Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros47Reseñas/Comptes rendusEnrique Fernández Domingo, Sergio...

Reseñas/Comptes rendus

Enrique Fernández Domingo, Sergio Delgado (eds.), Orillas, Coloquio en el País del Sauce, Eduner, UNL, Argentina, 2023

Ivanne Galant

Texto completo

1La colección El País del Sauce dirigida por Sergio Delgado y publicada por la Universidad Nacional del Litoral y la Universidad Nacional de Entre Ríos (Argentina) tiene la particularidad de vincular el mundo académico con el patrimonio cultural regional, haciéndolo incluso a modo de vindicación, tal y como se puede apreciar en el epílogo de este volumen, a cargo de su director. Así, desde estas dos universidades, y en colaboración con Paris 8 y Paris Est Créteil (UPEC), se organizaron tres congresos entorno al paisaje: sobre el horizonte fluvial en 2015, acerca de la relación entre el río y la ciudad en 2016 y a propósito de las orillas en 2019, congreso del que nace el libro presente. Este propone entonces un acercamiento al territorio que el poeta Juan L. Ortiz llamó “país del sauce”, el lugar “que trazan los valles de los ríos Paraná y Uruguay, pero tienta en realidad un espacio más bien impreciso, menos geográfico que imaginario, delimitado por aquellas voces y miradas que participan de su formación”. Los viajes estudiados en este volumen abarcan de hecho una geografía más amplia.

2El libro que tenemos entre manos se sitúa en una orilla entre dos géneros, entre la publicación académica y la antología de relatos de viaje. El resultado es efectivo, evitando caer en los defectos de las antologías no comentadas y en los de las publicaciones académicas que hablan de libros que muchas veces no hemos leído. Aquí, se ofrece al lector una experiencia más amena, puesto que cada una de las diez partes se compone de un artículo académico que sirve de introducción a una segunda parte que propone un extracto contundente del relato de viaje en cuestión –unas quince páginas– a veces traducido a propósito para la edición, como es el caso del de Theodore Roosevelt. El resultado es un libro equilibrado, a la vez estudio universitario y antología.

3Tanto en los artículos de presentación como en los textos seleccionados, se hace hincapié en la noción de orilla, palabra que rápidamente se va a convertir en un concepto eficaz para el propósito del estudio. A la orilla física del río, se añaden otras orillas, en un sentido más figurado: el autor-viajero, situado en la orilla entre un mundo y otro, y el relato como orilla entre fuente histórica y texto literario. De allí que Enrique Fernández Domingo en su excelente introducción cuestione el género del relato de viaje. Mucha tinta ha corrido ya sobre este tema, pero la síntesis del catedrático de Paris 8 es acertada. La amplia bibliografía que convoca recuerda a la vez la larga tradición académica a su respecto, así como el malestar que surge a la hora de definir precisamente el género. Se refiere a autores importantes del mundo académico francés y español, desde el artículo pionero de Roland Le Huenen, «Qu’est-ce qu’un récit de voyage ?» –que todos los que se han acercado al relato de viaje conocen casi de memoria– pasando por Sylvain Venayre, Normand Doiron, Sarga Moussa, Daniel Roche, Julio Peñate Rivero, Luis Albuquerque García, o Julio Romero Tobar, entre otros.

  • 1 Geneviève Champeau, “El relato de viaje, un género fronterizo”, in Geneviève Champeau (ed.), Relato (...)

4De todas las características diferenciales, como la mirada mediada culturalmente del viajero, la importancia del bagaje cultural previo al desplazamiento, el hecho de que un relato de viaje revele elementos no solamente sobre el lugar visitado y su gente (la otredad) sino también sobre la persona que lo descubre, destaca la porosidad del relato de viaje. Varios académicos han intentado definirlo, planteando a veces más problemas que soluciones pues sus contornos son borrosos: para algunos tiene que ser factual, objetivo y testimonial, pero otros señalan con razón que no deja de ser un relato personal sobre una experiencia, de allí su estatus epistemológico “indeterminado e impreciso” (p. XX). Es precisamente a esta doble condición a la que se debe cierto malestar para con el género del viaje: si por un lado las historias de la literatura fueron reacias a integrar los relatos de viaje en sus páginas, por ser textos referenciales y no suficientemente literarios, los historiadores tardaron en usarlos como fuentes fiables, por las aspiraciones y los impulsos literarios de sus autores. Esta tensión entre lo literario y lo referencial ahora se tiende a considerar como una riqueza, y lo justifica plenamente el autor de la introducción. De hecho, la metáfora de la orilla le viene ideal. Si para Geneviève Champeau, no citada en el libro, “el relato de viaje es un género de la frontera que juega con ella y la cuestiona”, aquí es el género de la orilla. La explicación que en su momento dio Champeau abunda en el propósito de Fernández: “La libertad que ofrece, su naturaleza de entre-deux, el situarse siempre « entre » –literatura y discursos extra-literarios, lo factual y lo ficcional, el yo y el mundo, el mundo y la biblioteca, la mirada y la proyección de estereotipos– puede ser un factor de su aceptación actual...”1.

5El relato de viaje es el género de la orilla, y además lo podemos mirar, considerar, trabajar desde nuestra orilla, sea la de la geografía, historia, arquitectura, filosofía o literatura.

6Después de estas convenciones constitutivas del género, la introducción propone una cronología del relato de viaje vinculada con el territorio latinoamericano. Vemos ahora que lo que se considera como dentro del género abarca una realidad muy amplia: desde la lectura del mundo y su clasificación, las expediciones para domesticar el mundo y conocer la naturaleza, los viajes científicos, los viajes románticos, las publicaciones en periódicos para entretener, el viaje romántico, el afán por escribir, las migraciones así como el turismo de masas. De hecho, cada una de las diez partes del libro viene a ilustrar a la vez la porosidad del género, con relatos científicos, literarios, históricos, entre otros, así como la pluralidad de miradas que se pueden posar sobre ellos ya que los autores de los textos introductorios son especialistas de ciencias sociales, filosofía, letras, historia, arquitectura o ciencias políticas.

  • 2 Ruth Amossy, Anne Herschberg Pierrot, Stéréotypes et clichés, Paris, Nathan, 1997, p. 43.

7El orden de los capítulos no sigue siempre una cronología estricta. Empezamos con el viaje científico que realizó Charles Marie de la Condamine en 1735, por las orillas del Amazonas. En la presentación de este Académico de las Ciencias, Enrique Fernández Domingo se centra en la relación entre el saber previo y la confrontación con el paisaje. El viaje sirve entonces para verificar, cartografiar o incluso corregir lo que se había aprendido antes, aunque perduren y persisten algunas ideas preconcebidas. Sobre todo con respecto al discurso sobre el indio marcado por la mirada colonialista del hombre del Norte sobre el del Sur. Nos recuerda el trabajo fundamental de Ruth Amossy y Anne Herschberg Pierrot2, donde afirmaba que perduran los clichés puesto que cuando viajamos tendemos a ver lo que buscamos, lo que asociábamos al lugar en cuestión antes de visitarlo.

8El afán por conocer aquellos territorios no solamente se observaba en publicaciones extranjeras: en 1898, el periodista y escritor argentino Roberto Payró viajó por las costas de Patagonia y escribió crónicas para el periódico La Nación, en un momento en que conocer el territorio servía para construir y afirmar el estado-nación. En este caso, Graciela Villanueva presenta la misión nacionalista del relato de viaje con el caso de un argentino que viajó a las fronteras de su país, convencido de su riqueza y queriendo animar a nuevos pioneros para que se instalasen allí.

9El patrimonio interesaba a los habitantes pero también a los extranjeros. Así fue como un Theodore Roosevelt debilitado por la pérdida de las elecciones en Estados Unidos, viajó a Brasil en 1913, precisamente siguiendo el “río de la Duda”. Viajaba para reponerse descansando y cazando, y también para coleccionar plantas y animales destinados al museo de Historia Natural de Nueva York. Como en el texto de La Condamine, la mirada de Roosevelt en Through the brazilian Wilderness se ve impregnada de los tradicionales antagonismos Norte vs Sur: con grandilocuencia excluye la modernidad, se fija en las tradiciones, y, según Javier Uriarte, augura con “nostalgia imperialista” el brillante futuro que espera la región.

10Coleccionar “objets trouvés”, souvenirs, conchas encontradas en la playa, poseer y llevar consigo un trozo del territorio encontrado. Eso hizo Le Corbusier en 1929, en un viaje a América Latina en busca de mercados nuevos para sus proyectos. Graciela Silvestri, en un texto a menudo lírico, se centra sobre todo en Brasil, donde el arquitecto convivió con las élites pero donde se paseó también por barrios populares. Quizás en este capítulo la referencia a las orillas sea más tenue, pero se aprecia cómo la obra de Le Corbusier se alimentó de sus diversos viajes. Resulta poético pensar que su manera de entender lo ortogonal y las líneas se formó sobrevolando las curvas del río Paraná.

11Se observa un giro a partir del capítulo dedicado a Siegfried Kracauer (1889-1966), intelectual de izquierdas, amigo de Walter Benjamin, director de la sección cultural del periódico liberal Frankfurter Zeitung. La vida de esta especie de historiador cultural avant la lettre –le fascinaban lugares y objetos banales consumidos por la mayoría (tarjetas postales, paraguas, salas de cine y teatro, panoramas)– fue marcada por otro tipo de viaje: el exilio. Alexis Chausovsky se interesa pues en la mirada sobre las orillas de dos “figuras extraterritoriales” en Kracauer: el niño y el extranjero. Por un lado, el niño que descubre París desde el Sena tiene una mirada inocente y optimista. Por otro, el alemán que, después de la Guerra, tras haber perdido a sus familiares en los campos de concentración nazis, llega a la costa neoyorquina, también siente optimismo, con sabor a desafío. El de construir, o reconstruir, una identidad. Tanto el niño como el extranjero están entre dos aguas y, a pesar de las claras diferencias, ven la orilla como un lugar de “esperanza” y de “renacimiento”, es decir la antesala de una nueva etapa de la vida.

12Alfonsina Kohan también trata el tema de la migración en su capítulo sobre un relato de Juan José Manauta en la línea del realismo social. En Los aventados (1952), Celia viaja a Buenos Aires, huyendo de la pobreza del campo donde vive. Sin embargo, es un viaje de la pobreza a la pobreza, puesto que al irse no alcanza el centro de la ciudad que había imaginado. El arrabal donde se asienta la mantiene a la orilla de esta vida urbana. Después de la esperanza evocada por Kracauer, este relato es mucho más pesimista: vemos pues que la huida que supone a veces el viaje no siempre se hace hacia algo mejor. Su relato, en este caso por un narrador externo, puede ser contestatario, con el objetivo de denunciar una realidad siniestra.

13Pesimista, o realista, también lo es el relato que Lobodón Garra (1902-2003) hizo de sus dieciséis años pasados en las islas del Ibicuy y ríos de Delta después de abandonar la política en 1943. Político y teórico argentino, militante y fundador de agrupaciones trotskistas, también conocido Liborio Justo, publicó Río abajo en 1955. La experiencia de la vida insular, la soledad y la contemplación sirvieron a Garra para denunciar el abandono de la zona, en un texto comprometido que denuncia el abandono de ciertas zonas, donde las “aguas borran las orillas” y donde la fauna y la flora se degradan.

14Los dos capítulos siguientes se acercan a dos relatos de mujeres, ambas maestras. Con la primera volvemos al siglo XIX: Jennie Howard participó en la creación de escuelas normales en Argentina, formando parte del proyecto de Domingo F. Sarmiento. En un breve texto, Monica Szurmuk muestra cómo la maestra que venía de Massachusetts se quedó en América Latina y contó sus recuerdos y los de sus compañeras en In distant climes and other Years, publicado en The American Press de Buenos Aires en 1931. El vínculo con la orilla es aquí más puntual, puesto que solamente se hace referencia al cortejo del ataúd de Sarmiento río abajo por el Paraná desde Asunción hasta Buenos Aires.

15Hacemos un salto temporal con la segunda maestra: Ana Iliovich no fue una viajera como las demás, pues el “viaje” que hizo fue hacia el centro de detención La Perla entre 1976 y 1978, al principio de la dictadura argentina. Más de veinte años después, se acerca a la orilla de la memoria traumática y en 2017 publica El silencio, Postales de la Perla. Myrna Insua vincula su testimonio con el título del volumen afirmando que “el hombre concentracionario se define en las orillas. La sociedad posconcentracionaria pena aún por poder vislumbrar sus orillas. Orilla, márgenes, fronteras, o su equivalente: bordes. Bordes de lo humano/infrahumano” (p. 346-347). Propone un viaje necesario hacia los intersticios de la memoria.

16En el último capítulo, Loreley El Jaber presenta la novela de Pablo Montoya, Tríptico de la infamia, publicada en 2014. Un relato de viaje ficcional, pero con protagonistas reales. Volvemos a las temáticas del inicio del libro, con el encuentro Norte-Sur, mediante la mirada occidental de artistas del siglo XVI que formaron parte de las expediciones a América. Aquí, vemos cómo, desde la orilla, el llegar a otro territorio se convierte en una experiencia del cuerpo, una experiencia transformadora puesto que el cuerpo “porta las claves para interpretar el mundo” (p. 401).

17En resumen, al ofrecer un panorama variopinto de lo que puede ser el viaje emprendido en varias épocas por extranjeros a América Latina o de latinoamericanos fuera de sus fronteras, este libro puede interesar a un amplio público. El equilibrio entre las presentaciones de los relatos, más o menos densas, y los extractos literarios hacen que la lectura sea una experiencia agradable, que también nos anima a emprender una lectura completa de los textos presentados. La temática de la orilla, hilo conductor del libro, ha sido interpretada por los autores de varias maneras, correspondiendo con la definición dada en la introducción. Proponía considerar las “orillas como el resultado de un proceso de apropiación sensorial e intelectual estructurado a partir de la mirada del narrador. Así, este proceso tiene como consecuencia la producción de un equilibrio inestable entre la fascinación y el miedo, entre la seguridad y la amenaza, entre lo conocido y o desconocido, entre lo visto y lo imaginado, entre lo esperado y lo encontrado. Inestable es, por naturaleza lo vivido, lo vivido por los autores en su encuentro con las orillas” (p. XII). A partir de relatos dispares cronológica, estilística e intencionalmente, el libro en su totalidad tiene coherencia, siempre y cuando entendemos desde el principio la variedad de “viajes” contenidos en este volumen. En este sentido, una referencia a las mobilities del sociólogo John Urry, que se vislumbran en filigrana pero no de manera directa, hubiera sido muy adecuada para observar, gracias al estudio diacrónico, cómo nuestra sociedad ha evolucionado hasta estar en movimiento de manera continua, de manera voluntaria o no, y apoyar así la voluntad de los editores de abarcar todos estos desplazamientos que se relacionan a veces con el ocio, la ciencia, la historia, la geografía, la naturaleza, la pobreza o las atrocidades de las guerras. Una voluntad que hay que saludar por las perspectivas necesarias y originales que da al relato de viaje.

Inicio de página

Notas

1 Geneviève Champeau, “El relato de viaje, un género fronterizo”, in Geneviève Champeau (ed.), Relatos de viajes contemporáneos por España y Portugal, Madrid, Verbum, 2004, p. 15-31, esp. p. 31.

2 Ruth Amossy, Anne Herschberg Pierrot, Stéréotypes et clichés, Paris, Nathan, 1997, p. 43.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Ivanne Galant, «Enrique Fernández Domingo, Sergio Delgado (eds.), Orillas, Coloquio en el País del Sauce, Eduner, UNL, Argentina, 2023»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 47 | 2024, Publicado el 05 junio 2024, consultado el 25 julio 2024. URL: http://journals.openedition.org/alhim/12952; DOI: https://doi.org/10.4000/11sku

Inicio de página

Autor

Ivanne Galant

Université Sorbonne Paris Nord

Inicio de página

Derechos de autor

CC-BY-NC-ND-4.0

Únicamente el texto se puede utilizar bajo licencia CC BY-NC-ND 4.0. Salvo indicación contraria, los demás elementos (ilustraciones, archivos adicionales importados) son "Todos los derechos reservados".

Inicio de página
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search