Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros39Niñas del exilio. Una aproximació...

Niñas del exilio. Una aproximación a las narrativas del pasado reciente

María Isabel Burgos Fonseca

Resúmenes

El exilio político, la narrativa y la infancia, es un trabajo sobre memoria y testimonios, en el cual intervienen actores y recuerdos que provocan una permanente tensión en el campo de los estudios del pasado reciente, en los estudios culturales y en los estudios de género. Este trabajo rescata la voz de las niñas en el exilio, como sujetos históricos y políticos. A través de sus protagonistas, se ilumina un costado poco estudiado del exilio político latinoamericano. A continuación, se trabajará sobre tres autoras y sus respectivas narrativas para analizar el modo de resignificación de este pasado, para así despejar la tensión que producen los recuerdos de la memoria en la infancia de aquellas niñas hoy adultas.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

1Con el objetivo de problematizar el lugar de los recuerdos y la memoria reciente en niños y específicamente en niñas que vivieron situaciones de exilio y violencia política, es nuestro interés reflexionar cómo fueron reconstruidas estas situaciones, muchas de ellas traumáticas, perteneciente a hechos y recuerdos en dictaduras ocurridas en el cono sur y durante la década de los setenta. ¿Son los niños hacedores de memoria? ¿Cómo podemos conocer la cotidianidad de la infancia en el exilio?

2Para ello se trabajará sobre tres relatos narrativos de personas hoy adultas, para así conocer y formular algunas hipótesis sobre el impacto que produjo la situación de exilio teniendo en cuenta las siguientes características: a) relatar los hechos desde la infancia, b) investigar la intensidad y cómo son evocados en las narrativas autobiográficas y c) ¿cómo recuerda el sujeto histórico su infancia y cómo formula la eventual construcción de los objetos de memoria?

3Para llevar a cabo este trabajo se abordarán tres obras de escritoras que fueron niñas en el exilio y durante el mismo. El azul de las abejas, escrito por Laura Alcoba; argentina -cubana-francesa; De exilios maremotos y lechuzas, escrito por Carolina Trujillo Piriz; uruguaya-holandesa y por último, Escribe de nuevo antes de volver de Antonia García Castro; chilena-francesa.

Antecedentes históricos

4Durante la década del 70, América Latina, se vio afectada por diferentes procesos políticos, estos significaron una compleja transformación en las formas, participación política, habitualidad y vida de relación en la sociedad. Uno de los procesos que significó la marca inexorable, en gran parte de la militancia del cono sur, después de la emergencia de estos avasallantes procesos, fueron las cruentas dictaduras militares, muertes, desapariciones forzadas, la violencia política en su máxima expresión y como consecuencia de ello el posterior exilio de un enorme grupo de militantes procedentes de diferentes organizaciones comprometidos con aquel movimiento.

  • 1 En septiembre de 1970, surge por medio de elecciones directas en Chile un gobierno de Unidad Popula (...)

5La memoria política referida a hechos significativos de la época, como los mil días de la Unidad Popular, en Chile; el incipiente desarrollo del movimiento Montoneros en el segundo gobierno de Perón-Cámpora junto a la militancia revolucionaria del ERP-PRT en Argentina y por último, las acciones de lucha armada del MLN-T en Uruguay dejaron una fuerte impronta, en lo que se denominó el proceso de resistencias de regímenes militares y pos-dictatoriales en Latinoamérica1.

6Lo que se va a desarrollar a continuación, es una aproximación a la caracterización de una de estas líneas de resistencias, nos referimos al papel que también protagonizaron las niñas en el exilio y que desató como resultado la conformación de una corriente de análisis genuina y escasamente abordada. Proponemos llevar a cabo un análisis de la narrativa infantil en clave histórica, desde una perspectiva de género, interseccional y feminista, y así descubrir la trama que evocan los relatos de militancia, como un nuevo modo de construcción de memoria y resistencia política.

7El interrogante a responder, no es sólo, indagar ¿cómo se conformó éste relato?, ¿dónde confluyen género y exilio?, sino también  preguntarnos ¿son relatos legítimos para entender el proceso del exilio?, ¿Cuál fue la condición de posibilidad para desarrollar articulaciones con perspectiva de género dentro de este complejo proceso político?, ¿De qué modo se nutren las perspectiva de género y el pasado reciente en los estudios de memoria?, ¿son las niñas, sujetos políticos y guardianes de la memoria?, ¿Son sus testimonios herramientas para conocer los efectos provocados por dictaduras y exilios?, estos son sólo algunos interrogantes a develar.

Una cuestión de memoria

8Alcoba, relata en El azul de las abejas, siempre en primera persona, para revalorizar la vivencia como niña, y lo hace a través del idioma francés, idioma que estudia en la casa de sus abuelos maternos, en la ciudad de La Plata, ciudad donde nació y vivió hasta los diez años, hasta el momento que salen al exilio junto a su madre.

9El puente atemporal, que representa el dispositivo lengua/idioma, regresa de modo constante, para describir un núcleo duro e imposible de disolver. ¿Por qué es un tiempo atemporal? Porque a medida que relata diversos hechos, vuelve a este núcleo indisoluble que significa para ella el idioma francés, externo, ajeno, incomprensible, es atemporal porque es lo que persiste por fuera del tiempo y la cotidianidad.

10Recuerda aprender el idioma francés en La Plata con Anahí, una profesora de su infancia.

11A los diez años Alcoba describe la prisión política de su progenitor, evoca las visitas que realiza en la cárcel de la ciudad de la Plata, la Unidad nueve y ya en el exilio, mantiene una relación epistolar con él, no obstante la vigilancia y censura de los servicios de control, la relación de la protagonista con su padre a través del correo aéreo, es el que promueve el título de su novela, El Azul de las Abejas, la inspiración de la ausencia con su padre, preso por razones políticas y lejos por el exilio, pero omnipresente en la vida de la pequeña relatora, el padre propone, a la distancia un espacio de juego, espacio lúdico, que marca el tiempo de la lengua a través de la lectura del libro, La vida de las abejas, de Maurice Maeterlink, un etólogo belga, que frente a la fascinación de estos pequeños seres, como las denomina «rubias avecillas» y las cuales habitan «frondosas colmenas». El relato del padre se sumerge en el propio, el punto de identificación con la abeja que describe el libro de Maeterlink, es la propia descripción de su llegada a un país desconocido, con un idioma desconocido y en el que se comporta, como un ser autómata hasta el momento de poder pensar en el idioma extranjero. Ella es una abeja, y el azul, es el estado afectivo que se produce en una niña sobre el horror de la violencia política, el cautiverio, el exterminio, la distancia y el extrañamiento, todo ello forma parte del proceso del exilio político de la madre y el propio.

Para vermos o azul, olhamos o ceu.

A terra é azul para quem olha do céu.

Azul será uma cor em sí ou uma questão de distância?

Ou uma questão de grande nostalgia?

O inalcançável é sempre azul (Lispector, 2000: 4-5)

ya no sabe qué hacer, entonces recurre a los gestos. Conozco muy bien eso, tener miedo de que no te hayan comprendido y recurrir a los gestos. Entonces me divierte dejarla hacer el ridículo. (Alcoba, 2015: 74)

Niños refugiados

12Destacamos el juego, como proceso lúdico, cuando emerge en la niña, la conciencia del refugio por motivos políticos, junto a un niño chileno que comparte su misma condición, la autora describe un episodio casi turístico, el encuentro con otro niño refugiado, con otro par. El episodio se desarrolla cuando una familia francesa los adopta por el fin de semana y los lleva a la nieve, parece que el juego y recreación en la nieve, con la familia adoptante, amortigua lo que tal vez significa, la autonominación: enfants réfugiés. Tendríamos que indagar la imposibilidad de traducción, por lo que encierra este concepto. Mencionamos dos recursos psicoanalíticos, uno de la mano de S. Freud y el otro de la mano de J. Puget y R. Kaës, en los cuales se aborda la dimensión del trauma. El juego del fort-da, en Freud, es el juego, que lleva a cabo el nieto de Freud, en la casa del abuelo materno, en tiempos de la Primera Guerra Mundial y frente a la ausencia paterna, por encontrarse de servicio en la guerra. El niño recrea en el vocablo ooo–aaa, la tramitación de la ausencia/presencia, para describir lo traumático de este episodio. Se elige el juego y el lenguaje, en el cual, el niño arroja lejos debajo de la cama un carretel de hilo, al momento de llevar a cabo este acto recrea el sonido similar a fort, que en alemán significa, se ha ido, ya no está y en la ausencia se vale del lenguaje y el simbolismo para describir lo que no está y cuando acerca el niño el carretel, realiza otra onomatopeya similar a da que en alemán significa, aquí está, cuando el niño dice esto hay en su expresión alivio, de este modo el nieto de Freud tramita la ausencia del padre en dos momentos, como episodio traumático de la ausencia y la puesta en palabras de la presencia simbólica.

13René Kaës, describe como «catástrofe psíquica», aquello imposible de dialectizar y referenciar, pero que sin embargo rodea el concepto «enfants réfugiés», la autora, logra capturar un núcleo duro indescriptible e intraducible, ya que «enfants réfugiés, somos nosotros».

14Para Puget y Kaës (1991: 98),

la catástrofe psíquica, se produce, cuando las modalidades habituales, empleadas para tratar la negatividad inherente a la experiencia traumática, se muestran insuficientes, especialmente cuando no pueden ser utilizadas por el sujeto debido a cualidades particulares de la relación entre realidad traumática interna y medio ambiente.

15Carolina Trujillo Piriz (1993: 19), presenta en narrativa diario de vida, su relato de niña del exilio, en la primera página, ocurre con el encuentro ominoso y siniestro:

llenaron la cuadra, dos de ellos entraron a casa, me ordenaron sentarme y me prohibieron hablar. Desde el dormitorio Cristina lloraba pidiendo su mamadera, no podía hacer nada, bajé la cabeza y miré el sentido de la tela de mi vaquero, tracé una línea invisible, con el dedo cortando los hilos, volví a levantar la cabeza y vi a Laura sentada en una silla, hamacando las perrunas, medio acostada sobre la mesa, mordiendo la uña de su dedo índice.

-Mami, ¿Quiénes son estos señores?

Apoyé la cabeza sobre el hombro izquierdo e intenté sonreírle; el más viejo de los dos me hizo una seña, tenía que callarme.

-Somos amigo de tu papá.

-¿Mami? ¿A qué vinieron?

-Vinimos a buscar a tu papá

-¿Para qué?

-Para ir con él a un asado.

  • 2 El operativo Cóndor, fue un plan de inteligencia coordinado y diseñado por los servicios de segurid (...)
  • 3 El 24 de marzo de 1976 ocurre el golpe de estado en Argentina, durará siete años y será recordado c (...)

16El momento en el cual la patota de los servicios de inteligencia secuestra al padre de Laura, en el diario o Carolina en la vida real, coincide con la posterior salida al exilio. Primero Argentina, hasta que deja de ser un lugar seguro para después trasladarse a Holanda con su madre y hermana menor. Las fuerzas conjuntas, ya dispuestas en el genocida “Operativo Cóndor”2(Jelin, 2005: 507-557), sistematizaron un modus operandi de desaparición forzada de militantes que si lograban escabullirse de esta persecución, encontraban refugio fuera del país de origen, Argentina y Brasil, fueron países de refugio o tránsito perentorio hasta que llegó la dictadura militar en el año 19763 (Jelin, 2005: 507-557), para dejar de serlo. Laura, la niña refugiada, describe de este modo su historia vivida.

El ómnibus está lleno de gente que llora, casi todos lloran, mamá no, pero si está medio triste, Cristina duerme y yo apoyo mi frente contra el vidrio que está frío porque afuera llueve y veo un pedacito de la carretera, pero no el pedacito por el que andamos nosotras, es el pedacito del otro lado, si pudiera abrir la ventana, vería el pedacito nuestro, pero si abro la ventana se llenaría el ómnibus de agua y se rompería el motor. Mamá dice que vamos a la Argentina, no sé qué es eso.

-Mami, ¿qué es la Argentina?

-Es un país al lado de Uruguay.

- ¿Pero qué?, ¿Vamos a irnos del Uruguay?

- Sí

Puse la cabeza contra el vidrio y me golpee, abrí los ojos grandotazos y me mordí el labio de abajo, dentro de la panza, todo pareció crecer y quedar muy apretado, casi me ahogo, ¡nos morimos!, pensé. (Trujillo Piriz, 1993: 24).

17La sensación corporal, se funde con lo que está pasando, el avasallamiento del yo, esto que pasa y siente, es tan intenso, que la única sensación posible es el malestar y la percepción de “muerte”, algo se muere, algo se pierde, no se puede describir qué es, por eso se traduce en sensación, en pérdida y malestar.

El refugio de Buenos Aires, era todo de madera, nosotras teníamos una habitación con dos cuchetas, el cuarto era chico y sus paredes no evitaban, el paso de las voces del costado, de arriba, de abajo y del otro costado, voces de Uruguay, voces del exilio, pero, sobre todo, voces histéricas, enfermas, gritonas, del exilio(Trujillo Piriz, 1993: 30).

18La caracterización de las voces del exilio, son desde la desesperanza, y enfermedad, no sabemos la edad de Laura, la protagonista, pero es una niña, que percibe el significado del exilio en las voces de personas que escucha del otro lado de una pared de madera, donde todo es fragilidad. ¿Pueden las niñas ser testigos del pasado? Categóricamente sí, no sólo son testigos del pasado, sino además, son sujetos históricos, testigos indelebles de aquellos acontecimientos políticos.

19Para Antonia García Castro (2017: 28) en Escribe de nuevo antes de volver el desván es la metáfora del refugio para la muñeca Lili, muñeca de la protagonista y que la personifica a ella al igual que el personaje María.

Lili. Todo lo que está aquí, es mi casa (pausa). Te digo más…es mi patria.

María. ¿Tú qué?

Lili. Mi patria. ¿No se dice así?

María. Si, se dice así, pero… ¿no será mucha palabra para un desván?

Lili. ¡Y qué culpa tengo yo! Cada cual tiene la patria que puede. Esta es la mía.

Porque nosotras, las muñecas no elegimos a dónde vamos. Nos llevan. Tú me

trajiste y aquí yo me acostumbré. Y ahora si me llevas a otro lugar, voy a extrañar. No quiero extrañar.

20La investigadora Elizabeth Jelín, considera la memoria como un trabajo, generado por agentes éticos y políticos, es un trabajo, ya que responde a la condición humana y a la sociedad en un activo lugar productivo, pero además, genera y transforma el mundo social. Es un punto de intersección complejo, en ese presente donde el pasado, es el espacio de la experiencia y el futuro, es el horizonte de expectativas, donde se produce la acción humana, «en el espacio vivo de la cultura» (Jelin, 1998: 12).

21Este espacio vivo de la cultura permite a niñas y pre-adolescentes, reflexionar sobre la situación de exilio, instancia donde se mezcla, el duelo, como pérdida y la vivencia subjetiva cultural sobre el exilio político.

Notas sobre el exilio

22García Castro

Mira mamá, una libélula. Así llegó Clarita del colegio, la semana pasada, con la palabra exilio bien agarrada de la mano. Firme en la postura. Como diciendo: De aquí no me muevo hasta que me contestes, ¿te quedó claro, no? Quería saber cómo había sido eso de exiliarse. No era la primera vez que preguntaba porque su papá vivió mucho tiempo afuera…La gente no me cree cuando les digo que mi vida en Chile, antes del exilio, fue muy feliz. Pero es cierto. Para que no se notarán las ausencias, nos mudamos a una casa más chica donde nunca nos faltó nada, salvo las palabras. Porque las palabras, mi madre las guardó en un sótano que sólo ella conocía, junto con los libros y todo lo que podía resultar peligroso. Por lo mismo no se habló de exilio mientras vivíamos en Chile, los abuelos simplemente se habían ido, los tíos también y con ellos los primos. Tampoco se habló de dictadura. Ni de democracia.Ni de militancia. Ni de combatientes. Todo pasó a ser murmullo. (Jelin, 1998: 34)

23Trujillo Piriz

Y dijo que había dos niñas nuevas, en la escuela y que nos llamábamos Laura y Cristina.y que veníamos de América Latina y después habló de los milicos uruguayos eran malos y todo eso, pero yo no entendí muy bien lo que había dicho y los otros chicos tampoco porque usaba palabras difícilazas y no se le entendía nada…Y también explicó que nuestro papá no podía estar con nosotras porque los milicos no lo dejaban y Laura le explicó lo de que papá estaba preso y todo eso. (Jelin, 1998: 67)

24Alcoba

¿Dérisoire? Esa fue la palabra que me surgió de pronto, aunque no estaba segura de saber que significaba. Y por un lado al menos. El mundo quedó atrás, la escena se congeló…de golpe todos volvimos a estar un poco allá, un poco en aquella época, cómo suele decirse. Angustias, miedos, imágenes diferentes deben de haber surgido en nuestras mentes, pero ninguno los mencionó. Y nadie los nombrará, nunca, aunque los sepamos diferentes pero a la vez comunes, porque así es el exilio, no hay por qué decir más. Basta y sobra quedarse un momento en silencio, junto a un arenero, en el cual, aquí y allí, brillan todavía unos charquitos de escarcha. Muy pequeños ya, sí: es temprano, hace frío, pero el invierno ya se ha alejado, los canteros muy blancos, parecen, fuera de estación. (Jelin, 1998: 78)

25La sensación de pérdida y exilio se ha mostrado en más de una ocasión indisoluble, la memoria es una construcción colectiva del pasado reciente, que se actualiza en el enunciado discursivo. Esta sensación de pérdida muy bien descrita por Freud, en «Duelo y melancolía», se refiere a la pérdida en el yo, del objeto o patria amada, mejor dicho, la inhibición que presenta el tópico yo, como una pseudo estructura psíquica, se manifiesta con la percepción de un quiebre o ruptura, esta pérdida, es vivida, como un episodio traumático y para el autor, puede presentarse de dos modos, uno esporádico, sin presentar carácter de cronicidad, es decir dura un tiempo determinado, hasta que la instancia yoica vuelve a catectizar objetos e investir al mundo o de lo contrario, este episodio, se convierte en crónico y emerge un estado melancólico insuperable, dónde la pérdida del objeto, persiste en el tiempo de modo inquebrantable. La melancolía, es un repliegue de la realidad producida por un mecanismo de regresión a un estado narcisista.

26Maurice Halbwach(2019), expresa, que recurrimos a los testimonios, para corroborar o invalidar, pero también completar, aquello que sabemos de un acontecimiento, acerca del cual ya estamos de alguna manera informados y del que, sin embargo, muchas circunstancias, nos siguen resultando oscuras. Los primeros testigos a quienes siempre podemos apelar, somos nosotros mismos.

Exilio, una cuestión de género

27Alcoba, al igual que, Trujillo Piriz y García Castro salen al exilio con sus respectivas madres, siendo ellas niñas, como leemos en sus obras. La visibilidad de lo femenino, el poder político de las mujeres, es la escena en/del exilio y los recuerdos en torno a ello. Mencionemos una escena del libro de Alcoba sobre torturas, burlas y humillaciones hacia el amiguito con orientación sexual disidente, el episodio se desarrolla en la escuela, ella y otra compañerita defienden a “Charly”, de esta situación discriminatoria propiciada por otros niños victimarios. Los niños son sujetos éticos, históricos y políticos, que construyen y recrean a través de la democracia deliberativa, valores y ciudadanía desde lo más cotidiano. El relato de Trujillo Piriz, es feminista y crítico con las amistades machistas de la madre, la crítica que realiza Trujillo Piriz, responde a evidenciar la violencia de la conducta patriarcal que descalifica, permanentemente a la mujer por su condición de género. La apuesta feminista de García Castro, apunta a la transmisión oral del relato, tradición y memoria política entre mujeres, está cuidadosamente pensado, el modo y forma de transmitir la historia del exilio reciente a las nuevas herederas, a Clarita en este caso. La historiadora Joan Scott(2000: 48-77) habla del análisis de género, como una categoría útil en el análisis histórico, no solamente en el que se descubren, nuevas lógicas, sino que se evidencian actores históricos y políticos, que nunca fueron los protagonistas hegemónicos de la elaboración de la verdad, descubrir otros relatos, también es descubrir otra historia y otro sentido, además de enriquecer las múltiples experiencias que emergen de un acontecimiento particular. Un estudio interseccional nos brinda esta multifacética estructura que nos permite indagar el complejo proceso del exilio en las niñas, al cuidado de mujeres resultando por ello un relato histórico y feminista. La cotidianidad de la vida en el exilio, dar cuenta de sus vivencias junto a sus madres y las amigas de sus madres y si con ello se refuerza la figura femenina, de las madres es porque las figuras masculinas están cautivas de la violencia política, pero no por ello, ausente de sus vidas. El fortalecimiento de la conciencia feminista de estas tempranas narradoras también es una construcción histórica de la memoria y de reparación.

Conclusiones

28El trabajo sobre la memoria, el pasado reciente, las resistencias políticas de las niñas en el exilio crea una trama histórica del tipo colectivo porque se comparte con otras/otros y al mismo tiempo subjetivo, porque es una respuesta frente la ausencia, se reescribe la propia historia rodeando esta ausencia. Son historias alternativas, que por lo general desconocemos, porque son relatos ocultos, no tomados en cuenta y no dichos, tal vez por el hondo sentido traumático que contienen, pero que sin embargo nos proporciona una enriquecedora perspectiva de la imbricada relación entre exilio, infancia, género, cultura y clase.

29La historia reciente y los estudios de memoria tienen una deuda con los testimonios en la infancia del exilio. El pasado reciente es una herramienta de reparación y justicia colectiva. Lo que resulta más atractivo de los estudios de memoria e interseccionalidad referidos al testimonia de las niñas, es el valor de la palabra enunciada por sujetos políticos, conteniendo en sí mismo un relato lúdico/metafórico y en clave histórica.

Inicio de página

Bibliografía

ALCOBA, Laura, El Azul de las Abejas, Buenos Aires, Edhasa, 2015.

TRUJILLO PIRIZ, Carolina, De Exilios Maremotos y Lechuzas, Buenos Aires, Ediciones Colihue 1993.

GARCÍA CASTRO, Antonia, Escribe de Nuevo Antes de Volver, Santiago, Editorial Cuarto Propio, 2017.

JELÍN, Elizabeth, Los Trabajos de la Memoria, Buenos Aires, Siglo XXI, 1998.

__________, “Los derechos humanos entre el estado y la sociedad IX”, Dictadura y Democracia, Nueva Historia de Argentina X, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 2005.

HALBWACHS, Maurice, La Memoria Colectiva, Zaragoza, Prensa Universitaria de Zaragoza, 2004.

HALBWACHS, Maurice, Memoria Individual y memoria Colectiva, acceso 12 de abril 2019

Disponible desde internet en <https://revistas.unc.edu.ar/index.php/restudios/article/view/13479>

__________, Los Marcos Sociales de la Memoria, París, Antrophos, 2004.

FREUD, Sigmund, “Duelo y Melancolía”, Tomo XIV, Buenos Aires, Amorrortu, 1990.

__________, “Más Allá del Principio del Placer”, Tomo XVIII, Buenos Aires, Amorrortu,1990.

PUGET, Janine y KAËS, René,“Rupturas Catastróficas y Trabajos de la Memoria”, Violencia de Estado y Psicoanálisis, Buenos Aires, Centro de Editor de América Latina, 1991.

SCOTT, Joan, “El género: una categoría útil para el análisis histórico”, Género e Historia, Ciudad de México, Fondo de Cultura Económica, 2000.

RICOEUR, Paul, La Lectura del Tiempo Pasado. Memoria y Olvido, Madrid, Arrecife,1998.

LISPECTOR, Clarice, A Descoberta Do Mundo, Brasilia, UNB Editora, 2000.

Inicio de página

Notas

1 En septiembre de 1970, surge por medio de elecciones directas en Chile un gobierno de Unidad Popular, el primer gobierno socialista liderado por Salvador Allende. Este gobierno después de llevar a cabo una ardua transformación social, después de tres años fue derrotado por una violenta dictadura cívico-militar que duró diecisiete años, ocasionando desaparición forzada, violencia política, detenciones clandestinas y un éxodo de miles de exiliados políticos chilenos. En Argentina a fines de la década de los sesenta las organizaciones Montoneros y el Ejército Revolucionario del Pueblo, comenzaron a tener plena visibilidad social, fueron organizaciones populares y marxistas que se propusieron una ardua participación en el espacio público por medio de acción directa y la vía armada. El golpe de estado del 24 de marzo de 1976 llevó a cabo un plan sistemático de horror y exterminio, 30.000 personas detenidas y desaparecidas por razones políticas, terrorismo de estado, privación ilegítima de la libertad y exilios políticos. En la República Oriental del Uruguay, el Terrorismo de Estado comenzó en 1973, el 27 de junio, liderado por Juan María Bordaberry. El Movimiento de Liberación Nacional Tupamaro a partir de este momento pasó a la clandestinidad y fue proscripto al igual que todas las organizaciones políticas. El 1° de marzo de 1985 se restablece la democracia en Uruguay dejando centenares de detenidos desaparecidos y la mayor población de exiliados del cono sur (Jelín, 2005, 507-557).

2 El operativo Cóndor, fue un plan de inteligencia coordinado y diseñado por los servicios de seguridad de las dictaduras de Brasil, Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay. Este plan comenzó en la década de los setenta y tuvo un fuerte apoyo de la CIA, Central Inteligencie Agency. El objetivo de este operativo era la diseminación y exterminio a través de la Doctrina de Seguridad Nacional de actores políticos filos marxistas. Por medio de este operativo se programaron secuestros, desapariciones forzadas, intercambio de detenidos políticos e intercambio de información.

3 El 24 de marzo de 1976 ocurre el golpe de estado en Argentina, durará siete años y será recordado como una de las más cruentas dictaduras de Latinoamérica. El plan sistemático de exterminio, desaparición forzada, robo de bebés nacidos en cautiverio y apropiados por militares torturadores, son sólo algunos de los delitos que se ocasionaron durante estos años.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

María Isabel Burgos Fonseca, «Niñas del exilio. Una aproximación a las narrativas del pasado reciente»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 39 | 2020, Publicado el 12 junio 2020, consultado el 17 mayo 2021. URL: http://journals.openedition.org/alhim/8702; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.8702

Inicio de página

Autor

María Isabel Burgos Fonseca

Universidad Nacional de La Plata (Argentina)

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search