Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros47Idearios feministas en competenciaEl discurso amoroso de Luz Acmé, ...

Idearios feministas en competencia

El discurso amoroso de Luz Acmé, alter ego de María Jesús Alvarado, y la búsqueda del marido ideal

Giovanna Pollarolo

Resúmenes

En la primera y única novela que publicó, Nuevas cumbres (1923), María Jesús Alvarado relata la fundación de Ciudad Cumbre, una colonia modelo de la sociedad ideal que su creadora, Luz Acmé, instala “en las selvas ubérrimas de Oriente” y en la que habitan 10 000 colonos. Pero el tema central de la novela es la narración de la búsqueda de la pareja perfecta –el esposo, el socio, el amigo–, a quien por sus méritos Luz Acmé le otorgará el rol de cofundador. La sucesión de los pretendientes, aspirantes a formar parte de la pareja fundadora, y las razones por las que son rechazados –a excepción del último–, componen un discurso sobre el amor al que hago dialogar, en el presente trabajo, con los Fragmentos del discurso amoroso, de Roland Barthes. Me interesa destacar cómo la mujer, objeto amoroso en los Fragmentos de Barthes, adquiere voz y agencia en el discurso de Luz Acmé.

Inicio de página

Texto completo

1Luz Acmé es la protagonista de Nuevas cumbres (1923), la única novela que publicó María Jesús Alvarado (1878-1971), conocida en su tiempo como periodista, ensayista, educadora, fundadora de asociaciones feministas peruanas y activista (Zegarra, 2016). Entre 1908 y 1923, publicó ensayos y artículos periodísticos, y desarrolló una intensa actividad como educadora que abogó por los derechos de la mujer, de los indígenas y de los trabajadores.

  • 1 Esta escuela, señala Merino (2019: 29), “estuvo destinada especialmente a preparar para el trabajo (...)
  • 2 En febrero de 2014 fundó la institución Evolución Femenina. En su discurso inaugural, Alvarado esta (...)

2En 1923, María Jesús Alvarado imprimió Nuevas cumbres en el taller de la Escuela Moral y Trabajo1, que había creado en 1915 como parte de las tareas de la institución Evolución Femenina2. Pocos meses después de que imprimiera su novela, la imprenta fue allanada por agentes del orden y ella encarcelada por sus actividades a favor de la clase obrera. Fue acusada de haber impreso, en los talleres de su escuela, un memorial en el que un grupo de obreros denunciaba a la empresa donde laboraban por maltratos físicos y salarios atrasados. Tras el allanamiento, el 21 de diciembre de 1924, señala Merino (2019: 35), “Siguieron la prisión y el destierro. Salió para Argentina el 25 de mayo de 1925”, donde permaneció hasta 1936. Eran los tiempos del Oncenio, que caería cuatro años después. María Jesús Alvarado vuelve al Perú en 1936 y fallece en 1971.

  • 3 Ver Castorino (1969), al igual que el trabajo de María Vicens incluido en este número.

3La novela Nuevas cumbres tuvo nula o escasa difusión en el Perú, tanto en el tiempo de su publicación como en años posteriores. Sea porque la autora no pudo difundirla debido a la persecución de la que fue víctima y los medios se autocensuraron, sea por simple indiferencia o desdén a una escritora no canónica, lo cierto es que “Ni las revistas Variedades ni Mundial, ni los diarios El Comercio, La Prensa, La Crónica y El Diario presentaron reseñas ni comentarios” (Merino, 2019: 35). En Buenos Aires, en cambio, donde llevó ejemplares de Nuevas cumbres, fue muy bien recibida, leída y comentada3.

4Durante los últimos años, el interés por María Jesús Alvarado como activista, ensayista y novelista se ha acrecentado, como lo muestran los estudios de las historiadoras Margarita Zegarra (1999, 2013) y María Emma Mannarelli (2011), entre otros, así como el Homenaje a María Jesús Alvarado a 100 años del primer manifiesto feminista 1911-2011, que publicó el Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social.

5En lo que sigue, partiré de la premisa de que el tema central de Nuevas cumbres, antes que el de la consolidación de la colonia utópica, es la narración de la búsqueda de la pareja perfecta –el esposo, el socio, el amigo–, a quien por sus méritos Luz Acmé le otorgará el rol de cofundador. La sucesión de los pretendientes, aspirantes a formar parte de la pareja fundadora, y las razones por las que cinco son rechazados y uno es elegido, componen un discurso sobre el amor al que haré dialogar con los Fragmentos del discurso amoroso (1977), de Roland Barthes. Me interesa destacar cómo la mujer, objeto amoroso en los Fragmentos que recoge Barthes, adquiere voz y agencia en el discurso de Luz Acmé.

6Como bien lo ha mostrado Rossana Merino en su investigación titulada La propuesta reformista de MJA: de los ensayos a la novela, Luz Acmé es el alter ego de la autora. En este trabajo, Merino demuestra que las ideas y luchas de María Jesús Alvarado (MJA) referidas a la educación, a los derechos de las mujeres, de los indígenas y de los obreros así como su inscripción en el pensamiento positivista, pueden rastrearse en la ficción desplegada en Nuevas cumbres, que –con razón– define como “novela realista” y “novela de tesis”. Por otro lado, Francesca Denegri (2023) sugiere leer Nuevas cumbres en el contexto de las novelas utópicas que proliferaron antes de la Primera Guerra Mundial, entre ellas Mirando atrás (1888), de Edward Bellamy, y Una utopía moderna (1905), de H. G. Wells. Las sociedades utópicas imaginadas en estas novelas son socialistas y se ubican en comunidades remotas, aisladas, en parajes montañosos, en profundas selvas o en islas perdidas, lejos de la metrópoli, como el Robinson Crusoe (1719) de Daniel Defoe. En este contexto, tanto Herland (1915), de Charlotte Perkins Gilman, como Nuevas cumbres representan una vuelta de tuerca a esos imaginarios utópicos en parajes no urbanos y lejanos, de autoría masculina, que, sin dejar de cuestionar la sociedad de consumo, priorizan en su narrativa el cuestionamiento de la tradición patriarcal occidental (Denegri, 2023: 4).

7Desde mi lectura, el eje de este cuestionamiento reside en el tema del amor y del matrimonio, que la protagonista percibe desde un enfoque inédito en los discursos ficcionales y no ficcionales de la época. En este sentido, el amor y el matrimonio –como ejes de la trama– invitan a indagar en el conjunto de imaginarios sobre estos temas como fundamento de la sociedad ideal que propone Alvarado. De allí mi interés en prestar atención, como lo mencioné, a las razones por las que Luz Acmé rechaza a sus –algunos nada desdeñables– pretendientes hasta llegar al último, al que acepta como pareja y otorga, como tal, el privilegio de ser el cofundador de Ciudad Cumbre.

8Una trama como esta, la de los avatares de una mujer en busca de un marido, que vincula “el ideal de pareja con el ideal de acción social” (Merino, 2010: 176), nos remite, sin duda, a la tesis que Doris Sommers desarrolla en Ficciones fundacionales: las novelas nacionales de América Latina ([1993] 2004) sobre los romances. Pero el discurso sobre el amor que elabora la protagonista –y este el punto de partida del presente trabajo– va más allá del amor de pareja como alegoría de la nación que estudia Sommers y que caracteriza a las novelas de amor del siglo XIX y de inicios del XX. Ocurre que si bien la trama se sostiene en la búsqueda y encuentro de una pareja, su consolidación no está determinada por conflictos referidos a diferencias irreversibles con las que dicha pareja deberá lidiar como alegoría de la conciliación nacional, o a su fracaso, si no consigue vencer los obstáculos.

9A diferencia de las novelas estudiadas por Sommers, en Nuevas cumbres Luz Acmé busca un marido con quien fundará la comunidad cuya organización, leyes, funcionamiento, ha planeado minuciosamente. La joven protagonista no es víctima del amor, no padece sus tribulaciones y rechaza las propuestas de quienes –subyugados por ella– intentan convertirla en la esposa pasiva, paciente y reducida al mundo doméstico. Por el contrario, es una protagonista activa, que busca una pareja aplicando criterios racionales y objetivos. Recuerda más a Penélope, firme en la espera de Ulises y en su rechazo a los pretendientes, que a las jóvenes protagonistas de los romances estudiados por Sommers. Pero a diferencia de Penélope, cuyo objetivo es demorar la elección confiando en el regreso de Ulises –quien la rescatará de los incómodos pretendientes–, Luz Acmé tiene ideas muy claras sobre el amor y el matrimonio, criterios definidos para realizar la evaluación que le permitirá elegir al pretendiente que mejor se adecue a las necesidades y objetivos de su proyecto: la fundación de Ciudad Cumbre.

10El título de la novela, Nuevas cumbres, alude a Ciudad Cumbre, la colonia fundada por Luz y su esposo “en las selvas ubérrimas de Oriente”, donde –como “por obra de encantamiento”– ha surgido “un hermoso pueblo forestal” en cuya entrada, “en elevado arco, se lee Ciudad Cumbre. Trabajo, Justicia, Solidaridad i Amor” (Alvarado, 1923: 356). La expectativa sobre este lugar promisorio hace pensar al lector que la narrativa se centrará en la descripción de esta ciudad nueva, la manera como viven sus 10 000 colonos, el ejercicio de la política, la autoridad, los conflictos o su ausencia, o la vida cotidiana. Sin embargo, el relato sobre la vida en Ciudad Cumbre solo ocupa las últimas páginas de la novela (pp. 356-358, capítulo XVII), como un apurado epílogo que narra el final feliz, la realización del proyecto de la ciudad ideal y del proyecto amoroso tras el largo camino recorrido por su fundadora. Y es que, en realidad, el eje central de la novela no es la historia de la vida en Ciudad Cumbre –esta comunidad utópica creada a la medida del pensamiento feminista y algunas ideas anarquistas de Luz Acmé sobre la organización social, la educación, la igualdad–, sino el del peregrinaje de la autora para encontrar a una pareja ubicada a la altura de sus exigencias.

11Leyendo los razonamientos de Luz Acmé sobre el amor, así como los criterios que la conducen a descartar a un pretendiente tras otro, y cuya sucesión estructura la novela –como lo mostraré luego–, comprendí que María Jesús Alvarado había construido, sirviéndose de su alter ego, un discurso sobre el amor. Por asociación, pensé en Fragmentos de un discurso amoroso, de Roland Barthes, y los releí, esta vez a la luz de la teoría del amor de Luz Acmé. Y me arriesgué, en lo que sigue, a poner en diálogo las ideas que sobre el amor plantea Roland Barthes en 1977 con la voz enunciadora de Nuevas cumbres, novela publicada, como se ha señalado, en 1923.

12La objeción más evidente que podría cuestionar la legitimidad de poner en diálogo ambos discursos es, sin duda, la descontextualización, en tanto se trata de textos escritos desde lugares distintos de enunciación, desde preocupaciones y percepciones que provienen y se instalan en ámbitos que no se comunican. A mi favor puedo argumentar que ambos hablan de amor; y cuando Barthes habla de amor, cita a autores que bien pudo haber leído María Jesús Alvarado, empezando por Platón, Goethe y Diderot, solo por citar algunos del catálogo desplegado en Fragmentos. También es válida la objeción histórica: Alvarado murió siete años antes de la publicación de Fragmentos; y Barthes no tenía, sin duda alguna, conocimiento de Nuevas cumbres. Y si lo hubiera tenido, tal vez no le habría interesado; quizás habría menospreciado los postulados de Alvarado, demasiado convencionales para los oídos de un intelectual del siglo XX, por cuanto los razonamientos decimonónicos marcados por el positivismo y las posturas moralistas propias de la época en la que escribe han sido largamente superados. Pero más allá de su obsolescencia en ciertos aspectos, quiero llamar la atención sobre la “novedad” del discurso de Alvarado en relación con el de Barthes.

13El discurso amoroso, escribe Barthes, es “un discurso tal vez hablado por miles de personas, pero al que nadie sostiene; está completamente abandonado por los lenguajes circundantes: o ignorado, o despreciado, o escarnecido por ellos, separado no solamente del poder sino también de sus mecanismos (ciencias, conocimiento, artes). Y concluye: “Cuando un discurso es de tal modo arrastrado por su propia fuerza en la deriva de lo inactual, deportado fuera de todo gregarismo, no le queda más que ser el lugar, por exiguo que sea, de una afirmación. Esta afirmación es, en suma, el tema del libro que comienza” (Barthes, 2010 [1977]: 15).

14Barthes explica que compuso el discurso del sujeto amoroso recurriendo a un montaje de origen diverso: “Está aquello que proviene de una lectura regular, la del Werther, de Goethe. Aquello que proviene de lecturas insistentes (El banquete de Platón, el zen, el psicoanálisis, algunos místicos, Nietzsche, los lieder alemanes). O lo que proviene de conversaciones de amigos. Está, en fin, lo que surge de mi propia vida” (Barthes, 2010: 22). La novedad a la que me referí radica en que, casi 50 años antes de que Barthes intentara reivindicar –y afirmar– el discurso amoroso, Alvarado había escrito una novela cuyo tema también se centraba en la exposición de un discurso sobre el amor. Pero, a diferencia de Barthes –que lo construyó desde la voz y la mirada del sujeto amoroso–, Luz Acmé, que es el objeto amado y exaltado por la sucesión de pretendientes, habla. Y habla fuerte, pese a que lo hace desde su condición femenina identificada como el objeto amoroso.

15Para elaborar su discurso, Barthes se valió de una larga tradición canónica y letrada, aunque también coloquial y contemporánea, como lo explicita en el primer fragmento –que titula “Cómo está hecho este libro”–, en el que precisa que no va a describir el discurso amoroso, sino a “restituir” el yo enunciador y poner en escena una enunciación. Es decir, “da a leer un lugar de palabra: el lugar de alguien que habla en sí mismo, amorosamente, frente a otro (el objeto amado), que no habla” (Barthes, 2010: 17). Frente al sujeto amoroso que “dice” que enunciará los fragmentos del discurso –“Es pues / un enamorado / el que habla / y dice”–, María Jesús Alvarado, en Nuevas cumbres, le da voz al “objeto amado”, a diferencia del sinnúmero de escritos sobre el amor que se escriben y reescriben en los Fragmentos.

16En el ya citado fragmento “Cómo está hecho este libro”, Barthes explica que estos “retazos de discursos” que lo componen –y que llama “figuras”–, conforman un “retrato” enunciado por un “yo” y definen un discurso valiéndose de su etimología: “Dis-cursus es, originalmente, la acción de correr aquí y allá, son idas y venidas, ‘andanzas’, ‘intrigas’. En su cabeza, el enamorado no cesa en efecto de correr, de emprender nuevas andanzas y de intrigar contra sí mismo. Su discurso no existe jamás sino por arrebatos de lenguaje, que le sobrevienen al capricho de circunstancias ínfimas, aleatorias” (Barthes, 2010: 17). Los “retazos” o “figuras”, palabras y frases que remiten a imágenes, a ideas antes escuchadas, leídas, experimentadas, son “escenas de lenguaje” surgidas desde el sentimiento amoroso, van y vienen sin importar –así lo entiendo yo– la coherencia lógica, el orden, la línea narrativa, la historia. En este sentido, las palabras propias del discurso amoroso –espera, angustia, celos, etcétera, sobre las que se construye el libro– no dan lugar a definiciones a la manera de un diccionario –esencialistas, diríamos–, sino a “argumentos” que no refieren, en el caso específico del sujeto amoroso, a lo que este es, “sino a lo que dice” (Barthes, 2010: 19).

17Por el contrario, Luz Acmé elabora un discurso lógico y coherente que construyó –haciendo malabares, hay que decirlo– desde el racionalismo que le exigía su fe en la doctrina positivista, por un lado; y por otro, de las ideas anarquistas sobre el amor libre, por ejemplo, que Luz no podía suscribir del todo; desde el idealismo platónico y las concepciones del amor cortés, tan enraizadas en el imaginario occidental frente al predominio de la racionalidad, del control de los impulsos, las pasiones y las emociones.

18Barthes, sin duda, no calificaría de “discurso amoroso” uno con estas características, pues contradice la naturaleza del dis-cursus amoroso definido desde su principal rasgo: no es dialéctico. “Ninguna lógica liga las figuras ni determina su contigüidad: las figuras están fuera de todo sintagma, fuera de todo relato; son Erinias, se agitan, se esquivan, se apaciguan, vuelven, se alejan, sin más orden que un vuelo de mosquitos” (Barthes, 2010: 20).

19Si el enamorado de Barthes pasa del “abismarse” –“Me abismo, sucumbo” (25)– al “abrazo” –“En la calma tierna de tus brazos” (Barthes, 2010: 29)–, de allí a “¡Adorable!” (Barthes, 2010: 31) y así, sin más orden, lógica ni concierto que el del riguroso orden alfabético que concluirá en “Verdad (Barthes, 2010: 286) –o “cual vuelo de mosquitos” encadenando una sucesión de sentimientos, ideas, dichos ajenos de diversidad de autores que reescribe, se apropia, reinterpreta–, Luz Acmé se enfrenta, desde su condición de objeto amado, a los diversos modos de amar que le ofrecen sus pretendientes. Es decir, su discurso sobre el amor se irá desbrozando a medida que cada pretendiente declare su propuesta.

20Antes de analizar las propuestas de los pretendientes y las respuestas de Luz Acmé, con el fin de mostrar cómo la voz del objeto amado –usualmente en silencio– construye un discurso, me parece relevante citar la entrada correspondiente a “El ausente”, en la que Barthes escribe –mejor, reescribe– el verso de Hugo: “Mujer ¿a quién lloras? – al ausente” (Barthes, 2010: 55), fragmento cuya lectura me sugirió la propuesta de ponerlo en diálogo con el discurso de Luz. Barthes explica:

Históricamente, el discurso de la ausencia lo pronuncia la Mujer: la Mujer es sedentaria, el Hombre es cazador, viajero; la Mujer es fiel (espera) el hombre es rondador (navega). Es la Mujer quien da forma a la ausencia, quien elabora su ficción, puesto que tiene el tiempo para ello; teje y canta: las Hilanderas, los Cantos de Tejedoras dicen a la vez la inmovilidad (ronroneo del torno de hilar) y la ausencia (A lo lejos ritmos de viaje, marejadas, cabalgatas). Se sigue de ello que en todo hombre que dice la ausencia del otro, lo femenino se declara: este hombre que espera y que sufre, está milagrosamente feminizado. Un hombre no está feminizado porque sea invertido, sino por estar enamorado (Barthes, 2010: 55).

21Es bastante sugerente que Barthes le dé voz al sujeto amoroso desde su condición “feminizada” por el solo hecho de ser el sufriente que anhela ser correspondido por el objeto amado, siempre en silencio, y cuyos deseos y expectativas desconoce. Alvarado, por el contrario, le da voz a Luz Acmé; una voz que cuestiona, observa, duda de las declaraciones de cada sufriente, que son también diferentes, pues varían de acuerdo con las expectativas y concepciones del amor que elabora. De las declaraciones de los sujetos amorosos y de los sucesivos rechazos de su objeto amado, cuyas razones dan cuenta de la teoría del amor de Luz Acmé, me ocuparé en adelante. Conviene saber que la voz narrativa de la novela no es la de Luz Acmé, pero sí es una voz que percibe y narra desde la perspectiva de la protagonista, buscando permanentemente la identificación y simpatía del lector.

Dante D’Ursi, el primer pretendiente

22Es significativa la información que brinda la voz narrativa sobre este sujeto amoroso. Por un lado, destaca su apariencia: “Blanco, de ojos verdes, cabello claro, facciones finas, afeitado –como lo impone la moda y también la higiene–, su rostro era noble, inteligente i simpático”. Y por otro, lo sitúa social y profesionalmente: “Pertenecía a familias distinguidas, poseía fortuna, era abogado, había escrito sobre temas sociológicos con claro criterio, i se iniciaba en la vida política habiendo sido elegido diputado en las últimas elecciones (Alvarado, 1923: 2). Este hombre, que parece reunir todas las cualidades que una joven puede esperar según el modelo del príncipe del cuento de hadas, está enamorado de Luz Acmé y así es como lo declara: “Señorita Luz, la amo con un amor profundo i sincero i mi único anhelo es que no me rechace Ud… que me consienta adorarla” (Alvarado, 1923: 3).

23En la entrada al fragmento “Te amo”, Barthes (2020: 270) reescribe a Nietzsche, Rousseau, Proust, Baudelaire, entre otros, para reflexionar sobre la relación del sujeto con la figura “te amo” de su declaración. Cito la que corresponde a Proust:

Al te-amo hay diferentes respuestas mundanas: “Yo no”, “no te creo nada”, “¿por qué dices eso?”, etc. Pero el verdadero rechazo es: no hay respuesta: se me anula más certeramente si soy rechazado no solo como demandante sino también como sujeto hablante (como tal, tengo al menos el dominio de las fórmulas); es mi lenguaje, último repliegue de mi existencia, lo que es negado, no mi demanda; en cuanto a la demanda, puedo esperar, postergarla, presentarla nuevamente; pero despojado del poder de interrogar estoy como muerto, para siempre. (Barthes, 2010: 273).

24Si el objeto amoroso habla, sus respuestas son mundanas, frívolas desde la perspectiva del sufriente: “Yo no”, “No te creo nada”. Si calla, lo destruye. Lo mata.

25Luz Acmé no calla ni responde de manera “mundana”. Argumenta en contra de la galantería, del “flirt”; los condena porque simulan, falsean el amor, “que es la suprema felicidad de la vida, solo debe expresarse cuando sinceramente se siente, i con intensidad se anhela la correspondencia […] pero hacer de galanes con cuantas mujeres se trata, acusa execrable erotismo, deslealtad, alevosía, egoísmo, frivolidad, crueldad i otros graves defectos morales” (Alvarado, 1923: 5).

26Antes de hacer una declaración de amor de esa índole, le explica al pretendiente, es preciso combatir la frivolidad, rechazar la falsa creencia de que el mayor placer de las mujeres es “vernos galanteadas” (Alvarado, 1923: 5). El honesto y dolorido pretendiente intenta convencer a Luz de que lo suyo no es galantería frívola, que es verdadero amor. Pero ella sostiene que no es suficiente y deja muy clara su posición: “El amor, que es la suprema felicidad de la vida, solo debe expresarse cuando sinceramente se siente, i con intensidad se anhela la correspondencia, como la ventura más grande que se puede alcanzar, pero hacer de galanes con cuantas mujeres se trata, acusa execrable erotismo, deslealtad, alevosía, egoísmo, frivolidad, crueldad y otros graves defectos morales” (Alvarado, 1923: 5).

27Luego de esta retahíla de acusaciones, y a pesar de que “como todos los demás, se ha dejado [Dante] arrastrar al flirt por la corriente atávica”, lo conmina a combatir –y tiene las connotaciones de una prueba de amor a futuro– “la frivolidad i el erotismo”, y hacer de las relaciones sociales del hombre y de la mujer –y claramente se está refiriendo a su relación– “algo más serio i elevado que la secular comedia amorosa: hagamos cambio de nobles sentimientos, conjunción de altruistas ideales, colaboración de progreso social, reciprocidad de goces intelectuales i estéticos i si queremos algo más íntimo i egoísta, cultivemos una cordial amistad” (Alvarado, 1923: 6).

28Los ecos de las ideas platónicas se dejan sentir en este primer discurso de Luz Acmé en el que le exige al pretendiente que siga la ruta espiritual. En Platón, el amor no es físico, no exalta el erotismo, sino la necesidad de la posesión de lo bueno y lo bello para alcanzar el ideal del conocimiento. Pero en tanto que el discurso sobre el amor de Luz Acmé se centra en las relaciones humanas y menos en el ideal platónico, sus ideas están más cerca de las del filósofo neoplatónico griego Máximo de Tiro, quien en el siglo II d. C., en Roma, diferenció entre el amor bueno y racional y el fuera de razón, identificado con la pasión. El bueno, que surge solo de alguien con pureza, diserta Máximo de Tiro, “no se extasía ante la riqueza, no teme al tirano, no admira los palacios, no se guarda del tribunal, no rehúye la muerte”. (Máximo de Tiro, 2008: 50). Como Luz Acmé en 1923, el filósofo abogaba por un amor puro, libre de erotismo y de afanes sexuales entre hombre y mujer. El amor ligado a la virtud y alejado de los deseos carnales.

Doctor Castillo, el segundo pretendiente

29Aunque Dante acepta la prueba que la amada le impone –no galanteos, abandonar la “tendencia atávica al flirt”– y promete silenciar la intensidad de su afecto, cultivar “la noble amistad” que Luz le ofrece, y “estar siempre a su lado” (Alvarado, 1923: 6), pronto se ve envuelto en otra relación con Aglae, una mujer frívola y convencional con la que se casa. El matrimonio perturba y entristece a Luz Acmé, pero solo le confirma que tenía razón. No era amor verdadero el que dijo sentir por ella: solo había sido galante, un “flirt” , una comedia amorosa la declaración de su ardiente amor y adoración.

30Al doctor Castillo –senador de la República, rico propietario de tierras en el interior–, que le ofrece matrimonio, Luz lo descarta de inmediato. Es mayor, casado, viejo, sin cualidades físicas; “Pero estas deficiencias serán compensadas por la más absoluta adhesión” (Alvarado, 1923: 27), promete el senador, mientras, postrado a sus pies, declara: “Usted será mi señora, mi reina; yo el vasallo, el esclavo” (Alvarado, 1923: 28).

31Luz siente repugnancia ante la humildad abyecta de aquel hombre, que “dueño de una de las más grandes fortunas del país, magnate en su departamento, influyente en la capital, soberbio e insolente en la cámara” (Alvarado, 1923: 27), le implora que lo acepte como marido. Con severidad, detiene el vergonzoso ruego de Castillo y pronuncia un largo discurso sobre su concepto del matrimonio basado en la igualdad y su rechazo al lugar de “dama” endiosada por su “vasallo”, donde ofrece colocarla, y colocarse, el senador: “Ud. será mi señora, mi reina verdadera; yo, el vasallo, el esclavo” (Alvarado, 1923; 28).

32La creación de un personaje poderoso, bien ubicado socialmente y que posee una gran riqueza, le permite a Alvarado evidenciar uno de los principios fundamentales de su discurso sobre el amor y el matrimonio: el rechazo total y absoluto al modelo de pareja tradicional en el que el hombre es el proveedor; y la mujer, la encargada del hogar y sus cuidados. En más de una ocasión, Luz Acmé critica los matrimonios por conveniencia debido a la incapacidad de las mujeres para alcanzar independencia económica. De allí su persistente trabajo, cuyo fin es “poner a la mujer en condición de que se baste a sí misma y no necesite de la protección efímera i perjudicial del hombre” (Alvarado, 1923: 49).

Jorge Recant, el tercer pretendiente

33A diferencia de D’Ursi o Castillo, Recant no pertenece al mundo de la aristocracia ni de la política. Tampoco pertenece a la clase media letrada, en la que se inscribe Luz Acmé. Es, sí, un fino y delicado poeta que se sirve de la poesía para expresar “su ideal de amor noble, puro y elevado” (Alvarado, 1923: 164).

34Luz conoce sus poemas gracias a una amiga y queda deslumbrada “¿Quién será este individuo?, se preguntaba. ¡Con qué delicadeza escribe y en sus amores reales será tan vulgar como cualquier otro, como muchos escritores que ennoblecen el amor en la literatura i en la vida lo hunden en el cieno! (Alvarado, 1923: 165). A pesar de ello, le escribe para invitarlo a participar en una velada literario-musical que organiza por encargo de una institución con el fin de comprar vestidos y juguetes para los niños pobres. Recant acepta encantado y pronto, en una carta, le expresa su gran admiración y amor puro, libre de toda sensualidad y erotismo. En una de las muchas cartas que intercambiaron, Recant afirma: “Profundamente creo que, si descendemos a los bajos placeres del instinto, si nos sumergimos en los goces reales de la carne, la luz inmaculada que alumbra el recinto del alma se apagaría […] i porque asimismo esos deleites luego hastían, debilitan e idiotizan” (Alvarado, 1923: 185).

35Como es usual en la novela, la narración presenta una descripción detallada del aspecto físico del pretendiente de turno:

Era alto, mui moreno, poco musculoso aunque de complexión fuerte i aspecto sano. Llevaba el cabello negro i espeso, algo largo i peinado para atrás, según uso de los poetas; sus ojos, negros también y pequeños, despedían una mirada fija i dura bajo las pobladas cejas […] El resto de las facciones era vulgar, i sus ademanes tenían bastante brusquedad, no obstante la cortesía a que procuraba ceñirse. Representaba unos veinticuatro años. Vestía bien (Alvarado, 1923: 165).

36El poeta es un ser puro y desinteresado, y su propuesta está hecha a la medida de una de las exigencias más reiteradas por Luz Acmé: el rechazo al erotismo y a la sensualidad desmedida que adjudica a “la animalidad natural del hombre y de que no obstante su decantada cultura no quiere despojarse voluntariamente” (Alvarado, 1923: 50).

37Su convicción de que “Generalmente el más ardiente, delicado i sincero amante, satisfecha la pasión material, siente que la desilución [sic] mata despiadadamente su entusiasmo, dando lugar al vacío y a nuevos anhelos, no obstante la protesta lealtad; la volubilidad es lei natural en el hombre, el hastío es consecuencia inmediata de la satisfacción” (Alvarado, 1923: 73) coincide con las declaraciones del poeta a tal punto que Luz Acmé, asombrada y dudosa se pregunta: “¿He encontrado al fin un alma noble, pura y sensible, que comprende las emociones íntimas de mi corazón doliente?” (Alvarado, 1923: 195).

38Y sin embargo, a su pesar –porque Recant le ha demostrado que cumple con todas las condiciones exigidas–, lo rechaza porque no lo quiere:

39Soi extraña, lo reconozco, pero es mi modalidad. La explicación más clara que puedo dar a este estado afectivo mío, es ésta: amo su idealismo –refiriéndome al conjunto de ideas nobles i elevadas que profesa–, amo su ideal de amor inmaculado; amo su ternura delicada; pero no amo su persona física. ¿Lo hiero? ¿lo desilusiono? (Alvarado, 1923: 218).

40Es relevante notar que a Castillo lo rechaza no solo porque es un hombre mayor y tiene esposa e hijos, sino, como señalé antes, a Luz le disgusta la sumisión y adoración incondicional que le ofrece postrado a sus pies. Al rechazar a Castillo, ignora el comentario racista de su hermana Consuelo: “Qué lisura de cholo, pretender ser tu esposo. Tú tan linda, tan inteligente, tan noble, casada con un cholo feo, mediocre, viejo, que sabe Diós qué vicios tendrá” (Alvarado, 1923: 30).

41Sin embargo, su decisión de rechazar a Recant –quien, ya se dijo, cumple con todas las exigencias del discurso amoroso de Luz– parece obedecer a la necesidad de complacer a su hermana Consuelo, que se opone radicalmente a la relación con el poeta: “Tú casada con un zambo vulgar, brusco, de baja extracción social i menor que tú. ¿Qué oprobio caería sobre tu nombre, tu reputación impoluta? No, yo no podría ver esto; antes me alejaría de tu lado para siempre” (Alvarado, 1923: 193). Es posible que estos argumentos hayan contribuido a la decisión de rechazar al pretendiente; pero considerando que no fueron los que la alejaron de Castillo, es claro que el rechazo a Recant supone una indagación más arriesgada y más libre en su investigación sobre el amor, que lleva a Luz a declarar los atributos que exige al Amado y que, evidentemente, no se limitan a las ideas sobre el amor puro que hasta entonces había elaborado.

Ferécides Giorgakis, el cuarto pretendiente

42A diferencia de Recant –a quien conoce por sus poemas primero, y luego personalmente, el anarquista y librepensador griego le escribe a Luz Acmé luego de leer, admirado, sus publicaciones. Se inicia así una correspondencia en la que expone sus ideas a favor del feminismo, la educación, la justicia. Le ofrece matrimonio, amor incondicional, adoración total. Como los demás pretendientes, la llama “excelsa”, pero también “varona” (Alvarado, 1923: 237). Se coloca en el lugar del esclavo y le propone un encuentro.

43Curiosamente, Luz Acmé acepta complacida las declaraciones de amor, que bien podría calificar como frívolas y expresiones de “galantería atávica”, y compara el amor que le ofrece Recant con el de Ferécides: “El adorador lejano era un hermoso tipo, de raza griega; y su frente alta, sus labios delgados, su nariz aguileña, i la mirada profunda, daban a su rostro expresión noble e inteligente, siendo su continente el de hombre enérgico i altivo” (Alvarado, 1923: 240). Considera que su matrimonio con este pretendiente –que “había concebido por ella un gran amor, a la distancia, sin conocerla, solo por su mentalidad i el retrato”– sería bien recibido por sus amigos y enemigos; nadie la censuraría, “su prestigio aumentaría” al estar unida “a un campeón eminente e intensificaría la campaña social” (Alvarado, 1923: 240). Su matrimonio con Recant, en cambio, produciría el efecto opuesto: “de origen oscuro, tan trigueño i feo, más joven que ella, huraño i receloso, se la juzgaría loca erótica que sólo veía el sexo, sin hacer selección alguna” (Alvarado, 1923: 240).

44Vemos cómo no le basta a Luz el ideal del amor. Su racionalidad le advierte que debe considerar su propia ubicación social, las consecuencias que –para su prestigio y su trabajo social– acarrearía un matrimonio con un hombre inadecuado. Así, descarta a Recant y acepta la propuesta de un encuentro con el nuevo pretendiente para conocerlo y “ver si se llega a un acuerdo o no” (Alvarado, 1923: 242).

45El acuerdo no es posible: la idea del amor y del matrimonio de Ferécides es incompatible con la de Luz. El sujeto amoroso no acepta una relación horizontal, entre iguales, en la que predomine la amistad, la colaboración mutua. Quiere ser dominado, esclavo, estar a sus pies. Profundamente entristecida, lo rechaza. Y la voz del “objeto amado” se escucha acá muy claramente: es la del rechazo –de nuevo– a los códigos del amor cortés, aun cuando la figura de Ferécides se asocie más a la del librepensador que a la del caballero postrado a los pies de su dama. En Barthes, “Adorable”: “Al no conseguir nombrar la singularidad de su deseo por el ser amado, el sujeto amoroso desemboca en esta palabra un poco tonta: ¡adorable! (Barthes, 2010: 31). Dice Luz Acmé: “Era imposible adaptar la pasión de Giorgakis a su ideal; padecía el leader una obsesión morbosa, i ella no podía aceptar un amor en la esclavitud humillante. ¡No; jamás!” (Alvarado, 1923: 246).

Nicanor Alancés, el quinto pretendiente

46Conferencista y director de la revista Mentalidad Moderna, Alancés está a favor del amor libre, señala que el matrimonio “es un atentado contra la libertad humana” (Alvarado, 1923: 279), y defiende que la sensualidad y el erotismo en el amor “No es un vicio repugnante como usted lo juzga; es un placer natural y por lo tanto legítimo” (281).

47Luz Acmé rechaza el amor que le ofrece Alancés: no es galante, no hace juramentos delirantes, se funda en la razón, la sinceridad y el amor físico, y las afinidades psíquicas y espirituales, pero su propuesta de amor libre la ofende.

48Dante, Castillo, Recant, Ferécides y Alancés encarnan, sin duda, el “sujeto amoroso” al que refiere Barthes, y sus discursos están presentes en más de una entrada del catálogo en tanto enamorados sufrientes dispuestos a aceptar todas las demandas y caprichos del objeto amado. Aunque por razones distintas, que el “objeto amado” expone y argumenta, los cinco son rechazados de manera clara y definitiva.

Roam Erbmuc, el pretendiente elegido

49El nombre del quinto pretendiente es un anagrama de “amor cumbre” y es descrito como un hombre “De regular estatura i delgado. De una barba cerrada i espesa, de color rubio obscuro, surgía su rostro blanco, de correctas facciones i expresión intensa de nobleza i serenidad. Sus ojos mui hermosos, de pupilas verdes” (Alvarado, 1923: 323); en fin, reúne todos los requisitos: socialista libertario, pacifista que se negó a pelear en la Gran Guerra y debió huir, pues fue acusado de traidor a la patria, comparte los ideales de amor de Luz.

50Así termina el peregrinaje de Luz Acmé: de objeto amado, se convierte en sujeto amoroso y rechaza, así, el lugar al que la mujer ha sido condenada en el juego del amor. En un intercambio de cartas, “aerogramas”, que se entregan simultáneamente, ambos son sujetos y objetos amorosos que comparten los mismos sentimientos y deseos, el éxtasis absoluto. La “Unión total”, entrada del último fragmento del discurso amoroso: “el gozo sin mancha y sin mezcla, la perfección de los sueños, el término de todas las promesas”, que Barthes (2010: 282) toma de Aristóteles, de Ben Hazm, de Novalis y Musil, bien podría haberlo tomado de María Jesús Alvarado en este imposible –mas no por ello inverosímil– diálogo.

51No deja de ser significativo que sea este pretendiente –que cumple con todos los requisitos de objeto y sujeto del amor concebido por Luz Acmé– el elegido para fundar Ciudad Cumbre, la colonia utópica. Tan utópica, podría decirse, como lo es Roam Erbmuc.  Esta búsqueda del marido ideal en una novela que propone la creación de una ciudad también utópica permite, por un lado, pensar al sujeto femenino como creador, como sujeto que imagina y produce incluso utopías, que moldea masculinidades, que rechaza las que no se adecuan a sus exigencias. En suma, Nuevas cumbres no solo da vida a un personaje con agencia y capaz de elegir libremente de acuerdo con sus ideales sino que resignifica los imaginarios acerca del amor y el matrimonio, imaginarios que instalan a la mujer en el lugar del objeto amoroso, adorada, deseada, idealizada pero sin voz y sujeta al discurso amoroso masculino que la excluye del dinamismo asociado con el mundo moderno. 

Inicio de página

Bibliografía

ALVARADO, María Jesús, Nuevas cumbres, Lima, Tipografía Evolución Femenina, 1923.

BARTHES, Roland, Fragmentos de un discurso amoroso, Buenos Aires, Siglo XXI, 2010 [1977].

CASTORINO, María Sara, Una mujer extraordinaria, María J. Alvarado Rivera. Síntesis de su cruzada social por los derechos de la mujer, del niño y de todos los oprimidos. Lima, Editorial Dora Córdoba, 1969.

DENEGRI, Francesca, “Feminismos transnacionales y estamentalismo local. María Jesús Alvarado y Dora Mayer en el Congreso Femenino de Buenos Aires (1910)”, Cuadernos de Literatura, Vol. 7, 2023, p. 1-13.

GORNICK, Vivian, El fin de la novela de amor, Madrid, Sexto Piso, 2022.

MÁXIMO DE TIRO, Disertaciones filosóficas XVIII-XLI. Introducción, traducción y notas de Javier Campos Daroca, Madrid, Biblioteca Clásica Gredos n.° 331, 2008.

MERINO SILICANI, Rossana, La propuesta reformista de María Jesús Alvarado: de los ensayos a la novela, Tesis para optar el grado académico de magíster en Literatura Hispánica, PUCP, 2019.

MUNGUÍA, Yadira,El amor y sus imaginarios. Apuntes sobre los imaginarios amorosos, de la antigüedad al Pre-Renacimiento en Occidente”, Sincronía, n.° 71, 2017, p. 218-237.

SOMMERS, Doris, Ficciones fundacionales. Las novelas nacionales de América Latina, México, Fondo de Cultura Económica, 2004.

ZEGARRA, Margarita. María Jesús Alvarado. La construcción de una intelectual feminista en Lima (1879-1915). Fondo Editorial del Congreso del Perú, 2016.

Inicio de página

Notas

1 Esta escuela, señala Merino (2019: 29), “estuvo destinada especialmente a preparar para el trabajo a niñas de clases desfavorecidas para que pudieran ganarse la vida honestamente”.

2 En febrero de 2014 fundó la institución Evolución Femenina. En su discurso inaugural, Alvarado estableció que dicha institución buscaba “impulsar la evolución de la mentalidad femenina hacia la cultura superior que dignifica, libera y capacita para la lucha de la vida; defender los derechos de la mujer” (Merino, 2019: 27).

3 Ver Castorino (1969), al igual que el trabajo de María Vicens incluido en este número.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Giovanna Pollarolo, «El discurso amoroso de Luz Acmé, alter ego de María Jesús Alvarado, y la búsqueda del marido ideal »Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 47 | 2024, Publicado el 05 junio 2024, consultado el 24 julio 2024. URL: http://journals.openedition.org/alhim/12697; DOI: https://doi.org/10.4000/11skp

Inicio de página

Autor

Giovanna Pollarolo

Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP)
Giovanna Pollarolo, PHD en Español. Docente e investigadora en la Pontificia Universidad Católica del Perú.
gpollarolo@pucp.edu.pe

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC-ND 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search