Navegación – Mapa del sitio

Los desastres en México de los 80’s: Miedo, culpa y secuelas psicosociales

Silvia Rosa Sigales Ruiz y Michèle Caria

Resúmenes

En México el 19 de noviembre de 1984, en San Juanico (San Juan Ixhuatepec) se vivió una catástrofe industrial, sin precedentes en Petróleos Mexicanos (PEMEX); para hacer aceptable lo inaceptable, fue la Iglesia católica quien se pronunciara como la portavoz de una justicia divina, al señalar a los sanjuaniquences “culpables de ese castigo, por sus pecados”. Los sobrevivientes acuñaron su culpa y refrendando su castigo, crearon el mito de haber visto a la virgen de Guadalupe, en la cima del fuego con los brazos abiertos mostrando “3 veces el número 19”. A su vez, en la ciudad de México, el 19 de septiembre de 1985, tuvo lugar un sismo de enorme magnitud. Igual que en San Juanico, la Iglesia católica hizo énfasis en que “Dios había acabado, con las colonias del pecado”. Se creó así un clima de “culpa y castigo divino”. El interés de este trabajo es analizar el circuito del miedo y la culpa ante situaciones de catástrofe. Se tomarán como ejemplo estos dos casos.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

1El 19 de noviembre de 1984, en San Juanico (San Juan Ixhuatepec) se vivió una catástrofe industrial, sin precedentes en Petróleos Mexicanos (PEMEX). A su vez, el 19 de septiembre de 1985 se produce en la capital un sismo de magnitud 8,1 en la escala Richter. Estas dos catástrofes ocurridas con 10 meses de diferencia entre ellas han sido determinantes para enmarcar una metodología en la gestión de situaciones que generan un estado de emergencia particularmente, después de un desastre.

  • 1 BLEVE: Acrónico en inglés de “Boulling Liquid Expanding Vapour Explosion”, (explosión de vapores qu (...)

2La primera catástrofe fue industrial (CI), derivada de un accidente en la planta de almacenamiento y distribución de gas licuado en la empresa paraestatal Petróleos Mexicanos (PEMEX), en la que hubo una cadena de explosiones tipo BLEVE1, en San Juan Ixhuatepec (San Juanico). Este accidente de consecuencias masivas dio lugar a una gestión social del desastre donde el miedo, la culpa, el cinismo y el castigo, fue el contexto predominante ante el dolor de la pérdida, el horror del evento y el impacto psicológico producido por la confrontación a un evento jamás visto ni enfrentado por la población. La postura y gestión adoptadas ante este desastre repercutieron y se repitieron durante los sismos en la ciudad de México, que dieron lugar a una catástrofe por fenómeno natural (CFN) el 19 de setiembre de 1985.

La medicina de catástrofes

3Para contextualizar las respuestas comportamentales ante una catástrofe, se hace necesario identificar las zonas, que determinan el impacto. La medicina de catástrofes, nos ofrece ciertos parámetros para facilitar la gestión de la emergencia, según la zona (Crocq, 1987: 531):

  • Zona de impacto:

Destrucción de materiales: Total

Víctimas: Muertos, heridos, sobrevivientes y conmocionados

Desorganización social: Completa

Comportamiento: Conmoción, inhibición, estupor, postración, pánicos laborales.

  • Zona de destrucción: Importante

Destrucción de materiales: Importante

Víctimas: Heridos, damnificados y conmocionados

Desorganización social: Muy perturbada

Comportamiento: Inhibición, huida centrifuga, agitación y pánico.

  • Zona marginal: Parcial (comunicaciones)

Destrucción de materiales:

Víctimas: Integridad física, shock emocional

Desorganización social: Leve (sin embargo, separada de su control)

Comportamiento: Incierto, indeciso, rumores, éxodos.

  • Zona Exterior:

Destrucción de materiales: 0

Víctimas: 0

Desorganización social: La organización social se conserva

Comportamiento: Simpatía, convergencia, reparación

4Estos parámetros facilitan la identificación de los comportamientos de la sociedad en función de la zona de impacto. Ha sido desde la psicología, que se ha profundizado la comprensión de los mismos, así como de las secuelas en la salud mental, de este tipo experiencias. El propósito de este trabajo, teniendo en cuenta los anteriores parámetros, será analizar las reacciones de miedo y culpa y las secuelas psicosociales que sufrió la población involucrada en las CI y CFN en México. Para ello se tendrán en cuenta las creencias y las coyunturas políticas que subyacían en ese contexto.

El impacto: reacciones normales frente a situaciones anormales

5El impacto (en las zonas de impacto y de destrucción) que puede traer consigo la catástrofe, definida como un agente agresor (Sigales, 2012:12), dependerá de 3 factores:

  • el conocimiento que se tenga sobre el riesgo,

  • la preparación que se tenga para enfrentarlo y

  • el carácter de impredecible de la confrontación.

6La población mexicana, antes de las CI /CFN, sólo disponía de una impalpable percepción del riesgo. Para los sanjuaniquences, el hecho de tener frente a ellos día y noche la gran mecha de fuego era una garantía de seguridad. La población mexicana no estaba preparada para enfrentarse ante situaciones como fueron las CI /CFN. Este desconocimiento dejó a la sociedad limitada a sus propios recursos: psicológicos (para reponerse del shock emocional y cognitivo, para entender lo que pasó), materiales (para salvaguardar sus vidas) y sociales (para organizarse ante la emergencia). La reacción fue de estrés inadaptado considerado como dépassée (Crocq, 2007:19).

7En este sentido, se está ante un impacto a doble filo: por un lado, se encuentra el más inmediato que es el impacto psicológico que cada una de las víctimas directa o indirectamente sufrirá dependiendo de las circunstancias del evento, de los recursos psicológicos que disponga para evaluar y responder ante el evento y de su predisposición psicológica. Estos tres elementos serán concluyentes en el desarrollo de un efecto psicotraumático (Sigales, 2006:12). Por otro lado, está la gestión psicosocial que se haga del evento, misma que puede prolongar y potenciar los efectos psicotraumáticos, derivados de la confrontación ante el evento.

8La CI y la CFN no dejaron indiferentes a la comunidad científica mexicana e incluso internacional. En la década de los 90’s se fue desarrollando un área de la psicología interesada en la comprensión y análisis de los efectos psicológicos del impacto de una catástrofe. Autores como: Crocq (1974), Cremniter (2004), Lebigot (2005), Sigales (2006), Ciccone et Ferrant (2009) entre otros, afirman que dentro de las reacciones normales ante una situación anormal son los sentimientos de culpa, vergüenza, miedo e ira, las primeras respuestas psicológicas de las víctimas enfrentadas a situaciones extremas que le resultan desconocidas.

9El proceso psicológico que se deriva estará sustentado por una evaluación claramente subjetiva, la cual simultáneamente va a desencadenar la reacción de estrés que dará lugar a procesos fisiológicos y psicológicos, como respuesta al miedo procedente de esta evaluación personal del evento (Cannon, 1929; Selye, 1974; Rivera, 1980; Lazarus, 1984). Será entonces a partir de los recursos emocionales y cognitivos individuales (creencias/saber-hacer/) que se manifestarán las diversas formas de reacción ante la amenaza, producto de la confrontación con una CI /CFN. éstas pueden ser: lucha-huida (afrontamiento activo), vigilancia-acecho (afrontamiento pasivo), acción paratélica (estresante/placentera), acción de conservación-inhibición (desesperanza/desvalimiento o indefensión), acción de cuidar e intimar (cuidado y apoyo) y acción de conmoción-estupor-inhibición (plano emocional-cognitivo-comportamental). Estas reacciones serán determinantes para enfrentar en un primer momento el evento y luego poder gestionar el impacto inicialmente interno (psicológico) y posteriormente externo (social). La gestión psicosocial de un desastre se sustentará, ya sea en los conocimientos previos (preparación) o en las creencias personales y colectivas que conformen el capital cultural para enfrentar socialmente eventos a carácter potencialmente destructores.

La culpa: reacción normal

10La carencia de elementos que permitan identificar las causas de este tipo de evento y comprenderlo inducen a la búsqueda de responsables que den un sentido a lo vivido y respondan a las preguntas básicas de: ¿Por qué a mí? ¿Por qué yo? La culpa es uno de los sentimientos más inmediatos que suelen manifestar las víctimas de situaciones de desastres e incluso víctimas de otro tipo de agentes agresores: asaltos, actos terroristas, agresiones sexuales, etc. (Herrera, 2006: 69-71). Esta culpa como reacción normal ante situaciones que escapan a la comprensión, dado el factor sorpresa ante el evento y la falta de estrategias para enfrentarlo, puede ser patognomónico de trastornos por estrés postraumático o síndromes postraumáticos.

  • 2 La psicología en el ámbito de los desastres, cuenta hoy en día con protocolos de actuación en los q (...)

11En este sentido, ante el desconocimiento absoluto de las respuestas psicológicas asociadas al impacto de situaciones de desastres, hacer la gestión de este tipo de sentimientos durante los eventos señalados, fue imposible2. Ante la carencia de lo que hoy se conoce como una Cultura de Protección Civil, serán las creencias de las que se disponga, las que darán una primera respuesta para entender lo sucedido.

Religión: creencias, culpa y solidaridad

12La carencia de un capital cultural que hubiera permitido que las poblaciones afectadas poseyeran un saber hacer ante las CI /CFN, llevó a los supervivientes a plegarse sobre sí mismos y el sistema de creencias fue el único referente para entender y explicar lo sucedido. Las respuestas de carácter religioso sustentaron la inconsistente comprensión de estas catástrofes, al asociarlas a la llegada del Apocalipsis. Esta creencia fue para los damnificados la explicación más cercana a la realidad.

  • 3 En la primera misa celebrada dos semanas después de la CI en la zona sanjuaniquense más dañada, el (...)

13Es necesario reconocer que el catolicismo del pueblo mexicano jugó un papel de primer orden en la gestión de la emergencia (Zonas: Marginal y Exterior), dando lugar a la solidaridad en ambas catástrofes. La fe católica fue la que organizó al pueblo mexicano; así desde las iglesias surgieron los centros de acopio e incluso de albergue para ayudar a las víctimas. También se organizó una importante ayuda en las labores de rescate. Sin embargo, la respuesta de la Iglesia Católica estuvo marcada por la paradoja de ayuda/castigo, misma que dio lugar a un apoyo cargado de ambigüedad a partir de la insistencia en la culpabilidad de los damnificados. Se sostuvo que las catástrofes fueron un castigo divino3.

  • 4 Durante el proceso de reconstrucción en ambos casos -desde la particularidad de sus contextos socio (...)

14En lo que respecta a las víctimas hay que tener en cuenta que ante el caos que deja un evento destructor y del cual no se tienen referencias, quienes lo confrontan una vez lograda la supervivencia, transitan por un proceso psicológico donde su estado de conciencia -conexión con la realidad- está bajo la reacción de conmoción-estupor-inhibición. Esto incita al individuo a buscar referentes a fin de hacer contacto con la realidad y poder, a su vez, explicarla para luego darle un sentido. Es este proceso psicológico el que explica por qué, una vez fuera de peligro, las poblaciones víctimas de estos eventos CFN y CI, buscaron en sus creencias religiosas el consuelo y los recursos para salir adelante. Sin embargo, esta re-significación de la culpa hace que la sentencia del castigo, inhiba doblemente la búsqueda de respuestas en pro de sus derechos y de la reparación psicológica. Así, al asumirse merecedores de tal castigo, la resignación se vuelve una condición que los vulnera y los deja expuestos a ser encauzados según aquello que pueda garantizar su protección, ya que viven con un temor4reforzado una vez más por la vía de sus creencias.

De la vulnerabilidad psicológica a la manipulación psicosocial

  • 5 A la población fuertemente marcada por los incendios no le permitieron regresar a vivir a San Juani (...)
  • 6 Las instancias de gobierno afirmaron que PEMEX no se haría responsables de las pérdidas, ni daños c (...)

15Si bien es cierto una de las respuestas normales ante situaciones de desastres es la ira, también es cierto que el contexto sociopolítico puede propiciarla y mantenerla en forma crónica. En este sentido, el manejo de la CFN y de la CI por parte de las instancias de gobierno, fue el de la triada negligencia-corrupción-discriminación (NECODI). En el caso de San Juanico, la explosión en los depósitos de gas de PEMEX fue una catástrofe que se desconoce aún, si fue accidental o provocada. La tradición de un sistema de gobierno que no legitima la trasparencia dejó muchas dudas sobre la causa del accidente; por otra parte, a la gestión que las autoridades hicieron de la emergencia, de las necesidades de la población directamente afectada5 y de su negativa a indemnizar a la población6, se sumó la opacidad con la que se manejaron los recursos nacionales y extranjeros recibidos.

  • 7 Se generó un movimientos social para exigir cuentas y esclarecer las causas del accidente, así como (...)

16La triada NECODI aumentó la ira de los sanjuaniquences7y como reacción ciudadana se creó la Unión Popular Ixhuatepec (UPI), pero no por ello lograron alcanzar sus objetivos. Ante la incapacidad de hacer valer sus derechos, esta ira fue aprovechada por el Partido Socialista Unificado de México (PSUM) de pensamiento marxista-leninista, quien terminó adhiriendo en sus filas a la UPI, la cual perdió así, toda legitimidad y objetivos como Asociación Civil.

17Por su parte, el sismo de la capital fue revelador, no solamente de una gran incapacidad gubernamental para hacer frente a situaciones de emergencia masiva, sino además de las dificultades vinculadas a la corrupción y el autoritarismo (Mutolo, 2016:38), dando lugar de igual manera a triada NECODI en la gestión del desastre. La coyuntura entre el evento-la sentencia-el autoritarismo/insensibilidad dieron lugar a que la ira -en un primer momento propia al impacto del evento- se acrecentara ante las respuestas de dos figuras claves en sociedades de tradición paternalistas: la Iglesia y el Estado.

18Ante un contexto de supervivencia masiva, salvaguardar la vida es una prioridad social, misma que se vio doblemente amenazada por el impacto real del evento y por la respuesta de la Iglesia (culpa-castigo-discriminación) y del Estado (corrupción-insensibilidad). El paternalismo, como forma de gestión del desastre ante la coyuntura señalada, generó una paradoja ante la cual se levantó la sociedad civil como una forma de garantizar la supervivencia de los damnificados. En efecto, “Las sociedades civiles nacen al margen del Estado y son poseedoras de una autoridad moral incuestionable, como un proyecto político en construcción o como una categoría analítica clave para entender la acción colectiva y la transición a la democracia” (Mutolo, 2016:39). Las primeras organizaciones sociales dieron lugar a la lucha por la vivienda.

19Además, la manipulación del dolor y la corrupción con la que se hizo uso de los recursos venidos de todos partes del mundo para los damnificados, hicieron surgir nuevos planteamientos de carácter político en el que se cuestionó al priismo, dando lugar a nuevas alternativas políticas. Así, esa ira se volvió una expresión políticamente correcta, en función de los recursos contextuales.

20Ante la impopularidad del gobierno fuertemente cuestionado y la ambigüedad de la Iglesia “Los sismos de 1985, generaron un cambio radical en la relación entre la Iglesia católica y el gobierno. Esta transformación produce un fuerte acercamiento que confluyó en la reforma constitucional de 1992" (Mutolo, 2016: 39). Según esta reforma, la Iglesia puede tener una participación política. En efecto, al ser el pueblo mexicano de fuerte confesión católica, la Iglesia tuvo la oportunidad de ofrecer una mejor gestión de la ayuda y garantizar a los damnificados la posibilidad de una vivienda. Así ante este manejo de intereses entre la Iglesia y el Gobierno, la sociedad civil vio diluida y encauzada una ira acrecentada y justificada.

Conclusión

21La vulnerabilidad psicológica que presenten las poblaciones implicadas en un desastre, estará determinada por la preparación de la ciudadanía, así como por las medidas y los medios previstos por el Estado para enfrentar situaciones de desastre.

22El mayor o menor estado de vulnerabilidad en la que se encuentran las poblaciones afectadas puede llegar a ser un factor determinante en la gestión social del estado de emergencia. La gestión de la ayuda y los recursos quedan en manos de un liderazgo político que se movilizará o bien para fines de ayuda humanitaria previstos o bien para fines políticos de control y dominación o bien para su propio beneficio económico que se logrará al desviar los fondos.

23En la década de los 80´s en la ciudad de México y sus alrededores, la CFI y la CI pusieron en evidencia la incapacidad de respuesta de parte de las instancias de gobierno para enfrentar estados de emergencia masivas debidos a fenómenos de tipo antropogénico o naturales.

24Aunado a esta incapacidad, la triada negligencia-corrupción-discriminación (NECODI), dio paso al desarrollo de una metodología de gestión del desastre en la que se manipularon los estados psicoemocionales de la sociedad. Las respuestas normales de temor, ira y culpa que se derivan de situaciones anormales fueron concluyentes en el manejo de los desastres y el dolor de los damnificados. El cinismo y el castigo como sistema de control dio lugar a una nueva forma de represión y vigilancia justificada y nutrida desde el sistema de creencias religiosas de la sociedad mexicana.

25La falta de transparencia en el manejo de los recursos internacionales enviados dio lugar a movimientos sociales que no lograron legitimar sus derechos debido a la coyuntura de crisis económica en la que se encontraba el país. Esta situación facilitó las alianzas entre la Iglesia y el Estado a fin de ejercer, más que una represión social, un control de tipo moral. La proliferación de rumores como la visión de la Virgen de Guadalupe mostrando tres veces el número 19 fue una forma de simbolizar un castigo merecido, con lo que se apaciguó el sentir de la población en general.

26A treinta y tres años de estos desastres, el 19 de septiembre de 2017, un sismo de magnitud 7,1 en la escala Richter, volvió a sacudir a la Cd. de México. La cultura de protección civil desarrollada después de los sismos de 1985 puso de manifiesto que la población era capaz de hacer frente al desastre: la respuesta psicoemocional normal de temor e ira no dio lugar a sentimientos de culpa y la sociedad respondió de forma empática, solidaria y organizada. La triada negligencia-corrupción-discriminación (NECODI) prevaleció, pero fue de otra índole construcciones no conforme a las normas antisísmicas o en riesgo de derrumbe desde 1985, manejos turbios de los fondos para la reconstrucción, entre otros.

27Las experiencias que se pueden extraer ante situaciones de desastres quedan influenciadas por la coyuntura entre diversos factores ya sea de tipo social, político o económico, así como de una responsabilidad individual. Las reacciones normales de temor, ira, culpa son una respuesta de tipo bio-psico-social que debe tomarse en cuenta en la gestión de los desastres. Los referentes culturales en torno a la convivencia con el medio ambiente, su uso y políticas de gestión y administración, podrán ser determinantes para las generaciones que hagan frente a los efectos del cambio climático.

28En las catástrofes de los ochenta las poblaciones damnificadas no pudieron hacer el duelo que facilitara la reconstrucción del tejido social debido a la fuerte carga de culpa y corrupción en la que se vieron envueltas. Es de esperar que ante la reciente catástrofe del 19 de septiembre de 2017 el proceso de duelo les sea permitido para asegurar la reconstrucción psicosocial. Es necesario integrar en la memoria social el dolor y la pérdida para lograr darle un nuevo valor y sentido a la vida en una época de incertidumbre económica, política y social.

Inicio de página

Bibliografía

CROCQ, Louis, Traumatismes psychiques, Paris, MASSON, 2007.

………………., “La psychologie des catastrophes et les atteintes psychiques”, NOTO, René (Comp.), Médecine de catastrophes, Paris, MASSON, 1987, p. 520-546.

…………………, “Stress et névrose traumatique”, Revista PsychoMéd 6 (8), 1974, p. 1493-1531.

CREMNITER, Didier, “Trauma et urgence médico-psychologique”, Revista FranStreTrau, 4 (1), Francia, 2004, p. 35-39.

CICCONE, Albert, FERRANT, Alain, Honte, culpabilité et traumatisme, Paris, Dunod, 2009.

DE RIVERA, Luis. Los síndromes de estrés, Madrid, Síntesis, 2010.

Herrera, Myriam, “Historia de la victimología", BACAS Rafael (coord.), Manual de victimología, Valencia, Tirant lo Blanch, 2006, p. 69-71.

LEAL, Alejandra, “De pueblo a sociedad civil: el discurso político después del sismo de 1985”, Revista Mex. Soc, México, 2014, 76 (3), p. 441-469.

LEBIGOT, Françoise, Traiter les traumatismes psychiques, Paris, Dunod, 2005.

Mutolo, Andrea, “Hacia una reconciliación entre la Iglesia católica y el Estado: el Arzobispado de México y el departamento del Distrito Federal después del sismo 1985”, Revista Cien.Antr, España, n°67, 2016, p.37-54.

SIGALES-RUIZ, Silvia Rosa, “Evaluación longitudinal sobre los estados postraumáticos vinculados a las catástrofes industriales. El caso de la población de San Juan Ixhuatepec”, Revista Anales de Psicología, 22 (1), España, 2006, p. 22-28.

…………………………………,“Catástrofes, víctimas y trastornos: Hacia una definición en psicología”, Revista Anales de Psicología, 22 (1), España, 2006, p.11-21.

SIGALES-RUIZ Silvia, LÓPEZ, Esperanza, “Un pueblo nos cuenta su historia” (Tesis de Licenciatura), México, Universidad Autónoma Metropolitana-X, 1991, p. 2-129.

Inicio de página

Notas

1 BLEVE: Acrónico en inglés de “Boulling Liquid Expanding Vapour Explosion”, (explosión de vapores que se expanden al hervir el líquido).

2 La psicología en el ámbito de los desastres, cuenta hoy en día con protocolos de actuación en los que los Primeros Auxilios Psicológicos son la principal respuesta de acompañamiento psicoemocional después de la atención médica y de refugio para salvaguardar la vida.

3 En la primera misa celebrada dos semanas después de la CI en la zona sanjuaniquense más dañada, el sacerdote recién llegado a la iglesia de San Juan Bautista, en su sermón, les señaló culpables de lo ocurrido a causa de sus malos comportamientos. Los sobrevivientes que pudieron regresar a sus casas asumieron estas palabras, dando lugar a un rumor en el cual “entre las llamas se vio a la Virgen de Guadalupe con los brazos abiertos, mostrando tres veces el número 19” (Sigales et López, 1991:62). Diez meses más tarde, el 19 de septiembre, tuvo lugar en la ciudad de México, la CFN, a su vez, los habitantes de la Cd. de México, quedaron bajo la sentencia emitida por la Iglesia Católica, que les señaló culpables del desastre por no inculcar los valores católicos en las escuelas. La Iglesia insistió en que el castigo de Dios se manifestó en los barrios donde circulaban el contrabando (el Barrio de Tepito) y la prostitución (Colonia Roma y el Centro).

4 Durante el proceso de reconstrucción en ambos casos -desde la particularidad de sus contextos sociopolíticos- se instalaron altares de la Virgen de Guadalupe como una forma de asegurar su protección.

5 A la población fuertemente marcada por los incendios no le permitieron regresar a vivir a San Juanico, dándole casas de interés social en el fraccionamiento del Valle de Anáhuac, San Juan de Aragón y San Pablo (manteniendo en absoluto secreto su ubicación y la prohibición de acercarse a San Juanico, bajo amenaza de quitarles la ayuda).

6 Las instancias de gobierno afirmaron que PEMEX no se haría responsables de las pérdidas, ni daños causados por las explosiones, bajo la excusa que cuando ellos desarrollaron su complejo industrial era una zona no habitada. Lo cierto es que el pueblo de San Juan Ixhuatepec existía desde 1616 con la fundación de la iglesia de San Juan Bautista, una de las primeras construidas en el país.

7 Se generó un movimientos social para exigir cuentas y esclarecer las causas del accidente, así como indemnizaciones acordes a los daños y el derecho de reinstalación de los excluidos por sus quemaduras, empezando a llamar la atención de las instancias internacionales que apoyaban las labores de reconstrucción. Este movimiento fue desintegrado cuando le dieron muerte a su líder. Este crimen quedó sin ser esclarecido.

Este hecho hizo que la sociedad se organizara y diera vida a la Unión Popular Ixhuatepec (UPI), no por ello lograron alcanzar sus objetivos; la ira dio lugar a un reclamo legítimo frente a la respuesta de las autoridades del momento y la manera de gestionar el desastre.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Silvia Rosa Sigales Ruiz y Michèle Caria, « Los desastres en México de los 80’s: Miedo, culpa y secuelas psicosociales », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 34 | 2017, Publicado el 20 diciembre 2017, consultado el 22 octubre 2018. URL : http://journals.openedition.org/alhim/5793

Inicio de página

Autores

Silvia Rosa Sigales Ruiz

Facultad de Psicología Universidad de Colima.

Michèle Caria

LERASS, Université Paul Sabatier, Université de Toulouse

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals