Navegación – Mapa del sitio

Miedos al margen: representaciones de la violencia y la precariedad en Fuerzas Especiales de Diamela Eltit

Sandra Navarrete Barría

Resúmenes

El presente artículo reflexiona sobre la precariedad social en Chile y la existencia de lo que hemos denominado «miedos marginales», refiriéndonos principalmente a los temores que enfrentan las poblaciones vulnerables en este país, en los distintos aspectos de sus vidas cotidianas. Para ello hemos tomado como referente de discusión la novela Fuerzas Especiales (2013) de la autora Diamela Eltit, en la cual se trabaja este tema desde la perspectiva de un sujeto marginal y el constante abuso que sufre por parte de las fuerzas policiales. Nos preguntamos entonces: ¿Podemos hablar de un conjunto de miedos que aquejen, específicamente, a las poblaciones marginales de Chile? ¿Cuáles serían sus principales características? ¿Cómo dialogan con otros miedos de la sociedad chilena, como por ejemplo, el miedo colectivo a la delincuencia? ¿Qué relaciones se establecen entre estos “miedos marginales” y la violencia estructural, derivada del desarrollo neoliberal y del crecimiento desigual de este país? ¿Por qué la autora problematiza este asunto desde la mirada y voz protagónica de la población precaria?

Inicio de página

Texto completo

Introducción

  • 1 En Chile se le llama Bloques a las construcciones habitacionales que agrupan a un conjunto de perso (...)

1La novela Fuerzas Especiales construye un mundo crudo y doloroso, en el cual el miedo se hilvana en cada elemento narrativo. La protagonista es una mujer que trabaja diariamente como prostituta en un cyber-centro de llamados y de internet-ubicado cerca de su vivienda, un pequeño departamento en un Bloque1, en donde el hacinamiento, la delincuencia y la violencia son asunto de cada día. Allí vive con su madre, hermana y padre. Los hermanos han sido recientemente llevados por las Fuerzas Policiales y no han sabido más de ellos. Asimismo, sus sobrinos le han sido arrebatados a su hermana por razones que no se revelan, pero que se sugieren como negligencia por parte de esta. En este ambiente, la protagonista tiene como únicos destinos el cyber o el departamento, y entre ambos se le va la vida, del mismo modo que a todos los que la rodean.

2Este devenir entre el cyber y el departamento, ambos dentro del espacio de los Bloques, lo podemos interpretar, bajo el código realista, como la determinación del pobre, como la imposibilidad de ascenso social. Sin embargo, la novela de Eltit no va exactamente por esa línea de sentido, sino que oblicuamente edifica un universo sitiado por el asedio de las Fuerzas Especiales, como bien lo anuncia el título, y en base a esta construcción espacial, es el miedo que sienten los personajes a esa barrera humana de armamento y violencia, lo que impide que abandonen el lugar: «Me da miedo, dice mi papá, salir, atravesar los bloques, mirar para atrás» (Eltit, 2013:105). Este sentimiento atraviesa a toda la comunidad que habita en los Bloques, el miedo originado por el asedio constante de la policía: «Me dijo: están en todas partes. Y es así. Había cien mil helicópteros MI-28N Cazador Nocturno. Pero él piensa que lo buscan a él y en eso se equivoca, aunque lo buscan, sí, pero con la misma obsesión que a todo el cuarto piso» (Eltit, 2013:106).

  • 2 En Chile se le denomina coloquialmente “pacos” a las fuerzas de carabineros, y “tiras” al PDI, Poli (...)

3La narración nos sitúa como espectadores de un constante binomio significante, dado por la comunidad del Bloque y las Fuerzas Policiales que rodean este espacio, con sus autos y armas, e incluso los vigilan desde el aire, como describe la cita anterior. De este modo, a pesar del anonimato de los personajes, de la indeterminación de la ciudad y dirección en donde se ubica la población, lo cierto es que como lectores podemos inferir que se puede tratar de cualquier conjunto habitacional capitalino ubicado en los márgenes, que como efectivamente ocurre en la realidad, permanece asediado por la policía, en función del establecimiento y mantenimiento del orden. Es, por lo tanto, una representación ficticia que denuncia la existencia real de este tipo de poblaciones marginales, que deben enfrentar la violencia y el acoso permanente de los “pacos” y los “tiras”2. Por lo tanto, este miedo particular, invisibilizado y pormenorizado en la sociedad chilena es, a nuestro juicio, el elemento más importante de esta novela y el que nos permite promover una lectura de la misma, desde la problematización de este fenómeno en su referente real, y a su vez, preguntándonos por la posibilidad conceptual de abordarlo en su especificidad. Creemos que es el miedo, este miedo colectivo de las poblaciones marginales hacia las fuerzas armadas, lo que nos permite observar y analizar una problemática amplia en Chile, y que se ha intentado disimular y disfrazar bajo estadísticas de crecimiento económico, que no permiten revelar la inmensa pobreza y precariedad de vastas poblaciones en dicho país. De este modo, lo que acotamos en esta novela no es simplemente la denuncia de la utilización de la fuerza estatal para controlar la delincuencia y el crimen, sino que los modos en que este problema posibilita abrir nuevas interrogantes y reflexiones en torno a la sociedad chilena, las políticas de gobierno y la violencia de este país.

4En función de lo anterior, el tratamiento del miedo que configura la novela direcciona una mirada crítica hacia dos elementos fundamentales: la figura del sujeto vulnerable y el espacio en donde transcurre la trama. Ambos serán analizados tanto en relación a su referente socio-histórico, como a un soporte teórico-crítico que nos permitirá conceptualizar los denominados «miedos al margen». En primer lugar, la vulnerabilidad de la protagonista resulta patente desde el primer capítulo de la novela, en donde relata en qué consiste su trabajo, cuánto gana, dónde trabaja y quiénes son sus colegas. Sin ningún matiz ni filtro, nos cuenta que se desempeña bajándose los calzones en un cubículo del cyber, en donde, junto a sus colegas Omar y Lucho, pagan trescientos pesos por ocuparlo media hora y cobran a sus clientes mil o dos mil pesos por este mismo período. « Me bajo media hora los calzones y dejo que me metan el lulo o los dedos adentro, hasta donde puedan » (p.12). Como se puede apreciar, la prostitución se transforma en este contexto en la única salida que tienen las mujeres y gays a la completa pobreza. Su hermana y su madre también se dedicaban a ello antes que enfermasen, describiéndose como un estilo de vida definitivo para todos los sujetos femeninos o feminizados. En segundo lugar, en relación con el espacio, se advierte la configuración del “Bloque” como núcleo de encuentro y agrupamiento de todos los personajes, en donde el hacinamiento, la violencia y la vulnerabilidad permiten elevar una profunda crítica al sistema habitacional de Chile, sugiriendo que, si bien se han eliminado en gran medida los campamentos o asentamientos ilegales, las soluciones habitacionales se han terminado por convertir en nidos de precariedad y violencia, en una relación indivisible y sin fin. « Porque después del bloque no hay nada, nada más que la policía llevándonos en sus cucas con un ir y venir monótono que ya consume toda nuestra vida » (p.47).

Sujeto y precariedad en las sociedades contemporáneas: notas sobre el caso chileno

5En su libro Vida precaria. El poder del duelo y la violencia (2006), Judith Butler postula que en las sociedades contemporáneas existirían «normas de distribución de la vulnerabilidad, formas diferenciales de reparto que hacen que algunas poblaciones estén más expuestas que otras a una violencia arbitraria ». (p.14) Esta distribución sería el resultado de formas de representación dominantes que van estableciendo qué vidas valen más que otras y, por lo tanto, delimitan el por qué las vidas de algunos sujetos podrían estar más predeterminadas a la violencia, mientras que la de otros resultan intocables. Estos marcos de reconocimiento aumentan la tolerancia de la violencia hacia ciertos grupos sociales y la exacerbada protección hacia otros. Cuando Butler se refiere a formas de representación que van moldeando la percepción social sobre determinados sectores, alude a diversas modalidades, que pueden variar desde discursos oficiales del gobierno o políticas públicas, hasta publicidad, medios de comunicación, entre otros, que van permitiendo y consolidando una interpretación ontológica sesgada y segregadora de ciertos individuos en desmedro de otros. De este modo, y como observamos en la novela de Eltit, en contextos definidos por la pobreza y la marginalidad, la violencia puede resultar más aceptada y menos cuestionada, en tanto existan marcos de interpretación social que lo avalen. Es así como las vidas marginadas y no reconocidas constituyen lo que Butler denomina « vidas que no merecen ser lloradas ».

  • 3 Citamos aquí la definición por asociación intercultural que propone Candia “Tugurios, barriadas, fa (...)
  • 4 No es solamente que se haya combatido la “subversión” con la relegación al margen de poblaciones co (...)
  • 5 Uno de los escasos movimientos de reivindicación social arraigado en la organización poblacional qu (...)

6En Chile, los marcos de reconocimiento del Otro, relacionados con el problema de la diferencia de clase, quedaron impresos en la cultura desde la implementación de la dictadura de Pinochet, quien se encargó de eliminar las tomas de terrenos no regularizados, formalizando esta medida a través del Plan de Erradicación de los Campamentos3, mediante una fuerte represión que se unía a objetivos políticos, en la medida en que se consideraba que los campamentos iban de la mano de la lucha por reivindicaciones sociales de distinta índole, esto es, los campamentos como semillero de insurrección, por lo cual fueron duramente combatidos4. Este plan finalmente tuvo éxito y los campamentos fueron eliminados casi en su totalidad5, dando paso paulatino a otro tipo de políticas de vivienda, sustentadas en una perspectiva neoliberal, que abordaremos con mayor detalle en el siguiente apartado.

  • 6 Por ejemplo, según el ranking internacional publicado el año 2015 por The Economist, la famosa revi (...)
  • 7 Como explican Lunecke y Ruiz, “muchas de estas poblaciones nacieron de un proceso de alta participa (...)

7En este acto dictatorial que busca arraigar la diferencia de clase en la estructura y división habitacional de la ciudad, se aprecia de una manera cruelmente material lo que Butler denomina «formas de distribución de la vulnerabilidad». Este desplazamiento forzado se desarrolló entre 1973 y 1990 y reorganizó a gran porcentaje de la ciudad de Santiago, incluyendo alrededor de 29.000 familias, que fueron transportadas, muchas veces, en camiones militares desde tres comunas principales- Santiago, Providencia y Las Condes- hacia la periferia, relegándolos así del desarrollo económico y abandonándolos en un conjunto habitacional de casetas sanitarias de 18 m2, construidas en terrenos de muy escaso valor. La instalación de este sistema habitacional en tiempos de represión quedó arraigada en la estructura social y se acentuó con el progresivo crecimiento y protagonismo del sector empresarial en la economía del país. En la época actual, y tal como muestra la novela, podemos observar sectores sumamente vulnerables que existen muy a pesar de los índices de progreso y crecimiento económico que se le reconocen a nuestro país6. En relación a ellos, podemos decir que la mayoría se concentra en la capital y que, además de la miseria generalizada y la estigmatización social que padecen, se desarrolla allí un narcotráfico extendido y empoderado a través de verdaderos ejércitos de soldados que hacen de las amenazas, el armamento y la violencia su manera de control en todo el sector. De modo tal que desapareció casi completamente el espíritu comunitario, solidario y político que caracterizó a las poblaciones antes de dictadura7. Poblaciones como La Legua Emergencia, Francisco Encina- ambas pertenecientes a la Comuna de San Joaquín- El Castillo de la Comuna de La Pintana, Parinacota de Quilicura o, recientemente, Santa Julia ubicada en Macul, son solo algunos de los ejemplos más conocidos que podríamos citar al respecto. En todos estos sectores podemos acotar espacios en donde la precariedad, tal como la entiende Judith Butler, se materializa no solo en la pobreza, sino que justamente en la cantidad de asesinatos y cuerpos heridos que demandan ayuda estatal y que, no obstante su numerosidad, son materia de una cobertura periodística escasa y de una intervención gubernamental paupérrima, lo que podemos entender como procesos de “des-realización” de estas vidas, es decir, los modos en los que el poder anula insistentemente su existencia. De tal forma que, mientras más irreal sea un sujeto, menos vale su vida para la sociedad y, en esta lógica, la violencia puede ocuparse de ellos tanto como quiera. Nos dice Butler: « Si la violencia se ejerce contra sujetos irreales, desde el punto de vista de la violencia, no hay ningún daño o negación posibles desde el momento en que se trata de vidas ya negadas » (2006: 60).

8En este sentido, hay algo muy interesante que señala esta filósofa y que nos remite directamente a la novela Fuerzas especiales, esto es, la interminable condición de espectro que caracteriza a los sujetos precarios. Para Butler, estos sujetos tienen una existencia fantasmagórica, esto quiere decir, que no están ni vivos ni muertos y que su deambular en el espacio marginal al que están condenados se convierte en una constante repetición del día que pasó. « Un día que se sostiene en el anterior, en las rutinas vacías y necesarias en las que sobrevive » (Eltit: 2013, 128). Incluso cuando pretenden escapar de estos lugares, y la esperanza levanta opciones para ellos, la des-realización de la que han sido víctimas sistemáticas, se los imposibilita. En este sentido, la novela de Eltit construye una narración que condena a sus personajes a la figura del tránsito circular, de la cual no hay más retorno que el punto de origen. Esto se observa claramente cuando la protagonista comenta que su madre y hermana pretenden irse al centro de la ciudad: « No se van a ir, deambularán por los bloques bajo las miradas y los controles de los tiras, pasarán al lado de las tanquetas y reconocerán con prolijidad a los pacos infiltrados » (p.162). Asimismo ocurre en las poblaciones marginales, en las que el nivel de aislamiento social- que es concreto y no metafórico, si pensamos en que no ingresan muchos de los servicios públicos, como ambulancias, correo, locomoción, entre otros, por temor a la violencia del narcotráfico- ha generado que los habitantes no tengan una conexión real con la comunidad externa a su entorno inmediato, lo que significa en la práctica, que estos sujetos precarios no consiguen una existencia-otra que no sea la propia que desarrollan dentro de esos límites.

9Ante lo dramático de esta realidad, imposible de desconocer, el Estado ha tenido que buscar modos en los que la vulnerabilidad y la violencia de estas poblaciones disminuya, o al menos, que no siga en franco aumento. Es así como en el año 2001, durante el gobierno de Ricardo Lagos, y a cargo del Ministro del Interior, Jorge Correa Sutil, se crea un programa de intervención denominado Barrio Seguro, que se diseñó en tres sentidos principales: policial, judicial y social. Se estableció la denominación de ‘barrios críticos’ a poblaciones como las anteriormente mencionadas, entre otras, y en ellas se dio pie a los programas de Seguridad Ciudadana- que permanecen hasta hoy en día- y a una serie de otras medidas que apuntaban a la prevención social del delito y la injusticia. De este modo, el denominado “barrio crítico” se pretendía transformar en un “barrio seguro” en el cual sus habitantes volvieran a confiar en la justicia, en la protección de las fuerzas policiales y renovaran su participación social, fortaleciendo las comunidades vecinales (Ministerio del Interior 2004).

10En la práctica, este programa compuesto por tres aristas, priorizó solo una: la policial, por lo cual la prevención del delito se aseguró con la instalación de vigilancia permanente por parte de la policía, quien realizaba controles de identidad constantes a los habitantes del sector, además de allanamientos de hogares por parte de la PDI. Posterior a una redada de tres días en la Legua durante el año 2001, que incluyó a trescientos efectivos policiales, se consiguió dar un golpe importante contra el tráfico de drogas en este sector. « Todo el narcotráfico de una población considerada conflictiva se sacó de cuajo »- (Ignacio Bazán 2016). No obstante, este violento ataque a la comercialización de drogas generó un efecto exclusivamente superficial, ya que la estructura del capital social del sector continuó siendo precaria. El problema inmediato consistió en que muchas familias quedaron constituidas sin la presencia del padre, o muchas veces de ambos adultos y el ‘negocio’ pasó a manos de mujeres, adolescentes y niños, continuando el ciclo vicioso del tráfico de drogas, y manteniendo así el clima de temor en los vecinos.

11La persistencia de las fuerzas policiales en este “barrio crítico” consolidó una barrera que instaura la violencia como un elemento característico del entorno. Tal como describe Ganter: « un plan de cercos-caracterizado por el control policial y la disposición permanente de carros blindados estacionados en varios de los pasajes de la población-tiene a La Legua Emergencia en una especie de Estado de Excepción » (2010: 155). Escenarios como estos, descritos breve pero poderosamente, dialogan con escenarios de la novela de Eltit, como el siguiente párrafo del capítulo titulado “Los problemas de la familia”:

Estoy segura de que estamos vivos pues el aullido de las balizas de los autos policiales nos obliga a taparnos la cabeza con las almohadas. Había cien Gewehr 98, 7.9 mm. Tenemos más vida todavía porque los carros policiales no se detuvieron hoy en el frente de nuestro bloque. (2013: 35).

  • 8 Otro de los llamados públicos al gobierno que se puede consignar es el que realizó el Bloque por la (...)
  • 9 La Corporación La Caleta se define como una “organización privada sin fines de lucro que desde 1985 (...)

12En atención de este contexto, es que se han realizado diferentes llamados públicos al gobierno para que se haga cargo del grave perjuicio, en términos de derechos humanos, que constituye esta situación. Uno de los más recientes8 estuvo a cargo de la ONG La Caleta9, agrupación que trabaja en La Legua desde el año 2009 en programas de intervención social. En este documento, uno de sus puntos subraya lo siguiente:

  • 10 El manifiesto completo aquí (Equipo La Caleta. “Declaración Pública. Situación de Violencia en La L (...)

A 15 años de la intervención desde el Estado, -bajo distintas administraciones-, la violencia en la población ha incrementado y el mercado de las armas se está empoderando al interior de la comunidad. Con ello también el aumento de personal policial que sistemáticamente reproduce formas de Violencia estructural de forma directa a los vecinos. (La Caleta 2016)10.

  • 11 Para una completa información sobre este estudio, revisar el Informe que culmina con una serie de r (...)

13El panorama más claro sobre el clima de violencia en La Legua fue entregado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos el año 2016 a través de un informe titulado Estudio de caso: violencias y derechos humanos en La Legua, en el que se ponen de manifiesto cuantitativa y cualitativamente las constantes agresiones que allí sufren los pobladores, por parte de efectivos policiales. Aquí se concluye que se han vulnerado históricamente los derechos a vivienda digna, al trabajo, a la igualdad y la no discriminación, a la seguridad, al acceso a la justicia, además de los derechos de niños, niñas y adolescentes11. La situación de nulo progreso que observamos en La Legua es similar al de otras poblaciones, como El Castillo o Francisco Encina, catalogados igualmente como ‘barrios críticos’ y en donde, por lo tanto, se han realizado similares intervenciones. En este sentido, es posible afirmar que las políticas de represión a los campamentos y el desplazamiento forzado de numerosas familias hacia los márgenes de la capital, fueron operaciones que tuvieron éxito y que se consolidaron a lo largo del tiempo, terminando por restringir del desarrollo y el avance económico a vastas poblaciones de la ciudad de Santiago. En definitiva, en la periferia de la capital es posible acotar una colectividad de sujetos precarios imbuidos en un microcosmos de agresiones, amenazas y miedos que los recluyen a dichas fronteras y que los mantiene en una suerte de no-lugar, que dialoga crudamente con el desarrollismo impuesto por el sistema capitalista: «Sitiados o encerrados, nadie entiende, los bloques parecen la superficie de un tiempo anacrónico» (Eltit, 2013:145).

Los Bloques: Espacios diseñados para la vulnerabilidad

14La construcción de sujetos precarios en la novela de Eltit va de la mano de la configuración de un sustrato espacial- los bloques- lugar en donde habita esta colectividad. Como ya se ha mencionado, es un espacio propicio para el hacinamiento y la violencia, pero mucho más allá de eso, la novela se encarga de convertirlo en un núcleo semiótico que entrega pistas referenciales para cargar de sentidos a la realidad chilena aludida. De este modo, más que una metáfora de la marginalidad, el espacio de Los Bloques constituye un núcleo significante que se debe entender en clave semiótica. En este sentido, lo que nos interesa dilucidar es en qué medida el trabajo narrativo sobre el espacio de la novela permite acotar aspectos principales de la situación de precariedad que caracteriza a ciertas poblaciones de Santiago. ¿En qué elementos espaciales se detiene la autora para caracterizar la vida de los sujetos marginales? ¿De qué manera estos elementos funcionan como ventanas directas a la comprensión de una situación y no simplemente a la descripción realista de la misma?

15En atención a lo anterior, quisiéramos destacar al menos dos elementos que nos resultan fundamentales para reflexionar sobre la realidad que signa la novela. El primero es la subjetivación del espacio, es decir, cómo el bloque se convierte en un personaje más que se identifica con el sujeto precario, en este caso, los habitantes del bloque, y gracias a este proceso, sus destinos se funden en uno solo: allí donde esté el bloque, están los personajes marginales, y lo que le pase al bloque, le pasa a ellos también, esto es, la violencia, la pobreza y la precariedad ante las fuerzas policiales: «Las paredes del departamento están ligeramente curvadas por la mala lluvia que nos inundó el mes pasado. Si se viene abajo el bloque nos convertiremos en cucarachas cobijadas debajo de nuestros caparazones» (p.47).

  • 12 Es importante destacar que en los barrios en riesgo social, la mayoría de las casas o departamentos (...)

16Creemos que esta configuración del bloque como un espacio que sufre la precariedad de igual forma que el sujeto, es trabajada por Eltit para subrayar el nivel de determinación que genera en Chile nacer y crecer en los barrios críticos. De este modo, el acontecer del bloque y del sujeto marginal confluyen en una misma dirección, que termina por eliminar cualquier resquicio de esperanza: « que yo soy totalmente bloque y voy a terminar fundida al cemento o convertida en un ladrillo » (p.149). El segundo elemento es la construcción narrativa del bloque como espacio carcelario, en donde, al igual que en prisión, existe una vigilancia constante de las fuerzas policiales, se vive hacinado tras las rejas12 y se dirige y organiza el narcotráfico:

Los bloques entregarán las sustancias, las pocas que quedan, y los líderes se reunirán para generar nuevas estrategias. Dicen que en las cárceles se amotinan [...] Pero aquí no es necesario. Los símiles de edificios que tenemos bastan porque cabemos cientos y miles en los treinta metros que existen detrás de los pasillos enrejados. Pasillos cárceles en los que no nos amotinaremos jamás (p.161).

17Estos bloques/cárcel funcionan como un reflejo especular de la prisión, el destino inexorable que, irónicamente, les espera si es que consiguen traspasar la frontera de las fuerzas especiales. De este modo, Eltit aborda directamente el problema del narcotráfico en Chile y observa cómo la sombra de la cárcel proyecta una amenaza constante: si en una redada son atrapados con posesión de ‘sustancias’, son procesados inmediatamente para terminar en una prisión-otra desde donde, paradójicamente, pueden seguir manteniendo sus operaciones.

18La configuración espacial que propone la novela funciona, entonces, como piedra angular para mirar críticamente la precariedad, la violencia, el hacinamiento, la drogadicción y la delincuencia que aquejan a las poblaciones marginales de Chile. La perspectiva de Eltit pone en discusión el rol que ha cumplido el Estado y sus políticas públicas en estos flagelos, porque al situar la narración desde la voz de un sujeto precario que representa los principales problemas de una colectividad, la autora está situando en la mira las causas, no acotando el delito en sí, y dichas causas están dadas, en primer lugar, por una disposición espacial específica de la ciudad, que relega a la marginalidad a ciertas poblaciones, y en segundo lugar, por la utilización legitimada de la violencia a cargo de las policías, ambos elementos relacionados directamente con el poder estatal.

  • 13 Citado en Becerra, Mauricio, “Las erradicaciones de la dictadura cívico-militar: el traslado de las (...)

19El asunto del hacinamiento, por ejemplo, que es enfocado constantemente por la autora, es un problema que ha quedado instaurado en Chile gracias a las políticas de erradicación de campamentos que datan de la época de dictadura, que generó dos posibilidades para vivir hacinados: el allegamiento- vivir de allegados en casas de familiares- y habitar en casetas sociales, en las que, además de un espacio muy reducido, estaba el inconveniente de que la distribución no contemplaba más divisiones que la que había entre el baño, la cocina y una sala de estar, la cual en la noche se transformaba en el dormitorio de todos los habitantes de la casa. Se intentó aminorar este problema con la creación de la Revista El Cabildo, en la que, como explican los historiadores Leyton y Palacios, se quiso enseñar a los pobladores a vivir de la mejor forma: “Casa Ordena, Familia Feliz, se llamó el primero de ellos. La casa se ve en una lógica de caos/orden: se enseña que una casa ordenada es una casa sin caos, que está todo ordenado, en sus repisas, hacer muebles con cajones de manzana. Adecuándose a condiciones mínimas” (Palacios 2012)13.

20Para ilustrar el perjuicio que supuso este procedimiento para muchas familias, citaremos un fragmento de una noticia de la época:

Revista Ercilla 28 de Dic, 1978. “Insólito, violento, brutal, son los calificativos que recibió el operativo policial para desalojar a los moradores de 112 departamentos de la villa San Luis de las Condes. La medianoche del jueves 28 de diciembre, los ocupantes de los departamentos fueron sorprendidos por un inusitado operativo. Se acordonó el sector y se ordenó a las familias que salieran con sus pertenencias inmediatamente. Unos 500 carabineros fueron encargados de trasladarlas a su lugar de origen. Veinte familias quedaron en una cancha de fútbol en el paradero 37 de Santa Rosa, ocho en medio del camino a San José de Maipo, cuatro en un basural en las inmediaciones de Lo Curro, y unas ochenta en Renca”. (Citado en Sánchez, 2014:9).

  • 14 En la actualidad, con el auge del empresariado y la lamentable existencia de vacíos legales en los (...)

21En términos generales, estas erradicaciones produjeron una transformación radical del concepto que la población chilena tenía sobre la vivienda. Si en la época de Salvador Allende la vivienda era un derecho constitutivo a cada ser humano, durante la dictadura pasó a ser un bien que se obtenía con esfuerzo y sacrificio, a través del ahorro, camino en el cual el Estado podría brindar ayuda mediante los subsidios, programa que parte en 1975 y que se mantiene, con distintos grados de avance, hasta el día de hoy14. En definitiva, consideramos que la narración coloca el acento en que estos espacios fueron diseñados para potenciar la vulnerabilidad en ciertos sectores de la población chilena, y que el principal responsable, es el Estado y su desprotección a la comunidad precaria.

Sobre los “miedos marginales”: apuntes para una definición.

«El miedo se expresa como una interrupción, un sobresalto en donde se suspende el curso del tiempo y no queda nada, solo la certeza que un sentimiento de terror irregular y definitivo hace que la vida parezca invivible. O el miedo a veces se repliega y pienso que existe una vida probable».

(Eltit, 2013:88)

22Pilar Calveiro en su libro Violencias de Estado propone que nuestra época desarrolla un proceso paulatino de reestructuración de la hegemonía a nivel planetario, a través de la cual se estaría dando paso a una clausura de la modernidad para pasar a una nueva era, determinara por la globalización, en su nivel más abarcador. En este nuevo contexto, el principio de exclusión del Otro adquiere nuevos tintes, diferentes a los observados, por ejemplo, en la Primera y Segunda Guerra Mundial y en las Dictaduras Latinoamericanas. En el presente, la discriminación, anulación y persecución del Otro se articula en discursos oficiales que promueven la seguridad civil, bajo contextos de democracia e igualdad ante la ley, junto con políticas que declaran una guerra difusa contra un Otro que ya no es un disidente político, ni alguien considerado racialmente inferior, sino que Otro, potencialmente violento contra la sociedad. Estos serían el « terrorista » o el « criminal-narcotraficante ». De este modo, las guerras contra el terrorismo y el crimen organizado, son las nuevas formas que ha encontrado el poder hegemónico para atacar todo aquello que vaya en contra del proyecto desarrollista de los países. En el caso del narcotráfico, el problema para Calveiro es claro y se daría en todos lados de modo similar:

La guerra contra el narcotráfico se traslapa como guerra contra el crimen organizado, y esta como guerra contra el crimen en general, como un único fenómeno que reduce dentro de esta categoría problemas muy diversos. Así se mezclan el gran capo, mafioso internacional, el miembro de una banda de ladrones de automóviles-que es también crimen organizado-y el muchachito que tiene un puesto de películas clonadas-controlado por las grandes redes […] Contra todos se declara la guerra-“tolerancia cero”-, aunque no tienen la misma responsabilidad. (p.169)

23Para esta autora, es fundamental observar los sistemas punitivos actuales para analizar los modos en los que se controlan los cuerpos, qué sujetos son castigados, en qué consisten dichos castigos, qué tecnologías específicas se utilizan, etc. Esto nos dará luces sobre las nuevas formas en que se protege y mantiene la hegemonía.

24En una línea similar, ya en el año 1978, Michael Foucault advertía sobre la importancia de analizar los sistemas por medio de los cuales las sociedades modernas organizan el problema de la delincuencia. Este autor acota tres formatos de funcionamiento de la maquinaria anti-criminal. En primer lugar, el mecanismo legal o jurídico, que define los delitos en función de un código común y los asocia a un determinado castigo. En segundo lugar, un mecanismo disciplinario que es aquel que establece, por un lado, sistemas de vigilancia y controles que permiten advertir un posible crimen, y por otro lado, fija la pena para el criminal a partir de un sistema carcelario, con sus consecuentes técnicas de corrección. Y en tercer lugar, un mecanismo de seguridad que se debe a una serie de reflexiones y cuestionamientos prácticos sobre cómo proceder ante la delincuencia, tomando en consideración estadísticas y porcentajes de tipo político y económico. Decisiones que atienden a la cuestión general de «cómo mantener un tipo de criminalidad […] dentro de los límites que sean social y económicamente aceptables y alrededor de una medida que se considere […] óptima para un funcionamiento social dado» (Foucault, 2006: 20). El dispositivo de seguridad es lo que inserta el fenómeno delictual dentro de una serie de acontecimientos probables que se deben analizar en función de datos y cálculos de costos para el Estado. Es importante entender estos tres niveles como superpuestos y no de manera cronológica en la historia: « No hay era de lo legal, era de lo disciplinario, era de la seguridad […] lo que va a cambiar es […] el sistema de correlación entre los mecanismos jurídico legales, los mecanismos disciplinarios y los mecanismos de seguridad » (p.23).

  • 15 Al respecto, se puede revisar el Informe realizado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos el (...)
  • 16 El miedo contemporáneo es definido por Bauman como líquido, en atención a su propiedad de penetrar (...)

25A través de ambos autores, observamos cómo el dispositivo de seguridad se ha tornado imperante en las sociedades contemporáneas, tal como podemos advertir en Fuerzas Especiales. No obstante, lo que apreciamos, tanto en la novela como en la realidad señalada, no es el heroísmo de los policías, sino la corrupción, la violencia indiscriminada y un ambiente en donde el miedo acompaña permanentemente a cada habitante15. Un miedo condicionado por la precariedad del espacio y por su misma condición de sujetos vulnerables. Esta «humanidad sobrante» (Calveiro, 2012) demuestra cómo el poder hegemónico se reviste de coerción y configura una población que no es más que una masa humana superflua, tal como la entiende Calveiro: «prescindible, indeseable e incluso en inconveniente para la constitución del mundo» (2012:20). En este sentido, consideramos fundamental acotar este espacio identitario para singularizar los miedos que padecen las denominadas «humanidades sobrantes», fundamentalmente, porque son miedos de los que no se habla, de los que el gobierno no se hace cargo y de los que el discurso social no estipula válido en relación a otros miedos, como lo son el miedo a la delincuencia, el miedo a las catástrofes naturales o el miedo a la violencia de género, por citar solo algunos. Son miedos/otros, que si bien comparten la liquidez del miedo contemporáneo (Bauman 2007)16, no consiguen traspasar sus propios límites espaciales: « mi miedo es otro, no es pulcro ni menos redimible, es otro, otro, es como si la policía hubiera atravesado todas las fachadas y sus escudos transparentes se me hubiera metido adentro de la boca » (p.89).

26La novela chilena delinea un espacio para la marginalidad-los bloques- y un tipo de personajes que funcionan como espectros atrapados en las fronteras de dicho espacio. Diamela Eltit direcciona el debate hacia las causas de este problema, denunciando la utilización de la violencia por parte del Estado como práctica que demuestra un problema de fondo, que es el de la construcción de un enemigo público para la ciudadanía, enemigo que es definido en discursos oficiales y mantenido al margen a través de programas policiales de resguardo civil, que rayan en el límite de la legalidad, como el ya comentado «Programa Barrio Seguro». En esta dinámica, es el miedo el que cobra presencia y emerge insistentemente como una sensación colectiva que aqueja a los habitantes del Bloque, y es el que nos permite, en definitiva, especificar un tipo de miedo propio de estas comunidades olvidadas: los miedos marginales.

El bloque, el mío particularmente, el que yo habito, es una representación del bloque miedo, una forma gráfica que podría levantarse, hincharse, inflarse cualquier día y explotar como un tubo de gas, porque la presión del miedo llegaría a niveles inmanejables y el estallido sería la única forma de consumación (Eltit, 2013:89).

27En conclusión, los miedos que trabaja la novela de Eltit, y que lamentablemente existen calladamente en la realidad chilena, son miedos marginales porque no consiguen llegar al centro de la visibilidad política e informativa, pero sobre todo, porque han sido sistemáticamente relegados por las políticas públicas de crecimiento y desarrollo económico. En otras palabras, son miedos marginales no simplemente porque se ubiquen en la periferia, sino que porque-y tal como critica la novela-son miedos fabricados desde las cúpulas y reprimidos por el poder hegemónico-representado en las fuerzas policiales-para permanecer por siempre allí, en las sombras, en donde los gritos de terror jamás serán efectivamente atendidos. En este mundo en donde el miedo al Otro-delincuente aparece como una característica principal de la contemporaneidad (Lechner, 1998), conocer y empatizar con los «miedos marginales» es relevante y urgente, en tanto estos tienen la capacidad de revelarnos la fase crítica en la que se encuentra nuestra sociedad, una crisis caracterizada por la exclusión, la violencia y la pobreza extrema de un sector de la población particular, que comienza a extenderse lentamente. En suma, los elementos analizados en este artículo nos permiten reflexionar sobre la violencia desmedida contra sectores precarios y la consecuente concentración de miedos silenciados y censurados por una sociedad que encuentra, en la lucha contra la delincuencia, un argumento que lo permite todo.

Inicio de página

Bibliografía

BAUMAN, Zygmunt, Miedo líquido. La sociedad contemporánea y sus temores, Barcelona, Paidós, 2007, p. 232.

BAZÁN, Ignacio, “Las marcas de La Legua (a quince años de intervención)”, La Tercera, Santiago de Chile, 7 de Septiembre, 2017, <http://www.latercera.com/noticia/las-marcas-de-la-legua-a-15-anos-de-la-intervencion/>

BECERRA, Mauricio, “Las olvidadas erradicaciones de la dictadura”, Entrevista a Cristian Palacios y César Leyton, Resumen, Sección Memoria y DDHH, 28 de Septiembre, 2017, <https://resumen.cl/articulos/las-olvidadas-erradicaciones-de-la-dictadura>

BUSTAMANTE, José Manuel, La deuda de Chile con el derecho a la vivienda: Otra herencia de la dictadura, Noticias. Facultad de Arquitectura y Urbanismo, Universidad de Chile, 25 de Julio, 2017, <http://www.fau.uchile.cl/noticias/115045/el-derecho-a-la-vivienda-en-chile-deuda-que-heredamos-de-la-dictadura>

BUTLER, Judith, Vida precaria. El poder del duelo y la violencia, Trad. Fermín Rodríguez, Buenos Aires, Paidós, 2006, 192 p.

CALVEIRO, Pilar, Violencias de estado. La guerra antiterrorista y la guerra contra el crimen como medios de control global, Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2012, 328 p.

CANDIA, David, “Metas del milenio y tugurios: una metodología utilizando datos censales”, Serie Población y Desarrollo 63, CEPAL, CELADE, Santiago de Chile, División Población.

ELTIT, Diamela, Fuerzas especiales, Santiago de Chile, Editorial Planeta, 2013, 166 p.

FOUCAULT, Michael, Seguridad, territorio, población. Curso en el College de France (1977-1978), Trad. Horacio Pons, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2006, 488 p.

GANTER, Rodrigo, Escenas de la vida urbana en La Legua Emergencia: narcocultura y ambivalencias identitarias, Tesis para optar al grado de Doctor en Arquitectura y Estudios Urbanos, Pontificia Universidad Católica de Chile, 2010.

LA CALETA, “Investigación acción participativa: una propuesta de incidencia desde los niños y las niñas de La Legua en Santiago de Chile”, Rayuela. Revista Iberoamericana sobre niñez y Juventud en la Lucha por sus Derechos, N°10, 2014,109-120.

LECHNER, Norbert, “Nuestros miedos”, Perfiles Latinoamericanos, N°13, 1998, p. 179-198.

LEÓN, Christian, El cine de la marginalidad. Realismo sucio y violencia urbana, Ecuador, Abya-Yala, 2005.

LUNECKE Alejandra y RUIZ, Juan Carlos, “Capital social y violencia: análisis para la intervención en barrios urbanos críticos, En Dammert, Lucía y Zúñiga, Liza (editoras), Seguridad y violencia en América Latina, Santiago, Chile, URB-AL, (2007):225-252.

MANZANO CHÁVEZ, Liliana, Violencia en barrios críticos. Explicaciones teóricas y estrategias de intervención basadas en el papel de la comunidad, Santiago de Chile, RIL Editores-CESC, 2009.

MINISTERIO DEL INTERIOR DE CHILE, Política Nacional de Seguridad Ciudadana, 2004, 13 de agosto, 2017,<http://www.fes-seguridadregional.org/images/stories/docs/0546-001_g.pdf>

rodríguez, Alfredo, Rodríguez, Paula, "Santiago, una ciudad neoliberal", Quito, Cuestiones urbanas regionales, N°1, 2014, p.101-124.

Inicio de página

Notas

1 En Chile se le llama Bloques a las construcciones habitacionales que agrupan a un conjunto de personas organizadas en edificios de tres o cuatro pisos, con pequeños departamentos para cada familia. Los Bloques emergen como parte del Programa Vivienda Básica, impulsado por el Estado, con el objetivo de la erradicación progresiva de los campamentos. Para mayor información ver: Margarita Greene y Pablo C. Fuentes, Rehabilitación de Bloques de Vivienda Básica: Construcción de casa, comunidad y barrio, Santiago, Gobierno de Chile, Agosto 2006, < http://www.subdere.gov.cl/sites/default/noticiasold/articles-69827_recurso_1.pdf>

2 En Chile se le denomina coloquialmente “pacos” a las fuerzas de carabineros, y “tiras” al PDI, Policía de Investigaciones.

3 Citamos aquí la definición por asociación intercultural que propone Candia “Tugurios, barriadas, favelas, ranchos, campamentos en el caso de Chile, son distintas formas de nominar a un conjunto de viviendas precarias que están agrupadas geográficamente y que dan cuenta de un poblamiento espontáneo, muchas veces irregular, producto de tomas de terrenos o la erradicación de cierto sector de la población” (2005).

4 No es solamente que se haya combatido la “subversión” con la relegación al margen de poblaciones completas, sino que como explican Paula y Alfredo Rodríguez, se diseñó un plan de “neutralización por dispersión” (Rodríguez y Rodríguez, 2014:112), en la medida en que estas familias no quedaron todas juntas en las periferias, sino que repartidas por distintos lugares de la misma.

5 Uno de los escasos movimientos de reivindicación social arraigado en la organización poblacional que se mantuvo y resistió en tiempos de dictadura fue la población de La Victoria. Para más información, se recomienda el artículo siguiente: Alexis Cortés, “El movimiento de pobladores chilenos y la población La Victoria: ejemplaridad, movimiento sociales y el derecho a la ciudad”, EURE (Revista Latinoamericana de Estudios Urbanos Regionales), SCIELO, vol.40 no. 119 Santiago ene. 2014, <http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0250-71612014000100011>

6 Por ejemplo, según el ranking internacional publicado el año 2015 por The Economist, la famosa revista londinense, sitúa a Santiago es la segunda ciudad mejor catalogada de Latinoamérica para vivir, tomando en cuenta factores como la cultura, educación, infraestructura y medioambiente. La primera es Buenos Aires, Argentina, <https://media.heraldsun.com.au/files/liveability.pdf>

7 Como explican Lunecke y Ruiz, “muchas de estas poblaciones nacieron de un proceso de alta participación y solidaridad y debieron organizarse para lograr el desarrollo o satisfacción de las necesidades que han considerado indispensables. Hoy la participación en redes de sus habitantes es baja y las organizaciones existentes se caracterizan por responder a intereses específicos sin vinculación entre sí, la atomización de la organización y movilización social y el bajo impacto de su acción” (2007).

8 Otro de los llamados públicos al gobierno que se puede consignar es el que realizó el Bloque por la Infancia el 8 de julio del 2016, a través de la Asociación Chilena Pro Naciones Unidas (ACHNU), que se titulaba “Basta ya de tanta irresponsabilidad”, documento que pone el foco de atención en la responsabilidad que posee el Estado de Chile ante la mantención y cuidado de los derechos de niños y niñas del sector. Disponible desde internet en: Gajardo et al. “Declaración Pública. Bloque por la Infancia. Basta ya de tanta irresponsabilidad", Achnu, Comunicaciones, Santiago de Chile, 14 de Julio, 2016, <http://www.achnu.cl/2016/07/14/basta-ya-de-tanta-irresponsabilidad-dice-el-bloque-por-la-infancia-al-estado-de-chile/>

9 La Corporación La Caleta se define como una “organización privada sin fines de lucro que desde 1985 se dedica a facilitar y fortalecer procesos de participación y protagonismo infantil, adolescente y juvenil, desde la base social, en diversas poblaciones y/o comunidades de la Región Metropolitana y la Región del Bío Bío”. Uno de sus principales focos en la participación de los niños y jóvenes en su propio entorno, destacando la importancia de este grupo etario en el proceso de mejoramiento de su barrio. Para mayor información sobre su metodología de intervención, recomendamos el artículo “Investigación acción participativa: una propuesta de incidencia desde los niños y niñas de La Legua en Santiago de Chile”. (Corporación La Caleta, Rayuela. Revista Iberoamericana sobre Niñez y Juventud en Lucha por sus Derechos. N°10, 22 de Mayo, 2014), <http://revistarayuela.ednica.org.mx/sites/default/files/109-120.pdf>

10 El manifiesto completo aquí (Equipo La Caleta. “Declaración Pública. Situación de Violencia en La Legua. Foco Social. Niñez y Adolescencia. Comunicaciones, 29 de Abril, 2016), <http://www.focosocial.cl/ver_noticias.php?cod=626&cat=9>

11 Para una completa información sobre este estudio, revisar el Informe que culmina con una serie de recomendaciones en atención a los resultados de la investigación. Se puede ver en el siguiente link (Instituto Nacional de Derechos Humanos, Estudio de caso: violencia y derechos humanos en La Legua. Biblioteca Digital INDH, 2015, 85 p., <http://bibliotecadigital.indh.cl/bitstream/handle/123456789/857/Estudio.pdf?sequence=1>

12 Es importante destacar que en los barrios en riesgo social, la mayoría de las casas o departamentos están protegidas con rejas, ya sea por la delincuencia o para resguardarse de los violentos allanamientos de la Policía de Investigaciones.

13 Citado en Becerra, Mauricio, “Las erradicaciones de la dictadura cívico-militar: el traslado de las poblaciones a la periferia”. Entrevista a los historiadores Cristian Palacios y César Leyton en El Ciudadano, 17 de Diciembre, 2012. La entrevista completa en: <http://www.elciudadano.cl/entrevistas/las-olvidadas-erradicaciones-de-la-dictadura/12/17/>

14 En la actualidad, con el auge del empresariado y la lamentable existencia de vacíos legales en los planes reguladores de construcción, se ha permitido el levantamiento de edificios diseñados para el hacinamiento, entre los que cabe destacar la más reciente y vergonzosa construcción ubicada en la comuna de Estación central, el denominado “gueto vertical”: un edificio de 23 pisos con 3200 departamentos de 30 mt2 cada uno, y con solo dos ascensores.

15 Al respecto, se puede revisar el Informe realizado por el Instituto Nacional de Derechos Humanos el año 2015 sobre el caso de la violencia y sus excesos por parte de las Fuerzas Policiales en la población La Legua, <http://bibliotecadigital.indh.cl/bitstream/handle/123456789/857/Estudio.pdf?sequence=1>

16 El miedo contemporáneo es definido por Bauman como líquido, en atención a su propiedad de penetrar y saturar la vida en su conjunto.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Sandra Navarrete Barría, « Miedos al margen: representaciones de la violencia y la precariedad en Fuerzas Especiales de Diamela Eltit », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 34 | 2017, Publicado el 20 diciembre 2017, consultado el 19 abril 2018. URL : http://journals.openedition.org/alhim/5777

Inicio de página

Autor

Sandra Navarrete Barría

Instituto de Estudios Avanzados,
Universidad de Santiago de Chile

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals