Navegación – Mapa del sitio

Resúmenes

Durante el siglo XX, muchos países de Latinoamérica sufrieron dictaduras militares o regímenes autoritarios, sin embargo, durante esa época México se proyectó como un país pacífico y democrático. No obstante, en la historia de México en el siglo XX ha habido sucesos dolorosos que, no sólo no forman parte de la historia oficial, sino tampoco de la memoria colectiva. Un ejemplo es la llamada “guerra sucia” de los años setenta, que tuvo como consecuencia cientos de desaparecidos que no forman parte del discurso político, ni del imaginario social. En este artículo, me interesa analizar la manera cómo se despliegan distintas narrativas sobre el pasado reciente, en donde el olvido ha sido un elemento sustancial de la política interna. Mi interés es mostrar cómo ha sido construida esta imagen de país pacífico y democrático, a pesar de que estuvo gobernado más de 70 años por un mismo partido que lo controlaba todo, apoyado en una de las instituciones que ha estado siempre presente en la historia moderna del país: el ejército. Considero que es importante analizarlo, no solo como un ejercicio historización, sino como un análisis de la manera en la que la sociedad mexicana se relaciona con su pasado y que impacta el proceso de construcción de memoria actual.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

1En el siglo XX surgieron diferentes corrientes dentro de las ciencias sociales que se enfocaron en el estudio de la memoria social y/o colectiva, en particular después del holocausto judío (Halbwachs 1950; Nora 2008). En América Latina, esta reflexión se ha presentado en aquellas sociedades que tienen un pasado violento y doloroso, ya sea porque vivieron los crímenes de las dictaduras militares, o porque son países con presencia de movimientos armados que derivaron en una militarización o paramilitarización con un costo social y humano muy alto; cualquiera que sea el caso, la necesidad de hablar, significar y asumir socialmente ese pasado se tornó cada vez más importante desde finales del siglo XX, al grado que algunos autores consideran que hay una euforia mnémica (Rabotnikof, 2003) o incluso una saturación memorística (Huyssen, 2002). En ese sentido, la revisión histórica puede ser leída como un elemento clave en el proceso de transición a la democracia de cualquier sociedad, pues significa analizar el pasado - e incluso recuperarlo-, con miras no sólo a que no vuelva a repetirse un evento de esa naturaleza, sino también en la búsqueda de justicia y reparación a las víctimas, es decir, una transición que implique una consecución de justicia mínima estandarizada que responda a los derechos de las víctimas (Rincón 2010; Orozco 2009). ¿Pero qué sucede en una sociedad -como la mexicana-en la que ni siquiera existe el fantasma de ese pasado violento? ¿cómo hablar y procesar algo que no ha existido en la historia oficial? En México existe un problema de transmisión de la Historia, pues una parte de ella simplemente se borró, se aniquiló tal como intentaron hacer con sus protagonistas. No ha habido versiones encontradas, sólo ha habido silencio.

  • 1 El presente trabajo es fruto de una investigación mayor realizada dentro del proyecto “Las memorias (...)

2En este trabajo1 analizaremos la construcción discursiva que se llevó a cabo sobre el pasado del México posrevolucionario y democrático, analizando la política de silencio y olvido que se construyó sobre diferentes sucesos violentos de la historia reciente del país. Con el reconocimiento de los mecanismos represivos que operaban el régimen unipartidista mexicano del siglo XX, pretendo no solo aportar al conocimiento de la historia política nacional, sino deconstruir el mito del México pacífico y democrático, exponiendo los distintos elementos que en realidad eran propios de un régimen dictatorial, es decir, un sistema en el que había “una interrupción temporal de las instituciones legales y de las garantías constitucionales” (Peña, 2009). Lo que se busca es exponer, a través de una revisión histórica de sucesos violentos y “silenciados” de la historia del país, los vacíos o silencios históricos y políticos que ha habido al respecto. Considero que este análisis contribuye al debate actual sobre las políticas de memoria y reparación, así como a la observación sobre su alcance y sobre la manera en que se realiza un proceso de construcción y transmisión de memoria. Los trabajos sobre el derecho a la verdad, la justicia y la reparación llevan décadas en Latinoamérica, sin embargo, en el caso mexicano se presenta como algo novedoso que corre el riesgo de ser relegado a meros actos simbólicos.

México desconoce su pasado

  • 2 Vargas Llosa participaba en un encuentro de intelectuales organizado por Octavio Paz cuando dijo; “ (...)
  • 3 El PRI (Partido Revolucionario Institucional) se fundó en 1929 con el nombre de Partido Nacional Re (...)
  • 4 Algunas acepciones de dictadura son las siguientes: a) instauración de un nuevo régimen a partir de (...)

3Cuando en 1990 Vargas Llosa pronunció la famosa frase “México es la dictadura perfecta”2 hacía referencia a que el partido en el poder -el PRI3- llevaba más de 60 años en el poder, reproduciendo y legitimando un sistema de partido que era propio de una dictadura, pero que no lo parecía, es decir, una dictadura oculta, lo cual la convertía en perfecta. Si bien podría argumentarse que no era un gobierno militar y en realidad se trataba de un sistema de partido de dominación hegemónica, sería impreciso, pues si definimos una dictadura como un régimen político que por la fuerza o la violencia concentra el poder en una persona, un grupo o una organización, México contaba con dichas características. Pero, sobre todo, porque la historia de México del siglo XX está marcada por una política militar oculta; la libertad de expresión, aparentemente intacta, se veía afectada al estar los medios de comunicación controlados o al servicio del partido de Estado; la democracia era inexistente, y la violencia estaba presente en diferentes ámbitos sociales. Algunos autores señalan que la categoría de dictadura es ambigua y que carece de sentido universal, (Rouquié 1981; Peña 2009); de tal manera que solo analizando las particularidades históricas y culturales de casos precisos podemos definir un fenómeno político, es precisamente lo que aquí nos proponemos hacer4.

  • 5 Linz (1996) define la unidad básica del autoritarismo se da en la concentración del poder en un gru (...)
  • 6 En 1939 el gobierno de Lázaro Cárdenas recibió a miles de republicanos españoles y décadas más tard (...)
  • 7 Gleizer expone que, en el mandato de Lázaro Cárdenas, conocido entre otras cosas por abrir las puer (...)
  • 8 La política inmigratoria regulaba la entrada de extranjeros en general, mientras que la política de (...)

4En los años sesenta, el sistema político mexicano era clasificado como una semi-democracia (López, 2016). La ambigüedad de tal condición evidencia la dificultad para definir el sistema político mexicano, sin embargo, podemos señalar que el atributo primordial mientras gobernó el PRI fue el autoritarismo5; sin embargo, como señala López, la posición de México como país receptor de exiliados políticos de dictaduras latinoamericanas, provocó que no fuera identificado como un país represor y autoritario, sino lo contrario, México gozó de una fama generalizada como un país de asilo, pacífico y neutral. No sólo exportó una imagen, sino que logró que se interiorizará, construyendo y reproduciendo un discurso en el que aparecía como país mediador, amigo de países antiimperialistas y receptor de diversos exilios6. No obstante, estudios como el de Gleizer (2011)7 demuestran que la generosidad hospitalaria mexicana era selectiva, y que había –tal como ahora- una gran diferencia entre la política inmigratoria y la política de asilo8. No obstante, el discurso oficial sobre México como país generoso ha sido un elemento central de la construcción de la identidad mexicana del siglo XX. México construyó no sólo un discurso nacionalista, sino la idea misma de nación basada -en gran parte- en el proceso complejo que fue la Revolución Mexicana. Se proyectó una idea ficticia de la respuesta del gobierno mexicano a los ideales revolucionarios (principalmente el reparto agrario) que buscaban democratizar el país. De manera que la democracia y la revolución en México se institucionalizaron simultáneamente, de la mano de un partido: el Partido Revolucionario Institucional. En los siguientes apartados veremos cómo el gobierno posrevolucionario lejos de concretar dichos ideales democráticos fue consolidando un sistema político represor y totalitario.

Un país dictatorial

  • 9 En un breve recuento podemos señalar la represión que sufrió el partido comunista al final de los a (...)

5En la historia de México se reconoce el porfiriato –el periodo de 1876 a 1911 en que Porfirio Díaz estuvo en el poder- como una época de dictadura, misma que termina al estallar la revolución mexicana. Al término de ésta, es reconocido históricamente el inicio de la democracia en el país. La oposición entre dictadura y democracia es –hoy en día- natural, en tanto que ésta última consta de un Estado de derecho y garantías en el ejercicio de la libertad y la igualdad, es decir, existen responsabilidades institucionales, por ejemplo, en el ámbito electoral. En el caso mexicano, el sistema político fue unipartidista hasta el año 2000 cuando se acabó con el sistema de partido único. Se ha dicho que la sociedad no era plural, ni participativa (López 2016: 13), sin embargo, esa es una visión que se ha difundido precisamente a causa del control absoluto que había de los medios de comunicación, además de las estrategias de represión y terror llevadas a cabo en aquellos lugares donde había una fuerte organización social sobre todo campesina. La violencia y represión que el Estado practicaba en contra de la población era estructural, institucional y simbólica (Rangel, 2015) y se ejercía principalmente contra campesinos, estudiantes, obreros y todo aquel que se opusiera al sistema9.

  • 10 La corporativización de los trabajadores fue una parte central del sistema de partido único; de tal (...)

6Después de la Revolución Mexicana, hubo la necesidad por unificar el país a través de diferentes medidas (una moneda única; una misma lengua en un país con más de 60 lenguas indígenas; derechos ciudadanos unificados, etc.); todo ello en el afán de construir una imagen de nación sólida, moderna, democrática y pacífica, sin embargo, ninguno de esos elementos estaban concretados: México era un país diverso social, económica y culturalmente, y la pretendida paz pendía de un hilo, pues el prometido reparto agrario no se consolidó. De tal suerte que la diferenciación de clases seguía acrecentándose, lo que provocó que “nuevos” movimientos sociales posrevolucionarios comenzaran a gestarse. En este proceso posrevolucionario se diversificarán el desarrollo de distintas instituciones, por un lado el ejército, y por otro, un partido de Estado (PNR, y más adelante el PRI) que lo que busca es contener a las diferentes organizaciones campesinas y sindicales10; de esta manera, el proceso de unificación condujo a una protoinstitucionalización de la Revolución mexicana (Piñeyro, 2015: 26), pero también a la conformación del aparato político de dominación del sistema político mexicano del siglo XX.

7La presencia de guerrillas en México se sitúa generalmente a partir de los años sesenta. Después de que el 23 de septiembre de 1965, el Grupo Popular Guerrillero -conformado por maestros normalistas y estudiantes-, atacó un cuartel militar en Ciudad Madera, Chihuahua; este suceso se reconocerá como el origen de la guerra de guerrillas en México. A partir de ese momento, la violencia del estado estuvo dirigida principalmente a las guerrillas urbanas, rurales, así como a sus bases de apoyo (Rangel 2015: 14). Estas guerrillas, que llegaron a ser más de una treintena (Castellanos, 2007), tuvieron presencia prácticamente en todo el país; sin embargo, ninguno de estos movimientos armados fue reconocidos por el Estado. El silencio y las balas fueron la estrategia del gobierno mexicano en este periodo de la historia del país, que después será conocido por algunos como la Guerra Sucia. Este ocultamiento de la ruptura del orden que se vivía en diferentes lugares del país, podemos categorizarlo como una verdadera batalla por la memoria, ya que representa un trastocamiento de la historia en donde -en términos de Pollak (2006)- se instaura una memoria de la dominación, es decir, la memoria oficial, que en el caso que estamos exponiendo corresponde además a la memoria nacional. Al mismo tiempo se gesta una memoria prohibida, clandestina local.

  • 11 Si bien, se ha reconocido por algunos miembros del partido, que el Partido Comunista ayudó a obtene (...)
  • 12 El Partido Comunista Mexicano, creado en los años veinte, fue ilegal desde 1946 hasta 1978, año en (...)
  • 13 Los militantes del Partido Revolucionario Democrático (PRD) tienen documentados desde 1988 hasta el (...)

8En este contexto es creada la Dirección Federal de Seguridad (DFS) con asesoría del FBI. Un servicio de inteligencia de policías y militares de élite que depende directamente del presidente, y que entre sus funciones tenía la de infiltrarse y acosar a los disidentes políticos de izquierda” (Castellanos, 2007: 43). Una condición importante de la violencia ejercida por el Estado es, señala Piñeyro, que muchas veces era de carácter preventivo o disuasivo ante el riesgo de dispersión de cualquier tipo de movimiento social, fuese pacífico o armado (Piñeyro, 2015: 39). La izquierda partidista, nunca tomó las armas oficialmente11, sin embargo, fue perseguida durante todo el siglo XX12 (Castellanos, 2007: 17): los militantes comunistas fueron expulsados de sindicatos en la década de los cuarenta, el PCM actuó en la clandestinidad hasta 1977, y ya en los ochentas y noventas cientos de militantes de los partidos de izquierda fueron asesinados13. El fraude electoral pasó a formar parte de nuestra historia y cultura política, y la persecución y el asesinato a líderes sociales y políticos disidentes fueron naturalizándose sin siquiera reparar en ello.

9Durante más de dos décadas, las cárceles clandestinas fueron el escenario de torturas y ejecuciones, ahí se trasladaba a la gente que había sido aprehendida en detenciones masivas y arbitrarias. El campo militar No. 1 –el centro militar más grande del país- fue centro de detenciones, torturas, asesinatos y desapariciones por décadas; por ahí pasaron cientos de estudiantes, campesinos, ferrocarrileros, maestros, médicos, telegrafistas, etc. En la prisión de este campo militar se encontraban mazmorras subterráneas por las que apenas pasa la luz, galeras que no contaban con instalaciones sanitarias y calderas que se piensa que pudieron funcionar como un horno de incineración. Un caso emblemático ligado a esta cárcel es el movimiento estudiantil de 1968, pues cientos de estudiantes ligados al movimiento estuvieron encerrados en las mazmorras. Los estudiantes demandaban entre otras cosas: la libertad a presos políticos, la indemnización a familiares y la desaparición del cuerpo de granaderos (un cuerpo policial represor). El 2 de octubre de ese año al realizar una concentración en la plaza de las tres culturas en Tlaltelolco, fueron emboscados y se realizó una de las peores masacres del siglo XX en la historia de México. Un suceso que no se pudo ocultar, a pesar de que muy pocos medios de comunicación hablaron de ello en su momento. Las cifras oficiales hablaban de 26 muertos, sin embargo, el periódico The Guardian señaló que podrían ser más de 300 los muertos y miles de detenidos. Algunos testimonios narran cómo los cadáveres fueron sacados de la plaza en camiones de redilas, lo cierto es que la proximidad de los juegos olímpicos, entre otras cosas, silenciaron en gran medida la masacre estudiantil. Tan solo tres años más tarde, el 10 de junio de 1971, se cometería el llamado Halconazo, otra matanza de estudiantes realizada cuando éstos se manifestaban para exigir libertad política y democratización de la enseñanza; se le conoce con ese nombre porque fue el grupo paramilitar de Los Halcones el encargado de perpetrarla. Este grupo paramilitar era financiado por el gobierno y sus altos mandos eran exmilitares capacitados en el extranjero que habían formado parte de las Brigadas de Fusileros Paracaidistas –el grupo de élite de la milicia mexicana-. Se calcula que más de medio millar de guerrilleros, familiares y conocidos de éstos fueron aprisionados en cárceles clandestinas del Estado.

10Estas masacres de estudiantes, en especial la del 2 de octubre de 1968- son de los pocos episodios que se han transmitido de generación en generación; quizá porque no se trataba de campesinos, ni maestros rurales, ni indígenas, sino de estudiantes. Montemayor señala que “antes de que el movimiento estudiantil tomara las calles de la ciudad de México, las fuerzas campesinas de Chihuahua y Guerrero habían iniciado ya su ruta independiente de reivindicación social y política” (Montemayor, 2010: 67), es decir, que no podemos establecer un nexo específico entre movimientos, más que el contexto social. Incluso el ejército lo ha reconocido de esa misma manera, atribuyéndole una influencia directa a la revolución cubana y la simpatía que existía hacia el comunismo soviético por parte de las guerrillas. Resulta relevante que si bien los caminos entre guerrillas y movimientos sociales se escinden, sí hay un elemento que los unifica: el ataque militar y policiaco.

La Guerra Sucia

11La llamada guerra sucia en la década de los setenta es uno de los episodios más obscuros de la historia mexicana, ya que el gobierno violó el Estado de derecho sistemáticamente con las medidas de represión militar que ejecutaba. El nombre se debe a que el gobierno utilizaba métodos “sucios” para atacar a los grupos armados clandestinos. Si bien dichos movimientos se sitúan más claramente a partir de los años sesenta, la represión a la que se ven sometidos en los setenta se acrecentó notoriamente, prolongándose hasta los años 90.

12La lucha agraria de la revolución de principios del siglo XX y los levantamientos y movilizaciones campesinas posteriores tienen un vínculo y un hilo conductor evidente: la pobreza y la falta de tierras. La guerrilla rural tuvo una presencia importante en los estados del sur del país, por lo que el ataque más feroz por parte del ejército se llevará a cabo principalmente en esta zona. Dice Castellanos que la historia de Guerrero “es la historia de un pedazo de país indomable” (Castellanos, 2007: 102), y no podríamos decir lo contrario. Pero es necesario señalar que también es la historia de un pedazo del país olvidado, agredido y asediado. La pobreza rural de la zona y la represión a los habitantes ha sido incesante a lo largo de las décadas. En los sesenta, Guerrero era mayoritariamente rural. Precisamente serán dos maestros rurales quienes marcarán la historia de la sierra de Guerrero en la década de los setenta: Lucio Cabañas y Genaro Vázquez. Ambos estaban insertos en un movimiento combativo contra las políticas represivas del gobernador y contra la corrupción en los sindicatos agricultores de la región. A finales de 1960 la capital guerrerense se hallaba bajo control militar y la universidad estaba sitiada; el 30 de diciembre del mismo año, el gobierno dispara contra manifestantes y días después el congreso declara la desaparición de los poderes en Guerrero; estos eventos marcaron la radicalización de la lucha. Durante los siguientes años múltiples manifestaciones en contra de la precariedad en el campo son reprimidas por parte del gobierno local (matanza de Iguala en 1962; masacre de los copreros en Acapulco en 1967; así como represiones en otras regiones del país como el movimiento estudiantil de Sonora o la ocupación militar de la Universidad Michoacana). Estas matanzas solo han trascendido en la historia oral local.

13Poco tiempo después, en 1967, el gobierno reprime una manifestación pacífica de padres de familia de una escuela primaria en la sierra de Guerrero en la que estaba presente Lucio Cabañas. En el intento por detenerlo disparan a la gente ahí reunida (más de 2 mil personas), hay muchos heridos y el número de muertos es incierto. Este suceso fue el detonante para que Cabañas se levantara en armas (Castellanos, 2007: 101). Al comenzar la década de los setenta el escenario se verá todavía más enrarecido: llegará a la presidencia del país Luis Echeverría, uno de los responsables de la matanza estudiantil de 1968. El escenario internacional será igualmente desolador, pues en ocho países sudamericanos se instaurarán dictaduras militares. Precisamente es en este contexto que podemos observar la construcción del discurso sobre México como un país generoso y pacífico, ya que abrirá las puertas del país a miles de militantes de izquierda perseguidos, sin embargo, la política nacional se conducirá hacia el sentido contrario. Tan solo un año después de llegar al poder, el 10 de junio de 1971, Echeverría reprime y mata estudiantes en la Ciudad de México. Esa fue la doble política del gobierno mexicano a lo largo del siglo XX.

14La presencia de grupos paramilitares (Mayo, 1980), así como la instalación de retenes miliares en los caminos rurales y detenciones masivas serán una constante. El tipo de respuesta con la actuaba el gobierno dependía básicamente del lugar en el que se desplegaba la guerrilla, si era en la montaña, la acción estaba a cargo del ejército, si era en zona urbana lo asumía la policía, habiendo siempre combinación de agrupaciones (Mendoza, 2007: 10). Una acción constante fue el desmentido sobre la existencia de los grupos armados, pues al no reconocerlos se intenta minimizar el poder de acción y organización que tienen, y al mismo tiempo que los deslegitimas, evades verte inmerso en un asunto de orden legal internacional. Estas acciones discursivas iban acompañadas de acciones deliberadas como allanamientos de pequeñas poblaciones, arrestos colectivos ilegales, ejecuciones sumarias, desapariciones forzadas, etc. José Sotelo quien fue director del proyecto de Investigación Histórica de la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP) creada en el año 2002 –abolida en 2006-, declaró que “hay testimonios sobre cementerios clandestinos en las propias instalaciones de lo que fue el Campo de Concentración de Atoyac […y] hay testimonios de que había calderas en el Campo militar No.1” (Montemayor 2010: 240). Algunas investigaciones (Castellanos, 2007) señalan que los “vuelos de la muerte” se practicaron en México muchos años antes que en Chile y Argentina, siendo común el lanzamiento de presos desde helicópteros al mar de la Costa Grande (Montemayor, 2010: 171). No obstante, fue hasta después de las dictaduras latinoamericanas de los años setenta que se comenzó a hablar de las desapariciones forzadas, de los vuelos de la muerte y de la necesidad de garantizar el respeto a los derechos humanos de las personas (Robledo, 2016), en México aparentemente no era un tema necesario.

15En cuanto a los grupos armados urbanos fueron atacados sobre todo por un grupo policial llamado Brigada Blanca “agrupación siniestra que lideró, coordinó y suministró información para la realización de los operativos de aniquilamiento contra la guerrilla urbana” (Mendoza, 2007: 12). Esta Brigada, creada en 1972, estaba integrada por policías, militares y miembros de la Dirección Federal de Seguridad. Las acciones las realizaban a través de grupos operativos, los cuales contaban con equipo especializado (de localización, neutralización de artefactos, de armamento especializado); su principal plan de operación llamado “Rastreo” se echaría a andar en 1976 en lo que clasificaron como “zonas críticas” del Valle de México. Un ejemplo de la brutalidad del combate a las organizaciones guerrilleras, llevadas a cabo por esta brigada, lo podemos ver en la ofensiva que sufrió la Liga Comunista 23 de Septiembre.

En 1973, esta organización “contaba con alrededor de 3 mil militantes clandestinos en distintos estados del país …al año siguiente, después de los embates de la guerra sucia, el ejército, pero sobre todo la policía política, habían asesinado a mil de sus integrantes, 600 estaban desaparecidos o presos y el resto resistía la ofensiva.” (Avilés en Mendoza 2007: 12)

16El método que aplicaban era el de contrainsurgencia dictada desde los Estados Unidos. Bartra (1996) explica la existencia de centros de población controlables donde se concentraba a la gente para después llevárselos a cárceles clandestinas que, como ya hemos señalado antes, no eran sino centros de tortura y desaparición. El hostigamiento y la represión a los familiares de los guerrilleros fue un método utilizado comúnmente, de hecho, la tortura se practicaba indiscriminadamente hacia menores de edad, hijos de presuntos guerrilleros. Tal como era la costumbre, las autoridades negaron reiteradamente la existencia de este grupo paramilitar.

17En 1976 se publicó una iniciativa de ley de amnistía, sin embargo, no iba dirigida a los guerrilleros, sino a intelectuales o cualquier persona acusada de invitación a la rebelión, sedición o resistencia cometida en el movimiento estudiantil de 1968. Durante este periodo, el presidente Echeverría continuó importando la imagen de un gobierno democrático, por eso no deja de ser contradictorio que el mismo año que envía una iniciativa de ley de amnistía, transforme la Brigada Blanca en Grupo Especial para actuar y perseguir básicamente a la Liga 23 de septiembre en la ciudad de México. La posibilidad de una amnistía para guerrilleros aparecerá dos años más tarde, cuando se emita una segunda ley de amnistía que permitiría “la visibilización de las movilizaciones de familiares de desaparecidos, así como de los presos políticos” (Sánchez, 2015: 194).

18Me parece importante señalar que la forma en que el Estado ejerció la violencia y el poder contra los grupos subversivos fue de tal magnitud que algunos autores proponen que lo que aconteció fue un terrorismo de Estado (Rangel, 2015: 74). Un cuestionamiento que vale hacerse sobre el término de Guerra Sucia tiene que ver con la desproporción militar entre lo que podríamos denominar los dos bandos (Estado-guerrillas). Tal como señalan Cilia y Gonzalez (2005), la mayor parte de las desapariciones o pérdidas de combatientes no fueron producto de un combate, al contrario, esos asesinatos y desapariciones fueron ejecutadas muchas veces contra personas desarmadas, inmovilizadas o que no tenían relación alguna con la guerrilla. Por lo que el término de “guerra” sería inexacto, al tratarse más bien de una política de aniquilación silenciosa.

  • 14 En 1977 se creó el Comité Eureka (antes llamado Comité Prodefensa de Presos, Perseguidos, desaparec (...)
  • 15 La aparición del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) marca la historia de las guerrill (...)

19Para finales de los setentas ya se habrán visto mermados todos los grupos armados, y con el decreto de la ley de amnistía se daba por terminada la guerra sucia. Empezaba entonces otra lucha: la movilización social por la liberación de presos políticos y por el reconocimiento de la existencia de la desaparición forzada14. La década de los ochentas estará marcada por movimientos sociales generados por catástrofes como el terremoto de 1985 y el fraude electoral de 1988. El rezago agrario, la pobreza extrema y el despojo a las comunidades de su territorio continuaron hasta finales del siglo XX, siendo algunas de las causas que explican que un sector de la población no renuncie a la vía armada, y que en 1994 irrumpa el levantamiento del Ejercito Zapatista de Liberación Nacional15. Carlos Montemayor señala que “el amanecer zapatista del 1º de enero de 1994 en los Altos de Chiapas comenzó ese amanecer del 23 de septiembre de 1965 en la sierra de Chihuahua” (Montemayor, 1998). Efectivamente, existe una continuidad argumentativa en el relato del EZLN y de los grupos armados de los sesentas y setentas, sin embargo, una diferencia sustancial es que a finales del siglo XX ya habían emergido en gran parte de Latinoamérica movimientos en defensa de los derechos humanos (Jelin, 1995) que pugnaron por derogar amnistías, crear comisiones de verdad y recopilar testimonios y denuncias. Ese panorama, aunado a una diversificación y democratización de los medios de comunicación, determinó el discurso del estado mexicano y dificultó el ocultamiento de un suceso así como había ocurrido en el pasado.

Siglo XXI, entre el olvido y la memoria

20La llegada del nuevo siglo traía consigo una nueva etapa en la política mexicana. En el año 2000 se terminó con el régimen priísta de décadas. Gobernaba por primera vez otro partido, el PAN (Partido de Acción Nacional), un partido de derecha que en muchas ocasiones había hecho alianzas con el PRI. Ese nuevo gobierno se había comprometido a crear una Comisión de la Verdad para investigar abusos y crímenes cometidos en el pasado, sin embargo, no llegó muy lejos, pues rápidamente salieron a la luz quienes llamaron a no remover el pasado, ni buscar venganzas. El propio presidente del país, Vicente Fox, declaró que “en México no hubo una dictadura como en Argentina, Chile, Uruguay o Guatemala, y que en consecuencia en nuestro país no hubo una gran cantidad de muertos” (Gil, 2001). Si bien se calcula que fueron entre 650 y 1200 los desaparecidos desde el periodo de la guerra sucia hasta finales de siglo XX, no se puede dar una cifra certera del número de muertos; sin embargo, está claro que no es solo la contabilización de los muertos y desaparecidos lo que se requiere, sino el reconocimiento de la violencia a la que se sometió a un sector de la población, así como acciones de reparación y justicia. Tras el fracaso en la creación de una Comisión de la Verdad, el gobierno creó una Fiscalía Especial para movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP). El resultado fue la exoneración al expresidente Echeverría por las matanzas de 1968 y 1971, pues se consideró que los delitos habían prescrito por lo que las órdenes de aprehensión por genocidio eran improcedentes. El suceso es relevante no solo porque evidencie la impunidad en el sistema político, sino porque a pesar de que la masacre de Tlatelolco es uno de los episodios presentes en la memoria colectiva, no hubo una movilización relevante por parte de la sociedad civil, ya que la búsqueda de verdad y justicia no era un asunto que la sociedad mexicana demandara.

21Hace apenas un par de años, la noción de políticas de la memoria en México era prácticamente inexistente y existían muy pocos trabajos que hablasen de la memoria de la guerra sucia. Pero un suceso marcó la historia reciente del país y modificó notablemente ese panorama: el caso Ayotzinapa. La desaparición forzada de 43 estudiantes el 26 de septiembre del 2014 en el estado de Guerrero es, sin duda, el caso de desaparición forzada que más han cimbrado al país (sin que ello signifique que el caso de desaparición más numeroso o violento en la historia reciente del país). La desaparición de los estudiantes de la Escuela Normal rural de Ayotzinapa, movilizó a la sociedad civil nacional e internacional y se convirtió en un tema mediático. Igual que en 1968, se trataba de estudiantes y la sociedad civil inmediatamente manifestó su indignación. Lo que sucedió en Ayotzinapa es una definición de lo que ha sido México durante décadas, pero a diferencia de tantas otras veces, en esta ocasión hubo una narrativa social compartida que señalaba públicamente al responsable moral: el Estado. El movimiento social que surgió fue en un primer momento, en términos de Melucci (1986), reivindicativo, pues exponía el conflicto, pero siempre dentro de los límites del sistema; sin embargo derivó en un movimiento político destinado a transformar los canales de participación política (Melucci, 1986). Me refiero básicamente a la movilización dentro y fuera del aparato estatal que generó la demanda social de justicia. Me parece que con este caso no solo se puede tender puente histórico entre diferentes episodios violentos y dolorosos de la historia del país, sino que se puede observar la creación y transformación de una política de la memoria.

Conclusiones

22El discurso sobre la normalidad democrática y pacífica que se reprodujo durante casi un siglo se ha ido erosionando. Como bien señala Pollak (2006), hay “recuerdos traumáticos, recuerdos que guardan el momento propicio para ser expresados” y en la historia del país del siglo XX hay muchos “resentimientos” acumulados en el tiempo, que hasta ahora no habían podido expresarse públicamente. La ausencia de políticas de memoria del estado mexicano responde a la construcción narrativa y simbólica que el estado mexicano hizo de sí mismo (y de su historia) en el último siglo. Uno de los grandes silencios en la narrativa histórica de México es que ha sido un país controlado por militares, por lo que reflexionar sobre el estado de militarización constante en el que ha estado inmerso el país, más allá de la “guerra” contra el narcotráfico del siglo XXI, requiere de una política pública que remueva la historia dominante y reconozca esa parte de la historia, lo cual representa una batalla por la legitimidad histórica con una de las instituciones más poderosas del país, el ejército. Resulta evidente que urge una reforma del Estado en la que se establezca una política pública que incluya el derecho a la verdad, a conocer lo que sucedió y a la reparación de las víctimas. Es necesario saber lo que pasó, sobre todo porque es un proceso inacabado: Ayotzinapa no se explica sin la Guerra sucia. Sin embargo, es necesario vislumbrar una política de memoria que esté dirigida a toda la ciudadanía, pues dejar el tema de la guerra sucia solo a la reparación de las víctimas es evadir la reflexión y responsabilidad que tiene la sociedad entera. La memoria no sólo es un derecho, también es un patrimonio colectivo.

  • 16 Después de que en 2018 ganó las elecciones por primera vez un partido de izquierda en México.

23Actualmente16, ha habido algunos cambios en el discurso político que son gestos simbólicos relevantes en la manera de mirar el pasado. Se ha ido conformando lo que podríamos llamar nuevas políticas de la memoria (amnistía, comisiones de la verdad, consejo de memoria histórica, petición de perdón público). Todas estas acciones simbólicas son pasos que eran necesarios dar para que la sociedad se pueda contar a sí misma qué le ha ocurrido en todos estos años, sin embargo, sino se avanza hacia la búsqueda de una justicia restaurativa, en la que los crímenes de lesa humanidad del pasado sean reconocidos y juzgados, el sistema de impunidad propio del sistema político mexicano seguirá perpetuándose.

Inicio de página

Bibliografía

BARTRA, Armando, Guerrero Bronco: campesinos, ciudadanos y guerrilleros en la Costa Grande, México, Ediciones Era, 185p.

BELLINGERI, Marco, Del agrarismo armado a la guerra de los pobres. Ensayos de guerrilla rural en el México contemporáneo, 1940-1974, México, Casa Juan Pablos-Secretaría de Cultura de la Ciudad de México, 2003, 271 p.

CASTELLANOS, Laura, México Armado 1943-1981, México, Editorial Era, 2007, 383 p.

CASTILLO, García, Gustavo, “El halconazo, historia de represión, cinismo y mentiras se mantiene impune”, La Jornada, 9 de junio de 2008.

CARR, Barry, La izquierda mexicana a través del siglo XX, México, Era, 1996, 212 p.

CILIA OLMOS, David, GONZÁLEZ RUIZ, Enrique, Testimonios de la Guerra Sucia, México, Editorial Tierra Roja/SITUAM, 2005, 76 p.

ELSTER, Jon, Rendición de cuentas: la justicia transicional en perspectiva histórica, Buenos Aires, Katz, 2006, 342 p.

FERRANDIZ, Francisco, “De las fosas comunes a los derechos humanos: el descubrimiento de las desapariciones forzadas en la España contemporánea”, Revista de Antropología Social, 19, 2010, p. 161-189.

GALINDO DE PABLO, Adrián, “El paramilitarismo en Chiapas. Respuesta del poder contra la sociedad organizada”, Política y cultura, n° 44, 2015, p.189-213.

GLEIZER, Daniela, El exilio incómodo. México y los refugiados judíos, 1933-1945, COLMEX/UAM-Cuajimalpa, 2011, 321 p.

GIL Olmos, José, “La guerra sucia dejó mil 500 muertos y 600 desaparecidos”, La Jornada, 22 de septiembre del 2000.

Halbwachs, Maurice, La memoria colectiva, Prensas Universitarias de Zaragoza, 2004 [1950], 192 p.

__________, Los marcos sociales de la memoria, Anthropos Editorial, Barcelona, España, 2004, 431 p.

HUYSSEN, Andreas, En busca del futuro perdido, México, Fondo de Cultura Económica, 2002, 284 p.

JELIN, Elizabeth, “La política de la memoria: el movimiento de derechos humanos y la construcción de la democracia en la argentina”, en Juicios, castigos y memorias. Derechos humanos y justicia en la política argentina, Buenos Aires, Nueva visión, 1995, p. 102-146.

LINZ, Juan, STEPAN, Alfred, Problems of democratic transition and consolidation: Southern Europe, South America and Post-Communist Europe, Baltimore, Johns Hopkins University Press, 1996, 504 p.

LÓPEZ Guzmán, Cuauhtémoc, “De la Dictadura perfecta a la democracia imperfecta”, Revista DOXA Digital, Vol. 6, n° 11, 2016, p. 150-179.

MAYO, Baloy, La guerrilla de Génaro y Lucio, México, Diógenes, 1980, 183 p.

MELUCCI, Alberto, “Las teorías de los movimientos sociales”, Revista de Estudios políticos, Vol. 5, n° 2, abril-junio, 1986, p.92-101.

MENDOZA, García, Jorge, “Reconstruyendo la guerra sucia en México: del olvido social a la memoria colectiva”, Revista electrónica de Psicología Política, 2007, p. 1-23.

MONTEMAYOR, Carlos, “La masacre de henriquistas”, La Jornada, 16 de enero de 2009.

__________, Las armas del alba, México, Joaquín Mortiz, 2003, 212 p.

__________, La violencia de Estado en México. Antes y después de 1968, México, Randhom House, 2010, 272 p.

__________, “El EZLN y Chiapas”, Revista Fractal, n° 8, enero-marzo, 1998, p. 95-104.

NORA, Pierre, Los lugares de la memoria, Montevideo, Ediciones Trilce, 2008, 199 p.

OROZCO, Iván, Justicia transicional en tiempos del deber de memoria, Bogotá, Temis-Universidad de los Andes, 2009, 219 p.

PADILLA, Tanalís, “Rubén Jaramillo: El muerto incómodo”, La Jornada, 19 de mayo 2007.

PEÑA, Lorenzo, “Dictadura, Democracia, República: un análisis conceptual”, en Licao, F., ZAMUDIO G. (coords.), Memoria del Primer Encuentro Internacional de Memoria sobre el poder en el pasado y el presente en América Latina, Toluca, Universidad Autónoma del Estado de México, 2009, p. 29-60.

PIÑEYRO, José Luis, “Contraguerrilla y violencia estatal en México: ¿política de Estado?”, en Guerra sucia o terrorismo de estado. Hacia una política de la memoria, México, Itaca, 2015, p. 21-49.

POLLAK, Michael, Memoria, olvido, silencio. La producción social de identidades frente a situaciones límite, Buenos Aires, Ediciones Al Margen, 2006, 117 p.

RABOTNIKOF, Nora, “Política, memoria y melancolía”, Fractal, n° 29, 2003, p.83-90.

RANGEL Lozano, Claudia, Sánchez Serrano, Evangelina, Guerra sucia o terrorismo de estado. Hacia una política de la memoria, México, Itaca, 2015, 297 p.

RADILLA Martínez, Andrea, Rangel, Claudia, Desaparición forzada y terrorismo de Estado en México. Memorias de la represión de Atoyac Guerrero durante la década de los años setenta, México, Plaza y Valdés Editores, 2012, 250 p.

RINCÓN, Tatiana, Verdad, Justicia y Reparación, Bogotá, Editorial Universidad del Rosario, 2010, 202 p.

ROBLEDO Silvestre, Carolina, “Genealogía e historia no resuelta de la desaparición forzada en México”, Iconos, Revista de Ciencias Sociales, n° 55, 2016, p. 93-114.

ROUQUIÉ, Alain, “Dictadores, militares y legitimidad en América Latina”, Crítica y Utopía, n° 5, septiembre, 1981, 10 p.

SANCHEZ, Evangelina, “La transición política y la disputa por la memoria en México”, en RANGEL Lozano, C., Sánchez Serrano, E., Guerra sucia o terrorismo de estado. Hacia una política de la memoria, México, Itaca, 2015, p. 183-212.

Inicio de página

Notas

1 El presente trabajo es fruto de una investigación mayor realizada dentro del proyecto “Las memorias de lo urbano: territorio, identidades y sentido de pertenencia ante la urbanización neoliberal” financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT), en que participan investigadores de diversas instituciones y en el que de manera personal desarrollo una investigación sobre “Políticas de la Memoria en la ciudad de México”. En este proyecto trabajo de manera puntual con las narrativas que se construyen en torno a lugares, monumentos o antimonumentos relacionados con episodios violentos de la historia contemporánea del país.

2 Vargas Llosa participaba en un encuentro de intelectuales organizado por Octavio Paz cuando dijo; “Yo no creo que se pueda exonerar a México de esa tradición de dictaduras latinoamericanas. Creo que el caso de México… encaja en esa tradición con un matiz que es más bien el de un agravante: México es la dictadura perfecta…No es el comunismo. No es la URSS. No es Fidel Castro. La dictadura perfecta es México…tiene las características de la dictadura: la permanencia, no de un hombre, pero sí de un partido”. Años después el escritor señaló que se había equivocado y que era imperfecta, por lo que México había transitado a una democracia incipiente.

3 El PRI (Partido Revolucionario Institucional) se fundó en 1929 con el nombre de Partido Nacional Revolucionario (PNR); en 1939 se reconstituyó como Partido de la Revolución Mexicana (PMR), y finalmente en 1946 adoptó su nombre actual.

4 Algunas acepciones de dictadura son las siguientes: a) instauración de un nuevo régimen a partir de la ruptura de la legalidad, es decir, un estado de excepción b) dictaduras constitucionales en las que aparentemente se respetan las instituciones, pero se concentra el poder en las manos de un dictador c) dictaduras militares; d) dictaduras modernas

5 Linz (1996) define la unidad básica del autoritarismo se da en la concentración del poder en un grupo, donde las relaciones son verticales

6 En 1939 el gobierno de Lázaro Cárdenas recibió a miles de republicanos españoles y décadas más tarde a miles de exiliados latinoamericanos que huían de las dictaduras de sus países.

7 Gleizer expone que, en el mandato de Lázaro Cárdenas, conocido entre otras cosas por abrir las puertas al exilio español, existía un mandato que limitaba la entrada al país a judíos, chinos y japoneses.

8 La política inmigratoria regulaba la entrada de extranjeros en general, mientras que la política de asilo otorgaba protección a aquellos que eran perseguidos por su actividad política.

9 En un breve recuento podemos señalar la represión que sufrió el partido comunista al final de los años veinte y el inicio de la década de los treinta; el alzamiento campesino dirigido por Jaramillo en los años cuarenta y cincuentas; el movimiento ferrocarrilero en la década de los cincuenta, donde hubo diez mil detenidos en un sólo día; la matanza de estudiantes en 1968 y en 1971; así como la represión incesante que hubo contra los grupos guerrilleros del país, sobre todo, desde la década de los sesentas.

10 La corporativización de los trabajadores fue una parte central del sistema de partido único; de tal manera que otra manera de ejercer la violencia era desde la base sindical institucional contra los sindicatos independientes

11 Si bien, se ha reconocido por algunos miembros del partido, que el Partido Comunista ayudó a obtener armas por ejemplo al movimiento guerrillero de Lucio Cabañas en Guerrero.

12 El Partido Comunista Mexicano, creado en los años veinte, fue ilegal desde 1946 hasta 1978, año en que recupera el registro.

13 Los militantes del Partido Revolucionario Democrático (PRD) tienen documentados desde 1988 hasta el 2013 a 767 militantes asesinados. En ese periodo de tiempo se realizaron cinco elecciones presidenciales (1988, 1994, 2000, 2006 y 20012), siendo las de 1988 y 2006 las más polémicas, ya que es públicamente admitido que en 1988 se cometió fraude en contra del candidato Cuauhtémoc Cárdenas (hijo del emblemático Lázaro Cárdenas), y en la elección del 2006 – la más reñida de la historia reciente del país- se ha hablado mucho de un probable fraude contra Andrés Manuel López Obrador.

14 En 1977 se creó el Comité Eureka (antes llamado Comité Prodefensa de Presos, Perseguidos, desaparecidos y Exiliados Políticos), por Rosario Ibarra de Piedra después de que desaparecieran a su hijo. El comité logró recuperar vivos a 148 prisioneros que se encontraban en cárceles clandestinas.

15 La aparición del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) marca la historia de las guerrillas en México. Una de sus particularidades fue un enfoque plural de la organización armada y la exhortación al diálogo con la sociedad civil. Es un movimiento que en un inicio tuvo una acción y repercusión mediática muy importante. En ese sentido, el zapatismo de los noventa contó con un reconocimiento en los medios de comunicación que las guerrillas de las décadas anteriores no tienen. A pesar de ello, la respuesta gubernamental fue el despliegue militar. Para el año 2000 se calculaba la presencia de aproximadamente 50,000 efectivos militares, si bien la política que el estado ha ejercido en esta región ha sido, sobre todo, la del paramilitarismo, ya que “los paramilitares se convirtieron en una herramienta vital del gobierno en su estrategia contrainsurgente” (Galindo de Pablo, 2015).

16 Después de que en 2018 ganó las elecciones por primera vez un partido de izquierda en México.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Rocío  Ruiz Lagier, « México ¿la dictadura perfecta? », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 38 | 2019, Publicado el 14 enero 2020, consultado el 18 enero 2020. URL : http://journals.openedition.org/alhim/8256

Inicio de página

Autor

Rocío  Ruiz Lagier

Universidad Autónoma Metropolitana (México)
Profesora del Departamento de Antropología de la Universidad Autónoma Metropolitana, México
rruizlagier@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals