Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros47Mujeres, diplomacia y pacifismo e...Políticas domésticas en arenas (t...

Mujeres, diplomacia y pacifismo en el contexto latinoamericano

Políticas domésticas en arenas (trans)nacionales: Abigail Mejía sobre la invasión de Estados Unidos a la República Dominicana

Yamile Silva

Resúmenes

Este ensayo analiza cinco textos -un cuento y cuatro ensayos- de la escritora dominicana Abigail Mejía que contribuyen a los debates políticos que se dieron durante la Invasión de Estados Unidos a la República Dominicana (1916-1924) y que fueron publicados en diarios españoles (La Vanguardia y Hojas Selectas) y dominicanos (La Conquista) entre 1918 y 1921. Este ensayo lee estos artículos en clave afectiva para analizar cómo la autora genera un capital afectivo y cómo gestiona los afectos producidos por la invasión americana.

Inicio de página

Texto completo

  • 1 La fuerte presencia militar estadounidense en la República Dominicana va desde 1905. Véase, entre o (...)
  • 2 Para una revisión histórica de la deuda externa de la República Dominicana ver el libro Los Estados (...)

1El 15 de mayo de 1916 los marines estadounidenses ocuparon Santo Domingo tras diez años de relaciones tensas entre la Hispaniola y Estados Unidos1, y me refiero aquí a toda la isla porque ya en 1915 Estados Unidos ya había invadido Haití. El gobierno del presidente Wilson alegaba que el gobierno dominicano no había cumplido con normas de aduana firmadas en febrero de 1907 durante las presidencias de Ramón Cáceres y Theodore Roosevelt en la llamada Convención domínico-americana. En ésta se dio el derecho a Estados Unidos de recaudar las rentas aduaneras dominicanas por medio de agentes designados por el propio gobierno americano bajo el pretexto de garantizar el pago de la deuda externa dominicana2. La inestabilidad política que vivía el país no se vio disminuida por la firma de este acuerdo. El sexenio presidencial de Cáceres iniciado en 1906 no pudo llegar a su término: Cáceres fue asesinado en 1911 y con ello se intensificaron los levantamientos y se perpetúo el caudillismo. Como lo afirma Ellen Tillda: «The uprisings and the assassination of Cáceres, which plunged the country into the most devastating period of civil war yet, also were clear evidence of the resentment tied to varying regions and economic sectors, especially as they fought against centralization that favored U.S. interests over other exports» (107).

  • 3 Todos los documentos históricos relacionados con este acuerdo se encuentran disponibles en https:// (...)

2La escalada de violencia llevaría también a una tensión diplomática entre Haití y la República Dominicana. En 1912 el mandatorio haitiano Jean Jack Leconte murió en una explosión que fue calificada como un accidente por el gobierno haitiano, pero que según el gobierno estadounidense «was a plot by Haitians, and perhaps also Dominicans, simultaneous as it was with “revolutionary outbreaks” along the border» (énfasis propio, Tilda 119). Los distintos alzamientos internos y la inestabilidad política en toda la isla iban en contra de los intereses estadounidenses. En 1916, el presidente Wilson argüiría que el gobierno dominicano a manos de Juan Isidro Jimenes había incumplido específicamente el artículo tercero de la convención de 1907 según el cual « Until the Dominican Republic has paid the whole amount of the bonds of the debt its public debt shall not be increased except by previous agreement between the Dominican Government and the United States…»3. Así en mayo 15 de 1916 se iniciaría la ocupación militar, en julio ya todos los puntos estratégicos del país estaban controlados por los marines y en noviembre del mismo año se proclamaría «a state of military occupation with all the consequences thereof» como lo afirmaría el capitán H.S. Knapp en su discurso del 29 de noviembre de 1916. La ocupación y llamada diplomacia del dólar duraría hasta 1924. En palabras de Lorgia García-Peña, «Despide the local armed and intelectual resistance, the US military was sucessful in controlling Hispaniola’s population through censorship, intimidation, fear, and military force» (60). Como afirma Isabel Dolores De León Olivares, durante los años de la ocupación, surgieron varios grupos antiimperialistas que reunían un variopinto de sectores de la sociedad dominicana que incluían líderes obreros, expolíticos, comerciantes, feministas, clérigos y que:

alentaron la fundación de diversas organizaciones nacionalistas; la realización de campañas de protesta en ciudades de Estados Unidos, España y América Latina; la celebración de manifestaciones cívicas en los espacios urbanos de República Dominicana y, sobre todo, la publicación de una combativa propaganda nacionalista encaminada a convalidar el derecho del pueblo intervenido al ejercicio pleno de su soberanía (111).

  • 4 En el primer tomo de Cien años de feminismos dominicanos, Ginetta Candelario, Elizabeth Manley y Ap (...)

3En 1920 se crearon las Juntas Nacionalistas Dominicanas, La Junta Patriótica de Damas, La Unión Nacionalista Dominicana, entre otras. Puede entonces afirmarse que la ocupación estadounidense abrió una puerta para que las mujeres dominicanas participaran de estos foros públicos eliminando las limitaciones que las ceñían a la esfera privada del hogar. Como lo indica Quisqueya Lora en su prólogo al Ideario Femenino de Abigail Mejía, las maestras normales se dedicaron a dar conferencias, arengas y escribir artículos denunciando la invasión de Estados Unidos. Las damas de Santiago, encabezadas por Ercilia Pepín, escribieron una misiva a la Comisión de Senadores Norteamericanos y recogieron firmas en 1921. Se multiplicaron las veladas patrióticas y el Comité de Damas organizó una « Semana Patriótica » en agosto de 1922 (11)4.

4La ocupación a la República Dominicana dotó, entonces, de agencia femenina a estas mujeres y les dio participación política. En su libro Feminism for the Americas, Katherine Marino resalta que menos de una década más tarde, en 1928, gracias a los movimientos antimperialistas que respondían a las varias intervenciones estadounidenses en América Latina, « the Pan-American feminism would gain profound influence and would shape new activism for international women’s rights at the 1928 Pan American Conference in Havana Cuba » (40). De hecho, continua Marino, la lucha por un feminismo interamericano estaba liderada por la panameña Clara González y la cubana Ofelia Domínguez quienes al venir de protectorados estadounidenses creían que « organizing collectively for international women’s rights would ground a Pan-Hispanic feminism that would challenge U.S. Empire » (40). Fueron entonces las feministas dominicanas, casi diez años antes, quienes primero usaron de manera estratégicamente el espacio que las protestas antiimperialistas abrían.

  • 5 Ver la cronología comentada sobre Abigail Mejía por Nacidit-Perdomo e incluida en Abigail Mejía. Un (...)
  • 6 Nacidit-Perdomo ha publicado una profusa producción crítica sobre Abigail Mejía en diferentes diari (...)
  • 7 Ver introducción a La Sonrisa del paisaje (viajes) de Abigail Mejía.
  • 8 En 1922, Mejía recopilaría estos textos dentro de su libro Entre Frivolidades que se publicó en Bar (...)

5Abigaíl Mejía, quien, para el momento de la ocupación, vivía en Barcelona desde 1908, no será la excepción a la lucha que hacían sus compatriotas dominicanas y se unirá a la comunidad sororal desde el otro lado del Atlántico. La producción cultural de esta escritora dominicana (1895-1941)5 sigue muy de cerca la evolución social, política y cultural de la República Dominicana y de España. La crítica literaria, histórica y sociológica ha enfocado la mayor parte de su atención a su labor como pionera del feminismo dominicano, como bien lo representan los estudios, desde distintas áreas, que Gineta Candelario, Ylonka Nacidit-Perdomo6 y Reina Rosario han hecho sobre Abigail Mejía (Silva 11).7 Sin embargo, la atención a su producción literaria y a sus artículos periodísticos publicados durante su estancia en Barcelona (1908-1925) ha sido mínima; en parte porque no existe una sola publicación que recopile toda su producción periodística, en parte por el difícil acceso -distancia, costo, burocracia- a los archivos que contienen sus documentos, y una vez en ellos en parte a la falta de un catálogo que liste su producción. El presente analiza cinco de sus textos -un cuento y cuatro ensayos- que contribuyen a los debates políticos que se dieron durante la Invasión de Estados Unidos a la República Dominicana y que fueron publicados en diarios españoles (La Vanguardia, El día gráfico y Hojas Selectas) y el diario dominicano La Conquista entre 1918 y 1921 8.

6A partir de las propuestas de Sarah Amhed en su libro The Cultural Politics of Emotion (2015), me interesa leer estos textos de Mejía en clave afectiva o emocional. Ignacio Sánchez-Prado en El lenguaje de las emociones (2012) nos recuerda que el llamado “giro afectivo”, término acuñado por Ticineto Clough, o “la teoría del afecto” (Gregg) ha generado una diversidad teórico-filosófica que «provee a los estudiosos de producciones culturales conectadas a los afectos importantes herramientas y reflexiones en la tarea de recalibrar los estudios culturales» (12). La vitalidad de estos estudios no se limita solo al campo anglosajón, desde el campo latinoamericano resaltan los estudios de Ana Peluffo, Mabel Moraña, Pura Fernández, Francesca Denegri, entre tantos otros. En efecto, el último volumen dedicado al siglo XIX de la serie Latin American Literature in Transition (Cambridge, 2023) recopila una veintena de ensayos en torno a la cuestión emotiva desde el campo latinoamericanista. Con el deseo de entrar en diálogo con dicha producción crítica, y siguiendo a Amhed, este ensayo no busca definir o diferenciar los términos emoción y afecto; por el contrario, los dos serán usados como sinónimos a lo largo del texto. Además, entendemos aquí que las emociones circulan entre los cuerpos, depositándose o adhiriéndose a unos más que a otros (4). En esa línea de pensamiento, las emociones funcionan, entonces, como una especie de capital: « affect does not reside positively in the sign or commodity, but is produced as an effect of its circulation » (45). De manera concreta, me interesa analizar ¿cómo usa Abigail Mejía estos cinco textos para generar un capital afectivo?, ¿a qué emociones apela?, ¿cómo gestiona los afectos producidos por la invasión americana?, y ¿de qué manera promueve un proyecto (trans)nacionalista?

7Abigail Mejía escribe sobre la situación dominicana e interpreta la Historia nacional dominicana desde España reconfigurando una República de las Letras transcontinental, fundada en la estetización de los afectos. El término, República de las Letras, recuperado por Marc Fumaroli, se refiere a la red social del siglo XV «that operated between epistolary peers recruited through co-optation... The citizens of this invisible republic were not the active cives of ancient republics, nor the passive members of modern monarchies, but the subjects of an unprecedented relationship with self, with the other, with knowledge, and with truth» (15). Desde el ámbito hispánico y latinoamericano, Pura Fernández ha retomado este término en el volumen No hay nación para este sexo: La Re(d)pública transatlántica de las Letras (2015) donde se analizan diferentes redes culturales y personales establecidas por escritoras de final del XIX y principios del XX. El término resulta muy útil aquí pues se refiere a una comunidad afectiva basada en el conocimiento y la verdad.

8Ernest Renan en su texto “What is a Nation?” (1882) desvincula cualquier definición de nación en relación con religión, lengua, geografía, pero habla de la nación como «un principio espiritual basado en el poder no referencial del afecto». En esta misma línea, Pura Fernández, en la introducción a No hay nación para este sexo (2015), afirma que las practicas transnacionales surgen a «partir de grupos, colectivos sociales o instituciones» más allá de sus fronteras, desdibujando el espacio hegemónico de la nación y evidenciando las «estructuras de sentimiento» que unen a las personas a «unidades geográficas mayores o menores que la nación» (18).

  • 9 Se mantendrá la escritura original de los textos.

9Tal es el caso del primer texto de Mejía que me interesa analizar, El cuento del tío Samuel, con el subtítulo Historia americana muy verídica, publicado en 1918 en la revista barcelonesa “Hojas Selectas”. El cuento es una parodia sobre un hombre riquísimo, Samuel, para quien «bajo su férrea dirección trabajaban centenares de obreros, los que, a una sola mirada suya, presagiadora de tempestades, temblaban de miedo» (6)9. Samuel tenía dos vecinos Pimpín y Timbirimba quienes «constituían una especie de matrimonio político-religioso y desavenido» (6) y que constantemente estaban en disputa. De manera irónica, la voz narradora afirma:

No era irremediable la molestia que causaba al tío Samuel (a quien, para abreviar, llamaremos Sam) aquellos alborotadores; pues en el inmenso palacio, donde residía, había espléndidas habitaciones bastante alejadas del campo de batalla en el cual dilucidaban sus asuntos los miembros de la asociación Pimpín-Timbirimba. Allí se hubiera estado metido el tío Sam, y a él no llegaran los ecos de las revoluciones… ¡digo!... discusiones de sus vecinos. Cada cual manda en su casa y solo Dios en la de todos; pero a él no le dio la gana de estarse quieto en su palacio, y desde una glorieta monísima de su jardín les atisbaba. (6)

10Es fácil reconocer el entramado histórico que se teje en el cuento: los constantes levantamientos y el perpetuo caudillismo en la República Dominicana al que hice referencia al principio de este escrito y que iban en contra de los intereses económicos estadounidenses. Tras las constantes disputas entre la pareja, Sam envía un administrador para avisar a la pareja que:

 el muy poderoso Samuel, -se encuentra bastante disgustado con vuestra manera de discutir, pues hasta él llegó el ruido de vuestros chillidos y estacazos. En consecuencia, os manda a decir que de ahora en adelante seáis más parcos en palabras y obras  (7).

11Al final del cuento, como ocurre en la realidad que parodia, la pareja es desalojada de su hogar y con tono amenazante, Pimpín habla a Samuel:

Yo soy para ti un granito de arena — cual decianos ese tu esclavo, — y puedes aventarnos lejos de ti, con el soplo de tu oro a donde mi libertad no te moleste; pero has de saber que no temo a ti ni a los tuyos. Contra todos ustedes no puedo oponer más que el valor de mi noble pecho […] guay de ti y guay de los tuyos, a quienes siempre amenazará el odio mio y el de todos los desgraciados, como yo aplastados por tu mano (mi énfasis,10).

12Las líneas de Pimpín apelan a la rabia, el odio y la indignación para expresar su malestar ante la invasión. Ana Peluffo retoma la expresión de Sarah Ahmed «genealogías de la infelicidad» para referirse «a una red transnacional de mujeres indignadas que estetizan [la rabia y la indignación] en nombre de un incipiente feminismo» (29). El odio, la rabia, la indignación han sido consideradas emociones anti-femeninas. En efecto, Mejía reconoce el valor performático de la rabia para crear comunidades de afecto. A través de las últimas palabras de Pimpín, con las que finaliza el cuento, Mejía apela a la valentía: «no temo a ti ni a los tuyos». En la conversación entre el historiador Patrick Boucheron y el politólogo Corey Robin publicada bajo el título El miedo. Historia y usos políticos de una emoción (2019), en la que se refirieren a la naturaleza política del miedo, sus usos políticos, indican que no es «el Timor dei de los teólogos sino el temor latino, vereor, que se podría traducir tanto por “terror”, como por “reverencia”» (32). Es decir, tener miedo es estar preparado a obedecer, a bajar la cabeza. A través de Pimpín, Mejía se rehúsa a dar esa reverencia a Samuel e invoca a un odio y rabia contra el invasor, no ya como un afecto individual, sino colectivo -el de todos los que sufren los proyectos imperialistas- construyendo con esto alianzas por medio de «estructuras de sentimiento».

  • 10 Santo Domingo, ten fe y espera, / que la justicia de Dios un día/ hará que ondule libre a los vient (...)
  • 11 Otros escritores españoles manifestarán su apoyo a la República Dominicana ante la invasión; entre (...)

13En 1919, Abigail Mejía viaja a la República Dominicana, y se establece en San Pedro de Macorís por un año, donde participa de una serie de eventos activistas en contra de la Invasión. El 24 de enero de 1920, Mejía pronunciará las palabras de bienvenida al poeta y dramaturgo español Francisco Villaespesa (1879-1936) quien llegó a la República Dominicana en octubre de 1919. Villaespesa manifestó a través de sus poemas su malestar por la intervención estadounidense como lo ha indicado José Francisco Díaz Alonso en La recepción crítica de la obra de Francisco Villaespesa (2017). Pruebas de su posición de apoyo a los dominicanos son sus poemas, «Canto a la Raza» y «Canto a Santo Domingo», ambos considerados símbolos del patriotismo dominicano en palabras de Díaz Alonso (156-157). En la última estrofa de «Canto a Santo Domingo»,10 el sujeto lírico exhorta al país para que, amparado en la fe, espere con paciencia un futuro libre. La valentía de los dominicanos nace de la filiación con España «eres cachorro de una leona».11 En sus palabras Mejía se refiere a Villaespesa «como poeta y como símbolo» (12). Al referirse a su labor como poeta celebra con maestría la obra del escritor español, y en la segunda parte de su discurso equipara a Villaespesa con la propia España: «vuestra embajada espiritual ha sido tomada como un Símbolo. ¡Sóis España misma que viene hacia nosotros pronunciando solo palabras de amor y libertad!» (13) Describe Mejía que cuando los “humanitarios Caballeros” llegaron a quitar la libertad a Santo Domingo, «todo el mundo calló ante el atropello…Pero entonces una voz, una voz sola se oyó que clamaba en el desierto […] ¡La voz de España, de nuestra MADRE ESPAÑA, siempre hidalga!» (13). Sus palabras crean una colaboración emocional con el poeta Villaespesa a la vez que generan una relación filial entre España y su excolonia. La reduplicación a lo largo del texto, de la palabra “espiritualidad” y la relación filial con España acercan intertextualmente sus palabras a otros textos latinoamericanos como Ariel de José Rodó (1900) en donde Rodó denuncia el utilitarismo y el materialismo —representado por los Estados Unidos—. No sobra recordar que, ante la invasión, muchos intelectuales dominicanos buscaran amparo en su hispanidad. En efecto, el historiador, jurista y escritor Américo Lugo (1870-1952) fue uno de los defensores de la superioridad de la cultura hispánica por diferencia de la anglosajona, como también lo sería Abigail Mejía.

14Durante su estancia en la República Dominicana, que duraría hasta 1921, el director de la publicación La Conquista, le pide a Mejía escribir sobre «¿Cuál debe ser la actitud de la mujer dominicana ante la Intervención?», su respuesta titulada «Una Opinión» aparecerá ese mismo año en dicha publicación. En ella, el tono de ira del «Cuento del Tío Samuel» se ha disipado para dar paso a la nostalgia por tiempos ya epopéyicos y de resignación ante la actual situación:

Pasaron ya los tiempos epopéyicos aún para los hombres : Carlota Corday no está ya de moda; Duarte murió…Al mártir de hoy, atado a la columna, sin armas… ¿Qué le resta si no mostrar el estoicismo de su alma, sufriendo su dolor? La mujer, a su lado, debe cumplir también sus deberes; como esposa, alentar al marido, sin permitirle que flaquee (16)

15Modelos de comportamiento como los de Carlota Corday seguidora del partido de los girondinos y quien durante la Revolución francesa asesinó a Jean-Paul Marat; o Juan Pablo Duarte y Díez, uno de los padres de la Patria Dominicana, ya no son permitidos. De su respuesta fluye una retórica que apela al autocontrol emocional en la cual propone que el hombre dominicano muestre su estoicismo, que domine su alma y que se libre de emociones que lo perturban. A la esposa le corresponde acompañar, alentar. Como maestra, debe «predicar y practicar el patriotismo, el respeto y amor a la bandera» (16) y como madre, «debe educar un hombre completo, cuyas pasiones participen todas de lo bello e infinito; educar a sus hijos en el amor patrio» (17). Mejía resalta el rol de tutora moral de la mujer dominicana ante la invasión. Cabe destacar que Mejía fue educada en España bajo la influencia de los krausistas progresistas, quienes, en palabras de Mary Nash, plantearon una educación femenina racionalista cuyo «propósito era el perfeccionamiento de la mujer y una cierta ampliación de sus horizontes culturales para poder desempeñar mejor los roles de tutora moral y proveedora del hogar como esposa y madre» (38). Las palabras de Mejía recuerdan al feminismo catalán, el de Carme Karr, Dolors Monserdà y Francesca Bonnemaison. De hecho, Mejía escribió periódicamente en la sección femenina del Día Gráfico, creada por Karr y donde Monserdà también publicaba periódicamente. Una de las prioridades para el feminismo catalán, será la causa nacionalista y la defensa de la familia como fundamento de ésta (Nash, 77) como también lo es para Mejía. En su respuesta al Director de la publicación dominicana que parte de la pregunta sobre el rol de la mujer ante la invasión, el cambio del tono emocional o la calma de los afectos puede resultar contradictorio si se lee paralelamente con el «Cuento del Tío Samuel»; sin embargo, debemos leer estos textos entendiendo que Mejía publicó su nota de opinión en la República Dominicana donde quizás anticipaba cierta animosidad entre sus lectores -ya la invasión estaba en su cuarto año- y el país estaba acallado por una fuerte represión.

16Antes de regresar a Barcelona escribiría un texto más en relación con la Invasión, pero que no se publicaría sino hasta 1922. El texto titulado «Volverá la Epopeya: Patriotismo y Patriotería» inicia diciendo «En esta nuestra deliciosa tierra, exrepública de las pasadas epopeyas, ocurre que, desde el más fútil capricho de modisto yankee -aparecido en el “Elite” o el “Pictoral”, a la cosa de transcendencia mayor, todo, absolutamente todo, entre nosotros, se viene a reducir a una simple cuestión de moda de relativa duración» (18). Este cambio de moda de relativa duración al que se refiere Mejía no es más que una crítica a la variabilidad del patriotismo en algunos de sus compatriotas. La autora apela a lo largo del texto a dos tipos de patriotas: «los patrioteros de ocasión» y «la estirpe de los buenos patriotas» (19). Mientras que los buenos patriotas son, «a millares» dice Mejía y, «ciudadanos beneméritos» los patrioteros producen un «graznar estrepitoso» y son aquellos

a quienes no faltó más que prosternarse ante el que hoy, valientemente tal vez condenan, como invasor e intruso; aquellos que, en otro tiempo a su llegada, cuando creyeron que no volverían más los tiempos “de la antigua epopeya”, por la que hoy ya de manera patética suspiran, se sienten héroes. Su patriotismo raya en furor, que a ratos resulta ser más fácil héroe un momento que ciudadano digno toda la vida. (20).

17Los lazos fraternales se construyen en contra de estos patrioteros de quienes comenta en más de una ocasión sobre su furor y su carácter mudable, describiéndolos como chaqueteros (20): «Duarte, el padre de la República, cuyo honrado y luminoso nombre no debiera pronunciar nunca la patriotería asquerosa, a cada instante es estremecida en su tumba por la indignación que le causa tanto chaquetero, blasonando de poseer lo que nunca ha conocido» (20).

18Las emociones de odio y resentimiento que pueden leerse como un enclave de exclusión dentro de cualquier proyecto de alianzas-transnacionales en contra de sus mismos compatriotas dan paso al final del ensayo a la compasión:

Tendamos, no obstante, un velo sobre esas miserias del presente y miremos con fé y amor hacia el futuro, de donde puede venirnos una nueva luz. Que la patria, si llega el fin de su cautiverio y la hora de su liberación, no olvide ciertas cosas; pero que las perdone, pues de tratar sus hombres de vengarla, sería el cuento vuelto a empezar. (22)

19Es claro que Mejía no pretende castigar o excluir a sus compatriotas, aquellos que celebraron la invasión estadounidense. Si como afirma Renan la nación es ese principio espiritual basado en el poder no referencial del afecto, su texto, el de Mejía, funciona como una invitación a la conciliación para poder reparar las piezas fracturadas de esa nación, una poética que fraternaliza la desgracia para poder imaginar un futuro común. Continua Mejía: «Si termina algún día esta hora de clase que sufrimos, convengamos en un solo punto con los malos patriotas: en que la dura lección fue bien merecida; pero, quédenos siempre el resquemor de esta duda: ¿con qué derecho vino el preceptor?» (22). Al margen de las discrepancias ideológicas con sus compatriotas, la pregunta con la que cierra su artículo pide una alianza en contra del preceptor, en contra de Estados Unidos.

20Los últimos dos ensayos se publicaron en el periódico español, La Vanguardia, en 1921, al regreso de la escritora a la ciudad condal donde viviría hasta 1925. En su artículo «El caso de Santo Domingo», Mejía es mordaz ante el gobierno estadounidense y su voz no se quebranta en su crítica al mismo: «Los unionistas borincanos, -aspirantes a un Puerto Rico libre, -los naturales de Haití y de la otra república de Santo Domingo y demás víctimas de la falaz doctrina de Monroe, no pueden considerar tales denominaciones [las de Wilson como defensor de los pueblos pequeños] sino en un sentido irónico» (23). La autora apela a una unión emocional transcaribeña -Puerto Rico, Haití, República Dominicana- en contra a la adversidad, como respuesta a las invasiones y explotaciones estadounidenses en la región. Invoca unos imaginarios empáticos desde los que subvierte la civilización estadounidense y la presenta como sanguinaria y bárbara. Continua Mejía:

el magno pueblo de Edisson, no ha mandado ningún sabio bonachón, discípulo del “Brujo admirable”, para que los ilustre, naturalmente…tan solamente vimos un jefe militar declarando cuanto sentiría si los dominicanos se insurreccionaban, porque él estaba dispuesto a ahogar en sangre la sublevación… También se recuerda fresco el recuerdo de los tres mil y pico haitianos, vecinos nuestros, muertos violentamente durante la ocupación yankee, que allá, como en Santo Domingo, tuvo lugar con miras “civilizadoras”, según declararon. (25)

21Mejía resemantiza el binomio civilización vs. barbarie para denunciar las crueldades cometidas por los estadounidenses en la isla. El impacto del episodio del asesinato de más de tres mil haitianos queda registrado en este texto de la escritora dominicana politizando los cadáveres que han sido invisibilizados por unas políticas imperialistas: «También se conserva fresco el recuerdo de los tres mil y pico de haitianos, vecinos nuestros, muertos violentamente durante la ocupación yankee, que allá, como en Santo Domingo, tuvo lugar con miras «civilizadoras», según declararon» (25). Mejía demuestra que deben ser mantenidos en el imaginario transnacional. La compasión que reclama Mejía de sus lectores es más obvia cuando establece una analogía entre la República Dominicana y la España napoleónica que toma como punto de partida la supuesta conformidad del pueblo invadido con la ocupación:

Después de todo eso, aún se atreven los norteamericanos a afirmar que Santo Domingo está contento con su «civilizadora» dominación. Hay valor para eso y más, y hay ejemplos en la Historia: El 6 de Mayo de 1808, se promulgó el decreto nombrando a José I, rey de España y de las Indias, «a petición de los españoles y con la garantía de la integridad de sus estados…» ¡Y semejante declaración se hizo en el pueblo del 2 de Mayo, fecha en la cual se vió bien, cuán distinta era «la petición de los españoles»! Con la misma razón los yankees se esfuerzan en demostrar que están en nuestra tierra, «a petición» y con el beneplácito de los dominicanos. (27)

22Al remitirse a la invasión napoleónica, Mejía interpela a una retórica consolatoria como una estrategia para que sus lectores españoles se apiaden de la República Dominicana.

23El texto celebra, además, los eventos pro-patria llevados a cabo para apoyar las gestiones internacionales en campaña por la «suspirada independencia» (27). Dicha suspirada independencia no deja de fundarse en buscar alianzas trasnacionales, ahora de manera específica con España para crear una barrera contra los Estados Unidos:

Volverá quizás España a levantar su voz hidalga en pro de su pequeña hija atormentada. Sería tal vez oída, y su éxito la mejor solución, ganándose al mismo tiempo más simpatías entre las demás repúblicas centro y suramericanas, a quienes ya preocupa bastante el caso del pobre Santo Domingo. (29)

24La escritora es consciente del trauma que el fin del dominio colonial había suscitado en la conciencia española. Es por esta razón que Mejía resalta que, pese a las circunstancias, los corazones dominicanos seguían siendo españoles: «Lo que prueba que a pesar de las industrias y el comercio casi exclusivamente americanos, si bien los barriles de harina son yankees, los corazones continúan siendo españoles. Y el culto a España, madre de la raza, va unido a la devoción» (28).

25El último artículo que Mejía escribió en relación con la Ocupación aparecerá también en La Vanguardia en 1921 con un título que se anuncia como continuación del anterior ensayo. «Mas sobre el caso de Santo Domingo. Un pueblecito que no se resigna» y que está claramente dirigido al público europeo. Recurre aquí al repertorio histórico para ubicar al lector:

muchos se sorprenderán, si acaso sus ojos distraídos llegan a posarse sobre las noticias de aquella parte de la isla, que Colón llamó «Hispaniola», en donde un pueblecito de quien dijo Estébanez, «no hay otro tan belicoso en América, ni quizá en el mundo», no cesa de protestar con todas sus fuerzas contra una intervención injustificable ya, y unos pseudo civilizadores que hoy la tienen desengañada por completo acerca de sus miras. (30)

26Compara las invasiones estadounidenses en otros lugares de Latinoamérica: México, Puerto Rico y la República Dominicana. El ensayo cita al poeta independentista puertorriqueño José de Diego (1866-1918):

Caballeros del Norte, magnífico y fecundo,

también el Centro es parte de la bola del mundo.

Por una loca audacia de la extensión esférica

estas pobres Antillas son un poco de América

27El poema sirve como un pretexto en el que la rabia individual deja de ser anómala y pasa a convertirse en un afecto colectivo. Dice: «De modo, que el pueblo nuestro pide libertad y se le dá unas promesas; pide independencia y se le nombra una Junta asesorada por ellos, que nada podría hacer sin la anuencia de los amos. ¿No es esto un caso de humorismo internacional, una especie de tomadura de pelo de un pueblo grande que se ríe de los chicos?» (32). Mejía cierra su ensayo cuestionando de manera irónica las respuestas dadas por parte del gobierno estadounidense a la situación dominicana. En 1921 se presentó un proyecto para la esperada desocupación militar. El primero, el Plan Harding, permitía el retiro solamente si el futuro gobierno -elegido bajo el control de Estados Unidos- validaba todos los actos llevados a cabo por el régimen militar, así como a la validación de un nuevo empréstito, y la instauración de una Guardia Nacional (Calder 209). Mejía cierra su ensayo criticando este plan: «Por eso, nuestro gran pueblecito no quiere resignarse y protesta con todas sus fuerzas de la desocupación gradual y del irse condicionalmente. Quiere ser libre, más del todo, sin ningún gato en acecho ante la abierta puerta de su jaula— que tal sería concretando pactos y condiciones con quienes indebidamente cerraron el portal de sus libertades» (32). La desocupación no llegaría sino hasta 1924.

28Leer estos textos de Abigail Mejía en clave emocional, permite, arrojar una nueva mirada sobre cómo pensar el afecto en su producción cultural, una producida desde Barcelona con su foco en la República Dominicana. Estos textos publicados en diarios dominicanos y españoles hablan de la República Dominicana desde los márgenes tanto geográficos como de género en un momento en que al escribirlos recibían el calificativo de anomalía y no eran definidos como la norma. Con su práctica escritural, Mejía (des)fronteriza la nación por medio de unos textos que revelan la importancia de las retóricas afectivas -ira, compasión, valentía- y crean unos colectivos emocionales para contrarrestar la invasión estadounidense.

Inicio de página

Bibliografía

AHMED, Sara, The Cultural Politics of Emotions, Edinburg, Edinburgh University Press 2014.

BOUCHERON, Patrick y Corey Robin, El Miedo: Historia y usos políticos de una emoción, Madrid, Clave Intelectual, 2019.

CALDER, Bruce, El Impacto de la intervención: La República Dominicana durante la ocupación norteamericana de 1916-1924, Santo Domingo, Academia Dominicana de La Historia, 2014.

CANDELARIO, Ginetta, MAYES, April J., MANLEY, Elizabeth S. (Eds.), Cien años de Feminismos dominicanos: Una colección de documentos y escrituras clave en la formación y evolución del pensamiento y el movimiento feminista en La República Dominicana, 1865-1965, Santo Domingo, Archivo General de La Nación Departamento de Investigación y Divulgación Área de Publicaciones, 2016.

DE LEON OLIVARES, Isabel Dolores. Resistencias discursivas de intelectuales de República Dominicana durante la ocupación estadounidense de 1916-1924: nacionalismo, antiimperialismo e hispanismo. Tzintzun. Rev. estud. Históricos, n° 62, 2015, p. 108-148, <http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-719X2015000200004&lng=es&nrm=iso>.

DÍAZ ALONSO, José Francisco, La recepción crítica de la obra de Francisco Villaespesa, Almería, Universidad de Almería, 2017.

FERNANDEZ, Pura (Ed.), No hay nación para este sexo: La Re(d)Pública Transatlántica de las letras: Escritoras españolas y latinoamericanas (1824-1936), Madrid y Frankfurt, Iberoamericana, Vervuert, 2015.

FUMAROLI, Marc, The Republic of Letters, New Haven, London, 2018.

GARCÍA PEÑA, Lorgia, The Borders of Dominicanidad: Race, Nation, and Archives of Contradiction. Durham, Duke University Press, 2016.

HENRÍQUEZ UREÑA, Max, Los Estados Unidos y la Republica Dominicana; La verdad de los hechos comprobada por datos y documentos oficiales. Habana, Imprenta "El Siglo XX ", 1919.

LORA, Quisqueña, “Prólogo”, Ideario Feminista: (Y Algún Apunte Para La Historia Del Feminismo Dominicano) (1939), Santo Domingo, Instituto Superior de Formación Docente Salomé Ureña (ISFODOSU), 2020, p. 9-20.

MARINO, Katherine, Feminism for the Americas: The Making of an International Human Rights Movement, Chapel Hill, University of North Carolina Press, 2019.

MEJÍA, Abigail, Por entre frivolidades, Barcelona: Hermenegildo Miralles, 1922.

NACIDIT PERDOMO, Ylonka, Abigail Mejía: una vida en imágenes 1895-1941, Santo Domingo, Editorial AZ, 1995.

NASH, Mary, Rojas, Las mujeres republicanas en la Guerra Civil, Barcelona, Taurus, 2016.

TILLMAN, Ellen, Dollar Diplomacy by Force: Nation-Building and Resistance in the Dominican Republic, Chapel Hill, The University of North Carolina Press, 2016.

PELUFFO, Ana, En clave emocional, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2016.

RENAN, Ernest and GIGLIOLI, M. F. N., What Is a Nation? And Other Political Writings, Columbia University Press, 2018, <http://www.jstor.org/stable/10.7312/rena17430>.

SÁNCHEZ Prado, Ignacio y Moraña, Mabel(Eds). El lenguaje de las emociones: Afecto y cultura en América Latina, Madrid y Frankfurd, Iberoamericana, Vervuert, 2012.

SILVA, Yamile, “Introducción”, La Sonrisa del paisaje (Viajes), Santo Domingo, Editora Nacional, 2020, p. 13-23.

Inicio de página

Notas

1 La fuerte presencia militar estadounidense en la República Dominicana va desde 1905. Véase, entre otros textos, el capítulo “Military Diplomats and Dollars Diplomacy” en Dollar Diplomacy by Force: Nation-Building and Resistance in the Dominican Republic de Ellen Tillman.

2 Para una revisión histórica de la deuda externa de la República Dominicana ver el libro Los Estados Unidos y la República Dominicana: la verdad de los hechos comprobada por datos y documentos oficiales de Max Henríquez Ureña.

3 Todos los documentos históricos relacionados con este acuerdo se encuentran disponibles en https://history.state.gov/historicaldocuments/frus1907p1/d263

4 En el primer tomo de Cien años de feminismos dominicanos, Ginetta Candelario, Elizabeth Manley y April Mayes reunen varios documentos: cartas, artículos e informes escritos durante el período de la ocupación y que dan muestra de la activa participación femenina.

5 Ver la cronología comentada sobre Abigail Mejía por Nacidit-Perdomo e incluida en Abigail Mejía. Una vida en imágenes 1895-1941.

6 Nacidit-Perdomo ha publicado una profusa producción crítica sobre Abigail Mejía en diferentes diarios dominicanos: Acento, Diario Libre y DiarioHispaniola, entre otros.

7 Ver introducción a La Sonrisa del paisaje (viajes) de Abigail Mejía.

8 En 1922, Mejía recopilaría estos textos dentro de su libro Entre Frivolidades que se publicó en Barcelona. Las citas de los cinco textos que forman el corpus de este ensayo son todas de dicha publicación.

9 Se mantendrá la escritura original de los textos.

10 Santo Domingo, ten fe y espera, / que la justicia de Dios un día/ hará que ondule libre a los vientos/ la cruz de armiño de tu bandera… / Clava en los cielos tus pensamientos;/ pero no olvides en tu porfía/ que eres cachorro de una leona, / y, antes que ultrajen a tu arrogancia/ arde y expira, como Numencia, / sángrate y muere, como Gerona!…/ La adversa suerte sufre con calma, / y tus pesares devora sola, / cada martirio tiene su palma!…/ y tu alma siempre será española!

11 Otros escritores españoles manifestarán su apoyo a la República Dominicana ante la invasión; entre ellos Concha Espina, José Martínez Ruíz (Azorín), Miguel de Unamuno. El parlamento español firmó en 1919 una carta solicitando el fin de la intervención.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Yamile Silva, «Políticas domésticas en arenas (trans)nacionales: Abigail Mejía sobre la invasión de Estados Unidos a la República Dominicana»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 47 | 2024, Publicado el 05 junio 2024, consultado el 24 julio 2024. URL: http://journals.openedition.org/alhim/12745; DOI: https://doi.org/10.4000/11skq

Inicio de página

Autor

Yamile Silva

University of Scranton (Estados Unidos)
Licenciada de la Universidad de los Andes y doctora de la University of Massachusetts-Amherst. Es catedrática y directora del Programa de World Languages and Cultures y Directora del programa de Estudios Latinoamericanos y Latinx de la University of Scranton, Pensilvania (Estados Unidos) donde enseña literatura latinoamericana desde el período colonial hasta el siglo XX.

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC-ND 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search