Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros47Mujeres latinoamericanas en el tr...

Mujeres latinoamericanas en el tránsito al siglo XX: redes, feminismos, activismos y dinámicas de sociabilidad e intervención política en América Latina (1880-1930)

Ainaí Morales-Pino y Sofía Pachas-Maceda

Texto completo

  • 1 La lucha por la igualdad entre hombres y mujeres de asociaciones como la liderada por Cáceres fue f (...)
  • 2 Fueron muchas las latinoamericanas que, desde distintas posturas enunciativas, formaciones discipli (...)

1En septiembre de 1924, la intelectual, escritora, historiadora, activista y asociacionista peruana Zoila Aurora Cáceres (Lima, 1872- Madrid, 1958), fundó Feminismo Peruano, un colectivo que constituyó una plataforma angular para la lucha por los derechos sociales, laborales y políticos de los sujetos femeninos en el Perú de la primera mitad del siglo XX. Desde esta instancia, Cáceres impulsó en 1931 una campaña para llevar al debate parlamentario el asunto del voto femenino. Aunque los asambleístas acordaron un voto municipal y restringido a algunas mujeres, el verdadero éxito radicó en haber concientizado a miles de peruanas que se adhirieron a la solicitud del colectivo. Algunas de ellas eran profesionales, otras tantas, trabajadoras. Si bien se desconocen mayores detalles sobre las identidades y labores a las que se dedicaban muchas de las mujeres afiliadas a Feminismo Peruano por la causa del sufragio, consideramos que el gran aporte de esta gesta movilizada por Cáceres fue convencer a un grupo amplio y diverso de sujetos femeninos (en especial, mujeres de a pie), de la necesidad de cambiar su estatus en una sociedad regida por un marco legal obsoleto que les negaba sus derechos1. El Código Civil de 1852 reiteraba la infantilización de las mujeres al impedirles disponer de sus patrimonios y al mantenerlas bajo la tutela de padres, esposos e, incluso, hermanos2.

2Una de las alianzas más significativas y mediáticas fue la que entabló Cáceres desde Feminismo Peruano con el gremio de telefonistas a quienes asesoró en una huelga para reclamar mejores salarios y condiciones laborales dignas (Pachas Maceda, 2021: 108). Cáceres fue una pieza clave en esta lucha y, al hacerlo, también dejó sin argumentos a quienes la descalificaban por considerarla una feminista de clase acomodada, sin conciencia ni compromiso social. Asimismo, desde Feminismo Peruano, Cáceres entabló redes trasnacionales, gracias a su cargo como delegada del Perú ante la Comisión Interamericana de Mujeres en la ciudad de Washington, en los Estados Unidos, entre 1941 y 1947. Estos años son de especial interés por el contexto bélico que se vivía a nivel global y la manera en que las instituciones feministas se organizaron para conseguir no solo los derechos políticos vinculados con el sufragio, sino también para trabajar por la paz y la lucha contra el fascismo.

  • 3 Ver notas a pie 1 y 2.

3Este monográfico, enmarcado en el centenario de Feminismo Peruano, es producto de la articulación de dos proyectos de investigación, y equipos de trabajo, centrados en la reconstrucción de un archivo feminista latinoamericano y la ampliación crítica de nuestras historias intelectuales3. El ejercicio de construir un archivo que permita rastrear formas de intervención, genealogías, agendas y, al mismo tiempo, proponer conceptos y categorías para nombrar y entender estrategias de adquisición y despliegue de poder por parte de las mujeres constituye una labor de memoria crítica e interpelación de las lógicas que han imperado en los procesos de construcción de estos repositorios institucionales, con sus criterios de selección, conservación y, sobre todo, exclusión. Como lo ha referido Jacques Derrida (1995 [1997]) «no hay archivo sin afuera» (18) y son las formas de participación de las mujeres, que no necesariamente pasaron por los filtros de la escritura (o los transitaron de maneras menos convencionales, entendiendo tal convencionalidad como una adaptación a la pauta masculina) las que desbordan el archivo al que problematizamos y complejizamos con estas investigaciones.

  • 4 Nos referimos acá a los trabajos fundacionales para pensar la producción literaria e intelectual y (...)

4Siendo la base del discurso histórico hegemónico, los archivos y lo que en ellos se conserva, o no, determinan los horizontes de lo viable y lo pensable. También, son angulares para posibilitar o socavar el surgimiento de conceptos, categorías y marcos epistemológicos que nos permitan nombrar y, sobre todo, ver y entender lo que, de otra manera, permanecería opaco y silenciado. No en balde los archivos tradicionales del siglo XIX y el temprano siglo XX en el contexto latinoamericano van de la mano con la articulación de un aparato terminológico y conceptual acuñado a partir de las formas de acción e intervención de los sujetos masculinos, como lo constatamos con las nociones del letrado, el literato, el artista o el intelectual, devenidas herramientas teórico-críticas fundamentales para comprender la literatura y la cultura latinoamericanas (y lo que Josefina Ludmer denominó la «máquina» para leer el siglo XIX). Si bien estas nociones han sido cardinales para pensar las relaciones complejas entre literatura, política, nación y modernidad en nuestros países, implicaron también un desconocimiento sistemático de la presencia y agencia de las mujeres4.

  • 5 A partir del diálogo con el trabajo de Mary P. Ryan (1992), Women in Public: Between Banners and Ba (...)

5En línea con este trabajo intelectual, ético y político de construcción de un archivo que dé cuenta de las mujeres y sus formas de intervención en la esfera pública, entendiendo este concepto a partir de las problematizaciones y ampliaciones que propone Nancy Fraser (1990) a esta categoría5, este monográfico parte del caso de Cáceres y su asociación concebidos como un camino para reconstruir un complejo mapa de redes, genealogías, convergencias y divergencias que nos permita superar la visión tradicional de las excepcionalidades disruptivas. Consideramos que la tendencia a hablar de mujeres excepcionales para nombrar a los sujetos femeninos que, en distintos momentos, desde distintas posturas ideológicas, formaciones disciplinarias y lugares enunciativos, han confrontado el sistema patriarcal y la desigualdad estructural impuesta a las mujeres resulta problemática. El criterio de la excepcionalidad como salida fácil, o, incluso, celebratoria, también ha cercenado la posibilidad de rastrear vínculos y puentes que permitan constatar el carácter sistemático de estas intervenciones y, en consecuencia, el rol clave de las mujeres, desde diferentes trincheras, en los procesos históricos, políticos y socioculturales latinoamericanos.

  • 6 Así como la Gran Guerra representó una crisis global en el abastecimiento de papel y, por ende, en (...)
  • 7 Si los estudios existentes sobre el siglo XIX y el temprano siglo XX latinoamericano convergen en s (...)

6La importante acogida que tuvo este monográfico al lograr convocar a quince investigadoras que realizaron trece artículos donde abordan, desde las disciplinas de la literatura, la historia y los estudios culturales, las estrategias de adquisición de poder desplegadas por mujeres singulares, asociaciones y colectivos, evidencian la relevancia y ubicuidad de la participación de los sujetos femeninos y brinda una perspectiva amplia y compleja acerca de las distintas esferas de acción, intromisión (Rojas y Saporta 1993) y participación intelectual, ético-estética, política, cultural e ideológica de las mujeres latinoamericanas en el divergente tránsito al siglo XX: un momento marcado por la inestabilidad política tanto al interior de nuestros países, como en el extranjero. Las peruanas Mercedes Cabello de Carbonera, María Jesús Alvarado y Zoila Aurora Cáceres; las venezolanas Lina López de Aramburú (Zulima) y Teresa de la Parra; la brasileña María Angélica Ribeiro; las mexicanas Laura S. Bolaños Torres, Dolores Correa Zapata, Luz Fernández, Mateana Murguía de Aveleyra, Severa Aróstegui, María Enriqueta Camarillo de Pereyra, Dolores Jiménez y Muro, Trinidad Orcillés, Matilde Montoya y Antonia Ursúa; la dominicana Abigail Mejía; la argentina Ángela Olivera César; la uruguaya radicada en Argentina, María Abella; la ecuatoriana Rosa Borja de Icaza; las chilenas Aurora Argomedo, Delia Ducoing de Arrate y Nelly Merino de Carvalho; las bolivianas Zoila Viganó Castañón, Ana Rosa Tornero; las paraguaya María F. de Cassati y Serafina Dávalos; la brasileña María Angélica Ribeiro, entre otras, operan en contextos de “guerras”. Es decir, las guerras locales e internacionales historizables6, pero, también, las guerras cotidianas, estructurales silenciadas, desplegadas contra las mujeres, como lo refiere Rita Segato, por el simple hecho de serlo. Además, no deja de ser sintomático que las mismas redes que articulan estas mujeres, los colectivos en los que se vinculan para tener una agencia política, al igual que los desplazamientos que realizan en sus trayectorias, problematicen también los imaginarios nacionales, los discursos identitarios y los estereotipos sociosexuales que vinculan a las mujeres con la inmovilidad, la pasividad y el ámbito doméstico (Pratt, 1993)7.

7Ahora bien, una problemática que no podemos pasar por alto y que justifica la pertinencia del enfoque diacrónico y de trazado de redes que aquí proponemos radica en el reconocimiento de las divergencias en materia de agendas, posturas ético-ideológicas y políticas y concepciones en torno al lugar de las mujeres (debate con frecuencia aludido en términos de “la cuestión femenina”), el feminismo, así como también los límites de los derechos exigidos por parte de los mismos sujetos femeninos. Estas distancias se tradujeron, con frecuencia, en obstáculos para la consolidación de uniones transversales y vínculos sostenibles. Es decir, pese a las redes y asociaciones que visibilizan buena parte de los trabajos aquí incluidos (Manzoni, Bruno, Álvarez-Giménez, Aguilar y Yáñez Zavala) y evidencian las contundentes estrategias de articulación en colectivos para fines pacifistas, apuestas humanitarias e intelectuales, prevalece una atomización que, con frecuencia, se tradujo en la multiplicación de esfuerzos aislados, probablemente debido a los mismos cuestionamientos e interpelaciones patriarcales internalizados por las mujeres y ejercidas contra sus pares; o, también, debido a sus propias ambiciones y reticencias (sobre todo cuando se trataba de los factores de raza y clase que las intersectaban). Los casos de Zoila Aurora Cáceres y María Jesús Alvarado constituyen un importante y elocuente ejemplo, pues ambas operan en un mismo espacio, compartieron el mismo país de acogida ante los exilios que enfrentaron de forma indirecta o directa (Chaney, 1988: 9) y, también, convergieron en la creación de asociaciones e instancias educativas que buscaban superar la subordinación de las mujeres mediante la adquisición de conocimientos y capacidades laborales y la lucha articulada por derechos políticos. Nos referimos al Centro Social de Señoras (1905) y Feminismo Peruano (1924), fundadas por Cáceres y Evolución Femenina y la Escuela Taller Moral y Trabajo, fundadas por Alvarado. Aun así, no sintonizaron en sus demandas de cambio social para las peruanas, pues mientras Alvarado hace referencias a la Cáceres intelectual y elogia su labor en su ensayo genealógico sobre el feminismo presentado en una conferencia en la Sociedad Geográfica en 1911, Cáceres menciona a Alvarado de forma breve y tardía en un texto escrito durante sus labores como delegada del Perú ante la Comisión Interamericana de Mujeres.

8Este monográfico constituye un mapa de redes que busca mostrar cómo, pese a los borrados sistemáticos del discurso histórico que las saca de la escena, las mujeres estaban operando a pequeña y gran escala. Es, en consecuencia, un intento para cartografiar y dejar testimonio de su presencia material y concreta; conceptualizar formas de intervención y, también, para mostrar los encuentros, desencuentros y genealogías que denotan y connotan sus trayectorias. Esto permitirá reconocer las tradiciones soslayadas, ampliar las existentes y, sobre todo, repensar el aparato teórico-conceptual desde el que ha sido abordado el periodo, pues los vínculos, todavía no estudiados en profundidad debido al carácter incompleto y aún precario de los archivos que registren, conserven y visibilicen la presencia de las mujeres, deben ser trazados por las investigadoras actuales mediante la articulación de conceptos y categorías críticas que, a su vez, refuercen el diálogo que plantean estas autoras y agendas con nuestros presentes. En esa línea, destacamos la importancia de reflexionar sobre los asociacionismos y los activismos que no siempre se articularon desde la escritura (o lo que el campo letrado- intelectual concibió como tal), pues nos permiten ponderar críticamente y reconstruir, aquellas esferas de acción y significación que desbordan los proyectos letrados y escriturarios por mucho tiempo asumidos como paradigmáticos para pensar los tránsitos de las naciones latinoamericanas al siglo XX.

9Comenzamos el recorrido por los textos en orden cronológico, con el propósito de plantear una genealogía que dé cuenta de las continuidades y rupturas, pero, sobre todo, de las formas en que las labores de las escritoras, activistas y asociacionistas entablan un continuum de condiciones de posibilidad entre unas y otras. Así, el trabajo de Mariana Libertad Suárez, “Hacedlas cuál las buscáis: adulterio y educación femenina en la narrativa de Mercedes Cabello de Carbonera (1889) y Zulima (1896)” analiza cómo Mercedes Cabello y Lina López de Aramburú, que escribía bajo el seudónimo de Zulima, usaron la literatura para tomar posición frente al problema del adulterio y las condenas y violencias que, por esta causa (muchas veces, infundada), se ejercían automáticamente contra las mujeres. Apelando a un texto angular para pensar en estas genealogías de mujeres, la autora incluye la cita del poema de Sor Juana Inés de la Cruz, “Hombres necios”, el cual, escrito siglos antes, ya evidenciaba la reflexión de una mujer escritora sobre la enorme cuota de responsabilidad detentada por las masculinidades, ejes del sistema patriarcal, en las cuestiones que reprochaban a los sujetos femeninos. Así, Suárez muestra cómo estas autoras participaron de lo que Elena Grau-Lleveria (2008) denominó los «sistemas patriarcales de consentimiento» y reclamaron la regeneración de las masculinidades, la reforma de la educación que se daba a las mujeres y, en suma, la revisión de las convenciones sociosexuales que, al negarles la oportunidad de acceder al trabajo remunerado y al trazarles como única expectativa y destino el matrimonio, las empujaban a vidas precarias. Por último, Suárez enfatiza que, lejos de plantear respuestas dicotómicas frente a una crisis social que aquejaba particularmente a los sujetos femeninos, las autoras usan la literatura como un espacio para mostrar «identidades femeninas sufrientes» que están reclamando el derecho jurídico y social para «dar cuenta de sí mismas».

10También centrado en la figura de Mercedes Cabello, el trabajo de Mónica Cárdenas Moreno y Ronald Briggs aborda sus escritos en la prensa parisina y neoyorquina entre 1874 y 1896. El rastreo y la conceptualización de estos textos desde la perspectiva del cosmopolitismo y el proyecto americanista permite, por un lado, ampliar el archivo sobre la autora y ponderar su presencia en medios impresos internacionales, lo que reafirma su visibilidad y relevancia como profesional, pese a los silencios impuestos por la crítica posterior. Por el otro, nos ayuda a ponderar, desde nuevas perspectivas y matices, las discusiones sobre el cosmopolitismo del periodo de entre siglos, tan vinculado a figuras masculinas ansiosas de superar las fronteras nacionales e instalarse, aunque sea ideológicamente, en los escenarios metropolitanos. El trabajo de Cárdenas y Briggs sobre Cabello en la prensa de París y Nueva York permite ver cómo las mujeres escritoras fijaron posición frente a los debates del cosmopolitismo y la modernidad y capitalizaron su lugar enunciativo y su presencia en la prensa internacional para proponer un proyecto americanista en el que las mujeres intelectuales tuvieran un rol prominente.

11En esa línea, el trabajo de Ximena Yáñez Chávez y Ana Laura Zavala, “Bordando con tinta negra: prensa y autoría femenina en la revista La mujer mexicana (1904-1908)”, analiza las estrategias de construcción autorial desplegadas por las escritoras que participaron en la revista La mujer mexicana, que circuló en México entre 1904 y 1908 y que estuvo, como muchas revistas latinoamericanas de la época, vinculada a asociaciones de mujeres que reclamaban derechos sociales y políticos. La mujer mexicana fue el órgano divulgador de los alcances, agendas y propuestas de la Sociedad Protectora de la mujer. Así, el trabajo reflexiona sobre las nociones de “escritora” y “escritura femenina” desde la consideración de los complejos diálogos que se entablan entre el trabajo literario y el periodístico pensados como apuestas ético-estéticas y políticas, en especial, dada la importancia de las redes intelectuales y las dinámicas colaborativas que hacen de estas escrituras de mujeres proyectos colectivos y, sobre todo, políticas culturales con impronta de género y con un contundente impacto histórico y social.

12Enfocado igualmente en la presencia de las mujeres en la prensa, las redes intelectuales e intercambios, el artículo de María Alejandra Aguilar, “Escenas de sororidad: teatro, performance y redes de mujeres en la prensa brasileña” ahonda en la manera en que la obra Cancros Sociais (1865), de la escritora Maria Angélica Ribeiro fue capitalizada por un grupo de intelectuales que la usaron como un dispositivo para luchar por el derecho de las mujeres a la educación, la escritura artística y el reconocimiento literario. Mediante un riguroso trabajo de archivo que registra las referencias y comentarios sobre esta obra en la prensa de Rio de Janeiro, el trabajo reconstruye también una red de mujeres que, en diálogo con el género teatral, escenificó en la prensa su respaldo público a Ribeiro y aprovechó esta demostración de apoyo para problematizar los imaginarios sociosexuales hegemónicos que caricaturizaban la figura de la «literata». Con este archivo periodístico, Aguilar realiza una contribución fundamental para rastrear la importancia del género teatral, con frecuencia soslayado en nuestras historias literarias, como plataforma para la profesionalización y visibilidad de las mujeres, pero, también, para la consolidación y articulación de comunidades ideológicas femeninas.

13Continuando con el abordaje de los diálogos críticos que plantearon las escritoras frente al carácter patriarcal del campo literario-intelectual y, en especial, frente a las matrices estético-ideológicas que devinieron hegemónicas en la reflexión crítica e historización sobre la literatura del periodo de entre siglos, como es el caso del modernismo (Morales-Pino, 2023), el trabajo de Elena Grau-Lleveria, “Las perlas de Rosa (1914) de Aurora Cáceres: una bella muerte. Imaginarios estético-ideológicos modernistas de entre siglos en clave femenina”, analiza y conceptualiza cómo Cáceres se apropia de la estética modernista para instrumentalizarla, dislocarla y, en el proceso, desestabilizar sus políticas sociosexuales. Estas políticas, que reducían a las mujeres a un objeto exento de logos, agencia o discurso mediante su circunscripción a los arquetipos de las bellas muertas, bellas enfermas, mujeres fatales, son problematizadas por Cáceres a través de la ceración de imaginarios sociosexuales y socioestéticos que desestabilizaban los impuestos por los distintos órdenes patriarcales en coexistencia y en competencia en el periodo. La feminidad que crea Cáceres con el personaje de Rosa no solo es un sujeto-objeto que puede asumir la voz para mirarse a sí misma y narrar su bella muerte (pese a lo que los demás dijeran al respecto), sino que, también, se desvincula de las feminidades ideales propuestas desde los horizontes ideológicos feministas de raigambre católica que reclamaban derechos políticos y márgenes de acción para las mujeres basados en una concepción (y construcción) idealizada de los sujetos femeninos. Es decir, los reclamos entroncados en el paradigma de la «madre republicana». que exigían espacios de apertura mientras reforzaban los imaginarios patriarcales de lo femenino que asociaban a la mujer con la bondad radical y el sacrificio.

14El artículo de Vanesa Miseres, “La rosa muerta de Zoila Aurora Cáceres y el archivo médico feminista del entresiglos”, analiza cómo Cáceres plantea, desde el texto literario, un diálogo crítico con los discursos cientificistas hegemónicos en el periodo y, de esa manera, también arroja luces sobre el archivo médico de mujeres del periodo. Así, propone una lectura de la novela desde la categoría del «feminismo científico» al que considera angular para reconstruir y resignificar este archivo cuya ponderación nos permite ver el rol clave que tuvieron las mujeres en la historia de la medicina. De hecho, entre las mujeres asociacionistas, pacifistas y luchadoras feministas tanto en Latinoamérica como en otras latitudes, destaca un número significativo de médicas pioneras que no solo labraron pasajes para el tránsito de las mujeres a la modernidad y la ciudadanía, sino que, también, fueron claves para una valoración distinta del cuerpo femenino (como sujeto, en lugar de como mero objeto diseccionable), comprendido en el marco de las precariedades, problemáticas y coyunturas derivadas de las distintas subordinaciones y parámetros conductuales exigidos por la sociedad del momento.

15En diálogo con la teorización sobre las escrituras de mujeres y sus diálogos con la modernidad y los horizontes ideológicos feministas, los trabajos de Giovanna Pollarolo y María Vicens estudian la obra y trayectoria de la peruana María Jesús Alvarado. Al igual que Clorinda Matto y Zoila Aurora Cáceres, Alvarado fue perseguida por el gobierno de turno (en su caso, el de Augusto Leguía) y debió establecerse en Buenos Aires (Chaney, 1988). En “El discurso amoroso de Luz Acmé, alter ego de María Jesús Alvarado, y la búsqueda del marido ideal”, Pollarolo plantea una desafiante y minuciosa lectura de Nuevas cumbres (1923), novela utópica de Alvarado, en diálogo crítico con los postulados de Roland Barthes en Fragmentos de un discurso amoroso (1977). La investigadora rastrea en la búsqueda de una pareja fundacional por parte de Luz Acmé una contestación feminista a los postulados de Barthes avant la lettre. Así, sostiene que, frente a una conceptualización del discurso amoroso que condena a la mujer al lugar de objeto elegible, Alvarado convierte a la mujer en un sujeto que elige y que, al hacerlo, reformula tanto el ideario sentimental como el proyecto fundacional. El tránsito a la modernidad que Alvarado labra para las mujeres desde la escritura de una utopía consiste en la posibilidad de entablar proyectos y parejas fundacionales en las que tengan voz y agencia los sujetos femeninos. Por su parte, María Vicens en su artículo “María Jesús Alvarado Rivera en Buenos Aires: transnacionalidad, ficción sentimental y cultura masiva para un nuevo feminismo” reconstruye la trayectoria de la autora exiliada en Buenos Aires y propone esta instancia como una pauta de lectura de su obra, y sobre todo, de conceptualización de los diálogos y negociaciones que plantea con un imaginario de modernidad donde se intersectan la cultura letrada y las nuevas tecnologías y mediaciones inherentes a la cultura de masas. Además de proponer, a la luz de La Perricholi, una conceptualización de una apuesta ético-estética anclada en el pacto con un nuevo público consumidor (de allí la el término “feminismos plebeyos”), el trabajo de Vicens evidencia los ya mencionados desbordes de los imaginarios socionacionales y los discursos identitarios cuando se trata de las escritoras cuyas obras y trayectorias, como lo ejemplifica el caso de Alvarado, tienen en los países de acogida una recepción e impacto impensables en el suelo patrio.

16Algo similar ocurre con Teresa de la Parra, con éxitos en la arena internacional que contrastan con su menor importancia en el ámbito venezolano. Titulado “Escrituras en escena: Teresa de la Parra y el teatro de lo íntimo”, el ensayo de Nathalie Bouzaglo analiza cómo De la Parra se inserta en una suerte star-system trasatlántico en un momento en el cual el deseo de fama y relevancia era mal visto en las mujeres. Bouzaglo estudia las estrategias de De la Parra para ingresar al campo literario y, también, para participar de los debates angulares en la construcción de imaginarios nacionales e identitarios (como lo evidenciaría su interés en la escritura de una biografía sobre Simón Bolívar). La investigadora también ahonda en el uso estratégico de los seudónimos, las referencias, los vínculos y las (con)fusiones con la conocida Sarah Bernhardt, tanto en la autoconstrucción de una imagen de artista por parte de la autora, como en su novela Ifigenia. Destaca así la centralidad del teatro (y, sobre todo, su añoranza en las capitales latinoamericanas), dadas las posibilidades que brindaba a las mujeres para acceder a la modernidad, la esfera pública y la fama. Según Bouzaglo, De la Parra labró importantes pasajes para hacer pensable y viable, dentro de las coordenadas ideológicas y socioéticas de su contexto, la figura de la mujer como artista y celebridad.

17Centrado en la escritora dominicana Abigail Guzmán, “Políticas domésticas en arenas (trans)nacionales: Abigail Mejía sobre la invasión de Estados Unidos a la República Dominicana”, el trabajo de Yamile Silva reúne un rico archivo de textos primarios de la autora para ahondar en sus usos de la literatura como recurso para la militancia política y la toma de posición frente a la invasión estadounidense. Silva propone una lectura de los textos de la autora desde el marco teórico-crítico de los afectos para explicar sus estrategias de articulación de comunidades ideológicas y ético-políticas de resistencia frente a la potencia imperial representada en términos de barbarie.

18Por último, los trabajos “Feministas por la paz. La prédica contra la guerra y militarismo en los albores del feminismo rioplatense”, de Gisela Manzoni; “La Asociación Sud-Americana de Paz Universal y Ángela Oliveira Cézar: pacifismo, activismo trasnacional y «diplomacia femenina»”, de Paula Bruno y “Pacifismo y vínculos transnacionales entre feministas en el continente americano en los años 1930: encontrar una solución a la guerra del Chaco”, de María Elvira Álvarez Giménez, son angulares para ponderar los alcances del asociacionismo, la diplomacia femenina y el activismo pacifista en la reconstrucción de un archivo crítico que registre la participación e intervención de las mujeres en la escena local y trasnacional.

19El trabajo de Manzoni analiza las redes de mujeres y sus complejos pactos y agendas en la revista Nosotras (1902-1904). Aunque hace especial énfasis en la figura de la directora de la publicación, María Abella, y su toma de posición frente la guerra civil que estaba teniendo lugar en Uruguay, también, brinda un marco que permite leer cómo esta revista constituyó un espacio de debate que, lejos de aspirar a un planteamiento unívoco en torno a la guerra, el pacifismo y los derechos reclamados, evidenció las posturas ideológicas divergentes en la materia. Esto reitera la importancia del estudio crítico de una publicación que apela a una denominación colectiva, “nosotras”, para comprender los diversos horizontes, agendas y derivas de los feminismos, las luchas sociales y las apuestas ético-políticas en el Uruguay del temprano siglo XX.

20El trabajo de Paula Bruno se inserta en el campo de estudios de la “nueva historia diplomática” que busca ahondar en el rol de las mujeres en los escenarios de negociación política trasnacional. Centrado en la Asociación Sud-Americana de Paz Universal (Buenos Aires, 1907), fundada por Ángela Oliveira Cézar (1860-1940), el artículo de Bruno reúne un exhaustivo archivo documental mediante el cual ahonda en las posibilidades, pero, también, los límites, de estas apuestas diplomáticas lideradas por mujeres en el temprano siglo XX.

21Por último, el trabajo de Álvarez Giménez aborda los vínculos entre asociaciones feministas en el marco de la guerra del Chaco librada entre Paraguay y Bolivia entre 1932 y 1935. La autora vincula las apuestas pacifistas de estas mujeres con las luchas de las feministas en la región que estaban reclamando derechos civiles y políticos, pero, también, exigiendo acciones humanitarias en el marco del enfrentamiento bélico. Álvarez-Giménez propone leer a estas asociaciones, sus negociaciones y agendas, en el marco de una «diplomacia informal» fundamental para la repatriación de los prisioneros de guerra y el fomento de una cultura pacifista. Este trabajo presenta un exhaustivo panorama de asociaciones de mujeres y pactos locales e internacionales que ponen de relieve el rol clave que jugaron los sujetos femeninos alineados con distintas posturas ideológicas y políticas en el contexto de la guerra y la posguerra. Vincula estas agendas con congresos internacionales de mujeres y con instancias como la Unión Panamericana, entendidos como espacios que permitieron la organización de las mujeres para la movilización y la transformación radical de sus contextos.

22Estas relaciones entre asociaciones de mujeres dan cuenta de una etapa de consolidación de los colectivos femeninos y feministas, pues, una vez establecidos, amplían sus propias agendas internas de cara a la lucha por la educación, los derechos laborales y, también, el sufragio. Como lo demuestran los trabajos aquí reunidos, la organización de encuentros internacionales de mujeres significó una experiencia fundamental para la posterior coordinación y el planteamiento de asuntos vitales para las relaciones panamericanas. Así, antes de la conformación de organismos como la Comisión Interamericana de Mujeres (1928) o la Unión de Mujeres Americanas (1934), en varios países de la región ya se habían realizado conferencias y eventos con amplia acogida que reflexionaron sobre las problemáticas de las mujeres e intentaron trazar programas de acción y reforma. Ahora bien, no deja de ser significativo que los temas vinculados con el pacifismo y la temprana diplomacia femenina encontraran una recepción mucho más rápida y contundente en los circuitos de poder político que las persistentes demandas del sufragio. De nuevo, el mandato de bondad y filantropía se impone sobre las mujeres, concebidas como entes genéricos e idénticos (Valcárcel, 1994) cuyos derechos no terminan de entenderse como fundamentales, sino como mediaciones necesarias y justificables solo en la medida en que representen una mejora social (es decir, una mejora para los varones).

23Mediante este recorrido por autoras, textos, y agentes en el contexto latinoamericano desde fines del siglo XIX hasta mediados del siglo XX, los artículos aquí reunidos traen a la superficie trazas que nos permiten reconstruir archivos silenciados centrales para comprender otras aristas de nuestras modernidades divergentes, en especial, desde el énfasis en las mujeres y sus demandas, por no atendidas, recurrentes. Estas trazas ponen de manifiesto los vínculos, las continuidades y recurrencias que yacen entre las problemáticas de nuestros presentes y las que fueron, en distintos momentos y contextos, abordadas por las escritoras, intelectuales, asociacionistas y activistas latinoamericanas en el tránsito al siglo XX. Vistas desde el siglo XXI, en un escenario en el cual los activismos y el recurso a conformar colectivos para reclamar agencia política cobran creciente relevancia, tanto en el ámbito social como en el académico, resulta pertinente y oportuno entender cómo estas apuestas enunciativas y ético-políticas no constituyen gestos performativos, coyunturales, aislados o azarosos, sino que, más bien, se insertan en una larga historia de luchas y reclamos que tuvieron en el frente, aún con distintas agendas, estrategias y posturas, a las mujeres.

Inicio de página

Bibliografía

ALLOATTI, Norma, “Narradoras de la ventura: viajeras del siglo XIX en la colección Lermon”, Revista Electrónica de Fuentes y Archivos, 5, diciembre de 2014, p. 46-59, disponible desde internet en <https://revistas.unc.edu.ar/index.php/refa/article/view/33900>.

ALONSO, Carlos, The Burden of Modernity. The Rhetoric of Cultural Discourse in Spanish America, Oxford, Oxford University Press, 1998.

ÁLVAREZ GIMENEZ, María Elvira, “Movimiento feminista y derecho al voto en Bolivia (1920-1952)”, Revista de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional, n° 5, vol. 15, 2011, disponible desde internet en <https://hal.science/hal-03613808/document#:~:text=Las%20mujeres%20bolivianas%20obtuvieron%20así,18%20años%20cumplidos%20si%20casados>.

ALZATE, Carolina, “Exilio y afectos de fin de siglo. Soledad Acosta en París y su república femenina de las letras, 1890-1896”, Cuadernos De Literatura, Vol. 27, julio de 2023, disponible desde internet en <doi:10.11144/Javeriana.cl27.eafs>.

BLASCO LISA, Sandra y MAGALLÓN PORTOLÉS, Carmen, Feministas por la paz. La Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad (WILPF) en América Latina y España, España, Icaria, 2020.

BOROVSKY, Luisa, Mujeres viajeras: Política, derechos y aventuras desde miradas pioneras 1864-1920, Buenos Aires, Adriana Hidalgo Editora, 2020.

CHANEY, Elsa, Significado de la obra de María Jesús Alvarado Rivera [1988], en María Jesús Alvarado Rivera. Biografía y manifiesto, Lima, Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social, disponible en <https://www.mimp.gob.pe/files/direcciones/dgignd/campanias/MJAlvarado_Historia_Manifiesto.pdf>.

DERRIDA, Jacques, Mal de archivo. Una impresión freudiana [1995], Madrid, Trotta, 1997.

FLORES HEREDIA, Gladyz, “Miguelina Aurora Acosta Cárdenas: Un capítulo Del Feminismo jurídico Peruano”, Ius Inkarri, Vol. 12, nº 14, septiembre de 2023, p. 19-39, disponible desde internet en <10.59885/iusinkarri.2023.v12n14.01>.

GRAU-LLEVERIA, Elena, Las olvidadas. Mujer y modernismo, Barcelona, PPU, 2008.

GUARDIA, Sara Beatriz (ed.), Viajeras entre dos mundos, Lima, CEMHAL, 2011, disponible en internet desde <http://www.cemhal.org/Viajeras%20entre%20dos%20mundos.pdf>.

__________, Las mujeres en la independencia del Perú, Lima, CEMHAL, 2021.

LINDSAY, Claire, Contemporary Travel Writing of Latin America, New York: Routledge, 2010.

LUDMER, Josefina, Las culturas de fin de siglo en América Latina, Rosario, Beatriz Viterbo, 1994.

MISERES, Vanesa. “Vidas e historias de guerra: Los proyectos biográficos de Aurora Cáceres y Soledad Acosta de Samper”, Revista de Estudios Hispánicos, n° 53, Vol. 1, 2019, p. 305-328.

__________, “La guerra del Paraguay y sus otras alianzas: las memorias de Dorothéa Duprat y el Libro de Oro”, A contracorriente, n° 19, Vol. 2, febrero del 2022, p. 8-34, disponible en internet desde <https://acontracorriente.chass.ncsu.edu/index.php/acontracorriente/article/view/2209>.

MORALES-PINO, Luz Ainaí, “El patriotismo de la mujer, de Mercedes Cabello de Carbonera: desplazamientos, resignificaciones y tensiones en la articulación de una genealogía feminista”, 452°F. Revista de teoría de la literatura y literatura comparada, 26, enero del 2022, p. 135-153.

__________, “Memorias restaurativas, saberes subyugados y tensiones en las escrituras de guerra Mercedes Cabello De Carbonera, Clorinda Matto De Turner y Virginia Gil De Hermoso”, Revista Paginas, vol. 14, nº 36, agosto de 2022, disponible desde internet en < 10.35305/rp.v14i36.677>.

__________, Éticas y estéticas de la profanación. El entre siglos más allá del modernismo (Perú-Venezuela, 1880-1914), Santiago de Chile, Editorial Cuarto Propio, 2023.

PACHAS MACEDA, Sofía, Zoila Aurora Cáceres y la ciudadanía femenina. La correspondencia de Feminismo Peruano, Lima, Jurado Nacional de Elecciones y Fondo Editorial de la UNMSM y Flora Tristán, 2019.

__________, “Las chicas del cable en huelga. Feminismo Peruano Zoila Aurora Cáceres y el reclamo de las telefonistas (Lima, 1931)”, Meridional. Revista Chilena De Estudios Latinoamericanos, nº 17, septiembre de 2021, p. 101-23. Disponible desde internet en <10.5354/0719-4862.2021.64853>.

PORTOCARRERO, Gonzalo, La urgencia por decir nosotros. Los intelectuales y la idea de nación en el Perú republicano, Lima, Fondo Editorial PUCP, 2015.

POULSEN, Karen, ¡Somos ciudadanas! Ciudadanía y sufragio femenino en el Perú, Lima, Escuela de Gobierno y Políticas Públicas PUCP y Jurado Nacional de Elecciones, 2018.

PRATT, Mary Louise, “Las mujeres y el imaginario nacional en el siglo XIX”, Revista de Crítica Literaria Latinoamericana, Año 19, n° 38, 1993, p. 51-62, disponible desde JSTOR, <https://doi.org/10.2307/4530672>.

RAMA, Ángel, La ciudad letrada [1984], Montevideo, Arca, 1998.

RAMOS, Julio, Desencuentros de la modernidad en América Latina: literatura y política en el siglo XIX [1989], Buenos Aires, Clacso, 2021.

ROJAS, Joel, “Estudio preliminar”, En Miguelina Acosta Cárdenas. Escritos selectos. Lima, Heraldos Editores, 2020, p. 9-15.

ROJAS, Lourdes y SAPORTA, Nancy, “Latin American Women Essayists: Intruders and UsurpersEn J. Boettcher, R. Ellen, R., E. Mittman (eds.), The politics of the Essay: Feminist Perspectives. Indiana, University Press, 1993, p. 172-195.

ROSAS LAURO, Claudia, Mujeres de armas tomar. La participación femenina en las guerras del Perú republicano, Lima, Ministerio de Defensa, 2021.

RYAN, Mary, Women in Public. Between Banners and Ballots, 1825-1880, Maryland, John Hopkins University Press, 1992.

SARLO, Beatriz y ALTAMIRANO, Carlos, Ensayos argentinos. De Sarmiento a la vanguardia (1993). Ariel, 1997. disponible desde internet en: <https://ens9004-infd.mendoza.edu.ar/sitio/historia-argentina/upload/06-%20ALTAMIRANO%20&%20SARLO%20-%20LIBRO%20-%20Ensayos%20argentinos%20de%20Sarmiento%20a%20la%20vanguardia.pdf>

SEGADE, Lara y URIARTE, Javier, “La guerra y sus relatos: conflicto, modernización y producción cultural en América Latina”, A contracorriente, 19(2), 2022, p. 1-7.

SEGATO, Rita, La guerra contra las mujeres, Madrid:,Traficantes de sueños, 2016.

VALCÁRCEL, Amelia, Sexo y filosofía. Sobre mujer y poder, Barcelona, Anthropos, 1994.

Inicio de página

Notas

1 La lucha por la igualdad entre hombres y mujeres de asociaciones como la liderada por Cáceres fue fundamental para la consecución del sufragio en muchos países de la región. En el Perú, este derecho ardua y sostenidamente exigido se alcanzó en 1955. Al año siguiente, Zoila Aurora Cáceres donó el archivo de Feminismo Peruano a la Biblioteca Nacional del Perú. Con ello, es posible dar por concluida la historia de una institución clave en ciudadanía de las peruanas. Con respecto al trabajo de las mujeres por el sufragio en el Perú, sugerimos revisar el trabajo de Karen Poulsen, ¡Somos ciudadanas! Ciudadanía y sufragio femenino en el Perú, reeditado en el 2020, por la Escuela de Gobierno y Políticas Públicas de la PUCP y el Jurado Nacional de Elecciones.

2 Fueron muchas las latinoamericanas que, desde distintas posturas enunciativas, formaciones disciplinarias e ideológicas, confrontaron la desigualdad jurídica de las mujeres en esta primera etapa del siglo XX. En el Perú, podemos mencionar los casos de la escritora y educadora María Jesús Alvarado (Chincha, 1878- Lima, 1971), la abogada anarcosindicalista Miguelina Acosta Cárdenas (1887-1933), que dedica sus tesis de Maestría y Doctorado en Derecho a la formulación de propuestas para la enmienda del Código Civil, con el objetivo de superar la desigualdad jurídica de la mujer (Rojas 2020; Flores Heredia, 2023) y el de la escritora Leonor Espinoza de Menéndez (Aplao, 1876- ¿?), quien vehiculiza sus críticas a la precariedad a la que el código civil condenaba a las mujeres en su obra Zarela. Novela feminista (¿1910?). Aunque cualquier intento de articular en este espacio limitado un listado exhaustivo de las mujeres latinoamericanas que confrontaron los códigos civiles de sus países sería reductivo e insuficiente, podemos mencionar los casos de Ana Roqué de Duprey en Puerto Rico (Aguadilla, 1853- Río Piedras, 1933); la científica Bertha Lutz en Brasil (Sao Paulo, 1894- Rio de Janeiro, 1976); María Abella (Montevideo 1866- La Plata, 1926), Paulina Luisi (Colón-1875, Montevideo- 1949), Sofía Álvarez Vignoli de Demicheli (Montevideo, 1899- 1986), en Uruguay; Carmen Clemente Travieso (Caracas, 1900- 1983) en Venezuela; las médicas Cecilia Grierson (Buenos Aires, 1859- 1934) y Elvira Rawson (Junín, 1867- Buenos Aires, 1954); Bethsabé Salmón Fariñas (La Paz, 1889- Quito, 1989), Laura de la Rosa (s/f) y Nelly López (Oruro, 1900-1986), periodistas y escritoras que fundan en Bolivia la revista Feminiflor (1920-1923), importante plataforma para la lucha por los derechos de las mujeres (Álvarez Giménez, 2011); Ofelia Uribe de Acosta (1900-1930) y Lucila Rubio de Laverde (1908-1970). Como señalamos, este recuento es una mínima sección de la punta del iceberg. Nuestro objetivo al articularlo ha sido reafirmar que estas intervenciones críticas de las mujeres en la esfera pública no fueron ni excepcionales ni remotas, pues tal impresión solo es producto del sistemático borrado de estos nombres, sus trayectorias y agendas por parte del discurso histórico hegemónico.

3 Ver notas a pie 1 y 2.

4 Nos referimos acá a los trabajos fundacionales para pensar la producción literaria e intelectual y las estrechas relaciones entre literatura, política y modernización, como las de Ángel Rama (1984), Julio Ramos (1989), Carlos Alonso (1998), Gonzalo Portocarrero (2015), que convergen en concebir la idea del letrado, el literato o intelectual como un sujeto masculino.

5 A partir del diálogo con el trabajo de Mary P. Ryan (1992), Women in Public: Between Banners and Ballots, 1825-1880, Fraser señala que “[e]ven in the absence of formal political incorporation through suffrage, there were a variety of ways of accessing public life and a multiplicity of public arenas. Thus, the view that women were excluded from the public sphere turns out to be ideological; it rests on a class—and gender-biased notion of publicity, one which accepts at face value the bourgeois public’s claim to be the public. In fact, the historiography of Ryan and others demonstrates that the bourgeois public was never the public. On the contrary, virtually contemporaneous with the bourgeois public there arose a host of competing counter publics, including nationalist publics, popular peasant publics, elite women’s publics, and working-class publics”. (62).

6 Así como la Gran Guerra representó una crisis global en el abastecimiento de papel y, por ende, en la circulación de las publicaciones periódicas en las que las mujeres tenían una importante tribuna para su consolidación como profesionales, su sustento económico y, sobre todo, para la lucha por distintas agendas y el trabajo pedagógico y vinculado con las mentalidades; las guerras que se estaban librando en y entre los países latinoamericanos en este periodo (como la Guerra del Pacífico en el tránsito al siglo XX, la invasión de los Estados Unidos a la República Dominicana entre 1916 y 1924 y la Guerra del Chaco en la década de los treinta, por nombrar solo algunos casos), implicaron también el surgimiento de las condiciones de viabilidad para la participación de las mujeres en ámbitos y roles no convencionales (al respecto, sugerimos ver los trabajos de Silva, Bruno, Manzoni y Álvarez Giménez incluidos en este monográfico). Esto se tradujo en la creación de espacios de apertura y participación, dados los vacíos dejados por los hombres. Como es de esperar, la apertura, con todo y sus problemáticas, implicó transitar caminos de no retorno que están siendo estudiados por la crítica (Rosas Lauro, 2021 y 2022; Miseres, 2019 y 2022; Segade y Uriarte, 2022, Morales-Pino, 2022 y 2023, entre otros).

7 Si los estudios existentes sobre el siglo XIX y el temprano siglo XX latinoamericano convergen en señalar la importancia del viaje y los desplazamientos para la formación de los escritores, intelectuales, artistas, estadistas y letrados, pensados en clave masculina (Sarlo y Altamirano, 1983 [1997]), los trabajos aquí reunidos presentan los casos de mujeres que, de forma individual o articulada, evidencian la necesidad de continuar abonando el terreno de los estudios teórico-críticos que reflexionen sobre estos desplazamientos como procesos epistemológicos y sus implicaciones, desde una perspectiva de género. En este camino han sido fundamentales las contribuciones de investigadoras como Claire Lindsay (2010), Sara Beatriz Guardia (2012), Norma Alloatti (2014), Vanesa Miseres (2017), Luisa Borovsky (2020), Carolina Alzate (2023), entre otras.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Ainaí Morales-Pino y Sofía Pachas-Maceda, «Mujeres latinoamericanas en el tránsito al siglo XX: redes, feminismos, activismos y dinámicas de sociabilidad e intervención política en América Latina (1880-1930)»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 47 | 2024, Publicado el 13 junio 2024, consultado el 23 junio 2024. URL: http://journals.openedition.org/alhim/12237; DOI: https://doi.org/10.4000/11skg

Inicio de página

Autores

Ainaí Morales-Pino

Pontificia Universidad Católica del PerúAinaí Morales-Pino es Doctora en Estudios Romances (University of Miami) y docente del Departamento de Humanidades de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Su área de especialidad es la literatura latinoamericana de fines del siglo XIX y el temprano siglo XX, desde un enfoque que combina los estudios literarios y de género. Está a cargo del proyecto CAP PI0984, titulado “Construcción de un archivo feminista del entre siglos latinoamericano: hacia una complejización de nuestras historias intelectuales”, financiado por el Vicerrectorado de Investigación de la PUCP, en el marco del cual se inscribe este monográfico. lmoralesp@pucp.edu.pe

Sofía Pachas-Maceda

Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Perú)Sofía Pachas-Maceda es docente principal de la Escuela Profesional de Arte en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, institución en la que obtuvo el grado de Doctora en Historia. Su área de especialidad es la historia del arte e historia con perspectiva de género del siglo XIX y primeras décadas del XX. Es investigadora del grupo FEMEIGEN y participa en el proyecto E23031411, titulado “Teóricas y críticas en el arte, la filosofía, la historia y la literatura”, financiado por el Vicerrectorado de Investigación y Posgrado (UNMSM) en el marco del cual se inscribe este monográfico. spachasm_ac@unmsm.edu.pe

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC-ND 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search