Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros47Mujeres, diplomacia y pacifismo e...Pacifismo y vínculos transnaciona...

Mujeres, diplomacia y pacifismo en el contexto latinoamericano

Pacifismo y vínculos transnacionales entre feministas en el continente americano en los años 1930: encontrar una solución a la guerra del Chaco

Maria Elvira Alvarez Gimenez

Resúmenes

Los años 1930 fueron un período de intensificación de los vínculos entre feministas en el continente americano, particularmente en América del Sur, incitado por la guerra del Chaco entre Paraguay y Bolivia (1932-1935). Las feministas del continente buscaban luchar de manera transnacional por la obtención de los derechos civiles y políticos de las mujeres, pero también por el mantenimiento de la paz en el continente. El movimiento feminista panamericano se adjudicó así fines pacifistas que llevaron a las mujeres a movilizarse a través de una suerte de “diplomacia informal” apenas terminado el conflicto, en torno al tema de la devolución de los prisioneros de guerra. Gracias a los vínculos creados entre feministas del continente en estos años, se llevó a cabo una movilización transcontinental de mujeres de gran amplitud que colocó a las mujeres y feministas en el primer plano en la esfera pública de sus respectivos países.

Inicio de página

Texto completo

1Los trabajos sobre los movimientos feministas de la primera mitad del siglo XX en América Latina desde una perspectiva transnacional son escasos y relativamente recientes (Miller, 1986, 1192, 1998). Se ha tendido a estudiarlos desde una perspectiva nacional, lo que ha impedido ver hasta qué punto estos movimientos se forjaron a través de vínculos internacionales y transnacionales múltiples y de gran solidez. Las feministas no operaban de manera aislada en sus países, sino que establecieron redes importantes que alcanzaron su apogeo en la década de 1930, para luchar por sus derechos civiles y políticos, así como por el pacifismo.

2La Guerra del Chaco, entre Bolivia y Paraguay de 1932 a 1935, fue en efecto un evento catalizador para la creación de vínculos entre feministas de América Latina, especialmente en América del Sur, que abogaban por el pacifismo y la resolución de los problemas generados por la guerra. Durante este período, se establecieron asociaciones feministas transnacionales con sedes en varios países, que intercambiaban información, estrategias de activismo y lanzaban campañas internacionales por los derechos de las mujeres y la paz en el continente. Estos lazos fueron fundamentales para movilizar la opinión pública a nivel nacional e internacional en favor del cese de hostilidades y la repatriación de prisioneros de guerra una vez terminado el conflicto.

  • 1 Los resultados de esta investigación provienen de la tesis de doctorado de la autora sobre el rol q (...)

3En este trabajo analizaremos cómo se forjaron estas redes entre feministas, qué agrupaciones, personalidades y publicaciones lideraron la creación de estos vínculos, así como la importancia que tuvo la movilización transnacional de las mujeres y feministas para congregar a la opinión pública de los países de América del Sur a favor de la repatriación de los prisioneros de guerra. Demostraremos así que las mujeres y feministas sudamericanas, gracias a los lazos establecidos entre feministas crearon y participaron de una suerte de “diplomacia informal” que les permitió desempeñar un papel relevante en las esferas públicas de sus respectivos países1.

¿Cómo se conocieron y crearon vínculos las feministas del continente americano?

4Los vínculos entre feministas en las Américas se remontan al inicio del siglo XX, cuando se llevaron a cabo congresos científicos en Sudamérica (Miller, 1986). Aunque la mayoría de los participantes eran hombres, algunas mujeres, a menudo líderes feministas y las primeras en obtener títulos universitarios en sus países, también asistían. Estos congresos se realizaron en diversas ciudades sudamericanas entre 1898 y 1916, proporcionando un espacio de encuentro para estas mujeres. En mayo de 1910, en Buenos Aires, se celebró el Primer Congreso Internacional Femenino, con casi 2.000 mujeres de Perú, Chile, Uruguay, Paraguay y Argentina (Miller, 1992). Unos años después, las mujeres fueron excluidas del Congreso Científico de Washington de 1915-1916, porque en el contexto de la Primera Guerra Mundial y la Revolución Mexicana, Estados Unidos lo había convertido en una reunión diplomática entre países americanos. En respuesta a esta exclusión, las mujeres decidieron organizarse y llevaron a cabo la Primera Conferencia Panamericana de Mujeres Auxiliares, dando origen a una organización panamericana de mujeres llamada Comité Internacional de Mujeres Panamericanas, con sede en Washington (Miller, 1986).

  • 2 Cabe citar por ejemplo el Congreso Nacional feminista que tuvo lugar en Panamá en 1926 organizado p (...)

5En 1922, el Comité Internacional de Mujeres Panamericanas y la Liga Nacional de Mujeres Votantes de Estados Unidos organizaron la Conferencia Panamericana de Mujeres en Baltimore, que atrajo a más de 2.000 participantes, convirtiéndose en la reunión más grande de mujeres en América hasta ese momento (Miller, 1986). Los Congresos Científicos a principios del siglo XX sirvieron como los primeros espacios de encuentro para mujeres intelectuales y líderes feministas del continente, quienes luego se organizaron en asociaciones panamericanas con el objetivo de luchar por sus derechos desde una perspectiva panamericanista. Estas primeras organizaciones establecieron las bases para densas y sólidas redes de cooperación y movilización mutua en el continente americano (Miller, 1986). En los años siguientes, las mujeres continuaron estrechando sus lazos2.

  • 3 La Unión Panamericana es la antecesora de la Organización de Estados Americanos (OEA).

6En la Sexta Conferencia de la Unión Panamericana3 en La Habana en 1928, varias organizaciones feministas y de mujeres se reunieron y lograron ser escuchadas en una sesión plenaria, donde presentaron un Tratado de Igualdad de Derechos para consideración de los gobiernos del continente. Presionaron para la creación de un organismo oficial que investigara la situación jurídica de las mujeres en los 21 países miembros. Como resultado, en 1928 se creó la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM), el primer órgano intergubernamental del mundo dedicado a investigar la situación de las mujeres en el continente y promover la igualdad de derechos. En la Séptima Conferencia Panamericana en Montevideo, Uruguay, en diciembre de 1933, las delegadas de la CIM presentaron sus investigaciones sobre la condición jurídica de las mujeres en los 21 países miembros. Era la primera vez que se realizaba en el mundo un estudio exclusivamente hecho por mujeres sobre leyes que afectaban sus derechos civiles y políticos. Como resultado, se recomendó un Tratado de Igualdad de Derechos y una Convención sobre Nacionalidad, y se aprobó una recomendación para que los países lucharan por la igualdad entre hombres y mujeres. Este Congreso votó para que la CIM continuara sus actividades, marcando los primeros triunfos internacionales de las feministas en las Américas.

Movilizarse durante la guerra del Chaco: movimiento feminista y pacifismo en América del Sur

7Un año antes de esta conferencia, había estallado la guerra del Chaco entre Bolivia y Paraguay, un conflicto que dejó una marca profunda en sus contemporáneos. La prensa de la época reflejaba constantemente la angustia de hombres y mujeres del continente, especialmente de América del Sur, por este conflicto. El movimiento feminista transnacional y panamericano de años anteriores empezó a enfocarse en la lucha por la paz en el continente, causa casi tan importante para las feministas como la lucha por los derechos civiles y políticos de las mujeres. A inicios de la década de 1930, surgieron nuevas organizaciones feministas panamericanas que reflejaban estas preocupaciones y fueron especialmente activas durante los años de guerra.

8Una de ellas fue la Legión Femenina de Educación Popular (LFEP), fundada en diciembre de 1932 en Guayaquil por la escritora ecuatoriana Rosa Borja de Icaza. Los objetivos de la LFEP incluían el desarrollo de la educación de las mujeres, la obtención de sus derechos civiles y políticos, la expansión de la institución en diferentes países del continente y el establecimiento de vínculos con feministas de América y de todo el mundo. La organización se expandió rápidamente a otras ciudades de Ecuador y estableció filiales en Colombia, Chile, Panamá, Venezuela y, justo después de la guerra del Chaco en 1935, en Bolivia, como veremos más adelante. La revista de la Legión, Nuevos Horizontes, se publicó de 1933 a 1937 en Guayaquil y circuló en la mayoría de los países del continente, con artículos sobre feminismo escritos por líderes feministas de diferentes países latinoamericanos. Desde los primeros números, muchos artículos se centraron en la lucha de las mujeres por la paz y la necesidad de que las feministas de todo el continente se unieran y organizaran para detener la masacre de la guerra. De hecho, Rosa Borja de Icaza tenía previsto organizar un Congreso Latinoamericano de Mujeres para debatir sobre los derechos de las mujeres y la lucha por la paz.

  • 4 Nosotras, año 1, Valparaíso, 7 de noviembre de 1931, nº8, Biblioteca Nacional de Chile, Santiago, C (...)

9La Legión Femenina no fue la única organización con este tipo de proyectos. Rosa Borja de Icaza mantenía estrechas relaciones con Delia Ducoing de Arrate (cuyo seudónimo era Isabel Morel), una escritora, profesora y feminista chilena que presidía la Unión Femenina de Chile (UFCH), fundada en 1927 por Aurora Argomedo y presente en 17 provincias de Chile4. Esta organización publicaba la revista Nosotras, que apareció por primera vez en Valparaíso en agosto de 1931 y tuvo una vida bastante larga, con 65 números. Inicialmente, Nosotras se centraba en la actualidad nacional y las actividades del movimiento feminista chileno, con poca atención a las noticias internacionales ya que la Unión Femenina de Chile no tenía originalmente una vocación internacionalista como la Legión Femenina. Sin embargo, a partir de 1932, la revista adoptó un carácter mucho más internacionalista, especialmente después de que Delia Ducoing de Arrate entrara en contacto con Rosa Borja de Icaza en 1933. Los artículos sobre la paz, la guerra del Chaco y el papel que debían desempeñar las mujeres en el mantenimiento de la paz en el continente se volvieron cada vez más frecuentes.

  • 5 Nosotras, año 3, 27 de agosto de 1933, nº48 y 49, Bib. Nac. Chile.

10En agosto de 1933, Delia Ducoing de Arrate decidió fundar una organización panamericana de mujeres llamada "AMÉRICA", cuyo principal objetivo era luchar contra la guerra. El nombre de esta organización significaba "Alianza Mujeres Emprendiendo Reacción Inmediata contra Armamentismo"5. La Legión Femenina, fundada por Rosa Borja de Icaza, se unió rápidamente a esta iniciativa, agregando la palabra "América" a su nombre y convirtiéndose en la Legión Femenina de Educación Popular América (LFEPA).

  • 6 Idem.
  • 7 Nosotras, año 3, Santiago, 15 de diciembre de 1933, nº54, Bib. Nac. Chile.

11Otras organizaciones feministas y de mujeres latinoamericanas respondieron al llamado para unirse a "AMÉRICA", incluyendo la Alianza Nacional Feminista de Cuba, la Unión Femenina de Ciencias, Letras y Arte de Lima y la Unión Femenina de Damas Cuzqueñas6. Sin embargo, la creación de esta organización al parecer generó conflictos con la Unión Femenina de Chile. En diciembre de 1933, la revista Nosotras se separó de esta organización para convertirse en la revista de la nueva Legión Femenina de Chile, con sus oficinas trasladadas a Santiago7. La directora de la organización y la revista siguió siendo Delia Ducoing de Arrate. Desde entonces, la mayoría de los números estuvieron dedicados a presentar las últimas novedades del feminismo latinoamericano e internacional y la lucha contra la guerra. Tanto en Nuevos Horizontes como en Nosotras, hubo innumerables artículos sobre el papel de las "mujeres americanas" en la lucha antibélica y los horrores de la guerra en el Chaco.

  • 8 Nuevos Horizontes, año 2, julio-agosto de 1934, Nº9, Biblioteca Municipal, Guayaquil, Ecuador.

12Además, a finales de 1934, Olga C. de Veloso, miembro de la Legión Femenina de Chile, envió un "Mensaje a las Madres de Bolivia y Paraguay y a todas las mujeres de América", publicado en el número de noviembre-diciembre de 1934 de la revista Nuevos Horizontes. Era un llamado a todas las mujeres de América para unirse en la lucha contra la guerra. Varias organizaciones respondieron a este llamado, incluyendo la Legión Femenina Colombiana, la Sociedad de la Madre y el Hogar de Lima, la Unión de Mujeres Americanas, y otras organizaciones pacifistas como la Confederación Femenina de la Paz Americana de Buenos Aires y la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad de Estados Unidos; organizaciones con las cuales la Legión Femenina ecuatoriana mantenía estrechos vínculos8.

  • 9 Mujeres de América, año 1, enero-febrero de 1933, nº1, y marzo-abril de 1933, nº2, Biblioteca Nacio (...)

13Por otra parte, durante la guerra del Chaco, surgió otra revista feminista importante: Mujeres de América, que se convirtió en una tribuna de apoyo a Bolivia durante el conflicto. Publicada en 17 números en Buenos Aires entre 1933 y 1935, fue editada por la periodista, escritora y feminista chilena afincada en Buenos Aires, Nelly Merino Carvalho. Ella era amiga de Delia Ducoing de Arrate, Rosa Borja de Icaza y mantenía fuertes lazos de amistad con feministas bolivianas y figuras del medio intelectual boliviano, ya que había vivido varios años en Bolivia antes de trasladarse a Buenos Aires. Además, era miembro de la Liga Internacional de Mujeres Ibéricas e Hispanoamericanas, y su revista proporcionaba abundante información sobre esta organización. El contenido de Mujeres de América no difería mucho de revistas como Nuevos Horizontes o Nosotras, con numerosos artículos sobre feminismo y actualidad feminista internacional, así como sobre la lucha de las mujeres por mantener la paz en el continente. Nelly también mantenía estrechos vínculos con las principales organizaciones de mujeres en Argentina9. Al igual que Rosa Borja de Icaza, Nelly Merino también tenía como objetivo organizar un Congreso Panamericano sobre los derechos de las mujeres y el mantenimiento de la paz.

  • 10 Mujeres de América, año 1, julio-agosto de 1933, Nº4, Bib. Nac. Argentina.
  • 11 Mujeres de América, año 1, Buenos Aires, noviembre-diciembre de 1934, Nº12, Bib. Nac. Argentina.
  • 12 El Diario, La Paz, “Las actividades de Nelly Merino Carvalho en B.A.”, 10 de septiembre de 1935, He (...)
  • 13 El Diario, La Paz, “Palabras de homenaje a Nelly M. Carvalho propaladas por CP4, R.I.”, 28 de enero (...)
  • 14 El Diario, La Paz, “Toma cuerpo la iniciativa de trasladar a La Paz los restos de Nelly Merino Carv (...)
  • 15 La Razón, La Paz, “Condecoración post-mortem a Nelly Merino Carvalho”, 2 de mayo de 1938, Hemer. UM (...)

14Los vínculos entre las feministas bolivianas y Nelly Merino de Carvalho eran tan sólidos que la prensa boliviana publicaba numerosos artículos sobre sus actividades en Buenos Aires y su revista Mujeres de América. Nelly Merino también publicaba mucha información sobre Bolivia. Dos números completos de la revista se dedicaron a este país: uno a la literatura boliviana10 y otro a la Guerra del Chaco11. Colaboraron con la revista los escritores e intelectuales más conocidos de Bolivia, así como las líderes feministas bolivianas más destacadas. Las actividades feministas en Bolivia y el papel de las mujeres en la guerra del Chaco fueron temas omnipresentes en la revista. Nelly Merino también destacaba las actividades realizadas por mujeres bolivianas en Argentina para recaudar fondos para la Cruz Roja Boliviana, así como las solicitudes de donaciones de libros para los soldados bolivianos en el Chaco, entre otras actividades. Por otro lado, la prensa boliviana elogiaba a Nelly Merino y su revista, presentándola como un modelo a seguir y una gran amiga de Bolivia12. De hecho, cuando ella falleció a finales de enero de 1936, la prensa boliviana le rindió un gran homenaje, dedicándole páginas enteras y destacando su importante papel en la creación de vínculos entre las mujeres del continente americano y en la lucha por la paz13. El deseo de rendirle homenaje llegó tan lejos que un grupo de intelectuales bolivianos pidió que sus restos fueran trasladados a Bolivia para su entierro. Varios artículos de prensa apoyaron esta petición, mencionando la importancia de Nelly Merino para Bolivia14. El reconocimiento máximo llegó unos años más tarde, con la concesión póstuma a Nelly de la Orden del "Cóndor de los Andes", la más alta distinción concedida por el gobierno boliviano a ciudadanos o instituciones, nacionales o extranjeros, como muestra de gratitud por sus méritos y servicios al país o a la humanidad. La ceremonia tuvo lugar en abril de 1938 en Buenos Aires, donde Nelly recibió el grado de "Caballero"15.

15En esos años, surgió otra organización feminista inspirada en la Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) con objetivos similares a las organizaciones y revistas ya mencionadas: la Unión de Mujeres Americanas (UMA), fundada en Nueva York a finales de 1934 por Margarita Robles de Mendoza, líder feminista y delegada mexicana en la CIM.

  • 16 Carta de Margarita Robles de Mendoza a Doris Stevens, 28 de febrero de 1935, “Unión de Mujeres Amer (...)

16La UMA imitaba el funcionamiento de la CIM y estableció Consejos Nacionales en varios países, incluyendo México, Cuba, Perú, Ecuador, Puerto Rico y Bolivia. La UMA boliviana fue fundada en 1935 por Zoila Viganó Castañón, justo después de la guerra del Chaco, convirtiéndose en una de las organizaciones feministas más importantes de la posguerra en Bolivia junto con la Legión Femenina (Alvarez Gimenez, 2018). La UMA también contaba con numerosas asociaciones afiliadas en muchos países de América Latina16. El objetivo principal de Margarita Robles era publicar una revista continental llamada Mujeres, en la que colaborarían feministas de todo el continente y del mundo. Se publicaría en 20 países americanos en español e inglés, con el propósito de unir a las mujeres de América del Norte y del Sur. Sin embargo, la revista nunca vio la luz, probablemente debido a limitaciones financieras.

17Al igual que otras organizaciones del continente, la UMA también abogaba por la paz. Desde el principio, se unió al grupo “AMÉRICA” creado por Delia Ducoing de Arrate y al “Mensaje a las madres de Bolivia y Paraguay y a todas las mujeres de América”, enviado por Olga C. de Veloso de la Legión Femenina de Chile. La UMA tenía también previsto celebrar un Congreso Panamericano de Mujeres para reunir a todas las asociaciones de mujeres de las Américas.

18Así, como podemos ver, en el contexto de la guerra de principios de los años 30, se desarrollaron vínculos y redes sólidas entre las feministas del continente que se centraron no sólo en luchar por la obtención de derechos civiles y políticos para las mujeres, sino también en el cese de hostilidades entre Bolivia y Paraguay y el mantenimiento de la paz en el continente.

El papel de las feministas en la reivindicación de la repatriación de los prisioneros de guerra

19El problema de los prisioneros de guerra fue uno de los primeros y más apremiantes de la posguerra en Bolivia, además de la atención a los huérfanos de guerra. Al término del conflicto en junio de 1935, Paraguay se negó a devolver a los soldados prisioneros de guerra, lo que generó una profunda indignación en la sociedad boliviana. Esto desencadenó una gran movilización de mujeres, que realizaron diversas acciones para exigir la devolución de los prisioneros, apoyadas por una gran movilización de mujeres de todo el continente, en la que los vínculos entre feministas jugaron un papel fundamental. Es precisamente a través de este tema del retorno de los prisioneros de guerra que se puede constatar la amplitud y la importancia de las relaciones forjadas entre las feministas del continente durante la guerra.

20La noticia de la negativa de Paraguay a devolver a los prisioneros de guerra rápidamente empañó la alegría por el fin del conflicto bélico. Paraguay argumentó que no estaba obligado a devolver a los prisioneros hasta que se firmara un tratado de paz definitivo, y que hacerlo significaría devolver a Bolivia un gran número de veteranos con los que podría reanudar la guerra en cualquier momento. Además, mantener a los prisioneros le otorgaba un as en la manga a la hora de las negociaciones territoriales (Querejazu Calvo, 2008).

  • 17 El Diario, La Paz, “Madres de soldados piden la prórroga del doctor Tejada S.”, 23 de julio de 1935 (...)

21La noticia de la detención de los prisioneros llegó en julio y las mujeres se organizaron rápidamente para protestar contra esta injusticia. El 23 de julio de 1935, en La Paz, miles de madres de soldados marcharon hasta el Palacio Presidencial exigiendo que se iniciaran los trámites para la repatriación de los prisioneros de guerra. Luego se dirigieron a la embajada uruguaya para pedir su intervención en el proceso17.

  • 18 El Diario, La Paz, “Una comisión de la Cruz Roja y de la Asoc. Pro Prisioneros viajará hoy a Buenos (...)

22A principios de agosto, una comisión de la Cruz Roja y de la Asociación Pro Prisioneros, liderada por Ana Rosa Tornero y Alicia Contreras Ruiz, dos prominentes feministas bolivianas, viajó a Buenos Aires para pedir a los países mediadores en las negociaciones de paz que les permitieran visitar los campos de prisioneros bolivianos. Su objetivo era llevarles suministros médicos, ropa, dinero y gestionar la repatriación prioritaria de los enfermos18. Este permiso les fue concedido gracias a sus contactos, incluyendo a Ana M. de Elío, esposa del ministro boliviano de Asuntos Exteriores, quien tenía relaciones con la esposa del ministro paraguayo.

  • 19 El Diario, La Paz, “Las damas bolivianas que visitaron Asunción”, 8 de octubre de 1935, Hemer. UMSA (...)
  • 20 La Razón, La Paz, “Visitaron 15 campamentos de concentración llevando palabras de esperanza a los p (...)
  • 21 El Diario, La Paz, “Guardaron silencio sobre los prisioneros las damas que fueron a visitarlos”, 11 (...)

23Antes de dirigirse a los campamentos, visitaron las redacciones de los principales periódicos en Buenos Aires, conversaron con periodistas y establecieron vínculos con organizaciones de mujeres locales que se unieron a su causa19. Luego viajaron a Paraguay, donde visitaron 15 campamentos, llevando suministros médicos, alimentos, dinero, ropa, cigarrillos y brindando apoyo moral a los prisioneros20. Regresaron a Buenos Aires antes de volver a Bolivia, donde fueron entrevistadas por varios periódicos sobre sus experiencias en los campamentos 21.

  • 22 El Diario, La Paz, “Ana R. Tornero dictará una conferencia” 12 de enero de 1936; y “La disertación (...)

24La difusión de estas visitas22 permitió que una parte de la sociedad boliviana conociera las condiciones de los prisioneros de guerra y se acercara simbólicamente a ellos, ya que estas mujeres representaban a las madres, hermanas e hijas de esos hombres. Al mismo tiempo, desempeñaron un papel diplomático informal al realizar gestiones para visitar a los prisioneros y obtener el apoyo de numerosas sociedades de mujeres de Buenos Aires, donde se llevaban a cabo las negociaciones de paz entre Bolivia y Paraguay y se discutía de la cuestión de los prisioneros. Estos contactos resultaron fundamentales para movilizar a las mujeres del continente en favor de la repatriación de los prisioneros.

  • 23 Por ejemplo, el periódico de Cochabamba “El Imparcial” denunciaba que una entidad femenina de La Pa (...)

25Aunque la implicación de las mujeres en los asuntos diplomáticos no fue bien recibida por algunos sectores de la opinión pública23, la preocupación expresada por estos sectores era la prueba de su realización y efectividad. En efecto, en lo que respecta a la demanda de devolución de los prisioneros de guerra, fueron las mujeres las más movilizadas, activas y visibles en la esfera pública, tanto a nivel nacional como continental.

26Las mujeres del continente americano, especialmente las del Cono Sur, se movilizaron activamente por la repatriación de los prisioneros de guerra gracias a los vínculos establecidos entre feministas durante la guerra y a la acción de figuras como Ana Rosa Tornero y Alicia Contreras Ruiz en Buenos Aires.

  • 24 El Diario, La Paz, “Manifiesto de las Mujeres de América”, 8 de septiembre de 1935, Hemer. UMSA Bol (...)
  • 25 El Diario, La Paz, “La “Unión de Mujeres Americanas” envía un mensaje interesantísimo al continente (...)
  • 26 Idem.

27En septiembre de 1935, Zoila Viganó Castañón fundó la filial boliviana de la UMA. Solo dos días después de su fundación, la UMA boliviana solicitaba el apoyo de sus compañeras del continente para protestar contra la detención de prisioneros de guerra24. Poco después, Zoila Viganó Castañón viajaba a Buenos Aires, Montevideo y otras capitales del Cono Sur como secretaria de Gobierno de la UMA de Bolivia, para establecer vínculos e iniciar una campaña por la repatriación de los prisioneros. También anunció que probablemente representaría a Bolivia en la Conferencia de Paz de Buenos Aires junto a María Luisa Sánchez Bustamante25, fundadora y presidenta del Ateneo Femenino, una de las primeras organizaciones feministas del país. La UMA publicó otro mensaje en la prensa dirigido a las mujeres del continente americano, donde declaraba su unión al movimiento pacifista feminista y pedía una vez más su apoyo en el tema de los prisioneros, además de anunciar los objetivos de la organización: la paz y la lucha por los derechos de las mujeres26. Con este mensaje, la UMA de Bolivia se unía oficialmente al movimiento feminista pacifista transnacional que ya existía durante la guerra. El carácter panamericano de la institución debía permitir a las mujeres bolivianas hacer oír su voz en el continente a favor de la liberación de los prisioneros de guerra.

  • 27 Idem.
  • 28 El Diario, La Paz, “Las Asociaciones Femeninas y los Prisioneros. Prestigiosas entidades de América (...)
  • 29 El Diario, La Paz, “Cincuenta mil mujeres argentinas dirigen una petición en favor de los prisioner (...)
  • 30 El Diario, La Paz, “La Sociedad Pro Paz de B. Aires se dirigió a S.S. Pío XI, por los prisioneros”, (...)

28Cuando Zoila Viganó asistió a la Conferencia de Paz de Buenos Aires, estableció vínculos con organizaciones de mujeres argentinas que ya habían adoptado la causa, en parte gracias al trabajo previo realizado por Ana Rosa Tornero y Alicia Contreras27. Desde principios de septiembre, varias organizaciones de mujeres de Buenos Aires se dirigieron a la Conferencia de Paz para exigir la rápida liberación de los prisioneros de guerra. El Club Argentino de Mujeres, el Ateneo Femenino de Buenos Aires, la Asociación Cultural Clorinda Matto de Turner y varias otras enviaron mensajes en este sentido al presidente de la Conferencia, Carlos Saavedra Lamas28. Estos mensajes fueron publicados íntegramente en los periódicos bolivianos, que seguían todas las acciones emprendidas por las mujeres del continente en apoyo a los prisioneros de guerra. Una organización femenina en Buenos Aires dedicada a la paz en el Chaco, la Liga Femenina Pro Paz del Chaco, formada por más de 50.000 mujeres, también envió una petición a Saavedra Lamas en los mismos términos29. La Sociedad Pro Paz de Buenos Aires hizo incluso un llamado al Papa Pío XI para que interviniera en favor de los prisioneros de guerra30.

  • 31 El Diario, La Paz, “Un memorial de las damas de Chile, pro prisioneros”, 13 de noviembre de 1935, H (...)

29Las organizaciones de mujeres chilenas también se dirigieron a la Conferencia de Paz de Buenos Aires. Entre ellas, el Movimiento Pro Emancipación de la Mujer Chilena (la mayor organización feminista de Chile), la Asociación Patriótica de Mujeres de Chile, el Consejo Nacional de las Mujeres de Chile, la Sociedad de Beneficencia de Señoras, así como organizaciones católicas y de beneficencia como la Sociedad de la Infancia y las Conferencias Saint-Vincent-de-Paul, entre muchas otras31.

  • 32 El Diario, La Paz, “Las mujeres peruanas abogan por la liberación total de los prisioneros”, 6 de d (...)
  • 33 El Diario, La Paz, “Nadie ha ganado la guerra sostiene N. Merino Carvalho”, 26 de octubre de 1935, (...)
  • 34 Mujeres de América, año 1, Buenos Aires, mayo-junio de 1933, nº3, Bib. Nac. Argentina.

30Asimismo, todas las instituciones femeninas de Lima enviaron un mensaje a la Conferencia de Paz, que firmaron conjuntamente y adjuntaron a un mensaje enviado por diversas personalidades, entre ellas ex ministros, representantes al Congreso, el Rector de la Universidad Católica, profesores universitarios, escritores y periodistas peruanos, pidiendo la inmediata repatriación de los prisioneros de guerra32. Nelly Merino, por su parte, publicó varios artículos favorables a Bolivia sobre el tema, denunciando la actitud de Paraguay33 y describiendo la magnitud de la movilización femenina en su revista Mujeres de América. Nelly Merino y su revista también desempeñaron un papel importante en la movilización de las agrupaciones de mujeres de Argentina y de otros países, al lanzar una iniciativa para que las asociaciones de mujeres intervinieran a favor de la repatriación de los prisioneros34.

  • 35 El Diario, La Paz, “Un pedido de las damas de Uyuni al Pdte. Solicitan que se acelere la tramitació (...)
  • 36 Poco se sabe sobre el papel desempeñado por el gobierno boliviano en la repatriación de los prision (...)

31A finales de noviembre, las integrantes de varias organizaciones de mujeres de la ciudad de Uyuni en Bolivia, entre ellas varias mujeres condecoradas por su movilización durante la guerra, se reunieron en asamblea y enviaron una petición al presidente de la República para que tomara las medidas necesarias para la rápida repatriación de los prisioneros35, lo que parece mostrar la impotencia del gobierno en este asunto36.

  • 37 El Diario, La Paz, “El gobierno paraguayo afirma que ha devuelto diez y seis mil ochocientos setent (...)
  • 38 El Diario, La Paz, “La Unión Femenina Paraguaya enviará hoy un mensaje a la mujer boliviana”, 27 de (...)
  • 39 El Diario, La Paz, “Aproximación femenina paraguayo boliviana”, 23 de julio de 1936, Hemer. UMSA Bo (...)

32Finalmente, el Paraguay devolvió 16.870 prisioneros de guerra a Bolivia a principios de julio de 1936, un año después de terminado el conflicto37. Fue entonces cuando las feministas bolivianas y paraguayas comenzaron a estrechar lazos entre sí. La Unión Femenina Paraguaya envió un mensaje a las mujeres bolivianas que debía ser difundido en toda América38. Poco después, Etelvina Villanueva, presidenta de la nueva rama boliviana de la Legión Femenina respondió favorablemente a las paraguayas. Se dirigió a su homóloga en Paraguay, María F. de Cassati, presidenta de la Legión Femenina paraguaya, con un mensaje de fraternidad y unión a las mujeres paraguayas, abogando por el estrechamiento de los vínculos entre ambos pueblos y el intercambio de revistas, y llamó a la unión de todas las mujeres de América proponiendo la organización de una Liga Internacional de Mujeres para luchar por los derechos de las mujeres y por la paz39.

33La sección boliviana de la Legión Femenina se había creado en diciembre de 1935, después de que Rosa Borja de Icaza, enviara una carta a Etelvina Villanueva, proponiéndole ser la fundadora de la rama boliviana de la organización. Etelvina había dirigido, junto a Zoila Viganó Castañón, el Comité de Acción Feminista en Bolivia durante la guerra. Al terminar ésta, estas dos mujeres se convirtieron en las líderes de las dos organizaciones feministas más importantes de la posguerra en Bolivia: la Legión Femenina y la UMA.

34Como pudimos ver, las organizaciones feministas panamericanas concibieron sus luchas a nivel transnacional: ya sea por los derechos de las mujeres, la lucha por la paz, o la repatriación de prisioneros de guerra. Su participación en los congresos de la Unión Panamericana, así como los congresos internacionales de mujeres que organizaron o que proyectaron para el futuro, nos muestran que la escala internacional les permitía tener mayor peso, eco y legitimidad en sus propios países. Las movilizaciones continentales que realizaron fueron el resultado de los vínculos creados a escala continental durante la guerra por las feministas. Éstos permitieron una fuerte movilización de las mujeres del continente, y sobre todo de América del Sur, en favor de la repatriación de los prisioneros de guerra. De esta manera, los inicios de una "diplomacia informal femenina” empezaron a tomar forma. Las mujeres, tomando su legitimidad para intervenir en estos asuntos de su papel de madres, esposas, hijas y prometidas de los prisioneros de guerra y del papel que habían desempeñado durante la guerra, se hicieron oír en la esfera pública como nunca antes. Así, a través de sus movilizaciones, el tema de la devolución de los prisioneros de guerra, y el de la obtención de los derechos civiles y políticos a las mujeres para lograr el mantenimiento de la paz en el continente y el mundo, se volvieron temas de primer plano en los debates públicos de los países latinoamericanos de aquella época. De esta manera, las mujeres se convertían poco a poco en actrices sociales de importancia cuya voz contaba cada vez más en la esfera pública así como en las esferas diplomática e internacional.

Inicio de página

Bibliografía

Alvarez Gimenez, Maria Elvira, Les femmes dans la sphère publique en Bolivie de la fin de la guerre du Chaco à la Révolution Nationale (1935-1952), tesis de doctorado defendida en la Universidad Paris 1 Panthéon-Sorbonne, París, Francia, diciembre del 2018.

__________, “The transnational feminist movement in the Americas in the 1930’s”, Ciencia Nueva. Revista de Historia y Política, dossier “Global Perspectives of Latin American History”, Italia-Colombia, n°1, vol 3, enero-junio del 2019, Pereira-Colombia, p. 113-133.

Marino, Katherine, Feminism for the Americas. The Making of an International Human Rights Movement, The University of North Carolina Press, 2019.

Miller, Francesca, “Feminisms and Transnationalism”, Gender and History, 10, 1998, p. 569–580.

__________, “The International Relations of Women of the Americas, 1890–1928.” The Americas, 43, 1986, p. 171–82.

__________, “Latin American Feminism and the Transnational Arena” en Women, Culture, and Politics in Latin America, editado por Emilie Bergmann, pp. 10-26, Berkeley, University of California Press, 1992.

Querejazu Calvo, Roberto, Masamaclay. Historia política, diplomática y militar de la Guerra del Chaco, 4ta edición, Librería Editorial “G.U.M.”, La Paz, Bolivia, 2008.

Stoner, K. Lynn, “In Four Languages But with One Voice: Division and Solidarity Within Pan American Feminism, 1923-1933”, in David Sheinin, Beyond the Ideal:Pan-Americanism in Inter-American Affairs, Greenwood Press, 2000.

Towns, Ann E., Women and States. Norms and Hierarchies in International Society, Cambridge University Press, 2010.

Threlkeld, Megan, Pan-American Women. U.S. Internationalists and Revolutionary Mexico, University of Pennsylvania Press, 2014.

Wamsley, Sue E., “Constructing Feminism Across Borders: The Pan American Women’s Movement and the Founding of the Inter-American Commission of Women”, in Jonsson and Neunsinger, Crossing Boundaries: Women’s Organizing in Europe and the Americas, 1880s-1940s, Uppsala Universitat, Uppsala, 2007.

Archivos consultados

Biblioteca Nacional de Chile, Santiago, Chile (abreviada como Bib. Nac. Chile).

Biblioteca Nacional de la República Argentina, Buenos Aires, Argentina (abreviada como: Bib. Nac. Argentina)

Hemeroteca de la Universidad Mayor de San Andrés, La Paz, Bolivia (abreviada como: Hemer. UMSA Bolivia).

Biblioteca Municipal, Guayaquil, Ecuador.

The Arthur and Elizabeth Schlesinger Library on the History of Women in America, Radcliffe Institute for Advanced Studies, Harvard University, Boston, Estados-Unidos.

Inicio de página

Notas

1 Los resultados de esta investigación provienen de la tesis de doctorado de la autora sobre el rol que las mujeres desempeñaron en la esfera pública en Bolivia del final de la guerra del Chaco a la Revolución Nacional de 1952. Es la razón por la cual muchas de las fuentes que conciernen las movilizaciones feministas durante y después de la guerra del Chaco provienen sobre todo de Bolivia (Alvarez Gimenez, 2018).

2 Cabe citar por ejemplo el Congreso Nacional feminista que tuvo lugar en Panamá en 1926 organizado por la líder feminista Esther Neira de Calvo (Marino, 2019: 41).

3 La Unión Panamericana es la antecesora de la Organización de Estados Americanos (OEA).

4 Nosotras, año 1, Valparaíso, 7 de noviembre de 1931, nº8, Biblioteca Nacional de Chile, Santiago, Chile. Desde aqui citada como: Bib. Nac. Chile.

5 Nosotras, año 3, 27 de agosto de 1933, nº48 y 49, Bib. Nac. Chile.

6 Idem.

7 Nosotras, año 3, Santiago, 15 de diciembre de 1933, nº54, Bib. Nac. Chile.

8 Nuevos Horizontes, año 2, julio-agosto de 1934, Nº9, Biblioteca Municipal, Guayaquil, Ecuador.

9 Mujeres de América, año 1, enero-febrero de 1933, nº1, y marzo-abril de 1933, nº2, Biblioteca Nacional de la República Argentina, Buenos Aires, Argentina. Desde aquí citada como: Bib. Nac. Argentina.

10 Mujeres de América, año 1, julio-agosto de 1933, Nº4, Bib. Nac. Argentina.

11 Mujeres de América, año 1, Buenos Aires, noviembre-diciembre de 1934, Nº12, Bib. Nac. Argentina.

12 El Diario, La Paz, “Las actividades de Nelly Merino Carvalho en B.A.”, 10 de septiembre de 1935, Hemeroteca de la Universidad Mayor de San Andrés, La Paz, Bolivia. Desde aquí citada como: Hemer. UMSA Bolivia.

13 El Diario, La Paz, “Palabras de homenaje a Nelly M. Carvalho propaladas por CP4, R.I.”, 28 de enero de 1936, Hemer. UMSA Bolivia.

14 El Diario, La Paz, “Toma cuerpo la iniciativa de trasladar a La Paz los restos de Nelly Merino Carvalho”, 6 de febrero; y “Bolivia reclama los restos de Nelly Merino Carvalho”, 18 de marzo de 1936, Hemer. UMSA Bolivia.

15 La Razón, La Paz, “Condecoración post-mortem a Nelly Merino Carvalho”, 2 de mayo de 1938, Hemer. UMSA Bolivia.

16 Carta de Margarita Robles de Mendoza a Doris Stevens, 28 de febrero de 1935, “Unión de Mujeres Americanas”, Cajas 92.1-92.2, Series V. Inter-American Commission of Women, Colección de Doris Stevens, The Arthur and Elizabeth Schlesinger Library on the History of Women in America, Radcliffe Institute for Advanced Studies, Harvard University, Boston, Estados-Unidos.

17 El Diario, La Paz, “Madres de soldados piden la prórroga del doctor Tejada S.”, 23 de julio de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

18 El Diario, La Paz, “Una comisión de la Cruz Roja y de la Asoc. Pro Prisioneros viajará hoy a Buenos Aires”, 9 de agosto de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

19 El Diario, La Paz, “Las damas bolivianas que visitaron Asunción”, 8 de octubre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

20 La Razón, La Paz, “Visitaron 15 campamentos de concentración llevando palabras de esperanza a los prisioneros bolivianos”, 20 de octubre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

21 El Diario, La Paz, “Guardaron silencio sobre los prisioneros las damas que fueron a visitarlos”, 11 de octubre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

22 El Diario, La Paz, “Ana R. Tornero dictará una conferencia” 12 de enero de 1936; y “La disertación de Ana Rosa Tornero”, 15 de enero de 1936, Hemer. UMSA Bolivia

23 Por ejemplo, el periódico de Cochabamba “El Imparcial” denunciaba que una entidad femenina de La Paz había dirigido un telegrama al presidente del Paraguay que calificaba de “humillante”. El Diario, La Paz, “Intervención femenina en un problema”, 20 de octubre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

24 El Diario, La Paz, “Manifiesto de las Mujeres de América”, 8 de septiembre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

25 El Diario, La Paz, “La “Unión de Mujeres Americanas” envía un mensaje interesantísimo al continente”, 18 de septiembre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

26 Idem.

27 Idem.

28 El Diario, La Paz, “Las Asociaciones Femeninas y los Prisioneros. Prestigiosas entidades de América de Santiago de Chile y Buenos Aires protestan”, 8 de septiembre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

29 El Diario, La Paz, “Cincuenta mil mujeres argentinas dirigen una petición en favor de los prisioneros”, 13 de septiembre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

30 El Diario, La Paz, “La Sociedad Pro Paz de B. Aires se dirigió a S.S. Pío XI, por los prisioneros”, 28 de octubre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

31 El Diario, La Paz, “Un memorial de las damas de Chile, pro prisioneros”, 13 de noviembre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

32 El Diario, La Paz, “Las mujeres peruanas abogan por la liberación total de los prisioneros”, 6 de diciembre de 1935; y “Generosidad de la mujer peruana”, 16 de diciembre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

33 El Diario, La Paz, “Nadie ha ganado la guerra sostiene N. Merino Carvalho”, 26 de octubre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

34 Mujeres de América, año 1, Buenos Aires, mayo-junio de 1933, nº3, Bib. Nac. Argentina.

35 El Diario, La Paz, “Un pedido de las damas de Uyuni al Pdte. Solicitan que se acelere la tramitación de los prisioneros de guerra”, 27 de noviembre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia.

36 Poco se sabe sobre el papel desempeñado por el gobierno boliviano en la repatriación de los prisioneros, pero la magnitud de la acción llevada a cabo por las mujeres sugiere que el gobierno parecía desbordado por el asunto. Según Querejazu Calvo, a nivel diplomático, los delegados argentinos, brasileños y chilenos en la Conferencia de Paz de Buenos Aires intentaron presionar al gobierno paraguayo para que accediera a devolver a los prisioneros, sin éxito (Querejazu Calvo, 2008).

37 El Diario, La Paz, “El gobierno paraguayo afirma que ha devuelto diez y seis mil ochocientos setenta prisioneros”, 5 de julio de 1936, Hemer. UMSA Bolivia.

38 El Diario, La Paz, “La Unión Femenina Paraguaya enviará hoy un mensaje a la mujer boliviana”, 27 de noviembre de 1935, Hemer. UMSA Bolivia. 

39 El Diario, La Paz, “Aproximación femenina paraguayo boliviana”, 23 de julio de 1936, Hemer. UMSA Bolivia.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Maria Elvira Alvarez Gimenez, «Pacifismo y vínculos transnacionales entre feministas en el continente americano en los años 1930: encontrar una solución a la guerra del Chaco»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 47 | 2024, Publicado el 05 junio 2024, consultado el 25 julio 2024. URL: http://journals.openedition.org/alhim/12883; DOI: https://doi.org/10.4000/11skt

Inicio de página

Autor

Maria Elvira Alvarez Gimenez

Université Cergy Paris-Laboratorio AGORA

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC-ND 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search