Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros47Literatura, prensa, teatro y educ...Bordando con tinta negra: prensa ...

Literatura, prensa, teatro y educación: autorías femeninas, intervenciones, imágenes públicas y agencia política

Bordando con tinta negra: prensa y autoría femenina en la revista La Mujer Mexicana (1904-1908)

Ximena Yáñez  Chávez y Ana Laura Zavala  Díaz

Resúmenes

En el presente artículo nos interesa estudiar algunas de las estrategias discursivas de construcción autorial de las escritoras que participaron en la revista La Mujer Mexicana (1904-1908), vocera de la Sociedad Protectora de la Mujer. Si al hablar de autoría se piensa en formatos que ponen en escena a sujetos individuales, las publicaciones en las que se reúnen las firmas de más de un nombre —periódicos, revistas o antologías— son, igualmente, fabricantes de capital simbólico autorial, colectivo y colaborativo. Compartimos con Beatriz Sarlo la idea de que los impresos de circulación periódica son un punto de partida para indagar sobre las transformaciones institucionales y sociales que afectan al discurso literario; por ello, consideramos que la revisión de esta revista permite aproximarse a las nociones de “escritora” y “escritura femenina” que circularon a contracorriente de la cultura dominante mexicana de principios del siglo xx.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

  • 1 Como advierte Gabriela Cano, “El vocablo feminismo empezó a utilizarse en México en los últimos año (...)

1Hacia la década de 1870 se experimentó un cambio en la prensa mexicana marcado por la emergencia de proyectos editoriales fundados, diseñados, escritos e, incluso, impresos por mujeres, cuyo destinatario fue un público femenino. Con estos emprendimientos, el ejercicio de la letra comenzó un proceso de “feminización”, mediante el que se descentralizó el poder de la pluma masculina que había construido un rígido concepto de la mujer en medios impresos dirigidos por varones y dedicados al “bello sexo” (Infante Vargas, 2008: 81). Así, se fundaron revistas como La Siempreviva (1870-1872), Las Hijas del Anáhuac (1873-1874), La Ilustración Femenil (1880), La Mujer. Semanario de la Escuela de Artes y Oficios (1880-1883) y Las Violetas del Anáhuac (1887-1889), de las cuales La Mujer Mexicana. Revista Mensual Científico-Literaria Consagrada a la Evolución, Progreso y Perfeccionamiento de la Mujer (1904-1908) fue usufructuaria no sólo en cuanto a la conformación de su equipo de redacción, integrado por mujeres que, hacia esos años, ya contaban con cierta agencia en diferentes ramos profesionales, sino también en relación con las formas de gestión organizativa y económica de la publicación, que, desde su fundación, se autodenominó como feminista.1

2Más que estudiar esta revista desde una perspectiva biograficista o centrada en la monolítica identificación del impreso con un movimiento cultural o estético en específico, nos interesa abordar La Mujer Mexicana como un espacio complejo donde se gestó vida intelectual; es decir, analizarla en su calidad de objeto simbólico productor de “relaciones e ideología” (Louis, 2018: 30). Para ello, consideramos de gran utilidad las formulaciones teórico-metodológicas de Annick Louis; en particular, retomamos algunas de sus reflexiones acerca de los conceptos de director y colaborador, ya que imbrican de forma toral “la noción de autoría”, que en cualquier empresa revistera deriva de una tensión entre lo individual y lo colectivo o colaborativo (Louis, 2018: 41). Según Louis, en las publicaciones periódicas impera siempre la imagen grupal en tanto que su producción “implica una puesta en página que convoca a varios actores: [autores,] diagramador, ilustrador a veces, tipógrafos, [y] una instancia que decide qué textos cohabitan en la misma página. La autoría colectiva no es la suma de los aportes individuales sino un efecto nuevo” (Louis, 2018: 42). Aun cuando coincidimos con esas aseveraciones, pensamos que es necesario indagar más en las prácticas autoriales que se performativizan en este tipo de revistas, pues es innegable que en ellas circulan colectivamente imágenes autoriales a partir de una serie de marcajes de clase, tendencia ideológica o estética y, por supuesto, de género.

3Compartimos con Beatriz Sarlo la idea de que “la forma revista” es, al mismo tiempo, “una práctica de producción y circulación” (Sarlo, 1992: 9), por lo que la prensa femenina, además de proponerse como un “campo de entrenamiento literario” (Plebani, 2022: 224) —que impulsó a muchas mujeres a expresarse por la vía de la pluma—, se habilitó como un medio que otorgó autoridad literaria e intelectual a las escritoras, quienes no gozaban del reconocimiento y prestigio social de sus pares masculinos. Esas publicaciones devinieron, así, una instancia de legitimación paralela que no necesariamente se sometió a los criterios ni a las modas literarias del sistema cultural hegemónico masculino. De hecho, la “conformación de estos equipos editoriales” (Infante Vargas, 2008: 92) trazó una ruta sin retorno hacia la consolidación de redes femeninas integradas por escritoras, periodistas y editoras, pero también por profesoras y otras mujeres que se estrenaban en sectores altamente masculinizados, como la medicina y las leyes. A la afirmación de Benedict Anderson sobre los medios impresos como favorecedores del proceso de formación de comunidades que se imaginaron como constitutivas de una nación (Anderson, 1993: 200), nosotras añadimos que aquellos medios de circulación periódica pensados y elaborados por mujeres fomentaron la confección de una nueva identidad autorial, “la mujer de letras”, al construir lazos gremiales basados en el género, mediante un procedimiento de tematización de lo femenino.

4A partir de lo expuesto, planteamos la hipótesis de que La Mujer Mexicana representó el corolario de varios de los mecanismos que otras revistas previas dedicadas a las mujeres pusieron en marcha: creación de asociaciones, formación de redes intelectuales entre profesionistas de diferentes campos, experimentación con ciertos géneros literarios —sobre todo el ensayo de género—, autoría colaborativa y estilos —marcados por una enunciación casi siempre colectiva, un nosotros incluyente de valencia femenina—. De cierta forma, dicho impreso supuso una bisagra entre las primeras publicaciones periodísticas del siglo xix lideradas por mujeres y las empresas revisteras femeninas del xx, de carácter más cultural y político, que, sin duda, bebieron de las posturas y posicionamientos de las primeras; con La Mujer Mexicana, como bien advierte Lucrecia Infante, se visibiliza un proyecto que tiene como eje lo femenino, el cual trasciende el espacio de la letra hasta alcanzar el campo de la acción social (Infante Vargas, 2017: 255).

La Mujer Mexicana: una revista de mujeres para mujeres

5Como indicamos, hacia la segunda mitad del siglo xix, el campo literario e intelectual mexicano se diversificó, lo que posibilitó que las mujeres emprendieran sus propios proyectos editoriales. Según ha documentado Lucrecia Infante Vargas (2008; 2023), el florecimiento de esas empresas editoriales se ubica temporalmente entre 1870 y 1908, periodo enmarcado por el triunfo del liberalismo, cuando, en consonancia con el espíritu reconstruccionista y modernizador nacional, se insistió en la importancia de la educación de la mujer como reproductora del orden social, pero también se abogó por su profesionalización en áreas que simbolizaban una extensión de su labor doméstica, como la docencia.

6Con respecto a La Mujer Mexicana, cabría subrayar que nació como parte de un impulso asociativo de mayor envergadura, coronado por la instalación de la Sociedad Protectora de la Mujer, primera agrupación autoproclamada feminista, cuyo lema fue “Patria, Ciencia y Hogar”. La articulación de esos tres términos pertenecientes a diferentes espacios de acción muestra la voluntad de las fundadoras de resolver la tensión entre sus posicionamientos en la esfera pública —alineados con los discursos nacionalistas— y el hogar —escenario emblemático de la actividad femenina—, a través de la mediación de un elemento de gran prestigio en la época: la ciencia, práctica basada en el uso del método y la razón, que supuestamente permitía construir discursos “verdaderos” sobre la realidad. Tal impulso mediador encontró un correlato en la denominación de la revista —en la especificación de su carácter científico y literario, binomio racional e imaginativo que posibilitaría el progreso de las mujeres—, así como en muchos de sus contenidos —en específico, los emanados de las reuniones de la Sociedad— de tonalidad positivista, la cual, matizada desde una perspectiva de género, validaría la unión y la acción femeninas. Un ejemplo de esa resemantización de formulaciones de cuño spenceriano lo encontramos en la alocución de Laura S. de Bolaños Torres, donde se reafirmaron los objetivos de aquella Sociedad:

Es tan noble y santo el asunto que nos ha reunido aquí, que en mis pocas y sencillas palabras, no hallaréis la necia pretensión de cautivaros, sino la exposición franca del ideal que hace mucho tiempo acaricio en mi alma, la idea de unir las fuerzas intelectuales de las mujeres mexicanas y hacer surgir en nuestra patria, en la evolución asombrosa del presente siglo, la tea encendida de la confraternidad femenina. Que la unión sea la que nos dé valor para lanzarnos a santas empresas, a los trabajos atrevidos del intelecto o a las elucubraciones sublimes del Arte. […]

  • 2 Como ocurrió en diversas latitudes de Latinoamérica, en México los idearios de Auguste Comte y Herb (...)

Que formemos un núcleo potente para probar que la mujer antes débil, medrosa, pequeña —con la pequeñez que le concedían las antiguas generaciones— lleva consigo el germen de la fuerza, que puede trocar su debilidad en potencia, que sabe divinizar su exquisita sensibilidad; que sabe vencer su timidez y erguirse hercúlea, indomable en las luchas por la existencia (Bolaños Torres, 1904: 1. Las cursivas son de la autora).2

  • 3 Sólo ocasionalmente se incluyeron las secciones de “Noticias varias” y “Cocina”, que, por sus conte (...)

7Con ese propósito, La Mujer Mexicana comenzó a publicarse mensualmente. Cada número constó de 10 o 12 páginas, diseñadas sin una jerarquización de los contenidos en secciones o de las firmas por su prestigio en cierto campo.3 Distribuidas en dos columnas, éstas aparecieron escasa, aunque significativamente, ilustradas, la mayoría de las veces con retratos de las propias colaboradoras del impreso, dispositivo visual que sirvió como un mecanismo de reconocimiento autorial, ya utilizado por los editores y los escritores de la época. La publicación congregó, así, a las personalidades más visibles de la Sociedad Protectora de la Mujer, lo que explicaría en parte los movimientos que experimentó su cuerpo de redacción y administrativo a lo largo de los casi cinco años que circuló en la Ciudad de México. En enero de 1904 fue fundada y dirigida por la profesora normalista Dolores Correa Zapata y administrada por la también maestra Luz Fernández viuda de Herrera; más tarde, ese mismo año, se sumó la primera abogada mexicana, María Asunción Sandoval de Zarco, quien fungió como responsable. En marzo de 1905, asumió la dirección la escritora y maestra Laura Méndez de Cuenca y apareció ya un equipo de redacción, conformado por mujeres que se destacaban en los mismos ámbitos profesionales que esta última: Mateana Murguía de Aveleyra, Severa Aróstegui, María Enriqueta Camarillo de Pereyra y Dolores Jiménez y Muro, a quienes se unieron la profesora Trinidad Orcillés y la primera médica mexicana, Matilde Montoya (Infante Vargas, 2008: 99); asimismo, la administración pasó a manos de la también médica Antonia Ursúa, quien se encargó de la dirección de la revista a partir de 1906 hasta su cancelación en 1908.

8Aunque esa información —presente siempre en las páginas liminares de la publicación— fue perfilando la importancia de acudir a ciertas firmas para evidenciar el capital intelectual y profesional acumulado por aquel proyecto editorial, lo cierto es que sus redactoras mantuvieron una enorme apertura en relación con los modos de participación en el impreso; de ahí la supuesta colectivización de su manufactura, expresada en la leyenda de la revista: “Dirigida, redactada y sostenida por Señoras y Señoritas”, que más tarde se modificó a la luz de la visibilización de algunos nombres, incluyendo como colaboradoras a “todas las Señoras y Señoritas que gusten enviarnos sus composiciones”. Tales gestos apuntan a una cuestión central en los impresos de mujeres: la intención de admitir todo tipo de escritura femenina para crear la imagen de una buscada autoría colaborativa, gesto que se reforzaría con una serie de estrategias textuales: la utilización de un nosotras como modo de enunciación, la inserción de dedicatorias cruzadas entre autoras, la tematización del quehacer escriturario e intelectual de las mujeres y la elaboración de números monográficos consagrados a una solo personaje femenino.

9Algunos indicios más muestran que La Mujer Mexicana fue ganando prestigio en el ámbito de la prensa nacional, de los cuales dos nos parecen en especial relevantes. El primero atañe a sucesivos cambios en la ubicación de las oficinas de la revista que pasó de la calle Puente de San Pedro y Pablo, hoy calle Carretones, hasta la de Chavarría, hoy Justo Sierra, donde se localizaba el taller en el que se imprimió la revista a partir de 1906, cuando se fundó la tipografía “La Mujer Mexicana”, dirigida por trabajadoras de la revista. El tránsito por la geografía metropolitana es significativo, en la medida en que la administración se desplazó de la periferia de la Ciudad de México a tres cuadras de la Plaza de la Constitución, centro neurálgico de la vida política, económica, cultural y editorial del país. El segundo se relaciona con la autogestión de la hechura material de la revista, a partir de la cual las redactoras diseñaron una serie de estrategias de comercialización, como el ofrecimiento de obras extranjeras traducidas para La Mujer Mexicana, la creación de la biblioteca La Mujer Mexicana —que se inauguró con el título El hipnotismo y la sugestión del doctor Joseph Grasset, traducido por Ursúa— y el envío de un libro de regalo tras el pago anticipado de la suscripción anual. Esas mejoras se acompañaron de modificaciones en el diseño de la revista: se incluyeron más ilustraciones, se aumentó el número de páginas de cada entrega y se estableció una numeración corrida, con el afán de hacer coleccionable y encuadernable el impreso.

  • 4 En 1907, en ese espacio se formalizó el carácter educativo y profesionalizante de la Sociedad Prote (...)
  • 5 En la semblanza dedicada a este personaje, Mateana Murguía de Aveleyra la describió en términos hip (...)

10Esos cambios bien pudieron deberse a la importancia que la revista fue cobrando en la escena periodística, aunque también sospechamos que se relacionaron con los apoyos que tanto el presidente de la República, Porfirio Díaz, como el vicepresidente, Ramón Corral, otorgaron a la Sociedad Protectora de la Mujer. En noviembre de 1905, se anunció que el gobierno había cedido a la agrupación un local para establecer la aludida tipografía; ahí se instalaron las oficinas de La Mujer Mexicana donde ésta se imprimió, así como un taller para formar a otras mujeres en el oficio editorial.4 Resulta paradójico que el gobierno represor y dictatorial de Díaz haya apoyado ese emprendimiento feminista en un momento tan complicado debido al estallido de huelgas obreras en el país. Posiblemente, su administración no vio ninguna peligrosidad en aquel esfuerzo colectivo que, de algún modo, se ceñía al discurso oficialista de fomentar la educación en el “bello sexo” para que cumpliera mejor sus funciones domésticas. Más allá de las especulaciones, lo cierto es que el patrocinio gubernamental se expresó de diferentes formas en las páginas de La Mujer Mexicana: ya fuera con la inclusión de breves notas de agradecimiento o textos laudatorios sobre miembros del gobierno, ya con la reproducción de retratos de estos funcionarios y de sus esposas, en particular de Carmen Romero Rubio de Díaz.5 El interés en esta última debe leerse a la luz de las negociaciones que la agrupación tuvo que hacer con el poder porfiriano para lograr el reconocimiento de sus actividades públicas y editoriales, pero también como un ejemplo de la agencia de ciertas figuras femeninas que apoyaron, nominal o económicamente, estos y otros emprendimientos culturales y políticos de mujeres.

  • 6 Colaboradoras como Montoya, Sandoval de Zarco, Columba Rivera y Guadalupe Sánchez, por ejemplo, anu (...)

11Las variaciones del impreso antes expuestas repercutieron en un alza de 5 centavos en el costo de la suscripción mensual, cuyo monto, hasta 1906, ascendió a 20 centavos, mientras que el número suelto se vendió por 25 centavos y el atrasado por 20 centavos. Si confrontamos su precio con el de otras publicaciones periódicas de la época, es evidente que La Mujer Mexicana no era un producto lujoso, pero tampoco resultaba accesible a los sectores femeninos de menor poder adquisitivo. En un contexto donde “la mayoría de los diarios se vendían a cinco centavos”, aunque “las modernas técnicas de impresión” habían posibilitado bajar los precios hasta “uno y tres centavos” (Speckman Guerra, 2002: 133), la revista parecía estar dirigida a un sector medio que podría consumir diarios como El Mundo Ilustrado y El Tiempo Ilustrado, cuyo costo osciló entre los 20 y los 50 centavos de 1895 a 1910. Estos datos se corroboran con un par de elementos más de diversa índole: los escasos puntos de venta de esta publicación y la publicidad incluida en ella, que aumentó a partir de 1906. En cuanto al primer aspecto, además de adquirirse en las oficinas de la propia revista, se podía encontrar en las Alacenas del Portal de Mercaderes y en la zapatería “La Bella Jardinera”, es decir, en comercios de accesorios y ropa vinculados con el consumo femenino, a diferencia de otras empresas revisteras que se distribuían en importantes librerías capitalinas, tales como la Revista Moderna de México, cuyo público era preferentemente masculino. Ese mismo sesgo de género atraviesa la publicidad, que podría clasificarse en dos rubros: establecimientos, como los antes señalados, de ropa y calzado, así como de productos médicos y cosméticos para la mujer, y de servicios profesionales, sobre todo clínicos y legales. En cuanto a los últimos, cabría destacar que una parte considerable de ellos contribuyó a validar el sentido gremial de la revista, a la vez que a dotar de mayor autoridad a algunas de sus principales colaboradoras: aquellas que ejercían —en espacios independientes, es decir, consultorios y despachos públicos— profesiones liberales, consideradas de estricto dominio masculino, como la medicina y la abogacía. La inclusión de esa propaganda estableció una sinergia significativa con los textos que las mismas autoras y otras actoras, en especial docentes, publicaron en las páginas de La Mujer Mexicana, pues esas disciplinas estaban sancionadas por controles educativos profesionalizantes bajo el dominio varonil.6

12Todos los elementos antes analizados encontrarían un fuerte eco en la evidente hegemonía del género ensayístico en la sintaxis del impreso: esa modalidad textual contribuyó a “vehiculizar” (Arcos, 2014: 20) un discurso en el que se tematiza lo femenino en diversos niveles y con diferentes estrategias enunciativas, así como desde distintas posturas autoriales que confluyen en la búsqueda de la acción social femenina.

Tramas ensayísticas de la autoría en La Mujer Mexicana

13Para Mary Louise Pratt, es escandaloso que las principales antologías de ensayo en Latinoamérica reproduzcan la práctica de marginar de sus selecciones a las voces femeninas o de incluirlas sólo desde una retórica de la excepción aislante. Contra esa tendencia, la autora formula un acercamiento a las múltiples modalidades ensayísticas que las intelectuales latinoamericanas ejercieron con profusión en la prensa decimonónica. Para ella, aun cuando lo que denomina “ensayo de género” no es un corpus homogéneo, sí representa “un conjunto de textos que abordan las discusiones sobre el deber ser de la mujer desde perspectivas eclécticas, con relación a las ideologías patriarcales de género” (Pratt, 2000: 76), en el cual se identifican al menos dos “modelos” claramente diferenciados: “muchos tienen forma de enumeraciones históricas de mujeres ejemplares y sus contribuciones a la historia de la sociedad” (77); otros son argumentaciones analíticas “sobre la condición espiritual y social de las mujeres” (78).

14Un ejemplo del primer modelo lo encontramos en la colaboración de Dolores Correa Zapata dedicada a la médica Columba Rivera, segunda mujer en el país en lograr graduarse de dicha profesión. Como en otros ensayos de esta naturaleza, el incipit apunta hacia un ejercicio fisiognómico que pondera ciertos valores asociados a la mujer, como la belleza, la dulzura y la pasividad —“su voz es dulce, su andar callado, su mirada apacible, serena su frente” (Correa Zapata, 1904: 1)—, a los cuales se aúnan rasgos de carácter más bien masculinos —“de espíritu ansioso, de carácter emprendedor y alma resuelta”—, que se articulan a partir de la influencia benéfica de la vocación médica. Así, la figura de Rivera se conforma desde la mencionada retórica de la ejemplaridad, que, en este contexto de enunciación femenina, cobra un matiz positivo, pues demuestra, según Correa, que “el saber ni mata ni envenena, que ni el estudio marchita la juventud de la mujer, ni entenebrece el alma, ni amarga el corazón” (Correa Zapata, 1904: 1). Gracias a esa operación discursiva, la autora sienta las bases para rediseñar el papel de las mujeres de la clase media letrada como sujetos no sólo de su propia enunciación, sino también de acción colectiva (López Sánchez, 2011: 271). Es revelador, al respecto, que en el texto se verifique un movimiento hacia la primera persona del plural, cuando se trata de significar la biografía de Rivera para quien la escribe, así como para las potenciales lectoras del discurso Correa, el cual concluye con una especie de sentencia o moraleja: “ella acaba de darnos prueba de lo que el genio femenino vale, cuando se hace valer” (Correa Zapata, 1904: 1). En esa operación filial y ejemplarizante se funda la capacidad de ese modelo ensayístico para reflexionar sobre lo femenino, más allá del marco del nacionalismo al que se suscribían buena parte de estas prácticas discursivas desde una perspectiva masculina.

15En cuanto al segundo tipo ensayístico, axial para la cuestión de la autoría, La Mujer Mexicana ocupó un lugar central en el proceso de prefiguración de un feminismo consistente con el pensamiento liberal, que “reivindicaba la igualdad entre los sexos en lo relativo a la capacidad intelectual y a los derechos educativos de hombres y mujeres y, al mismo tiempo, propugnaba por la valoración de una serie de atributos subjetivos considerados característicos del sexo femenino: la capacidad emocional, la dulzura y la superioridad moral” (Cano, 1996: 345). Al respecto, se publicaron innumerables ensayos escritos por diversas autoras que, con tintes progresistas, hicieron hincapié en el deber moderno de terminar con una tradición de larga data en la construcción de modelos de feminidad que pervivieron y propiciaron que las mujeres reales vivieran “sin derechos, sin jerarquía, sin canales para ejercer su autonomía [y] sin libertad” (Valcárcel, 1997: 25). En “La mujer progresa”, de Laura Méndez de Cuenca, la autora denuncia lo siguiente:

Desde los tiempos más remotos, los sabios y los que por tales han querido pasar, han discutido sobre la mujer. Pusieron en duda que tuviese alma, o la cosa que ellos llaman alma; pero por meterse en honduras no tuvieron tiempo de prever que, con alma y sin ella, la mujer llegaría a ponérseles frente a frente a reclamar el puesto humano [...] a que la existencia les da derecho (Méndez de Cuenca, 1907: 111).

16Para la autora, si era cierto que se estaba asistiendo a una sociedad nueva, ¿cómo era posible que, ya iniciado el siglo xx, y en pleno auge de las teorías científicas y de los anhelos desarrollistas, se mantuviera vigente un discurso de tonalidad religiosa que sólo ratificaba la tradicional misoginia de las instituciones nacionales? Esa fisura del pensamiento liberal, que hacía distinciones entre varones y mujeres en relación con la ciudadanía, fue ampliamente denunciada en las páginas de este impreso, hasta el punto de convertirse en una especie de tópico. Según ese discurso, la división sexual obedecía a un mandato natural, que escapaba a cualquier intento de modificación por parte del hombre y, sobre todo, de la mujer, pues se trataba de un orden ya dado. Sin embargo, como evidencian sus publicaciones, las escritoras lograron hacer de esta asimetría un capital, como se puede apreciar en la recuperación que hicieron las redactoras de varios ensayos de Laureana Wright de Kleinhans, donde ésta sostuvo que:

Para erigirse en árbitro soberano del hogar, el hombre ha alegado contra la mujer, los motivos de siempre: debilidad física e incompetencia de criterio y de juicio, y en esto […] ha fallado también a la verdad; porque al tomar la supremacía, la ha despojado de sus derechos sin disminuir en nada sus deberes; de lo que ha resultado que, físicamente, ella ha tenido que resistir a un trabajo más minucioso, más continuo y más penoso que él. Sus faenas no terminan nunca, y su decantada debilidad se ha connaturalizado con la vigilia, con el ayuno y con todos los padecimientos inherentes a su naturaleza y a su heroica misión (Wright de Kleinhans, 1905: 4).

17Estamos ante una resemantización de ese exceso de naturaleza al que, supuestamente, “el bello sexo” se encuentra atado. Con ironía, Wright valida y defiende la importancia de la presencia femenina en la vida pública nacional al reivindicar las facultades de orden moral y afectivo inherentes a la mujer. Es posible afirmar, así, que las autoras transformaron la diferencia sexual en cultura escrita o, para decirlo con Josefina Ludmer, “si lo personal, privado y cotidiano se incluyen como punto de partida y perspectiva de los otros discursos y prácticas, desaparecen como personal, privado y cotidiano” (Ludmer, 1985: 54).

A modo de conclusión

18Como hemos tratado de mostrar con nuestro acercamiento a La Mujer Mexicana, en ella se registra un fenómeno presente en buena parte de la prensa femenina de entre siglos: la refuncionalización del concepto de “autoría” que se visibiliza cuando las mujeres forman grupos y crean zonas de contacto y de difusión de ideas, al margen de las empresas dominantes masculinas. A diferencia de sus colegas, para quienes la autoría estaba cifrada desde lo singular, lo individual y lo original, el ejercicio de la escritura femenina se concibió como una práctica también individual, pero que, en su composición, apelaba a una experiencia colectiva y organizativa, es decir, una práctica que no podía llevarse a cabo en solitario, según evidenciamos. La modalidad revista funcionó como una demostración ritual, iterativa, dada su periodicidad, de la existencia de un espacio colectivo propio, autónomo, que fomentó la construcción de una comunidad femenina, integrada por escritoras, lectoras y editoras, a partir de la cual se concretaron redes y se propiciaron alianzas. Así lo expresó la antes citada Laura S. de Bolaños Torres:

necesitamos asociarnos, formar una colectividad en donde las mujeres hallemos enseñanzas que eleven nuestras almas, donde se cultiven la literatura, las artes y nos apoyemos mutuamente en las escabrosidades de la existencia […]. Constituid esa colectividad […] no debemos dilatar más tiempo su creación; literaria, artística, mutualista, protectora de la mujer; lo que vosotras queráis, pero demos el primer paso, pues la mujer mexicana debe buscar su perfectibilidad (Bolaños Torres, 1904: 1).

19La Mujer Mexicana se presenta, así, como un vehículo privilegiado para aproximarse al análisis de las redes intelectuales femeninas, pues puso el acento en la “dimensión colectiva de la actividad literaria” e intelectual (Sapiro, 2016: 47). Si hacer una revista es crear política cultural, la de La Mujer Mexicana es una política de la colaboración, de la estetización de las emociones y de las prácticas pertenecientes a la esfera de lo privado, las cuales, trasladadas al papel, se transforman en un proyecto cultural que crea comunidades escriturales femeninas. En ella, el ejercicio de la pluma, especie de dilatación de las llamadas “labores de aguja”, permitió que la creatividad de sus redactoras continuara desplegándose hacia otro lenguaje que fortalecería la agencia social de las mujeres. De la misma forma que la herencia de las abuelas y madres pervive a través de las labores de las hijas, la escritura de las mujeres acumula la sabiduría, las luchas y victorias de sus precursoras y pone al descubierto la presencia innegable de una cultura escrita femenina.

Inicio de página

Bibliografía

ANDERSON, Benedict, Comunidades imaginadas. Reflexiones sobre el origen y la difusión del nacionalismo, México, Fondo de Cultura Económica, 1993.

ARCOS, Carol, “Autoría, espiritualismo y educación femenina en el relato de viajes de Maipina de la Barra (1878)”, en Carolina Alzate y Darcie Doll (comps.), Redes, alianzas y afinidades: mujeres y escritura en América Latina. Homenaje a Montserrat Ordóñez (1941-2001), Bogotá, Santiago de Chile, Universidad de los Andes, Universidad de Chile, 2014, p. 17-29.

BOLAÑOS TORRES, Laura S. de, “Realidades. Alocución pronunciada en la primera sesión de la naciente sociedad feminista”, en La Mujer Mexicana, t. I, n° 3, 1° de marzo de 1904, p. 1.

CANO, Gabriela, “Más de un siglo de feminismo en México”, Debate Feminista, año 7, vol. 14, octubre de 1996, p. 345-360.

CORREA ZAPATA, Dolores, “La Srita. Doctora Columba Rivera”, en La Mujer Mexicana, t. I, n° 8, agosto 1904, p. 1-2.

CRUZ HERNÁNDEZ, Delmy Tania, Las feministas, las mujeres y las otras: la construcción del sujeto político del feminismo desde la revista Mujer Mexicana (1904-1908), Ciudad de México, tesis de maestría, Quito, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, 2015.

HALE, Charles A., La transformación del liberalismo en México a fines del siglo xix, México, Fondo de Cultura Económica, 2002.

INFANTE VARGAS, Lucrecia, “De la escritura personal a la redacción de revistas femeninas. Mujeres y cultura escrita en México durante el siglo xix”, Relaciones, n° 113, vol. XXIX, invierno 2008, p. 69-105.

__________, De la escritura al margen a la dirección de empresas culturales: mujeres en la prensa literaria mexicana del siglo xix (1805-1907), Sevilla, Benilde, 2017.

__________, “Publicaciones periódicas femeninas del siglo xix en México. Relecturas, retornos y nuevos horizontes de investigación”, Bibliographica, vol. 6, n° 2, segundo semestre 2023, p. 271-300.

LARIS PARDO, Jorge Alejandro, “Discursos de ciencia, naturaleza, religión, historia y poder en los feminismos de La Mujer Mexicana (1904-1907)”, Clivajes. Revista de Ciencias Sociales, año VII, núm. 14, julio-diciembre 2020, p. 22-44.

LÓPEZ SÁNCHEZ, Olivia, “El uso de las emociones como un instrumento de transformación social de la realidad de las mujeres en la prensa femenina porfirista: Violetas del Anáhuac y La Mujer Mexicana”, en La pérdida del paraíso. El lugar de las emociones en la sociedad mexicana entre los siglos xix y xx, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Estudios Superiores Iztacala, 2011, p. 243-278.

LOUIS, Annick, “Leer una revista literaria: autoría individual, autoría colectiva en las revistas argentinas de la década de 1920”, en Rose Corral, Anthony Stanton, James Valender (eds.), Laboratorios de lo nuevo. Revistas literarias y culturales de México, España y el Río de la Plata en la década de 1920, México, El Colegio de México, 2018, p. 27-53.

LUDMER, Josefina, “Las tretas del débil”, en Patricia Elena González y Eliana Ortega (coords.), La sartén por el mango. Encuentro de escritoras latinoamericanas, Río Piedras, Ediciones El Huracán, 1985, p. 47-54.

MÉNDEZ DE CUENCA, Laura, “La mujer progresa”, en La Mujer Mexicana, t. IV, n° 12, diciembre de 1907, p. 110-111.

La Mujer Mexicana. Revista Mensual Científico-Literaria Consagrada a la Evolución, Progreso y Perfeccionamiento de la Mujer, 1904-1908.

MURGUÍA DE AVELEYRA, Mateana, “La señora doña Carmen Romero Rubio de Díaz”, La Mujer Mexicana, t. I, n° 11 y 12, noviembre de 1904, p. 1-2.

PLEBANI, Tiziana, El canon ignorado. La escritura de las mujeres en Europa (s. xiii-xx), Buenos Aires, Ampersand, 2022.

PRATT, Mary Louise, “‘No me interrumpas’: las mujeres y el ensayo latinoamericano”, Debate Feminista, vol. 21, abril de 2000, p. 70-88.

SAPIRO, Gisèle, La sociología de la literatura, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2016.

SARLO, Beatriz, “Intelectuales y revistas: razones de una práctica”, América. Cahiers du CRICCAL. Le discours culturel dans les revues latino-américaines de 1940 à 1970, n°. 9-10, 1992, p. 9-16.

SPECKMAN GUERRA, Elisa, “La prensa, los periodistas y los lectores (Ciudad de México, 1903-1911)”, en Belem Clark de Lara y Fernando Curiel Defossé (coords.), Revista Moderna de México 1903-1911. II. Contexto, México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Filológicas, Centro de Estudios Literarios, 2002, p. 107-142.

VALCÁRCEL, Amelia, La política de las mujeres, Madrid, Cátedra, Universitat de València, Instituto de la Mujer, 1997.

WRIGHT DE KLEINHANS, Laureana, “La emancipación de la mujer por medio del estudio”, La Mujer Mexicana, año II, n° 8, agosto de 1905, p. 1-4.

Inicio de página

Notas

1 Como advierte Gabriela Cano, “El vocablo feminismo empezó a utilizarse en México en los últimos años del siglo xix; para principios del siglo xx el término se había vuelto de uso común en los medios cultos de la capital del país” (Cano, 1996: 345). Sobre el heterogéneo discurso feminista en La Mujer Mexicana pueden verse los trabajos de Jorge Alejandro Laris Pardo (2020: 41) y Delmy Tania Cruz Hernández (2015: 29).

2 Como ocurrió en diversas latitudes de Latinoamérica, en México los idearios de Auguste Comte y Herbert Spencer tuvieron una influencia fundamental en la consolidación del Estado liberal mexicano y en la formación intelectual de políticos, historiadores, científicos y escritores durante la segunda mitad del siglo xix (vid. Hale, 2002).

3 Sólo ocasionalmente se incluyeron las secciones de “Noticias varias” y “Cocina”, que, por sus contenidos informativos y esquemáticos, tendieron a aparecer sin firma, como si su carácter general no dotara de valor autorial a quien las redactaba, a diferencia de los otros textos publicados en la revista.

4 En 1907, en ese espacio se formalizó el carácter educativo y profesionalizante de la Sociedad Protectora de la Mujer al establecer en él una biblioteca y un taller-escuela de impresión. “A la biblioteca le dieron el nombre de Laureana Wright de Kleinhans y al Taller-escuela le otorgaron la mención a Mateana Murguía de Aveleyra”, ambas colaboradoras fundamentales de La Mujer Mexicana (Cruz Hernández, 2015: 87).

5 En la semblanza dedicada a este personaje, Mateana Murguía de Aveleyra la describió en términos hiperbólicos: “[ella representa] el tipo incomparable de la dama culta, exquisita y sensible, a quien el sentimiento hace vivir en la alta región del idealismo, casta, serena, vencedora; sin haber rozado las bajezas humanas, pero siempre dispuesta a salir de su diáfana atmósfera en auxilio de los desgraciados, a quienes su acariciadora voz, que es un poema de ternura, voz subyugante por la magia de su timbre excepcional pletórico de armonías, consuela siempre llevando una dulce esperanza para los que sufren” (Murguía de Aveleyra, 1904: 1).

6 Colaboradoras como Montoya, Sandoval de Zarco, Columba Rivera y Guadalupe Sánchez, por ejemplo, anunciaron sus respectivos despachos y consultorios en la sección final de la revista, dedicada a la publicidad.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Ximena Yáñez  Chávez y Ana Laura Zavala  Díaz, «Bordando con tinta negra: prensa y autoría femenina en la revista La Mujer Mexicana (1904-1908)»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 47 | 2024, Publicado el 04 junio 2024, consultado el 25 julio 2024. URL: http://journals.openedition.org/alhim/12447; DOI: https://doi.org/10.4000/11skl

Inicio de página

Autores

Ximena Yáñez  Chávez

El Colegio de San Luis (México)
Ximena Yáñez Chávez es maestra en Literatura Hispanoamericana por El Colegio de San Luis y editora en la Universidad Autónoma Metropolitana.
cxyanezc@correo.uam.mx

Ana Laura Zavala  Díaz

Universidad Nacional Autónoma de México
Ana Laura Zavala Díaz es doctora en Letras Mexicanas por la Universidad Nacional Autónoma de México e investigadora del Instituto de Investigaciones Filológicas de esta misma institución.
anazavala@filos.unam.mx

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC-ND 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search