Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros47Mujeres, diplomacia y pacifismo e...Feministas por la paz. La prédica...

Mujeres, diplomacia y pacifismo en el contexto latinoamericano

Feministas por la paz. La prédica contra la guerra y militarismo en los albores del feminismo rioplatense

Gisela Manzoni

Resúmenes

Este artículo se propone visibilizar las posiciones que la revista Nosotras difundió sobre la guerra, el militarismo y la paz durante su existencia (1902-1904). En efecto, aquellos tiempos fueron testigos de un contexto mundial que ya anunciaba las grandes guerras del siglo XX. Para ello seleccionamos diferentes intervenciones referidas a estos temas, prestando especial atención a las de su directora, María Abella. Ella se ocupó especialmente de la guerra civil en Uruguay. Al mismo tiempo, el artículo aspira a contribuir a la caracterización de esta publicación que, a pesar de su importancia, ha sido poco estudiada de forma sistemática o como objeto cultural.

Inicio de página

Entradas del índice

Palabras claves:

paz, guerra, feminismo, pacifismo, diplomacia
Inicio de página

Texto completo

Introducción

1El Río de La Plata ha sido una zona del globo donde la protesta social tuvo gran desarrollo. Entre los movimientos que la protagonizaron destacan las tempranas militancias en pos de evidenciar y modificar las condiciones de opresión a las que el sistema capitalista y patriarcal somete a las mujeres. Estos activismos se desarrollaron en diferentes formatos (publicaciones periódicas, folletines, disertaciones, congresos, etc.). Paralelamente, esta causa estuvo imbricada con otras, entre las que destacan las vinculadas con la opresión de clase, aunque otros núcleos aparecen como denominadores comunes en las trayectorias militantes: la lucha contra el oscurantismo religioso, el nacionalismo y la guerra son ejemplo de ello. En todos los casos, la particularidad de su accionar estuvo marcado por identificar de qué manera estas sujeciones repercutían especialmente sobre las mujeres y qué podían hacer ellas, particularmente, para luchar en su contra. Desde la década de 1830 con la fundación de la “La Aljaba” en Bs. As. y durante todo el siglo XIX se cimentaron en la región una serie de publicaciones femeninas que fueron instalando en el espacio público las demandas de las mujeres. El trabajo pionero de Auza (1988) como el de Masiello (1994) y Batticuore (2005) posteriormente, solo por nombrar los algunos, dan cuenta de ello.

2Iniciado el siglo XX esta tradición de publicaciones femeninas siguió su curso. Muchas de las mujeres que se movilizaron por estas causas eran anarquistas, socialistas o librepensadoras y en una pequeña proporción se autoproclamaron feministas, aunque desde el presente se las reclame como tales; incluso algunas llegaron a negar ese mote para resguardar su accionar en la causa femenina. El nombre que tomó el Primer Congreso Femenino Internacional, realizado en Buenos Aires en 1910, y los denodados esfuerzos de las anarquistas rioplatenses por no ser confundidas con feministas son muestras elocuentes de lo que aquella denominación generó (Ledesma Prietto, 2017; Manzoni, 2023).

3Esta pequeña contribución se enfoca en las voces que bregaron contra uno de los grandes flagelos de fines del siglo XIX y principios del siglo XX: la guerra. Intentaremos recoger una porción de la lucha por la paz, contra la guerra y militarismo desde alocuciones que se autoproclamaban feministas. Para ello hemos recorrido los 67 ejemplares de Nosotras. Revista feminista, literaria y social (1902-1904). Una publicación que, si bien ha sido difundida y analizada -por ser icónica en la historia de los feminismos de la región- requiere aun de un trabajo sistemático sobre su contenido, sus hacedoras, como objeto cultural especifico y en comparación con los que le fueron contemporáneos. Nuestra intención es visibilizar este aspecto particular del feminismo local, otorgándole valor en sí mismo y ubicándolo como pionero en la lucha contra la guerra. Paralelamente, esperamos contribuir a la iniciativa de otrxs colegxs que con sus trabajos vienen poniendo en valor esta experiencia un tanto raleada en la construcción del pasado feminista (Raiter, 2002; Lavrin, 2005; Barrancos, 2014; Rey, 2021; Corrales, 2023).

  • 1 De los cuarenta y siete Premios Nobel de la Paz entregados desde 1901 hasta 1950, sólo tres fueron (...)

4Hasta hace poco tiempo, tanto para el sentido común como para la historiografía, quienes protagonizaron las guerras –y todo lo vinculado con ella– siempre habían sido los varones. Los estudios de mujeres han contribuido a desarmar dicha idea, al darles visibilidad. Paradójicamente, algo similar ocurre con la paz, donde los varones han sido el sujeto prioritario del pacifismo, aunque existen registros muy tempranos de acciones de mujeres que de manera individual y colectiva se han movilizado por esta cuestión. Una evidencia de ello es el escaso número de mujeres que han recibido el reconocimiento Nobel por esta tarea.1

5En este sentido, la historiadora Joan Scott (1984) considera que los debates historiográficos se dieron en torno a la pregunta por el impacto de la guerra en la experiencia de las mujeres. Identificó cuatro variaciones de respuesta en la literatura europea y estadounidense –con sus correspondientes evidencias– para afirmar o negar la guerra como punto de inflexión. En primer lugar, la guerra como posibilidad de transformación duradera e irrevocable, que comienza con la división sexual del trabajo o, por el contrario, como un fenómeno que no hizo mella en la ideología de género, lo que acota sus transformaciones. En segundo lugar, en esa línea, algunos estudios consideran que fue en reconocimiento de las tareas asumidas en la guerra que las mujeres alcanzaron los derechos políticos, mientras otros señalan que esa interpretación desconoce las acciones de las sufragistas para alcanzarlos. En tercer lugar, obedeciendo a la división dicotómica de los pares duales sexo-genéricos, la mujer ha sido asociada con la paz, por lo cual la guerra resulta una oportunidad para articular el pacifismo y el feminismo, mientras otra interpretación considera que el número de quienes se propusieron ese objetivo fue acotado, de lo que resulta que las mujeres son más susceptibles a la movilización bélica en nombre de los intereses patrios que de los derechos propios. Por último, finalmente, identifica los argumentos discuten sobre cambios de mayor o menor alcance en materia de transformaciones de género (p. 2-6).

6En línea con los planteos de Scott, los de Françoise Thébaud (1993) –con gran impacto en Hispanoamérica– han refutado varios mitos en torno a las mujeres y la Primera Guerra Mundial. La voluminosa obra de Karen Offen (2000) intenta plasmar la experiencia europea y expone cómo las guerras y sus consecuencias estuvieron presentes en las agendas de las feministas europeas desde el siglo XIX. Su genealogía feminista enfatiza la oposición a las guerras como una causa que congregó a mujeres de todas partes del mundo. La misma causa fue también estratégica para las mujeres: su oposición a la guerra y su llamado a la paz fue muchas veces una posibilidad para ser oídas por mandatarios, gobernantes y por la sociedad en general, en un momento histórico en que la voz de las mujeres no era audible en temas públicos, políticas de Estado y menos aún en cuestiones militares.

7Las experiencias recogidas por Offen muestran cómo estas mujeres postularon el rol maternal como interlocución válida empleada tanto para movilizar como para desmovilizar esfuerzos bélicos y como el estallido de la Primera Guerra Mundial interrumpió el avance de las feministas de principios de siglo: atentó contra el internacionalismo y suspendió los reclamos internos, los grupos feministas postergaron sus propias agendas en función de las urgencias de la nación ante la guerra (Offen, 2020). Tanto Thébaud como Offen, esta última con mayor detalle, analizan a las mujeres que mantuvieron la línea pacifista y que, más allá del nacionalismo y los furores de la guerra, siguieron denunciando los crímenes del militarismo y pugnando por sus propios derechos en unidad internacionalista.

8Más recientemente, Sandra Blasco Lisa y Carmen Magallón Portales (2020) buscaron reconstruir los derroteros del feminismo y el pacifismo en España y América Latina, a través de los vínculos que las mujeres de esos territorios tuvieron con la Liga Internacional de Mujeres Por la Paz y la Libertad. Esta reconstrucción tiene como principal objetivo entrever la presencia de las iberoamericanas en una historiografía de las mujeres y el pacifismo que, como aún ocurre con buena parte de la Historia, hace epicentro en el mundo anglohablante. Las experiencias iberoamericanas requieren, todavía, una confrontación con los eventos que paralelamente llevaron a cabo grupos políticos –en especial, socialistas, anarquistas y, más tarde, comunistas– con el mismo propósito antibélico. En esta misma línea, la historiadora uruguaya Yvette Trochon (2021) publicó una obra sobre las mujeres pacifistas entre 1914 y 1945 que hecha luz a los recorridos particulares de las mujeres uruguayas y en especial a la abanderada de esa causa, Paulina Luisi.

9En consonancia con Scott (1984), todos estos trabajos muestran que la relación entre las mujeres y la guerra permite un enfoque para reescribir la historia (p. 2-6) y, en ese sentido, el ejercicio de visibilizar las experiencias iberoamericanas requiere aún de una mayor problematización. A nivel local, contamos algunos pocos trabajos que, sin centrarse en el período en el que se publicó Nosotras, indagan sobre la relación de las mujeres y el feminismo con la guerra, el pacifismo y el antimilitarismo en los albores del siglo XX (Barrancos, 2016; 2020; Becerra, 2009; Manzoni, 2018, 2020, 2023). En ese sentido, Nosotras además de reponer un período desatendido restituye un universo ideológico, al ser explícitamente una publicación feminista. Esto es especialmente significativo si tenemos presente que los contextos bélicos fueron divisorias de aguas de este colectivo. Si bien Argentina no se vio involucrada de manera directa en ninguna de los conflictos que se desarrollaron en la primera parte del siglo, el gobierno y la sociedad tuvieron un posicionamiento activo en la formación de la jurisprudencia internacional para la resolución de conflictos de manera diplomática en la región, especialmente con la Doctrina Drago.

10Siguiendo la propuesta de Scott (1984), buscamos a través de Nosotras “averiguar cómo la gente interpretó, entendió y usó el lenguaje de la política (…) cómo la gente articuló su comprensión de la guerra y sus consecuencias; cómo se expresó y silenció la oposición; cómo esto difería en diferentes naciones” Con la ventaja de “leer” textos de mujeres, lo que nos proporciona nuevas miradas sobre los eventos y los sujetos, nos hace pensar en nuevas conexiones (p. 2-6).

La unión hace la fuerza

11En junio de 2023 la cámara de diputados de la provincia de Buenos Aires llevó a adelante el conversatorio denominado “Feminismo de ayer y hoy”. En esa ocasión, fue especialmente mencionada la obra y la personalidad de María Abella (1866-1926) –en adelante Abella–, directora de la revista Nosotras. Ella, al igual que la otra responsable de la publicación, la socialista Justa Burgos Meyer (1880-1961), no suelen aparecer entre las figuras destacadas del feminismo nacional ni local, aunque su obra es trascendental:

En Nosotras prima la convicción de que la solidaridad es la única acción que garantiza la unión del género y sobre ella las mujeres deben construir un nuevo lugar en la sociedad. Abella se propone intervenir con su publicación en el debate sobre el feminismo, pero también mostrar su postura sobre el divorcio absoluto y manifestarse contra los asesinatos de las mujeres en manos de sus parejas o exparejas. Junto a los artículos sobre educación y las escuelas nocturnas para obreras la revista publica poemas, crónicas breves, aforismos. (Rey, 2021: 140)

  • 2 Estas listas son muy interesantes, dan cuenta de publicaciones que han pasado inadvertidas para la (...)

12Como publicación, la revista Nosotras tiene varias particularidades, además de autoproclamarse una revista feminista, destinada no exclusivamente pero sí prioritariamente a las mujeres feministas o modernas, como indican sus páginas, fue realizada desde La Plata, ciudad recientemente inaugurada como capital de la provincia de Buenos Aires (en 1882), una urbe pensada y diseñada como una ciudad moderna. Como mencionamos en la introducción de este artículo, queda aún por realizarse un estudio sistemático de esta publicación, que lejos de ser homogénea muestra cambios a lo largo de su tirada. Sin detenerme en esa cuestión, ya que no es objeto de este trabajo, quisiera sumar a las caracterizaciones que realizan los trabajos antes mencionados que solo los dos primeros números de Nosotras contaron con pauta publicitaria –en su mayoría comercios o servicios de la propia ciudad–, y la cantidad páginas, sin ser siempre las mismas, se mantuvo en un promedio de quince. En algunos pocos números aparece precio de su suscripción, en muchos hay extensas listas de publicaciones con que la revista intercambiaba ejemplares2 y es recién en el número diez donde se introduce la leyenda que mantendrá hasta su último ejemplar “Ayudémonos las unas a las otras: la unión hace la fuerza”. Muchos de sus ediciones incluyeron de dos números y en esos casos el ejemplar tuvo más páginas. Los números salidos durante 1904 contaran además con un adelanto gráfico, incorporan fotografías. Otra característica importante es el lugar que le destina a las cuestiones vinculadas con la docencia, especialmente al magisterio. Sus directoras y muchas de sus colaboradoras estaban vinculadas a este mundo.

  • 3 En muchas publicaciones anarquistas de esas décadas fueron comunes los seudónimos en la pluma de ha (...)

13En cuanto a los cambios en la publicación, creemos que parte de ellos tienen su origen en la maduración y el fortalecimiento del proyecto editorial, pero especialmente obedecen a que Nosotras fue una tribuna de debate donde tuvo especial importancia la dimensión polémica del discurso como parte de las ideas y las formas políticas que sus hacedoras buscaban visibilizar e instalar en la arena pública. Estas polémicas pueden organizarse en dos direcciones: de las hacedoras con otrxs externxs y entre sus hacedoras. En ambos casos fue común la presentación de textos firmados bajo seudónimos. A nuestro entender, muchas veces estas voces sirvieron para representar las posiciones con las que se buscaba entrar en diálogo, para habilitar respuestas o para mostrar las diferentes aristas de temas espinosos. Consideramos también que este intercambio hacía posible una mayor polifonía y le otorgaba legitimidad al debate.3 Lo cierto es que en Nosotras podemos seguir nutridos debates. El trabajo de Analía Rey (2021) evidencia que uno de las discusiones más importantes que atravesó a la revista fue la relación feminismo-socialismo, que comenzó con un intercambio entre Fenia Chertkoff y Una Feminista (uno de los seudónimos que utilizaba Abella). Luego la posición de Fenia –aquella que intentaba mostrar la necesidad de la causa conjunta– fue reemplazada por Justa Bustos Meyer –codirectora de la revista–, por lo cual el debate ya no era con otrxs, era hacia el interior mismo de la revista.

14Siguiendo los trabajos de Ana Soledad Montero (2011) sobre los modos de la polémica en el discurso político, podemos inferir que en la revista Nosotras interactúan diferentes formas de interpelar a sus lectorxs y que estos modos –y no solo el contenido– fueron construyendo la propia identidad como grupo editorial. En las siguientes páginas nos proponemos identificar y caracterizar las alocuciones de Nosotras en torno a la guerra y la paz.

  • 4 “El voto de las mujeres” (Nosotras, 1902: 4).

15El primer posicionamiento de Nosotras sobre la cuestión de la guerra y la paz proviene nada menos que de su directora, Abella, y se titula “La Patria”. El artículo utiliza dos líneas de intervención para colocar el tema, una vinculada con el género y la otra con la actualidad tópico –un tema moderno–. En este sentido, la autora juega con la fórmula que le da identidad a la revista, para la mujer feminista o moderna. La primera interpelación que lanza la autora es, ¿qué relación hay entre la patria y el feminismo? Y aclara: particularmente cuando las mujeres en Sudamérica no tienen derechos de ciudadanía. Su propia respuesta será breve y directa: a las mujeres les atañe cualquiera de las cuestiones vinculadas con la humanidad, incluida ésta que, como notamos en la introducción, pretendía pertenecer al terreno la masculinidad. Interesante es notar que este texto está precedido de una intervención dedicada al voto de las mujeres, en la que se explicita que las mujeres no están preparadas aún para votar.4

16La otra línea argumentativa, la época l, cita una consigna que se formuló en el primer ejemplar de la revista, en la presentación de los motivos que la hacían necesaria: la lucha contra prejuicios y costumbres que estuvieron bien o fueron aceptables antes pero que ya dejaban de serlo:

  • 5 “La patria” (Nosotras, 1902: 4).

La lucha que emprendemos es “contra los prejuicios y las costumbres que habiendo estado bien en otra época hoy se hallan fuera dé lugar”, es preciso que examinemos, una por una, todas las ideas que forman la base de nuestro orden social, para descubrir la parte de error o de verdad qué contienen» Y la idea de patria, es, precisamente, una de las más antiguas.5

17Para la autora la patria tuvo sentido en los orígenes de la humanidad, para la mutua defensa, y fueron los jefes de Estado quienes divinizaron la idea, creando un culto al cual rendir sacrificio, fomentaron el desprecio al extranjero, la competencia y el orgullo nacional. La idea de patria en la argumentación que construye Abella cobró sentido en tiempos donde la gente vivía gran parte de su vida en un mismo sitio –porque los medios de comunicación y los caminos eran lentos y peligrosos–, donde no circulaba información. La idea de patria, por ende, carece de sentido en un mundo donde el vapor, la luz eléctrica y el telégrafo hacen que las personas y las ideas circulen rápido y libremente.

Si, hoy que una considerable parte de la humanidad se encuentra fuera del nativo suelo, hoy que sabemos apreciar al extrangero (sic) y que los tratados de arvitraje (sic) van en camino de concluir con el cáncer de la guerra; encontramos, que el exagerado patriotismo va siendo una idea antigua, mezquina, egoísta; impropia de la grandeza y unidad de nuestra época y que debe ceder el paso á un sentimiento más noble, y más sublime:

  • 6 “La patria” (Nosotras, 1902: 4).

¡La fraternidad humana!6

18Nuevamente, el imaginario del progreso atraviesa la revista como parte de la empresa moderna. Por otra parte, es importante recordar que Abella era de nacionalidad uruguaya, una mujer migrante, docente, activa partícipe de congresos de librepensamiento, femeninos, derechos del niño, etc., y que realizaba una revista en la que se buscaba especialmente hacer circular las ideas, siendo ella misma la representación de la mujer moderna.

  • 7 “Como empezó la sociedad” (Nosotras, 1902: 7).

19La autora nos presenta una fórmula de oposición argumentativa donde el patriotismo y las guerras, sostenidas en esta idea, son unas formas antiguas que contrastan y deben dejar paso a otras más modernas caracterizadas por el cosmopolitismo y el arbitraje. Esta misma idea se repite en un ejemplar del mes siguiente, en la nota de redacción “Como empezó la sociedad”. hace una extensa descripción evolutiva sobre ocupaciones y formas de organización, en donde la guerra aparece como una tarea primitiva de los hombres. La intervención finaliza con un sarcasmo y la idea de que hay un orden antiguo que es necesario modificar: “Y así quedó organizada la sociedad que aún nos rige, sobre bases muy buenas… para entonces”.7

  • 8 En 1903 José Batlle y Ordóñez, líder del partido Colorado fue elegido presidente de la Republica, l (...)

20Queremos destacar, además, dos posicionamientos coyunturales de la revista ya que podrían presentar un matiz a las posturas teóricas. El primero de ellos es el bloqueo de las costas de Venezuela (1902-1903) a mano de británicos, alemanes e italianos (entre otros), en reclamo del pago de las deudas contraídas por este país (Zambrano Durán, 2013). Sabemos por el trabajo realizado con otras publicaciones y grupos políticos que la llegada de la guerra al continente –en pleno contexto de paz armada– fue una cuestión que desveló a una amplia gama de sectores políticos y que este problema se entrelazaba con el panamericanismo, los intentos de otros países de generar hegemonía en la región, la legitimidad del uso de la violencia, la diplomacia y la crítica al imperialismo (Morgenfeld, 2011; Manzoni, 2020). El otro conflicto pertenece a los largos enfrentamientos internos que caracterizaron la unificación y modernización de los países de la zona, en este caso el sucedido en Uruguay entre blancos y colorados, con un pico entre 1903 y 1904 (Barrán y Nahum, 1972). Estos conflictos, además de ser contemporáneos, se desarrollaron en el continente americano y por ello recibieron especial importancia de parte de la revista. Consideramos también que los orígenes de Abella y el amor que expresa en diferentes notas a las gentes de esas tierras, a pesar de sus críticas al patriotismo, podrían explicar la especial importancia que se le otorgó al asunto en las páginas de Nosotras. Sin embargo, también es necesario mencionar que muchas personas y grupos de esta orilla del rio se vieron movilizadxs por la guerra civil en Uruguay.8

21En el último número de 1902, apenas sucedido un mes del bloqueo a Venezuela, lo que para la época significa gran celeridad, en la sección Tribuna Libre aparece el texto “La América en Peligro”. Esta sección de la revista, como su nombre lo indica, fue un espacio donde lectorxs, colaboradorxs o las propias editoras volcaban su opinión sobre temas diversos, aunque regularmente estos textos solían tener firmas en otros –como en esta oportunidad- carecían de ella.

22El texto es un llamado de atención a los pueblos de América, especialmente a los de “sud-américanos”, a no distraerse con conflictos entre “vecinos”, porque las potencias europeas están acechantes. Consideramos que el artículo se refiere a los conflictos limítrofes entre países y especialmente a las pujas internos que caracterizaron el siglo XIX y los inicios del XX en los países de la región. Finaliza con un llamado a que las naciones del sur se organicen y se armen en defensa propia y común

Vivamos los americanos; sólidamente unidos, sean de nuestras primeras aspiraciones el ejercicio de la guardia nacional, el tiro al blanco, el desarrollo corporal.

  • 9 “La América en Peligro” (Nosotras, 1902: 15).

Tengamos todas las naciones americanas barcos, aunque solo sean los precisos-para hacer buenos (sic) y experimentos marinos.9

  • 10 “La América en Peligro” (Nosotras, 1902: 15),

23Este llamado a la instrucción militar es matizado con una advertencia sobre el desarrollo del orgullo nacional “que es factor de división” y la idea de que éste sea reemplazado por el cultivo de la “dignidad Humana”. En distintas ocasiones, y con motivos muy diferentes, Nosotras llama a la unidad y la solidaridad continental “Los americanos tenemos una grande y noble misión que llenar: defender la libertad y la justicia, los derechos del hombre y de la mujer: no nos mostremos indignos de nuestra causa.”10

  • 11 En 1904 se editaron un total de diecisiete ejemplares en catorce ediciones ya que tres de los ejemp (...)

24En relación con el otro conflicto, los escritos sobre la guerra civil en Uruguay son especialmente interesantes porque en él se sintetizan varias características de la revista. Primeramente, podemos notar como, cuando un tópico se volvía importante para el equipo editorial, éste se mantenía en el tiempo. Encontramos un total de seis notas, entre mayo de 1903 y octubre de 1904, dedicadas exclusivamente al conflicto entre blancos y colorados. De ese total cinco de las notas se concentran en 1904 (febrero, marzo, julio, agosto y octubre),11 todas ellas están firmadas con el seudónimo Maragata. La lectura atenta de su contenido, así como el estilo de su prosa, nos hacen pensar que la Maragata no era otra que Abella. Por otra parte, y sumando a esta misma hipótesis, la única intervención de 1903 –la primera sobre este tema- está firmada por ella y se encuentra en la sección redacción de la revista. Una última pista nos la brinda el origen de Abella, nacida en la localidad de San José, Uruguay, a cuyos habitantes se los denomina maragatxs producto de la migración de la región de León, España. En la Argentina también se denomina maragatxs, por el mismo motivo, a las personas de la Localidad de Carmen de Patagones. Por otra parte, las notas de la Maragata denunciaban la censura de Batlle, en este sentido el uso de un seudónimo también puede haber servido como una protección.

  • 12 “La Paz en la República Oriental” (Nosotras, 1903: 25).

25La primera de estas intervenciones festeja que se haya evitado la guerra y postula el acuerdo entre Batlle y Saravia como una marca del progreso. Allí se advierte también que “Quizá á estas horas ya se frotaban las manos de gusto, algunas naciones europeas, prontas para hacer reclamaciones en Sud América, ó como dice Del Busto «A reclamar sus millones por boca de sus cañones”,12 aprovechando la conflictividad interna como en la cuestión venezolana.

  • 13 “Por la paz uruguaya” (Nosotras, 1904: 52).
  • 14 Op. cit.
  • 15 Op. cit.

26Ya en 1904, ahora bajo la firma de Maragata, las intervenciones comienzan a agudizar el tono crítico. La primera destaca la actitud del Consejo Nacional de Mujeres, que interpuso “sus buenos oficios ante la señora del presidente Batlle y la señora de Saravia (…) pidiéndoles que intercedan ante sus respectivos esposos en favor de la concordia”.13 Creemos que se refiere al recientemente creado Consejo Nacional de Mujeres de Argentina, ya que la entidad homónima de Uruguay se fundó recién en 1916. El acuerdo con esta intervención femenina por la paz es colocado en un ideal mayor para su género –“Como mujer y como uruguaya aplaudo y agradezco esa actitud: la paz es uno de los mayores bienes de la tierra”–,14 un deseo de paz que se matiza unas líneas más abajo con una efervescente crítica de autoritarismo al presidente Batlle y una advertencia: “La paz es una cosa ¿muy buena, pero no debe desearse incondicionalmente”.15

  • 16 “Política uruguaya” (Nosotras, 1904: 65-66)

27Las cuatro intervenciones que siguen irán escalando en el tono de la crítica hacia Batlle y hacia el Partido Colorado, y también estarán presente los elogíos a Saravia, a su genio y su heroísmo. Todo ello articulado con un pedido de ayuda a la resistencia contra Batlle por los medios que sean posible; en este sentido, la paz es descartada como opción: “juntemos dinero, mucho dinero, para contrarrestar los veinte y tantos nuevos batallones que proyecta crear el señor Batlle; juntemos mucho dinero y se cumplirán nuestros deseos”.16

28Encontramos en Nosotras otros textos vinculados con esta temática. Entre ellos, y en el primer año de la revista, la colaboración de M. Tedesco, cuya finalidad era interpelar directamente a las madres sobre la brutalidad de guerra y de entregar a sus hijos como víctimas o victimarios. Una traducción realizada por la propia Justa Bustos Meyer, del periódico socialista italiano Sempre Avantí, que se titula “Guerra al reino de la guerra”, reniega de los valores patrióticos y bélicos que contienen algunas canciones infantiles que le son enseñadas a los niños sin mayor criterio. En diciembre de 1902 aparece una crónica de la reunión de mujeres contra el alcoholismo llevada adelante en Bélgica. En la disertación que se detalla, el alcoholismo es presentado como un enemigo de las mujeres y llama a varones y mujeres a unirse contra las mayores amenazas de la humanidad, las enfermedades y las guerras. Es también de destacar la reproducción de la conferencia “El feminismo” que brinda Serafina Davalos donde reproduce distintas teorías sociológicas sobre el origen de la familia y el patriarcado, brindando especial importancia a la guerra y al robo de mujeres, a las cuales se refiere como botín de guerra. Este punto nos permite hacer un contraste con otras publicaciones de mujeres que prestaron especial atención a la guerra y militarismo y en las cuales curiosamente no se llamó la atención sobre esta característica de las guerras (Manzoni, 2023).

  • 17 El nombre de esta colaboradora aparece de múltiples maneras en la revista: Graciella, Graziela, Gra (...)
  • 18 “Apuntes” (Nosotras, 1903: 47).

29Otra curiosa colaboración es la que realiza Graziela Pasco.17 En un tono irónico la autora nota cómo Alemania, un país caracterizado por su militarismo, pretende que las mujeres solo se desarrollen en tareas que tradicionalmente le fueron asignadas a su género, prohibiéndoles incluso la tarea de dirigir escuelas: “Como se ve en el país del militarismo, los hombres están celosos de la cultura que puedan adquirir sus mujeres”.18 Esta crítica al militarismo también está presente en una colaboración de Elám Ravél sobre las mujeres soldados en la Revolución Francesa. Luego de un repaso por algunas de las epopeyas de estas mujeres y de marcar la peculiaridad con que las mujeres son constantemente olvidadas en los relatos históricos, finaliza:

Por nuestra parte no gustamos de los soldados ni aunque, y es mucho decir, sean mujeres.

Si las mujeres han de imitar en algo á los hombres, no creemos que deba ser en lo de brutos y feroces precisamente.

  • 19 “Las mujeres soldados en la revolución francesa” (Nosotras, 1904: 678)

Es tiempo de terminar con las guerras y no de fomentar el culto repugnante á los guerreros.19

30Aunque quizás la más punzante de todas las colaboraciones es ¿Que es la Patria?, un texto escrito por Sofía B. Castelli, adonde se despuntan numerosos males del sentido patriótico, entre ellos el militarismo y la guerra. Haciendo foco en el gasto militar y en la instrucción a los jóvenes y teniendo como escenarios para los ejemplos que acompañan la argumentación no solo a Europa sino espacialmente la actualidad de América, la reciente guerra de Cuba y al bloqueo de Venezuela. Es notable el contrapunto entre esta intervención de Castelli, muy crítica del Estado, y el debate que tiene con Justa Bustos Meyer sobre la pena de muerte, donde la primera defiende la aplicación de ésta y Justa advierte sobre los peligros de una legislación como esa. Tanto Castelli y Ravel como Pasco son colaboradoras frecuentes de la revista en temáticas variadas.

Apuntes finales

31Como notamos en la introducción de esta contribución, creemos que es necesario trabajar sobre la revista Nosotras para trazar algunas líneas generales sobre la publicación y también sobre las plumas que en ella frecuentaban, muchas de estas personas son aún completas anónimas. Probablemente saldar esta cuestión haría más simple la tarea de detenernos sobre los problemas puntuales que desvelaron a las mujeres y varones que escribieron y leyeron Nosotras. Problemáticas sociales que atravesadas por el feminismo del 1900 tocan todas las aristas de su época, intentando mostrar la afectación particular que esas cuestiones tienen sobre las mujeres.

32En cuanto a la guerra y el militarismo en particular, podemos notar que son temáticas que, sin ser prioritarias, están presentes como metáfora del atraso, de un rumbo que las sociedades deben abandonar. Sin embargo, esta posición –la de guerrear– se matiza cuando se está peleando por los derechos de la población ante un gobierno despótico, o la soberanía un pueblo ante los cañones del imperialismo. Por ende, el pacifismo de Nosotras desdeña las guerras pero no el uso de la violencia como instrumento emancipador.

33Quisiéramos destacar, además, que si bien en estas intervenciones hay un llamado particular a las mujeres en términos de género, a diferencia de otros colectivos y publicaciones que hemos estudiado no predomina una interpelación maternalista para validar dicha intervención. Si bien existen algunas contribuciones, como las de M. Tedesco, que están articuladas sobre un eje maternalista, consideramos que son más bien excepcionales y propias de un espíritu de época, al que tampoco la revista pudo escapar. En este sentido y retomando los planteos de Scott podemos notar como en Nosotras las mujeres no son interpeladas –únicamente- como emisoras de la paz.

34Finalmente, las intervenciones de Nosotras contienen en los textos vinculados con la guerra y la paz, aunque no solo en ellos, una fuerte impronta americanista que se concentra en el llamado a la unidad y la solidaridad entre los pueblos de América y en el repudio al imperialismo europeo y estadounidense. En este sentido, la revista podría considerarse parte constituyente del accionar antimilitarista y también antiimperialista que se moldeó en las décadas posteriores.

35En cuanto a las estrategias discursivas que están presentes en las intervenciones sobre la guerra y la paz, las mismas son poco homogéneas y tan variadas como la cantidad de plumas que sobre esta cuestión se ocupan. Como características centrales podemos notar la fuerte presencia de la ironía como recurso de interpelación, aunque la misma no está presente en los escritos de la Maragata, que como vimos ocupan un lugar importante. Como mencionamos, la característica editorial de Nosotras estuvo centrada en instalar y alimentar los debates y no en reforzar una línea única. Posiblemente en ello radique parte de su importancia para la historia del feminismo, en particular, y de los movimientos sociales y la intelectualidad, en general.

Inicio de página

Bibliografía

AUZA, Tomás, Periodismo y feminismo en la Argentina (1830-1930), Buenos Aires, Emecé, 1988.

BARRAN, José y NAHUM, Benjamín, Historia social de las revoluciones de 1897 y 1904, T IV, Montevideo, Ediciones de la Banda Oriental, 1972.

BARRANCOS, Dora, “Participación política y luchas por el sufragio femenino en Argentina (1900-1947)”, Cuadernos Inter.c.a.mbio sobre Centroamérica y el Caribe, n° 1, p. 15-27, 2014.

__________, “Feminismos entre la paz y la guerra”, La Aljaba, n° 20, 2016, p. 19-33.

__________, Historia mínima de los feminismos en América Latina, México, El Colegio de México, 2020.

BATTICUORE, Graciela, La mujer romántica. Lectoras, autoras y escritores en la Argentina: 1830-1870, Buenos Aires, Edhasa, 2005.

BECERRA, Marina, Marxismo y feminismo en el primer socialismo argentino: Enrique del Valle Iberlucea, Rosario, Prohistoria, 2009.

BLASCO LISA, Sandra y MAGALLÖN PORTALES, Carmen, Feministas por la paz. La Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad en América Latina y España, Barcelona, Icaria, 2020.

CORRALES, Fabiana, “La revista Nosotras, feminismo y trabajo asalariado femenino (1902-1903): Una primera aproximación a los discursos de las feministas platenses en torno al trabajo asalariado de las mujeres”, En V Jornadas de becaries CiNIG, La Plata, 2023.

CUADRO CAWEN, Inés, Feminismos y política en el Uruguay del Novecientos (1906-1932). Internacionalismo, culturas políticas e identidades de género, Montevideo: Ediciones de la Banda Oriental-Asociación Uruguaya de Historiadores, 2018.

DE TORRES, Inés, La nación tiene cara de mujer. Mujeres y nación en el imaginario letrado del Uruguay del siglo XIX, Bernal, Universidad Nacional de Quilmes, 2013.

LAVRIN, Asunción, Mujeres, feminismo y cambio social, en Argentina, Chile y Uruguay 1890-1940, Santiago de Chile, Centro de Investigaciones Diego Barros Arana, 2005.

LEDESMA PRIETTO, Nadia, “Anarquismo(s) y feminismo(s). Reflexiones a partir de las intervenciones de las mujeres anarquistas, Buenos Aires (1896-1947)”, Izquierdas, n° 34, 2017.

MANZONI, Gisela, “¡Abajo las armas!: Contrapuntos antimilitaristas en las voces femeninas del anarquismo”, Travesía, n° 20, 2018, p. 65-92.

__________, “Organizar la paz, enfrentar la guerra. Los congresos femeninos internacionales de Buenos Aires, 1910 y 1928”, Contemporánea, n° 13, 2020, p. 45-64.

__________, “¡Guerra a la Guerra!” Debates libertarios transnacionales sobre antimilitarismo y género, desde Argentina a comienzos del siglo XX. Tesis doctoral. UNLP, La Plata. 2023

MASIELLO, Francine, La mujer y el espacio público. El periodismo femenino en la Argentina del siglo XIX, Buenos Aires, Feminaria, 1994.

MONTERO, Ana Soledad, “Sobre los modos de la polémica en el discurso político : aspectos enunciativos y argumentativos”, Mimeo, 2011.

MORGENFELD, Leandro, Vecinos en conflicto, Buenos Aires, Peña Lillo, 2011.

OFFEN, Karen, Feminismos europeos, 1700-1950. Una historia política, España, Akal, 2020.

RAITER, Bárbara, “Feminismo socialista a comienzos del siglo XX”, en II Jornadas de Historia de las izquierdas, Facultad de Ciencias Sociales (UBA), 2002.

REY, Ana Lia, “María Abella de Ramírez: librepensadora, maestra, periodista y feminista en Nosotras y La Nueva Mujer”, Mora, n° 27, 2021, p. 139-158.

SCOTT, Joan, “Women and War: A Focus for Rewriting History”, Women's Studies Quarterly, n° 12, 1984, p. 2-6.

THÉBAUD, Françoise, “La Primera Guerra Mundial: ¿la era de la mujer o el triunfo de la diferencia sexual?”, en Duby y Perrot, (dirs.), Historia de las Mujeres en Occidente, T. V, Madrid, Taurus, 1993

TROCHON, Yvette, Las pacifistas en un mundo de catástrofes (1914-1945), Montevideo, Fin de siglo, 2021

ZAMBRANI DURAN, María del Carmen, “El bloqueo Naval a Venezuela (1902/1903) como elemento cristalizadorde un nuevo principio de derecho internacional”, Relaciones Internacionales, nº 45, 2013.

Inicio de página

Notas

1 De los cuarenta y siete Premios Nobel de la Paz entregados desde 1901 hasta 1950, sólo tres fueron entregados a mujeres: Bertha von Suttner, en 1905; Jane Addams, en 1931 y Emily Greene Balch, en 1946.

2 Estas listas son muy interesantes, dan cuenta de publicaciones que han pasado inadvertidas para la Historia. Muchas de ellas provenientes de localidades del interior de la provincia de Bs. As. Evidenciando una vida política que escapa a las urbes donde se han concentrado los estudios históricos.

3 En muchas publicaciones anarquistas de esas décadas fueron comunes los seudónimos en la pluma de hacedorxs, colaboradorxs y suscriptorxs. Los motivos del uso de los seudónimos fueron tan distintos como su cantidad, iban desde la protección contra la represión hasta el sarcasmo.

4 “El voto de las mujeres” (Nosotras, 1902: 4).

5 “La patria” (Nosotras, 1902: 4).

6 “La patria” (Nosotras, 1902: 4).

7 “Como empezó la sociedad” (Nosotras, 1902: 7).

8 En 1903 José Batlle y Ordóñez, líder del partido Colorado fue elegido presidente de la Republica, las decisiones unilaterales y el no respeto por los pactos con otros sectores de la política dio inicio al conflicto con los blancos. Durante 1904 una serie de enfrentamientos entre estos sectores dio lugar a lo que algunos historiadores han denominado la última gran guerra civil de Uruguay, con el triunfo de los colorados. Para las representaciones de género y etnia en Uruguay puede consultarse Inés de Torres (2013). Sobre los feminismos en el Uruguay, sus vínculos con los argentinos y la figura de Abella en ellos ver Inés Cuadro Cawen (2018).

9 “La América en Peligro” (Nosotras, 1902: 15).

10 “La América en Peligro” (Nosotras, 1902: 15),

11 En 1904 se editaron un total de diecisiete ejemplares en catorce ediciones ya que tres de los ejemplares eran dobles. Por lo cual la presencia de notas sobre el conflicto interno en Uruguay asciende a un total de 35 por ciento.

12 “La Paz en la República Oriental” (Nosotras, 1903: 25).

13 “Por la paz uruguaya” (Nosotras, 1904: 52).

14 Op. cit.

15 Op. cit.

16 “Política uruguaya” (Nosotras, 1904: 65-66)

17 El nombre de esta colaboradora aparece de múltiples maneras en la revista: Graciella, Graziela, Graziella. Varias de sus intervenciones aparecen en una sección titulada Menudencias.

18 “Apuntes” (Nosotras, 1903: 47).

19 “Las mujeres soldados en la revolución francesa” (Nosotras, 1904: 678)

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Gisela Manzoni, «Feministas por la paz. La prédica contra la guerra y militarismo en los albores del feminismo rioplatense »Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 47 | 2024, Publicado el 05 junio 2024, consultado el 25 julio 2024. URL: http://journals.openedition.org/alhim/12803; DOI: https://doi.org/10.4000/11skr

Inicio de página

Autor

Gisela Manzoni

Universidad Nacional de La Plata (Argentina)
Centro Interdisciplinario de Investigaciones en Género. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Universidad Nacional de La Plata, Argentina.
giyitan@yahoo.com.ar

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC-ND 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search