo así como que me subían y me bajaban suavemente. Así será andar en aeroplano, pensaba yo». Un par de horas después despierta, dándose cuenta de que le habían «andado hurgueteando […] la ropa, porque tenía un bolsillo dado vuelta». Más serio, Catrileo reflexiona: «Después he venido a darme cuenta del asunto, y del peligro». Al final, reaparece la picardía popular: «Me dieron el palo, ¡pero conmigo se anduvieron quemando, porque no tenía ni un cobre!» (La Federación Obrera, Santiago, 15 de agosto, 1922). Reales o no, es muy probable que las historias sobre el alcohol de Catrileo causaran malestar entre los militantes más disciplinados, muchos de los cuales eran responsables de la prensa del partido. Y, sin embargo, fueron reproducidas en el principal diario obrero de la capital, portavoz de una cultura que rechazaba abiertamente el consumo de alcohol (Navarro, 2019).

35¿Por qué, entonces, los relatos intemperantes de Catrileo fueron publicados? Porque se trataba de relatos ejemplares que mostraban las consecuencias negativas que para los obreros podía acarrear la visita a la cantina. Como pudo comprobar el flâneur Catrileo, por los bares y cantinas circulaban además de bebedores, delincuentes y embaucadores. Estos relatos apuntaban a reforzar con ejemplos cotidianos lo que regularmente dictaba el patrón cultural del movimiento obrero: alejarse de las cantinas y aportar a la organización sindical y política. El tipo ideal del militante del movimiento obrero era un sujeto que, sin rechazar los espacios de sociabilidad popular, debía mantenerse alejado de la bebida. La taberna bien pudo ser un espacio de encuentro popular, pero como se puede apreciar en los relatos ejemplares de Catrileo, las corrientes obreras explícitamente abstemias no reconocían en esos lugares más que vicio y peligrosidad.

Conclusión

36Todos los escritos analizados en este artículo compartían la aspiración de situar a la clase obrera como el sujeto fundamental de la sociedad. Para realizar este objetivo recurrieron a las formas literarias y a la prensa obrera, reconociendo al trabajo como fuente de inspiración poética o narrativa. Con esta orientación, las letras proletarias plasmaron los dolores y las aspiraciones de la clase obrera utilizando un discurso que expresaba claramente una concepción clasista de la sociedad y un marcado espíritu rebelde, constituyéndose en la alternativa plebeya a un círculo literario dominado por autores de la elite o de los sectores medios.

37Ninguno de los autores revisados en este trabajo ingresó a la tradición literaria chilena. Sin embargo, su aporte histórico no debe medirse con la vara del canon, puesto que sus esfuerzos literarios deben inscribirse en el marco de la cultura de la clase y del movimiento obrero y la importancia que le otorgaban a la escritura y al arte en general. Profundizar en las letras obreras permite ampliar los contornos del espacio sociocultural del mundo del trabajo de principios del siglo XX, reconociendo sus intentos para desarrollar el espíritu creativo y artístico, extender los límites de la educación formal y proveer una literatura con tópicos, imágenes y símbolos más cercanos a la realidad popular.

38Así, la consagración de algunos escritores de extracción obrera en décadas posteriores se puede explicar no sólo a partir de la excepcionalidad. Las letras obreras del primer cuarto del siglo XX lograron posicionar literariamente al proletariado urbano y ampliar la versión del «roto» difundida por la elite. Probablemente, fue este contexto cultural el que permitió que, con la necesaria persistencia y talento, novelistas como Manuel Rojas, Nicomedes Guzmán y otros se formaran en esta tradición y ocuparan el lugar en el canon al que otros no lograron acceder.

Inicio de página

Bibliografía

Prensa

El Despertar de los Trabajadores, Iquique (1912-1921).

El Obrero Ilustrado, Santiago (1906).

El Socialista, Antofagasta (1916-1921).

La Alborada, Valparaíso (1905).

La Alborada, Santiago (1906).

La Comuna, Viña del Mar (1919-1921).

La Defensa Obrera, Valparaíso (1913-1915).

La Federación Obrera, Santiago (1921-1923).

La Palanca, Santiago (1908).

Libros, artículos y tesis

ÁLVAREZ, Rolando, «La Matanza de La Coruña. Chile, 1925», en Sergio Grez y Jorge Elías Caro (comp.), Masacres obreras y populares en América Latina durante el siglo XX, Buenos Aires, Imago Mundi ediciones, 2021.

ANSOLABEHERE, Pablo, Literatura y anarquismo en la Argentina (1879-1919), Rosario, Beatriz Viterbo Editora, 2011.

ARIAS, Osvaldo, La prensa obrera en Chile, 1900-1930, Santiago, CUT-Universidad de Chile 1970.

ARTAZA, Pablo, Movimiento social y politización popular en Tarapacá. 1900-1912, Concepción, Ediciones Escaparate, 2006.

CRAIB, Raymond, Santiago subversivo, 1920. Anarquistas, universitarios y la muerte de José Domingo Gómez Rojas, Santiago, Lom ediciones, 2017.

DARRIGRANDI, Claudia, Huellas en la ciudad: figuras urbanas en Buenos Aires y Santiago de Chile, 1880-1935, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2015.

DESHAZO, Peter, Trabajadores urbanos y sindicatos en Chile. 1902-1927, Santiago, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, Santiago, 2007.

DE LUIS M., Francisco, La cultura socialista en España: propósitos y realidad de un proyecto educativo, 1923-1930, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 1993.

__________, Deporte obrero en España (De los orígenes al final de la guerra civil), Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2019.

DIRECCIÓN GENERAL DE ESTADÍSTICA, Censo de Población de la República de Chile, Santiago, Soc. Imp. y Lit. Universo, 1925.

GODOY, Eduardo, La Huelga del Mono. Los anarquistas y las movilizaciones contra el retrato obligatorio (Valparaíso, 1913), Santiago, Quimantú, 2014.

GONZÁLEZ, Sergio, María Angélica Illanes y Luis Moulian (recopilación e introducción), Poemario popular de Tarapacá, 1899-1910, Santiago, Dibam, 1998.

GREZ, Sergio, Los anarquistas y el movimiento obrero. La alborada de “la Idea” en Chile, 1893-1915, Santiago, Lom Ediciones, 2007.

__________, Historia del Comunismo en Chile. La era de Recabarren (1912-1924), Santiago, Lom ediciones, 2011.

HAKE, Sabine, The Proletarian Dream. Socialism, Culture, and Emotion in Germany, 1863-1933, Berlin y Boston, Walter de Gruyter GmbH., 2017.

LAGOS, Manuel, Paseos campestres, veladas y teatro. Alternativas anarquistas para la ocupación del tiempo libre a comienzos del XX (Santiago-Valparaíso, 1890-1930), Santiago, Editorial Indómita, 2015.

LITVAK, Lily, Musa Libertaria. Arte, literatura y vida cultural del anarquismo español (1880-1913), Barcelona, Antoni Bosch editor, 1981.

NAVARRO, Jorge, Revolucionarios y parlamentarios. La cultura política del Partido Obrero Socialista, 1912-1922, Santiago, Lom ediciones, 2017.

__________, «Fiesta, alcohol y entretenimiento popular. Crítica y prácticas festivas del Partido Obrero Socialista. Chile, 1912-1922», Historia, n° 52, 1, 2019, p. 81-107.

NAVARRO N., Javier, A la revolución por la cultura. Prácticas culturales y sociabilidad libertarias en el País Valenciano (1931-1939), Valencia, Publicaciones Universitat de València, 2004.

PALMA, Daniel, «La “cuestión social”: una aproximación desde los testimonios populares», en Fernando Berríos et al. (eds.), Catolicismo social chileno. Desarrollo, crisis y actualidad, Santiago, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2009, p. 83-98.

PINTO, Julio, «Socialismo y salitre: Recabarren, Tarapacá y la formación del Partido Obrero Socialista», Historia, n° 32, 1999, p.315-366.

__________, Desgarros y utopías en la pampa salitrera. La consolidación de la identidad obrera en tiempos de la cuestión social (1890-1923), Santiago, Lom ediciones, 2007.

__________, Luis Emilio Recabarren. Una biografía histórica, Santiago, Lom Ediciones, 2013.

PORRINI, Rodolfo, Montevideo, ciudad obrera. El tiempo libre desde las izquierdas (1920-1950), Montevideo, Universidad de la República, 2019.

SUBERCASEAUX, Bernardo, Historia de las ideas y de la cultura en Chile. Tomo III: El centenario y las vanguardias, Santiago, Editorial Universitaria, 2004.

SURIANO, Juan, Anarquistas. Cultura y política libertaria en Buenos Aires, 1890-1910, Buenos Aires, Ediciones Manantial, 2001.

THOMPSON, Edward P., La formación de la clase obrera en Inglaterra, Madrid, Capitán Swing, 2012.

UBILLA, Lorena, «Granujas y palomillas. Representaciones de la infancia delincuente en la revista Sucesos, 1902-1932», Historia, 2021 (en prensa).

VITAL, Alberto, «Arte poética en seis poetas latinoamericanos del siglo XX. Alfonso Reyes, Vicente Huidobro, Jorge Luis Borges, Manuel Bandeira, Pablo Neruda y Jaime Torres Bodet», Literatura mexicana, XXII (1), 2011, p. 159-188.

VALLE, Isabel, «Una de tantas. Trayectoria vital de una luchadora social en los albores del siglo XX en Chile», Mora, 22, 2016, p. 45-60.

WILLIAMS, Raymond, Marxismo y literatura, Buenos Aires, Editorial Las cuarenta, 2009.

Inicio de página

Notas

1 Carmela Jeria estaba vinculada políticamente con el ala izquierda o socialista del Partido Democrático (Valle, 2016). Esta organización fue fundada en Santiago en 1887 y declaraba perseguir la emancipación del pueblo. En sus primeras décadas, estuvo estrechamente ligado al movimiento obrero hasta el surgimiento del Partido Obrero Socialista, fundado en 1912 por militantes de su ala socialista y encabezado por el tipógrafo Luis Emilio Recabarren.

2 El POS fue fundado en Iquique –puerto del norte de Chile desde donde se exportaba una parte importante del salitre- a mediados de 1912 por un grupo de obreros escindidos del Partido Democrático que planteaban que en el país se experimentaba una abierta lucha de clases y, por lo tanto, que era necesaria una política de orientación socialista para mejorar las condiciones de la clase obrera. El POS desarrolló una práctica política que combinaba la lucha ideológica, la participación electoral y la organización sindical, características que perduraron tras su cambio de nombre a Partido Comunista de Chile en 1922 (Grez, 2011; Navarro, 2017).

3 El ars poetica o “arte poética” es un tipo de poema del período de las vanguardias latinoamericanas de comienzos del siglo XX, en el que se plasmaba –según el investigador mexicano Alberto Vital- «la idea que tiene el escritor particular acerca de cómo debe escribirse un texto literario» y también «la visión que él tiene de la poesía y que practica allí mismo, en esos versos y otros muchos aledaños» (Vital, 2011: 163).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Jorge Navarro López, «Letras obreras. Clase trabajadora y experiencia urbana en la escritura proletaria. Chile, primer cuarto del siglo XX»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 43 | 2022, Publicado el 05 julio 2022, consultado el 10 agosto 2022. URL: http://journals.openedition.org/alhim/10790; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.10790

Inicio de página

Autor

Jorge Navarro López

USACH (Chile)
Doctor en Historia. Académico de la Universidad de Santiago de Chile y de la Universidad Alberto Hurtado. Su investigación se ha enfocado en la historia del movimiento obrero y del socialismo chileno, profundizando en el análisis de la cultura obrera.
jorgenavarrolopez@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search