Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros47Mujeres, diplomacia y pacifismo e...La Asociación Sud-Americana de Pa...

Mujeres, diplomacia y pacifismo en el contexto latinoamericano

La Asociación Sud-Americana de Paz Universal y Ángela Oliveira Cézar: pacifismo, activismo trasnacional y «diplomacia femenina»1

Paula Bruno

Resúmenes

El artículo analiza la Asociación Sud-Americana de Paz Universal (Buenos Aires, 1907) como espacio de acción femenina que abrazó los ideales del pacifismo internacionalista. La asociación fue proyectada y creada por la argentina Ángela Oliveira Cézar (1860-1940), quien devino una figura de referencia del pacifismo internacional del pasaje del siglo XIX al XX. A partir del itinerario de su fundadora y de las dinámicas de la asociación y recurriendo a fuentes de distinto tipo –documentación de la agrupación (estatutos, correspondencia, libros editados para determinadas coyunturas), prensa periódica nacional e internacional, documentación oficial, correspondencia personal–, se estudian las posibilidades y los límites de mujeres latinoamericanas en el emprendimiento de acciones motivadas por la confraternidad americana y el pacifismo internacional y se muestra la articulación entre las repercusiones locales, regionales y transnacionales de sus iniciativas. Asimismo, se hace foco en las acciones que promovió la asociación en contextos de conflictividad y confraternidad entre países del continente americano –como el emplazamiento del Cristo de los Andes en el límite entre Chile y Argentina, corolario simbólico de la firma de los Pactos de Mayo de 1902–. El ensayo se inscribe en la «nueva historia diplomática», un área en desarrollo que ha dado lugar al estudio de las mujeres en escenarios transnacionales.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

  • 1 Esta investigación se inscribe en el Proyecto “La vida diplomática argentina. Actores, espacios, mo (...)

1Este artículo versa sobre la Asociación Sud-Americana de Paz Universal, liderada por una mujer latinoamericana: Ángela Oliveira Cézar. El análisis centra la atención en los márgenes de acción de la asociación y su fundadora en el escenario internacional en momentos de tensión o de confraternidad entre naciones entre 1900 y el comienzo de la Primera Guerra Mundial. El trabajo se inscribe en el marco de la «nueva historia diplomática». Hasta aproximadamente la década de 1990, la historia diplomática y de las relaciones entre naciones no daba espacio para atender a actores no gubernamentales y espacios diferentes a los estatales. Se centraba, en cambio, en el estudio del surgimiento de ministerios y la profesionalización del ejercicio diplomático, las definiciones territoriales, los momentos de tensión bélica y los acuerdos que garantizaron el despliegue de las naciones en el ámbito internacional. Por el contrario, la «nueva historia diplomática», que muestra sus frutos desde inicios de la década del 2000, tiene como meta primordial revisar y trascender las historias estrictamente estatales e institucionales de los ámbitos propiciados por el servicio exterior (Stephanson, 1998; Plummer, 2005). Al quitar el foco central de los problemas y las dinámicas estatales, nuevos actores y espacios devinieron objeto de estudio e interés. De este modo, figuras anteriormente consideradas de segundo rango o menores en el escenario internacional, comenzaron a ganar relevancia (Schweizer y Schumann, 2008). Esta tendencia historiográfica ya está dando sus frutos en América Latina (Bruno et al., 2020). Entre los nuevos objetos de la historia de la vida y la experiencia diplomática han ganado terreno las mujeres que ocuparon roles oficiales y no oficiales en los escenarios de las relaciones entre naciones (Sluga y James, 2016; Bruno, Pita y Alvarado, 2021; Bruno, 2022).

  • 2 Véanse, entre otros, Batticuore, 2005; Chambers, 2005 y Miseres, 2017.
  • 3 Por ejemplo, Fernández, 2015 y Vicens, 2020.
  • 4 Entre los textos pioneros en esta dirección se encuentran Lavrin, 1995 y Mead, 2001.

2Una parte significativa de los estudios sobre mujeres latinoamericanas de fines del siglo XIX e inicios del siglo XX han estudiado a las letradas que se preocuparon por la cuestión nacional, el patriotismo y el republicanismo, al ritmo de las consolidaciones estatales y la conformación de identidades nacionales. En este sentido, figuras como las de salonière, la escritora nacional y la viajera han llamado la atención de manera extendida2. Más recientemente, se han comenzado a estudiar los contactos entre escritoras de distintas latitudes ampliando la escala de análisis para estudiar los vínculos amicales e intelectuales de mujeres letradas en el espacio atlántico3. A la hora de estudiar círculos, cafés literarios, ateneos, banquetes, sociedades profesionales y otras formas de reunión en los países latinoamericanos, las investigaciones disponibles se han centrado predominantemente en ámbitos masculinos (Bruno, 2014). Quizás, las formas de asociación de las mujeres que han suscitado atención son aquellas que se nucleaban en torno a las acciones de beneficencia, o las que tenían alguna relación con los círculos católicos4.

3El perfil de Ángela Oliveira Cézar permite explorar dimensiones de los roles públicos de las mujeres latinoamericanas en escenarios trasnacionales. Como se verá en este ensayo, desarrolló una trayectoria en tanto «embajadora de paz» –o «embajadora de la paz»–, una noción que utilizo para dar cuenta de un perfil que se desplegó a lo largo del siglo XIX y comienzos del siglo XX en América Latina, etapa que se caracterizó por constantes enfrentamientos, redefiniciones de límites y disputas por el control de ciertas áreas entre las nuevas naciones. En este contexto, tuvieron lugar varias instancias que llevaron a reuniones, peritajes y tratados de definición de fronteras, enfrentamientos bélicos y tensiones que operaron como amenaza latente de potenciales guerras. La historia diplomática de corte institucional ha evidenciado cómo se resolvían estos conflictos por medio de laudos, acuerdos diplomáticos y encuentros entre representantes estatales. Mi propuesta es mostrar cómo, a la par de estas acciones, se generaban otras que surgían de la sociedad civil y que sostenían campañas públicas para llamar a la confraternidad americana y mediar en estos conflictos. En estas iniciativas, la labor de mujeres que condujeron acciones pacifistas fue destacada (Bruno, Pita y Alvarado, 2021; Bruno, 2022). La formación de la Asociación Sud-Americana de Paz Universal y el liderazgo de su fundadora dan cuenta, como se verá en este artículo, de este activismo femenino de proyección internacional y acciones no gubernamentales pacifistas que la propia Oliveira Cézar describía como un espacio fructífero de despliegue para lo que denominó «diplomacia femenina» (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 64).

4Ángela Oliveira Cézar cuenta con una filiación inicial a un grupo de mujeres católicas que cambió rápidamente, apenas comenzó a intervenir en la esfera pública, distanciándose de ese origen y construyendo una agenda ligada al pacifismo y a los circuitos internacionales. Responde, entonces, a un perfil menos investigado: el de una mujer que lidera una asociación cuya causa y objetivos son internacionales. La asociación que fundó no propició un espacio de sociabilidad puertas adentro ni de temática nacional, como un salón, una tertulia o un círculo, sino que se proyectó y relacionó con actores y organizaciones internacionales asociados al pacifismo, como el Bureau International de la Paix y The American Peace Society. Las relaciones que estableció y los vínculos generados a partir de la Asociación Sud-Americana de Paz Universal permiten, entonces, explorar las formas en las que una sudamericana podía intervenir en asuntos internacionales en un momento en el que los cuerpos diplomáticos y los servicios exteriores de las naciones de América Latina no contaban con mujeres en sus filas.

5Reviso a continuación algunos hitos que permiten pensar en el despliegue de la asociación y su fundadora intentando responder a los siguientes interrogantes: ¿qué oportunidades tenía una mujer sudamericana de convertirse en una voz autorizada y en una activista en un movimiento de proyección internacional?, ¿qué dinámicas asumió su forma de intervención en circuitos diplomáticos y de representación estatal?, ¿qué posibilidades y qué limites muestran la trayectoria de la Asociación Sud-Americana por la Paz Universal y su presidenta a la hora de pensar el despliegue de acciones femeninas en marcos trasnacionales?

Del Cristo de los Andes al Cristo de La Haya

6Hasta entrado el siglo XX la vida pública de Ángela Oliveira Cézar estuvo ligada al compromiso social en un marco local y en circuitos usuales para la época. Proveniente de una familia de elite, ella se consideraba una mujer católica y formaba parte de la Congregación de Madres Cristianas del Colegio Lacordaire de la orden de los Dominicos, en Buenos Aires (Bruno, «Embajadora» 2022). Su trayectoria cambió cuando, a comienzos del siglo XX, luego de la firma del Tratado de Equivalencia Naval, Paz y Amistad entre Argentina y Chile de 1902, conocido como Pactos de Mayo, emprendió una campaña para sellar este acto diplomático con uno de carácter más simbólico: le propuso al presidente argentino Julio A. Roca que una estatua de Cristo, que se encontraba en un colegio de Buenos Aires, fuera colocada como emblema de fraternidad y paz en el límite cordillerano. Oliveira Cézar recordaba así su iniciativa: «banquetes, bailes, paseos, todo me parecía pobre y de recuerdo efímero, considerando aquellos pactos de paz, firmados y obtenidos por arbitraje, eran los actos más gloriosos y humanitarios que país puede festejar. Como tal, deseaba yo verlo conmemorado con un hecho de la misma magnitud» (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 39).

  • 5 Carta de Julio A. Roca a Ángela Oliveira Cézar, sin datos de ciudad y fecha, reproducida en Peers ( (...)
  • 6 Carta de Julio A. Roca a Ángela Oliveira Cézar, sin datos de ciudad, 23/10/1903, reproducida en Pee (...)

7El presidente Roca le respondió en correspondencia personal: «la idea de la estatua del Cristo Redentor, para conmemorar la paz definitiva con Chile, me parece muy cristiana, muy patriótica y muy digna de aplauso»5. Luego de recibir este apoyo, se sucedieron citas para que delegados chilenos y el presidente argentino conocieran la efigie. Ante un clima de opinión positivo por parte de representantes de ambas naciones frente al proyecto, Oliveira Cézar recibió otra carta del mandatario en la que le hacía saber el beneplácito de José A. Terry, firmante de los Pactos de Mayo. Apuntaba al respecto: «está encantado por la inauguración del monumento a Cristo en la línea divisoria de los Andes, con la asistencia de los presidentes de ambas Repúblicas y la Asociación de Señoras autoras de la obra»6.

  • 7 The Evening Star, Washington, 11/05/1908; The Washington Herald, Washington, 12/05/1908 y 27/03/191 (...)

8El Cristo se inauguró en marzo de 1904 con una extendida cobertura de prensa y revistas de varias naciones. En la ceremonia no participaron los mandatarios chilenos y argentinos, pero sí enviados diplomáticos, ministros de ambos países y figuras del catolicismo. Luego de la inauguración, Oliveira Cézar recibió mensajes de congratulación de distintas figuras de la vida política latinoamericana y europea. Entre las felicitaciones recibidas de parte de argentinos se destacaron las de Bartolomé Mitre, Bernardo de Irigoyen, Julio A. Roca, Joaquín V. González, David Peña, Carlos María Ocantos, Belisario Roldán, Carlos Guido y Spano y Manuel Ugarte. Desde Chile enviaron sus mensajes Emilia Herrera, Ramón Antonio Vergara Donoso, Augusto Orrego Luco, Rafael Edwards y Anselmo Hevia Riquelme. Desde Bolivia le llegó un mensaje de Emilio Fernández, y desde Uruguay envió sus respetos Julio Herrera y Obes. Entre los reconocimientos recibidos más allá de América Latina, Oliveira Cézar otorgó especial importancia al de Andrew Carnegie, que en varias repercusiones públicas propuso tomar la lección del Cristo de los Andes y replicarla en el mundo (Patterson, 1970). Hizo varias menciones al emprendimiento en su visita a las obras de construcción del Palacio de la Paz de La Haya, y en algunos eventos panamericanos, en los que describía el acontecimiento como una acción pacifista ejemplar7.

  • 8 La presencia de Ángela Oliveira Cézar en el evento fue constatada por medio del acceso a una fotogr (...)

9Este hecho y la acción de Ángela Oliveira Cézar se vio amplificada por la fundación de una agrupación. Ella misma recordaba así estos sucesos: «siempre creí que el complemento de ese monumento internacional sería la fundación de una asociación de paz» (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 211). Como analizo en la próxima sección, el hecho de fundar la asociación amplió los escenarios de acción de Oliveira Cézar y la convirtió en una activista por la paz. Para 1913, casi 10 años después de la inauguración del Cristo en los Andes, gracias a sus gestiones, una réplica de este Cristo Redentor fue emplazada en el Palacio de la Paz de La Haya. Oliveira Cézar estuvo presente en la inauguración del monumento, que fue colocado en una escalera central, y fue miembro de la representación oficial argentina en el evento (Aalberts y Stolk, 2020)8. Sobre la ceremonia, señalaba un cronista:

  • 9 Razón y Fe, Madrid, año XIII, tomo XXXVII, septiembre-diciembre, 1913, p. 272.

el 28 de agosto se inauguró el Palacio de la Paz, construido a expensas del multimillonario Carnegie. En su hall se ha levantado una estatua en bronce de Cristo Redentor, que es reproducción del Cristo de los Andes (…) Es ofrenda de los delegados de la Liga Sudamericana de la Paz en El Haya (sic) y del Gobierno argentino 9.

10En un diario de Montevideo se cubrió el evento con las siguientes palabras:

  • 10 El Bien, Montevideo, 28/09/1913.

los diarios de Roma, Francia, Alemania, y de otras capitales del viejo continente se ocupan extensamente de la inauguración del palacio de la paz de La Haya (…) lo que ha llamado más fuertemente la atención, es la reproducción del Cristo de los Andes, colocado en la sala de honor, debido a la iniciativa y trabajos constantes de Ángela Oliveira Cézar de Costa, que ha tenido la satisfacción de ver coronado con éxito a su hermoso pensamiento asistiendo a la inauguración de la estatua 10.

11Si el Cristo de los Andes fue el punto de partida de la trayectoria pública de Oliveira Cézar, el de La Haya, al emplazarse inmediatamente antes de que estallara la Primera Guerra Mundial, fue el hito cúlmine de la misma. Ambos momentos permiten ver cómo su accionar y proyección pasó de tener una escala local y binacional –Chile y Argentina– a otra internacional en el transcurso de una década. Este itinerario se explica por la proyección alcanzada por la Asociación Sud-Americana de Paz Universal y las acciones de su presidenta.

La Asociación Sud-Americana de Paz Universal: pacifismo y confraternidad

  • 11 The Woman’s Journal, Boston, 30/05/1908.

12En 1907 Oliveira Cézar dejó de ser una matrona católica y devino una pacifista determinada. Fundó ese año en Buenos Aires la Asociación Sud-Americana de Paz Universal. En el acta inaugural se recuperaba su discurso, en el que había declarado que los tiempos exigían dar a conocer los contenidos al pacifismo y propiciar sociabilidades para discutir al respecto en todo el mundo considerado civilizado11. Entre los firmantes del documento fundacional se encuentran los siguientes nombres: Julio A. Roca, Luis Sáenz Peña, Benito Villanueva, Luis M. Drago, Norberto Quirno Acosta, Joaquín V. González, Emilio Mitre, y figuras del catolicismo local como el arzobispo de Buenos Aires, Mariano Antonio Espinosa, y el Obispo de Cuyo, Marcelino Benavente (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1910: 6).

13El «Acta Constitutiva» de la asociación fue redactada a fines de 1908 y Oliveira Cézar es mencionada como la iniciadora, fundadora y artífice de los antecedentes que justifican la constitución y los estatutos de la agrupación. Aunque la asociación mantuvo relaciones estrechas con representantes de la Iglesia Católica, el tono que se puede ver en la documentación oficial muestra un alejamiento paulatino del catolicismo y un avance del vocabulario asociado al pacifismo laico de comienzos del siglo XX. Entre los tópicos que se destacan en los estatutos se menciona el arbitraje internacional, la intención de crear un congreso permanente para la paz entre naciones con delegaciones en Sudamérica y la difusión de ideas antibélicas. En cuanto a las acciones, la asociación se proponía la publicación de folletos, la realización de conferencias, el lanzamiento de un órgano de difusión de novedades, la conformación de distintas comisiones, la creación de una bandera insignia y el proyecto de construcción de un edificio específico en Buenos Aires para que se realizaran allí congresos internacionales pacifistas (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1910).

14Revistas y medios de prensa destacaron la iniciativa como pionera en su tipo en América del Sur. La Ilustración Sud-Americana señalaba:

  • 12 La Ilustración Sud-Americana, Buenos Aires, 30/12/1908.

está en la aspiración de todo argentino proceder como los países más civilizados; y por eso al anunciarse la idea de una Asociación Sud-Americana de Paz Universal ha encontrado tan simpática acogida, figurando en ellas las primeras personalidades del país y las matronas más distinguidas de nuestra sociedad 12.

15Entre quienes apoyaron el emprendimiento había numerosas mujeres de la alta sociedad, unidas en matrimonio con figuras de la vida política argentina, como Josefa de Figueroa Alcorta, Delfina Mitre de Drago, Clorinda de Avellaneda, Carmen Avellaneda de Goyena, Esther Anchorena de Paz, Teresa de Urién, entre otras. Se hacía referencia, a su vez, a adhesiones categorizadas bajo los rótulos: «Del Clero», «Del Comercio», «Estados Unidos del Brasil», «Chile», «Estados Unidos de Norteamérica», «República de Bolivia», «Guatemala», «Paraguay», «Perú», «Uruguay». En cada una de estas secciones se puede rastrear un elenco variopinto de nombres de figuras políticas e intelectuales. La asociación se constituyó con personería jurídica en 1909 y, un año después, quedó asentada en el registro nacional de asociaciones (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1910: 38).

16Entre los adherentes y suscriptores a la asociación se encontraban hombres y mujeres. Sin embargo, Ángela Oliveira Cézar estaba especialmente interesada en que las mujeres latinoamericanas se sumaran a esta iniciativa. Se lee, por ejemplo, en una carta por ella firmada:

  • 13 Boletín de la Biblioteca Municipal de Guayaquil, nº 3, año 1, 05/1910, p. 47.

Sr. Director de la Biblioteca Municipal de Guayaquil. Angela de O. C. de Costa, saluda con su mayor consideración al señor Camilo Destruge (…) Se hará un verdadero placer en saber que un grupo de personas bien intencionadas se constituyan para trabajar por la Asociación, que desea estrechar la unión de la raza latino de habla española, formando delegaciones en cada ciudad importante de Sud América, y pide à Ud. una lista con los nombres más respetables de señoras de Quito y Guayaquil para dirigirse a ellas, teniendo ya muchas adhesiones de diferentes regiones del Continente. 13

17Esta y otras cartas hacen referencia a la necesidad de reunir a «señoras» y «damas» del continente y fue una intención permanente de la asociación expresada en estos términos en el órgano oficial de la misma:

  • 14 Por la paz. Revista de la Asociación Sudamericana de Paz Universal, nº 1, año 1, 07/1910, p. 19.

que la corriente de fraternal convivencia a la vida feliz nos aproxime, y en unión a las damas chilenas, brasileñas, uruguayas y todas las demás de estas repúblicas podamos conmemorar esta fecha, estableciendo el núcleo de una perdurable alianza latinoamericana. Opongamos á los horrores de la guerra, siempre evitable, razones de progreso y de trabajo, y revelaremos á la humanidad la poderosa fuerza de la paz 14.

  • 15 Puede verse, por ejemplo: Archivo Rubén Darío, Universidad Complutense, Documentos personales. Ubic (...)

18Puede pensarse que la campaña que diseñó Oliveira Cézar para contar con adhesiones se mantuvo en dos niveles, por un lado, en el de establecer relaciones con mujeres de otras latitudes, dado que las consideraba las representantes más adecuadas para la causa pacifista. Por otro, en el de conseguir adhesiones de figuras políticas e intelectuales conocidas en América Latina y Europa. Esta intención puede verse, por ejemplo, en esquelas y notas personales que cuentan con el membrete « Presidenta de la Asociación Sud-Americana de Paz Universal » y fueron enviadas a figuras como Rubén Darío y otros hombres de las letras y la política 15.

19Pese a esta doble campaña, la asociación tuvo un claro perfil femenino, como lo demuestran sus comisiones directivas: la primera de ellas (1907-1910) estuvo conformada por Ángela Oliveira Cézar (presidenta), Delfina Mitre de Drago (vicepresidenta), Alcira O. de Pujalls (secretaria), Concepción S. de Magnasco y R. de Montes de Oca (vocales). La Segunda por la misma Oliveira Cézar, María T. L. de Lavalle (secretaria), Maria V. de Garramuño, Catalina Moreno de Brinkmann, Maria de O. C. de Chaves, Silvia de O. C. de Eiseley (vocales). Las fotografías que se conservan de la asociación muestran también que su marca es la de la presencia de mujeres.

Comisión directiva de la Asociación Sudamericana de Paz Universal, 15 de diciembre de 1908. Fotografía extraída del libro El Cristo de los Andes, Buenos Aires, Asociación Sudamericana de Paz Universal, 1913, p. 209.

20Varios medios de prensa y revistas, por su parte, señalaban a la asociación como agrupación femenina que contaba con avales de hombres de la política; se lee, por ejemplo, en un periódico de Costa Rica:

se creó una Asociación Sud-Americana de la paz universal, de señoras bonaerenses, bajo la presidencia de la distinguida matrona, Angela Oliveira Cézar de Costa, nombrándose presidentes honorarios a los Jefes de Estado de los países sud- americanos y á prelados de alta dignidad sacerdotal, como monseñor Jara y otros (Zuñiga Medina, 1909: 129).

21Los objetivos de la asociación fueron claramente enunciados en más de una ocasión por Oliveira Cézar. Su intención era distanciarse de la política formal y de los espacios estatales. Así se pronunciaba al respecto:

ya no es solo la autoridad de los publicistas aislados que opera en este gran movimiento de concentración de las conciencias pacifistas, no es solamente la generosa aspiración de alguno que otro iluminado propagandista; ni siquiera la manifestación individual de un alto funcionario político de los gabinetes o parlamentos (…) numerosas asociaciones han sido fundadas con este alto objeto (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 211).

  • 16 Boletín Oficial de la República Argentina, 29/12/1909, p. 1.

22Esta toma de distancia de los espacios de la política formal parece haber surgido de la convicción de Oliveira Cézar de que algunos asuntos debían ser tratados más allá de cámaras y despachos. Por ejemplo, en el marco de sus acciones de montar una réplica del Cristo en el Palacio de la Paz de la Haya señaló: «comprendía que la petición les sería algo inesperada, si bien disculpable en mí; y no tan fácil de ser manifestada por funcionarios diplomáticos, restringidos siempre por las reservas propias de su investidura oficial» (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 235). La intención de diferenciarse de los espacios del poder también puede atribuirse al desánimo que le generaban las reacciones de hombres influyentes de la vida política e intelectual argentina, como Julio A. Roca y Eduardo Wilde, que seguían subordinando sus acciones a los mandatos de las jerarquías católicas que coordinaban al grupo de mujeres (Bruno, «Embajadora» 2022). Pese a algunos tropiezos en el escenario local argentino y a un apoyo económico más bien limitado de parte del estado, Oliveira Cézar promovió la asociación utilizando fondos de su propio patrimonio, y en menor medida provenientes de la recaudación de cuotas de socias de la agrupación. Cuenta en reiteradas ocasiones que, frente a pedidos de miniaturas del Cristo de gobernantes de distintas latitudes, y ante la falta de respuesta oficial, cubrió los gastos para hacer réplicas en oro y plata, o placas de metal, y pagó los envíos por su cuenta. A la hora de costear la mencionada réplica del Cristo para La Haya, por ejemplo, el escultor Jules Lagae le pidió honorarios en París por 40.000 francos y el Estado argentino subsidió solamente una parte de este gasto, mientras que Oliveira Cézar y la asociación cubrieron el resto16. Sin embargo, pese a los esfuerzos de la asociación y su fundadora, por las lógicas diplomáticas de entonces, en las que los encargados de negocios y cónsules oficiaban de emisarios para entregar presentes y correspondencia frente a los a los gobiernos extranjeros, se generaron situaciones confusas en las que los mandatarios argentinos recibían agradecimientos y salutaciones por supuestos obsequios diplomáticos que, en realidad, eran de la asociación (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 35).

  • 17 Por ejemplo, el artículo firmado como Oleveira (sic) Cézar de Costa, Ángela, «The Christ of the And (...)

23Pese a estos escollos y malentendidos, puede atribuirse un éxito notable a las acciones de la presidenta como propagandista de la asociación. A la mencionada campaña epistolar constante que encabezó para conseguir adhesiones y suscripciones, se suman varias tareas que lideró ella misma: se encargaba de enviar gacetillas, información, fotografías y notas de su autoría que daban cuenta de las pretensiones de la asociación a medios de prensa internacionales. En ocasiones, conseguía ser mencionada al pasar en notas breves; pero en otras, aparecieron artículos de varias páginas con su firma o su fotografía con autógrafo en revistas que daban a conocer los detalles de la iniciativa del Cristo de los Andes y de la Asociación Sud-Americana de Paz Universal17. Estas actividades dieron sus frutos tanto en los circuitos pacifistas norteamericanos como en los europeos y el accionar de la asociación adquirió una dimensión transnacional.

  • 18 The Woman’s Journal, Boston, 04/03/1905.
  • 19 «Carolina Holman Huidobro speaks on the Christ of the Andes at Geneva Political Equality Club progr (...)
  • 20 Se trata de la obra El arbitraje internacional en pro de la paz universal. Serie de artículos é ins (...)

24Respecto de los espacios norteamericanos, Oliveira Cézar estaba bien informada sobre las acciones que desde Estados Unidos se realizaban a favor de la paz. Ya en reuniones pacifistas realizadas en 1905 en Boston, Filadelfia y Nueva York, gracias al envío de gacetillas con información que la asociación había realizado, el Cristo de los Andes era considerado un símbolo del pacifismo universal. Ángela Oliveira Cézar tuvo algunas aliadas en la campaña que desde Buenos Aires realizaba, como las chilenas Emilia Herrera, reconocida mediadora entre naciones, y Carolina Huidobro. La primera, llamada «madre de los argentinos» por haber protegido a figuras del exilio, supo de las iniciativas de Oliveira Cézar y la saludó considerándola parte de un linaje de pacificadoras y pacifistas (Bruno, Pita y Alvarado, 2021: 114). La segunda se encargó de pronunciar conferencias sobre el Cristo de los Andes y reconocerla como una mujer que había hecho tanto como los políticos por alcanzar la paz y la confraternidad entre Argentina y Chile18. En las actas del National Arbitration and Peace Congress, realizado en Nueva York en 1907, se publicó una conferencia de Huidobro sobre el Cristo de los Andres que, probablemente, fuera la misma que había presentado en el Geneva Political Equality Club en 190519. Carolina Huidobro, nacida en Chile, era entonces una de las figuras de referencia en los circuitos internacionales de debate sobre arbitraje internacional –y apenas más tarde comenzó a ser una sufragista de referencia–, ya que en 1905 había traducido al español varios documentos que compiló en una obra que devino una clave sobre el tema 20.

25Si estas relaciones con los circuitos norteamericanos fueron inicialmente mediadas por otra mujer latinoamericana y las referencias se destinaban siempre al Cristo de los Andes como ícono, apenas fundada la Asociación Sud-Americana de Paz Universal, Oliveira Cézar pasó a ser un claro referente en el continente. En 1909 fue invitada al Second National Peace Congress, realizado en Chicago (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 28). No concurrió, pero envió un discurso para que se leyera en el evento. El orador a cargo dio cuenta de su llamamiento a los pacifistas del mundo, denominados «generosos utopistas», y leyó a viva voz el texto enviado que se cerraba con las siguientes palabras:

  • 21 La traducción de esta y otras citas textuales en otros idiomas me pertenecen.

Desde estas regiones lejanas nos sumamos a su honorable congreso y en nombre de todos los miembros saludamos y aplaudimos a todos los pacifistas que se unirán allí por tan humanitarias y grandes ideas y elevando en alto nuestro blanco estandarte de paz. Saludamos con un ¡Hurra! inmenso, que llegará a América del Norte y resonará con sus ecos en las montañas de los Andes, trayendo buenas nuevas de los triunfos y conquistas que se han adquirido para el bien de la humanidad (American Peace Congress, 1909: 86) 21.

26Los vínculos de la Asociación Sud-Americana de Paz Universal y los círculos y personalidades referentes de Estados Unidos se mantuvieron y afianzaron. Varios indicios dan prueba de ello. Por ejemplo, en 1914, en un informe sobre las relaciones culturales e intelectuales entre Estados Unidos y el resto del continente, el encargado de la Dotación de Carnegie para la Paz Internacional, Harry Bard, comentaba:

de acuerdo con las instrucciones especiales del Sr. Presidente, Dr. Nicholas Murray Butler, Director Interino de la División de Intercambio y Educación, visité en Buenos Aires al Sr. Dr. Luis M. Drago, al Sr. Emilio Frers, Presidente del Museo Social Argentino, a la Sra. Da. Ángela de Oliveira Cézar de Costa, Presidenta de la Asociación Sud-Americana de Paz Universal (…) y llevé a estas distinguidas personas los correspondientes mensajes que para ellas me fueron confiados (Bard, 1914: 10 y 11).

  • 22 Se trata del libro Christ of the Andes, editado en Washington, D.C. en 1967 por la Pan American Uni (...)

27Además de estas formalidades, el enviado dedicó unos párrafos a comentar que, en conversaciones con la presidenta, ella había manifestado su intención de continuar apostando por el desarrollo de la asociación y que necesitaba fondos con el objetivo de construir un edificio que costaba 300.000 pesos oro. Aunque no obtuvo la financiación, a partir de la publicación de este informe los circuitos del panamericanismo se ocuparon de promocionar la labor de Oliveira Cézar en varias ocasiones. Durante décadas se editaron folletos e investigaciones sobre el Cristo de los Andes y sus pormenores, realizados por uno de los bibliotecarios de la Unión Panamericana, Charles E. Babcock (1938). Todavía en los años sesenta del siglo XX, desde la imprenta de la Unión Panamericana, se dio a conocer un pequeño libro que narraba la historia del Cristo y la contextualizaba en la historia de las relaciones entre naciones y el arbitraje internacional22. Claramente, los vínculos iniciados con The American Peace Society se consolidaron y se fusionaron con el interés panamericano por la paz.

28En lo referente a los circuitos europeos, ya cuando se había producido el emplazamiento del Cristo en los Andes, Oliveira Cézar había entrado en contacto epistolar con Frédéric Passy y Bertha von Suttner, ambos galardonados con el Premio Nobel de la Paz (1901 y 1905, respectivamente). El primero había felicitado a Oliveira Cézar con motivo de la creación de la asociación y había redactado un himno para el Cristo de los Andes; la segunda le había mandado una carta reconociendo la importancia de la labor de mujeres como ella en la causa del pacifismo (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 25-27 y 36-37).

29Luego de la creación de la asociación, Oliveira Cézar realizó un viaje por Europa que le abrió puertas y le permitió consolidar relaciones, así lo recuerda:

realicé un viaje a La Haya con el objetivo de solicitar que la reproducción del Cristo de los Andes fuera colocada en el palacio de la Paz (…) fui invitada oficialmente, pudiendo concurrir a todas las ceremonias, como persona adicta a la Legación Argentina, en compañía del ministro argentino, Dr. Enrique Moreno y su señora. Asistí también a las recepciones particulares, que en estos días tenían lugar en La Haya, y pude conocer a la mayor parte de los ministros y altas personalidades del país (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 63).

30Abierta esta posibilidad de circular por un mundo de diplomáticos y pacifistas de distintos países, decidió oficiar como propagandista de sus emprendimientos. Al percatarse de que la mayor parte de figuras ligadas al proyecto del Palacio de la Paz no conocían el monumento del Cristo, entregó una cantidad de fotografías, folletos y referencias sobre el mismo. También un libro publicado en francés sobre los antecedentes de la asociación que presidía, titulado Origine et fondation de l’Association Sud-Américaine de Paix Universelle (1910). Según ella misma narra, estas acciones dieron impulso a la idea de emplazar una réplica del Cristo en un sitio de honor del edificio. Dada la respuesta positiva de los responsables del palacio, Oliveira Cézar decidió solicitar apoyo oficial en Argentina. Como se anticipó en una sección anterior, aunque con menos apoyo pecuniario del estado de lo que esperaba, este proyecto quedó concretado en 1913.

31En este mismo viaje europeo, en 1909, asistió a lo que ella denomina en sus recuerdos «Congreso de la Paz» realizado en Bélgica, pero que en realidad fue la reunión anual del Bureau International Permanent de la Paix, que se desarrolló en octubre. Llegaba ahora el momento de entrar en contacto directo con figuras afines en el marco de un evento internacional. Así recuerda ella esta oportunidad:

muy interesantes fueron para mí las ideas allí vertidas, y para los socios creo que no fue menos el ver entre ellos a una extranjera, relativamente joven, iniciadora del monumento internacional y fundadora de la Asociación Sudamericana de Paz Universal (…) desde el principio noté curiosidad, siendo la primera vez que me encontraba en un centro, donde más o menos se conocían todos los representantes. Deseaban oír la voz de la nueva congresista (...) Yo, como la mayor parte de las señoras que viven en Sud América entregadas a los deberes del hogar y la familia, no poseía seguramente el don de la palabra, y en aquel momento me sentí muy inferior a mis correligionarias (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 70).

32Aunque estas palabras pueden considerarse cargadas de un dejo de modestia, las crónicas señalan que le ofrecieron hablar y prefirió no hacerlo. Fue Henri La Fontaine quién presentó su labor y la reconoció como una pacifista destacada (Eckstein, 1909: 258-260). La Fontaine destacó la iniciativa pionera de la Asociación Sud-Americana de Paz Universal: «es la más joven de nuestras sociedades pacifistas, pero su influencia se ha hecho considerable en estos países, donde nuestras ideas no habían llegado a ninguna organización» (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 71). En el contexto de esta reunión, la presidenta de la asociación fue nombrada miembro permanente del Bureau International Permanent de la Paix. Estos logros, como ella misma señala, fueron alcanzados «sin tener mayores recursos ni apoyo oficial», aunque su intención era sostener el «buen nombre de la nación» y lograr un reconocimiento en el mapa del pacifismo mundial para los países de América del Sur (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 71).

  • 23 Carta de Ángela Oliveira Cézar a Charles Albert Gobat. Letters from Fr. Passy, E. Moneta, J. Novico (...)

33Estos contactos dieron sus frutos y en 1910 Oliveira Cézar mantenía correspondencia con figuras del pacifismo europeo. Por ejemplo, dirigió una carta en francés a Charles Albert Gobat felicitándolo porque el Bureau International Permanent de la Paix, que él lideraba, obtuvo el Premio Nobel de la Paz23. Esta carta de salutación sería quizás el prolegómeno de uno de los momentos cúlmenes de la trayectoria de Ángela Oliveira Cézar: en 1911, ella misma fue nominada al Premio Nobel de la Paz. Años antes, el galardón había sido otorgado a la Baronesa Bertha von Suttner, una figura que la había inspirado por ser una «distinguida escritora que con solo su libro Abajo las Armas se ha hecho célebre en el mundo» (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 37). Su postulación fue presentada por Carlos Rodríguez Larreta con el objetivo de premiar sus esfuerzos por poner fin al conflicto entre Argentina y Chile. La candidatura fue apoyada por profesores de la Universidad de Buenos Aires, miembros del parlamento argentino y el ministro plenipotenciario argentino en funciones en España, Eduardo Wilde (Norderval, 2021). Esta postulación favoreció una pertenencia más articulada en los circuitos del pacifismo. Su nombre comenzó a estar vinculado, por ejemplo, a comisiones de asociaciones por la paz coordinadas por figuras como Henri La Fontaine (Premio Nobel de la Paz, 1913), Émile Arnaud (figura de la Liga de la Paz y la Libertad), Fredrik Bajer (Premio Nobel de la Paz, 1908), y la citada Bertha von Suttner (Premio Nobel de la Paz, 1905) (Fried, 1913: 289). Para 1912, Oliveira Cézar y la Asociación Sud-Americana de Paz Universal eran ya mencionadas entre las asociaciones por la paz relevantes del movimiento pacifista (Moritzen, 1912: 404).

«Diplomacia femenina»: el activismo por la confraternidad y la paz

34El rol de las mujeres en diplomacia, como ha mostrado la bibliografía especializada, se extendió antes de que ellas pudieran acceder a cargos oficiales (Sluga y James, 2016; Bruno, Pita y Alvarado, 2021). En trabajos anteriores sobre el papel de las mujeres en estos ámbitos, he podido constatar que las esposas de diplomáticos desarrollaban una amplia cantidad de funciones no reconocidas ni remuneradas en los destinos de sus maridos en el siglo XIX y hasta la Primera Guerra Mundial: formaban parte de la comitiva, pero sus contribuciones a la articulación social y política, junto con sus trabajos burocráticos, no eran reconocidos oficialmente (Bruno en Bruno, Pita y Alvarado, 2021: 27-96).

  • 24 A modo de ejemplo, pueden consultarse Wood, 2005 y Mori, 2015.

35La historiografía disponible ha ofrecido pistas para pensar a las mujeres en los circuitos diplomáticos del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. En este marco, se abrieron nuevos roles cumplidos por las ellas en la esfera pública y también se multiplicaron los espacios en los servicios exteriores (Sluga y James, 2016). Entre los perfiles que se han sugerido para estudiar trayectorias femeninas en este contexto destaca el de «damas o señoras diplomáticas», propuesto para abordar a algunas mujeres norteamericanas de las décadas iniciales del siglo XX definidas como «casi profesionales», en tanto esposas de agentes del servicio exterior, dado que respondían a ciertas actitudes, conocían los protocolos y no improvisaban sus roles de anfitrionas y organizadoras de cenas y fiestas. A su vez, entablaban relaciones con otras mujeres de diplomáticos y eran mediadoras de relaciones entre funcionarios de distintas geografías24. En estudios sobre el siglo XX, se encuentra también la expresión «embajadoras no oficiales», para hacer referencia al rol que las mujeres ocuparon durante años y que, desde la perspectiva de algunos especialistas, las convertía en agentes de la «diplomacia cultural no estatal», en tanto forjadoras de interrelaciones y trasmisoras de valores culturales de sus países en tierras lejanas (Biltekin, 2020).

  • 25 Oliveira Cézar estaba casada con Pascual Costa, miembro de la elite social y económica argentina, l (...)

36El perfil de Ángela Oliveira Cézar se diferencia de varios de los más estudiados para otras geografías porque sus acciones internacionales no están asociadas a las de un marido que cuenta con un cargo estatal oficial reconocido25. Su ingreso en los circuitos internacionales tuvo que ver estrictamente con su agenda y los proyectos que definió desde la asociación que fundó. En trabajos anteriores la he llamado una «embajadora de la paz» que desplegó una iniciativa transnacional no oficial que bregó por la armonía entre naciones (Bruno, «Women» 2022). Desde el comienzo, tuvo la certeza de que sus acciones debían tomar distancia de las autoridades eclesiásticas, pero también de las políticas. Desde su perspectiva, las mujeres eran las indicadas para establecer una serie de lazos entre naciones y complementar lo que los altos mandos estatales realizaban, ella misma se refería a estas iniciativas y mediaciones como «diplomacia femenina» (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 64). Los diplomáticos, en su opinión, estaban demasiado compelidos a responder a lo que sus gobiernos les señalaban. Así, puede considerarse que supo dibujar un área de intervención en la que sus acciones podían tener frutos. Los hombres de su entorno, incluso los más cercanos, como Julio A. Roca y Eduardo Wilde (ministro en dos ocasiones y diplomático oficial argentino en varias legaciones a lo largo de su trayectoria), se encargaron de ridiculizar y minimizar sus acciones, pero más allá de las fronteras nacionales recibió el apoyo de figuras masculinas como Andrew Carnegie y Henri La Fontaine.

  • 26 El Tiempo, Quito, 12/01/1909.
  • 27 La Lectura. Revista de Ciencias y de Artes, Madrid, nº 113, 10/1910, p. 87.
  • 28 La Revue Diplomatique, París, 26/09/1909.

37Circular por las esferas internacionales del pacifismo, contar con el apoyo de mujeres como Carolina Holman Huidobro y Bertha von Suttner, fueron incentivos para desplegar un espacio de acción femenina en los ámbitos del pacifismo. Así se constata en los materiales oficiales de la asociación. El libro celebratorio más acabado de la misma, publicado en 1913, se abre con un prólogo titulado: «El movimiento pacifista de la República Argentina. La acción femenina» (aunque no cuenta con firma, puede que haya sido redactado por la propia Oliveira Cézar). Allí se destaca sobre el Cristo de los Andes y su impacto: «la iniciativa que enaltece a argentinos y chilenos no fue nacida del cerebro de un filósofo ni un pensador; el Redentor quiso inspirársela a una mujer (…) Ella fundó también la Asociación sudamericana de Paz Universal, que va extendiendo su red de hilos de oro en todo el continente» (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 7). La imagen retomaba un pasaje del expresidente argentino Bartolomé Mitre, quien se refería a Oliveira Cézar en estos términos: «como iniciadora de la idea de conmemorar, en nombre de los más nobles y tiernos sentimientos de la mujer argentina, en el Cristo Redentor de los Andes, la paz entre Chile y Argentina, atando con un hilo de oro (…) las voluntades de los hombres representativos de ambos pueblos» (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 16). Esta imagen retórica, que indicaba a la iniciadora de estas acciones como nexo entre mandatarios, devino una realidad, ya que Oliveira Cézar se convirtió, a través de la acción pacifista, en articuladora de relaciones internacionales. Así fue percibida por varios medios de prensa y revistas de distintas capitales: en Quito, por ejemplo, se señalaba que la presidenta de la asociación era la adalid de la confraternidad por sus acciones ligadas al Cristo de los Andes, y que su accionar y su tesón habían bastado para mostrar lo inconducente que resultaba que naciones hermanas se enfrentaran26. En Madrid se destacaba su figura como un ejemplo del pacifismo27. En París se celebraban las operaciones de la distinguida fundadora equiparándolas con los éxitos de la diplomacia oficial28.

  • 29 Por la paz. Revista de la Asociación Sudamericana de Paz Universal, nº 1, año 1, 07/1910. Agradezco (...)

38En el contexto de los primeros centenarios de las revoluciones e independencias latinoamericanas el rol de la asociación como mediadora fue especialmente activo. Por un lado, la agrupación lanzó la revista Por la paz. Revista de la Asociación Sudamericana de Paz Universal, que pretendía convertirse en un foro para intercambiar información y proponer emprendimientos pacifistas29. La publicación presenta una variedad de cuestiones, incluye traducciones y transcripciones de artículos sobre la paz, actas de reuniones de la asociación y misceláneas relacionadas con el movimiento pacifista internacional. Asimismo, en el marco del centenario de la Revolución de Mayo la Asociación Sud-Americana de Paz Universal intentó vincularse con los representantes de varios eventos de proyección internacional. Oliveira Cézar vio una oportunidad para hacer conocer el accionar de la agrupación entre los participantes de las celebraciones nacionales, pero también de eventos internacionales como el XVII Congreso Internacional de Americanistas y la IV Conferencia Panamericana. Al Congreso de Americanistas, por ejemplo, mandó una salutación que fue respondida por su presidente. La presidenta de la asociación señalaba en una esquela: «nada contribuye más a fortalecer el sentimiento de solidaridad y el amor a la paz que la aproximación de los hombres de diversas naciones parara dedicarse al cultivo de las ciencias e intereses comunes de la humanidad» (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 227). Respecto de la IV Conferencia Panamericana, no se pueden rastrear comunicaciones en el marco de las fuentes oficiales de la misma, pero Olivera Cézar sí captó la atención de varios de sus concurrentes. Así se narraban estos sucesos en la revista Por la paz:

  • 30 Por la paz. Revista de la Asociación Sudamericana de Paz Universal, nº 2, año 1, 10/1910, p. 35.

con motivo del Congreso Pan Americano, al clausurar las sesiones, encontrábase en Buenos Aires el Vicepresidente de los Estados Unidos del Brasil doctor Joaquín Murtinho. Siendo dicho señor uno de los adherentes del Brasil a la Asociación Sud Americana de Paz Universal y socio honorario de ella, la Presidenta señora de Cosía reunió en su honor un numero de amigos a comer en su casa. Se encontraron con este motivo también el Ministro del Brasil doctor Da Gama y varios senadores argentinos y otras personas. Al oír la señora de Costa los expresados sentimientos de confraternidad entre los representantes de las cámaras argentina y brasileña, así como el homenaje y aplausos tributados al doctor Sáenz Peña por la política de conciliación y paz que había demostrado a su paso por el Brasil y Uruguay, y etc., les propuso el envío en ese momento de un saludo de felicitación al doctor Sáenz Peña, electo presidente, que acababa de llegar de Europa 30.

39El mismo año 1910 Oliveira Cézar y la asociación intervinieron en momentos de tensión por un conflicto limítrofe entre Ecuador y Perú. Oliveira Cézar dirigió telegramas a los presidentes de ambos países llamando a la concordia, la confraternidad y la paz. Recibió respuesta de Eloy Alfaro y de Augusto B. Leguía, lo que puede ser indicio del conocimiento que de la acción de la asociación y su fundadora se tenía en América Latina. La resolución de conflictos entre naciones hermanas americanas, desde su perspectiva, era clave. El mismo año, se propulsó la difusión de la bandera de la asociación que rezaba «Paz a todas las naciones», y contaba «con sol de oro y escarapela con los colores de las banderas de todas las naciones del continente americano» (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 202). El evento público en el que mayor presencia tuvo la agrupación fue en un tedeum realizado en la Catedral de Buenos Aires el 25 de mayo de 1910 en el que la mencionada bandera se lució frente al emblema nacional argentino. Concurrieron a este evento representantes diplomáticos de varias naciones.

40En foros de debate como la IV Conferencia Panamericana y el XVII Congreso Internacional de Americanistas no había espacio para las mujeres con vocación de intervención pública. Sí lo hubo, en cambio, en el Congreso Femenino Internacional organizado y realizado en Buenos Aires. Sin embargo, Oliveira Cézar se mostró dubitativa a la hora de participar en el mismo:

tuvimos también el honor de recibir la visita de la Presidenta de la Asociación de Universitarias Argentinas, invitándonos a concurrir al Congreso feminista. La presidencia no se ha creído facultada para tomar por sí sola una resolución sobre este punto, dado que en nuestra Asociación no consta exclusivamente de señoras, habiendo numerosos socios del otro sexo (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 213).

41El interés por las asociaciones de paz lideradas por mujeres fue una preocupación de este congreso, que entre las temáticas sociales de las mujeres a tratar presentaba «las ligas de paz». Aunque el asunto fue abordado, no se hallan en las actas del encuentro menciones a la asociación ni a su directora. Evidentemente, la actitud indecisa de Oliveira Cézar bloqueó la posibilidad de que la asociación fuera reconocida en este foro (Primer Congreso, 1911: 19, 206 y 207).

42Puede que el balance sobre los eventos de 1910 haya dejado un sabor amargo a la presidenta de la asociación. Se lee, por ejemplo:

  • 31 Por la paz. Revista de la Asociación Sudamericana de Paz Universal, nº 1, año 1, julio, 1910, p. 14

pudiera pensarse que nuestra participación haya sido muy limitada en la celebración del Centenario, pues no hemos hecho congresos, levantado estatuas, ni pronunciados discursos. No fuimos, sin embargo, indiferentes y con espíritu de patriotismo, y casi en silencio, llevamos muy allá un acto elocuentísimo de pacifismo y confraternidad e la iglesia Catedra de esta ciudad. El día glorioso del Centenario, 25 de mayo de 1910, ante el Gobierno Argentino, la Infanta Isabel de España, el Excmo. señor Arzobispo, embajadores, ministros, el foro, la milicia y el clero, desplegamos por primera vez, después de su bendición en la cumbre, la bandera blanca, insignia de nuestra Asociación, y emblema de paz en Sud-América 31.

43Quizás para Oliveira Cézar con estas acciones se cumplían, de alguna manera, lo que denominaba dinámicas de la «diplomacia femenina». Por ejemplo, en el contexto de proyectar la colocación de una réplica del Cristo Redentor en La Haya, señaló:

confiando en la lógica, creí que el gobierno argentino apoyaría y hasta festejaría esa positiva tramitación de la diplomacia femenina (…) creo que a nadie puede ocultarse la trascendencia del obsequio, y así espero, sin comentarios al respecto, encontrar una diplomática cogida cuando llegue el momento (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 64).

  • 32 La Revue Diplomatique, París, 26/09/1909, p. 12.

44Este tipo de acciones de mediación parecían ser amplificadas por la circulación de la presidenta de la agrupación en los circuitos internacionales. Sin embargo, no bastaron para darle la seguridad de participar en el que hoy se conoce como el Primer Congreso Internacional Femenino de la República Argentina. Aunque los medios internacionales la definían como la «distinguida fundadora» de la agrupación y destacaban que: «solamente el admirable corazón de una mujer puede tener esta sublime idea de paz universal, sólo una inteligencia y una energía femeninas pueden llevar a buen término una obra tan grandiosa», frente a una oportunidad de insertarse en un circuito en el que las demandas trasnacionales de las mujeres primaran por sobre los ideales de la paz, Oliveira Cézar, nominada el mismo año de estos sucesos como candidata para recibir el Premio Nobel de la Paz, se mostró dubitativa 32.

Consideraciones finales

45En 1911, luego de visitar Buenos Aires, Henri Lorin señalaba:

la mujer argentina, como si quisiera realizar uno de los pensamientos más fecundos de Rivadavia, pretende hoy desempeñar un papel social en la República: sociedades, y patronatos infantiles, se suman grupos filantrópicos, como el joven Club de Madres de Buenos-Aires, y otras más políticas, como la Asociación Sud-Americana de Paz Universal (Lorin, 1911: 79).

  • 33 Véase, por ejemplo, Mundial Magazine, Vol. 1, nº 3, 07/1911.

46Esta mirada sobre la asociación fue retomada en otros medios de prensa33. La afirmación habilita algunos interrogantes: ¿qué sugiere este cronista cuando se refiere a la asociación como «más política» que otras?, ¿por qué se la distingue de agrupaciones filantrópicas y de beneficencia?, ¿la asociación se veía a sí misma como una agrupación exclusivamente de mujeres? Ensayo aquí, a modo de cierre, respuestas posibles a estos interrogantes.

47En la práctica, la vida de la asociación fue predominantemente femenina. La lideró una mujer y las dos comisiones directivas que se conocen estuvieron conformadas por mujeres. A su vez, las escasas fotografías que se conservaron de las reuniones de la asociación tienen una presencia femenina predominante. En la misma dirección, se lee en un documento oficial de la agrupación:

en el deseo y el deber de poner todos los medios posibles en bien de una solidaridad y paz sudamericana, hemos escrito, invitándolas a unirse con los mimos propósitos y sentimientos, a varias señoras de Chile, Bolivia y Brasil. Nos dirigiremos en el mismo sentido a las demás naciones, en la convicción de que la mujer es el más poderoso defensor de la paz, sobre todo cuando su posición social le da influencia inmediata sobre los hombres de Estado y de empresa (Asociación Sud-Americana de Paz Universal, 1913: 232).

48Así y todo, Oliveira Cézar, según se puede aventurar, acompañó esta acción de reclutar mujeres latinoamericanas para la asociación a la vez que recopilaba auspicios y avales de hombres de la política y la Iglesia, quizás en la convicción de que le garantizarían ciertas oportunidades. Esta doble estrategia estuvo acompañada por una tensión que marcó los ritmos de la agrupación desde el comienzo: Oliveira Cézar primero, y la asociación con ella al frente después, intervinieron en asuntos cuyas dinámicas replicaban tensiones estatales (conflictos limítrofes, escenarios de confraternidad) y no se focalizaron en cuestiones específicamente femeninas o ligadas a colectivos de mujeres. Así, la convicción de que las mujeres podían aportar a la vida diplomática y a las relaciones internacionales matices que los hombres no cumplían, expresada en varias fuentes, al menos en cierto modo, era un presupuesto que asumía que las acciones femeninas eran complementos de las que encaminaban hombres en circuitos oficiales. Este hecho, que puede ser visto como una limitación, a la vez, es lo que identificó a la asociación y la convirtió en «más política», según testimonios contemporáneos.

49No obstante, frente a nuevas organizaciones y movimientos de mujeres surgidas en el siglo XX, la Asociación de Paz Universal podía ser percibida como una forma de sociabilidad tradicional, de elite, y todavía muy apegada a las sociedades católicas femeninas. El hecho de que el mito de origen de esta asociación fuera el emplazamiento de la figura de un Cristo no colaboraba a poner totalmente en jaque esta impresión. Mientras que estas tensiones acompañaron la vida de la institución, Oliveira Cézar supo diseñar para sí misma y para el espacio que presidió una agenda pacifista e intervenir en circuitos internacionales pacifistas. Los mismos, al igual que la agrupación aquí tratada, comenzaron a ser vistos como resabios de la belle époque en el contexto de la Primera Guerra Mundial. Se abría entonces un escenario en el que nuevas formas de pacifismo pacifista afloraron y se manifestaron. Las mujeres pacifistas, antibeligerantes y antimilitaristas se encolumnaron entonces en otro tipo de asociaciones cuyos objetivos confluyeron en ocasiones con las luchas por los derechos civiles y políticos feministas. Así, en el contexto posterior a la Primera Guerra Mundial se presentaron nuevos perfiles de mujeres pacifistas que sintonizaban sus demandas con reivindicaciones asociadas a una agenda netamente femenina (Alonso, 1992; Blasco Lisa y Magallón Portolés, 2020; McKenzie, 2011; Papachristou, 1990; Patterson, 2008; Rupp, 1996). Atrás quedaban las asociaciones como las aquí estudiadas en las que se habla de «damas», «matronas» y «señoras». Así y todo, el capítulo de la historia de las agrupaciones de mujeres latinoamericanas sobre el que proyecta luz la Asociación Sud-Americana de Paz Universal permite pensar en un tipo de sociabilidad que trascendió lo nacional y lo regional, hasta sintonizar su agenda con circuitos internacionales, y el perfil de una mujer, su fundadora, que se diferenció de otros más conocidos para el pasaje del siglo XIX al XX.

Inicio de página

Bibliografía

AALBERTS, Tanja y STOLK, Sofia, “The Peace Palace: Building (of) The International Community”, AJIL Unbound, Vol. 114, 2020, p. 117-122.

ALONSO, Harriet Hyman, Peace as a Women’s Issue: the U.S. Movement for World Peace and Women's Rights since 1820, Nueva York, Syracuse University Press, 1992.

AMERICAN PEACE CONGRESS y ERSKINE ELY, Robert, Proceedings of the National Arbitration And Peace Congress: New York, April 14th to 17th, Nueva York, The Congress?, 1907, p. 185-187, <https://babel.hathitrust.org/cgi/pt?id=uiuo.ark:/13960/t2d85j334&seq=206&q1=andes>. Consultado el 27 de marzo de 2024.

ASOCIACIÓN SUDAMERICANA DE PAZ UNIVERSAL, Estatutos de la Asociación Sud Americana de paz universal, Buenos Aires, Compañía Sudamericana de billetes de banco, 1910.

__________, El Cristo de los Andes, Buenos Aires, Asociación Sudamericana de Paz Universal, 1913.

BABCOCK, Charles, “Legend into Fact: the Christ of the Andes”, Bulletin of The Pan American Union, Vol. 4, 1938, p. 200-202.

BARD, Henry, Relaciones de cultura e intelectuales entre los Estados Unidos y las otras repúblicas de América, Washington, Dotación de Carnegie, 1914.

BATTICUORE, Graciela, La mujer romántica. Lectoras, autoras y escritores en la Argentina: 1830-1870, Buenos Aires, Edhasa, 2005.

BILTEKIN, Nevra, “Unofficial Ambassadors: Swedish Women in the United States and the Making of Non-State Cultural Diplomacy, International Journal of Cultural Policy, Vol. 26, nº 7, 2020, p. 959972.

BLASCO, Sandra y MAGALLÓN PORTOLÉS, Carmen (edit.), Feministas por la paz: la liga internacional de mujeres por la paz y la libertad (WILPF) en América latina y España, Barcelona, Icaria editorial, 2020.

BRUNO, Paula (dir.), Sociabilidades y vida cultural. Buenos Aires, 1860-1930, Bernal, Ediciones Universidad Nacional de Quilmes, 2014.

__________, “Embajadora de la paz: Ángela Oliveira Cézar, ‘diplomacia femenina’, confraternidad americana y pacifismo internacional en el pasaje del siglo XIX al XX”, Revista Páginas, Vol. 14, nº 36, 2022. < https://revistapaginas.unr.edu.ar/index.php/RevPaginas/article/view/673>, consultado el 28 de marzo de 2024.

__________, “Women and Diplomatic Life: An Overview with Methodological Directions and Proposals”, en Carbó Catalan, Elisabet y Roig Sanz, Diana (edit.), Culture as Soft Power, Berlín, Boston, De Gruyter, 2022, p. 43-64, <https://www.degruyter.com/document/doi/10.1515/9783110744552-003/html>, consultado el 28 de marzo de 2024.

BRUNO, Paula, ALVARADO, Marina, CAGIAO, Pilar, MARTÍNEZ, Ascensión y PITA, Alexandra, “Reflexiones sobre la vida diplomática: actores, entramados y dinámicas. Perspectivas y propuestas a la luz de experiencias de investigación”, Revista De Historia De América, nº 160, 2020, p. 381–403.

BRUNO, Paula, PITA, Alexandra y ALVARADO, Marina, Embajadoras culturales. Mujeres latinoamericanas y vida diplomática, 1860-1960, Rosario, Prohistoria Ediciones, 2021.

CHAMBERS, Shara, “Cartas y salones: mujeres que leen y escriben la nación en la Sudamérica del siglo diecinueve”, Araucaria: Revista Iberoamericana de Filosofía, Política, Humanidades y Relaciones Internacionales, vol. 7, nº 13, 2005, p. 77-106.

ECKSTEIN, Anna B., The Annual Meeting of the Peace Bureau at Brussels, October 8 and 9, The Advocate of Peace (1894-1920), Vol. 71, nº 11, 1909, p. 258–260, <https://www.jstor.org/stable/20665846?seq=1>, consultado el 28 de marzo de 2024.

FERNÁNDEZ, Pura (coord.), No hay nación para este sexo. La Re(d)pública transatlántica de las Letras: escritoras españolas y latinoamericanas (1824-1936), Madrid, Iberoamericana Vervuert, 2015.

FRIED, Alfred, Handbuch der friedensbewegung, Berlín, Friedens-Warte, 1913.

LAVRIN, Asunción, Women, Feminism and Social Change in Argentina, Chile and Uruguay, 1980-1940, Lincoln y Londres, University of Nebraska Press, 1995.

LORIN, Henri, “A Buenos Aires une société féminine d'assistance publique”, en Le Musée Social. Memoires y Documents, Paris, Arthur Rousseau Editeur, 1911, p. 79.

MEAD, Karen, “Gender, Welfare and the Catholic Church in Argentina: Conferencias de Señoras de San Vicente de Paul”, The Americas, Vol. 58, nº 1, 2001, p. 91-119.

MISERES, Vanesa, Mujeres en tránsito. Viaje, identidad y escritura en Sudamérica (1830-1910), Chapel Hill, University of North Carolina, Department of Romance Studies, 2017.

MORI, Jennifer, “How Women Make Diplomacy: The British Embassy in Paris, 1815-1841, Journal of Women's History, Vol. 27, nº4, 2015, p. 137159.

MORITZEN, Julius, The Peace Movement of America, Londres, G.P. Putnam’s sons, 1912.

NORDERVAL, Ingunn, Women and the Nobel Peace Prize, Lake Oswego, Dignity Press, 2021.

PATTERSON, David, “Andrew Carnegie’s Quest for World Peace”, Proceedings of the American Philosophical Society, Vol. 114, nº 5, 1970, p. 371-383.

__________, The Search for Negotiated Peace: Women’s Activism and Citizen Diplomacy in World War I, Londres, Routledge, 2008.

PEERS DE PERKINS, Carmen, Crónicas del joven siglo. Cartas de Roca y Wilde, Buenos Aires, Plus Ultra, 1976.

PLUMMER, Brenda Gayle, “The Changing Face of Diplomatic History: A Literature Review”, The History Teacher, Vol. 38, nº 3, 2005, p. 385–400.

PRIMER CONGRESO FEMENINO INTERNACIONAL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA, Buenos Aires, A. Ceppi, 1911, < https://archive.org/details/primercongresofe00buen/page/18/mode/2up?q=paz+universal>, consuktado 28 de marzo de 2024.

RUPP, Leila, “Constructing Internationalism: The Case of Transnational Women's Organizations, 1888-1945”, The American Historical Review, Vol. 99, nº 5, 1994, p. 1571-1600.

SCHWEIZER, Karl y SCHUMANN, Matt, “The Revitalization of Diplomatic History: Renewed Reflections”, Diplomacy and Statecraft, nº 19, 2008, p. 149-186.

SLUGA, Glenda y JAMES, Carolyn (edit.), Women, Diplomacy and International Politics since 1500, Londres, Routledge, 2016.

STEPHANSON, Anders, “Commentary: Diplomatic History in the Expanded Field”, Diplomatic History, Vol. 22, nº 4, 1998, p. 595-603.

VICENS, María, Escritoras de entresiglos: un mapa trasatlántico. Autoría y redes literarias en la prensa argentina (1870-1910), Bernal, Ediciones Universidad Nacional de Quilmes, 2020.

WOOD, Molly, “Diplomatic Wives: The Politics of Domesticity and the ‘Social Game’ in the U.S. Foreign Service, 19051941”, Journal of Women's History, Vol. 17, nº 2, 2005, p. 142165.

ZÚÑIGA MEDINA, M., “¿La paz o la guerra?”, El Foro, publicación de Costa Rica, nº 4, agosto, 1909, p. 128-130.

Inicio de página

Notas

1 Esta investigación se inscribe en el Proyecto “La vida diplomática argentina. Actores, espacios, momentos y debates, 1853-1910”, PIP 11220210100911CO, CONICET, Argentina.

2 Véanse, entre otros, Batticuore, 2005; Chambers, 2005 y Miseres, 2017.

3 Por ejemplo, Fernández, 2015 y Vicens, 2020.

4 Entre los textos pioneros en esta dirección se encuentran Lavrin, 1995 y Mead, 2001.

5 Carta de Julio A. Roca a Ángela Oliveira Cézar, sin datos de ciudad y fecha, reproducida en Peers (1976: 60).

6 Carta de Julio A. Roca a Ángela Oliveira Cézar, sin datos de ciudad, 23/10/1903, reproducida en Peers (1976: 61).

7 The Evening Star, Washington, 11/05/1908; The Washington Herald, Washington, 12/05/1908 y 27/03/1910.

8 La presencia de Ángela Oliveira Cézar en el evento fue constatada por medio del acceso a una fotografía solicitada a la institución involucrada. Los datos de esta son los siguientes: Inauguration of the statue Christ of the Andes donated by Argentina, Peace Palace 1913. Photo: unknown, Collection Carnegie Foundation, Peace Palace, Carnegie Stichting-Vredespaleis, Art Collection and Archives. Agradezco al personal del mencionado repositorio.

9 Razón y Fe, Madrid, año XIII, tomo XXXVII, septiembre-diciembre, 1913, p. 272.

10 El Bien, Montevideo, 28/09/1913.

11 The Woman’s Journal, Boston, 30/05/1908.

12 La Ilustración Sud-Americana, Buenos Aires, 30/12/1908.

13 Boletín de la Biblioteca Municipal de Guayaquil, nº 3, año 1, 05/1910, p. 47.

14 Por la paz. Revista de la Asociación Sudamericana de Paz Universal, nº 1, año 1, 07/1910, p. 19.

15 Puede verse, por ejemplo: Archivo Rubén Darío, Universidad Complutense, Documentos personales. Ubicación de originales: Carpeta 8 Signatura: 654. Disponible desde internet en: https://www.cervantesvirtual.com/obra/nota-manuscrita-con-membrete-presidenta-de-la-asociacion-sud-americana-de-paz-universal/. 27 de marzo de 2024.

16 Boletín Oficial de la República Argentina, 29/12/1909, p. 1.

17 Por ejemplo, el artículo firmado como Oleveira (sic) Cézar de Costa, Ángela, «The Christ of the Andes», publicado en The Independent, Vol. LIX, nº 2966, Nueva York, 05/10/1905, p. 804-808.

18 The Woman’s Journal, Boston, 04/03/1905.

19 «Carolina Holman Huidobro speaks on the Christ of the Andes at Geneva Political Equality Club program», 27/02/1905. Recuperado de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. Disponible desde internet en: <www.loc.gov/item/rbcmiller002749/>. 27 de marzo de 2024. Y también: American Peace Congress y Robert Erskine Ely (1907: 185-187).

20 Se trata de la obra El arbitraje internacional en pro de la paz universal. Serie de artículos é instrumentos compilados y traducidos por Carolina Holman Huidrobro, editado en Boston en el año 1905. Disponible desde internet en: <https://babel.hathitrust.org/cgi/pt?id=uiug.30112059096682&seq=4>. 27 de marzo de 2024.

21 La traducción de esta y otras citas textuales en otros idiomas me pertenecen.

22 Se trata del libro Christ of the Andes, editado en Washington, D.C. en 1967 por la Pan American Union.

23 Carta de Ángela Oliveira Cézar a Charles Albert Gobat. Letters from Fr. Passy, E. Moneta, J. Novicov, «Asociación Sud Americana de Paz Universal», Tenger, octubre 1909- diciembre 1910, Archives des Nations Unies à Genève , Banque Cantonale de Berne, enero 1911. Agradezco la digitalización de este documento al personal de Archives des Nations Unies à Genève.

24 A modo de ejemplo, pueden consultarse Wood, 2005 y Mori, 2015.

25 Oliveira Cézar estaba casada con Pascual Costa, miembro de la elite social y económica argentina, lo que la acercaba a un entramado de relaciones de familias argentinas en el que los apellidos Roca, Wilde, Terry, Costa, Funes, Paz y otros, se entrelazaban y estaban sostenidos por amistades cercanas, casamientos y parentescos.

26 El Tiempo, Quito, 12/01/1909.

27 La Lectura. Revista de Ciencias y de Artes, Madrid, nº 113, 10/1910, p. 87.

28 La Revue Diplomatique, París, 26/09/1909.

29 Por la paz. Revista de la Asociación Sudamericana de Paz Universal, nº 1, año 1, 07/1910. Agradezco al personal de Det Norske Nobelinstitutt el envío de la digitalización de dos números de esta revista, inhallable en otros repositorios.

30 Por la paz. Revista de la Asociación Sudamericana de Paz Universal, nº 2, año 1, 10/1910, p. 35.

31 Por la paz. Revista de la Asociación Sudamericana de Paz Universal, nº 1, año 1, julio, 1910, p. 14.

32 La Revue Diplomatique, París, 26/09/1909, p. 12.

33 Véase, por ejemplo, Mundial Magazine, Vol. 1, nº 3, 07/1911.

Inicio de página

Índice de ilustraciones

Leyenda Comisión directiva de la Asociación Sudamericana de Paz Universal, 15 de diciembre de 1908. Fotografía extraída del libro El Cristo de los Andes, Buenos Aires, Asociación Sudamericana de Paz Universal, 1913, p. 209.
URL http://journals.openedition.org/alhim/docannexe/image/12835/img-1.jpg
Ficheros image/jpeg, 99k
Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Paula Bruno, «La Asociación Sud-Americana de Paz Universal y Ángela Oliveira Cézar: pacifismo, activismo trasnacional y «diplomacia femenina»»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 47 | 2024, Publicado el 05 junio 2024, consultado el 24 julio 2024. URL: http://journals.openedition.org/alhim/12835; DOI: https://doi.org/10.4000/11sks

Inicio de página

Autor

Paula Bruno

Grupo Interuniversitario de Estudios sobre Diplomacias y Culturas (GIEDyC)Paula Bruno es Doctora en Historia por la Universidad de Buenos Aires. Sus líneas de especialidad son: historia intelectual y de los intelectuales, historia de las mujeres, historia cultural de la vida diplomática y estudios biográficos. Es autora de Paul Groussac. Un estratega intelectual (2004), Pioneros culturales de la Argentina. Biografías de una época, 1860-1910 (2011), Martín García Mérou. Vida intelectual y diplomática en las Américas (2018), Embajadoras culturales. Mujeres latinoamericanas y vida diplomática, 1860-1960 (2021, con Alexandra Pita y Marina Alvarado) y editora de Visitas culturales en la Argentina, 1898-1936 (2014), Sociabilidades y vida cultural. Buenos Aires, 1860-1930 (2014), Mapamundis culturales. América Latina y las Exposiciones Internacionales, 1837-1939 (2023, con Sven Schuster), entre otras contribuciones.Esta investigación se inscribe en el Proyecto “La vida diplomática argentina. Actores, espacios, momentos y debates, 1853-1910”, PIP 11220210100911CO, CONICET, Argentina.

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC-ND 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search