Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros47Literatura, prensa, teatro y educ...Hacedlas cuál las buscáis: adulte...

Literatura, prensa, teatro y educación: autorías femeninas, intervenciones, imágenes públicas y agencia política

Hacedlas cuál las buscáis: adulterio y educación femenina en la narrativa de Mercedes Cabello de Carbonera (1889) y Zulima (1896)

Mariana Libertad  Suárez

Resúmenes

Este artículo examina el replanteamiento del tema del adulterio por parte de dos mujeres intelectuales latinoamericanas, Mercedes Cabello y Lina López de Aramburu (conocida como Zulima), en el contexto de la consolidación de las repúblicas de América del Sur a finales del siglo XIX. Ambas autoras utilizaron la intertextualidad política para posicionarse frente a las novelas del adulterio que circulaban ampliamente en la región como dispositivos de educación emocional. Se destaca que el adulterio femenino era y sigue siendo considerado un acto que puede socavar la estabilidad familiar y nacional, lo que llevó a disciplinamiento a la población y resaltar los riesgos asociados con esta acción. A pesar de sus diferentes contextos sociales y culturales, tanto Cabello como Zulima eran mujeres letradas sujetas al mismo código de conducta de la época, donde el honor femenino estaba intrínsecamente ligado al control sobre la sexualidad y la reproducción. Así pues, ambas autoras se encargaron de iluminar los nexos entre estas narrativas y estructurar un reclamo en torno a los paradigmas que rodeaban la educación femenina y las demandas sociales dirigidas a las mujeres.

Inicio de página

Texto completo

Dan vuestras amantes penas/ a sus libertades alas/ y después de hacerlas malas/ las queréis hallar muy buenas […]

¿Pues para qué os espantáis/ de la culpa que tenéis? / Queredlas cual las hacéis/ o hacedlas cual las buscáis.

Sor Juana Inés de la Cruz

1Con estas palabras, doscientos años antes de que la escritora peruana Mercedes Cabello de Carbonera y la venezolana Zulima publicaran Las consecuencias (1889) y Blanca o las consecuencias de la vanidad (1896), respectivamente, sor Juana Inés de la Cruz tematizaba el problema del acceso a la educación y la condena moral a las mujeres como dos elementos constitutivos de una tautología que parecía imposible de romper. Desde su especificidad contextual y discursiva, la escritora reclamaba que la mayor parte de las decisiones en torno a la educación femenina era tomada por hombres, con lo cual, ninguna conducta que derivara de ese proceso debía ser reprochada a las mujeres quienes, de no obedecer, sufrirían un proceso de exclusión social y de reprobación familiar.

2Dos siglos más tarde, en el marco de la consolidación de las repúblicas de América del sur y después de haber vivido otros procesos bélicos que las condujeron a negociar la participación de las mujeres en el nuevo orden, dos intelectuales latinoamericanas: la peruana Mercedes Cabello y la venezolana Lina López de Aramburu, quien firmaría todos sus libros con el pseudónimo Zulima, toman posición frente a este hecho, usando como plataforma la intertextualidad política, frente a las novelas del adulterio que circulaban masivamente en la región en tanto dispositivos de educación emocional.

3A este respecto, vale la pena recordar, como señala Nathalie Bouzaglo (2016), que el adulterio femenino era y aún sigue siendo un acto con la capacidad de horadar a la familia como institución y, a partir de ello, poner en riesgo la estabilidad nacional; de ahí que se tornara forzoso disciplinar a la población y mostrarle todo el riesgo que conllevaba esta acción. A pesar de ello, no todas las personas adúlteras eran juzgadas de la misma manera:

En la Venezuela de finales del siglo XIX y principios del XX, el adulterio narrado tanto por los casos legales como por las novelas y los cuentos es exclusivamente el perpetrado por la mujer. El adulterio masculino, cuando se menciona, no se presenta como amenaza, aparece más bien como un acto pasajero, “sin importancia”. A propósito de esto, en un estudio sobre las relaciones entre ciudadanía femenina y ley en la Venezuela decimonónica, Arlene J. Díaz afirma que a pesar de que los archivos de las cortes seculares y eclesiásticas entre 1786 y 1904 estén repletos de casos de hombres casados que mantenían relaciones ilícitas, estos no eran procesados (69). Por el contrario, el adulterio de la mujer es relevante, legal y ficcionalmente. En Venezuela se convierte en una obsesión para los escritores ya que pone en duda la paternidad, la sexualidad normativa, el sentido de propiedad y el control sobre la mujer (Bouzaglo, 2016: 19).

4A lo que se suma que, como indica Primavera Cuder (2018), en la literatura peruana del siglo XIX y, sin duda también en la latinoamericana, había una tendencia a mostrar a diversos grupos socioraciales y sociosexuales como seres concupiscibles a los que había que vigilar desde diversas esferas del poder. Según la investigadora, “a menudo, los subalternos son acusados de uno o más pecados como el adulterio, el amancebamiento, la ilegitimidad, potenciados por el hecho de ser mujeres, por su orientación sexual, por ser extranjeros o por su otredad étnica o religiosa, entre otros” (123), lo que implicaba que, en medio de los procesos de refundación nacional que debían atravesar ambas autoras, tenían que cuidar al extremo sus solicitudes y reclamos, pues encarnaban subjetividades sociales bajo sospecha y, por extensión, sus textos corrían el riesgo de ser vistos como inmorales. Las dos autoras se encargan entonces de establecer puntos de vista, estrategias retóricas y voces narrativas que no dejan lugar a que ningún cuestionamiento recaiga sobre los personajes femeninos.

5Es importante destacar que Cabello y Zulima hablaban desde lugar muy distintos dentro del campo literario y cultural de su país. Como recuerda Mónica Cárdenas (2012), para el momento en que publica Las consecuencias, Mercedes ya gozaba de cierto capital social. Pese a haber nacido en Moquegua, al sur del Perú, se había trasladado muy joven a Lima y, para cuando comenzaron a funcionar las veladas literarias de Juana Manuela Gorriti, en la década de los setenta, ya tenía cierta centralidad en el campo. Añade Cárdenas (2012) que, en 1884, su primera novela, Los amores de Hortensia, fue publicada en ocho entregas en El Correo de Ultramar, durante los meses de marzo y mayo. Luego, se difundió en forma de folletín en las páginas de La Nación y, finalmente, en 1887, se imprimió en formato libro, gracias a la empresa de Torres Aguirre (IX). Su vida personal eventualmente fue cuestionada, pero eso no impidió cierta penetración en el campo literario.

6En Venezuela, Zulima también era objeto de observación y evaluación permanente. A diferencia de Mercedes Cabello, ella sí ejerció la maternidad; sin embargo, se cree que tuvo dieciocho hijos a quienes sostuvo trabajando como escritora, con lo cual, tampoco se apegaba del todo al lugar asignado a la mujer dentro del proyecto republicano. Además, como señala Oscar Acosta (2022):

La escritora se casó dos veces. El primer matrimonio en 1843 lo contrajo con Ricardo Manrique, enviudando una década después, de acuerdo con las actas que reposan en los archivos eclesiásticos. Del segundo matrimonio no fue hallada evidencia documental alguna. Existe en cambio, una prueba de que uno de sus hijos, llamado Martín Eduardo Aramburu y al cual le dedica tres poemas, fue bautizado en 1865 como “hijo esposito y que se educa a la piedad del Comandante Martín J. Aramburu”, con lo cual se buscó encubrir su nacimiento a consecuencia del adulterio. La confirmada descendencia devela que estuvo relacionada extramatrimonialmente durante años con este militar, de quien hay constancia que estuvo casado por la iglesia con Josefa Montbrun (Acosta, 2022: 17).

7A pesar de ello, ambas autoras eran muy bien valoradas. La peruana por varias figuras intelectuales de su entorno inmediato y la venezolana por parte del poder político.

8Esto pudiera parecer paradójico, sobre todo si se piensa en dos elementos fundamentales: el código del honor que regía en las naciones latinoamericanas y las políticas de educación dirigidas a las mujeres que se habían diseñado en Venezuela y Perú poco antes de la edición de estas novelas.

9Es pertinente aclarar, como señala María Emma Mannarelli (1997), que este orden social no surgió en el siglo XIX, sino que derivó del carácter estamental de la colonia. Desde entonces, la inexistencia de una ley universal hacía que los códigos de vestimenta, conducta e interacción se aplicaran de manera diferente a cada grupo social, y «esta normatividad que enfatizaba los controles externos del comportamiento social se apoyaba en la lógica de la sociedad jerárquica. Lo anterior guarda relación con el hecho que las calles y las plazas no llegaban a constituir espacios propiamente públicos en el sentido clásico de la palabra» (Mannarelli, 1997: s/p), sino que acababan por transformarse en una extensión de los dominios del poder privado.

10Dicho de otro modo, desde el inicio de la colonización de América del sur, el honor, como categoría, se transformó en una pieza esencial para la confección del perfil de la mujer nacional, en tanto que arraigó la dignidad y respetabilidad de cada estirpe en el cuerpo de las mujeres. Las latinoamericanas tenían, pues, la capacidad de reproducirse y de manchar la descendencia familiar. Esto se naturalizó de manera tan contundente en las colonias españolas que, aun en los siglos XIX y XX, cuando ya se reflexionaba desde los fundamentos del liberalismo sobre la existencia de un ciudadano universal, quien, a su vez, era sujeto de derecho, en la cultura popular cualquier gesto de autonomía sociosexual por parte de las mujeres era considerado inmoral. En América latina se hizo necesario construir un sistema educativo que permitiera el sostenimiento de estas ideas: la supuesta universalidad de las leyes y la vigilancia particular del cuerpo femenino por su potencialidad de deshonrar.

11Emma Martínez (2010) recuerda que, en Venezuela, 1870 fue el punto de quiebre, pues desde entonces comenzó la inclusión femenina en las escuelas, aunque solo una sexta parte del alumnado fueran niñas; no obstante, desde ese momento, en que publicó el decreto de instrucción pública en Venezuela, hasta el año 1882, “se asistirá a un verdadero frenesí por la creación de escuelas a nivel nacional. El balance es medianamente positivo y ciertamente prometedor en términos de posibilidades de admisión y de participación de las masas femeninas al proceso socioeducativo de la nación venezolana” (148). Por otro lado, en el Perú, en 1850, es decir, en plena etapa de explotación guanera, se había aprobado una reforma educativa que si bien implicaba una distribución de cursos por sexos, asumía la incorporación de la mujer a la educación formal y le daba la posibilidad de instruirse para ejercer algunas profesiones liberales, pues si bien ellas debían cursar asignaturas como Economía doméstica; Costura llana, deshilado, bordado y demás obras manuales; Reglas de higiene privada; o Religión, a diferencia de los hombres que estudiaban rudimentos de las ciencias, economía política y leían el texto constitucional, tanto niñas como niños recibían clases de idiomas, de gramática y de historia general (2017). Esto abría la posibilidad de que las mujeres alfabetizadas y con acceso a la educación formal accedieran a información que, de otro modo, le hubiera estado censurada, aunque también suponía una mayor exposición de las mujeres a las políticas de formación emocional indispensables para los proyectos nacionales que estaban en curso. Es decir, una mayor cantidad de peruanas iban a adquirir las herramientas necesarias para conocer los debates en torno al lugar de las mujeres y la importancia del conocimiento que se estaban llevando a cabo en otros lugares del mundo; no obstante, estas herramientas con mucha frecuencia se utilizarían bajo supervisión masculina, lo que implicaría una adquisición del conocimiento dirigida a fortalecer el orden social y económico vigente.

12Esto, aunado a la incorporación del paradigma liberal roussoneano como modelo la educación ciudadana, hizo que Cabello, Zulima y otras tantas autoras rechazaran las opciones de formación ofrecidas a las mujeres. Señala Rosa Cobo cuando aborda el tema:

no queda ninguna duda de que en Rousseau existen dos estados de naturaleza. El primer estado de naturaleza —el estado de pura naturaleza— contiene los elementos que articularán el espacio público del estado social y cuyo sujeto es el varón. A continuación, se puede observar un segundo estado de naturaleza —el estado presocial— que articula el espacio privado del estado social cuya destinataria es la mujer. Así, puede hablarse de dos estados de naturaleza, en la medida en que en cada uno de ellos se construye una naturaleza (la masculina en uno y la femenina en el otro) que debe servir de referente respectivo de los dos espacios del estado social: el público y el privado (Cobo, 1995: 130).

  • 1 Además de decirlo explícitamente dentro de Las consecuencias y Blanca o las consecuencias de la van (...)

13Desde esta concepción, a los hombres se les debía educar para que trabajaran en colectivo y acordaran las normas que regirían, a lo largo de una línea prospectiva de tiempo, las normas sociales; mientras que a las mujeres se les debía inscribir en una temporalidad mítica, en la que su identidad carecía de cualquier rasgo de singularidad y, por tanto, debía someterse a leyes imperecederas1. Así, en primer lugar, son concebidas las protagonistas de las dos novelas aquí estudiadas, aunque a lo largo de las mismas se exponga cuán poco funcional puede llegar a ser este modelo.

14Se debe recalcar que hasta finales del siglo XIX, al hablar de modelos pedagógicos, no se había superado del todo la polaridad entre los paradigmas educativos de Hobbes y Rousseau, es decir, todavía se estaba discutiendo si la educación tenía como finalidad domar a los seres humanos hasta que comprendieran la importancia de ceder su poder al soberano, como proponía el filósofo británico o si, en realidad, la naturaleza humana estaba marcada por la convivencia pacífica, pues la familia era una sociedad natural en la que se distribuían las funciones de manera armoniosa. En ese sentido, como proponía el filósofo ginebrino, la educación solo debía limitarse a brindar capacidad para ejercer su libertad y poder de decisión a los niños, y herramientas de cuidado y preservación a las niñas.

  • 2 Añade Cárdenas (2019) que, en ese contexto, “la visión nostálgica de [Juana Manuela] Gorriti se val (...)

15En América Latina, estas tensiones también se vieron intervenidas por el clima emocional que definían cada nación. Cuando aparecen las obras aquí analizadas, Perú atravesaba un período postbélico que había conducido a un quiebre emocional y había desatado una serie de incertidumbres. Por añadidura, como indica Mónica Cárdenas (2019), el miedo había separado de manera violenta a la generación de mujeres ilustradas del siglo XIX, lo que las conducía a edificar lugares alternativos para su encuentro y a pensar la reconstrucción (163)2. Mientras tanto, en Venezuela, dominaba una retórica del triunfo y la modernización, a partir de la proyección de la primera película de cine, la construcción de plazas y monumentos y la creación de nuevas instituciones educativas como el Colegio Americano de Caracas. De ahí que las escritoras hayan elegido tonos de desesperanza y esperanza en cada uno de los casos, aunque, como se verá, ello no es un paliativo para el sufrimiento femenino.

16Las consecuencias, de Mercedes Cabello, comienza refiriendo la historia de los Alvarado, una familia apegada al modelo liberal más clásico en el que el hombre se dedica a producir dinero e ideas, pues es muy aficionado a los debates intelectuales, mientras que la mujer cuida a su hija y permanece en el hogar. El padre, además, se presenta como un hombre en teoría progresista, pero se aclara que “temiendo el contagio de los malos elementos aportados por esa diversidad de niñas, nacidas casi todas en inferior escala social” (5) no va a escolarizar a su hija. Este personaje femenino que crecerá sin educación formal y sin autonomía alguna será Eleodora Alvarado, la protagonista de la novela.

17El hecho de que esta mujer no tenga acceso a herramientas lingüísticas, sociales y económicas que le permitan funcionar en el espacio público, la convierte en la víctima ideal para un hombre sin escrúpulos, a quien conoce de camino a la misa. Enrique no solo le va a producir muchos ratos de infelicidad y sufrimiento, porque la aísla de su familia, la abandona, la utiliza y no es capaz de negociar el estilo de vida que llevarán los dos, sino que, además, hacia el final de la novela la termina asesinando, pues imagina que ella tiene una relación amorosa con alguien más.

18Eleodora, cuando ya sabe que va a morir, ve “enternecida á sus hijos, exclamando con honda amargura: –Hijos de un asesino, que puede ser mañana un presidiario” (Cabello, 1889: 240) y decide pedirle al sacerdote que la declarara oficialmente adúltera, porque “el hombre que sorprende á su esposa en infraganti delito de adulterio, puede matarla á ella y á su cómplice, sin ser culpable ante la ley, y por consiguiente tampoco ante la opinión pública” (241), esta mujer se inmola entonces como consecuencia de no haber sabido elegir a su pareja ni procurar un hogar funcional para su descendencia.

19Por su parte Zulima inicia la novela hablando de Gerina, un personaje femenino que deambula solo por las calles de una gran ciudad, escapando de una serie de maltratos e intentando conservar su honra. Esta mujer sí ha sido educada e incorporada tempranamente al campo laboral, por eso cuando tropieza con Eugenio Villamizar, él decide llevarla a la casa de sus padres, quienes la protegerán y le van a permitir seguir creciendo como ciudadana y como ser humano. En esta nueva casa también vive Blanca, la hija de los dueños, una joven caraqueña quien, pese a la insistencia de su madre, no recibe educación formal, porque su padre considera que era una mujer lo suficientemente bonita como para no necesitarla. Así pues, “Blanca con tal [falta de] educación se hizo terca, vanidosa y desconfiada; si educación era pobre por esa causa, y su madre trataba de obligarla” (Zulima, 2020: 390), entonces la niña respondía “–Para qué aprender tanto; leo, escribo, toco piano, lo demás se consigue con dinero, eso dice papá” (Zulima, 2020: 390). En otras palabras, Antonio consideraba que su hija, sin mayores esfuerzos, podía convertirse en una perfecta casada y recibir a cambio de ello el dinero y el espacio necesarios para su manutención.

20Además de centrarse en mujeres urbanas que no acceden a la educación formal, ambos textos recrean la escena del matrimonio; no obstante, en ninguno de los dos casos aparece al final como emblema de las metas vitales femeninas. Por el contrario, se problematiza que la boda sea la única opción de supervivencia para las mujeres dentro de la sociedad y, en más de un sentido, acceder al matrimonio sin tener educación previa se va a presentar como un potencial peligro para la integridad física de las mujeres, quienes pueden acabar objetivadas y usadas por los maridos. En el caso de Mercedes Cabello, la crítica a la institución se da desde el comienzo, cuando se expresa que el padre de Eleodora –de quien luego se sabrá que había tenido una hija con una mujer que nunca fue su esposa– consideraba que las parejas eran indisolubles. Asimismo, se refuerza varios capítulos después Eleodora escapa de casa para verse con Enrique y este juzga: “necesario arrodillarse á sus pies como un amante de novela, para indilgarla todo el vocabulario de las frases campanudas y empenachadas de, que por experiencia conocía eran de maravilloso impacto en tales circunstancias” (Cabello, 1889: 110); además, le pide a la muchacha que no lo deje porque teme perderla para siempre y, de ser así, se va a suicidar. Por último, le asegura que al siguiente día llevará a un sacerdote para que legalice su unión.

  • 3 Este reclamo no era exclusivo de las autoras estudiadas en este artículo. Como señala Ainaí Morales (...)

21Las referencias más que despectivas a la retórica romántica y el hecho de desnaturalizar las muertes por amor, al tiempo que se devela que la imposibilidad de sobrevivir sin el otro no es más que una estrategia para controlar los cuerpos femeninos, dejan al descubierto que, el modelo de educación familiar dirigido a las mujeres no les garantizaba, siquiera, protección y respeto3. Es más, en Las consecuencias se establece que, para los amigos del padre de Eleodora, ella era solo “un bello adorno de los lujosos salones del señor Alvarado. Era tan elegante, tan simpática, tan alegre que . . . ¡Vamos! ¿Quién había de creer que á esa niña le faltaba algo, ni menos que aquellos ricos y grandes salones, habían de parecerle tristes é insoportables?” (Cabello, 1889: 14). Por eso, cuando se reunían a jugar o debatir las ideas liberales que todos compartían, consideraban innecesario dialogar con las mujeres.

22Es pertinente recordar a Rosa Cobo (1995) cuando afirma que en el capítulo V del Emilio de Rousseau, titulado Sofía, se presentaban los rasgos que tenían que caracterizar a la “mujer natural”, quien, por contraste con el niño, formado para la autonomía moral, debía orientarse “hacia la dependencia y la sujeción a Emilio” (208). Así pues, en este apartado: “no sólo se narran las nuevas cualidades de la naturaleza femenina, sino también las técnicas de regulación de sus deseos. El nuevo ideal femenino de la domesticidad gana autoridad solo a condición de reprimir sus deseos” (Cobo, 1995: 209), entonces “el varón es concebido, no sólo en la de Rousseau, sino también en toda la cultura patriarcal, como un elemento sustantivo, mientras que Sofía es caracterizada como un elemento adjetivo en relación a Emilio” (Cobo, 1995: 209). Cabello muestra de la manera más gráfica posible que si bien Eleodora se define como un atributo de la sustancialidad de Enrique, eso no le garantiza ser amada ni tan siquiera le brinda la posibilidad de sobrevivir. Se trataría pues de un desmontaje de la figura de la perfecta casada como ciudadana ideal del proyecto republicano.

23Claramente, en la escritura de Cabello, se asoma una respuesta a los planteamientos de Rousseau cuando, en 1755, después de decirles a las “amables y virtuosas ciudadanas” que su deber siempre sería gobernar a los hombres, se pregunta: “¿Qué hombre bárbaro podría resistir a la voz del honor y de la razón en boca de una tierna esposa? ¿Y quién no despreciaría un vano lujo viendo la sencillez y modestia de vuestra compostura, que parece ser, por el brillo que recibe de vosotras, la más favorable a la hermosura?” (Rousseau, 1923); pues Enrique solo se acerca a Eleodora por dinero y, con tal de conseguirlo, actúa de una manera profundamente irracional.

24Por otro lado, la decisión de contraer matrimonio en Blanca o las consecuencias de la vanidad, aunque se produce en otros términos, pone en evidencia ciertas dinámicas de control sobre los cuerpos de las mujeres que parecían ocultas. Todo comienza cuando la protagonista se entera de que Julia, una joven cuya madre “logró que obtuviese una educación adecuada en todo ramo” (399), se va a casar; entonces, decide que ella también quiere hacerlo. No es un dato menor que la caraqueña de clase alta, caracterizada como frívola y con una educación deficiente o, como diría Hobbes (1993), aquella que no ha tenido la educación política necesaria para pensar y actuar como miembro de una totalidad sea la misma que ve el matrimonio como el fin último de su vida. Expresa Blanca: “envidiando yo a esa mendiga…verme insultada por ella…, pero no importa, yo he de verla humillada ante mí y envidiándome ella, cuando vea que me elige por esposa el caballero más decente, más rico y mejor mozo de Caracas” (Zulima, 2020: 400). Las deficiencias en el proceso educativo también llevarán a este personaje a confiar en que su entrega le será retribuida, solo que esta vez la situación se complejiza porque su decisión se fundamenta en un sentimiento de rivalidad.

25Blanca decide declararle su amor a Jacinto Salinas, quien, en un principio, asume que, por ser tan hermosa, ella le está tomando el pelo. La joven reacciona con un ataque de llanto a lo que él responde que en ese momento podría morir de felicidad porque no esperaba que una mujer como ella se interesara formar una familia con él. Entonces:

Blanca enternecida, al oír cómo se expresaba Salinas, por no creerse bello, se sintió llena de emoción sintiendo su alma un puro amor por aquel hombre, que en ese momento le parecía buen mozo. Las semillas de caridad y compasión que su buena madre sembró en su corazón brotaron en aquel instante y ya no vio en su amante sino un ser que se creía desgraciado por no ser bello, que no soñó con las dichas del amor […] se halagaba su vanidad por ser ella, solo ella, la que pudiera darle al hombre tan poderoso por sus millones, la divina ventura del amor con sus sublimes ilusiones (Zulima, 2020: 425).

26Este giro dentro de la trama es, sin duda, desconcertante, pues al ver con claridad la cercanía de su boda, el personaje femenino inicia una navegación emocional que la va a convertir en un ser tan compasivo y amoroso como la esposa descrita por Rousseau, aunque posteriormente la domesticidad no logre salvarla de nada.

27Por otra parte, en ambas novelas, aunque don Cosme y don Antonio, padres de las protagonistas, digan estar protegiendo y, por extensión, amando a sus hijas cuando deciden que ellas no deben acceder a la educación formal, tras sus respectivos matrimonios, tanto Eleodora como Blanca acaban por marcar una distancia importante con su familia de origen; es decir, Eleodora -en contra de su voluntad- y Blanca -por decisión personal- tampoco se presentan frente a sus padres para retribuir los gestos de amor y cuidado que ellos prodigaron.

28Don Cosme, en la novela peruana, siente que su honor ha sido manchado y que joven podría deshonrar a la familia completa si visita la casa. Refirma esta postura, además, cuando integra a la familia a otra hija que él había tenido fuera del matrimonio para que sustituyera a la mujer desobediente. En la novela de Zulima, la distancia con la madre también surge por la falta de educación de la joven quien, al verse convertida en la esposa de un hombre con mucho dinero, se convierte en un personaje en extremo soberbio. No deja de ser curioso cómo dedicarse al hogar y al cuidado de los hijos no es planteado como un sinónimo de virtud en esta novela ni garantiza recibir el respeto y la consideración del padre. Por el contrario, estos hombres marcarán tal distancia con sus hijas que ni siquiera van a poder tomar alguna acción cuando ellas sean literal o metafóricamente expulsadas del mundo.

29Es necesario recordar que en le caso de Blanca, la protagonista de Zulima, la acusación se basó en que ella, quien cuidaba en extremo su aspecto físico, había despertado un amor irracional en Julián Rovira, un amigo de su marido. Este, confundido por la apariencia de la mujer y su comportamiento seductor, decide confesar sus sentimientos, ante lo cual, ella enfurece hasta perder el conocimiento. Mientras está desvanecida, Rovira decide besarla, entonces Salinas se asoma por la puerta y, sin dejar que medie explicación alguna, echa a la mujer y sale de viaje con sus hijos. Una vez en la calle, Blanca camina en dirección contraria a la casa de sus padres, se desoriente y pierde el juicio. Acaba viviendo en un pueblo de la costa, convertida en “la loca de Tacagua”, al servicio de cualquiera que le ordenara limpiar o hacer algún mandado. Nathalie Bouzaglo (2016) recalca que el castigo se recibe por un delito que no ha sido cometido, por ello, es lógico señalar que “el texto no se limita a destacar la importancia del rol de las mujeres en la familia, sino que, aunque de manera sutil, trata de cuestionar la desigualdad de la sociedad que no se hace responsable de promover la educación para las mujeres del mismo modo que sí lo hace para los hombres” (112). No paradigma de educación que mantenga a salvo a las identidades femeninas.

30Los señores Villamizar nunca se preguntan por el paradero de su hija, no saben ni tienen cómo averiguar en qué lugar del mundo está la joven ni en qué condiciones subsiste. Solo reciben noticias de ella cuando Julia, por casualidad, llega al pueblo donde vive Blanca, la reconoce y la ayuda a volver a Caracas. En paralelo, Rovira confiesa que ha mentido sobre su relación con la mujer y que realmente ella lo había rechazado. Salinas, arrepentido, se dedica a cuidar de su esposa hasta que ella se recupera por completo.

31Quizás el punto de distancia más grande entre las dos obras sea el final: mientras Eleodora muere con una mancha en su honor, Blanca recupera el juicio, pero no consigue comprender qué fragmentos de lo que recuerda han ocurrido en realidad y qué parte ha sido un delirio. Por eso reconstruye su vida familiar sin saber a ciencia cierta el trato que había recibido por parte de su esposo y, ahora sí, se dedica a ejercer la maternidad y el cuidado de ese hombre como hubiera correspondido a cualquier señorita de la alta sociedad. En otras palabras, las dos autoras escriben novelas en las que las protagonistas son falsamente acusadas de adulterio, pero Las consecuencias tiene un final trágico que es el asesinato de una mujer inocente y el suicidio de la persona que lo cometió. Mientras que en Blanca o las consecuencias de la vanidad se esboza lo que, en un principio, podría ser visto como un cierre prometedor; no obstante, acabará por ser una demostración de que la educación como forma de domar el espíritu, en el caso particular de las mujeres, implicará situaciones tan indeseables como la disociación y la locura. Es destacable que en ambas novelas se hable explícitamente sobre la formación de las mujeres. Por ejemplo, en Las consecuencias, la voz narrativa expone:

El señor Alvarado, era un noble al estilo de los del pasado siglo. Aristócrata de nacimiento, pero filósofo por temperatura y por inclinación, se decía discípulo de J. J. Rousseau, por sus ternuras para todo lo que acercábale á la naturaleza; pero sin amoldarse jamás á las ideas y principios democráticos del que él llamaba su maestro. Hombre teórico, meditaba sobre el porvenir de su hija, esperando que la severidad de sus costumbres y la atmósfera saturada de virtudes en la cual había vivido la joven, serían suficientes elementos para formar su corazón y labrar su porvenir. Y con la inexperiencia, no de sus años, sino de su carácter y del género de vida que había llevado, creía que el apartamiento de dañosos elementos, debía ser la base de todos los sabios principios educacionistas. No la envió á colegio, temiendo el contagio de los malos elementos aportados por esa diversidad de niñas, nacidas casi todas en inferior escala social de la de su hija. Los colegios, decía el señor Alvarado, son aglomeraciones de caracteres buenos y malos, de espíritus pervertidos y puros, donde sucede o que en los cestos de frutas: las podridas contajian á las sanas (Cabello, 1889: 4).

32Zulima hizo lo propio en su novela cuando señaló:

¡Pobres hombres!, ¿qué sería de vosotros sin la mujer? Os creéis omnipotentes y nada sois sin ellas; os creéis poderosos y nada podéis si ella no os ayuda en vuestro poderío. ¿Por qué, pues, le negáis una educación igual a la vuestra? ¿Por qué las condenáis a esa mediocridad que las ata cortándole el vuelo a su intelecto y a su espíritu? ¿Por qué? Decid ¿Por qué?

Un escritor que no quiero nombrar dijo una vez: “Si haceos mujeres sabias se acabarán las madres de familia”.

¡Qué erróneo ese pensamiento, qué poco ha estudiado ese escritor meditando la obra del hacedor! (Zulima, 2022: 393).

  • 4 Hace casi cincuenta años, Laura Mulvey afirmaba que, el cine, las funciones sociosexuales se dividí (...)

33Las autoras estarían anunciando, por medio de sus ficciones, un reclamo a dos sistemas educativos que, si bien se decían inclusivos y buscaban la democratización, acababan por reproducir ideas que convertían a las mujeres en meras reproductoras acríticas de las fantasías masculinas4. Al mismo tiempo, demostrarían que si algunas mujeres, como Eleodora o Blanca, decidían apartarse, al menos parcialmente, de estas fantasías, su conducta iba a acabar igualmente juzgada por esos parámetros. Además, en ambos casos parece haber una cercanía al proyecto hobbesiano, cuando se apuesta por la racionalidad como eje del funcionamiento social. En un excurso de Blanca o las consecuencias de la vanidad, la escritora ficcionalizada llega a decir “Instruid a la mujer, la instrucción la hará fuerte, porque con su desenvolvimiento intelectual se defenderá de las arterías de los hombres. Entonces lucharán de potencia a potencia, y si el hombre triunfa, su gloria será mayor. Pero me atrevo a asegurarlo: si la mujer se instruye extensamente, habrá menos desgracias y menos crímenes (Zulima, 2020: 468); asimismo, en Las consecuencias, se afirma que don Cosme:

envanecíase de que su hija no hubiera traspasado jamás el pórtico de un edificio, donde con el nombre de colegio, se pervierte el corazón de las niñas, sin darles en cambio más que esa instrucción á la violeta […] Decía que él sabía bien hasta que punto podía ser conveniente instruir á una niña, si esta instrucción había de ser á costa de su pureza y candor, y estaba segurísimo de haber cimentado, no solo su felicidad como padre, si que también, el porvenir de su querida hija (Cabello, 1889: 4).

34Empleando un recurso casi en desuso para fines del siglo XIX, como Zulima, bien una profunda ironía casi prohibida para las escritoras durante el Romanticismo, como Mercedes, se propone en ambos textos el acceso a la educación como camino a la felicidadc. Además, la adquisición y el uso correcto del lenguaje será una condición necesaria para llegar a acuerdos y construir la vida común, pero como ni Eleodora ni Blanca pueden hablar sobre sí mismas ni explicar lo ocurrido, antes y después de la falsa acusación de adulterio, acaban devoradas por circunstancias que no eligieron y que no saben manejar. Ellas no pueden tomar parte del pacto social, porque han sido silenciadas; no pueden ceder sus derechos al soberano, porque se los han expropiado; y no pueden consolidarse como ciudadanas porque su subjetividad es constantemente desarticulada.

35Habría que preguntarse pues por el papel de las escritoras como portavoces de estos ejercicios de desigualdad y opresión intrínsecos a los procesos de modernización de América Latina. Estas dos novelas -contemporáneas con medios impresos como El Perú Ilustrado (1887-1892) o El Cojo ilustrado (1892- 1915), que intentaban mostrar el amplio desarrollo de América latina por medio de la puesta en circulación de imágenes asociadas a la tecnología, y también con una serie de asociaciones culturales que daban cuenta del nacimiento de espacios de ejercicio de ciudadanía- exponen cómo los proyectos pedagógicos diferenciados, si bien apostaban por la alfabetización de todas las personas, les negaban a buena parte de ellas la posibilidad de desenvolverse con éxito dentro del proceso de modernización continental y, aunque pueda sonar paradójico, los dos textos también refuerzan la idea expuesta por Ángel Rama respecto a la centralidad de la letra. Es decir, más allá de lo que pudieran mostrar las imágenes que exponían la modernización de Lima o de Caracas, la palabra de un grupo de mujeres que solo podían consderarse parte de una red por sus intercambios por medio de la escritura, dejaba registro de la insustancialidad del progreso.

36A propósito de ello, se debe considerar también que en las dos obras se desdice el contraste generacional. Las madres de las protagonistas, Luisa Alvarado y Luisa Villamizar, se acercan o se alejan de la racionalidad en proporción inversa a como lo hacen sus hijas. Quizás lo más interesante de este par de personajes sea que uno de ellos es superficial y sobreafectado, mientras que el otro es racional y apuesta por el uso del lenguaje para validar sus posiciones; sin embargo, más allá de su actitud, no van a ser escuchadas. Sus voces son pasadas por alto, pues el contenido de su discurso era desechable por el solo hecho de haber sido enunciado por mujeres.

37Luisa Alvarado, la madre de Eleodora es presentada como una mujer de clase alta que ejerce la caridad para sentirse aliviada, pero que no tiene ninguna voluntad de involucrarse con las mujeres de clase baja a quienes en teoría ayuda. Es mostrada como una aristócrata que solo vive de la apariencia y que: “recibía á sus visitas, las que, aunque escasísimas, eran asiduas y constantes. De ordinario iban a verla algunos sacerdotes y también alguna gran señora, que al decir del señor Alvarado, podía lucir su abolengo, junto con los rancios pergaminos de la familia Alvarado, cuyo lustre jamás fué por ninguno de sus antepasados empañado” (Cabello, 1889: 20). A pesar de ello, replantea su código del honor cuando Eleodora escapa. A partir de entonces, la caridad se gira hacia su hija, lo que les permite proponer nuevos vínculos afectivos y abrirse a la posibilidad de pactar. Como era de esperarse, don Cosme se niega a considerar sus propuestas.

38La madre de Blanca, por el contrario, desde un principio afirma que su hija tendría que lograr la autonomía económica y de pensamiento lo antes posible, para ser una ciudadana de bien. Siempre presenta como ejemplos conductuales a Julia y a Gerina, dos mujeres altamente productivas que si bien reciben como recompensa la unión matrimonial, también muestran identidades esenciales, no solo asistenciales. A pesar de ello, cuando Blanca regresa a la casa familiar después de haber enloquecido, Luisa Villamizar será una de las encargadas de esconder la verdad de la historia y de tratar de disculpar al yerno. Cuando su hija recupera la consciencia y dice que Salinas es un hombre malo porque la separó de sus hijos, Luisa responde: “No, hija de mi alma, olvida todo eso, no veas más que a tus hijos, a tus padres, a Salinas tan bueno, tan noble, tan digno. No quería que viéramos tu estado, por la grandeza de su alma. Te llevó a Europa, te puso en una casa de dementes y no logró mejorarte. Julia le avisó la venida de ese gran médico y él te trajo volando” (Zulima, 2020: 625). En otras palabras, también la concepción del honor también se tambalea en el imaginario de Luisa Villamizar y, al igual que Luisa Alvarado, esta mujer se orienta a proteger a su hija porque desea reincorporarla al sistema familiar; no obstante, en la novela venezolana, Luisa se alía con quien ha agredido a Blanca, aun cuando sabe que el delito del que se le había acusado jamás ocurrió, ¿cómo pensar entonces los giros propuestos por ambas autoras?, ¿asoman en sus textos alguna posibilidad de las protagonistas hubieran podido sobrevivir en la sociedad latinoamericana de finales del siglo XIX?

39Se hace necesario repensar entonces que la decisión de no escolarizar a las protagonistas, expresada como caricatura en Las consecuencias, y en código realista dentro de Blanca o las consecuencias de la vanidad, son ecos de una mirada muy extendida dentro de la intelectualidad masculina desde el siglo XVIII. María Angulo Egea (2011) explica bien cómo se solía hablar de:

las bachilleras, asiduas lectoras, marisabidillas, cultas, interesadas por el estudio, pero despreocupadas por el matrimonio, sin un especial interés por casarse, ni por tener hijos. Este personaje de la bachillera o doctora se hizo familiar en la literatura de la época y era algo más que el equivalente femenino del erudito a la violeta que satirizara Cadalso. ‘Venía a representar los usos del saber que se consideraban censurables en las mujeres, porque iban más allá de las utilidades domésticas y sociales que los ilustrados les reconocían o porque amenazaban el dominio que los hombres ejercían sobre la cultura’ (Bolufer, 1998: 146). Este tipo teatral solía ser desengañado en una especie de anagnórisis final que reconvertía a la dama, por lo que se daba cuenta de su error, de lo absurdo de su actitud y de los beneficios del amor conyugal (Egea, 2011: 20).

40En ese sentido, se podría decir que todos estos supuestos se desmienten, pues, aún sin haber tenido acceso a la educación y sin ser eruditas a la violeta, ni las protagonistas de estas dos obras ni sus madres logran evadir que las jóvenes sufran un castigo por un adulterio que jamás cometieron. Así pues, el momento de anagnórisis –en el que tanto Luisa Alvarado como Luisa Villamizar cambian su manera de sentir– implica la aceptación de un orden social que llevaría a sus hijas a la muerte o al sometimiento. Es evidente también que la alianza entre mujeres al margen del poder patriarcal bien pudiera representar un camino de salvación frente al poder privado que llegaba incluso a controlar el espacio público. En las dos novelas se establece que el amor conyugal no es beneficioso y que el estereotipo de la adúltera bien puede ser una más de las tantas fantasías que las mujeres ilustradas podrían enfrentar por medio de la palabra escrita.

41No sería arriesgado decir entonces que más que reproducir la vieja dicotomía true woman/new woman e, incluso, que más que confrontar los ideologemas del ángel del hogar o la perfecta casada con los de la femme fatal, en estos textos, las escritoras se preocupan por dejar testimonio de la existencia de mujeres que trascienden estas lecturas y, al mismo tiempo, abren un espacio para mostrar una serie de identidades femeninas sufrientes que necesitan decir de sí. No habrá comunidad posible si no se les da la oportunidad de pronunciarse a todas las identidades y eso implica, incluso, trasladar la palabra en las novelas sobre el adulterio hacia la mujer acusada, pues –de haber obtenido oportunamente las herramientas del caso– desde el momento mismo en que son interpeladas por el aparato jurídico bien podrá dar cuenta de sí misma.

Inicio de página

Bibliografía

ACOSTA, Oscar, “Zulima. Entre la maternidad y la literatura”. Épale Caracas, Caracas, 2022, p. 17.

ANGULO EGEA, María, “Hombre o mujer, cuestión de apariencia: Un caso de travestismo en el teatro del siglo XVIII”, Anales de Literatura Española, Madrid, 2011, p. 11-34

BOUZAGLO, Nathalie, Ficción adulterada: pasiones ilícitas del entresiglo venezolano. Rosario, Beatriz Viterbo Editora, 2016.

BUTLER, Judith, Dar cuenta de sí mismo, Buenos Aires, Amorrortu, 2009.

CABELLO DE CARBONERA, Mercedes, “Necesidad de una industria para la mujer”. Lima, La Alborada. Semanario de las familias. Literatura, artes, educación, teatro y modas, 1875, p. 165, 166, 173, 174.

CÁRDENAS, Mónica, Una historia para dos novelas: Eleodora y Las consecuencias de Mercedes Cabello de Carbonera, Miami, Stockcero edition, 2012.

__________, “Cocinando la paz. Afectos y sororidad en El mundo de los recuerdos”, In: Denegri, Francesca (ed.), Ni amar ni odiar con firmeza. Cultura y emociones en el Perú postbélico, Lima, Fondo editorial de la Pontificia universidad católica del Perú, 2019.

COBO, Rosa, Fundamentos del patriarcado moderno, Valencia, Cátedra colección feminismos, 1995.

CUDER, Primavera, La representación del Otro en el siglo XIX: la diversidad en Ricardo Palma, Miami, Florida International University, 2018.

HOBBES, Thomas, El ciudadano, Madrid, Debate, 1993.

HUARAJ, Juan Carlos, La instrucción de las primeras letras en el Perú republicano: de Agustín Gamarra (1840) a Rufino Echenique (1851), Tesis de maestría, Lima, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2017.

MANNARELLI, María Emma, “Jerarquías sociales y cultura afectiva en Lima colonial”, Actas del simposio internacional La mujer en la Historia de América latina, Lima, 1997, <https://www.cemhal.org/publicaciones1c.html>, consultado en marzo de 2023.

MARTÍNEZ VÁSQUEZ, Emma. “Mujeres en educación y trabajo en Venezuela: un largo recorrido que no termina”, Revista venezolana de estudios de la mujer, Caracas, 2010, p. 139-160.

MORALES PINO, Ainaí, “Los feminismos en competencia en Zarela (Novela feminista), de Leonor Espinoza de Menéndez (¿1910?), más allá de la utopía, la conciliación y la excepcionalidad”, Revista chilena de literatura, Santiago, 2023, p. 91-118.

MULVEY, Laura, “Visual Pleasure and narrative Cinema”. En: Merck, Mandy (ed.), The Sexual Subject. A Screen Reader in Sexuality. Londres y Nueva York, Routledge, 1992, p. 22-34.

ROUSSEAU, Jean Jacques, Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres, Madrid, Espasa Calpe, <https://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/discurso-sobre-el-origen-de-la-desigualdad-entre-los-hombres--0/html/ff008a4c-82b1-11df-acc7-002185ce6064_5.html#I_5_>, consultado en marzo de 2023.

Inicio de página

Notas

1 Además de decirlo explícitamente dentro de Las consecuencias y Blanca o las consecuencias de la vanidad, las dos autoras habían referido el tema de la educación en otros de sus textos narrativos y/o en su prosa conceptual. Estas ideas, muy extendidas en la región, fueron cuestionadas tanto por Mercedes como por Zulima en diversas oportunidades. Basta con recordar cuando, en 1875, en su artículo “Necesidad de una industria para la mujer”, Mercedes recomendó que Perú volviera sus ojos hacia Estados Unidos porque en ese país “se procura ilustrar a la mujer iniciándola en el conocimiento de la ciencia que puede formar en ella a una buena madre de familia” (165), al tiempo que el trabajo femenino podía constituirse como “un elemento de riqueza y prosperidad” (165) que estaría lejos de rivalizar con el trabajo del hombre.

2 Añade Cárdenas (2019) que, en ese contexto, “la visión nostálgica de [Juana Manuela] Gorriti se valida como un ejercicio de memoria, así como el proyecto novelístico de Mercedes Cabello que, desde una mirada crítica, representa a las clases medias y altas de Lima en su época de esplendor, para detectar en su interior las faltas que acentuaron las trágicas consecuencias del conflicto” (165), así pues, el ataque directo al modelo educativo que, entre otras cosas, condenaba a las mujeres a ser acusables y castigables al margen de su conducta, implicaba también una arista para considerar por qué Perú era una nación débil.

3 Este reclamo no era exclusivo de las autoras estudiadas en este artículo. Como señala Ainaí Morales (2023), en la novela Zarela (190X), de Leonor Espinoza de Menéndez se evidencia en diversos momentos de la historia: cuando Luisa, quien no ha conseguido embarazarse y dar a luz, decide comprar a una niña, porque sus cuidadoras necesitan el dinero y ella solo podía acceder a la manutención y/o la herencia de su marido si se reproducía; o cuando Hermenegarda, la tía solterona, decide buscar apresuradamente un marido para sus sobrinas, a quienes no podía alimentar bien ni asegurarles educación (Morales, 2023: 104). En la novela se evidencia, además, que solo ocasionalmente este apego al rol de género proporciona alguna seguridad.

4 Hace casi cincuenta años, Laura Mulvey afirmaba que, el cine, las funciones sociosexuales se dividían, de manera análoga a como ocurría en la sociedad, pues el hombre se dedicaba a mirar y a contar, mientras que la mujer se limitaba a convertirse en objeto de la mirada. Así pues, nunca encontrábamos en las pantallas la representación de identidades o subjetividades femeninas, sino de una serie de fantasías ideadas por los hombres para alcanzar su placer. En muchos sentidos, las protagonistas de las dos obras analizadas en este artículo encarnan el deseo de sus padres, sus parejas y la sociedad en general, cosa que -al ser narrada por una mujer intelectual- lejos de garantizarles la felicidad a las protagonistas, se termina transformando en causa de dolor, de locura y de muerte.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Mariana Libertad  Suárez, «Hacedlas cuál las buscáis: adulterio y educación femenina en la narrativa de Mercedes Cabello de Carbonera (1889) y Zulima (1896)»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 47 | 2024, Publicado el 04 junio 2024, consultado el 25 julio 2024. URL: http://journals.openedition.org/alhim/12325; DOI: https://doi.org/10.4000/11skj

Inicio de página

Autor

Mariana Libertad  Suárez

Pontificia Universidad Católica del Perú
mlsuarez@pucp.edu.pe

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC-ND 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search