Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros47Literatura y prensa. Zoila Aurora...La rosa muerta de Zoila Aurora Cá...

Literatura y prensa. Zoila Aurora Cáceres y los diálogos críticos con las matrices estético-ideológicas del entre siglos latinoamericanos

La rosa muerta de Zoila Aurora Cáceres y el archivo médico feminista del entresiglos1

Vanesa Miseres

Resúmenes

Esta lectura de la novela de Zoila Aurora Cáceres, La rosa muerta (1904), amplía el universo intertextual de la novela para conectarla con las discusiones médicas sobre el cuerpo y la sexualidad femeninos promulgados por la ginecología moderna y por la cultura popular del entresiglos. Asimismo, propongo conexiones con las observaciones y proyectos de algunas de las primeras médicas feministas sudamericanas. Desde la literatura y la escritura científico-pedagógica, en los albores de un nuevo siglo y siendo partícipes de la primera ola feminista sudamericana, estas autoras coinciden en su interés por la ginecología, la sexualidad y los cuidados higiénicos y estéticos del cuerpo femenino, los que aparecen vinculados, en el plano social, a la posibilidad de obtener mayores derechos para las mujeres. Una lectura desde el feminismo científico, recuperando el archivo médico de las mujeres, por otra parte, permite reconstruir nuevas facetas de la historia de la medicina desde la perspectiva de las mujeres y la cultura popular dirigida hacia ellas como consumidoras y pacientes e indagar sobre temas como el control de la fertilidad y la salud ginecológica como constructo social regido por mandatos e instituciones patriarcales.

Inicio de página

Texto completo

  • 1 Este artículo forma parte del proyecto de investigación “Construcción de un archivo feminista del e (...)
  • 2 En adelante, me referiré a la novela como LRM.
  • 3 Las residencias de Zoila Aurora Cáceres en Europa se inician en su juventud probablemente como acom (...)

1Publicada en 1914, la novela de la escritora peruana Zoila Aurora Cáceres (1877-1958), La rosa muerta,2 narra la historia de Laura, una mujer española y viuda cuya enfermedad ginecológica la lleva a realizar una serie de consultas médicas entre Berlín y París, ciudades en las que la propia autora residió previo paso por Buenos Aires.3 La novela se desarrolla al modo de una crónica cosmopolita característica de la escritura modernista, que alterna los clásicos salones y paseos citadinos—en los que Laura era celebrada por sus relaciones sociales y su belleza física (11)--con los espacios de la intimidad corporal femenina y su exposición en consultorios médicos, en un momento de la historia en el que la ginecología se está definiendo como campo y preocupación de la medicina moderna. En busca de su cura, Laura encuentra al doctor de origen turco Leopoldo Castel con quien comienza una relación amorosa clandestina (él es casado) e inicia un camino de exploración sexual que, paradójicamente, desencadena su muerte. Narrada en tercera persona, la novela se ocupa sin embargo de transmitir la perspectiva de una mujer enferma, relacionándose así de manera ambigua tanto con la mencionada estética de la crónica y la novela del modernismo como con las formas y prácticas de la medicina para la mujer en el entre siglos.

2El texto ha sido leído en relación con diversas temáticas también modernistas como la muerte, el cuerpo enfermo y el erotismo, recuperando el lugar por largo tiempo negado de las escritoras dentro del movimiento (La Greca 2016; Grau Llevería 2018; Morales Pino 2021). En este ensayo propongo una lectura exploratoria que amplía el universo intertextual de la novela para conectarla con las discusiones médicas sobre el cuerpo y la sexualidad femeninos promulgados por la ginecología moderna y por la cultura popular del entre siglos. Asimismo, propongo conexiones con las observaciones y proyectos de las primeras médicas feministas sudamericanas. Algunas de las primeras colaboraciones literarias de Cáceres fueron, de hecho, en la revista La filosofía positiva (1898), fundada en Buenos Aires por su compatriota Margarita Práxedes Muñoz (1849-1909), la primera mujer peruana en obtener el grado de bachiller en Ciencias en Perú (1890) y que continuó con estudios médicos durante su posterior exilio en Chile (Miseres 2016). Tanto con Práxedes Muñoz como con otras mujeres médicas como la argentina Cecilia Grierson, Cáceres comparte el activismo feminista y la convicción de pensar el campo médico, científico y social en clave de género. De esta manera, LRM no es presentada aquí en su carácter anómalo—por tener una autora mujer y tratar sobre la salud ginecológica de su protagonista—entre la serie de “novelas de la enfermedad” escritas por hombres como Enrique Gómez Carrillo (Del amor, del dolor y del vicio, 1898), Abraham Valdelomar (La ciudad de los tísicos, 1911) o José Asunción Silva (De Sobremesa, 1925), entre otros que exploraron el vínculo entre enfermedad y literatura en el entresiglos. Mi lectura, más bien, la señala como una expresión destacada de la común preocupación de las primeras intelectuales activistas feministas en Sudamérica no sólo por hacerse un lugar dentro del campo científico y literario de fuerte dominio masculino, sino también por hacer que la literatura y la ciencia como campos de saber incorporen la perspectiva de género y las voces femeninas. Zoila Aurora Cáceres publica esta novela sobre una mujer que no encuentra una respuesta médica satisfactoria a sus padecimientos al mismo tiempo en que otras escritoras y médicas escriben manuales de ginecología publicados por primera vez en español y basados en casos vernáculos que, en muchas ocasiones, ellas mismas atienden y estudian.

Una ciencia para las mujeres: la ginecología moderna en su dimensión cultural

3La historia de la ginecología moderna, como la historia de Laura en la novela de Cáceres, está situada en el siglo XIX y los inicios del XX y se desarrolla, en primer lugar, en Europa, más particularmente en Francia, donde se ambienta LRM. La consolidación de la ginecología y la obstetricia en la segunda mitad del siglo introdujo formalmente en las universidades el estudio de una amplia gama de patologías características de las mujeres, pero conservando el privilegio por los procesos de reproducción, gestación y alumbramiento, en consonancia con la tendencia higienista y eugenésica que entendía al cuerpo en función de los valores morales deseados para la sociedad y también de los objetivos políticos del estado centrados en la reproducción “normal” y “mejorada” de sus ciudadanos (Lois 33-34). En Sudamérica, las altas tasas de mortalidad infantil colocaron en el centro del debate médico y de políticas públicas la asistencia profesional del parto, sobre todo entre las mujeres pobres y trabajadoras (Lavrín, 1998; Nari, 2004). Los congresos sobre infancia y medicina de la primera década del siglo XX señalaron la importancia de fomentar el desarrollo de la emergente medicina obstétrica con la creación de maternidades y sistemas de seguimiento e instrucción para las embarazadas y los niños. Las mujeres, como veremos en la segunda sección de este artículo, ocuparon un rol central en la difusión de estos saberes y conocimientos a partir de sus intervenciones en la obstetricia, la ginecología y la puericultura. Esta intención de entrar en la ciencia para reeducar a otras mujeres sobre las particularidades de sus cuerpos, ciclos y sobre todo, su función reproductiva, provoca el doble y contradictorio efecto de que mientras algunas mujeres se hacen un lugar en la ciencia hasta entonces reservada para los hombres, al mismo tiempo van a desplazar, con sus saberes y prácticas institucionalizadas, los de otras mujeres y sujetos racializados. En la ciencia moderna, las tradiciones y formas de curar indígenas, de comadronas y curanderas, no tendrán lugar (Nari, 2004; Armus, 2022).

  • 4 Mundial magazine se inició en 1911, tenía su sede en París y fue dirigida por Rubén Darío (O’Connor (...)

4La prensa del entre siglos se hizo eco del desarrollo de la ginecología y la diseminación de estos saberes médicos modernos. La revista Crónica médica de Lima, desde finales de siglo XIX publicó una columna regular sobre obstetricia y otros asuntos ginecológicos en la que se discuten nuevos procedimientos, protocolos médicos, instrumentos, la aparición de remedios y laboratorios internacionales que buscan instalar una institucionalización de la práctica médica en relación con el sexo femenino. En las páginas de las revistas ilustradas y periódicos, por otro lado, era común encontrar anuncios de varios productos prostéticos y estéticos alrededor del cuerpo ginecologizado de la mujer, es decir, entendido desde su marca biológico-sexual. En un artículo de la revista Mundial Magazine (1911), por ejemplo, se insiste en el reemplazo de los remedios caseros, polvos y cremas, por la consulta médica. Son los “príncipes de la ciencia” (542), la “ciencia lógica y … la higiene” (542), asegura Marie Bertin, la mejor fuente de saber para fines cosméticos, ya que una buena salud de la mujer deriva indefectiblemente en su belleza.4

Fig. 1. Columna “La verdadera moda,” Mundial Magazine N° V, septiembre de 1911, p. 542. Imagen de dominio público digitalizada por Google del original de la Universidad de Chicago (USA).

  • 5 En su estudio del caso mexicano, Saydi Núñez Cetina menciona que productos como la apiolina tambi (...)

5En revistas como PBT y Caras y Caretas de Buenos Aires era constante la presencia de anuncios de Ovarin, un medicamento para las enfermedades “del sexo débil” como las inflamaciones de útero y ovarios—los mismos que sufre la protagonista de LRM—y de las sales iodo-brómicas de las termas italianas de Castrocaro, con cuyo tratamiento se promete evitar las intervenciones quirúrgicas al igual que busca Laura en la novela de Cáceres. En Perú, la revista Ilustración Peruana publicitaba también la apiolina Chapoteaut, un extracto de perejil utilizado para tratar la amenorrea (falta de menstruación). La apiolina se anuncia como regularizador de los ciclos menstruales pero su propiedad de “cortar los retrasos,” sin embargo, es un eufemismo efectivo para indicar sus propiedades abortivas, que se conocían en el mundo médico desde Hipócrates y había sido popular entre las mujeres de la Edad Media para terminar embarazos. Otros anuncios especificaban que la apiolina podía usarse antes de la fecha esperada de su regla, lo cual indica que este producto se podría haber utilizado como anticonceptivo mensual (una especie de “píldora del día después”) y, sobre todo, para evitar cualquier especulación o culpa de la mujer ante su familia sobre las razones del atraso (Ragan, 2010: 46). Publicidades como estas confirman las conexiones entre moral y cuerpo femenino que la medicina seguía reproduciendo. Por otro lado, señalan el doble estándar de la ciencia moderna que condena la curandería y restringe el rol de las matronas, a la vez que sigue utilizando hierbas y métodos que las mujeres habían utilizado por siglos. Y, por último, estos casos ejemplifican el lenguaje encubierto que se utilizaba para atender las problemáticas médicas de la mujer, que estaban siempre abordadas desde una perspectiva que ignoraba las reales preocupaciones del género. Como sugiere Robin Ragan, si los médicos no se hubieran ocupado tanto por la regularización de la menstruación, se habrían dado cuenta de que las mujeres estaban más interesadas en los períodos que no llegaban que en los que sí. Tal vez este mismo desconocimiento o ignorancia de las necesidades femeninas hizo que hubiera zonas grises alrededor de los abortos en los primeros meses de gestación, y publicidades como la de Chapoteaut fueran posibles en una época en donde las naciones americanas y europeas estaban definiendo sus leyes y regulaciones en torno al aborto y al infanticidio (Ragan, 2010: 48-49).5

Fig. 2. Anuncio de Ovarin. PBT Semanario Ilustrado, Año 11, N 497, 6 de junio 1914, p.108. Colección Revistas Culturales de América Latina, Ibero-Amerikanisches Institut, Berlin.

Fig. 3. Anuncio de sales iodo-brómicas. Caras y Caretas, Año 9, N° 412, 25 de agosto de 1906, p. 23. Imagen de dominio público digitalizada por Google del original de la Universidad de Virginia.

Fig. 4. Anuncio de Apiolina Chapoteaut. Ilustración peruana, Año III, N° 74, 1 de Marzo de 1911, p. 878. Imagen de dominio público digitalizada por Google del original de la colección Luis Alberto Sánchez, The Pennsylvania State University Libraries.

6En todas estas publicaciones, se destaca una particular relación entre belleza, moda y medicina, como mencioné antes, lo cual se acentúa con la aparición de productos destinados a una “buena salud” de la mujer, asociada directamente a parámetros estéticos como la delgadez o la firmeza y tamaño de los pechos. La venta de los “pilules orientales” (Altın 2021) promocionados en PBT (Año 11, N° 497, 6 de junio 1914, p. 98) o el método del Instituto “Venus Carnis” (Caras y Caretas vol. 13, Noviembre -Diciembre 1910, p. 289), junto con el resto de los productos ya mencionados, ilustran lo que Ornella Moscucci (1990) para el caso inglés y Elizabeth O’Brien (2023) para el mexicano afirman respecto de la dimensión social de la ginecología. Ambas señalan que la existencia de algunos criterios de evaluación del cuerpo de las mujeres en la ginecología, como la medida y forma de la pelvis, determinaban también su belleza en la esfera social. Finalmente, también muestran la existencia de una perspectiva global sobre el cuerpo de la mujer, que ya no aparece referenciado exclusivamente como metáfora de la nación, sino que articula una mirada y un proyecto modernizador y de control que excede los limites regionales. Así, por ejemplo, la traducción del manual La mujer; médico del hogar de la primera médica alemana Anna Fischer-Dückelmann (1856–1917) se promocionaba en la revista Fray Mocho de Buenos Aires como un éxito de ventas que toda mujer debería adquirir antes de casarse y, sobre todo, aquellas que desearan “ardientemente tener hijos” (Fray Mocho, 1914: 531). Entre la serie de datos e información contenida para el embarazo, parto y puericultura, este manual incluye una serie de láminas que ilustran y clasifican los cuerpos de las mujeres en normales y anormales.

7Al igual que Fischer-Dückelmann, en LRM, Cáceres ofrece un muestrario de casos de mujeres enfermas, a las que la protagonista observa y clasifica. Como ensayando una historia clínica para cada una de ellas, cuando Laura visita en Berlín uno de los consultorios a los acude en busca de una cura o diagnóstico clasifica a las demás pacientes en bellas o feas de acuerdo al avance de su enfermedad y al modo en que cada una exhibe su cuerpo en la sala de espera:

8Así, descubiertas, mostraban la deformidad del cuerpo a que las condenaba la enfermedad. Por lo general casi todas eran gruesas y tenían el vientre muy abultado, algunos rostros diríase de cerámica amarillenta; se les veía los párpados estirados y obscurecidos por profundas ojeras de color enfermizo. Una mujer muy flaca, casi escuálida, atrajo la mirada de Laura, inspirándole, al mismo tiempo, una mezcla indefinible, mitad de piedad, mitad de repulsión … Era la heroína de la fealdad doliente. (Cáceres, 2007: 20-21)

9Los cuerpos descubiertos que Laura observa revelan lo que las publicidades de las revistas mencionadas muestran o sugieren de forma encubierta. La narración de Cáceres presenta el espacio del consultorio médico como una experiencia de primera mano con el mundo ginecológico sin los eufemismos de los anuncios de venta de productos. Laura, por el contrario, aparece como el prototipo de mujer delineada por estas publicaciones: su aspecto físico acompaña y es definido por su entorno social. Esconde, sin embargo, una enfermedad congénita—por ser descendiente de una familia “deshonrada” por la mezcla “de la sangre castellana con la del moro” (Cáceres, 2007: 48)—que la mujer trata de dominar prostéticamente y ocultarla de la mirada pública, recurriendo a los vestidos (Cáceres, 2007: 7), el corsé (Cáceres, 2007: 10) y los ejercicios corporales con una gimnasta (Cáceres, 2007: 14): “Laura, con su gracia insinuante y la fe que le inspiraba su hermosura, creía en el triunfo de ésta … por encima [d]el mal genésico de que adolecía” (Cáceres, 2007: 82). La medicina y la estética se enuncian así nuevamente como dos caras en pugna por un mismo proyecto biopolítico del control del cuerpo femenino visto primordialmente como reproductor de la especie. Laura busca a partir de ellos revertir la herencia genética que se sugiere como origen posible de su enfermedad. No es casual que se trate de una mujer que no ha tenido hijos; su cuerpo enfermo queda asociado a la esterilidad tanto como consecuencia de sus genes como, tal vez, por su propia elección (no ser madre para no dar continuidad a un mal hereditario).

Fig. 5. Anna Fischer-Dückelmann, Die Frau als Hausärztin, Stuttgart: Süddeutsches Verlags-Institut, 1911, p. 81 Imagen en dominio público disponible en Internet Archive, del original de la biblioteca de la University of Toronto.

Fig. 6. Anuncio del manual La mujer; médico del hogar en Fray Mocho, 29 de mayo de 1914, p. 531. Imagen de dominio público digitalizada por Google del original de la biblioteca de la University of Texas, Austin.

  • 6 Clorinda Matto de Turner, Elvira Rawson y Ernestina Pérez escribieron ensayos desaconsejando el uso (...)
  • 7 Ya la literatura peruana había ofrecido, de la pluma de Mercedes Cabellos de Carbonera el ejemplo d (...)

10Laura se atemoriza ante la posibilidad de que su cuerpo comience a exhibir signos de su enfermedad como los observados en su paso por el consultorio berlinés del doctor Blumen. Teme que su cuerpo se deforme a causa de la inflamación que siente en su abdomen y que los dolores le impidan, por ejemplo, volver a usar corsé, una pieza que causaba controversias en el campo de la medicina y cuyos peligros fueron atendidos en varios ensayos sociológicos y científicos de la época (Steele, 2001): “Ella, que como un sol esplendoroso estaba orgullosa de la belleza de su cuerpo ¿llegaría a perderla? ¿perdería su finura, su esbeltez; dejaría de ponerse corsé…? (Cáceres, 2007: 12).6 A pesar de las contraindicaciones por provocar desmayos y alternaciones al sistema digestivo—entendido entonces en relación directa con los órganos sexuales (Ragan, 2010: 47)—, no poder usar corsé significaba quedar excluida de los parámetros de belleza vigentes y, con eso, levantar sospechas que involucren desde la fealdad física a las fallas anatómicas que, como vimos, se pensaban directamente en relación con el espíritu y moralidad de una mujer. El corsé fue altamente condenado también por provocar abortos: el artículo “Quien inventó el corsé” de la revista Mundo Argentino, por ejemplo, incluye referentes históricos como Napoleón y Eduardo VII que fueron detractores del corsé por vincularlo a la degeneración y declive de la sociedad (1917: 9). Por este motivo, es posible que Laura se debatiera entre el uso y abandono del corsé en relación con su falta de deseo de convertirse en madre; tal vez el corsé representara para ella un método de control de su fertilidad.7

11Igualmente, más adelante, cuando recibe el último diagnóstico del doctor Castel, que no sugiere cirugía sino curaciones regulares tres veces por semana, la mayor preocupación de Laura es “la de reemplazar su corsé por otro elástico, sin ballenas, y el de mandar hacer un vestido imperio que creía la sentaría mejor que los otros con el nuevo corsé” (Cáceres, 2007: 45). Probablemente la narradora se refiriera a la aparición de los corsés “higiénicos” y “ortopédicos” como el de la señora Ángela V. Petrel anunciado en revistas como El Hogar. Estos corsés prometían ser una “reforma trascendental” para la moda y la salud de las mujeres, ya que el uso de una estructura más flexible no representaría la interrupción de “las funciones sagradas de la mujer-madre” (“Contribución a la elegancia femenina,” 1909: sin paginación). El corsé elástico u ortopédico, entonces, aparece como una opción intermedia entre los preceptos estéticos de afinar la cintura y los médicos e higiénicos de no comprimir el estómago. Es por ello una alternativa para mujeres como Laura que busca ocultar cualquier posible transformación física derivada de su enfermedad.

12En cualquier caso, para la protagonista, su identidad de género se define en la materialidad de su cuerpo y en hacer parte de su cuerpo los instrumentos que el mercado global estético-ginecológico ponía a disposición de las mujeres. Esos objetos, al igual que el lenguaje de anuncios como el de la apiolina, hacen referencia a las enfermedades de las mujeres de forma transversal, ocultando. De esta manera, la dimensión comercial de la ginecología, la ginecología como nicho de mercado, necesita nombrar la enfermedad para poder vender el producto, a la vez que sugiere a las mujeres cómo esos productos pueden si no curar, disimular de forma estética esas mismas dolencias. Hacia el final de la novela, sin embargo, Cáceres busca revisar esta hiper valoración de la estética por parte de Laura o presentarla como contra-ejemplo de la relación que las mujeres deberían mantener con su cuerpo y su sexualidad.

13Así, la cosmética y la dimensión social de la medicina sirven como mecanismos a través de los cuales la protagonista de la novela se inicia en un juego de ocultamiento / develamiento de la enfermedad y de su contraparte, el placer sexual, ambos enmarcados en el contexto de la consulta médica, ya que los encuentros sexuales entre Laura y el doctor Castel ocurren durante las visitas para sus curaciones. En el transcurso de la novela, Laura se debate entre el cubrir (su dolor y su deseo), recurriendo a la estética y la cosmética, y el descubrir, en el sentido de revelar, pero también de querer saber sobre su sexualidad y las causas de su enfermedad para tomar control de su cuerpo, tal como lo hace al final de la novela. En LRM el cuerpo de la mujer, en resumen, se define en medio de esa tensión entre la importancia de la estética y el diálogo o contradicción con la lógica médica y la relación de la mujer con ambos.

Fig. 7. Anuncio de los corsés ortopédicos de Mme. Petrel. La Nación, Buenos Aires, 3 de diciembre de 1903, p. 532. Imagen de dominio público digitalizada por Google del original de Stanford University Libraries.

14La historia concluye, de hecho, cuando Laura deja de ver a su médico y amante y se interna en un sanatorio en Berlín. Desde allí le envía una carta donde le confiesa, por “vanidad de mujer” (Cáceres, 2007: 65), haber ocultado los dolores que le provocaban sus encuentros sexuales. Así como sus primeras consultas ginecológicas fueron también en Berlín para esconder la enfermedad de su círculo social parisino, la mujer regresa a esta ciudad para evitar que su amante vea su deterioro corporal, su transformación de “Venus turbadora” a un “cuerpo abyecto” (Ben, 2000: 253), en palabras de Pablo Ben, un “triste despojo de hospital,” “entre vendas, cloroformos y escalpelos ensangrentados” (Cáceres, 2007: 65). “Ella así lo quiso. Fue su voluntad” (Cáceres, 2007: 67), son las palabras del doctor Barrios, quien acompaña a Laura durante sus últimos días y quien notifica a Castel de su muerte a causa de una hemorragia durante una cirugía de emergencia. Consciente de la existencia de varios fibromas en su útero, Laura se había negado hasta entonces a la intervención (una histero u ovariotomía) para que en su cuerpo no quedara “huella alguna que recuerde la enfermedad” (Cáceres, 2007: 67).

15Con esto, quisiera proponer que la sexopolítica disciplinaria que emerge de este período en la forma de preceptos médicos y estéticos, en la cultura popular y en el campo de la ciencia, en mano de las mujeres, es también (o puede ser) una forma de repensarse dentro y fuera de esas tecnologías del cuerpo, un ejercicio de autonomía en medio de un contexto en fluctuación y con cruces de diversos saberes y creencias sobre el cuerpo.

Las mujeres en la ciencia. Ginecología y feminismo

16En LRM, Laura no quiere quedar fuera de la norma y ser rechazada por su deformidad, pero también, al esconderse, revela su poder volitivo, rechaza el mandato médico de la cirugía, rechaza la marca que la intervención dejaría en su cuerpo. Con esta novela Cáceres presenta a un personaje que, aunque guiada por su vanidad, adopta un rol activo sobre su diagnóstico y busca varias opiniones antes de tomar una decisión propia: no operarse, elegir el placer de los encuentros con Castel a pesar de los dolores (aquí también contradice las ideas sexuales de la época sobre la pasividad de la mujer—es ella quien toma la iniciativa ante la actitud “sumisa” del médico [63]), no exhibirse como un cuerpo doliente y morir sola en Berlín. En su paso por los consultorios, Laura también exhibe una actitud crítica sobre los espacios y profesionales que visita y su experiencia como paciente ginecológica a comienzos del siglo XX. En el consultorio berlinés del doctor Blumen (nombre que, sugerentemente, significa flores en alemán y sigue con la temática botánica del título de la novela) observa con disgusto la falta de espacio para poder desvestirse. Los biombos estaban colocados “más a propósito para que un hombre se quite o mude un chaleco” (Cáceres, 2007: 32) y, en la revisación, el médico tira de uno de sus pezones de manera tan hosca que la protagonista lanza un alarido agudo (Cáceres, 2007: 28).

17Laura sugiere así que la medicina para las mujeres estaba aún regida por la mirada y conveniencias masculinas del médico que toma también como “modelo y objetivo” anatómico el cuerpo masculino (Ben, 2000: 256), con poca o nula consideración a las necesidades y sensibilidad de sus pacientes mujeres, que acudían a la consulta en situación de vulnerabilidad. Este es un aspecto de gran importancia en la novela para discernir la perspectiva feminista de Cáceres sobre la ginecología y las enfermedades de la mujer. Incluso hoy en día, los debates sobre la ginecología y la obstetricia giran en torno a esta primacía de la mirada ordenadora patriarcal; los métodos y procedimientos “modernos” de esta rama de la medicina continúan ignorando las necesidades fisiológicas de la mujer, su percepción del dolor, sus elecciones personales y necesidad de intimidad durante las revisaciones y el parto, entre otros aspectos fundamentales para la experiencia de la “paciente,” una palabra que por sí misma habla del lugar silenciado y pasivo de la persona observada por y en una situación médica. La clínica a la que acude Laura, además, era “de aspecto repugnante” (Cáceres, 2007: 32) y de dudosa antisepsia, lo cual indica el estado incipiente de esta rama del saber científico a comienzos del siglo XX. En la sala de espera, mientras que el resto de las mujeres exponen sus cuerpos enfermos sin cuestionar, ella “era la mujer que no obedece y que se subleva contra la orden del facultativo” (Cáceres, 2007: 22). A través de este personaje rebelde ante la palabra y el espacio médico, podemos decir que Zoila Aurora Cáceres argumenta en favor de la necesidad de una salud feminista. Es decir, su personaje no esboza tanto un rechazo radical de la medicina, sino que muestra la necesidad, como sostiene Moira Pérez, de “repensar su lugar y rol en nuestra cultura, poniéndola al servicio del bienestar de las personas, en lugar de que ellas se adapten a los requerimientos de las concepciones hegemónicas de la salud” (Pérez, 2019: 38).

18Laura pregunta: “qué enfermedad tengo?” (Cáceres, 2007: 28) y con esta indagación también Cáceres conecta su interés en la novela con el de las primeras mujeres ginecólogas y feministas sudamericanas que encontraron en la medicina un terreno, como lo expresan Adriana Valobra y Karina Ramacciotti, no sólo para profesionalizarse y estudiar en profundidad la biología de la mujer (qué enfermedades tienen), sino también “poroso” a los influjos del movimiento feminista, a pesar de que la aceptación de las mujeres en la ginecología estuvo primeramente marcado por la mirada patriarcal que naturalizaba el rol y dotes de cuidado de las mujeres (Valobra y Ramacciotti, 2011: 29). Entre 1880 y 1910, surgen las primeras profesionales de la salud en Latinoamérica como Eloisa Díaz (1885) y Ernestina Pérez (1885) en Chile, Matilde Montoya en México (1887), Laura Ester Rodríguez Dulanto en Perú (1900), Cecilia Grierson (1889) y Elvira Rawson (1892) en Argentina, o Paulina Luisi (1910) en Uruguay. La mayoría se va a dedicar a la ginecología publicando numerosos estudios, tesis y artículos sobre el tema y reclamando la especificidad de esta rama de la medicina, así como también la función central de las mujeres en ella. En el plano político, algunas fueron también la cara del sufragismo (Valobra y Ramacciotti, 2011: 29), como lo fue más tarde la propia Zoila Aurora Cáceres en Perú fundando el movimiento Feminismo Peruano en 1924 (Pachas Maceda, 2019). En su primer libro publicado en 1910, Mujeres de ayer y de hoy, Cáceres destaca la labor médica y política de varias de estas mujeres (Grierson, Pérez y Rodríguez Dulanto).

19Las médicas feministas, con diferencias entre sí, no rechazaron las perspectivas higienistas ni eugenésicas que dominaban el lenguaje científico de la época, pero desafiaron, como lo hace Cáceres en la novela, otras creencias en relación con la mujer y su cuerpo y la consecuente percepción de sus capacidades civiles e intelectuales. Uno ejemplo de esta relación ambigua de aceptación y revisión del discurso médico es el de la argentina Elvira Rawson (1865-1954). Como profesional, se enfocó en las enfermedades femeninas y fue profesora de higiene y puericultura. Fue también una de las fundadoras del primer Centro Feminista creado en el país para reclamar por el reconocimiento de la igualdad de derechos civiles y políticos de hombres y mujeres, participó del Primer Congreso Femenino Internacional de Buenos Aires en 1910, y en 1919 fundó la Asociación Pro Derechos de la Mujer junto a Adelina Di Carlo, Emma Day y Alfonsina Storni entre otras, llegando a reunir a once mil afiliadas de todo el país. En su tesis “Higiene de la mujer,” Rawson destaca la importancia de educar a las niñas para conocer su cuerpo, sus ciclos menstruales y abandonar los tabúes alrededor de los mismos, derivados de una crianza enfocada en lo doméstico, la religión y la entrega a la familia: “Decididamente ya es tiempo de enseñar a nuestras jóvenes otra cosa que las buenas maneras, la devoción y el bordado” (Rawson, 1892: 20). Rawson arguye, al mismo tiempo, contra las emociones fuertes que podrían afectar el sistema nervioso de la mujer y derivar en histeria, epilepsia, y otros trastornos que se vuelven hereditarios. Incluye entre las influencias nocivas las lecturas “demasiado liberales,” la frivolidad y el ocio (Rawson, 1892: 25). Curiosamente, la historia familiar de la protagonista de LRM sugiere que el “temperamento exuberante” y “la fuerza imaginativa de su naturaleza” es una conducta heredada de sus antepasados: su abuela había transgredido el mandato familiar para casarse con un noble árabe, lo que Laura repite al casarse primero con un artista de laxa moral y al relacionarse luego con el médico turco (Cáceres, 2007: 48-49).

20La médica y feminista uruguaya Paulina Luisi (1875-1950), por su parte, abogó por una temprana educación sexual. Aunque con una marcada orientación higienista que conecta conducta sexual con integridad moral, toca sin embargo temáticas como el deseo sexual y las enfermedades venéreas de manera firme y directa, reclamando por la necesidad de difundir estas temáticas desde temprana edad. Para ello, establece, por ejemplo, que la enseñanza del sistema reproductor humano puede transmitirse a niños y niñas a través de otras ramas de la ciencia como la botánica: “Había en los antiguos programas escolares el estudio detallado de la flor … ¿dónde mayor poesía, y al mismo tiempo mayor verdad para enseñar, como sin quererlo, la fecundación?” (Luisi, 1920: 19). En esta cita de su artículo “Plan y métodos de enseñanza sexual” el paralelo que se sugiere entre las partes de una flor y la fecundación humana se conecta llamativamente con la alegoría de la rosa que recorre toda la novela de Cáceres. En otro de sus textos, Para Una mejor descendencia (1919), adhiere a los preceptos eugenésicos y sostiene que toda persona con enfermedades hereditarias como en el caso del personaje de LRM, debería de abstenerse de engendrar (Luisi, 1919: 9).

21En la novela de Zoila Aurora Cáceres resuena también la obra y labor científica-educativa de la primera médica argentina, Cecilia Grierson (1859-1934). En su tesis sobre las histero-ovariotomías, intervención quirúrgica como la que quiere evitar Laura en LRM, Grierson, un poco más de dos décadas antes que Cáceres, menciona el tema de la asepsia en los hospitales y la falta de un protocolo frente a los procedimientos ginecológicos como señales de una disciplina en construcción que necesita, fundamentalmente, de la intervención de las mujeres para provocar un cambio social de y para las mujeres en la percepción de sus afecciones. Grierson da testimonio de que, en Argentina, para finales del siglo XIX, la cirugía ginecológica se encontraba a la altura de los “adelantos más modernos” (Grierson, 1889: 13). Sin embargo, el país aún no contaba con instalaciones apropiadas para realizar operaciones de extracción de ovarios y útero sin que esto representara un riesgo de infección durante el posoperatorio. Similar a la percepción de Laura, Grierson califica al hospital donde realizó sus prácticas médicas de “antihigiénico,” con “suelo infecto” y espacio estrecho, insuficiente para la realización de “las curaciones más elementales” (Grierson, 1889: 13). Crear salas de cirujía (sic) ginecológica traería, además, un cambio cultural entre las mujeres, que dejarían “a un lado los escrúpulos sociales” (Grierson, 1889: 14) que asociaban la atención en hospitales con los estratos más bajo de la sociedad y comenzarían a buscar atención profesional a tiempo. Esto podría salvar las vidas de las mujeres, “cualquiera sea la clase social de la enferma” (Grierson, 1889: 14).

  • 8 Nancy LaGreca (2016) y Mayra Bottaro (2022) han analizado también sugerentemente el carácter femeni (...)

22Las reflexiones médicas de mujeres como Grierson que, como afirma en su tesis, se ha dedicado “por deber de conciencia a las enfermedades de mujeres” (Grierson, 1889: 9), nos llevan a pensar en que Zoila Aurora Cáceres, como escritora y feminista, también haya sentido un deber similar al crear este complejo personaje que no acepta ciegamente los preceptos médicos pero que, igualmente, elige la muerte antes de hacer visible su enfermedad ginecológica ante el resto de la gente. El escritor modernista Amado Nervo, en su prólogo a LRM, destaca el hecho de que Cáceres describe “sin miedo” la enfermedad de la protagonista y con un “ojo clínico que los médicos suelen no tener” (Nervo, 2007: xxxiii). La voz de la propia Cáceres podría ubicarse dentro del juego de exhibición y ocultamiento del mal ginecológico en la novela: si Laura quiere saber para esconder, Cáceres explica y muestra. Tal vez ese ojo clínico que la autora no comparte con médicos como los de su novela sí sea el que la acerca a las ginecólogas que, otra vez citando a Grierson, buscan conocer el cuerpo de las mujeres desde cerca, en “sus más íntimos detalles” (Grierson, 1889: 9). No es fortuito tampoco, que inicie una relación amorosa y sexual con el doctor Castel, que en comparación con la insensibilidad del doctor Blumen, aparece como el modelo de otro médico posible, más cercano a la sensibilidad femenina. Su consultorio es espacioso, luminoso, predomina el color blanco asociado a la higiene y durante la revisación Castel expresa un “sentimiento de piedad maternal” y sus movimientos se asemejan a cálidas caricias más que a “la aspereza de un cirujano” (Cáceres, 2007: 22, 23).8

  • 9 El periódico chileno de mujeres obreras “La palanca” publicó en 1908 un artículo firmado por la esp (...)

23En Mujeres de ayer y de hoy Cáceres incluye una reseña de la controvertida novela de la escritora francesa Colette Yver (1874 –1953), Princesas de la ciencia (1907), que aborda los obstáculos y expectativas de diversos personajes femeninos que se dedican a la medicina. Aunque muchos intelectuales como Simone de Beauvoir la calificaron como ficción antifeminista (las mujeres podrían evitar los obstáculos que enfrentan de haber elegido la vida en el hogar), otros la han leído como ejemplo de un “feminismo en el closet” ya que presenta a mujeres que buscan activamente su autonomía, aunque en el final fracasen o elijan el hogar. Colette Yver se debate entre convencer a sus lectores de un cambio en la situación de las mujeres y no presentar un argumento extremadamente radical que genere desaprobación inmediata (Christiansen 961). Al igual que Yver, LRM presenta un feminismo enclosetado a través de su protagonista que señala, sin embargo, los dobles mensajes alrededor del cuerpo femenino: mientras que proliferan las prótesis y cosmética que, con bases científicas, atienden a los males “propios del sexo” a nivel estético, las mujeres siguen sometiéndose, décadas después del reclamo de Grierson, a “vía crucis pudoroso[s]” y escondiendo enfermedades en pos del cultivo social de la belleza (Cáceres, 2007: 15).9

24Un contrapunto con este feminismo exhibido a medias o de a ratos tanto por Cáceres como por Yver puede establecerse con otra novela peruana de la época: Zarela: novela feminista (¿1910?) de la escritora arequipeña Leonor Espinoza de Menéndez (1876-?). En esta novela de tesis, el feminismo se anuncia abiertamente en el título, gesto en sí mismo disruptivo para una escritora del sur peruano. La narración pone en primer plano la historia de una serie de mujeres, todas con finales trágico a excepción de Zarela, que logra ascender socialmente a partir de sus estudios de medicina. La medicina es para Zarela una fuente de conocimiento, pero también una salida laboral, que le da independencia mientras que otras mujeres “caen en desgracia” cuando enfrentan la ruina económica familiar. Zarela ejerce la medicina con una perspectiva de género, enfocándose no sólo en la salud de niñas y mujeres a las que recibe en su consultorio y escucha sus historias de abandono, marginalidad y desesperación sin juzgar (Espinoza, ¿1910?: 181-182). Ella también difunde el pensamiento feminista en conferencias públicas que, lejos de provocar el rechazo que entonces causaban las feministas “extremas” como las sufragistas inglesas, logra convencer a la rancia aristocracia masculina arequipeña de que el feminismo (y un feminismo científico) es la vía de superación social de las naciones modernas (Morales Pino, 2023).

25En conclusión, LRM se inserta en un contexto prolífico y fluctuante entre medicina, estética, y pensamiento feminista dentro del cual se intenta definir, controlar, o liberar el cuerpo ginecologizado de la mujer. Con esto, la novela también señala la dimensión social de la ginecología, que entiende a las “enfermedades de la mujer” más allá del dominio estricto de la medicina: la enfermedad de Laura y la posible percepción social negativa de su “mal genésico” acaba controlando su vida. El feminismo de Cáceres también entra y sale del closet a lo largo de la novela y, al final, reitera sus ideas sobre la superficialidad y fugacidad de la belleza física (la rosa muerta) que había declarado en su ensayo “La emancipación de la mujer” publicado en Búcaro americano en 1898. La desgracia de Laura, sin embargo, se abre (florece) con otra nueva generación de mujeres encarnada en la hija del doctor Castel, a la cual se presenta como “estudiosa y reflexiva como su padre” (Cáceres, 2007: 28) y, con esto, un modelo de mujer más cercano al ideal feminista de Cáceres: ¿una futura ginecóloga como Zarela tal vez? Cáceres, en definitiva, se vale de las múltiples manifestaciones del discurso médico sobre la mujer para atender al cuerpo femenino con nuevos lenguajes, alejados tanto de las metáforas republicanas que lo equiparaban a la maternidad y la nación (es significativa la ausencia de la maternidad en toda la novela), como también distanciados de la cosificación modernista o el determinismo naturalista. Tampoco presenta la relación cuerpo-enfermedad únicamente para identificar y clasificar los “cuerpos enfermos” o “desviados” de la nación, como ya lo han analizado Gabriela Nouzeilles (2000) y Nathalie Bouzaglo (2016) para otras obras y contextos del entre siglos, sino que se permite también sugerir un debate sobre los derechos y situación de las mujeres en un marco global como el que piensa el feminismo de la época, para el cual la medicina, como se pudo ver, ocupó un lugar central.

26Por último, este análisis ha propuesto otras asociaciones rizomáticas, no lineales ni jerárquicas, y por fuera de la común lectura en clave modernista con la obra científica y de activismo político de otras mujeres en Europa y Sudamérica, los espacios en los que Zoila Aurora Cáceres desarrolló su carrera como escritora y feminista. Una lectura desde el feminismo científico, recuperando el archivo médico de las mujeres, por otra parte, permite reconstruir nuevas facetas de la historia de la medicina desde la perspectiva de las mujeres y la cultura popular dirigida hacia ellas como consumidoras y pacientes e indagar sobre temas como el control de la fertilidad y la salud ginecológica como constructo social regido por mandatos e instituciones patriarcales. De esta manera, LRM resulta una contribución esencial, desde la literatura feminista del entresiglos, para comprender e historizar debates contemporáneos en los cruces entre medicina, sociedad y cultura en Sudamérica. Esta lectura destaca también el rol que las mujeres como Zoila Aurora Cáceres tuvieron en estos debates a partir de sus intervenciones en el campo social, artístico e intelectual.

Inicio de página

Bibliografía

ALTIN, Ersin, “Marketing Orient: Pilules Orientales and the Feminine Body in Fin-de-Siècle Istanbul”, Journal of the Ottoman and Turkish Studies Association, Vol. 8, n° 2, 2021, p. 319-324.

ARMUS, Diego (Ed.), Sanadores, parteras, curanderos y médicas: las artes de curar en la Argentina moderna, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2022, 

BEN, Pablo, “Cuerpos femeninos y cuerpos abyectos. La construcción anatómica de la feminidad en la medicina argentina,” en Fernanda Gil Lozano, Valeria Pita y Gabriela Ini (Eds.), Historia de las mujeres en Argentina. Colonia y Siglo XIX. Tomo I, Buenos Aires, Taurus, 2000, p. 253-271.

BERTIN, María, “La verdadera moda”, Mundial Magazine, n° V, septiembre de 1911, p. 542-544.

BOUZAGLO, Nathalie, Ficción adulterada: pasiones ilícitas del entresiglo venezolano, Rosario, Beatriz Viterbo, 2016.

BOTTARO, Mayra, “Feminism’s Unruly Temporalities: Démodé Aesthetics in Aurora Cáceres’s La Rosa Muerta (1914)”, Revista de Estudios Hispánicos, vol. 56, n°1, 2022, p. 3-28.

CABELLO DE CARBONERA, Mercedes, Blanca Sol: Novela Social, Buenos Aires, Stockcero, 2007.

CÁCERES, Aurora, La rosa muerta, Buenos Aires, Stockcero, 2007.

__________, Mujeres de ayer y de hoy, París, Garnier, 1910.

__________, “La Emancipación de la mujer”, Búcaro Americano, Año I, n° 6, 15 de mayo de 1896, p. 116-119 y n° 7, 1 de junio de 1896, p. 127-130.

“Contribución a la elegancia femenina”, El Hogar, año VI, n° 31, 1909, sin paginación.

CHRISTIANSEN, Hope, “Grappling with Feminism in the Belle Epoque: Colette Yver’s ‘Princesses de Science’ and ‘Les Dames Du Palais’”, MLN, vol. 130, n° 4, 2015, p. 946–962.

ESPINOZA DE MENÉNDEZ, Leonor, Zarela: novela feminista, Arequipa: Tipografía Franklin, s/f., <http://repositorio.pucp.edu.pe/index/handle/123456789/173504>

FISCHER-DÜCKELMANN, Anna, Die Frau als Hausärztin, Stuttgart, Süddeutsches Verlags-Institut, 1911.

GIMENO, María Concepción, “La mujer y la ciencia”, La Palanca, año 1, n° 4, agosto de 1908, p. 38-39.

GÓMEZ CARRILLO, Enrique, Del amor, del dolor y del vicio, Paris, La Campaña, 1898.

GRAU-LLEVERÍA, Elena, “La insurrección de la bella muerta en La rosa muerta de Aurora

Cáceres”, Latin American Literary Review, vol. 45, n° 89, 2018, p. 36–44.

GRIERSON, Cecilia, Histero-ovariotomías efectuadas en el Hospital de Mujeres desde 1883 a 1889, Buenos Aires Imp. & Lit. Mariano Moreno, 1889.

LAGRECA, Nancy, Erotic Mysticism: Subversion and Transcendence in Latin American Modernista Prose, University of North Carolina Press, 2016.

LAVRÍN, Asunción, Women, Feminism, and Social Change in Argentina, Chile, and Uruguay, 1890-1940, Lincoln, University of Nebraska Press, 1998.

LUISI, Paulina, Para una mejor descendencia, Montevideo, Casa Editora Juan Perrotti, 1919.

__________, “Plan y métodos de enseñanza sexual”, Acción Femenina, año IV, n° 27, p. 6-30.

MATTO DE TURNER, Clorinda, “El Corsé”, El Perú Ilustrado. Semanario para las Familias, Lima, año 4to., semestre I, n° 159, 24 mayo 1890, p. 97-99.

MISERES, Vanesa, “Modernismo puertas adentro: género, escritura y experiencia urbana en Mi vida con Enrique Gómez Carrillo de Aurora Cáceres,” MLN Vol. 131, n° 2, 2016, p. 398-418.

__________, “Transiciones del discurso femenino en La Filosofía Positiva (Buenos Aires, 1898)”, Mundo Nuevo. Revista de Estudios Latinoamericanos, vol. VIII, n° 18, 2016, p. 17-42.

MORALES PINO, Luz Ainaí, “Moribundas habladoras: contestaciones al ideario patriarcal en El Conspirador (1892), Incurables (1905) Y La rosa muerta (1914)”, Letras, vol. 92, n° 135, 2021, p. 125-145.

__________, “Los feminismos en competencia en Zarela (novela feminista), de Leonor Espinoza de Menéndez (¿1910?): más allá de la utopía, la conciliación y la excepcionalidad”, Revista chilena de literatura, n° 108, 2023, p. 91-118.

MOSCUCCI, Ornella, The Science of Woman: Gynaecology and Gender in England, 1800-1929, Cambridge, Cambridge University Press, 1993.

NARI, Marcela, Políticas de maternidad y maternalismo político: Buenos Aires, 1890-1940, Buenos Aires, Biblos, 2004.

NERVO, Amado, “Prólogo de Amado Nervo,” en Aurora Cáceres, La Rosa Muerta, Buenos Aires, Stockcero, 2007, p. xxxi–xxxiii.

NOUZEILLES, Gabriela, Ficciones somáticas. Naturalismo, nacionalismo y políticas médicas

del cuerpo (Argentina 1880-1910), Rosario, Beatriz Viterbo, 2000.

NÚÑEZ CETINA, Saydi, “Reforma social, honor y justicia: infanticidio y aborto en la Ciudad de México, 1920-1940”, Signos Históricos n° 28, 2012, p. 68-113.

O’BRIEN, Elizabeth, Surgery and Salvation: The Roots of Reproductive Injustice in Mexico, 1770-1940, Chapel Hill, The University of North Carolina Press, 2023.

O’CONNOR-BATER, Kathleen Therese. The Intellectual and Cultural Worlds of Rubén Darío. Routledge, 2023.

“Quien inventó el corsé”, Mundo Argentino, n° 331, 9 de mayo de 1917, p. 9.

PACHAS MACEDA, Sofía, Zoila Aurora Cáceres y la ciudadanía femenina. La correspondencia de Feminismo Peruano, Lima, Universidad Mayor de San Marcos Fondo Editorial, 2019.

PÉREZ, Ernestina, “Apuntes sobre Higiene del Corsé. Actas y Trabajos”, Segundo Congreso Médico Latino Americano, Buenos Aires, Argentina, 1904. Editado en 1905.

PÉREZ, Moira, “Salud y soberanía de los cuerpos: propuestas y tensiones desde una perspectiva queer”, en Fundación Soberanía Sanitaria, Salud feminista: soberanía de los cuerpos, poder y organización, Buenos Aires, Tinta Limón, 2019, p. 31-48.

RAGAN, Robin, “Desarreglos propios del sexo”: Advertising Menstrual Disorders and Regulating Women in fin-de-siglo Spain”, Decimonónica, vol. 7, n° 1, 2010, p. 40-60.

RAWSON, Elvira, Apuntes sobre higiene en la mujer, Buenos Aires, Imprenta Pablo E. Coni e Hijos, 1892.

SILVA, José Asunción Silva, De sobremesa, <https://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/de-sobremesa-de-jose-asuncion-silva/html/5d87f2d6-7a44-11e1-b1fb-00163ebf5e63_11.html>

STEELE, Valerie, The Corset. A Cultural History, New Haven, Yale University Press, 2001.

VICENS, María. “Los disturbios del género: experiencia y escritura en La rosa muerta y Mi vida junto a Enrique Gómez Carrillo de Aurora Cáceres. Perífrasis. Revista de literatura, teoría y crítica 29, 2023, <https://doi.org/10.25025/perifrasis202314.29.01>

VALDELOMAR, Abraham, La ciudad de los tísicos, <https://biblioteca.org.ar/libros/142474.pdf>

VALOBRA, Adriana y Karina RAMACCIOTTI. “Modernas esculapios: Acción política e inserción profesional, 1900-1950”, en Lizette Jacinto y Eugenia Scarzanella (Eds.), Género y ciencia en América Latina: mujeres en la academia y en la clínica (siglos XIX-XXI), Buenos Aires, Madrid, Estudios AHILA de historia latinoamericana, 2011, p. 23-51.

WARD, Thomas, Introducción, en Aurora Cáceres, La rosa muerta, Buenos Aires, Stockcero, 2007, p. vii-xxix.

YVER, Colette, Princesses de Science, Paris, Calmann-Lévy, 1907.

Inicio de página

Notas

1 Este artículo forma parte del proyecto de investigación “Construcción de un archivo feminista del entre siglos latinoamericano: hacia una complejización de nuestras historias intelectuales”, identificado con el código PI0984 y financiado por el Vicerrectorado de Investigación de la Pontificia Universidad Católica del Perú.

2 En adelante, me referiré a la novela como LRM.

3 Las residencias de Zoila Aurora Cáceres en Europa se inician en su juventud probablemente como acompañante de su padre, Andrés Avelino Cáceres, mientras éste ejercía sus funciones de ministro plenipotenciario del Perú ante los gobiernos de Francia a Inglaterra (Ward vii). Sus estadías en el Viejo Continente continúan luego del exilio de su familia tras el golpe de Estado de Nicolás de Piérola en 1895 a la presidencia de su padre, y tras vivir 5 años en Buenos Aires. Ya iniciada como escritora en la capital argentina, estudió en Berlín y en la Escuela de Altos Estudios de la Sorbona en París, de donde se graduó con la tesis “Feminismo en Berlín” en 1902. En 1907 se casa con el escritor modernista Enrique Gómez Carrillo y reside de forma intermitente en París. La escritora tiene una gran presencia también en el circuito literario español, colaborando regularmente en revistas como ABC y Blanco y Negro. Para más detalles sobre su vida en París con Gómez Carrillo ver Miseres (2015) y Vicens (2023).

4 Mundial magazine se inició en 1911, tenía su sede en París y fue dirigida por Rubén Darío (O’Connor-Bater, 2023: 116). La columna “La verdadera moda” era firmada por Maria Bertin, seudónimo de Annie de Pène (1871-1918), escritora, amiga y secretaria de la afamada y controversial autora y actriz francesa Colette (1873-1954). Nota aparte, las vidas de Colette y Cáceres mantienen varios paralelos como el matrimonio y divorcio con escritores de la época, la vida en París, su interés por reflejar la vida matrimonial y sexual en la escritura y sus prolíficas carreras periodísticas.

5 En su estudio del caso mexicano, Saydi Núñez Cetina menciona que productos como la apiolina también eran más difíciles de detectar en casos de judicialización para probar un infanticidio, ya que esta propiedad presente en el perejil y el otras hierbas como el eneldo y el hinojo actuaba directamente sobre el útero, produciendo contracciones que daban lugar a la muerte del feto por asfixia y posteriormente causaban su expulsión sin dejar huellas como en el caso de un raspaje, golpes o la introducción de otros instrumentos punzantes a los que también se recurría para provocar los abortos (Núñez Cetina, 2012: 105).

6 Clorinda Matto de Turner, Elvira Rawson y Ernestina Pérez escribieron ensayos desaconsejando el uso del corsé y la mayoría de las revistas ilustradas mencionadas en este artículo incluían textos escritos y/o publicitarios que los promocionaban o censuraban. Algunos ejemplos son, los artículos “Evolución del Corsé” (PBT, Año 10, N° 437, 12 de abril de 1913, p. 134), “Charla sobre el corsé” (La revista azul Año 1 N° 16, enero de 1916, p. 12-13), “La cuestión del corsé” (PBT, Año 6, No 251, 11 de septiembre de 1909, p. 8-9), “La guerra contra el corsé” (PBT Año 6, No 248, 21 de agosto de 1909, p. 18), “El Corsé” (Buenos Aires Año 2, No 85, 22 de noviembre de 1896, p. 14), entre muchísimos otros alrededor del continente.

7 Ya la literatura peruana había ofrecido, de la pluma de Mercedes Cabellos de Carbonera el ejemplo de Blanca Sol (1888), cuya protagonista de igual nombre sufre desmayos por lo ceñido que usaba su corsé mientras transitaba un embarazo no deseado. Con esta escena, la autora sugiere que Blanca Sol tal vez buscara provocarse un aborto continuando con el uso de esta prenda (Cabello, 2007: 29).

8 Nancy LaGreca (2016) y Mayra Bottaro (2022) han analizado también sugerentemente el carácter femenino / queer de Castel.

9 El periódico chileno de mujeres obreras “La palanca” publicó en 1908 un artículo firmado por la española María Concepción Gimeno titulado “La mujer y la ciencia” en el que se proclama la necesidad de contar con mujeres que se ocupen de las enfermedades de otras mujeres, en un contexto en el que algunas preferían morir antes de ser revisadas por hombres. Señala, además, como lo hace Nervo sobre Cáceres, lo insuperable de la observación femenina: “La medicina, como ciencia teórica descansa en la observación, i nadie puede disputar a la mujer sus eminentes cualidades observadoras i un espíritu completamente analítico” (Gimeno, 1908: 38).

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Leyenda Fig. 1. Columna “La verdadera moda,” Mundial Magazine N° V, septiembre de 1911, p. 542. Imagen de dominio público digitalizada por Google del original de la Universidad de Chicago (USA).
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/12293/img-1.png
Ficheros image/png, 1,7M
Leyenda Fig. 2. Anuncio de Ovarin. PBT Semanario Ilustrado, Año 11, N 497, 6 de junio 1914, p.108. Colección Revistas Culturales de América Latina, Ibero-Amerikanisches Institut, Berlin.
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/12293/img-2.png
Ficheros image/png, 857k
Leyenda Fig. 3. Anuncio de sales iodo-brómicas. Caras y Caretas, Año 9, N° 412, 25 de agosto de 1906, p. 23. Imagen de dominio público digitalizada por Google del original de la Universidad de Virginia.
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/12293/img-3.png
Ficheros image/png, 60k
Leyenda Fig. 4. Anuncio de Apiolina Chapoteaut. Ilustración peruana, Año III, N° 74, 1 de Marzo de 1911, p. 878. Imagen de dominio público digitalizada por Google del original de la colección Luis Alberto Sánchez, The Pennsylvania State University Libraries.
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/12293/img-4.png
Ficheros image/png, 474k
Leyenda Fig. 5. Anna Fischer-Dückelmann, Die Frau als Hausärztin, Stuttgart: Süddeutsches Verlags-Institut, 1911, p. 81 Imagen en dominio público disponible en Internet Archive, del original de la biblioteca de la University of Toronto.
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/12293/img-5.jpg
Ficheros image/jpeg, 140k
Leyenda Fig. 6. Anuncio del manual La mujer; médico del hogar en Fray Mocho, 29 de mayo de 1914, p. 531. Imagen de dominio público digitalizada por Google del original de la biblioteca de la University of Texas, Austin.
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/12293/img-6.png
Ficheros image/png, 125k
Leyenda Fig. 7. Anuncio de los corsés ortopédicos de Mme. Petrel. La Nación, Buenos Aires, 3 de diciembre de 1903, p. 532. Imagen de dominio público digitalizada por Google del original de Stanford University Libraries.
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/12293/img-7.png
Ficheros image/png, 457k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Vanesa Miseres, «La rosa muerta de Zoila Aurora Cáceres y el archivo médico feminista del entresiglos»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 47 | 2024, Publicado el 04 junio 2024, consultado el 25 julio 2024. URL: http://journals.openedition.org/alhim/12293; DOI: https://doi.org/10.4000/11ski

Inicio de página

Autor

Vanesa Miseres

University of Notre Dame

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC-ND 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search