Navegación – Mapa del sitio

Lejos de Chile, lejos de Francia: los exiliados chilenos en Diálogos de exiliados de Raúl Ruiz

Michèle Arrué

Resúmenes

Dialógos de exiliados, primera película que Raúl Ruiz filma después del exilio a raíz del golpe de estado en Chile (11/09/1973), nos presenta bajo la formas de micro relatos el día a día en París de un grupo de exiliados políticos que vive, actúa y piensa como si siguieran en Chile, provocando un desfase que genera situaciones sumamente burlescas. Este país en el que siguen viviendo mentalemente los exiliados de la película es el Chile de la Unidad Popular (1970-1973). Así es como mediante la resemantización de los dicursos y conductas de ese microcosmo inserto en otro contexto referencial, Ruiz nos brinda un análisis crítico del proceso de la Unidad Popular talentosa que tardará mucho en Chile en ser reconocido como tal.

Inicio de página

Texto completo

1Diálogo de exiliados (Ruiz, 1975) es el primer largometraje realizado en Francia por el director Raúl Ruiz quien sale al exilio al mes de haberse producido el golpe militar en Chile - el 11 de septiembre de 1973. Este largometraje de ficción que empieza a rodar el cineasta en Marzo de 1974 se enfoca en la temática del exilio político, siguiendo el día a día de un grupo de militantes chilenos exiliados en París.

2Raúl Ruiz pone en escena a un grupo de chilenos insertos en un nuevo contexto, Francia, el país de acogida, con todo lo que supone encontrarse de golpe en un nuevo país, el tener -teoricamente- que adoptar nuevas pautas sociales, culturales etc. Resulta que este grupo, pese a estar lejos del país de origen, no renuncia a los hábitos culturales, a la visión del mundo, a los discursos y planteamientos ideológicos que tenía en Chile. Así, lo primero que llama la atención es que actúan como si siguieran viviendo en Chile, lo cual provoca un desfase entre su forma de vivir, actuar, pensar, y el mundo nuevo en el que se encuentran insertos, desfase que genera en la película situaciones muy burlescas. Asimismo mi trabajo tendrá como cometido analizar el desfase entre dos mundos viendo a qué apunta más precisamente la dimensión cómica presente en la película de Raúl Ruiz.

3Diálogo de exiliados es una película filmada con muy pocos recursos que cuenta con la solidaridad francesa (cinta y técnicos). La mayoría de los actores no son profesionales sino amigos de Raúl Ruiz, exiliados al igual que él, que van a practicar una auto derisión ante lo que viven de hecho en carne propia y representan mediante el lenguaje fílmico del cineasta. Por lo mismo, la película integra mucha improvisación brindando una impresión de realismo a pesar de la dimensión burlesca e hilarante de ciertas escenas, situaciones y diálogos que lindan a menudo con lo delirante y absurdo.

4La película de Ruiz se compone de una serie de viñetas de la vida cotidiana de los exiliados, pequeñas escenas sin continuidad entre sí, ilustrando la voluntad de Ruiz en su obra fílmica de apartarse de un « conflicto central » (Ruiz, 2013) o de personajes protagónicos que además, al destacarse, debilitarían la importancia otorgada en esta película a la dimensión grupal. Cada viñeta de unos minutos está filmada en un plano secuencia (con una sola excepción).

Un espacio reducido, un tiempo estancado

5El espacio en la película es, las más de las veces, un espacio interior (pocas escenas son « exteriores »), cuyo carácter clausurado se ve resforzado por la escala de los planos que reduce el espacio de lo que se ve en el marco de la pantalla. Lo que aparece es un espacio reducido y cerrado, el de los pequeños departamentos parisinos donde se hacinan los exiliados. En una de las escenas filmadas por una cámara fija y un encuadre que deja incluso a menudo fuera de campo parte de los cuerpos de los personajes cuando se mueven, vemos cómo un living pequeño se va llenando de personas que vienen llegando, que se acuestan en el suelo, sin dejar al final ni un espacio libre por muy pequeño que sea; una escena que nos hace pensar en una escena de la película Una noche en la ópera de los hermanos Marx que tiene lugar en el camarín de un barco en el que observamos, al igual que en la película de Ruiz, una saturación del plano. Ese espacio tan pequeño como abarrotado –unos pocos metros cuadrados que se llenan – viene a simbolizar en la película la pérdida del espacio chileno, territorio transformado en peau de chagrin donde moran ahora en adelante los exiliados de Ruiz.

6Ese espacio cerrado traduce también cuán alejados y aislados están los exiliados de la película de Raúl Ruiz respecto de la realidad circundante. Configuran un microcosmo desconectado de la realidad -tanto chilena como francesa- que tiene pocos contactos con el mundo exterior, una comunidad cerrada sobre si misma, reacia a la idea de integrarse a la vida francesa y a otras luchas que tienen lugar en Francia, lo que se les reprocha en la película : «Vous ne travaillez pas assez avec nous», «Les exiliés chiliens s’occupent trop de leurs petites affaires».

7En cuanto al movimiento, se puede observar un ir y venir, un entrar y salir incesante por puertas e incluso ventanas que se abren y se cierran, personajes que cruzan el espacio del plano que remite a un caminar sin rumbo, un movimiento que a fin de cuentas no llega a ninguna parte, aún menos en un espacio laberíntico, en fin, lo que vemos es un actuar infecundo, espejismo de acción. Ejemplos de acciónes absurdas: dos exiliados hacen la huelga de hambre en un departamento parisino, uno para conseguir trabajo « para todos los chilenos », otro para que una persona pueda salir de una embajada en Chile. Respecto del segundo huelguista, pregunta un francés presente: «Et il pense sérieusement qu’en faisant la grève de la faim à Paris son action aura une efficacité dans une ambassade de Santiago?».

8Cuando no cruzan el plano, los personajes están acostados, a menudo sentados, tan estáticos como la cámara que los filma (con solo escasas y leves panorámicas), testigo de un tiempo estancado, un tiempo que se ha detenido el día del golpe en Chile.

9Los exiliados de Diálogo de exiliados viven encerrados en una burbuja espacio- temporal, desfasados, aislados en un tiempo que se ha parado y un espacio que se ha reducido. Se mueven en un mundo mental centrípeto cuyo centro ha desaparecido.

10Es de subrayar también que viven pendientes de las noticias de Chile que suministran los diarios franceses y que comparan todo lo que ven en Francia con Chile. No son capaces de leer los signos que les rodean e interpretarlos. Se podría decir que los signos que ven en Francia los leen con una gramática chilena. Se puede observar por ende una alteración de la relación que une significante y significado que remite a la condición de exiliado, ser escindido al que se le hace difícil pasar de un sistema referencial a otro.

La identidad chilena exiliada

11El cineasta Raúl Ruiz en Diálogos de exiliados cuestiona la identidad de un grupo desarraigado, desterrado de un día para otro de su país de origen, examinando cómo y bajo qué forma trata de perdurar aquella identidad cuando deja de nutrise de su substrato, así como el trauma que esta situación genera.

12Empieza la película con un diálogo entre un algerino y una chileno donde el primero trata de adivinar de dónde viene el exiliado chileno. A la primera pregunta « De quel pays vous êtes », le contesta el exiliado : « de très loin ». Luego, cada vez que se le nombra un país, el exiliado le contesta « encore plus loin que ça », « encore plus loin », « plus loin, plus loin » -¿De dónde es Usted?: de muy lejos, aún más lejos, más lejos todavía, más lejos más lejos-, sin nunca aclarar que se trata de Chile. Así, ese país que no se puede nombrar, tan lejano que parece situarse en los confines de la tierra, que no parece tener punto de comparación alguno con otro país, que goza de un estatuto fuera de lo común - el de una isla aislada y remota - parece ser un lugar que linda con lo mítico. Ya se esboza aquí, debido a la situación de exilio, un país que, como los exiliados que no se encuentran en ninguna parte - ni en al país de acogida, ni en el país de origen -, no se sitúa en ningún lugar preciso del planeta, vale decir un no lugar (Arrué, 2017).

13El tema de la lengua también es importante en la película. El idioma con el que dialogan los exiliados está plagado de chilenismos. Por otra parte, en una escena vemos a dos chilenos caminando por la calle mientras hablan en francés para practicar el idioma. Se cruzan con un chileno que habla con muy poco acento, tildado por los dos primeros de « indépendant de gauche ». Ese último les dice: « C’est la politique française qui compte maintenant ». Cuando se aleja, los dos chilenos comentan en francés: « Il parle bien français: trop bien français… Il faut garder, je crois, l’identité nationale ». A lo que le contesta su compañero : « il ne faut pas être un gauchiste français, il faut être un gauchiste chilien ». Así, al que habla « demasiado » bien el idioma francés y más encima se compromete con la política francesa lo ven como un traidor que ha renegado de su patria.

14Vemos también en una secuencia de la película a dos exiliados que se ponen a bailar en un pasillo la cueca mientras otro chileno toca la guitarra. Antes de bailar el chileno se pone un sombrero típico y saca un panuelo. Esta cueca bailada en el pasillo de un departamento parisino, o sea fuera de contexto, toma un cariz folklórico transformándose en una pantomima algo rídicula.

15Las costumbres chilenas a las que se aferran los exiliados, tratadas de forma satírica, como la cueca, las empanadas que circulan por el departamento, así como la lengua han pasado a ser símbolos y reductos en los que anida la chilenidad desterritorializada.

La « militancia » en París

16Es de notar también como los discursos políticos grandilocuentes de los exiliados en la película que se supone quieren propugnar la resistencia en Francia contra el régimen golpista chileno contrastan con sus actividades que giran en torno a la sobrevivencia cotidiana. Dedican mucho tiempo para encontrar trabajo, alojamiento, pasajes, así como direcciones para arreglar los zapatos gratis etc. Se aprovechan de las solidaridad francesa para sus intereses personales, a veces con mucha desfachatez. Vemos por ejemplo cómo llegan a robar plata de un sobre con diez mil dólares.

17El desfase entre los discursos y la vida prosaica destaca también cuando vemos por ejemplo en la película de Ruiz coexistir en la misma pieza una reunión política con un personaje que pasa varias veces con empanadas por entre medio de los que hablan de política y otro que está planchando un montón de ropa al lado, con un afiche en la pared donde podemos leer una de las consignas de la Unidad Popular: « darle duro a la producción ».

18Por otra parte, el carácter inútil y dogmático de sus acciones lo vemos por ejemplo en una escena cuando insultan los edificios altos recien contruidos, símbolos del régimen capitalista, que ven por la ventana y que les tapan los monumentos de París.

19Ruiz nos enseña también el sectarismo, las peleas internas de la izquierda exiliada, las contradicciones entre intelectuales y obreros. Vemos además como los militantes exiliados mezclan la esfera personal con la esfera política al querer resolverlo todo en asambleas.

20Cabe añadir que los exiliados de Ruiz son incapaces de analizar la situación política chilena. A pesar de la derrota de la Unidad Popular al final del 73, meses después siguen pensando que el régimen militar que se acaba de instalar por la fuerza y que se quedará como es sabido 17 años está por caerse: « A Pinochet le queda poco tiempo », « Esta gente está condenada al fracaso. No saben ejercer el poder ». Afirman sin embargo, al hablar de los que no son chilenos: « A Chile nadie lo entiende ».

La Unidad Popular reflejada en el espejo del exilio en París

21En las imágenes que nos brinda la película de Ruiz sobre el exilio en París, podemos vislumbrar un análisis que abarca, más allá de la vida de los chilenos que se enfrentan al exilio, una reflexión sobre la Unidad Popular.

22Esta reflexión se evidencia con la historia de Fabián Luna, uno de los pocos hilos narrativos que volvemos a encontrar en varias escenas de la película. El personaje de Fabián Luna en la película de Ruiz es un cantante pro pinochetista que va a dar un concierto en la Olimpia para llevar a Francia un mensaje de la junta, pasando a ser un representante del gobierno cívico militar. El grupo de exiliados decide « secuestrarlo » para impedir que cante en el famoso escenario parisiense. Llama la atención cómo una voz over plantea ese « secuestro »:

Frente a la venida de Fabián Luna a la Olimpia hay tres posiciones: la de los duros que quieren sacarle la cresta inmediatamente para decirlo de forma breve, la segunda posición que consiste en un rapto a la chilena, no se trata de un rapto armado sino de invitarlo a comer, a tomar, hacer que llegue tarde y que finalmente no pueda cantar, la tercera es el guión aparte de la segunda, consiste en aprovecharse del rapto para hablar con él, explicarle la situación y en fin convertirlo a posiciones más correctas.

23Volvemos a encontrar bajo otro ropaje los debates de la Unidad Popular: tomar el poder con las armas (« sacarle la cresta »), la concientización o alianzas (« convertirlo a posiciones más correctas »), la « vía chilena al socialismo » sin armas tomar (« un rapto a la chilena… no se trata de un rapto armado »).

24Lo que enseña Diálogo de exiliados tiene que ver con las contradiccciones que ya existían durante la Unidad Popular y que ya había apuntado en aquel entonces el cineasta. En efecto, Raúl Ruiz, uno de los mayores representantes del nuevo cine chileno que aparece en 1967, con la llegada de la Unidad Popular al final del año 1970, no renuncia del todo a seguir haciendo un cine creativo de indagación. En un momento en que el cine chileno, en apoyo a la Unidad Popular, se vuelve panfletario y propagandístico, Raúl Ruiz que apoya también al nuevo gobierno, conserva sin embargo su independencia de miras. Así es como entre otras muchas películas, critica con ironía el proceso socialista en La expropiación (1972) y El realismo socialista (1973), cuando todavía se toleraba su impertinencia y sus discrepancias respecto de las verdades asentadas y los discursos estereotipados de la época. No deja de ser un artista crítico que puntualiza las paradojas y contradicciones de la Unidad Popular, que rehusa mistificarla, idealizarla. Raúl Ruiz prefiere cuestionar los discursos y prácticas del movimiento, mostrar los elementos negativos, los puntos flacos, denunciar el triunfalismo precoz y la ceguera de los militantes, las posiciones dogmáticas o utópicas desconectadas de la realidad chilena. Muchos elementos que volvemos a encontrar en Diálogo de exiliados, película satírica y provocadora.

25Ejemplo de la independencia de su visión, la tenemos en una entrevista en París en julio de 1971 donde Raúl Ruiz ya expresa: « No estamos aún en el momento de la toma del poder sino en el previo. Pero los compañeros se dedican a presuponer una cierta euforia que no existe, una serie de posiciones ganadas que generalmente no lo están » (Larrea, 2009).

Recepción de la película

26Diálogos de exiliados al valerse del sentido del humor para tratar de un tema dramático -el exilio después de un golpe de estado ferroz- no nos brinda de los exiliados una visión heróica e idealizada sino una parodia de lo que se podia esperar como película, una visión desengañada y burlesca de lo que se supone es la resistencia chilena de los militantes de un partido de izquierda chileno en Francia. En 1975, cuando es proyectada, la película es el blanco de muchas críticas provocando un gran escándalo entre los chilenos. Algunos hasta quieren que el cineasta rompa el negativo de la película.

27Raúl Ruiz no pensaba que su película iba a generar una reacción tan violenta como lo vemos a continuación: « Yo estaba convencido de que era una película militante, un llamado a la unidad, una especie de previsión de todos los errores que podrían cometerse y que tendríamos que evitar » (Gacio Baquiola, 2015). Sigue diciendo:

Para Diálogos de exiliados se quería hacer una especie de filme de ‘perspectiva’ en el que se intentaría ver cuáles serían las dificultades con las que podría encontrarse una organización política de exilio. […] El filme se empezó así, como un catálogo de los problemas que podría hacer, y mientras se hacía, esos problemas se plantearon realmente y, cuando se terminó, los chilenos que la vieron estimaron que era una suerte de denuncia inoportuna (no era el momento para decir todo esto), mientras que yo había querido hacer una película prudente, que no fuera impertinente… (Ríoseco , 2013)

28Después del golpe, Ruiz aquilata que incluso la recepción de su película no puede ser la misma debido al contexto y al « escenario » que han cambiado:

[…] La Unidad Popular se alimentaba de estereotipos universales, como la religión leninista. Pero al hacer la película no era consciente de la fuerza de este choque entre situaciones lógicas dentro de cierta crispación política y un escenario que las vuelve risibles. Por eso le molestó a muchos chilenos. Si me hubiera dado cuenta, quizás habría hecho la película de todas maneras, pero no me habrían asombrado tanto las reacciones. (González Ríos, 2013)

29La crítica de la Unidad Popular en un momento que debiera ser el momento de un balance se ha vuelto politicamente incorrecta, solo la puede hacer el bando pro pinochetista. Ha empezado un proceso de idealización de la Unidad Popular y de endiosamiento del presidente electo muerto en el Palacio de la Moneda que deja poco espacio, hasta el día de hoy, para analizar los errores cometidos por el gobierno de la Unidad Popular, si exceptuamos precisamente Diálogo de exiliados. Dice el cineasta al respecto: « Nosotros ante todo estábamos impresionados por el hecho de haber contribuido a una de las mayores derrotas del proletariado mundial. Nos sentíamos responsables y por eso nuestra postura irónica » (De los Ríos, 2010).

Conclusión

30Hemos visto que Diálogos de exiliados si bien habla del exilio, habla al mismo tiempo del Chile de la Unidad Popular ya que el país en el que siguen viviendo mentalemente los exiliados es el Chile de aquella época. El estar en París y ver cómo funciona ese microcosmo de exiliados que es un condensado de la sociedad de origen permite evidenciar, mediante una mise en abyme, toda una serie de elementos acerca de la situación anterior en Chile. Al ser insertos en otro contexto, esos elementos se ven resemantizados llegando a cobrar un sentido ridículo que sirve la crítica que se está llevando a cabo.

31Cuando se volvió a poner en cartelera en Chile en 2013 Diálogos de exiliados, el actor Sergio Hernandez que desempeña el papel de Fabián Luna en la película se asombra de la muy buena recepción de la película y lo interpreta de la siguiente manera:

El documento histórico que hoy representa la película es de gran valor: nos permite vernos a nosotros mismos lo que vivíamos, pensábamos, soñábamos… y la desequilibrada situación que, nosotros, los exiliados, vivíamos al ir a parar a un mundo tan diferente después del enorme trauma de ser desarraigados de nuestra patria. La historia ha demostrado que la tal resistencia no existió nunca y que las personas que llegaron a ese mundo se las tuvieron que ir arreglando como fuera para sobrevivir, incluso abandonando la pata que teníamos puesta en Chile, evitando la esquizofrénica situación de estar allá y acá, en fin, en ninguna parte. El problema es que el Golpe de Estado fue un fuerte atentado contra nuestro humor, por muy irónico que sea, por mucho que nos duelan ciertas verdades. (González Ríos, 2013)

32Diálogos de exiliados ha logrado ser reconocida como una gran obra entre las numerosas que produjo el cineasta chileno más irreverente y famoso de Chile.

Inicio de página

Bibliografía

Arrué, Michèle, « El eco de las canciones de Antonia Rossi o la voz exiliada », in Pouvoir, identité, résistance dans les arts visuels chiliens du XIXème au XXIème siècle, Paris, Presses universitaires Nanterre, GRECUN, 2017.

DE LOS RIOS, Valeria, « Raúl Ruiz a través del Espejo: de la representación a la alegoría », Aisthesis [online], 2010, n° 47 [citado  2018-11-03], p.115-127. Disponible en: <https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-71812010000100008&lng=es&nrm=iso>.

Gacio Baquiola, Germán, « Raúl Ruiz: l’enfant terrible del cine de América Latina », El Telégrafo, 3/08/2015, Disponible en: <https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/carton/1/raul-ruiz-l-enfant-terrible-del-cine-de-america-latina>

González Ríos, Patricio, « El mal chiste de Raúl Ruiz a los chilenos en el exilio: Dialogos de exiliados », El Mostrador, 15/07/2013, [citado 2019-8-03]. Disponible en: <https://www.elmostrador.cl/cultura/2013/09/18/el-mal-chiste-de-raul-ruiz-a-los-chilenos-en-el-exilio-dialogos-de-exiliados>

Larrea, Felipe, « Cuatro señas alegóricas: Diálogos de exiliados de Raúl Ruiz », 2009, [citado 2019-6-14]. Disponible en:<https://www.academia.edu/24417184/Cuatro_se%C3%B1as_aleg%C3%B3ricas_Di%C3%A1logos_de_exiliados_de_Ra%C3%BAl_Ruiz >

Mouesca, Jacqueline, « El cine chileno del exilio», Cinechile: Enciclopedia del cine chileno, 2011, [citado 2018-12-12]. Disponible en: <http://cinechile.cl/criticas-y-estudios/el-cine-chileno-del-exilio/>

Ríoseco, Camila, « El proceso creativo de Diálogo de exiliados », entrevista de Raúl Ruiz sacada de Bruno Cuneo (ed.), Entrevistas escogidas-filmografía comentada, Santiago de Chile, Ediciones UDP, 2013.

RUIZ, Raúl, Poéticas del cine, Santiago de Chile, Ed. UDP, 2013.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Michèle Arrué, « Lejos de Chile, lejos de Francia: los exiliados chilenos en Diálogos de exiliados de Raúl Ruiz », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 37 | 2019, Publicado el 15 noviembre 2019, consultado el 14 diciembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/alhim/7813

Inicio de página

Autor

Michèle Arrué

Maîtresse de conférences(Université Paris 8)

Artículos del mismo autor

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals