Navegación – Mapa del sitio

Historia cantada. La organización campesina en Formosa en la década del sesenta

Cristian Eduardo  Vazquez

Resúmenes

El objetivo de este artículo es describir la participación de la canción en el proceso de organización campesina en la provincia de Formosa (Argentina) en la década del sesenta. Para cumplir con el fin propuesto se presentarán los diferentes espacios de sociabilidad por donde circulaban los campesinos y entraban en contacto con canciones de diferentes géneros. Partimos del supuesto que la canción fue un importante dispositivo empleado por las diferentes instituciones eclesiásticas y gubernamentales con inserción en el medio rural provincial. De este modo, la canción fue un medio privilegiado a la hora de expresar las demandas, denuncias y una representación de la realidad. Esta utilización de la música se daba en un contexto en que un importante número de artistas iban incluyendo las problemáticas sociales –principalmente las rurales– en las letras de sus canciones.

Inicio de página

Texto completo

La guitarra americana

Peleando aprendió a cantar

Daniel Viglietti

“Canción para mi América”

Introducción

1Desde mediados de la década del sesenta en la provincia de Formosa diferentes instituciones gubernamentales y eclesiales comenzaron a intensificar y articular sus actividades en el medio rural. Producto de estas labores en el año 1971 se conformó la Unión de Ligas Campesinas Formoseñas (ULICAF). Esta etapa que consideramos como la emergencia de la organización campesina fue sumamente compleja con avances y retrocesos.

  • 1 Claudia Touris (2010) y María Soledad Catoggio (2016) (que estudian el catolicismo argentino en los (...)

2Tomando como referencia dicho proceso histórico nos proponemos analizar el rol que desempeñó la canción. En esta dirección, la idea que guía este trabajo es que la canción fue un factor significativo en la conformación de la organización campesina mediante su empleo en los diferentes espacios de sociabilidad1. Consideramos que la canción permitió al campesinado expresar sus reivindicaciones, denunciar las injusticias que vivía y brindar una representación de la realidad. Además, con el paso del tiempo, permitió crear un sentido de pertenencia y participación en un proyecto común.

3Para lograr nuestro objetivo vamos a dividir el trabajo en dos. En la primera parte se presenta una caracterización de Formosa durante la década del sesenta haciendo hincapié en la creación de la diócesis de Formosa, las intervenciones institucionales en el medio rural y la política de distribución de tierras. En la segunda parte se indaga el rol que desempeñó la canción en dicho derrotero.

4En términos metodológicos, la investigación parte de una convergencia metodológica conocida como “triangulación”. Vasilachis de Gialdino (1993) define la misma como un “plan de acción” que, al combinar perspectivas teóricas, fuentes y metodologías permite superar los sesgos propios de una determinada perspectiva. En efecto, se utilizan conceptos y metodologías provenientes de diferentes campos de las Ciencias Sociales. A propósito de lo expuesto, en la construcción del corpus documental aplicamos la triangulación de datos ya que trabajamos con fuentes primarias, secundarias y orales.

La emergencia de la organización campesina

  • 2 La provincia de Formosa está ubicada en la región del nordeste de la Argentina y gran parte de su t (...)
  • 3 Entendemos como la década del sesenta o largos sesenta al período 1957-1971. La etapa comienza en 1 (...)
  • 4 La erección canónica de la diócesis de Formosa se realizó mediante la bula Quandoquidem adoranda de (...)

5Durante la década del sesenta la provincia de Formosa2 fue escenario de la conjunción de diferentes procesos históricos que permitieron la emergencia de la organización campesina3. Uno de ellos fue la creación en 1957 de la diócesis de Formosa y la designación de Raúl Marcelo Scozzina como su primer obispo. A él le correspondió organizar la nueva jurisdicción eclesial, crear parroquias, propiciar la instalación de diversas congregaciones y órdenes religiosas, entre otras acciones4.

  • 5 Durante la primera mitad de la década del sesenta sesionó en Roma el Concilio Vaticano II (1962-196 (...)
  • 6 Entre 1957 y 1963 se erigieron en la Argentina veintisiete nuevas diócesis. Obregón (2005) afirma q (...)

6Scozzina tuvo que hacer frente a la falta de personal religioso y las carencias económicas y sociales de la diócesis que le correspondió administrar. Habiendo participado de las cuatro sesiones del Concilio Vaticano II5, Scozzina nutrió sus iniciativas con un marcado sentido renovador6. Por impulso de este obispo tuvo lugar en Formosa una pastoral dirigida a los sectores marginados, campesinos, obreros rurales e indígenas, que se tradujo “en prácticas religiosas concretas en favor de la promoción humana” (Esquivel, 2000: 18).

  • 7 En agosto de 1968 se reunió la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Medellín (Colo (...)

7En este contexto, los nuevos enfoques teológicos, éticos y políticos impregnaron las prácticas del obispado de Formosa. Por ello, no es extraño que hacia fines de la década del sesenta los preceptos emanados de la Conferencia Episcopal de Medellín (1968) tuvieran una amplia aceptación7. De este modo, el mensaje eclesial en la diócesis estuvo fuertemente influido por nociones como “liberación” y “cambio de las estructuras injustas”.

  • 8 Löwy (1999: 47 y 48) definió al cristianismo liberacionista latinoamericano como un “amplio movimie (...)

8Es importante destacar que el ideario del cristianismo liberacionista8 que orientó las prácticas eclesiales en Formosa también tuvo una importante influencia en otros espacios, superando los límites institucionales de la Iglesia. A continuación, nos vamos a detener en la descripción de dos entidades, una religiosa y otra gubernamental, que emprendieron labores en el medio rural provincial. Estas dos experiencias son antecedentes directos de la organización campesina y le dieron un lugar importante a la canción.

9En el contexto de creación de la diócesis de Formosa se producen los primeros contactos de instituciones de inscripción católica en las zonas rurales de la provincia. Estas intervenciones tuvieron un carácter misional realizado por jóvenes, estudiantes o profesionales, acompañados por sacerdotes con un fuerte énfasis evangelizador y sacramental. Otra característica es que sus tareas poseían objetivos puntuales y un tiempo de duración limitado.

  • 9 Santiago Bilbao (1968) indica que los Clubes 4-A son organizados a partir del modelo de los Clubes (...)

10Por la misma época comenzaban a generarse también iniciativas a manos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). A diferencia de las misiones, esta intervención tenía un fuerte carácter técnico productivo y consistía en contactos prolongados en el tiempo. Su labor se orientó hacia la familia rural, principalmente a tres grupos definidos por la edad y el sexo: los “productores” (hombre adulto responsable de una explotación agrícola), las “amas de casa” (mujer adulta responsable del hogar) y los jóvenes. Para ocuparse de estos últimos dos sujetos el Instituto contaba con dos mecanismos específicos: el “Hogar Rural” y los “Clubes 4-A”, respectivamente9.

  • 10 La Mañana, 11/1/1967. Diario matutino editado en Formosa.

11Por un lado, el programa Hogar Rural, estaba destinado a las esposas e hijas de los productores y tenía como principal objetivo “ayudar a las amas de casa a mejorar los aspectos sociales, económicos y sanitarios del hogar y la vida familiar”. Las prácticas del Hogar Rural estaban orientadas por la división de “género” donde las labores giraban en torno a las actividades del “cuidado” como ser “mejorar la salud rural; elevar el estado de nutrición de las familias rurales y las condiciones sanitarias del hogar”10. En este sentido, las mujeres y las labores desempeñadas por ellas se recluían al ámbito del hogar a la vez que se las excluía de las tareas referidas a la administración o gestión de la explotación rural. Sin embargo, como afirman Tiscornia y Alonso (2013: 5), el programa Hogar Rural fue “el primer trabajo institucional con mujeres ejecutado por un sistema nacional del Estado en el ámbito rural”.

  • 11 En este caso, el joven debía expresar por escrito su deseo de pertenecer a la asociación y contar c (...)
  • 12 INTA (1969: 2), citado en Gárgano (2014: 162).
  • 13 En la provincia de Formosa el índice de analfabetismo de la población mayor a 14 años en 1960 repre (...)
  • 14 Schaller fue extensionista de Juventudes Rurales y Familia Rural durante 20 años en el INTA El Colo (...)
  • 15 Schaller, 12/7/2015, comunicación con el autor.

12Por otro lado, los Clubes 4-A estaban orientados a los jóvenes, varones y mujeres, mayores de diez años11 (Bilbao, 1968). Su objetivo era “trabajar con la juventud para su desarrollo como ciudadanos, ayudarlos a encontrar soluciones adecuadas para sus problemas y crear en ellos una actitud favorable hacia el uso de la nueva tecnología”12. En los Clubes no había una cuota por membresía. Sin embargo, la necesidad de exponer por escrito la pertenencia al grupo era una barrera para una gran cantidad de jóvenes, sobre todo de los sectores más carenciados, por los altos índices de analfabetismo13. Según el ingeniero agrónomo Alberto Schaller14, en Formosa este limitante no se aplicó, “la única exigencia era ser joven rural. No había ningún tipo de discriminación (…) si algún chico era analfabeto, si él lo deseaba, se buscaba la forma de que acceda a la información escrita”15.

  • 16 Para un análisis del MRAC a nivel nacional consultar Moyano Walker (1991) y en la provincia de Form (...)

13Para mediados de la década del sesenta, el INTA era la institución con más presencia y prestigio en el medio rural provincial. En ese contexto, inició sus labores en la provincia el Movimiento Rural de Acción Católica (MRAC)16. El Movimiento se creó a nivel nacional en el año 1958 y fue la primera iniciativa de la Acción Católica que se orientó exclusivamente al espacio rural. Esta entidad se encontraba dividida en tres sectores: “trabajadores y pobladores rurales”, tempranamente identificado como “campesino”; “maestros rurales” y “empresarios rurales y sus familias”. El núcleo básico de organización del MRAC eran los “grupos rurales”. Los mismos se encontraban integrados, según el Reglamento, por “personas que viven y/o trabajan en el campo y están dispuestos a reunirse y trabajar en cumplimiento de las finalidades del Movimiento Rural” (art. 21). Podían participar de los grupos jóvenes y adultos de ambos sexos, siempre que las autoridades eclesiásticas no presentarán objeción.

  • 17 Misereor se creó en 1958 a partir de la “Obra de Beneficencia Episcopal contra el hambre y la enfer (...)

14La inserción y desarrollo del MRAC en Formosa fue posible en la medida que logró conseguir financiamiento de agencias de cooperación internacional ligadas a la Iglesia Católica, fundamentalmente Misereor17, y establecer acuerdos de colaboración con el INTA. De este modo, durante la segunda mitad de la década del sesenta y particularmente hacia fines de la misma, el MRAC se transformó en la institución de mayor presencia en la zona rural de la provincia.

  • 18 La renuncia del obispo Scozzina en 1978 aludiendo razones de salud debe ser entendida en este marco (...)

15Aunque supere nuestro período de análisis es necesario señalar que el MRAC y los Clubes del INTA fueron suprimidos por las jerarquías institucionales en los primeros años de la década del setenta. Esta se debió, entre otras cuestiones, al surgimiento de organizaciones rurales con un alto grado de movilización social y la represión de la que eran objeto. En este sentido, en el contexto del surgimiento de las ligas agrarias en las diferentes provincias del nordeste se produjo la expulsión del Movimiento Rural del seno de la Acción Católica Argentina, decisión tomada por la Conferencia Episcopal Argentina, en su XXV Asamblea Plenaria realizada en mayo de 1972. En relación a los “Hogares Rurales” y los “Clubes 4 A”, podemos agregar que comenzaron a suprimirse desde 197418.

16Retomando la línea argumental, es necesario señalar que, para entender el proceso de organización campesina y efervescencia social, no alcanza con considerar el rol que cumplieron el INTA y el MRAC. En este sentido, es necesario incorporar la violenta privatización de tierras que se llevó adelante durante gobierno de facto de la Revolución Argentina (1966-1973) en la provincia. Lo grave de esta política es que tuvo un carácter expropiatorio y de expulsión de la población campesina que usufructuaban esas tierras. Tanto es así que, en el gobierno dictatorial pasaron a dominio privado alrededor de dos millones de hectáreas, para ser más precisos: 1.985.646 ha., que hasta ese momento eran ocupadas en su gran mayoría por comunidades campesinas.

17Esta rápida reseña nos permite inferir un conjunto de características que tendrá la ULICAF desde el momento de su constitución a fines de 1971. Aunque escape a nuestro trabajo podemos referir algunas de ellas: una importante participación de la juventud y las mujeres, la intención de ser una entidad que abarque a la totalidad de los sujetos sociales del medio rural y, consideramos que un punto fundamental es, la reivindicación de acceso y uso de la tierra.

18En el proceso de génesis de la ULICAF, que presentó avances y retrocesos, los productos culturales desempeñaron una función destacada. Atendiendo a esta cuestión en el próximo apartado nos dedicaremos a analizar el rol de la canción en la emergencia de la organización campesina.

Historia cantada19

  • 19 Entre los trabajos que abordan la temática de las organizaciones campesinas de América Latina en el (...)

19En el proceso de conformación de la organización campesina la canción desempeñó un rol importante. Ello fue posible porque la politización de un importante segmento de la población rural coincidió con un proceso análogo en el campo artístico. En este sentido, en la década del sesenta emergió en Argentina, al igual que en Latinoamérica, la manifestación cultural de la “Nueva Canción” como promotora de un mensaje social crítico al statu quo.

20La relación campesinado-canción con fines pedagógicos o formativos se dio en los diferentes espacios que constituyeron el INTA y el MRAC. Desde sus inicios ambas entidades hicieron un uso extendido de dicho dispositivo cultural. Un ejemplo fueron los cursos de formación donde se presentaba un cancionero que contenía cánticos elaborados por los organizadores y otros pertenecientes a autores consagrados, en su gran mayoría folklóricos.

  • 20 Siguiendo la huella se publicó entre 1958 y 1972 y produjo un total de 127 números.

21El uso de la canción se institucionalizó como parte constitutiva de los cursos y encuentros cuando en el año 1962 el INTA y el MRAC publicaron de forma conjunta un Cancionero Rural. El mismo se confeccionó con las contribuciones de los lectores de la publicación Siguiendo la huella20, órgano de difusión del Movimiento Rural. El Cancionero se conforma de ciento ocho (108) canciones divididas en tres partes: “Folklore” (75), “Varios” (28) y “Cantos Propios del Movimiento” (5).

22Entre las canciones contenidas en la parte dedicada al Folklore es pertinente destacar la presencia de El Arriero (1944) de Atahualpa Yupanqui. Este tema es considerado, por Molinero (2011), como el emblema y origen de la canción con contenidos sociales en Argentina. De este modo, los militantes que pasaban por los espacios formativos de ambas instituciones tenían contacto con la célebre estrofa que reza:

Las penas y las vaquitas

se van par la misma senda.

Las penas son de nosotros,

las vaquitas son ajenas.

23En el apartado titulado “Varios” encontramos mayoritariamente temas religiosos. El más interesante a destacar en virtud de la apropiación que se hará de él posteriormente en Formosa, es el Himno de los Asambleístas Rurales:

Ya en Mendoza tras los largos senderos

todos unidos por un campo mejor

con entusiasmo trataremos problemas

y la solución.

Coro: Por sobre los verdes campos

el Movimiento plantará la Cruz

uniendo con las estrellas

la llama ardiente de su juventud.

Llevo en el pecho la esperanza invencible

que va alentando junto a mi corazón

ya que con Cristo la victoria es segura

y con nuestra acción.

En toda la Patria sembraremos los surcos

con paz, alegría y fraternal amor,

y así crecerán nuestros Grupos Rurales

  • 21 No figura el autor, la única descripción que contiene dice “con música de: Rumbo a los Cielos”. No (...)

que soñamos hoy21.

24En relación a la última sección “Cantos Propios…”, hallamos dos canciones pertenecientes a la Acción Católica Rural Chilena: Mañana iré y De pie, campesinos, esta última, himno de la organización. Encontrar ambos temas en el Cancionero nos habla, por un lado, de la influencia que ejercía la entidad católica trasandina sobre el MRAC y, por otro lado, la circulación de productos culturales existente por entonces.

25Como vimos, el INTA y el MRAC ponían en contacto a sus adherentes con canciones cargadas de contenido social y otras religiosas o aparentemente triviales. En este punto hay que tener presente la reflexión que realizó Antonio Gramsci sobre la “canción popular”. Según dicho autor hay canciones populares que no son escritas por las clases populares ni orientadas hacia su audiencia, pero son “adoptadas por el pueblo (…) por estar de acuerdo a su modo de pensar y de sentir” (Gramsci, 1961: 245). Atendiendo a esta observación, es necesario avanzar en trabajos sobre la recepción de este género musical.

  • 22 La Mañana, 8/02/1965. Diario matutino editado en Formosa.

26El empleo de la canción no se agotó en los cursos. En el año 1965 el INTA comenzó a producir en Formosa una audición radiofónica llamada “INTA ayuda al Hombre de Campo”22. Este programa realizaba comentarios y asesoramientos sobre las actividades agrícolas. Además, contaba con “cortes musicales”. La instauración de este espacio fue producto de una encuesta realizada en el año 1965 a los oyentes. Según este estudio la música era valorada positivamente por los “jóvenes, las amas de casa y los productores” (INTA, 1971).

27Dos años después, el MRAC presentó su audición radial denominada “Siguiendo la Huella”, como la publicación de dicha entidad. En referencia a este programa radial, en una carta fechada en julio de 1967 se informó que “desde el (…) domingo 16 de julio saldrá al aire una audición, dirigida al hombre de campo en especial para los amigos, simpatizantes y militantes del Movimiento Rural”. En otra carta del 26 de agosto de 1967 se puso en conocimiento que el “equipo Diocesano, emite semanalmente tres audiciones radiales, martes, jueves y domingo”.

  • 23 Otro programa radiofónico importante era “Mensajería rural” que era emitido tres veces al día. Esta (...)
  • 24 Tomando como referencia estas dos experiencias y otras a nivel continental el Instituto de Cultura (...)

28Las audiciones radiales del INTA y del Movimiento se convirtieron en una extraordinaria herramienta de información23. El programa radial logró superar la distancia, la dispersión y el aislamiento. Lo extraordinario de esta herramienta resalta cuando se considera que la prensa escrita contaba con el limitante del alto índice de analfabetismo de la población rural y la televisión todavía no había llegado a la provincia. Así se comprende que, con el paso del tiempo, se haya convertido en un medio de formación, concientización y organización del sector campesino24.

  • 25 El Concilio Vaticano II permitió y fomentó el uso del “Canto religioso popular” (Constitución Sacro (...)
  • 26 SADAIC, Resolución n° 311, 29 de julio de 1969.

29Además de lo señalado, los programas radiofónicos se transformaron en difusores masivos de las nuevas producciones musicales entre las que se destacaban aquellas con contenidos sociales. Así, las emisiones radiales reproducían el nuevo cancionero que tenía como principales intérpretes a Horacio Guarany, Jorge Cafrune, Mercedes Sosa, César Isella, Los Trovadores y el sacerdote Julián Zini25, entre muchos otros. En el caso del MRAC, la difusión de los artistas consagrados presentó mayor facilidad ya que la Sociedad Argentina de Autores y Compositores de Música (SADAIC) determinó un descuento del 50% al Movimiento “sobre los importes que deba tributar a esta entidad en concepto de derechos autorales por los actos musicales que realice”26.

30Otra cuestión para destacar de las canciones de mayor circulación en ese período es que el acento estaba puesto de forma explícita en los problemas y sujetos del medio rural. De este modo, los campesinos formoseños se veían familiarizados y reflejados en el contenido de las canciones a la vez que estas cumplían con una función didáctica / formativa al tratar cuestiones recurrentes en su vida cotidiana y laboral. Algunas de las canciones que desempeñaron este rol fueron: El Mensú (1955) de Ramón Ayala, interpretada por varios artistas y contenido en el Cancionero Rural. El mensú es el peón que recolecta la yerba mate y esta canción refleja su calvario, la letra dice:

Selva, noche, luna

pena en el yerbal.

El silencio vibra en la soledad

y el latir del monte quiebra la quietud

con el canto triste del pobre mensú.

Yerba, verde, yerba

en tu inmensidad

quisiera perderme para descansar

y en tus sombras frescas encontrar la miel

que mitigue el surco del látigo cruel.

¡Neike! ¡Neike!

El grito del capanga va resonando.

¡Neike! ¡Neike!

Fantasma de la noche que no acabó.

Noche mala que camina hacia el alba de la esperanza,

día bueno que forjarán los hombres de corazón.

Rio, viejo río que bajando vas,

quiero ir contigo en busca de hermandad,

paz para mi tierra cada día más,

  • 27 Ramón Ayala, El Mensú (1955). Para una interpretación del tema por el compositor, ver bibliografía.

roja con la sangre del pobre mensú27.

31De la misma forma, Sudor Tabacalero de Julián Zini refiere a las desventuras y perspectiva de cambio que abrigan los trabajadores dedicados al tabaco. Un fragmento de ella expresa:

Trece meses tiene el año

del sudor tabacalero

y es un largo desengaño

que te dura el año entero.

De qué sirve la llovida

si el patrón y el bolichero

te hicieron ahogar en vino

tu esperanza de aparcero.

De qué sirve la llovida

de tanta y tantas promesas

si el tabacal de tu vida

se aponchó con la pobreza.

Pero no te aflijas compañero

que el sudor tabacalero

se hizo río y temporal

y en la noche que termina

hecha furia campesina

va a estallar

para bien o para mal

  • 28 No conocemos versión cantada de este tema e ignoramos su fecha de producción.

va a estallar28.

32Otro tema que cumplía con esta característica era El Cosechero (1962) también de Ramón Ayala y popularizado por Mercedes Sosa. Esta canción describe el peregrinar de los obreros golondrinas dedicados a la recolección del algodón, una de sus estrofas expone:

Rumbo a la cosecha cosechero yo seré

y entre copos blancos mi esperanza cantaré

con manos curtidas dejaré en el algodón

  • 29 Hay dos canciones que se transformaron en emblemas de la lucha de los sectores rurales en Argentina (...)

Mi corazón29.

33Además de los cursos de formación y la radio la canción contó con otros espacios de circulación que durante el período bajo estudio proliferaron bajo el amparo institucional del MRAC, el INTA o por iniciativas particulares: nos referimos a las guitarreadas y los fogones. En este marco los participantes eran los encargados de cantar los temas del repertorio musical nacional, regional o los elaborados por ellos mismos.

34Las canciones interpretadas en estos espacios de sociabilidad podían tener un estilo festivo, romántico o de denuncia al statu quo. En este punto, siguiendo a James Scott (2004: 21 y 22), podemos agregar que las canciones pueden ser englobadas dentro de los dispositivos de resistencia “[…] que sirven, entre otras cosas, para que los desvalidos insinúen sus críticas al poder al tiempo que se protegen en el anonimato o tras explicaciones inocentes de su conducta”.

35De la misma forma que la canción fue un dispositivo formativo, de denuncia al statu quo y permitió ocultar las críticas al sistema imperante también sirvió para crear un sentido de pertenencia. Esta función cumplió, entre otros cánticos, el Himno Nacional, que era entonado para dar inicio a las diversas actividades que se realizaban, práctica que continuó la ULICAF. Además, ello puede ser entendido como una práctica propia del integrismo católico que tenía un fuerte elemento nacionalista.

36Otra canción que buscó definir un “nosotros” fue el Himno del Movimiento Rural perteneciente a la diócesis de Formosa. Este era una adaptación del Himno de los Asambleístas Rurales, al que aludimos precedentemente. Una de las modificaciones realizadas fue su extensión, el Himno del Movimiento Rural era más breve, tenía solamente las tres primeras estrofas. Otra modificación fue el reemplazo del “Ya en Mendoza” por el “Ya en Formosa”. Y finalmente se sustituyó “con nuestra acción” por “con nuestra unión”.

37Al igual que el Himno Nacional, el del Movimiento era interpretado en todos los actos y reuniones. Además, era utilizado en actividades más informales como campamentos, fogones, festivales, etc. Esto le permitía una mayor circulación. De este modo, el empleo del Himno del Movimiento en diferentes espacios de sociabilidad, formales e informales, buscó crear un sentido de pertenencia a la vez que hacia un llamado a la unión para tratar los “problemas y la solución”.

A modo de conclusión

38Este primer acercamiento a la temática de la organización campesina y la canción buscó atender a una vacancia historiográfica y plantear algunos problemas a profundizar. En este sentido, a lo largo del trabajo mostramos diferentes espacios de sociabilidad que atravesaron los campesinos formoseños durante la década del sesenta y cómo la canción se hizo presente en cada uno de ellos.

39Según nuestra perspectiva la canción permitió crear y reforzar en el campesinado provincial un sentido de participación en un proyecto común que, con el paso del tiempo, confluyó en la ULICAF. Asimismo, fue un importante vehículo a la hora de efectuar una denuncia social, explicita o implícita, o incentivar a la acción transformadora.

40Aparte de lo señalado, tener en cuenta que la canción permite ingresar a otra esfera de las actividades que realizan los campesinos que –al igual que todas las personas– trabajan y luchan, pero también bailan, cantan y ríen. En esta dirección, la canción no sólo debe ser considerada como una herramienta para expresar el malestar social sino como un medio de construcción de vínculo social y manifestación de la vida.

41Finalmente, y pensando en trabajos futuros, sería oportuno indagar en la relación entre la ULICAF y la producción cultural partiendo del supuesto de que dicha organización además de su carácter reivindicativo tuvo una fuerte impronta cultural. Desde esta perspectiva estamos pensando a la ULICAF como una organización política, económica y cultural.

Inicio de página

Bibliografía

AGHULON, Maurice, La sociabilité méridionale. Confréries et associations dans la vie collective en Provence orientale à la fin du XVIIIème siècle, Publications des Annales de la Faculté des Lettres, Aix-en-Provence, série Travaux et Mémoires, n° 36, 1966.

BEIGEL, Fernanda, Misión Santiago. El mundo académico Jesuita y los inicios de la cooperación católica, Santiago, LOM, 2011.

BUZZELLA, Natalia; PERCINCULA, Analía y SOMMA, Lucila, “Nuestro Canto”, VII Jornadas de Sociología, Buenos Aires, 5 al 9 de noviembre 2007. En línea: < http://cdsa.aacademica.org/000-106/292> [consultado el 09-05-2018].

CATOGGIO, María Soledad, Los desaparecidos de la Iglesia. El clero contestatario frente a la dictadura, Buenos Aires, Siglo XXI, 2016.

EQUIPO EXPA, En busca de la “tierra sin mal”. Movimientos campesinos en el Paraguay (1960-1980), Bogotá, Indo-American Press Service, 1982. Disponible en: https://www.google.com.ar/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=1&cad=rja&uact=8&ved=0ahUKEwjwkMDmy8nYAhWElJAKHQoqDm4QFggmMAA&url=https%3A%2F%2Fjlcaravias.files.wordpress.com%2F2011%2F08%2Fcaravias-en-busca-de-la-tierra-sin-mal-movimientos-campesinos-en-el-paraguay-1960-80.doc&usg=AOvVaw2giNdehHdXyCHD_9LG93oN [consultado el 08/01/18].

ESQUIVEL, Juan, “Iglesia Católica, política y sociedad: un estudio de las relaciones entre la elite eclesiástica argentina, el Estado y la sociedad en perspectiva histórica”, Informe final del concurso: Democracia, derechos sociales y equidad; y Estado, política y conflictos sociales, Buenos Aires, Programa Regional de Becas CLACSO Programa Regional de Becas CLACSO, 2000.

GÁRGANO, Cecilia, Ciencia, tecnología y dictadura. Producción de conocimiento e intervención militar en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (1973-1983), Buenos Aires, Tesis Doctoral, Universidad de Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, 2014.

GRAMSCI, Antonio, Literatura y vida nacional, Buenos Aires, Lautaro, 1961.

GUTIÉRREZ, Gustavo, Teología de la Liberación. Perspectivas, Lima, Alfa, 1984.

JULIÃO, Francisco, Qué son las ligas campesinas, Montevideo, Arca, 1963.

LÖWY, Michael, Guerra de Dioses. Religión y política en América Latina, México, Siglo Veintiuno, 1999.

MOLINERO, Carlos, Militancia de la canción: política en el canto folklórico de la Argentina, Buenos Aires, De aquí a la Vuelta, 2011.

MORELLO, Gustavo, “Secularización y Derechos Humanos. Actores católicos entre la dictadura argentina (1976) y la administración de Carter (1977-1979)”, Latin American Research Review, 2012, Vol. 47, n° 3, p. 62-82.

MOYANO WALKER, Mercedes, Organización popular y conciencia cristiana: el Movimiento Rural de Acción Católica Argentina, Buenos Aires, Tesis de licenciatura Universidad Nacional de Lujan, 1991.

OBREGÓN, Martín, Entre la cruz y la espada, La Iglesia católica durante los primeros años del Proceso, Buenos Aires, Universidad Nacional de Quilmes, 2005.

SCOTT, James, Los dominados y el arte de la resistencia. Discursos ocultos, México D.F., Ediciones Era, 2004.

TELESCA, Ignacio, Ligas Agrarias Cristianas, 1960-1980. Orígenes del Movimiento Campesino Paraguayo, Asunción, Centro de Estudios Paraguayos Antonio Guasch, 2010.

TISCORNIA, Luis y ALONSO, Graciela, “El desarrollo de las perspectivas de género en las políticas públicas de Extensión Rural y/o Desarrollo Rural en la Argentina”, VIII Jornadas Interdisciplinarias de Estudios Agrarios y Agroindustriales, Buenos Aires, 29- 30-31 de octubre y 1 de noviembre de 2013. En línea: < www.agro.unc.edu.ar/~extrural/Tiscornia.docx> [consultado el 09-05-2018].

TOURIS, Claudia, “Sociabilidades Católicas pos-conciliares. El caso de la constelación tercermundista en la Argentina (1966-1976)”, Revista Internacional de História Política e Cultura Jurídica, n° 3, 2010.

VASILACHIS de GIALDINO, Irene, Métodos cualitativos I. Los problemas teórico-epistemológicos, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1993.

VAZQUEZ, Cristian, La emergencia de la organización campesina en Formosa durante la década del sesenta, Buenos Aires, Tesis de Maestría, Universidad Nacional de General Sarmiento / Instituto de Desarrollo Económico y Social, 2017.

Fuentes escritas

Acción Católica Argentina, Reglamento del Movimiento Rural de la Acción Católica Argentina, Buenos Aires, 1963.

BILBAO, Santiago, Cinco movimientos juveniles rurales, reseña comparativa, Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco, Mimeo, 1968.

INTA, “Conclusiones obtenidas en un estudio sobre programas radiales realizado en la Argentina en 1965”, Seminario Nacional de Radiodifusión Rural, Bogotá, 29 de noviembre-11 de diciembre, 1971 .

MRAC y el INTA, Cancionero Rural, Buenos Aires, 1962.

Revista Siguiendo la huella, desde 1958 hasta 1972.

Otras fuentes

AYALA, Ramón, El Mensú (1955): https://www.youtube.com/watch?v=oHALDwW1uFo [consultado el 24 de mayo de 2018].

YUPANQUI, Atahualpa, El arriero (1944): https://www.youtube.com/watch?v=CPbw34Ju_o4 [consultado el 24-05-2018].

Inicio de página

Notas

1 Claudia Touris (2010) y María Soledad Catoggio (2016) (que estudian el catolicismo argentino en los años sesenta y setenta) entienden la categoría de sociabilidad, siguiendo a Maurice Agulhon (1966), como espacios formales e informales, en los que se establecen vínculos entre personas o grupos más o menos estables que permiten que se forjen lazos sociales y elementos identitarios distintivos.

2 La provincia de Formosa está ubicada en la región del nordeste de la Argentina y gran parte de su territorio limita con la República del Paraguay. Durante el período bajo estudio la población era preponderantemente rural y la estructura económica se basaba fundamentalmente en el monocultivo del algodón, actividad realizada por campesinos en minifundios. Los índices de analfabetismo y mortalidad infantil eran los más altos del país.

3 Entendemos como la década del sesenta o largos sesenta al período 1957-1971. La etapa comienza en 1957 con la creación de la diócesis de Formosa. Además, en este contexto más exactamente en 1958, van a iniciar sus actividades en el medio rural a nivel nacional el Movimiento Rural de Acción Católica y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria. Como hito de clausura del período consideramos la creación de la Unión de Ligas Campesinas Formoseñas en diciembre de 1971.

4 La erección canónica de la diócesis de Formosa se realizó mediante la bula Quandoquidem adoranda de Pío XII. Por este documento pontificio se crearon en total doce diócesis.

5 Durante la primera mitad de la década del sesenta sesionó en Roma el Concilio Vaticano II (1962-1965). Tanto sus premisas como sus conclusiones ejercieron una influencia notable, no sólo en la Iglesia institucional, sino en todos los ámbitos del catolicismo. El Conclave representó transformaciones en los postulados teológicos, litúrgicos y pastorales.

6 Entre 1957 y 1963 se erigieron en la Argentina veintisiete nuevas diócesis. Obregón (2005) afirma que estas diócesis de reciente creación fueron las más activas en el momento de llevar a la práctica las conclusiones del Concilio Vaticano II.

7 En agosto de 1968 se reunió la Conferencia General del Episcopado Latinoamericano en Medellín (Colombia) para emprender la tarea de aplicar las conclusiones Concilio Vaticano II al continente. Sin embargo, Medellín no funcionó como una simple adaptación del Concilio a la realidad de América Latina, sino más bien una reinterpretación del mismo desde “el punto de vista de los pueblos periféricos” (Gutiérrez, 1984: 57).

8 Löwy (1999: 47 y 48) definió al cristianismo liberacionista latinoamericano como un “amplio movimiento social-religioso… [que] influye tanto a la cultura religiosa como la red social, la fe y la praxis”. Aclara Löwy que es inapropiado llamarlo “teología de la liberación” porque el movimiento apareció años antes de la nueva teología.

9 Santiago Bilbao (1968) indica que los Clubes 4-A son organizados a partir del modelo de los Clubes 4-H de Estados Unidos de Norteamérica. Su emblema es el trébol de cuatro hojas, cada una con la letra “H” que simbolizan el desenvolvimiento armónico de la cabeza (Head), el corazón (Heart), las manos (Hands) y la salud (Health). En el caso argentino adoptaron el trébol de cuatro hojas y cada una con una letra “A” denominación ilustrativa de Acción, Adiestramiento, Amistad y Ayuda.

10 La Mañana, 11/1/1967. Diario matutino editado en Formosa.

11 En este caso, el joven debía expresar por escrito su deseo de pertenecer a la asociación y contar con la conformidad de su padre o tutor.

12 INTA (1969: 2), citado en Gárgano (2014: 162).

13 En la provincia de Formosa el índice de analfabetismo de la población mayor a 14 años en 1960 representaba el 19,5 % y una década después esta cifra descendió a 18,6 %, esta proporción se agrava en las áreas rurales.

14 Schaller fue extensionista de Juventudes Rurales y Familia Rural durante 20 años en el INTA El Colorado.

15 Schaller, 12/7/2015, comunicación con el autor.

16 Para un análisis del MRAC a nivel nacional consultar Moyano Walker (1991) y en la provincia de Formosa Vazquez (2017).

17 Misereor se creó en 1958 a partir de la “Obra de Beneficencia Episcopal contra el hambre y la enfermedad” bajo el amparo de la Conferencia de Obispos Católicos de Alemania Occidental (Beigel, 2011).

18 La renuncia del obispo Scozzina en 1978 aludiendo razones de salud debe ser entendida en este marco. Hay indicios que permiten suponer que su dimisión respondió a las presiones que ejerció el último gobierno dictatorial (1976-1983). Según Morello (2012), en 1976 el Almirante Emilio Massera (miembro de la junta de gobierno) había pedio la renuncia de Scozzina y otros obispos.

19 Entre los trabajos que abordan la temática de las organizaciones campesinas de América Latina en el período estudiado encontramos algunas reflexiones sobre la canción. En orden cronológico podemos hablar de la experiencia de las Ligas Camponesas que desplegaron su actividad entre las décadas del cincuenta y sesenta en Brasil. Tempranamente Francisco Julião (1963) señaló el papel importante que desempeñaron los violeiros, folletistas y cantores populares en estas ligas. El autor, uno de sus principales animadores de la organización, sostiene que la canción ayudó a difundir las ideas liguistas ya que “casi todos los temas se basan en la lucha del débil contra el fuerte, del pobre contra el rico, del campesino contra el latifundista” (Julião, 1963: 39). También, para el caso del Paraguay se destaca la importancia de la canción en las Ligas Agrarias Cristianas que tuvieron vigencia entre las décadas del sesenta y setenta. El Equipo Expa (Exiliados Paraguayos) conformado por sacerdotes jesuitas expulsados del país afirman que se creaban canciones que permitían reflexionar. Además, agrega el Equipo Expa (1982: 20) que, “no había reunión sin canciones propias” y que estas fueron entonadas en las cárceles por los miembros de las ligas que sufrieron persecución (algunas de estas canciones pueden consultarse en Telesca, 2010). Finalmente, para la Argentina nos encontramos con el artículo de Buzzella, Percíncula, y Somma (2007) que analiza las letras de las canciones de chamamé escritas por el sacerdote Julián Zini entre las décadas de 1960 y 1970. Según indican las autoras, las letras daban cuenta de la realidad social, económica y cultural de la región tabacalera de la provincia de Corrientes. Amplían las investigadoras que en las letras de las canciones hay explícitas referencias a la religiosidad popular, creencia extensamente difundida en la región, en un contexto de “efervescencia social”.

20 Siguiendo la huella se publicó entre 1958 y 1972 y produjo un total de 127 números.

21 No figura el autor, la única descripción que contiene dice “con música de: Rumbo a los Cielos”. No conocemos versión cantada de este tema.

22 La Mañana, 8/02/1965. Diario matutino editado en Formosa.

23 Otro programa radiofónico importante era “Mensajería rural” que era emitido tres veces al día. Esta emisión cumplió una importante función social brindando los avisos locales como ser los nacimientos, las defunciones, el arribo de algún pariente, etc.

24 Tomando como referencia estas dos experiencias y otras a nivel continental el Instituto de Cultura Popular (INCUPO), asociación civil sin fines de lucro de inspiración católica, creó la primera escuela radiofónica del país. La primera audición del programa llamado “Juntos Podemos” salió al aire el 21 de septiembre de 1970 por LRA 8 Radio Nacional Formosa y por Radio Universidad de Santa Fe.

25 El Concilio Vaticano II permitió y fomentó el uso del “Canto religioso popular” (Constitución Sacrosanctum Concilium, nn. 118 y 119). La legitimidad que dio el Concilio a la canción popular permitió que aparecieran músicos religiosos muy populares como los sacerdotes Alejandro Mayol y Julián Zini o la producción de la Misa Criolla (1964) de Ariel Ramírez.

26 SADAIC, Resolución n° 311, 29 de julio de 1969.

27 Ramón Ayala, El Mensú (1955). Para una interpretación del tema por el compositor, ver bibliografía.

28 No conocemos versión cantada de este tema e ignoramos su fecha de producción.

29 Hay dos canciones que se transformaron en emblemas de la lucha de los sectores rurales en Argentina y gran parte de Latinoamérica, y son referidas en las entrevistas, pero son posteriores a 1971. Nos referimos a Triunfo Agrario (1972) de César Isella y A desalambrar (1968) de Daniel Viglietti (entre sus intérpretes se destacan Mercedes Sosa, Víctor Jara y Quilapayún, entre otros). Uno de los pasajes de la primera canción dice: “Éste es un triunfo, madre, pero sin triunfo, nos duele hasta los huesos el latifundio […] Y cuándo será el día, pregunto cuándo que por la tierra estéril vengan sembrando todos los campesinos desalojados”. Por su parte, la segunda canción en su estribillo manifiesta: “A desalambrar A desalambrar que la tierra es nuestra tuya y de aquel de Pedro y María de Juan y José”.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Cristian Eduardo  Vazquez, « Historia cantada. La organización campesina en Formosa en la década del sesenta », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 35 | 2018, Publicado el 21 junio 2018, consultado el 16 julio 2018. URL : http://journals.openedition.org/alhim/6043

Inicio de página

Autor

Cristian Eduardo  Vazquez

Universidad Nacional de Formosa (Argentina)
Magíster en Ciencias Sociales y doctorando en Ciencias Sociales en el programa de posgrado de la Universidad Nacional de General Sarmiento y el Instituto de Desarrollo Económico y Social. Docente en la Universidad Nacional de Formosa (UNaF). Dirección de correo cristian_vazquez86@hotmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals