Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros43“Por el bien de la ciudad entera”...

“Por el bien de la ciudad entera”: El anarquismo en Osorno y la cuestión urbana (Chile, 1930)

Eduardo Godoy Sepúlveda

Resúmenes

El artículo aborda las críticas de los anarquistas de la ciudad de Osorno respecto de los problemas que afectaron a los pobres de la ciudad durante la década de 1930, así como sus propuestas para resolverlos y mejorar el entorno urbano. En este sentido, los anarquistas osorninos eran conscientes que, mientras no se acabara con el régimen de producción capitalista y no se llevara a cabo la socialización de los medios de producción, la labor de las organizaciones revolucionarias era aplacar las precarias condiciones de vida de los obreros en las ciudades (y en los espacios rurales), lo cual significaba, desde el punto de vista propagandístico luchar por mejoras en las condiciones de habitabilidad, pero al mismo tiempo, por la ampliación de los servicios urbanos para todos.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

1Uno de los principales problemas que ha aquejado a los sectores populares en Chile, desde el siglo XIX, ha sido el de la vivienda. En el cambio de siglo, en pleno contexto de la “cuestión social” (1880-1925), la principal demanda se relacionó con el estado de deterioro y la insalubridad de las habitaciones populares. Ya entrado el siglo XX, se vinculó con el déficit de viviendas y con el derecho de los pobres de habitar las ciudades. Ambas problemáticas se derivaron de los procesos de migración campo-ciudad que se desencadenaron, a su vez, de las transformaciones socio-económicas que se vivieron en Chile durante las últimas décadas del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. En este período, como señalan Rodrigo Hidalgo y Rafael Sánchez (2010: 49), la ciudad de Santiago fue la más afectada ya que el «incremento de población no fue acompañado de una extensión de los servicios y equipamientos urbanos». Es más, el crecimiento demográfico de la capital derivó en otras problemáticas urbanas y sociales como el trastocamiento del plan original de la ciudad; escasez de alumbrado público y agua potable; un ineficiente servicio de recolección de basuras y aguas servidas; una extendida red de viviendas populares pobremente equipadas y avalada por la especulación de los propietarios de sitios y conventillos (Garcés, 2003: 41). No obstante, habría que señalar que estos problemas afectaron con diversas intensidades a todas las ciudades de Chile, inmersas en procesos de modernización en la transición del siglo XIX al XX. Pese a lo anterior, son las grandes urbes desde el punto de vista demográfico (Santiago, Valparaíso y Concepción), así como algunos enclaves mineros e industriales (Iquique, Antofagasta, Lota, Coronel, Penco, Tomé), los que han tenido una mayor atención historiográfica. Para el caso específico de las ciudades del sur y del extremo austral de Chile, si bien se han relevado por parte de la historiografía regional los “aportes” de los colonos (alemanes y franceses) en los procesos de configuración socio-espacial a nivel local, han dejado de lado, al mismo tiempo, las problemáticas suscitadas como consecuencia de los impulsos urbanos-modernizadores propiciados por éstos (Krebs, 2001; Blancpain, 1989; Camino, 2009). Tampoco se han abordado en profundidad los procesos de marginación y la “higienización” de las ciudades del sur de Chile durante el siglo XIX y XX. Es más, los procesos de urbanización se pensaron desde las instituciones estatales (gobierno central, regional y local) y las clases dominantes (nacionales y locales), en relación a las consecuencias, potenciando el control social y el “saneamiento”, lo punitivo (multas, restricciones), pero sin abordar las causas que originaron estas problemáticas a nivel local. De hecho, las investigaciones de Gabriel Peralta (1991, 1998) sobre la historia económica y urbana de la ciudad de Osorno en la transición del siglo XIX al XX, si bien se han constituido como un gran aporte a la historia regional han invisibilizado, precisamente, los conflictos y problemas sociales suscitados por los procesos de urbanización.

2Desde comienzos del siglo XX los sectores populares reivindicaron derechos laborales y sociales, entre los cuales, los asociados a la vivienda y al habitar fueron instalados en los debates públicos. En esas luchas, los anarquistas tuvieron un rol preponderante, denunciando en su prensa las precarias condiciones de vida en las urbes a lo largo de Chile; incentivando la creación de organizaciones de arrendatarios y en la coordinación de sus conflictos, en especial, a partir de 1914 (Muñoz, 2013: 47). Pese a lo anterior, los anarquistas criollos a diferencia de los de otras latitudes «no pensaron las ciudades» en términos «utópicos», como por ejemplo en Argentina. Tampoco promovieron un «urbanismo social equilibrado con la naturaleza» de corte ecológico, como es el caso de los anarquistas catalanes de la década de 1930 (Masjuan, 1992). La principal preocupación de los libertarios locales, en este sentido, estuvo relacionada con las luchas en torno al problema de la vivienda popular en vinculación con la reducción del costo de arriendo, la higienización de las moradas y la creación de nuevos conjuntos habitacionales. Según Víctor Muñoz (2013: 201), mientras las primeras dos se desarrollaron entre los años 1914 y 1927, la tercera comenzó a manifestarse recién a partir de 1930, especialmente, por la labor de las Federaciones Locales de la anarcosindicalista Confederación General de Trabajadores (CGT) fundada a fines de 1931 (Godoy, 2020).

  • 1 El periódico anarquista, anarcosindicalista y naturista libertario Vida Nueva publicó en la ciudad (...)

3En el siguiente artículo se abordan las críticas de los anarquistas osorninos respecto de los problemas que afectaron a los pobres de la austral ciudad durante la década de 1930, así como sus propuestas para resolverlos y mejorar el entorno urbano. Planteamos que es durante este período, en el cual los libertarios locales elaboraron un discurso a través de su vocero, el periódico Vida Nueva publicado entre los años 1934 y 19421, sobre las problemáticas vinculadas a la vivienda y a la ciudad en general (insalubridad de las poblaciones obreras, higienización de calles, escasez de arriendos y de alumbrados públicos), organizando, desde lo práctico, los denominados núcleos de barrios, así como el Comité de Sindicatos y Sociedades de Osorno (en 1937), adheridos a la Federación Obrera Local de Osorno (FOLO), cuya finalidad era instalar en el debate público estas reivindicaciones a través de diversas actividades socio-políticas presionando e interpelando al municipio (y a las autoridades locales), así como al poder central (en Santiago) para su pronta resolución. Durante estos años, la FOLO destacó, en el sur de Chile, como una de las secciones más activas y dinámicas de la CGT. De hecho, el periódico La Protesta de la Santiago, órgano de la central en la capital, señaló unos meses después de su fundación: «No pasa semana sin que realicen manifestaciones públicas, ya sea para plantear ante los capitalistas y autoridades reclamos o reivindicaciones de carácter local o para responder a los llamados solidarios nacionales e internacionales» (La Protesta, 6 de marzo de 1932, 4). De este modo, su portavoz, el periódico Vida Nueva, se constituye en una fuente privilegiada para conocer, pese a los sesgos y limitaciones, sus elucubraciones políticas e ideológicas respecto de las problemáticas urbanas, pero más importante aún, las propuestas e iniciativas prácticas que desarrolló (y puso en movimiento) en la ciudad, y en la región, durante su vida societaria hasta 1942, año en que dejó de publicarse (pese a que la Federación se extinguió varios años más tarde (Godoy, 2019).

4Los militantes de la FOLO durante la década de 1930, al igual que sus congéneres de otras ciudades y poblados al interior de Chile, relativizaron y condicionaron –como señala Víctor Muñoz (2013: 198)– las demandas finalistas de su proyecto político-ideológico al desarrollo particular del movimiento obrero y popular chileno. Es decir, los anarquistas de Osorno eran conscientes que, mientras no se acabara con el régimen de producción capitalista y no se llevara a cabo la socialización de los medios de producción a través de la implantación del “comunismo anárquico”, la labor de las organizaciones revolucionarias era aplacar las precarias condiciones de vida de los obreros en las ciudades y en los espacios rurales, lo cual significaba, luchar por mejoras en las condiciones de habitabilidad popular y la ampliación de los servicios urbanos (Vida Nueva, 12 de diciembre de 1938, 1). En otras palabras, buscaron la extensión de éstos, desde el punto de vista espacial, tanto para los habitantes “acomodados” y del “centro” de la ciudad, como para los que vivían, en un “estado miserable” en los “extramuros”.

La ciudad de Osorno. Evolución histórica, social y económica (s. XVI-XX)

5Desde el siglo XVI, la ciudad de Osorno presentó una serie de problemáticas como consecuencia de sus propias dinámicas de configuración territorial en tanto espacio de conquista, evangelización y colonización española. Una de ellas estuvo vinculada con la opresión de la población mapuche-huilliche (Peralta, 1998: 141). Dicha situación produjo sublevaciones indígenas que la destruyeron por completo y reforzaron aún más su carácter militar (Soto, 2015). Y si bien, durante el período colonial hubo momentos de calma y de buenas relaciones, las tensiones entre españoles e indígenas estuvieron siempre presentes con momentos de franca agudización. Entre los años 1793 y 1808, previos a la independencia, se llevó a cabo un proceso de «repoblación» de la ciudad, desolada y diezmada por los enfrentamientos militares entre ambos bandos. Durante estos años, el gobernador Ambrosio O’Higgins, según Gabriel Peralta (1998: 141), impulsó el desarrollo de Osorno relevando su rol estratégico-militar y comercial-agrícola. Este impulso significó, además, el asentamiento en la ciudad de colonos provenientes de espacios urbanos nortinos (Colchagua y Concepción), y de otros aledaños a Osorno, como Valdivia y Chiloé.

6El proceso de urbanización local fue lento a diferencia de otras urbes del territorio nacional. «Esto se explica básicamente por los efectos de la crisis derivada a raíz de las luchas de la independencia, que provocaron una serie de trastornos, ya sea de tipo social como económico» (Peralta, 1998: 143). También jugaron un rol relevante otros factores, tales como los terremotos de 1835 y 1837, y las epidemias que azotaron a la provincia ralentizando el crecimiento urbano. Pese a lo anterior, la población urbana de Osorno comenzó poco a poco a despegar.

  • 2 Un ejemplo es la construcción de las poblaciones Vicuña Mackenna (Angulo), O’Higgins (Matthei), Ove (...)

7En la transición del siglo XIX al XX, la ciudad de Osorno se modernizó desde el punto de vista económico, al igual que otras ciudades del sur de Chile como Valdivia (Almonacid, 2009, 2013), lo que trajo como consecuencia profundas transformaciones urbanas, especialmente en el centro y en las periferias. Dicho proceso de modernización estuvo en directa relación con la colonización alemana, la dinamización fluvial, la construcción de líneas de ferrocarriles y la introducción de maquinarias que potenciaron, en los campos circundantes, la producción agrícola y ganadera, en desmedro de los pequeños y medianos propietarios, de los inquilinos y la población indígena mapuche-huilliche, desposeídos territorialmente. Estas transformaciones repercutieron en las dinámicas demográficas y urbanísticas, ya que se constituyeron como “polos de atracción” originando migraciones del campo a la ciudad, situación que promovió la construcción de nuevas poblaciones en los márgenes de Osorno al despuntar el siglo XX2. No obstante, el declive de la industria local como consecuencia de la falta de incentivos y la aplicación de impuestos, desde el gobierno central, derivó en el «fortalecimiento de la productividad agrícola y ganadera» (Peralta, 1998: 144).

8Durante la primera mitad del siglo XX, Osorno se configuró como una ciudad agro-ganadera «dinámica» y «emergente», pero sobre la base de la exclusión y la violencia colonial hacia los indígenas (Grothe, 2007: 91). De hecho, a comienzos del siglo XX, se registraron violentas expulsiones de sus territorios ancestrales. En 1911, en la zona de Rupanco, fueron asesinados 5 indígenas en un enfrentamiento; y un año más tarde, en 1912, se produjo otro violento desalojo (de aproximadamente 300 huilliche) en la localidad de Forrahue que terminó en una gran matanza (Vergara, 1991). En las décadas siguientes la situación no cambió en lo absoluto. Los mapuche-huilliche que ocupaban estos territorios desde tiempos inmemoriales fueron relocalizados, previa usurpación de los mismos (Lagos, 2021).

9Otra característica de Osorno durante este período que es dable considerar, se relaciona con la concentración de la propiedad agraria. Durante las últimas décadas del siglo XIX, la austral ciudad fue uno de los destinos favoritos de los colonos de nacionalidad alemana. Las políticas colonizadoras implementadas por el Estado chileno reconfiguraron el escenario socio-económico local a favor de los recién llegados. Rápidamente controlaron los medios de producción, de información y la banca (Montoya, 1938: 3-4). En Osorno, a diferencia del Valle Central de Chile, los alemanes fueron los representantes del latifundismo local, constituyendo un grupo social endogámico y segregador.

Las voces disidentes en la ciudad de Osorno: Socialistas y anarquistas

10A comienzos del siglo XX, las agrupaciones que abrazaron ideologías de corte radical, como el socialismo y el anarquismo, comenzaron a tener cada vez mayor protagonismo a nivel local, permitiendo la creación de un sindicalismo clasista y revolucionario, que buscó socavar las bases del statu quo (Sanhueza, 1997; Muñoz, 2013; Godoy, 2019, 2020). De hecho, es posible sostener, que la actuación de organizaciones socialistas y anarquistas en Osorno durante este período, fue parte de las extensas redes que tejieron sus militantes en el contexto de la denominada “cuestión social” en Chile en la transición del siglo XIX al XX. La irrupción del anarquismo en Osorno y la multiplicidad de expresiones libertarias que se desplegaron especialmente entre los años 1929 y 1942 están ligadas a la figura del ex wobblie Juan Segundo Montoya y su arribo a la ciudad (Godoy, 2012, 2014). El “negro” Montoya a través de mítines y giras, elaboración y distribución de propaganda y juicios legales en contra se convirtió en la figura más visible de la presencia libertaria en Osorno durante la década de 1930 y comienzos de la siguiente (Muñoz, 2014). Desempeñó, asimismo, un rol clave en la difusión del anarquismo entre campesinos e indígenas constituyéndose en un asiduo colaborador de sus sindicatos y en un diseminador de las ideas y prácticas anarquistas y anarcosindicalistas en otras ciudades y poblados de la provincia durante los años que estuvo radicado en el sur austral de Chile.

11A comienzos del siglo XX existieron en Osorno y en la provincia de Valdivia (a la cual pertenecía el Departamento de Osorno) pequeños núcleos de difusión de las ideas libertarias que –como sugieren algunas investigaciones–, no pudieron consolidarse a través del tiempo (Del Castillo, 2017). Fueron más bien experiencias breves o que respondieron a la labor propagandística de organizaciones como la Industrial Workers of the World –cuyo centro de operaciones estaba en la zona central– y que buscaron extender, durante esos años, su radio de influencia en otras ciudades de Chile (Muñoz, 2013). La diseminación primigenia de las ideas libertarias en la austral ciudad se llevó a cabo a partir de esfuerzos individuales y canalizados por organizaciones afines como la Sociedad Naturista de Osorno (SNO), en las que confluyeron individuos con inquietudes políticas y sociales con otros motivados principalmente por la alimentación y vida sana. De hecho, el mismo Montoya participó, desde su arribo a la ciudad en la SNO, y a través de ella (refundada en 1930), comenzó su ardua labor de reconstrucción de antiguos sindicatos, la creación de nuevas organizaciones y la vinculación con agrupaciones de la capital y de otras ciudades de Chile, del continente y del mundo (Godoy, 2019).

12A la llegada de Juan Segundo Montoya, el Departamento de Osorno se caracterizaba por un gran porcentaje de población vinculada a las faenas agrícolas. Según los datos proporcionados por el Censo de 1930, el 75% de sus habitantes se desempeñaba en espacios rurales (Dirección General de Estadística, 1931). Dicha población estaba, de este modo, ligada a la producción agrícola y ganadera y, en menor medida, a la naciente industria local, vinculada a la producción cervecera y a la curtiembre, que emergió como consecuencia de los esfuerzos modernizadores incentivados por las autoridades y latifundistas locales (alemanes) durante las últimas décadas del siglo XIX.

13Como se ha sostenido en algunas investigaciones, en las transformaciones económicas de la provincia desempeñó un significativo rol la ampliación de la red ferroviaria (Grothe, 2007: 98). Su construcción –posibilitada tras la Ocupación Militar de la Araucanía–, conectó a la ciudad con la capital, pero más importante aún, con otras ciudades y poblados a nivel regional, tales como Puerto Montt y Valdivia (en 1911). Lo anterior, permitió la dinamización de las actividades agrícolas, ganaderas y la industria maderera, situación que impulsó en la ciudad y sus alrededores, el desarrollo de la economía rural en las primeras décadas del siglo XX.

14Elizabeth Donoso y Daniela Sepúlveda (1994: 80) han señalado que la “reactivación de las actividades agropecuarias generaron nuevas expectativas, acentuándose la inversión de capitales que en conjunto con el ferrocarril dieron nuevas energías al mundo rural”. Sin embargo, es preciso señalar que no todos los habitantes de la ciudad gozaron de este periodo de bonanza económica ya que las desigualdades sociales se hicieron cada vez más explícitas, en especial, en la transición del siglo XIX al XX.

15El impulso modernizador de la ciudad de Osorno permitió la construcción de opulentas mansiones como consecuencia de la prosperidad económica de los agricultores, en contraste con la miseria urbana y rural en la que vivían los sectores más desposeídos a nivel local. Se constituyó en una sociedad estratificada y piramidal con tres grupos diferenciados, y dos ciudades: una urbana y moderna, y otra periurbana/obrera/ruralizada. La cúspide de la estructura social estaba conformada por una clase dominante local, oligárquica, con un gran protagonismo de los colonos alemanes, responsable de la modernización de la ciudad (y de las transformaciones en el campo) y que, a su vez, controlaba el municipio y los servicios. El segundo grupo estaba conformado por una clase media, en configuración, en la que destacaban profesionales, pequeños comerciantes y agricultores, empleados públicos, abogados, médicos y políticos. Y por último, en la base se encontraban los campesinos (inquilinos y peones), indígenas, artesanos y una clase obrera industrial (pobres urbanos) que comenzó a constituirse como tal desde fines del siglo XIX y que irrumpió en el escenario político una década más tarde producto de las transformaciones económicas de la ciudad y de los problemas sociales derivados de ellas.

  • 3 En este consejo militó Osvaldo Solís Soto, el cual junto a Montoya y otros fundaría en 1929 un grup (...)

16Las primeras formas de asociatividad popular en la ciudad de Osorno estuvieron en directa relación con el desarrollo y propagación del mutualismo. Es más, al despuntar el siglo XX éste se intensificó con la creación de numerosas instituciones que ampliaron el abanico societario local. Posteriormente, entre los años 1910 y 1921, se fundaron más de una decena de nuevas sociedades, pero más importante aún para los procesos de politización popular de corte más clasista, se crearon agrupaciones de la Federación Obrera de Chile (FOCh), tales como el Consejo Femenino n°1, el Consejo n°2 de Metalúrgicos, el Consejo n°3 de Modistas, el Consejo n°3 de Zapateros y Aparadoras y, por último, el Consejo n°4 de Talabarteros3. Más tarde se fusionaron en el Consejo de Oficios Varios, organización que destacó por su constante labor política y cultural en el periodo previo a la dictadura de Ibáñez y por mantener fluidas relaciones con las de otras localidades aledañas: Máfil, Loncoche, Antilhue, La Unión y Valdivia (La Verdad, 29 de junio de 1926, 3).

17En el período que comprenden los años 1926 y 1927, los Cuadros Artístico “Carlos Marx” y Juventud Libertaria, vinculados a la Federación Obrera de Chile (FOCh), llevaron a cabo una serie de actividades políticas que tuvieron como principal propósito elevar el nivel cultural de los obreros de la ciudad.

18Todo este entramado societario que comenzó a tejerse en la ciudad desde se cortó de raíz con la represión del coronel Carlos Ibáñez del Campo (1927-1931). De hecho, muchos de los gestores de estas iniciativas ligados al sindicalismo fochista fueron apresados y perseguidos, otros fueron reprendidos por la sospecha de “creérseles comunistas y agitadores” (La Verdad, 26 de febrero de 1927, 3).

La labor propagandística de la Federación Obrera de Osorno (FOLO)

19El proceso de reorganización del movimiento libertario empezó a operar desde antes que cayera la dictadura, en 1929, cuando un número considerable de militantes, golpeados, humillados, por la cárcel, el hambre y la represión comenzaron a resistir a través de la organización en pequeños grupos clandestinos. Juan Segundo Montoya fue uno de esos “átomos sueltos” (Ferrer, 2006) que a través de su accionar “subversivo” permitieron la sobrevivencia de las ideas y prácticas anarquistas pese a los embates del terror Ibañista. Fue parte de una generación de anarquistas en Chile que combatieron, en las ideas y en la práctica, en las tribunas y en los sindicatos, con militantes de otras trincheras ideológicas (y con el Estado y las clases dominantes al mismo tiempo), y que buscaron la politización de los sectores populares a través un clasismo heterodoxo.

20En la ciudad de Osorno, en el sur austral de Chile, Juan Segundo Montoya logró dar vida a un activo núcleo de propaganda anarquista que diseminó las ideas y prácticas libertarias en la provincia, en tensión, inclusive con sus congéneres de la capital a quienes acusó, en más de una oportunidad, de “centralistas” (Montoya, 1938: 4-6). Propició la creación de una de las secciones más activas de la Confederación General de Trabajadores (CGT) en el sur de Chile, la Federación Obrera Local de Osorno (FOLO) (Vida Nueva, 27 de diciembre de 1934, 2).

21Desde su aparición en la escena política local, en 1931, la FOLO tuvo una importante presencia en Osorno, así como en las ciudades y pueblos agrícolas circundantes lo cual le permitió aglutinar a obreros, empleados, campesinos, indígenas y mujeres (Godoy, 2012). En su proceso de constitución desempeñaron un importante rol los militantes libertarios locales, ya que ejecutaron giras de propaganda en los pueblos y ciudades de la provincia con la finalidad de ampliar el radio de acción de la organización.

22En el congreso fundacional de la CGT, sus Federaciones Obreras Locales se declararon enemigas encarnizadas del Estado y del modo de producción capitalista, pero al mismo tiempo de la política partidista en tanto, según su particular modo de ver, dividía a los productores y anulaba sus capacidades organizativas. La FOLO no fue la excepción en este sentido y su local gremial se constituyó en el centro neurálgico de la actividad anarcosindicalista en el sur de Chile. Durante los años 1934 y 1942, se consolidó como un importante espacio de sociabilidad libertaria en el cual se entremezclaron actividades de tipo sindical, con otras de carácter propagandístico, recreativas y pedagógicas. Sirvió de este modo como lugar de reunión de sus sindicatos y gremios donde se realizaron charlas, conferencias, veladas artísticas, culturales y de entretenimiento, pero lo más importante, las asambleas semanales en las que se discutían diversos tópicos relacionados con sus luchas y reivindicaciones inmediatas. Una de ellas estuvo relacionada con la vivienda popular y con el derecho de los pobres de habitar la ciudad.

“Mansiones para los ricos, covachas para los pobres”. Anarquismo osornino y cuestión urbana

23Dentro de las reivindicaciones que enarbolaron los anarquistas criollos desde su irrupción en el escenario público en las últimas décadas del siglo XIX, las referidas a la vivienda popular estuvieron siempre presentes en sus pliegos de peticiones y entre las principales preocupaciones abordadas en sus medios de comunicación (Muñoz, 2013: 201-205). No obstante, es a partir de 1933 cuando la Confederación General de Trabajadores (creada en 1931) a través de sus Federaciones Locales, comenzó una campaña sistemática por el mejoramiento de las “viviendas de inquilinos”, entroncando sus luchas con las Ligas de Arrendatarios de la década anterior. Dicha preocupación se relacionó, asimismo, con el plan de acción inmediata que, haciendo un paréntesis con el “antiestatismo libertario”, llevó a cabo la CGT buscando socializar diversas demandas a nivel nacional (Ibíd: 198).

24A partir de la 2da. Convención de la CGT realizada en la ciudad de Talca en enero de 1933, sus Federaciones Locales, entre ellas la de Osorno (la FOLO), desarrollaron una activa campaña con el fin de visibilizar las problemáticas vinculadas a la vivienda que aquejaron a los obreros del campo y la ciudad, abogando por la ampliación de servicios urbanos para todos sus habitantes. Las páginas del periódico Vida Nueva (publicado en Osorno desde 1934), en tanto vocero de la FOLO, sirvieron de tribuna para interpelar a las autoridades locales y nacionales en pos del mejoramiento en las condiciones de habitabilidad de los sectores populares que seguían siendo deplorables, pese a los esfuerzos gubernamentales de los primeros años del siglo XX (Hidalgo, 2000; Millán, 2016).

25Entre las principales preocupaciones de los miembros de la FOLO, durante la década de 1930 y comienzos de la siguiente, destacaron, por una parte, la escasez de poblaciones obreras así como la insalubridad y deterioro de las existentes; y por otra, la carestía de los arriendos y el detrimento de la infraestructura urbana (calles, veredas, alumbrados), especialmente, en los márgenes de la ciudad. Para los anarquistas de Osorno, la escasez de habitaciones obreras, así como la carestía de los arriendos provocaba que las “familias proletarias” vivieran “apiñadas como ratones”, lo cual traía como consecuencia una serie de enfermedades que se relacionaban, al mismo tiempo, con la miseria, la mala alimentación y los trabajos mal remunerados y antihigiénicos. Lo anterior, según los anarquistas, era provocado por la «avaricia» y «egoísmo» de los ricos que impedían edificar para, de este modo, especular y subir los cánones de arriendo. Por ende, era preciso realizar una «cruzada de salubridad pública» y plantear un nuevo principio de justicia social, que tuviese como norte el derecho a la tierra, para los campesinos, y a habitaciones amplias e higiénicas, para los pobres urbanos. Es más, señalaban de forma explícita: «somos nosotros los que saboreamos la amargura de haber nacido en casas antihigiénicas e insalubres, los que debemos propiciar una transformación del régimen capitalista y de todas sus poblaciones» (Vida Nueva, 30 de junio de 1934, 3). De esta forma, eran conscientes que el derecho a la vivienda no era una cuestión menor dentro de las reivindicaciones inmediatas a enarbolar, ya que se relacionaba, asimismo con la salud y bienestar de los seres humanos. Sin salud ningún cambio revolucionario tenía sentido, por ende, era preciso intervenir el ambiente en el cual los individuos se desenvolvían, sobre todo si era nocivos para su emancipación individual y colectiva. Es por este motivo que los anarquistas de Osorno, influenciados por el naturismo de Montoya, plantearon un proyecto amplio de «profilaxis social» (Vida Nueva, 30 de julio de 1934, 1).

26En otras palabras, mientras no se acabara con el sistema de dominación capitalista, en tanto meta final del proyecto político y cultural del anarquismo, era necesario luchar por el acceso y mejoramiento urbano. De este modo, la abolición de la sociedad de clases, traería aparejada al mismo tiempo, según los anarquistas, la erradicación de los problemas derivados de ella como el de la propiedad privada, concentrada en unos pocos individuos y que, producto de lo mismo, condenaba a la pobreza a las grandes mayorías (Vida Nueva, 25 de agosto de 1935, 4).

27La FOLO luchó durante esos años, asimismo, por la rebaja de los cánones de arriendo de las viviendas populares. Para tal fin, incentivó la creación de organizaciones de arrendatarios, es decir, los llamó a organizarse para poder presionar mancomunadamente (Vida Nueva, 1° de septiembre de 1935, 3). Según los editores de Vida Nueva, para lograr la articulación política y social, los habitantes de Osorno debían imitar el movimiento de arrendatarios de los años 1923-1924, en el cual no sólo habían participado anarquistas, sino también «bolcheviques» y «sindicalistas», que actuaron orientados por una «plataforma de lucha» (la rebaja de los cánones de arriendo en un 60%) abogando por la «acción directa» entre arrendatarios y arrendadores (Vida Nueva, Osorno, 25 de agosto de 1935, 4).

28Para presionar a las autoridades locales (al municipio) y generar discusión y adhesión en torno a estas problemáticas, los anarquistas de Osorno, conformaron en diversos sectores de la ciudad los denominados “núcleos” o “grupos de barrios” que buscaron complementar la labor llevada a cabo por los “núcleos” o “grupos de fábricas”, en los espacios laborales. Según los militantes de la FOLO, su rol era indispensable ya que eran ellos «los que pueden penetrar en los conventillos y cites, como ráfagas de la luz alumbrando la oscura mentalidad de los arrendatarios» (Vida Nueva, 18 de agosto de 1935, 2). Sin embargo, es necesario señalar que buscaron involucrar a los arrendatarios y a los pequeños propietarios, inclusive a los comerciantes minoristas de la ciudad, en un amplio movimiento de presión.

29Con tal objetivo, propiciaron la creación de «núcleos de barrios» en las poblaciones obreras de la ciudad (Angulo, Matthei, Rahue, Ovejería, Damas), pero también en el centro de la misma (Vida Nueva, 1° de diciembre de 1935, 4). De igual modo, llamaron a los sindicatos libres y legales locales a «emprender en común una lucha en pro del abaratamiento de los arriendos y por la construcción de poblaciones obreras» teniendo como norte el «mejoramiento físico, material y moral de las clases productoras» (Vida Nueva, 10 de enero de 1937, 1). Dicho llamado permitió un tiempo más tarde, en el mes de junio de 1937, la creación del Comité de Sindicatos y Sociedades de Osorno que llevó a cabo “concentraciones barriales” (comicios públicos) cuyo objetivo era «cohesionar un movimiento de los arriendos y por la construcción de edificios para escuelas en diversos puntos del Departamento y otras reivindicaciones de la clase trabajadora» (Vida Nueva, 19 de junio de 1937, 3).

30Para los anarquistas de la FOLO, el problema higiénico de las habitaciones, así como la carestía de los arriendos exigía «soluciones rápidas», ya que obedecía a «principios humanitarios» vinculados con «razones de ética social» (Vida Nueva, 20 de marzo de 1937, 1).

31Uno de los barrios obreros más deteriorados en Osorno durante la década de 1930 era, sin duda, la población Angulo, ubicada en la periferia de la ciudad, en la cual los pobres habitaban, como se señalaba en las páginas de Vida Nueva, en «covachas mal olientes». Su estado era «calamitoso», pero no muy diferente al de las poblaciones Rahue y Matthei, cuyas calles en tiempo de invierno «eran intransitables» (13 de junio de 1937, 3). Según los anarquistas, la Municipalidad solamente se preocupaba del aseo y estado de las calles del centro de la ciudad «donde casi no se necesita tanto cuidado», ya que era en los barrios pobres donde los niños «gemían de hambre y frío chapaleando en los barriales» y se precisaban los «servicios de aseo y adelanto municipal». Según los miembros de la FOLO, las autoridades locales se preocupaban de las calles centrales (que por lo demás era el espacio donde «había llegado el progreso humano»), en tanto lugar de residencia de los «señores de la opulencia», dejando de lado las demandas y solicitudes de los habitantes de los barrios obreros, los cuales, se encontraban en deplorables condiciones, caracterizados por calles intransitables, inmensos barriales, basurales en descomposición y en completa oscuridad durante las noches (Vida Nueva, 25 de septiembre de 1937, 4).

32La visibilización del deterioro de la Población Angulo por parte de la FOLO y la campaña comunicacional desplegada por su vocero, el periódico Vida Nueva, permitió que la Municipalidad interviniera arreglando las calles deterioradas, pero sus esfuerzos no fueron suficientes. Pero más allá de la eficacia (o no) de las medidas implementadas por el Municipio de Osorno, es importante consignar el eco que generó la campaña de iniciada por los anarquistas locales, inclusive en la prensa local (en especial, en el periódico La Prensa). Quizá producto de eso mismo aprovecharon para exigir, de nuevo, la construcción de poblaciones obreras en el sur del país (Vida Nueva, 14 de agosto de 1937, 1).

33En la población Rahue (una especie de farwest local) y en el barrio suburbano al final de las calles Arturo Prat y Freire, en dirección al sector rural de Las Quemas, el estado de las calles era muy similar al de la población Angulo, situación que se agravaba durante el invierno. Es por este motivo, que invitaban a las autoridades locales a «recorrer los suburbios proletarios», de ese modo, verían las «lacras que pretende tapar la sociedad capitalista» (Vida Nueva, 26 de junio de 1937, 4). Para los anarquistas osorninos, los gobernantes «que dicen velar por la salud y el bienestar del pueblo», hacían oídos sordos a las demandas de las «familias menesterosas» y no tomaban en cuenta que la falta de habitaciones destruía los «vínculos familiares, sin comprender que todos los niños vagabundos [que] recorren las calles de las grandes ciudades» eran el resultado de la «disgregación de esas familias que no tienen hogar» (Vida Nueva, 3 de julio de 1937, 3). De hecho, podemos señalar que la vagancia infantil no fue un problema ajeno a la ciudad de Osorno, es más, durante la segunda mitad de la década de 1930, se agudizó y la Municipalidad, encabezada por Federico Matthei, hermano del representante del nazismo local Adolfo Matthei (Gallardo, 2012), lo combatió sin tregua. Así lo manifestó en un oficio municipal en el cual solicitaba impartir instrucciones al personal a cargo para que tomaran «medidas eficaces» con respecto al «gran número de niños vagos que pululan por las calles de la ciudad en el día y en altas horas de la noche de preferencia en los alrededores de la Plaza de Armas». Para el Alcalde, el principal problema era que lo hacían, además, al frente de los hoteles «molestando al público y sobre todo a los turistas», lo cual dejaba una muy «mala impresión a los visitantes» oriundos de otras ciudades (Archivo Municipal de Osorno, Oficio Recibido, Federico Matthei, 20 de enero de 1937).

34La indiferencia de las autoridades locales y nacionales frente a las reivindicaciones de los anarquistas de Osorno, los llevó, desde el mes de agosto de 1937, a insistir en su medio de propaganda para lograr captar la atención de éstas (Vida Nueva, 14 de agosto de 1937, 1).

35En sintonía con estas declaraciones, el día domingo 5 de septiembre de 1937 realizaron un comicio público, en la Alameda de la ciudad, con la finalidad de «hacer llegar al Gobierno las necesidades más urgentes de obreros y campesinos». En aquella oportunidad, solicitaron al poder central: la construcción de edificios para escuelas, la construcción y arreglos de caminos en varios puntos del Departamento de Osorno, la construcción de poblaciones para obreros y, finalmente, el arreglo de las calles de los barrios de la ciudad (Vida Nueva, 28 de agosto de 1937, 4).

36Pero si bien, en las reivindicaciones de los anarquistas osorninos primaba una «visión regionalista» –como se apresuraban en señalar–, también eran conscientes que las problemáticas urbanas (y de la vivienda en general) debían ser abordadas en su dimensión local y provincial, y como parte de un «grave problema nacional» (Vida Nueva, 12 de febrero de 1938, 1).

37En efecto, los representantes del anarquismo de Osorno buscaron no disociar las luchas de los pobres de la ciudad con los del campo, sino que al contrario, las potenciaron en tanto ambas se relacionaban con la existencia de la propiedad privada que sustentaba al régimen de producción capitalista. Es más, el clasismo heterodoxo pregonado por los anarquistas osorninos, al igual que el de sus congéneres de otras ciudades de Chile, incorporó –o al menos lo intentó– a las clases medias, entendidas como clases residuales. Es por este motivo, que lucharon por el comercio minorista (y los pequeños propietarios) y su derecho a existir al interior de la ciudad de Osorno.

Conclusiones

38Como consecuencia de los procesos de modernización económica, la ciudad de Osorno sufrió, desde las últimas décadas del siglo XIX, transformaciones urbanas profundas que alteraron su fisonomía y espacialidad. Poco a poco se constituyó, después de su abortado despegue industrializador en la transición del siglo XIX al XX, en una importante ciudad “agrícola” y “ganadera” (la ciudad de la leche y la carne), que terminó de “arrinconar” a los pueblos indígenas (mapuche-huilliche y cuncos) y segregó a los pobres a las periferias. Al igual que otras ciudades de Chile durante este período, su metamorfosis socio-económica generó problemas urbanos-espaciales que afectaron en particular a los sectores populares, pero también a las clases medias locales, en configuración.

39En este escenario, los anarquistas locales comenzaron a tener un gran protagonismo en los debates y reivindicaciones locales, denunciando las problemáticas asociadas a la vivienda y promoviendo el derecho de los pobres de habitar y hacer uso de la ciudad (Godoy, 2019). Sus campañas de denuncia, permitieron que otros periódicos locales, como por ejemplo La Prensa, se interesaran por el estado deplorable de las habitaciones obreras, pero al mismo tiempo, del problema de los arrendatarios (los cánones) y la deficiente infraestructura urbana, especialmente en los márgenes nor-oriente (Población Angulo y Matthei) y poniente de la ciudad (población Rahue). Asimismo, sus interpelaciones al Municipio agilizaron, en más de una oportunidad, las labores de mejoramiento urbano. Sin embargo, este ascendente movimiento que demandaba la construcción de poblaciones obreras para el sur de Chile, se vio truncado por el terremoto de enero de 1939 (epicentro en la ciudad de Chillán) (Vida Nueva, 24 de julio de 1934, 1). A partir de ese momento, las preocupaciones de la FOLO en torno a la vivienda se fueron diluyendo (pero siguieron estando presentes), dando cabida en su vocero, el periódico Vida Nueva, a temáticas vinculadas con el antifascismo (y el triunfo del Franquismo en España) y, desde 1940, al estado de marginación y fragmentación del anarquismo local del movimiento obrero.

Inicio de página

Bibliografía

Archivo

Archivo Municipal de Osorno (ARMO), Fondo Oficio Recibidos, Sección Secretaría.

Prensa

La Prensa, Osorno (1934-1942).

La Verdad, Osorno (1934-1942).

Vida Nueva, Osorno (1934-1942).

Libros, artículos, tesis

ALMONACID, Fabián, La agricultura chilena discriminada (1910-1960). Una mirada de las políticas estatales y el desarrollo sectorial desde el sur, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009.

__________, La Industria valdiviana en su apogeo (1870-1914), Valdivia, Ediciones Universidad Austral de Chile, 2013.

BLANCPAIN, Jean-P., Los alemanes en Chile, 1816-1945, Santiago, Hachette, 1989.

CAMINO, Carlos, “Inmigración vasco-francesa en el Río Bueno. El caso de las casas comerciales francesas de Trumao”, Espacio Regional, n°6, Vol. 2, ULA, Osorno, 2009, p. 145-149.

DEL CASTILLO, Cristian, Negros cisnes. Un estudio antropológico sobre el desarrollo cultural y político del movimiento anarquista valdiviano en la primera mitad del siglo XX, Valdivia, Mar y Tierra Ediciones, 2017.

DIRECCIÓN GENERAL DE ESTADÍSTICA, Resultados del X Censo de la Población efectuado el 27 de noviembre de 1930 y estadísticas comparativas con Censos anteriores, Santiago, Imprenta Universo, 1931.

DONOSO, Elizabeth, SEPÚLVEDA, Daniela, “El mutualismo en la ciudad de Osorno”, Seminario para optar al Título de Profesor de Estado con mención en Historia y Geografía, ULA, Osorno, 1994.

FERRER, Christian, Cabezas de tormenta. Ensayos sobre lo ingobernable, Buenos Aires, Anarres, 2006.

GALLARDO, Eduardo, El ingeniero agrónomo Adolfo Matthei y su rol en el desarrollo de la agricultura en Chile y Osorno (1925-1939), Osorno, Ed. ULA-PEDCH, 2012.

GARCÉS, Mario, Crisis social y motines populares en el 1900, Santiago, LOM, 2003.

GODOY, Eduardo, “La vida por la libertad. El asesinato de Osvaldo Solís Soto y el auge del anarcosindicalismo en Osorno (1929-1932)”, Espacio Regional, n° 9, Vol. 2, ULA-PEDCH, Osorno, julio-diciembre 2012, p. 49-71.

__________, Juan Segundo Montoya. La consecuencia de un anarcosindicalista y naturista libertario en Chile, Santiago, Editorial USACH, 2014.

__________, “Biografía de Juan Segundo Montoya y la historia del anarquismo en Chile (1899-1988)”, Tesis para optar al grado de académico de Doctor en Historia, Universidad de Santiago de Chile, Santiago, 2019.

__________, Llamaradas de rebelión. Breve historia del anarquismo en Chile (1890-2000), Santiago, Eleuterio, 2020.

GROTHE, Raúl, Hitos. Historia y desarrollo de la Provincia de Osorno, Osorno, ULA, 2007.

HIDALGO, Rodrigo, SÁNCHEZ, Rafael, “Del conventillo a la vivienda. Casas soñadas, poblaciones odiadas”, en Rafael Sagredo y Cristian Gazmuri (dirs.), Historia de la vida privada en Chile. El Chile contemporáneo de 1925 a nuestros días, T. III, Santiago, Taurus, 2010, 49-83.

HIDALGO, Rodrigo, “El papel de las leyes de fomento de la edificación obrera y la Caja de la Habitación en la política de vivienda social en Chile, 1931-1952”, Revista INVI, n°39, Vol. 15, 2000, p. 92-120.

KREBS, Andrea, Los alemanes y la comunidad chilena-alemana en la historia de Chile, Santiago, Liga Chileno-Alemana, 2001.

LAGOS, Manuel, Los comunistas en tierras australes. Experiencias de lucha, discursividades y relaciones con la resistencia mapuche-huilliche, 1917-1927, Santiago, Sartaña, 2021.

MASJUAN, Eduard, Urbanismo y ecología en Cataluña, Móstoles, Ediciones Madre Tierra, 1992.

MILLÁN, Pablo, “Aplicación e impacto de la Ley de Habitaciones Obreras de 1906: el caso de Valparaíso”, Eure, n° 125, Vol. 42, enero 2016, p. 273-292.

MONTOYA, Juan Segundo (Arauco Indomable), ¡Defendamos las tierras de la región austral!: Reivindicaciones inmediatas de obreros y campesinos, Osorno, Imprenta “Vida Nueva”, 1938.

MUÑOZ, Víctor, “El anarquismo y los orígenes del movimiento sindical campesino en Osorno (1930-1940)”, Fronteras, n°2, Vol. I, diciembre 2014, p. 111-143.

__________, Sin dios ni patrones. Historia, diversidad y conflictos del anarquismo en la región chilena (1890-1990), Valparaíso, Mar y Tierra Ediciones, 2013.

PERALTA, Gabriel, “Evolución histórica de la ciudad de Osorno”, Boletín n°4 del Museo Histórico de Osorno, Osorno, 1998, p. 140-149.

__________, Historia económica y urbana de Osorno. La transformación de la ciudad en el cambio de siglo, Osorno, Impresur Ediciones, 1991.

SANHUEZA, Jaime, “La Confederación General de Trabajadores y el anarquismo chileno en los años 30”, Historia, Vol. 30, Santiago, 1997, p. 313-382.

SOTO, Javier, La destrucción de Osorno. Rebelión mapuche-huilliche en el Chauracahuin, 1598-1604, sur de Chile, Osorno, Ed. ULA, 2015.

VERGARA, Jorge, “La matanza de Forrahue y la ocupación de las tierras huilliches”, Tesis para optar al Grado de Licenciado en Antropología, Universidad Austral de Chile, Valdivia, 1991.

Inicio de página

Notas

1 El periódico anarquista, anarcosindicalista y naturista libertario Vida Nueva publicó en la ciudad de Osorno, con algunas breves interrupciones, 226 ediciones, alcanzando una regularidad inédita en el sur del país y a nivel nacional durante la década de 1930 y comienzos de la siguiente. Fue el vocero de la Federación Obrera Local (FOLO), y por un breve periodo, de la Federación Anarquista de Chile (FACh) fundada en Santiago en 1933 (Para mayores detalles véase nuestra tesis doctoral: Godoy, 2019). Como señala Víctor Muñoz: «denunció en innumerables ocasiones los abusos de los terratenientes contra los campesinos pobres, chilenos y mapuche» (Muñoz, 2013: 198).

2 Un ejemplo es la construcción de las poblaciones Vicuña Mackenna (Angulo), O’Higgins (Matthei), Ovejería, Damas y Amthauer en 1901 (Grothe, 2007: 80).

3 En este consejo militó Osvaldo Solís Soto, el cual junto a Montoya y otros fundaría en 1929 un grupo anarquista clandestino para hacer propaganda revolucionaria contra la dictadura de Ibáñez; y a fines de 1931, una vez que cayó ésta, la Federación Obrera Local de Osorno, sección austral de la CGT.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Eduardo Godoy Sepúlveda, «“Por el bien de la ciudad entera”: El anarquismo en Osorno y la cuestión urbana (Chile, 1930)»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 43 | 2022, Publicado el 01 julio 2022, consultado el 10 agosto 2022. URL: http://journals.openedition.org/alhim/10964; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.10964

Inicio de página

Autor

Eduardo Godoy Sepúlveda

Universidad de Santiago de Chile (Chile)
Doctor en Historia, Universidad de Santiago de Chile (USACH). Profesor Adjunto del Departamento de Historia de la USACH y del Programa de Bachillerato y de las carreras de Historia y Sociología de la Universidad Diego Portales (UDP). Su línea de investigación se centra en las trayectorias militantes y el proyecto político y cultural del anarquismo chileno.eduardo.godoy@usach.cl

Inicio de página

Derechos de autor

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search