Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros44El terror gótico latinoamericano ...

El terror gótico latinoamericano de Mariana Enriquez como propuesta virtual en el museo Malba: una crítica social y de género

Silvia Beatriz  Fernández

Resúmenes

En este artículo se analiza una entrevista que realiza Malena Rey a la escritora argentina Mariana Enriquez en el Museo Malba en Buenos Aires, Argentina. Allí se aborda la situación de las mujeres en Latinoamérica y el mundo. En primer lugar, se realiza una reflexión a partir de la filosofía de género sobre la labor actual de las escritoras y su posición en el canon literario. Se desarrolla la perspectiva crítica social derivada de la emergente crisis que atraviesa todo el continente a partir de la pandemia por Covid-19, misma que promovió una apertura en la manera diferente de entender la sociedad y la cultura. Posteriormente se aborda la temática social de desigualdad y violencia a partir de un análisis de los textos de la autora, desarrollando una temática diferente en cada uno de ellos. Finalmente se rescata la importancia de exponer estos temas en el contexto del museo, la relevancia de este tema y los cambios urgentes que se desprenden de estos nuevos tipos de escritura.

Inicio de página

Entradas del índice

Inicio de página

Texto completo

Las quemas las hacen los hombres, chiquita. Siempre nos quemaron. Ahora nos quemamos nosotras. Pero no nos vamos a morir: vamos a mostrar nuestras cicatrices.

Mariana Enriquez, Las cosas que perdimos en el fuego

  • 1 El canon literario se corresponde a una serie de obras catalogadas como fundamentales para su época (...)

1Históricamente los procesos creativos responden a ciertos paradigmas resultantes de los hechos y vivencias de una sociedad dentro de sus prácticas específicas. En la literatura, entre otras disciplinas, sucede lo mismo: la realidad da sentido a la ficción que se presenta como un reflejo de lo cotidiano. Así, los escritores y escritoras cuya obra es capital en el canon literario1 se han instaurado en la cultura llamados por la necesidad de la emergencia de una crítica social y política que venga a plantear diferentes modos de conocer y de percibir la realidad. Dentro de los espacios curatoriales se presentan una serie de exposiciones que promueven la difusión de estos modos de concebir el mundo. La propuesta de este trabajo es presentar y discutir una de las conferencias que se ha realizado en dicho museo y que tiene que ver con una crítica social a la idea de género, de violencia y de literatura, pero desde una perspectiva diferente, más crítica, humana y sensibilizadora.

2La ruta metodológica consiste en el análisis y el estudio a detalle de la obra literaria presentada. En este caso, la entrevista realizada a Mariana Enriquez por Malena Rey, posteriormente -revisando los conceptos de horror, gótico, terror, latinoamericano- se profundizará desde una reflexión filosófica en la cuestión de género que aparece impregnada en los textos de las escritoras citadas. Mediante estas definiciones se sacará a la luz una perspectiva distinta, se problematizará la obra de Enriquez, así como su pertinencia en la literatura, se cuestionará la idea de canon y la idea de terror, pues ésta se encuentra en modificación.

3Así, analizaremos la obra de algunas mujeres cuya principal tarea es transmitir un mensaje dirigido a un público, una necesidad de expresar algo que sea relevante para un pueblo en un contexto determinado. Partiendo de esta premisa, consideramos importante resaltar la obra de la escritora argentina Mariana Enriquez, cuya palabra cobra fuerza a medida que se avecinan tiempos que plantean dilemas complejos con respecto a la situación de la mujer en Latinoamérica. Según Andrea Giunta es necesario:

Abordar dos tareas simultáneas: por un lado, desmontar los estereotipos y lugares comunes que todavía obstaculizan la visibilidad de la obra de las artistas mujeres en el mundo del arte, labor en la que incluyo mi propia experiencia como investigadora y curadora; por otro, emprender análisis cuantitativos que demuestren la histórica marginación de las artistas mujeres. (Giunta, 2018)

4Para la realización de este trabajo, es necesario destacar que el espacio virtual del museo Malba en Buenos Aires permite la propagación y difusión necesaria y autónoma de un abanico de posibilidades que incluyen diversos tipos de arte, que, en tiempos post pandémicos acerca a los lectores y amantes del arte en general a una estética planteada desde lo simbólico, pero cuyos referentes son parte de una práctica social: “una opción fue concebir al discurso curatorial anterior a la práctica y con una función clave: comunicar algo” (Fernández, 2020). Siguiendo esta idea, nos adentraremos en la obra de la escritora Mariana Enriquez, a la cual tenemos acceso a través de la plataforma virtual del museo. La autora plantea narrativas que permiten acercarnos al discurso colectivo, a nuevos referentes e ideologías que, si bien son parte de nuestra realidad inmediata, proponen nuevas interpretaciones. De esta manera, se elaborará un análisis de la obra propuesta problematizando conceptos que irán a dar posteriormente en el planteamiento de una perspectiva propia acerca del tema de la literatura de terror, el gótico, así como de la crítica social que plantean estos géneros.

5Comenzando con el desarrollo del tema, Malena Rey propone una serie de entrevistas realizadas a escritores desde el Museo Malba, donde se difunden estos diálogos. En la entrevista a Mariana Enriquez se abordan varios temas: la situación social de la mujer, la corrupción en las instituciones, la pobreza, la drogadicción y la violencia, todos ellos enmarcados en género literario de terror y de los cultos paganos locales a los muertos o a los santos. En este diálogo, se habla de la intención de comunicar que tiene esta autora, se describe su propia hermenéutica, cuyos matices le permiten generar contenido utilizando una estética muy particular relacionada con el culto a lo citadino y a lo urbano. Por lo cual, podemos afirmar que este espacio virtual cumple su cometido: el de acercar, difundir y ofrecer al espectador una libertad que museos y galerías de arte no poseían antes de la era de la virtualidad propiciada por la emergente pandemia.

La literatura como heredera del mito

6La literatura, en relación con las otras artes, muestra algo, comunica y transfiere saberes, refleja los modos de ser de los pueblos, sus ritos y cultos, se instaura en la memoria de las sociedades a lo largo del tiempo. “Schlegel propone nutrir las artes unas con otras y encontrar puentes entre una y otra. Las columnas se pueden mudar en cuadros, los cuadros en poemas, los poemas en música” (Glicksohn, 1994). La instalación de estas realidades en la dinámica del museo se vuelve indispensable en función de una virtualidad que propone otras miradas de las disciplinas artísticas, pero también acerca de lo social y lo cultural. Partiremos de una mirada que rompa con estos cánones establecidos y proponga otra perspectiva epistemológica del contexto museal.

7Así, museos y galerías latinoamericanos amplían sus horizontes de sentido dando paso a creadores que generan experiencias interdisciplinarias de manera transversal, la comunicación fluye a partir de prácticas curatoriales que difundan información cada vez más diversa y multitemática. Las propuestas de las nuevas generaciones están enfocadas no tanto en las intenciones de las instituciones, sino en mostrar el trabajo a partir de una intencionalidad propia del autor. Según Nestor García Canclini: “la consagración de las obras y de los artistas, y por tanto la producción de una creencia social en su valor, pasó a ser conferida por actores especializados: museos, editores, críticos, lectores y espectadores” (García Canclini, 2008). Con este presupuesto se puede afirmar que existe una mayor libertad o, por lo menos, menor condicionamiento a la hora de escoger las obras que se han de presentar en el contexto de un museo.

8A su vez, la virtualidad promueve y propone nuevos espacios dentro de los cuales se mueven y fluctúan las prácticas artísticas, espacios globalizados que permiten la autonomía tanto del autor como del espectador: “Entonces, la multiplicación de exposiciones en todo el globo reactualizó la forma de curar, de exhibir, de concebir y de discutir los temas y el modo de proyectarlos” (Fernández, 2020). Así, se plantea la posibilidad de dialogar, de proponer una diversidad de temas que aporten a la labor epistemológica combinando diferentes tipos de estéticas, aquí entra en escena la labor literaria.

9En la propuesta del museo Malba, la interrogante que se le plantea a la escritora trata de la publicación de su última novela, sus repercusiones y sus motivaciones, a la cual ella responde: “Es una especie de autobiografía de mis gustos y obsesiones, hay un montón de magia negra” (Canal Museo Malba, 2020, 9m, 30s). Enriquez, plasma en el texto desde la ficción una serie de cultos y ritos que en la realidad se practican con los muertos, los convierte y transforma en una ficción cada vez más próxima a un misticismo propio de las provincias argentinas y sus prácticas sacramentales.

10Los fantasmas que aparecen en la obra de Enriquez, extraídos de un marco común latinoamericano y que operan a través de un imaginario colectivo, son retratados y plasmados de una manera cuidadosa y precisa. La cercanía de éstos con la realidad social argentina es indiscutible, aborda temas que convocan y cuestionan a la sociedad porteña como heredera de varias dictaduras militares, el exilio, entre otras situaciones de violencia. Lo memorial, en este sentido, son aquellos vestigios y herencias de situaciones comunes a los pueblos, en este caso, a una realidad latinoamericana que emerge a través de conductas retratadas a partir de exposiciones artísticas alrededor del planeta.

  • 2 La obra de Enriquez se encuentra clasificada como “nueva narrativa argentina”, propone como eje cen (...)

11Por otro lado, la gestación de los proyectos socioculturales va de la mano con la concepción de la memoria local de un pueblo. Es importante desentrañar los motivos por los cuales una región, país o Estado se ha conformado de la manera en que lo ha hecho, cuáles son sus recuerdos, su pasado, sus mitos y sus prácticas específicas, esto forma parte de la generación de la cultura, en cuyo centro están todas las manifestaciones artísticas, incluida la literaria. Noelia Cardoso se pregunta: “¿Cómo son las modalidades estéticas que se proponen para construir la memoria?, ¿Cuál es el uso de los espacios memoriales?” (Cardoso, 2019). La memoria colectiva no tiene como lugar exclusivo un cementerio, sino que puede estar presente como cultura popular rescatada en un texto. Es por ello por lo que consideramos la obra de Mariana Enriquez como una de las más emblemáticas en su género2 y en su época por sugerir motivos sobrenaturales, pero siempre planteando estos escenarios desde espacios concretos.

Agamben propone una actitud, un desfase con el tiempo vivido lo que implica percibir los desacuerdos, la oscuridad como materia productiva. Provocar el tiempo y politizarlo, supone un énfasis en afinar lo sentido por sobre la mera explicitación de lo hallado: ver y oír aquello que subyace al registro histórico que asume como una condensación de pasados. (Cardoso, 2019)

12De la misma manera, Enriquez toma un elemento de la realidad (como por ejemplo una situación de bullying escolar) y la instaura inyectando un elemento sobrenatural que apela a lo desconocido, a lo ominoso. En el caso del cuento “La casa de Adela” emplea el escenario de una mansión que hace desaparecer gente, esto alude a la época de la dictadura militar del año 76` en Argentina, cuyas secuelas le tocó vivir de cerca: “Miro por las ventanas abiertas como ojos negros: la policía derrumbó las ventanas que las tapiaban hace quince años y así se quedaron, abiertas. Adentro de la casa cuando el sol la ilumina se ven vigas y el techo agujereado y basura. Los chicos del barrio saben lo que pasó ahí adentro” (Enriquez, 2022). “La casa de Adela” instaura el escenario de las antiguas casas que utilizaban los militares para los ejercicios de tortura, centros clandestinos donde se realizaban este tipo de actividades. En su última novela, Enriquez vuelve nuevamente al escenario de la mansión en la cual desaparecen personas, retorna desde lo conocido hacia terrenos nuevos, alude repetitivamente desde la memoria a este lugar arquitectónico como representación simbólica de los desaparecidos en la dictadura: “Yo necesitaba una casa en un barrio que básicamente chupara gente” (Canal Museo Malba, 2020, m.12 s.45). La memoria colectiva hace presencia en esta novela como un paradigma de aquello indisoluble y necesario, que vuelve constantemente en el imaginario popular. Para un pueblo como el argentino, la existencia de desaparecidos que permanecen en una especie de limbo y a quienes no se ha podido sepultar dignamente, es un lastre con el que carga el país entero. La violencia de estos hechos es indisoluble a su propia cultura, es necesario como un hecho catártico, otorgar un lugar a estos muertos, esta es la propuesta de la autora basada en proponer une estilo nuevo dentro del gótico ya existente que a la vez incluya las problemáticas sociales urbanas.

Violencia y género en la literatura

13En la literatura de Enriquez también se alude a otros tipos de abuso, como el cometido por las fuerzas policiales, es el caso del cuento “Bajo el agua negra”, en el que un joven es obligado por la policía a nadar en las aguas imposibles del Río de la Plata. “Nadie habla desde ningún lugar y nada no proviene de ningún lado. Pero no hay causas sino huellas. Lo dado es siempre una huella y, frente a ella, los fantasmas dejan sus propias huellas. Las frases también son huellas que dejan huellas. No somos más que huellas” (Sztajnszrajber, 2018). Estos hechos, sin bien se plantean desde la ficción, en realidad tienen la finalidad de mostrar algo que regularmente sucede, una situación instaurada en la memoria y en la cotidianidad de una estructura como la policial que día a día refuerza su poder, al igual que sucede con los desaparecidos, aquí se pone en palabras los nombres y características de las víctimas de estas injusticias.

14La narración cuenta la historia de un joven, como tantos otros, un adolescente sometido a la violencia y al abuso de poder por parte de la policía, caso real que la autora lleva a la ficción y que resulta un problema central dentro de la práctica social. NO es únicamente una historia aislada, Enriquez da nombre y color al abuso policial en sí mismo, un virus imposible de atacar desde adentro, pero que carcome a la sociedad desde sus diferentes esferas: “Durmió mal, pensando en la mano del chico muerto pero vivo tocando la orilla, en el nadador fantasma que volvía meses después de ser asesinado” (Enriquez, 2022). A su vez el cuento contiene elementos simbólicos propios de la sociedad argentina, por ejemplo, la aparición de una joven drogadicta embarazada, las iglesias vacías cómo sinónimo de la falta de fe de los habitantes de la ciudad, entre algunos; esto muestra claramente cómo se entreteje antropológicamente un espacio físico. Este personaje regresa como un fantasma de la ciudad que es rechazado con miedo y visto con angustia por los vivos, aparece como un muerto vivo y es mencionado hasta el final de la narración sugiriendo que estos hechos se repetirán en una temporalidad continua y circular.

  • 3 La escritora Mónica Ojeda en su libro Las voladoras.

15En “Bajo el agua negra” se ponen de relieve y se denuncia una situación social común en Latinoamérica: la pobreza, la drogadicción en los chicos de la calle, la marginalidad en que se vive en los barrios más precarios de los suburbios bonaerenses. “Porque eso hacían los policías del sur, mucho más que proteger a las personas: matar adolescentes, a veces por brutalidad, otras, porque los chicos se negaban a ¨trabajar¨ para ellos, a robar para ellos, o a vender la droga que la policía incautaba” (Enriquez, 2022). En este cuento se narra y se ponen en juego situaciones que suceden en el cotidiano: los robos de poca monta cometidos por adolescentes, la necesidad de ser diferente, de mostrarse especial frente a los otros, el consumo de drogas para adormecer el cuerpo y los sentidos, la evasión de la realidad, entre otras. La importancia de que se denuncie a través de manifestaciones literarias es urgente, es menester que los tópicos literarios muten a algo mucho más real que un asesino en serie que vive en un país nórdico, sino a los miles y millones de asesinos y abusadores de menores que existen no sólo en la calle, sino en nuestras propias casas, este es uno de los objetivos del nuevo gótico latinoamericano3.

16La escritora se siente atemorizada frente a estas conductas habituales, las reconoce y las nombra: “Tomé algo central de la violencia en América Latina, el miedo político. El terror te permite hablar de cosas que están anuladas, del miedo permanente” (Enriquez, 2022). Para ella, el poder del lenguaje, el acto mismo de poner en palabras una situación permite recrearla y situarla en un imaginario colectivo. Este nombramiento habilita un espacio que permite una comprensión de lo memorial dentro del contexto social y cultural de un pueblo. Aquí también se cuestiona y se pone sobre la mesa una crítica a la desigualdad y la explotación de los cuerpos femeninos, como se expresa en su cuento “Las cosas que perdimos en el fuego”, que habla sobre mujeres quemadas por sus maridos o novios producto de la venganza materializada en violencia hacia sus cuerpos. Estos hechos, comunes en los artículos de los periódicos latinoamericanos e incluso europeos, a menudo pasan desapercibidos en la literatura, quizá por ser considerados actos menores de violencia en el ambiente popular.

Pensar en escalas y en una ecología de la opresión requiere no circunscribir el despliegue de la memoria a un acontecimiento específico, situado territorialmente y aislado, sino establecer los rasgos que perduran sobre la desaparición del otro y la persecución política. Es por ello que poner en escena las líneas de ascenso, las relaciones y redes de poder debe ser parte del rol museal. La ofensa no debe estar circunscrita al modo de sentir sino en la comprensión más amplia de los procesos de explotación, sumisión y sistematización de eliminación del otro, del abuso que persiste, se reconvierte y muta para seguir presente. (Cardoso, 2019)

17Recapitulando, “Las cosas que perdimos en el fuego” se ocupa de producir un impacto que sensibilice al lector ante las situaciones de violencia hacia la mujer, pero sin tapujos ni inhibiciones. “Necesitamos buscar la otra historia. Tiene que ver con la mujer, que estuvo relegada a sus mundos privados y secretos, y con los otros saberes” (Enriquez, 2022). Los personajes femeninos poseen un despliegue de características enriquecedoras del rol de la mujer en la sociedad, dudan, pero no se quedan estáticos, se atreven y se lanzan al descubrimiento de sus fantasmas y sus obsesiones. Se mueven en una suerte de incertidumbre que solicita una atención específica del lector. Enriquez otorga al lector la satisfacción de que sus personajes femeninos actúen conforme a sus deseos.

18La autora presenta tanto en sus novelas como en sus cuentos la figura de la mujer fuerte, pero replegada y sometida a instancias e institucionalidades patriarcales, que por más que le permitan acceder a cierto lenguaje, siempre la invisibilizan y la censuran. “Es que yo hablo con las chicas, les cuento que a nosotras las mujeres, siempre nos quemaron, ¡Que nos quemaron durante cuatro siglos!” (Enriquez, 2022). Esto último lo dice Helena, uno de sus personajes más lúcidos en el cuento, una señora mayor que logra dar cuenta de las injusticias cometidas hacia la mujer durante siglos y se da a la tarea de explicarlo a las más jóvenes. Helena es un personaje crucial en el cuento, una suerte de madre escogida por ellas que viene a revelarles los secretos de las prácticas de violencia cuyo origen desconocen.

El personaje invisible: la mujer

19Mientras que la protagonista intenta descubrir nuevos esquemas, las figuras masculinas aparecen al margen, muestran indiferencia y falta de colaboración. Son personajes “planos”, aparecen siempre desconectados de la figura central y autogestionan sus propias emociones. No suelen tomar en cuenta las necesidades de sus compañeras, preocupados por resolver sus propios problemas. La figura femenina, a su vez, es presentada como un sujeto devaluado y censurado desde diferentes aspectos culturales, religiosos e incluso políticos. Según Giunta, a propósito de una exposición de imágenes que reflejaban violencia hacia la mujer: “Las imágenes funcionaban como un archivo simbólico del lugar del cuerpo durante las dictaduras latinoamericanas y de la violencia específica que los torturadores habían instrumentado hacia los cuerpos de las mujeres” (Giunta, 2018). En este punto radica el eje central de esta exposición, en poner en palabras, en mostrar aquello que de otra manera permanecería oculto. La importancia de que existan estos espacios dentro de museos es vital, pues en ellas se acude a la memoria histórica de un pueblo.

20Enriquez recurre a las historias extraídas de la cultura, no necesita manifestar su punto de vista como voz lírica aleccionadora, sino que lo hace desde su propia estilística que está ligada a lo visual. El desprecio a la mujer, el hecho de considerarla “bruja” o “loca” aparece con recurrencia en su narrativa. En palabras de Florencia Freijo: “El acceso a la escritura fue un derecho conquistado para nosotras a costa del encierro monástico y de hacer lo que se esperaba de nosotras para no ser condenadas a la horca” (Freijo, 2021). Los hechos de violencia son el común denominador en la literatura de la escritora, quien manifiesta haberlos vivido. Allí, se denuncia y se visibiliza lo habitual en los roles de género, aquello que está presente ineludiblemente y que forma parte de una cultura jerarquizada, arraigada y difícilmente abierta al cambio como lo es la sociedad argentina.

21La creación de este espacio literario predispone a la observación misma de las actitudes humanas desde una perspectiva mucho más amplia de la realidad. Supone una crítica y un espacio de denuncia que no son ajenos a la historiografía de los museos. Desde hace siglos los humanos tenemos la necesidad de contar y decir aquello que sucede, las evidencias dejan paso a una tradición a la que no podemos dar la espalda. El hecho mismo de jerarquizar, dar un valor a las cosas y a las personas es un factor antropológico que no podemos pasar por alto:

En todas las culturas antiguas históricas hay testimonios grabados en piedra, textos manuscritos, espacios arquitectónicos, piezas de arte pictóricas o escultóricas que evidencian conflictos, victorias, verdugos y víctimas, sacrificios y ofrendas, muertes y epitafios, mismos que se repiten en elementos comunicativos de un hecho bélico o desastre natural o artificial en cada época a través de los siglos hasta el día de hoy, lo que quiere decir que el hombre en su afán de registrar y contar un acontecimiento negativo o positivo deja un vestigio inteligible que como manifiesto diga « Aquí ocurrió esto...no se olvide y no se repita». (De Piccoli Córdoba, 2019)

El terror, el gótico y el sincretismo religioso

22Además de la literatura crítica o de denuncia social a las violencias cometidas desde los años ochenta y hasta la fecha, podemos localizar la estilística de Enriquez, como se dijo antes, en una narrativa que abarca el género de terror incluyendo características del arte gótico, es decir, situaciones en escenarios fantasmales plagadas de apariciones que pertenecen a la literatura fantástica. El terror es definido por el historiador Cuddon como algo que “sacude o también asusta el lector, o tal vez induce una sensación de repulsión o aversión” (Cuddon, 1984). En cualquier caso, el estilo gótico representa una época en que las creencias sobre apariciones fantásticas carecían de límites.

23“Lo gótico supone una forma de escapar hacia una realidad insólita, pero, para muchos, también necesaria, pues les proporciona la fórmula de encarnar y representar los temores más profundos que han sido fuente de angustia constante para el ser humano a lo largo de los tiempos” (Cobo García, 2021). Lo gótico nace como representación de una estilística muy ligada a lo religioso, a lo ritual, pero, sobre todo, del temor de Dios. En palabras de Kayser:

Aquello que en un tiempo nos resultaba familiar y confiado, de repente nos desvela su naturaleza extraña e inquietante. Lo repentino y la sorpresa son términos que pertenecen a lo grotesco. El temor nos asalta con rigor precisamente porque se trata de nuestro propio mundo, de manera que la confianza que depositábamos en él no resulta ser más que una apariencia. (Wolfgang, 2010)

24Así, Enriquez manifiesta un realismo fusionado con tintes góticos, grotescos y medievales donde hacen acto de presencia fantasmas y santos en un mismo nivel y sin jerarquías ni escalas de valor, pero también se pone de manifiesto la devoción de las personas por estos santos, que muchas veces resultan ser mártires y a la vez causantes de la violencia contra los cuerpos. La figura de santo, a menudo ambigua, desentraña los deseos y los temores de las sociedades occidentales.

25Por un lado, el miedo a lo trascendental, a lo inconmensurable; por otro, una sensación de juicio inminente. En la literatura de Mariana Enriquez los santos aparecen como una mezcla de lo ritual insertado en una tradición latinoamericana, es el caso de los santos argentinos, por ejemplo. Estos santos constituyen una parte esencial del imaginario colectivo y de los mitos populares creados a partir de historias que se transmiten oralmente: “era 8 de enero, el día del gauchito Gil, un salto popular de la provincia de Corrientes que se venera en todo el país y especialmente en los barrios pobres” (Enriquez, 2022). Lo más significativo de los mitos paganos argentinos es que el misticismo del que están rodeados se conjunta con una serie de factores que rozan la delincuencia o la deserción. Es el caso del gauchito Gil se cuenta que se dedicaba al robo y que fue asesinado convirtiéndose en un mártir local que incluso posee su propio santuario.

26Estos santos e ídolos que aparecen frecuentemente en la literatura de Enriquez ilustran de antemano los miedos y deseos de los pueblos argentinos, la autora profundiza en sus creencias y sus mitos, los mezcla con realidades y de esta fusión surge la esencia de su literatura. La figura del santo es siempre ambigua, aparece como un salvador, pero también como una imagen de culto, a la que se le debe respeto. En escenarios de delincuencia, drogas y violencia se puede apreciar una de estas figuras. En los peores barrios de la ciudad de Buenos Aires se encuentra un Gauchito Gil o un San la Muerte aunado a un contexto de misterio, peligro y oscuridad.

27A propósito de los santos, San la Muerte, mito rural propio de Sudamérica y cuya fama se ha extendido, está relacionado con el culto al misterio de la muerte y a la normalización de este proceso natural del ser humano, sin embargo, no es aceptado por la iglesia católica: “San la muerte, el santoral pagano, la magia negra, incluso ciertas cuestiones políticas son cuestiones que a mí me interesan en general” (Canal Museo Malba. 2020, m.10s.40). Es en estos intersticios donde se mueve la literatura de Mariana Enriquez, siempre mostrando un reflejo de determinadas sociedades, ya sea en un contexto urbano o rural. La autora posee un sincretismo dentro del cual se codea con el estilo gótico y a la vez con lo pagano, lo medieval y lo sudamericano, lo caluroso y húmedo del clima del sur con el frío y seco de lo europeo, denunciando y describiendo lo más terrible de la cultura latinoamericana desde su misticismo hasta sus prácticas más cotidianas. Asume una postura politizada en la cultura, es una artista comprometida con las injusticias sociales ligadas a lo político como práctica, se planta y asume desde una perspectiva crítica y promueve la conciencia social en los lectores y el público en general:

Hoy en día el arte en sus muchas manifestaciones es un medio de protesta y de documentación de los aspectos negativos de esta humanidad hoy tan trivial y por qué no, ajena al dolor...esa frase fría y apática: “Mientras no me pase a mí, todo está bien” deja mucho que decir de nuestra humanidad y precisamente algunos artistas hoy, son las voces que hablan por esos muchos labios que se han visto obligados a cerrarse. (De Piccoli Córdoba, 2019)

28El hecho de que Mariana Enriquez decidiera incluir en sus textos los mitos y realidades de la historia sudamericana va de la mano con su condición de argentina. Esta conciencia histórica heredada de sus antepasados le inyecta la necesidad de promover su propia ideología, siempre rozando lo popular y los escenarios de pobreza e inestabilidad económica que azotaron y siguen azotando al país. La expresión de su obra refleja una postura necesariamente política. “para mí, escribir terror en esta época forma parte de lo real, de lo verosímil […] es cotidiano, no hay nada forzado, para mí es natural escribir política porque vivo en una sociedad altamente politizada, en mis crónicas de cementerio hay política” (Canal Librería Gigamesh, 2020, m.11s.25). Así mismo, el museo promueve una exposición de las ideas del artista atravesadas por una posición necesaria frente a su época. Puesto que es un generador de ideología, este espacio ofrece la posibilidad de difundir a través de la virtualidad las diversas maneras de pensar la política.

29Puesto que Mariana Enriquez considera la política como un ejercicio inherente al de la literatura, por lo cual inferimos que su propuesta estilística es también una propuesta ideológica que parte de un cierto paradigma de las concepciones de bueno o malo, de correcto e incorrecto. “son muchos los teóricos, curadores, críticos e historiadores que realizan la misma distinción en relación con el ejercicio de la práctica y que tiene que ver con una posición política e ideológica, cercana a una militancia desde el sur como una región sin límites territoriales precisos” (Fernández, 2020). Es innegable que ella propone una manera determinada de ver la realidad situándose en los márgenes, en los suburbios, en las estructuras en apariencia invisibles pero que rodeando los centros de poder les ponen límites y los constituyen.

30La transversalidad de estas ideas en escenarios artísticos lleva a una concepción más compleja y profunda de nuestras realidades latinoamericanas. “Se busca así contribuir a la historización de un proceso actualmente en expansión, que día a día se multiplica en libros, artículos y catálogos de exposiciones. Asimismo, se analizan los lugares comunes que operan en el campo del arte argentino” (Giunta, 2018). Dado que nos movemos en escenarios históricamente institucionalizados, se vuelve necesario confrontarlos y generar posicionamientos disruptivos y disidentes, que pongan a prueba tanto los espacios de los museos como el eje central de las producciones artísticas.

Reflexiones finales

31Es importante para la conclusión de este trabajo, complementar que en el libro Las cosas que perdimos en el fuego hay otros relatos que reflejan la realidad de la Argentina, que no solamente es presentado como un país más de Latinoamérica, sino que se le describe como lo que es, una sociedad con una complejidad muy particular difícil de explicar y de entender, esto se plasma muy bien en la literatura de Enriquez. Las mezclas de razas, de creencias y de perfiles individuales vuelven prácticamente imposible imaginarlo desde afuera. La inestabilidad y la variabilidad económica son el común denominador en estos relatos, el cuento “Ese verano a oscuras” lo exhibe perfectamente, muestra el miedo a la pobreza y a la desigualdad intercalándolos el terror y el miedo a la muerte. Mariana Enriquez describe su situación particular, que no difiere de la situación de un argentino promedio de la época cercana al año dos mil:

También te puede pasar perder todo lo que tenés varias veces en tu vida y luego recuperarlo, por eso es una sociedad tan loca, porque a veces pasa la catástrofe más absoluta. Yo recuerdo estar cambiando cosas en el trueque y dos años después estaba todo bien y habíamos pagado la deuda externa no sé cómo. Hay algo de esa inestabilidad crónica que es muy difícil de transmitir fuera de una experiencia de vida. (Canal Librería Gigamesh, 2020, m.28 s.29)

32Además de los mencionados hay un grupo grande de escritores que sitúan sus historias en los años conflictivos circundantes al año dos mil. A menudo coinciden en la percepción de inestabilidad y de constante cambio que azotan a la población de la Argentina. Pero esto es un fenómeno que no se limita exclusivamente a este país, sino que parece ser un accidente propio de las culturas latinoamericanas. Según García Canclini: “La pregunta sobre qué significa ser latinoamericano está cambiando a comienzos del siglo XXI, se desvanecen respuestas que antes convencían y surgen dudas (…). Aumentaron las voces que intervienen en este debate: indígenas y afroamericanas, campesinas y suburbanas, femeninas y provenientes de otros márgenes” (García canclini, 2002). De igual modo, aquellas voces que estaban silenciadas entran a escena, como sucede hoy en día con el feminismo. Las fusiones y mutaciones que alteraban un orden institucional han dado como resultado un despliegue de voces que pugnan por hacerse escuchar.

33Estas voces de las cuales dan cuenta los estudios sociológicos son, a grandes rasgos. los que refleja la literatura latinoamericana de nuestros tiempos. El peso de la opinión pública politizada por parte de los escritores y teóricos es cada vez mayor, cada vez más deben comprometerse con sus ideas y plasmarlas, cada vez más resulta imposible un quietismo ideológico o una postura apolítica frente a las situaciones sociales emergentes. Andrea Giunta explica parte de lo que constituyó su trabajo como curadora: “No se trataba, desde luego, del simple acto de reunir la obra de artistas mujeres en un mismo espacio, sino de elaborar una agenda conceptual y política a partir de una selección de obras que compartieran, en amplia mayoría, su carácter marginal, tanto en contextos locales como internacionales” (Giunta, 2018). Así, se puede corroborar que los temas referentes a la politización del feminismo como teoría, pero también como práctica se encuentra hoy en día pasando por diversas transformaciones y mutaciones que avizoran horizontes prometedores en la escena mundial.

34Para Andrea Giunta, es fundamental exponer en un museo o en espacios destinados al arte situaciones sociales que tengan un peso y un valor crítico. La discriminación hacia la mujer y la desigualdad en oportunidades, así como la violencia a la que está sujeta por su género están generando contenido en espacios antes impensados. Las violencias no sólo se dan en cuestión de cifras o números, sino que se presentan de forma sutil y velada, incluso en territorios aparentemente neutrales: “El mundo del arte funciona como pantalla en la que estas violencias se replican bajo el formato de la exclusión, la desclasificación, los mecanismos de desautorización y de invisibilización. La violencia simbólica es una forma eficaz de eliminar las voces disidentes” (Giunta, 2018). Los espacios artísticos representan un factor indispensable para la crítica social, y es fundamental elaborar espacios en donde de propicien ideas que cuestionen a las instituciones que a lo largo de la historia han tenido el poder de presentarse como neutras o apolíticas.

35En conclusión, la denuncia y crítica social en la obra de Enriquez es inevitable, la literatura de terror, y sobre todo el terror inspirado en la literatura gótica europea parece imposible de fusionar con elementos locales como el clima húmedo de la ciudad de Buenos Aires, los mosquitos o los rituales paganos. Sin embargo, el objetivo se logra: “Cuando yo empecé a escribir género tenía que pensar cuáles eran los miedos latinoamericanos, o más bien argentinos. En nuestras sociedades son la violencia del Estado, la inestabilidad crónica, económica, política, que te hace muy inestable como individuo” (Canal Librería Gigamesh, 2020, m.26 s.24). Esto es explicado en la entrevista que realiza malena Rey a la autora de manera precisa. Así, la situación social se presenta como un reflejo de lo volátil y cambiante de la situación económica entendida como punto de partida de la constitución de la institución familiar en la Argentina. Se expresan los miedos más frecuentes de los ciudadanos, su aversión y miedo a la pobreza, ese terror de perderlo todo, que al final de cuentas opera como motor en los textos de Mariana Enriquez.

36Al analizar la serie de conferencias que la escritora proporciona al museo Malba a partir de escenarios virtuales, se gestan nuevas espacialidades y nuevos lugares desde donde se proyecta y se despliega la cultura, y con ella una mirada crítica al eje central del arte en los museos y galerías. El espacio curatorial, según Eva Fernández: “si bien está soportando un condicionamiento institucional, regido por viejos paradigmas, intenta reorientar la práctica curatorial, proponer otros puntos de vista y nuevas identidades” (Fernández, 2020). En este sentido, la reorganización de estos espacios intenta conseguir márgenes más amplios de autonomía por parte de los artistas y curadores.

37El acceso a plataformas virtuales proporciona una amplitud que permite acceder a diferentes ideologías y visiones de mundo. Siguiendo este punto de vista, se logra tomar una postura crítica, no únicamente acerca de la situación latinoamericana y del planteamiento de nuevas ideas sobre este sector de la población, sino acerca de los géneros literarios divergentes, como por ejemplo la propuesta de Mariana Enriquez, que plasma la condición social de la mujer latinoamericana desde los márgenes a partir de la ficción. Esta mirada transversal aporta y enriquece a los consumidores de todo tipo de arte, contribuyendo a la cultura, pero también a formas más humanas y equitativas de percibir lo cotidiano.

38Cardoso, N., "Memoriales modernos: inflexiones en la construcción de la memoria colectiva", XIII Jornadas de Sociología. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos, Buenos Aires, Universidad de Buenos Aires, 2019, p. 1-13.

39Cobo García, B., Los cuentos de terror de Mariana Enríquez, Valladolid, Universidad de Valladolid, 2021.

40De Piccoli Córdoba, G., "Arquitectura: Memoria y Tributo. Espacios destinados al Recuerdo, la Verdad y a la No Repetición de la Barbarie Humana en Tiempos de Paz", Módulo Arquitectura CUC, 2019, p. 219-286.

41Enriquez, M., "Para mí, lo más natural es escribir como un varón", B. Gutierrez, Entrevistador, 7 de marzo de 2022.

42__________, Las cosas que perdimos en el fuego, Barcelona, Anagrama, 2022.

43__________, [Canal Librería Gigamesh], Nuestra parte de noche, de Mariana Enriquez [archivo de video] 12 de febrero 2020, <https://www.youtube.com/​watch?v=rl3JfiH9JPA&t=1790s>

44__________, [Canal Museo Malba], Conversaciones [archivo de video] 13 agosto 2020, <https://www.youtube.com/​watch?v=V1MoQk5G6xI&t=804s>

45Fernández, E. N., Prácticas emergentes, espacio curatorial y emplazamiento sur, México, UAEMéx, 2020.

46Freijo, F., (Mal) Educadas, Buenos Aires, Planeta, 2021.

47García Canclini, N., Latinoamericanos buscando lugar en este siglo, Buenos Aires, Paidós, 2002.

48__________, Geopolítica del arte y estéticas interculturales, Centro teórico cultural criterios, 2008, p. 1-22.

49Giunta, A., Feminismo y arte latinoamericano, Buenos Aires, Siglo XXI, 2018.

50Glicksohn, J.-M., Compendio de literatura comparada, Ciudad de México, Siglo XXI, 1994.

51Sztajnszrajber, D., Filosofía en once frases, Buenos Aires, Titivillus, 2018.

Inicio de página

Notas

1 El canon literario se corresponde a una serie de obras catalogadas como fundamentales para su época que señalan una identidad universal. El origen de esta denominación se encuentra en la obra de Harold Bloom titulada El canon occidental (Bloom, 2012). Sin embargo, el concepto de canon es y ha sido fuertemente cuestionado porque, según se argumenta, no encuadra en su totalidad la obra literaria universal, sino que se enfoca en favoritismos que poseen una carga conservadora y tradicional.

2 La obra de Enriquez se encuentra clasificada como “nueva narrativa argentina”, propone como eje central temas inspirados en la literatura de terror anglosajona.

3 La escritora Mónica Ojeda en su libro Las voladoras.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Silvia Beatriz  Fernández, «El terror gótico latinoamericano de Mariana Enriquez como propuesta virtual en el museo Malba: una crítica social y de género »Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 44 | 2022, Publicado el 19 enero 2023, consultado el 02 febrero 2023. URL: http://journals.openedition.org/alhim/11238; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.11238

Inicio de página

Autor

Silvia Beatriz  Fernández

Universidad Autónoma de Querétaro
Doctora en Humanidades -con especialidad en Estudios literarios- por la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMEX), Maestra en Filosofía Contemporánea Aplicada por la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) y Licenciada en Filosofía por la misma Universidad. Docente e investigadora en diversos ámbitos de la educación.

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Creative Commons - Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search