Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros44La comunicación en los museos dur...

La comunicación en los museos durante el periodo de pandemia por COVID-19 a través de canales digitales. El caso del Museo del Desierto en Coahuila (México)

Sara Suleyma  Rivera  Soto y Luis Fernando  Villegas  García

Resúmenes

Los museos como posibilidad de historicidad, democratización cultural y diálogo abierto requieren de una constante revisión y cuestionamiento de sus objetivos y compromiso social. Durante la reciente pandemia por COVID-19, los museos como espacios educativos se vieron en la necesidad de buscar nuevas formas de comunicarse con el público que frecuentaba los recintos de manera cotidiana. El presente trabajo surge de la inquietud que se generó de conocer las estrategias que se implementaron en el Museo del Desierto, que incrementaron su interacción en redes sociales y permitieron tener un alcance más grande con su público. Al respecto, Juan Carlos Mantilla, jefe del departamento de comunicación, otorgó una entrevista en la que se pudieron conocer los aspectos técnicos y los resultados que tuvo esta interacción. Siguiendo los preceptos de Ma. Inmaculada Pastor Homs y Joseph Ballart, que abordan los conceptos del quehacer educativo de los museos y la formación de las audiencias, el trabajo se articula en 5 secciones que abarcan desde el análisis del museo frente a los retos que trajo consigo la pandemia hasta el espacio de encuentro en el Museo del Desierto.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

1Durante la pandemia por COVID-19, las dinámicas sociales y económicas se vieron fuertemente impactadas y transformadas. Las instituciones educativas y culturales, entre ellas los museos, no fueron la excepción y se vieron afectadas al cerrar sus espacios ante las restricciones que se pusieron como medida para prevenir contagios entre la población que los visitaba. Dicho acontecimiento, representó un reto pues, en algunos casos, no se tenían contempladas estrategias que permitieran brindar un servicio considerando que no había un público presente. Sumado a ello, los espacios culturales y educativos, en el caso particular de México, fueron los últimos en regresar a ser parte de la dinámica social presencial, pues se priorizó sobre todo la apertura e integración de los espacios productivos económicamente.

2Muchos de estos espacios implementaron nuevos programas o reconfiguraron los ya existentes para hacer frente a las nuevas necesidades de aprendizaje y deleite de su público real y potenciar en el contexto del distanciamiento social. La continuidad de la comunicación con la audiencia se basó en recorridos virtuales, relecturas de las colecciones, creación de colecciones virtuales, creación de personajes, exposiciones en las casas de los artistas, actividades y concursos, talleres, cursos y diplomados en línea (Reyes, 2020).

3En este sentido, también fue necesario cuestionar la sobre producción de contenidos digitales que no en todos los casos lograron una conexión significativa con el público y que desde su creación y diseño no contemplaron una perspectiva pedagógica aplicada al espacio museal. Es necesario reflexionar que la comunicación digital no significa simplificar contenidos sino trabajar de la mano con todas las áreas de los museos para lograr una transposición didáctica efectiva a partir de la construcción o resignificación de los territorios virtuales. La existencia de estos territorios requiere de la participación interdisciplinaria y social de una serie de actores y de herramientas como el cine, la literatura, las artes visuales, entre otros (Reyes 2020).

4Ante esta situación, algunos museos encontraron en las redes sociales un espacio en el que pudieran continuar con su labor de comunicación con el público. Si bien, las condiciones por la pandemia no permitían la visita a los espacios educativos, sí benefició y acrecentó la producción y acceso a la información a través de medios digitales. La prueba más contundente de ello fue mostrada en las escuelas, donde en un sinfín de instituciones adoptaron los procesos de enseñanza-aprendizaje a diversas plataformas virtuales.

5Las redes sociales se han convertido en una fuente importante de divulgación e incluso de construcción del conocimiento, sobre todo entre la población jovenque prefiere el internet sobre los medios de comunicación tradicionales (televisión, radio, periódico, etc.), de tal modo que en este contexto globalizado, el que los museos empleen una forma de comunicación a través de esos medios, se hace necesario y urgente.

6Es importante considerar que el empleo de las redes sociales como forma de comunicación en los museos, se hace dentro de la medida de las posibilidades de cada institución, que emplea los recursos económicos y humanos en función de la forma en cómo puede trabajar. Así mismo, considerando la diferencia de recursos que tienen las instituciones privadas y públicas en México.

7El incremento del uso de las redes sociales se presenta como un reto y una oportunidad para los museos, en el que de acuerdo al ICOM (Consejo Internacional de Museos, por sus siglas en inglés), durante los primeros meses de pandemia, algunos de estos espacios incrementaron su actividad alrededor del 15% en redes sociales (ICOM, 2020). Para ello, se debe considerar las diversas formas de comunicación que tienen con su público; de acuerdo con Josep Ballart (2008), la función comunicadora de los museos no se limita solamente a las exposiciones que se montan dentro de sus salas, sino en una diversidad de vías de contacto que tienen con el público; tales como: el edificio, el personal, la gama de servicios, los programas que ofrece y, por supuesto, la información que proporciona sobre lo que es y lo que ofrece al público.

8A partir de este contexto, partimos de algunos cuestionamientos: ¿cómo potencializar, a través de la comunicación digital los patrimonios y memorias que resguardan los museos en la virtualidad?, ¿qué discursos curatoriales se crearon durante la pandemia? y, en términos de comunicación, ¿qué reflexiones y aprendizajes dejó la pandemia en los museos?

9Este artículo busca mostrar el estudio de caso del Museo del Desierto en México, que popularizó uno de sus programas de divulgación conocido como Braulio el dinosaurio derivado del incremento de su actividad en redes sociales, ofreciendo servicios de comunicación y desarrollo de públicos sin la necesidad de que este estuviera presente en las salas físicas y, de esta manera, dar a conocer el acervo con el que cuentan y los trabajos que realizan en sus respectivos espacios de exposición.

10Así mismo, de la mano de Juan Carlos Mantilla, director del área de comunicación del Museo del Desierto, el artículo rescata una reflexión acerca del desarrollo y la necesidad que tienen los museos de crear canales de comunicación que se adecuen a la forma actual de comunicación entre el museo y la comunidad.

Los museos como posibilidad

11A lo largo del tiempo los museos se han configurado a partir de cuatro dimensiones:

12Su existencia a partir del desarrollo de otros espacios físicos o simbólicos como lugares de memoria, sistemas de ancestralidad, ecosistemas culturales, formas de organización comunitaria, entre otros.

13Su relación con el tiempo social e histórico, es decir, las interdependencias temporales fluctuantes de los museos que no son cíclicas ni lineales. Esto nos permite entender a los museos como espacios de conflicto y en constante movimiento que responden a un contexto socio-histórico en específico y que se relacionan con procesos de corta, mediana y larga duración. Por otro lado, también nos permite entender los diversos tiempos narrativos de todos los elementos que conforman los museos: las obras, la comunidad, el público, el espacio físico o virtual, etc.

14Su relación con el espacio, también social e histórico, se configura como un sistema de interdependencia espacial. A lo largo de la historia los museos, como espacios de memoria, se han convertido en territorios en resistencia o de reproducción de ciertas narrativas, ya sea para ejercer el poder, criticarlo o resistir ante él (Pereiro, 2010).

15Su existencia como lugar de enunciación en el que se interrelacionan con múltiples narrativas identitarias sobre lo que fuimos, somos y queremos ser. En un ejercicio de concienciación histórica, en el que, como menciona Kosselleck (1993), se traslada al presente histórico el espacio de experiencia y el horizonte de expectativa.

16Pensamos que a partir de estas cuatro dimensiones se pueden iniciar cuestionamientos importantes a los museos hoy, momento coyuntural y por lo tanto ideal para crear horizontes emancipatorios; a saber: ¿qué significan los museos como espacios de posibilidad?, ¿qué tipos de espacios museísticos nos gustaría desarrollar?, ¿bajo qué narrativas los vamos a articular? y ¿qué espacios y ritmos temporales vamos a habitar museológica y museográficamente?

17La pandemia por COVID-19 ha posibilitado estos y otros cuestionamientos sobre los museos y cada uno de estos espacios ha buscado respuestas desde su trinchera y desde su espacio de enunciación, que no podemos olvidar que son atravesados por las crisis económicas y humanitarias y la incertidumbre de la “nueva normalidad” que imposibilita regresar a visiones tradicionales y anquilosadas de los museos.

Nuestro espacio de encuentro: el Museo del Desierto

18Ubicado en Saltillo, Coahuila, el Museo del Desierto es un espacio educativo privado que fue inaugurado en el año de 1999 en Saltillo y catalogado como un museo de Historia Natural. Desde ese entonces a la fecha, presta servicios de exposiciones temporales y permanentes, así como la conservación de flora y fauna del entorno del estado y la región.

19El museo se divide en 4 pabellones: el desierto y su pasado, el hombre y el desierto, evolución y biodiversidad, y ecosistemas: laboratorios de vida. A través de sus exposiciones permanentes se abordan temas relacionados con la historia, la memoria biocultural y los ecosistemas, entendiendo al Desierto dentro de la región como un territorio complejo que, a través del tiempo, ha marcado la conformación de diversas relaciones sociales y con la naturaleza.

20Este espacio se ha visibilizado y se ha hecho presente dentro del imaginario del público local, regional, nacional e incluso internacional y del INAH por su labor de estudio, conservación y divulgación del patrimonio paleontológico. Esto nos resulta relevante porque precisamente con este material se ha hecho un proyecto de divulgación y comunicación; años atrás, a través de la creación de un laboratorio que se encuentra abierto al público donde los visitantes pueden ver en vivo los procesos de estudio de los restos paleontológicos, y, a partir de la pandemia, con la creación de un personaje que pudo conectar con su audiencia desde las pantallas, enmarcado en un contexto donde los espacios físicos se tuvieron que abandonar.

Imagen 1. Laboratorio paleontológico Museo del Desierto

Imagen 1. Laboratorio paleontológico Museo del Desierto

Fuente: Heraldo de Saltillo, 2018.

“El Dinosaurio Braulio” como proyecto de comunicación y marketing digital

21El Dinosaurio Braulio es un personaje creado por el área de comunicación del Museo del Desierto que asume el papel a veces como visitante y otras veces como trabajador del museo. Juan Carlos Mantilla comentó que fue una estrategia espontánea, pero no por eso desestructurada, pues durante el desarrollo de la misma se fueron formalizaron los contenidos y a su vez se profesionalizaron los integrantes del área. Así, una botarga comprada en internet se convierte, en propias palabras de Mantilla, “en la mejor inversión en publicidad” por parte del museo (Mantilla, 2022).

  • 1 Cifras consultadas de su cuenta oficial de TikTok el 30 de agosto de 2022.

22Si bien, Tik Tok no es la única plataforma digital que utiliza el Museo del Desierto, sí fue en ésta donde el proyecto de “Braulio” tomó mayor relevancia desde marzo del 2020, tiempo en el que se subió el primer video, mismo que hasta la fecha tiene poco más de 9 mil visualizaciones. Así, con el tiempo la popularidad de la cuenta aumentó, registrando videos que superan las 700 mil vistas, más de 66 mil seguidores y los 570 mil likes1.

Imagen 3. Perfil de TikTok del Museo del Desierto

Imagen 3. Perfil de TikTok del Museo del Desierto

Fuente: TikTok, 2022.

  • 2 Cifras consultadas en su cuenta oficial de TikTok el 4 de octubre de 2022.

23La interacción que muestra el Dinosaurio Braulio en la red social de Tik Tok se compone de vídeos en los que dicho personaje realiza trends virales que se popularizaron en su debido momento en la plataforma, así como videos en los que muestra, con humor, la composición y el contenido del museo en general. Revisando las visualizaciones del usuario, se puede notar que se cuentan con múltiples contenidos referentes al museo, sin embargo, no cuentan con la misma cantidad de visualizaciones que las interacciones con el personaje2.

24A la dinámica de Braulio se han añadido nuevos personajes que también son botargas de dinosaurios, sin embargo, no han tenido tantas apariciones como el primero de ellos. Al respecto, Juan Carlos Mantilla nos comenta que “pasarán de tener una sola botarga a tener 6” (Mantilla, 2022).

25Es necesario precisar que no es el único canal de comunicación digital que tiene el museo, cuenta con más plataformas en las que interactúa de manera diferente con sus audiencias, tal es el caso de Facebook en el que cuenta con poco más de 560 mil seguidores y que se enfoca a difundir las actividades con las que cuenta el museo, así como Twitter en el que se contabilizan más de 26 mil seguidores.

La comunicación digital de los museos durante la pandemia

26Cuando comenzó la pandemia y se implementaron las restricciones de distanciamiento social en el mundo, la gran mayoría de actividades presenciales se cerraron, entre ellas los museos. De esta situación, el ICOM realizó una serie de estudios y recomendaciones para revisar de qué manera estas instituciones mantienen su labor sin la necesidad de un público presencial.

27Ante dicha situación, surge la siguiente duda, ¿El rezago comunicativo anterior a la pandemia se potencializó durante la misma? o ¿se generaron estrategias de comunicación creativas e innovadoras?

28Este estudio recopiló información de 1600 respuestas que se realizaron del 7 de abril al 7 de mayo del 2020 en 107 países y que dio resultados en cinco aspectos que abarcan el quehacer de los museos: la situación de los museos y su personal, la seguridad de los museos y conservación de sus colecciones, el impacto económico previsto, la tecnología digital y la comunicación y la autonomía de los museos. Atendiendo a los objetivos de esta investigación nos centraremos en el penúltimo aspecto.

29Al respecto, el documento del ICOM arrojó que el 55% de los museos e instituciones encuestadas contaba con personal dedicado a la comunicación y actividades digitales, sin embargo, su función no se centraba solo en eso, sino que cumplían con más actividades. Sólo el 26% tenían personal dedicado específicamente a la comunicación por medios digitales, mientras que el 16% no tenían personal para cumplir con esta función (ICOM, 2020).

30A ello, se suma que el presupuesto que se destina para la comunicación digital es bajo comparado con otros aspectos del museo. La encuesta reveló que el 52.6% de los museos encuestados destinan menos del 10% de su presupuesto a la comunicación y actividades digitales, mientras que solo el 11.8% de los participantes destinan entre el 11% y el 15% (ICOM, 2020).

31Ahora bien, desde una perspectiva más regional, Ibermuseos hizo un mapeo de la situación y las necesidades de las instituciones museológicas desde la región iberoamericana, por lo que en los primeros meses de la pandemia se realizó una encuesta para identificar las implicaciones en las funciones y en los ejercicios institucionales de los museos.

32Al respecto, se identificaron dos retos que permitirían a los museos mantener su actividad, los cuales se enfocaron en la conservación de las colecciones y el desarrollo de una oferta de contenidos digitales de interés, convirtiendo la virtualidad en una ventana de los museos al mundo. De tal manera, según se menciona en el informe, se tuvieron que crear nuevos modelos de comunicación y relación con los públicos.

33Como resultado de este estudio, se enumeran las siguientes problemáticas que surgieron entre la comunidad de los museos, que en ocasiones van ligadas a la falta de recursos económicos, tales como: la falta de conexión a la red, competencias, capacitaciones y recursos para mantener una relación virtual con el público (Ibermuseos, 2020).

34No solo se contempló el hecho de qué hicieron los encargados de los museos para mantener una comunicación con el público, sino cómo la pandemia afectó el desarrollo de sus actividades y su percepción salarial. Al respecto, el estudio arroja que cerca del 6.2% de las personas que se encuestaron, perdieron su empleo, al 22.7% se le redujo su salario en un 40% y 9.2% esa reducción llegó a alcanzar hasta el 80% . Así pues, solo el 14.9% declaró haber recibido capacitación por parte del museo para desarrollar su labor vía online y al 10.5% se le facilitó equipo para continuar con el trabajo a distancia (Ibermuseos, 2020).

35Estas cifras dejan en claro que una gran cantidad de museos y personal que labora en estos espacios educativos no se encontraban preparados para la migración de sus labores a vías digitales y virtuales, así como también el trabajo que se hizo para que se adaptaran a nuevas formas de promoción y acceso de las labores museísticas.

36Sin duda, es complejo entender a los museos fuera del espacio físico que los alberga; sin embargo, es necesario plantear estrategias desde la perspectiva de la nueva museología que propone que los tres pilares del museo son el patrimonio cultural, la comunidad y el territorio y no así la colección, el público visitante y el continente (edificio) como se abogaba en la museología tradicional.

37De esta manera, los museos no se deben al espacio físico en el que se encuentran, sino a la comunidad que los acoge; por lo que, si la comunidad ha migrado a un escenario digital por una coyuntura histórica como la pandemia por COVID-19, los museos deben resignificar los espacios físicos que albergan y potenciarlos, junto con las memorias y patrimonios que resguardan, para responder al “nuevo” escenario que demanda la realidad socio-histórica.

38Sin embargo, esta transición no ha sido fácil -como podemos observar en los indicadores mencionados líneas arriba- ya sea por la falta de presupuesto para mudarse a plataformas digitales funcionales, por el recorte de recursos en todos los niveles y en todos los ámbitos o por la falta de formación y capacitación.

La función educativa de los museos

39Las funciones que movilizan y dan sentido a los museos como instituciones sociales se entrelazan y van relacionadas en la medida que funcionan como un todo donde se busca crear espacios polifónicos, democráticos e inclusivos, en un constante diálogo crítico con los pasados y los futuros posibles para abordar y atender los problemas socialmente relevantes (ICOM, 2019). Esto se logra a través de la pedagogía museística, la comunicación, el diseño y la arquitectura, la divulgación, etc. En este sentido, la perspectiva educativa, nos permite hacer inteligible los significados de la diversidad de memorias que resguardan, conservan y estudian los museos a través de los procesos comunicativos y de enseñanza aprendizaje. Para ello, se debe transitar a una comunicación interpersonal e interactiva donde los individuos y colectivos puedan decodificar los mensajes activamente de acuerdo a sus experiencias, personalidad, capital social y cultural, escala axiológica, género, grupo étnico, etcétera y, evidentemente, a las herramientas comunicativo-educativas que brindan los museos. Es así que podemos decir que los museos no son espacios en los que se “transmite conocimiento”, sino donde se construye conocimiento, a partir de una realidad específica y de la interacción constante con el entorno real o virtual que ofrecen estos espacios (Pastor, 2007: 49-58).

40Acercarse a las necesidades de aprendizaje de la comunidad que alberga al museo en un momento coyuntural como la pandemia requiere una mirada crítica y propositiva y, en el estudio de caso que nos convoca, es pertinente cuestionarnos: ¿cómo adecuaron la comunicación digital a través de su oferta educativa?

41Desde la cotidianidad, el dinosaurio Braulio, utilizado como recurso educativo, empatiza con la audiencia en el desconcierto por saber al museo cerrado, a partir de lo que les es cercano a las juventudes y usuarios de internet, y usa el museo como escenografía a la que recurre constantemente para aprender o enseñar algo, recorre los espacios con nuevas lecturas de las colecciones, descubre exposiciones y piezas ficticias o reales que no están exhibidas, interviene en el espacio del museo representando desde un visitante hasta personal de mantenimiento, por lo que aporta con preguntas comunes del público e incluso hace montajes museográficos, lo que también educa a la audiencia sobre los procesos técnicos y discursivos que hay detrás de las exposiciones; además, visita otros espacios como el Cañón de San Lorenzo en el que, desde la personalidad que se le atribuyó, muestra problemáticas medioambientales que tienen que ser atendidas. Definitivamente, esto fue una adecuación de los canales de comunicación a través de una oferta educativa que se tenía que hacer escuchar desde las pantallas.

El desarrollo de audiencias en los museos: el caso del Museo del Desierto

42Pastor Homs apunta que, ante los cambios sociales actuales, los museos requieren evolucionar, tal y como se ha hecho durante toda su existencia. Tanto en la concepción de los espacios de conocimiento como en el acceso a la información. Los museos deben ofertar espacios y contenido que se adecuen a las necesidades de aprendizaje y al contexto de la sociedad en la que se inserta; la continuidad del espacio museístico en las plataformas digitales forma parte de este fenómeno.

43Para lograr estas adecuaciones es imprescindible explorar el concepto de desarrollo de audiencias que busca romper barreras y construir puentes hacía grupos con necesidades específicas. Según Dodd y Sandell es el proceso en el cual se pretende facilitar el acceso al museo a un grupo específico de la comunidad (Pastor, 2007: 135).

44Pastor menciona las razones por las cuales algunos museos han implementado el desarrollo de audiencia. En primer lugar, considera la creciente competencia en la oferta de ocio que contribuye al descenso de visitantes de los museos, en segundo lugar, las reducciones presupuestales a las que se enfrentan continuamente y que llevan a los museos a buscar nuevas fuentes de ingresos -y en cierta medida- ampliar su oferta de servicios, en tercer lugar la búsqueda constante de los museos por seguir vigentes y mostrar su importancia dentro de la sociedad y, por último, los cambios radicales en la concepción de los museos (Pastor, 2007: 136). Con respecto a esta última razón, consideramos que durante la pandemia la concepción y conceptualización de estos espacios atravesó una crisis importante qué dejó diversas experiencias que valen la pena ser retomadas en cuanto a los museos como democratizadores culturales y su extensión sensorial a espacios intangibles.

45En el caso del Museo del Desierto, podemos observar el desarrollo de audiencias a través de la implementación de los canales de comunicación digital durante la pandemia por COVID-19. Mantilla, comenta que durante este proceso el presupuestó no se aumentó, sino lo contrario, pues al prescindir de su principal ingreso económico que son las entradas de los visitantes, se redujó de manera considerable; a tal grado de incluso tener que bajar los sueldos de los empleados al 50% (Mantilla, 2022).

46Pastor Homs (2007) apunta que los museos, si bien son espacios educativos, también son espacios que prestan servicios y, como tal, se convierten en un lugar que presenta una serie de productos: exposiciones temporales y permanentes, programas educativos, catálogos y publicaciones y cualquier otra experiencia que el museo pueda ofrecer (p. 143). Por ello, además de utilizar la comunicación digital para mantener las relaciones con la audiencia, es necesario introducir el término de marketing cultural en sus planes de gestión, que contempla las estrategias para generar una audiencia que consuma el contenido de sus exposiciones y servicios.

47A ello, se suma la definición de Barbara Hope, de marketing museístico, entendido como un proceso de gestión que no solo sirve para “promocionar”, sino que contempla el “identificar, anticipar y satisfacer las necesidades del [visitante] de forma eficiente y provechosa” (Pastor, 2007: 143).

48En este aspecto, Mantilla considera que la experiencia de las redes sociales y el Dinosaurio Braulio, va más allá de un servicio del museo, pues ha generado una serie de interacciones y un alcance que no se había logrado con anterioridad utilizando los medios de comunicación tradicionales. Derivado del cambio en el acceso a la información mencionada anteriormente, las redes sociales como Tik Tok se han posicionado entre las formas más usadas para la creación y consumo de contenido digital y para hacer frente a este reto, el director de comunicación del museo, comentó que el equipo encargado de esa área se ha capacitado para utilizar la plataforma digital, de manera que puedan continuar realizando sus actividades con un mayor profesionalismo (Mantilla, 2022).

Consideraciones finales

49El dinosaurio Braulio fue una excelente estrategia de comunicación digital en un momento histórico que requería de la creación de espacios virtuales que ofrecieran a la comunidad una continuidad con los recursos y herramientas de aprendizaje y disfrute que aportan los museos; sin embargo, es necesario seguir regenerando y reconstruyendo los canales y vías de comunicación a fin de que las estrategias sean diversas atendiendo a las necesidades e intereses de la comunidad que alberga al museo y de las problemáticas socio-culturales y ambientales del territorio y de la sociedad en general.

50Sin duda, a largo plazo, las propuestas que se consoliden y tengan un mayor calado en la sociedad son las que partan de la iniciativa, la creatividad y el diálogo con contenidos -producto de una investigación rigurosa- que se conviertan en referentes para la construcción de canales de comunicación más horizontales y conscientes de la escucha de todas las voces que interpelen a los museos. Esto en aras de caminar hacia la democratización de las memorias, los patrimonios y el acceso a la cultura (Reyes, 2020).

51Es importante mencionar que el caso que aquí analizamos es solo una muestra del universo de propuestas que se generaron y se siguen generando a partir de la comunicación digital pensando a los museos más allá de un recinto físico al que hay que ir a visitar solemnemente y a partir de la mitificación de lo que ahí se ve. Además, debemos tomar en cuenta que es una propuesta que fue pensada para un público específico, que, por ejemplo, tenga acceso a internet y esté relacionado con las tendencias actuales de las redes sociales. Pensar en este tipo de características que aún hoy en día algunos expertos consideran banales, permite adentrarnos y visibilizar las necesidades de comunicación y de aprendizaje de una parte de la población.

52Así mismo, es necesario replantearse la forma en la que los museos generan canales de comunicación con sus visitantes y usuarios, además de profundizar en la necesidad de aplicar el concepto de desarrollo de audiencias propuesto por Pastor Homs, pues ante situaciones como las que se presentaron derivadas de la pandemia por COVID-19 es necesario que los museos (que estén en la posibilidad) mantengan su labor comunicativa y educativa.

53Ante ello, es necesario reconsiderar la forma en la que los museos se relacionan con el público, independientemente del contexto de las medidas que se tuvieron que adoptar de manera espontánea por la pandemia, pues hoy en día podemos entender a una sociedad que cada vez se relaciona más con un ambiente digital y virtual.

Inicio de página

Bibliografía

Ballart, Josep, Manual de museos, UNED, Madrid, 2008.

CONSEJO INTERNACIONAL DE MUSEOS, Informe: Museos, profesionales de los museos y COVID-19, 2020. Disponible en: <https://icom.museum/es/covid-19/encuestas-y-datos/survey-museums-and-museum-professionals/>

IBERMUSEOS, Profesionales de museos iberoamericanos ante el COVID-19, 2020. Disponible en: <http://www.ibermuseos.org/recursos/documentos/profesionales-de-museos-iberoamericanos-ante-el-covid-19-presente-y-futuro-tras-meses-de-emergencia-sanitaria/>

“Inaugura el Museo del Desierto nueva área de exhibición y laboratorio de paleontología”, El Heraldo de Saltillo. 2018. Disponible en: <https://www.elheraldodesaltillo.mx/2018/11/30/inaugura-el-museo-del-desierto-nueva-area-de-exhibicion-y-laboratorio-de-paleontologia/>

Pastor, Ma Inmaculada, Pedagogía museística, Ariel, Madrid, 2007.

Referencias

Consejo Internacional de Museos, “El ICOM anuncia la definición alternativa del museo que se someterá a votación” [Mensaje de blog]. Disponible en: <https://icom.museum/es/news/el-icom-anuncia-la-definicion-alternativa-del-museo-que-se-sometera-a-votacion/>

Mantilla, J. C., comunicación personal, 12 de agosto de 2022.

MATEOS, S., “Tras la pandemia: ¿museos más justos, sostenibles y sociales?”, 2020 [Mensaje de blog] Disponible en: <https://theconversation.com/tras-la-pandemia-museos-mas-justos-sostenibles-y-sociales-137123>

ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LA EDUCACION, LA CIENCIA Y LA CULTURA, , “El patrimonio vivo en el contexto de la pandemia de COVID-19”, 2020. [Mensaje de blog] Disponible en: <dehttps://ich.unesco.org/es/el-patrimonio-vivo-en-el-contexto-de-la-pandemia-de-covid-19-01123>

REYES, F., “¿Cómo construyen los museos un nuevo modelo durante la crisis?”, 2020 [Mensaje de blog] Disponible en: <https://artishockrevista.com/2020/05/24/museo-latinoamerica-covid19-programas-virtuales/>

Inicio de página

Notas

1 Cifras consultadas de su cuenta oficial de TikTok el 30 de agosto de 2022.

2 Cifras consultadas en su cuenta oficial de TikTok el 4 de octubre de 2022.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Título Imagen 1. Laboratorio paleontológico Museo del Desierto
Leyenda Fuente: Heraldo de Saltillo, 2018.
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/11318/img-1.png
Ficheros image/png, 4,1M
Título Imagen 2
Leyenda Fuente: Captura de pantalla del Tik Tok del museo des desierto ( TIk Tok, 2022)
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/11318/img-2.jpg
Ficheros image/jpeg, 184k
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/11318/img-3.jpg
Ficheros image/jpeg, 188k
Título Imagen 3. Perfil de TikTok del Museo del Desierto
Leyenda Fuente: TikTok, 2022.
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/11318/img-4.jpg
Ficheros image/jpeg, 224k
Título Imagen 4
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/11318/img-5.png
Ficheros image/png, 290k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Sara Suleyma  Rivera  Soto y Luis Fernando  Villegas  García, «La comunicación en los museos durante el periodo de pandemia por COVID-19 a través de canales digitales. El caso del Museo del Desierto en Coahuila (México)»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 44 | 2022, Publicado el 19 enero 2023, consultado el 02 febrero 2023. URL: http://journals.openedition.org/alhim/11318; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.11318

Inicio de página

Autores

Sara Suleyma  Rivera  Soto

Universidad Autónoma de Querétaro (México)

Luis Fernando  Villegas  García

Universidad Ricardo Palma (Perú)

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Creative Commons - Atribución-NoComercial-SinDerivadas 4.0 Internacional - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search