Navegación – Mapa del sitio

La expresión musical en el Centro Este chaqueño

Gerardo Roberto Martínez

Resúmenes

La región centro este del Chaco fue poblada desde el inicio del siglo XX por personas originarias de Corrientes, campesinos descendientes del mestizaje entre españoles y guaraníes. Este es un pueblo comunitario, de pocas palabras, pero que se expresa a través de la música; que es expresión de alegría, pero también es expresión de rebeldía, de resistencia. La música de la zona es el chamamé, música de un pueblo que se opone a un sistema que lo oprime. Por ello fue prohibido tocar chamamé en la escuela y por ser música no culta; es otro de los géneros nacionales y con antiguas raíces condenado sin haber sido escuchado atentamente. Esto manifestaba la canalización del desprecio de la clase dominante hacia el grupo social al que estaba dirigido. Por las mismas razones, fueron prohibidos temas musicales que hablaban de Isidro Velázquez, un rebelde admirado popularmente.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

1En el marco de la investigación realizada para acceder al Doctorado en Geografía y por la experiencia vivida a lo largo de 26 años en Presidencia de la Plaza, compartiendo con familias campesinas momentos de trabajo, recreación, dolor, se ha recopilado información referida a las costumbres de este departamento, ubicado en el centro este de la provincia del Chaco, en el nordeste de Argentina. En este caso se analiza la música de la región, el chamamé, como expresión folclórica y cultural, haciendo una compilación de aquellos conjuntos musicales que han actuado en la zona.

2No se pretende con este escrito hacer una investigación profunda del sentir musical de la región, pero a partir de la observación participante se han recopilado hechos y “sucedidos”, como así también se han realizado entrevistas abiertas a integrantes de grupos musicales, para que este trabajo sirva a quien, –con mayor y mejor formación–, pueda realizar una investigación más exhaustiva, rescatando también grabaciones realizadas por estos grupos musicales, así como letras y músicas escritas por poetas locales.

3Se deja constancia del agradecimiento a todos los músicos de la zona con quienes se compartió agradables momentos, como así también el agradecimiento a todos los que han aportado información para colaborar a la memoria colectiva, autorizando que sus nombres e historias sean compartidas en este escrito, compartiendo también ellos así la esperanza de que esta introducción pueda ser ampliada a futuro, para lo cual brindan toda su colaboración.

4A los músicos se los llama con su nombre y su apodo, aunque en muchos casos, el apodo o sobrenombre se ha hecho parte de la persona, habiendo quedado en el olvido su nombre verdadero, pasando a ser ya parte del folklore de la zona, entendiendo a este “como una particular estructura de sentido que llega a funcionar durante generaciones como canal de conocimiento y comunicación, cuando en determinadas situaciones históricas un grupo geográficamente localizado llega a vivirla consciente e intencionalmente como propia” (Pérez Bugallo, 1982: 48).

5La cultura está integrada por múltiples aspectos, tal como lo define Hiebert, quien incluye también los sentimientos en su definición. Cultura es, según este autor, “el sistema más o menos integrado de ideas, sentimientos y valores y sus patrones de conducta vinculados, y productos compartidos por un grupo de personas que organizan y regulan lo que piensan, sienten y hacen” (Hiebert, en Drange, 1997). La religión, la ciencia, son algo preexistente, que cada generación va recreando y eso es lo que lo hace valioso. La música de un pueblo es una construcción colectiva de muchos siglos y de esa forma se debe escuchar. La necesidad de expresar los sentimientos estuvo y está presente en los grupos humanos a lo largo de la historia y ha ido evolucionando con la propia humanidad, así la música fue una forma que los pueblos encontraron para expresar sus sentimientos.

El Chamamé en el Centro Este Chaqueño

  • 1 A la llegada de los primeros españoles en el siglo XVI esta región estaba poblada por comunidades p (...)

6La región centro este de la provincia del Chaco fue poblada desde el inicio del siglo XX por un importante número de personas originarias de la vecina provincia de Corrientes, campesinos descendientes del mestizaje entre españoles y guaraníes1. Este es un pueblo comunitario, a quien le gusta compartir la fiesta, el trabajo, el producto de sus cosechas; que se ayuda para soportar el dolor, el sufrimiento. Un pueblo de pocas palabras que se expresa a través de la música, que es expresión de alegría, pero también es expresión de rebeldía, de resistencia, de dolor. La influencia de la música correntina en el centro oriental chaqueño aún perdura; desde sus orígenes, cuando fue traída por los correntinos que venían a trabajar a los obrajes forestales, a la carpida y cosecha del algodón, persistió a través de la transmisión de los conocimientos musicales que se fue haciendo de padres a hijos, quienes fueron aprendiendo a tocar “de oído”.

7La música típica de esta zona es el chamamé, por herencia correntina, donde este género musical es una expresión de un modo de ser, expresión musical de una cultura. En Corrientes el chamamé es música de viento, no de cuerda ni de percusión, por eso la presencia del acordeón. Pero en el mestizaje cultural, en la zona de Presidencia de la Plaza el acordeón no aparece muy frecuentemente en las fiestas populares, siendo lo más común el solo uso de la guitarra. No hay fiesta donde no haya un rezador –si esta es una celebración religiosa– y donde no haya musiqueros.

Se me va la tarde juntando lecheras,

  • 2 Proviene de la palabra “gurí”, que se utiliza mucho en el litoral argentino, predominantemente en l (...)

cosa de gurises2, casi diversión.

Lo único que falta es que, al volver,

  • 3 Joaquín Sheridan y Julián Zini, “Tapera de mis recuerdos” (1977).

hubiera llegado algún tío que trajo acordeón...3

  • 4 En la provincia del Chaco se entendía por colonia a un territorio a ser colonizado por población fo (...)

8Los parajes que se fueron formando con la llegada de pobladores extraterritoriales tenían una intensa vida social y cultural: se realizaban carreras cuadreras, campeonatos de fútbol y quermeses que duraban hasta el atardecer (Aranda, 2009). Entre las décadas de 1940 y 1970, las cooperadoras escolares y clubes rurales organizaban festivales con el fin de recaudar fondos, contratando conjuntos de jerarquía como Verón-Palacios, Tránsito Cocomarola, Ernesto Montiel, Los Hermanos Barrios, Crescencio Lezcano, Trío de Oro, Coqui Marola, Pérez Peralta, Úbeda Chávez, Marcos Brígido González, Marcos Bassi, Paquito Aranda, Los Hermanos Cardozo, Juancito Pedroso, Avelino Flores, Bagual Fuentes (con su Embajada de Cultura de la Provincia) y muchísimos más. En estas festividades se contrataban colectivos para acercar a bailarines y a quienes gustaran escuchar música y disfrutar de los artistas. Todas estas actividades se desarrollaban en las colonias4, con eficiencia y conformidad (Bandeo, 2008), donde los conjuntos musicales de la zona eran el soporte de los grupos de mayor renombre.

9Todo esto contribuyó a recrear el bagaje cultural de la región, donde los músicos intercambiaban sus saberes y donde la tradición musical, que se transmitía de padres a hijos, también se transmitía de músicos de mayor trayectoria a quienes recién se iniciaban en el camino artístico local.

  • 5 Término que se utiliza como soltar, liberar.
  • 6 No está vinculada a lo reglamentado por la religión oficial o mayoritaria, en este caso la católica

10Similar al rezador, los musiqueros (normalmente conjuntos musicales, no es común la actuación de solistas) desatan5 y convocan al baile; la familia tiene una fe que conduce con libertad6 y no puede estar sin festejar, ya que es festiva, busca continuamente momentos, los crea o los inventa (Antoniow, 1985).

11El chamamé es la música, es la expresión de un pueblo que resiste, ya que la rebelión es una forma de ser innata en el criollaje, una especie de culto al coraje de hacerle frente al poderoso y a sus esbirros, la policía (Abrile, 2017).

Vibra la selva chaqueña

bajo el clamor de un valiente,

que va cayendo doliente,

  • 7 Emiliano Cardozo y Domínguez Guerra, “El puente de la traición” (1984).

gritando su rebelión (…)7

  • 8 Apodado “El Cantor Chamamecero”, nació en Colonia El Porvenir (Goya-Corrientes), el 25 de mayo de 1 (...)
  • 9 Florencio de los Ángeles Molina Campos (1891-1959) fue un dibujante y pintor conocido por sus típic (...)

12Era este un mensaje de rebelión, pero mucho más de costumbrismo, que incluye mensajes con un cierto humor, porque a través del humor se opone a un sistema que lo oprime. Ejemplo de ello es Mario Millán Medina8. Sus letras se caracterizan por un fino sentido del humor, creando una línea que sería continuada y que ha sido conocida como chamamé festivo. Por el contenido costumbrista de sus composiciones ha sido citado también como el Molina Campos9 del chamamé.

Festejaba el malezal

a la Santa Catalina

y al costado del altar,

estaba el acordeonisto.

Tocando unos chamames

al compás, bien floreado,

la alegría no aguanté

  • 10 Del guaraní señorita, doncella. Por extensión, mujer.
  • 11 Mario Millán Medina, “Mi ponchillo colorado” (década de 1960).

y le quité la guaina10 al comisario11.

13Mario Millán Medina utilizaba el humor en el chamamé, aunque no tanto como se quiere hacer creer, ya que volverlo humorístico fue una manera de descalificarlo (Abrile, 2017). Muchos cantores de esta manera le han hecho un daño grande a esta expresión musical, haciendo quedar al hombre correntino (y a la cultura guaranítica por extensión) como personas ignorantes, brutas (Antoniow, 1985). Y ha quedado la expresión “hacerlo a lo Chamamé” como sinónimo que hacer algo mal, sin cuidado.

  • 12 Conocido como “El Coloso del Chamamé” (1919-2004), con tan solo 12 años de edad inició su exitosa c (...)
  • 13 Guitarrista y compositor (1914-2004), se inició en la guitarra en forma intuitiva y a mediados de l (...)

14“El chamamé estaba muy mal mirado, era casi una mala palabra”, recordaba Damasio Esquivel12. Pedro Pascasio Enríquez13 coincidía con él en que “hemos pasado muy malos momentos, nos trataban como a indios”.

Y pensar que todavía hay gente en otros lados,

ya mal acostumbrada

que se ríe a costillas de nosotros,

que nos usa y nos pide payasadas.

Primero nos podaron el idioma

porque éramos indiada,

y hablar el guaraní fue y es pecado

  • 14 Julián Zini, “Nuestro canto” (década de 1990).

porque es cosa de menchos, guarangada14.

15No es que Buenos Aires odiara indiscriminadamente todas las expresiones originadas en aires regionales. Desde que el recopilador Andrés Chazarreta demostró en la belle époque porteña de los años veinte que era posible llenar teatros escenificando zambas y chacareras, siempre hubo lugar para grupos y solistas llegados de casi todo el país y muchos de ellos –Atahualpa Yupanqui, Martha de los Ríos, Los Hermanos Ábalos, Los Chalchaleros– consiguieron eternizarse como clásicos argentinos. También la música mesopotámica logró hacerse escuchar en radios, salones de té y –con mucha demora– discos, en una ciudad que la toleró con desconfianza y nunca llegó a respetarla en el mismo nivel que el folklore de otras provincias más pintorescas y lejanas. Hubo sucesos, como los temas “Pájaro campana” o “India” y los artistas Samuel Aguayo y Félix Pérez Cardozo, pero era preferible que tuvieran nacionalidad paraguaya y las piezas se denominaran polka, rasguido, galopa o guarania, jamás chamamé.

16La palabra “chamamé” apareció por primera vez en una etiqueta en 1930 y, a pesar de definir un estilo muy original, fresco y más atractivo para los bailarines que las danzas coloniales enseñadas en peñas nativas, durante casi veinte años se la pronunció en voz baja y con desconfianza, hasta que el descomunal éxito de Antonio Tormo, cantante ajeno al género, con “El rancho e´la Cambicha” (1947), un rasguido doble de Mario Millán Medina, la colocó instantáneamente fuera de la ley del buen gusto musical (Andrés, 2004).

17El chamamé es otro de los géneros nacionales con antiguas raíces, condenado sin haber sido escuchado atentamente. No tanto el rechazo de algo repugnante por falta de valores –nada más que la combinación de arpa y fuelles en ritmos desacostumbrados y su capacidad para atraer multitudes, bastaba para advertir que se trataba de una música única–, sino la canalización del desprecio por el grupo social al que estaba dirigido (Andrés, 2004). Este desprecio se expresaba en las reuniones bailables, donde estaba la pista social –para bailar música “culta”– para los asistentes de la elite, separada de la pista popular, a donde acudían quienes eran considerados inferiores, para bailar chamamé.

La pista “Punta Tacuara”

anuncia el baile que va a empezar,

  • 15 Regionalismo proveniente del guaraní yepocá, que significa retorcerse.

yepocándose15 los menores

que el comisario les deje entrar;

por suerte, ya se ha perdido

la mala costumbre de separar:

ya no más la pista social,

solamente queda la popular,

donde se junta el paisanaje

  • 16 Mario Bofill, “Yo soy nacido en Loreto” (1998).

con los puebleros para bailar16.

18Estos sufridos próceres de la música litoraleña no se hubieran atrevido ni a soñar que la misma ciudad centralista –Buenos Aires– que segregó el estilo y los intérpretes genuinos que lo dieron a conocer a partir de fines de la segunda década del siglo pasado iba a cambiar de actitud, si bien a fuerza de “domesticar y civilizar” al chamamé. Raúl Barboza es hijo de uno de aquellos ignorados patriarcas, quien de chico tenía prohibido tocar chamamé en la escuela y hoy es admirado internacionalmente, gracias a que inventó un planteo original y se mudó a París hace muchos años, en plena revalorización del acordeón, un instrumento que domina como pocos.

Un grito de rebelión

19A la par que un chamamé domesticado incursionaba en los grandes escenarios, había otro sector que seguía planteando la resistencia ante un sistema injusto. Mario Millán Medina fue proscripto por su compromiso peronista y social desde 1956 hasta 1973, cuando con el regreso de la democracia pudo volver a grabar y cantar libremente en las ciudades; antes lo hacía, pero solo en bailantas de pueblos del norte de Santa Fe. Por ese motivo, muchas de sus canciones más famosas (“El rancho 'e la Cambicha”, ya mencionada) fueron grabadas por otros (Antonio Tormo, Antonio Tarrago Ross padre) e incluso registradas por otros. En tanto políticamente se planteaba la resistencia peronista de izquierda, Millán Medina reivindicaba la tercera posición de Perón (Abrile, 2017).

  • 17 En la época de la prohibición, esta frase fue reemplazada por “A los mentados marcianos”.

A los bolches y a los yanquis17

si los llego a encontrar

le voy a pegar una sableada

  • 18 Mario Millán Medina, “La guardia de seguridad” (entre 1946 y 1954).

para que se dejen de bochinchear!18

20Hacía fines de la década de 1950 comenzaron sus andanzas por fuera de la ley establecida los hermanos Isidro y Claudio Velázquez, considerados los últimos bandidos rurales, quienes encarnaron la rebeldía rural de los años 1960 y tenían su zona de acción en la región centro oriental del Chaco. El músico Manuel Vicente Loverde no podía creer lo que generaban los Velázquez en el pobrerío y con un poema debajo del brazo llegó a la casa de su amigo musiquero Raúl Fernando “Pelusa” Junco, quien le puso música. Fue tocado por primera vez en 1965 en una peña del Chaco, luego por intermedio de Luis Berneri que tenía un programa en Canal 13 de Resistencia (Chaco) llevaron el chamamé a la pantalla chica, lo que generó la detención de ambos al regresar a sus casas. El chamamé compuesto por Loverde y Junco no registró ninguna grabación y se llamaba “Los Velázquez” (Solans, 2013).

Junto con Gauna, Isidro va

roba a los ricos

paga a los pobres

  • 19 “Los Velázquez”, Manuel Vicente Loverde (música) y Raúl Fernando “Pelusa” Junco.

así la gente lo ocultará19

21Años más tarde, asesinados ya Velázquez y Gauna, Oscar “Cacho” Valles escribió “El Último Sapukay” (escrito entre 1968 y 1969), chamamé prohibido por la Revolución Argentina, encabezada por el dictador Juan Carlos Onganía, bajo el argumento que hacía “apología del delito” (Solans, 2013; De Cicco, 2012).

Camino de Pampa Bandera

lo esperan en una emboscada,

y en una descarga certera

ruge en la noche una metrallada.

Isidro Velázquez ha muerto

enancao a un sapukay,

pidiéndole rescate al viento,

  • 20 Oscar Valles, “El Último Sapukay” (entre 1968 y 1969).

que lo vino a delatar20

Algunos conjuntos chamanceros

22Muchos conjuntos musicales hubo en el centro-este de la provincia del Chaco, quienes animaban los cumpleaños o bailes de la zona. A algunos los invitaban más que nada para participar de la fiesta de algún santo o un cumpleaños familiar y se les pagaba ese servicio con una cena. Pidiendo disculpas por no nombrar a todos –producto de la ignorancia del autor o del olvido en el cual han caído–, se nombran algunos que contribuyeron a que la música de la zona perdurara a lo largo del tiempo en el departamento Presidencia de la Plaza. Va también como un homenaje a todos los que desde el anonimato contribuyen y contribuyeron a recrear la cultura del pueblo.

  • 21 Escasos, poco; en guaraní.

23Conjunto Mbovy21: con este nombre solía presentarse el cuarteto integrado por Aparicio y Eustaquio Ayala, dos primos paraguayos en guitarras, y Ruperto “Negro” Arias con Ángel Cardozo en acordeón. Conjunto originario de Lote V-El Palmar, actuó en la zona en la década de 1950, llegando a El Zapallar (hoy General San Martín) y Presidencia Roque Sáenz Peña. Ruperto Arias fue cantante, guitarrero y acordeonista; integrante de una familia de músicos, el padre le enseñó a tocar el acordeón. Cuando se casó dejó todo y se dedicó a cuidar la familia. Al dejar el cuarteto, los Ayala volvieron a Paraguay y Cardozo se fue a Buenos Aires, donde murió (Arias, 2012).

24Conjunto Los del Chaco: lo formó Edmundo Bandeo entre 1967 y 1972. Fue integrado a lo largo de ese tiempo por “Sino” Montenegro, Carlos Ernesto “Pepe” Fortini, Antonio Rogelio “Tula” Codutti, Marcelo Centurión, los hermanos “Tito” y “Mierez” Polentarruti, “Moncho” Vargas. Tocaban chamamé y música centroamericana. Cuando la familia Bandeo inició la empresa de transporte Santa Ana el conjunto musical se disolvió.

25Bandeo, Fortini, Codutti y Polentarruti eran –por línea paterna– nietos o bisnietos de los friulanos que llegaron al Chaco a partir de 1878; excepto Bandeo, eran hijos o nietos por línea materna de correntinas que llegaron atraídas por el trabajo forestal o algodonero; sin embargo, fueron conquistados por la música chamamecera, contribuyendo a ser sus difusores, predominando la herencia cultural guaranítica materna y no la friulana paterna, reafirmando lo que sostenía Arturo Jauretche al decir que los hijos de inmigrantes son genéticamente hijos de sus padres, pero culturalmente hijos del país.

26Los Primos Chaqueños: conjunto formado hacia 1977 y 1978 (Arias, 2017), actuó en la década de 1980, integrado por Mártires Martínez en acordeón, en bandoneón Julio Rufino Sabadini, guitarra y primera voz Quintín Martínez, guitarra y segunda voz “Pepe” Soto. De este conjunto existen grabaciones caseras.

27Conjunto de Tel Pérez: lo integraba Delio “Tel” Pérez y los hermanos Ramón y Fermín Aguirre; este conjunto actuó alrededor de la década de 1990.

28Los Románticos Chaqueños: era integrado por Ocampo y los hermanos Omar y “Tito” Cantero. También integró ese conjunto “Pepe” Soto.

29Los Hermanos Aguirre: este grupo musical era de Santa Elena, integrado por Catalino y Ángel Aguirre (Sabadini, 2017).

30Cuarteto San Antonio: originario de Lote V-El Palmar, era integrado por Herminio “Mito” Ramírez en acordeón, Ramón “Moncho” Obregón, Pedro Pascual Alarcón y Villanueva en guitarra. Con este grupo musical animaban fiestas en la zona, llegando a tener actuaciones en LT 16 Radio Esmeralda de Presidencia Roque Sáenz Peña y en LT 7 Radio Corrientes, además de difundir su música en las emisoras locales.

Para nosotros andar musiqueando era una diversión, pero también era parte de nuestro trabajo, porque cobrábamos para eso. Nos venían a buscar, nos daban de comer y siempre nos tiraban algo que llevábamos a nuestras casas. Esto algunos no lo entendían y decían que éramos vagos que no queríamos trabajar. (Obregón, 2015)

31Grupo Bicolor: en 1990 Edmundo Bandeo formó este grupo, en homenaje a la bandera argentina, lo integraba también su hijo Horacio Edmundo Bandeo (Bandeo H. E., 2017). Este conjunto se caracterizaba por tener un arpa entre sus instrumentos.

32Los Hermanos Galarza: Claudio y Simeón “Pirca” Galarza tenían un conjunto de chamamé en Lote V-El Palmar. Simeón tocaba el acordeón y Claudio era el guitarrero (Arias, 2017). Disuelto el conjunto, a “Pirca” Galarza lo contrataban como cantante para animar fiestas familiares en la región.

33Conjunto Selva Chaqueña: de Marcelino Torre; lo integraba “Toqui” Cabrera, Concepción “Compi” Díaz y Salustiano Gómez, quien era cantor y guitarrero (Gómez, 2017; Díaz, 2015). En la época en que integraba este conjunto, Concepción Díaz era conocido por el apodo de “Perdiziña” (perdicita) porque, al igual que esta ave, cantaba al amanecer.

34Grupo Esperanza: formado en sus inicios por Carlos Ernesto “Pepe” Fortini, Antonio Rogelio “Tula” Codutti, Raúl Nicolás “Chueco” Infante y Julio Infante. Tuvieron actuaciones zonales y en distintos festivales de la región. Al morir Fortini en 1995, el grupo se reorganizó, incorporando nuevos integrantes, muchos de ellos hijos de los primeros.

35Los Hermanos Escalante: de Colonia Brandsen, integrado por Pedro y Mario Escalante, actúan en festivales de la zona.

36Conjunto Agua Viva: integrado por Facundo Mendieta, “Richard” Lagraña, “Chichín” Contrera y Carlos Liva, es un grupo musical de jóvenes placeños, quienes hacen música folklórica con ritmo, pero no cumbia (Liva, 2018).

37Antonio “Chacho” Ramírez en Lote V tenía un conjunto con sus hijos: Herminio “Mito”, Valentín “Cano” y Rito Ramón “Gorila” Ramírez. Los hermanos González, de Lote 7, formaban un dúo con guitarra (Arias, 2017). “Mito” Ramírez es la única persona que en el padrón electoral de Presidencia de la Plaza figura con la profesión de músico. Su hermano “Cano” se radicó en Buenos Aires, a donde fue a estudiar música, específicamente acordeón, con un músico de aquella zona, formando luego su grupo musical e iniciando una carrera profesional en la música.

38Entre las mujeres, se recuerda en la zona de Lote 8 a Lidia Aguirre, quien cantaba acompañada por su hermano “Yayo” Aguirre, que tocaba el acordeón; en Colonia Hipólito Vieytes se destaca Velermina Fernández, quien canta en las fiestas zonales.

  • 22 Hecho ocurrido en El Palmar (Lote 5-Presidencia de la Plaza) el 17 marzo de 1963, cuando en una gre (...)

39Muchos de los integrantes de estos grupos emigraron de la provincia, la mayoría al gran Buenos Aires, expulsados por la crisis que afectó al algodón en particular y a la agricultura de la región en general, buscando nuevos horizontes laborales. Y en el nuevo destino, varios de ellos volvieron a formar sus grupos musicales, animando festivales o bailantas chamameceras. A fuerza de cometer olvidos, vale mencionar a “Cano” Ramírez, ya nombrado, autor de temas musicales que recuerdan hechos sucedidos en la zona de Presidencia de la Plaza, tal como la masacre de El Palmar22; Daniel “Dany” Arias, acordeonista que aprendió este arte de su padre Ruperto Arias e integró distintos grupos chamameceros como Espuelas de Plata y Espuelas del Litoral; Fernando y Alberto Sabadini, hijos de Julio Sabadini, quienes en el gran Buenos Aires integraron varios grupos musicales y actualmente actúan en eventos de la zona con el conjunto de Juan Sena Delgado.

40Amadeo Humberto Falcón nació y se crió en Paraje Guayaibí. Se inició en la guitarra y el canto en forma intuitiva, presentándose en su adolescencia acompañado por su hermano Hernán, en fiestas de la zona. Emigrado a Resistencia, es un prolífico autor y compositor de temas musicales, llevando el arte de la región a distintos escenarios nacionales e internacionales.

41Muchos grupos musicales se encuentran formados por hermanos –como es el caso de Eduardo y Hugo Alarcón, de los hermanitos Arias– o conocidos que se juntan en ocasiones festivas para musiquear, pero no hacen de esta actividad una profesión. Lo que diferencia a estos grupos ocasionales de aquellos que buscan un cierto grado de consolidación, es que estos se juntan al menos una vez a la semana para ensayar las canciones que integraran el repertorio, siendo una obligación el asistir a los ensayos.

Conclusiones

42Se afirma que el chamamé es tierra-madre: cuna, querencia y hogar, que se valora de lejos y se extraña en soledad. Como música-expresión cultural de una región y del pueblo que lo habita, el chamamé representa musicalmente el sentir de ese pueblo, que lo siente suyo, lo crea y lo recrea permanentemente. Transmitir esa música que los identificaba, era un modo de resistencia a otros valores, era la marca cultural que identificaba al campesino, al poblador de la zona, que lo ataba a sus orígenes correntinos. Y si bien en la zona hubo otras corrientes migratorias (españoles e italianos), estos no tuvieron música propia que los identificara en la región.

43Los conocimientos locales, las representaciones compartidas, los valores sociales y, en una palabra, la memoria colectiva que recubre la noción de capacidades y que define la identidad de cualquier territorio, quedan destruidos cuando sale la gente que les da vida, cuando se descomponen los paisajes o dejan de usarse los objetos y las herramientas históricamente incorporados (Linck y Schiavo, 2003: 10). De allí la importancia de mantener vivos esos valores culturales, que significa mantener viva la presencia de la gente que habita el territorio. Por lo tanto no es posible pretender mantener valores culturales si no se brinda a los pobladores de la zona las condiciones para continuar viviendo en la misma, mejorando su calidad de vida, logrando el buen vivir en el territorio al que sus padres llegaron para transformarlo, el territorio que los vio nacer, el territorio donde quieren seguir viviendo, junto a sus hijos, a quienes les transmiten los valores culturales heredados de sus padres, que tienen que ver con la música que los identifica, pero que tiene también que ver con una buena remuneración por el trabajo que realizan, por la valorización de la producción, con la vivienda digna, con el acceso a educación, salud, agua potable, recreación, para que la gente que le da vida a los territorios, los pueda seguir poblando.

Inicio de página

Bibliografía

ABRILE, Héctor, entrevista con G. R. Martínez, Reconquista, Santa Fe, Argentina, 26 de diciembre de 2017.

ANDRES, Jorge H.,Elogio del chamamé”, La Nación, 25 de octubre de 2004. Disponible en línea: < http://www.lanacion.com.ar/647990-elogio-del-chamame>. Consultado el 24-05-2018].

ANTONIOW, Ricardo, Valores del hombre correntino, Documento interno, INCUPO, Reconquista, 1985.

ARANDA, Ana Elena, “Escuela en mis recuerdos”, en Presidencia de la Plaza de ayer y de hoy, Resistencia, Cospel, 2009, p. 21-22.

ARIAS, Daniel, entrevista con G. R. Martínez, Resistencia, Departamento San Fernando, Chaco, Argentina, 29 de septiembre de 2017.

ARIAS, Ruperto, entrevista con G. R. Martínez, El Palmar - Lote 5 - Colonia Pastoril (Departamento Presidencia de la Plaza), Chaco, Argentina, 29 de octubre de 2012.

BANDEO, Edmundo “Acercando colonias y pueblo”, en Presidencia de la Plaza…Desde sus raíces, Cospel, Resistencia, 2008, p. 11-15.

BANDEO, Horacio Edmundo, entrevista con G. R. Martínez, Presidencia de la Plaza, 6 de noviembre de 2017.

Damasio Esquivel. El coloso del chamamé. (2012). Recuperado el 28 de mayo de 2018, de Damasio Esquivel: http://damasioesquivel.com.ar/biografia_damasio.html

DE CICCO, Ricardo, “Óscar “Cacho” Valles”, portal dedicado a Los Cantores de Quilla Huasi, 10 de diciembre de 2012. En línea: http://cantoresdequillahuasi.blogspot.com.ar/p/oscar-cacho-valles.html [consultado el 24-05-2018].

DÍAZ, Concepción, entrevista con G. R. Martínez, El Palmar - Lote 5 - Colonia Pastoril, Departamento Presidencia de la Plaza, Chaco, Argentina, 7 de diciembre de 2015.

DRANGE, Live Danboldt, “Encuentro de cosmovisiones. El encuentro entre la cultura y la religión de los autóctonos de Cañar y el evangelio”, 1a. edición, Quito, Abya-Yala, 1997.

Fundación Memoria del Chamamé (2012). Pedro Pascasio Enriquez. Recuperado el 28 de mayo de 2018, de Fundación Memoria del Chamamé: http://www.fundacionmemoriadelchamame.com/biografia/533/

GOMEZ, Salustiano, entrevista con G. R. Martínez, Machagai - Departamento 25 de Mayo, Chaco, Argentina, 30 de septiembre de 2017.

LINCK, Thierry, SCHIAVO, Carlos, Globalización y Territorio. Nueva ruralidad, patrimonios colectivos y sustentabilidad en la Cuenca del Plata, Montevideo, Nordan-Comunidad, 2003.

LIVA, Carlos, entrevista con G. R. Martínez, Presidencia de la Plaza, Chaco, Argentina, 5 de enero de 2018.

Millán Medina, Mario (19 de mayo de 2008). Recuperado el 28 de mayo de 2018, de Mateando con Paco: <https://mateandoconpaco.wordpress.com/2008/05/19/mario-millan-medina/>

OBREGON, Ramón Rolando, entrevista con G. R. Martínez, Lote V - Presidencia de la Plaza, Chaco, Argentina, 26 de octubre de 2015.

PÉREZ BUGALLO, Rubén, “Un caso de folklore urbano: las comparsas salteñas”, Revista del Instituto de Investigación Musicológica Carlos Vega, Vol. 5, 1982, p. 31-48.

RAMÍREZ, Herminio, entrevista con G. R. Martínez, Lote V – El Palmar - Presidencia de la Plaza, Chaco, Argentina, 29 de abril de 2016.

SABADINI, Emilio Alberto, entrevista con G. R. Martínez, Presidencia de la Plaza, Chaco, Argentina, 29 de septiembre de 2017.

SOLANS, Pedro Jorge, Isidro Velázquez, retrato de un rebelde, Buenos Aires, Punto de Encuentro, 2011, 160 p.

Otras fuentes

Página Facebook dedicada a Isidro Velázquez: <https://www.facebook.com/Isidro-Velazquez-retrato-de-un-rebelde-126976527376078/?hc_ref=ARSRht_wnH0_zbWt-3VibLVMnUywsiZ1qHoZ6XVK7YRJTTDEPONm3z3jE_2HtJKfP7E&fref=nf> [consultado el 24-05-2018].

BONFILL, Mario, “Yo soy nacido en Loreto” (1998), disponible en YouTube: <https://www.youtube.com/watch?v=puMPYeiklAY> [consultado el 24-05-2018].

CARDOSO, Emiliano, GUERRA, Domínguez, “El puente de la traición” (década de 1960), interpretado por Juancito Godoy y Marcos Zanabria, Pampa Bandera, Chaco, puesto en línea el 15 de mayo de 2016. Disponible en YouTube: <https://www.youtube.com/watch?v=oJET5IXfl_E> [consultado el 24-05-2018].

__________, “El puente de la traición” (década de 1960), interpretado por Los Hermanos Cardoso. Disponible en YouTube: <https://www.youtube.com/watch?v=oJET5IXfl_E> [consultado el 24-05-2018].

MILLÁN MEDINA, Mario, “Mi ponchillo colorado” (década de 1960). Disponible en YouTube: <https://www.youtube.com/watch?v=TlPTP7Vpq0Q> [consultado el 24-05-2018].

__________, “La guardia de seguridad” (entre 1946 y 1954), disponible en YouTube: <https://www.youtube.com/watch?v=8fCLV06TWlk> [consultado el 24-05-2018].

SHERIDAN, Joaquín, ZINI, Julián, “Tapera de mis recuerdos” (año 1977), interpretado por Los De Imaguaré, puesto en línea el 19 de noviembre de 2015. Disponible en YouTube: < https://www.youtube.com/watch?v=pN74whAhhBc> [consultado el 24-05-2018].

VALLES, Óscar, “El Último Sapukay” (escrito entre 1968 y 1969), interpretado por Los Hermanos Cardozo, disponible en YouTube: <https://www.youtube.com/watch?v=oeLw8iHXpak> [consultado el 24-05-2018].

__________, “El Último Sapukay” (escrito entre 1968 y 1969), interpretado por Jorge Cafrune, disponible en YouTube: <https://www.youtube.com/watch?v=iPoLOjRoXiQ> [consultado el 24-05-2018].

ZINI, Julián, “Nuestro canto” (década de 1990), interpretado por Los De Imaguaré, recitado de Julio Cáceres, puesto en línea el 11 de mayo de 2018. Disponible en YouTube: <https://www.youtube.com/watch?v=BrEl3Ln42lw> [consultado el 24-05-2018].

Inicio de página

Notas

1 A la llegada de los primeros españoles en el siglo XVI esta región estaba poblada por comunidades pertenecientes a la etnia abipona, quienes resistieron la llegada de los invasores; al ser derrotados en el siglo XVII por la alianza entre españoles y guaraníes, debieron abandonar el territorio, que fue ocupado por comunidades Qom mayoritariamente y en menor proporción comunidades Moqoit. Contra esta población originaria el Estado nacional declaró la guerra al indio chaqueño en 1870.

2 Proviene de la palabra “gurí”, que se utiliza mucho en el litoral argentino, predominantemente en la provincia de Entre Ríos, también en Uruguay y en Paraguay. Proviene del guaraní “ngiri”; significa niño, muchacho, chico, chiquillo. En femenino es “gurisa”.

3 Joaquín Sheridan y Julián Zini, “Tapera de mis recuerdos” (1977).

4 En la provincia del Chaco se entendía por colonia a un territorio a ser colonizado por población foránea. En Presidencia de la Plaza hubo tres colonias creadas oficialmente (Hipólito Vieytes, Coronel Brandsen y la Dificultad) cuando Chaco aún no había adquirido el estatus de provincia. La denominación de colonia permaneció y la población local fue creando otras colonias de hecho, que se encontraban por fuera o, incluso, al interior de las colonias creadas oficialmente, creando una nueva división consuetudinario departamental con toponimia local. Se lo puede asimilar a distrito.

5 Término que se utiliza como soltar, liberar.

6 No está vinculada a lo reglamentado por la religión oficial o mayoritaria, en este caso la católica.

7 Emiliano Cardozo y Domínguez Guerra, “El puente de la traición” (1984).

8 Apodado “El Cantor Chamamecero”, nació en Colonia El Porvenir (Goya-Corrientes), el 25 de mayo de 1913 y falleció en Rosario el 6 de noviembre de 1977, luego del secuestro por la dictadura de su hijo Mariano, quien estuvo varios meses desaparecido antes de reaparecer detenido en Coronda (Abrile, 2017). Creador con una definida personalidad autoral, sus composiciones son una pequeña historia narrada en sólo tres minutos, en la que pinta personajes, costumbres y tradiciones de la provincia de Corrientes, inspirado en los tipos lugareños, en los sucesos y hechos de la vida rural, proponiendo siempre un sentido a sus creaciones y un contenido social que no ha perdido vigencia (Mario Millán Medina, 2008).

9 Florencio de los Ángeles Molina Campos (1891-1959) fue un dibujante y pintor conocido por sus típicos dibujos costumbristas de la pampa argentina, cuyas escenas también tenían humor.

10 Del guaraní señorita, doncella. Por extensión, mujer.

11 Mario Millán Medina, “Mi ponchillo colorado” (década de 1960).

12 Conocido como “El Coloso del Chamamé” (1919-2004), con tan solo 12 años de edad inició su exitosa carrera grabando su primer disco como músico. Posee bajo su autoría 326 composiciones registradas e inéditas. En 1997 fue distinguido por su contribución a la cultura por la Cámara de Diputados de la Nación Argentina (Damasio Esquivel, El coloso del chamamé [LP], 2012).

13 Guitarrista y compositor (1914-2004), se inició en la guitarra en forma intuitiva y a mediados de la década de 1930 viajó a Buenos Aires para integrarse la “Tribu Goyana”. Inspirado y prolífico autor y compositor de cerca de 100 obras registradas (Fundación Memoria del Chamamé, 2012).

14 Julián Zini, “Nuestro canto” (década de 1990).

15 Regionalismo proveniente del guaraní yepocá, que significa retorcerse.

16 Mario Bofill, “Yo soy nacido en Loreto” (1998).

17 En la época de la prohibición, esta frase fue reemplazada por “A los mentados marcianos”.

18 Mario Millán Medina, “La guardia de seguridad” (entre 1946 y 1954).

19 “Los Velázquez”, Manuel Vicente Loverde (música) y Raúl Fernando “Pelusa” Junco.

20 Oscar Valles, “El Último Sapukay” (entre 1968 y 1969).

21 Escasos, poco; en guaraní.

22 Hecho ocurrido en El Palmar (Lote 5-Presidencia de la Plaza) el 17 marzo de 1963, cuando en una gresca entre vecinos murieron Félix Liva, Ramírez, Santo y Restituto Navarro (Ramírez, 2016).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Gerardo Roberto Martínez, « La expresión musical en el Centro Este chaqueño », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 35 | 2018, Publicado el 03 julio 2018, consultado el 24 septiembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/alhim/6308

Inicio de página

Autor

Gerardo Roberto Martínez

INTA-Universidad Nacional del Nordeste, Argentina
Ingeniero agrónomo (Universidad Nacional de La Plata)

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals